Вы находитесь на странице: 1из 9

Imposición al Consumo (resumen)

El siguiente cuadro muestra las distintas formas de imposición al consumo:

Directa Impuesto al gasto

Plurifásica Acumulativa
Imposición Específica Monofásica Industrial
Al
consumo Indirecta Plurifásica Acumulativa
No acumulativa
General Industrial
Monofásica Mayorista
Minorista

A su vez la imposición indirecta al consumo se puede clasificar de la siguiente


forma:

Impuestos Internos
Monofásica Primaria salvo, objetos suntuarios
Específica
Plurifásica Acumulativa Impuestos Internos
Rubro objetos suntuarios
Monofásica Primaria Impuesto a las Ventas
General Plurifásica Acumulativa Impuesto sobre los
Ingresos Brutos
Plurifásica No acumulativa Impuesto al Valor
Agregado

1
DESARROLLO

El sistema tributario está conformado por:

 Los Impuestos a la Renta, que comprenden el impuesto a las ganancias, el


impuesto a las transferencias de inmuebles de personas físicas y el impuesto a
la ganancia mínima presunta.

 Los Impuestos a los Consumos, que comprenden el impuesto al valor agregado


(IVA), impuesto a los ingresos brutos, impuestos internos y a los combustibles.

 Los Impuestos Patrimoniales, como el impuesto sobre los bienes personales.

Integran también el Sistema Tributario Argentino, el impuesto sobre los intereses


pagados y el costo financiero del endeudamiento empresario, y el impuesto sobre los
débitos y créditos en cuenta corriente.

IMPUESTOS AL CONSUMO:
La imposición al consumo grava una manifestación de la capacidad contributiva
exteriorizada a través de la renta gastada o dispuesta.

Los impuestos a los consumos, por lo general gravan el consumo de artículos


recaudándose el gravamen del fabricante o vendedor; y mientras el tributo va
reflejándose e mayores precios, los individuos o consumidores lo soportarán en forma
de un impuesto suplementario al precio de los precios que adquieren, y de ese modo
en relación a los gastos en consumo, siempre que el gravamen no afecte sus ingresos
intolerablemente.

Un impuesto al consumo puede gravar todos o gran parte de los gastos o sólo
aquellos realizados en determinados bienes. El primer tipo se conoce como impuesto
a las ventas, y el segundo como sisas o impuesto a los consumos específicos.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS:

Entre las ventajas de la imposición al consumo, se encuentran las siguientes:

 Son de gran rendimiento.

 Son de fácil percepción y de bajo costo de recaudación.

 Son impersonales, ya que el contribuyente que finalmente lo satisface, como


consecuencia de la traslación, no está señalado en la ley.

2
 Son impuestos progresistas y cumplen una función social, pues permiten
orientar al contribuyente, según la forma del consumo, gravando los consumos
estériles y reduciendo los nocivos.

 Son difíciles de eludir, y a su vez son elásticos, ya que crece su producto con el
aumento de la población y de los gastos públicos según se necesite, para lo cual
basta establecer un aumento del quantum del gravamen.

 Es un impuesto que no grava el ahorro.

 Satisface la regla de la generalidad, ya que alcanza a los extranjeros tanto


como a los nacionales, estén radicados o no en el país.

 El pago es voluntario y libre, ya que éste depende de la exigencia del consumo o


gasto y del artículo gravado.

 Permite la disminución de los consumos de artículos determinados.

Entre las desventajas de la imposición al consumo, se encuentran las siguientes:

 No consulta la capacidad contributiva en forma apetecida. Este hecho se puede


demostrar con un simple ejemplo, como el siguiente; el caso de un empleado
que gana $10.000 y gasta $5.000 en artículos gravados, al cual el tributo del
consumo le afecta el 50% de sus ingresos; mientras que otro empleado gana
$30.000 y gasta $5.000 en las mismas necesidades, al cual el tributo del
consumo le afecta en la sexta parte del total de sus ingresos. Esto significa que
el impuesto al consumo resulta ser un gravamen real, que no contempla
situaciones particulares o subjetivas.

