Вы находитесь на странице: 1из 15

Universidad Central de Venezuela

Facultad de ciencias - Escuela de Física


Historia de la Física

DOS PREMIOS NOBEL EN FÍSICA:


HIROSHI AMANO
LEO ESAKI

Autores:
Andrés Suárez
Daniela Jimenez
Olgaris Casque
Historia de la física en Japón

La ciencia moderna llegó a la sociedad japonesa hace escasos


decenios. En 1854 los barcos de guerra del comodoro Matthew Perry
acabaron con dos siglos de aislamiento y forzaron la apertura económica
de Japón. Japón reconoció que sin técnica no podía mantenerse en la
supremacía militar. Un grupo de samuráis reinstauró en 1868 al
emperador. En esta era (Meiji) se enviaron estudiantes a Alemania,
Francia, Inglaterra y los Estados Unidos para que aprendieran idiomas,
ciencia, ingeniería, medicina, y se fundaron universidades de corte
occidental en Tokyo, Kyoto y otros lugares.
Entre las universidades formadas en la era Meiji se encuentra La
Universidad de Kyoto fundada en 1897, la cual es la segunda más antigua
del país. Actualmente, se cuentan entre sus egresados varios que han sido
galardonados con el Premio Nobel y se encuentra categorizada como una
de las mejores universidades de Japón y de Asia pues forma
investigadores de talla mundial.
Entre 1935 y 1955 un grupo de científicos japoneses se dedicó al
estudio de los problemas pendientes de la física teórica. Autodidactos en
mecánica cuántica, desarrollaron la teoría cuántica del electromagnetismo
y postularon la existencia de nuevas partículas. Durante la mayor parte de
ese perío​do llevaron una vida dura, vieron destruidas sus casas y pasaron
hambre, pero sus peores momentos personales coincidieron con los
instantes mejores para la física. Tras la guerra, esos físicos consiguieron
dos premios Nobel para un Japón devastado.
LEO ESAKI

Biografía

Leo Esaki nació en Osaka, Japón, el 12 de marzo de 1925. Es uno de


los tres físicos japoneses que han recibido el Premio Nobel. Curiosamente,
los tres asistieron a la Tercera Escuela Secundaria (equivalente a la
universidad de enseñanza media actual) en Kyoto, que puede no ser más
que una simple coincidencia o una prueba de la importancia de un entorno
educativo en el desarrollo del talento científico.
Esaki se especializó en física en la Universidad de Tokio porque
quería entender la naturaleza de una manera fundamental, pero reconoce
que la psicología de la guerra también tuvo un efecto en él, especialmente
después de la guerra. Fue entonces cuando decidió dedicarse a la
investigación industrial, para participar más efectivamente en el proceso de
reconstrucción del Japón devastado por la guerra. Se unió a Sony
Corporation, y fue allí en 1957 cuando descubrió el diodo de túnel, el
primer dispositivo de electrón cuántico, por el cual recibió un Ph.D. en
física.
En 1960, motivado por su curiosidad sobre el ingenio estadounidense
y quizás el sueño americano, llegó a los Estados Unidos y se unió a IBM
Research. Una oferta de IBM para convertirse en un consultor residente
extendió lo que sería una visita de un año a una estadía que ha durado 31
años. En 1967 fue nombrado miembro de IBM.
Durante más de veinte años, el trabajo de Esaki en el IBM / T. El
Centro de Investigación J. Watson se ha centrado en estructuras de
semiconductores hechas por el hombre, como superlattices y pozos
cuánticos. Los orígenes de tales estructuras se remontan a los
documentos seminales de Esaki y Raphael Bu, publicados en 1969 y 1970.
Afirmaron que las estructuras semiconductoras de propiedades
electrónicas extraordinarias podrían diseñarse utilizando los principios de
la teoría cuántica y sintetizarse con las técnicas avanzadas de epitaxia.
Mecánica cuántica del tipo "hágalo usted mismo" o "ingeniería de la
estructura de la banda". En la última década, este campo interdisciplinario
ha sido testigo de un crecimiento fenomenal. Una variedad de estructuras
de ingeniería han demostrado características intrigantes, que incluyen
túneles resonantes casi ideales. Actividades en esta nueva frontera La
ciencia de los semiconductores ha dado un estímulo inconmensurable al
diseño del dispositivo, lo que ha llevado a dispositivos de transporte de
electrones y optoelectrónicos sin precedentes para aplicaciones.

