Вы находитесь на странице: 1из 9

completamente diverso a la vida

Año: 9, Abril 1967 No. 148 económica, esto es, por la posibilidad del
colectivismo. Tal sistema pone en el lugar
Ética y Economía de la libertad, la coacción y la mentira.
Sólo que al exponer nuestro punto de
vista sobre el problema «economía y
EL EVANGELIO NO ES ética», estamos continuamente
SOCIALISTA empeñados en una lucha en dos frentes;
es decir, nos vemos obligados a combatir
Por WILHELM ROEPKE simultáneamente contra dos errores. Hace
tres años hablé de esto, al sostener que «la
Traducción: Gustavo R. Velasco y Miguel Ángel Hernández economía de mercado no es suficiente».
Romo
Al decir lo anterior, «la economía de
Cuando se habla del aspecto moral de la mercado no es suficiente», ha quedado
economía, no se hace referencia expresado el concepto de la lucha en dos
solamente a aquello que es justo o injusto, frentes; es decir, la economía de mercado
leal o desleal en la actividad económica es una condición necesaria, pero no es
del individuo: está de por medio mucho suficiente, para un orden económico
más, a saber, las relaciones éticas en las productivo, fructífero y digno del hombre.
cuales el individuo está vinculado con el
sistema económico, con la política La perspectiva será diferente según se
económica. Está en juego el valor que el enfoque el problema. Podemos decir: la
sistema, el orden y la política económicos economía de mercado es una condición
tienen para nuestra existencia espiritual y necesaria, y así hacemos hincapié en un
moral, y especialmente para nuestra aspecto. Podemos decir también: la
libertad. Todo ésta reviste por lo menos economía de mercado no es una
tanta importancia como el problema de condición suficiente, y entonces
qué juicio deben merecernos los precios y subrayamos un aspecto diferente. Es
las ganancias, los intereses y las rentas, la decir, mientras por una parte nos
concurrencia y la conducta de los enfrentamos a los moralistas y los
individuos en las operaciones de románticos puros, que no pierden el
intercambio. tiempo en reflexionar sobre la naturaleza
de la economía de mercado, por la otra
Para poner de relieve la importancia de la nos volvemos contra los economistas, los
libertad en el sistema económico de los utilitaristas, los social-racionalistas. Para
países de Occidente, basta que nos definir la lucha en los dos frentes que
preguntemos por la otra posibilidad que explico, he acuñado la frase: «un
existe para dar un ordenamiento moralismo de diletantes en la economía

