Вы находитесь на странице: 1из 3

a.

DEUDA EXISTENTE Y CREDITO LIQUDADO, EXIGIBLE, FIRME Y NO


PRESCRITO

Para que la compensación se realice debe existir una deuda, ello


determina la certeza de la deuda, por el contrario cuando la deuda es
incierta en cuanto a su existencia se ha rechazado a compensación1. Por
el contrario resulta irrelevante que la deuda tributaria sea incierta en
cuanto a su monto mas no en cuanto a su existencia que es vital para la
compensación.

Respecto al crédito, este debe estar liquidado, es decir la cuantía del


crédito debe encontrarse perfectamente delimitada o determinada. De
igual manera el crédito debe ser exigible lo que significa que su pago no
pueda rehusarse conforme a derecho. A ello se adiciona que el crédito
debe ser además firme es decir que no debe estar sujeto a controversia
alguna.
Finalmente debe señalarse que el crédito no debe estar prescrito esto es
que el mismo haya perdido vigencia a efectos jurídicos.

b. QUE SE TRATE DEL MISMO TRIBUTO


Para que la compensación proceda es necesario que se trate de mismo
tributo. Por ejemplo si el contribuyente solicita compensación del pago del
impuesto a las ventas, el crédito que oponga deberá ser el mismo
impuesto y no de otro como el impuesto selectivo al consumo, impuesto
a la renta, etc.

c. QUE SE TRATE DE TRIBUTOS ADMINISTRADOS POR EL MISMO


ORGANO
El artículo 40 del Código Tributario (TUO de 19/08/1999. D.S. 135-99-EF)
que regula lo referente a la compensación, es claro al referirse que los

1
En la R.T.F.N° 12414 del 02/12/1976, se resolvió que no es posible compensar futuras deudas
tributarias aún existentes y surgidas del impuesto a las remuneraciones, con el crédito que tenía el
contribuyente por haber pagado indebidamente por este concepto ya que esas futuras deudas son
legalmente imposibles de contraer considerando que el contribuyente esta exonerado del impuesto las
remuneraciones que origino el pago indebido.
tributos a compensarse deben ser administraos por el mismo órgano. De
esta forma, por ejemplo, no procede solicitar compensación entre el
impuesto a renta y los derechos e importación pagados en exceso porque
se trata de tributos administrados por diferentes organismos del Gobierno
Central.

d. QUE SEA DECLARADA POR EL ORGNO ADMINISTRADOR DE OFICIO


O A PETICION DE PARTE
Para que surta efectos cancelatorios se precisa que el órgano
administrador declare la compensación de oficio o a petición de parte. Al
no existir la compensación automática si un contribuyente motu proprio da
por cancelada su obligación con el crédito que tiene con el órgano
administrador, corre el riesgo de sufrir la acción de cobranza coactiva, con
las molestias que ella conlleva. Sin embargo esta medida debe finalmente
suspenderse2.

También en caso que un contribuyente reclame extemporáneamente


solicitando la compensación. Procede admitir la reclamación en la medida
que se encuentre acreditada la existencia del crédito liquidado y exigible
(R.T.E N° 15600 del 14/12/1979). Si a pesar de ello se iniciara la cobranza
coactiva e incluso se pasara al embargo, cabe aplicar la suspensión de
esta medida, “pues no es posible llevar adelante la cobranza de un
obligación tributaria que se encuentra satisfecha, desde que este caso
está perfectamente acreditado que procede de la compensación prevista
en el art. 35 (hoy art. 40) del Código Tributario (R.T.F. N°11289 del
25/02/1976).

En la legislación comparada, caso mexicano, se consideran


adicionalmente otros requisitos como: 1. Reciprocidad y propio derecho
(es necesario que los acreedores y os deudores lo sean por propio
derecho y obligación propia); 2. Principalidad de las Obligaciones (los
créditos compensables deben ser principales y no accesorios o

2
Pedro FLORES POLO Derecho Financiero y Tributario Peruano. Pág. 387.
dependientes); 3. Fungibilidad (Los créditos compensables deben ser de
dinero). Se incluyen también requisitos que conocemos y hemos
explicado hace un momento, tales como: 1). Liquidez, 2). Exigibilidad y
firmeza; 3). Libre disposición de los créditos y 4). Procedencia (que se
trate del mismo impuesto).3

3
Cesar IGLESIAS FERRER, “Derecho Tributario- Dogmática General de la Tributación”, Primera Edición,
Editorial Gaceta Jurídica, Lima, 2000, Pág. 614.