 No permite el descuento del mínimo no imponible, cargas de familias, etc; que


son gastos necesarios para el contribuyente.

 Grava riquezas en formación y no riquezas poseídas o consolidadas.

 No es proporcional a las rentas o riquezas.

 Es regresivo, ya que la pobre paga proporcionalmente mas que el rico.

 Grava a los artículos útiles y de primera necesidad, perjudicando a los menos


pudientes.

3
DIFERENTES FORMAS DE GRAVAR AL CONSUMO:

La tributación al consumo puede aplicarse en forma directa o indirecta, en la


primera alcanza a todos los gastos realizados por un contribuyente en un determinado
período, siendo en este caso el impuesto personal.

La imposición indirecta consiste en alcanzar las transacciones de bienes y servicios


por las empresas, éstas van a tratar de trasladar el impuesto al precio de venta de sus
productos o servicios, esto significa que se estará gravando al consumo como
manifestación de capacidad contributiva. En estos casos existe un sujeto de derecho,
la empresa, y un contribuyente de hecho incidido que es el consumidor final de los
bienes y servicios.

La tributación al consumo puede ser específica, cuando estén sujetos a imposición


las operaciones de ciertos y determinados bienes y servicios, o general, cuando estén
gravados volúmenes globales de transacciones de bienes y servicios.

La imposición indirecta al consumo puede ser:

-Imposición monofásica: significa que alcanza solo una etapa del proceso productivo-
distributivo. Las etapas que puede alcanzar son:

 Imposición en la etapa manufacturera: son sujetos a impuesto las enajenaciones


efectuadas por fabricantes; quedando fuera las operaciones generadas luego a
tales traspasos. Una de las ventajas de que el impuesto alcance a dicha etapa es
el bajo costo de administración y de fiscalización, esto es por consecuencia del
bajo número de contribuyentes que existe en esta forma de imposición. Las
desventajas que se pueden nombrar son que interfiere en la producción al
aumentar los requerimientos de capital de las empresas, en la medida que el
impuesto forme parte del importe de las compras de bienes usados en la
manufacturación; y que aumenta el efecto de piramidación, esto es la
multiplicación del peso del gravamen en sobre el precio final de los productos.

 Imposición en la etapa mayorista: en este caso es objeto a imposición la etapa


en que se producen las transferencias de industriales o comerciantes
mayoristas a los minoristas. Algunas de sus características son que posee
menores alícuotas, esto es debido al mayor número de contribuyentes que
existe comparado con la imposición en la etapa manufacturera, y también tiene
un mayor costo administrativo.

 Imposición en la etapa minorista: este tipo de imposición grava la última etapa


del proceso de comercialización del bien. Una de las ventajas es que posibilita
el empleo de tarifas tributarias menores sobre un mayor número de
contribuyentes. Al aplicarse el impuesto en la última etapa del proceso elimina
la piramidación. Entre las desventajas se pueden nombrar las siguientes:

4
posibilidad de evasión por ser elevado el número de responsables, costosa
administración y fiscalización del gravamen por parte del fisco, problemas
para los pequeños comerciantes que generalmente no poseen los medios para
su correcta liquidación.

- Imposición plurifásica: significa que todas las transacciones de todo el proceso de


producción y comercialización están alcanzadas. Existen dos formas de imposición:

 Imposición acumulativa: las operaciones de todas las etapas estarán sujetas al


pago del impuesto sin considerar lo pagado por dicho concepto en las fases
anteriores del proceso productivo-distributivo.
Se tiene por objeto el valor total que adquiere el producto en las diferentes
etapas de circulación. En este tipo de imposición se produce el factor
multiplicación del gravamen, es decir, el efecto piramidal que afecta el
impuesto que va a tener que soportar el consumidor final. Entre las diferentes
características se pueden nombrar las siguientes: sencilla liquidación, amplia
base de liquidación, alícuotas proporcionales bajas y menor evasión. Afecta el
principio de neutralidad, ya que incide en forma negativa en la organización de
los negocios; esto se debe a que los contribuyentes van a tratar de integrarse
verticalmente con el objeto de minimizar el efecto del gravamen. Las
desventajas que existen son las siguientes: como el número de responsables es
grande entonces es mayor el costo de fiscalización; el impuesto al estar
gravando todas las etapas de circulación del producto, entonces grava en mayor
medida sobre los contribuyentes que se ubican en las últimas fases del proceso
de comercialización. De esta forma se está discriminando a los productos que
necesitan un mayor número de etapas de distribución hasta llegar al
consumidor final.