En 1973 recibe el Premio Nobel de Física junto con Ivar Giaever y


Brian David Josephson, por el descubrimiento del efecto túnel del electrón.

En reconocimiento a su papel pionero en la apertura de este nuevo


campo, conocido como estructuras cuánticas de semiconductores, Esaki
compartió con sus dos colegas el Premio Internacional de Nuevos
Materiales de la Sociedad Física Americana de 1985. En 1991, fue
galardonado con la Medalla de Honor IEEE, "Por sus contribuciones y
liderazgo en túneles, semiconductores superlattices y pozos cuánticos".

Esaki es miembro de la Academia Americana de Artes y Ciencias, y


es un asociado extranjero tanto de la Academia Nacional de Ciencias
como de la Academia Nacional de Ingeniería. Además de sus logros
científicos, Esaki también ha ayudado a interpretar Japón para Occidente y
viceversa. A través de sus ingeniosos ensayos, ha ayudado a cerrar la
brecha entre las dos culturas que él, como un científico con un pie en cada
una, ha logrado superar. Esaki mantiene estrechos vínculos con su tierra
natal, visitando varias veces al año. Es director de IBM-Japón, miembro de
la Academia de Japón, director de la Fundación de Ciencia Yamada y
profesor adjunto de la Universidad de Waseda.
Obras

● Leo Esaki y Giovanni Soncini: Actas del Instituto de Estudios


Avanzados de la OTAN sobre "Tecnología de circuitos integrados a
gran escala: estado del arte y perspectivas", Erice, Italia, 1981.
● Leo Esaki: Destacados en física de la materia condensada y
perspectivas de futuro, 1991.

Filosofía de Esaki

En 1994 Lindau Nobel Laureate Meetings, Esaki sugiere una lista de


"cinco cosas prohibidas" que cualquier persona en la realización de su
potencial creativo debe seguir:

1. No te dejes atrapar por tus experiencias pasadas.


2. No te permitas apegarte demasiado a ninguna autoridad en tu
campo, el gran profesor, tal vez.
3. No te aferres a lo que no necesitas.
4. No evites la confrontación.
5. No olvides tu espíritu de curiosidad infantil.
HIROSHI AMANO

Biografía

Hiroshi Amano nació en Hamamatsu, Prefectura de Shizuoka, Japón,


el 11 de septiembre de 1960. Hamamatsu es famoso como el lugar de
nacimiento del profesor Kenjiro Takayanagi, un pionero japonés en el
desarrollo de la televisión y también de Soichiro Honda, quien estableció
Honda Motor en 1946.
Una posible razón por la que Amano consideró una carrera en
ingeniería puede haber sido la influencia de crecer en una ciudad tan
industrial.
Paso la escuela primaria, secundaria y preparatoria en Hamamatsu.
Era un niño débil que a menudo estaba enfermo. Su abuela a menudo le
contaba sus experiencias miserables durante la Segunda Guerra Mundial,
así que aprendió mucho sobre la guerra. En la escuela primaria, se
concentró en deportes como el béisbol y el fútbol. Durante la escuela
primaria y secundaria, no le gustaba estudiar porque la única razón para
estudiar parecía ser aprobar el examen de admisión para la escuela
secundaria.
En la escuela secundaria, tuvo el mismo profesor de matemáticas
durante tres años que le enseñó la importancia del pensamiento lógico y
cómo abordar problemas difíciles en matemáticas. Descubrió que podía
resolver problemas difíciles si pensaba lógicamente. Aunque se interesó
mucho en resolver problemas de matemáticas, todavía no tenía una buena
razón para estudiar.
Se mudó a Nagoya en 1979 para ingresar a la Universidad de Nagoya
como estudiante del Departamento de Ingeniería Eléctrica.
EL TRABAJO DE ESAKI

El trabajo de Esaki

En la física cuántica, la materia se describe como ondas y partículas.


