Вы находитесь на странице: 1из 10

Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las

naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.

BREVE ESTUDIO DE LAS DIFERENCIAS ENTRE LA LEY


DE TÍTULOS Y OPERACIONES DE CRÉDITO CON LAS
DISPOSICIONES DE LA COMISIÓN DE LAS NACIONES
UNIDAS PARA EL DERECHO MERCANTIL
INTERNACIONAL.
INTRODUCCIÓN.

Nuestro país se adhirió a la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho


Mercantil Internacional, sometiéndose en el caso de las Letra de Cambio y Pagares
Internacionales a las reglas que esta Convención emita, así por Decreto Publicado en el
Diario Oficial de la Federación de fecha 27 de Enero de 1993 mismo que en este capitulo
desglosamos haciendo una comparación con la reglamentación actual de la Ley de
Títulos y Operaciones de Crédito.

La Convención de las Naciones Unidas sobre letras de cambio internacionales y


pagarés internacionales es la culminación de más de quince años de trabajo de la
Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI).
Por recomendación de la Sexta Comisión (Jurídica), la Convención fue aprobada por la
Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1988.

La Convención contiene un régimen completo y moderno, por el que se podrá


optar en las operaciones internacionales, para las letras de cambio y los pagarés
internacionales que satisfagan los requisitos de forma que la Convención establece. El
texto de la Convención refleja la intención que se tuvo de apartarse lo menos posible de
los dos principales regímenes jurídicos existentes y de mantener, en la medida de lo
posible, las reglas en las que coinciden ambos regímenes. En aquellos puntos donde
ambos regímenes están en conflicto y ha de optarse por uno de los dos o por una
transacción entre los dos, la Convención introduce una serie de soluciones innovadoras.
Otro grupo de nuevas reglas son el fruto del esfuerzo realizado por lograr que la
Convención responda a las necesidades de la vida comercial moderna y de la práctica
bancaria y de los mercados financieros.

CONTENIDO

La Convención está dividida en nueve capítulos. El capítulo I se refiere al ámbito


de aplicación de la Convención y a la forma del título que rige. El capítulo II contiene
definiciones y otras disposiciones generales, como reglas para la interpretación de
diversos requisitos formales. El capítulo III regula las cuestiones relativas a la
transferencia de un título. El capítulo IV se refiere a los derechos y obligaciones de los

DR. JESUS VILLALOBOS JION


Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las
naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.
firmantes y de los tenedores de un título. El capítulo V trata sobre cuestiones relativas a
la presentación y la falta de aceptación o de pago, de un título y sobre las condiciones que
deben cumplirse para que los firmantes puedan ejercer la acción de regreso. El capítulo
VI se refiere a la liberación de las obligaciones fundadas en el título. Los capítulos VII y
VIII regulan lo relativo a la pérdida de títulos y a la prescripción de las acciones. por
último, el capítulo IX contiene las disposiciones finales.

ANTECEDENTES DE LA CONVENCIÓN

La Convención de las Naciones Unidas sobre letras de cambio internacionales y


pagarés internacionales es el resultado de una acción concertada por establecer un
régimen jurídico internacional moderno y autónomo que sea aplicable en todo el mundo.

En su primer período de sesiones, celebrado en 1968, la CNUDMI decidió dar


prioridad, en su futuro programa de trabajo, a los pagos internacionales, así como a la
compraventa internacional de mercaderías y al arbitraje comercial internacional. Se
estimó necesario apoyar el empleo que se seguía haciendo de la letra de cambio y del
pagaré en los pagos internacionales, pese a la aparición de nuevos mecanismos de pago.
Se consideró que las nuevas prácticas y técnicas no desplazarían a las prácticas más
convencionales, especialmente en la importante función de financiar las operaciones
comerciales internacionales.

