Вы находитесь на странице: 1из 14

ACADEMIA DE PSICOLOGÍA

Plan de trabajo para la Academia de Psicología

Es cada vez más aceptado señalar que la docencia es una actividad mucho más compleja
de lo que se creía al ser multideterminada y eso la hace difícil de aprehender, tornando
ardua la búsqueda de mecanismos y estrategias para mejorarla. Esto se complica más si
se aborda el tema de la docencia en la educación superior y sobre todo si se trata de
enseñar psicología.

Lo primero porque es una verdad asumida que los docentes de este nivel no tienen por
qué tener una preparación especial como profesores, al suponer que por el hecho de
haber terminado la carrera o estarla ejerciendo, ello los habilita automáticamente para
enseñarla. Además, porque se asume como una actividad sencilla que cualquiera puede
realizar con relativa facilidad. Las nociones anteriores han tenido una sorprendente
permanencia y es sólo hasta fechas recientes cuando estos supuestos han sido
cuestionados. Una de las razones es la actual preocupación por la calidad de la docencia
en educación superior, ya que antes por la rápida expansión de este nivel, la prioridad
estuvo en la contratación de maestros para cubrir la gran demanda estudiantil, sin prestar
mayor atención en asegurar su capacidad docente.
Actualmente dada la generalizada insatisfacción por los resultados de los métodos
tradicionales de enseñanza, en particular por el uso excesivo de la exposición, sinónimo
de enseñanza en este nivel; se han buscado nuevas formas para lograr la adquisición de
los amplios y complejos conocimientos que deben dominar los estudiantes.

La relevancia de abordar la enseñanza de la psicología:

Por las consideraciones anteriores es que preocuparnos sobre las mejoras formas de
enseñar nuestra disciplina tiene varias justificaciones. En primer término, en la urgencia
de reconocerlo (se dice que el primer paso para resolver un problema es aceptarlo), hay
poca preocupación al respecto y por lo tanto “poca ocupación” en nuestro medio. Se
destaca que llego la hora de darle la importancia que merece. En segundo término, ante
la proliferación de instituciones que enseñan psicología habría que preocuparse por la
preparación que están recibiendo esos alumnos y por lo tanto buscar mecanismos para
formar a los docentes en las estrategias idóneas para enseñar la disciplina. De otra forma,
de no tomarse medidas al respecto se estaría cometiendo un fraude con esos
estudiantes, lo cual sin duda es perjudicial tanto para ellos como a la profesión.
A esta importancia cuantitativa debe añadirse la preocupación por lograr que nuestros
estudiantes dominen plenamente los contenidos psicológicos y reciban la mejor formación
posible que los habilite en una práctica profesional eficaz y socialmente relevante.

Los elementos de la enseñanza Los principales elementos que componen la docencia


son:
1. los alumnos
2. los contenidos
3. el contexto
4. las metas de la enseñanza.

El alumno es el destinatario y sujeto de la enseñanza, por eso el maestro debe adecuarla


tomando en cuenta sus características personales y peculiaridades, entre las que
destacan: su nivel de desarrollo psicológico, sus ideas y conocimientos previos, sus
expectativas sobre lo que va a aprender, despertar su interés, atender sus necesidades
para motivarlo. Igualmente, debe tomar en cuenta sus diferencias individuales como son
sus ritmos y estilos de aprendizaje, la personalidad, su nivel socio cultural, etc.

Para que lo enseñado pase a formar parte del bagaje personal del alumno necesita
aprenderlo con sentido, lo cual significa pasar por diferentes procesos cognoscitivos,
mismos que son presentados en un nivel de complejidad creciente; es decir, desde los
más sencillos y elementales como son repetir y reproducir la información, para luego
pasar a los intermedios como son la selección, organización y elaboración hasta llegar, de
manera ideal, a los más complejos entre los que destacan el razonamiento, el
pensamiento crítico, la creatividad, la solución de problemas, etc.

