Вы находитесь на странице: 1из 9

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX al observar ciertas

manifestaciones patológicas en las tripulaciones de los barcos que viajaban al


lejano oriente y permanecían mucho tiempo en el mar, los médicos empezaron
a descubrir algunos complejos sintomáticos y mediante la observación de estos
cuadros se llegó al descubrimiento de sustancias que eran indispensables para
la conservación de la salud y la vida, a las cuales se les denominó vitaminas.

De manera similar un siglo después de esta revolución los médicos tradicionales


han comenzado a observar manifestaciones de insuficiencia de algunos
minerales indispensables para la buena salud y la vida. Por tratarse de minerales
necesarios en muy pequeñas cantidades (miligramos, nanogramos en algunos
casos), se les ha llamado Oligoelementos o “Elementos Traza”.

Los microminerales denominados también como oligominerales, minerales


esenciales o minerales traza; pertenecen al grupo de los minerales , formado
también por los macrominerales, conocidos también con el nombre
de minerales fundamentales o minerales mayores.

Los microminerales son nutrientes que, al igual que sucede con las vitaminas, no
aportan energía, pero realizan otras funciones importantes. Tradicionalmente,
los minerales fueron considerados como los nutrientes pobres de la nutrición
animal, limitándose las prácticas de alimentación animal a entregar el contenido
total de estos minerales en la dieta.

En la nutrición mineral, hay 17 elementos considerados esenciales, 7


macrominerales : calcio (Ca), Fósforo (P), Potasio (K), Sodio (Na), Cloro (Cl),
Magnesio (Mg) y Azufre (S), y 10 microminerales : Cobalto (Co), Cobre (Cu),
Yodo (I),Hierro (Fe), Manganeso (Mn), Molibdeno (Mo), Selenio (Se), Zinc (Zn),
Flúor (F) y Litio (Li).

Los microminerales son importantes para la salud y se debe consumir unas


cantidades que no siempre conseguiremos con la misma facilidad que
los macrominerales (que se encuentran en mayor abundancia en los
alimentos). Pero lo que sí está claro es que los minerales en general son
beneficios para nuestra calidad de vida y lo cierto es cada vez hay más estudios
científicos que corroboran esto.
IMPORTANCIA

Son necesarios para el normal funcionamiento de casi todos los procesos


bioquímicos en el cuerpo. Forman parte de numerosas enzimas y coordinan un
gran número de procesos biológicos, y en consecuencia son necesarios para
mantener la salud animal y asegurar la productividad.

Los oligoelementos son elementos químicos imprescindibles para el correcto


funcionamiento de las células, ya que ayudan a fortalecer nuestro sistema
inmunológico. Un sistema inmune fuerte es capaz de reponerse mejor de
enfermedades.

Poseen importantísimas funciones biológicas a pesar de que están presentes en


pequeñas cantidades. El organismo es incapaz de sintetizarlos y debe tomarlos
de su medio ambiente, a través de la ingesta de alimentos diaria.

Su importancia biológica es tan alta que podemos decir que el organismo no


puede realizar sus ciclos vitales en ausencia de ellos y que además poseen una
especificidad en sus funciones, lo que implica que uno no puede ser sustituido
por otro, por ejemplo:

 Son agentes complementarios enzimáticos y hormonales.

 Actúan como estabilizadores de los ácidos nucleicos.

 Son actores clave en los cambios fisiológicos significativos tales como


crecimiento, deportes, embarazo, lactancia, menopausia y
envejecimiento.

 Intervienen en la curación de alergias, tumores, enfermedades


degenerativas, enfermedades cardiovasculares e inflamatorias,
depresión, etc.

Las funciones de cada uno de los oligoelementos son muy amplias (algunas se
desconocen todavía) y los alimentos en los que podemos encontrarlos son
muchos.
Nos encontramos, por tanto, ante elementos que, a pesar de su escasa cantidad,
van a estar relacionados con casi todas las funciones vitales. Su ausencia va a
ser incompatible con la vida y su carencia o alteración se va a acompañar de
numerosos trastornos.

FUNCIONES

Cada uno de los microminerales cumplen funciones específicas dentro del


metabolismo celular y la fisiología.

Hierro (Fe)

Función:

La mayor parte del hierro del organismo se encuentra formando parte de dos
proteínas: la hemoglobina o pigmento rojo de la sangre y la mioglobina o proteína
de las células musculares; en ambas, el hierro ayuda a transportar el oxígeno
necesario para el metabolismo celular. El hierro puede existir en dos estados
iónicos diferentes (oxidado o hierro férrico: Fe+++, y ferroso o reducido: Fe++),
por lo que puede actuar como cofactor de numerosas enzimas que intervienen
en las reacciones de óxido-reducción del organismo. Es fundamental en el
funcionamiento del cerebro y sistema nervioso. El hierro es almacenado en cierta
cantidad en órganos como el hígado. Su ingesta diaria recomendada es de 10-
30 mg/día en adultos.

