Вы находитесь на странице: 1из 7

SEMINARIO DE DESARROLLO REGIONAL Y URBANO

DIFERENCIAS ENTRE DESARROLLO, CAMBIO SOCIAL Y EVOLUCIÓN

DESARROLLO
CONSIDERA LOS CAMBIOS INDUCIDOS INTENCIONALMENTE POR DIFERENTES AGENTES DE
DESARROLLO. SI IMPLICA JUICIOS DE VALOR. SE CONSIDERAN FUERZAS E INFLUENCIAS
EXTERNAS E INTERNAS. SE DA EN UN ESPACIO Y TIEMPO DETERMINADOS. ES DISCONTINUO
E INTERMITENTE

CAMBIO SOCIAL
NO IMPLICA JUICIOS DE VALOR, SE LIMITA A REGISTRAR EMPIRICAMENTE LOS CAMBIOS QUE
SE PRODUCEN EN UNA SOCIEDAD GLOBAL O EN PARTE DE ELLA SIN APROBAR O
DESAPROBAR

EVOLUCIÓN
CONSIDERA EL CAMBIO COMO UN PROCESO PRODUCIDO POR MECANISMOS INTERNOS, QUE
SON PARTE INTEGRANTE DE ESE MISMO PROCESO, QUE SE DESARROLLA CONTINUAMENTE Y
EN FORMA GRADUAL, SIN INFLUENCIAS EXTERNAS. NO EMITE JUICIOS DE VALOR Y HAY UN
SENTIDO DETERMINISTA

EL CONCEPTO DE DESARROLLO

La palabra desarrollo es generalmente identificada con nociones análogas de cambio, de


progreso, de evolución. Así, cuando hablamos del desarrollo de una planta nos referimos al
paso sucesivo de ella por las diferentes etapas de su evolución natural; si pensamos en el
desarrollo de la personalidad de un individuo, nos remitimos a los cambios que van
ocurriendo en su comportamiento y en sus actitudes en el curso de su vida, y así
sucesivamente.

Sin embargo, cuando aplicamos la noción de “desarrollo” a una sociedad, el asunto se


torna más complejo: en efecto, hay diferentes aspectos económicos, sociales, políticos,
culturales que, como veremos luego, están necesariamente involucrados en el desarrollo de
toda organización social y que, actuando los unos sobre los otros, se influencian entre si,
hasta el punto de ser muchas veces interdependientes.

Es necesario además diferenciar cada uno de estos conceptos principalmente cuando se


aborda el estudio del desarrollo de una sociedad, o de parte de ella, como es nuestro caso el
desarrollo regional.

PEDRO GUTIERREZ ARROYO – DOCENTE 1


Universidad Popular del Cesar – Seccional Aguachica
SEMINARIO DE DESARROLLO REGIONAL Y URBANO

Primero, que el “desarrollo” es diferente de “cambio social”, con el que


frecuentemente se confunde. Esta distinción es importante porque hace referencia al papel
que juegan los juicios y las escalas de valor con las cuales se califican como buenos o
malos, como deseables o no deseables, las variaciones que ocurren en las distintas áreas de
una sociedad. En principio “cambio social” no implica juicios de valor. Solo tiene que ver con
la observación empírica de los hechos, con el mero registro de los cambios ocurridos en
cualquier rama o en la estructura global de una sociedad y por ello, es aplicable tanto a los
cambios perjudiciales, negativos, como a los de desarrollo, o sea los que se entienden como
positivos. En contraste, el concepto de “desarrollo” si involucra juicios y escalas de valor que
permiten establecer cual es la dirección deseada y la velocidad requerida en los cambios
sociales que se consideran positivos.

De aquí la necesidad, cuando se hable de “desarrollo”, de hacer explícitos, de exponer en


forma clara los diferentes valores (por ejemplo, equidad, crecimiento, justicia, bienestar, etc.)
en que se basan los distintos esquemas de desarrollo, como los patrones o criterios que
sirven para su medición. Pero no basta con desentrañar los juicios de valor que subyacen a
toda propuesta de desarrollo; es igualmente importante la aclaración de a quién realmente
favorecen esos valores, ya que en toda sociedad habrá siempre individuos y grupos sociales
y territoriales cuyos intereses y valores entran en conflicto, y, generalmente, en cada
momento dado, sólo habrá uno o pocos grupos que harán predominar sus propios intereses,
expresados por medio de sus propios valores.

En segundo lugar, es muy útil distinguir los conceptos de “desarrollo” y “evolución”.


