Вы находитесь на странице: 1из 9

TRATAMIENTO DE TEÑIDO

1. COLORANTES:
Primitivamente, casi todos los cueros se sometían a un proceso de curtido vegetal que
les impartía un color marrón natural, cuyo matiz dependía de los extractos utilizados y
del tipo de proceso. Los colores resultaban más profundos según la cantidad de aceite
agregado, de forma tal que los cueros pesados para botas eran marrón oscuro, mientras
que los cueros para monturas eran más claros por la menor cantidad de aceite.

La introducción de colores diferentes requería de un proceso difícil y costoso que por lo


mismo, quedaba restringido a ciertos artículos de lujo, y los taninos más claros eran los
más solicitados.

Las maderas tintóreas de los árboles del Caribe, el descubrimiento del color violáceo y
el desarrollo de la industria de los colorantes sintéticos en Alemania, permitieron el
nacimiento de una nueva tecnología del cuero que en la actualidad permite gracias al
curtido al cromo y una amplia gama de sustancias curtientes, la aplicación del color que
se desee a cualquier tipo de cuero.

Los colorantes son sustancias orgánicas solubles en medio ácido, neutro o básico, que
poseen una estructura molecular no saturada. Es decir son electrónicamente inestables
y por eso absorben energía a determinada longitud de onda, si fueran estables
absorberían todas o rechazarían todas.

Los grupos responsables de la absorción de la luz se llaman cromóforos y se desatacan


como los más comunes: grupo etileno, grupo carbonilo, grupo carbimino, grupo azo,
grupo azoxi, grupo nitroso, grupo nitro, y grupo quinoideo.
Todos ellos son compuestos que tienen electrones resonando a determinada frecuencia
por eso absorben y rechazan luz que al unirse por ejemplo con un anillo de benceno,
naftaleno o antraceno (anillos insaturados) refuerzan la absorción de la radiación, pero
estas sustancias que se forman aún no son auténticos colorantes.
Para ello es necesario que contengan en sus moléculas grupos auxocromos que son los
responsables de la fijación al sustrato a teñir, son capaces de fijar la molécula del
colorante y en algunos casos pueden incluso intensificar el papel de los cromóforos.

Los grupos auxocromos más comunes son: grupo sulfónico, grupo carboxílico, grupo
hidroxílico y grupo amínico.
El grupo sulfónico permite en la mayor parte de los colorantes la solubilidad en agua y
el vehículo usado para teñir en la curtiembre es el agua, aunque no todos los colorantes
usan como vehículo el agua.

Los grupos cloro, bromo e iodo también actúan como auxocromo transmitiendo la
solidez a los colorantes.
El sulfónico, carboxílico y el hidroxílico dan carácter aniónico a la molécula del colorante,
mientras que el amínico le proporciona un carácter catiónico. Aunque hay colorantes
que presentan aminas y por lo tanto tienen su parte básica en la molécula, entonces
depende a qué pH los usemos, son anfóteros, o sea pueden ser catiónicos o aniónicos,
la misma molécula puede estar cargada distinto.
Normalmente en la curtiembre no se hacen cambios tan bruscos de pH como para que
un colorante que es aniónico normalmente a pH 3 o 4 pase a ser catiónico para lo que
se necesitaría un pH 1 o 2.

2. CLASIFICACIÓN QUÍMICA DE LOS COLORANTES PARA CUERO:


Según el origen de los colorantes se pueden clasificar en: naturales y sintéticos.

2.1. NATURALES:
También se los llama palos tintóreos. Desde el punto de vista químico son bastante
similares a los curtientes vegetales y son muy poco usados porque han sido
relegados a un segundo plano por la aparición de los colorantes sintéticos. En tipos
de cueros muy especiales todavía se utilizan palos tintóreos que son derivados de
los árboles que tratados en determinadas condiciones y mordenteados de
determinada manera nos dan colores determinados.
Por ejemplo el extracto de campeche contiene como materia colorante la
hemateína que tiñe de color negro. El palo rojo de Brasil contiene brasilina que tiñe
de color violeta y el palo amarillo compuesto por morina que da negro y la fiseteína
que da pardo.

