Вы находитесь на странице: 1из 76

UNIVERSIDAD NACIONAL DE UCAYALI

ESCUELA DE POST GRADO

UNIVERSIDAD NACIONAL DE UCAYALI ESCUELA DE POST GRADO MAESTRIA EN GESTION PÚBLICA ASIGNATURA FUNDAMENTOS DE LA

MAESTRIA EN GESTION PÚBLICA

ASIGNATURA

FUNDAMENTOS DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA

TEMA

APORTES DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA EN:

EGIPTO

CHINA

GRECIA

ROMA

IGLESIA

CATOLICA

ROMANA

IMPERIO

INCA

DOCENTE

REVOLUCION

FRANCESA

ALEMANIA

MEXICO

LIC. MAG. MANUEL ROCHA GONZALES

ALUMNO

ING. AGRON. OSCAR MILTON HIDALGO ACUÑA

PUCALLPA PERU

2019

INTRODUCCION

En la historia de la humanidad siempre existió el trabajo, la historia de las organizaciones y de su administración comenzó en época reciente. Las actuales concepciones administrativas son la resultante de un proceso iniciado en los mismos albores de la humanidad y que ha venido evolucionando y adquiriendo sus propios perfiles a través de diferentes épocas y etapas. Se puede afirmar que la administración es tan antigua como el hombre. Al repasar la historia de la humanidad, aparece la huella de pueblos que trabajaron unidos en organizaciones formales. Ej: Los ejércitos griegos y romanos, la Iglesia Católica Romana, la Compañía de las Indias Orientales. Prof. Lic. Vicente Bracho 1. La administración en la época antigua: antecedentes históricos: Las personas también han escrito sobre cómo lograr que las organizaciones sean eficientes y eficaces, desde mucho antes de que términos como "administración" fueran de uso común. En toda su larga historia la administración se desarrolló con una lentitud impresionante. Sólo a partir del siglo XX cuando las personas le dieron la mayor importancia a la administración; en este siglo la administración atravesó etapas de notable desarrollo que posibilitaron su consolidación actual. Entre los eventos y personajes más significativos que marcaron su huella en la historia de la administración, mencionamos a continuación: Prof. Lic. Vicente Bracho Fueron los primeros en tener escritura, los sacerdotes llevaban en forma arcaica, el control administrativo del cobro de los impuestos. La ascensión de Sargón I en 2334 a.C. marcó el comienzo de la dinastía de Acad; la lengua acadia es la básica de los textos escritos en este tiempo, especialmente el antiguo dialecto acadio. Con el declive de esa dinastía hacia el 2200 a.C., Acad fue eclipsada y la lengua sumeria se convirtió otra vez en el lenguaje normal de la administración, aunque en los próximos mil años los reyes se denominarán a sí mismos reyes de Sumer y Acad. Bajo la tercera dinastía de Ur (o Ur III), hay un masivo crecimiento de la burocracia real con el consiguiente aumento de textos administrativos sin parangón (comparación) en ningún otro período de la historia de Mesopotámica. Se pueden distinguir cuatro grandes períodos en la lengua sumeria:

REVISION BIBLIOGRAFICA

DEFINICIÓN ETIMOLÓGICA DE LA ADMINISTRACIÓN.

Se originó del término “ministrare” del latín clásico que significaba “servir un encargo” y se refería al trabajo delegado a un capataz. “Administratio” se formaliza en la Edad Media como la actividad responsable de “cuidar el manejo de”. De este vocablo se derivaron “ministere”, “ministerialis”, “ministro”, que en el medioevo significaba “funcionario dirigente”.

“Administrare”, “administrator”, “ministro”, “administratio” se refirieron a la actividad del asistente, del consejero auxiliar, posteriormente significó la actividad de gobernar, gestionar, dirigir, manejar, controlar bienes, servicios, acciones de guerra, negocios.

Durante el siglo XIX “administración” adquirió el significado de quien ejecuta la acción de conducir el Estado, debido a que en la mayoría de los países europeos el vocablo Administración se refería exclusivamente al concepto de “administración del Estado” o de “administración pública”, durante todo el siglo XIX Ciencia de la Administración significaba en esos países “ciencia del gobierno”.

DIFERENTES CONCEPTOS DE ADMINISTRACIÓN

La

continuación veremos

disciplina:

ha

administración

sido

el

estudiada

analizada

estos autores

y

aporte de

por

sobre

varios

a

ésta importante

autores,

George Terry: “La administración es un proceso social que mediante el uso adecuado de los recurso se logran los objetivos propios de la empresa”.

Harold Koontz : “Es un proceso distintivo que consiste en planear, organizar, dirigir y controlar para lograr objetivos empresariales mediante el uso de gentes y recursos”.

W. Jiménez Castro: “Es una ciencia social compuesta de principios, técnicas y prácticas; y cuya aplicación a conjuntos humanos permite establecer sistemas racionales de esfuerzo cooperativo, a través de los cuales se pueden alcanzar propósitos comunes que individualmente no es factible lograr”.

Idalberto Chiavenato: “La administración representa no solo el gobierno y la conducción de la empresa, sino también todas las actividades relacionadas con la planeación, organización, dirección y control de la actividad empresarial”.

James Stoner : “Proceso de planificación, organización, dirección y control de del trabajo de los miembros de la organización y de usar los recursos disponibles de la organización para alcanzar las metas establecidas”.

De éstas definiciones podemos inferir las siguientes ideas:

De éstas definiciones podemos inferir las siguientes ideas: Más definiciones sobre Administración: Isaac Guzmán
De éstas definiciones podemos inferir las siguientes ideas: Más definiciones sobre Administración: Isaac Guzmán
De éstas definiciones podemos inferir las siguientes ideas: Más definiciones sobre Administración: Isaac Guzmán
De éstas definiciones podemos inferir las siguientes ideas: Más definiciones sobre Administración: Isaac Guzmán

Más definiciones sobre Administración:

Isaac Guzmán Valdivia Es la dirección eficaz de las actividades y la colaboración de otras personas para obtener determinados resultados.

José A. Fernández Arena Es una ciencia social que persigue la satisfacción de objetivos institucionales por medio de una estructura y a través del esfuerzo humano coordinado.

Henry Siso y Mario Sverdlik Es la coordinación de todos los recursos a través del proceso de planeación, dirección y control, a fin de lograr objetivos establecidos.

Robert F. Buchele El Proceso de trabajar con y a través de otras personas a fin de lograr los objetivos de una organización formal.

American Management Association La administración es la actividad por la cual se obtienen determinados resultados a través del esfuerzo y la cooperación de otros.

Joseph L. Massie Método por el cual un grupo de cooperación dirige sus acciones hacia metas comunes. Este método implica técnicas mediante las cuales un grupo principal de personas (los gerentes) coordinan las actividades de otras.

Elementos del concepto de Administración

La mayoría de los conceptos de administración utilizan los siguientes términos:

Objetivo: la administración siempre está enfocada a lograr determinados fines o resultados.

Eficacia: se refiere a lograr los objetivos satisfaciendo los requerimientos del producto o servicio en términos de cantidad y tiempo.

Eficiencia: esto es hacer las cosas bien. Es lograr los objetivos garantizando los recursos disponibles al mínimo costo y con la máxima calidad.

Grupo social: es necesario que exista un grupo social para que se de la administración.

Coordinación de recursos: en la administración se requiere combinar, sistematizar y analizar los diferentes recursos que intervienen en el logro de un fin común.

Productividad: es la relación entre la cantidad de insumos necesarios para producir un determinado bien o servicio. Es la obtención de los máximos resultados con el mínimo de recursos, en términos de eficiencia y eficacia.

Con estas definiciones podemos decir que la administración es el proceso cuyo objeto es la coordinación eficaz y eficiente de los recursos de un grupo social para lograr sus objetivos con la máxima productividad.

Pero podemos decir más sobre Administración:

La Administración se define como el proceso de diseñar y mantener un medio ambiente en el cual los individuos, que trabajan juntos en grupos, logren

eficientemente los objetivos seleccionados. Es también el proceso de obtención

y organización de recursos y de cumplimiento de metas a través de otras personas.

La Administración es dinámica, no estática. Administración también significa una teoría o disciplina que surgió en relación con el estudio sistematizado de la planeación, organización y control del trabajo, recursos y resultados en las organizaciones productoras de bienes y servicios.

La Administración es una de las actividades humanas más importantes y tan antiguas como las organizaciones tradicionales: el Estado, el ejército, la iglesia. Desde que los seres humanos comenzaron a formar grupos para alcanzar objetivos que no podían lograr como individuos, la administración ha sido esencial para asegurar la coordinación de los esfuerzos individuales.

A medida que la sociedad ha venido a confiar cada vez más en el esfuerzo del

grupo y a medida que muchos grupos organizados se han vuelto grandes, la

tarea de los administradores ha cobrado cada vez más importancia.

Los administradores tienen la responsabilidad de emprender acciones que permitan que los individuos hagan sus mejores aportes a los objetivos del grupo.

Administrar es observar lo que nos rodea. Es “una serie de actividades interdependientes destinadas a lograr que una cierta combinación de medios puedan generar una producción de bienes económicos o socialmente útiles”.

A la administración también se le ha llamado “el arte de lograr que se hagan ciertas cosas a través de las personas”. Esta definición de Mary Parker , se centra en el hecho de que los gerentes cumplen las metas organizacionales haciendo que otros desempeñen las tareas que se requieren , no desempeñando ellos mismos esas tareas.

La administración es eso y mucho más, y de ahí que ninguna definición haya sido aceptada en forma unánime. Por esto se puede decir que la administración es el proceso de planear, organizar, dirigir y controlar los esfuerzos de los miembros de la organización, y de aplicar los demás recursos de ella para alcanzar las metas establecidas.

El proceso es una forma sistemática de hacer las cosas. Definimos la administración como un proceso porque todos los administradores, prescindiendo de sus habilidades o aptitudes, realizan ciertas actividades interrelacionados con el fin de lograr sus metas deseadas.

La definición indica asimismo que los administradores utilizan todos los recursos de la organización para alcanzar sus metas. Las personas son el recurso más importante de cualquier organización, pero los administradores limitarían sus logros si no recurrieran además a otros recursos disponibles. Por último se afirma que la administración consiste en cumplir con las metas formuladas de la organización. Ello significa que los gerentes de cualquier organización trataran de conseguir finalidades específicas. Desde luego estos fines son peculiares de cada organización. La meta establecida de una universidad será dar a los estudiantes una educación integral en una comunidad académica. Cualesquiera que sean las metas de una organización particular, la administración es el proceso en virtud del cual se consiguen esos objetivos.

La administración nace con la humanidad por lo cual su carácter universal, se encuentra presente en todas partes, y en todos los ámbitos, esta imparte efectividad a los esfuerzos humanos, y en general es esencial para cualquier organismo social. A continuación se verán algunas de sus características y su importancia.

CARÁCTERÍSTICAS

Universalidad: El fenómeno administrativo se da donde quiera que existe un organismo social ya que dentro de estos siempre tiene que existir una coordinación sistemática de medios.

Especificidad: La administración siempre se encuentra acompañada de ciencias de diferente índole como: la economía, la contaduría, la ingeniería entre otras, sin embargo esta mantiene su especificidad a pesar de su estrecha relación en los diferentes procesos.

Unidad del proceso: A pesar de que el proceso administrativo este compuesto por diferentes etapas, este es único, este es constante, lo que varia es su grado

de aplicación en los diferentes procesos en los cuales se desee aplicar. Siempre se debe mantener la interacción de sus elementos: planeación, ejecución, control, re direccionamiento.

Unidad jerárquica: Todas las personas que tienen carácter de jefes en un organismo social, tienen un nivel de participación, este lógicamente esta dado en distintos grados y modalidades, forman "un solo cuerpo administrativo, desde el Gerente General, hasta el último mayordomo.

También podemos señalar algunas características que diferencian a la administración de otras actividades humanas:

a la administración de otras actividades humanas: personas. to, un objetivo que se traduce fundamentalmente

personas.

a la administración de otras actividades humanas: personas. to, un objetivo que se traduce fundamentalmente progreso

to, un objetivo que se traduce fundamentalmente progreso personal, empresarial y nacional.

en el

progreso personal, empresarial y nacional. en el de todas las personas que lo integran. iante las

de todas las personas que lo integran.

y nacional. en el de todas las personas que lo integran. iante las personas, sin embargo

iante las personas, sin embargo se debe diferenciar que la administración es la actividad en sí y no las personas que la cumplen.

es la actividad en sí y no las personas que la cumplen. responsabilidad de todos, en

responsabilidad de todos, en todo nivel, y no sólo del grupo directivo, menos de los propietarios (inversionistas).

grupo directivo, menos de los propietarios (inversionistas). efectiva, requiere de conocimientos, habilidades y actitudes

efectiva, requiere de conocimientos, habilidades y actitudes de parte de las personas que la integran.

y actitudes de parte de las personas que la integran. Finalmente siendo una actividad, por si

Finalmente siendo una actividad, por si misma no se puede valorar como buena o como mala, sino a través de los resultados que obtienen.

IMPORTANCIA

La administración brinda el éxito a cualquier organismo social ya que estos dependen directa o indirectamente de esta, porque necesitan administrar debidamente los recursos humanos y materiales que poseen.

Una adecuada administración hace que se mejore el nivel de productividad.

La administración se mantiene al frente de las condiciones cambiantes del medio, ante esta situación proporciona previsión y creatividad.

Indudablemente su gran emblema es el mejoramiento constante.

La eficiente técnica administrativa promueve y orienta al desarrollo de cualquier organismo social.

Imparte efectividad a los esfuerzos humanos.

Posibilita hacer mejor uso de los recursos, evitando desperdicios y sobrecostos innecesarios.

Permite aprovechar y desarrollar las potencialidades del factor humano.

Siendo un actividad humana proporciona previsión e imaginación, evitando la rutina y la improvisación.

Permite mantenerse alerta y salir al frente ante las situaciones cambiantes.

La administración directamente relacionada al manejo y desarrollo de las empresas genera un fuerte impacto en la vida humana puesto que:

Satisface necesidades espirituales y materiales fundamentales, principalmente de sus integrantes. Posibilita una mejor y mayor producción, por lo que se constituye en una fuente de riqueza para el país. Satisface adecuadamente las necesidades de la comunidad (consumidores). Mejora las condiciones ambientales, dando valor agregado al entorno socia y geográfico. En general busca la superación y bienestar de la sociedad. (1)

“En toda empresa la única posibilidad de competir, es aplicando una efectiva administración”.

LA ADMINISTRACIÓN COMO CIENCIA, TÉCNICA Y ARTE

Para saber si la administración es arte, ciencia o técnica se definirá cada uno y luego se mostrarán algunas posiciones referentes a esta temática como la de Valladares Rivera y la de Kliksberg.

Ciencia:

Definición: Conjunto de conocimientos ordenados y sistematizados, de validez universal, fundamentados en una teoría referente a verdades generales. o Objeto: Conocimiento del mundo búsqueda de la verdad. o Método:

Investigación, observación, experimentación, encuesta. o Fundamento: Leyes generales, principios.

Técnica:

Definición: Conjunto de instrumentos, reglas, procedimientos y conocimientos, cuyo objeto es la aplicación utilitaria. o Objeto: Aplicación o utilidad práctica. o Método: Instrumentos, procedimientos, conocimientos científicos. o Fundamento: Principio y reglas de aplicación práctica.

Arte:

Definición: Conjunto de técnicas y teorías, cuyo objeto es causar un placer estético a través de los sentidos. También se dice de la virtud, habilidad o disposición para hacer bien una cosa. o Objeto: La belleza, la habilidad de Expresión. o Método: Técnicas, teorías, emotividad, creatividad. o Fundamento:

Reglas.

Según Valladares Rivera "La administración es indudablemente un arte y que la aplicación artística de los conocimientos seguirá siendo tal vez la mayor pericia de un gerente. Aunque el estado de la ciencia en la administración puede llamarse inexacto, también es una ciencia aunque no en el sentido lato de las ciencias físicas o naturales".

Según Kliksberg:

1. Existe la posibilidad de un conocimiento científico de las organizaciones, o sea, de estructurar una ciencia de la administración. Dicha ciencia partiría de una premisa: las organizaciones, como otro fenómeno del mundo de lo natural y de

lo social encausan su comportamiento dentro de determinadas regularidades y se propondría la explicación de dichas regularidades. Tendería a crear teorías explicativas del comportamiento de la organización.

2. Existe también la posibilidad de un conocimiento técnico de las instituciones, o sea, de una tecnología administrativa. Las técnicas de administración deberían basarse en las conclusiones alcanzadas por el conocimiento científico, y su objetivo sería el de orientar el comportamiento global de las organizaciones y el de cada una de sus áreas y componentes, hacia los objetivos deseados. Las técnicas se integrarían con cuerpos de normas, conformadas a nivel de los distintos tipos de problemas de la organización.