Este último hace referencia y es aplicable a procesos de cambio social gradual, que son
producidos por causas, por mecanismos y por fuerzas internas, que constituyen partes
integrantes de esos mismos procesos; es para ponerlo en otros términos, la producción de
formas y estructuras nuevas a partir de la lenta y gradual evolución de lo viejo y tradicional,
sin ninguna interferencia externa. El concepto “desarrollo”, a diferencia del anterior, se refiere
a cambios inducidos en forma conciente e intencional, a través de políticas que en forma
deliberada son impulsadas por diferentes agentes de desarrollo. Este concepto reconoce en
forma explicita que las sociedades no se desarrollan en aislamiento; los cambios que
conllevan desarrollo se difunden por las sociedades y los territorios a través de una gran
diversidad de canales y de contactos. Así, las antiguas maneras de hacer las cosas son
remplazadas por otras nuevas, que son incorporadas gracias tanto a la apertura externa de
las sociedades, a la influencia exterior, como a la apertura interna, hacia la intervención
consciente y la selección libre de determinadas políticas.

En síntesis, en el conceptote “desarrollo”, las metas, los objetivos y las finalidades son
cuestiones vivas, determinadas por los agentes del desarrollo colectivo, ya sean autoridades
centrales o las autoridades y las fuerzas sociales regionales; por contraste, en el concepto de
“evolución”no hay margen para la elección, pues todo parece determinado por las leyes de lo
tradicional y la formulación de metas carece de significado.

PEDRO GUTIERREZ ARROYO – DOCENTE 2


Universidad Popular del Cesar – Seccional Aguachica
SEMINARIO DE DESARROLLO REGIONAL Y URBANO

Un tercer aspecto que nos permite precisar el concepto “desarrollo” cuando lo aplicamos
a una sociedad es su carácter discontinuo, intermitente, es decir, no lineal, ni uniforme, ni
constante. Así en una sociedad abierta, tanto a las influencias externas como a las
intervenciones deliberadas y a las inversiones generadas en su interior, el proceso de
desarrollo puede describirse como una introducción y difusión de oleadas sucesivas de
innovaciones que remplazan las antiguas formas tradicionales de hacer las cosas tanto en
los distintos espacios económicos, sociales, culturales y políticos, así como en los
geográficos, en una forma desigual y no uniforme.

También es conveniente tener en mente aquí que en ese proceso de difusión de las
innovaciones de todo orden la sociedad no es, ni mucho menos, un receptor pasivo de los
cambios, ya que en toda innovación siempre habrá una reacción activa que de alguna
manera obliga a adoptar y modificarlos cambios mismos, permitiendo así su adopción y
aceptación por medio de un complejo proceso de aprendizaje, tanto individual como
colectivo. Más aún, no hay que perder de vista el hecho de que en una sociedad los cambios
introducidos en cualquiera de los aspectos que hemos enumerado, generan cambios también
en los otros. Así esta interdependencia entre lo económico, lo social, lo cultural y lo político
incita a que la aceptación de una innovación en uno de estos terrenos allane o facilite el
camino para la aceptación de sus consecuencias en otros campos.

Un cuarto aspecto del desarrollo que es necesario considerar es que por estar el hombre
como individuo y la sociedad como tal, localizados en espacios determinados y limitados por
el tiempo cronológico, los factores tiempo y espacio deben ser incluidos como elementos
importantes en cualquier análisis sobre el desarrollo social. Máxime si se tiene en cuenta,
como lo puede constatar cualquier estudio empírico, que le desarrollo no se da en forma
pareja ni en el tiempo ni en el espacio y que, por esto mismo, los diferentes patrones de
distribución de estas dos dimensiones influyen y determinan el proceso mismo del desarrollo;
a su vez, este proceso de desarrollo buscara influir por medio de distintos tipos de reacción
sobre esas distribuciones, buscando modificar esos ritmos temporales y esas dispersiones
espaciales.

En conclusión, todo estudio sobre el desarrollo social requiere un marco de referencia


espacio – temporal que sea dinámico en el tiempo y que involucre las interdependencias
entre un espacio y otro; necesita del examen de los efectos que producen la introducción de
innovaciones económicas, tecnológicas, políticas y culturales en términos de permitir o
dificultar el advenimiento de nuevos cambios en esos mismos terrenos; se debe nutrir con la
identificación de la metas, objetivos y finalidades que se dan así mismo en forma conciente
los distintos actores del desarrollo social; necesita incorporar una identificación de los valores
que iluminan los esquemas de desarrollo y una evaluación de los sectores que se ven
beneficiados por ello; y finalmente, precisa del establecimiento de la dirección y la velocidad
requerida de los cambios deseados.