Desde un principio, la labor emprendida por la CNUDMI en esta esfera consistió


en hallar modos de superar las grandes y numerosas disparidades entre los diversos
regímenes aplicables a los títulos negociables que existían en el mundo. Los anteriores
intentos de unificar el régimen de los títulos negociables sólo habían prosperado en el
marco limitado de una región o entre países con una misma tradición jurídica. Ejemplo de
ello son los esfuerzos emprendidos en La Haya en 1910 y 1912, y proseguidos en el
marco de la Sociedad de Naciones en 1930 y 1931, que culminaron con la adopción de
las Leyes Uniformes de Ginebra sobre letras de cambio, pagarés y cheques, que sólo
consiguió armonizar el régimen de los títulos negociables de parte de los países de
tradición romántica, mientras que en los países con derecho anglosajón, se consiguió una
armonización similar a raíz de la adopción por el Reino Unido de la Bills of Exchange
Act de 1882, en cuya ley posteriormente se inspiraron la Negotiable Instruments Law de
los Estados Unidos (sustituida por el artículo 3 del Uniform Commercial Code) y las
diversas Bills of Exchange Acts de los países del Commonwealth. Con todo, pese a estas
influencias, existen variaciones considerables en la jurisprudencia y en la práctica
comercial incluso entre países con ordenamientos jurídicos de la misma tradición.

La primera medida adoptada por la CNUDMI fue consultar con el Instituto


Internacional para la Unificación del Derecho Privado (UNIDROIT), que ya había
abordado anteriormente el tema de la unificación del derecho relativo a los títulos
negociables. A petición de la Comisión, el UNIDROIT preparó un informe preliminar
sobre las posibilidades de ampliar el proceso de unificación del régimen legal de la letra
de cambio y del cheque. A la luz de este informe, la Comisión examinó tres posibles
métodos para promover la unificación. El primer método consistía en procurar obtener

DR. JESUS VILLALOBOS JION


Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las
naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.
una mayor aceptación de las Convenciones de Ginebra de 1930 y 1931; el segundo
método era el de revisar esas Convenciones a fin de hacer su régimen más aceptable para
los países que habían adoptado el régimen angloamericano; y el tercer método consistía
en elaborar un nuevo régimen de los títulos negociables. Los debates hicieron ver que el
método que más probabilidades tenía de prosperar sería la creación de un nuevo régimen
de los títulos negociables. Se estimó que la mera revisión de las Convenciones de
Ginebra no haría que estos instrumentos resultaran más aceptables para los Estados de
tradición anglosajona.

Antes de decidirse por iniciar la preparación de un nuevo régimen de los títulos


negociables, la Comisión decidió realizar una amplia encuesta para conocer las opiniones
y sugerencias de las autoridades públicas, los bancos y las instituciones comerciales. La
Comisión preparó y distribuyó un extenso cuestionario y analizó las respuestas dadas por
los encuestados acerca de los métodos y las prácticas actuales para efectuar y recibir
pagos internacionales, los problemas que se daban en el saldo de las operaciones
internacionales mediante títulos negociables y el posible alcance de un nuevo régimen
uniforme. De este análisis se dedujo que el único método viable consistiría en preparar un
nuevo régimen aplicable a un título negociable especial de empleo optativo en las
operaciones internacionales.

La Convención finalmente aprobada ha sido pensada para facilitar las operaciones


comerciales y financieras internacionales. A lo largo de todo el proceso legislativo se
tuvieron muy presentes los comentarios y observaciones de las autoridades públicas, de
los bancos y círculos comerciales y de otros medios interesados.

La Convención no tiene por objeto sustituir la legislación interna existente, sino


ofrecer a los interesados la posibilidad de optar, en las operaciones internacionales, por la
aplicación de un régimen completo de gran solidez teórica y práctica, ya que se apoya
sobre un cuerpo coherente de principios de importancia reconocida en todos los
regímenes existentes de la letra de cambio y del pagaré.