3. Las características de conocimiento artístico no guardan relación con el contenido de la administración. La administración no entraña una actitud de carácter espiritual, desarrollada por métodos intuitivos vivénciales, ni su objeto es desde ya la creación artística. Los errores cometidos por diversos autores al asignarle la calificación de arte, obedecen al desconocimiento lingüístico o conceptual de las diferencias que guarda con el conocimiento artístico.

¿Ciencia, técnica o arte? La administración es en parte una ciencia

porque se fundamenta en principios y métodos. Tiene su parte de técnica en la aplicación o utilidad práctica. Y es en parte arte porque en la administración se necesita de creatividad para poder alcanzar los objetivos exitosamente. Por lo tanto la administración es un conjunto de las tres.

Entonces

Elementos

Ciencia

Técnica

RELACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN CON OTRAS CIENCIAS

La administración tiene relación con las siguientes ciencias:

La economía: aporta conceptos y técnicas como los de valor, capital, costo, rentabilidad, riesgos, etc. temas fundamentalmente en la administración de las empresas.

La sociología : le ofrece la aplicación de categorías tales como: autoridad, jerarquía, conflictos, grupos, poder. Idiosincrasia, etc. que siempre están presentes en la práctica administrativa.

La psicología: quizás la más pertinente, le ofrece sus aportes sobre motivación, caracteres, personalidad, expectativas. Complejo, etc.

La geografía: y dentro de ella prioritariamente la ecología la permiten a la administración conocer y aplicar las características inherentes para crear, establecer y hacer funcionar una empresa en algún lugar específico.

La ética: resulta en estos tiempos quizás la más importante, donde la corrupción o falta de valores constituyen la característica predominante y constante de la práctica administrativa a todo nivel.

La matemática: en cuanto ayuda, mediante los algoritmos, a la solución precisa de múltiples y complejos problemas que se presentan diariamente en las actividades administrativas.

El derecho: entendido como el conjunto de normas que rigen la convivencia humana, evidentemente concibiendo la norma como medio.

La política: en cuanto define, orienta, la actividad de los demás (individuos y grupos) para lograr el bienestar común.

ADMINISTRACIÓN Y ADMINISTRADORES

Es la persona que debe influenciar en los subordinados, para el logro de objetivos tanto personales como organizacionales o institucionales, este motivara efectivamente a los trabajadores y de él dependerá el rendimiento efectivo, él es el guía presta apoyo y da recompensas que van a contribuir a conseguir los objetivos y metas propuestas.

Según el Dr. Mangisch, el administrador debe ser responsable en las cuatros actividades de la administración:

Planeación: La planeación da a la organización sus objetivos y fija el mejor procedimiento para obtenerlos. Además, permiten:

Que la organización consiga y dedique los recursos que se requieren para alcanzar sus objetivos;

Que los miembros realicen las actividades acordes a los objetivos y procedimientos escogidos,

Que el progreso en la obtención de los objetivos sea vigilado y medido, para imponer medidas correctivas en caso de ser insatisfactorio.

El primer paso en la planeación es la selección de las metas de la organización. Después se fijan los objetivos de Los departamentos. Una vez escogidos los objetivos se fijan los programas para alcanzarlos en una forma sistemática, su factibilidad y si serán aceptables a los directivos y empleados.

Los planes hechos por la alta gerencia para la organización en general pueden abarcar períodos de hasta cinco o diez años, pero de acuerdo a los cambios que se viven hoy en día, este período puede ser menor dependiendo de la situación coyuntural por la que atraviese la empresa. La planeación que llevan a cabo en los niveles inferiores, los administradores de nivel primario o de nivel medio comprende períodos mucho más cortos.

Organización: Es el proceso de disponer y destinar el trabajo, la autoridad y los recursos entre los miembros de una organización en una forma tal que puedan lograr los objetivos de la organización de manera eficiente. Objetivos diferentes requerirán un tipo especial de estructura de organización para poder ser realizados. Los administradores deben adecuar la estructura de la organización con sus objetivos y recursos, un proceso que se denomina diseño organizacional.

Liderazgo: El liderazgo implica dirigir, influir y motivar a los empleados para que realicen tareas fundamentales. Es una actividad muy concreta: requiere trabajar directamente con la gente. Al establecer la atmósfera adecuada, los administradores contribuyen a que los empleados den lo mejor de sí.

Control: Por último, el administrador debe cerciorarse de que las acciones de los miembros de la organización la Eleven a la obtención de sus metas. Esta es la función de control y consta de tres elementos:

Establecer normas de desempeño

Medir el desempeño actual

Comparar este desempeño con las normas establecidas

Si se detectan deficiencias emprender acciones correctivas.

Mediante la función de control, el administrador mantiene la organización en la vía correcta sin permitir que se desvíe demasiado de sus metas.”

NIVELES DE LOS ADMINISTRADORES

Administrador de Nivel Superior Responsables de la dirección general de la organización, establecen metas y objetivos generales, interrelacionan a la empresa con su entorno, y buscan y evalúan oportunidades de inversión.

Administrador de Nivel Intermedio Responsables de una determinada área funcional, tiene a su cargo otros administradores de nivel primario. Labor dirigida a concatenar metas de la organización con los resultados del área. Nexo entre nivel primario y nivel superior.

Administrador de Nivel Primario Responsable directo con el trabajo de los operarios de una determinada área funcional y se encarga de supervisar el trabajo de los mismos la dirección general de la organización, establecen metas y objetivos generales, interrelacionan a la empresa con su entorno, y buscan y evalúan oportunidades de inversión.

DESTREZAS ADMINISTRATIVAS

Según Robertz L. Katz “distingue tres tipos básicos de destrezas: Técnicas, humanas y conceptuales, que a su juicio, necesitan todos los administradores. Se desarrollan cada una de ellas a continuación:

Técnica: Dominio de un conjunto de herramientas, procedimientos y técnicas que son dirigidas al cumplimiento

Técnica: Dominio de un conjunto de herramientas, procedimientos y técnicas que son dirigidas al cumplimiento de una tarea.

Ejemplo:

Procedimientos: Tramitación de pedidos

Dpto. Producción

: Elaboración de productos

Dpto. de Ventas:

Ventas del producto.

Dpto. de Finanzas: Crédito al cliente.

Dpto. de Contabilidad: Registro de la transacción.

Técnicas: Presupuestación, Contabilidad de Costos. Planeación y control de inventarios, Evaluación y revisión de programas.

de inventarios, Evaluación y revisión de programas. saber escuchar y entender a las personas (empatía), sin

saber escuchar y entender a las personas (empatía), sin presiones, sino por voluntad propia, implica descubrir las necesidades de otros y motivarlos en ese sentido.

las necesidades de otros y motivarlos en ese sentido. coordinar los intereses generales de la organización

coordinar los intereses generales de la organización con las necesidades del entorno y de los propios trabajadores de la empresa.

Katz afirma que pese a que estas tres destrezas son imprescindibles para una buena administración, su importancia relativa para un administrador en particular depende del nivel que ocupe en la organización La destreza técnica es muy importante en los niveles inferiores de la administración, en contraste con la capacidad humana que es importante para los administradores a cualquier nivel:

como los administradores deben trabajar principalmente con otros, la habilidad que posean para detectar la capacidad técnica de sus subordinados es más importante que su propia calificación técnica: Por último, la importancia de la capacidad conceptual aumenta conforme una persona asciende en un sistema

administrativo basado en los principios jerárquicos de la autoridad y la responsabilidad “

Pero podemos mencionar otra destreza que Harold Koontz hace mención:

mencionar otra destreza que Harold Koontz hace mención: empresa. Ser un buen ingeniero de diseño para

empresa. Ser un buen ingeniero de diseño para deducir al solución práctica de un problema. Capaces de diseñar soluciones a los problemas que se enfrenten.

TRES NIVELES DEFINEN EL DESEMPEÑO DEL ADMINISTRADOR

El administrador debe actuar con:

EFICIENCIA: Es la relación entre los recursos que se utilizan y el producto, procurando minimizar los costos. “Hacer las cosas correctamente”

EFICACIA: Es la capacidad de escoger los objetivos apropiados y lograrlos. Tiene que ver con los fines “Hacer las cosas correctas”.

EFECTIVIDAD: Es alcanzar los objetivos de la empresa haciendo el mejor uso de los recursos para lograrlos. Suma de E + E = EFECTIVIDAD. “Hacer Correctamente las cosas correctas”

ROLES GERENCIALES

ROLES INTERPERSONALES:

- FIGURA DIRECTIVA: Es el representante máximo de la organización tanto para fuera de ella como frente a los trabajadores y accionistas. Es considerado como el responsable de los éxitos y fracasos de la empresa. Define y encamina los grandes negocios, responde frente a los reclamos de los trabajadores, firma los contratos y representa a la empresa frente al Estado y al resto de agentes del entorno.

- LIDER: Es el rol interpersonal mas importante, responsabiliza al gerente de las acciones de sus subordinados, cumple funciones orientadoras y encaminadoras del resto de individuos que integran la organización.

- ENLACE: En su empresa y en el resto, las relaciones con los que nos rodean

son imprescindibles, tanto fuera como al interior de la misma, así surgen los buenos negocios, las buenas relaciones, se solucionan problemas, se aprovechan oportunidades y se eleva la productividad.

ROLES INFORMATIVOS:

- SEGUIMIENTO: El recurso mas valioso para las empresas hoy en día es la

información, con la ayuda de la tecnología se debe buscar constantemente tanto dentro y fuera de la empresa ese recurso relevante que permita tomar las mejores decisiones para el desarrollo de la empresa.

- DIVULGACIÓN: La información conseguida será importante en la medid que

sea distribuida entre los miembros de la organización, para que todos se involucren en las decisiones y aporten a la solución del problema o al aprovechamiento de la oportunidad.

- VOCERO: Este rol se cumple al interior de la empresa, pero su verdadera

importancia radica al exterior de ella, ya que es importante que los que nos rodean conozcan información sobre nuestras acciones.

ROLES DE TOMA DE DECISIONES:

- EMPRENDEDOR: Papel fundamental de todo administrador. Este rol exige tomar decisiones aceptando riesgos en escenarios no certeros pero donde existen oportunidades que otros no pueden aprovechar.

- MANEJO DE CONTRATIEMPOS: El administrador debe prepararse para solucionar todo tipo de problemas, se requiere de su capacidad analítica para analizar el problema y sobre todo encontrar las cusa y solucionarlas.

- ASIGNACIÓN DE RECURSOS: Rol importante porque su habilidad se pone en

juego para saber disponer racionalmente los recursos según las prioridades para asignarlo a sus subordinados.

- NEGOCIAR: Esta función la deberá cumplir con igual importancia dentro y fuera

de la empresa; al interior de ella para negociar con sus trabajadores para satisfacer sus necesidades y sobre todo para involucrarlos en las decisiones que se tomen sobre la empresa. Al exterior negociar con los proveedores, con los socios estratégicos, con los clientes y con los competidores.

APORTE DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA DE EGIPTO (1300 a.C.)

En un principio su economía se basaba en el Río Nilo el cual los proveía de Agua potable, inundaciones periódicas que favorecían la agricultura y además era un canal navegable que desembocaba en el Mar Mediterráneo y surcaba gran extensiones llamadas el valle del Nilo.

A medida que la civilización se desarrolló se llegó a un sistema de administración casi totalmente estatal en donde su característica principal fue su alto grado de centralización.

la agricultura y la ganadería la principal fuente de riqueza de los Egipcios.

desarrollaron formas industriales como la panadería, explotación de canteras, minería, albañilería, alfarería y carpintería.

se organizó la administración con un alto grado de planificación de las actividades industriales, navegación por el rio y sus canales lo cual dio como consecuencia el Comercio Exterior. Esta planificación garantizó el

recaudo del tesoro real. Todas las tierras estaban registradas en lo que emula las oficinas de catastro actuales. Los visires eran comisionados por el faraón para registrar cuentas y elaborar los balances de ingresos y gastos.

según Max Weber los egipcios utilizaron la teoría de la burocracia ya que esta se basaba en una forma de organización humana,

La jerarquización fue un instrumento que utilizaron los egipcios para administrar ya que este trataba sobre el dominio social que resulta de la creciente complejidad de la sociedad, el hombre se esclaviza por la imposibilidad de actuar.

La idea que prevaleció en el antiguo Egipto durante dinastía fue que debía haber una dura coordinación de los esfuerzos económicos de todo el pueblo, a fin de garantizar a cada uno de los miembros de la comunidad y el más alto grado de prosperidad.

los egipcios utilizaron las funciones de la administración las cuales son :

Planeación.

Organización.

Dirección.

Control.

las funciones de la administración las cuales son :  Planeación.  Organización.  Dirección. 

APORTE DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA DE EGIPTO CHINA [1000 a.c.]

El gran filósofo Confucio sentó las primeras bases de un buen gobierno en China,

a pesar de que nunca estuvo satisfecho de los que había aportado con tal fin en

los diferentes cargos que desempeñó, desde magistrado local hasta primer ministro. Al retirarse de la vida pública escribió sobre aspectos políticos y

gobierno, incluyendo su criterio sobre varias cosas. Otros contemporáneos de

Confucio se interesaron también en los asuntos administrativos y de ellos Micius

o Mo-ti fundó, 500 años antes de Jesucristo, una rama de la misma escuela, que

difería fundamentalmente en aspectos filosóficos más que en principios. A través de varios siglos, los chinos tuvieron un sistema administrativo de orden, con un servicio civil bien desarrollado y una apreciación bastante satisfactoria sobre muchos de los problemas modernos de administración pública.

Constitución De Chow:

Antes de gobernar y organizar al mismo gobierno: “Es imposible que alguien que no se organiza internamente o propiamente sea capaz de llevar la batuta de un estado”.

Definición de funciones: “El definir correctamente nos ahorra trabajo y se es más productivo”.

Cooperación: “Es indispensable para mostrar óptimos resultados”.

Procesos eficientes: “Si el proceso es bueno el resultado será mejor”.

Formalidad de elementos humanos: “Es la base de toda organización así que deben de esta bien formalizados para un desempeño optimo y por consiguiente mejores resultados”.

Personal óptimo para Gobierno: “En este renglón no se debe escatimar en el personal mejor capacitado ya que es el que dará mejores secuelas”.

Sanciones: “Es la manera más lógica de y natural de corregir los errores”.

Ajustes para valorar administración: “Este nos servirá para saber como es que nos está funcionando la administración llevada hasta ese momento”.

CONFUCIO: Filósofo, teórico social y fundador de un sistema ético -más que religioso- es considerado el padre de la China ancestral, educador de maestros y pensadores, Kung-Tse (Confucio, para occidente) vivió en la China feudal hace 2.500 años, entre el 551 y el 479 a.C. Sus orígenes eran humildes, desde joven mostró gran inclinación por los libros antiguos, con el tiempo, desempeñó una alta posición como funcionario del estado de Lu, en la actual provincia de Shang- tung. La amplitud y profundidad de su sabiduría, lo llevó a ser conocido como Kung el Sabio (Kung-Fu-Tsu, que los misioneros escribieron como Confucio).

Por una intriga política se vio obligado a peregrinar durante trece años de una corte a otra, intentando persuadir a los monarcas de que adoptaran sus ideas sobre la justicia y la Lejos de la mística y de las creencias religiosas, el confucionismo se propone como una filosofía práctica, como un sistema de pensamiento orientado hacia la vida y destinado al perfeccionamiento de uno mismo. Para Confucio el objetivo, en último término, no es la "salvación", sino la sabiduría y el autoconocimiento. Hoy, pasadas ya cinco décadas de régimen comunista, las familias continúan guardando algunos principios confucionistas, como el respeto a los ancianos y la menor categoría de la mujer en la familia.

REGLAS DE CONFUCIO:

Es obligación de los gobernantes estudiar un problema para dar así la más adecuada resolución.

La solución a un problema deberá ser viéndolo desde una manera objetiva y sin rebasar las reglas de ética profesional.

Se trabaja hacia un pueblo, por lo cual el gobernante se debe tener un amplio criterio de resolución de problemas y de imparcialidad entre funcionarios.

La preocupación básica es lo económico, pero con esfuerzo colectivo se sobrepondrá.

La mente de un gobernante siempre debe de estar trabajando, para mejorar de alguna manera su gobierno sin preferencias de ningún tipo.

El administrador deberá ser de conducta intachable y sin egoísmos hacia sus colegas.

APORTE DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA DE GRECIA ( +/- 400 a.C)

Desarrollaron la ética del trabajo; la universalidad de la administración (Sócrates); iniciaron el método científico para la solución de los problemas. La aportación que dio Grecia a la administración es grande y fue gracias a sus filósofos, algunos conceptos prevalecen aún.

