Вы находитесь на странице: 1из 1

a Iglesia Ortodoxa es una de las tres descendencias del cristianismo mundial, y la iglesia cristiana

más significativa en el Oriente Medio y Europa del Este. La iglesia ortodoxa contemporánea es
la continuadora directa de las primeras comunidades cristianas fundadas en zonas
del Mediterráneo oriental por los apóstoles de Jesús. Los siguientes puestos del cristianismo en
esas zonas fueron constituidos por la transferencia de la capital imperial
de Roma a Constantinopla por Constantino I. Por resultante, en tanto los primeros ocho siglos
de historia cristiana los más importantes progresos intelectuales, culturales y sociales en
la iglesia cristiana también sucedieron en esa región; por ejemplo, todos los concilios
ecuménicos de ese período se reunieron en Constantinopla o en sus cercanías.
Los misioneros que venían de Constantinopla convirtieron al cristianismo a los eslavos y
otros pueblos de la Europa del Este (Bulgaria, 864; Rusia, 988) Tradujeron la Escritura y los
textos litúrgicos a los idiomas vernáculos de esas áreas. Así, la liturgia, tradiciones y prácticas de
la iglesia de Constantinopla fueron adoptadas por todos y todavía suministran a los modelos
básicos de la Ortodoxia contemporánea. En períodos medievales las iglesias de la tradición
ortodoxa eran principalmente las de habla griega; en épocas modernas han sido predominante
eslavos. Diversas.
Causas que han producido la separación de la Iglesia Oriental y la Iglesia Occidental
El Papa, llegó a considerársele sucesor del apóstol Pedro y jefe de la iglesia universal por designio
divino. Los cristianos orientales estaban preparados a aceptar al Papa, sólo como primero entre
los patriarcas; esta diferencia de posiciones explica los varios incidentes que se fueron
convirtiendo en serio distanciamiento entre Oriente y Occidente.
Uno de los aprietos más vehementes se refirió a la cláusula del Filioque del Credo de Nicea, que
la iglesia occidental agregó unilateralmente al texto original.
Frecuentes pugnas alrededor de la primacía.
Existe cada vez más una separación tanto litúrgica como ritual entre la iglesia oriental y la iglesia
latina. Ya se empezó a observar la separación entre las dos iglesias, que aunque aún unidas por
el vínculo papal, en si se encaminaban a diferencias más profundas. Por ejemplo, las frecuentes
disputas sobre el pan consagrado, el celibato de los sacerdotes, las imágenes etc.
Para los ortodoxos, la imagen artística reiteró la verdad que Dios invisible se había hecho visible
en el Hijo de Diosencarnado, que era la imagen perfecta de Dios; la imagen condujo a la persona
representada hacia quien la contemplaba, así como el Verbo encarnado le trajo a Dios al
hombre.
La Iglesia mantuvo siempre el objetivo de la unión con los griegos, prueba de ello es que todos
los Concilios Ecuménicos acreditados en este periodo lo trataron entre sus objetivos
primordiales.
Los siete concilios
Nicea I (325)
Constantinopla I (381)
Éfeso (431)
Calcedonis (451)
Constantinopla II (553)
Constantinopla III (680)
Nicea II (787),
Nicea I (325) y Constantinopla I (381)
Instituyeron los cimientos de la teología ortodoxa al acoger la declaración conocida
generalmente como Credo de Nicea. Esta técnica estableció el principio básico del Trinitarismo,
que declara la igualdad substancial de Dios Hijo con Dios Padre, específicamente en
contradicción del arrianismo.