Para dominar estos procesos, así como adquirir de manera profunda lo enseñado y saber
aprender a aprender, es indispensable que el alumno utilice propositivamente las técnicas
y estrategias de aprendizaje para dirigir y regular su propio proceso de adquisición de
conocimientos convirtiéndose en un aprendiz autónomo, lo que le permitirá seguir
aprendiendo a lo largo de su vida. Por las consideraciones anteriores, es ahora una meta
educativa importante la capacidad de convertir al estudiante en un aprendiz estratégico o
saber aprender a aprender, lo cual se resalta en los diferentes documentos de la reforma
educativa del nivel básico.

Aplicación de técnicas y procedimientos:

La psicología no tiene solamente teorías sino que también buena parte del quehacer
profesional del psicólogo consiste en la utilización y manejo de diferentes procedimientos
generales como son: diagnosticar, intervenir y evaluar principalmente. En concreto, lo que
hacemos profesionalmente es, entre otros aspectos, efectuar una terapia, manejar una
entrevista, aplicar adecuadamente distintas pruebas y test, conformar planes y programas
de estudio, analizar estadísticamente los datos, diseñar encuestas, evaluar
intervenciones, utilizar herramientas psicofisiológicas para realizar diagnósticos del
cerebro, dar capacitación o diagnosticar a personas o situaciones, impartir clases de
psicología, aplicar estrategias de psicología comunitaria, etc. Es decir, también nuestra
disciplina tiene un componente aplicado y que por lo tanto requiere que se vaya formando
paulatinamente al estudiante en el dominio de competencias profesionales, en los
contextos o situaciones donde las mismas son pertinentes de emplear. En el capítulo
anterior se destacaba que, una de las principales deficiencias de la enseñanza de la
psicología, es que ha descuidado ofrecer una adecuada formación profesional, para lo
cual es imprescindible disponer de espacios curriculares para realizar prácticas
profesionales. En el esquema 5, se dan ejemplos del conocimiento procedimental o el
saber hacer propio de los psicólogos. Evidentemente la lista no es exhaustiva sino se
utiliza para ilustrar a este tipo de conocimiento en el ámbito psicológico.

Uso de metodologías científicas y profesionales:

Uno de las grandes luchas de nuestra disciplina ha sido pugnar por su reconocimiento
como una ciencia con características muy particulares, pero que no excluía la aplicación
del método científico. Lo anterior ya se consiguió, por ello dentro de la preparación
profesional es común encontrar como aspectos centrales a los temas metodológicos;
entre los que destacan los elementos teóricos de la investigación científica y social, la
preparación y uso de los diferentes tipos de diseño de investigación; así como de la
elaboración y/o utilización de los instrumentos de recabación de información y sobre todo
la aplicación de análisis estadísticos y cualitativos.
Finalmente, se espera que el estudiante pueda reportar lo investigado de manera formal.
Estas serían las habilidades metodológicas básicas, sólo se añade que no debería
privilegiarse en la formación profesional a una sola aproximación metodológica, como
frecuentemente ocurre, ya que en nuestro medio es abrumador el predominio del enfoque
cuantitativo, derivado del positivismo.

Sugerencias para mejorar la preparación profesional del psicólogo:

