Вы находитесь на странице: 1из 21

os isquiotibiales son los músculos que se encuentran en la parte

posterior del muslo. Es un grupo muscular de gran fuerza tendinosa. Está


formado por el bíceps femoral, el semimembranosos y el semitendinoso,
y se extienden desde la pelvis hasta la parte inferior y posterior de la
rodilla
¿Cuáles son las lesiones más frecuentes de los
isquiotibiales?
Las lesiones más comunes de isquiotibiales son las distensiones, la
rotura de fibras y la contractura muscular.
La distensión de los isquiotibiales se caracteriza por un dolor intenso
en la parte posterior del muslo. Es una lesión muy frecuente en
deportistas que generalmente sufren de roturas en el bíceps femoral. La
distensión de isquiotibiales es la elongación de las diferentes estructuras
tendinosas que conforman los músculos posteriores del muslo.
Las causas de esas distensiones son diversas: un calentamiento
demasiado breve y mal ejecutado, la musculatura está cansada y se ha
dejado poco tiempo de reposo entre sesiones o por debilidad
muscular. Las distensiones musculares son frecuentes en aquellos
deportes que existen movimientos explosivos, como el fútbol, atletismo,
etc. Un cambio de ritmo brusco en la carrera, un golpeo al balón, una
batida de salto, son movimientos en los que el músculo puede verse
afectado con esta lesión.

La distensión o desgarro muscular se clasifica según su gravedad en tres


grados:

 Grado 1 o leve: existe un estiramiento o rotura de alguna fibra


muscular. El deportista experimenta una molestia ligera la movilidad es
completa. Es posible que en este grado el deportista no sea consciente
de la lesión cuando se produce, sin embargo después de la actividad
física o incluso al día siguiente puede notar ciertas molestias. Se
aconseja aplicar hielo.
 Grado 2 o moderado: en este grado existe una rotura moderada de
fibras del músculo y del tendón. La palpación en la zona afectada
puede ser dolorosa. Se puede presentar un ligera tumefacción y
molestias cuando andas o corres. El deportista habitualmente suele
abandonar la actividad deportiva en el momento de la lesión. Se
aconseja un tratamiento conservador pero supervisado por un
profesional.
 Grado 3 o grave: en este grado es una rotura importante de fibras o
de la inserción del tendón. A la palpación se aprecia un defecto notable
y amplio en la fibra muscular. Existe menos capacidad de movilidad y
carga. Se nota un dolor más intenso pude presentarse un edema
importante.
Tratamientos de la distensión de los Isquiotibiales en
Alicante
Si necesitas que uno de nuestros profesionales estudie tu caso clínico:
PEDIR CITA

(Mediante el envío de mi teléfono confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad)


Los tratamientos para la distensión de isquiotibiales de grado 1 o leves:
Hielo, elevación, movilización activa, tens, Hipertermia.
Estiramientos sin dolor, potenciación isotónica y ejercicios funcionales.
Entrenamiento isocinético (desde velocidades angulares rápidas a lentas
y desde acciones concéntricas a excéntricas), ejercicios específicos del
deporte practicado y ejercicios de propiocepción.
Los tratamientos para la distensión de isquiotibiales de grado 2 o
moderados:
Compresión, hielo, elevación, Hipertermia, Indiba, EPI (Electrólisis
Percutánea Intratisular), movilización activa indolora y entrenamiento
isométrico indoloro.
Estiramientos indoloros, potenciación isotónica (comenzando con pesos
ligeros a más pesados y primero con acciones concéntricas a
excéntricas) y ejercicios funcionales.
Entrenamiento isocinético (desde velocidades angulares rápidas a lentas
y desde acciones concéntricas a excéntricas), ejercicios específicos del
deporte y ejercicios de propiocepción.
Los tratamientos para la distensión de isquiotibiales de grado 3 o
graves:
Compresión, hielo, elevación, Hipertermia, Indiba, EPI (Electrólisis
Percutánea Intratisular), movilización activa indolora y entrenamiento
isométrico indoloro.
Estiramientos indoloros, potenciación isotónica (comenzando con pesos
ligeros a más pesados y primero con acciones concéntricas a
excéntricas) y ejercicios funcionales.
Entrenamiento isocinético (desde velocidades angulares rápidas a lentas
y desde acciones concéntricas a excéntricas), ejercicios específicos del
deporte y ejercicios de propiocepción.

