You are on page 1of 6

Caracas, 12 de junio de 2019

CIUDADANO:
NICOLAS MADURO MOROS
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE
VENEZUELA
SU DESPACHO.-

Nosotros, CELIA MIGUEZ VIUDA DE PETRIZZO, ANGELA PETRIZZO Y JUAN


CARLOS PETRIZZO, (En lo adelante nuestro padre) actuando en este escrito
en nuestros propios nombres y en nuestra condición de propietarios
legítimos de la TORRE SOLANO ubicada en la Avenida Francisco Solano
López de la Urbanización Sabana Grande de Caracas, nos dirigimos a usted
para denunciar cómo en efecto denunciamos a los señores JESÚS PETIT DA
COSTA, VLADIMIR PETIT MEDINA y al SEÑOR VLADIMIR LANCIANESE
como autores materiales e intelectuales del despojo el cual pretenden
hacernos del inmueble de nuestra propiedad anteriormente identificado.

Narramos en forma suscinta los hechos

El edificio de marras fue construido por nuestro padre sobre unos terrenos
adquiridos en el año 1986 a través de una compañía denominada
PROMOCIONES 86 C.A. cuyo accionista mayoritario era nuestro fallecido
padre.
El edificio de 10 pisos, fue construido con un préstamo del para entonces
Banco Construcción C.A.
La conclusion del mismo tuvo lugar en el año de 1991 pero por diferencias
con la Dirección de Ingeniería Municipal del Municipio Libertador del
Distrito Capital, relacionadas con el porcentaje de ubicación y construcción
permitido por la Ordenanza de Zonificación Urbana, le fue otorgada
solamente una habitabilidad parcial, quedando el resto de la habitabilidad
a ser determinado con posterioridad debido precisamente a las
discrepancias entre nuestro padre y la municipalidad sobre los cómputos
en el porcentaje de construcción permitido de acuerdo a la zonificación de
la parcela.

Queremos dejar claro y así lo han dicho tanto la jurisprudencia nacional


como extranjera que el hecho de que sobre un inmueble no se haya emitido
la Cédula de Habitabilidad correspondiente no significa que el inmueble no
sea habitable.
Lo que implica el no otorgamiento de la Cédula de Habitabilidad es que el
inmueble no puede ser registrado y por lo tanto no puede ser enajenado o
vendido. Y este es el caso de la Torre Solano.

En esas condiciones en 1992 el edificio completo fue arrendado a Petroleos


de Venezuela C.A. para que funcionara allí su instituto de formación, el
CIAD. El contrato de arrendamiento se fue renovando todos los años y las
relaciones de nuestro padre con PDVSA se llevaron con total cordialidad. En
1999, por decisión del para entonces presidente de PDVSA Ali Rodríguez
Araque, se rescindieron todos los contratos de los inmuebles alquilados por
PDVSA; entre ellos el de nuestro padre. Una vez desalojado el inmueble por
parte de PDVSA, nuestro padre puso el edificio nuevamente en alquiler.
Después de un tiempo de estar el inmueble vacío, y ante la angustia de no
tener ingresos, para cumplir con compromisos en especial con la banca
hipotecaria, se presentó entonces por el edificio con la intención de
alquilarlo, el Sr. JESÚS PETIT DA COSTA. Este señor después de pintarle
villas y castillos a nuestro padre, diciéndole lo próspero que era él como
abogado y haciendo uso de su condición de ex procurador general de la
República, le dijo que iban a instalar allí una universidad a través de una
Compañía denominada LIDERAZGO TERCER MILENIO C.A. presentándole
unos estatutos con un capital millonario que a la postre resultó ser una
empresa de maletín con capital de puro papel. Nuestro padre a pesar de
que mucha gente le dijo que se abstuviera de hacer negocios con ese señor,
por tener una cuestionada reputación, sin embargo, confiando en la buena
fe de todo el mundo, decidió alquilárselo.

Y a partir de ese instante fue cuando comenzó el calvario de nuestro padre


y de nuestra familia. Más vale que nunca hubiese conocido a ese señor y
mucho menos tenerlo como inquilino. Ese calvario continuó para mi padre
hasta la fecha de su fallecimiento en fecha 17 de febrero de 2013. La
pesadilla continúa para su viuda y para nosotros sus hijos, sin que hasta la
fecha se haya hecho justicia frente al más descarado despojo que se haya
conocido.