Cuando se presentaron los principales problemas y deficiencias de la enseñanza


profesional de la psicología, se señalaba la necesidad de otorgar mayor atención a
adiestrar a los estudiantes en las habilidades profesionales que sabemos son las más
relevantes. Por ello, es urgente dejar de lado la separación que se da entre el
conocimiento teórico y práctico como si fueran diferenciados; claro que – como
describimos antes - en nuestra disciplina hay contenidos cuya característica más
sobresaliente es de tipo teórico, pero hay otros donde muy bien se puede conjugar lo
teórico y práctico para apoyarse mutuamente. Una forma de romper esta dicotomía, es
que el tipo de problemas profesionales a los que los estudiantes se enfrentan sean el
centro de la enseñanza y la teoría junto con la práctica sirvan como elementos para
resolverlos. Evidentemente no se quiere dar la idea de que se pugna por desechar la
parte conceptual, histórica y filosófica de la psicología, en aras de proporcionar una sólida
preparación profesional en las diversas especialidades de nuestra disciplina, sino que
consideramos que el corpus de conocimiento disciplinario debe enseñarse de manera
significativa y contextualizada y no fragmentada y aislada como ahora se hace. No
olvidando que, si bien en la preparación del psicólogo los aspectos de las corrientes
psicológicas y los histórico – filosófico son importantes, también lo son dominar las
funciones y actividades que sabemos le demanda el campo profesional. Se considera que
si nuestros egresados adquieren estas competencias se elevará la valoración social de
nuestra disciplina y hará más probable su inserción laboral.

Por todo lo dicho, es un reto para los psicólogos ser congruentes con lo que predicamos y
aplicar en nuestra disciplina los conocimientos que tenemos acerca de cuáles son los
mejores procesos y mecanismos para aprender y enseñar, muchos de ellos obtenidos por
la investigación psicoeducativa. Por ello, necesitamos construir ambientes de aprendizaje
que fomenten la activa participación de los estudiantes, donde deberán plantearse
preguntas de enseñanza e investigación, evaluar sus metas de aprendizaje, enfrentarse a
problemas reales del ámbito laboral, vivir en sí mismos distintas experiencias
psicológicas, trabajar en proyectos o en la solución de casos de la vida profesional,
aprender a apegar su comportamiento en los valores éticos de la profesión, así como
desarrollar habilidades y saberes específicos y comparar su rendimiento contra criterios
de éxito planteados claramente.
En conclusión, el psicólogo debe recibir una preparación para que maneje el conjunto de
funciones y actividades demandadas en el ejercicio profesional. Para lograrlo deben
planearse las actividades de aprendizaje donde de un primer momento el alumno observe
la manera cómo el experto o el maestro ejecuta la acción, a otra en la cual se involucra en
su realización bajo la corrección y retroalimentación del docente, hasta concluir con la
ejecución independiente a cargo del estudiante.

Ya en concreto para enseñar la psicología vamos a utilizar para la presentación de las


sugerencias didácticas la clasificación a partir de algunos añadidos, para quedar
clasificados de la siguiente forma:

1) Métodos convencionales o expositivos


2) Métodos experienciales
3) Métodos experimentales
4) Aprendizaje cooperativo
5) Enseñanza de competencias psicológicas

Plan de trabajo con el Docente

Informar:

Dar a conocer el nuevo plan de trabajo en la primera reunión para que el docente:

1. identifique a los alumnos que presentan rezago académico significativo.


2. identificar la conducta que interfiere con el aprendizaje o la o la convivencia del
ambiente escolar.
3. Reportar los casos en las reuniones de Academia.

Orientar y sensibilizar:

1. Brindar estrategias adecuadas según el diagnóstico del alumno para intentar a ayudar y
optimizar el aprendizaje.
2. brindar orientación grupal sobre cómo se llevan a cabo las adaptaciones curriculares.
3. Se sugiere que este tipo de orientación se pudiera llevar a cabo en breves sesiones
dentro de las reuniones de Academia a lo largo de todo el ciclo escolar.
4. Las reuniones de Academia serán una vez por mes, con una duración de dos horas
para poder exponer cualquier tema que se presente.
5. Al final de cada reunión, se elabora y se entrega una Minuta a la Dirección Académica
de Universidad Hartmann Campus Iguala.
Apoyar:

1. Establecer horarios específicos por cada maestro para brindar sugerencias del caso en
particular que se presente en sus grupos.
2. El acercamiento al docente debe de ser una vez al mes.
3. Se llevará una comunicación constante con los padres o tutores de los alumnos que
estén siendo monitoreados.
4. Dar un seguimiento constante a las problemáticas de conductas y emocionales, ya sea
de los alumnos o de los propios profesores.
5. En el caso de que alguien se canalice, deberá de atenderse en el Consultorio dentro de
la Universidad.