2.2. SINTÉTICOS:
a. Colorantes azoicos:
Pueden dar colorantes del tipo metálico al coordinarse con cromo, cobre y otros
iones metálicos. Dan matices cubrientes, sólidos a la luz y a los tratamientos en
húmedo (no presentan migración). Según tengan en su molécula uno, dos o más
grupos azoicos se los llama: monoazoicos, di o poliazoicos.
b. Colorantes del di y trifenilmetano:
Dan teñidos muy brillantes, pero de escasa solidez.
c. Colorantes nitrados y nitrosados:
d. Colorantes quinolina y acridina:
e. Colorantes de quinonimina:
Son los compuestos de donde fundamentalmente derivan los colorantes
conocidos como oxacinas, tiacinas y acinas.
f. Colorantes de azufre
Se obtienen por acción del azufre sobre compuestos metálicos.
g. Colorantes antraquinónicos:
Derivan de la antraquinona, producto de oxidación del antraceno. Dan teñidos
muy sólidos.
h. Colorantes indigóides:
La mayoría de los colorantes que se emplean son del tipo azoico, luego le siguen
los de trifenil metano y en tercer lugar los nitrados y nitrosados y por último
diaquimida, quinolimina, azufre y antraceno. Los indigoides no se utilizan en el
proceso del cuero pero si en telas.
3. CLASIFICACIÓN SEGÚN SU COMPORTAMIENTO EN LA APLICACIÓN DEL
CUERO:
3.1. COLORANTES ANIÓNICOS:
Son los colorantes más utilizados en el teñido de cueros curtidos al cromo o
tratamientos preliminares catiónicos de cueros curtidos vegetal/sintético. De
acuerdo al valor de pH del cuero y de los baños del teñido se puede controlar la
intensidad de penetración. Se logra la intensidad de penetración deseada
mediante la reducción de los valores de pH <4,0, la mayor parte con ácido
fórmico. Con productos auxiliares apropiados para el teñido podemos influir en
la afinidad de los colorantes, referente al rendimiento o igualación.

a. Colorantes ácidos simples:


Colorantes de bajo peso molecular, precio económico y buena capacidad de
penetración que producen mayormente tonos de color claro y brillantes pero
no tienen buena solidez a la luz, humedad, sudor y lavado.
b. Colorantes sustantivos o directos:
Se llaman así porque tiñen directamente las fibras vegetales sin necesidad
de ser éstas mordentadas. Son de elevado peso molecular, solideces medias
y colores no demasiado vivos. Tienen escaso poder de difusión por lo que
dan teñidos de buen poder cubriente y cubrimiento de los defectos. Son
poco estables a los ácidos por lo que no pueden emplearse en cueros de
curtición vegetal.
c. Colorantes especiales:
Colorantes desarrollados para la industria del cuero, que poseen
especialmente alto perfil de solidez, una buena combinabilidad y presentan
una buena capacidad de igualación. Predominantemente están en el
mercado como colorantes en polvo. Sin embargo, en los últimos años vienen
cada vez más fuertes regulaciones líquidas. Ellas tienen la ventaja de no
empolvar, de la buena dosificación y sobre todas las cosas poseen solo
escasas partes de sal en el producto.

3.2. COLORANTES DE COMPLEJO METÁLICO 1:1


Aquí es una molécula colorante, ligada o enlazada a un átomo central metálico,
como por ejemplo cromo, hierro, cobre o cobalto. Poseen una buena solidez a
la luz y al lavado, así como una buena capacidad de igualación. Sin embargo, no
se logran tonos profundos de color. Predominantemente se utilizan para el
teñido de cueros para vestimenta y guantería, así como teñidos en tonos
pasteles.

3.3. COLORANTES DE COMPLEJO METÁLICO 1:2


Aquí son dos moléculas colorantes, ligadas o enlazadas a un átomo central
metálico. Los colorantes de este grupo poseen también alta solidez a la luz,
humedad y sudor y también la buena propiedad de teñido de los cueros
recurtidos al cromo vegetal/sintético. Igualación y capacidad de teñido son, sin
embargo, reducidas.