1
política es tan desalentador como un trabaja para la utilidad y no para la
economismo moralmente indiferente, a demanda». Corruptio optimi pessima: si
pesar de lo cual tan difundido está el un Albert Einstein se expresa en esta
primero como el segundo. Repito esta forma ¿qué podemos esperar de lo otros?
fórmula porque hasta ahora no he No se necesitan reflexiones profundas
encontrado otra mejor. para entender que en esta frase que, por lo
demás, todos conocemos muy bien, por
No rehuimos el problema. Quien, como cuanto ha sido continuamente repetida
nosotros, ve en la economía de mercado por los difamadores de la economía de
una condición necesaria para una mercado se contraponen dos cosas
sociedad digna del hombre, libre, completamente diferentes y se confrontan
fructífera y adecuada, debe también de una manera científica poco precisa. Me
declararse en favor de los mecanismos, refiero a los impulsos psíquicos, por una
atributos y móviles indispensables de esta parte, y a los resultados objetivos, por la
economía de mercado; la ganancia, la otra. Ciertamente, en la economía de
aspiración a la ganancia, los propios mercado, la producción, enfocada desde
intereses, la extensa lista de las libertades, el punto de vista del individuo, está
la concurrencia, la propiedad, la función regulada con miras a una ganancia. Es
de los empresarios, el rédito de los necesario, en primer lugar, preguntarse si
capitales, las especulaciones, etc. No con esto se obtiene en nuestros tiempos el
podemos dejar de aceptar todo esto. No resultado real de la satisfacción de las
podemos decir sí con sinceridad a la necesidades, de modo que ni siquiera en
economía de mercado y decir no a todas Moscú, Budapest y Bucarest se considere
las condiciones y medios necesarios y despreciable. En segundo lugar, es
aquí quisiera subrayar la palabra necesario preguntarse qué cosa podría
necesarios. reemplazar a las fuerzas motrices y de
regulación si renunciamos a tales fuerzas
Al deducir las consecuencias no debemos naturales que acoplan de inmediato el
hacernos culpables de falta de lógica, de esfuerzo y la recompensa (o, en caso
pereza mental, de insinceridad, de contrario, se traducen en una pérdida).
deslealtad y de indecisión, porque todo Sabemos qué cosa no debe reemplazarlas:
esto sería sumamente inmoral. No la coacción y la mentira, es decir, el orden
podemos hacerlo sólo por concedernos el económico colectivista con sus
lujo de un sentimentalismo social, que inevitables atributos de la burocracia, la
quizá representa la cima del egoísmo coerción y la mentira llamada
porque satisface nuestra vanidad moral a propaganda.
costa de posibles daños jamás calculados
con suficiente aproximación provocados El moralismo de Einstein es todo lo
por aquellos de nuestros proyectos que se contrario de un hecho aislado y casual.
inspiran en la ética. Me parece, consiguientemente, que creer
que la libertad económica y la sociedad
Un hombre como Einstein, hacia el fin de que se asienta en ella no son conciliables
su vida, hizo esta sorprendente con criterios cristianos de valoración,
afirmación: «la anarquía económica de la constituye uno de los errores más
sociedad capitalista, como hoy existe, es, frecuentes y peligrosos de nuestro tiempo.
en mi opinión, la causa primera de Esta insostenible posición es responsable
nuestras desgracias. La producción de que tanto en el Viejo Mundo como en

2
el Nuevo, gran parte del clero se sienta podamos prever una mayor productividad
atraído hacia la izquierda socialista, material. De hecho, a pesar de toda la
favoreciendo así, de una manera trágica, jactancia de Moscú, debemos afirmar que
al verdadero enemigo mortal del el colectivismo comunista no solamente
cristianismo, al comunismo. No existe, destruye la libertad y al hombre, sino que
por tanto, ninguna misión más ingente al mismo tiempo es un sistema
que la de esclarecer y eliminar la económico inferior desde un punto de
confusión que se encuentra en la base de vista material. Pero al emitir un juicio
este error. La verdad es que, propiamente, sobre la economía de mercado, los
los argumentos más fuertes en favor de la decisivos, para nosotros, son los puntos
economía de mercado y de la libertad de vista supraeconómicos.
económica son de naturaleza ética. Son
los valores morales de nuestro patrimonio Por lo demás, esto es aplicable también al
occidental los que exigen la economía de otro polo, al negativo, es decir, al
mercado, en vez del sistema económico comunista. También aquí el factor ético-
contrario, es decir, el colectivismo tienen espiritual ocupa el primer lugar, sea
necesidad de lo valores morales del negativo o positivo. El error principal al
patrimonio occidental. Si se piensa en la juzgar al comunismo y ocuparse de él se
extensa difusión de este error en los encuentra precisamente en el hecho de
círculos eclesiásticos y en las dañinas que, en el mundo occidental, muchos
consecuencias que esto tiene, se estén ciegos frente a la realidad de que el
comprenderá por qué un hombre como comunismo no es en primer lugar una
Einaudi, el gran economista y estadista técnica económica, sino un fenómeno en
verdaderamente cristiano, propuso que a la esfera ético-intelectual, una ideología,
todos los sacerdotes italianos se les una fe, un movimiento que trata de
imparta una instrucción elemental de apoderarse del hombre y de cambiarlo
política económica. psíquicamente. El error que se comete, si
no se pone de relieve el factor
Es necesario fijar la atención. Si uno de antieconómico en el comunismo, asume
nuestros peregrinos a Moscú y turista varios aspectos. Uno de ellos es la
«snob» digamos un mariscal inglés en opinión de que el comunismo es un
viaje de regreso de una visita a Mao Tse- producto de la pobreza y que el
Tung, «el Eichmann chino», viniese a mejoramiento del nivel de vida representa
contarnos que en el paraíso comunista la mejor defensa en su contra. Sabemos
existe una superabundancia material y en que esto es un error Sabemos que el
nuestro infierno capitalista la miseria y comunismo se basa más en almas vacías
una situación antieconómica, sería el caso que en estómagos vacíos, y que trata de
de contestar en buen ginebrino, «tan-pis», llenar actos vacíos con su paja. Esto es
nos desagrada pero no nos impresiona. aplicable también a los países
Simplemente, no es esto lo que subdesarrollados. De ello resulta que
esperamos de una economía de mercado. nuestra lucha contra el comunismo debe
La que le pedimos, principalmente, es la ser, en primer lugar, una lucha por
realización de ciertos ideales afirmar nuestra existencia moral e
supraeconómicos. Es para nosotros una intelectual, una lucha contra la negación y
fortuna inmerecida el que adicionalmente la amenaza de destrucción que proviene
a todos los valores supraeconómicos que del comunismo.
trae consigo la economía de mercado,

