Вы находитесь на странице: 1из 81

Capítulo 1

El compromiso ético y
social del empresario
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

1.1. La Ética
Ética y Moral
El término moral se refiere a un conjunto de principios,
valores, patrones de conducta, prohibiciones e ideales de vida
buena que conforman un sistema, propio de un colectivo
humano concreto en un determinado momento histórico.
Refleja una particular forma de vida de la mayoría de los
miembros de una sociedad. La moral, como un determinado
modelo ideal de buena conducta socialmente establecido,
puede ser estudiada por las ciencias sociales, como la sociología
y la antropología social.

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

También el término moral se utiliza para referirse al código


de conducta que guía los actos de una persona concreta a
lo largo de su vida; se trata de las convicciones y pautas de
conducta que sirven de base para los juicios morales que cada
cual hace sobre sí mismo y sobre los demás. Tales contenidos
morales concretos, personalmente asumidos, son una síntesis
del patrimonio moral del grupo social al que uno pertenece y
a la propia elaboración personal, condicionada a la situación
socioeconómica, el temperamento y otras circunstancias.
Tanto la moral socialmente establecida como la moral
personal constituyen lo que se denomina “moral vivida”, en
contraposición con la “moral pensada” que está constituida
por las doctrinas morales y por las teorías éticas. Las doctrinas
morales (“moral católica”, “moral comunista”, “moral islámica”)
tratan de sistematizar un conjunto concreto de principios,
valores y normas, que han sido tomados de tradiciones
ancestrales, confesiones religiosas y sistemas filosóficos. Las
teorías éticas pretenden dar razón del hecho de la moralidad,
es decir, del hecho de que los seres humanos se rigen por
códigos morales.
La Ética reflexiona sobre la moral utilizando los métodos de
análisis y explicación propios de la Filosofía. La Ética aclara los
conceptos y trae los argumentos que permiten comprender la
conducta moral de la persona humana. Gracias a esta reflexión,
encontraremos sentido a lo que somos y hacemos, alcanzando
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

así un mayor grado de libertad.


La Ética es un saber normativo que pretende orientar de una
forma indirecta las acciones de los seres humanos. Mientras
la moral es un saber que ofrece orientaciones concretas para
la acción, la Ética reflexiona sobre los distintos modos de
justificar racionalmente la vida moral, de modo que su manera
de orientar la acción es indirecta: señala qué concepción moral
es más razonable para orientar nuestro comportamiento. La
Ética no tiene por qué tener una incidencia inmediata en la
vida cotidiana, porque su objetivo último es el de esclarecer
reflexivamente el campo de lo moral.
La ética es la ciencia que estudia de una manera reflexiva la
conducta humana. Es una ciencia no teórica, que se traduce en
actos concretos. Es una ciencia no estática sino dinámica y

2
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

constructiva del ser humano. La ética debe guiar el desarrollo


de las personas y del colectivo social. Como hombres, hacemos
nuestra vida y nos conducimos, no arbitraria y caprichosamente,
sino conforme a determinadas formas de conducta. Con
razón, Teilhard de Chardin llama a esta ciencia “una energética
humana, la técnica y la ingeniería de las energías espirituales
del mundo”.
Frecuentemente se utiliza la palabra “ética” como sinónimo
de lo que hemos denominado “la moral”. La palabra “ética”
procede del griego ethos, que significa “lugar en donde
vivimos”, pero posteriormente pasó a significar “el carácter”, el
“modo de ser” que una persona o grupo va adquiriendo a lo
largo de su vida. Por su parte, el término “moral” procede del
latín “mos, moris”, que originariamente significaba “costumbre”,
pero que luego pasó a significar también “carácter” o “modo
de ser”. De este modo, en su origen etimológico los conceptos
“ética” y “moral” vienen a significar todo aquello que se refiere
al carácter adquirido como resultado de poner en práctica unos
hábitos considerados buenos.
Por estas coincidencias etimológicas, no es extraño que los
términos “ética” y “moral” aparezcan como intercambiables
en muchos contextos cotidianos. Por ejemplo, se dice de un
comportamiento que “ha sido poco ético”, para significar que
no se ajusta a los patrones de la moral vigente. Sin embargo,
conviene reservar en el contexto académico el término “Ética”
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

para referirse a la Filosofía moral y “moral” para denotar los


distintos códigos morales concretos.
La Ética, como Filosofía moral, no se identifica con ningún
código moral determinado. La Ética no puede ser neutral ante
todo sistema moral. Los métodos argumentativos y críticos y
los objetivos propios de la Ética la comprometen con ciertos
valores y la obligan a denunciar a algunos códigos morales
como incorrectos o hasta “inhumanos”, al tiempo que otros
pueden ser recomendados por ella en la medida que los
encuentre “razonables”.
Son funciones de la Ética: aclarar qué es la moral mostrando
sus rasgos específicos, fundamentar la moralidad averiguando
cuáles son las razones por las que las personas deben vivir
moralmente y aplicar a los distintos ámbitos los resultados

3
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

obtenidos en las dos primeras funciones, de manera que se


adopte una moral crítica en lugar de un código moral impuesto
sin fundamentos racionales.

La ética y el sentido de la vida

Se entiende por ética los valores morales que orientan una


vida que vale la pena. Ética es saber vivir con calidad humana.
Saber vivir con dignidad es un equilibrio, es la sabiduría. Esta
sabiduría es necesaria para obtener la felicidad.
La ética nos permite estar en la mejor forma de eficacia
vital, para enfrentar con agallas los retos de la vida. Lo
contrario a moral no es solamente inmoralidad sino también
desmoralización. Cuando una persona basa su vida en valores
morales se siente en su quicio vital que es todo lo contrario a
estar desquiciada.
El hombre busca comprender qué hace en la vida y qué
razones existen para seguir viviendo. El sentido de la vida es la
respuesta a estas inquietudes.
La respuesta a lo que es el hombre hay que descubrirla. Por
eso debemos buscar la verdad sobre lo que es el hombre. El
hombre puede buscar la verdad sobre sí y el mundo que lo
rodea gracias a que tiene una razón. A diferencia de los
animales, el hombre es capaz de reflexionar y de saber de su
vida y de su muerte.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

El sentido de la vida se encuentra, pero también hay que


aceptarlo. La aceptación del sentido de la vida es libre. Tal es el
caso de la búsqueda y aceptación del sentido de la profesión
que uno ha escogido.
El verdadero triunfador en la vida es el que ha encontrado
el propósito de su vida y emprende el camino que señala. El
verdaderamente fracasado en la vida es el que no ha logrado
realizar el sentido de su vida.
La ética es un propósito activo de excelencia en la vida. Es la
voluntad de ser fiel al ideal de ser humano que ha construido
como proyecto de ser. Para ser ético lo imprescindible es tener
alta la moral. Tener alta la moral es creer en lo posible y no solo
en lo racional, abriéndonos a un futuro más humano al tiempo
que superamos las programaciones cosificadoras. La moral

4
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

desarrolla la imaginación por la afirmación de lo posible. Quien


no tenga la moral alta ha perdido toda disposición moral.
El ideal ético es lo que nuestra voluntad se propone llegar a
ser. El ideal ético articula todo lo que vale para cada uno, es lo
que nos da la fuerza de la esperanza y la alegría. Para ser moral
se necesita tener vida interior reflexiva, tomar una distancia
de perspectiva que nos permita trascender la superficialidad y
las satisfacciones inmediatas para elegir lo que realiza nuestro
ideal de ser humano.
Así como hay enfermos en su parte biológica o en su parte
psíquica, hay enfermos del sentido de la vida: no saben qué es
lo que deben realizar como personas humanas. La violencia, el
sexo y la droga son la señal de la alienación y desesperación
de una sociedad que carece de sentido. La pérdida del sentido
de la vida y el consumismo están íntimamente relacionados.
Cuando la competencia se convierte en un fin, se llega a un “sin
sentido” de la vida. La sociedad de consumo impulsa a comprar
bienes que elevan la calidad del nivel de vida. Esta lucha por
adquirir niveles superiores de vida y consumo es lo que orienta
la existencia. Este consumo de cosas como horizonte vital
convierte los medios en fin. Consumir es destruir, es convertir
la destrucción en objetivo de la existencia. La Organización
Mundial de la Salud estima que anualmente se suicidan en el
mundo un millón de personas.
Hay que interpretar la exigencia inherente a cada una
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

de las situaciones particulares. Hallar el sentido de una


situación existencial es entenderla y orientarnos hacia un
comportamiento adecuado a la situación. La situación me
interroga con exigencias y respondo con un sentido de
responsabilidad a sus exigencias.

La conciencia moral como órgano de sentido

Para encontrar el sentido de la vida, el hombre es guiado


por su conciencia. La conciencia es un “órgano de sentido” que
nos permite descubrir ese único sentido que se esconde detrás
de cada situación. La conciencia puede también inducir al
hombre a error. Hasta su último suspiro el hombre no sabe si
realmente ha realizado el sentido de su vida, o si por el

5
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

contrario ha sido víctima de un engaño. Ha podido sufrir una


“ilusión” de sentido.
Conciencia en sentido psicológico es el conocimiento
inmediato que el hombre tiene de la realidad de sus propias
acciones. Porque el hombre está dotado de conciencia sabe
que está en el aquí y en el ahora y se pregunta por el sentido
de su existencia. Somos espíritu, porque somos conciencia de
nosotros mismos.
Conciencia moral es la conciencia en cuanto establece una
valoración de la conducta humana y dice lo que se debe hacer
o evitar, según los valores interiorizados y las normas aceptadas
por la persona. La conciencia moral aprueba o desaprueba
nuestros actos. La conciencia cumple el papel de norma interior,
pues establece para mí la moralidad de mis actos: establece la
vigencia y aplicabilidad de una norma exterior o de un valor
objetivo en relación con una situación personal concreta. La
conciencia obliga y compromete a la persona en relación con
aquella conducta que aparezca como debida. Por eso, tiene
un carácter inviolable.
La conciencia moral o capacidad de discernir entre el bien y
el mal aparece con el uso de razón. Pero la valoración moral en
el hombre es una actitud dinámica con capacidad de un mayor
desarrollo. El contacto con la cultura y con los valores que recibe
de su medio ambiente, van formando la conciencia moral de
la persona a lo largo de su existencia. En el hogar es donde
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

se fundamenta la formación de la conciencia. Se contribuye


a ello no solo haciendo reflexionar a la persona sobre los
valores morales, sino dándole ejemplo de su aplicación. Es
importante que haya adecuación entre lo que dicen y lo que
hacen los padres para que impacte en la conciencia del hijo.
El medio ambiente en que crece el niño, especialmente el del
colegio, influye en la formación de la conciencia moral. Si en su
ambiente se considera la discriminación racial como un valor,
es difícil que el niño haga un discernimiento de la maldad de
esta conducta.
Es importante para formar la conciencia que la persona
pueda conocer claramente los principios morales que rigen el
comportamiento y aprender a tomar decisiones aplicando los
principios a los casos concretos. La capacidad de los hombres

6
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

para conocer y cumplir el deber moral varía conforme sea el


grado de inteligencia, temperamento y educación.

Veamos algunos tipos de conciencia:

• La verdadera, que juzga de acuerdo con los valores


éticos y siente la satisfacción de haberlos aplicado o
el remordimiento de haberlos violado.
• La errónea, que juzga con falsos valores.
• La dudosa, que no tiene claro lo que es bueno o es
malo en cada caso.
• La insegura, que en unos casos juzga moralmente y en
otros semejantes lo hace incorrectamente.

Hay obligación de seguir el dictamen de la conciencia,


aunque sea erróneo. La conciencia no es autónoma en sus
dictámenes. Debe tomar en consideración las normas morales
universales. Nunca se debe ceder a presiones que van en contra
de los principios y valores de la propia conciencia.
La obligación de obedecer a la conciencia se refiere a lo
que con certeza nos dice que debemos hacer o evitar. Pero con
frecuencia surgen dudas tanto en relación de la interpretación
del principio moral como de su aplicación. En caso de duda
teórica o práctica hay que clarificar las cosas. Nunca se debe
obrar cuando hay duda de la licitud moral de determinada
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

conducta, pues conscientemente se pondría en peligro la


persona de cometer una falta moral. Sólo obrará rectamente si
reflexionando encuentra motivos razonables para hacerlo.

Los valores morales

Los valores morales son aquellos que permiten construir


relaciones dignas con los demás seres humanos, con el mundo
de las cosas, con lo espiritual y con nosotros mismos.
El valor moral como concepto o sustantivo es la abstracción
de una relación de sentido con diversas personas o cosas. Por
ejemplo, el amor es la relación de sentido con mis padres, cónyu-
ge, familiares, amigos, cuya esencia es el respeto y el cuidado.

7
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

Los valores éticos son significaciones que posee la conducta


humana. Dicha significación se refiere al grado en que se
expresa el redimensionamiento humano en cada momento
histórico o circunstancia particular. Toda persona es capaz
de encontrar fines llenos de sentido para orientar sus vidas.
Los valores son universales de sentido ligados a la condición
humana. Los valores son guías de conducta que dan sentido a
la vida hacia la autorrealización y redimensionamiento humano.
En la medida que la personalidad se regula de modo consciente,
se va estructurando una jerarquía de valores, que varía en las
distintas etapas del desarrollo.
Los valores son las cualidades que tienen los seres -personas
o cosas- para establecer relaciones de sentido con la realización
humana. Las relaciones de sentido pueden ser positivas o
negativas si realizan o frustran al ser humano. La relación
de sentido es toda referencia entre un ser y un campo de
realización humana. Los valores nos ofrecen posibilidades de
auténtico desarrollo humano.
Los valores son cualidades que nos permiten humanizar el
mundo. Los valores, como la solidaridad o la honestidad, valen
realmente porque nos permiten acondicionar el mundo para
que podamos vivir en él plenamente como personas. Los valores
valen porque ponen en condiciones el mundo para que lo
habiten seres humanos. Un mundo injusto, violento o mentiroso
no reúne las condiciones mínimas de habitabilidad.
Los valores son cualidades reales de las personas y de las
sociedades. El valor no es un objeto sino una cualidad de
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

la persona (una persona solidaria) o de una sociedad (una


sociedad respetuosa) que le da dignidad. Los valores son
cualidades dotadas de contenido, independientes tanto de
nuestros estados de ánimo subjetivos como de las cosas que
son denominadas “bienes”, precisamente porque son
portadoras de tales cualidades, las cuales precisan de un sujeto
dotado de intuición emocional que las capte. No es, pues, el
sujeto el que crea el valor presente en un objeto.
La importancia de cada valor depende de su relación con la
vida. Lo valioso para el hombre es aquello que le ayuda a ser,
a preservar su vida, que le confirma y despliega su capacidad
racional, que le permite convivir en paz con los demás hombres
y que aumenta su capacidad libre de acción.
8

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

Los valores morales, como la justicia y la verdad, poseen la


característica de ser obligatorios para el hombre. Los valores
morales dependen de la libertad humana, de tal modo que
realizarlos está en nuestras manos. Precisamente porque
dependen de la libertad humana, los adjetivos calificativos
que se construyen partiendo de valores morales no pueden
atribuirse ni a los animales, ni a las plantas ni a los objetos
inanimados. Una vida humana sin esos valores está falta de
humanidad, por eso los universalizamos. Es decir, estamos
dispuestos a defender que cualquier persona debería intentar
realizarlos.
Responsabilidad es responder a los llamados de los
valores que piden ser realizados. Valores y responsabilidad
muestran el carácter relacional, dialógico de la ética. Los
valores son exigencias de realización y la responsabilidad es
la respuesta libre del hombre para realizarlos. Valor y deber
están relacionados, pues la captación de un valor no realizado
se acompaña del deber de realizarlo.

Principios morales

El principio moral es un imperativo que prescribe


determinado tipo de actuaciones teniendo en cuenta la
realización de un valor moral en una esfera determinada. Exige
cultivar una predisposición a tomar decisiones ajustadas a ese
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

valor hasta que se convierte en un hábito virtuoso.


Un principio moral es una idea regulativa que sirve de guía
para la acción dándonos orientación en nuestra actuación
cotidiana. Un principio moral es como una brújula que no nos
dice cuál es el camino a seguir concretamente, sino que siempre
indica un punto invariable para orientarnos. Gracias al principio
moral tenemos un punto de referencia desde el cual analizar
la situación, y así decidir racionalmente nuestros problemas
prácticos. Es necesario conocer los principios morales que rigen
el comportamiento y aprender a aplicarlos.
La normatividad moral parte del principio “haz el bien
y evita el mal”, se desglosa en los diez mandamientos y en
normas concretas. Las normas morales son claras, pero tienen
una formulación negativa, se fijan en los actos sin considerar

9
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

situación. Los valores morales expresan en forma positiva lo


que el hombre debe realizar. Las normas tratan de proteger los
valores.

