You are on page 1of 222

Durante varios años ha permanecido sin ser tra­

ducido al castellano uno de los libros más agudos,


dramáticos y aleccionadores de la literatura coniein-
poránea; el de Julien Beoda. “La Traición de los In­
telectuales". Mucho se ha discutido en torno de ¿1,
p«:ro el debate se mantuvo reducido a Jos grupos más
selectos que pudieron leerlo en su Mioma original, y.
a veces, a personas que lo conocieron, como muchas
obras de enjundia, a travís de ajenas versiones.
Por e.'o hemos querido ofrecer a nuestros lectores
una versión minuciosamente revisada de obra tan im­
portante, y que fjuarda intima relación con otra sa­
lida también de nuestras prensas: ' El hombre contra
el milUame*’, de ftoth.
Senda, con esa fineza de espíritu que lo caracteriza,
ccd esa erudición certera y abundante, con esa valen-
fia quú lo ha hecho tan sinQulur, analiza aquí lo que
él llama ‘'traición’' y que. en realidad, es la banca­
rrota del Intelectual en cuanto a burócrata de la inteli­
gencia^" de adulador de los sistemas políticos en boga,
de sacristán de actividades diversas y hasta antagó­
nicas a la suya, olvidando que s’ú /unción es la de
r.n sacerdocio, de que la austeridad y la franqueza
están en la base misma de ese sacerdocio, convertido
.aliara en olida.
Pocos .libros suscitan tan apasionado Interés como
éíie, ni son tan actuales, tan en permanente viden­
cia. Por lo cual estamos seguros de haber hecho un
servicio efectivo a la cultura e:i lenijua castellana y a
nuestros lectores, al dar una versión de "La traición
de- los intelectuales".
En cuanto al autor, él es, como se sabe (v¿?se
C.flfN M1TOUES CONTEMPORANEOS, (orno -1,
Ed. Ercilla). uno de los más conspicuos ensayistas
franceses de nuestro tiemoo.
ÜiiClLLA.
ALGUNAS OBRAS DEL AUTOR

L E S 'S E N T IM E N T S D E C R IT IA S
S E L P H E ijijft i snssijo sobr¿ la estética de la actual socialad ¡can­
cela.
D IA L O G U E D ‘E L E U T H E R 5
LET T RES A M E L IS A N D E .
LE B E R G S G N IS M E o ana [¡losofia Je la movilidad.
S U R LE SU CCES D íl B E R G S O N IS M E
M O N P R E M IE R TEST A Al ENT.

.A D V E R T E N C IA D E L T RA D U C T O R : La traducción exacta
de "Trahlson des de res" serla “La traición de Jos clérigos o de
ios escribientes", cosa bien distinta a Ja. que se refiere el autor.
Bendá explica que Ja nilslón de intelectual no es uq oficio sola­
mente, sino un sacerdocio —como todas Jas misiones y todos ios
oficios desempeñados a conciencia. Y que cuando el hombre olvida
ese "sacerdocio”, entonces traiciona su cometido en d mundo. De
ahí que hayamos optado por Ja traducción libre que figura ¿n 3a
portada de este libro y a la cual se contrae la presente, necesaria
explicación.
L. A. S.
JULIEN BENDA

LA TRAICION
DE LOS
INTELECTUALES
( L a trah isou des clercs)

Traducción de
l. A. SANCHEZ

EDICIONES E RC ILLA
SAN TIAGO DE C lIlU i -
19 5 1
I N D I C E

Pág.

P R O L O G O __ _________________________________ __ - 9
I
M dderno perfeccionamiento de las pasiones políticas 11
n
Significado de este movimiento,— Naturaleza de las
pasiones políticas_______________ ________________ 36
III
I.os intelectuales.— La traición de los intelectuales.... 43-
IV
.Vista de conjunto.— Pronósticos— .... ........ ............... . 169
N O T A S ............... .......... .................................................. 189.
PROLOGO

Tolstoif refiere que sierida oficial, y viendo, durante


una marcha, a uno de sus colegas. golpear a un hombre
que se salía de la fila, le dijo:
" ¿ N o le da vergüenza tratar así a uno de sus seme­
jantes? ¿N o ha leída usted el Evangelio?" A lo qu¿ res­
pondió el otro: “¿ Y usted no ha leído los reglamentos m i­
litares?”'
Esta respuesta es la que recibirá siempre lo espiri­
tual cuando quiera regir a lo temporal. M e parece muy
sagaz. Los que conducen a los hombres a la conquista de
algo no hacen sino realizar la justicia y la caridad.
Sin embargo, me parece importante que existan hom­
bres, aun cuando se les zahiera, que guíen a sus semejan­
tes a otras religiones que no sean las de lo temporal. Pero,
los que sobrellevan la carga de esa tarea, y yo los llamo
''clérigos" ( eleres) {I ) , no sólo no la afrontan, sino que