3
La valoración equivocada del aspecto uno de los principales autores de esta
ético-intelectual del comunismo se teoría errónea. Yo creo que nunca se
manifiesta, además, en la inclinación muy puede insistir suficientemente en esta
difundida a reducir el comunismo a una clase de errores. Es un hecho curioso que
técnica del ordenamiento y del desarrollo muchos de los que hoy cometen el error
económico, es decir, de considerarlo de prescindir del factor moral en el
inocuo, precisamente en un punto comunismo, son los primeros en erigirse
decisivo, el ético-intelectual. Con gran en jueces para condenar la economía de
asombro de mi parte, he escuchado que mercado desde el punto de vista moral.
los expertos soviéticos me invitaban a
considerar el comunismo sobre todo Con esto vuelvo nuevamente al
como un esfuerzo gigantesco para dotar desagradable capítulo llamado por mí
de industria a un pueblo atrasado. He «farsa moral». Permitidme que cite
replicado que esto equivaldría a decir que algunas de las más relevantes
el pueblo alemán había elegido a Hitler deducciones y consecuencias de esta
para entrar en posesión de una autopista. postura poco recomendable. Ya he
Sabemos a qué grado fundamental es hablado de la consecuencia más
equivocada esta creencia. ¿Es acaso el peligrosa. Ella se manifiesta cuando este
bolchevismo sólo una forma diversa de la moralismo se propone destruir la
sociedad industrial moderna, como dijo economía de mercado, poniendo en su
alguna vez Raymond Aron? ¿Es acaso el lugar, en nombre de una moral más alta,
bolchevismo queriendo ignorar una organización colectiva, con el
generosamente aquella fruslería de que resultado de la coacción, de la mentira y
constituye la más brutal violación del de la destrucción del espíritu humano. El
hombre, el más innoble desprecio de las moralismo se revela como una fuerza que,
leyes morales más elementales, un en la mejor de las hipótesis, desea el bien,
método históricamente inevitable para pero cosecha el mal. Forma parte de esto
industrializar con rapidez a un país también la «nacionalización del hombre»,
atrasado? que aunque resultado de pretensiones
altamente morales que ya conocemos,
Bajo este equivocado modo de pensar se equivale a ponerlo bajo tutela, por
ampara otro error grandísimo, pero muy ejemplo, mediante los excesos del sistema
extendido entre los actuales teóricos del asistencial. Este moralismo se
desarrollo (una categoría muy moderna), desenmascara con crueldad una y otra
como es considerar el desarrollo vez, tan cruel como singularmente,
económico en los países comunistas cuando como consecuencia de tales
como un proceso técnico, un proceso que pretensiones se produce el fenómeno más
en todas partes pasa por las mismas inmoral e injusto, la inflación. Podemos
etapas, independientemente del hecho de calificarla como la cima de la justicia
que reine el comunismo o la economía de social, que tantas veces ha sido escalada
mercado. Según ellos, el desarrollo con las cuerdas y el pico de una moral
depende de las inversiones y, tarde o inusitada.
temprano, la industria se levantará como
un aeroplano se levanta de la tierra. La Podría citar muchos otros factores: la
expresión «take off» ha sido acuñada a unilateralidad, como, por ejemplo, el
este propósito por el profesor Rostow, del ablandamiento moralizante de la ética
Instituto Tecnológico de Massachusetts, crediticia, los impuestos vejatorios, etc.