Hábitos morales o Virtudes

La virtud es una inclinación interiorizada para realizar


un valor. La virtud es la capacidad que permite a la persona
incorporar lo valioso. En el fondo es disposición a realizar
un valor. Las virtudes son propensiones a actuar según los
valores y principios correspondientes. Las virtudes son las
formas de comportamiento más eficaces para conseguir lo
que se considera valioso. Virtud proviene etimológicamente
de vir, fuerza, arrojo viril, vigor. “Virtus” significaba para los
romanos fuerza, capacidad, potencia. Las virtudes son formas
de conducta que hacen viable la realización de nuestro ideal
ético. De fuerza se deriva esfuerzo, el empeño constante y libre
para vivir con dignidad. Con la virtud el hombre adquiere fuerza
o temple para realizarse como hombre.
Un hábito es una disposición habitual de la personalidad
entera, que tiende a hacerla obrar de una manera determinada
frente a ciertas situaciones. De los hábitos dependen las
reacciones del individuo frente a la vida. Los hábitos son
la fuente de los actos recurrentes. Los hábitos morales se
originan por el sistema de valores personales y por la aplicación
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

práctica de los mismos a las situaciones de la vida. Los hábitos


morales reciben una gran influencia de la educación recibida
en el hogar y en las instituciones educativas, de los medios de
comunicación y de las costumbres sociales. Los hábitos morales
se denominan virtudes y requieren el compromiso constante
de practicarlas.
La virtud es un estado de carácter que habilita a la persona
a obrar excelentemente. Las virtudes son cualidades que nos
impulsan a la excelencia en determinados campos. Por ejemplo,
la responsabilidad impulsa la creatividad e iniciativa de la
libertad en el campo económico. Virtud es habilidad, saber
hacer. La virtud es potencialidad de la acción.
Las virtudes morales son hábitos que se adquieren
gradualmente en un proceso de crecimiento humano a lo largo

10
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

de la vida y que, en consecuencia, van conformando nuestro


carácter. No pueden adquirirse únicamente mediante su estudio
teórico, sino que se forman con la práctica. Por ejemplo, no
llego a ser justo solamente porque asisto a una conferencia
sobre la justicia, sino que me vuelvo justo siendo justo en todos
los actos de mi vida.
La virtud es un hábito incorporado voluntariamente por el
hombre para desarrollo de sus posibilidades humanas. Está
en el orden del carácter (incorporado) y no del temperamento
(heredado). La virtud es distinta de la bondad natural. Hay
personas que tienen un temperamento apacible y generoso.
Pero otras necesitan armarse de razones y motivaciones para
dominar la ira y el deseo de venganza, la codicia y la manipulación
de los demás. Por eso el hombre virtuoso es más fuerte en su
carácter que la buena persona por temperamento.
Las virtudes están enclavadas en una cultura que les da
tradición o continuidad. Una tradición de justicia en una
sociedad favorece en los ciudadanos la adquisición virtuosa de
la equidad.
La virtud, según Aristóteles, es un término medio entre dos
extremos viciosos. Así, con respecto a la utilización de la riqueza
material, el término medio sería la generosidad y los extremos
la avaricia (por defecto) y la dilapidación (por exceso). En
consecuencia, la virtud es una forma de ser o de vivir ajustada
al criterio de la razón y practicada por los hombres prudentes,
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

mientras que los vicios serían formas defectuosas de vivir,


socialmente reprochables. El ejercicio de las virtudes hace que
nuestra conducta parezca digna y conveniente a los ojos de
los demás; por contraste, el actuar del vicioso es vergonzoso y
reprochable. Para Aristóteles existe, sin embargo, una condición
que favorece la acción virtuosa y permite el perfeccionamiento:
la intencionalidad. Es preciso que la persona que ejercita una
virtud sea consciente de lo que hace y elija hacerlo por ella
misma (no por las consecuencias) y de una manera firme y
resuelta.
La actual crisis moral es más de virtudes que de valores. Los
valores constituyen el ideal que el individuo debe alcanzar y
son más objetivos. La virtud se refiere a los sujetos: veraces,
solidarios, responsables. Los valores suelen ser nombrados con

11
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

sustantivos: bondad, generosidad. Entre tanto, las virtudes se


expresan como adjetivos que califican a un sujeto: “Pedro es
bueno y generoso”. Lo que el mundo reclama son personas
virtuosas.
A la luz de la reflexión ética, la moral aparece como el arte
de vivir con dignidad en las diversas situaciones de la existencia
humana y como capacidad para afrontar con fortaleza los retos
de la vida. La moral, por tanto, es una ciencia práctica que
después de reflexionar en la naturaleza de la conducta humana
nos impulsa a crear hábitos que se concretizan en los actos y
decisiones de la vida diaria.

Las acciones morales

Las actitudes morales se van concretando en actos virtuosos


que se realizan en el diario vivir. El hecho de poseer una virtud
no siempre garantiza que se exprese en un acto virtuoso. Una
persona suele ser veraz, pero en ciertas ocasiones maquilla lo
que dice.
Para que un acto sea humano debe ser consciente y libre. Se
dan casos en que los impulsos enceguecen a la persona, lo mismo
que cuando se está bajo el efecto del alcohol o de las drogas.
En los casos complejos necesitamos tomar una decisión
antes de realizar o dejar de realizar algo. Para tomar decisiones
ajustadas a la moral es muy importante tener una escala de
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

valores expresada en principios morales e incorporados en


actitudes.
Una obra para que sea buena no basta con que beneficie
a alguien. Debe ser realizada con el afán desinteresado de
hacer el bien. La moral no se puede preocupar solo del acto
descuidando al agente. No basta con hacer el bien; hay que
ser bueno. La ética nos lleva a la convicción de que no todo
vale por igual y de que hay razones para preferir un tipo de
actuación a otra. La ética se ocupa de lo que alienta al hombre
a luchar por lo que es digno del ser humano.

12
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

EL CIUDADANO KANE

Recuerde a El Ciudadano Kane, el héroe de la película


de Orson Welles, que quiere triunfar a cualquier precio. El
millonario posee todo: las cosas más bellas y más caras
del mundo, reunidas en su palacio de Xanadú. Dispone
de hombres y mujeres que le sirven y satisfacen todas
sus ambiciones. Al final de su vida, Kane se pasea solo
en sus salones cubiertos de espejos, que le devuelven su
propia silueta solitaria.
Esta película es una parábola. Kane descubre
demasiado tarde que tuvo todo lo necesario, menos lo
esencial: la parte humana. Obsesionado por la idea de
acumular objetos y dinero, trató a las personas como si
fueran cosas… Compró y vendió personas, las doblegó
y las manipuló: sus amantes, sus empleados, sus rivales
políticos y hasta sus amigos. Era su manera de ejercer el
poder. Pero el dinero no puede servir para comprarse una
amistad. Con millones se puede, a lo máximo, rodearse de
espíritus serviles. No tuvo esos dones más sutiles, que solo
las personas pueden dar, esa complicidad fundamental
que no aparece sino entre iguales: el respeto, la amistad,
el amor.
Muchas personas se engañan sobre lo esencial: se
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

puede ser muy inteligente en negocios o en política, y


un asno en dominios más serios como el vivir bien. Se
puede ser un genio en matemáticas y un cretino en moral.
Estoy seguro de que hay premios Nobel muy inteligentes
en su especialidad, que son verdaderos imbéciles en el
arte de vivir.
¿Cómo no vivir idiotamente? Adquiriendo lo que
se llama la conciencia, o si usted prefiere, un buen
gusto moral. Claro que esto no se encuentra en un
supermercado. Se necesita un mínimo de condiciones
sociales y económicas para esto: si nadie lo trata como
un ser humano, no es de extrañar que evolucione hacia la
bestia. Tener esta conciencia es vigilar si lo que nosotros

13
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

hacemos es fiel a lo que queremos, es renunciar a los


prejuicios que nos permiten no sentirnos responsables.
No por transformar las otras cosas, defendemos nuestro
derecho a no ser cosas para los demás. Kane es su propio
y peor enemigo porque no se respeta a sí mismo: su
desesperación al fin de su vida no era solamente causada
por la pérdida de los afectos de su infancia, sino por su
obstinación en haber consagrado su vida a destruirse. Esto
es lo que un padre debería decir a su hijo: “No hagas como
Kane. Trata las cosas como cosas, y a las personas como
personas. No te rebajes, compórtate como humano”.
(Adaptado de Fernando Savater, “Lo que un padre
debe decir a su hijo”, Summa, junio 1994, Edición 84,
págs. 79-80)

1.2. La Ética Empresarial


Génesis de la ética empresarial

El origen de la preocupación por la Ética Empresarial radica


en la demanda social ante las actuaciones de las empresas que
se consideran inmorales. Por eso sus reflexiones se han
orientado más a evitar que se repitan esos hechos escandalosos
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

que a promover directamente una comprensión de su práctica


en la organización empresarial.
Antes de la mitad del siglo XX no se puede hablar
propiamente de Ética Empresarial. En los años años cincuenta
es cierto que se discutieron algunas temáticas planteadas en
términos de ética y economía, como situaciones donde se
aplicaba la ética.
La Ética Empresarial empieza a gestarse a partir de la
aparición de empresas diferenciadas de la empresa pequeña
tradicional, debido a su organización formal y jerárquica,
causada por la separación de la dirección y la propiedad.
Comienza entonces una creciente reflexión ética sobre las
actuaciones de las grandes empresas y su gestión. En los años

14
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

cincuenta se empieza a reflexionar sobre la responsabilidad


social de las empresas y sobre la gestión como profesión. Estos
planteamientos se hacían predominantemente en el marco de
tradiciones religiosas que pretendían aplicar determinados
planteamientos morales al mundo de la empresa y de los
negocios.
Al final de los cincuenta y durante la década de los sesenta
es notable el desarrollo de la Doctrina Social de la Iglesia y de las
reflexiones teológicas sobre las realidades terrenas y el mundo
del trabajo. Se debaten los planteamientos de Teilhard de Chardin
sobre el sentido cristiano del trabajo en el mundo. Aparecen las
grandes encíclicas Mater et Magistra y Populorum Progressio, lo
mismo que la constitución pastoral Gaudium et Spes del Vaticano
II donde se profundiza en la ética social católica.
Como consecuencia de la guerra de Vietnam, durante los
sesenta se produce una creciente movilización contra aquello
que identifica la cultura norteamericana. Se cuestionan las
actividades de las empresas a partir de las consecuencias
sociales de sus actuaciones. Se critica el papel imperialista de
las empresas norteamericanas en los países del Tercer Mundo.
Se hace referencia a las consecuencias ecológicas del desarrollo
industrial y al consumismo como estilo de vida.
Estas preocupaciones por las consecuencias sociales de
las actuaciones empresariales llevaron a una formulación
de la responsabilidad social de la empresa más allá de los
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

intereses individualistas de los propietarios y directivos. Lo más


importante es el cambio de perspectiva: en el tratamiento de
los problemas se pasa de la persona a la organización. Este
cambio se hace desde el supuesto de que existe un contrato
social implícito entre la sociedad y la empresa: la empresa tiene
obligaciones con respecto a la sociedad y debe elaborar su
política sabiendo que tendrá que dar cuentas ante la sociedad.
Los años sesenta fueron un período de expansión de la reflexión
académica sobre las obligaciones de las empresas hacia los
diversos grupos sociales, lo mismo que sobre la relación entre
desarrollo humano y crecimiento económico. Se siente en el
mundo universitario la necesidad de una formación económico-
social, la cual se realiza mayoritariamente en el marco de
instituciones vinculadas a iglesias cristianas.

15
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

Según R. T. de George (“The Status of Business Ethics, Past


and Future”, Journal of Business Ethics 6 [1987], pp. 201-207),
“el desarrollo de la Business Ethics como especialidad comenzó
en los años setenta. Teólogos y pensadores religiosos habían
desarrollado el área de la ética de los negocios y continuaron
desarrollándola. Profesores de management continuaron
escribiendo y enseñando sobre la responsabilidad social de la
empresa. El nuevo ingrediente que se añadió fue la entrada en
la temática -por diversas razones- de un significativo número
de filósofos”.
La entrada de los filósofos, de hecho, va ligada a la
preocupación por aclarar cuál es el estatus moral de las
empresas. Sin abandonar la preocupación por las cuestiones
individuales, surge una reflexión ética específica sobre la
organización como tal. Pero como observa Josep M. Lozano
(Ética y Empresa, Trotta, Madrid, 1999, p. 40), “es necesario
subrayar que muy a menudo estas reflexiones que hablan
en términos empresariales tienen todavía como referencia la
concepción de la empresa que se tiene desde la perspectiva
de la dirección, y por eso no nos ha de sorprender que uno se
empiece a preguntar también hasta qué punto, en definitiva,
la Business Ethics no es otra cosa que la legitimación (o la
coartada) de un sistema económico y de determinadas prácticas
que tienen lugar en su seno”.
Ciertamente hacia finales de los años setenta y primeros
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

años de los ochenta aparecieron nuevas perspectivas y


preocupaciones que consolidan la Ética Empresarial, la que
alrededor de 1985 se define como especialidad disciplinar. A
partir de entonces la producción académica comienza a crecer
y a sistematizarse formalmente.
En lo que se refiere a revistas, en 1981 aparece Business and
Professional Ethics Journal, editado por el Centre for Applied
Ethics de la Universidad de la Florida; en 1982 aparece el Journal
of Business Ethics, que ha llegado a ser la revista especializada
de referencia en el campo de la Ética Empresarial; en 1985
aparece Economist and Philosophy, editada por la Universidad
de Winsconsin; y en 1991 aparece la Business Ethics Quaterly,
editada por la Society for Business Ethics.

16
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

Como se puede observar, el movimiento relevante de la Ética


Empresarial se dio en los Estados Unidos. En Europa, anterior a
los años ochenta, encontramos la temática bajo epígrafes como
“Economía y sociedad”, “Ética social”, “Ética económica”, etc.
Sin llegar a la “éticomanía” norteamericana de los ochenta, en
Europa se ha dado un debate sobre los valores empresariales
debido quizás a la crisis de las ideologías al final de los ochenta.
A veces parece que el interés por la empresa y sus valores ocupa
el lugar que dejaron vacío las ideologías. Es bueno recordar que
en Europa las tradiciones políticas y sociales han dado lugar a
formas de capitalismo diferentes al norteamericano.
La perspectiva europea trata los problemas de la Ética
Empresarial sin apelar tanto a la legalidad para resolverlos y
busca establecer aproximaciones filosóficas y sociológicas.
También le da menos importancia a la elaboración de códigos
de ética empresarial. Evita utilizar la Ética de los Negocios
como una forma de legitimar las prácticas comerciales de las
empresas y le da un mayor peso a los valores sociales y una
mayor confianza a la autorregulación.
En 1987 se creó en Europa la European Business Ethics
Network (EBEN), con la intención de potenciar las relaciones
entre el mundo académico y el mundo empresarial, impulsando
cursos, publicaciones y conferencias anuales. La asociación
ha impulsado la creación de redes en diversos países (Italia,
Francia, Alemania, etc.) a partir de lo específico de su realidad.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Han aparecido también dos revistas: Etica degli affari, editada


por la revista L´Impresa en 1987, y que después se convirtió en
Etica degli affari e delle professioni; y Business Ethics. A European
Review, editada ahora por la London Business School y creada
en 1992.
Tanto en Norteamérica como en Europa han aparecido
centros dedicados parcial o totalmente a estudiar los problemas
de la Ética Empresarial. Por ejemplo, el Business Ethics Research
Centre y el Institute of Business Ethics, ambos en Londres.
En los primeros años del siglo XXI los escándalos financieros
de Enron, Parmalat y otras corporaciones aumentó el interés por
cultivar los grandes valores éticos en el mundo empresarial. Pero
hay que estar atentos para no caer en una simple utilización
instrumental de la ética. No se puede caer en la cosmética ética

17
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

para hacer aparecer de abuela buena al lobo feroz de muchas


empresas. La ética es rentable a largo plazo para las empresas,
pero hay que sujetarse a ella, aun en las situaciones en que
no traiga beneficios para aquellas. Por eso en este momento
se habla en ética empresarial de la integridad moral que debe
ser el alma de toda corporación.
En la sociedad contemporánea la actividad económica se
realiza dentro del marco de la organización de las empresas.
Esto significa que la Ética Empresarial no se puede tratar
exclusivamente en términos individuales. La Ética Empresarial
es ante todo una ética de las organizaciones, donde la
dimensión colectiva va más allá de las voluntades individuales.
Para Adela Cortina, “la ética empresarial consistiría, por
tanto, en el descubrimiento y la aplicación de los valores y
normas compartidas por una sociedad pluralista -valores que
componen una ética cívica- al ámbito peculiar de la empresa,
lo cual requiere entenderla según un modelo comunitario, pero
siempre empapado de posconvencionalismo”.
La ética empresarial es un puente hacia el futuro de la
empresa vivida como una cultura donde todos los miembros
de la misma encuentran un sentido a su vida. Una ética
empresarial es un puente entre el hombre y la empresa del
futuro. La empresa de la “tercera ola”, de conocimientos,
necesita un nuevo hombre más responsable, más capaz de
hacer juicios de valor, de tomar decisiones, de trabajar en
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

equipos multidisciplinarios y multiétnicos y multinacionales. El


problema de la ética empresarial es cómo combinar eficiencia
económica con libertad individual, equidad social y respeto
por los valores absolutos.
La ética empresarial es un puente entre la organización
empresarial y los desafíos del progreso. Ofrece una serie
de respuestas al arte de vivir la empresa en las condiciones
cambiantes del mundo de hoy y del futuro. Es un continuo
ponerse al día -aggiornamento- de la organización empresarial
para sobrevivir.

18
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

Estatuto epistemológico

El crecimiento de publicaciones, cursos y seminarios acerca


de la Ética Empresarial plantea el reto de explicar desde el
punto de vista conceptual cómo enfocar una propuesta ética
adecuada a la realidad contemporánea de la economía y la
administración. Ante los recientes escándalos de la forma
como maquillaron la contabilidad Enron y otras grandes
corporaciones norteamericanas, surge la demanda pública,
sobre todo de los inversionistas en la bolsa, de una ética más
exigente.
Después del derrumbe de las ideologías a finales del siglo
pasado, la atención se ha volcado hacia los valores que deben
acompañar las actividades del diario vivir. Los valores son las
cualidades de nuestras relaciones que expresan las exigencias
de sentido reclamadas por las situaciones. Las personas buscan
encontrar en su entorno un sentido que los motive a enfrentar
los retos de la vida. Como el trabajo ocupa una buena parte del
tiempo de la gente, se busca que la ética canalice la necesidad
personal de sentido en las actividades empresariales.
Para responder a esta demanda de sentido y responsabilidad
en la organización empresarial, se necesita elaborar una ética
aplicada que cumpla los requisitos rigurosos de una disciplina.
De la misma manera que la Bioética está respondiendo a los
desafíos de las ciencias de la vida, la Ética Empresarial tiene
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

que estar a la altura de los retos de las ciencias económicas y


administrativas.
En la sociedad contemporánea la actividad económica se
realiza dentro del marco de la organización de las empresas.
Esto significa que la Ética Empresarial no se puede tratar
exclusivamente en términos individuales. La Ética Empresarial es
ante todo una ética de las organizaciones, donde la dimensión
colectiva va más allá de las voluntades individuales.
La Ética Empresarial tiene un carácter sistémico y no
puede reducirse a un recetario para solucionar los problemas
coyunturales de inmoralidad de las empresas. Hay que
configurar un marco de comprensión ética que haga viable
a esta disciplina en tanto que es ética empresarial. Al partir
del análisis de la empresa dentro de un sistema económico,

19
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

se deben examinar las exigencias de sentido o de valores


éticos para que la conducta colectiva e individual, propia de
las empresas, esté de acuerdo con la dignidad humana de los
sujetos.
Cuando se investiga en la naturaleza de la Ética Empresarial
a través de la literatura disponible, una realidad lo sorprende:
la carencia de un marco de referencia intelectual para la
discusión de los problemas concretos. Comparándola con la
reflexión acerca de la Bioética, que es el otro gran campo de
ética aplicada en el mundo contemporáneo, se nota más esta
deficiencia. Mientras en la Bioética se tiene un paradigma
conceptual para realizar un examen ético de los problemas
que plantea la tecnociencia a la vida en el planeta -ingeniería
genética, aborto, eutanasia, etc.-, en la Ética Empresarial se
carece de tal paradigma, que facilitaría mucho la lectura e
interpretación de los problemas éticos que plantean las ciencias
económico-administrativas.
A medida que uno profundiza en estos dos campos
de aplicación de la ética, se notan las coincidencias en lo
epistemológico, por ejemplo, la necesidad de una metodología
interdisciplinar para abordar los problemas. Creemos que los
especialistas en Bioética o en Ética Empresarial enriquecerán sus
planteamientos conociendo los dos campos. Más aún, lo más
conveniente para la ciencia es que en vez de institutos o centros
de Bioética o de Ética Empresarial se creara, sobre todo en las
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

universidades, un instituto o Centro de Ética que investigue las


dos ramas de la ética aplicada. Más aún, la economía se convertirá
en el siglo XXI en una bioeconomía, adonde necesariamente
confluirán los planteamientos de las dos disciplinas.
Al aplicar un paradigma ético apropiado a las situaciones que
plantean los procesos económicos y administrativos, se logran
tomar decisiones ajustadas a la ética. La Ética Empresarial debe
ofrecer un modo de resolver moralmente conflictos de acción.
Según M. T. Brown (La ética en la empresa: Estrategias para las
decisiones) “aunque pueda resultar extraño, el propósito de la
ética no es que la gente sea más ética, sino que sea capaz de
tomar mejores decisiones”.
La Ética Empresarial es un área de ética aplicada que como
tal exige no sólo el aporte de filósofos y teólogos, sino también

20
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

de expertos en las ciencias económico-administrativas. Como


dice Lozano “no se puede hablar de valores hablando sólo de
valores” (Ética y Empresa, pág. 21). Para hacer Ética Empresarial
hay que sobrepasar el dualismo y la falta de mediación entre
ética y economía, que son una característica de la edad
moderna. Los expertos en ética empresarial no pueden
dedicarse exclusivamente a cuestiones de fundamentación
ética y metaéticas sin tener en cuenta los reclamos inmanentes
de las esferas vitales. Tampoco los expertos en economía y
administración pueden olvidarse de la dimensión trascendental
y universal del desarrollo humano.
En pleno siglo XXI, la Ética Empresarial exige una metodología
interdisciplinar en el estudio de las situaciones concretas que
reclaman una conducta ética. La interdisciplinariedad articula
disciplinas particulares para estudiar problemas complejos. Se
admite como válido no sólo el conocimiento científico
positivista sino también el de las disciplinas humanistas, como la
antropología, la filosofía y la teología. Las ciencias, por distintas
que ellas sean, pueden establecer nexos de articulación mutua,
produciendo una relación de conocimiento multilateral. Hay
que tener en cuenta la naturaleza compleja del conocimiento
que hace imposible llegar a la verdad por el camino de una
sola disciplina.

