Вы находитесь на странице: 1из 7

LA ACCIÓN PSICOFÍSICA

Un músico tiene una partitura, y esta tiene una información clara sobre la

melodía, notas, figuras, tiempo ritmo, pausas, silencios, etc.... y nos

preguntamos: ¿y el actor qué tiene? un libreto, un guion, una obra. ¿Es

suficiente para comenzar a actuar con sólo leerla?

Inicialmente, tenemos las primeras impresiones, que serían aquellas

imágenes que nos evoca la lectura de una obra: recuerdos, emociones,

imágenes sensoriales. Por ello es tan importante que este primer encuentro

con la obra sea permitiendo que no haya ningún tipo de afectación externa

que nos cree información errada sobre la lectura que hacemos. Digamos

que hacemos la lectura mientras leemos mensajes en el teléfono celular,

respondemos una llamada, nunca sabremos que realmente leímos y que

información nos aporta para comenzar la creación. Relájese, apague todo

aparato electrónico, sobre todo evite oír música, leer por ejemplo en un

transporte público. Y anote, anote y anote.


Ahora comienza el trabajo de convertir el texto en una verdadera partitura.

Con sus primeras impresiones puede comenzar a establecer hacia donde

enfocaría su trabajo sensorial, hacia donde enfocar la investigación y

experimentación. Ya hemos tratado muchos de estos trabajos, ahora voy a

referirme al punto crítico de la creación de una PARTITURA

ACTORAL.

LAS ACCIONES

Lo que verdaderamente se ejecuta en una escena es la acción. Es lo que

acometemos básicamente, y esto con el fin de ALCANZAR

EL OBJETIVO. Definimos entonces que para ejecutar nuestra partitura

LO MAS IMPORTANTE ES EL OTRO, este otro puede definirse como

quien recibe la acción dentro de la escena, pudiendo ser varios personajes,

uno solo, un animal, un objeto, Dios, una proyección del YO, o en muchos

casos EL PÚBLICO cuando este se transforma EN PERSONAJE, y

debemos entenderlo como un personaje, tal y como no ejecutamos para la

persona, sino para el personaje que interpreta un actor, así lo haremos

cuando el público es un personaje.


Acción implica movimiento, ataque, una intención. Pero a los efectos del

ejecutante significa un VERBO ACTIVO -y este adjetivo activo indica

que debe ser estimulante, creador, motivador - que genere en el ejecutante

actoral una clara predisposición para alcanzar su objetivo con FE EN LA

VERDAD ESCÉNICA. Debe generar estímulos físicos, como

psicológicos. Una acción puede estar contemplada dentro UNA

ACTIVIDAD, una respuesta básica a la pregunta ¿qué estoy haciendo?

como sería cocinar, barrer, bailar, recoger, peinar, y un largo etc...,

pero la ACCIÓN no es una ACTIVIDAD.

NO TODO VERBO APLICA COMO ACCIÓN-

Muchas veces es más como se identifica el verbo. Ya determinamos que

ningún verbo que se identifique como ACTIVIDAD, puede ser definido

como un VERBO ACTIVO. Pues carece del segundo componente el

psicológico, debemos llamar a la acción como la define su creador,

Stanislavsky, ACCIONES PSICOFÍSICAS, el verbo debe estimular la

mente, el alma, debe generar actividad mental, pensamientos orgánicos


para cumplir el objetivo. LAS ACTIVIDADES son automáticas, las

acciones generan estrategias, actitudes en pos de alcanzar el objetivo.

Por ejemplo: SEDUCIR, cuando pensamos en este verbo inmediatamente

tenemos una respuesta de pensamiento, actitud, predisposición, hay una

revisión de recursos a nuestro alcance para acometer la acción. Evaluado

así en crudo, hay posibilidades infinitas con solo este verbo, genera

preguntas, genera recursos, genera trabajo de la memoria, genera trabajo

de investigación. Sobretodo genera un ACTOR realizando una ejecución,

y genera sobre todo un lineamiento para enfrentar la ejecución día a día de

una misma escena.

Ahora tenemos otro verbo: dar. vemos que este ver es plano, no genera por

su generalización, claridad para cometer el objetivo. Es un verbo que no

funciona pues no es especifico, es vago a lo sumo genera un gesto. Para

activarlo debemos especificarlo. Por ejemplo: DAR AMOR, DAR

AFECTO.
Podemos hacer uso también de verbos que en su significado real no son

activos, son nulos pero que al darle una connotación metafórica puede

convertirse en ACCIONES PSICOFÍSICAS poderosas. Por ejemplo:

DESCUARTIZAR, DISMINUIR, MINIMIZAR, APLASTAR,

ILUMINAR.

No debe confundirse los gestos, movimientos orgánicos generados por la

ejecución de la acción, con actividades, aunque puedan ser coincidentes

en algunos casos. Veamos un ejemplo: una madre ignorante, cansada que

el niño moje la cama, lo humilla frente a sus hermanos, para ello toma la

sabana y la airea frente a todos, mientras grita frases hirientes. No hay una

actividad adicional. diferente es el caso del famoso monologo de Oneill,

ANTES DEL DESAYUNO donde la Sra Rowland debe preparar el

desayuno mientras humilla a su marido que está en el cuarto acostado, lo

que si es claro es que LA ACTIVIDAD, se verá afectada por las

ACCIONES.

No hay una directriz de cómo se va a acometer estos VERBOS ACTIVOS.

Luego veremos que la ejecución de estos verbos activos, se ve afectados


por LA REACCIÓN, LAS CIRCUNSTANCIAS, lo que hace requerir de

AJUSTES, para sortear los OBSTÁCULOS generados por el

CONFLICTO EXTERIOR Y EL CONFLICTO INTERIOR. Las

definiciones en la PARTITURA DEL ACTOR NO TIENEN LAS

MISMAS CARACTERÍSTICAS QUE EN LA PARTITURA DEL

DIRECTOR, pues cada EJECUTANTE ACTORAL sabe que le estimula

o no, y que le ayuda a inspirarse para acometer la escena con FE EN LA

VERDAD ESCÉNICA. Sobre todo entendiéndose que FE EN LA

VERDAD ESCÉNICA es un concepto del ACTOR. Crear una VERDAD

ESCÉNICA para un director genera otro tipo de respuesta, y que muchas

veces la confusión hace que se crea que hay una sola verdad estilistica, un

solo teatro. Son 100 años de un SISTEMA y todavía se debe explicar.

TAMPOCO LA FE EN LA VERDAD ESCÉNICA es un concepto del

público. PENSAR en función del PÚBLICO ES LA NEGACIÓN DEL

ARTE. Por ello debemos concluir que la creación de LA PARTITURA

ACTORAL corresponde a cada ejecutante actoral, no puede ser

transferida, ni puede ser entregada por el director, ni siquiera podemos

decir que funciona para un actor varios años después cuando retoma un
montaje, debe ser revisada y actualizada contrastada con sus nuevas

vivencias. Tampoco funciona como para definir la forma de un montaje.