Deficiencia:

La falta de hierro es una de las deficiencias nutricionales más comunes. En una


gran parte de la población, especialmente en las adolescentes y en las mujeres
en edad fértil, la dieta no aporta suficiente cantidad de hierro, por lo que en estas
circunstancias las reservas van disminuyendo poco a poco apareciendo
finalmente la llamada anemia ferropénica.

Fuentes:

En alimentos como Legumbres seca, frutas deshidratadas, huevos


(especialmente las yemas), cereales fortificados con hierro, hígado, carne roja y
magra (especialmente la carne de res), ostras.
Cobalto (Co)

Función:

Forma parte de la vitamina B12(Cianocobalamina). Es esencial para la


maduración de los glóbulos rojos y para un buen funcionamiento de las células,
es importante para el metabolismo de proteínas y el mantenimiento del sistema
nervioso central.

Deficiencia:

Algunas de las enfermedades que puede causar su deficiencia son: alteraciones


en las células rojas de la sangre, trastornos hepáticos, anemias, falta de
crecimiento, problemas neurológicos. La carencia de cobalto en la dieta produce
déficit de vitamina B12 que provocará anemia perniciosa.

Fuentes:

Cereales, algas, levadura de cerveza, en alimentos proteicos como carnes,


pescados y lácteos

Cobre (Cu)

Función:

El cobre es un protector del sistema cardiovascular y también para el buen


funcionamiento cerebral aunque en exceso se torna tóxico, ayuda a la formación
de los glóbulos rojos y también al correcto funcionamiento de los vasos
sanguíneos, el sistema inmunológico, el esqueleto y los nervios. Se recomienda
una ingesta de 2-3 mg/día en adultos.

Deficiencia:

Su deficiencia puede reducir la síntesis de la hemoglobina, enfermedades


vasculares, osteoporosis, osteoartritis y artritis reumatoidea, cáncer de colon,
enfermedades crónicas de los huesos, el tejido conectivo, el corazón, las venas
y las arterias.
Fuentes:

Para resolver las carencias de cobre, lo más adecuado es una alimentación


equilibrada que se incluya: nueces, pasas de uva, legumbres, chocolate, carnes,
pescado.

Yodo (I)

Función:

La mayor parte del yodo se encuentra en la glándula tiroidea, siendo un


constituyente esencial de las hormonas sintetizadas en la misma, hormonas que
regulan la temperatura corporal, la tasa metabólica, la reproducción, el
crecimiento, la producción de células rojas o la función muscular y nerviosa. La
dosis diaria es de 100-200 µg/día en adultos.

Deficiencia:

Su deficiencia, todavía frecuente en algunos grupos de población, determina la


hipertrofia de la glándula tiroides conocida con el nombre de bocio y puede
alterar el desarrollo fetal. Cretinismo en niños, una deficiencia congénita que
provoca retraso físico y mental, es una de las causas más importantes de daño
cerebral y de retraso mental prevenible.

Fuentes:

Encontramos Yodo en: pescados, mariscos, sal yodada, algunas variedades de


algas, leche y sus derivados lácteos, frutas, verduras.

Manganeso (Mn)

Función:

El manganeso (Mn) es un micromineral esencial, con unas necesidades de


consumo no muy elevadas. Está distribuido de forma amplia en alimentos de
origen vegetal y sus funciones más conocidas se encaminan a la regulación de
reacciones celulares, participa en la síntesis de los ácidos grasos, interviene en
la síntesis de hormonas sexuales, es básica para poder asimilar la vitamina E,
esencial en la producción de cartílago, refuerza la memoria, disminuye la
irritabilidad, disminuye el cansancio.
Junto con el cobre, el calcio y el cinc puede ser de utilidad en la preveción de la
osteoporosis.

A tener en cuenta es que el manganeso puede afectar a la eficacia de algunos


antibióticos. Su valor diario es de 0.3 a 5 mg al día.

Deficiencia:

La falta de manganeso en el organismo puede causar diversas enfermedades


como: Vértigo, pérdida de audición, problemas de esterilidad: alteraciones en la
motilidad, alteraciones óseas.

Fuentes:

Encontramos manganeso en verduras, hortalizas verdes, remolacha, frutas,


cereales integrales, legumbres, guisantes, frutos secos, leche y sus derivados
lácteos, carnes.