{1} La traducción literal de ía palabra "clcrcs" €5 sencilla:)


clérigos, sacerdotes, escribiente, erudito. Pero Benda Ic da uoa ampli­
tud que sobrepasa loj limites del diccionario. Clerc ea ti intelectual
profesionalizado, exento de Ideales, buroíraiizado, apegado a loa In­
tereses inmediatos. Por eso me ha parecido más adecuado traducir si
tilnlo copio aparece en !a falsa cíirámía de este libro; La ualm oq
des deres »« “la traición de lo¿ Ui:dcc{uules‘\— N. de) i t
cumplen la tarea contraría. La mayor parte de los mora~
listas escuchados en Europa desde hace cincuenta años,
singularmente los literatos en Francia, invitan a los hom­
bres a burlarse del Evangelio y a leer los reglamentos mi­
litares.
Esta nueva enseñanza me parece tanto más grave
porque se dirige a una humanidad, que, desde su propio
jefe, se ubica hoq en ¡o temporal con una decisión deseo-
nocida hasta ahora, Esto es lo que empezaré mostrando.
I

M O D E R N O . P E R F E C C IO N A M IE N T O
DE LAS P A S IO N E S P O L IT IC A S

Consideremos • las pasiones, llamadas políti


,ias.que los hombres se yerguen' íos. unos contra jos'otros,
las principales de las cuales son las pasiones de- razas,,
las de clases y las nacionales (1 ). Las personas más-de­
cididas' a-creer en el'progreso fatal de la especie hu­
mana, más precisamente, en su necesario enmmbamiento
-cacia mayores paz y amor, no podrían negarse n .co n ­
venir que,‘ desde hace un siglo, y cada dia más acen­
tuadamente, tales pasiones alcanzan, en varios sentidos,

cada vez.', más-importantes, a un punto tal d¿ p e rfe c ­
cionamiento que Ja historia no registra igual.

( I } Eü de advertir q u t Benda publicó estv libro cuapdo. el


movimiento naci empezaba a adquirir fuerza, y muchos dudabaa
de <H!C pudiera a|ca.n:z: la risonmicia que lia te n id o .—-Ñ. del T.
A n tr todo, ellas comprenden a un número de hom­
bres que jam ás habían interesado. Mientras, uno se sor­
prende, a| estudiar, por ejemplo. Jas guerras civiles que
conmovieron a Francia en el siglo X V I y hasta á fines
¿el X V I I I . por ej reducido número de personas 'Cuya
alma, en-realídad, perturbaron; mientras que Ja' historia
está llena, hasta el siglo X IX , de largas guerra* eu­
ropeas que dejaron a la gran mayoría de Jas poblacio­
nes perfectamente indiferentes, salvo los perjuicios ma­
teriales que sufrieron (a ), puede decirse que, hoy día,
casi no hay un alma en Europa' que no se encuentre
tocada (o no crea estarJo) por una pasión de raza ¡o
de clase o de nación, y, coa frecuencia, por las tres-a
un tiempo.' Parece que se'puede comprobar idéntico
progreso en el Nuevo M undo, mientras que en el E x ­
tremo Oriente, inmensas colectividades humanas, que
parecían privadas de movimiento, despiertan a los odios
sociales, al régimen de los partidos, al espíritu nacional
como voluntad de humillar a otros, hombres. Las pasio­
nes'políticas alcanzan hoy una universalidad que minea
conocieron.
Además, alcanzan coherencia. Claro está que, gra­
cias al progreso de las co~;;mcaciones entre los hombres,
y. más aun, del espíritu de ngrupamienfo. Jos* adep­
tos de un mismo odio político, que, hace aún un siglo
se mjTaban pijai los. unos a los otros, y odiaban, me atre-«
vo a decir, en orden disperso, forman hoy día una masa

v(a) .Véase la cota. A al Í éqüL dd .tomo.— N. cid autor.


pasional compacta, cada uüo de cuyos elementos se sienie
vinculado .con ia infinidad de los demás elementos que
componen dicha masa. E sto es singularmente sorpren­
dente en la ciase obrera, a Ja que, hasta mediados del
siglo X I X , se ja veía no tener para la clase adversa, sino
una hostilidad dispersa, movimientos de guerra, aislados
(por ejemplo, no se hacia huelga sino en una ciudad o
en upa'corporación), p^ro que, hoy, fonna, de un ex­
tremo a otro de Europa, un estrecho tejido de odio ( 1 ) .
Puede, afirmarse que estas coherencias se irán acentuando,
ya que la voluntad de agolpamiento es una de las carac­
terísticas más profundas del mundo moderno, el cual se-
convierte, incluso en zonas inesperadas (por ejemplo,-en
el campo de! pensamiento), el mundo de las ligas, de las
'‘uniones" de los “haces" (2 ).. ¿Es preciso decir que la
pasión del individuo se aviva al sentirse compartida por
millares de pasiones semejantes a • ellas? Agreguemos
que el individuo confiere una personalidad mística al
conjunto del que se siente miembro, le profesa una ado­
ración religiosa, que, en él fondo, no es sino la deifica­
ción de su propia pasión y que acrecienta su potencia.
A esta coherencia, que se podría llamar de super­
ficie, se agrega, si asi puede decirse, una coherencia de
naturaleza. Por lo mismo que forman una masa pasio-