Plan de trabajo con el alumno:

1. Una vez referido el alumno a la Academia de Psicología, se le debe aclarar que recibirá
atención psicológica en el área del Consultorio de la Universidad.
2. Se le debe de avisar a los padres de familia de esta situación para su apoyo hacia la
Institución.
3. Los maestros de darse cuenta de que algún alumno requiera apoyo emocional y debe
de referirlo a los docentes integrantes de la Academia de Psicología, así, ellos
concretarán una cita en el Consultorio para el alumno.

Apoyo en selección de maestros:

Los docentes deben de contar con:

 Habilidades intelectuales específicas.


 Dominio de los contenidos de enseñanza.
 Competencias didácticas.
 Identidad profesional y ética
 Capacidad de percepción y respuesta a las condiciones sociales del entorno de la
Universidad Hartman Campus Iguala.

El departamento de psicología propone apoyar en la selección del nuevo personal con el


Test de Minessotta, para identificar las características idóneas para el desempeño del
puesto.
Esta evaluación nos permite darle al docente la retroalimentación necesaria para tomar
las medidas pertinentes y así mejorar su desempeño, su comportamiento y la información
suficiente para tomar decisiones en el futuro.
Al mejorar el proceso de selección se tiene mayor confianza en que el candidato cumple
con las competencias necesarias para la docencia.

Nuestra propuesta de prueba psicométrica es Minessotta. Es una prueba que arroja


características de personalidad necesarias para determinar si el docente es el ideas para
tomar un puesto. Minessotta pronostica el desempeño y el comportamiento que el
docente tendría en su vida laboral. Puede ser aplicado de manera colectiva o individual,
de manera virtual para facilitar el proceso de aplicación y de evaluación.

Esquema de plan de trabajo:

Minuta de reunión

¿QUÉ ES UNA MINUTA DE REUNIÓN?


Las minutas son el recurso escrito de una reunión o audiencia. Proporcionan una
descripción de la estructura de la reunión, comenzando con una lista de los presentes,
siguiendo con los planteamientos y las respuestas de cada uno de los asistentes, y
finalizando con el detalle de las conclusiones arribadas.

No hay consenso en lo que debe o no debe contener una minuta de reunión de una
empresa o ente no gubernamental. Dentro de ciertos límites, los negocios y las
organizaciones privadas pueden seguir las reglas que ellos eligen. Las minutas pueden
ser tan detalladas y comprehensivas como una transcripción, o tan brevemente y sucintas
como una lista simple de las resoluciones o decisiones tomadas.

La función inmediata de la minuta es servir como archivo de datos a la audiencia. Sirve


para guardar en forma escrita la información tratada de manera oral, y mantenerla como
un archivo permanente, disponible para revisar en cualquier momento y por cualquier
razón (por lo general, se revisan las decisiones y compromisos tomados en un
determinado proyecto).

¿QUIÉN REDACTA LA MINUTA DE REUNIÓN?

Usualmente las minutas son escritas por secretarias o por una persona del equipo
asignada para tal efecto. En el caso de los ámbitos públicos y oficiales, por un
mecanógrafo. En cualquiera de los casos, es responsabilidad del encargado de dicha
tarea, tomar notas a lo largo de la reunión e interpretar lo que se trate en la misma.

Redactar una minuta parece ser una tarea bastante fácil, pero realmente involucra
problemas cognoscitivos y verbales para escribir un informe útil. Primero se debe
distinguir lo esencial de lo no esencial, la idea principal de las secundarias o de menor
importancia, y encontrar un lenguaje claro y apropiado para resumir la información e ideas
importantes. En muchos casos este trabajo se complejiza puesto que algunas reuniones
son usadas para establecer disputas y, por lo tanto, la persona encargada de la minuta se
deberá transformar en un juez y juzgar qué aspectos sacar en función del interés y
expectativas de sus colegas.

