Вы находитесь на странице: 1из 9

SIEMPRE HEMOS SIDO POBRES

En nuestro país, hemos pasado por muchas etapas desde la sociedad pre-hispánica hasta
la república, las metodologías han variado recurrentemente en las últimas dos décadas,
las cuentas de pobreza y pobreza extrema se han reducido de modo notable, por encima
del 55 por ciento en la década de 1990 al 25,8 por ciento actual (en el caso de la
pobreza), y de cerca de 25 por ciento al 6 por ciento actual.
En el caso de la desigualdad, de igual forma las cuentas hablan de una reducción
sistemática, independientemente del método que se elija. Aprovechando la más reciente
data (2007-2012) calculamos la elasticidad de la relación crecimiento económico-
pobreza, de la cual se deriva que por cada punto de crecimiento económico
conseguiríamos reducir las cuentas de pobreza en casi 192.000 personas por año.
Asimismo, estimamos las tasas de crecimiento necesarias para lograr el 15 por ciento de
cuentas para el 2016 ofrecido por el actual gobierno durante el mensaje de Fiestas
Patrias (28 de julio de 2012). Si consideramos la actual elasticidad (-0,67) y la actual
tasa de crecimiento de ingresos promedio (12 por ciento) para periodo 2007-2012, las
cuentas de pobreza se situaría en 18,5 por ciento el 2016, por encima del objetivo
anunciado. Para alcanzar el mismo los ingresos tendrían que crecer, manteniendo la
misma relación de elasticidad por encima del 17 por ciento anual entre el 2013 y el
2016.

EL COSTO DE LA INDEPENDENCIA
El problema económico tras la Guerra de Independencia se explica por el enganche de
campesinos. El “enganche” se refiere a la búsqueda que realizaban patrullas militares en
sectores pobres del campesinado, enrolando a jóvenes analfabetos para combatir, todo
con el permiso del patrón del fundo, que muchas veces pasaba a ser un oficial del
ejército. Los campesinos abandonaron sus tierras y por lo tanto la productividad
agrícola fue menor. Esto se amplifica en la reconquista con el arresto de hacendados
patriotas, y la destrucción de cosechas durante las acciones militares propias de la
guerra.
Las cifras que nos permiten establecer una relación de los gastos y pérdidas son la
comparación del ingreso fiscal y el gasto fiscal entre los años 1810 y 1821. Los ingresos
en 1810 fueron de 7670 millones de pesos y en cambio en 1821, la disminución es
notable, pues es de 3029 millones, menos de la mitad; en cambio los gastos se
mantuvieron, siendo en 1810 de 3899 millones, y en 1821 el gasto fue de 3224 millones
de pesos. El déficit es apreciable. Los gastos estaban además orientados a lo militar,
pues es en esa época que se financia la Escuadra Libertadora del Perú, que dejará
endeudado al país por varios años.
POBREZA Y DEMOCRACIA

Durante el siglo XX aumentó la esperanza de vida en los países pobres con una ayuda
sanitaria elemental, a base de medicamentos, pero no se avanzó lo suficiente en la
erradicación del analfabetismo, y menos aún en la asimilación de los principios y
valores que reconocen a cada persona los derechos y las libertades fundamentales.
Sin cambios políticos, poco puede hacer una ayuda internacional escasa y muchas veces
interesada, para cultivar la imagen cuando no por crudos intereses comerciales o
militares. El grado de pobreza o el régimen político del país destinatario cuenta menos.
A su vez, los gobiernos receptores de la ayuda la desvían para lograr sus propios fines,
cuando no se la embolsan directamente. La ayuda a la pobreza puede llegar a ser
contraproducente cuando sirve de sostén a regímenes corruptos y represivos, que abusan
sin límite de una población mayoritariamente analfabeta.

La eficacia de la ayuda crecería exponencialmente si se concentrase en los países más


pobres, sobre todo si en esos países la población participa en la elección de sus
gobernantes. Dos condiciones, pues, deberían cumplirse simultáneamente: 1) Que se
destine a los países más pobres, no aquéllos con abundantes recursos, donde la pobreza
puede resolverse con una política fiscal redistributiva, es decir, siempre que los ricos
paguen impuestos y el gasto público dé prioridad al desarrollo económico y social. 2)
Que los gobiernos tengan legitimidad democrática, para fortalecer un estado que proteja
a los más indefensos de abusos y arbitrariedades, y les ofrezca seguridad física y
jurídica.