* (1) Naturalmente, no sólo tay odio como baje de estas


agrupaciones de que habla Benda. III "espíritu de claae" tieue po-
deroaas manifestadooes positivas, de sojidaridud y cooperación -
constructiva.— N. del T.
(2) £.a palabra "haces” {Íaísceaux, en fraucéa) a refiere e
la rail de la jjikiHrg "foídsuio**,— N. del T.
14 JUL2EN BENDA

na] más compacta, los que comulgan en una misma pa­


sión política, constituyen una masa pasional, más homo­
génea, en la que quedan abolidas las formas individua-
les de sentir. *ea la que los ardores de todos adoptan
cada vez más un color único, ¿Quién no se siente im­
presionado al ver. por ejemplo en Francia, hasta qué
punto los enemigos del régimen democrático (hablo de
la masa, no de las cumbres) manifiestan hoy- una pasión
poco variada, poco diferente"a sí mtsraá, según de quién
nace; hasta qué punto ése. bloque de odio se haíía poco
debilitado por modos personales y originales de' odiar
(podría decirse: hasta qué panto obedece el mismo a
la "nivelación democrática*'); hasta qué punto las emo­
ciones llamadas antisemitismo, anüclerícalismo, socialis­
mo. ^ pesar de las múltiples formas de esta última, pre­
sentan cada una mayor uniformidad que hace cien años;
hasta qué punto los tributarios de cada una hoy dicen,
más que antes, iodos la misma, cosa? Las pasiones polí­
ticas parecen haberse elevado a la práctica de la disci­
plina en calidad de pasiones; parecen cumplir una pala­
bra de orden hasta en el sentir, Y se ve bastante qué
aumento de fuerza adquieren con ello.
Este, aumento de homogeneidad, está acompañado,
en algunas de ellas, por un crecimiento de precisión; se
sabe, por ejemplo, cómo el socialismo que. hace todavía
un siglo, era, para la masa de sus adeptos, una pasión
fuerte, pero vaga, ha circuoscrito mejor hoy día el ob­
jeto de su voluntad, ha determinado el punto exacto en
donde quiere herir al .adversario, y el movimiento que
le conviene para conseguirlo; y cómo se observa idéntico
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 35.

progreso en lo: que; se refiere al antidemocralismo. Se


sabe tambiéa.cómo un odio, al precisarse, se vuelve más
vigoroso. .
- - Otro perfeccionamiento de las pasiones políticas.
Hasta nuestros días, veo, a través de ia historia, estas,
pasiones procediendo cor. intermitencias, experimentando
sobresaltos y treguas, accesos y 'aflojamientos; en Jo que-
se refiere a las pasiones de raza y clase, veo que explo­
siones seguramente terribles y numerosas, son seguidas
por largos periodos' de calma o, al menos, de somnolen­
cia; entre Jas naciones, que Jas-guerras duran años, pero
Jos odios no, supuesto que éstos existan. Hoy, basta
echar una- ojeada per !a mañana sobre cualquier hoja
impresa para comprobar que los odios políticos no des­
cansan ya-un soio día. A lo sumo, algunos callan por
un momento, en beneficio de.uno de ellos que. súbita­
mente, reclama todas fas fuerzas de! sujeto: es la hora
Üe Jas "uniones sagradas”, las cuales nunca señalan el
reinado de un amor, sino de un odio general que, m o­
mentáneamente; domina a las* parciales. Las*pasiones
políticas han adquirido Jioy esc atributo, tan raro en el
orden dél sentimiento: la continuidad.
Detengámonos en este movimiento, por el que los
odios parciales abdican en favor de uno más general,
que saca dej sentimiento de su generalidad uoa religión
de sí misma, y, por tanto, una fuerza totalmente nueva.
T al vez no se ha subrayado debidamente que esta clase
de movimiento es uno de- los rasgos esenciales del siglo
X IX .' No solo ¿sie siglo ha visto, en dos ocasiones, en' _
Alemania y en Italia, a los odios seculares de »os pe-
15 JULIEN BENDA

quenas Estados abatirse-ea favor de* una gran pasión


raciona), sino q u e e s / t í (más exactamente a fines del
X V I I I ) el que vió, ea Francia, el odio de la nobleza
de corte y de la nobleza provincial extenderse en bene­
ficio del odio de una y otra contra todo lo que no era-
noble; el odio de la. nobleza de espada y la nobleza'de
trapos fundiéndose en un mismo impulso; el odio del
alto y bajo cíero desaparecer en su odio común contra-
el laicismo; el odio del clero y de la nobleza desvane­
cerse en provecho del odio de ambos contra el Estado
Jlaao, y e n fin, rn nuestros días, el odio mutuo de ios
tres órdenes fundiéndose en uno solo de los poseedores
contra la ciase obrera. La condensación de las pasiones
políticas ea un pequeño número de odios muy simples
y que alcanzan a Jas raíces más hondas del corazón hu­
mano. es una conquista de la edaá moderna (1 ),
Creo ver, además,, un gran progreso de las pasio­
nes políticas en lá relación que presentan hoy, coa res­
pecto a aquel que se halla en la escena, con sus demás
pasiones. Acaso en un burgués de la vieja Francia, las
pasiones políticas'— aunque ocupasen mayor lugar del
que de ordinario se presume'— tenían sin embargo, meno3
importancia que la pasión de lucro, la afición al goce, los
sentimientos de familia, los menesteres de la vanidad, y
lo menos que se puede decir de su homólogo moderno es