Distensión muscular en el
deporte: tratamiento
fisioterápico

Publicado el 18/12/2006 por efisioterapia.

AUTOR:

José Bugeda Becerril

Titulación académica del autor:

Diplomado en Fisioterapia por la Universidad Alfonso X el Sabio de


Madrid

Perteneciente al grupo de apoyo de Judo del Centro de Alto


Rendimiento Deportivo de Madrid.

RESUMEN:
La distensión muscular se define como un desgarro parcial o completo
de la unión miotendinosa. Por tanto las fibras del tejido se rompen y
sangran produciendo un hematoma. Se puede clasificar por su
gravedad en: desgarros leves (grado1), moderados (grado2), y
completos o graves (grado3). Los desgarros musculares se deben a
una sobrecarga dinámica; siendo la causa más típica una contracción
violenta con estiramiento excesivo simultáneo. Muy frecuentes en
deportes con movimiento o acciones explosivas. Su recuperación
fisioterápica dura aproximadamente entre una y tres semanas según
la gravedad.

PALABRAS CLAVE: desgarro, tumefacción, fisioterapia, deporte.

ABSTRACT:

The muscular distension is defined as a partial or complete of the


muscular sinew union. Therefore the fibers of the weave are broken
and bled producing bruise. It is possible to be classified by its gravity
in: tears slight (degree1), moderate (degree2), and complete or serious
(degree3). The muscular distensión they must a dynamic overload;
being the most regular reason a violent contraction with simultaneous
overstretching. They are very frequently in sports with explosive
actions or movements. The rehabilitation it lasts approximately 1-3
weeks depending on the gravity.

KEY WORDS: muscle strains, swelling, physiotherapy, sport.

SUMARIO:

Recuerdo anatómico: de forma macroscópica el músculo esquelético


está formado sobre todo por fibras musculares. Estas se agrupan en
haces que contienen entre 10 y 20 fibras, a las que se denominan a su
vez fascículos. Cada uno de estos fascículos está rodeado por una
estructura de tejido conjuntivo (perimisio). Un músculo por tanto está
compuesto por muchos de estos fascículos, que a su vez todos ellos
están rodeados de nuevo por otra estructura conjuntiva denominada
epimisio.

Las fibras de colágeno de cada estructura conjuntiva están


conectadas a los tendones que se sitúan en los extremos de los
músculos. Así se comprende que al generar una contracción las fibras,
la fuerza dinámica se transmita a los tendones y así se transmita a las
estructuras óseas para generar un moviemiento.
Introducción:

El desgarro muscular se define como una lesión traumática en la que


existe un desgarro parcial o completo de un mayor o menor número de
fibras musculares. Además de verse afectadas las fibras musculares,
también pueden verse afectadas las estructuras circundantes como el
tejido conjuntivo que las rodea o los vasos sanguíneos.

La afectación de los vasos sanguíneos nos va evidenciar que va a


existir un hematoma en la zona afectada. Viéndose afectado los vasos
sanguíneos se verá afectada la nutrición del músculo, así como la
eliminación de desechos de la actividad muscular.

Habitualmente los músculos que se ven más afectados son los


músculos de las extremidades (más incidencia en las inferiores), y en
los músculos de la espalda. Siendo más habitual en músculos
poliarticulares o con una estructura compleja. Un calentamiento
insuficiente o inexistente, aumenta las posibilidades de sufrir una
lesión de este tipo, o bien, un entrenamiento con cargas sin una
supervisión correcta.

Las distensiones musculares son frecuente en aquellos deportes que


existen movimientos explosivos, como el fútbol, atletismo, etc. Un
cambio de ritmo brusco en la carrera, un golpeo al balón, una batida
de salto, son movimientos en los que el músculo puede verse afectado
con esta lesión.

El mecanismo de lesión:

este tipo de lesiones se produce cuando existe una sobre carga


dinámica sobre el segmento implicado en un movimiento,
habitualmente durante una contracción muscular excéntrica. Por tanto
la causa frecuente es una contracción muscular violenta con un
estiramiento simultáneo. Su localización frecuente es en la unión
miotendinosa, aunque también puede darse en el propio vientre
muscular.

