Вы находитесь на странице: 1из 7

Una residencia holandesa ofrece

estancia gratis a los estudiantes a


cambio de compañía para sus mayores
”Humanitas” es una residencia de ancianos muy peculiar. Está situada en
la ciudad holandesa de Deventer, y en ella se ofrece vivienda gratuita a
todos aquellos estudiantes que estén dispuestos a pasar al menos 30
horas al mes con los residentes mayores.

La idea es que se produzca un intercambio beneficioso para ambas


partes. Por un lado, los mayores sienten la compañía, el cariño y el
respeto de los estudiantes y por otro, los jóvenes cuentan con una ayuda
económica transformada en vivienda que no les supone demasiado
esfuerzo (tan sólo pasar una hora al día con los ancianos) y, sin embargo,
les da cierta autonomía a la hora de seguir con sus estudios.

Pero más allá de la compañía o lo estrictamente económico, el hecho de


que los estudiantes pasen en la residencia algunas horas con los mayores
crea un vínculo entre ellos muy especial, comparten confidencias, se
ríen juntos, salen a pasear y abandonan la gris rutina, algo que hace
que mejore el estado de ánimo de los abuelos y aumente el contacto
social entre ellos. Además, dejan a un lado temas como la muerte, la
vejez o las enfermedades para hablar de actualidad, fútbol y hasta de
amor.

Los más jóvenes, por su parte, aseguran que los lazos que les unen son tan fuertes
que les llevan a contarles cosas a los abuelos como si fueran de su propia familia. El
cariño y la complicidad mutua es tan grande, que alguno, incluso, ha llegado a
acompañar a uno de los ancianos hasta su último suspiro de su vida y como muestra
el video que podéis ver a continuación, el sentimiento de pena por la pérdida es tan
grande como la satisfacción de estos jóvenes de sentir que ayudan a ser más felices a
los ancianos en los últimos años de su vida.

”Humanitas” ya funciona en Holanda desde hace algún tiempo, y esperemos que sea
referente para muchas otras residencias, ya que supone un aliento de esperanza a
muchos mayores que se sienten solos y a muchos jóvenes que necesitan ayuda…
Cáritas Alemana en el campo de los Adultos Mayores
Voy a limitarme de hablar de la Cáritas como organización, pues como principio ésta existe o
debería existir en cada comunidad cristiana. La Cáritas organizada en Alemania surgió desde hace
más de 100 años (1897) como respuesta de la Iglesia Católica a la crisis económica y social del país
para coordinar más eficientemente la ayuda y reforzar la influencia en la sociedad y en las
decisiones político-sociales.

Bajo el término de Servicios Externos se entiende todas los servicios que se dirigen a los adultos
mayores que viven en su hogar. Existen:

Servicios de acompañamiento y asistencia: Comida a ruedas, apoyo a los familiares que cuidan a
sus adultos mayores, centros diurnos, atención de enfermos con demencia, sistemas de control,
acompañamiento de los moribundos y sus familiares, visitas a domicilio, cuidados y enfermería en la
casa etc.

Asesoramiento, terapia, información y mediación: Asesoramiento social para los adultos mayores y
sus familiares, asesoramiento habitacional, consulta psico-geriátricos, terapia psico-social etc.

Ofertas para el tiempo libre y la comunicación: Centros de día, clubes de adultos mayores,
recreación, excursiones, fiestas, Cafés Internet, etc.

Promoción comunitaria: Animación de autoorganización y autoayuda, promoción del voluntariado y


participación ciudadana, creación de redes de adultos mayores, iniciar trueques intergeneracionales
etc.

Los objetivos de los Servicios Externos:

- Se pretende que el adulto mayor viva más tiempo posible en forma autónoma y en dignidad.

- Se pretende que el adulto mayor participe en la vida social y que se evite su aislamiento.

- Se pretende que el adulto mayor se mantenga en lo posible en su ambiente hogareño y dentro de


su red social.

