Вы находитесь на странице: 1из 7

19.09.

06
Relatoría de Mesa

Conflictos Ambientales

Objetivo de la mesa:

Discutir en torno a la relación existente entre


(1) desarrollo sostenible
(2) conflictos ambientales,
(3) conflicto armado y
(4) reconciliación,
y obtener recomendaciones que permitan el abordaje de la gestión de conflictos
por parte de las comunidades, gobierno nacional y regional, y la cooperación
internacional.

Conferencistas de impulso:
Carmen Barrera, Ambientalista ecuatoriana. Directora de la ONG Aldea
(Asociación Latinoamericana de Desarrollo Sostenible). Partícipe en procesos de
negociación.
Pbro. Darío Echeverri, Conferencia Episcopal Colombiana. Comisión permanente
de reconciliación nacional.

Panelistas:
Humberto Rojas, Universidad Javeriana. Consultoría GOPA para diplomado.

Daniel Acevedo, Exasesor del Alto Comisionado para la Paz.


Luis Carlos Patarroyo, ESAP.
Camilo González Pozo, Director Indepaz.
Roberto Prieto Ladino, Director UESP del Distrito.
Ideas centrales de las conferencias de impulso

Conferencia 1: Metodologías para el abordaje de los conflictos ambientales.


El caso de las bananeras en Ecuador.
Carmen Barrera, Asociación Latinoamericna de Desarrollo Sostenible, Aldea,
Ecuador.

1. Involucrar en un conflicto ambiental a una actividad productiva, que a su


vez es el motor de desarrollo de una determinada región, puede limitar
profundamente el tratamiento colaborativo del mismo. De ello surge un
cruce de intereses principalmente económico y de supervivencia. En estos
casos, si las comunidades afectadas presionan por la visibilización o el
escalamiento del conflicto, se verá afectada su única fuente de empleo y de
ingreso.
2. La gestión exitosa de un conflicto ambiental requiere de la definición previa
de una metodología de abordaje. Esta debe prever herramientas para el
tratamiento “colaborativo” puesto que, por lo general, los conflictos
ambientales afectan comunidades, más que a instituciones o personas
consideradas individualmente.
3. Los conflictos ambientales, más que otro tipo de conflicto, demandan para
su gestión la necesidad de hacerlos visibles, aunque no hayan sido
precedidos por algún tipo de confrontación abierta entre los actores.

Conferencia 2: ¿Es posible la reconciliación?


Padre Darío Echeverri, CNRR

1. La reconciliación es posible, pero no puede ser un mecanismo para ocultar


la verdad, ni para garantizar la impunidad. Implica decisiones políticas y no

Mesa de Conflictos, Relatoría 2


sustituye a la Justicia. El proceso debe hacer una distribución equitativa de
las cargas, procurando que no todo el peso lo asuman las víctimas.
2. La reconciliación no implica necesariamente el olvido, pero sí otra
perspectiva del pasado y una visión compartida del futuro.
3. La superación del conflicto demanda “el perdón”. Pero éste, a su vez, no es
indispensable para la reconciliación. Mientras que el perdón es una
decisión unilateral, la reconciliación es un acto “relacional” y por tanto
recíproco.
4. La reconciliación debe darse en el ámbito intrageneracional e
intergeneracional. A la vez, el proceso completo debe ocuparse de evitar el
olvido, para no repetir el conflicto.
5. El país no debe centrar su tarea de solución del conflicto en una solución
única de alcance nacional. Se deben fomentar los procesos de
reconciliación a nivel local y regional, sobre todo para casos en los que el
conflicto no es agudo. Y justo, muchos de esos conflictos son de tipo
ambiental. Luego, la experiencia y la metodología, aprendida en las
reconciliaciones locales y regionales, puede ser aplicada o extendida al
ámbito nacional.

Ideas centrales del pánel

Humberto Rojas “La participación en la fase de análisis de conflicto”


 El conflicto es un choque de intereses que incluye unos componentes de
carácter objetivo y otros de carácter subjetivo, es una relación no
armónica entre los sistemas sociales, económicos, institucionales,
políticos y éticos, que deben ser visibilizados como una oportunidad de
cambio.

Daniel Acevedo “Relación entre convivencia y conflicto”

Mesa de Conflictos, Relatoría 3


 La convivencia es fundamental en cualquier interacción social. Sin
embargo, la sociedad colombiana en su cotidianidad aún no ha
involucrado el concepto de conflicto desde una perspectiva positiva, en
general, ni de la visibilización de los conflictos ambientales, en particular.
 No se puede circunscribir el conflicto ambiental a aquel que está
directamente relacionado con el conflicto armado.
 Falta en la comunidad colombiana abordar el conflicto como oportunidad
de cambio.

Luís Carlos Patarroyo “La cultura política de lo ambiental y su contribución a


la solución del conflicto”.
 Es necesario construir y fortalecer una cultura política de los conflictos
ambientales para pensarlos, abordarlos y solucionarlos desde esa
perspectiva.
 La construcción de la cultura política de los conflictos ambientales debe
involucrar a las instituciones y a la comunidad, y debe también reconocer
y legitimar los saberes y las experiencias de la comunidad.

