Вы находитесь на странице: 1из 1

La pérdida de circulación, es decir la pérdida de fluido hacia la formación, es un o de los

problemas más críticos que se pueden encontrar durante la perforación convencional.

Una pérdida parcial de lodo a la formación no tiene necesariamente consecuencias inmediatas


que impidan continuar con la perforación. Sin embargo las consecuencias pueden ser más
severas si la rata de pérdidas aumenta o si se pierde completamente la circulación.

• Una pérdida en la cabeza hidrostática puede hacer que entren al pozo fluidos provenientes
de otras formaciones (reventón subterráneo).
• Daño a la formación (pérdida a la permeabilidad por los sólidos del lodo y quizás cortes se
depositen, lo cual no sólo impediría tomar unos buenos registros, sino también dañar el
potencial productor de la zona de interés).
• El incremento en los costos por la pérdida de lodo el cual debe ser reemplazado con sus
componentes.
• Problemas asociados de perforación.

Ocurrencias
Hay varias situaciones, de ocurrencia natural o bien inducidas por la perforación que pueden
llevar a una pérdida de circulación:
• Arenas superficiales frágiles e inconsolidadas.
• Formaciones cavernosas o fracturadas naturalmente.
• Reservorios depletados o formaciones presionadas sub-normalmente, donde la densidad del
lodo supera a la de formación.
• Formaciones que se han debilitado o fracturado por operaciones de perforación incorrectas
(Excesiva densidad del lodo, excesiva presión de circulación, presiones de surgencia o
incrementos de presión al bajar tubería o al cerrar el pozo).

Detección
Una alerta por una zona de pérdida puede ser dada por un aumento en la rata de perforación,