Exploración clínica:

Lo primero que deberíamos hacer con nuestro deportista a nivel de


urgencia deportiva en el terreno de juego sería aplicar hielo en la zona
afectada, y llevarlo a un centro médico para realizar la correspondiente
prueba diagnóstica por imagen.
Toda información para la anamnesis en la lesión de un deportista de
élite es de gran valor. El propio deportista es quien nos puede dar una
gran cantidad de datos de gran valor: técnica realizada o movimiento
de la lesión, situación ambiental, estado anímico durante la práctica
deportiva, etc.

La localización exacta de la lesión y el mecanismo de la lesión son


factores importantes para una correcta elaboración de un tratamiento,
y su posterior éxito.

Para realizar un correcta exploración deberemos analizar el segmento


implicado en todas las posiciones posibles (supino, prono,
bipedestación, sedestación, etc.). Es importante también el análisis de
estructuras circundantes a la principalmente implicada

Protocolo:

o Inspección visual: tanto en reposo como al solicitar las acciones que


veamos convenientes para la exploración. Pondremos especial cuidado
a la hora de solicitar ciertas acciones,ya que éstas podrían empeorar el
estado de la lesión.
o Palpación: realizar una palpación exploratoria completa del músculo
afectado, teniendo en cuenta posibles molestias por la propia presión
ejercida o por la propia tumefacción existente.

La distensión o desgarro muscular se clasifica según su gravedad en


tres grados:

 Grado 1 o leve: existe un estiramiento o rotura de alguna fibra muscular.


El deportista experimenta una molestia ligera y una tumefacción mínima,
pero manteniendo una movilidad completa. Es posible que en este
grado el deportista no sea consciente de la lesión cuando se produce, y
lo sea sin embargo después de la actividad física o incluso al día
siguiente. Esta afectación requiere tratamiento conservador.
 Grado 2 o moderado: en este grado existe una rotura moderada de
fibras del músculo y del tendón. La palpación en la zona afectada es
dolorosa. Presencia de tumefacción y con una pérdida de movilidad.
Además puede verse afectada la marcha si la lesión se ha producido en
el miembro inferior. El deportista habitualmente suele abandonar la
actividad deportiva en el momento de la lesión. Esta afectación requiere
tratamiento conservador.
 Grado 3 o grave: en este grado presenta la rotura completa del vientre
muscular, de la unión miotendinosa o de la inserción del tendón. A la
palpación se aprecia un defecto notable y amplio en la fibra muscular.
Existe menos capacidad de movilidad y carga si es en miembros
inferiores que en el grado 2, habiendo un dolor más intenso que en los
grados precedentes. Presencia de un edema importante.

PROTOCOLO TERAPEÚTICO PARA DISTENSIÓN LEVE


Días 1-3
Compresión, Hielo, Elevación, Movilización
activa, Entrenamiento isométrico, tens.

Días 4-7 Entrenamiento en piscina, estiramientos sin dolor,


potenciación isotónica (comenzando con pesos
ligeros a más pesados y primero con acciones
concéntricas a excéntricas), ejercicios
funcionales.

Día 8- fin de recuperación Entrenamiento isocinético (desde velocidades


angulares rápidas a lentas y desde acciones
concéntricas a excéntricas), entrenamiento
pliométrico, ejercicios específicos del deporte
practicado.

PROTOCOLO TERAPEÚTICO PARA DISTENSIÓN MODERADA


Días 1-3
Compresión, Hielo, Elevación, Movilización activa
indolora, Marcha con muletas.

A partir del día 4 Entrenamiento isométrico indoloro.

A partir del día 7 Entrenamiento en piscina, estiramientos indoloros,


potenciación isotónica (comenzando con pesos
ligeros a más pesados y primero con acciones
concéntricas a excéntricas), ejercicios funcionales.

A partir de la semana 2 Entrenamiento isocinético (desde velocidades


angulares rápidas a lentas y desde acciones
concéntricas a excéntricas), entrenamiento
pliométrico, ejercicios específicos del deporte.

PROTOCOLO TERAPEÚTICO PARA DISTENSIÓN GRAVE


Día 1-3
Compresión, Hielo, Elevación. Marcha con
muletas.