SÓCRATES (469-399 a. C.): Utiliza en la organización aspectos administrativos, separando el conocimiento técnico de la experiencia. Era un personaje polémico, en la historia se encuentran tres versiones acerca de él, la más conocida es la que nos presenta Platón en cuyos diálogos Sócrates es el personaje central, el conduce la discusión y el quien ofrece la mejor solución para la cuestión que se discute.

“No es investigando las cosas del universo como encontramos la verdad,

sino conociéndonos a nosotros mismos”, de allí su frase célebre: “Conócete a ti mismo”. Se le considera a Sócrates como los creados de la ética, por que fue el primero que teorizó sobre los conceptos morales básicos: Lo bueno y la virtud.

Decía

Para alguien haga bien zapatos, es necesario que sepa que es un zapato, que materiales lleva, como se ensambla, etc. Cuando una persona ejecuta actos que los demás llamamos malos, en realidad esa persona no es mala sino ignorante.

PLATON (427-347 a. C.): Habla de las aptitudes naturales de los hombres, da origen a la especialización. En el planteamiento Platónico la cuestión primaria es: ¿Qué es el Hombre? ¿Qué es el alma? ¿Cuál es el origen y la organización política de la sociedad?, ¿en que consiste la moral individual y social? Si hay respuestas para estas últimas cuestiones, quedaría resuelto el problema de la naturaleza o esencia del hombre.

Para Platón la ética y la política eran casi la misma cosa, salvo que una se aplicaba al hombre y la otra a la sociedad. Tratándose del individuo, tiene tres partes: el alma racional, el alma irascible y el alma concupiscible. La función de la primera es conocer y gobernar; la función de las otras dos es actuar bajo el control de la primera. Si esto sucede en un individuo, de el diríamos que es justo. En la sociedad que es como un hombre en grande, también hay tres partes:

Gobernantes, soldados y productores. La virtud de los gobernantes es la prudencia; la de los soldados es la valentía; la de los productores es la moderación, si cada sector cumple con su cometido el Estado será justo, habrá justicia social.

Platón en su libro "La República" da sus puntos de vista sobre la administración de los negocios públicos y el principio de especialización. Platón que dentro de sus grandes

Aportaciones están:

1.- La clasificación de las formas de gobierno que se dividen en:

-Aristocracia: Gobierno de la nobleza o clase alta.

-Oligarquía: Gobierno de una sola clase social.

-Timarquía: Gobierno de los que cobraban rentas.

-Democracia: Gobierno del pueblo.

-Tiranía: Gobierno de una sola persona.

2.- Clasificación de las clases sociales que se dividen en:

-Oro: Eran los gobernantes.

-Plata: Los guerreros y

-Bronce: Eran los artesanos y comerciantes.

3.- Sus obras: "Fedro", "El Banquete", "Las leyes y la república".

ARISTÓTELES (384-322 a. C.): Según Aristóteles, el ser se define como “lo que puede Existir o existe”. Lo que puede existir, pero aún no existe, se llama “ser posible” y lo que existe se llama “ser real”, así por ejemplo, el huevo que tiene todas las condiciones. Apropiadas y las circunstancias favorables para originar un pollo, es un pollo posible. El pollo originado es un pollo real, en consecuencia, el posible es posible, pero todavía no es real; es real cuando pasa de la mera posibilidad a la realidad.

En su libro "La política" distingue tres formas de administración pública:

Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Aristóteles: filosofo que clasificó a la administración pública en:

a) Monarquía: Gobierno de uno sólo.

b) Aristocracia: Gobierno de la clase alta.

c) Democracia: Gobierno del pueblo.

Aparte de los grandes aportes que hicieron estos filósofos hubo más los cuales fueron libros y universidades que trataban la administración.

En Grecia Sócrates enuncia la universalidad de la administración. (Primera universidad de administración fundada en la historia de la humanidad).

Platón en su libro "La República" da sus puntos de vista sobre la administración de los negocios públicos y el principio de especialización. Platón que dentro de sus grandes aportaciones están:

1. La clasificación de las formas de gobierno que se dividen en:

2. Aristocracia: Gobierno de la nobleza o clase alta.

3. Oligarquía: Gobierno de una sola clase social.

4. Timarquía: Gobierno de los que cobraban rentas.

6.

Tiranía: Gobierno de una sola persona.

7. Clasificación de las clases sociales que se dividen en :

8. Oro : Eran los gobernantes

9. Plata : Los guerreros y

10. Bronce: Eran los artesanos y comerciantes.

11. Sus obras: "Fedro", "El Banquete", "Las leyes y la república".

"Disfrutamos de un régimen político que no imita las leyes de los vecinos; más que imitadores de otros, en efecto, nosotros mismos servimos de modelo para algunos. En cuanto al nombre, puesto que la administración se ejerce en favor de la mayoría, y no de unos pocos, a este régimen se lo ha llamado democracia; respecto a las leyes, todos gozan de iguales derechos en la defensa de sus intereses particulares; en lo relativo a los honores, cualquiera que se distinga en algún aspecto puede acceder a los cargos públicos, pues se lo elige más por sus méritos que por su categoría social; y tampoco al que es pobre, por su parte, su oscura posición le impide prestar sus servicios a la patria, si es que tiene la posibilidad de hacerlo.

Tenemos por norma respetar la libertad, tanto en los asuntos públicos como en las rivalidades diarias de unos con otros, sin enojarnos con nuestro vecino cuando él actúa espontáneamente, ni exteriorizar nuestra molestia, pues ésta, aunque innocua, es ingrata de presenciar. Si bien en los asuntos privados somos indulgentes, en los públicos, en cambio, ante todo por un respetuoso temor, jamás obramos ilegalmente, sino que obedecemos a quienes les toca el turno de mandar, y acatamos las leyes, en particular las dictadas en favor de los que son víctimas de una injusticia, y las que, aunque no estén escritas, todos consideran vergonzoso infringir".

Reflexión acerca de la administración en la antigua Grecia.

En todo esto podemos notar el aporte que hizo cada uno de los filósofos en lo que fue la administración de la antigua Grecia , ya que hicieron libros de las mismas y hasta universidades para que las personas entendieran la importancia

que tiene la administración en cada sociedad, aparte de esto cabe resaltar que ellos pensaban que cada persona debía ser juzgada por igual sin importar su posición social, política o económica la cual en estos días manipula lo que debería ser llamado administración.

Aparte de todo lo mencionado anteriormente podemos ver que estos clasifican la administración por etapas las cuales tenían un significado ideológico para ellos como puede ser el ejemplo de: Democracia que se consideraba como el gobierno que gobernaba al favor del pueblo otro ejemplo de este puede ser Aristocracia que es el gobierno que controla la clase alta. Desde mi punto de vista pienso que en el momento de estar vivos estos filósofos vivían bajo un gobierno aristocrático ya que consideraban que las leyes debían hacerse cumplir a todas las personas

igual.

por

APORTE DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA DE ROMA ( +/- 300 a.C)

Una de las civilizaciones que más influyó en el pensamiento administrativo fue el pueblo romano, quien marcó las bases más importantes de la sociedad moderna.

Influyó en la sociedad actual haciendo uso de la administración que incluso teniendo administradores que se hacían cargo de ella, que recibían el nombre de gestores o mandatarios.

La organización de Roma repercutió significativamente en el éxito del imperio romano y aunque no quedan muchos documentos de su administración se sabe que se manejaban por magisterios plenamente identificados en un orden jerárquico de importancia para el estado.

Roma clasifica a las empresas en tres:

Públicas: Las que realizan actividades del Estado.

Semipúblicas: Las que pertenecen a sindicatos.

Privadas: Las que eran manejadas por civiles.

Roma tuvo tres periodos:

1) La república: Donde las actividades eran manejadas por el pueblo y predominaba la igualdad de los derechos. 2) La monarquía: En donde dirigía el gobierno, la alta sociedad y no intervenía el pueblo. 3) La caída del imperio romano: Este periodo se caracterizó por la desorganización.

En la edad media la Iglesia Católica no acepta el lucro y el comercio como una actividad honesta, al no ser aceptado esto, nace una nueva corriente llamada ética protestantita que sí acepta y fomenta la acumulación de la riqueza.

Dentro de sus principales exponentes encontramos a Max Weber, Benjamín Franklin y Martín Lutero.

La Iglesia Católica Romana representa un ejemplo interesante de la práctica de la administración; la estructura actual de la Iglesia quedó establecida, en esencia, en el siglo II d.C.

En ese tiempo se definieron con mayor rigor sus objetivos y doctrinas. La autoridad final se centralizó en Roma.

Se creó una estructura jerárquica simple, que en lo básico aún prevalece sin cambios a lo largo de más de 2000 años.

Catón (primer libro de lectura) enuncia la descripción de funciones.

Después de varios siglos de monarquía, ejercida por soberanos etruscos, la república es instaurada en 509 a. J. C.

En lo sucesivo, todos los ciudadanos forman los pópulos romanus, que se reúne en unas asambleas, los comicios.

Cada año eligen unos magistrados encargados de gobernar el país: Cuestores (finanzas), ediles (administración), y pretores (justicia).

En la cumbre, dos cónsules ostentan el poder ejecutivo, dirigen al ejército y realizan las funciones de jefes de estado.

Acceder a estas diferentes funciones, una después de otra, constituye el curus honorum.

Por último, todos los antiguos magistrados componen el senado, que controla la política interior y dirige la política exterior.

Conquistadores atrevidos, cultivadores y comerciantes prudentes, los romanos manejan con igual ardor la espada que el arado. De esta manera engrandecen sus territorios e implantan una administración encargada de fomentar su desarrollo.

Cada pueblo sometido le suministra soldados y esclavos.

Este sistema subsistirá durante varios siglos y permitirá que los romanos lleven

a cabo una obra gigantesca y múltiple en los límites de su inmenso imperio:

construcción de incontables monumentos, carreteras y acueductos; explotación de minas y canteras, irrigación.

Pero también les quitará el sentido a la lucha y el esfuerzo, dejándolos finalmente desarmados ante las invasiones de los bárbaros, que acabarán con su poderío

a partir del siglo IV de nuestra era.

El espíritu de orden administrativo que tuvo el Imperio Romano hizo que se lograra, a la par de las guerras y conquistas, la organización de las instituciones de manera satisfactoria.

El estudio de estos aspectos se puede dividir en dos etapas principales por las cuales pasó la evolución romana, a saber; La República y el Imperio.

Sin embargo, deben estudiarse también la monarquía y la autocracia militar.

La primera época de la República comprendió a Roma como ciudad y la segunda

a su transformación en Imperio mundial, y es justamente este último período el

que puede ser de mayor interés de estudio por el ejemplo administrativo que ha dado.

Años más tarde, al comienzo de la Era Cristiana, vino otro cambio de gran importancia, al convertirse el Imperio Romano en una autocracia militar establecida por Julio Cesar y mantenida luego por sus antecesores.

Correspondió a Diocleciano (284-205 d. C.) reformar la autoridad imperial; eliminó los antiguos gobernadores de provincias y estableció un sistema administrativo con diferentes grados de autoridad.

Fue así como debajo del emperador venían los prefectos pretorianos (magistrados de justicia).

Bajo ellos los Vicario o gobernantes de la diócesis, y subordinados a ellos los gobernadores de provincias hasta llegar finalmente a los funcionarios de menor importancia.

Entre las limitaciones mayores que se le apuntan a los sistemas administrativos romanos están:

La ampliación de gobierno de la ciudad de Roma al Imperio.

La reunión de las labores ejecutivas con las judiciales.

La disciplina en su organización jurídica, pilar fundamental a la concepción del derecho.

Principales Aportaciones:

Desarrollaron sistemas de fabricación de armamento, de cerámica y textiles.

Construyeron carreteras.

Organizaron empresas de bodegas; utilizando el trabajo especializado.

Formaron los gremios.

Emplearon una estructura de organización autoritaria basada en funciones.

APORTE DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA DE IGLESIA CATOLICA ROMANA

A

través

de

los

siglos,

las

administrativas

y

los

de

la

organización publica se fueron transfiriendo de las instituciones estatales

(como

naciente iglesia católica y a las organizaciones militares. Esa transferencia fue

lenta pero efectiva, tal vez porque la unidad de propósitos y de objetivos, principios fundamentales en las organizaciones eclesiástica y militar, no se encontraba siempre en la acción política que se desarrollaba en los Estados, movida generalmente por los objetivos contradictorios de cada partido, dirigente o clase social.

la

en

el

caso

de

Atenas,

etc.)

a

las

instituciones

de

Nace en Roma la Iglesia católica como institución eclesiástica, con jerarquía, divisiones de actividades religiosas, o división del trabajo, destacando dentro de su organización muchos de los principios administrativos que mucho tiempo después enunciaría Henry Fayol, como: la disciplina, el orden, la unidad de mando y de dirección, la centralización, la autoridad y responsabilidad, etc.

La iglesia cuenta con una organización jerárquica tan simple y eficiente que su

enorme organización mundial puede operar satisfactoriamente bajo el mando de una sola cabeza ejecutiva: el Papa, cuya autoridad coordinadora, según la Iglesia católica, les fue delegada por una autoridad divina superior.

La estructura de la organización eclesiástica sirvió de modelo a muchas organizaciones que, ávidas de experiencias exitosas, incorporaron numerosos principios y normas administrativas utilizadas en la Iglesia católica

APORTE DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA DEL IMPERIO INCA

El Imperio de los Incas tuvo una buena organización administrativa, el soberano Inca, estaba asesorado por un selecto cuerpo de funcionarios, agruparon y organizaron a la población del Imperio en grupos con el objetivo de atender las necesidades de los diferentes pueblos y regiones del imperio, regulando los trabajos en obras de bienestar comunal y también obligaciones con el inca. Estaba basado en los principios andinos de la Reciprocidad y la Redistribución. Para la mejor organización del imperio se necesitó unificar aspectos, tales como el idioma oficial Runa simi, el Ayllu y los Quipus, y el empadronamiento administrativo a base del sistema decimal.

El Runa idioma oficial hablado por las mayorías del pueblo del Imperio es claro y expresivo y se impuso sobre los demás. Ruma Simi quiere decir boca de hombre, lengua del hombre. En la época colonial, se le comenzó a llamar quechua. Los pueblos de la selva que mantuvieron contacto comercial con los incas resultaron también influenciados por el quechua. Se estima, que el quechua procede de la natural diversificación de una única lengua, a la cual se ha llamado protoquechua, que fue hablada en la costa y sierra centrales del antiguo Perú en sus formas Yungay y Chinchay, y que luego se fue expandiendo hacia el sur en reemplazo del aimara. A principios del siglo V, el protoquechua

habría cruzado la cordillera para instalase en la sierra central (Valle del Mantaro) entonces protoaimara hablante, produciéndose la división entre Quechua I (al este) y Quechua II. Hacia el siglo XV, un lengua de esta familia, originaria de la costa central, se consolida como lingua franca de los Andes Centrales, desplazando algunas otras lenguas (entre ellas el aimara) aunque el pueblo llano continuó hablando sus propias y diversas lenguas. En medio de este proceso, los incas esta lengua para sus asuntos administrativos e impusieron su aprendizaje en las diversas provincias de su imperio, sin que esto significara

que

se

prohibieran las lenguas vernáculas.

El sistema político llamado Tahuantinsuyo basaba su poder, en la capacidad para disponer del trabajo de los súbditos. Mediante el control de la población incaica, que se efectuaba a través de los censos mediante organización decimal,

establecieron un control sobre el trabajo, la producción y los impuestos. Dividieron a la población en grupos de familia con sus respectivos jefes. Por tal razón, era importante para el Inca conocer el tamaño de su población. El sistema consistió en organizar a las familias en grupos de 1, 10, 100, 1000 y 10000, sólo con fines censales y para poder hacer una correcta distribución de los trabajadores. Así se tienen:

Purej, encargado de una familia, era el jefe de familia un hatun runa casado

Chunca camayoc ,encargado de 10 familias.

Pachaca camayoc, encargado de 100 familias

Huaranca camayoc ,encargado de 1000 familias

Huno camayoc, encargado de 10000 familias

Huamani o sichi ,encargado de gobernar 40 000 familias en tiempo de guerra

Conviene indicar que los jefes salían elegidos dentro de los miembros de la comunidad y su duración en el cargo es solamente un año. Los funcionarios son nombrados directamente por el inca por varios años esta dimisión muestra un doble sistema mixto democrático y absolutista una característica del aquel imperio andino. Los ayllus se reunían en asambleas denominadas camachicos, donde tratan los problemas y buscan las soluciones mas adecuadas, en cambio los funcionarios nombrados directamente por el inca daban cuenta a sus jefes o al Inca.

Las diversas actividades incaicas obligaban a tener un registro de sus actividades diarias, por eso adoptaron un sistema contable que data de historia entre los primeros pueblos avanzados de los andes: los Quipus. Era un sistema nemotécnico de cuerdas de lana o algodón y nudos de uno o varios colores desarrollados en los Andes. Se conoce que fue usado como un sistema de contabilidad por los funcionarios del Imperio Inca, y se presupone su posible uso como una forma de escritura. Los usaban los quipu kamayoc. Sabios del imperio incaico. Se han hallado quipus en Caral, la ciudad más antigua de América, como también en los centros de la cultura Wari.

