You are on page 1of 5

RELIGIÓN

HUYE DE LA PLAGA GLOBAL

STEPHANY RODRIGUEZ
RENGIFO
11-1
RELIGIÓN
Globalización de la religión y la vida: Huye de la plaga

Stephany Rodríguez Rengifo

Licenciado Fernando Osorio

Institución Educativa Cárdenas Centro


Grado 11-1
Religión
Palmira- Valle del Cauca
2019
Huye de la plaga mundial

El presente ensayo busca aludir a la ‘La globalización’, es un

proceso económico, tecnológico, político, social, empresarial y cultural a escala mundial

que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países

del mundo. Sin embargo, todo esto no es tan satisfactorio, ya que la globalización es la

principal promotora de la decadencia ético-moral, y cultural del milenio, esto no puede

ocurrir; a mi juicio, sería un craso error. Por eso aquí vamos a hablar de crisis, pero no

principalmente de la crisis arrolladoramente reconocida, sino de la crisis del cambio

generacional que atraviesa a nuestro mundo y que se conoce como globalización, que

también tiene que ver con la situación que nos aflige.

Ciertamente, todo está cambiando, se dio un gran paso hacia la libertad de pensamiento;

La sociedad emergente viene sin manual de instrucciones. Y, por supuesto, la Iglesia no

queda al margen de la crisis. Según Quiñonez Alejandro (2017) expresa en la página 43 de

su fragmento que la globalización genera “Más facilidad en el acceso y a la hora de

compartir las habilidades y el conocimiento”. Con base a esto, se puede inferir que existe

una mayor responsabilidad en no perder la identidad social basado en el respeto de la

dignidad humana, la paz, la justicia y pensamiento correspondiente a la cultura de una

población. La globalización es la búsqueda de sentido y de renovadas miradas y

sensibilidades camino a la unificación cultural, por tanto, aspectos como el capitalismo, las

tendencias e ideologías han llevado al ser humano a perder su identidad. Hay un gran

desafío en la forma de vivir nuestra fe en justicia y solidaridad. Pero no me refiero a un reto

intelectual, sino a todo un modo de vida que exige la conversión de las personas y las

relaciones sociales en las que vivimos.


Argumenta Castro Sofía (página 80-domuento campuscultural) que “La globalización

es la plaga zombi”, el ser humano ya no piensa por sí mismo, ya se dejan infectar de

cualquier ideología de moda que esté vigente. Gracias a Dios, es un poco más sencillo darse

cuenta de que, necesitamos comprender el momento que vivimos, sin dar por sentado que

lo conocemos, porque a poco que nos detengamos a examinar la propia experiencia y la

realidad que nos rodea, nos haremos cargo de lo ignorantes que somos respecto de nosotros

mismos y de lo pobre de nuestra percepción del mundo y la sociedad. La única cura a esta

plaga zombi es apropiarnos de las concepciones tradicionales, no perder el rumbo enfocado

hacia el libertinaje, nuestra identidad no DEBE DESAPARECER.

Ciertamente, “La globalización es interdependencia hacia un mundo como un todo

unificado, donde dependemos unos de otros” Portocarrero Luis (2018). La globalización

es pluridimensional, pues, se le debe atribuir el desarrollo en el terreno económico y

financiero, sólo comenzamos a entender su dinámica cuando nos hacemos conscientes de

estar ante un proceso plural, tanto en sus factores y dimensiones, como en los ritmos y

rumbos diferentes que tiene en cada país y zona del único y solo mundo. Pero reconocer la

pluridimensionalidad de la globalización, nos enfocamos en el poder que tiene mediante los

medios de comunicación, condicionando todo a un vínculo directo de información y de ahí

su carácter irreversible. Aula de Teología (Santander, 31 de marzo de 2009) “El cristiano

es víctima ante la globalización, las nuevas tecnologías de la comunicación y la

información” es obvio que Internet juega un papel estelar y representa, como pocas cosas,

la ambivalencia de las transformaciones éticas y morales.

Para concluir, La globalización en la religión y la vida es la decadencia de los principios

ético-morales que regían el orden y pensamiento de una población. La formación de una


sociedad mundial en la que los poderes políticos, económicos y culturales se ven cada vez

más remitidos recíprocamente unos a otros y se tocan y se complementan mutuamente en

sus respectivos ámbitos, se aumentan el desarrollo de posibilidades para hacer y destruir

que, más allá de lo que hasta ahora era habitual, plantean la cuestión del control legal y

ético del poder. El encuentro de culturas y religiones como matriz de universal: en el

proceso de encuentro y compenetración de las culturas se han quebrado y, todo esto se le

atribuye a la libertad ideológica influenciada a nivel mundial.