4
Alguien ha dicho que mientras el mundo Además de las leyes comunes de la ética
sufría antes a causa de las injusticias que nos prohiben mentir, estafar o
sociales, ahora padece a causa de los cometer peores actos, sólo dos cosas son
medios adoptados para combatirlas. Los necesarias para que este deseo de obtener
remedios a causa de los cuales sufrimos una ganancia, esta defensa de los propios
en la actualidad son la inflación, los intereses, no resulten excesivos y no
impuestos paralizantes y, en algunas provoquen daños. En primer lugar,
partes del mundo, los sindicatos tiránicos, necesitamos la concurrencia a fin de
la economocracia, el control de los encauzar el torrente fragoroso de nuestro
arrendamientos y otras medidas interés, conduciéndolo, entre muros de
semejantes. Es de suma importancia lo cemento, hacia el torbellino de la
que vamos a decir: como base moral de la producción. En segundo lugar, tenemos
economía de mercado es indispensable el necesidad de las barreras comunes del
patrimonio ético que habíamos orden jurídico o de la disciplina colectiva
acumulado como consecuencia de un que, en un libre orden económico,
desarrollo milenario, desde la antigüedad, impongan normas a nuestra actividad, en
a través del cristianismo, hasta el día de forma semejante a como actualmente el
hoy. Esto significa, para decirlo tráfico está regulado por normas a las
concisamente, que la base ética de la cuales todos nos sujetamos, sin que por
economía de mercado está constituida por esto renunciemos a nuestra libertad.
los diez mandamientos. Ellos son
indispensables y, al mismo tiempo, Tales normas y limitaciones son un
suficientes. Lo único que sería de complemento necesario de la
desearse es que fuesen observados. autodisciplina, en la cual podemos confiar
poco dentro del sistema de la
Es significativo que para el colectivismo concurrencia, en cuanto fácilmente entra
los diez mandamientos no bastan ya, sino en vigor «la ley de la moral límite», en
que los actos más variados que según el virtud de la cual la conducta de los
decálogo son indiferentes desde el punto astutos y de la gente sin escrúpulos se
de vista ético o inclusive de carácter convierte en norma. Por vía de ilustración
negativo- se estiman como positivos, en tomemos un ejemplo reciente que
tanto que a la inversa se califican como demuestra cómo la moral límite puede
criminales y se persiguen como tales, conducir a situaciones insostenibles, y
otros aspectos que no revisten dicho hacer necesaria, en defecto de la
carácter conforme a nuestra moral. En los autodisciplina, una regulación estatal.
diez mandamientos, nada se dice de la Este ejemplo nos lo proporciona el
compra y venta de divisas extranjeras. comercio con nuestros enemigos
Estas operaciones han venido a ser mortales, los comunistas, un comercio
crímenes perseguidos por el Estado. Esta que con disfraz característico e
es únicamente una expresión diversa del insensibilidad ética se llama «comercio
efecto paradójico del colectivismo: que con el oriente». Debería ser posible
conduce al extremo opuesto de cuanto se esperar de los empresarios industriales, a
considera moral, es decir, a la coerción y este propósito, la comprensión y lealtad
a la mentira, a la destrucción de la necesaria a los principios para no facilitar
cultura. al terrible pseudo-Island de nuestro
tiempo que se prepare económicamente
para el desastre que nos tienen destinado.