El Quipu consta de una cuerda principal, sin nudos, de la cual penden otras generalmente anudadas y de diversos colores, formas y tamaños, los colores y la forma de trenzado de las cuerdas indican los objetos, mientras que los nudos harían referencia a las cantidades, incluyendo el número cero. “Entre los quipus conocidos hay una gran variedad de tamaño y complejidad, pues van desde los muy simples hasta los que tienen más de mil cuerdas”.

Su uso permitía el registro y censos, de cosechas y ganado, se investiga sobre su utilidad como sistema de representación lingüística y de archivos de información y cultura como canciones, poemas leyendas e historia. En los Andes no se conocía la escritura con caracteres sobre una superficie, como se entiende en occidente, fueron los quipus una eficaz herramienta nemotécnica en las labores administrativas de la civilización Inca.

Pablo Macera describe al quipu como el elemento matriz de la cultura inca y que el control político se debió a que con ellos podían llevar un cálculo de los pueblos que controlaban. Para los cálculos se apoyaban en el uso de la yupana o ábaco inca, del cual se conoce su existencia por los cronistas, que hoy en día se ha adaptado como instrumento pedagógico, para enseñanza de las matemáticas en proyectos interculturales, en Perú, Bolivia, y Ecuador.

Se postula que eran sistemas equivalentes a escritos pues es posible lograr más de 8 millones de combinaciones gracias a la diversidad de colores de cuerdas, distancia entre cuerdas, posiciones y tipo de los nudos posibles. Hay algunos pueblos andinos alejados que mencionan tener “escritos” en los quipus de su localidad. En 2005, la revista Science incluye el reportaje “Khipu Accounting in Ancient Perú” (“Contabilidad con Quipu en el antiguo Perú”) de Gary Urton y Carrie J. Brenzine según el cual por primera han descifrado un elemento no numérico en un quipu: un topónimo para el pueblo de Puruchuco al inicio del mismo, constante de tres nudos óctuples.

William Burns Glynn plantea que los quipus eran como libros con una escritura alfanumérica donde los números simbolizados en cada nudo representan una consonante de la lengua quechua y que a su vez, tienen una equivalencia con

los dibujos geométricos utilizados en cenefas textiles y en la alfarería, con lo cual ellos también se convierten en textos de escritura incaica.

Los Quipucamayoc, encargados de llevar la contabilidad, eran los expertos en el manejo de los quipus. Cuyo puesto era hereditario. Eran personas especializadas en el manejo de información en base a los quipus. Es sabido que sólo los funcionarios estatales conocían el uso de los quipus. Éstos eran llamados “khipu kamayuq” (responsable del equipo), generalmente el khipu kamayuq era un varón anciano y la qullqa kamayuqkuna era una anciana, y ambos posiblemente habían sido pareja desde jóvenes.

APORTE DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA DE LA REVOLUCION FRANCESA

La revolución francesa fue un proceso social y político que tuvo lugar entre 1789 y 1799 en Francia y que, con el tiempo se extendió a otros países. Entre sus principales consecuencias, aparece el derrocamiento del rey Luis XVI, lo que puso el fin del Antiguo Régimen (un sistema donde el poder recaía en una sola persona y donde no existía la movilidad social).

Es importante dar a conocer que existen varias causas que fueron las que motivaron que se pusiera en marcha la citada Revolución Francesa. En concreto, entre las mismas se encuentran el que en ese momento existiera una burguesía que había ido ganando poder económico y demandaba también un papel a nivel político, que la monarquía fuera una institución cerrada y rígida, que existiera una importante crisis económica, que las clases populares estuvieran muy descontentas con la situación y que se hubieran ido extendiendo nuevas ideas llamadas ilustradas.

En la historia del mundo contemporáneo, la revolución francesa significó el tránsito de la sociedad estamental, heredera del feudalismo, a la sociedad

capitalista, basada en una economía de mercado. La burguesía, consciente de

su papel preponderante en la vida económica, desplazó del

aristocracia y a la monarquía absoluta. Los revolucionarios franceses no sólo

la

a

crearon un nuevo modelo de sociedad y estado, sino que difundieron un nuevo modo de pensar por la mayor parte del mundo.

La revolución francesa supuso el final del absolutismo y el surgimiento de la burguesía (pequeños capitalistas) como clase social dominante. El poder dejó de ser hereditario o divino, sino que, en teoría, cualquier persona podía ser elegida para acceder al gobierno.

El absolutismo: es un sistema de gobierno absoluto, en el cual el poder reside en una única persona que manda sin rendir cuentas a un parlamento o la sociedad en general.

La burguesía: es la clase social formada por las personas acomodadas que logran tener propiedades y capital.

La revolución francesa abarca un período de 10 años (1789-1799), durante los cuales se establecieron en toda Europa nuevas formas de organización política, social y económica, surgieron nuevos usos y costumbres y triunfaron nuevos modos del pensamiento y nuevas tendencias espirituales.

Las causas substanciales de la revolución francesa fueron en primer término las arbitrariedades y abusos del antiguo régimen, ya mencionadas, y en segundo lugar la acción de los filósofos y enciclopedistas.

Las causas ocasionales de la revolución francesa fueron la debilidad de carácter del nuevo rey Luis XVI y la grave crisis financiera.

el

Estado francés había sufrido periódicas crisis económicas motivadas por las

la

mala administración de los asuntos nacionales en el reinado de Luis XV, las cuantiosas pérdidas que acarreó la Guerra Francesa en India (1754-1763) y el aumento de la deuda generado por los préstamos a las colonias británicas de Norteamérica durante la guerra de la Independencia estadounidense (1775- 1783). Los defensores de la aplicación de reformas fiscales, sociales y políticas comenzaron a reclamar con insistencia la satisfacción de sus reivindicaciones durante el reinado de Luis XVI.

largas

Más de

un siglo antes

de que

Luis XVI ascendiera al

durante

el

reinado

de

trono (1774),

Luis

XIV,

emprendidas

Luis XVI, quién contaba con apenas 20 años de edad carecía de condiciones como gobernante pues su carácter era débil, su inteligencia era mediana y se dejo influenciar por su esposa María Antonieta de Austria y por su primo el Duque de Orleans. Dada la grave crisis financiera el rey se vio obligado a llamar al gobierno a dos personajes de reconocida honestidad: R. Jaques Turgot, un hombre de ideas liberales que instituyo una política rigurosa en lo referente a los gastos del estado, y a Malesherves.

Turgot, ministro de hacienda, resumió su plan en esta frase: "Ni banca rota, ni empréstito, ni aumento de impuestos”. Como el plan económico molestaba a la corte Turgot lo presentó gradualmente, pero en 1776, cuando estableció un impuesto que debía ser pagado por todos los dueños de tierras, fuesen o no privilegiados el rey, por instancia de los afectados, lo obligó a renunciar.

Malesherves intentó garantizar los derechos de los ciudadanos, pero también se vio forzado a renunciar. Entonces el antiguo régimen se restableció con todo su vigor.

Para aplacar los ánimos, Luis XVI designó como sucesor de Turgot a Nécker, un banquero ginebrino de sólida fortuna personal y gran reputación como financista. Obtuvo grandes empréstitos que pasajeramente aliviaron la situación financiera, pero estos remedios resultaron ineficaces, porque simultáneamente, aumentaron los gastos públicos como consecuencia de la guerra que estallo entre Inglaterra y Francia, al apoyar esta última a las colonias inglesas de América del Norte. Como los privilegiados no deseaban una reforma de fondo provocaron la caída de Nécker en 1781.

Una consecuencia directa de la Revolución fue la abolición de la monarquía absoluta en Francia y al mismo tiempo, este proceso puso fin a los privilegios de la aristocracia y el clero. La servidumbre, los derechos feudales y los diezmos fueron eliminados; las propiedades se separaron y se introdujo el principio de distribución equitativa en el pago de impuestos. Gracias a la redistribución de la riqueza y de la propiedad de la tierra, Francia pasó a ser el país europeo con mayor proporción de pequeños propietarios independientes. Otras de las consecuencias sociales y económicas iniciadas durante este periodo fueron la anulación de la pena de prisión por deudas, la introducción del sistema métrico

y la abolición del carácter sobresaliente de la Primogenitura en la herencia de la propiedad territorial.

Tras la revolución francesa en 1789, Bonnin empieza a escribir sobre la administración y formula un sistema razonado de la administración pública, el Estado revolucionario se distingue radicalmente del estado absolutista.

El estado absolutista es un estado de `policía (su orden legal se estableció por la voluntad del monarca, cuyo gobierno no se sujetó a ley alguna).

La ciencia de la administración, concebida por Bonnin en forma tal que fue puesta al servicio del Estado revolucionario. Desde el punto de vista de nuestra disciplina la Revolución Francesa ha cumplido notablemente como forjadora de la ciencia de la administración.

Tras la revolución francesa en 1789, Bonnin empieza a escribir sobre la administración y formula un sistema razonado de la administración pública, el estado revolucionario de distingue radicalmente del estado absolutista. El estado absolutista es un estado de policía (su orden legal se estableció por la voluntad del monarca, cuyo gobierno no se sujetó a ley alguna).

Bonnin se propuso elaborar algunas consideraciones sobre la necesidad de un código administrativo en la versión de 1808 de sus principios y en 1809 en un proyecto de código administrativo (el cual no fue su intención elaborarlo sino explorarlo). Para Bonnin la administración puede y debe estar reglada por leyes positivas y principios fijos.

La ciencia de la administración es un producto histórico de la revolución francesa, es una ciencia de las relaciones entre la sociedad y los administrados y de los medios de conservación de estas mismas relaciones por la acción de la autoridad pública sobre las personas y las propiedades al orden social.

Bonnin concibe que la ciencia de la administración puede ser considerada como el conocimiento de relaciones sociales, es decir la teoría y el análisis de estas relaciones, así como la aplicación a las personas y a las cosas de reglas que ordenan tales relaciones dentro del interés común.

Francia era en los días de Bonnin un país Burocrático, acompañado de

prepotencia

la

y

arbitrariedad,

uno

de

los

propósitos

de

la

ciencia

de

administración es resolver un problema de las ciencias sociales, destruir el abuso de poder.

Un administrador público debe relacionarse con el orden en general, todo lo que estrecha las relaciones de los ciudadanos con el estado, a poner en armonía a las personas a las voluntades y a las acciones asegurara la tranquilidad y moralidad de los hombres.

Aportes de la Revolución A la Administración

La revolución de 1789 no hizo sino culminar un proceso iniciado durante el antiguo régimen, en Estado absolutista, que sentará las bases de la Francia moderna. Entre los siglos XVIII y XIX Francia era el país más moderno de Europa, el más poblado y el de mayor prosperidad, toda vez que el feudalismo había sido totalmente abolido. Y asi como el estado absolutista creo las bases para el desarrollo de la moderna administración pública, así la ciencia de la policía puso los cimientos de la moderna ciencia de la administración. La revolución capitalizo a su favor los avances absolutistas, haciendo de la centralización administrativa una propiedad que antes había sido de la monarquía.

Bonnin, Charles-Jean Baptiste

(Francia, 4 de octubre de 1772 - octubre de 1846) Pensador político y social, autor progresista de la Revolución Francesa y de la primera mitad del siglo XIX, y padre fundador de la ciencia de la Administración Pública. Se desprende de la obra escrita de Bonnin una gran actividad política e intelectual. Su trabajo académico lo acredita como precursor del derecho público, del derecho constitucional y del derecho administrativo. Incluso, su Doctrina Social debe situarlo entre los iniciadores de lo que después sería conocida como la sociología. También practicó la crónica parlamentaria y se interesó por los problemas educativos. Auguste Comte describió a Bonnin como “un hombre maduro y enérgico, una persona con profunda afinidad espontánea con el positivismo y en quien se puede encontrar el verdadero espíritu de la Revolución´´.

APORTE DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA DE ALEMANIA

Las características del pensamiento de la Administración Pública de Alemania tienen similitud con la de Francia pues en ambos países el estudio de la Administración Pública empezó con el absolutismo que tenía como expresión administrativa al cameralismo, cuyo máximo expositor fue Juan Enrique Von Justi quien enarboló la tesis de la Ciencia de la Policía, pues consideraba al orden y la disciplina como necesaria para procurar el bienestar de la población del Estado.

Las

características

del

pensamiento

explicar de la siguiente manera:

administrativo

Alemán

las

podemos

1. La primera forma de Administración Pública alemana está representada por

las ciencias camerales, preponderando el estudio de las ciencias de la policía.

La Cámara durante el absolutismo alemán había sido el centro se la administración pública prusiana. Federico el Grande fortaleció, en varios aspectos, la administración cameral y creó el Gabinete Ministerial encargado de las relaciones internacionales. Asimismo creó otro organismo cameral que tenía la función exclusiva de administrar el patrimonio real.

2. Durante el siglo XIX Alemania permaneció en un régimen monárquico constitucional.

3. Posteriormente se presentó en Alemania el fracaso de la República de Weimar

y la llegada del Nazismo y, más tarde, la Segunda Guerra Mundial con la derrota

de

Alemania y su posterior división.

4.

Alemania es uno de los países en donde la Ciencia Política y el Derecho

Público han surgido en forma natural y espontanea a lo que se puede agregar la creación de la Ciencia de la Administración Pública tipificada por Juan Enrique Von Justi y expresada por Lorenzo Von Stein.

De los cultivadores de la Ciencia Política destacan Georg Jellinek, Hans Kelsen

y Herman Heller y de los desarrolladores más importantes del derecho

administrativo encontramos a Otto Mayer, Rodolfo Gneist, entre otros, para

finalmente mencionar a estudiosos de la Administración Pública como Max Weber y el máximo representante del materialismo histórico: Carlos Marx.

Juan Enrique von Justi (1717-1771)

Es el más importante de los estudiosos del absolutismo prusiano-alemán cuya obra “Elementos generales de policía” se convirtió en el punto inicial del conocimiento de la Ciencia de la Administración Pública de su país. Su pensamiento se encuentra encuadrado dentro de la corriente del despotismo ilustrado.

Para Von Justi, la ciencia de la policía es, en realidad, la ciencia de la Administración Pública del Estado.

Su obra “Elementos generales de policía” está escrita con un lenguaje muy sencillo y una gran claridad trata de los distintos aspectos que debe atender un Estado a través de lo que hoy conocemos como Administración Pública para beneficio de la población del mismo. Consta de XXIII capítulos donde aborda diferentes temas sobre la Administración Pública en los cuales sostiene las siguientes ideas:

La policía debe velar por la conservación del agua y demás recursos naturales.

El país debe atraer a los extranjeros a través de la abundancia de mercaderías.

Se deben conceder franquicias e inmunidades a quienes tienen muchos hijos.

Se debe establecer un Consejo o Junta de Sanidad cuya finalidad sea la de prevenir el contagio y demás enfermedades epidémicas y prohibir la comunicación con los países en donde éstas existan.

A fin de hacer producir a las manufacturas y fábricas, se debe invitar a extranjeros capaces para instruir a los nacionales.

Se deben emplear todos los medios para que los profesionistas sean hábiles en sus respectivas profesiones así como recompensarlos y estimularlos.

Se deben conocer todas las diferentes mercancías con las que se trafica.

Los montes de piedad son muy útiles para la sociedad.

Se deben establecer límites al poder eclesiástico y regular el culto.

Velar sobre las creencias de sus súbditos de modo que no sea perjudicial para el Estado.

Las universidades deben establecerse en lugares agradables, cómodos y sanos en donde los víveres sean abundantes y baratos.

Los mendigos no deben ser autorizados.

Se deben establecer fondos para los pobres, se prohíbe dar limosnas en la calle.

La seguridad interior del Estado es fundamental para la felicidad del Estado.

El Barón, Enrique Federico Carlos Von Stein (1757-1831)

Es uno de los más importantes reformadores de la Administración Pública Alemana. Inició su carrera administrativa en 1780 en el Departamento de Minas, alcanzando en 1804 el cargo de Ministro de Economía y Finanzas momento en el que se dio cuenta que la organización cameral se encontraba ya en proceso de descomposición.

Von Stein fue, más que un teórico, un político práctico de cuya actividad obtenía sus conclusiones por lo cual pronosticaba el fracaso de las ciencias camerales del Estado absolutista y la necesidad de lograr una reforma administrativa basada en la participación activa de los ciudadanos.

Como Ministro de Economía y Aduanas suprimió las aduanas interiores, privatizó algunas empresas estatales, preparó el programa para industrializar el campo y propició el libre ejercicio de las profesiones manuales.