Un resultado de esto es el fenómeno de los túneles, lo que significa que
las partículas pueden pasar a través de barreras que no deberían poder
atravesar de acuerdo con la física clásica. A través de un experimento
aparentemente simple en 1958, Leo Esaki demostró un tipo de túnel
previamente desconocido en material semiconductor, un material que es
un cruce entre conductores eléctricos y aislantes. El descubrimiento se
utiliza en semiconductores conocidos como diodos de túnel. También llevó
a una mayor investigación sobre los semiconductores.

El diodo de Esaki

Aproximadamente un mes después de comenzar a tomar medidas,


Suzuki notó un fenómeno extraño en los cristales de fósforo de alta
concentración. Generalmente, cuando se aplica voltaje a un diodo de unión
PN, la corriente tiende a fluir hacia adelante, prácticamente sin flujo en la
dirección inversa. Sin embargo, al trazar estos resultados en un gráfico,
Suzuki encontró que el sesgo inverso mostraba corrientes más grandes y
una curva con un pico inusual apareció en el sesgo hacia adelante.
Escéptico, Suzuki repite las pruebas varias veces, pero los resultados
siguen siendo los mismos. Se lo informó a Esaki.
Al principio, Esaki también pensó que era un error. Suzuki insistió en
que esto se podía demostrar visualmente, sin embargo, y bajo la dirección
de Esaki, produjo la figura en un tubo de rayos catódicos. Después de
realizar varias pruebas y verificar los circuitos de medición, finalmente se
dieron cuenta de que esto no era un error. Con este conocimiento, Esaki
estaba en el umbral de descubrir el diodo Esaki.
Después de descubrir que el 2T7 defectuoso se podía corregir
reduciendo la concentración de fósforo por debajo de ciertos niveles, Sony
pudo producir un transistor de alta calidad. La siguiente tarea de Esaki fue
determinar la causa de la resistencia negativa representada por el pico en
el gráfico. Esaki especuló que este fenómeno podría ser el "efecto de
tunelización de polarización directa". Según la mecánica cuántica, toda la
materia se puede tratar como ondas. Como tal, la energía se concentra en
el pico de estas ondas. El "efecto túnel" se refiere a las partículas que se
canalizan a través de estas ondas de energía. Hasta entonces, todos los
científicos habían estado preocupados por el fenómeno de tunelización de
polarización inversa. Esaki fue el primero en darse cuenta de la
importancia del efecto de túnel de polarización directa.
Después de realizar numerosos experimentos y acumular datos de
manera constante, el equipo de Esaki finalmente pudo producir un nuevo
tipo de diodo con resistencia negativa en la que la corriente disminuyó a
medida que aumentaba el voltaje. (La resistencia resulta del aumento
proporcional de voltaje a corriente. La resistencia negativa ocurre cuando
las direcciones de aumento de voltaje y aumento de corriente son
opuestas).
En el otoño de 1957, Esaki y su personal informaron sobre este
descubrimiento en la Sociedad de Física. Al año siguiente, estos hallazgos
se publicaron en una revista estadounidense de física y se anunciaron en
la Conferencia internacional sobre física del estado sólido celebrada en
Bruselas. Aunque este descubrimiento fue ampliamente aclamado en todo
el mundo, la respuesta inicial de los círculos científicos e industriales
japoneses fue genial: en ese momento prácticamente la ignoraron.
ARTÍCULO PARA LEER
FÍSICA: UNA VISIÓN DEL MEDIO JAPONÉS