5
En principio debería ser deshonesto al y con este sistema de control! Sería el
igual que el tráfico de esclavos. Pero ya colectivismo, sería la violencia y la
que en este punto entra desgraciadamente mentira, la humillación de la voluntad del
en juego la ley de la moral límite, se individuo, la esclavitud.
requiere una acción decisiva y clara de
regulación estatal, toda vez que la Si por «justicia» entendemos igualdad de
tendencia a la ganancia no se halla los ingresos, eliminación de aquellos
suficientemente limitada por la ingresos a los cuales no parezca estar
autodisciplina. unida cuando menos una gota de sudor,
deberíamos considerar, en primer lugar,
Se nos puede preguntar si determinados que estas utilidades están a lo mejor
valores morales, como, por ejemplo, el acompañadas de fenómenos físicos
«bien común» y la «justicia social» se mucho más serios que una gota de sudor,
contraponen a la economía de mercado, a como son el infarto y las úlceras
sus mecanismos y estímulos, y hasta qué gástricas. No debemos olvidar que las
grado pueden hacerlo. Se plantea el grandes utilidades de los industriales o de
problema difícil de hasta qué punto se los cirujanos representan casi siempre el
trata en este caso de conceptos precio de una rara y singular prestación y
comprensibles y relativamente claros, de de un talento excepcional. Personalmente
directivas. Lo menos que podemos decir dejo sus millones sin sombra de envidia a
es esto: de hecho, no es tan seguro, como los grandes organizadores de la industria,
muchos parecen creer, que podamos ya que me siento, por lo demás, tan poco
trabajar con estos conceptos y atraído a este género de actividad, como
considerarlos como claros. Si se quiere capaz de organizar un club deportivo.
considerar como socialmente injusto que
el empresario se enriquezca, no debemos Nos será útil hacer la siguiente reflexión,
olvidar en lo absoluto que el empresario cuando se reprueba como cosa inmoral el
que no tiene éxito se empobrece o debería número siempre ascendente de
empobrecerse, y que en vez de ganar millonarios en la República Federal
sufre una pérdida. Debemos recordar que Alemana y se considera como un punto
la utilidad es un mecanismo indispensable en contra de la economía de mercado.
como guía de nuestro orden económico, Estamos seguros de que sin estos
un valor indispensable con el cual se millonarios, ¿el nivel de ocupación sería
regula la producción de acuerdo con la tan elevado como lo es ahora?
demanda de los consumidores, con la Admitamos, a pesar de ello, que su
salvedad de que exista un régimen de número fuese menor en un 30 por ciento
concurrencia. lo que no sería imposible ¿estaríais
dispuestos a pagar este precio? ¿El precio
Los dirigentes de la economía colectivista por qué cosa? ¿Para satisfacer la justicia
saben esto desde hace mucho tiempo y social? ¿O no sería quizás y más para
con seguridad estarían felices si pudiesen satisfacer nuestros resentimientos
trabajar, como medio de orientación de su sociales, nuestra envidia? ¿Estamos
sistema económico, con una definición seguros de la sinceridad de nuestros
tan precisa de la utilidad como lo es la sentimientos y motivos? La justicia social
nuestra. ¡Debemos tener presente siempre exige la convicción de que el camino para
cuál sería la alternativa a un orden lograr mayores utilidades debe conducir
económico que funciona con estas normas solamente a través de la estrecha senda y

