Вы находитесь на странице: 1из 2

SER MAESTRO SECRETO

El objetivo de la presente Plancha, Trazado o Trabajo es la de contribuir a dejar


claro que el ser Maestro Secreto, es haber llegado al umbral del secreto santuario,
al corazón del templo donde se os revelará la Sabiduría de nuestro propio Ser Real
en búsqueda de elevar su conciencia y desprenderse de los errores, para lo cual
considero necesario referirme a los que dice el Ritual del Grado que será necesario
para el desarrollo y análisis del mismo, que me permitan llegar a conclusiones que
las pongo a consideración y que induzcan a una reflexión a cada uno de los VV:.
HH:. MM:. SS:. Presente en esta Logia Capitular.
El grado de Maestro Secreto continua la alegoría de la leyenda del maestro Hiram
que en esta nueva etapa encierra los estudios más sublimes de la filosofía, estudios
indispensables para el conocimiento de nuestra propia naturaleza.
Para iniciar el desarrollo de la presente balaustrada o Plancha quiero apoyarme en
la liturgia del grado, por lo que cito lo siguiente:
“Pedís un guía, hermanos, que os saque de las dudas que confunden vuestra razón
extraviada! ¡Nosotros también le buscamos, y vivimos en la desolación porque
desde la muerte de nuestro Respetable Maestro Hiram no tenemos quién nos dirija!
¡Perdida la Verdad, el error nos extravía, y la falsa luz del sofisma nos engaña!
¡Nuestros trofeos de luto, nuestros mazos de duelo, son la expresión del estado de
nuestra alma! ¡Todos los trabajos de Arquitectura están suspensos, y Adonhiram,
nuestro Jefe, guarda las herramientas en las columnas, esperando se presente el
más apto para dirigir las obras!
El Maestro Secreto aunque ya no sea un neófito está todavía perdido entre la
Escuadra y el Compas y está en busca del maestro Hiram que alegóricamente
es la luz que muestra el camino de la verdad.
A pesar de los años de estudio, el Maestro Masón continúa “PERDIDO”. Porque
aún no llegó al CENTRO DE LA UNION CON EL SER RECÓNDITO que es el
principio y el fin el Alfa y la Omega.
Entonces ¿Qué busca el Maestro Perdido para llegar a Maestro secreto? Está
buscando a Hiram, Al sol Espiritual, Al YO SOY, que murió y desapareció en las
tinieblas de la muerte, de la materia y del cuerpo denso, debido a la conspiración de
la ignorancia, la ambición y el egoísmo.
EL CUERPO ES EL SEPULCRO DE HIRAM. El Maestro Perdido debe entrar
en el sepulcro del MAESTRO DESAPARECIDO, esto es, todo Iniciado tiene
que entrar en su mundo interno para buscar la LUZ INEFABLE que se
encuentra en la Cámara del Medio, o Centro de su Ser. Esta Luz es la única
que puede orientarlo en busca de la Verdad.
El sepulcro de Hiram, del YO SOY, está dentro del cuerpo. Después de siete años
de perfeccionarse en dominar todos los deseos inferiores, debe buscar al YO
SOY en el CENTRO.
El Maestro Perdido es como el Neófito; ambos tienen cámaras internas en las
que deben buscar y encontrar la Luz Interna.
El Maestro, en la Cámara del Medio, encuentra los emblemas de la muerte,
pero debido a su perfeccionamiento sabe que la muerte le conduce de ahí en
adelante hacia la resurrección y la vida porque encontró la Urna de Oro que contiene
las cenizas y el corazón embalsamado de Hiram.
El corazón noble y lleno de amor nunca deja de existir.
En esta URNA DE ORO, en la que yace como en un sepulcro, la Realidad
“YO SOY”, desconocida por el profano, permanece como en un sepulcro, en
las tinieblas de la ignorancia, que es como el reino de la muerte y las sombras; la
Realidad ha de manifestarse con toda su potencia cuando la muerte consciente
rasgue el velo de su ignorancia con la Verdadera Luz de la Sabiduría, y entonces,
solamente entonces, el Maestro Perdido se convertirá en Maestro Secreto y
Perfecto.
El corazón es el objetivo de la búsqueda del Maestro Secreto en la Tumba de Hiram,
que el cuerpo físico representa. Sin embargo, DEBE ENTRAR EN EL CORAZÓN
POR MEDIO DEL PENSAMIENTO Y SUS MODALIDADES, COMO LA
MEDITACIÓN, LA CONCENTRACIÓN, LA IMAGINACIÓN, etcétera.
El ser humano se imagina como piensa; piensa como siente; y siente como desea.
La imaginación es el pensamiento sustentado, que fortalece la voluntad que puede
dominar sin dificultad a la naturaleza física y así, en corto tiempo, el hombre alcanza
el conocimiento de la Verdad.
La Mente Divina es la soberana del Cosmos, y cuando el hombre entra en
contacto con esa MENTE por medio de la imaginación, sus poderes son divinos.
El Maestro secreto cultiva las virtud del Silencio y el Secreto, ya que en el silencio
se oculta un poder que en vano buscaríamos en la palabra hablada todas las
grandes fuerzas y las posibilidades latentes de la Naturaleza trabajan en silencio y
en el silencio cumplen sus mayores milagros.
En general puede decirse que la intensidad y valor de una fuerza y su real eficiencia
obran en razón inversa del ruido con que puede aquélla manifestarse exteriormente;
el ruido más bien suele denotar una atrición, o sea, un desperdicio de energía
que no se ha concentrado perfectamente en la finalidad hacia la cual la misma
fuerza fue dirigida.
Cultivar el silencio, en todo lo que se refiere a nuestros proyectos y actividades
es, la mejor manera de asegurar su realización en la forma más deseable, pues
propicia el apoyo de aquellos poderes invisibles que únicamente en el silencio
puede encontrar un medio conveniente para su expresión.
Esta virtud del Secreto y del Silencio nos la enseña la Masonería
fundamentalmente, desde la primera admisión del profano como Aprendiz en el
Templo de sus Misterios; y es la condición que nos asegura un progreso real en
la carrera masónica el Secreto final de la Orden no puede comprenderse y
realizarse individualmente sino en el místico silencio de la búsqueda interior.
La eficiente actividad de una Logia y de cualquier agrupación masónica estará
siempre en razón directa del místico Silencio y del Secreto que guardará sobre sus
tenidas y labores; y todo verdadero Masón se reconocerá por las cualidades del
silencio y de la discreción que guarde sobre sus relaciones y conocimientos, así
como sobre todo lo que se refiere a las actividades y proyectos de la orden.
Por lo tanto, el deber y la virtud del silencio exterior sobre las actividades,
aspiraciones y proyectos interiores se hallan justamente remachados en este Cuarto
Grado de realización que introduce a la Masonería Filosófica, Mística y Mágica,
sintetizando la Simbólica, así como la década reúne en sí las primeras 9 cifras en el
mismo nombre del Maestro Secreto y en el signo de silencio que lo caracteriza.
El Santuario es el lugar donde se reúnen los Maestros Secretos con el objetivo de
elevar su conciencia y desprenderse completamente de los errores y
preocupaciones profanas.

Похожие интересы