 Imposición no acumulativa: se permite deducir el impuesto pagado por los


materiales e insumos a medida que avanza el proceso económico, es decir, está
sujeto a imposición el valor que adiciona cada empresa al producto hasta llegar
al consumidor final. El objeto de este tipo de imposición no es el del valor
total, sino el mayor valor que tiene el producto en las diferentes etapas de
producción y distribución desde la materia prima al producto terminado.

IMPOSICIÓN DIRECTA AL CONSUMO:

El impuesto al gasto grava una manifestación de la capacidad contributiva


inmediata, exteriorizada a través de la riqueza consumida en el período fiscal. Este
impuesto es un tributo que toma en cuenta las condiciones personales de la unidad
contribuyente y que, a su vez permite el uso de alícuotas progresivas. Tiene
dificultades administrativas, como por ejemplo, el elevado costo de recaudación,
deficiencias organizativas de los contribuyentes que impiden un buen cumplimiento
de los deberes fiscales. También tiene como inconveniente la imposibilidad de gravar
en forma ordinaria las grandes acumulaciones de riquezas efectuadas por quienes

5
ahorran un gran porcentaje de su ingreso. Dicho impuesto en la práctica tuvo poco
éxito.

Este tipo de impuestos se podría recaudarse por el empleo de liquidaciones


presentadas por los individuos, como suplemento o parte de la liquidación del
impuesto a los réditos. El contribuyente calcularía sus ahorros netos en el año; luego
restaría esta cifra de ahorros del rédito gravable para determinar el monto de gastos
realizados durante el año.

IMPOSICIÓN GENERAL SOBRE LAS VENTAS:


Este tipo de impuestos se devenga en varias fases, en la de fabricación, en la de
comercio al por mayor y en el comercio minorista. Este tributo no es equitativo, salvo
que la renta del contribuyente se tenga en cuenta en el régimen del Impuesto sobre las
ventas; ya sea por exenciones de bienes esenciales, por la concesión de una
desgravación y consiguientes devoluciones de cuotas en el impuesto personal.

Los Impuestos Generales sobre las ventas gravan el consumo de bienes y servicios.
Los gastos de consumo no responden a una proporcionalidad constante con la renta.
Por ejemplo, un impuesto sobre las ventas que gravase todos los bienes y servicios de
consumo sería regresivo; ya que impondría una carga fiscal comparativamente mayor
a los bienes que perciben rentas más bajas y constituiría la antitesis del principio del
gravamen proporcional a la capacidad contributiva.

Este tipo de imposición puede asumir diferentes formas que a continuación se


detallan:

a) Impuesto sobre todas las transacciones por su monto, cualquiera fuere la etapa
de comercialización de los bienes y la naturaleza de éstos (salvo los
expresamente exentos), y que se clasifican como impuesto en cascada y con
efecto de piramidación. Algunas de las características son su simplicidad,
especialmente cuando el legislador evita las exenciones, los recargos o las
desgravaciones; también otra característica es, como consiguiente a la
estructura en cascada de este tipo de impuesto, la desigualdad de trato entre
diferentes productos o bienes como efecto de la diferencia del número de
etapas a las que se ve sometida la mercadería desde la primera venta de
materias primas, a través de etapas sucesivas de elaboración por empresas
distintas y nuevas negociaciones mayoristas y minoristas hasta llegar al
consumidor final.

b) Impuesto sobre las ventas en una sola etapa, que puede ser la primera de
elaboración industrial o, la de negociación mayorista o al consumidor final. La
base imponible está representada por los ingresos brutos obtenidos por las
ventas.

