You are on page 1of 6

Camisa de cilindro

Espacios de nombres
 Página

 Discusión

Acciones de página
 Ver

 Ver código

 Historial

Las camisas de Camisas de cilindros


cilindros son piezas
perforadas de
forma cilíndrica, por la
cual se desplazan
los émbolos, cuyas
paredes interiores son de
superficies lisas y en
algunos casos cromadas
para mayor resistencia
al desgaste.

Existen dos modos de


hacer la parte interior del
cilindro, el primero se
basa en dar tratamiento
superficial al
propio metal del bloque,
que consiste en recubrirlo
de una capa muy
resistente de otro material
distinto del que tiene
el bloque y el segundo
radica en colocar dentro Piezas cilíndricas que permiten el desplazamiento de los pistones.
del cilindro una pieza
independiente, que es la
que recibe el nombre de camisa .

Sumario
[ocultar]

 1 Requisitos a tener en cuenta


 2 Tipos de camisas
o 2.1 Camisas húmedas
o 2.2 Camisas secas
 3 Estructura
 4 Materiales
 5 Dimensiones estructurales
 6 Modos de aumentar la durabilidad
 7 Fuente

Requisitos a tener en cuenta


Las camisas de cilindros deben reunir las condiciones siguientes:

 Suficiente solidez para aguantar la fuerza de los gases.


 Buena resistencia al desgaste del espejo del cilindro durante un largo plazo de
funcionamiento del motor.
 Altas propiedades antifricción y anticorrosivos.
 Empaquetadura firme.
 Posibilidad de dilatarse en sentido longitudinal (para las camisas húmedas).

Tipos de camisas

Tipos de camisas.

Hay camisas secas y camisas húmedas. Las camisas bañadas directamente por
el líquido de refrigeración se llaman húmedas , y las camisas cuya superficie
externa está en contacto con la superficie interna del cilindro reciben el nombre de
camisas secas .

Camisas húmedas
Las camisas húmedas extraen mejor el calor y se usan en los motores forzados.
Los bloques-cárter de camisas húmedas son menos rígidos que los de camisas
secas.

Para aumentar la rigidez de las camisas húmedas su superficie externa se hace


algunas veces con tendones circulares.
Las camisas húmedas se refrigeran mejor y se pueden sustituir con facilidad
cuando se deterioran, sin necesidad de quitar el motor del chasis. En este caso se
montan camisas, émbolosy segmentos nuevos por lo que se encarece el costo a
diferencia de las camisas secas.

Para que conserve su forma geométrica, la camisa tiene dos resaltes anulares
guiadores (uno arriba y otro abajo), siendo el diámetro del inferior algo más
pequeño que el del superior. Las superficies de apoyo de las camisas húmedas se
colocan en unos salientes anulares que tiene el bloque de cilindros cuya rigidez
debe ser suficiente para que al apretar los espárragos se altere lo menos posible la
forma geométrica de la camisa.

Camisas secas
El empleo de camisas secas postizas da la posibilidad de conseguir superficies
altamente resistentes al desgaste con pequeños gastos de materiales
de aleación caros.

Fig 1. Cilindro con camisa seca.

Las camisas secas se colocan a todo lo largo del cilindro (fig. 1, a) o solamente en
su parte superior (fig. 1, b), donde se observa el mayor desgaste. A veces las
camisas secas se colocan en el cilindro libremente en toda su longitud, dejando un
pequeño huelgo. Así, en algunos motores el huelgo entre la camisa y el cilindro
llega a 0,05 mm. Cuando el motor funciona esta holgura desaparece, debido a que
la [[temperatura]Τ de las camisas no es igual a la de las paredes del bloque. Las
camisas secas ajustadas a presión que se colocan a todo lo largo del cilindro
pueden carecer de rebordes anulares de apoyo.

A diferencia de las camisas húmedas este tipo de camisas permite ser maquinada,
aumentando el diámetro interior, hasta un número de veces especificados por el
fabricante para lo cual se disponen de émbolos y segmentos nuevos que se
ajusten a las nuevas medidas y cuando no admite reparación puede ser sustituida
por una nueva de medida original.

Estructura
Fig 2. Fijación de la camisa seca para evitar desplazamientos axiales.
El bloque-cárter de los motores de automóvil se hace frecuentemente con camisas
postizas. La rigidez del bloque de cilindros depende del tipo de camisa y de su
ajuste.