( I) Recordemos que hace apenas cien años, jos obreros irán-,


ceses provenientes de dlftrenics provincias ie entregaban a menudo,
«ntre ello* e «aiJ^Hentos combates, (Martin Nadaud, "Mimoires
dt Léonard'V p, 93.)*
LA T R A IC IO N D E LOS INTE* ACTUALES 1?
\ ■

que, cuando las pasiones políticas penetran en su cora­


zón, entran a formar parte de él a! mismo nivel que jas
orras. Que se compare, por ejemplo, el ínfimo espacia que
ccupan las pasiones políticas en el burgués francés, tal
como se ve en los'"fableaux" (1) y en las comedias de
la Edad.M edia, en las novelas de Scarron, de Fureíiere y
de Charles Sorel (2 ), con el que ocupan.en esos mismos
burgueses pintados por Babac. Stendhal, Anatole Fran-
ce, Abel Iíerm ant y Paul Bourget, teniendo bien enten­
dido. por cierto, que no me refiero a épocas de crisis co­
mo la Liga o la Fronda (3), en que las pasiones políticas,
no bien se apoderaron del individuo, se adueñaron inte­
gramente de él. La verdad es, por cierto, que hoy
las pasiones políticas invaden, en los burgueses,- la
mayor parte de las demás pasiones y las trans
forman en su provecho. Se sabe que, en nuestros dias,
las rivalidades de familia, las hostilidades comerciales,
las ambiciones profesionales y la competencia en bono-
íes están impregnadas de pasión política. Política, ante
todo, quiere un apóstol del alma moderna; politica do­
quiera, puede comprobarlo, política siempre, politica y

(1) ''Pablíatix'*, forma ¡iterarla propia de los comienzas de


ia literatura francesa.—N. del T.
{2) Véase Petlfc de Julleville, "La Comedia y las Costum­
bres en !a Francia medieval'’; André Bretón. "La novela en el
ainlo X V Í i”.
(3) I-a Lifla: época tumultuosa en que se batían los iiiieni-
bros uu la Liga católica contra Jos protestantes.—-La Fronda: suble­
vación y motines callejeros" en contra de Mazarino, en la niñez'
de Luis X IV .— N. del T.
13 JULIEN BENDA

nada más que política {1}. jQ ué superabundancia de


poderío adquiere Ía pasión política ai combinarse con
otras pasiones tan numerosas, tan constantes y tan fuer­
tes en sí mismas, que basta abrir los ojos para verlo.
Cuanto al hombre de! pueblo, para medir cora o ha cre­
cido en la edad moderna la relación de sus pasiones po­
líticas con sus demás pasiones, basta pensar que por
largo tiempo-s» pasión, .s^gún Ja frase de Stendhal, se
reducía a- anhelar: l, 9. no ser muerto, 2.9, tener un
buen vestido, abrigador; ccrno, después, cuando Ja dis­
minución de la niisería le permitió perspectivas más am­
plias, sus vagos deseos de cambios sociales fueron lentos
para, transformarse en pasión, quiero decir, en presentar
Jos dos caracteres esenciales: idea fija y necesidad de
convertirse en acción (2 ), Creo poder decir- que, en'
todas clases. Jas palabras políticas alcanzan hoy. en
quien las iiene, un grado de preponderancia sobre /as
demás pasiones, hasía hoy no conocido.
E l lector ha nombrado ya un factor capital de ios
movimientos que aquí señalamos: trocadas las pasiones
políticas en universales, coherentes, homogéneas, penna-

(1} La novedad consiste sobre todo en que hoy se admite


que todo sea poli lita, que se ío proclame y se jacte de eilo. Si aó,
es muy evidente que los hombres, tenderos o poetas, no han es­
perado la ¿poca presente para traíur de desembarazarse de un rival
para descalificarlo politicamente. Recordemos por qué medios los
competidores de La Fontasne le 'impidieron durante diez años su
ingreso a la Academia.
(2) No los presentaron, según fa profueda observación de
Tocqueville. sino el día en que un comienzo de mejoria de' so cor.*-
dición Invitó al hombre del pueblo a querer más, es decir, hacia
fines del siglo XVIH-
LA TRAICION *DE LOS INTELECTUALES < 19

nentes y preponderantes,-todos reconocen aili, en gran


perte, la obra de la hoja política diaria y barata. N o
puede uno dejar de preocuparse y preguntarse si no
podrían recomenzar las guerras interhumanas. cuando se
piensa en este instrumento para cultivar sus propias pa~
. sienes, que los hombres acaban de inventar o, al menos,
de llevar a un grado de püderío que nunca se habia
visto, y ai cual ellos se. ofrecen con toda la amplitud, de
su corazón iodos los días, apenas abren los ojos/
Acabamos de mostrar lo qtie podría llamarse el per­
feccionamiento de las pasiones políticas en su superficie,
bajo modos más c menos exteriores. Dichas pasiones
se han perfeccionado también en profundidad, en fuerza
interior.
Y , ante todo, han progresado singularmente en la
conciencia de sí mismas. Es zvidznte que hoy (grande­
mente, también, por efecto del periódico), afectada el
alma- por un odio político, adquiere conciencia de su pro­
pia pasión, se la formula, y se la representa con una ni­
tidez que no conocía hace cincuenta años, y cuya viveza
no 'es necesario subrayar. Quisiera, a este respecto,
marcar dos pasiones que nuestro tiempo ha visto .urgir,
no por cierto a la existencia, sino a la conciencia, a ja
confesión, al orgullo de sí mismas.
La primera es ía que yo llamaría una especie de
nacionalismo judio. Mientras que, hasta aquí, los ju ­
dies acusados, en numerosos países; de constituir una
raza inferior o, al menos, paificular t inasimilable, ms~
pondían negando tal peculiaridad, esforzándose por bo­
rrar sus apariencias, negando admitir la realidad de las
20 JULIEN BENDA