Las formas de impuesto a las ventas en única etapa son las siguientes:

6
- Minorista: para asegurar la máxima neutralidad y la mayor equidad de
este tipo de impuesto, es aconsejable la aplicación del mismo en la
última etapa o sea en la s ventas al consumidor final. Las dificultades
que tiene son: el número de contribuyentes es muy grande y, a veces es
difícil detectarlos, o sea que hay una fuerte posibilidad de evasión;
muchos comerciantes no llevan anotación ni registraciones, ni libros de
contabilidad que permitan determinar el monto de los ingresos brutos
sujetos al impuesto; y por último la administración de dicho impuesto y
la fiscalización de los comerciantes son muy costosas.

- Industria manufacturera: en este caso quedan excluidas las ventas de


mercaderías que fueron adquiridas en el mismo estado, mientras que
son gravadas las ventas de bienes fabricados por la empresa, con
deducción del valor de los insumos, o sin ella. Tiene como ventaja el
bajo número de contribuyentes que producen. Se dice que tiene como
desventajas la de no eliminar distorsiones y desigualdades, o sea no
respetar el principio de igualdad ni el de neutralidad; y que exige un
esfuerzo financiero extraordinario de la industria que debe anticipar el
impuesto que sólo se recuperará de los compradores en el momento del
pago de la factura por éstos, si se verifica la traslación del impuesto.
- Mayorista: si se compara a éste con el impuesto a las ventas al
consumidor final, tiene una menor base imponible. En este caso se
puede dar una evasión fiscal mayor, ya que los contribuyentes
mayoristas no registran todas las operaciones de venta, ni llevan libros
de comercio que reflejen sus negocios.

c) Impuesto sobre las ventas en todas las etapas, pero sin acumulación ni
piramidación, o sea sobre el valor agregado en cada etapa. Tiene como hecho
imponible la venta de mercaderías y la prestación de servicios y como base de
medición, el valor agregado por cada empresa interviniente, desde la
producción primaria hasta la última venta al consumidor final. Hay que restar
de los ingresos brutos de cada empresa los costos de los insumos ya gravados
adquiridos de otras empresas; esta deducción da como resultado el valor
agregado en la etapa correspondiente.

Este tipo de impuesto, produce un efecto regresivo, ya que la mayor parte de los
consumos, y por esto, la mayor parte de la carga del impuesto recaen sobre el sector
de la población de menos recursos. Para atenuar dicho efecto se podría incorporar al
impuesto objetos suntuarios o de lujo, y también la exclusión del ámbito impositivo o
en la desgravación de los bienes alimenticios, libros, productos farmacéuticos y otros
considerados de primera necesidad.

Se dice que la justificación a este tipo de imposición es que un impuesto a las


ventas se presenta como el medio mas adecuado de gravar a las personas basándose
en sus gastos, sin los efectos discriminatorios que poseen las sisas.

7
A su vez tiene diferentes objeciones, entre ellas:

 Favorece a quienes ahorran mucho de sus ingresos. En general cuanto mayor


es el ingreso mayor es el porcentaje del mismo que se ahorra.

 Su regresividad.

Ya que por razones administrativas no pueden recaer sobre todos los gastos en
consumo, favorecen a quienes concentran sus gastos preferentemente en rubros no
gravables. El impuesto discrimina contra aquellas personas a quienes las
circunstancias obligan a gastar un porcentaje de sus ingresos para propósitos
gravables. Dicho impuesto discrimina en contra de las familias numerosas, con
respecto a las pequeñas, a ingresos comparables. Aunque la capacidad contributiva
de la primera es menor deben pagar mayores sumas de impuesto. A su vez, las
exenciones a los productos alimenticios atenúan la discriminación ya que un gran
porcentaje del gasto de las familias numerosas corresponde a los alimentos.

