Вы находитесь на странице: 1из 1

Las paredes si pueden hablar

Las paredes de las cavernas, que en un pasado acogieron a los antiguos, están
cubiertas por toda clase de pensamientos, experiencias o, inclusos, narraciones sobre
como concebían el mundo nuestros ancestros. Esas paredes son una evidencia de su
intelectualidad, de su necesidad de plasmarse a ellos mismo y a su entorno, de
necesidad de crear arte, aunque ellos no supieran si quiera que eso.
El bestiario de la Cueva de Chauvet muestra toda clase de especies, algunas
increíblemente bien definidas y con una gran calidad artística, lo cual quiere decir que
esas pinturas fueron hechas con el intelecto de los antiguos, fueron hechas
conscientemente y, precisamente, conciencia es la palabra clave en la definición de
Tatarkiewicz, pues según él ”arte es una actividad humana consciente capaz de
reproducir cosas, construir formas, o expresar una experiencia…”. En esas cuevas
encierran la visión del mundo que tenían estos hombres.
Los cavernícolas tomaban de musa a la naturaleza o de “numen” como se refiere el
teólogo Rudolf Otto, para el catedrático el arte es algo que surge de lo intuitivo, donde
la naturaleza o lo que rodea al individuo (en este caso el hombre primitivo) cumple un
rol fundamental para la creación y desarrollo de esas obras. El arqueólogo Jean-Michel
Genesta ponía un ejemplo de como una deformación de una cerca de la cueva en forma
arco influía en el imaginario colectivo de los habitantes de esta zona en otrora.
Una muestra de cómo influía la naturaleza en ellos, para sus manifestaciones
artísticas, es como deformaban la realidad en función de lo que ellos querían
representar, mujeres con cabeza de buey y hombres león son algunos de las artesanías
surgidas del imaginario de estos primitivos hombres. Todo esto se hacía con una
intención mágica, en efecto, pero esa intención mágica no deja ser una muestra
fehaciente de lo que creían lo antiguos, de cómo pensaban, una pequeña muestra de lo
que eran ellos, y esa capacidad representación es inherente al concepto de arte. Además
de que estaban cargadas de un fuerte componente estético, que aunque no surge
intencionalmente, no deja de ser la estítica lo que moldea a una obra de arte.
Jean-Michel Genesta termina el documental reflexionando como este arte primitivo
responde a unas de las necesidades más básicas del ser humano, la de comunicarse y
que ese mensaje perdure a lo largo del tiempo. Quizás los antiguos hicieran estas
pinturas en un sentido religioso, pero eso no quita el componente comunicativo que nos
dejó a nosotros, las sociedades modernas, de esas viejas sociedades, esas pinturas en
las paredes son una muestra que nos dejaron los antiguos de como pensaban, de cómo
vivan, de cómo percibían su realidad y como la afrontaban. El arte rupestre, es quizás el
arte en su estado más básico, el arte que muestra lo que fue la sociedad en donde fue
concebido.

Eduardo Muñoz C.I. 27516801