tazas, desde hace algunos años se've en algunos de ellps,


dedicados a proclamar esta particularidad, a precisar sus
rasgos o los que se consideran tales, a gloriarse de ellos,
a desechar todo propósito de fundirse con sus adversa­
rios, (V er la obra de Israel ZangwiH, de A ndré Spire
y Ja "Revista Judía” }. No se trata aquí de averiguar si
el movimiento de judíos sea más noble que la aplica-
ción de tantos otros, por hacerse perdonar su origen;
se trata de hacer observar a quien interese eí progreso
de la paz en el inundo.que, a los orgullos que lanzan
a unos hombres contra los otros, nuestro tiempo ha
agregado uno más, al menos en cuanto a ser consciente
y orgulloso de sí ( I ) ,
El otro movimiento a que me refiero es el hurgue-
sismü. o sea la pasión de la clase burguesa a resistir
contra la que la amenaza. Puede decirse que hasta nues­
tros dias, el “odjp de clases’', en tanto que odio cons­
ciente y orgulloso de sí, era sobre todo el odio del obrero
contra el mundo burgués; el odio recíproco era menos
advertible. Avergonzada de un egoísmo que creía
peculiar a su casta, la burguesía disimulaba ese egoísmo,
lo admitía de mala gana, quería que lo tomaran, tomarlo
ella misma por una forma indirecta de preocupación por
el bien de todos. (2 ). EJ dogma de la lucha de clases.

{1} Hablo aquí de los judíos-de occidente y de la clase bur-


gue.sa; el proletariado judio no ha aguardado nuestro tiempo para
sumergirse en el sentimiento de la particularidad de su raza. De
todos modos, lo hace sin provocas.
(2) Ese fué el deseo que expresaba también Benedicto XV.
cuando invitaba a Iqs pobres a “complacerse eu la prosperidad de
las personas elevadas y a esperar su apoyo confiadaiDeíJte"
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 21

respondía comprobando que verdaderamente había cla­


ses, mostrando que, si Sien sentía su irreductible oposi­
ción a su adversario, no quería admitir que la sentía.
Hoy basta pensar en eí ‘'fascismo" italiano, en cierto
"Elogio de la Burguesía francesa", en tantas «tras ma­
nifestaciones de igual sentido (1). para ver que la bur­
guesía adquiere plena conciencia de sus egoísmos espe­
cíficos. que los proclama como tales, que los venera en
esa misma condición y como ligados a los supremos in­
tereses de la especie, que se jacta de venerarlos y de
enderezarlos contra Jos egoísmos que pretenden su des­
trucción. Nuestro tiempo habrá visto crearse la mística
de la pasión burguesa, en su antagonismo a las pasiones de
Ja otra clase (2 ). También en eso nuestra edad aporta al
balance moral de la especie humana, el advenimiento de
una pasión más para la plena posesión de si misma.
E l progreso de las pasiones políticas en profundi­
dad, desde hace un siglo, me parece singularmente nota­
ble en las pasiones nacionales.
Primero,, desde el hecho de que ellas son experi­
mentadas hoy por las masas, estas pasiones se han vuelto
niés bien puramente pasionales. Mientras que el senti-

()) Por ejemplo "La Barricade" de Paul Bourqet. en donde


el autor, alumno Je. Georges Sorel, invita a la burguesía a no de­
jar al proletariado el monopolio de la pasión de clase y de vio­
lencia. V¿ase: André Beaunicr. "Los deberes de la violencia", ci­
tado por Hafpédn-Kaminski, en su prefacio a 1* obra de Tolstül;
"La ley del amor y Ja ley de la violencia";
(2) “Esta frase que tanto hizo reír hace aun veinte aflos, el
"sublime burgués”. adquiere pitra la burguesía /ríiucesa el caráclrr
de una plenitud mística a fum a de fcuidr los más altos va[or<¿
í.ocia',05 y fiadúiiajes’'. ( “lilogio del burgués francés”, j>. 2S i).
22 JU LIEN BENDA

miento nacional, cuando era ejercido.nada más que por


los reyés y sus ministros, consistía, sobre todo, eri. el
apego a un interés (apetito de territorio, busca de ven­
ta jas comerciales y alianzas provechosas), puede decir-
.se que hoy, experimentado {al mencs continuamente)
por almas populares, consiste, en. su mayor parte, ea el
ejercicio de un orgullo. Todo el mundo convendrá en que
la pasión "nacional, en el ciudadana moderno, está menos
constituida por el abrazamiento de los intereses de su na­
ción — intereses que discierne, mal que no tiene, que no
trata de tener (es conocida su indiferencia para las cues­
tiones'de política exterior)—' que de la inania que tiene
de eila (de la nación), de su voluntad de sentirse en
ella, de reaccionar ante los honores e injurias que cree le
son(inferidos a aquélla. Sin duda, ese-ciudadano quiere
que su nación adquiera territorios, que sea próspera, que.-
tenga poderosos aliados; pero Jo .ansia, menos por íos
frutes materiales que recogería de elíos (¿que-experimenta
personalmente de esos frutos?) que por la gloría que de ella
sacará. El sentimiento nacional,* al volverse popular, se ha
transformado, sobre todo, en orgullo nacional, en suscepti­
bilidad nacional ( í ). jCóm o se ha vuelto en eso más pura-