IMPOSICIÓN ESPECÍFICA AL CONSUMO

A-Concepto:

Los impuestos sobre los consumos específicos o sisas gravan operaciones


específicas, objetos determinados de consumo, la venta de determinadas mercancías o
grupos de artículos. Estos inciden sobre los usos de la renta de los sujetos. Tanto
dicho impuesto, como así también, el que afecta a todos los bienes y servicios es
soportado en última instancia por los consumidores, mediante la elevación de los
precios de los productos gravados.

Entre las características que tienen se pueden nombrar las siguientes: son
gravámenes de una alta productividad fiscal, son de determinación sencilla, bajo costo
recaudatorio y simplicidad en cuanto a su recaudación, lo que hace más difícil su
recaudación. También son tributos distorsionantes que producen "excesos de
gravamen" derivados del efecto sustitución que se produciría al desviar la demanda
hacia otros tipos de bienes.

B-Efectos de la imposición específica al consumo:

1)- Traslación: en este tipo de impuestos, generalmente, el sujeto del tributo no


coincide con la persona del consumidor. Estos impuestos, cobrados de los
productores, pueden por éstos ser trasladados sobre los compradores comerciantes
mayoristas y por éstos a los minoristas y finalmente a los consumidores finales que
soportarían la carga del impuesto. Las distintas etapas de traslación pueden ser

8
mayores o menores, según la técnica de imposición elegida por el legislador al
colocar la obligación fiscal sobre una etapa más cercana o más lejana del
consumidor final; también va a depender de la naturaleza del producto cuya
producción y negociación puede realizarse en un número mayor o menor de
etapas. El grado de traslación hacia delante, si se grava al vendedor, puede
medirse por el cambio en el precio del bien gravado, y el grado de traslación hacia
atrás, puede medirse por la reducción del costo marginal. Si se grava al
comprador, el precio, es lo que paga al vendedor más el impuesto que debe pagar
al Fisco.

2)- Efectos generales en la economía: estos impuestos al repercutir en los precios y


las cantidades de mercaderías consumidas en el mercado producen efectos en las
ofertas, demandas y precios de los productos.

3)- Efectos sobre ahorro e inversión: el efecto que produce es el de sustitución, al


incentivar el ahorro del consumo. Un impuesto particular al consumo de un bien
en particular puede producir el efecto de la disminución de la demanda del mismo,
con la alternativa para los consumidores, de volcar su demanda hacia otros bienes
de consumo o bien ahorrar, para el consumo futuro o para la inversión.

4)- Regresividad: este efecto significa que el peso del gravamen es mayor para las
clases de menores ingresos, las cuales, si bien tributan menos en términos
absolutos, contribuyen en mayor proporción relativa. Una de las soluciones que
podrían existir para disminuir dicho efecto sería la de tener algunas medidas
tendientes a excluir de la base de imposición a los productos alimentarios y
farmacéuticos (los productos de primera necesidad). También existen artículos
que no son de primera necesidad, pero tiene una preferencia por parte de los
consumidores, como por ejemplo el tabaco y las bebidas alcohólicas. Dichos
impuestos son regresivos con respecto a la renta, esto es que son pagados en mayor
proporción por los sectores de la población de menor ingreso y en menor medida
por los más pudientes. La regresividad del impuesto al consumo respecto a la
renta puede no estar presente si se trata de bienes suntuarios o de lujo, ya que aquí
la incidencia en consumidores pudientes da al impuesto un carácter progresivo
respecto a la renta.

En conclusión, un tributo selectivo se puede usar para disminuir la demanda de


bienes prescindibles pudiendo producir efectos como: un mejor aprovechamiento de
la capacidad para exportar, cuidado de ciertos factores escasos que se utilizarían para
producir bienes mas esenciales, baja en el consumo de sectores con ingresos superiores
produciendo efectos sobre la tasa de ahorro, una mejor distribución de los ingresos.

O sea, el impuesto puede utilizarse como herramienta de la política económica. Si


el mismo influye sobre el precio final del bien, ascendiéndolo y siendo soportados por
el consumidor final, ante un mayor consumo abonará más impuesto.