Para evitar que la camisa se desplace axialmente si se agarrota el émbolo se


deben utilizar anillos de apoyo de seguridad 1 (fig. 2). La holgura s permite que la
camisa se desplace libremente al deformarse térmicamente.

Fig 3. Camisas húmedas con apoyos en salientes anulares situados a distintas alturas.

Los salientes anulares en que descansan los planos de apoyo de las camisas se
pueden hallar junto a la superficie del bloque(fig. 3, a), o a una distancia de dicha
superficie igual a 1/3 - 1/2 del diámetro del cilindro (fig. 3, b), o en la parte inferior
del bloque (fig. 3, c).

Con la posición más baja del plano de apoyo de la camisa con respecto a la culata
de los cilindros, mejoran las condiciones de refrigeración de la parte superior de la
camisa y desciende la temperatura de los segmentos del émbolo.
Fig 4. Disposición de los salientes para los espárragos.
La junta de la camisa con la culata de los cilindros se puede empaquetar haciendo
una ranura circular 1 (fig. 3, b) en la culata de los cilindros, lo que da la posibilidad
de disminuir el espesor de la parte superior de la camisa y, de esta forma,
conseguir que se caliente un poco menos. El área de la superficie anular de apoyo
de la camisa húmeda de fundición no excede del 15% del área del émbolo (fig. 4,
a). Los salientes de apoyo pueden ser de formas diversas (fig. 4, a y b). A pesar de
las ventajas que hemos indicado, el uso de las camisas cambiables complica la
construcción del motor y aumenta su masa y costo.

Materiales
En la mayoría de los casos las camisas se hacen de fundición ácido-resistente de
alta aleación con estructura austenítica, a veces se hacen de acero 38XM1OA.
El desgaste de las camisas, que depende de la dureza de la superficie del espejo
del cilindro, aumenta al disminuir la dureza. Así, por ejemplo, las camisas cuya
dureza es HB 140 - 160 se desgastan 2 veces antes que las que tienen la dureza
HB 220 - 250 (siendo la dureza de los segmentos de los émbolos HB 230 -260).

Para elevar su resistencia, el espejo de los cilindros se recubre de una capa


delgada de cromo poroso (de 0,05 -0,08 mm de espesor). Cuando el diámetro del
cilindro no es mayor de 250 mm el recubrimiento antedicho es seguro.

Las camisas de acero se colocan solamente en los motores de gran potencia. El


espejo de estos cilindros se distingue por su elevada resistencia al desgaste, ya
que la superficie interna de la camisa se nitrura. La dura capa nitrurada resiste bien
el desgaste y posee una considerable resistencia a la corrosión a alta temperatura.
Al mismo tiempo aumenta la duración de los segmentos de fundición de los
émbolos, porque el coeficiente de rozamiento de éstos con la superficie nitrurada
es pequeño.

En el desgaste de las camisas y de los segmentos de los émbolos ejerce gran


influencia el acabado de sus superficies (0,35 - 0,45 µ). El recubrimiento con una
capa de cromo poroso del segmento superior del émbolo y el acabado antedicho
de la superficie interna de la camisa contribuyen a elevar la resistencia al desgaste
de las camisas y los segmentos.

Dimensiones estructurales
El espesor de las paredes de las camisas secas se hace igual a 3 - 5 mm, y el de
las húmedas se determina por la correlación S=(0,06 - 0,10) D, teniendo en cuenta
la posibilidad de mandrilar las camisas al hacer la reparación. El espesor de la
pared de la camisa en las secciones de las ranuras de empaquetamiento no debe
ser menor de 5 mm, y en las secciones de los resaltes anulares guiadores, 2 -3
mm mayor que el espesor mínimo.

Modos de aumentar la durabilidad


La duración de las camisas se puede aumentar de los modos siguientes:

1. Instalando un termóstato en el sistema de refrigeración, en cuyo caso


el desgaste de la camisa disminuye en 2 veces por término medio.
2. Utilizando ventilación en el cárter para desalojar los gases que llegan a él
desde los cilindros.
3. Empleando filtros de papel de depuración fina.
4. Depurando el aire en dos etapas.
5. Colocando delante del radiador persianas mandadas por un termóstato
independiente.