3.4. COLORANTES CATIÓNICOS:


Se encuentran en forma de sales de bases colorantes; tienen pues carácter
catiónico. Precipitan por acción de los álcalis o de las sales contenidas en aguas
duras. Por ello al preparar las disoluciones de colorante conviene corregir la
dureza de las aguas. Con los curtientes vegetales dan compuestos insolubles
(lacas), por eso son adecuados para el cuero al vegetal, porque dan teñidos de
gran plenitud y brillo, pero de escasa solidez a la luz.
Son óptimos con los cueros curtidos al vegetal porque la piel está cargada
negativamente y siendo ellos positivos quedan en la superficie. Si tiñéramos con
colorantes ácidos y el cuero está negativo, el colorante penetraría pero no se
fijaría.
Tienden a dar brillo metálico, defecto que se conoce con el nombre de
bronceado y que se presenta cuando se trabaja con sobredosis de colorante.
El cuero al cromo tienen poca afinidad con los colorantes básicos, sin embargo
estos pueden aplicarse si el cuero ha sido previamente teñido con colorantes
aniónicos o tratado con agentes aniónicos.
Para evitar el bronceado es bueno usar productos auxiliares catiónicos, que
producen una fijación homogénea del colorante y favorecen su penetración.

3.5. COLORANTES DE OXIDACIÓN:


Son derivados de la anilina, se usan en peletería ya que pigmentan la lana y el
pelo. Se oxidan con el aire y son muy reactivos (se deben tener en recipientes
tapados). Es muy difícil obtener siempre tonos iguales y son poco sólidos a la
luz.
En pieles de oveja se utiliza muy poco, salvo teñidos particulares por ejemplo a
dos tonos en la altura de la lana (se tiñe abajo y luego se tiñe a cepillo por
oxidación las puntas) lográndose dobles tonos y hasta tres tonos.
En el caso de pieles finas, por ejemplo nutrias que se venden en color natural,
son igualadas, se les hace un teñido de uniformización ya que la zona de la
barriga es más amarillenta, mientras que en el lomo es más oscuro. Toda la piel
es uniformizada con un colorante de este tipo.
En el caso de lanares se puede hacer el teñido sin levantar temperatura. Una vez
agregado el colorante el pH se levanta a 7-7,5, el mordiente sale del pelo (actúa
como catalizador) y después de fijado el colorante (todavía no tiene color, da
pardo sucio) se oxida con agua oxigenada.
Debe tenerse cuidado en la concentración usada ya que un exceso puede
producir descurtición. Es muy difícil obtener los mismos colores.

3.6. COLORANTES REACTIVOS:


Son los que tiñen por reacción directa del colorante con el colágeno de la piel,
aunque pueden hacerlo también con el cromo. Pertenecen a este grupo los
triacínicos que llevan átomos de cloro, gracias a los cuales tiene lugar la reacción
con la fibra. Son adecuados para el teñido de cueros afelpados. No dan tinturas
muy intensas pero si sólidas al lavado y a la luz.

3.7. COLORANTES DE DISPERSIÓN:


Originalmente desarrollados para el teñido artificial, se utilizan hoy en día
también para el teñido de fibras sintéticas. En la industria del cuero sirven en
algunos casos para teñido de lana, pieles de peletería en tonos de color claros y
medianos.

3.8. COLORANTES DE AZUFRE:


Se utilizan en el teñido de gamuza. Producen alta solidez, sin embargo matizan
los tonos de color. En el mercado existen colorantes especiales solubles que se
aplican como colorante penetrante, también para cuero al cromo.
3.9. COLORANTES SOLUBLES EN GRASAS Y ACEITES:
Colorantes bases libres, como por ejemplo base de nigrosinas o también algunos
colorantes azoicos, que no contienen ningunos grupos hacedores solubles al
agua, coloran grasas neutrales, aceites y ceras. Se utilizan en la coloración de
betunes, aprestos de cera, mezclas de grasas especiales o disolventes orgánicos.

4. CARACTERÍSTICAS Y EXIGENCIAS DE LOS COLORANTES:

 SOLIDEZ A LOS ÁLCALIS:


El colorante soluble debe ser resistente a álcalis diluidos, como soluciones de
carbonato sódico o amoníaco y no debe presentar cambios repentinos del tono
del color.

 RENDIMIENTO:
El teñido es determinado por la composición química de los colorantes y de las
propiedades del cuero a teñir. La capacidad de rendimiento de un colorante, es
transmitida por tinturas en diversas concentraciones y determinada con una
curva de rendimiento. Cuando la intensidad de un teñido no aumenta más, es
alcanzada la capacidad de saturación del colorante. El colorante sobrante se
queda en el baño, se deposita, sin enlazarse en el sustrato o penetra
profundamente en las zonas interiores. La curva de rendimiento, permite
reconocer claramente, que un teñido más allá de la capacidad de saturación, es
antieconómica. Un método de la capacidad de rendimiento, uniforme y oficial
para cuero al cromo o cuero recurtido, no existe en estos momentos.