En el mundo desarrollado, por ingenuidad o cinismo, se admite que los países pobres
estén subyugados por regímenes autoritarios. Por una parte, la política pragmática
remite al interior de cada estado la resolución de problemas, importando poco el tipo de
gobierno. Por otra, desde el idealismo, se aboga por las libertades de los pueblos, que
sin democracia viene a significar la discrecionalidad de los gobernantes.

El bienestar de los países desarrollados se ha conseguido gradualmente, perfeccionando


las instituciones democráticas y la economía de mercado. Históricamente, no hay otra
vía hacia la prosperidad y el avance en los derechos y las libertades personales. Pero
cuando se trata de comercio internacional, los países ricos parece que no creen en la
economía de mercado, sino en los sistemas proteccionistas y coloniales. Exigen a los
países pobres el desarme arancelario y que liberalicen sus mercados, desde los de
recursos naturales hasta los servicios financieros, al mismo tiempo que cierran sus
fronteras, o imponen aranceles prohibitivos a todos los productos del tercer mundo y de
los países emergentes que puedan ser competitivos. Las ayudas y subvenciones
destinadas a proteger las empresas nacionales multiplican en muchas veces la ayuda al
desarrollo.

Los países pobres necesitan libertad para exportar sus productos y un acceso sin trabas a
las nuevas tecnologías. Para lograrlo dependen fundamentalmente de la capacidad de
liderazgo de sus propios gobiernos democráticos, con autoridad moral, que luchen por
participar con las mismas reglas en el desarrollo de los mercados mundializados y en las
instituciones internacionales que regulan la economía global.

1. PARTE
4. Factores de la pobreza

La pobreza condena a gran parte de la población a una vida de privación y sufrimiento, y


peor aún sin futuro. En el sistema económico y social que nos rige pareciera un problema
individual o familiar.

No obstante, es una consecuencia de estructuras públicas y privadas basadas en


privilegios, de procesos económicos no equitativos, de formas injustas de distribución del
ingreso, de la imposibilidad de tener acceso a los servicios (aunque sean limitados) que ofrece
el Estado, de la insuficiente cantidad de empleo que se crea, de la incomprendida relación que
existe entre la población y el medio ambiente y del grado de estabilidad y paz que en la que se
vive.

Los factores de la pobreza (como problema social) que se listan a


continuación, ignorancia, enfermedad, apatía, corrupción y dependencia

4.1. Ignorancia
Ignorancia significa falta de información o de conocimientos. Es diferente a estupidez, que es
falta de inteligencia, y a necedad, que es falta de sensatez. Las tres palabras se confunden con
frecuencia y algunas personas suponen que su significado es el mismo. «El conocimiento es
poder» dicen los ancianos. Por desgracia, algunos, conscientes de ello, intentan guardarse el
conocimiento para ellos solos (como estrategia para obtener una ventaja injusta) e impedir que
otros lo adquieran. No espere que si usted adiestra a alguien en algo en particular, o le da una
información, este adiestramiento o información se transmita de forma natural al resto de la
comunidad.

Es importante determinar qué información es la que falta. Muchos planificadores y personas


con buenas intenciones de ayudar a una comunidad a fortalecerse creen que la solución es la
educación. Pero la educación tiene muchos matices. Algunas informaciones no son
importantes en una situación concreta. Saber que Romeo y Julieta mueren en un drama de
Shakespeare no ayudará a un agricultor, pero sí saber qué tipo de semilla puede sobrevivir en
el suelo que tiene que cultivar, y cual es imposible que prospere.
El adiestramiento de esta serie de documentos para el fortalecimiento de las comunidades
incluye (entre otras cosas) la transferencia de información. Al contrario que en la educación
general, que tiene sus propios métodos para seleccionar lo que abarca, la información que
aquí se incluye está enfocada a reforzar la capacidad, no a la cultura general.

4.2. Enfermedad
Cuando una comunidad tiene una alta tasa de enfermedad, el absentismo es considerable, la
productividad baja y se genera menos riqueza. Aparte de la miseria, aflicción y muerte que
derivan de la enfermedad, es también un factor importante de pobreza en una comunidad.
Estar bien (bienestar) no sólo ayuda a los individuos que están sanos, sino que contribuye a la
erradicación de la pobreza en la comunidad.