Molibdeno (Mo)

Función:

Cumple muchas funciones en el organismo como Ayuda a que la xantina-oxidasa


(enzima responsable del metabolismo del hierro) funcione correctamente.
Interviene en una correcta función sexual en el hombre.

Necesario para la producción del ácido úrico, que encontramos en la sangre y la


orina. Participa en sistemas enzimáticos relacionados con el metabolismo del
alcohol, drogas y toxinas. Participa en el metabolismo del ácido úrico y el azufre.

No se han descrito unas cantidades diarias recomendadas de molibdeno. No


obstante, se ha indicado una ingesta de seguridad entre los 50 ug y los 400 ug
de molibdeno al día.
Deficiencia:

Los hombres con déficit de molibdeno podrían experimentar problemas en su


funcionamiento sexual.

No obstante, no se han observado deficiencias de este micromineral debido


fundamentalmente a que nuestro organismo únicamente lo necesita en
cantidades pequeñas.

Fuentes:

Encontramos fuentes de molibdeno en Frijoles, germen de trigo, hígado, lentejas,


pipas de girasol, riñones, judías verdes, pasta, huevos, arroz, pollo, pan integral,
patatas, marisco, albaricoques.

Selenio (Se)

Función:

Es uno de los antioxidantes del organismo trabajando junto con la vitamina E y


el enzima glutatión peroxidasa, que previene la formación de radicales libres, se
recomienda 50-70 µg/día en adultos.

Deficiencia:

Algunos estudiossugieren que su deficiencia puede aumentar el riesgo de


padecer enfermedad coronaria y algunos tipos de cáncer

Fuentes:

Se encuentra en alimentos ricos en proteínas, como carnes, pescados y


cereales. El contenido de selenio en los alimentos de origen vegetal varía según
la concentración de este mineral en el suelo.
Zinc (Zn)

Función:

El cinc es un mineral extraordinariamente versátil que forma parte de más 100


enzimas, relacionadas con el crecimiento, la actividad de la vitamina A o la
síntesis de enzimas pancreáticos. Virtualmente, todas las células contienen cinc,
pero las mayores concentraciones están en el hueso, en la glándula prostática y
en los ojos. Es fundamental para el correcto desarrollo de las gónadas (ovarios
y testículos), así como en la reproducción y en la fertilidad, interviene en la
síntesis de ADN y ARN.

Es fundamental para el sistema inmune, para el crecimiento y desarrollo. Es


esencial para mantener el sentido del gusto y, por tanto, el apetito, para facilitar
la cicatrización de las heridas y para el normal desarrollo del feto, entre otras
importantes funciones. La ingesta recomendada es de 12-20 mg/día en adultos.

Deficiencia:

La carencia de este mineral puede originar distintas patologías como: enanismo


o alteraciones en el crecimiento, dermatitis, diarrea, pérdida de cabello,
hipogonadismo: alteración de los caracteres sexuales, hipogeusia: disminución
del sentido del gusto y también del olfato, cansancio o anemia, lentitud a la hora
de la cicatrización.

Fuentes:

Se encuentra presente en gran número de alimentos, fundamentalmente


asociado con proteínas, siendo las carnes rojas, los pescados, la leche y las
leguminosas, buenas fuentes de este elemento. Las ostras son especialmente
ricas en cinc. La fibra y los fitatos de los cereales pueden limitar su absorción. E
Flúor (F)

Función:

Tiene una función esencial en la formación de huesos y el correcto


mantenimiento del esmalte dental, previniendo la caries, y mantenimiento de la
estructura ósea.

Actualmente se está estudiando de manera muy exhaustiva cómo afecta el


exceso de flúor en el organismo al sistema nervioso central. De hecho, se
aconseja evitar el uso de productos enriquecidos en flúor en niños pequeños por
su influencia negativa sobre el desarrollo del sistema nervioso. Este es el
principal motivo por el que la pasta de dientes infantil no contiene flúor.

Deficiencia:

La carencia de flúor puede originar diversas anomalías como: caries dental y


osteoporosis.

Fuentes:

Lo encontramos en aguas fluoradas, verduras y hortalizas según el contenido


del flúor del suelo (espinacas, col, lechugas, brotes de soja), té, café, pescados,
mariscos.

Litio (Li)

Función:

Regula el sistema nervioso, equilibra los estados maníaco-depresivos,


hiperemotividad, ansiedad, angustia, etc.

Fuente:

Alimentos como: agua mineral, agua de mar, arcillas, cereales integrales y


germinados, romero, tomillo, lavanda.