You are on page 1of 3

EL ORIGEN DEL MAIZ

Cierta vez los dioses decidieron entregarle a los indígenas de una tribu de
Boyacá, que habitaba en la sierra nevada de Cocuy, una pequeña semilla y les
dijeron que la sembraran, ellos no sabían de que era pero igual la sembraron
porque no querían desobedecerle a los dioses…

Pasaron dos meses y la semilla empezó a germinar ellos la cuidaban y le echaban


agua todos los días mañana y tarde, siguió pasando el tiempo y un día de la
semilla surgió una mujer llamada Rurina la cual era la diosa que protegía los
cultivos de los campos, los indígenas enseguida la llevaron a la aldea, cuando
llegaron le mostraron el lugar primero empezaron por las chozas las cuales
estaban hechas de paja y bahareque, luego le mostraron donde las mujeres tejían
y hacían vasijas de barro y por ultimo le mostraron los utensilios que utilizaban
cuando iban de caza. Luego de mostrarle el lugar a Rurina decidieron hacer una
celebración en su honor pero primero se la presentaron al jefe de la tribu, el cual
muy feliz le dio la bienvenida.

En la noche comenzaron a festejar bailando, haciendo ritos sagrados y otras cosa


que estaban dentro de sus tradiciones lo cual duro toda la noche.

Al día siguiente le dieron de comer a Rurina algunos alimentos que habían


recogido en la cosecha anterior, entre ellos estaban: arracacha, yuca, papa,
plátano, etc. Rurina estaba muy agradecida y les dijo que ella iba a proteger todas
sus cosechas y multiplicarlas mucho más.

Cierto día llego a la aldea una plaga que arraso con los cultivos, los indígenas muy
preocupados porque ya no les quedaban provisiones y no tenían nada más que
comer le dijeron a Rurina que les ayudara entonces ella hizo germinar de la tierra
las plantas que habían sido arrasadas, pero esta vez mucho más colmadas de
frutos.

Paso el tiempo, y un día a Rurina en un sueño se le aparecieron los dioses y le


dijeron que debía regresar con ellos, Rurina que se había encariñado mucho con
esos humanos decidió dejarles una ofrenda en honor a su agradecimiento antes
de partir.

Al día siguiente Rurina les dijo a los indígenas que debía irse, porque esa era la
voluntad de los dioses, pero antes de esto Rurina les dio una semilla para que la
sembraran y la cuidaran, luego de esto Rurina desapareció dejando una hermosa
luz. Los indígenas sembraron la semilla y la cuidaron, luego de un tiempo de la
semilla germino una hermosa planta de tallo erguido y macizo, con hojas largas y
estrechas y deliciosos frutos, a esta planta la llamaron ´´Maíz´´ que para ellos
significaba una planta sagrada porque había sido entregada por una diosa, esta
planta fue pasando de generación en generación que hasta aún hoy perdura.

Related Interests