En este caso, como en cualquier otro, prevenir es mejor que curar. Este es uno de los
principios de la ASP (atención sanitaria primaria). La economía es mucho más próspera si la
población está siempre sana; mucho más que si la gente enferma y debe ser tratada. La salud
contribuye a la erradicación de la pobreza, sobre todo en cuanto al acceso a agua limpia,
segura y potable, separación de las aguas potables y fecales, conocimientos de higiene y
prevención de enfermedades – mucho más que los médicos, hospitales y medicinas, que son
soluciones curativas costosas, más que medidas para evitar la enfermedad.

Recuerde, nos preocupan los factores, no las causas. No importa si la tuberculosis fue
introducida por extranjeros que vinieron a comerciar, o si era autóctona. No importa si el VIH
que provoca el SIDA fue un complot de la CIA para desarrollar un arma para la guerra
biológica, o vino en la sopa de monos verdes. Estas son posibles causas. Conocerlas no
conseguirá suprimir la enfermedad. Conocer los factores puede llevar a una mejor higiene y a
un comportamiento preventivo, para su erradicación definitiva

4.3. Apatía
La apatía aparece cuando la gente pierde interés, o cuando se siente tan impotente que no
intenta cambiar las cosas, encauzar lo que va mal, corregir los errores o mejorar las
condiciones. A veces, la gente se siente tan incapaz de conseguir algo que envidian a sus
familiares o vecinos de comunidad que lo intentan. Entonces procuran forzar a los que lo
intentan a su propio nivel de pobreza. La apatía conduce a la apatía.

A veces la apatía se justifica con preceptos religiosos, «acepta lo que hay, porque Dios ha
decidido tu destino». Este fatalismo puede ser utilizado como excusa. Está bien creer en que
Dios decide nuestro sino, puesto que si aceptamos que Dios lo determine, tendríamos que
estar motivados para mejorar. «A Dios rogando, y con el mazo dando» es un proverbio que
demuestra que estamos en las manos de Dios, pero también tenemos la responsabilidad de
ayudarnos a nosotros mismo.

Hemos sido creados con muchas capacidades: la de elegir, cooperar, organizar y mejorar
nuestra calidad de vida; no podemos utilizar a Dios o a Alá como excusa para no hacer nada.
Esto es tan malo como maldecir a Dios. Debemos alabar a Dios y utilizar los talentos que él
nos ha dado.

En la lucha contra la pobreza, el activista utiliza el estímulo y los elogios, para que la gente (1)
quiera y

(2) aprenda cómo tomar las riendas de su propia vida.

4.4. Corrupción
Este fenómeno muy propio en sociedades en crisis y con rasgos de pobreza. La corrupción no
es más que el reflejo de la falta de ética; de control de los principales órganos del Estado; es
como una enfermedad que va expandiéndose en todos los niveles del aparato del Estado
hasta llegar a la sociedad civil. Pero no solo es su expansión cuantitativa, es también la
aceptación de esa corrupción, al permitir que se reproduzca y hasta avalarla de hecho.

Por otra parte la corrupción incide negativamente en el desarrollo de una sociedad, por
cuanto los recursos que se deparan por ejemplo, para paliar la pobreza, se desvanecen por
actos de corrupción. Por ello la corrupción es un rasgo de la pobreza y un indicador a la vez
de una sociedad en crisis que debe urgentemente combatirlo para solventar los problemas de
la pobreza extrema severa.

4.5. Dependencia
La dependencia es el resultado de ser el extremo receptor de la caridad. A corto plazo,
como tras un desastre, la caridad puede ser esencial para la supervivencia. A largo plazo, esta
caridad puede contribuir a la posible desaparición del receptor, y ciertamente a la
continuación de su miseria.

Existe la actitud, la creencia de que una persona o un grupo es tan pobre, tan desvalido, que
no puede ayudarse a sí mismo, y que necesita depender de la asistencia exterior. Esta actitud
o creencia compartida es el factor de autojustificación que más contribuye a perpetuar la
condición de que un grupo o individuo depende de la ayuda exterior.

