Вы находитесь на странице: 1из 4

Sesión: “La Virgen María, mujer dócil al Espíritu Santo”

1. Datos informativos
1.1. Área : Educación Religiosa
1.2. Grado y sección : 1er año A, B
1.3. Fecha: 11/06/19
1.4. Duración: 90 minutos
1.5. Docente : José Esquivel Rosado
2. Propósitos de la sesión
¿Qué nos dará
Competencias Capacidades Desempeño precisado evidencia de
aprendizaje?
1. Construye su identidad Conoce a Dios y Analiza en las
como persona humana, asume su identidad enseñanzas de la
amada por Dios, digna, religiosa y espiritual Escritura las verdades
libre y trascendente, como persona digna, fundamentales de
comprendiendo la doctrina libre y trascendente nuestra fe respecto al rol
Evidencia: participan
de su propia religión, de María en el plan de
dando sus puntos de
abierto al diálogo con las salvación
vista respecto al plan
que le son cercanas.
de Dios que incluye a
2. Asume la experiencia del Actúa Actúa de manera
María como pieza
encuentro personal y coherentemente en coherente con la fe
clave de la redención
comunitario con Dios en razón de su fe según según las enseñanzas de
su proyecto de vida en los principios de su Jesucristo y de su Madre
coherencia con su conciencia moral en para la transformación de
creencia religiosa. situaciones concretas la sociedad.
de la vida

3. Enfoques transversales

Enfoques transversales Valores Actitudes observables

Reconocen el valor de las diversas identidades culturales y


Respeto a la
relaciones de pertenencia de sus compañeros
identidad
Enfoque intercultural Acogen con respeto a todos, sin menospreciar a nadie en
cultural
razón de su lengua, su manera de hablar, su forma de vestir,
sus costumbres o sus creencias.
Respeto por las
Enfoque inclusivo o de Reconocen el valor inherente de cada persona por encima de
diferencias
atención a la diversidad sus diferencias físicas o habilidades diferentes

PREPARACIÓN DE LA SESIÓN
¿Qué recursos o materiales se utilizarán en la
¿Qué se debe hacer antes de la sesión?
sesión?
- Tener a la mano la Biblia, documentos de la iglesia - Papelógrafo con el cuadro propuesto en
- Pedir que los estudiantes lleven catecismo escolar Desarrollo
- Preparar una breve separata con información - Papelógrafos en blanco y plumones (para
seleccionada cada equipo)
- Cinta adhesiva
1. MOMENTOS DE LA SESIÓN

Inicio Tiempo aproximado: 10 minutos


 Saludo inicial. Oración..
 Dialoga con los estudiantes sobre las actividades que llevarán a cabo durante esta sesión.
 Presenta la situación significativa y su relación con la sesión.
 Resuelven una sopa de letras sobre el anuncio del ángel a la virgen María, luego comentan la respuesta
de la joven de Nazareth ante la propuesta del ángel.
 Responden a las preguntas: Si Dios había de nacer entre nosotros ¿cómo tendría que ser la mujer que lo
conciba en su vientre? ¿Qué prueba le menciona el ángel para que María no dude? ¿Cuál es la
respuesta de María? A lo largo de la vida de Jesus en la tierra ¿en qué otros momentos aparece María?
 Anota sus respuestas en la pizarra o en papelógrafo.
 Menciona que durante esta sesión analizarán en las enseñanzas de la Escritura las verdades
fundamentales de nuestra fe respecto al rol de María en el plan de salvación También se menciona
el producto esperado.
 Evalúa junto con los estudiantes las normas de convivencia que deberán tener en cuenta para el
desarrollo de la sesión.

Desarrollo Tiempo aproximado: 70 minutos


 A partir de las preguntas anteriores se intercambian opiniones y se preguntan ¿Qué habría ocurrido si
María no hubiera aceptado la voluntad de Dios respecto a quedar embarazada estando comprometida
con José, con el cual no ha tenido contacto alguno? Antes de concebir en su vientre a Jesús María lo
concibió en su fe ¿cómo interpretas esta frase?
 Lectura y análisis de diversos textos bíblicos en los que se aprecia la intervención de María a lo largo de
la vida de su Hijo: desde su concepción hasta la resurrección.
 se forman grupos para analizar cada episodio en que El Espíritu Santo actúa en la virgen
 Complementan el análisis con información impresa proporcionada por el docente, quien orienta a los
grupos en la comprensión e imitación de las virtudes de María
 Socializan sus reflexiones transfiriéndolas a su realidad concreta.

Cierre Tiempo aproximado: 10 minutos


 Realiza un recuento de las actividades desarrolladas en la presente sesión y destaca los aprendizajes
obtenidos. Promueve la reflexión de los saberes mediante las siguientes preguntas: ¿qué aprendí hoy?
Si por una mujer entró el pecado en el mundo ¿por qué otra mujer ingresó la salvación? ¿qué papel
cumple María en el plan de salvación de Dios? ¿qué virtudes de María son dignas de imitar por los
jóvenes de hoy en dia? ¿lo que aprendí hoy me sirve para mi vida personal?
 Verifica junto con ellos si se cumplieron tanto el propósito como los acuerdos de convivencia establecidas
para la presente sesión.