- Se pretende defender los intereses de la población adulta mayor en la sociedad y mejorar la


imagen de la vejez y del envejecimiento.

Los Servicios Externos se organiza por parte de las Cáritas locales y/o parroquiales.

Hogares de Adultos Mayores:

La Iglesia por ejemplo a través de las Congregaciones Religiosas tiene una larga trayectoria de
albergar a los adultos mayores en Hogares. Las Congregaciones que actúan en el área social son
miembros de la Cáritas. Necesitan de la Cáritas por ser representadas ante las entidades públicas
y, por ej., para participar en los programas de capacitación. Por la falta de hermanas religiosas las
Congregaciones actualmente trabajan menos en todos los campos sociales. Ahora son las Cáritas
locales que se han responsabilizado de los Hogares para Adultos Mayores. En general se forma una
red de hogares de una ciudad o región por trabajar más eficazmente sobre todo en la
administración.

Son 1041 Hogares de Ancianos que pertenecen en Alemania a la Cáritas.


Cohousing: vivir con amigos en la vejez

Por Jimena Sánchez | Los espacios donde los adultos mayores tienen viviendas
individuales pero comparten espacios comunes ya son tendencia en Europa y Estados
Unidos. En qué consiste este formato mundial que suma adeptos en la Argentina.

Desde hace más de 20 años ocho amigos misioneros arman planes y salidas, forman
cuatro matrimonios y cada pareja construyó su casa en un terreno rural común cerca
de Posadas, Misiones. Su idea es irse a vivir ahí a medida que se vayan jubilando.

Una de las impulsoras del proyecto y habitante del cohousing argento es Inés Arias,
antropóloga de 68 años: "Empezamos a construir hace tres
años. Compartimos almuerzos, mates, lecturas, charlas y películas los fines de semana
y de a poco nos vamos a ir instalando”, cuenta Inés. Sólo les falta terminar la casa de
una de las parejas para completar el plan. No quieren aislarse, por eso crearon una
biblioteca en el pueblo y tratan de conectar con gente del lugar. "Al principio nos
decían que estábamos locos, pero no le dimos bolilla a nadie y avanzamos, estar con
pares es una experiencia maravillosa".

El terreno todavía no tiene conectividad, lo que primero fue considerado una suerte de
oasis desintoxicante por Inés y sus amigos hoy es un tema a solucionar: "Primero nos
pareció el paraíso, ahora estamos armando todo porque sin WIFI no podemos estar",
cuenta la antropóloga.

"¿Y si vivimos todos juntos?" la pregunta es el título de una película francesa, pero de
este lado del océano más de uno se lo plantea en serio. Vivir con amigos, lejos de ser
sólo un sueño adolescente, puede convertirse en una solución para la vejez. Cuando
las alternativas son la institucionalización o la familia, aparece esta opción de planificar
el retiro con pares.

Los misioneros se sumaron a la tendencia y para Ricardo Iacub, responsable de la


cátedra de Tercera Edad de la Facultad de Psicología de la UBA, tiene una explicación:
"La que viene es una sociedad que va a requerir más modos colaborativos. Es una
cuestión demográfica, la gente vive muchos más años y no acepta que le digiten la
vida. Los principios de autonomía son mayores".

Hermanos, primos, amigos, conocidos. En un edificio porteño, en un campo


bonaerense o en un terreno común, los formatos son infinitos. "Los grupos de amigos
permiten mantener el estilo de vida. La idea es que se elijan formas inteligentes para
cada uno y poder reservar la residencia de adultos mayores para cuando realmente
necesitamos asistencia permanente. El geriátrico es una
instancia medicalizada", afirma Iacub.

La resistencia de algunas familias a estos nuevos formatos no es un tema menor.