Hay varios documentos más en este sitio que se refieren a la dependencia.


Ver Dependencia y Descubrir recursos ocultos.

Cuando enseñamos el uso de contar cuentos para comunicar principios esenciales de


desarrollo, la historia de Mohammed y la cuerda se utiliza para explicar que la asistencia no
debe ser del tipo de caridad que debilita incitando a la dependencia, sino que debe potenciar
y fortalecer.

Existe una respuesta a este fenómeno de la pobreza a nivel mundial y a nivel local, es así
que en este contexto, surgen ideas sobre la red solidaria, que no es otra cosa que el
surgimiento de numerosas personas y organizaciones que nos acercan distintos programas y
proyectos y teniendo en cuenta que la Red Solidaria no es la que implementa todas estas
actividades, sino mas bien es el nombre que recibe el movimiento, ya sea que venga de la
sociedad, los gobiernos o la comunidad internacional, en un principio son ideas, luego se
convierten en programas y posteriormente se materializa a través de los proyectos, los cuales
son pensados y elaborados en la actividad cotidiana, pero que tienen realizadores y autores,
porque éstos pertenecen a la comunidad.

Por lo tanto, cualquier gobierno, organización o persona de cualquier parte del mundo
puede copiar, mejorar, difundir o multiplicar este movimiento de “Red Solidaria”. En esta
investigación se asume el concepto de “Red solidaria”, diseñado bajo el esquema de Gobierno
en Acción y que pretende erradicar la pobreza a largo plazo.

5. Tipos de Pobreza
En este aspecto tenemos a:

5.1. Pobreza Individual


Es aquella que se limita a un individuo (y por extensión a la familia del mismo), es
aquella imposibilidad para proveerse de los insumos y servicios básicos, y cubrir las
necesidades propias y de la familia, en especial cuando se es el principal o único proveedor
de la familia

Este tipo de carencias se ven influenciadas por la falta de conocimientos propios de la


instrucción educativa, es decir, la falta de estudios, así como por factores sociales, religiosos,
étnicos, políticos, económicos y de edad (suele afectar con frecuencia a grupos sociales de
edades avanzadas o tempranas como niños y ancianos), entre otros factores, que suelen
afectar directa e indirectamente, provocando el estado de pobreza.

5.2. Pobreza Colectiva


Es aquella que afecta a un sector social (cultural, étnico, religión, etc.), que se encuentra
dentro de una población más general que cuenta con cierta prosperidad, estos sectores de la
sociedad, pueden variar en cuanto a la cantidad de población. Se trata de sectores
poblacionales que carecen de los recursos necesarios para poder satisfacer las necesidades
básicas de alimentación, vivienda, salud, vestido, servicios, etc.

Es producto de un desarrollo económico, educativo, así como en ocasiones por


discriminación de ese sector social. Un ejemplo de este último caso es el que sucede en la
india, en donde a cierto sector social se le aleja de varias actividades económicas (los parias).

5.3. Pobreza Extrema.


Es aquella en la que las necesidades como alimento, vestido o casa, no se pueden
satisfacer, careciéndose de cualquier medio económico de sustento que pueda paliar dicha
situación.
Es acompañada de desnutrición por falta de una buena alimentación, enfermedades, y
en muchas ocasiones la carencia total de un lugar propio o alquilado para la vivienda,
teniendo que vivir en la calle o en casas hechas con láminas y otros materiales provenientes
de desechos.

La carencia total de recursos, para la alimentación y la vestimenta, obliga muchas veces


a su adquisición entre la ”basura”, siendo entonces que estas personas se ven en la necesidad
de “pepenar” entre los basureros, ropas, zapatos, diversos objetos e incluso comida,.

5.4. Pobreza Temporal.


Es aquella carencia de recursos suficientes para atender las necesidades primarias de la
persona, familia o grupo social, que tiene un carácter pasajero. Pudiendo remediarse por
diversos factores.

Por ejemplo en el caso de la pobreza pasajera de una persona, podría remediarse al obtener
un empleo remunerado, que le permitiera satisfacer sus necesidades y las de su familia o
como en el caso de la pobreza de un sector de población que fuera afectado por un
fenómeno natural que destruyera sus posesiones, que se podría remediar con el tiempo, así
como la que suele ser provocada por los denominados vaivenes económicos que provocan
crisis económicas que afectan a la población disminuyendo sus recursos y que luego de un
crecimiento económico, estos sectores de población, logran recuperarse.