( i) Precisemos bien cuál. es la novedad en esto. El ciuda­


dano del siglo X V I tenja ya la nocióndel honornacional; las
cartas de Racíne bastarían para probarlo (ver una página ilgnl-
ficatlva eo Jas ''Memorias*' de Poníis, lín. X IV ); pero se dejaba
a} rey el-cuidado de decidir lo que-exigía ese honor: una Indigna­
ción como la d« Vauban ante la pai de Rysvlck. "que deshonró ai
rey y a ioda la nación** es un movimiento excepcional bajo el jh -
tltíuo tíglmen. EJ ciudadano moderno pretende percibir él mismo
lo que «xfQe el honor de su nación y está presto a Insurgir coa-
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 23

mente” pasional, más perfectamente irracional y, por tan­


to, más fuerte, basta para medirlo pensar en el chovi­
nismo, forma del patriotismo inventado propiamente por
las democracias. Que, por lo demás, y contrariamente
a Ja opinión común, el orgullo sea una pasión más fuerte
que ei interés, es cosa de que uno se convence cuando
se observa cuántos hombres se hacen matar valiente­
mente por una herida en su orgullo, y casi nunca por
un golpe en sus intereses.
Esta susceptibilidad de que se reviste el sentimiento
nacional al hacerse popular,-es cosa que hace que la
posibilidad de las guerras sea mayor que antaño. Es
claro que. con los pueblos y la aptitud de los nuevos
"soberanos” para saltar ante el ultraje apenas cteen ha­
berlo recibido, la paz corre, sobre todo, un aumento de
peligro que no conocía cuando no dependía sino de
los reyes y sus ministros, gente más bien estriV'amentc
práctica, muy dueña de si y bastante dispuesta a sopor­
tar injurias si no se creían los más fuertes ( I ) . Y , en
los hechos, no se cuenta ya cuántas veces, desde hace

tra su jefe si ¿ite jo percibe Je modo distinto. Esta novedad no


tiene, por ío demás. nada de especial en las naciones de régimen
democrático.. En 191). los ciudadanos de la monárquica Alemania,
¡uzeando insuficientes jas concesiones que Francia hacia a su país
a cambio de su abstención en Marruecos, se aharon violentamente
contra su soberano que aceptó tales condiciones, y según eüos. hizo
escarnio cid honor ah*tn.1n. Se puede afirmar que lo mismo ocu­
rriría en Francia sivolviera a ser monárquica y su rey entendiera
loa intereses del honor nstcional de modo diverso a su pueblo. Lo
cual, por lo demás, se vio durante todo el reinad*) de Luis Felipe.
( I) Hjcmplo: la hnmrJacióo de Ohnüu en I850. de la que
puede afirmarse que ninguna democracia ta hübrift soportado al
menos con la filosofía que demostraron el rey de Prusta y su gobier-
24 JU LIEfí BENDA

cien años, la guerra ha logrado abarcar al.’mundo única­


mente porque un pueblo se creía herido en su honor (1 ).
Agreguemos que esta susceptibilidad nacional ofrece a
los jefes de las naciones, sea que la exploten dentro de
su propio territorio o en el de sus vecinos, un medio
nuevo y seguro de 4esencadenar las guerras que nece­
sitan; y esto es lo que no han dejado de comprenderlo»
como lo prueba ampliamente el ejemplo de Bismarck y
d e jo s medios cómo lo g ró- sus guerras contra Austria y
Francia. Desde estos puntos de vista, me parece bastante
justo decir, con los monarquistas franceses, que "la de­
mocracia es la guerra”, ’a condición de que se entienda
por democracia el advenimiento de las masas a la sus­
ceptibilidad nacional y jq u e se reconozca que ningún
caqbio de régimen no ponga a raya este fenómeno (2 ).

no. ¿Será necesario que diga qué oíros peligros más, en cambio,
corre la par con Jos reyes? Basta citar la fras« de Montaigne: “ El
espirita de la monarquía es jla guerra y el ensancha miento**.
■ U ). 1886. /'affaire” Scnnocfcelé; 1890. “affaire" del _ rey de
Fspaña, silbado en París convb corone! de huíanos; 1891, “ affaíre" ;
de la emperatriz de Alemania cuando cruzó por París; "affaire"
de Fachoda; 190-í, *'affaire‘* de los ingleses, corridos por ’ la flota
rusa, etc. — Por cierto, no pretendemos que los reyes no hayan
llevado a cabo sino guerras prácticas, aunque a menudo 1a alega­
ción del "honor herido" «o fué’etr ellos más que un pretexto;-Luis
X IV evidentemente no hizo Ja guerra a Holanda porque ésta hu­
biera fundido una medalla injuriosa para su gloría. Lo que recor­
daremos más adelante es que los reyes hacen de tiempo en tiempo,
guerras de apariencia, elegancias que aparecen tentar cada ver menos
a las democracias. No se imagina más la paz del mundo turbada
por las cabalgatas como las de Carlos VIH en Italia o Carlos X II
en Ukranía.
{2) ¿Hay. que recordar que las guerras desencadenadas por
la paskSn política y contra -la voluntad de los gobernantes se ven
LA T RAICIO N DE LOS INTELECTUALES 23