Hideki Yukawa, quien murió en 1981, era bien conocido en la


comunidad científica por su formulación de la teoría de las partículas de
mesón y el Premio Nobel de 1949 que le trajo, y en este trabajo presenta
un relato detallado y penetrante de su vida hasta 1934, cuando La teoría
del mesón apareció por primera vez en forma impresa. Pero Tabibito no es
una descripción ordinaria de la carrera temprana de un científico. Plantea
preguntas importantes y sugiere ideas sobre varios aspectos importantes
del crecimiento de la ciencia japonesa. También es la primera biografía de
un científico japonés moderno que hizo su trabajo en casa y apareció en
inglés (1). Por estas razones, el trabajo adquiere una importancia que no
necesariamente se aplica a las biografías de los científicos en general.
El reclutamiento de Yukawa en la física es un tema importante del
libro. Tenía un interés considerable en la literatura cuando era un joven
estudiante y no mucho en ciencia, pero encontraba las matemáticas
interesantes y recibió sus mejores calificaciones en esa materia. En la
escuela primaria (1912-18), una vez descubrió su propio método para
obtener la suma de una progresión aritmética. Disfrutó de problemas cuyas
soluciones requirieron muchas horas de reflexión, y en la escuela
secundaria fue "cautivado" por el
Belleza de la geometría euclidiana. El interés de Yukawa en las
matemáticas obviamente persistió durante toda la vida, pero comenzó a
cambiar hacia la física justo antes de ingresar a la Universidad de Kyoto.
La secuencia exacta de los eventos no está clara, pero la combinación de
un profesor autoritario de matemáticas y un estimulante curso de física en
la prestigiosa Tercera Escuela Superior de Kyoto parece haber hecho el
truco. Yukawa descubrió que se complacía en al menos algunos de sus
experimentos de física. Fue estimulado por el popular trabajo de Hajime
Tanabe en japonés, Recent Natural Sciences, y leído en alemán con
particular placer sobre la teoría cuántica de Fritz Reiche y del fundador de
esa teoría, Max Planck.
Estas inclinaciones académicas de Yukawa fueron fomentadas por un
ambiente familiar favorable. Ambos padres tenían intereses intelectuales.
El padre era profesor universitario y se animaba a los niños a estudiar.
También es notable que los intereses intelectuales en la familia sucedieran
entre el "viejo" y el "nuevo". El abuelo paterno de Yukawa había sido
conferenciante confuciano oficial de un daimyo (señor feudal) antes de la
Restauración Meiji (1868). Su padre, cuya especialidad era la geología,
persiguió activamente intereses secundarios en la arqueología y la cultura
chinas. El hermano mayor de Yukawa se convirtió en profesor de historia
china. Un segundo hermano se convirtió en profesor de ingeniería
metalúrgica, y un tercero sirvió como profesor de literatura china. La
constelación de los intereses de Yukawa no es sorprendente en vista de
este entorno familiar. Como saben los lectores de su libro Creativity and
Intuition, publicado en inglés en 1973, Yukawa mantuvo un interés de por
vida en el taoísmo y otras filosofías clásicas de China, así como en física,
matemáticas, literatura y varias escuelas de occidente. filosofía.
Este investigador de la física de partículas, según sus propias
palabras, tenía una personalidad que era más que un poco introvertida. En
su juventud, se molestó fácilmente, nunca tuvo muchos amigos íntimos y
trató de minimizar el contacto con otras personas. En la escuela
secundaria descubrió que le faltaba el "descaro" requerido para vender
boletos para el festival escolar y dice que sus pensamientos se centraron
casi exclusivamente en su lectura en literatura, filosofía y ciencia. Las
relaciones con su familia también eran distantes a veces. Estaba cerca de
su madre y su hermano menor, el futuro estudioso de literatura china, pero
luchó constantemente con sus otros hermanos y trató de evitar la mayoría