A partir del día 4 Electroestimulación muscular.

A partir del día 7 Movilización activa indolora, Entrenamiento


isométrico indoloro.

A partir de la semana 2 Entrenamiento en piscina, estiramientos indoloros,


potenciación isotónica (comenzando con pesos
ligeros a más pesados y primero con acciones
concéntricas a excéntricas), ejercicios funcionales.

A partir de la semana 3 Entrenamiento isocinético (desde velocidades


angulares rápidas a lentas y desde acciones
concéntricas a excéntricas), entrenamiento
pliométrico, ejercicios específicos del deporte.

A todo este tratamiento (para todos los grados de lesión) se le puede


añadir termoterapia apartir del 3-4 día para aumentar el metabolismo y
tropismo de la zona afectada para hacer una recuperación más rápida.
Además la aplicación de ultrasonidos y láser, nos puede ayudar a
regeneración del tejido.

Prevención:

- Un parón muy prolongado en la actividad deportiva del deportista,


tiene como consecuencia la pérdida de las mejoras conseguidas
durante en entrenamiento. Entre estas mejoras encontramos las
mejoras fisiológicas del músculo; fortalecimiento del músculo y
aumento del metabolismo. Ello conlleva a un aumento de posibilidades
de sufrir una rotura de fibras durante el regreso a lo entrenamientos o
competiciones.

- Una nutrición adecuada previene el adelgazamiento de las fibras


musculares, con lo que serán de mayor resistencia.

- Una mala circulación sanguínea (tanto venosa como arterial),


ocasiona que durante el ejercicio el músculo no recibe el aporte
suficiente de flujo sanguíneo con lo que las sustancias de desecho no
se eliminan adecuadamente; ello implica a su vez una posible
“intoxicación” del propio músculo.

- Antes de realizar cualquier actividad deportiva es importante que el


propio deportista sea consciente de la importancia de realizar un
correcto protocolo de calentamiento. La preparación previa del
músculo con ejercicios de calentamiento, estiramientos o incluso
masoterapia aplicada por el fisioterapeuta, mejorará el rendimiento del
deportista y se obtendrá un mayor aprovechamiento de sus cualidades
físicas.

- En deportes en los que la actividad no sea continuada (Balonmano:


con sustituciones frecuentes. Judo: descansos entre diferentes
combates. Baloncesto: durante las sustituciones. Etc.) Es importante
que el deportista mantenga el calor obtenido durante la fase de
entrenamiento o la del propio juego, ya que si de nuevo tiene que
volver a competir la puesta a punto conseguida previamente habrá
sido inútil. Para ello el colocarse prendas de abrigo es suficiente.

BIBLIOGRAFÍA

1. “Fisioterapia del deporte y el ejercicio” Editores: Gregory S Kilt Lynn


Snyder- Mackler. Prólogo: Per Renstrom. Editorial: Elsevier.
2. Krusen, Kottke, Lehmenn, MEDICINA FÍSICA Y REHABILITACIÓN,
Editorial. Médica Panamericana.
3. Daniels-Worthingham’s PRUEBAS FUNCIONALES MUSCULARES,
Editorial MARBAN
4. Pruebas Clínicas para patología ósea, articular y muscular. Klaus
Backup Ed Masson
5. Cutter N y Kevorkian G (2000) Manual de valoración
muscular Editorial.Mc Graw-Hill.
6. https://www.runners.es/
7. https://galeon.com/medicinadeportiva/index.html
8. https://www.udeportes.cl/secciones/salud/articulo7.html
9. https://images.google.es/imgres
10. https://www.sportsphysiotherapyforall.org/
Categorías:
Fisioterapia Deportiva
Rotura de músculos
isquiosurales (isquiotibiales y
bíceps femoral) – Fisioterapia y
readaptación deportiva
Por Premium Madrid | Entrenamientos Y Readaptación Deportiva, Muslo |