Las reformas de Stein han sido consideradas como reformas administrativas que se llevan a cabo en el Estado Absolutista y por lo tanto son reformas de carácter parcial realizadas por parte de las corrientes progresistas de la aristocracia. La reforma administrativa del Barón Von Stein, debe ser contemplada a través de dos momentos históricos, la ya mencionada consistente en la memoria titulada:

“Exposición de la defectuosa organización del gabinete y de la necesidad de la creación de un Consejo de Ministros” formulada en 1806 antes de la invasión de Napoleón a Prusia y el segundo la conocida con el nombre de Memoria de Nassau llamada: “Plan para una nueva organización del despacho de los negocios en el Estado Prusiano”.

En la primera, su reforma consistió en demostrar que no era menester la destrucción de la administración del Estado absolutista representado por las ciencias camerales, sino una atenuación del absolutismo en el cual el Consejo de Ministros desempeñaba una importante labor pues los extraordinarios por los que pasaba el reino prusiano.

En el Plan de Nassau, señala los lineamientos para una nueva organización del despacho de los negocios en el Estado prusiano y sigue insistiendo en las bondades de la participación ciudadana que se expresan en el gobierno municipal, en las asociaciones provinciales e inclusive, en los Estados. En estas condiciones el ciudadano tiene una nueva relación con el Estado, pues su actividad trasciende a la vida cotidiana proyectando su personalidad en los asuntos de la comunidad.

En 1809 su proyecto de la Administración Pública se convirtió en ley.

Lorenzo Von Stein (1815-1890)

A Lorenzo Von Stein le corresponde el mérito de ser quien transformó, en Alemania, las antiguas ciencias camerales en la ciencia de la Administración Pública pero además hizo importantes aportaciones a la Ciencia Política, la Economía y las Finanzas. Su obra fue muy vasta; por citar algunas obras que tiene relación directa con la Administración Pública mencionaremos:

“La teoría de la administración”

“Administración y derecho administrativo”

Según Lorenzo Von Stein existe antinomia entre el Estado y la sociedad, lo que viene siendo un antecedente de lo que ahora conocemos como el Estado y por otro lado la Sociedad Civil. El estudio del Estado se desarrolla en el campo de las ciencias, mientras que a la sociedad se le estudia en sus elementos y movimientos considerándola como forma autónoma y peculiar de la vida humana teniendo como esencia de ésta al individuo, que al existir entre sí forman la comunidad de los hombres.

Para Von Stein el objeto del Estado son los individuos que están sujetos a su propia voluntad y a la de éste, a diferencia de las ciencias camerales que concibieron al hombre individual potenciado por el Estado y que servían para la realización de éste.

La Administración Pública de Von Stein contrasta con la Administración Pública cameralista del siglo XVIII.

Para él, el objeto del Estado es la vida autónoma de todos los individuos, que constituyen el cuerpo del Estado. El Estado es la comunidad de voluntad de todos los individuos y que se manifiesta como acción del Estado.

Según Von Stein la supervivencia de un Estado depende de que su Constitución y su Administración Pública cumplan con sus principios (de ahí la explicación de la muerte del Estado absolutista al no cumplir con sus principios), en Alemania con Von Stein la Administración Pública surge como parte importante del Estado de Derecho.

Para Von Stein la Administración Pública está formada por cinco elementos:

1. El Derecho Internacional Público, la soberanía.

2. La defensa nacional, que tiene como base el ejército y la armada.

3. La hacienda y las finanzas.

4. Sistema jurídico y la administración de justicia.

5. La administración interna (vida física, vida social, vida económica de los administrados).

La Constitución señala los límites de acción de todos y cada uno de los órganos del Estado, señalándoles su esfera de acción (Estado de Derecho).

La Administración Pública es tema fundamental de su obra, siendo que, a través del poder ejecutivo, es como se establece la acción del Estado.

Gaspar Bluntschli (1808-1881)

Es un teórico del derecho administrativo, su obra se publicó en varios países, en México publicada en 1980 bajo el nombre de “La política como ciencia”. En particular el tercer capítulo de su obra denominado “administración”.

Dedica un capítulo a la administración pero también trata temas relacionados con la misma como lo es la función pública, obligaciones y deberes de los funcionarios públicos, a los servicios públicos, a las relaciones del Estado con la Iglesia y con la ciencia y el arte. Escribe también un capítulo sobre el municipio, su naturaleza jurídica, organización y funcionamiento, territorio, patrimonio, etcétera. Destaca en su obra el tema relativo a la policía y a la Administración Pública.

Bluntschli muestra admiración por la ciencia de la policía, aclara que la finalidad de ésta no es castigar sino vigilar lograr la prosperidad de los ciudadanos.

La policía se proyecta en dos direcciones: una que se dirige a evitar los daños y la otra que se dirige a la realización del bienestar de la comunidad, la primera se llama policía conservadora y a la segunda que es la productiva se le llama policía de prosperidad. También clasifica a la policía con una denominación conocida en México como policía preventiva; cuando pretende evitar los daños a la sociedad, y represiva cuando castiga los daños causados a la misma.

Carlos Marx (1818-1883)

Es un importante tratadista de la filosofía política, de la economía y de la ciencia de la Administración Pública; sus obras más importantes “Manifiesto del Partido Comunista” y “El Capital” han tenido una gran valoración en el desarrollo de la sociedad, aunque ésta se vio disminuida notoriamente con el derrumbe de los Estados comunistas que habían adoptado el pensamiento marxista-leninista como base de su estructura y organización.

Para Marx el Estado y el Derecho, como instrumentos de la clase explotadora, desaparecerían en la sociedad comunista, para dar paso a una simple administración de las cosas.

Marx muestra su tendencia hacia la Administración Pública en un artículo publicado en agosto de 1844 denominado “El rey de Prusia y la reforma social por un prusiano”. En éste artículo Marx examina la relación entre la política y la miseria en Prusia e Inglaterra, manifestando que ésta existe en ambos países aunque en diferente grado y que el origen del mismo debe buscarse no en la deficiencia administrativa sino como consecuencia de la explotación del

proletariado (recrudecida en Inglaterra por la industrialización que era la base de su economía).

En su obra “Critica a la filosofía del Estado de Hegel “examina al funcionario prusiano al saber burocrático, a los cargos públicos, al sistema de exámenes y los salarios de la burocracia.

Marx expone lo relativo a la centralización de la Administración Pública en el Estado capitalista considerando a la centralización como el proceso medular del Estado absolutista, que para él era el primer paso del Estado capitalista y, en cuya obra, trata también lo relativo a la burocracia.

Sostiene que la sociedad burguesa es antisocial y que el Estado no puede eliminar éstas características por la impotencia de su administración pues ello implicaría la abolición de la propiedad privada, lo que resultaría antinatural en un Estado capitalista. Sostiene, así mismo, que mientras más político sea el Estado menos buscará las causas de las dolencias sociales. Manifiesta igualmente que los motivos de la razón política de la revolución francesa no fueron capaces de comprender los males de la sociedad. Para el la revolución francesa fue: “La ultima revolución burguesa del siglo XIX”.

Max Weber. (1864-1920)

Uno de los más grandes sociólogos de la época contemporánea y a quien también, con justa razón, se le ha considerado politólogo y economista, escribió:

“La política como vocación”, “Economía y sociedad”.

Ha sido considerado uno de los grandes tratadistas de la Administración Pública al nivel de Marx y de Tocqueville pero, a diferencia de ellos quienes se empeñaron en buscar los males de la Administración Pública, Weber consideró

a la Administración Pública como algo muy importante de los Estados modernos

y a la burocracia como el elemento humano indispensable e imprescindible de la misma.

Weber hace una exaltación de la burocracia que se presenta especialmente en las asociaciones grandes y complejas como lo es el Estado, en el ramo de la Administración Pública y la empresa capitalista en el ramo de la Administración Privada.

El papel de la burocracia en las instituciones o asociaciones a las que llama de dominación legal tiene para él su fundamento en seis principios de acción:

1. Especialización: Auspicia la formación de personal altamente capacitado a

efecto de que se cumpla debidamente con los cometidos y actividades de la administración mediante una división del trabajo adecuadamente distribuida.

2. Jerarquización: Los cargos administrativos se encuentran organizados en

una pirámide de mayor jerarquía y autoridad, de manera tal, que los de más alto rango tienen mayor autoridad y responsabilidad que los de nivel medio y bajo. A los inferiores les corresponde el deber de obediencia respecto a los mandatos del superior.

3. Formalización: En la administración existe un sistema de principios y

reglamentos que encuadran la toma de decisiones y ejecución de acciones para todos los cargos de acuerdo a su jerarquía.

4. Personal operativo: La administración tiene funcionarios menores que

realizan actividades elementales como el manejo de archivos, fichas

documentos, etcétera. El personal de operación realiza las actividades básicas

y

contribuye en el logro de los objetivos de la administración.

5.

Impersonalidad: Los cargos tienen carácter objetivo relacionado con la

administración, o sea que la estructura de los mismos se relaciona con sus principios, de tal manera que las funciones de cada puesto están reglamentadas legalmente, de tal manera que las actividades del funcionario deben sujetarse al contenido de la función del cargo.

6. Carrera profesional. Consiste en que la administración ofrece la formación

de carreras para sus funcionarios, existiendo el escalafón que determina el mecanismo de promoción, ascenso y motivaciones para ello. Se piensa que la carrera profesional propicia el mejor aprovechamiento de los recursos humanos

a través de la preparación adecuada y especializada de los servidores públicos, integrantes de la burocracia

APORTE DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA DE MEXICO

El estudio de la administración pública en México es prácticamente inexplorado

y desconocido, salvo algunos autores que han hecho aportaciones en esta

materia. 1 La primera referencia es Sierra (1956), quien publica un artículo en la

revista del reciente creado Instituto de Administración Pública; la segunda es un artículo excelente de Chanes (1979) sobre los antecedentes y desarrollo teórico de la disciplina; y algunos capítulos en la obra de Guerrero (1985), en los que a partir de Chanes (1979) y con su propio conocimiento explora de manera notable

el campo disciplinario.

Nuestro propósito es contribuir al estudio disciplinar en nuestro país, desde una perspectiva teórica, a partir de las obras que analizan el fenómeno administrativo con sus aportaciones y contribuciones desde diferentes áreas de conocimiento. En particular, nos interesa enfatizar su sentido histórico, ya que constituye indudablemente nuestra memoria administrativa. Recuperar este cúmulo de conocimiento es una necesidad para las nuevas generaciones de estudiantes, académicos y profesionales de la administración pública.

Para abordar este complejo tema, el presente artículo se estructura en cuatro grandes apartados. En el primero se sugiere un marco referencial para el estudio de la administración pública que nos permita abordar de manera panorámica nuestro objeto de disertación. En el segundo son revisados y analizados los trabajos teóricos más representativos publicados en el siglo XIX, desde el periodo independentista, de la Reforma y hasta la etapa porfiriana, destacando

la obra fundadora de Luis de la Rosa (1853). En el tercer apartado se examinan

cronológicamente los trabajos editados durante el siglo XX y los inicios del XXI etapas revolucionaria, contemporánea y moderna; por lo que se trata de un listado propositivo, no limitativo. Por último, se exponen unas breves conclusiones en torno al futuro del estudio disciplinario y la bibliografía citada.

MARCO REFERENCIAL PARA EL ESTUDIO DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA MEXICANA

Durante el desarrollo histórico del virreinato de la Nueva España, a pesar de la diversidad de actividades que fueron adquiriendo las instituciones novohispanas, puede afirmarse que no existen obras que sean consideradas como verdaderos orígenes de nuestra disciplina. Sólo podría citarse como una referencia histórica relevante Enfermedades políticas que padece la capital de esta Nueva España, escrita a fines del siglo XVIII por Hipólito Villarroel y publicado por primera vez en 1830. A Villarroel se le considera uno de los cultivadores de la ciencia de la policía en este periodo (Guerrero, 1984).

No obstante el débil desarrollo de las ciencias administrativas en la Nueva España, y en particular en el virreinato, a nuestro parecer existen cuatro tipos de documentos que deben ser vistos como antecedentes remotos del estudio de la administración pública en México. El primero es el Informe Central del Visitador de José de Gálvez en el año 1771, que describe los resultados de la implementación de las reformas borbónicas en la Nueva España (Gálvez, 1830). El segundo corresponde al dictamen de Revillagigedo sobre la puesta en marcha de las intendencias en la Nueva España en 1791, como parte de la reorganización de la administración territorial que consistió en la desaparición de los corregimientos y alcaldías mayores (Revillagigedo, 1934).

La tercera fuente son las Disposiciones, Órdenes o Instrucciones, dadas por el rey y su Consejo a sus representantes en la Nueva España, al gobernador y capitán general, los presidentes y oidores de la Primera y Segunda Audiencias, así como a la mayoría de los virreyes, desde don Antonio de Mendoza, hasta Juan O'Donojú (15351821), quienes gobernaron el reino de la Nueva España. Se trata de documentos invaluables para conocer las instrucciones, órdenes y resultados de las mismas en la administración novohispana (De la Torre, 1991). Un cuarto conjunto de documentos son las Relaciones, Memorias, Advertimientos o Informes Generales, que, por disposición de la ley, esos gobernantes a partir del primer virrey tenían que dar a sus sucesores y también al monarca. En estos documentos es posible establecer el diagnóstico de determinados ramos de la administración virreinal, los problemas más urgentes

por atender y las recomendaciones pertinentes para tratar de solucionarlos (De la Torre, 1991).

En nuestra opinión, el estudio de la administración pública tiene una enorme deuda conceptual con la época virreinal. No obstante, aunque se han realizado estudios históricos destacados y sistemáticos en torno a esta época como los de José Ignacio Rubio Mañe (1963), Silvio Zavala (1990), Ernesto de la Torre Villar (1991) y Francisco José Díaz Casillas (1987), entre otros, también es cierto que hace falta continuar profundizando en torno a lo sucedido en materia de administración pública. En las raíces novohispanas se encuentra el origen de una variedad de ilustres instituciones administrativas heredadas de ese periodo y que requieren de un análisis de mayor alcance para el campo disciplinario de conocimiento.

La administración pública en México, tanto desde su etapa como nación independiente como en su devenir histórico durante los siglos XIX, XX e inicios del XXI, ha conformado un campo de estudio sistemático e incremental de conocimiento en torno a la actividad organizada del Estado. Los especialistas de otros campos de conocimiento, profesionales que ejercieron responsabilidades en la función pública y más recientemente, estudiosos y expertos en la disciplina, han realizado aportaciones a la teoría general de la administración pública, así como en el ámbito particular de nuestro país.

Para decirlo en términos de Dimock (1967: 20), el estudio de la administración pública mexicana cuenta con ocho tradiciones (Guerrero, 1985), las cuales representan campos de interés dentro de la disciplina. Entre ellas se encuentran:

1) estudios de la burocracia;

2) estudios de organización y reorganización administrativa;

3) estudios de la administración estatal;

4) estudios de la administración municipal;

5) trabajos de administración financiera;

6) tratados teóricos y de temas relacionados con la ciencia de la administración pública;

7) estudios jurídicos con aportaciones al campo de estudio; y

8) estudios de reforma administrativa.

La tradición de tratados teóricos dentro de la trayectoria histórica del estudio de la administración pública representa una de las grandes aportaciones de destacados estudiosos y cultivadores mexicanos al campo disciplinario. Ilustres pensadores que realizaron notables obras de administración pública y nos dejaron un legado histórico que hoy es necesario recuperar, destacar y proyectar

En esta tradición de la administración pública mexicana se concentra el mayor número de obras y trabajos que realizan aportaciones en el campo de estudio. Desde diferentes enfoques teóricos y posturas científicas los estudiosos han elaborado trabajos ricos en contenido conceptual, en el que se muestran las diversas escuelas de la administración pública moderna. Esta tradición administrativa será una de las que deberá continuarse y motivarse para contribuir al debate del campo disciplinario. Pasemos a revisar los tratados teóricos más representativos del siglo XIX, entre ellos el del fundador de la administración pública en México, Luis de la Rosa (1853).

LOS ESTUDIOS TEÓRICOS DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA EN EL SIGLO XIX

Los tratados teóricos en administración pública en México en el siglo XIX son escasos en número, pero ricos en su contenido, alcances teóricos y conceptuales, con sugerentes aportaciones al conocimiento disciplinario. Algunos proceden del derecho administrativo, y otros, como el de Luis de la Rosa, como ensayo fundador de la administración pública en México en 1853, da inicio a una larga tradición de estudio en la materia.