 COMPORTAMIENTO DE FIJACIÓN:
El comportamiento de fijación de un colorante es transmitido y caracterizado por
decoloraciones, cuanto colorante (%) en una unidad de tiempo (min) es fijado en
el sustrato cuero. Junto a la estructura química del colorante, la velocidad de
fijación, determinada en gran parte por el tipo de curtición, el tipo y la cantidad
de recurtientes aplicados, del valor de pH y de la temperatura del teñido. El
comportamiento de fijación produce un debilitamiento de la combinabilidad con
otros colorantes.

 HOMOGENEIDAD:
Un colorante es homogéneo desde el punto de vista de la fabricación si tiene
menos del 5% de colorante de matizado, es decir cuando no se le adiciona
ninguna otra sustancia colorante en cantidad importante.
Esto se verifica realizando una prueba que consiste en humedecer un papel de
filtro en el borde, se coloca una punta de espátula de colorante, se sopla y las
partículas del colorante pasan por la zona húmeda, quedando adheridas y
comienzan a disolverse. Al soplar se dispersan los distintos componentes de la
mezcla y se ven los distintos colores. Lo grave sería que por ejemplo para hacer
un verde haya un azul y amarillo, entonces en el teñido al cambiar los pH pueden
obtenerse distintos colores finales. Si los componentes de la mezcla son similares
no hay mayor problema.
El mismo ensayo se puede hacer llenando una probeta con agua y espolvoreando
el colorante, así se observarán sus componentes en el agua.
Desde el punto de vista químico un colorante no es homogéneo ya que en toda
reacción química de formación de un colorante se obtiene una mezcla de
productos secundarios siempre.
 INTENSIDAD DE COLOR:
Es una importante propiedad y es indagada con diversos métodos. De acuerdo a
cada tipo de colorante y al tipo de curtición y recurtición, para un determinado
teñido de profundidad se requieren diferentes cantidades de colorante.

 ESTABILIDAD AL AGUA DURA:


El colorante disuelto, no debe enseñar ninguna floculación al diluirse con agua
dura. Colorantes inestables a la dureza producen variadas coloraciones sobre
todo en el lado de carne, desigualdades y desplazamientos de tonos.

 SOLUBILIDAD:
La solubilidad es importante para teñidos a baja temperatura, para teñidos con
polvo y para teñidos sin baños. Colorantes difíciles de disolver, pueden conducir
a formaciones de manchas como puntos y manchado en la flor y en el lado de la
carne. En las mezclas de colorantes, se pueden presentar desplazamientos del
tono. Colorantes altamente solubles pueden ocasionar un mal agotamiento del
baño y luego de la desacidulación un muy fuerte teñido de la superficie. Se
controla disolviendo el colorante en agua destilada a 20°C y a 60 °C y se observa
la cantidad de colorante, que todavía se mantiene después de disolverse por
hervirse y enfriarse, a la temperatura dada. La adición se efectúa, en gramo por
litro.

 ESTABILIDAD DE COMPLEJO:
Algunos complejos colorantes de metal, especialmente el complejo de hierro,
pueden ser desplazados de su combinación y producir desplazamientos del tono.
No se debe poner en contacto con metales, al clavar el cuero para curtir, con por
ejemplo cobre, placas de cubrir de cobre o tuberías de cobre.

 ESTABILIDAD A LOS ÁCIDOS:


El colorante disuelto, debe ser resistente a ácidos diluidos, como por ejemplo
ácido fórmico o soluciones ácido sulfúrico y no debe flocular.

 SOLIDEZ A LOS ÁCIDOS:


El colorante disuelto, no debe conllevar a cambios repentinos de color con
ácidos diluidos.

 ESTANDARIZACIÓN:
Los colorantes son diluidos al final del proceso de fabricación para obtener una
estandarización comerciable. Los colorantes se comercializan con porcentajes
referidos al estándar que pueden llegar a ser incluso superiores al 100%. Por
ejemplo, si suponemos que el estándar es 30% y el fabricante lo vende al 60%,
entonces este colorante será 200% respecto del estándar.
Como diluyentes se utilizan sales neutras como el Na2SO4 o taninos sintéticos.