Dentro del fútbol, deportes de pista y de velocidad las lesiones musculares son muy
frecuentes. La rotura muscular de los músculos isquiotibiales (formados por el
semitendinoso, semimembranoso y el bíceps femoral) representa el 12% de las lesiones
totales y la lesión muscular más frecuente. Por culpa de la rotura muscular de
los isquiosurales, los futbolistasse pierden 15 partidos y 90 días de entrenamiento cada
temporada.
El mecanismo de rotura suele ser sin contacto. Normalmente se produce durante la
carrera y en los minutos finales de la primera y segunda parte, cuando la fatiga es mayor.
También es común que se produzcan cuando se va a golpear al balón y en el último
momento se falla o un contrario nos quita el balón, por lo que terminamos dando una
patada al aire que hace que los isquiotibiales tengan que soportar un gran momento de
fuerza que supera sus límites de resistencia haciendo que se produzca la rotura muscular.
En ese momento el jugador suele notar un “pinchazo” en la zona de la rotura y dolor al
estirar la rodilla o al flexionar la cadera con la rodilla estirada, también notará dificultad o
dolor al doblar la rodilla contra resistencia y según el grado de rotura tendrá mayor o
menor impotencia al caminar.
Tabla de contenidos [Ocultar]
 1 CAUSAS PREDISPONENTES SON:
 2 TRATAMIENTO
o 2.1 Premium Madrid

CAUSAS PREDISPONENTES SON:


 El acortamiento muscular, especialmente de la cadena muscular posterior de nuestro
cuerpo.
 La debilidad muscular, fundamentalmente de los isquiotibiales y musculatura estabilizadora
de la zona lumbopélvica (musculatura abdominal y transverso del abdomen) y cadera
(glúteo medio). También puede ocurrir que la musculatura extensora (cuádriceps) sea
mucho más potente que la musculatura flexora (isquiotibiales) y este desequilibrio propicie
la rotura de los más débiles.
 Elevada tensión neural (un exceso de tensión sobre el nervio ciático puede generar un
espasmo de defensa en la musculatura isquiotibial para proteger de un sobreestiramiento
al nervio ciático)
 La fatiga y la descoordinación en la contracción de los grupos musculares, por falta de
trabajo funcional y propioceptivo.
 Lesión previa, en la cual no se ha seguido un correcto proceso de recuperación o
readaptación al deporte. El deportista tiene recaídas por no haber trabajado el origen
de la lesión, si no, sólo las consecuencias.
La alta incidencia de esta lesión es debido a la capacidad que tiene el músculo de
desarrollar mucha fuerza en poco tiempo, y el elevado número de fibras de contracción
rápida.
Dentro de la musculatura isquiosural, la zona más afectada es el bíceps femoral. Esto se
debe a su compleja anatomía e inervación. Al tener sus dos porciones una inervación
distinta, es más frecuente una alteración en la sincronización o asincronía en la
contracción muscular. Esta asincronía provoca una disminución de la capacidad de
absorber altas tensiones.
En análisis de la biomecánica de la carrera, se ha visto que la lesión se produce en la
fase final de balanceo, cuando el isquiosural trabaja para desacelerar la pierna mientras
controla la extensión de rodilla. En este momento, el músculo debe resistir el paso de una
acción excéntrica a una concéntrica, momento de máxima tensión muscular y
vulnerabilidad.
TRATAMIENTO
El tratamiento de la lesión de isquiotibiales y bíceps femoral (isquiosurales) es
normalmente conservador. La intervención quirúrgica es muy poco frecuente. Al ser
un músculo biarticular(que interviene en 2 articulaciones), su tratamiento debe ser global,
atendiendo a factores como el acortamiento muscular de la cadena posterior, la tensión
neural, la posición de las articulaciones implicadas y la recuperación de la fuerza de la
musculatura, poniendo especial énfasis en el entrenamiento excéntrico en las fases
finales de recuperación. Este tipo de entrenamiento preparara al músculo para soportar
altas tensiones, momento en el que suele lesionarse.
En PremiumMadrid disponemos de un equipo multidisciplinar de profesionales y medios
técnicos para conseguir una recuperación completa y funcional de tu lesión. Asegurándote
una vuelta a tu deporte tras una correcta readaptación deportiva.
Fuentes de información
 The football association medical research programme: an audit of injuries in proffessional
football- analysis of hamstring injuries. C Woods et al. Br J Sports Meds 2004 38:36-41