CARACTERÍSTICAS MAS NOTABLES DE LA CONVENCIÓN

Ámbito de aplicación y forma del título

La Convención sólo será aplicable a la letra de cambio internacional y al pagaré


internacional cuando estos títulos cumplan con ciertos requisitos formales. En particular,
la Convención se aplicará solamente a aquellos títulos internacionales que llevan en su
encabezamiento o en su texto las palabras "Letra de cambio internacional (Convención
de la CNUDMI)" o "Pagaré internacional (Convención de la CNUDMI)". El empleo
de un título regido por la Convención sería, por ello, totalmente optativo. La adhesión de
un Estado a la Convención, o su ratificación, no supondrá que todos los títulos
internacionales emitidos en ese Estado quedarían sujetos al régimen jurídico de la
Convención, sino que significaría simplemente que los banqueros y comerciantes podrían
optar por este nuevo régimen jurídico si su buen parecer profesional así se lo aconseja.

DR. JESUS VILLALOBOS JION


Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las
naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.
La Convención aporta sus propias definiciones de los términos "letra de cambio"
y "pagaré" y enuncia explícitamente las condiciones para que una letra de cambio o un
pagaré sean considerados como internacionales. Según la Convención, la letra de cambio
es un título escrito que:

a) contiene una orden incondicional del librador dirigida al librado de pagar una
suma determinada de dinero al tomador o a su orden; b) es pagadero a requerimiento o en
una fecha determinada; c) tiene fecha; y d) lleva la firma del librador. El pagaré es un
título escrito que: a) contiene una promesa incondicional mediante la que el suscriptor se
compromete a pagar una suma determinada de dinero al tomador o a su orden; b) es
pagadero a requerimiento o en una fecha determinada; c) tiene fecha; d) lleva la firma del
suscriptor.

Para poder ser conceptuada como letra de cambio internacional, con arreglo a la
Convención, es preciso que su texto mencione al menos dos de los lugares enumerados
en el párrafo 1 del artículo 2 de la Convención, y que dos de los lugares mencionados
estén situados en Estados diferentes. Los lugares enumerados son: el lugar donde se libra
la letra, el lugar indicado junto a la firma del librador, el lugar indicado junto al nombre
del librado, el lugar indicado junto al nombre el tomador, y el lugar de pago. Por otra
parte, en los pagarés internacionales deberán mencionarse al menos dos de los lugares
enumerados en el párrafo 2 del artículo 2 de la Convención, y dos de los lugares así
mencionados deberán estar situados en Estados diferentes. Los lugares enumerados son:
el lugar donde se suscribe el pagaré, el lugar indicado junto a la firma del suscriptor, el
lugar indicado junto al nombre del tomador, y el lugar de pago.

Un último requisito que deberá cumplir todo título que reúna los criterios
mencionados para ser considerado como título internacional a tenor de la Convención es
que se mencione en el título algún lugar de importancia para el mismo situado en un
Estado que sea parte en la Convención. Para la letra de cambio, ese lugar será el lugar
donde se libra la letra o el lugar de pago, mientras que para el pagaré, será el lugar de
pago. Sin embargo, al entrar a ser parte en la Convención, todo Estado puede declarar que
sus tribunales sólo aplicarán la Convención si tanto el lugar indicado en el título donde se
libre la letra, o donde se suscriba el pagaré, como el lugar de pago indicado en el título
están situados en Estados contratantes. Esta es la única reserva que la Convención
autoriza.

. El régimen de la Convención será aplicable aun cuando algún lugar consignado


en el título sea incorrecto o falso. Esta regla sigue el criterio común al respecto de los
regímenes internos de la letra de cambio de que los títulos se han de juzgar tan sólo a
tenor de su propio texto, es decir, de las anotaciones que lleven consignadas. Esta regla se
justifica además por el argumento pragmático de que, de haberse dispuesto otra cosa, se
habrían sembrado dudas sobre la aplicabilidad del nuevo régimen, dificultando
eventualmente la libre circulación de las letras y pagarés internacionales. La Convención
deja que el derecho interno determine la sanción en que podrá incurrir quién consigne en
un título una declaración falsa o incorrecta de esta índole.