6
la todavía más estrecha puerta de un lo decide el señor Ritsch!». Éste era el
mayor rendimiento. Pedimos, por tanto, nombre del interpelante.
que dejen de apoyarse los intentos por
obtener ingresos mediante el rodeo de Esta es una manera ingeniosa de formular
este camino y el cierre de esta puerta. El una consideración no inútil que debemos
mejor método para obtenerlos sigue hacer. Yo me siento molesto y siento que
siendo la economía de mercado y la en mi posición sobre dos frentes un
concurrencia. flanco ha quedado descubierto. Me
vuelvo hacia el flanco descubierto y
Con esto hemos tocado el problema agrego que no debemos exagerar en lo
relativo a si al lado del precio, del salario, absoluto. Existen, naturalmente, muchos
del interés del mercado, no puede existir casos en los cuales el bien común debe
también un precio, un salario y un interés ser contrapuesto al mercado y a sus
equitativo. Sé que se trata de una cuestión normas, en los cuales se debe atribuir un
muy importante, de una cuestión rango superior al «bonum commune».
ennoblecida por siglos de teología y
filosofía. Debo admitir, honradamente, He hablado de una manera exhaustiva
que después de 60 años de una vida sobre este tema hace tres años en mis
bastante recta de entrega a mi ciencia, no artículos y también he tratado la cuestión
sé todavía cómo pueda establecerse la en mi libro, solamente quería hacer que se
equidad en los precios de las mercancías escuchara «lautre son de cloche» y
y en los precios comerciales sino mostrar asimismo su otro aspecto.
mediante el mercado, si se cumplen
determinadas condiciones de las cuales Estoy de acuerdo, naturalmente, en que
forman parte y lo repito-, la concurrencia precios y salarios equitativos han tenido
y la libertad de mercado. Todavía no me en el pasado un sentido mejor del que hoy
explico cómo puedan establecerse precios tienen. Tuvieron un significado innegable
y salarios equitativos, que se aparten de en una economía estática, ligada a las
los del mercado, sino muy arbitrariamente tradiciones, y fueron de esa manera una
y con base en un criterio subjetivo. premisa esencial para tal economía. Sin
embargo, esta economía estática,
Lo mismo debe decirse de la aplicación tradicional, ha desaparecido desde hace
de simplificaciones demasiado 20 años. No quiero juzgar aquí si para
dogmáticas. Como vale también para el bien o para mal. Si para mal, es
uso del concepto «bien común», como indudablemente claro que no debemos
medida de la productividad en oposición intentar reconstruirla con la
a las utilidades, a menudo citadas en superestructura ideológica de nuestro
desprecio. Esto me trae a la memoria una tiempo, una objeción que debe hacerse
experiencia vivida: en 1930, durante una también contra las numerosas ideas sobre
convención de la Sociedad Friedrich List, la economía profesional.
uno de sus miembros hizo una
comparación entre la productividad y la Quisiera, finalmente, examinar la
utilidad. Nuestro querido amigo cuestión concerniente a qué lugar debe
Lautenbach, que desgraciadamente nos ha atribuirse a la caridad o la fraternidad.
abandonado, hizo la siguiente También aquí debo exponer con cuidado
observación: «Lo que deja utilidades lo mis consideraciones y enfrentarme a dos
decide el mercado, lo que es productivo puntos diversos. Nadie puede tomar este