DISTENSIÓN DE ISQUIOTIBIALES Y
ENTRENAMIENTO EXCÉNTRICO
Paciente de 18 años, jugador de futbol amateur. Acude al fisioterapeuta tras sufrir
una distensión muscular durante un partido.
Diagnóstico: Recibida por distensión isquiotibial en tercio proximal en semimembranoso y
semitendinoso.
Valoración:
 Dolor de 8 en la VAS (visual analogue scale).
 Refiere dolor al estiramiento pasivo en los últimos grados de flexión de cadera con la
rodilla en extensión.
 Dolor al realizar la contracción concéntrica, isométrica y excéntrica
 No presenta hematoma pero si se nota inflamación a la palpación
 Presenta dolor en sus actividades de la vida diaria, al subir y bajar escaleras y al pasar
de sedestación a bipedestación (de sentado a de pie).
 Acortamiento de la cadena muscular posterior
 Tono muscular aumentado en el tercio medio de la musculatura isquiotibial.
 No se diagnóstica si hay rotura o no al no disponer de un diagnóstico por imagen
Lesiones anteriores: Microrrotura en la musculatura isquiotibial en el tercio proximal con
hematoma.
Objetivos terapéuticos:
 Disminuir el tono muscular
 Mejorar la flexibilidad de la musculatura isquiotibial bilateralmente
 Entrenamiento progresivo de la fuerza muscular
 Vuelta a la actividad deportiva
TRATAMIENTO:
1ª SESIÓN
 Dolor al estiramiento y a la contracción
 El tratamiento comienza con masaje de baja intensidad alrededor de la zona lesionada y
termina con un estiramiento analítico suave.
2ª SESIÓN:
 El paciente presenta un dolor 7 en la VAS.
 Presenta dolor al estiramiento con contracción a partir de los 90º de flexión de cadera con
la rodilla en extensión. No presenta dolor al estiramiento.
El tratamiento consiste en
 Punción seca de bandas tensas en tercio medio de isquiotibiales y alrededor de la
lesión.
 Se hace una prueba de resistencia al trabajo excéntrico de baja carga que no
supera al referir dolor.
3ª SESIÓN:
 El paciente presenta un dolor de 5 en la VAS.
 Presenta dolor a la contracción tras el estiramiento, puede realizar el estiramiento
completo de la musculatura sin dolor.
 Prueba a correr y refiere dolor en el tercio medio de la musculatura isquiotibial
Tratamiento:
 Masoterapia.
 Se realiza punción seca de bandas tensas en el tercio medio de la musculatura y
alrededor de la zona lesionada.
 Se inicia trabajo excéntrico de baja carga, 10 repeticiones, con resistencia manual del
fisioterapeuta.
 Se enseña al paciente estiramientos globales de SGA (Stretching Global Activo) de la
cadena posterior para que realice en casa.
4ª SESIÓN:
El paciente presenta un dolor de 3 en la VAS. No presenta dolor al estiramiento ni a la
contracción.
 Tratamiento:
 Masoterapia
 Kinesiotape de descarga
 Estiramientos globales de SGA.
Se inicia un programa de entrenamiento excéntrico que incluye:
 1×10 con resistencia manual
 1×10 de sentadilla unipodal
 1×10 sentadilla unipodal
 2 series de tijeras ida y vuelta en medio campo.
5ª SESIÓN:
El paciente no refiere dolor tras los el programa de entrenamiento excéntrico, presenta
dolor de agujetas característico del mencionado entrenamiento excéntrico.
Tratamiento
 Masoterapia
 Estiramientos globales de SGA
 Se añaden dos repeticiones en cada serie del entrenamiento excéntrico y se suprimen
los ejercicios con resistencia manual.
 Se añade al entrenamiento ejercicio nórdico 1×10.
 El paciente inicia carrera continua evitando sprints y tocar balón.
6ª SESIÓN:
El paciente no refiere dolor ni agujetas.
 Se empieza a añadir sobrecarga excéntrica al programa de entrenamiento excéntrico.
 El paciente inicia carrera con balón pero sin sprint.
Se recibe el ALTA que llevará un seguimiento del jugador durante las dos semanas
siguientes.
En PremiumMadrid somos especialistas en fisioterapia y readaptación deportiva, dando
gran importancia al trabajo y componente excéntrico en las patologías de músculo –
tendón. No dude en consultar a nuestros fisioterapeutas y preparadores físicos.
Bibliografía:
 The football association medical research programme: an audit of injuries in proffessional
football- analysis of hamstring injuries. C Woods et al. Br J Sports Meds 2004 38:36-41

Descripción.