Primero se revisa la obra de Simón Tadeo Ortiz, México considerado como nación independiente y libre, editada en 1832; en un segundo momento, el Opúsculo de derecho constitucional y administrativo, de R. M. Veytia, publicado en 1852; en tercer lugar las Lecciones de derecho administrativo, de Teodosio Lares, editado también en 1852; en cuarto lugar, la obra de Luis de la Rosa, Ensayo sobre la administración pública de México y medios para

mejorarla, aparecida en 1853, con la cual se funda el campo disciplinario en nuestro país; en quinto lugar, el trabajo de Francisco de Paula Madrazo, Manual de administración, publicado en 1857; en sexto lugar, de José María del Castillo Velasco su Ensayo sobre el derecho administrativo mexicano, aparecido en 1874; en sexto lugar, de Charles Nordhoff (y traducido por el Lic. Eduardo Ruiz) La ciencia política al alcance de los jóvenes, aparecida en el año de 1885, publicada después en 1890, con el título La ciencia administrativa al alcance de los jóvenes, en 1890; finalmente y no menos importante, la obra de Manuel Cruzado, Elementos de derecho administrativo, editada en 1895.

Simón Tadeo Ortiz: México considerado como nación independiente y libre (1832)

Simón Tadeo Ortiz de Ayala es considerado por Chanes (1982) como el primer teórico de la administración pública en México. Tadeo Ortiz fue autor de obras relevantes, entre ellas dos significativas para este ámbito: Resumen de la estadística del Imperio mexicano (1822) y México considerado como nación independiente y libre (1832), en las cuales realiza aportaciones importantes para nuestro campo de conocimiento y en el que explora diversas temáticas concernientes a la actividad administrativa. Guerrero (1985) afirma que uno de los posibles motivos por los cuales Simón Tadeo Ortiz de Ayala no tenga el reconocimiento que merece se debe a que fue cultivador de una disciplina que en su tiempo estaba ya en proceso de extinción: la ciencia de la policía. En la Nueva España, la policía no fue objeto de estudio universitario, pero sí de reflexiones teóricas y medidas prácticas. Tadeo Ortiz es el más grande teórico de esta ciencia en México durante el siglo XIX (Guerrero, 1985: 3).

Chanes (1982) desarrolla una interpretación magnífica acerca de los aportes de Tadeo Ortiz relativos a la administración pública, por lo que seguimos su excelente artículo (Chanes, 1982). En su Resumen de la estadística del Imperio mexicano (1822), Tadeo Ortiz señala a la estadística como el punto de partida para proponer su primer plan de desarrollo económico y social de México. La obra está dividida en cinco partes destinadas a tratar el medio geográfico, la población, la capital del Imperio, las fuentes de riqueza y los problemas del gobierno. Guerrero (1985: 239) indica que el Resumen de Tadeo Ortiz tiene una

formación de capítulos que recuerdan las materias tratadas en los libros sobre la policía.

Guerrero (1985) sostiene que México considerado como nación independiente es un tratado de ciencia de la policía. A excepción de un par de

capítulos que estudian las instituciones políticas y las relaciones internacionales, con gran lucidez, los diez restantes son estrictamente de policía, como lo muestra el plan de la obra. Con Tadeo Ortiz (1832) encontramos problemas abordados por Zavala (1828), Mora (1837) y Otero (1847), como la empleomanía

y el aspirantismo, al igual que ellos critica a la administración colonial. En

particular, señala la necesidad de cimentar la mejora de la administración sobre "la ciencia de la administración social" (Guerrero, 1985: 244). Asimismo, en el tema de la colonización coincide con Zavala (1828), Alamán (1838), Mora (1837)

y Otero (1847), en la necesidad de contar con una política de población en el

norte del país, para evitar la separación e independencia de dichos territorios.

En suma, Simón Tadeo Ortiz de Ayala (1832) es el primer teórico de la

administración pública en nuestro país, por la manera de abordar el problema de

la actividad administrativa, así como las propuestas que realiza en los diversos

ramos de la administración pública mexicana. Su obra es de las más prolíferas

en materia administrativa, debido a que propone acciones para el mejoramiento de la administración pública, así como medidas tendientes para establecer un plan de desarrollo económico y social.

R. M. Veytia: Opúsculo de derecho constitucional y administrativo (1852)

En el año de 1852 apareció el cuarto y último tomo del Nuevo Febrero Mexicano (editado por Mariano Galván Rivera entre 1851 y 1852), que contiene de las páginas 213 a 378 un trabajo casi desconocido: el Opúsculo de derecho constitucional y administrativo, cuyo autor es M. R. Veytia. Según Guerrero (1985: 244245), se trata de una obra de valor inestimable en la que se aprecia, desde la perspectiva del derecho constitucional y administrativo, la organización política y administrativa del país a partir de la segunda parte del siglo XIX.

El Opúsculo está integrado por cuatro tomos: el primero comprende el régimen federal; el segundo, la división de poderes; el tercero, la organización general de

la administración; y el cuarto, la administración estatal y municipal. En este cuarto

tomo, sin embargo, en buena parte se dedica al derecho castrense, y sólo un centenar y medio de páginas comprenden el valioso Opúsculo de derecho constitucional y administrativo compuesto por M. R. Veytia (1852).

En cuanto al régimen federal, Veytia (1852) dice que no hará juicio alguno, sino una descripción de lo que existe, es decir, en la forma actual en que se encontraba. En relación con el derecho administrativo afirma que es tan antiguo como los gobiernos que rigen la sociedad, definiéndolo como "el conjunto de medios por los cuales se hacen obedecer las leyes". Extiende su exposición señalando que del mismo modo "no puede concebirse una sociedad sin gobierno; así tampoco puede haber gobierno sin administración" (Veytia, 1852:

196).

La obra de Veytia (1852) interesa por otro motivo, es el producto de la pluma de un liberal y federalista, trata de la Constitución de 1824, quizá la única obra que lo hace. Hasta donde se sabe, este Opúsculo es el primer tratado de derecho constitucional mexicano. El más cercano es el Catecismo político constitucional mexicano de Nicolás Pizarro, publicado en 1861, es decir, diez años después. El Opúsculo es un texto sin grandes pretensiones intelectuales que por el carácter de Veytia (1852) como "descubridor" tiene en sí la importancia doctrinaria, no sólo para el derecho constitucional sino también para el administrativo, toda vez que inicia en México junto con el derecho administrativo de Teodosio Lares (1852)esta materia.

El autor indica que en 1824 se sentaron las máximas constitucionales sustentadoras del régimen federal: independencia, integración territorial, soberanía nacional, religión, forma de gobierno, partes integrantes y división de poderes. Hace una reseña del gobierno interior de los estados, de la historia de éstos y examina la división de poderes, comenzando por el bicameralismo (incluye los requisitos para acceder a las diputaciones y senadurías), así como las que Veytia (1852) indica que pasará a estudiar la administración pública, "transcribiendo al efecto las doctrinas de uno de los más celebres y modernos escritores, amoldándolas a nuestra actual forma de gobierno". Guerrero (1985:

200) afirma que el autor no dice de quién se trata, pero se deduce que sea algún extranjero, francés o español.

En la ciencia de la administración, uno de los supuestos consiste en la definición del poder ejecutivo separado en poder administrativo y poder judicial. Veytia (1852) señala al primero la tarea de ejecutar las leyes de carácter general, y al segundo la aplicación de las leyes a casos particulares. Del mismo modo, desarrolla la separación entre poder ejecutivo y poder legislativo, igualmente básica como presupuesto del estudio de la administración pública y de la división de poderes.

Teodosio Lares: Lecciones de Derecho Administrativo (1852)

En el año de 1852 aparecen publicadas las Lecciones de Derecho Administrativo de Teodosio Lares, impartidas en el Ateneo Mexicano. Fueron catorce lecciones, y, según se asienta, éstas concluyen el 19 de agosto del año anterior (Lares, 1852). Abogado de prestigio, Lares (1852) escribió una obra sobre derecho administrativo que, a decir de Antonio Carrillo Flores, "contiene concepciones que conservan o han conquistadovalidez y vigencia" (Carrillo, 1978: VI). A Teodosio Lares (1852) le tocó actuar en la vida política mexicana en una etapa de nuestra historia en que se buscaba el camino para construir al Estado, para unificar a la población y para darle al país una estructura política que permitiera fincar su consolidación como nación independiente.

En opinión de Lares (1852), la unidad es el fundamento de la acción administrativa y la combinación entre las "atribuciones del poder público" y "los intereses y derechos de los particulares", que ambos resumen dan lugar a la ciencia del derecho administrativo. Por lo tanto, el derecho administrativo se sustenta en "principios racionales", siendo por extensión las instituciones administrativas "la realización o consecuencia de tales principios" (Lares, 1852:

81).

Lares (1852) afirma que una vez alcanzada la independencia, "los actos de la administración se han ejercido sin un plan fijo, sin un sistema general y uniforme", basados sobre los fundamentos de la ciencia, "abrazase los diversos ramos de la administración pública" (Lares, 1852: 83). Añade que en México las instituciones administrativas y el derecho administrativo se encuentran dispersos en distintas fórmulas jurídicas que atañen a los diferentes ramos de la administración pública, como ocurre con la confusión entre el contencioso

administrativo y el orden civil. Todo esto exige el nacimiento de una ciencia, la de la administración, en México.

Lares (1852), como todo doctrinario de la ciencia de la administración, sostiene la separación entre gobierno y administración pública. Empieza por señalar que "el poder social" al que se le ha concedido la misión de ejecutar las leyes, se llama "poder ejecutivo" (Lares, 1852: 85). En torno al poder ejecutivo, lo considera dividido "en poder ejecutivo puro o propiamente dicho, y poder administrativo, o administración activa". Por extensión, explica que "gobernar" implica poder administrativo strictu sensu, y "administrar" implica administración activa.

En suma, la obra de Lares es relevante para comprender las fronteras entre el derecho administrativo y la administración pública, así como un paso necesario para conformar una disciplina independiente de nuestro campo de estudio.

Luis de la Rosa: Ensayo sobre la administración pública de México y medios para mejorarla (1853)

Esta obra representa para Guerrero (1985) el estudio más importante escrito sobre la materia durante el pasado y el presente siglos (Guerrero, 1985: 272273). En él, Luis de la Rosa (1853) no se concretó a señalar las líneas que convenía trazar en la vida nacional, también efectuó un estudio pormenorizado del país, con el objeto de conocer a fondo sus problemas y, al mismo tiempo, proponer soluciones. Este ensayo es, sin lugar a dudas, la obra fundadora de la administración pública en México (Sánchez, 2007).

Chanes (2000: 325) señala que El Siglo Diez y Nueve, en su sección de avisos, anunciaba a sus suscriptores la edición en diez entregas de 40 páginas y una cubierta de papel rosa. "La obra irá adornada para sólo los suscriptores con una litografía que representa una hermosa vista interior de la penitenciaria de Filadelfia". De esta obra instauradora de la ciencia de la administración pública en México sólo ha sido posible rescatar las dos primeras entregas, que hacen un total de 91 páginas. Siete de prospecto y las demás de texto, con una apostilla manuscrita en la página 84 que dice: "No se publicó más". Esto se debe a que Luis de la Rosa (1853) y otros compañeros del partido liberal moderado fueron expulsados o desterrados de la Ciudad de México a la capital de Puebla, por ser

opositores políticos al régimen del presidente Antonio López de Santa Ana (Chanes, 2000: 326).

Luis de la Rosa considera falso que la administración pública no haya empeorado luego de la consumación de la Independencia, error que, declara, se propone combatir porque se conservaban y sostenían faltas del gobierno colonial. Cree que se han cometido errores que residen no en la novedad, sino en el pasado, y que los mexicanos conservan "muchos errores administrativos del gobierno colonial". Reconoce que las discrepancias internas entorpecieron el establecimiento de "un sistema completo de administración", pues las cuestiones políticas han ido envenenando y confundiendo a los mejores talentos del país con cuestiones que "irritan al espíritu" y "extravían las más nobles pasiones" (De la Rosa, 2000: 333334).

En uno de los pasajes menciona que Teodosio Lares publicó en 1852 sus Lecciones de derecho administrativo. Aclara que su obra no versa sobre esta materia, sino de la ciencia de la administración cuando dice: "La obra del Sr. Lares examina las materias legales relativas a la administración; yo me propongo examinar la teoría de la administración pública en su aplicación a la moral y la economía" (De la Rosa, 2000: 333).

Luis de la Rosa (1853) señala que en algunas páginas del Ensayo habla de un escrito como un programa administrativo, aplicable principalmente al estado de Zacatecas. Aunque debido a las circunstancias políticas del país, ha revisado esta obra y ampliado sus alcances "no sólo para los intereses particulares de un solo Estado, sino los intereses generales de la nación" (De la Rosa, 2000: 334).

De la Rosa (1853) divide su Ensayo en ocho grandes secciones, fraccionadas, que a su vez se subdividían en parágrafos. La primera sección contiene Ideas generales sobre la administración, importancia para el bienestar de la nación y la diferencia que se establecía entre gobierno y administración. La segunda sección trata de la administración general de la República, y en ella examina diversas materias. La tercera sección correspondería a la administración del interior de los estados, en la que analiza las atribuciones más recurrentes a ese nivel. La cuarta sección comprende exclusivamente de la administración particular del Distrito Federal y territorios de la República. La quinta sección se

refiere a la administración municipal, mientras que la sexta trataría de la Estadística como base de una buena administración. La séptima sección examinaría la organización del ejército, de la marina, de la guardia nacional y el sistema de defensa militar, así como la octava trataría de la moral pública y del catecismo en sus relaciones con la administración.

El Ensayo sobre la administración pública de México y medios para mejorarla, aunque incompleto, otorga una gran proyección a Luis de la Rosa (1853), quien entendió la necesidad de encontrar los males que aquejaban al país. Para él, la administración pública se convertía en un instrumento prioritario, pues a partir de ella se lograría instaurar un orden en la nación, se proyectaría el desarrollo del país y se aprovecharían los recursos disponibles de México. Con el Ensayo de Luis de la Rosa (1853) queda demostrada la importancia de la administración pública como instrumento fundamental para lograr un mejor desarrollo económico y social, en el que era necesaria una mayor intervención del Estado en los asuntos de la economía y de la sociedad.

Francisco de Paula Madrazo: Manual de administración (1857)

En el año de 1857 fue publicado el Manual de administración de Francisco de Paula Madrazo, pero no en España sino en México, formando parte de la Enciclopedia Popular Mexicana. El autor es discípulo de Posada de Herrera; su obra está inspirada en las Lecciones de éste, aunque es de menor extensión que la de su maestro. Se trata de una especie de síntesis de la obra de Posada de Herrera, quien, junto con Oliván, es el más grande pensador administrativo español y uno de los más eminentes del mundo durante la moderna época de la ciencia de la administración (Guerrero, 1985: 252).

El Manual de Administración de Francisco de Paula Madrazo (1857) se encuentra conformado por 39 temas, de manera extensa y detallada. Para De Paula Madrazo (1857) la administración pública tiene tres acepciones que deben tomarse en cuenta, para entender más claramente su naturaleza teórica y práctica: como ciencia, arte e institución política. Si la consideramos desde el primer aspecto, comprenderá las máximas, las teorías y los principios en que debe fundarse; si desde el segundo, abarcará las reglas con las cuales debe

dirigirse; y si la miramos, por último, como institución política, deberá trazar las atribuciones y facultades de los ayuntamientos, de las diputaciones provinciales

y de todas las autoridades administrativas que gobiernan el país.

La obra de Francisco de Paula Madrazo es una referencia necesaria para establecer el desarrollo del estudio de la administración pública mexicana. Se trata de un manual amplio con una diversidad de tópicos relativos a la actividad organizada del Estado.

José María del Castillo Velasco: Ensayo sobre el derecho administrativo mexicano (1874)

Otro ilustre precursor de la disciplina en el siglo XIX es José María del Castillo Velasco (1874). Para Guerrero (1985: 254), Castillo Velasco es uno de los más distinguidos pensadores de la administración pública en México. Autor del texto Derecho constitucional (1879) y de Ensayo de derecho administrativo mexicano (1875). Además, fue profesor de derecho administrativo y constitucional en la Escuela Especial de Jurisprudencia de México.

La ciencia de la administración, según la perspectiva de Castillo Velasco (1875:

213), es muy amplia, progresiva y positiva, versa sobre aquello que es común a las naciones y de aquello otro que se vincula con el desarrollo y la prosperidad, sin la cual vendría la decadencia y el empobrecimiento. La ciencia de la administración que "provee al bien del hombre desde antes de su nacimiento y lo sigue durante la vida y lo acompaña a su sepulcro".

La ciencia administrativa tiene que ver con el mejoramiento de las razas, el progreso de las generaciones, la difusión de la enseñanza, la preservación de las costumbres, la salvaguarda de la industria, el comercio y las artes, el desenvolvimiento del talento y el trabajo, así como la eliminación de la miseria, "haciendo sentir por todas partes su benéfica influencia, logra el bien de las sociedades y el bien de los individuos" (Castillo, 1875: 213). En este contexto, el autor destaca la importancia de la "acción administrativa", la cual "está confiada

a los funcionarios investidos del poder público, se ejerce para asegurar el bien

común y el interés particular", buscando reprimir "todo agravio contra el uno o contra el otro conciliando toda divergencia entre ambos, y dando a este efecto una dirección adecuada al particular" (Castillo, 1875: 214215).