DR. JESUS VILLALOBOS JION


Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las
naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.
Siguiendo la tendencia establecida por algunos ordenamientos jurídicos internos,
la Convención no permite que un título negociable designe a dos o más librados ni que
sea pagadero al portador. En la práctica, ninguna de las dos restricciones tiene mayor
trascendencia, ya que nada impide al tomador o al endosatario especial hacer pagadero al
portador un título regido por la Convención endosándolo en blanco; además, los títulos
con múltiples librados se dan con muy poca frecuencia y son fuente de confusión.

La Convención de las Naciones Unidas sobre letras de cambio internacionales y


pagarés internacionales ha dejado fuera de su régimen a los cheques internacionales, que
han sido objeto de un proyecto paralelo de la CNUDMI, cuyo resultado más reciente es
un proyecto de convención. La decisión de elaborar por separado dos textos jurídicos,
uno de ellos con un régimen uniforme para la letra de cambio internacional y el pagaré
internacional y el otro con un régimen uniforme para el cheque internacional, en vez de
refundirlos en un solo texto, obedeció principalmente a la necesidad de adaptarse a los
ordenamientos de derecho romanista, que tradicionalmente han considerado a la letra de
cambio y al cheque como títulos que cumplen una función diferente. Los trabajos sobre el
proyecto de convención sobre cheques internacionales se suspendieron en 1984 debido en
parte a que se consideró que los cheques desempeñaban un papel menos importante en
los pagos internacionales.

INTERPRETACIÓN DE LA CONVENCIÓN

Una norma jurídica internacional destinada a unificar determinada institución o


esfera del derecho sólo alcanzará su objetivo si todos los ordenamientos jurídicos que la
aplican la interpretan con buen sentido y coherencia. Al igual que muchas otras normas
jurídicas internacionales, la Convención pide a los tribunales que la interpreten teniendo
en cuenta su carácter internacional y la necesidad de promover la uniformidad en su
aplicación y de asegurar la observancia de la buena fe en las operaciones internacionales.

LOS CONCEPTOS DE "TENEDOR" Y DE "TENEDOR PROTEGIDO"

Para mejorar la aceptación comercial y la libre circulación de sus títulos en el


comercio internacional, la Convención reafirma claramente el principio de su
negociabilidad.

Al defender los derechos del tenedor de un título frente a las limitaciones


impuestas por las acciones y excepciones oponibles por otras personas, los autores de la
Convención se vieron obligados a elegir entre los enfoques radicalmente distintos, pero
justificables, de los ordenamientos de tradición romanista y de common law. Se optó por
un sistema pragmático dual que distingue entre el mero tenedor y el "tenedor protegido".
Los derechos del tenedor protegido están menos expuestos a las acciones y excepciones
de otras personas que los derechos del tenedor ordinario.

DR. JESUS VILLALOBOS JION


Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las
naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.
Esta solución, pese a ser técnicamente similar al criterio seguido por los
ordenamientos jurídicos de common law, es, de hecho, una transacción entre ambos
sistemas, ya que incorpora elementos tanto del régimen romanista como del common law.
Por ejemplo, a tenor de la Convención, una persona no perderá el carácter de tenedor aun
cuando haya obtenido el título en circunstancias, como serían la incapacidad o el fraude,
la violencia o el error de cualquier tipo, que puedan dar lugar a alguna acción o excepción
fundada en el título. Este régimen se parece más, a este respecto, al régimen de tradición
romanista que al del common law. Tal vez lo más importante es que la persona que esté
en posesión de un título que se le haya endosado, o cuyo último endoso sea en blanco, y
en el que figure una serie interrumpida de endosos, podrá ser considerada como tenedor
protegido, aunque alguno de los endosos que figure en el título sea falso o haya sido
firmado por un mandatario sin poder suficiente.