Docencia de la Ética Empresarial


Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Después de la crisis generada por las fallas éticas de Enron,


WorldCom y otras grandes compañías se ha puesto una vez
más de relieve la importancia de la formación ética de los
profesionales. De hecho en este momento se han puesto
en entredicho aquellas facultades de donde salieron los
profesionales de las compañías que quebraron por fallas éticas.
Incluso, se han fortalecido las acciones de aquellas facultades
que buscan ofrecer formación ética a los estudiantes y están
contratando profesionales egresados de ellas.
La confianza en las personas se basa en su integridad moral
y hoy más que nunca los inversionistas y los clientes desconfían
de las personas habilidosas expertas en manejos creativos
de contabilidad que están obsesionadas por la eficiencia en

21
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

producir resultados sin parar mientes en los medios para


obtenerlos.
Un buen plan de estudios de una facultad descansa en tres
pilares: ciencia, habilidades y valores éticos. Los valores éticos
deben permear toda la formación tecnocientífica de los futuros
profesionales, porque la honestidad, el espíritu de justicia, la
responsabilidad y otros valores son los que les dan un talante
moral. La elección de los valores a partir de los cuales se justifica
la elección de un curso de acción administrativa se resuelve de
acuerdo con la posición filosófica que adaptemos.
La formación moral de los estudiantes tiene tres elemen-
tos:
• El primero es una formación de valores o ideales que
dan sentido a las acciones humanas. La formación en
valores debe desenmascarar los valores tergiversados,
como la amistad que termina en amiguismo, reflejado
en el clientelismo y que va contra el reconocimiento
de los logros de las personas.
• El segundo es una formación en principios donde se
formulen las formas universales como los valores se
deben aplicar a las situaciones y se definen las razones
para actuar correctamente.
• El tercero es una formación de hábitos morales que son
el fruto del compromiso de llevar un valor a la vida
y de la convicción de aplicar los principios morales a las
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

situaciones. Esto genera actos buenos que van creando


en la persona una actitud permanente de obrar
correctamente. Los hábitos morales crean un carácter
moral de la persona, que es su capital más precioso.
Para que los valores, principios y hábitos morales sean
parte de la estructura de un profesional de administración, es
necesario que se le muestre cómo debe vivirlos en todos los
campos de aplicación, ya sea el financiero o el de mercadeo. Y
esto solo se obtiene si la dimensión ética está presente en la
exposición de todas las materias de la carrera. La ética es una
dimensión transversal que debe animar a las diversas materias.
La ética no se puede reducir a la crema que se le coloca al
ponqué de la preparación académica al final, porque la ética
es la sal que da sabor a la masa del ponqué.

22
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

A la luz de la reflexión ética, la moral aparece como el arte


de vivir con dignidad en las diversas situaciones de la existencia
humana y afrontar con fortaleza los retos de la vida. La moral,
por tanto, es una ciencia práctica que después de reflexionar
en la naturaleza de la conducta humana nos impulsa a crear
hábitos que se concretan en los actos y decisiones de la vida
diaria. Los valores, los principios y los hábitos morales están
íntimamente relacionados. Los valores dan el calor, los princi-
pios la luz y los hábitos morales la fuerza. Un principio que no
expresa un valor carece de atracción y un hábito moral que no
encarna un principio es ciego.
Debido a los escándalos recientes de Enron, WorldCom,
Parmalat y otras empresas se ha tomado conciencia de la im-
portancia de la ética en el mundo empresarial. Lo que llama
la atención es que en los últimos veinte años han aparecido
innumerables libros y artículos sobre los valores morales y los
principios éticos en la toma de decisiones empresariales, en los
negocios, en las finanzas y en los demás campos de la actividad
empresarial. Realmente ha aumentado el discurso moral, pero
no se ha reflejado en una mejoría de la práctica de la moral. ¿No
será que la crisis moral actual, no solo a nivel empresarial, es
más que todo de praxis: hábitos morales que nos predisponen
a tomar decisiones y actuar con integridad moral?
El docente de Ética Empresarial debe ayudar a los alumnos
a pasar de una moral prerreflexiva a una moral personal cada
vez más reflexiva. El fin de la educación moral es que las perso-
nas pasen de una moral heterónoma, impuesta por la cultura,
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

a una moral autónoma de convicción personal. Un curso de


ética debe ayudar a mejorar el carácter moral de las personas
y a hacer más reflexivas sus opciones éticas.
En cuanto a la metodología creemos que la más apropiada
es la enseñanza interactiva a base de casos que debe completar
las explicaciones teóricas de los principios que conforman el
paradigma de la ética empresarial.
Los casos deben presentar situaciones modélicas que se
dan en la vida de los negocios y que nos permiten hacer un
análisis crítico de los principios aplicados a esas situaciones.
Esta metodología ayuda a realizar una lectura ética de los
acontecimientos propios de la vida empresarial y a reflexionar
sobre las razones para actuar de una u otra forma.
23

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

Enseñar los hábitos morales fundamentales


Después de examinar muchos libros de la ingente bibliogra-
fía existente sobre la ética empresarial propongo seis hábitos
morales básicos no solo para actuar como un administrador
bueno, sino para que la empresa o corporación muestre un
carácter moral que la lleve a la excelencia:

1. Respeto por la persona y la vida.


2. Justicia en la transacción comercial.
3. Solidaridad con el bienestar social.
4. Responsabilidad en el trabajo.
5. Honestidad en la comunicación.
6. Integridad en la cultura organizacional.

EL CONSTRUCTOR DE BARCOS
Cuando Walter Meloon fundó la compañía Correct
Craft en 1925, se propuso construir buenos barcos y
guiarse por la regla de oro de tratar bien a los demás.
Como él decía: “Si se toma una decisión pensando solo
en el dinero, se toma una decisión equivocada”. En las
buenas y en las malas, esta convicción ha beneficiado a
Correct Craft.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Uno de los momentos de mayor orgullo de la


compañía se produjo casi al final de la Segunda Guerra
Mundial. El general Dwight Eisenhower había solicitado
a Washington lanchas de asalto, que debían entregarse
a principios de marzo de 1945 para lanzar un ataque
contra el Rhin. El 9 de febrero, la Correct Craft prometió
construir 300. El astillero, establecido en Orlando, Florida,
contrató personal de todo el estado e instituyó turnos de
trabajo más largos. Pero la escasez de materia prima y la
inexperiencia de los trabajadores hicieron que la tarea
pareciera imposible.
Un coordinador del ejército, en su nerviosismo, decidió
que la empresa debía laborar siete días a la semana.

24
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

Meloon se negó cortésmente. “No es la voluntad de Dios


que los hombres trabajen los siete días de la semana”,
arguyó.
Cuando el coordinador insistió, Meloon propuso
rescindir el contrato y afrontar las multas. Aquel cedió, y
el 24 de febrero, cuatro días antes de lo programado, el
pedido estaba listo.
En 1957, la compañía había conseguido un contrato
militar para fabricar 3.000 lanchas de asalto de fibra de
vidrio. En la junta para definir las condiciones del contrato,
el inspector en jefe del gobierno hizo notar discretamente
que no había una “cuenta de gastos” especial; en realidad,
un soborno. Meloon pasó por alto la insinuación.
Dos semanas después, cuando comenzaron a salir los
botes de la línea de montaje, el inspector calificó a
muchos de “defectuosos”. Walter, hijo -el siguiente Maloon
en tomar las riendas de Correct Craft-, recuerda: “Papá se
sintió tentado a ceder. El soborno no representaba mucho
en comparación con lo que podíamos perder. Pero él sabía
que eso no era lo correcto”.
El castigo por no pagar ese soborno fue muy duro: 640
lanchas rechazadas, con una pérdida concomitante de 1 millón
de dólares, más 500.000 dólares de deudas. La compañía
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

solicitó ante un tribunal la declaración de bancarrota.


“La Corte decidió que teníamos que pagar solo 20
centavos por cada dólar que debíamos”, señala Walter,
hijo, “pero papá quería liquidar todas nuestras deudas”.
Al irse a pique las ventas, los Meloon redujeron al
mínimo su nivel de vida. La familia volvió a ocupar la vieja
casa ubicada detrás de la fábrica, donde había nacido
Walter, nieto, el actual presidente. Varios de sus tíos
hipotecaron sus casas y vendieron sus autos; las mujeres
de la familia trabajaron en el conmutador de la oficina.
Luego, en 1960, llegó de Pakistán un pedido
inesperado. Una de las lanchas de asalto que Correct

25
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

Craft había fabricado para el ejército de Estados Unidos


apareció allí como parte de un envío de asistencia, y
el gobierno pakistaní quería comprar más. Los Meloon
empezaron a enviar las unidades rechazadas por el
inspector corrupto, pues sabían que su calidad era óptima.
Semanas tras semana fueron llegando los cheques de
Pakistán, hasta que se completó la suma de 139.000
dólares por 239 lanchas.
Siempre que había unos miles de dólares extras, los
Meloon pagaban a algún acreedor. Algunos no daban
crédito a sus ojos cuando recibían los cheques; otros reían
o lloraban. A menudo se trataba de las viudas o de los
hijos de los acreedores originales. En 1984 la familia había
saldado hasta el último centavo de la deuda original de
500.000 dólares.
En el otoño pasado, cuando se agudizó la recesión
econ óm ica , La rr y Med dock , vicep resid ent e d e
mercadotecnia, y otros ejecutivos, llevaron a cabo un
estudio en el que demostraba que si la empresa cambiaba
de proveedores, podría ahorrarse por lo menos 40.000
dólares anuales sin menoscabo de la calidad. Walter,
nieto, leyó el informe y luego señaló que los proveedores
actuales habían contribuido a mantener bajos los
costos de inventario. “Han hecho cosas buenas por
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

nosotros”, agregó, “y no quiero sustituirlos solo en aras


del dinero”.
Hoy, la Correct Craft ha soportado la recesión casi
sin disminuir sus ventas, mientras que varios de sus
competidores se han ido a pique. Para Walter Meloon,
nieto, el secreto de este éxito es sencillo: “Todo se reduce
a tratar a los demás como uno quiere que lo traten”.

26
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

1.3. La Responsabilidad Social


Empresarial
El concepto de responsabilidad social

El carácter social de la actividad económica exige que la


empresa esté obligada para con el bien común de la comunidad
en la que desenvuelve sus actividades. Esta obligación no se
agota con el mero cumplimiento de las leyes del Estado. Es moral
que las empresas busquen su propio interés, con tal de que
acepten los límites que imponen los legítimos intereses de los
demás y la solidaridad humana. La justicia obliga a abstenerse
de cualquier acción que cause daño desproporcionado a la
comunidad. Las instituciones económicas están obligadas a
prestar aquellos servicios exigidos por la función social de los
bienes siempre en observancia de las necesidades humanas
de los demás.
Hace más de tres décadas el economista Milton Friedman
-premio Nobel de Economía en 1976- propuso una teoría
según la cual la única responsabilidad social de los negocios
consiste en maximizar la rentabilidad para los accionistas dentro
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

del marco de la ley. Según Friedman, la única responsabilidad


de una empresa es para con sus accionistas y mientras utilice
sus recursos de la manera más eficiente posible podrá ofrecer
a la sociedad los mejores productos y servicios al precio más
razonable y generar empleo, producción e inversión.
Este modelo parte de la teoría microeconómica, en la
cual se asume la competencia perfecta, con igual acceso a la
información por parte de productores y compradores y con la
virtual inexistencia de incertidumbre. Pero el mundo real dista
sustancialmente de este modelo ideal. Si a esto se suman las
limitaciones de los marcos legales y las instituciones estatales,
la corrupción, el poder de los oligopolios, entre otros, el modelo
parecería ser de aplicación limitada.

27
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

Una década después se introdujo un nuevo planteamiento


según el cual la responsabilidad social de los negocios abarcaba
las expectativas económicas, legales, éticas y filantrópicas que
la sociedad tiene de las organizaciones en un momento dado
del tiempo. Esta nueva teoría contempla un espectro más
amplio de personas que se ven afectadas por las acciones
de las empresas que trasciende el círculo de los accionistas e
involucra a los empleados, clientes, proveedores, competidores,
la comunidad inmediata y la sociedad en general. Estos grupos
son conocidos en inglés como los stakeholders de la empresa
o grupos implicados con la empresa.
La principal pretensión del concepto de stakeholders es
afirmar que la empresa en su dirección es responsable no solo
por los accionistas sino también de otros grupos que tienen
intereses en las acciones y decisiones de dicha organización.
Esta teoría de los stakeholders implica entender que la empre-
sa es una institución social que configura un proyecto plural
en el que toman parte un número de grupos con derechos
y exigencias, y donde no deberían contar únicamente los
intereses de los accionistas. La teoría implica la búsqueda por
parte de la dirección de la empresa de un equilibrio entre las
exigencias legítimas de los diversos grupos de intereses que la
componen. Esta pretensión encierra una comprensión de la
responsabilidad social corporativa donde los directivos y la
empresa deberán ser vistos como agentes morales que repre-
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

sentan los intereses o exigencias de una variedad de grupos. El


concepto de stakeholders muestra la imposibilidad de separar
la práctica de la economía empresarial de la reflexión ética.
Este concepto trata de encontrar un camino para integrar lo
económico y lo social.
Con el fin de mostrar la conexión existente entre ética y
empresa, en 1988, R. H. Freeman definió la empresa como una
colección de acuerdos voluntarios entre adultos que consienten
su adhesión al objetivo y fines de la corporación y a entrar en
acuerdos corporativos con otros individuos o grupos. Partien-
do de esta definición de empresa y en el marco del concepto
kantiano de autonomía, señala que el principio ético que
debería guiar la dirección de las empresas es el que sostiene
que los seres humanos son fines en sí mismos y nunca deben

28
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

ser tratados como meros medios para el logro de objetivos


corporativos.
En general, otros autores que en los últimos años se han
dedicado a precisar las obligaciones de la empresa con sus
diversos grupos de interés, han establecido una serie de
principios morales que deben regir la conducta de los directivos
y de la empresa. Cuando se estudia un principio de ética
empresarial se debe necesariamente reflexionar en su aplicación
con los principales grupos implicados con la empresa.
La Responsabilidad Social Empresarial parte del nuevo
concepto de riqueza. La riqueza ya no es fundamentalmente
recursos tangibles como tierra, edificios, fábricas; hoy la riqueza
deviene de bienes intangibles como información, reputación de
las marcas, know how, fidelización de los clientes. Por ejemplo
se considera que el valor en bolsa de Microsoft en una mayor
proporción se debe a los conocimientos de sus desarrollado-
res y a su marca. La conclusión que se saca de esto, es que el
mayor activo de una empresa del siglo XXI es el conocimien-
to. Por tanto, las empresas requieren cada vez más de gente
competente que genere valor agregado a las actividades de la
empresa (cfs. Alvin y Heidi Toffler, La revolución de la riqueza,
Debate, Madrid, 2006).
Necesitamos de la Responsabilidad Social Empresarial, pero
más aún necesitamos nuevas formas de pensar en ella. ¿Cómo
manejar la verdad en una economía de la información? ¿Cómo
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

ser responsable en el manejo de la tecnociencia para producir


al tiempo que se protege la biodiversidad en el planeta?
¿Cómo hacer para que se respeten los derechos humanos en la
distribución equitativa de los bienes y servicios? ¿Cómo ayudar
a crear una sociedad incluyente con democracia participativa
dentro y fuera de la empresa?
La empresa tiene una responsabilidad social por el hecho
de formar parte de un conglomerado social y de ser un actor
transformador del entorno. El contexto social de Colombia,
marcado por la pobreza y exclusión de las mayorías, nos obliga
a buscar alternativas de gestión empresarial que fortalezcan
las competencias sociales de las empresas. La responsabilidad
social de la empresa es el compromiso que tiene la empresa de
contribuir con el desarrollo, el bienestar y el mejoramiento de la

29
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

calidad de vida de los empleados, sus familias y la comunidad


en general. Es la capacidad de valorar las consecuencias que
tienen en la sociedad las acciones y decisiones que tomamos
para lograr los objetivos y metas propias de nuestras
organizaciones.
Una vez que la empresa comienza a hacer planeación
alrededor de su acción social responsable, debe definir el mejor
mecanismo de asignación de recursos según sus posibilidades,
de forma tal que los programas no se vean afectados por
cambios económicos de la compañía. Si la empresa privada
desea optimizar el uso de los recursos que destina a actividades
de tipo social, puede asociarse a una ONG que desarrolle esta
actividad de una forma más profesional.
Los empresarios deberían apuntar al desarrollo comunitario
y humano como mecanismo participativo para que los
individuos mejoren sus niveles de calidad de vida. La filantropía
empresarial plantea la importancia de que exista un beneficio
recíproco entre quien aporta algo y quien lo recibe.
A nivel mundial se están intensificando entre las empresas
las prácticas de Responsabilidad Social Empresarial. La
globalización de la economía, la liberación de los mercados y
los reclamos de la sociedad por la violación por parte de las
empresas de los derechos humanos y de atentados contra el
medio ambiente, y por los millones de personas que viven en
pobreza y en miseria, han llevado al establecimiento de una
serie de prácticas de responsabilidad social de las empresas,
las cuales buscan maximizar el beneficio económico con el
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

bienestar social y la protección medioambiental. Esta tendencia


presenta distintos enfoques y perspectivas según las corrientes
de pensamiento y los contextos sociales y empresariales de los
diversos países. Contiene elementos teóricos y sobre todo,
herramientas prácticas de gestión empresarial para lograr
resultados medibles y verificables.
En resumen: la Responsabilidad Social Empresarial es
la capacidad ética de las empresas y de sus líderes para
responder a los desafíos de la nueva sociedad globalizada del
conocimiento, que muestra un gran desequilibrio económico-
social y que está amenazada por el calentamiento global de
la tierra. Por lo tanto, la Responsabilidad Social no es una
ideología ni una moda empresarial.
30