Es el caso, que al tercer mes de haber sido suscrito el contrato de


arrendamiento con Petit Da Costa, representante de la sociedad mercantil
LIDERAZGO TERCER MILENIO C.A., este dejó de pagar el alquiler a nuestro
padre. Confesiones hechas por el mismo Petit Da Acosta, en forma abierta
dijo que no tenia dinero con que pagar, por lo cual nuestro padre le solicitó
el desalojo del edificio. Petit Da Acosta se negó a desalojarlo con
argumentos que nada tenían que ver con la relación arrendaticia. En ese
momento comenzaron las triquiñuelas y marramuncias legales y jurídicas
urdidas por el Abogado JESÚS PETIT DA COSTA su hijo VLADIMIR PETIT
MEDINA y el otro accionista de la compañía arrendataria de nombre
VLADIMIR LANCIANESE con el solo objetivo de quedarse dentro del
inmueble sin pagarle alquiler a nuestro padre y con el objetivo de aplastarlo
moralmente para a la postre quedarse con el edificio.

Aprovechándose de su nobleza, a nuestro padre, lo humillaron haciéndole


desplantes, impidiendole el acceso a las oficinas que tenía para él en el
inmueble, amenazandolo con la policia, diciéndole que ellos tenían a su
servicio funcionarios del CICPC. Las crisis de hipertensión que sufrió eran
recurrentes y fue entonces, impotente ante tan descarado y abierto
atropello, cuando su salud comenzó a deteriorarse. Ver que la culminación
del trabajo de toda una vida estaba siendo arrebatado por unos seres
inescrupulosos, le ocasionaron daños irreversibles a su salud.

El proceso judicial ha llevado años con centenares de incidencias todas


urdidas por Petit Da Costa con el fin mediato de usufructuar el inmueble
propiedad de nuestro padre sin ninguna contraprestación para él y con el
fin último de despojarlo totalmente de su propiedad. Han pasado 20 años
sin que esos señores nos hayan pagado alquiler ni a nuestro padre ni a
nosotros después de su fallecimiento. Un verdadero fraude pues!
Asimismo Los representantes de Liderazgo Tercer Milenio invadieron una
parte del edificio que no estaba alquilado a ellos una vez que los inquilinos
anteriores decidieron no renovar el contrato. Rompieron las cerradura y
tomaron por asalto nuestra propiedad.

Así las cosas, continuaron los procesos judiciales cuyos resultados todos
fueron favorables a Petit Da Costa y a su grupo incluyendo a la periodista
Nitu Perez Osuna. Nuestro padre falleció viendo desde la ventana del
edificio donde vivía, adyacente a la Torre Solano, como unos desalmados
de cuello blanco le arrebataban su obra. Han pasado los años desde su
fallecimiento en febrero de 2013 y estamos llegando al final de una historia
lamentable en detrimento de la Venezuela honesta que representó nuestro
padre Michele Petrizzo.

El proceso judicial que materializará el despojo definitivo de la vida de un


Venezolano ejemplar está a punto de ejecutarse. Rogamos a Dios que esto
no ocurra. De ejecutarse sería una estocada en el corazón al esfuerzo de de
un patriota que luchó por Venezuela desde muy joven.

Nuestro padre, inmigrante italiano de aquellos que se vino con una mano
adelante y otra por detrás, empezó su carrera como constructor siendo
obrero, después albañil y así poco a poco, como todos los inmigrantes que
vinieron de Europa en los años 50 y 60, fue creciendo aportándole
desarrollo a Venezuela. Se hizo venezolano y en no pocas ocasiones con el
acento italiano que nunca perdió, le decía a la gente que el era más
venezolano que los que nacieron aquí!!! Todo eso para que de repente por
obra de Jesús Petit Da Costa, su hijo Vladimir Petit Medina, el señor Vladimir
Lancianese en complicidad con la periodista Nitu Pérez Osuna, toda esa
ilusión de haberse hecho venezolano se viniera al piso!
No hay derecho a tanta maldad! Queremos que se haga justicia. Le hacemos
señor Presidente un llamado respetuoso para que intervenga y por medio
suyo se haga justicia. La comunidad Italiana y española sabría
agradecérselo.

Esto va más allá de un inmueble. Se trata de reivindicar al inmigrante que


vino a Venezuela a realizar sus sueños y que tantos aportes le han dado al
país y que DIOS mediante aspiran a seguir aportándole con su trabajo y
esfuerzo. Justicia sólo Justicia es lo que pedimos para reivindicar la memoria
de nuestro padre!!!!

En Caracas a los 11 días del mes de junio de 2019

CELIA MIGUEZ VIUDA DE PETRIZZO


ÁNGELA PETRIZZO
JUAN CARLOS PETRIZZO