Camilo González Pozo “El conflicto armado como detonante de los


conflictos ambientales”.
 El vector de los conflictos ambientales en Colombia es el conflicto
armado: de él se derivan, directa o indirectamente los grandes problemas
y conflictos ambientales del país.
 Solamente el desplazamiento es una muestra de que la lucha por lo
recursos naturales es el elemento central de análisis de conflictos en el
país. Por tanto, no sería viable hablar de gestión de conflictos, sin
considerarla seriamente junto con el fortalecimiento y la defensa de los
derechos humanos fundamentales y entre ellos los laborales y los
ambientales.

Mesa de Conflictos, Relatoría 4


 La seguridad no puede lograrse sacrificando los derechos laborales ni los
ambientales.

Roberto Prieto “Conflicto ambiental y concertación en el Relleno Sanitario


Doña Juana”.
 Desde las experiencias aprendidas en el caso del Relleno Sanitario de
Doña Juana en Bogotá, es recomendable que en los grandes proyectos
se consideren (anticipadamente) los posibles conflictos ambientales de la
ejecución de los mismos.
 Si la administración pública identifica anticipadamente los posibles
conflictos ambientales, debe acudir
o al potencial de concertación existente entre los actores,
o a la búsqueda de nuevas tecnologías que permitan reducir el
impacto sobre el medio ambiente, y
o a los mecanismos que reduzcan las afectaciones sociales, causadas
por los proyectos.
 La idea de “compensación” a las comunidades directamente afectadas y a
las regiones indirectamente afectadas por daños ambientales empieza a
abrirse paso en el contexto colombiano.

Debate:
El debate se centró alrededor de los siguientes aspectos:
1. Cuando el Estado no es capaz de asegurar una institucionalidad lo
suficientemente confiable, se genera un contexto de debilidad para
encauzar los diferentes intereses de los actores involucrados en los
conflictos ambientales. De ello surge un “caldo de cultivo” para la aparición
y el escalamiento del conflicto.

Mesa de Conflictos, Relatoría 5


2. El papel del Estado ante los conflictos ambientales debe ser esencialmente
de prevención y la adelanta siendo proveedor de servicios, a la vez que
haciendo presencia en el territorio.
3. Aún cuando haya conflictos que no estén directamente relacionados con el
conflicto armado, como es el caso de la disposición de basuras, donde haya
presencia de grupos armados, la situación de violencia, alcanza a permear
las interacciones sociales de estos casos y dificulta el abordaje del conflicto.
4. Mas allá de la pobreza, como un elemento estructural generador de
conflicto, es claro, para el caso de Colombia, que respecto de la
disponibilidad de recursos económicos, la no existencia de mecanismos
para un acceso equilibrado a la riqueza, constituye un aliciente para que los
actores armados se apropien y se sostengan a partir de ella; con esto la
primera víctima es el medio ambiente.
5. Desde la experiencia del trabajo de la GTZ en Norte de Santander, se
puede observar que un trabajo, que en un principio estaba enfocado
únicamente a temas de sostenibilidad ambiental, terminó teniendo un
impacto colateral positivo: reducir las causas que harían posible alimentar el
conflicto. A manera de ejemplo, se redujo la disponibilidad de población
joven para el reclutamiento, en la medida en que encontraron fuentes de
trabajo.
6. No se debe seguir hablando de medio ambiente y reducir el debate al
problema de los recursos naturales. Las personas, la población hacen parte
del medio ambiente y de sus conflictos.
7. Los proyectos que afectan de manera particular a una comunidad y que en
consecuencia suscitan conflictos ambientales (por ejemplo un relleno
sanitario), deben ser convertidos en planes regionales y abordados como
problemáticas regionales, superando el ámbito de la comunidad
directamente afectada.
8. Para buscar soluciones al conflicto colombiano, en especial a los
ambientales, es aconsejable mirar las experiencias de otros países que han
aplicado metodologías incluyentes y “colaborativas”.

Mesa de Conflictos, Relatoría 6


9. En las regiones, más del 60% de los conflictos ambientales, de los cuales
se deben ocupar las autoridades, están relacionados con el acceso al agua.
10. El ordenamiento territorial puede ser un factor decisivo en la prevención de
los conflictos o, por el contrario, puede suscitar conflictos ambientales (por
uso de recursos y acceso a ellos).

Temas recomendados para seguir estudiando, trabajando o explorando:

1. El fortalecimiento de la capacidad del Estado para gestionar los conflictos


ambientales.
2. Las acciones preventivas del conflicto ambiental en las regiones y a nivel
local.
3. La sensibilización y la concientización alrededor del tema de conflictos.
4. El apoyo a procesos de “reparación”, que se extienden hasta “el retorno” y
el “reasentamiento”.
5. El tema del territorio, su ocupación, seguridad alimentaria, desarrollo
regional y su relación con el tema de la reconciliación.
6. La búsqueda de modelos de gestión pública, que no solo identifiquen los
conflictos, sino que además hagan claridad sobre los deberes y las
responsabilidades, tanto de parte del Estado como de los particulares, con
el objetivo de prevenirlos.
7. Capacitación y formación de multiplicadores.
8. Generación de capacidad cotidiana en la población, para gestionar
conflictos simples (que son los que escalonan).

Mesa de Conflictos, Relatoría 7