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

La responsabilidad social en Colombia

Durante los años sesenta se crearon las primeras fundaciones


en Colombia: Codesarrollo en Medellín (1960), Fundación
Carvajal en Cali (1962), Fundación Corona en Medellín (1963),
Fundación FES en Cali (1964). Se inaugura el programa de
maestría en la Universidad del Valle, con un conferencista de
talla internacional como Peter Drucker. Con esto se crea el
primer espacio donde se debate el concepto de responsabilidad
social entre la academia y los empresarios.
En los años setenta, Fabricato y Enka, dos empresas
antioqueñas, toman la iniciativa de medir su gestión social a
través del primer balance social, en 1977. Incolda y FES patrocinan
la realización del estudio “Hacia un nuevo compromiso del
empresario en Colombia”, donde se hizo evidente la necesidad
de unificar criterios entre la clase dirigente sobre su papel en el
desarrollo del país. En 1979, Incolda dicta un seminario sobre el
tema y realiza estudios sobre la función social del empresario,
donde se critica al empresario por dedicarse a buscar solamente
un crecimiento material, cuantitativo.
En los años ochenta, la ANDI (Asociación Nacional de
Industriales) elabora el primer modelo de balance social, basado
en el modelo francés (1981). También el Centro Colombiano de
relaciones Públicas (CECORP) realiza en Medellín un congreso
donde se llama la atención sobre la necesidad de incorporar
el concepto de RSE (Responsabilidad Social Empresarial) en el
proceso de toma de decisiones, alcanzar objetivos económicos
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

en términos éticos y sociales y efectuar inversiones sociales


teniendo en cuenta el interés público. En 1986, la Cámara
Junior inicia un programa de proclamación de la empresa con
proyección social. En esa época algunos autores afirmaban que
la RSE era usada como estrategia de maquillaje para vender la
buena imagen de la empresa.
En la década de los noventa, la Constitución del 91 introduce
el principio de la propiedad que garantiza a los individuos el
derecho a la propiedad privada y resalta la importancia de que
esta se halle al servicio de la sociedad.
En estos años, la ANDI organiza un comité de RSE que nace
del interés de concientizar a las empresas sobre el tema. Este
comité tiene como objetivos:

31

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

• Compartir experiencias divulgando entre los empre-


sarios acciones de impacto que adelantan algunas
empresas y también acciones del Estado.
• Documentar y conocer más sobre el tema a los em-
presarios.
• Compartir y desarrollar entre los empresarios, las
herramientas que existen para medir estas acciones,
por ejemplo el balance social.

También aparece el Centro Colombiano de responsabilidad


Social (CCRE) que es una organización no gubernamental, sin
ánimo de lucro, que desde 1994 se ha dedicado a la divulgación,
promoción, investigación y asesoría de empresas en temas
relacionados con RSE y ética de las organizaciones.
En la primera década del siglo XXI, por iniciativa de Confama,
el Icontec inicia un estudio que busca la normalización en
temas de responsabilidad social en Colombia. Para ello, en
junio del 2003 estableció el Comité Técnico de Normalización
180 Responsabilidad Social, el cual, por primera vez en esta
clase de comités, opera de manera descentralizada en Medellín,
Cali y Bogotá. Para comenzar se realizó una encuesta entre
universidades y empresas con el fin de crear un comité de
normalización en el tema de RS. Actualmente se trabaja sobre
un documento de lineamientos que les ayuden a las empresas
del país a entender mejor el concepto de responsabilidad
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

social y formas de medir la gestión en estos temas. Los comités


han avanzado en proponer una definición concertada y unos
principios, como autorregulación ética, desarrollo humano
sostenible, credibilidad y transparencia.
La elaboración del concepto de RSE ha venido adquiriendo
cada vez más contornos definidos en el ambiente nacional. Cada
vez se ve más que es un factor muy importante en las decisiones
de inversión, producción y comercialización. El concepto de
RSE se corresponde con una visión integral de la sociedad y
del desarrollo, que entiende que el crecimiento económico y la
productividad están asociados con las mejoras en la calidad de
vida de la gente, y la vigencia de organizaciones comprometidas
con las libertades y derechos de las personas.

32
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

El concepto de responsabilidad social empresarial es


analógico y no unívoco, pues cambia según la situación
concreta de las empresas. Una empresa puede legítimamente
decir parafraseando al filósofo español Ortega y Gasset: “yo soy
yo y mis circunstancias”. Aparece así la complejidad de la RS
vivida y no pensada en abstracto por cada empresa. ¿Cuál debe
ser el peso de la RS en la toma de decisiones empresariales?
¿En las nuevas condiciones socioeconómicas del posconflicto
colombiano cómo pueden ejercer su responsabilidad social las
empresas? ¿Cómo debe gestionarse el desarrollo sostenible en
un mundo más globalizado? Las situaciones cambiantes de la
situación plantean a las empresas nuevos dilemas éticos. Hay
que construir en Colombia un concepto de Responsabilidad
Social que sea incluyente y que exprese nuestros conflictos.
Pero no basta con dominar los principios de administración
para solucionar el problema social. En Colombia hay muchos
empresarios que utilizan sus conocimientos administrativos
para enriquecerse sin medida. Necesitamos empresarios a los
que les duela la situación angustiosa de tantos compatriotas
necesitados. Es necesaria la gestión de la Responsabilidad
Social. Tenemos que tomar conciencia de que no podemos
seguir siendo el país más violento del mundo y uno de los más
inequitativos. Sin un corazón lleno de amor y de solidaridad
no podremos construir un nuevo país. El proyecto de la
Responsabilidad Social Empresarial es construir una cultura
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

de la solidaridad, una civilización del amor donde haya justicia


social, respeto por los derechos humanos y libertad para
todos.

APRENDIENDO DE YUNUS
Por Bernardo Kliksberg
El destino de Muhammad Yunus, nuevo Premio Nobel
de la Paz, era probablemente el de otros economistas de
élite, ser un reputado académico, o un muy bien pagado
consultor. Sin embargo explica que algo pasó, cuando en
1974 vio morir de hambre a cientos de miles de personas
en Bangladesh, su país natal, por una hambruna. Se

33
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

preguntó: “Mientras la gente moría de hambre en las


calles, yo enseñaba teorías económicas elegantes... Me
empecé a odiar a mí mismo, a la arrogancia de pretender
tener todas las respuestas... Nosotros los profesores éramos
todos tan inteligentes pero no sabíamos absolutamente
nada acerca de la pobreza que nos rodeaba”.
Salió de su universidad de élite, y fue a la aldea cercana a
conocer lo que sucedía con los campesinos. Una mujer con
muchos hijos le mostró las sillas de bambú que producía.
Trabajaba muy duramente pero seguía en total miseria.
Le contó que para producir tenía que pedir prestado a los
prestamistas, y revenderles las sillas. Le cobraban 10% de
interés diario. Después de pagar el préstamo y los
intereses solo le quedaban dos centavos de dólar por día
de trabajo. Yunus hizo los cálculos y llegó rápidamente
a la conclusión: “me sentía avergonzado por pertenecer
a una sociedad incapaz de dar 27 dólares a 42 personas
para ayudarlas a subsistir por sí mismas”. ¿Por qué los
prestamistas? ¿Por qué nadie ni la banca privada, ni la
pública querían prestar a los muy pobres? No tenían
garantías. Había descubierto un gigantesco “mercado
cautivo” de la usura, y al mismo tiempo la idea del
microcrédito. Con muy poco se podía salvar dignamente
la vida de millones.
Fracasó en sus gestiones antes el Gobierno y la empresa
privada para que se interesaran por este tipo de préstamos.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Fundó entonces en 1976 el Grameen Bank, el Banco de la


Aldea. Después de dialogar y dialogar con los pobres, le
dio un diseño único en la historia bancaria.
Ante todo sería un banco de los mismos pobres. Sus más
de 6 millones de prestatarios tienen hoy el 92% de las
acciones. Por otra parte, cero burocracia, los funcionarios
del banco no debían esperar en oficinas a que llegaran los
pobres. Debían ir donde estaban, vivir entre ellos, y captar
sus necesidades. Como no había garantías, cero papeles.
Todo ello reducía los costos de operación. Concibió dos
ideas maestras. La primera, privilegiar en los préstamos
a las mujeres. Son más del 97% de los que reciben los

34

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

préstamos. Porque mujer es madre, y es familia, y sabrán


usar muy bien el dinero. Allí tuvo que enfrentar tabús
fuertemente arraigados. A las mujeres campesinas de su
país raramente se les permitía tocar dinero, o trabajar
fuera de la casa. Segundo, para pedir un préstamo tenía
que haber un grupo de cinco, el préstamo era individual
pero el grupo se hacía responsable porque cada uno
pagara. Allí movilizó la cooperación, el capital social, la
responsabilidad. Todo ello funcionó perfectamente, la tasa
de repago es del 98%.
El Grameen Bank ha entregado en Bangladesh préstamos
por 5 720 millones de dólares. Los préstamos son de 200
dólares promedio. A los 20 años de funcionamiento ya
había llegado a 12 millones de personas, y actualmente
con otros emprendimientos similares están apoyando
en Bangladesh a 38 millones. El Grameen tiene 2 226
filiales y ayuda a 71 371 aldeas. Más de 100 países desde
Uganda y Malasia hasta el Sur de Chicago han replicado
la experiencia.
Cuando se le dio el Nobel de la Paz a Yunus, él explicó
que había movilizado una fuerza poderosa para enfrentar
la pobreza, lucha decisiva para lograr la paz. También el
Comité del Nobel señaló: “El microcrédito ha probado ser
una importante fuerza liberadora en sociedades donde
las mujeres tienen que enfrentar condiciones económicas
y sociales represivas”.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

La experiencia de Yunus tiene varias lecciones para


una América Latina con 228 millones de pobres (41% de
la población), 94 millones de ellos en pobreza extrema
(19% de la población), y una pobreza persistente (las
cifras totales son mayores que en 1980: 168 y 60 millones
respectivamente):
Los economistas y los líderes deben salir de la oficina,
hablar, y conocer a los pobres y planear soluciones junto
con ellos.
Deben ser sensibles, compartir la autoindignación que
llevó a Yunus a hacer lo que hizo.

35

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

Con respecto a América Latina, a la que conoce bastante


bien, Yunus ha prevenido: “mucha gente tomó la idea de
llevar el microcrédito a los pobres solo como una forma
de hacer dinero, en vez de para ayudarlos”.
El papel de la mujer debe ser central.
La preocupación debe ser colectiva. Como muy bien
definiera: “La calidad de una sociedad no debe medirse
por el nivel de vida de los que mucho tienen sino por el
de sus capas más pobres”.
Ha habido en América Latina una actividad creciente
en torno al microcrédito con iniciativas pioneras de
organizaciones como el BID, y el apoyo decidido de
Gobiernos extrarregionales, como el de España, pero hay
muchísimo más por hacer.
Yunus explicó con claridad su concepción de fondo
sobre el mundo actual, vigente para América Latina la
región más desigual de todas (una distancia entre el
10% más rico y el 10% más pobre, que sextuplica la de
España, cuadruplica la de Italia, y triplica la de Estados
Unidos el país más desigual de los desarrollados): “No
podemos seguir con el absurdo de que unos tengan
enormes riquezas mientras otros tienen problemas para
sobrevivir. Si podemos terminar con la pobreza, por lo
menos desde el punto de vista económico, tendremos
una situación más vivible entre los muy ricos y los muy
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

pobres, entre los países ricos y las naciones muy pobres.


Este es el ingrediente principal para la paz”.
Hay una lección adicional. Cuando se le comunicó el
premio, el Comité Nobel le preguntó qué mensaje quería
transmitir. Señaló: “el único es que la pobreza en el mundo
es una creación artificial. No es parte de la civilización
humana y podemos cambiar la situación. Lo único que
debemos hacer es rediseñar nuestra instituciones y
políticas y no habrá personas que sufrirán de pobreza”.
En América Latina tierra de un enorme potencial
económico, es hora de aplicar en profundidad las lecciones
magistrales de Yunus.

36

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
1. El compromiso ético y social del empresario

Referencias
Agatiello, O. R. (1996). El fin de la empresa: ética y valor
económico. Manantial. Buenos Aires.
ANDI (1986). Manual de balance social para Colombia.
Medellín.
Brown, M. T. (1992). La Ética en la empresa: Estrategias para las
decisiones. Paidós. Barcelona.
Ciulla, J. B. (coord.) (1998). Ethics, the Heart of Leadership.
Praeger Westport (Conneticut).
Cortina, A. et al. (1998). Ética de la empresa: Claves para una
nueva cultura empresarial. Trotta. Madrid.
Dalla Costa, J. (1999). El imperativo ético. Por qué el liderazgo
moral es un buen negocio. Paidós. Barcelona.
Fernández, J. L. (1996). Ética para empresarios y directivos. ESIC.
Madrid.
Fernández, R. (2006). Administración de la Responsabilidad
Social Corporativa. Thomson. Madrid.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Gómez, R. (1990). Ética empresarial: teoría y casos. Rialp.


Madrid.
Gorosquieta, F. J. (1999). Ética de la empresa. Teoría y casos
prácticos. Mensajero. Bilbao.
Llano, C. (1991). El empresario y su acción. McGraw-Hill.
Bogotá.
Llano, C. (1997). Dilemas éticos de la empresa contemporánea.
Fondo de Cultura Económica. México.
Lozano, J. M. (1999). Ética y Empresa. Trotta. Madrid.
Melé, D. (coord.) (2000). Raíces éticas del liderazgo. Eunsa.
Pamplona.

37
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
Melendo, T. (1990). Las claves de la eficacia empresarial (Un reto
a los empresarios españoles). Rialp. Madrid.
Toro, O. L. y Hoyos, J. P. (1998). Liderazgo y responsabilidad
social: retos y alternativas en la Colombia de hoy. Centro
Colombiano de Filantropía. Bogotá.
Tuleja, T. (1987). Más allá de la cuenta de resultados: cómo
los líderes empresariales están convirtiendo la ética en
beneficios. Plaza & Janes. Barcelona.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
Capítulo 2

El respeto
por la persona

2.1. El respeto por las


personas
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

En el proceso económico se debe respetar la dignidad y la


centralidad de la persona humana. Esto significa reconocer a
los demás como iguales a uno, no manipularlos y promover su
desarrollo personal. La actitud de respeto es la base de todos
los modos de conducta moral ante las demás personas y ante
uno mismo.
El respeto por las personas y por toda forma de vida es el
centro de la cultura. No sólo hay que respetar la vida humana
sino también la vida en la naturaleza. La persona con ética
respeta la vida y no la destruye.

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

El respeto por la persona autónoma

Podemos definir la persona como el individuo capaz de


conocerse a sí mismo y que es sujeto de actos libres.
Individuo: la sustancia singular y completa que constituye
un todo.
Capaz: la mera potencialidad de ejercer actos personales.
Un feto y un loco son personas.
Conocerse a sí mismo: dotado de reflexión y por lo tanto
un ser espiritual.
Sujeto de actos libres: ser con libertad.
El carácter personal hace de un ser un fin en sí mismo. La
persona como espíritu dotado de conocimiento y amor es
superior a los seres materiales y merece que se le respete y no se
le “use” como un objeto. La persona humana es un ser espiritual,
pero limitado en su naturaleza, que está dotado de unicidad y
singularidad, de independencia e indivisión interior.
Por ser un fin en sí (para otros y para sí misma) la persona
es sujeto de derechos. Es un fin en sí, un ser para sí, aunque no
en sentido absoluto y total, porque es un fin en dependencia
de Dios, fin último de todas las cosas y personas finitas.
Como persona el hombre tiene el poder de dominar y juzgar
el mundo. “El hombre no es sino un junco, el más débil de la
naturaleza; pero un junco que piensa. No es menester que el
universo entero se arme para aplastarle. Un vapor, una gota de
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

agua basta para hacerle perecer. Pero, aun cuando el universo


lo aplastara, el hombre sería más noble que lo que lo mata,
porque él sabe que muere. Y la ventaja que el universo tiene
sobre él, no la conoce el universo” (Pascal).
El hombre no recibe su ser personal de la comunidad. En la
esfera personal, el hombre sobrepasa toda comunidad terrena
para ejercer su autonomía. Pero, no obstante, el hombre, aun
en su esfera personal, está insertado en la comunidad. El
hombre logra la plena formación de su persona sólo, en, y por
la comunidad con otras personas.
El hombre pasa de persona a personalidad (persona
plenamente desarrollada) sólo, en, y por la comunidad, porque
el yo necesita de tú para llegar hasta sí mismo en el pleno
conocimiento de sus potencialidades y en el desarrollo de

40
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

las mismas. Además, sólo en una comunidad personal puede


sostenerse la personalidad.

La libertad

La libertad es la capacidad que tiene el hombre de tomar


decisiones sin determinismos, de individualizarse frente al
mundo material y de crearse una personalidad. El sentimiento
de inseguridad que experimenta el hombre es por estar
“abierto” a muchas posibilidades de realización.
La libertad como independencia es “libertad de”, es decir, la
posibilidad que tiene el hombre de sobrepasar la determinación
instintiva en el obrar que le permite escoger diversos caminos
de acción. A medida que el hombre va emergiendo de la
primitiva unidad indistinta con los demás hombres y la
naturaleza, y cuanto más se transforma en “individuo”, tanto
más ve la disyuntiva de unirse al mundo en la espontaneidad
del amor y del trabajo creador.
La libertad como capacidad de crear por sí mismo permite
llevar a cabo el proyecto de ser humano: o “libertad para”.
Es posesión consciente de sí mismo y actividad creadora de
valores. Esa exigencia de autenticidad es el desarrollo de la
propia personalidad. Cada hombre se construye a sí mismo por
su capacidad de elección, porque ser libre es elegir. La libertad
es una tarea: trabajar por la liberación propia y de los demás.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

El hombre moderno habla mucho de libertad y la considera


algo muy importante en su vida. Pero si examinamos la
realidad vemos que el hombre tiene miedo de ser libre, por los
compromisos y responsabilidades inherentes a la misma.