5.5. Pobreza Permanente.

Se habla de pobreza “permanente” de pobreza, cuando el estado o situación de


carencia posee ese carácter, al no poder contarse con los recursos económico-
monetarios, educativos, tecnológicos, de recursos naturales o de empleo para poder
revertir dicho estado de carestía, así como la falta de oportunidades para tal fin (estas
trabas pueden ser políticas, culturales, sociales e inclusive religiosas, donde por alguna
situación particular (por ejemplo la segregación social de un grupo en particular, les
impide obtener un crecimiento económico que les permita una elevación respecto de
su estado actual de carencia).

5.6. Pobreza Cíclica.

Se entiende por esta, a las carencias y escasez de los abastecimientos, por motivo
de causas naturales (como por ejemplo sequías), o producto de factores humanos
(como podría ser la mala administración de los recursos o su acaparamiento), es decir,
se trata de las carencias que afectan a una porción de la población de un determinado
lugar, provocando la falta de los recursos (agropecuarios).

5.7. Pobreza Relativa.

Se trata del estado de carencias de los ingresos de un individuo, tomando como


parámetro de medición, los ingresos promedios de la sociedad en la que se vive (un
país o un continente) , siendo estos ingresos mucho menores al promedio de la zona en
particular en la que se está viviendo, es decir, es relativamente cuanto al punto de
referencia de la medición.

5.8. Pobreza Absoluta.

Se basa en el requerimiento de una misma cantidad de recursos (económicos),


para la satisfacción de las necesidades, sin tomar en cuenta la situación particular de
donde se esté viviendo, es decir, a diferencia de la pobreza relativa, se toma un
estándar arbitrario, para la medición de pobreza, que es la cantidad de ingresos que se
perciben, independientemente del lugar del mundo en el cual se vive, tomándose como
pobres, a quienes no cuentan con un ingreso superior a dicha cantidad “arbitraria” que
se toma como parámetro de medición.

5.9. Pobreza Económica.

Se entiende que es la carencia de cualquier medio económico, ya sea en forma


individual o colectiva y de sus consecuencias para la obtención de la satisfacción de
las necesidades básicas. Suele interpretarse también como la carestía de la percepción
de un salario o sueldo que sustente los gastos económicos de grupos e individuos, así
como de instituciones.

5.10. Pobreza en servicios.

Se refiere a la falta de servicios básicos, como drenaje, servicio de agua potable,


electricidad, servicios médicos, etc.

5.11. .Pobreza en educación.

Se entiende de aquella carencia de conocimientos recibidos o que se pueden


recibir, mediante la instrucción educativa en las escuelas y otros medios.
5.12. Pobreza en salud.

Se habla de las carencias que se tienen en cuanto al servicio médico, suministro


de medicamentos y atención médica, por parte de las personas, ya sea por falta de
recursos para pagarlos (por parte de las personas), o en su caso, por parte de un
gobierno o entidad para suministrarlos a su población.

5.13. Pobreza en alimentación.

Se habla de la carencia de los recursos alimentarios básicos para la buena


nutrición del organismo, entendiéndose de ello, que no se pueden obtener los
alimentos necesarios para la alimentación propia y familiar, ya sea por causas como
malas cosechas, el evasión de precios, guerras, mala administración o distribución de
los recursos, así como falta de recursos económicos para adquirir los alimentos, etc.,
de una manera “crónica”, es decir, permaneciendo en un estado de “hambre”
constante.

5.14. Pobreza social.

La pobreza social se mide según el auxilio que reciben las personas de bajos
recursos dentro de una sociedad. En este sentido, ser pobre se considera una categoría
dentro de un conjunto de personas y se determinará según el nivel de reacción social
que resulte de una situación desfavorable concreta.

5.15. Pobreza infantil.

La pobreza de una comunidad afecta, sobre todo, al crecimiento, la salud y el


desarrollo cognitivo, emocional y conductual de los niños. Por ello, la desigualdad
entre familias pobres suele generar pobreza infantil de forma inmediata, puesto que
sus efectos se impondrán desde etapas muy tempranas de la vida.