O tro considerable pro fuu diz a miento de las pasiones


nacionales es que los pueblos creen hoy estar, no^sóU
en su ser material, su fuerza militar, sus posesiones te­
rritoriales y su riqueza, económica, sino en su ser. moral.
Con una conciencia que nunca se había visto (que ati­
zan mucho los literatos), cada pueblo se prepara a sí
mismo y se alinea contra los demás en su lengua, su
arte, su literatura, su filosofía, su civilización, su "cul­
tura*'. El patriotismo es hoy Ja afirmación de una for­
ma de alma contra otras f o r m a s de alma (1 ). Se sabe

roncho bajo las monarquías, y no sólo bajo las monarquías cons­


titucionales como la guerra de Francia contra España en 1323 o con*
ira Turquía en 1826, sjno bajo las monarquías absolutas: por ejem­
plo ía guerra de la sucesión de Austria, impuesta a Fleury por un
movimiento de opinión: bajo Luis X V I, la guerra por la ¡netapen­
dencia norteamericana; en ¡£06. la guerra de Prusia contra Napoleón:
en 1813, la de Sajonia? Parece que en 19H la guerra fué impuesta
a soberanos absolutos como Nicolás II y Guillermo II. por las pa­
siones populares que ellos alimentaban desde hacia años y que no
pudieron contener,
( í ) "Pero lo que es más importante que los hechos mate­
riales, es el alma de las nadone>. En todos los pueblos se deja
sentir una especie de efervescencia, unos defienden ciertos princi­
pios. otros los opuestos. Aunque forman parle de la Sociedad de
las Naciones, los pueblos no abandonan su moralidad nncipnat"
.(discurso del ministro de Alemania en la SDN. 10 set. 1926). El
orador prosigue: “Esto, sin embargo, no debe tener por conse­
cuencia alzar a unoi pueblos contra los otros”. Se asombra uiiti
de que no agregara: "A I contrario". {Cuánto más orgulloso y, a h
vez. más respetuoso de Ja verdad es el lenyuaje de Trcischke:
f’La conciencia de si mismas que adquieren tas naciones y que la
cultura sólo fortifica; esa conciencia hace que jamás pueda Ja gue­
rra desaparecer de -Ja tierra, a pesar deí encadenamiento más es­
trecho de los intereses, a pesar de la semejanza- de costumbies v
de las formas exteriores de la existencia”. (Citado por Ch. Andler,
“Los* orígenes del Pangérmanismo”, Ed. francesa, p. 223).
23 JULIEN BENDA

que esta pasión gana asi en fuerza interna, y las guerras


que preside son más ásperas que las que se hacían los
reyes simplemente deseosos de un mismo pedazo de tie­
rra. La profecía del antiguo bardo sajón se cumple ple­
namente: "Las patrias serán,,entonces realmente lo que
no son. aún: personas. Experimentarán odios, y esos
odios causarán guerras más terribles que todas las hasta
boy conocidas" {1).
N o se sabría decir de modo suficiente hasta qué
.punió ésa forma del patriotismo es nueva en la historia.
Ella está, evidentemente. ligada a la adopción de esta
pasión por las masas populares, y parece haber sido
inaugurada, en i8 l3 , po.* Alemania, la cual habría sido
aparentemente el verdadero educador de ía humanidad
comq patriotismo democrático, si s« endenJe bajo esta
frase la voluntad de un pueblo para erguirse contra íos
demás en nombre de s*is caracteres más fundamenta­
les (2 ). (L a Francia de la Revolución y del Imperio
nunca pensó en erguirse centra los otros pueblos en
nombre de su lengua o de su literatura.) Este modo
de patriotismo fué tan poco conocido en las épocas pre-

{1) Hito es lo que Mlrabeau j/arece que p r e v ló cuando anun­


ciaba a Ja Constituyeme que Jas guerras de “pueblos ¡¡bres” ¿¿fian
peores que Jas de los reyes.
(2) La religión <íej "alma aacional" es evidentemente, y ló-
gicamente. una eniaoacJón del altna popular. Por lo demás, elia ha"
j:do cnniada por una literatura eminentemente democrática: el roman-
<. llcsmo. Es de notar que los peores adversarios d e l. romanticismo
y de h democracia' la han 3dcptado: constantemeote se la ve apa-
tecer » i "Í/Actloo Francaise*. Hasta este punto es imposible
’j oy día ser oatriota sin Kalagar las pasiones democráticas*’. . .
LA. TRAICION DE LOS INTELECTUALES 27

cedenies, que no se ha vistcr en ellas el caso de-naciones


que: admitan en su seno la cultura de otras naciones, coa
las cuales se encontrasen en guerra, y hasta reveren­
ciándolas. ¿Recordaré a la religión romana, con referencia
al genio de' Grecia, al cual aquella creyó deber abatir
políticamente? ¿Recordaré la religión de los Ataúlfos y
los Teodoricos, vencedores de Roma, en lo que respecta
al genio romano? ¿Y más cerca de nosotros, a Luis X I V
anexándose la Abacia sin pensar por un instante en
prohibir el idioma alemán? (1 ). Se llegaba hasta a ver
a ciertas naciones manifestando su simpatía por la cul­
tura de naciones con las cuales estaban en guerra o pro­
poniéndoles la suya: el duque de Alba se dedicó a po­
ner en seguridad a k>s sabios de las ciudades de- H o ­
landa contra los cuales mandaba sus legiones. En el
siglo X V IH , los pequeños Estados d¿ Alemania, alia­
dos de Federico II contra nosotros, adoptaron, más que
nunca, nuestras ideas, nuestras' modas, nuestra litera­
tura (2 ). El gobierno de ia Convención, en plena lu­
cha contra Inglaterra, enviaba una diputación a este país
para invitarlo a adoptar nuestro sistema métrico (3 ).
La guerra política implicaba la guerra entre las cultu­
ras, y ésta es, propiaofente. una invención de nuestro
tiempo,'que le asegura un lugar prominente en la his­
toria moral de la humanidad.