7
asunto más seriamente que yo, y que se basten a síi mismos, es decir,
puntualmente por esto he tenido transformando la agricultura india en una
dificultades con experimentados agricultura que rinda más de lo que hace
economistas y utilitaristas. Me toca actualmente. Para esto no se necesitan
también, a este propósito, la desagradable regalos, sino consejos y ayudas
tarea de tener que mostrar el otro lado de adecuadas.
la medalla.
Existe el sistema de juego sumamente
Por un lado, la caridad representa peligroso de los «Do-Gooders», como se
moralmente sin duda un valor dice en Estados Unidos. Son aquellos
incomparable, el más precioso del nuevo que, en nombre de la fraternidad y de la
ideal del sistema asistencial. Sin embargo, caridad, arruinan la economía de
precisamente este sistema y el mercado, echando arena en la fuente de
colectivismo, que proceden haciendo donde la caridad debe brotar. Además,
suyo el concepto de moralismo, son tenemos una caridad parasitaria. Un
responsables de destruir más y más la ejemplo es ese extraño personaje La Pira,
caridad. Existen diversos conceptos de en Florencia, quien en calidad de alcalde
filantropía; uno sentimental y falso, otro de su ciudad creyó obrar sólo Dios sabe
verdadero, porque está consciente de su con qué mérito, obligando a las empresas
responsabilidad y ha pensado bien las que trabajaban con pérdidas a continuar
cosas. No se plantea solamente el en actividad y condenándolas a la ruina
problema de cómo satisfacer nuestro completa. El mundo está lleno de esos
noble impulso de elevar nuestra propia seudosantos y seudomoralistas. Ellos
estimación al hacer donativos, sino, ante deberían, más bien, sentirse moralmente
todo, otro problema, como es el de la obligados a leer a Adam Smith.
mejor forma de ayudar a quien tiene
necesidad, sin perjudicarlo y humillarlo. En conclusión, el moralismo verdadero se
contrapone al falso, sobre todo en nombre
No hay duda de que la caridad es siempre de la libertad. «Libertad, una hermosa
saludable y de que hace bien al alma de palabra para quien la sabe comprender»,
quien da. Sin embargo, creo que existe se lee en Egmont Sostengo que es un
una forma superior de dar, cuando se grave abuso entender por libertad el poder
considera previamente si representa hacer o no hacer nuestro capricho, es
siempre la mejor solución para quien decir, el sentirse libre de cualquier liga o
recibe el donativo. El mayor beneficio freno. Me viene a la memoria una canción
para él es hacer que no necesite ya de la estudiantil, cuyo final dice: «¡Queremos
beneficencia. Tenemos aquí el límite enfangamos y llevar una vida libre!». Este
entre el sentimentalismo y la fraternidad es un sueño pueril expresado en versos
de veras moral y consciente de las estudiantiles. Sabemos que es ridículo y
responsabilidades propias. Debemos repugnante. Pero sorprende que en
recordar esto cuando nos enfrentemos al nombre de la libertad se incurra en tanta
problema de los países subdesarrollados. superficialidad a base de la cual no
No basta hablar de esos «pobres diablos» encontramos un concepto más profundo
de la India. Que son pobres diablos lo que el de «llevar una vida libre». El
sabemos. El problema es cuál es la concepto de la libertad es un concepto
manera óptima y mejor duradera de moral de valor excepcional. Más aún: la
ayudarlos. Esto puede lograrse haciendo libertad es imposible sin normas morales

8
de orden supremo. Libertad sin normas y
reglas, sin autodisciplina moral del
individuo, es la más terrible falta de
libertad para todos aquellos que han sido
pisoteados y esclavizados.

También a la libertad económica se aplica


lo que acabo de decir, a ella muy en
especial, en cuanto que allí se
desencadena principalmente la ambición
del individuo. Se aplica también a la
libertad económica lo que Burke nos ha
enseñado: «Los hombres están preparados
para la libertad en la medida en que están
dispuestos a frenar su ambición, en que su
amor por la justicia suprema supera la
codicia, en que la solidez y sobriedad de
su juicio es mayor que su vanidad y
presunción, en que prefieren escuchar el
consejo de quien sabe juzgar y es recto,
en vez de las lisonjas de los bribones».

El Centro de Estudios Económico-


Sociales, CEES, fue fundado en 1959. Es
una entidad privada, cultural y académica
, cuyos fines son sin afan de lucro,
apoliticos y no religiosos. Con sus
publicaciones contribuye al estudio de los
problemas económico-sociales y de sus
soluciones, y a difundir la filosofia de la
libertad.

Apto. Postal 652, Guatemala, Guatemala


correo electrónico: cees@cees.org.gt
http://www.cees.org.gt

Permitida su Reproducción con fines


educativos y citando la fuente.