de los tratos con su padre. Yukawa se casó felizmente a la edad de 25
años, pero lo hizo por el patrón común japonés de arreglo familiar. No nos
sorprendemos cuando nos dice que encontró que las actividades
académicas son un escape de la realidad. Creía que había elegido la física
teórica en parte para trascender los "problemas y contradicciones" de la
sociedad humana y, como estudiante universitario, pasaba días enteros
leyendo revistas científicas sin hablar con nadie.
El relato de Yukawa, de hecho, subraya su marcada autosuficiencia
intelectual. Corroboró la afirmación de su padre de que "siempre tomó sus
propias decisiones" al rechazar los esfuerzos paternos para despertar su
interés en la geología. Y reaccionó conscientemente contra la herencia
confuciana de la familia sobre la base de que el confucianismo era
"antinatural" y que se le había "impuesto" antes de que fuera lo
suficientemente maduro como para pensar críticamente. Sin embargo, fue
claramente en la física que esta calidad se mostró principalmente. Eligió a
Kijuro Tamaki como su primer mentor profesional, a pesar de su falta de
intereses compartidos, porque el hombre mayor "siempre respetó la
libertad de las personas en su sala de investigación". Como estudiante de
tercer año, Yukawa también decidió ponerse a la vanguardia de la física
teórica y no irse al extranjero antes de hacer un trabajo significativo.
Pero nada de esto sirve para contradecir la importancia de los colegas
profesionales. Yukawa reconoce de una manera inespecífica que derivó
mucho estímulo durante sus días escolares y, posteriormente, de
Shin'ichiro Tomonaga, ganador posterior del Premio Nobel de Física de
1965 con Richard Feynman y Julian Schwinger. Y otra ayuda se produjo
cuando trabajó en la teoría del mesón. En abril de 1933, sustituyó un
electrón con estadísticas de Bose-Einstein por uno definido por la ecuación
de onda de Dirac en su modelo por recomendación de Yoshio Nishina,
fundador de la física nuclear japonesa. Y a principios de 1934 se alejó de
la búsqueda de partículas conocidas hacia una concentración en las
características del campo de fuerza nuclear como resultado de la
información publicada en las revistas de Fermi.
A partir de este breve pero provocativo relato de los primeros años de
Yukawa, podemos obtener información valiosa sobre el crecimiento de la
empresa científica japonesa. Por ejemplo, ¿de dónde vinieron los
científicos japoneses modernos? Los científicos sociales han debatido
durante mucho tiempo si las élites técnico-científicas modernas en
sociedades no occidentales surgen de un desplazamiento mayoritario de
las élites intelectuales tradicionales o de su aculturación general. El caso
de Yukawa, en el que una familia intelectual moderna descendía de una
línea hereditaria de eruditos confucianos, apunta claramente a este último.
Pero no fue el único en Japón. La mayoría de los japoneses activos o
reclutados en la ciencia por la Primera Guerra Mundial provienen
precisamente de este tipo de familia. ¿Y qué tan fuerte era la base local de
la ciencia en Japón en este momento? Es una observación común sobre la
ciencia en muchas colonias anteriores o en los países en desarrollo
actuales que la comunicación científica con los centros de la ciencia
internacional puede ser íntima y eficiente.
A partir de este breve pero provocativo relato de los primeros años de
Yukawa, podemos obtener información valiosa sobre el crecimiento de la
empresa científica japonesa. Por ejemplo, ¿de dónde vinieron los
científicos japoneses modernos? Los científicos sociales han debatido
durante mucho tiempo si las élites científicas técnicas modernas en
sociedades no occidentales surgen de un desplazamiento mayoritario de
las élites intelectuales tradicionales o de su aculturación general. El caso
de Yukawa, en el que una familia intelectual moderna descendía de una