La Convención amplía la protección de los tenedores protegidos omitiendo el


requisito de que el tenedor protegido haya efectuado alguna contraprestación por el título.
Además, son fáciles de reunir las condiciones para ser considerado como tenedor
protegido, y todo tenedor será tenido por tenedor protegido, salvo prueba en contrario.

El simple tenedor, aunque no esté tan bien protegido como el tenedor protegido,
no está del todo desprotegido frente a las acciones o excepciones adversas. De hecho, el
tenedor se beneficia del notable grado de protección que le confiere el régimen de la
Convención, que sólo permite el ejercicio de determinados tipos de acciones o
excepciones de tener el tenedor conocimiento de su existencia al adquirir el título o de
haber éste cometido algún tipo de fraude o hurto en relación con el título.

Al tenor de la Convención, la transferencia del título por un tenedor protegido


confiere a cualquier tenedor posterior los derechos sobre el título y fundados en el título
de un tenedor protegido. Esta regla que cabría llamar de amparo favorece también la
negociabilidad de estos títulos. La regla beneficia principalmente al tenedor protegido en
su calidad eventual de transferente, ya que conserva el valor que invirtió en el título al
tomar posesión del mismo. En cambio, un tenedor no protegido no podrá fácilmente
"blanquear" un título transfiriéndolo a un tenedor protegido para luego recuperarlo.

SALVAGUARDIAS DE LA TRANSFERENCIA

El artículo 45 de la Convención resuelve con claridad una cuestión que ha sido


tratada de modos muy distintos en los principales ordenamientos jurídicos existentes.
Además, incorpora al régimen de los títulos negociables un principio que en los
ordenamientos romanistas ha de buscarse en el régimen general de la compraventa o de
los contratos.

La regla dispone que, salvo estipulación en contrario, la persona que transfiere un


título por endoso y tradición o por mera tradición declara tácitamente que el título es
auténtico y que él no tiene conocimiento de hecho alguno que pueda comprometer el
derecho del adquirente al cobro del título frente al principal obligado. Estas declaraciones
sobre la calidad consisten en una garantía de que el título no lleva ninguna firma

DR. JESUS VILLALOBOS JION


Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las
naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.
falsificada o no autorizada y de que no ha sido objeto de alteración sustancial alguna. El
transferente incurrirá en responsabilidad a tenor de este artículo sólo de haber tomado el
adquirente el título sin conocer el hecho que alegue como fundamento de dicha
responsabilidad.

La obligación establecida en el artículo es en parte más débil y en parte más


fuerte que la de un endosante. Es más débil en cuanto no garantiza el pago del título y
sólo beneficia al adquirente inmediato; es más fuerte debido a que el adquirente podrá
reclamar, incluso antes del vencimiento, la suma pagada por él al transferente,
independientemente de cualquier presentación, desatención o protesto del título.

GARANTÍAS Y AVALES

Las disposiciones de la Convención relativas a la responsabilidad del garante son


una de las facetas más atractivas del texto. La Convención reconoce hábilmente el aval, o
el tipo de garantía del régimen de la Ley Uniforme de Ginebra, y el otro tipo de garantía,
menos fuerte, conocida en los ordenamientos jurídicos de common law.

El artículo 46 de la Convención dispone que el pago de un título podrá ser


garantizado, antes o después de la aceptación, por la totalidad o por una parte de su
importe respecto de cualquier firmante o del librado. Cualquier persona, aunque sea ya
firmante, podrá otorgar una garantía. La garantía se expresará mediante las palabras:
"garantizada", "avalada", "bueno por aval", u otra expresión equivalente, acompañada por
la firma del garante, o se otorgará mediante la sola firma en el anverso del título. De
hecho, la sola firma en el anverso del título de una persona distinta del suscriptor, del
librador o del librado, constituye una garantía. Las palabras con que se expresa una
garantía determinan la naturaleza de la obligación contraída por el garante. De no indicar
el firmante la persona que se da la garantía, se entenderá conforme al régimen de la
Convención que sale garante por el librado, por el aceptante o por el suscriptor.