La dignidad humana

La dignidad humana es la bondad inherente a cada ser


humano, la calidad más esencial y fundamental del ser
humano, el núcleo central e ineluctable de la persona, un
derecho inalienable dado a todos por el hecho mismo de la
existencia. La dignidad humana es indivisible, no puede menos
de ser reconocida por todos, sin distinción de ningún tipo.
La dignidad humana es inalienable; ninguna fuerza exterior,

41
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

ninguna circunstancia de la vida puede forzar al ser humano


a perder su dignidad: únicamente el individuo mismo puede
maltratarla o abandonarla.
Las cosas tienen “precio”, las personas tienen “dignidad”.
Precio es aquello que se puede dar a cambio de algo. Dignidad
es el valor incondicional que reconocemos en la existencia de
todo ser humano independiente de sus condicionamientos
sociales.
Hay que distinguir la dignidad ontológica de la existencial.
La primera pertenece a la esencia de la persona y la segunda
es fruto de su conducta honesta.

Cuerpo y Espíritu

En filosofía actual se ha superado la visión dualista del


hombre que lo consideraba como compuesto de dos partes:
alma y cuerpo. Hoy se presenta una antropología unitaria que
considera el cuerpo humano como la objetivación o
exteriorización del espíritu. El cuerpo humano no es una “cosa
que se tiene” sino “la forma de ser temporal del espíritu”. El
cuerpo es lo que permite al espíritu estar aquí y ahora.
El hombre como espíritu es luminosidad autoconsciente. Es
capaz de conocerse a sí mismo y de amarse, lo cual muestra
que es causa de sus actos, el origen de ellos, y por lo tanto
sujeto. Esto significa que el hombre es un ser para sí. La persona,
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

como espíritu dotado de conocimiento y amor, es superior a


la materia y merece que se le respete y no se le “use” como un
objeto.
El hombre como sujeto es libre y por lo tanto capaz de
diversas opciones. En sí mismo el espíritu humano se aprehende
como capaz actuar o no hacerlo, es decir, se siente abierto
a diversas formas de actuación. Esto indica que la persona
humana puede hacerse a sí mismo según diversas posibilidades
de realización.
Como un proyecto de ser libre, el hombre es un universo
espiritual en expansión a través de la materia. El cuerpo del
hombre es materia asumida por un espíritu. El espíritu se
encarna para conquistar la materia y moldearla según sus leyes.
El espíritu es como el agua que irriga el desierto de la materia

42
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

para hacerla fecunda, es como lava ardiente que brota por las
venas rotas del mundo, es como luz que ilumina la opacidad
de la materia.
El espíritu del hombre se manifiesta en el mundo a través
de su cuerpo. Por su modo de ser corporal y por sus gestos
conocemos el espíritu de otra persona. El cuerpo es el lenguaje
del espíritu para comunicarse en el mundo. La belleza humana
es el atractivo de lo espiritual sobre un cuerpo material.
Si comparamos la experiencia de contemplar un recién
nacido con la visión de un cadáver se entiende la peculiaridad
del cuerpo humano. En el niño su cuerpo es como la máscara que
esconde un rostro invisible y cuya presencia experimentamos.
En el cadáver el cuerpo es como una habitación vacía y sentimos
la ausencia de alguien que ha partido. La escultura es el intento
creativo que hace el hombre para representar la presencia
espiritual en la materia. Lo que admiramos en el Moisés de
Miguel Ángel es la expresión de vida humana en el mármol.
A través de su cuerpo el espíritu humano transfigura
también el cosmos material, pues el hombre por su trabajo
en el mundo va imprimiendo las huellas de su espíritu en la
materia. Por ser instrumento de la espiritualización del mundo el
cuerpo humano recibe su valor y el trabajo corporal su sentido.
Por su referencia al espíritu el cuerpo humano y su actividad
no pueden considerarse objetos mercantiles que se pueden
comprar y vender como cosas.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

El obrar humano es un proceso de espiritualización de


su corporalidad y de todo lo que dice relación a su cuerpo:
el mundo material. No debe entenderse este proceso como un
separarse de lo material, sino como una integración de la
materia al espíritu. El hombre está implantado en un cuerpo
para realizarse como ser espiritual.
El hombre, espíritu encarnado en la materia, posee la
potencialidad de realizarse hacia cualquiera de los polos de
su ser: la materia o el espíritu.
El espíritu humano se materializa en la medida en que
gracias a su libertad se entrega a la dinámica propia de los
cuerpos materiales. Esto acaece cuando el hombre se adhiere
a su cuerpo y a las posesiones materiales que están ligadas,
dejándose devorar por ellos e identificándose plenamente

43
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

con sus deseos. Cuando nos entregamos al cuerpo humano


tomando por directiva de nuestro obrar la satisfacción sensible,
nos materializamos: congelamos nuestro espíritu.
Al contrario, el hombre espiritualiza su materialidad cuando
asume su cuerpo transfigurándolo por un obrar conforme a las
exigencias de su espíritu. Entonces su corporalidad deja de ser
un cuerpo-objeto para ser un cuerpo-sujeto. Al hombre se le
ofrece como tarea fundamental la transformación espiritual de
su corporalidad, porque aquel que no espiritualiza su cuerpo
acabará corporeizando su espíritu.
El cuerpo humano tiene la capacidad de ser transparencia
material del espíritu. Nuestro cuerpo puede convertirse
en coagulación objetivada del espíritu o en transparencia
personalizada de la presencia del espíritu. De aquí que el hombre
tenga la tarea esencial de transformar su corporalidad hacia una
forma de mayor transparencia del espíritu. Cuanta más persona
se es, el espíritu tiende a sublimar el cuerpo convirtiéndolo en
su signo translúcido. La verdad de la corporalidad humana no
se halla fundamentalmente en los determinismos biológicos,
sino en el movimiento de trascendencia hacia el espíritu.

El encuentro interpersonal

Mi ser personal frente a los demás hombres puede colocarse


en una doble actitud, puede establecer dos clases de relación:
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

se puede recibirlos como si fueran objetos o como personas.


Lo percibo como objeto cuando considero únicamente lo que
se puede inventariar en el otro y busco poseerlo egoístamente.
Se le recibe como persona cuando nos ponemos en relación
con el otro como un yo personal y libre, cuando se le recibe
como un otro yo, como de tú a tú, de actualidad a actualidad,
buscando su propio bien.
Ante otra persona podemos adoptar las mismas actitudes
que ante un libro de poesía. Una primera actitud es admirar la
belleza de la encuadernación del libro, su precio, la fama del
autor dentro de la literatura o la musicalidad de sus versos y la
brillantez de sus imágenes. En otra persona también podemos
fijarnos en su belleza física, su dinero, su posición social o puede
despertarnos sentimientos al percibir la ternura de su corazón,

44
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

la fuerza de su carácter y la profundidad de su inteligencia. Una


segunda actitud es captar el sentido profundo que expresa el
poeta a través de sus versos y que nos pone en contacto con
su alma. De manera semejante, en el rostro de otra persona
podemos descubrir el ser espiritual que se hace presente y se
revela a través de sus cualidades físicas y anímicas.
El “tú” es la persona como ser-valor. El descubrir en el otro
su esencia espiritual individualizada en cuanto posibilidad de
realización. El “tú” es un foco de inteligencia y de amor. El “tú”
es lo personal que se manifiesta ante todo como presencia. Se
capta esta presencia del espíritu personal en el cuerpo humano,
como al sol en sus reflejos luminosos. Es como captar en el
surtidor, no los cambios de figura o de color del agua, sino el
manantial de origen. El tú personal es la imagen de lo divino
en el hombre y su claridad nos dispone a ver a Dios.
Hoy contemplamos un eclipse de lo personal, porque son
muchas las cosas que nos impiden descubrir el centro espiritual
de los hombres. Son las cortinas de humo que las personas
colocan ante sí y ante los demás: activismo, pasatiempos,
rituales sociales. También las enfermedades psicológicas
dificultan el descubrimiento del “tú”, porque con su turbulencia
impiden ver el fondo del mar personal.
El “ello” del hombre es lo circunstancial de la persona: belleza
física, salud psíquica, posesiones materiales, posición social,
juventud o ancianidad. Cuando considero en una persona
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

únicamente su atractivo físico o su simpatía, la trato como un


“ello”. La atracción sexual y el enamoramiento que consideren
únicamente lo que posee la otra persona, permanecen en el
ámbito del “ello”. Todos los hombres son personas, fines en
sí. Cuando nos acercamos a ellos con egoísmo posesivo y
explotador, los objetivamos, los reducimos a meras “cosas”.
Su contacto en vez de espiritualizarnos nos sumerge en lo
material.
También se da una mejor relación “yo-ello” cuando amamos
en otro no lo que en realidad es sino la idea que nos hemos
formado de su persona. Cuando se tiene una idea de la persona
amada se le atribuyen cualidades y defectos que reflejan
nuestros gustos. De esta imagen mental se hace una especie
de ídolo al cual uno se aferra. Esta imagen es “poseída” y nos

45
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

hará dichosos o desgraciados en la medida en que la persona


amada responda a esa imagen.
Tratar a otra persona como objeto es denigrarla, porque
nos apoderamos de ella como si fuera una cosa con tenencia
de poseedores. En la relación-objeto queremos usar de las
personas como si fueran cosas sin respetar su dignidad per-
sonal de “tú” frente a nuestro “yo” y lo convertimos en meros
“ello” impersonal.

El amor y el encuentro interpersonal

El amor es una actitud que lleva a una postura activa,


consciente y emotiva a favor del otro en la convivencia como
respuesta al descubrimiento de su valor personal. Una actitud
consiste en una toma de postura activa y consciente por
parte del ser sujeto, a favor o en contra de algo que no le es
indiferente. Según Erich Fromm, en El Arte de Amar, el amor
no es simplemente una emoción sino una actitud u orientación
del carácter que determina la relación de la persona hacia el
mundo como un todo, y es una universal ansia de unión: “Si
yo verdaderamente amo a una persona, yo amo a todas las
personas, yo amo al mundo, yo amo la vida” (Erich Fromm).
El amor me revela el ser de otra persona, haciendo de él una
presencia para mí, al tiempo que yo soy una presencia ante él,
un Yo frente a un Tú.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

El amor es un camino de belleza para llegar al “tú” y


considera a la persona como valor individual único. Esto en
dos aspectos:
• En primer lugar, como persona individual con una
identidad esencial que la hace única en el mundo;
como “lo que es”.
• En segundo lugar, como un valor que debe desplegarse
“como lo que debiera ser”. En resumen, como un ser
valioso personal que debe desarrollar su riqueza.
“El amor es la emoción que constituye las acciones de
aceptar al otro como un legítimo otro en la convivencia; por lo
tanto, amar es abrir un espacio de interacciones recurrentes
con otro en el que su presencia es legítima sin exigencias”
(Maturana).

46
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

Toda persona nace con capacidad de amar, como imagen


de Dios, pero no todos logran desarrollarla para llegar a ser
semejantes a Dios, quien es bondad generosa. “Vivimos para
aprender a amar” (Abbé Pierre). “La finalidad de la vida es
aprender a amar” (Abbé Pierre). El amor es la unidad que da
valor a todos los ceros de la vida.
El símbolo del amor es el corazón. Corazón significa la
persona en cuanto se abre por una relación personal de
amor a otra persona. En la experiencia del amor humano,
el corazón como centro del espíritu se manifiesta como una
hipersensibilidad ante la presencia de OTRO ser que nos invade
y llena de gozo y reverencia. “La locura del amor es la mayor
de las bendiciones del cielo” (Platón en Fedón). “El amor que
no es locura no es amor” (Shakespeare en Hamlet).
Por el amor nos acercamos a otra persona no como a
un “ello” con cualidades físicas y anímicas que nos atraen y
emocionan, sino como a un “tú” personal que es un foco de
inteligencia, amor y acción con unas características individuales
exclusivas. El “tú” aparece como una especie única y se le podría
atribuir lo que pensaban los medievales sobre los ángeles como
constituyendo cada una especie diferente. Por eso el amor es
una mirada metafísica sobre el hombre que descubre su esencia
individualizada e irrepetible.
Descubrir el “tú” es descubrir al otro como único e
irrepetible, lo cual es el fundamento de la monogamia. Se
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

supone que quien se encuentra con un “tú” en una relación de


amor pleno adquiere una actitud exclusiva ante un ser único
en el mundo. Lo institucional jurídico viene a expresar algo que
existía y no crea propiamente la relación monogámica. El
problema está con los que se casan sin haber llegado a la
relación interpersonal yo-tú.
La mirada del amor es un descubrimiento del otro como
tú personal y, además, una opción de lo profundo de nuestro
ser espiritual por este “tú” que interroga nuestro “yo”. Esta
capacidad para realizar opciones por un “tú” personal es lo que
constituye la esencia de la madurez afectiva. En efecto, al
abrirnos hacia lo personal individual optamos por una persona
irrepetible y entablamos una relación exclusiva con ella. Para
el hombre que de veras ama a una mujer, ella es única en el

47
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

mundo y no puede ser reemplazada por otra igual. Por eso la


madurez afectiva del hombre consiste en la capacidad para
entablar una relación monogámica con una mujer.
“La persona es un bien tal que solo el amor puede dictar la
actitud apropiada y valedera respecto de ella” (Karol Wojtyla).
Para Wojtyla, la moral sexual solo puede entenderse en el marco
de la relación interpersonal entre el hombre y la mujer regida
por la ley del amor. “Lo que necesitamos, además de existir, es
ser amados por otra persona” (Josef Pieper).
Lo que fundamenta el matrimonio es el hecho de que dos
seres humanos revelan el “tú” el uno al otro. El descubrimiento
del “tú” es el factor metafísico del amor, del cual los sentimientos
son meros acompañantes. Es el amor y no los sentimientos los
que producen la vida interpersonal. A los sentimientos se los
tiene; el amor es hecho que se produce. Los sentimientos sólo
conocen el “objeto”; el amor, el “sujeto”.
El verdadero amor es más que sentimentalismo, porque
pasa por la inteligencia. El sentimiento capta en el otro un
“ello” con cualidades que impresionan y deleitan a los sentidos.
La inteligencia se dirige al ser y capta al otro como a un ser
subsistente, como un “tú” personal. Cuando la inteligencia ha
captado el “yo personal” del otro, a este “tú” se le entrega el
verdadero amor. Lo que distingue el amor de sus falsificaciones
es la capacidad de penetrar hasta el yo profundo de la otra
persona descubriendo la intimidad de su ser espiritual. El
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

verdadero amor existe no a pesar de conocer el verdadero


rostro de la persona amada, sino precisamente porque lo
conoce.
La esencia del verdadero amor es la entrega por el valor
mismo de la otra persona, no por las ventajas que nos reporta.
Es la entrega de un ser consciente y libre a un ser consciente
y libre que se funda en el hecho de ser la persona un fin en sí
mismo. El don de sí mismo a otro es la consecuencia de aquella
intuición del valor personal del tú, que nos lo descubre como
un “otro yo”. Incluso, el verdadero amor, aunque presupone el
conocimiento del valor personal del “tú”, no da una respuesta
medida por este. En el amor hay siempre un “más” infundado,
algo que sobrepasa el valor personal y que es puesto por la
libertad del que ama. De aquí nace esa tendencia a elevar

48
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

al amado y mediante el cual se eleva espiritualmente el


amante.
El amor es una “gracia” del que ama hacia el ser amado,
porque es concebido como un “tú” y acogido como tal por
otro yo. El que ama hace sentir al amado que es persona, un
ser peculiar y singular en el mundo abierto a la realización de
valores. La gratitud del amor que personaliza al tú amado no es
ningún mérito sino don personal. Se abre al amor quien posee
una actitud de acogida del otro como un “tú” y esta disposición
es el a priori de la relación interpersonal. “El amor es una flor
que debemos ayudar a crecer” (John Lennon).
Según Levinas, encontrarme con otro es ser convocado
por él como responsable; esto es, “amor sin eros”, amor
sin concupiscencia, caridad o ágape, un amor en el cual el
momento ético domina sobre el elemento pasional.
Amar no es sentir sino ante todo querer el bien del “tú” con
todas las fuerzas. No es sentimentalismo sino entrega; no es
hacer actos aislados por otro sino acogerlo interiormente y
poner desinteresadamente toda su actividad a su servicio. Amar
no es dar de sus cosas sino darse principalmente a sí mismo.
“La medida del amor es amar sin medida” (San Agustín).
El amor a otra persona no es más que una proyección o
prolongación del amor que se tiene uno a sí mismo: por eso
el “tú” humano de nuestro amor es “otro yo”. “El propósito del
amor es la expansión del yo” (Maharishi).
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

El amor es cuidado por el tú. Cuando se ama de verdad uno


se preocupa porque la persona amada despliegue su riqueza
personal y se realice en sus posibilidades como ser humano.
“Amar algo significa querer que viva” (Confucio).
El amor es creatividad porque impulsa al amante a promover
el desarrollo personal del ser amado y, al ser correspondido,
se entabla una colaboración creativa que lleva a la plenitud,
donde el efecto de sentirse plenamente realizados es la mutua
felicidad. “El amor es la fuerza más poderosa que posee el
mundo” (Gandhi).
La esencia del amor es el encuentro del uno al otro persona
a persona. El amor atrae y une a los hombres centro a centro.
“Sólo el amor es capaz de unir los seres vivos de tal forma que
los completa y los plenifica, porque él solamente los toma y

49
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

los une por lo que es más profundo en ellos mismos” (Teilhard


de Chardin). El amor es “la conciencia de la unidad con otro”
(Hegel).
Cuando se mira al otro como un “tú”, como a persona libre,
el yo se subordina a algo que es “más que yo mismo” y se
realiza el encuentro espiritual o copresencia que incluye el
amor, disponibilidad, fidelidad y esperanza. El egoísmo nos
hace impermeables y opacos mientras el amor nos abre
translúcidamente hacia el “tú”. Siendo el ser de la existencia una
relación de “yo” y “tú”, o de “nosotros”, se llegará a la plenitud
cuando el yo se encuentre con el “tú”.
La tragedia del hombre moderno es su soledad, debida a
que trata al otro como un objeto, como un “ello” y no como
una persona, que es un “tú”. Esta relación del “yo” con el “tú”
solo se obtiene cuando esta se hace presente en el amor. Los
hombres deben trabajar para que la sociedad sea un “nosotros”
viviente, una comunidad amorosa donde se trate al otro como un
hermano, como un “tú”. En el mundo actual se le da primacía a la
capacidad de experiencia sensible y de utilización de la materia,
con lo cual no se desarrolla el poder del hombre de entrar en
relación interpersonal, que es la única capacidad en virtud de la
cual el hombre es susceptible de vivir la vida del espíritu.
El amor infunde la dinámica propia de los espíritus a todo
el ser del hombre. Nos materializamos en la medida en que nos
encerramos en nosotros mismos por el egoísmo y tratamos a las
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

demás personas como un “ello” objetival. Nos espiritualizamos


según nos abramos por el amor hacia otros seres espirituales
considerándolos como un “tú”. “Cuanto mayor sea el hombre,
más profundo será su amor” (Leonardo da Vinci).
El amor es apertura que vuelve todo tener en ser. Volver
el tener en ser sólo es posible por obra del amor que eleva
“lo mío” (el cuerpo) hacia el “yo” (el espíritu), incorporando
el tener al ser. Al reconocer sus respectivos valores, el amor
rompe la tensión propia del tener entre poseedor y poseído,
pues se relaciona con el amado, no como si fuera un objeto,
sino como una persona, que a su vez considera y se relaciona
con el amante como persona.
El amor hace libre a la persona, porque el hecho de la
respuesta al valor personal del otro es el ejercicio supremo de

50
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

la libertad. La relación “yo-ello” quita la libertad propia, porque


tiene un carácter eminentemente posesivo. La relación “yo-tú”
del amor, todo lo contrario, es una afirmación de sí libre, un don
en el que el donante mantiene la propia libertad. El camino de
la realización de la libertad es el encuentro “yo-tú”.
Cuando amamos de verdad el tiempo se abre hacia el futuro
de la esperanza. Cuando el tiempo es cerrado y no vemos
ninguna posibilidad ni incentivo para vivir nos sentimos solos.
La soledad hace que las personas se sientan superfluas y que
consideren las cosas como absurdas y la vida como un sin
sentido. El hombre es un ser para la vida y no para la muerte,
porque es un ser para el amor.
Necesitamos construir una vida rica en relaciones satisfac-
torias. Hay que “optimizar” nuestros momentos de encuentro
interpersonal con todo tipo de personas, tener conexiones cá-
lidas con los demás. Las relaciones sólidas son como vitaminas
emocionales: aumentar el valor nutricional emocional de cada
una de nuestras relaciones de forma que se aproximen al tipo
Yo-Tú. La categoría básica de lo humano no es el individuo con
derechos sino la relación con los demás. La mirada del amor
es el reconocimiento mutuo como personas de donde nace
una relación interpersonal comprometida con el bienestar del
otro.
La persona tiene la capacidad de intuir lo que hay en lo
profundo de las personas. La empatía se funda en la intuición
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

que significa etimológicamente capacidad de leer dentro.