línea hereditaria de eruditos confucianos, apunta claramente a este último.
Pero no fue el único en Japón. La mayoría de los japoneses activos o
reclutados en la ciencia por la Primera Guerra Mundial provienen
precisamente de este tipo de familia. ¿Y qué tan fuerte era la base local de
la ciencia en Japón en este momento? Es una observación común sobre la
ciencia en muchas colonias anteriores o en los países en desarrollo
actuales que la comunicación científica con los centros de la ciencia
internacional puede ser íntima y eficiente, mientras que dentro del país es
esporádica a inexistente. Esto claramente no era cierto en Japón, incluso
durante la primera parte de este siglo. El relato de Yukawa deja claro que
los físicos nucleares japoneses no sufrieron debilidades institucionales
importantes de este tipo. Por el contrario, constituían una comunidad
animada y solidaria desde al menos el momento del regreso de Yoshio
Nishina en 1929 desde el Instituto Niels Bohr en Copenhague.
No obstante, la conexión de Bohr plantea a muchos científicos
japoneses el tema del "espíritu de Copenhague". ¿Podrían los
investigadores japoneses en Japón crear y mantener el espíritu de
"generosidad" del laboratorio Bohr, el sentido de libertad personal y
cooperación entre los investigadores que consideran tan esenciales para la
creatividad? Entre los que abordaron este tema de manera más directa se
encontraba el eminente alumno de Yukawa, Shoichi Sakata. En un ensayo
muy influyente (5) publicado en 1947 cuando el clima opresivo de la guerra
era todavía un recuerdo vívido, Sakata argumentó que la sociedad
japonesa era inherentemente antidemocrática e insistió en que se
necesitarían grandes reformas estructurales para superar el impacto
negativo en la ciencia de su colectivista Sistema social y sensibilidad a
cuestiones de estatus.
Con el paso de los años, este tema de la creatividad negativa ha
demostrado ser notablemente tenaz. Los bioquímicos Shoichiro Otsuki y
Tokukichi Nojima, adoptando los supuestos de Sakata, declararon en 1963
que el sistema social japonés estaba simplemente más allá de la reforma.
El antropólogo Chie Nakane afirmó en 1970 que las fuertes afiliaciones
grupales a menudo impiden que los investigadores japoneses en
diferentes grupos trabajen cómodamente juntos. El especialista en
computación Yasuo Kato declaró en 1981 que los japoneses no son muy
creativos porque "la mente creativa es peculiar y ... a los japoneses no les
gusta nada peculiar" (8). Y en 1983, el físico estadounidense Robert
Jastrow citó un famoso proverbio japonés sobre el martilleo de las uñas,
que indican que las posibilidades japonesas de innovación son limitadas.
Aquellos que creen como lo hacen estos críticos podrían examinar
cuidadosamente este libro. Yukawa presenta un retrato detallado de un
científico creativo japonés en el trabajo y coloca su cuenta en el contexto
más amplio posible. Describe su personalidad, su educación, sus
asociaciones y los procesos de pensamiento que llevaron a un avance en
la física en la época. No encontramos aquí los impedimentos a la
creatividad tan frecuentemente postulados por los críticos. De hecho, hay
varios aspectos de la carrera de Yukawa que los científicos
estadounidenses percibirán como familiares: el intelectualismo, el
desapego personal, la interacción de apoyo con los compañeros y la
búsqueda de respuestas a las preguntas. La vida temprana de Yukawa
sugiere que las personas creativas en todas partes, de alguna manera,
configuran las instituciones y los eventos para obtener ventajas. Plantea la
posibilidad definitiva de que muchas críticas de la ciencia en el contexto
japonés son, en última instancia, amplias. Y estimula la convicción de que
la ciencia y los negocios estadounidenses continuarán ignorando este
tema en su propio riesgo.
Laurie Brown y R. Yoshida merecen un elogio generoso por presentar
este libro a lectores de habla inglesa.