La distensión aguda desgarra las fibras musculares por empleo


vigoroso y forzado.

El musculo contraído que está afectado se estira más allá de su


capacidad inmediata para alargarlo, con desgarradura de tejido,
hemorragia y reacción inflamatoria acompañante.

La lesión muscular puede ser ligera y pocas veces abarca todo el


cuerpo muscular y a veces involucra otros músculos.

Mecanismo de lesión.

Este tipo de lesión le puede ocurrir a cualquier persona, sea


sedentaria o deportista y no tiene nada que ver la edad para que le
suceda.

Puede ir caminando y resbalarse haciendo una extensión completa de


pierna (tijera).

Hacer una pequeña carrera al cruzar una calle o subir escalones


rápido.
Subir un escalón y pisar con la punta.

En los deportistas, ponerse a correr o hacer brincos sin hacer un


previo calentamiento.

Hacer estiramientos forzados.

O sobrecarga de ejercicio.

Diagnostico.

Hay dolor agudo intenso e incapacitante.

El funcionamiento está limitado por el dolor.

El musculo afectado esta sensible, algunas veces es palpable algún


defecto.

Inflamación acompañada de hemorragia interna, (equimosis) la zona


se pone de color azul verdoso, o negra, es por el derrame interno.

ZONAS AFECTADAS

En miembros inferiores, ( muslos ).

La ingle, principalmente músculos aductores.

Muslo anterior, principalmente recto anterior.

Muslo posterior, principalmente bíceps crural.

DESGARRE EN INGLE Y MUSLO ANTEROPOSTERIOR


Músculos isquiotibiales:

1.- Bíceps crural

2.- Semitendinoso

3.- Semimembranoso

El bíceps crural es el musculo


más afectado

en este tipo de lesiones.


Se lesiona principalmente el vientre muscular

rara vez abarca todo el musculo.

PIERNA

Pierna ( de la rodilla al tobillo ).

Gemelos y soleo (tríceps sural).

DESGARRE EN MUSLO POSTERIOR Y TRICEPS SURAL

Tríceps sural:

1.- Gemelos.

2.- Soleo.

En este tipo de lesiones es


únicamente el

Gemelo y otras ocasiones abarca


los tres

músculos. (gemelos y soleo).


Tratamiento.

NOTA: (NO DAR MASAJE O SOBAR)

En primer instancia inmovilización, si es posible, un vendaje


compresivo.

Hielo en zona local por 35 min. Cada 4 hrs por 48 hrs.

Antiinflamatorios.

Terapia.

Después de 48 hrs.

Hidroterapia

Calor local con compresas y corrientes endorfinicas.

Ultrasonido.

Movilizaciones activo asistidas, a tolerancia.

Vendaje, no muy apretado (SOLAMENTE 1er semana).

Reposo.

Siguiendo el tratamiento terapéutico se puede comenzar con la


rehabilitación correspondiente

dependiendo de la condición del paciente e ir incrementándolo.

Se recuperación total es de tres semanas.

Este tratamiento es usual para todo tipo de pacientes.

En deportistas es más rápido su recuperación por su condición


muscular.

Tratamiento fisiológico.
Las endorfinas (morfina interna) son producidas por el cerebro, con
efectos analgésicos, y las corrientes endorfinicas lo que hacen es
hacer que se produzcan más y se trasladen a la zona a tratar.

El musculo está compuesto de proteína, y cuando se lesiona es


recomendable se consuma en gran cantidad para su mayor
recuperación.

La vitamina C es un regenerador interno en cualquier tipo de lesión


también se recomienda su consumo, mayormente si es natural, limón,
naranja, guayaba, jugos de cítricos naturales.

MEXICO, México, D.F.

Nombre:

CARLOS BADILLO VALENCIA.

Profesión:

FISIOTERAPEUTA

Estudios:

Carrera hecha en el ISSSTE (servicio médico perteneciente al


gobierno mexicano).