Amar es poder decir de corazón a otro ser: “¡Qué bueno es
que existas!”.
El amor considera “lo que es”, es decir, el ser de otra persona
en cuanto que es valor en sí. Es un amor que penetra por una
especie de intuición afectiva hasta la sustancia de la persona.
Por eso es un amor firme, porque está fundamentado “en lo que
permanece” y no en lo que cambia. “La razón puede advertirnos
qué es lo que se debe evitar; pero únicamente el corazón nos
dice lo que hay que hacer” (J. Joubert).
Gracias a la simple aprehensión adquiero los conceptos
universales de valor objetivo de que se servirá la ciencia y la
filosofía; gracias a la intuición llego hasta el valor individual de
cada ser, que en el hombre es el valor personal, fundamento

51
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

próximo de toda ética. Un ejemplo de lo que sucede en la


realidad de la vida mostrará la verdad de lo expuesto. Cuando
yo estoy delante de varias personas aprehendo que todas son
hombres, pero intuyo en cada una un grado diferente de valor
personal. De esta captación del valor personal, que puede ser
objetiva o no, dependerá la respuesta personal de amor libre
que dé a cada persona. “El corazón tiene sus razones que la
razón no conoce” (Pascal).
La captación del valor personal de cada ser humano se
realiza a través de la intuición. Gracias a la intuición de carácter
intelectual, pero también emocional, se aprehende el ser valioso
del ser humano; este valor del sujeto es el grado de actuación
realizada de su esencia como hombre, y por eso es de carácter
individual. La aprehensión de las esencias universales y la
intuición de lo individual no son más que dos aspectos de la
operación del espíritu. En la aprehensión capto el ser en cuanto
inteligible, es decir, capto el grado esencial de su ser. En la
intuición capto el ser en cuanto inteligible y valioso, es decir,
aprehendo el grado de actuación individual de tal esencia de
ser. “Lo realmente valioso es la intuición” (Albert Einstein).

FORD PINTO
El estilo del Pinto exigía que el tanque de combustible
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

se colocara detrás del eje trasero donde estaría en mayor


peligro de sufrir perforaciones en caso de un choque por
atrás. Cuando se probó uno de los primeros modelos de
Pinto sometiéndolo a colisiones, se vio que el tanque
de gasolina a veces se rompía y el compartimento de
pasajeros era rociado por el combustible. En un accidente
real, una chispa podría encender explosivamente la
gasolina rociada y tal vez quemar a los ocupantes que
estuvieran atrapados en el interior del coche.
No obstante, la gerencia de Ford decidió producir
de todos modos el Pinto por varias razones. En primer
lugar, el diseño cumplía con todas las normas legales y
gubernamentales vigentes en ese momento. Segundo,

52
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

los gerentes de Ford sentían que la seguridad del coche


era comparable a la de varios otros automóviles que
compañías de la competencia estaban introduciendo
en ese entonces. Tercero, según un estudio de “costo-
beneficio” interno realizado por Ford, los costos de
modificar el Pinto no se compensarían con los beneficios.
El estudio reveló que modificar el tanque de gas de
los 12,5 millones de coches que en última instancia se
construirían, costaría cerca de 11 dólares por unidad,
para un total de 137 millones.
Por otra parte, datos estadísticos mostraron que la
modificación evitaría unas 180 muertes por quemadura,
180 lesiones por quemaduras graves y 2.100 vehículos
quemados. En ese entonces, el gobierno valuaba una
vida humana en 200.000 dólares, las compañías de
seguros valuaban una quemadura grave en 67.000
dólares, y el valor residual medio de los subcompactos
era de 700 dólares. Así pues, en términos monetarios, la
modificación tendría el beneficio de evitar pérdidas por
un valor total de solo 49,15 millones de dólares. No era
justo, argumentaba el estudio, gastar 137 millones de
dólares del dinero de la sociedad para proporcionar un
beneficio que la sociedad solo valuaba en 49,15 millones
de dólares.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Ford inició subsecuentemente la producción de Pinto


no modificado. Se estima que en la década que siguió al
menos 60 personas murieron entre las llamas causadas
por accidentes en los que intervinieron Pintos, y que un
número dos veces mayor sufrió quemaduras graves.
(Adaptado de Velásquez, Manuel G., Ética de los
Negocios. Conceptos y Casos. México: Prentice Hall,
Pearson Education, 2000, pág. 71-72)

53
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

2.2. Respeto por las personas


en la empresa
Relaciones afectivas en el trabajo

Con la entrada de la mujer al mundo del trabajo se ha


aumentado la frecuencia de las relaciones afectivas en el
trabajo. El ambiente se ha erotizado. Es común que a las
mujeres les resulte atractivo el poder del jefe y por eso decidan
involucrarse en una relación. Se dan ciertas situaciones que
facilitan el nacimiento de relaciones afectivas, como fiestas de
la empresa, viajes de negocios.
Las relaciones afectivas entre personas vinculadas laboral-
mente a la empresa, deberán ceñirse a las normas de conducta
social generalmente aceptadas en cada cultura. Generalmente
las compañías aceptan que si hay una relación, las dos personas
puedan demostrar sus afectos en situaciones como saludos o
despedidas. Sin embargo, en el resto del tiempo y sobre todo
cuando estén en presencia de clientes, visitantes o compañeros
de trabajo, deben estar acordes con las normas de compor-
tamiento ético.
Un romance entre compañeros de oficina suele generar
una alteración del ambiente laboral y provocar situaciones
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

de favoritismo. Cuando aumenta la carga afectiva en una


relación entre compañeros, se pierde concentración en las
labores profesionales. “Pueblo chico, infierno grande” es la
más acertada definición cuando aparecen problemas en la
relación afectiva entre compañeros de oficina, como los celos
y la competencia afectiva.
Las empresas suelen establecer restricciones para las
relaciones afectivas entre directores y subordinados, entre
empleados que pertenezcan a la misma dependencia o a
departamentos complementarios, o cuando por lo menos uno
de los dos involucrados ya está casado.
Las empresas deben establecer mecanismos para que en
el caso de una relación, los dos empleados involucrados lo
hagan saber en el menor tiempo posible a los responsables de

54
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

analizar si la relación es conflictiva para el desarrollo normal de


la empresa o por el contrario no la afecta para nada.

Acoso sexual

En los Estados Unidos el 42% de todas las mujeres


que trabajan para el gobierno federal informó que había
experimentado alguna forma de atención sexual no solicitada
e indeseable, que iba desde comentarios de índole sexual
hasta intentos de violación o ataque. También muchas mujeres
que trabajan en el sector privado han informado de haber sido
acosadas sexualmente. Las víctimas suelen ser solteras o
divorciadas, con edades entre los 20 y los 44 años, con cierta
educación universitaria y un empleo en un entorno con
predominio masculino. Se da también el caso que son las
mujeres las que acosan a los hombres.
Las insinuaciones sexuales no deseadas, solicitudes de
favores sexuales y otros contactos verbales o físicos constituyen
acoso sexual cuando:
• La sumisión ante tal conducta se presenta de forma
explícita o implícita como condición para que un
individuo obtenga o conserve un empleo.
• La sumisión ante tal conducta por parte de un individuo
que se utiliza como base para tomar decisiones de
empleo que afectan a aquel.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Tal conducta tiene el propósito o efecto de interferir en


forma no razonable con el desempeño en el trabajo de un
individuo, o de crear un entorno de trabajo intimidante, hostil
u ofensivo.
El acoso sexual frecuentemente origina problemas físicos,
de ansiedad y de estrés psicológico.
Los países que han reconocido expresamente la existencia
del acoso sexual, bien por una ley o bien a través de la
interpretación judicial, como un asunto legal distinto, suelen
proporcionar una protección más extensa a las víctimas del
acoso sexual que los países que se han ocupado del asunto
tangencialmente mediante la aplicación, por ejemplo, de leyes
laborales que se ocupan del despido injusto, de leyes contra la
violencia física, o de leyes penales orientadas al comportamiento

55
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

obsceno. Cuando se reconoce el acoso sexual como un acto


ilegal distinto, se debe definir el alcance de la protección legal
y la responsabilidad del empresario y del agresor.

MITSUBISHI

En 1997 la planta de Mitsubishi en Illinois aceptó pagar


9 5 millones de dólares a 27 mujeres que la habían
demandado por acoso sexual. Según los abogados
de las demandantes, Mitsubishi había tolerado el
comportamiento abusivo de cerca de 400 hombres
que estaban resentidos por la presencia de mujeres.
Al parecer, los hombres usaron pistolas de aire para
disparar a las mujeres en las ingles y en el pecho. Otros
solían agarrarlas por los pechos o hacían demostraciones
exhibicionistas. En la línea de ensamblaje se toqueteaba
a las mujeres.
Además la empresa había desalentado la presentación de
quejas y permitido la venganza contra las mujeres que se
atrevieron a quejarse. A una empleada que denunció a los
hombres que la acosaban, otro colega le advirtió que estos
le habían dicho que no “se guardarían nada”. Si llegaba
la ocasión, dijo, inventarían historias sobre su propia
conducta sexual para defenderse de las acusaciones.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Mitsubishi ha emprendido varias reformas en la planta


que no solo contemplan combatir el acoso sexual. Se han
establecido castigos estrictos para los que acosen a las
mujeres y recompensas económicas para los jefes que
descalifiquen el acoso sexual. Los trabajadores deben
asistir a unas conferencias sobre acoso sexual. Los
aumentos de los gerentes estarán basados en cómo
manejan estos temas de acoso.
A pesar de los esfuerzos de la compañía, algunas mujeres
se lamentan de que los cambios no hayan sido suficientes.
Las formas de acoso son ahora más sutiles y por eso más
difíciles de controlar. Muchas mujeres aún no se atreven

56
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

a quejarse cuando las cosas se desbocan. Han visto cómo


otras han sufrido el ostracismo o han sido amenazadas
por hablar. Al mismo tiempo, no hay unanimidad acerca
de lo que se debería hacer. Algunas dicen que no quieren
que sus acosadores sean despedidos, porque incluso los
más indeseables tienen esposa.

2.3. Responsabilidad social con


las personas
Promoción de los empleados

La responsabilidad social de la empresa con sus empleados


debe llevar a acciones de promoción de los mismos. La empresa
debe preocuparse por capacitar a sus empleados para que
crezcan como seres humanos y puedan desempeñar mejor sus
funciones dentro de la empresa.
Dentro de la empresa debe existir una política de
reconocimiento efectivo de los derechos humanos. Por eso no
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

se debe contratar a menores y tampoco hacer discriminación


en salarios por motivo de género, raza o condición social.
El respeto por las personas y sus derechos exige el rechazo
de todas las formas de acoso laboral y sexual. Los derechos
que otorgan a los trabajadores los acuerdos internacionales
deben ser respetados, lo mismo que los consagrados por la
constitución y las leyes de los países. La OIT ha desarrollado
ampliamente el tema de los derechos de los trabajadores en la
empresa. Como ente ciudadano esta debe promover una
infraestructura social respetuosa de los derechos humanos de
todas las personas. La actual sociedad tiene exclusión de los
derechos humanos, por eso la empresa ciudadana tiene que
ocupar un puesto de liderazgo en el respeto y promoción de
los derechos humanos.

57
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

El empresario debe ser un defensor de los derechos humanos


en su comunidad. El líder empresarial, por tanto, será signo y
salvaguarda de la dignidad de las personas y de sus derechos. Un
líder empresarial debe dar ejemplo de respeto por las personas
evitando toda forma de manipulación de las mismas. El líder
empresarial debe fomentar la autonomía de las personas dentro
de la empresa con el fin de que puedan vivir como seres libres y
no como esclavos. El respeto por las personas y por toda forma
de vida es el centro de la cultura. No sólo hay que respetar la
vida humana sino también la vida en la naturaleza. La persona
con ética respeta la vida y no la destruye.
El líder actúa con respeto por las personas teniendo en
cuenta sus méritos y no sus palancas. El respeto por las personas
conlleva el tratarlas por lo que valen en sí y no por otro tipo
de factores.

Acoso laboral

El acoso laboral o mobbing se refiere a todo tipo de


acción que afecte la autoestima y seguridad de un individuo,
haciéndolo dudar de su competencia profesional, y ocasione
un daño al ambiente de trabajo, en la evolución de su carrera
profesional o en su estabilidad mental o física.
Conocido también como psicoterror, el acoso laboral parte de
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

la decisión de un hostigador que decide quitar de su camino a un


colega, a un jefe o a un subalterno mediante violencia sicológica,
con la que va minando su autoestima y rendimiento laboral. Su
objetivo es intimidar y apocar, emocional o intelectualmente,
a una persona hasta acorralarla, obligándola a renunciar o a
cometer errores para que la despidan.
El acoso laboral es considerado un crimen “limpio” porque
no produce heridas ni tampoco deja huellas físicas. La única es
es el deterioro progresivo de la víctima. Atenta contra la
vida e integridad de la persona violando sus derechos
fundamentales.

58
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
2. El respeto por la persona

En Colombia, el 23 de enero de 2006, se firmó la Ley 1010


de acoso laboral cuya finalidad es la de prevenir, corregir y
sancionar las diferentes formas de agresión y maltrato de un
empleado por parte del empleador, un jefe o un compañero
de trabajo.

ACOSADA POR SU JEFE

Juana, economista de 32 años, máster en finanzas, fue


contratada para trabajar en una importante firma, hecho
que consideró casi un milagro -en medio de una época de
creciente recesión- y bendición para una familia de clase
media con problemas económicos. Sus padres se habían
quedado sin trabajo y ella se convirtió en la salvadora
del hogar. Inteligente, hiperactiva, curiosa, atractiva, era
una trabajadora incansable y responsable.
Comenzó decidida a ganarse cada centavo. Era, según
un compañero, la más capacitada de la casi media docena
de colegas. Pero eso fue lo que no le gustó a Óscar, líder
del grupo y para quien representó una amenaza laboral.
La recibió taimadamente bien, le preguntó sobre su
experiencia, idiomas, familia, indagó sobre sus miedos y se
ofreció para colaborarle. Para ganar su confianza, le soltó
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

un par de piropos, le contó unos “chismecitos laborales”


divertidos y aparentemente ingenuos y se despidió
diciéndole: “Cuenta conmigo para lo que necesites”.
Juana le agradeció pero, un mes después de arduo
trabajo y aplausos por su excelente desempeño, todo
cambió. Óscar se convirtió en pesadilla: con el apoyo
de sus colegas, comenzó a ridiculizar cada una de sus
propuestas, a resaltar sus debilidades, a presionarla para
que produjera más resultados en un tiempo imposible,
a mofarse de sus equivocaciones, de su acento cuando
hablaba inglés, de su exceso de peso, de su forma de
vestir, de caminar, de todo lo relacionado con su persona
o trabajo. Juana aguantó en silencio, pero su sueño y

59
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

apetito comenzaron a mermar y eso fue minando su


salud.
Empezó a tomar pastillas para dormir, pero como se
levantaba muy cansada recurrió a estimulantes. Al año
‘descubrió’ que un traguito la relajaba cuando llegaba a
su casa y, después, que tomarse otro también la ayudaba
a enfrentar su día con Óscar y los otros. Pasó otro año y la
lozanía de Juana se había vuelto opaca. La piel y el cabello
seco y las ojeras pronunciadas la hacían parecer enferma.
A través de terceros, Oscar difundió fábulas sobre su
supuesta vida licenciosa y noches tormentosas en la Zona
rosa. La presión aumentaba y Juana se tornó introvertida
y malgeniada. Empezó a enfermarse a cada rato, a faltar
al trabajo y a cometer errores. Un traguito en la noche
y otro en la mañana no fueron suficientes. Tampoco
calmantes o estimulantes. Las dosis aumentaron. No se
concentraba y se volvió irritable y agresiva. Finalmente
fue despedida.
(Adaptación de artículo de Gloria Helena Rey en EL
Tiempo)

Referencias
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Carneiro, M. (2004). La responsabilidad social corporativa interna:


la “nueva frontera” de los recursos humanos. ESIC. Madrid.
Goleman, D. (1999). La inteligencia emocional en la empresa.
Javier Vergara, Barcelona.
Goleman, D.; Boyatzis R. y Mckee A. (2004). El líder resonante
crea más. El poder de la inteligencia emocional. Plaza Janés.
Buenos Aires.
Martínez, H. (2007). Amor y Libertad. El espíritu de la
Responsabilidad Social. Pontificia Universidad Javeriana.
Bogotá.