5. PROCESO QUÍMICO DEL TEÑIDO DE CUERO:


El cuero que puede ser visto como un denso tejido natural hecho a base de
fibras proteicas, antes de ser teñido sufre numerosos tratamientos químicos y
enzimáticos que le van proporcionando modificaciones en las cargas negativas
y positivas. De tal forma que cuando un cuero se va a teñir van a actuar la
afinidad o rechazo de las cargas que posee tanto el cuero como la anilina
empleada; dependiendo de la diferencia entre las cargas del cuero y la anilina
será la mayor o menor reactividad entre ellas.
En el teñido se ponen de manifiesto, dependiendo de las características del
colorante así como del tipo de cuero a teñir, lo que desarrollamos en la
Introducción, varias fuerzas de enlace que actúan en diversas fases
escalonadas, según sea su radio de acción. Se podrían considerar tres fases:
fuerzas de atracción entre iones actúan formándose uniones salinas, fuerzas de
enlace actúan dando lugar a formación de puentes de hidrógeno y por último
se corresponde a los procesos de deshidratación y secado en la que prevalecen
fuerzas de muy corto alcance que permiten una combinación adicional entre el
colorante y el cuero.
Cualquier sistema que permita que la reactividad entre la anilina y la superficie
del cuero sea o muy rápida o muy lenta resultará en un teñido no uniforme.
En un estudio realizado por Schweitzer y Lollar acerca del mecanismo por
medio del cual los colorantes se unían al cuero al cromo se establecieron las
siguientes interacciones:

 Enlaces electrostáticos o enlaces de sal, entre los grupos amino libre de la proteína
y los grupos ácido sulfónico de los colorantes
 Puentes de hidrógeno, entre los hidrógenos activos del colorante y los centros de
alta densidad e ectrónica sobre la proteína o entre los hidrógenos activos del cuero
y el enlace azo del colorante.
 Fuerzas de van der Waal, establecidas entre el colorante y la proteína.
 Enlaces covalente coordinados entre el colorante y el complejo de cromo.

Puesto que hay un gran número de clases de cuero, las condiciones del proceso de
curtido empleado para obtenerlos también varía y las posibilidades de usar tal o cual
producto que afectará el colágeno de una forma particular se vuelve muy grande.
La primera parte del proceso del teñido está condicionada por el pH del baño y por la
carga superficial de la piel. El colágeno de la piel en tripa, por tener carácter anfótero
puede reaccionar con cationes o con aniones, dependiendo del pH del sistema de
teñido. El colágeno en el punto isoeléctrico tiene una débil tendencia a combinarse
con los iones del colorante. El punto isoeléctrico de la piel en tripa es 5,2 por lo tanto
los iones del colorante se fijan tanto más rápido cuanto más lejos se hallan del pH del
proceso de teñido.
La reactividad fundamental de la piel en tripa está influenciada por el proceso de
curtido. En el curtido con formaldeídos quedan bloqueados los grupos amínicos y el
punto isoeléctrico se desplaza hasta 7, si la curtición se ha efectuado con sales de
cromo enmascaradas, más o menos aniónicas. Con cloruro básico de aluminio el valor
del punto isoeléctrico se sitúa entre 6,1 y 6,9.
Las curticiones combinadas modifican las posiciones del punto isoeléctrico así que
también la capacidad de reacción del colágeno.
En baños de teñido cuyo pH esté por encima del punto isoeléctrico del cuero a teñir,
este posee una carga preferentemente negativa y a valores inferiores predominan las
positivas. Si tenemos un baño de teñido a pH=5 un cuero al cromo tendrá cargas
positivas y uno al vegetal negativas. De esto se concluye que el proceso de teñido debe
dirigirse controlando los valores del pH.
Cuando se tiñe un cuero a un pH que corresponde exactamente con su punto
isoeléctrico la afinidad entre el colorante y el cuero se frena fuertemente ya que la
atracción entre ambos es muy débil. Esto favorece la obtención de teñidos igualados.
6. MÉTODOS DE TEÑIDO Y FACTORES INFLUYENTES EN LA OPERACIÓN:

6.1. AGUA:
El agua empleada deberá estar exenta de dureza y de minerales disueltos y sin
disolver que pueden interferir con el teñido. En presencia de calcio, hierro y
magnesio se disminuye la solubilidad e incluso puede haber precipitaciones y que
el colorante se fije por el lado de la carne.

