Вы находитесь на странице: 1из 7

PRINCIPIO DE BUENA FE DE LOS CONTRATOS

Art. 1546 CC Los contratos deben ejecutarse de buena fe, y por consiguiente
obligan no sólo a lo que en ellos se expresa, sino a todas las cosas que emanan
precisamente de la naturaleza de la obligación, o que por la ley o la costumbre
pertenecen a ella.

INDEMNIZACIÒN DE PERJUICIOS MORATORIA: CONSTITUCIÒN DE MORA


DEL DEUDOR

Art. 1557 CC Se debe la indemnización de perjuicios desde que el deudor se ha


constituido en mora, o si la obligación es de no hacer, desde el momento de la
contravención.
INDEMNIZACIÒN DE PERJUICIOS, EN EL ARRENDAMIENTO
Art. 1930 CC Si el arrendatario es turbado en su goce por vías de hecho de
terceros, que no pretenden derecho a la cosa arrendada, el arrendatario a su
propio nombre perseguirá la reparación del daño.

Y si es turbado o molestado en su goce por terceros que justifiquen algún


derecho sobre la cosa arrendada, y la causa de este derecho hubiere sido
anterior al contrato, podrá el arrendatario exigir una disminución proporcionada
en el precio o renta del arriendo, para el tiempo restante.

Y si el arrendatario, por consecuencia de los derechos que ha justificado un


tercero, se hallare privado de tanta parte de la cosa arrendada, que sea de
presumir que sin esa parte no habría contratado, podrá exigir que cese el
arrendamiento.
Además, podrá exigir indemnización de todo perjuicio, si la causa del derecho
justificado por el tercero fue o debió ser conocida del arrendador al tiempo del
contrato, pero no lo fue del arrendatario, o siendo conocida de éste, intervino
estipulación especial de saneamiento con respecto a ella.

Pero si la causa del referido derecho no era ni debía ser conocida del arrendador
al tiempo del contrato, no será obligado el arrendador a abonar el lucro cesante.

Art. 1933 CC Tendrá además derecho el arrendatario, en el caso del artículo


precedente, para que se le indemnice el daño emergente, si el vicio de la cosa
ha tenido una causa anterior al contrato.

Y si el vicio era conocido del arrendador al tiempo del contrato, o si era tal que el
arrendador debiera por los antecedentes preverlo o por su profesión conocerlo,
se incluirá en la indemnización el lucro cesante.
CLÀUSULA PENAL
Art. 1535 CC La cláusula penal es aquella en que una persona, para
asegurar el cumplimiento de una obligación, se sujeta a una pena, que
consiste en dar o hacer algo en caso de no ejecutar o de retardar la
obligación principal.

Art. 1537 CC Antes de constituirse el deudor en mora, no puede el acreedor


demandar a su arbitrio la obligación principal o la pena, sino sólo la obligación
principal; ni constituido el deudor en mora, puede el acreedor pedir a un tiempo
el cumplimiento de la obligación principal y la pena, sino cualquiera de las dos
cosas a su arbitrio; a menos que aparezca haberse estipulado la pena por el
simple retardo, o a menos que se haya estipulado que por el pago de la pena no
se entiende extinguida la obligación principal.
Art. 1538 CC Háyase o no estipulado un término dentro del cual deba cumplirse
la obligación principal, el deudor no incurre en la pena sino cuando se ha
constituido en mora, si la obligación es positiva.
Si la obligación es negativa, se incurre en la pena desde que se ejecuta el hecho
de que el deudor se ha obligado a abstenerse.
Art. 1544 CC Cuando por el pacto principal una de las partes se obligó a pagar
una cantidad determinada, como equivalente a lo que por la otra parte debe
prestarse, y la pena consiste asimismo en el pago de una cantidad determinada,
podrá pedirse que se rebaje de la segunda todo lo que exceda al duplo de la
primera, incluyéndose ésta en él.

La disposición anterior no se aplica al mutuo ni a las obligaciones de valor


inapreciable o indeterminado.

En el primero se podrá rebajar la pena en lo que exceda al máximum del interés


que es permitido estipular.

En las segundas se deja a la prudencia del juez moderarla, cuando atendidas las
circunstancias pareciere enorme.
Art. 1545 CC Todo contrato legalmente celebrado es una ley para los
contratantes, y no puede ser invalidado sino por su consentimiento mutuo o por
causas legales.

EL RIESGO DEL CUERPO CIERTO

Art. 1550 CC El riesgo del cuerpo cierto cuya entrega se deba, es siempre a
cargo del acreedor; salvo que el deudor se constituya en mora de efectuarla, o
que se haya comprometido a entregar una misma cosa a dos o más personas
por obligaciones distintas; en cualquiera de estos casos, será a cargo del deudor
el riesgo de la cosa, hasta su entrega.
EXCEPCIÒN DEL CONTRATO NO CUMPLIDO
Art. 1552 CC En los contratos bilaterales ninguno de los contratantes está en
mora dejando de cumplir lo pactado, mientras el otro no lo cumple por su parte,
o no se allana a cumplirlo en la forma y tiempo debidos.

Art. 1826 CC El vendedor es obligado a entregar la cosa vendida


inmediatamente después del contrato o a la época prefijada en él.
Si el vendedor por hecho o culpa suya ha retardado la entrega, podrá el
comprador a su arbitrio perseverar en el contrato o desistir de él, y en ambos
casos con derecho para ser indemnizado de los perjuicios según las reglas
generales.

Todo lo cual se entiende si el comprador ha pagado o está pronto a pagar el


precio íntegro o ha estipulado pagar a plazo.

Pero si después del contrato hubiere menguado considerablemente la fortuna


del comprador, de modo que el vendedor se halle en peligro inminente de perder
el precio, no se podrá exigir la entrega aunque se haya estipulado plazo para el
pago del precio, sino pagando, o asegurando el pago.