60
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
Capítulo 3

Justicia en
la economía

3.1. Justicia y Equidad


Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

El desarrollo integral
El desarrollo es un proceso complejo que, gracias a la evolución
tecnológica, a la preparación del recurso humano y a la libertad
democrática, en un marco de respeto del medio ambiente
y de las condiciones culturales, permite pasar a una mayor
productividad y producción económica y a una mayor calidad
de vida de la comunidad. En consecuencia sus miembros
puedan participar en el esfuerzo de transformación de la
sociedad y en los beneficios que de ella se derivan. Desarrollo
es un concepto dinámico que implica cambio hacia algo mejor;
por lo tanto es superación de la pobreza.

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

El proceso de desarrollo crea un ambiente propiciador


para que cada persona, individual y colectivamente, realice
sus capacidades y tenga una oportunidad razonable de llevar
una vida productiva y creativa de acuerdo con sus necesidades
e intereses. “El objetivo del desarrollo debe ser permitir a las
personas disfrutar de vidas prolongadas, saludables y creativas.”
(PNUD, Informe de 1992)
El desarrollo es un proceso pluridimensional que abarca
todos los aspectos de la vida y por lo tanto va más allá del
simple crecimiento económico. El desarrollo pretende ofrecer
a la gente más opciones, no solo de acceso al ingreso,
sino también vida longeva, conocimiento, libertad política,
seguridad personal, participación en la comunidad, derechos
humanos garantizados y el respeto por sí mismo. Los efectos
culturales de un desarrollo cuya finalidad sea puramente
económica conllevan a la cultura del consumo y el crecimiento
urbano exagerado.
Para el PNUD, el desarrollo humano es un proceso que
permite ampliar las opciones de la gente y expandir sus las
alternativas. En este documento se define el desarrollo humano
como “el proceso de ampliar la gama de opciones de las
personas, brindándoles mayores oportunidades de educación,
atención médica, ingreso y empleo, y abordando el espectro
total de opciones humanas, desde un entorno físico en buenas
condiciones hasta libertades económicas y políticas” (Informe
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

de 1992).

Derechos humanos

El ser humano necesita, para desarrollar su vida, satisfacer


diversos tipos de necesidades: necesidades biológicas como
comida, aire puro, agua, techo, curación de sus enfermedades;
necesidades psicológicas como afecto, autoestima; necesidades
sociales como grupo familiar, pertenencia a un grupo y a un
estado; y necesidades espirituales como religión, cultura,
cosmovisión. El cumplimiento de estas necesidades básicas
puede ser realizado por diversos tipos de satisfactores. La
necesidad de comida, por ejemplo, puede ser satisfecha por
distintos tipos de alimentos, mientras la de cultura por distintos

62
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
3. Justicia en la economía

tipos de educación y de actividades artísticas. En los diversos


países cambian las formas de satisfacer las necesidades que
son universales para todos los seres humanos.
Las necesidades de autoestima, de relación significativa
con los otros, de experiencias de crecimiento de la propia
competencia laboral o de participación en la definición del
significado de la vida personal y la de los demás, constituyen un
componente esencial de las necesidades básicas. Estas, como
las biológicas, impulsan también la conducta humana y, bajo
ciertas condiciones, son tan imperativas como las anteriores.
De este modo las libertades políticas y los derechos
humanos comienzan a constituirse en una experiencia
cotidiana y colectiva y a reforzar los valores sobre los cuales
las instituciones democráticas deben encontrar su verdadero
fundamento. En última instancia, la democracia es una calidad
de vida social que intenta dar respuesta a la compleja red de
necesidades inherentes a la condición humana. Más aun, lo que
define la democracia es la calidad de los medios que emplea
para el logro de los objetivos sociales.
En este sentido, la libertad, la tolerancia hacia la diversidad,
el respeto del punto de vista ajeno y la resolución consensual
de los conflictos son medios que deberían caracterizar la
democracia. Ello supone, si no una igualdad de posiciones y
de poderes, por lo menos una igualdad de oportunidades para
todos. “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y


en especial, la alimentación, la vivienda, la asistencia sanitaria
y los servicios sociales necesarios”. (Declaración Universal de
los Derechos Humanos)
La calidad de vida indica una satisfacción equilibrada de las
necesidades humanas. La necesidad de conocimiento puede
ser satisfecha con una educación de calidad o con una muy
mediocre. El problema para el ser humano no es simplemente
sobrevivir, sino lograr tener una vida con calidad. Aunque el
término calidad de vida proviene de las ciencias económicas,
hoy en día se utiliza para indicar un nivel excelente de
satisfacción de las necesidades básicas de todo tipo.
Los derechos humanos muestran cómo las necesidades
fundamentales de la persona exigen satisfactores. Mis derechos

63
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

se convierten en obligaciones para la sociedad de ayudarme a


satisfacerlos. Los derechos aseguran la calidad de vida mínima
para todo ser humano: los derechos llamados de primera
generación se refieren al respeto por la libertad individual
dentro de un estado, los derechos de segunda generación
se refieren a la satisfacción de las necesidades económicas y
sociales, y los derechos de tercera generación se refieren a la
vida en un ambiente sano. Todo ser humano tiene el derecho
a la satisfacción de las necesidades básicas.
Cada estado tiene por responsabilidad primaria el deber de
proteger, promover e implementar todos los derechos
humanos y las libertades fundamentales. Las organizaciones,
como miembros de la sociedad, deben esforzarse por proteger
y promover los derechos humanos y utilizar sus recursos e
influencias para promover y respetar la dignidad y la diversidad
humana.

La justicia

Desde la antigüedad se define la justicia como la actitud


de dar a cada uno su derecho. “La justicia es la constante y
perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho” (Ulpiano).
Como bien lo expresa John Rawls, “la justicia es la primera
virtud de las instituciones sociales, como la verdad lo es de los
sistemas de pensamiento. Por elegante y económica que sea
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

una teoría, debe ser rechazada o revisada si es falsa; de modo


análogo, las leyes e instituciones deben ser referidas o
abolidas si son injustas, por eficientes y bien ordenadas que
sean”. “Sólo un país socialmente justo tiene el derecho de
existir” (Juan Pablo II).
La justicia hay que entenderla también como equidad.
Equidad es proporcionalidad en la distribución de bienes y
servicios, y esta equidad favorece a los más necesitados. Según
Rawls, todos los valores sociales -como libertad y oportunidad,
ingreso y riqueza, así como las bases sociales y el respeto a sí
mismo- habrán de ser distribuidos igualitariamente a menos
que una distribución desigual de alguno o de todos estos
valores redunde en una ventaja para todos o en beneficio de
los menos aventajados.

64
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
3. Justicia en la economía

Decía Schopenhauer que el azar reparte las cartas pero que


somos nosotros quienes las jugamos. De entrada unos reciben
mejores cartas que otros; por eso hay que trabajar porque la
justicia se encarne compensando con equidad las desventajas
en oportunidades.
Lo que da valor a una sociedad no es solo la eficiencia
económica conseguida o los índices macroeconómicos
alcanzados, sino los valores de justicia y equidad compartidos,
lo cual facilita el desarrollo humano de quienes la integran. Hay
que enmarcar la libertad de iniciativa económica dentro del
marco del bien común. Los bienes de la tierra tienen un destino
universal y deben estar al servicio del desarrollo de todas las
personas; por tanto, deben llegar a todos en forma equitativa.
“El desarrollo es imposible sin hombres rectos, sin operadores
económicos y agentes políticos que sientan fuertemente en su
conciencia la llamada al bien común” (Benedicto XVI).
Hay que enfocar la justicia y la equidad desde el respeto
por la persona y sus derechos. Al fin y al cabo el fundamento
último de los derechos humanos es la autonomía de la persona
que no permite que se le trate como un objeto sin derechos.
Las leyes tratan de reglamentar el respeto por la persona y sus
derechos como base de la cultura, de forma que no se vulneren
los de los demás miembros de la sociedad.
En un nivel moral de justicia son justas las decisiones que
tomaríamos poniéndonos en el lugar de cualquier otro, lo cual
excluye el tener por justo lo que satisface las necesidades de
un grupo pero no de toda la sociedad. Un negocio en el
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

sentido moral busca un acuerdo sincero para ambas partes.


La filosofía debería ser una sabiduría del amor que incluya la
búsqueda de justicia.
J. E. Chester (The business of comerce: examining an honorable
profesión) explora las fuentes culturales, filosóficas y teológicas
de la mala reputación que tienen que soportar los negocios en
la cultura occidental. Cita ejemplos de opiniones prominentes,
desde Platón hasta Galbraith, que examinan la dicotomía
fundamental de una sociedad que busca la prosperidad, pero
que al mismo tiempo desdeña el verdadero proceso por el cual
se obtiene. El autor presenta evidencias que muestran que la
profesión de negocios es no menos digna de respeto que otras
profesiones como la medicina o la educación.
65

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

El comercio globalizado está fundamentado en la justicia. La


responsabilidad social empresarial en una perspectiva comercial
puede interpretarse desde dos valores fundamentales: la
transparencia y la justicia. La transparencia entendida como la
actitud de poner todas las cartas sobre la mesa y la justicia como
la capacidad de retribuir a cada empresa según su esfuerzo
y especialmente según su aporte al valor total de la cadena.
Desde estos dos valores se debe apuntar a la sustentabilidad de
las empresas y su entorno, a la consecución de un mundo mejor
más equilibrado y justo, es decir, al bienestar del conjunto. Esta
responsabilidad social plantea, entonces, un problema ético
que solo puede comprenderse a partir de constatar que la vida
es el resultado de una serie de relaciones articuladas con el
entorno.
El concepto de comercio justo se relaciona con el de negocios
inclusivos, y se promueve y relaciona con los componentes
de la base de la pirámide que buscan ofrecer soluciones de
vida sostenible no solo para ellos -los pobres- sino para las
empresas. Por lo tanto, se busca beneficio en las comunidades
de bajos ingresos y beneficios para la empresa que participe en
ello. En una frase: hacerlo bien haciendo el bien es la concreción
de lo establecido para las empresas que asumen y desarrollan
el reto de disminuir la extrema pobreza y el hambre.
Hay que superar una visión mecanicista de la economía
que reduce al ser humano a un sujeto de mercado que solo
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

busca el máximo beneficio económico. El hombre puramente


económico es esencialmente un imbécil social (“rational fool”,
lo denomina A. Sen). Las decisiones económicas no pueden
separarse del impulso ético presente en las acciones de los
seres humanos.
Amartya Sen (Sobre ética y economía) se plantea en forma
crítica el distanciamiento entre ética y economía que caracteriza
el análisis económico moderno y que termina convirtiendo a la
economía en una ciencia de la mera asignación eficiente de los
recursos, aparentemente neutral dentro de los criterios éticos.
Al partir del hecho de que las condiciones de racionalidad
de un grupo influyen sobre el comportamiento real de quien
pertenece al mismo, sin merma alguna de su racionalidad
individual, el libro de Sen defiende la idea central que la

66
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
3. Justicia en la economía

economía puede ser más productiva como ciencia social cuando


toma en consideración de forma explícita las consideraciones
éticas que afectan el comportamiento humano, y proporciona
un vínculo original entre análisis económico, filosofía moral y
economía del bienestar. Esta relación entre racionalidad de
grupo e individual puede, además, ser formalizada de modo
que el mantenimiento de determinados criterios éticos se
traduce, en términos puramente lógicos, en la defensa de
principios concretos respecto a qué se considera como mejor
o peor distribución de la riqueza.
Lo que da valor a una sociedad no solo es la eficiencia
económica conseguida o los índices macroeconómicos
alcanzados, sino los valores de justicia y solidaridad compartidos,
lo cual facilita el desarrollo humano de quienes la integran. Hay
que enmarcar la libertad de iniciativa económica dentro del
marco del bien común.
En un nivel moral de justicia son justas las decisiones que
tomaríamos poniéndonos en el lugar de cualquier otro, lo cual
excluye el tener por justo lo que satisface las necesidades de
un grupo, pero no de toda la sociedad. Un negocio en el
sentido moral busca un acuerdo sincero para ambas partes.
La fórmula de un negocio ético es “gano-ganas”, es decir,
un negocio realizado por conveniencia mutua basada en
complementos beneficiosos para ambas partes. Un negocio
sin ética busca sacar una ventaja desde el punto de vista de la
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

expectativa y a veces a costa de la ingenuidad o la ignorancia


de la otra parte.

Pobreza e injusticia

La pobreza es una situación donde la persona carece de


recursos y oportunidades para satisfacer sus necesidades vitales
y para realizarse como persona individual y social. La pobreza
es un fenómeno multidimensional que no se agota en los
aspectos puramente económicos.
La pobreza no se contrapone a riqueza sino a desarrollo. La
pobreza no es simple carencia de los bienes materiales para
subsistir dignamente. La pobreza es ante todo el no desarrollo
de las capacidades para desplegar las opciones de una vida con

67
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

libertad. La pobreza es alienación en el “ser” y no únicamente


en el “poseer”. Pero la pobreza es también ser marginado del
“convivir” en la sociedad como una persona a la cual no le son
reconocidos sus derechos. Además una persona en situación
de pobreza no participa del “conocer” de la cultura. Por tanto,
la pobreza es esencialmente un fenómeno de exclusión del ser,
del poseer, del convivir y del conocer. La tragedia del pobre
consiste en sentirse herido en su autoestima, pues se siente
alienado y no reconocido como persona humana por los demás.
El pobre aguanta hambre, soporta el frío, sufre el constante
rechazo de la sociedad y siente la cruel sensación de saberse
despreciado y no querido.
La realidad hiriente de la pobreza es ante todo un problema
ético. Detrás de la crisis de pobreza está una crisis ética de
la sociedad. La ética subraya la responsabilidad individual
y colectiva por la vida con calidad humana para todos. La ética
invita a sobrepasar los intereses egoístas e incluir en su
perspectiva las necesidades de los demás. En contraposición
con la pobreza, que es un fenómeno de exclusión, la ética
es esencialmente una mirada de inclusión. La ética llama a
compartir la vida digna con todos los hombres. Existe una
actitud no ética donde el individuo se preocupa únicamente por
salir adelante sin importar a quién hunda y a quién explote. Lo
único que importa es el propio bienestar, aunque se obtenga
a través del sufrimiento ajeno. Esta actitud es generadora de
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

pobreza, porque excluye a los demás.


Ser ético es sentir indignación por la pobreza humana de
millones de habitantes de la tierra. ¿Qué significa para mí vivir
en un país donde los pobres superan en número a los que
viven bien? Una persona con conciencia ética no puede dormir
tranquilo ante la realidad de tanta gente viviendo en la
miseria.
Además de estos aspectos de la responsabilidad individual
frente a los pobres, existe la ética social que interroga
los deberes de la sociedad como conjunto. La primera
responsabilidad de la sociedad es con la justicia, es decir, dar
igualdad de oportunidades para que todos los miembros de
la comunidad tengan acceso a los bienes que promueven
el desarrollo. Todos deben poder acceder a un ingreso que

68
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
3. Justicia en la economía

asegure la satisfacción personal y familiar de sus necesidades


básicas. Por eso, la sociedad debe velar porque todos tengan
acceso al trabajo, a la educación, a la salud, a la vivienda digna.
Pero esta justicia debe ser entendida también como equidad,
es decir, favorecer a las personas que están en desventaja
dentro de la sociedad. Por eso es la ética social exige una
justicia distributiva que compense la desigualdad inicial de
talentos con que las personas nacen. El sentido ético de una
sociedad lleva a la implantación de políticas que favorezcan a
las personas menos dotadas.
Otra responsabilidad de la sociedad es con los derechos
humanos. Por el hecho de ser personas todos los hombres
poseen derechos. Pero estos derechos se convierten en deberes
para los demás miembros de la sociedad de hacerlos efectivos.
No basta con que la sociedad reconozca los derechos de
las personas, si en la vida real no se cumplen. Tal es el caso
en Colombia con la Constitución de 1991 que enumera un
completo catálogo de derechos ciudadanos, pero que no
se reconocen en la práctica. La pobreza de tantos millones
de personas en nuestro país, que es fundamentalmente un
fenómeno de exclusión de derechos humanos, muestra el
abismo existente entre el discurso y la práctica.
La ética social debe preocuparse también porque se ofrezcan
a todos las oportunidades para participar en la vida social. Los
sectores económicos, políticos y culturales de una sociedad
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

deben estar abiertos a la participación de todos en condiciones


lo más igualitarias posibles. El Estado no se puede desentender
del bienestar de toda la población. Y los responsables de las
organizaciones tienen la obligación de promover el desarrollo
integral de todas las personas. Es necesario formar una
conciencia crítica ética frente a las propuestas de los diversos
modelos de desarrollo. Todos los ciudadanos deberían poder
acceder a una vida digna sin exclusiones. Y a todos se les debe
ofrecer oportunidades para desarrollar sus capacidades.
La pobreza en tanto realidad que expresa una profunda
desigualdad social, una distribución injusta de las oportunidades
de desarrollo y un bloqueo objetivo de las posibilidades de
satisfacción de las necesidades humanas, desnaturaliza el
sentido de la democracia y se convierte en su más radical

69
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

negación. Desde esta perspectiva un gobierno solo puede


probar su naturaleza democrática, en tanto y en cuanto hace
de la lucha contra la pobreza su más importante objetivo
político y social.
Según el Informe del Desarrollo del PNUD de 1998 existen
en este momento los recursos para terminar con la pobreza en
el mundo. Lo que falta es un compromiso ético de todos para
terminar con esa situación escandalosa. Cuando se
proponen estrategias para superar la pobreza se suele pasar
toda la responsabilidad a los gobiernos. Se olvida que es una
responsabilidad de todas y cada una de las personas que viven
en este planeta. Mientras queramos vivir bien a costa de la
explotación de los demás, habrá pobreza. Se acabará con la
pobreza cuando cada uno asuma una actitud ética de inclusión
de los demás y la sociedad practique una compasión de servicio
a todos, especialmente a los más pobres.

REGLA DE ORO
En el verano de 1947, cuando Jim Ukrop tenía diez
años, recibió su primera lección sobre la regla de oro:
tratar a los demás como uno quiere que lo traten. Cada
mañana, Jim acompañaba a su padre a comprar verdura
para la tienda de la familia en Richmond, Virginia. “Los
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

granjeros velaban toda la noche, y por la mañana estaban


casi dispuestos a regalar sus productos con tal de irse a
sus casas”, recuerda. “Un día mi padre necesitaba una
carga de maíz y, después de revisar algunos costales para
escogerlo, me dijo: “Probablemente podría comprarlo a
25 centavos el costal, pero pagaré un dólar y el vendedor
me recordará la próxima vez que haya escasez”.
Hoy, la tienda de la familia ha crecido hasta convertirse
en Supermercados Ukrop, Inc., cadena de 22 tiendas que
emplea a 4.300 personas. Jim, ahora presidente y director
ejecutivo, dice: “Creo que lo que hacemos demuestra que
la regla de oro realmente funciona”. Los Ukrop tienen
una insólita mística de servicio. “Confiamos en nuestros
clientes”, asegura Jim, “y ellos confían en nosotros”.