De todas formas, posteriormente será necesario el consenso de la minuta por parte de


todo el equipo. Si los miembros del comité o del grupo convienen que la minuta escrita
refleja lo que sucedió en la reunión, entonces ésta queda aprobada. Si hay errores u
omisiones, estos pueden ser corregidos o amentados posteriormente. Los cambios de
menor importancia se pueden realizar inmediatamente, y las minutas enmendadas
pueden ser aprobadas según la enmienda prevista.

¿CÓMO REDACTAR UNA MINUTA DE REUNIÓN?

Al momento de su redacción, será necesario tener en cuenta que la minuta debe ser:
Específica. Se deben evitar abstracciones y generalidades. Para ello, será necesario
especificar todo lo que de lugar a confusiones, como: marcas de equipos, tipos de
recursos, fechas y nombres de personas responsables.

Concisa. La información debe ser, preferentemente, breve y puntual. Si bien corresponde


abarcar todo lo que se haya planteado en la reunión (de forma resumida), se deberán
excluir detalles innecesarios, particularmente aquellas discusiones que no llevan a
ninguna parte. La excepción es para los casos de reuniones financieras, en donde es muy
usual incluir ciertos aspectos que pudieran ser catalogados de irrelevantes pero que los
participantes prefieren adherirse a la máxima de “es mejor que sobren a que falten” por
cuestiones de seguridad.

Objetiva. Es necesario eliminar toda subjetividad que denote opiniones, sentimientos,


etc., y que pueda alterar la posterior interpretación de la reunión.

MODELOS DE MINUTA DE REUNIÓN:


Minuta de reunión

INFORMACIÓN GENERAL
Fecha: Hora:
Lugar: Moderador:
Título: Objetivo:

PARTICIPANTES
Nombre y apellido Cargo Referencia

SÍNTESIS DE TEMAS TRATADOS


Tema Situación / Pasos a Responsables Fecha
seguir

NOTAS

TEMAS PENDIENTES
-

Próxima reunión:

Nombre y firma del presidente de la Academia


Minuta de reunión

Datos de la reunión

Fecha:
Lugar:
Objetivo/s:
Reunión convocada por:

Participantes

Nombre y apellido Cargo Referencia

Temas tratados

1. Tema 1
Detalle del
tema…………………………………………………………………………………..
…………………………………………………………………………………………
…….......

2. Tema 2
Detalle del
tema…………………………………………………………………………………..
…………………………………………………………………………………………
…….......

Compromisos asumidos
Descripción Responsable

Temas pendientes

1. Tema 1
Detalle del
tema…………………………………………………………………………………..
…………………………………………………………………………………………
…….........

Próxima Reunión: FIRMA

La Evaluación del Docente Universitario

La evaluación es una actividad sistemática y permanente integrada dentro del proceso


educativo con el fin de mejorar este proceso, ayudar y orientar al docente y al alumno,
criticar y mejorar los planes y programas de estudio, sus métodos y sus recursos. Un
procedimiento que ofrece y define información útil para juzgar decisiones alternativas. Las
partes evaluadoras examinan a los docentes para ver si son satisfactorios mediante
nuestras expectativas y estándares de excelencia.
Se hace una reunión sistemática de evaluación de las actividades del profesor.
Se considera válido retomar sólo algún aspecto a evaluar y recordar que dependerá de:
¿Qué queremos evaluar?, ¿cómo evaluar?, ¿cuándo evaluar?, ¿quiénes evaluar?, y ¿a
quiénes se les proporciona estos resultados? Estas interrogantes son básicas para todo
proceso evaluativo.
Al planificar o dirigir una evaluación, debe de tenerse en cuenta una serie de cuestiones:
¿La evaluación debe ser comparativa?
¿Qué valores deben de ser mencionados al juzgar los resultados?
Las buenas evaluaciones deben de ser realizadas por un personal especializado.