6.2. TEMPERATURA:
Como el proceso de teñido es una reacción química, el aumento de temperatura
favorecerá la fijación del colorante, pero más superficial e irregular será el teñido.
Con el empleo de temperaturas bajas, la fijación se procesa más lentamente y la
penetración es mayor.
La temperatura es un factor importante que influencia la velocidad de absorción
y por tanto la uniformidad del teñido. La temperatura común para llevar a cabo
el teñido es de 50-60°C para cuero curtido al cromo y de 45-50°C para cuero
curtido al vegetal cuando se utilizan colorantes aniónicos, mientras que con
colorantes básicos no es necesario elevar la temperatura a más de 50°C.

6.3. VOLUMEN DEL BAÑO:


El volumen del baño tiene una importancia decisiva, según si se desea teñidos
superficiales o atravesados. Cuanto mayor es el volumen del baño, más superficial
será el teñido, sin embargo, con volúmenes menores, la penetración es más
profunda.

6.4. pH:
El pH es otro factor que influencia el teñido, siendo recomendable tomarlo al final
de la operación inmediata anterior a que fue sometido el cuero para asegurar el
pH de la superficie del cuero que será teñido y su compatibilidad con la anilina
que será usada. Para fijar regularmente el colorante hay que subir el pH hasta 7,8-
8, así se frena la afinidad y se consigue mayor igualación y uniformidad.
Normalmente se emplea amoníaco porque no afecta el tono y además no deja
restos salinos.

6.5. TIEMPO:
Está en función del artículo, la penetración, la temperatura, la relación del baño,
etc. Normalmente dura entre 30 a 40 minutos.

6.6. EFECTO MECÁNICO:


Está en relación con el porcentaje del baño y la velocidad del fulón. También
influye la relación entre el tamaño del fulón y la masa de las pieles ya que cuanto
mayor sea la relación entre la masa de partida de las pieles tanto mayor será el
trabajo mecánico y mejor la penetración de los colorantes.

6.7. TIPO Y CANTIDAD DE COLORANTE:


El teñido depende evidentemente del tipo de colorante, esto es de su carga, del
tamaño de su partícula, etc. La selección del colorante de acuerdo al procesamiento
que ha recibido el cuero a teñir resulta básico: cuando se trabaja con colorantes
ácidos, se ha observado que a un pH ácido se obtiene una fijación muy rápida y por
lo tanto una penetración muy pobre, y puede quedar bastante desuniforme la
tonalidad de la superficie, pero si se sube el pH la fijación será más lenta y la
penetración será mayor, produciendo en el cuero tonalidades menos intensas y
más uniformes. Sin embargo, los colorantes básicos, actúan a la inversa de los
colorantes ácidos respecto a su fijación por las variaciones de pH, ya que a mayor
pH mayor fijación y a menor pH menor fijación.

6.8. AGENTES AUXILIARES:


Tienen una función igualadora y dispersante.

6.9. HOMOGENEIDAD EN EL GRADO DE HUMECTACIÓN DE LOS CUEROS


ALMACENADOS EN AZUL:
Las partes secas cambian propiedades y aparte un cuero al cromo seco difícilmente
se rehumecta.

6.10. RECURTIENTES EMPLEADOS SOBRE EL CUERO:


La presencia de curtientes en el cuero puede influir en forma favorable o
desfavorable sobre la capacidad del cuero para fijar los colorantes.
Entre los recurtientes minerales más usados podemos mencionar las sales de
cromo, de zirconio y de aluminio de las cuales las de cromo se caracterizan por
proporcionar teñidos intensos.
Los taninos vegetales de por sí imparten una coloración al cuero, que afectará la
tonalidad de los colorantes, sin embargo la disminución notable de la intensidad
de las anilinas es como consecuencia de que interfieren o bloquean puntos de
reacción en el cromo, en el colágeno (zonas de interacción de puentes de
hidrógeno).
Los recurtientes sintéticos fenólicos interfieren bastante con el teñido, de una
manera muy similar a los taninos vegetales, proporcionando intensidades muy
bajas.

6.11. ACEITES UTILIZADOS EN EL ENGRASE:


Los aceite empleados en el engrase sobre el color del cuero influyen sobre los
resultados del teñido por su distribución dentro de los paquetes de fibras del
cuero. Si los aceites no penetran, sino que permanecen sobre la superficie tienden
a obscurecer el teñido en cambio cuando penetran y se distribuyen
adecuadamente el color se aclarará.