La diferencia crucial que existe entre los dos tipos de garantía reconocidos por la
Convención radica, en definitiva, en las excepciones que el garante podrá oponer al
tenedor o al tenedor protegido. El régimen de las excepciones diferirá según cuales sean
las palabras empleadas para expresar la garantía (por ejemplo, no es lo mismo
"garantizada" que "avalada") y según que el garante sea o no una institución financiera.
Se considerará que el garante que sea un banco o algún otro tipo de institución financiera
y que exprese su garantía mediante su sola firma contrae el tipo más fuerte de garantía o
"aval", mientras que el garante que no sea un banco u otro tipo de institución financiera y
que exprese su garantía de igual modo contraería el tipo de garantía menos fuerte.

OTRAS DISPOSICIONES INNOVADORAS DE INTERÉS PRÁCTICO

La Convención introduce una serie de disposiciones que deberían ser beneficiosas


en la práctica comercial moderna. Con ello la Convención demuestra ser obra reciente,
frente a muchos de los regímenes nacionales de los títulos negociables que no han

DR. JESUS VILLALOBOS JION


Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las
naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.
seguido la evolución de las prácticas comerciales. A continuación se exponen algunas
disposiciones novedosas dignas de mención:

Títulos con interés variable

La Convención permite que los títulos devenguen intereses de tipo variable sin
pérdida de su negociabilidad. Cuando la técnica empleada se ajusta a los requisitos de la
Convención, se considerará que la cantidad exigible es una suma determinada, aun
cuando el tipo de interés sea variable.

Para proteger a los deudores, la Convención permite que el tipo varíe únicamente
de conformidad con lo estipulado en el título y en relación con uno o más tipos de
referencia publicados o de conocimiento público. Para mayor protección, ningún tipo de
referencia podrá estar sujeto a determinación unilateral, directa o indirecta, de un persona
cuyo nombre figure en el título cuando se libra la letra o se suscribe el pagaré, a menos
que el nombre de la persona se mencione únicamente en las cláusulas para la
determinación del tipo de referencia. También podrá estipularse algún límite de variación
tolerable del tipo de interés.

Tipos de cambio no consignados en el título

La Convención permite también que se haga remisión a un tipo de cambio no


consignado en el título, por ejemplo, un tipo de cambio bancario vigente en determinado
lugar y en determinada fecha, para calcular la cantidad pagadera por el título. Al igual
que se hizo en el caso anterior se considerará que la cantidad pagadera por un título es
una suma determinada, aun cuando en el título se disponga que habrá de pagarse
conforme a un tipo de cambio consignado en el propio título o que deba determinarse
según lo dispuesto en el título.

Títulos pagaderos en plazos sucesivos

La Convención permite que los títulos acogidos a su régimen sean pagaderos por
cuotas en fechas sucesivas, y que lleven además una "cláusula de aceleración", por cuya
virtud, de no pagarse alguna cuota, será exigible de inmediato la totalidad del saldo
adeudado.

Títulos pagaderos en alguna unidad de cuenta monetaria

La Convención instituye un régimen que permite abonar los títulos en alguna


unidad de valor que no sea la moneda oficial de algún Estado. Ello se ha conseguido con
la definición dada al término "moneda", que, además de referirse a los medios ordinarios
de pago adoptados como moneda oficial por los Estados, comprende cualquier unidad de
cuenta monetaria creada por una institución intergubernamental o mediante acuerdo entre
dos o más Estados, por ejemplo, los derechos especiales de giro del Fondo Monetario
Internacional, la unidad monetaria europea y la Unidad de Cuenta de la Zona de
Comercio Preferencial para los Estados de África Oriental y Meridional (ZCP). La

DR. JESUS VILLALOBOS JION


Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las
naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.
Convención contiene asimismo una regla nueva que podrá ser útil para seleccionar una
moneda de pago cuando la unidad de cuenta monetaria en que sea pagadero el título no
sea transferible entre la persona que deba pagar el título y la persona que haya de recibir
el pago.