2. REFLEXIONES SOBRE EL APRENDIZAJE


 ¿Qué avances tuvieron los estudiantes?
 ¿Qué dificultades tuvieron los estudiantes?
 ¿Qué aprendizajes debo reforzar en la siguiente sesión?
 ¿Qué actividades, estrategias y materiales funcionaron y cuáles no?

SUB DIRECCION DOCENTE


La Virgen María, mujer dócil al Espíritu Santo
EN LA ANUNCIACIÓN:
La Virgen de Nazaret fue
elegida para que se convirtiera
en Madre del Redentor por obra
del Espíritu Santo: en su
humildad, halló gracia ante Dios
(cf. Lc 1, 30). Efectivamente, en
el Nuevo Testamento vemos
que la fe de María «atrae», por
así decirlo, el don del Espíritu
Santo. Ante todo en la
concepción del Hijo de Dios,
misterio que el propio arcángel
Gabriel explica así: «El Espíritu
Santo vendrá sobre ti y el poder
del Altísimo te cubrirá con su
sombra» (Lc 1, 35).

EN LA VISITACIÓN:

Inmediatamente (de la
Anunciación y Encarnación)
después, María acude a ayudar
a Isabel, y he aquí que cuando
llega hasta ella y la saluda, el
Espíritu Santo hace que el niño
salte de gozo en el seno de su
anciana pariente (cf. Lc 1, 44); y
todo el diálogo entre las dos
madres está inspirado por el
Espíritu de Dios,
particularmente el cántico de
alabanza con que María
expresa sus sentimientos
profundos: el Magníficat.

EN LA NATIVIDAD Y LA INFANCIA DE JESÚS: Toda la historia del nacimiento de Jesús y de su


primera infancia está guiada de manera casi palpable por el Espíritu Santo, aun cuando no
siempre se lo nombre. El corazón de María, en consonancia perfecta con su Hijo divino, es templo
del Espíritu de verdad, en el que toda palabra y todo hecho quedan conservados en la fe, en la
esperanza y en la caridad (cf. Lc 2, 19. 51).

EN LA VIDA OCULTA EN NAZARET: Podemos, pues, estar seguros de que el corazón santísimo
de Jesús, durante toda la vida oculta en Nazaret, halló siempre en el corazón inmaculado de
María un «hogar» permanentemente encendido de oración y de atención
constante a la voz del Espíritu.

EN LAS BODAS DE CANÁ: Testimonio de tan singular sintonía entre Madre


e Hijo en la búsqueda de la voluntad de Dios es lo acontecido en las bodas
de Caná. En una situación preñada de símbolos de la alianza como la de un
banquete nupcial, la Virgen María intercede y provoca —valga la
expresión— un signo de gracia superabundante: el «vino bueno» que remite
al misterio de la Sangre de Cristo.
EN EL CALVARIO: Ello nos conduce directamente al Calvario, donde María permanece al pie de
la cruz junto con las demás mujeres y el apóstol Juan. Madre y discípulo recogen espiritualmente
el testamento de Jesús: sus últimas palabras y su último aliento, en el que empieza a derramar el
Espíritu; y recogen el grito silencioso de su Sangre, íntegramente derramada por nosotros (cf. Jn
19, 25-34). María sabía de dónde venía aquella sangre: se había formado en ella por obra del
Espíritu Santo, y sabía que ese mismo «poder» creador resucitaría a Jesús, como él había
prometido.

EN LA PASCUA: Así la fe de María sostuvo la de los discípulos hasta el encuentro con el Señor
resucitado, y siguió acompañándolos también tras su ascensión al cielo, a la espera del bautismo
«en el Espíritu Santo» (cf. Hch 1, 5).

EN PENTECOSTÉS: En Pentecostés, la Virgen Madre aparece nuevamente como Esposa del


Espíritu para ejercer una maternidad universal respecto a cuantos son engendrados por Dios
mediante la fe en Cristo.

EN LA VIDA DE LA IGLESIA: Por eso es María, para todas las generaciones, imagen y modelo
de la Iglesia que con el Espíritu camina en el tiempo invocando el regreso glorioso de Cristo:
«Ven, Señor Jesús» (cf. Ap 22, 17. 20).

EN NUESTRA VIDA, EN LA VIDA DE LOS CRISTIANOS: Aprendamos de María a reconocer


nosotros también la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida, a escuchar sus inspiraciones y a
seguirlas dócilmente. Él nos permite crecer de manera conforme a la plenitud de Cristo, con esos
frutos buenos que el apóstol Pablo enumera en su Carta a los Gálatas: «Amor, alegría, paz,
paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí» (Ga 5, 22). Hago votos por
que os veáis colmados de estos
dones y caminéis siempre con
María según el Espíritu, y, al
tiempo que alabo vuestra
participación en esta celebración
vespertina, imparto de todo
corazón a vosotros y a vuestros
seres queridos la bendición
apostólica.

ACTIVIDAD:
1. ¿Cómo quiso Dios enviar
a su Hijo entre nosotros?
2. ¿De qué manera preparó
Dios a aquella que se
convertiría en Madre del
Mesías?
3. ¿por qué el ángel le dice a
María “llena de gracia?
4. ¿cuál fue la respuesta de
María?
5. ¿de qué manera está
presente el Espirritu de
Dios en nosotros?
6. ¿qué virtudes de María
son dignas de imitar?