UN ENFOQUE INTEGRAL DEL DESARROLLO


PEDRO GUTIERREZ ARROYO – DOCENTE 3
Universidad Popular del Cesar – Seccional Aguachica
SEMINARIO DE DESARROLLO REGIONAL Y URBANO

El proceso de desarrollo de una sociedad en un área determinada sea esta un país o una
región, esta compuesto por varios aspectos que se relacionan y se influencian entre sí,
dentro de unos marcos de tiempo y espacio. Estos aspectos que hacen parte del proceso de
desarrollo vamos a llamarlos en adelante subprocesos, ya que también éstos tienen sus
propias leyes, sus propias dinámicas y si se quiere, pueden ser estudiados en forma
separada. Estos subprocesos son:

1) El subproceso económico
2) El subproceso social
3) El subproceso cultural
4) El subproceso político – administrativo

Para efectos del análisis del proceso de desarrollo regional, debemos concebir estos
cuatro subprocesos como un sistema de relaciones mutuas, reciprocas, que lleva a depender
los unos de los otros. Además tal como lo expusimos arriba, toda sociedad en desarrollo
generalmente se interrelaciona con el ambiente externo, o sea con otras sociedades
regionales, sean éstas contiguas o distantes, las cuales canalizan sus influencias en la
sociedad a través de cada unos de los subprocesos que estamos mencionando.

1) El Desarrollo Económico.

El desarrollo económico regional puede describirse como una serie de incrementos en el


volumen de las operaciones económicas, es decir, en el producto agregado y en el ingreso
total, entendidos éstos como la suma del valor de lo producido en las diferentes actividades
económicas –ya sean industriales, agrícolas o de servicios–, y como la suma total de los
ingresos generados para quienes participan en esas actividades, como empresarios,
trabajadores o empleados. También puede verse el desarrollo económico como una
participación cada vez más creciente en el producto y en los ingresos totales de actividades y
empresas caracterizadas por una mayor productividad, en comparación con otras actividades
y empresas de menores posibilidades de producción y de utilización eficiente de los recursos
naturales, humanos y financieros disponibles.

Desde el punto de vista de la innovación, la fuerza motriz que empuja el proceso de


desarrollo económico puede identificarse como la introducción de oleadas sucesivas de
innovaciones tecnológicas –ya sea en maquinaria, en la organización de la producción o en
insumos y materias primas–, innovaciones que generan un rápido incremento de la
productividad general y estimulan una mayor especialización y una mayor división social del
trabajo, todo lo cual gradualmente va creando industrias o actividades nuevas, más eficientes
y rentables, que van reemplazando a las antiguas.

PEDRO GUTIERREZ ARROYO – DOCENTE 4


Universidad Popular del Cesar – Seccional Aguachica
SEMINARIO DE DESARROLLO REGIONAL Y URBANO

En el proceso de desarrollo económico puede tener una gran influencia la planeación y la


elaboración de políticas específicas, cuya introducción puede considerarse como una
innovación importante.

2) El Desarrollo Social

El desarrollo social como subproceso que hace parte del desarrollo regional podemos
verlo con relación a tres tópicos, principalmente.

El primero tiene que ver con la forma más o menos amplia, equitativa o inequitativa, como
se distribuye entre los distintos sectores de la población regional los beneficios del desarrollo
económico, con la distribución del ingreso regional y el incremento de la capacidad de
adquisición y consumo de bienes y servicios, tanto materiales como no materiales,
disponibles en el mercado abierto.

El segundo atañe a la producción y distribución de ciertos bienes que no deberían ser


estrictamente mercantiles tales como salud, la educación, los servicios públicos, la vivienda,
la nutrición, etc., bienes que están ligados en forma más estricta e inmediata con el bienestar
que otros bienes corrientes que se distribuyen por medio de los mecanismos del mercado. La
posibilidad de acceso a esos bienes crea las condiciones propicias para el nuevo desarrollo
hasta tal punto que las situaciones criticas que tienen origen en la insuficiente oferta de ellos
–como son la insalubridad, la desnutrición, el analfabetismo, etc. –, constituyen importantes
barreras a la entrada y difusión de las innovaciones económicas, políticas y culturales que
propician el desarrollo general.