Obligaciones en moneda extranjera

La Convención trata de evitar las controversias que pueden surgir con los títulos
librados o suscritos en una moneda distinta de la del lugar en que deba hacerse el pago. El
texto dispone que, salvo en los casos en que el librador o el suscriptor de un título
indiquen que éste deberá pagarse en una moneda determinada distinta de aquella en que
esté expresado su importe pagadero, el título deberá pagarse en esta última moneda. En
su caso, esta regla impedirá que un deudor cumpla con su obligación pagando en otra
moneda, por ejemplo, en alguna moneda local. Con ello se daría mayor certeza al título
frente a eventuales fluctuaciones monetarias.

Para no entrar en conflicto con los reglamentos sobre control de cambios y


cualquier otra medida protectora de la moneda de un Estado, la Convención contiene
ciertas reglas de modificación aplicables en circunstancias excepcionales.

Firma no manuscrita

También en este aspecto la Convención ha procurado adaptar su régimen a los


avances de la tecnología disponiendo que por la palabra "firma" se ha de entender no sólo
la firma manuscrita sino también su facsímile o una autenticación equivalente efectuada
por otros medios.

Reglas sobre la pérdida de títulos

Se han establecido nuevas reglas sobre la pérdida de títulos. En particular, el


firmante a quien se reclame el pago de un título perdido podrá pedir al reclamante alguna
garantía de que será indemnizado por cualquier pérdida que pueda sufrir como
consecuencia del pago posterior del título perdido.

Forma simplificada de protesto

La Convención simplifica el régimen sumamente pormenorizado del protesto en


los ordenamientos del common law. Establece asimismo un nuevo régimen común para
los Estados acogidos al régimen de Ginebra que no hayan reglamentado cómo se ha de
efectuar el protesto. En virtud del nuevo régimen, a menos que en un título se estipule la
obligatoriedad del protesto, éste podrá reemplazarse por una declaración escrita en el
propio título y firmada y fechada por el librado, el aceptante o el suscriptor, o, en el
supuesto de un título domiciliado en el que se haya designado a una persona para efectuar
el pago, por la persona designada. La declaración deberá denegar expresamente la
aceptación o el pago del título. La Convención amplía también a cuatro días hábiles el
plazo habitual para efectuar el protesto.

DR. JESUS VILLALOBOS JION


Estudio de las diferencias entre la Ley de Títulos y las disposiciones de la comisión de las
naciones unidas para el derecho mercantil Internacional.
Uniformidad de la prescripción

La Convención fija un único plazo de prescripción para las acciones cambiarias.


Este plazo ha sido fijado en cuatro años para casi todas las acciones fundadas en algún
título al que le sea aplicable el régimen de la Convención. La única excepción es la del
firmante que pague un título del que otra persona, sea el obligado principal, ya que la
acción de reembolso (por vía de regreso) de ese firmante caducará en el plazo de un año.

Letras libradas con la cláusula "sin mi responsabilidad"

La Convención contiene una regla que debería facilitar la práctica de vender con
descuento títulos negociables para su cobro ("factorig" o facturaje de títulos:
"forfaiting"). Según esta nueva regla, el librador de una letra podrá excluir o limitar su
propia responsabilidad por la aceptación o el pago mediante una estipulación expresa en
la letra, es decir, librando la letra con una cláusula por la que excluya su responsabilidad.
Esta estipulación sólo surtirá efecto de haber ya o al llegar a haber otro firmante que sí
esté obligado por la letra.

DR. JESUS VILLALOBOS JION