Según el especialista en Tercera Edad, suelen darse ciertos temores sobre los acuerdos
jurídicos y de propiedad que cada comunidad va a establecer. En el caso de Inés todo
fue sobre ruedas: "Los hijos nos ven muy felices con la experiencia entonces
participan, vienen los fines de semana con nosotros y nos apoyan. Ahora hay algunos
que hasta se hicieron amigos entre sí". La antropóloga Arias además es subsecretaria
de Adultos Mayores del Ministerio de Desarrollo Social de Misiones, y afirma que el
cohousing "es uA diferencia del proyecto autogestivo de Inés, en Tapalqué (provincia
de Buenos Aires), la iniciativa fue municipal. En 2009 Construyeron viviendas sociales
pensadas para personas de más de 60 en las que cada cual viva de manera autónoma
pero con un centro común, un botón de emergencia y alguien siempre a disposición en
la administración. "Este proyecto le brinda a personas de bajos recursos la posibilidad
de vivir en departamentos independientes pero tutelados", afirma la directora del
complejo Mariángela García.

Colaborativo y sustentable

Lejos de la tierra colorada, otras cuatro parejas amigas de toda la vida decidieron
sumar sus ahorros y construir un pequeño pueblo propio a orillas del Río Llano en
Austin, Texas. Lo llamaron "Llano Exit Strategy" y tiene un plus, además de comunitario
lo hicieron del modo más económico y sustentable posible. Cada cabaña tiene barriles
para almacenar agua de lluvia, paredes reflectantes y ventanas aislantes especiales
para ahorrar en calefacción y refrigeración. Como en Misiones, lo usan de casa de fin
de semana y se quedan a vivir a medida que se van jubilando.

"Planeamos todo en la vida, pero nunca pensamos cómo nos gustaría pasar nuestros
últimos años" dice Jane Fonda en la película "Y si vivimos todos juntos". La proyección,
la creatividad y el espíritu comunitario son la base de esta tendencia. El cohousing
tiene más arraigo en Estados Unidos y en los países europeos con tradiciones
familiares menos fuertes que en Argentina, pero ya hay experiencias locales concretas.
"Hay que desterrar la idea de la vejez como lugar en el que uno ya no elige. La gente
puede inventar nuevas formas de vida", sostiene Iacub. La fantasía de vivir con amigos,
hacer planes divertidos y pasarla bien se traslada del imaginario adolescente a la
adultez. ¿Qué querés ser cuando seas grande? Ellos eligen ser cohousers y vivir todos
juntos.
Proyecto de intercambio generacional: Aprendamos
juntos

A generation exchange project: Aprendamos juntos

Emilio Fariña López1, María Montilla Fernández2, Alberto Durán Martos2,


Gabriel J. Estévez Guerra1, Isabel Perera Carballo2

1
Departamento de Enfermería. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria
2
Servicio de Geriatría. Hospital Insular de Lanzarote

El presente trabajo obtuvo el Premio SEEGG 2006 a las Comunicaciones Científicas


presentadas al XIII Congreso Nacional de la SEEGG. Palma de Mallorca, abril de
2006.

RESUMEN

Introducción: Con el objetivo de promover la interrelación entre jóvenes y


mayores institucionalizados se inició, en la isla de Lanzarote, el
proyecto Aprendamos Juntos.
Metodología: Participaron alumnos de primaria y mayores de una residencia con
un nivel de deterioro moderado. Se realizaron dos sesiones de trabajo en el centro
de enseñanza y otras dos en la residencia de ancianos.
Resultados: El nivel de satisfacción de los participantes fue elevado. Se apreció en
los niños un cambio de actitud respecto a la figura del mayor. Se constató en los
ancianos un aumento de la motivación y de la actividad habitual. Se incrementó la
satisfacción laboral de los profesionales.
Conclusiones: Las acciones emprendidas no actúan como mera actividad lúdica,
sino que tienen una función terapéutica. Son significativos los cambios de actitud
que se producen en los niños con respecto al mayor. El abordaje interdisciplinar
permite a los profesionales alcanzar más fácilmente los objetivos terapéuticos.
Destacamos los beneficios obtenidos a pesar del reducido coste del proyecto.

Palabras clave: Relaciones intergeneracionales, institucionalización, ocio


terapéutico, ancianos-niños.