Cursos:

En ( UNAM ). Universidad Nacional Autónoma de México.

¿QUÉ ES UNA DISTENSIÓN


MUSCULAR?
Una distensión muscular se define como el desgarro de las fibras
musculares. La magnitud de esta lesión tiene diferentes niveles, pudiendo
encontrarse desgarros ínfimos y solo perceptibles mediante ecografías o
microscopio, así como desgarros severos que provoquen lleguen incluso a
provocar un sangrado interno.
La gravedad de la distensión muscular dependerá de la violencia del gesto o
golpe que haya provocado el desgarro. Es por este motivo que este tipo de
lesiones son sumamente comunes en quienes practican deportes como el
fútbol, donde un cambio brusco de velocidad puede terminar rompiendo las
fibras musculares.
Es una lesión bastante molesta y que debe ser tratada con mucho
cuidado. Por supuesto, no solo aparece en los deportistas, sino que puede
presentarse en cualquier persona que realice un movimiento brusco en zonas
específicas del cuerpo. Lo importante es atenderse cuanto antes y evitar que la
lesión empeore.

ZONAS MÁS COMUNES DE


DISTENSIONES MUSCULARES
Existen zonas del cuerpo que están mucho más expuestas a las lesiones que
otras. Por ejemplo, los músculos de nuestros brazos y piernas se
encuentran en constante actividad, lo cual aumenta considerablemente
las posibilidades de provocar distensiones o sobrecargas
musculares. Cualquier esfuerzo equívoco o sobre exigencia puede acabar
desgarrando el músculo.
Las piernas, por ejemplo, cargan con todo el peso del cuerpo y se encuentran
en constante movimiento. Cualquier cambio de ritmo repentino o fuerza mal
ejecutada puede lastimar nuestras fibras. Lo mismo ocurre con la espalda,
lugar en el que muchas personas se lesionan por trabajos de cargas.

TRATAMIENTO PARA LAS


DISTENSIONES MUSCULARES
Las distensiones musculares pueden presentar diferentes grados. En los
casos más leves es importante guardar el reposo en la zona afectada y
aplicar hielo para ayudar a deshinchar el músculo. También se
recomienda mantener en elevación el músculo afectado y tratar de generar
cierta compresión.
Tras unos cuantos días de reposo deberás realizar ejercicios suaves y que
recuperen la movilidad de la zona sin sobrecargar el músculo. Una buena
manera de lograr estos progresos de forma rápida y segura es ejecutar
algunos estiramientos sencillos y poco a poco retomar las actividades
cotidianas.
En aquellos casos donde la magnitud de la lesión se un tanto más grave,
se deberán seguir los mismos pasos descritos anteriormente. Sin embargo,
esta vez será necesario realizar una terapia de rehabilitación basada en
ejercicios isométricos, cuestión para la que será de vital importancia contar con
la ayuda de un profesional.
Las distensiones musculares de más alta gravedad responderán a las mismas
lógicas de cuidado, aunque los tratamientos deberán ser más específicos.
Particularmente, se agregará una terapia de electroestimulación
muscular, lo cual permitirá rehabilitar la zona sin que corra riesgos de seguir
dañándose.
También existen otras alternativas como la termoterapia, la aplicación de
ultrasonido o la utilización de herramientas láser. El camino más eficiente y
adecuado para tratar cada caso deberá ser evaluado por un fisioterapeuta,
quien podrá analizar la lesión y ejecutar el mejor tratamiento posible.
¿POR QUÉ ELEGIR NUESTRO
CENTRO?
En Fisioterapia Pamplona SAKRO queremos que nuestros pacientes reciban
la atención que se merecen. No solo queremos lograr que te recuperes de las
lesiones que te aquejan, sino que también nos preocupamos de entregarte todo
el conocimiento necesario para que no vuelvan a afectarte en el futuro.
Es por eso que contamos con un equipo de profesionales altamente
capacitado y que se encargará de guiarte personalmente durante todo tu
proceso de rehabilitación. Nuestro servicio se basa en eltratamiento
individualizado, con el fin de encontrar las mejores respuestas a todas las
necesidades que tenga tu cuerpo y sus lesiones, ya sean distensiones
musculares o cualquier otro problema.

Оценить