Tipos de evaluación

La evaluación diagnóstica:

Tiene lugar antes de iniciar un proceso de enseñanza-aprendizaje o en determinados


momentos dentro de la realización del mismo. Su finalidad es determinar el grado de
preparación de los docentes antes de iniciar una unidad de aprendizaje con la intención
de identificar dificultades o errores en el aprendizaje y aciertos previsibles en el futuro, en
virtud de su estado actual en el aprender.
Este tipo de evaluación se debe de realizar con los docentes que están a punto de ser
reclutados, el personal encargado de aplicarla debe de pertenecer a la Academia de
Psicología. Pueden ser dos integrantes quienes lo están evaluando. Se le evaluará por
medio de una clase muestra, determinado día (con propio aviso en hora y fecha) para
que el docente novato desarrolle a lo largo de 20 minutos máximo algún tema sobre la
materia o materias que va a desempeñar dentro de la Institución.

En el caso de que los docentes no sean novatos, cada mes se les estará evaluando
dentro de su aula, mientras se encuentra trabajando con sus alumnos de manera
cotidiana. Esta evaluación durará lo necesario para poder obtener información necesaria
sobre su clase, temas vistos o materias.
La evaluación formativa:

Se aplica dentro del proceso didáctico, su finalidad es emitir un juicio detectando el nivel
de aprovechamiento del alumno de tal manera que los lleve a la consecución exitosa de
objetivos de instrucción. Es periódica y frecuente.

La evaluación sumativa:

Regularmente se limita a establecer un juicio global sobre la superación o no de la


totalidad del proceso didáctico. Tiene que ver con la toma de decisiones y el control. Se
valoran productos o procesos terminados, determina si todo salió de manera positivo o
negativo.

Evaluación del desempeño

Incluimos los rendimientos y logros que conforman un cuadro general de formas


diferentes de abordar y resolver el problema de la evaluación, ya sea del estudiante, del
docente o de la Institución en general.
Uno de los objetivos de la evaluación del desempeño es obtener información para
retroalimentar a los profesores sobre sus prácticas educativas con el objeto de tener
mejores herramientas para el perfeccionamiento o actualización del docente. Debe de
recibir una buena asesoría, consejería o capacitación desde el inicio como novato.

Para alcanzar los objetivos básicos, deben de establecerse aspectos como los siguientes:

 Políticas o programas de capacitación.


 Incentivos por el buen desempeño
 Sanciones por el mal desempeño
 Auto-perfeccionamiento del docente y del estudiante
 Recursos humanos como un departamento que participa en dialogar y solucionar
situaciones que causen preocupación de cierta manera.
 Estímulo a las iniciativas personales y grupales.
 Retroalimentación continua y permanente de las evaluaciones.
Sobre las bases de estos indicadores, se sugieren diferentes áreas laborales donde se
evalúa a los docentes:

 Cantidad de trabajo
 Calidad de trabajo
 Dependencia.
 Habilidad para trabajar solo.
 Habilidad para trabajar con otros
 Asistencia.
 Puntualidad
 Reconocimiento del trabajo
 Iniciativa en el trabajo
 Esfuerzo.

Por todo esto, consideramos pertinente la evaluación de los profesores para dar cuenta
de la libertad de la que goza, los medios de qué dispone, el número de alumnos con los
que trabaja, el tipo de institución en la que ejerce la profesión, los estímulos que tiene, las
condiciones de trabajo, la formación que ha recibido; sólo así podrá facilitar una toma de
decisiones justa y racional.