70
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
3. Justicia en la economía

Las encuestas han demostrado que los clientes prefie-


ren las tiendas Ukrop debido, principalmente, al personal
tan considerado que tienen. Los empacadores acarrean
las mercancías hasta los automóviles y cambian llantas
desinfladas, abren las portezuelas de los coches cuando
por descuido las llaves se quedaron adentro, y recargan
baterías.
La devoción de Ukrop por la regla de oro se aplica
también a sus competidores. En 1987, Karen Sydenstricker
y su esposo invirtieron los ahorros de toda su vida en la
instalación de una tienda de helados de yogur. Al cabo de
seis semanas, la mujer se enteró de que Ukrop ofrecería
pronto cuatro sabores de helados de yogur. Alarmada,
suplicó al gerente del supermercado Ukrop que le quedaba
más cerca, que vendiera solo dos sabores durante un mes,
para darle tiempo a ella de establecerse bien. La solicitud
llegó hasta el escritorio de Jim Ukrop. Su respuesta fue
que el supermercado no vendería ningún helado de
yogur durante dos meses, pese a la intensiva campaña
publicitaria que anunciaba su introducción. “Me puse en
los zapatos de esa mujer”, explica Ukrop. “No estamos
aquí para perjudicar a nadie”. Ahora, los Sydenstricker
prosperan y compran todos sus víveres en Ukrop.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

3.2. Justicia y empresa


Dentro del sistema económico y en las relaciones de este
con todo modo de vida digno surge una exigencia de sentido.
Exigencia que solo puede tener respuesta en una visión
global de los valores, de los problemas y de las situaciones. La
finalidad de la actividad económica es una mayor producción
(crecimiento) con vistas a una mejor distribución (equidad)
para satisfacer las necesidades de todos los miembros de la
sociedad. La economía debe ser ante todo un servicio prestado
a la comunidad. Por eso hay que salir de los presupuestos de
individualismo, de consumismo y de hedonismo.

71
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

En el campo económico el hombre es el artífice de los


mecanismos de funcionamiento de la economía, aunque sea
en forma mediata a través del entrelazamiento de las
relaciones sociales con las formas institucionales. El criterio
rector fundamental de toda actividad es la promoción de lo
humano en su dignidad de persona (su realización en cuanto
individuo y miembro de una sociedad). El auténtico éxito de un
sistema económico consiste en su capacidad de incluir a todos
los miembros de la sociedad en el proceso de producción y
hacerlos partícipes de los beneficios logrados. Hay que buscar
un crecimiento económico, pero con equidad. Una economía
dinámica debe ser complementada con la justicia distributiva.
La economía debe estar al servicio de la persona humana y
no al contrario. “Porque la economía y la producción son para
el bien del hombre y no el hombre para la acumulación de
capital” (Juan Pablo II).

Destino universal de los bienes y propiedad privada

Los bienes de la tierra son para el uso de todos los hombres


y pueblos. Por tanto, los bienes deben llegar a todos en forma
equitativa. En las diversas formas de propiedad jamás debe
olvidarse este destino universal de los bienes. El derecho a
poseer una parte de bienes suficientes para sí mismos y para
sus familias es un derecho que a todos corresponde, como una
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

expresión de la libertad. La propiedad privada debe reconocerse


como medio fundamental para asegurar la construcción libre y
responsable de la economía. El destino universal de los bienes
debe prevalecer sobre la propiedad privada. Pero esta forma
de repartir los bienes debe ser viable para que no se produzca
más pobreza.
En las diversas formas de propiedad jamás debe olvidarse
este destino universal de los bienes. El derecho a poseer una
parte de bienes suficientes para sí mismos y para sus familias es
un derecho que a todos corresponde como una expresión de la
libertad; de manera que la propiedad privada debe reconocerse
como medio fundamental para asegurar la construcción libre
y responsable de la economía.

72
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
3. Justicia en la economía

Cuando el hombre usa los bienes propios, debe tener en


consideración que igualmente son bienes comunes, en el
sentido de que pueden ser aprovechados por él, pero también
por los demás. Estamos obligados a compartir los bienes con
los desposeídos y por cierto no solo los bienes superfluos.
“Tener más” es solo un instrumento para “Ser más”. Tener
para ser es volver a dar a la teoría económica su valor humano y
comunitario. La “E” de economía no debe seguir prevaleciendo
sobre la “E” de ética, educación, ecología, estado. Cuando uno
busca que los hombres valgan más y que la humanidad en su
conjunto sea más, las ciencias económicas y las ciencias sociales
dejan de estar separadas. Por el destino universal de los bienes,
el compartir está por encima del tener. “La sociedad se debate
entre una cultura del tener -filosofía del éxito material- y una
cultura del ser -de la plenitud personal, del dar y del servir- y no
se puede permanecer neutral ante este dilema” (Jorge Yarce).
La austeridad en el uso de los bienes debe caracterizar el
estilo de vida de la persona que quiere vivir los valores éticos
más esenciales. Por austeridad se entiende una definición de las
propias necesidades según una jerarquía de valores que sabe
dar la prioridad a lo esencial. La austeridad es la expresión de
una solidaridad para con los demás. La abundancia y el lujo
constituyen una verdadera ofensa hacia aquellos que apenas
tienen para sobrevivir el día.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Neoliberalismo

Para el neoliberalismo, las personas se mueven exclusiva-


mente por intereses individuales y corresponde al mercado
adecuadamente las acciones individuales de carácter econó-
mico para conseguir una acumulación de riqueza mayor de la
que se podría lograr con otros métodos de organizar la eco-
nomía (planificación, intervención estatal, economía mixta). El
neoliberalismo afirma que una economía de mercado desata
la creatividad y el ingenio de las personas, junto con el ejer-
cicio de la democracia debido a la separación de los poderes.
Propone el mercado como el único mecanismo racional para
la asignación justa de los recursos. La justicia social consistiría

73
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

en crear igualdad de oportunidades. La competencia genera


justicia en cuanto existe una relación entre mercado compe-
titivo y eficacia. Considera que el subdesarrollo de los países
pobres se debe en gran medida a equivocadas políticas que
han ignorado el mercado a favor de un crecimiento exagerado
del sector público que utiliza el dinero de manera ineficiente
y corrupta.
La centralidad del mercado dentro del mundo capitalista
actual no se traduce siempre en aquellas condiciones que pueden
hacer del mercado promotor de libertad, de responsabilidad y
pluralismo. A través del mercado pasan actitudes de dominio
por parte de sujetos que, gracias a su fuerza supranacional
y a su presencia en los medios de comunicación, pueden
condicionar y configurar el mercado mismo según sus intereses.
La internacionalización de la economía requiere instituciones
fuertes que regulen el mercado.
Actualmente se discuten los tratados de libre comercio
entre las naciones desarrolladas y las menos desarrolladas y se
nota la ausencia de la equidad sobre todo en lo referente a los
subsidios de los países ricos a sus agricultores.

Ética y economía global de mercado

La globalización es el gran evento económico de nuestra


Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

era. La globalización en su conjunto está ampliando la brecha


entre países ricos y países pobres. Los empresarios de un país
en desarrollo no están en condiciones de competir con unas
reglas de juego global ideadas al servicio de los intereses de
los países más prósperos.
La gran falla de la economía de mercado es que tiene
una eficiencia excluyente: eficiente en cuanto es capaz de
crear riqueza, excluyente en cuanto es incapaz de distribuirla
equitativamente. Una economía de mercado donde este se
constituye en el único criterio, es moralmente inaceptable. La
alternativa es buscar un modelo humano y humanizante que
redunde en beneficio de todos los miembros de la sociedad.
En una economía de mercado global los países pobres deben
tener acceso a los mercados y se les debe brindar apoyo para

74
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
3. Justicia en la economía

su capacidad de competencia. Los mercados deben estar


abiertos a la participación de todos sin discriminación. Se
deben controlar los monopolios y mejorar la eficiencia de los
mercados. Hay que eliminar las desventajas de los pequeños
empresarios frente a los medianos y grandes. Para una mayor
explicación de este punto puede consultarse el artículo de
Tony Mifsud, S. J. Economía de mercado: interrogantes éticos
para una acción solidaria (En: Theologica Xaveriana, 48 (1998)
181-190).
La moral no condena la existencia del poder económico
ni pide su eliminación, pero exige su subordinación al bien
común según criterios de justicia. La ordenación del poder
económico al bien común no puede abandonarse a una mera
responsabilidad ética de los sujetos del poder; ha de atenerse
a su regulación jurídica e incluso a la institucionalización de
las concentraciones de poder y económicas.

Justicia y Estado

Es necesaria una regulación política del mercado para que


exista una democracia económica. El Estado tiene el derecho
y el deber de intervenir sobre la actividad económica, aunque
altere en cierta medida la lógica del mercado, en aquellas si-
tuaciones en las cuales el bien común lo exige. Por razón de la
dignidad de la persona hay que defender un orden económico
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

que se fundamente en la iniciativa privada. Cuando un estado


la niega, en lugar de la iniciativa creadora nace la pasividad, la
dependencia y la sumisión al aparato burocrático.
El Estado debe intervenir en la elaboración de los condi-
cionamientos estructurales aptos para el ejercicio del trabajo
humano. El Estado debe velar para que los convenios colectivos
de trabajo sean conformes con las exigencias del bien común
y de la justicia social.
En contraste, el neoliberalismo cree que en un Estado
de Bienestar el progresivo agrandamiento del volumen del
Estado y de su burocracia voraz es la principal causa de su
ineficacia. Estima que el gasto social del Estado destinado a
la redistribución es un despilfarro y suplanta la iniciativa de la
sociedad civil. Defiende que se deben privatizar las empresas

75
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

comerciales, de servicios y de producción en manos del


Estado.
El neoliberalismo también defiende un mercado desregulado
y la presencia de un Estado mínimo, que es presentado como el
mejor modelo económico porque supuestamente favorece la
mejor estructuración social promoviendo la mayor producción
de los bienes (crecimiento y eficiencia) y una menor coerción
de las autoridades públicas sobre las personas y las ideas de
los ciudadanos (libertad y pluralismo).
Hay que ver el papel del Estado en la Economía según el
principio de subsidiariedad. No se debe quitar a los particulares
lo que con propia iniciativa pueden realizar para encomendarlo
a una comunidad y no se debe dar a una sociedad mayor lo
que pueden hacer comunidades menores. El principio contiene
dos aspectos:
• El principio de esfuerzo propio: Esto significa el dere-
cho y la obligación de cada persona y de cada peque-
ña comunidad de trabajo y la previsión bajo su propia
responsabilidad.
• El principio de ayuda: Esto significa el derecho y la
obligación de las comunidades mayores y en última
instancia del Estado de prestar ayuda cuando el es-
fuerzo propio no es suficiente. El principio de subsi-
diariedad es expresión de la libertad: requiere para su
realización de personas que tengan la valentía para ser
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

responsables y también para correr riesgos.


Se ha demostrado que el Estado dispone de los medios más
eficaces para regular con carácter obligatorio la responsabilidad
ecológica, mientras crea las condiciones jurídicas generales,
establece impuestos y otorga ayudas de acuerdo con el
principio de subsidiariedad.
Los gobernantes son los últimos garantes de la justicia.
Justicia para cada individuo en la protección de sus derechos
contra los riesgos inherentes a la actividad financiera, al tiempo
que se vela para que las finanzas no contribuyan a aumentar
las desigualdades. Frente a un mercado financiero global y muy
volátil, el gobierno tiene necesidad absoluta de la cooperación
internacional. Por ejemplo, en la lucha contra el blanqueo del
dinero de la droga.

76
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
3. Justicia en la economía

El Estado tiene la obligación de promover el bien común y,


por lo mismo, el derecho de exigir de sus miembros los medios
necesarios para ello. Los ciudadanos, por el mero hecho de ser
miembros de la sociedad, tienen la obligación de contribuir con
aportaciones económicas y proporcionadas, a la realización del
bien común, y a satisfacer los imperativos del sistema fiscal en
su conjunto, como medio concreto de cumplirla. Esta obligación
es también impuesta por la función social de la propiedad. Todo
ciudadano está obligado, al menos por justicia legal, a pagar
los impuestos justos.

Contratación laboral

La libertad de contratación laboral es expresión necesaria


de la dignidad personal.
Son injustos los contratos en los que el trabajador, bajo
la coacción de una situación de necesidad, acepta salarios
inferiores al mínimo vital, aun cuando parezcan libremente
estipulados.
Son injustos los salarios legales inferiores al mismo nivel
vital, tanto en la hipótesis de que se prohíba la contratación de
salarios superiores, como en la hipótesis de que el trabajador
carezca de medios de presión eficaces para lograr salarios
superiores a los legalmente establecidos. El empleado tiene
la obligación de justicia para con la empresa, en virtud del
contrato de trabajo, de rendir según sus posibilidades, a tenor
de lo que consienten sus condiciones físicas y preparación.
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Falta a este deber si disminuye las horas de trabajo sin causa


justificada, o si durante la jornada laboral emplea el tiempo
en ocupaciones ajenas al trabajo encomendado y por el cual
recibe su retribución. También si por negligencia voluntaria
deja que desear en cuanto a la perfección que se le exige en
su especialidad.

Precio justo

En la medida en que el recto funcionamiento de la economía


y la justa distribución de la renta nacional dependen de los
precios, estos dejan de ser unos puros datos económicos y

77

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

adquieren dimensiones morales por su inseparable conexión


con el bien común. El precio justo es aquel que garantiza al
empresario un beneficio, valorado en función de criterios
sociales de producción y distribución de bienes.
El precio legal que deje a salvo el justo beneficio de los
empresarios y tenga como finalidad, dentro de un sistema
coherente de precios, la fijación del valor de una mercancía,
debe ser observado en conciencia en virtud de la justicia
conmutativa.
El beneficio real que el empresario percibe, habrá de
apoyarse en un título que lo legitime. El beneficio real que
el especulador obtiene mediante el pago de un precio de
compra inferior al precio objetivamente justo, sea cual fuere el
procedimiento utilizado para ello, es un beneficio injusto que
no puede retenerse en conciencia.

Competencia justa

La competencia se puede relacionar con el lenguaje bélico


y por eso hablamos de “guerra de precios”. Pero también se
puede relacionar con la competencia atlética, donde no se trata
de eliminar a otro sino de vencerlo. En el desarrollo del juego se
debe garantizar la igualdad de oportunidades. Por eso hay un
árbitro para que la competencia se desarrolle según las reglas
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

preestablecidas. La lealtad con el competidor significa no solo


la aceptación de unas reglas de juego sino también una actitud
de respeto y caballerosidad con el otro.
A través de la competencia se busca en cada caso el mejor
rendimiento. Un orden de competencia sin límite no puede ser la
ley superior de la economía. Por eso se necesitan leyes contra la
competencia desleal y contra las limitaciones de la competencia.
La ética defiende la libre creatividad humana en el sector de la
economía. La competencia tiene efectos beneficiosos para el
bien común y para los particulares, aun cuando por efecto de
ella algunos resulten perjudicados. Por ello, la moral exige que
en su ejercicio se proceda con lealtad y honestidad.
La lealtad en la competencia exige, como mínimo, el respeto
de los derechos adquiridos por los otros competidores en

78
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
3. Justicia en la
economía

virtud de la propiedad industrial. Exige, además, el


respeto de las costumbres, tenidas por honestas y
justas, por la opinión común profesional. La
competencia leal respeta lo adquirido como derecho
propio por la actividad de cada empresa, y evita las
acciones que tienden a impedir que cada empresario
pueda ejercer el derecho de competir en la actividad
económica, industrial o comercial. La tarea de
desenmascarar y combatir las diversas formas de
competencia desleal, corresponde preferentemente a
las organizaciones profesionales.

SEARS ROEBUCK & CO.


En 1992, Sears Roebuck & Co. se llenó de
quejas sobre el servicio automotor que prestaba.
Los abogados de los consumidores en más de
cuarenta estados acusaron a la compañía de
engañar a los clientes al venderles partes y
servicios innecesarios. La administración de
Sears no se había propuesto defraudar a los
clientes. Pero ante el descenso de utilidades, el
hundimiento de sus acciones en el mercado y el
Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

incremento de la competencia, la administración


de Sears intentó estimular el desempeño de sus
autocentros imponiendo nuevos objetivos e
incentivos para los empleados. La compañía
incrementó la cantidad de turnos de trabajo e
introdujo incentivos de producción para los
mecánicos. A los vendedores de servicio les
asignó una meta específica de ventas y
recibieron una comisión sobre esas ventas. No
alcanzar esa meta de ventas podía llevar a la
transferencia o reducción de horas de trabajo.
Bajo estas presiones e incentivos para
alcanzar la meta de ventas legítimamente, falló
en muchos casos la moral de los empleados. El
fracaso de la administración para clarificar su
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
trabajo entre servicio innecesario y
mantenimiento preventivo necesario,
acompañado de la ignorancia de los clientes,
dejó libres a los empleados para trazar su propio
ritmo de trabajo, sujeto a una gran gama de
interpretaciones. Sin un apoyo gerencial activo
para un desempeño ético, no sorprendió que
algunos

79

Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.
HORACIO MARTÍNEZ

empleados reaccionaran frente a estas fuerzas apoyán-


dose en la exageración y aún la falsa representación de
artículos y servicios.
Poco después de que estas acusaciones en contra de
Sears se hicieran públicas, el gerente general, Edward
Brennan, reconoció la responsabilidad de la gerencia
por implantar objetivos y retribuciones que crearon un
ambiente que generaba errores. Aunque la compañía
negó cualquier intento por engañar a los clientes,
los ejecutivos decidieron eliminar las comisiones y
descontinuaron la meta de ventas en áreas específicas.
Implantaron un sorpresivo sistema de auditoría e hicieron
planes para ampliar el control interno. A manera de
arreglo para procesos pendientes, Sears ofreció bonos a
los clientes que habían comprado ciertos servicios entre
1990 y 1992. El costo total de este arreglo, se estimó en
US $60 millones.
(Adaptado de Lynn Sharp Paine, “Hacia una ética
organizacional”, Clase Empresarial, No. 15, septiembre
de 1994, pág. 83).

3.3. El negocio social


Copyright © 2010. Ecoe Ediciones. All rights reserved.

Tener en cuenta a todos los implicados

La empresa debe ser salvaguardia de la justicia social. Para


realizar su misión de erradicar la pobreza debe comprometerse
a fondo con la búsqueda de la equidad y así terminar con la
injusta distribución de la riqueza en el mundo. La empresa es
una fuerza liberadora de lo humano a través de la potenciación
cultural de las personas y las colectividades que puede ayudar
a construir una cultura de la esperanza de liberación de la
pobreza, entendida como opresión. Buscar una liberación a
través de la esperanza es tener en cuenta la subjetividad herida
del pobre y ofrecerle un nuevo sentido a su existencia.

80
Martínez, Horacio. Responsabilidad social y ética empresarial, Ecoe Ediciones, 2010. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/espochsp/detail.action?docID=3197358.
Created from espochsp on 2019-04-08 10:43:37.

Похожие интересы