Un tercer aspecto del desarrollo social se relaciona con los cambios en la estructura de
los grupos sociales, en la distribución de posición e influencia de las instituciones sociales y
en los patrones de movilidad social, todos los cuales pueden crear condiciones propicias
para el desarrollo. Piénsese, por ejemplo, en la importancia que para el desarrollo puede
tener el surgimiento de nuevos grupos sociales, basados en el profesionalismo y los
intereses comunes que remplazan gradualmente los anteriores, sustentados en el
parentesco y en la comunidad aldeana.

Es claro que el surgimiento en una región de nuevas organizaciones industriales, nuevas


actividades económicas, nuevas formas de producción, amplios medios de difusión de
masas, etc., generan cambios en las actitudes, en los valores y en las aspiraciones
individuales y colectivas de los grupos humanos allí residentes y por consiguiente, ocasionan
el surgimiento de nuevas clases, nuevos grupos sociales y nuevos patrones de movilidad
social. No debe descartarse el que para algunos miembros de las antiguas élites toda esa
transformación social puede parecer como síntomas de la desintegración, la degeneración y
el estancamiento, lo que no es otra cosa que le surgimiento de nuevos valores, que
desplazan a los viejos, que ya no corresponden a las nuevas circunstancias sociales que
ocasiona el desarrollo.

PEDRO GUTIERREZ ARROYO – DOCENTE 5


Universidad Popular del Cesar – Seccional Aguachica
SEMINARIO DE DESARROLLO REGIONAL Y URBANO

3) El Desarrollo Cultural

El desarrollo cultural podemos definirlo como los cambios en el aprendizaje individual y


social que conduce a la acumulación de conocimientos y habilidades y a la generación de
actitudes que, en conjunto, capacitan a las sociedades para lograr un mayor control de sus
ambientes naturales y del destino de su desarrollo, y permiten a los individuos un mayor
control sobre su propio futuro.

Un ingrediente importante del proceso de desarrollo cultural es la asimilación, antes que


la imitación. En efecto, las sociedades en desarrollo generalmente aprenden de la
experiencia de otros, e incorporan lo que consideran útil mediante un proceso consciente de
selección. Como consecuencia, el resultado y el rumbo del desarrollo cultural de las regiones
siempre serán diferentes de acuerdo con sus antecedentes históricos y con sus propios
ambientes naturales.

4) El Desarrollo Político e Institucional

En su aspecto político, este componente del desarrollo regional tiene que ver con la
adecuación de las reglas del juego político a los cambios económicos y sociales ocurridos en
un espacio determinado y con los cambios en las posiciones de influencia y de poder
asignados tanto por el surgimiento de nuevos grupos sociales que se aglutinan en
movimientos políticos, como por las nuevas relaciones de intereses que igualmente se
estructuran alrededor de organizaciones de todo tipo (gremiales, cívicas, etc.). El desarrollo
político siempre deberá implicar una mayor posibilidad para todos los grupos sociales de ser
representados, al mismo tiempo que un incremento de su participación e influencia en la
concentración de las decisiones. En el aspecto institucional el desarrollo significa una
creciente división funcional del trabajo de tal forma que cada función sea realizada por una
organización especializada en la materia de manera cada vez más eficiente.

En su aspecto administrativo, el desarrollo supone en la administración burocrática en los


niveles central, regional y local de tal forma que se genere una racionalidad creciente en la
utilización de los recursos de toda índole, el surgimiento de la planeación deliberada y la
formación de estrategias que permitan coordinar todas las acciones de desarrollo.

Así los procesos políticos y administrativos desempeñan un doble papel en el desarrollo,


primero forman parte del proceso general del desarrollo, al experimentar cambios profundos
como producto de su relación con los subprocesos económicos, sociales y culturales.
Segundo, como resultado de esas relaciones se plasman, a nivel político y administrativo, los
valores (objetivos y propósitos) y las metas del desarrollo, y se conciben, planean y ejecutan
las acciones del desarrollo.

CUESTIONARIO

PEDRO GUTIERREZ ARROYO – DOCENTE 6


Universidad Popular del Cesar – Seccional Aguachica
SEMINARIO DE DESARROLLO REGIONAL Y URBANO

1. Aplicadas al terreno social, ¿cuáles son las diferencias entre los conceptos: desarrollo,
cambio y evolución?
2. ¿De que manera los cambios económicos pueden ocasionar cambios sociales?
3. Explique ¿cómo los cambios culturales pueden influir para potenciar procesos
autónomos en la gestión del desarrollo regional?
4. ¿Considera usted que las reformas políticas realizadas recientemente en Colombia
tienen su origen en el desarrollo económico y social del país? Explique sus razones.

PEDRO GUTIERREZ ARROYO – DOCENTE 7


Universidad Popular del Cesar – Seccional Aguachica