La evaluación del profesorado, dentro de las políticas de calidad, abarca diversos


aspectos, siendo el desempeño docente especialmente relevante, ya que evalúa su
conducta en el aula. En este estudio de metodología observacional, se observa el
comportamiento en el aula de siete docentes, codificándose para cada uno seis sesiones
de una hora. Los datos se han analizado mediante análisis secuencial de retardos, que
permite determinar los patrones de comportamiento de los docentes y su interacción con
su alumnado. Se concluye que el profesorado estudiado presenta un estilo docente
centrado en el aprendizaje, siendo sus clases activas y participativas.
Se encuentran patrones generales y otras específicas de cada profesor. Se observan
comportamientos indicadores de buenas prácticas docentes.

El escenario educativo está constituido por varios elementos: profesor, alumnado,


contenidos, metodología, objetivos y contexto, que interaccionan entre sí y cuya acción
básica es la de enseñanza-aprendizaje. El profesorado constituye una pieza clave en la
determinación de la calidad de la educación, por lo que su evaluación es especialmente
relevante para mejorar las instituciones educativas.
En la educación universitaria, la evaluación de la docencia es entendida como un proceso
que permite informar, a la institución y a la sociedad, sobre el proceso de enseñanza-
aprendizaje, conocer la eficacia y eficiencia de dicho proceso, evaluar al profesor en el
desempeño docente y mejorar la docencia que se imparte.
Resalta también en la importancia de evaluar la mayoría de las cuestiones y componentes
críticos del desempeño docente, tanto desde un punto de vista conceptual como político,
atendiendo también a aspectos metodológicos. Además debe recoger aspectos
multimodales (conducta, actitudes, aptitudes, conocimientos, forma de exponerlos),
teniéndose que recabar los datos en diversas fuentes apresando los distintos aspectos
que se desarrollan en el proceso de enseñanza-aprendizaje dentro del aula, que van
desde los relacionados con el profesor y la eficacia docente, el desempeño, la
acreditación y la formación docente, hasta la relación de la materia que se imparte, así
como los estilos de los docentes.
En este estudio se aborda la evaluación de los comportamientos que desarrolla el docente
universitario en el aula a través de metodología observacional, estudiando tanto la
aparición de comportamientos de relevancia docente, como los patrones
comportamentales desarrollados, posibilitando la determinación de la calidad de su
docencia.

Funciones docentes:

• Organización: Estructuración del contexto: disposición del material didáctico, establecer


la normativa, determinar el tiempo de las tareas, etc.
• Comunicabilidad docente: Explicación de contenidos de forma comprensible para el
alumnado.
• Motivadora: Estimular el aprendizaje del alumno.
• Control comportamental o regulación del grupo: Gestión del orden en el aula.
• Orientación y asesoramiento: Directrices para el desempeño de las tareas del alumnado.
• Interacción del estudiante: Intervenciones del alumnado por iniciativa propia o
respondiendo al docente.
• Interacción disruptiva: Conducta del alumnado que impide el desarrollo de la clase.
• Interacción general: Comentarios con contenidos ajenos a las explicaciones de esa
clase.
• Categorías instrumentales.

El objetivo fundamental de este trabajo ha sido evaluar el comportamiento del profesorado


en su desempeño profesional, en el contexto de aula, analizando su conducta real en el
aula, para cubrir uno de los aspectos relevantes y más válidos en la determinación de la
calidad del profesorado.
Este tipo de evaluación requiere contar con instrumentos de observación de probada
bondad, rigurosos y, en la medida de lo posible, estandarizados. No obstante, exige el
entrenamiento de observadores, realizado siguiendo el protocolo estandarizado por el
equipo de investigación, haciendo también la adaptación del instrumento al español de
México.
Finalmente, cabe señalar que, si bien hay patrones compartidos, también se observan
secuencias de conducta específicas de los docentes. Por tanto, este instrumento ayuda
no sólo a una evaluación estática de la conducta del profesor, sino que también permite
hacer recomendaciones de mejora que, a la postre, es la conclusión adecuada de
cualquier evaluación. La metodología observacional es rigurosa, flexible y permite obtener
mucha información.