Para el autor, la administración pública debe ser esencialmente activa, "pero imitando a la naturaleza cuya acción es incesante y nunca precipitada, ni violenta, ni opresiva", además debe estar "siempre fundada en la razón y en la justicia: buscando siempre su apoyo en la verdad y en la ciencia" (Castillo, 1875:

217). Castillo Velasco (1875) muestra, con su obra, un mayor grado de avance en la definición, naturaleza e identidad de la administración pública, aunque todavía la divide de la ciencia política, más para fines de estudio que para tratar de separarla de la realidad.

Charles Nordhoff (y Eduardo Ruiz): La ciencia política al alcance de los jóvenes (1885) y La ciencia administrativa al alcance de los jóvenes (1890)

En 1885 apareció en México una obra titulada La ciencia política al alcance de los jóvenes, escrita originalmente en inglés por Charles Nordhoff y "traducida al castellano y arreglada a las instituciones y el carácter mexicano por el Lic. Eduardo Ruiz". En 1890 hubo una segunda edición titulada La ciencia administrativa al alcance de los jóvenes, la cual fue producida por la Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento.

En el libro no aparece ninguna aclaración que explique el porqué del cambio de título de 1885 a 1890; sin embargo, la variación queda justificada en el contenido, mismo que es la primera edición con algunos agregados propios de nuestro país. Guerrero (1985) señala que en la edición de 1890 desapareció el capítulo 18 relativo a la deuda pública, y el 22 dejó de llamarse "de la usura" para denominarse "del préstamo con intereses". En esta edición aparecen dos nuevos capítulos: el poder judicial (15), el Distrito Federal y los territorios (33). Resulta probable que los dos últimos hayan inspirado a Eduardo Ruiz (1890) para cambiar el antiguo título de ciencia política a ciencia administrativa.

Según se desprende de la introducción, el nombre original de la obra es: La ciencia política al alcance de los jóvenes norteamericanos, del que el estudioso mexicano omitió "norteamericanos"; y que después en 1890 cambió por ciencia administrativa. Más que poner atención en las palabras de Nordhoff (1890), conservó el espíritu del libro cuidando las cuestiones propias "de la enseñanza universal".

Los autores refutan la idea de que el gobierno es un mal necesario, señalando que tiene por objeto cuidar los intereses comunes de la sociedad. Sus funciones principales son: "conservar la paz y administrar la justicia", que no es otra cosa que la protección de la vida y propiedad de los ciudadanos, pero sus actividades comprenden el acopio de recursos para solventar las necesidades sociales.

Manuel Cruzado: Elementos de derecho administrativo (1895)

Manuel Cruzado es para Guerrero (1985: 260) el último doctrinario de la ciencia de la administración. Elabora un libro de texto que aparece en 1895 con el título Elementos de derecho administrativo, con la idea principal de "poner de manifiesto la alianza entre la teoría y la práctica de la administración". Para Cruzado (1895), la autoridad política no podría ejecutar con acierto las leyes si careciera de una "guía luminosa" que la conduzca:

La realización de este deber es el objeto de la ciencia administrativa, la más extensa y complicada, pues comprendiendo de otras ciencias accesorias, requiere de un estudio prolijo del cual depende la eficiencia de su aplicación. Su carácter es esencialmente positivo y se funda en las observaciones que diariamente nos sugiere la experiencia. Su principal tendencia es la de formar administradores hábiles, y pugna en cuanto a la índole con todos aquellos principios que tengan una aplicación meramente práctica (Cruzado, 1895: 270).

Cruzado (1895) define en una primera aproximación a la ciencia administrativa como aquella "que detalla el conocimiento exacto acerca del mecanismo u ordenamiento de los servicios públicos y de las bases relativas a la organización". Para el autor, "la ciencia administrativa ha existido siempre", no obstante que "no formara un ramo separado del saber", ya que "sus principios permanecieron mezclados y confundidos con los de las otras ciencias de diverso objeto y aplicación".

Cruzado (1895) centra el concepto de administración en función del suministro de servicios públicos y al conjunto de reglas que dirigen la relación de dichos servicios. La administración es entonces el conjunto de reglas que dirigen la relación entre la autoridad administrativa y los particulares.

Incluso dice que la administración y el poder ejecutivo se asimilan, y extendiéndose en su intención de precisar el concepto, agrega: "La administración considerada abstractamente, es la intermediaria entre el Estado y sus miembros por efecto de las relaciones que determinan las leyes". 4

Manuel Cruzado (1895), como último representante de la ciencia de la administración, no olvida que "el oficio de la administración" está orientado a mejorar al hombre, desde su nacimiento, a través de toda su vida y aun después de muerto. Afirma que la administración es activa, independiente y responsable, sujeta, al mismo tiempo, a cuatro condiciones: 1) "ser esencialmente civil", esto es, "extendiendo su dominio a los intereses generales de la sociedad, y representar al pueblo en la universalidad de sus exigencias y necesidades"; 2) procurar en forma constante la gestión de los intereses públicos; 3) actuar con prontitud; y 4) hacerlo en forma enérgica (Guerrero, 1985: 262).

En Manuel Cruzado (1895) no existe ya, sino en cuanto a elementos mínimos y básicos, la ciencia de la administración. Ésta se ha convertido en la ciencia de la organización administrativa. Trata la organización y atribuciones de las autoridades federales y locales. Ha desaparecido la materia administrativa, y con ella la médula de la ciencia de la administración (Guerrero, 1985: 263). Nace entonces la ciencia administrativa en México.

En suma, los tratados teóricos fueron escritos por verdaderos precursores de la administración pública como son: Simón Tadeo Ortiz (1832), M. R. Veytia (1852), Teodosio Lares (1852), Luis de la Rosa (1853), Francisco de Paula Madrazo (1857), José Castillo Velasco (1874), Charles Nordhoff (1890), traducido por Eduardo Ruiz, y Manuel Cruzado (1895). En sus escritos aparece de manera más clara y definida parte del objeto de estudio (actividad) de la disciplina. A partir del derecho administrativo y la separación de ciencia política y administración pública se asoman las raíces del campo de estudio. Pero ninguno de estos precursores del campo de estudio logra los alcances y perspectiva disciplinaria logrados por Luis de la Rosa: fundador de la administración pública en México.

LOS ESTUDIOS TEÓRICOS DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA EN EL SIGLO XX E INICIOS DEL XXI

En el siglo XX hubo dos acciones durante la década de 1950 que contribuyeron para que la administración pública mexicana sentara las bases institucionales, que le permitirían su mayor difusión y desarrollo, tanto como actividad como disciplina. Primero, la creación de la Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con la licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública; segundo, la formación del Instituto de Administración Pública (IAP) que con el tiempo adquiere el nombre de Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), con la publicación de la Revista de Administración Pública (RAP), la impartición de cursos, talleres y una variedad de actividades para capacitar a los servidores públicos, hasta llegar a su prestigioso Premio INAP. Aunque no es motivo de estudio en este artículo, no puede dejar de mencionarse a dos instituciones que han sido baluartes para el desarrollo del campo de estudio.

En este apartado, iniciamos con dos trabajos que por su importancia son analizados de manera separada. Dentro de los estudios teóricos en el siglo XX destaca la obra de Lucio Mendieta y Núñez (1942) con el primer trabajo sociológico de administración pública. De hecho, a Lucio Mendieta y Núñez se debe la creación de la mencionada Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales.

Asimismo, otra obra de enorme valor teórico es la de José Galván Escobedo (1962), que es una contribución genuina al campo disciplinario y a la administración de negocios. Otro autor que se destaca por sus aportaciones al estudio del campo disciplinario es Omar Guerrero, quien con su prolífera obra ocupa un lugar sobresaliente dentro de la ciencia de la administración pública. Posteriormente, son revisadas las contribuciones de autores mexicanos de manera cronológica, por décadas, con el fin de agruparlas y mostrar de forma sucinta sus obras.

Lucio Mendieta y Núñez: primer trabajo sociológico de la administración pública mexicana (1942)

Para Guerrero (1985: 332), La administración pública en México de Lucio Mendieta y Núñez publicada en 1942 es la obra más importante en México durante la época contemporánea. Mientras que para Sierra (1956: 65) la relevancia de este libro radica en que el tema de la administración pública se trata con preocupación científica. El mismo autor señala las limitaciones de su estudio y registra una serie de problemas, subrayando la urgencia de abordarlos.

Mendieta y Núñez (1942) explica que se había establecido el segundo curso de derecho administrativo en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y no se contaba con un libro de texto adecuado (Guerrero, 1985: 240). Para el autor, una de las razones para realizar esta obra obedece a la intención de comprender las funciones, cada vez más amplias, del Estado, debido a que éste ha aumentado progresivamente su esfera de acción en la sociedad. "El Estado aspira a absorberlo todo, a intervenir en todas las actividades sociales del hombre y por ello el número de leyes y reglamentos administrativos aumentan en forma asombrosa" (Mendieta y Núñez, 1942: 5).

Pero Mendieta y Núñez (1942) está lejos de permanecer en el derecho administrativo según Guerrero (1985: 333), su mérito estriba en trascenderlo y fijar de nueva cuenta el estudio de la administración pública vuelto hacia la sociedad, rompiendo la camisa de fuerza con que se le había sujetado desde la perspectiva jurídica de Castillo Velasco (1879) y Cruzado (1895). El derecho administrativo es la base para la formación de la ciencia administrativa, también hay que agregar que quedó confinado a una sola dimensión, perdiendo entonces su enorme riqueza social y política.

Mendieta y Núñez (1942) formula un novedoso planteamiento de la ciencia administrativa al situarla en estrecha relación con la sociología, pero sin alcanzar el espíritu de antaño.

Toda sociedad humana, en cuanto adquiere cierta importancia y complejidad, se organiza para responder a exigencias internas de la vida colectiva y a exigencias que pudiéramos llamar externas frente a otros grupos sociales. El Estado, por primitivo que sea, se estructura administrativamente de acuerdo con un plan que

deriva de la sociedad misma; o en otras palabras, que le imponen los hechos sociales (Mendieta y Núñez, 1942: 11).

Mendieta (1942) concluye que la relación entre el empleado público y el Estado es de suyo distinta a la que existe entre el obrero y el capitalista, en la cual media la ganancia del segundo y con ello el abatimiento de los costos de la mano de obra. Agrega que el Estado, en sus funciones meramente de administración pública, organiza los servicios públicos hacia la comunidad para atender problemas general es, por lo que las relaciones con sus empleados son diferentes a las de las empresas privadas con los suyos. El Estado no pretende obtener ganancias.

En suma, la obra de Lucio Mendieta y Núñez (1942) es de las más importantes para la administración pública en México, debido a que lleva a cabo su estudio con un enfoque histórico y social, pero a partir del tipo de Estado en el que se desarrolla. Además de profundizar en el análisis de la burocracia mexicana y sus características más singulares que la hacen un objeto de estudio en la disciplina.

José Galván Escobedo: primer trabajo teórico de la administración general

(1962)

Guerrero (1985: 242) afirma que desde 1942, fecha en que Mendieta y Núñez elaboró su texto, no se había escrito con propósitos teóricos ningún trabajo hasta 1962 en que aparece el Tratado general de la administración de José Galván Escobedo, publicado en Costa Rica por el Instituto Centroamericano de Administración Pública. La obra no fue hecha específicamente para México, sin embargo su autor es mexicano; la versión más reciente se editó en nuestro país.

El acto administrativo existe desde los albores de la humanidad, pues la administración no es sino una manifestación de la condición gregaria del hombre. Siempre y dondequiera que los hombres unen sus esfuerzos para lograr un propósito, se encuentra presente el acto administrativo, no importa cuán elementales sean los componentes que lo integran. Todo núcleo social, cualquier que sea su tamaño, importancia o condición, requiere cierta dosis de administración para hacer posible su convivencia y funcionamiento y, por ende, alcanzar sus propósitos; de una buena o mala administración depende el desarrollo armónico y eficaz, o conflictivo y torpe del mismo (Galván, 1962: 5).

Se trata de un texto bien documentado, con el gran mérito de representar una alternativa a los estudios de derecho administrativo entonces dominantes, por el cual se abre un nuevo cauce para comenzar a analizar de manera sistemática y ordenada a la administración pública.

En el primer capítulo se refiere a la importancia y conceptos de la administración pública, su campo de estudio y su concepto como proceso y función. La relevancia de la administración queda demostrada, debido a que el autor menciona conceptos como la especialización, coordinación, política, método, dinámica y complejidad; el proceso administrativo; tipología de la administración pública (pública, privada y mixta); comparación entre la administración pública y privada; y las interpretaciones científicas y tecnológicas de la administración. En este capítulo afirma que la administración pública no es todavía una "ciencia completa", pero, según Galván Escobedo (1962), la categoría de los conocimientos de esta disciplina en su estado actual "no pasa todavía satisfactoriamente la prueba del rigor científico".

Para Galván Escobedo (1962) se puede afirmar contundentemente que existe en desarrollo una teoría general, que se puede denominar indistintamente administración o gerencia, preocupada por "estudiar los procesos administrativos fundamentales que son esenciales en cualquier situación en la que un grupo de individuos se organiza para lograr propósitos" (Galván, 1962: 21).

En suma, la obra de Galván Escobedo (1962) refleja fielmente el tiempo en el que fue escrita y en la cual predominaba la concepción de la administración como una disciplina única, indivisible. Una ciencia que no distingue entre lo público y lo privado. En fin, es un tratado de administración general. El mérito de este autor es haber escrito a principios de la década de 1960 una obra explicativa de los problemas teóricos de la administración pública, cuando en esa época predominaban el derecho administrativo y los estudios meramente técnicos (Guerrero, 1985: 243). Sin lugar a dudas, con este trabajo la administración pública en México comienza a abrirse paso entre las otras disciplinas, para delimitar el objeto de estudio de nuestro campo de conocimiento.

LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA MEXICANA EN LA DÉCADA DE 1970

Los estudios teóricos de la disciplina en la década de 1970 son pocos, pero ricos en cuanto a sus alcances y aportaciones. A partir de estos trabajos se sientan las bases de un campo de estudio en pleno auge y desarrollo. Son obras teóricas que analizan la naturaleza del campo de conocimiento, su definición, su relación con diversas disciplinas como la ciencia política, el derecho, la economía, la administración, la psicología; pero al mismo tiempo indagan sobre aspectos de organización y métodos, tan en boga en ese tiempo.

Uno de los primeros estudiosos en esta época es Miguel Duhalt Krauss, quien escribió La administración pública y el desarrollo en México, en el año de 1970. Esta obra trata del perfil del administrador público, el plan de estudios de la carrera de administración pública, la administración pública como actividad, el desarrollo, la planeación, la reforma administrativa, así como otros tópicos administrativos.

En ese mismo año, destaca el trabajo de Álvaro Rodríguez Reyes, un texto general que tiene como título Administración pública del sector público, el cual actualiza viejos problemas de la ciencia administrativa.

Años después aparece uno de los primeros trabajos publicados de un joven investigador: Omar Guerrero. Su Teoría administrativa de la ciencia política (1976) se distingue por plantear los argumentos que tendrán como propósito despojar del estudio de la administración pública a uno de sus más incómodos lastres: la difundida dicotomía políticaadministración pública.

Posteriormente, a partir de su experiencia docente, José Castelazo editó sus Apuntes sobre teoría de la administración pública en 1977. Se trata de un glosario sistematizado del programa de estudios de las asignaturas Teoría de la Administración I y II, de las que impartió clase. Publicado por el Colegio de Licenciados en Ciencias Políticas y Administración Pública, es un trabajo pionero en tratar de sistematizar el conocimiento apartado en ese momento en el campo de conocimiento de nuestra disciplina.

Otro

dialéctico,

trabajo

de

Álvaro

en

Rodríguez

en

el

editado

1978,

Reyes

que

fue

realiza

Organización:

un

una

disertación

enfoque

la

entre

administración y la cibernética. De esta obra es de elogiarse su capítulo sobre la organización de los aztecas, abordado con gran novedad y acierto.

Por último, en esta década destaca un ensayo sobresaliente de José Chanes Nieto: "La investigación sobre la administración mexicana" (1979). A Chanes Nieto corresponde uno de los artículos más importantes para entender el desarrollo del estudio de la administración pública mexicana. En el mismo destaca la relevancia del Instituto Nacional de Administración Pública, que además de su Revista de Administración Pública (RAP), publicó obras en la materia. Se trata de un ensayo en el que de manera magistral sólo un especialista como Chanes Nieto pudo haber abordado tan complejo tema. En el artículo describe las mayores contribuciones de autores en administración pública durante los siglos XIX y XX, hasta el año de 1979.

LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA MEXICANA EN LA DÉCADA DE 1980

El desarrollo disciplinario en la década de 1980 tiene un inusitado crecimiento y expansión por el número de obras y por el contenido de los trabajos presentados. El estudio de la administración pública se encuentra en pleno auge con libros de enorme alcance teórico, en los que se intenta indagar sobre los antecedentes remotos de la disciplina, el desarrollo disciplinario en los diferentes países tanto desarrollados como en desarrollopara ubicar el caso mexicano; otros en los que se realizan aportaciones significativas en nuestro país, algunos como textos de enseñanza que explican la forma de organización y funcionamiento de la administración pública mexicana, órganos, entidades e instituciones administrativas; en general, el campo disciplinario muestra una evolución acelerada.

Esta década inicia con la tesis doctoral de Omar Guerrero: La administración pública del Estado capitalista (1980), con la cual obtiene el Premio Instituto Nacional de Administración Pública. Este trabajo es calificado por Mariano

la obra quizás más importante en lengua española

Baena del Alcázar como "[

desde una perspectiva marxista" (Baena, 1990: 36). Su director de tesis doctoral decía al respecto:

]

Los interesados en el tema confiamos que este trabajo trascienda las fronteras de nuestro país. Sin optimismos exagerados estamos seguros que ello habrá de ocurrir. Queda la gran satisfacción para los latinoamericanos en general, los mexicanos en particular y sin duda para el propio Omar Guerrero, que de este país haya surgido el primer cuestionamiento a la teoría de la administración pública que por años exportaron los países hegemónicos del capitalismo mundial. Quizás así tenía que ser (Rodríguez, 1980: 13).

Con esta obra, Guerrero (1980) avanza en el conocimiento de la administración pública, pero desde la perspectiva del Estado capitalista, por lo que describe su naturaleza política. Para el autor la administración pública es una instancia situada entre el Estado y la sociedad, por lo que sirve de mediación política y administrativa.

Ignacio Pichardo Pagaza con su Introducción a la administración pública en México (1980) escribió la contribución más importante al estudio de la administración pública mexicana en la década de 1980, contenida en un abundante trabajo que trata de la situación existente. La obra retorna a la fértil tradición de textos para la enseñanza con el fin de dar a conocer la organización y funcionamiento de la administración pública mexicana. Adicionalmente, el autor explora con extensión los anchos ámbitos organizativos de la administración pública desde los marcos jurídicos, constitucionales y políticos, para luego proceder al estudio del régimen federal, el papel de los partidos, y concluir con el examen de las atribuciones y facultades del poder ejecutivo.

Posteriormente, Ricardo Uvalle Berrones escribió en 1983: El gobierno en acción, una atinada disertación sobre los aspectos funcionales de la administración pública (1983). Se trata de su tesis de maestría, en la que pueden percibirse los temas fundamentales que le preocupan a lo largo de su vida académica.

En ese mismo año, Federico Reyes Heroles publicó su Política y administración a través de la idea de la vida, un interesante trabajo reflexivo sobre temas variados de la administración pública, entre ellos la burocracia y la tecnocracia. También aparece el ensayo de Luis F. Aguilar Villanueva: "Los objetos de conocimiento de la administración pública" (1983), un artículo considerado

relevante, desde el punto de vista teórico, en el que Aguilar aborda los "objetos de conocimiento" de la administración pública contemporánea.

Un año después, Omar Guerrero publica su Introducción a la administración pública (1984). El autor comenta que es un texto sintético donde se integran aportes de diverso origen, por lo que explica generalidades y señala particularidades, motivo por el cual se establece un esquema de historia de las ideas administrativas en nuestro país y una crestomatía de los principales estudios administrativos de ayer y hoy. Sostiene una hipótesis de trabajo que habrá de continuar durante su vida investigativa:

Creemos que la administración pública es un objeto científico de estudio; que hay un gran aporte mexicano a este campo; que éste se comprende mejor en su desenvolvimiento histórico; y que es una ciencia sistemática transmisible mediante la cátedra, la investigación y la difusión (Guerrero, 1984: XXVIII).

Coincide con esta afirmación Chanes (1984), en el sentido de que Guerrero muestra que "la ciencia de la administración fue una preocupación permanente de los pensadores mexicanos (y) que la ciencia administrativa lo sigue viendo". A partir de realizaciones propias, enraizadas en nuestra realidad, se pueden construir elaboraciones generales y elucidar los principios confrontados con experiencias, sin recurrir a meras especulaciones.

Dos años después también aparece otra obra relevante La teoría de la administración pública (1986). Siguiendo con su línea de investigación, Guerrero señala que desde que impartió la cátedra de Teoría de la administración pública tuvo múltiples interrogantes, y que su enseñanza estuvo determinada por los progresos de la investigación a los que se había abocado desde 1972. Du rante ese lapso, la inconformidad permanente con la literatura imperante para ese tipo de asignatura, incrementó su empeño por encontrar otras alternativas. Realiza una afirmación que muestra claramente su posición teórica en relación con la disciplina:

Nunca acepté como válidas las enseñanzas traídas desde la administración privada; siempre dudé de las proposiciones nacidas de las teorías organizacionales; poco me atrajeron las modas venidas del funcionalismo o los

sistemas. Mi convicción era y sigue siendo que la teoría de la administración pública se refiere al Estado y sólo a él.

] [

nobleza intelectual; que tiene su propio objeto de conocimiento; que es una, entre

sabemos igualmente, que esta ciencia es antigua y la galardonan títulos de

las diversas ciencias sociales (Guerrero, 1986: XV).

Al respecto, Pichardo (1986) sostiene que con pleno conocimiento del objeto de estudio Guerrero demuestra que el desarrollo de la administración pública "se vincula a las condiciones económicas que influyen en su composición", como a la "naturaleza de los regímenes gubernamentales y a las formas de Estado. Demuestra que el pensamiento administrativo no tiene un carácter formal, sino que se inspira en la relación estructural del Estado y la sociedad" (Pichardo, 1986: XXII).

LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA MEXICANA EN LA DÉCADA DE 1990

En la década de 1990 los estudios teóricos de la disciplina muestran los diversos enfoques prevalecientes en la administración pública contemporánea. Enfoques teóricos como las políticas públicas, la gerencia pública y la gestión pública como herederos del public management, hasta llegar a la nueva gerencia pública para otros nueva gestión pública, como temas centrales de las nuevas corrientes que alimentaron el debate sobre las propuestas para mejorar la administración pública en un nuevo entorno mundial, global, interdependiente y rápido avance tecnológico.

Un primer trabajo representativo es el de Enrique Cabrero, Evolución y cambio en la administración pública: del administrador al gerente público, editado en 1991. Cabrero dio los primeros pasos en México para introducir el temario y la expresión gerencia pública, y a él se deben las exploraciones originales en torno del desarrollo de empresarios y gerentes públicos para el sector público en el sector paraestatal.

Continuando con su línea de investigación, Ricardo Uvalle Berrones publica La teoría de la razón del Estado y la administración pública, en 1992. Se trata de su

tesis doctoral en el que Uvalle aborda las contribuciones de la Teoría de Estado a la administración pública.

Cinco años después, Enrique Cabrero publica una versión más actualizada de su obra, bajo el nombre de Del administrador al gerente público, en 1995. Con esta investigación Cabrero hace un adecuado análisis de las funciones del gerente público en la administración pública moderna. Más recientemente, sus investigaciones se encuentran ligadas a temas municipales y a gestión de recursos en el ámbito local.

Un discípulo de Cabrero, David Arrellano, publica un artículo denominado "Gestión pública en Estados Unidos: crisis y estado del arte", en 1995. Señala Guerrero (2000) que a favor de una explicación rigurosa del managament anglosajón, David Arrellano es autor de uno de los trabajos más lúcidos sobre este fenómeno en Estados Unidos, al que visualiza sin omitir sus virtudes, pero tampoco sus vicios, de modo que es un documento de consulta obligada sobre el tema. No obstante ser un artículo, destaca la profundidad con que Arrellano aborda los enfoques del management en Estados Unidos, sus fortalezas y debilidades en su implementación. Un texto necesario para comprender los orígenes de la gestión pública norteamericana.

Nuevamente, José Chanes Nieto edita su Administración y política, en el año de 1997. Por ello, señala Guerrero (2000), Chanes ha beneficiado desde tiempo atrás a nuestra especialidad con su importante labor de investigador. Chanes es autor de un libro relevante para entender nuestra administración, cuyo título sugestivo nos recuerda sus estrechas relaciones con la política.

También en 1997 Ricardo Uvalle Berrones publica su libro Las transformaciones del Estado y la administración pública en la sociedad contemporánea. Se trata de una obra que debe destacarse, pues es la recopilación de una buena parte de sus conferencias y ensayos que, bajo un título sugestivo, aborda temas relevantes de la vida pública de nuestro tiempo. Uvalle ha realizado una obra digna de analizar, cuyo foco de interés son las transformaciones institucionales producidas por el Estado y la administración pública contemporánea, así como los efectos derivados de esta estrecha vinculación.

Omar Guerrero también publica sus conferencias en un volumen denominado Principios de la administración pública, en 1997. Este investigador señala que la finalidad es "compendiar los principios esenciales" que le dan fundamento a la administración pública, tanto como materia de estudio como ejercicio profesional. Al respecto agrega que:

El espíritu de trabajo es acercar el estudio de la administración pública a quienes

por primera vez tienen noticia de esta materia, así como favorecer la actualización de aquellos otros que ya son indicados en el tema. Se trata, por consiguiente, de un trabajo que sacando fruto de las labores investigativas del autor, ha sido preparado como material de enseñanza. Tal es el motivo por el cual su temario, obviando el tradicional método de confección por capítulos, optó por una secuencia a través de siete lecciones (Guerrero, 1997: 9).

Por ello, Guerrero afirma que el título del libro es mucho más modesto de lo que

a primera vista parece, pues no es un tratado sobre el tema, sino más bien

pretende destacar los aspectos fundamentales y generales que entrañan los

asuntos relativos a la administración pública.

Posteriormente, Omar Guerrero publica una obra relevante Del Estado Gerencial al Estado Cívico, en 1999. En ella describe el origen y trayectoria y critica

al public management, traducido como gerencia pública. En este trabajo, como

su nombre lo indica, el autor sostiene la tesis de que más que necesitar un Estado gerencial, lo indispensable es contar con un Estado cívico, donde

predomine el ciudadano por encima de la visión del cliente.

LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA MEXICANA EN EL INICIO DEL SIGLO XXI

El estudio de la administración pública mexicana inicia el siglo XXI con obras maduras que incluyen temas de la teoría administrativa contemporánea, así como temas referidos a los ámbitos de estudio del desarrollo y evolución de la práctica administrativa de nuestro país. Temas relativos a los enfoques teóricos como las políticas públicas, la nueva gestión pública, la gobernanza como enfoque reciente, la gerencia pública en la globalización, así como la mejor

compilación de la obra del fundador de la administración pública mexicana: Luis de la Rosa.

Para iniciar esta centuria, Omar Guerrero elabora un libro que marca un retorno a un tema que conoce muy bien, Teoría administrativa del Estado, publicado en

el año 2000. En su introducción Guerrero cita a Dwight Waldo, quien había

declarado que, sin lugar a dudas, todo Estado es administrativo o no es Estado.

Por lo cual apunta los alcances de una teoría administrativa estatal:

La materia prima del Estado es la política y la administración. En el ancho mundo

del Estado, cuya esencia son los asuntos de todos los ciudadanos, los asuntos del público, se congregan una variedad de ciencias sociales y políticas que lo visualizan a través del color peculiar de su cristal. Tiene aquí su lugar la administración pública, cuyo cultivo científico entraña a la teoría administrativa del Estado o, lo que es lo mismo, el punto de vista administrativo del Estado.

La

administración del Estado, pues tal es un sinónimo de administración pública

[

]

(Guerrero, 2000: XVII).

Guerrero señala que el libro pretende destacar la relevancia teórica de la administración pública en tres sentidos. En primer lugar, trata a la disciplina como

un

conocimiento acumulado de antaño. En contraste con la sociología, la ciencia

de

la administración pública es acumulativa, y existen puentes de entendimiento

entre sus fundadores más que puntos de divergencias. En segundo lugar, se trascienden algunas de las estrategias expositivas contemporáneas, dedicadas

a circunscribir el estudio de la administración pública a su puro diseño

organizativo y a su mera ingeniería de operación. Por último, el autor señala que

la realidad administrativa no sólo está integrada por las prácticas, sino también

por los valores. En la exposición del texto afirma que la administración pública

es la "ciencia del interés público".

En ese mismo año, uno de los más importantes especialistas en administración pública mexicano, José Chanes Nieto, nos ofrece la compilación completa del fundador del campo de estudio bajo el nombre de La administración pública en México. Nuestros clásicos. La obra de Luis de la Rosa (2000). Una enorme contribución al estudio de la administración pública en México fue la compilación ordenada y sistematizada de la obra del fundador del campo de estudio en

nuestro país: Luis de la Rosa. En ella puede encontrarse la trayectoria política, administrativa, profesional y humanista de De la Rosa. Obra esencial para entender a la disciplina en México.

También José Luis Méndez presenta una compilación de Lecturas básicas de administración y políticas públicas (2000), de una antología de escritores que pertenecían al Colegio de México.

El que escribe elaboró un libro con el título La administración pública como

ciencia. Su objeto y su estudio (2001). La propuesta teórica supone examinar a

la

disciplina desde el punto de vista de su objeto de estudio (actividad, materia)

y

de su estudio del objeto (disciplina), para sostener la tesis de que la

administración pública es una ciencia social, independiente, autónoma y en pleno desarrollo. Se trata de una ciencia aplicada, es una ciencia política y una ciencia del Estado.

Al año siguiente, también el que escribe publicó una obra titulada Gestión pública

y governance (2002), como resultado de su seminario de posgrado en la

Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. En el mismo se analiza

al public management como gestión pública, su definición, desarrollo teórico y

experiencias en los países anglosajones de la nueva gestión pública. Asimismo, se realiza un análisis inicial de la governance (gobernanza) como nuevo enfoque teórico en la administración pública.

Omar Guerrero publica dos libros relativos al tema de la gerencia pública. El

primero es Gerencia pública en la globalización (2003), en donde profundiza los alcances y limitaciones de la gerencia pública en el mundo contemporáneo y en su entorno global. Posteriormente aparece La nueva gerencia pública (2004), en

el que vuelve a revisar esta corriente del pensamiento administrativo, desde sus

orígenes teóricos, sus fundamentos ideológicos y sus prácticas administrativas. Con estos títulos Guerrero contribuye al debate teórico del origen, desarrollo y enfoques de la nueva gerencia pública.

Durante el año 2007 se publicaron tres obras dignas de considerar dentro de los tratados teóricos. La primera corresponde a José Castelazo, con su libro La administración pública: una visión de Estado, en donde sostiene que el Estado

es fundamental para entender a la administración pública, por lo que se trata de una administración estatal.

La segunda es el libro de Luis Aguilar Villanueva: Gobernanza y gestión pública. Aquí el autor analiza a la gobernanza como enfoque político y resalta las implicaciones que tiene con la administración pública. Al mismo tiempo, examina la gestión pública en sus modalidades de gestión estratégica y gestión de calidad.

En tercer lugar, la obra de José Martínez Vilchis: La nueva gerencia pública en México. Un análisis comparativo de la administración estatal en México es una investigación que analiza los efectos de la nueva gestión pública en doce entidades federativas, para conocer los alcances y las innovaciones realizadas desde este enfoque teórico. Se trata de un estudioso que actualmente es Rector de la Universidad Autónoma del Estado de México.

El análisis de la administración pública mexicana sigue produciendo obras de enorme riqueza conceptual, enfoques contemporáneos y aplicaciones a nuestra realidad. Esperamos que esta tradición continúe con mayor vigor en nuestra disciplina y que nuevas generaciones de investigadores aporten mayor conocimiento sobre la actividad organizada del Estado, tanto en el presente como en el futuro que viene.

CONCLUSIÓNES:

Las actuales concepciones administrativas son el resultado de un proceso iniciado en los mismos albores de la humanidad y que ha venido evolucionando y adquiriendo sus propios perfiles a través de diferentes épocas y etapas. Dicho proceso administrativo se inició como un hecho obligado cuando dos individuos tuvieron que coordinar sus esfuerzos para hacer algo que ninguno de ellos pudo hacer por sí solo y evolucionó hasta convertirse en un acto previo y cuidadosamente planificado y racional que permite alcanzar los objetivos con los menores esfuerzos posibles y con las mayores satisfacciones para los individuos. El estudio histórico de esa evolución administrativa nos muestra los enfoques que tuvo esta ciencia en Egipto, China, Grecia y Roma, y la influencia que tuvieron ciertos procedimientos utilizados en esos lugares sobre algunas prácticas actuales en el campo, entre ellas de la organización funcional de los poderes del Estado.

sobre algunas prácticas actuales en el campo, entre ellas de la organización funcional de los poderes