(H Ver la nota B ai fía del volumen.


{2) V¿ase Bruno*. Historia de Ja Je;igua írnucesa, t, V. Lib
íEd. francesa).
t>) V¿asc. • a propósito, una Itírmosa página de Augusto
Comic. “'Curso dt: FiioiCÍÍa posiíiva'', 57* lección.
28 JULIEN "BENDA

O tro refuerzo de las pasiones nacionales, se halla


en la voluntad que tienen hoy Jos pueblos para reen­
contrarse en su pasado, o más, precisamente, 'para sen­
tir sus ambiciones al remontarse a sus antepasados, para
vibrar con aspiraciones “seculares", para adherirse a
derechos "históricos”. Este patriotismo romántico es,
también, jo característico de un patriotismo practicado
por almas populares {Hamo aquí "populares** a toda
alma gobernada por la imaginación, es decir, en primer
término, a la gente de sociedad y a los literatos); tengo
la idea de que cuando Hugo de Lionne anhelaba para
su patria la adquisición de Flandes, o Siéyes la de los
Países Bajos, ellos no creían sentir revivir dentro de si
el alma de los antiguos galos, como tampoco Bismarck,
cuando ambicionaba Jos ducados daneses, no pensaba
(yo no hablo de lo que decía) en resucitar !a voluntad
de la Orden Teutónica ( I ) . Q ué exceso de violencia
acarrea esta solemnización de sus deseos, a ía pasión
nacional; para convencerse basta ver en lo que se ha
vuelto tal sentimiento en ios alemanes, con sus preten­
siones de continuar el espíritu del Santo Imperio Ger­
mánico. y en los italianos desde que plantean sus desig­
nios como la resurrección de los del Imperio Rom a­
no (2 ). Inútil decir que, si también en eso los jefes de

( !) En verdad, los pueblos no creen que sus ambiciones re­


monten a sus abuelos: ígnorames de Sa historia, no Jo creeo ni cuan­
do es cierto; creen que ío cree», o.* con más exactitud, qilieren creer
que ío creen. Esto basta por Ío demás para hacerlos feroces, más
aún, acaso, de lo que ellos mismos sospechan.
(2) Francia está aqúi en estado de inferioridad manifiesta
LA T R A IC IO N DE LOS INTELECTUALES' 29

Estado encuentran en Ja sentimentalidad popular un


nuevo y excelente instrument'o para realizar sus propó­
sitos prácticos, y si saben servirse de ellos; pensemos,
para no citar un reciente ejemplo, en el partido que el
gobierno italiano ha sabido sacar de la asombrosa apti-,
tud de sus compatriotas para sentir una hermosa mañana
que la reivindicación de Fiume era una reivindicación
"secular*'. . .
De una manera general puede decirse que las pasio­
nes nacionales, cuando las ponen como hoy en vigencia
almas plebeyas, adoptan un carácter de misticismo, de
adoración religiosa que no concuerda con el alma prác­
tica de los grandes, y que no es necesario decir hasta
qué punto convierten en más profundas y más fuertes a
dichas pasiones. También ahí. esa forma plebeya del pa­
triotismo es adoptada por todos los que practican dicha
pasión, aunque sean los más ruidosos campeones del pa-
triciado del espíritu; Maurras habla, igual que Víctor H u­
go, .de la "diosa Francia”. Agreguemos que la adoración
mística de la nación no se explica'sólo por la índole de
los adoradores, sino por los cambios, sobrevenidos en el
objeto adorado. Aparte- del espectáculo, imponente de
modo distinto al de antaño, de su fuerza militar y de su
organización» se concibe que. cuando se ve a los Estados
modernos haciéndose indefinidamente la guerra, cuando no

con relación a sus vecinos; íos franceses modernos tienen muy po­
cas pretcnsiones de reencarnar Jas ambiciones d i Carfornayno ni
siquiera de Luis X IV . i pesar Je las proclamas de algunos lite-
ralos.
30 JTJLIEJí BENDA

tienen m ás "hombres .ya. y subsisten Jargos anos cuando


bq tienen m ás díserc, uno se sienta llevado a creer, por
escaso que sea su espíritu religioso, que aquellos son de
sustancia distinta a Ies seres natura Íes.
Señalada ademas ua gran excedente de potencia
agregado, en este último medio siglo, al sentimiento na-
cicnai: quiero hablar de varia* pasiones políticas muy
fuertes que. arigmanaíTsen£s independientes de dicho sen­
timiento. hoy se lian incorporado a ¿l. Tales pasiones
son: 1 * el moviniíemío contra Jos judíos; 2.’ el movimien­
to de las clases poseedoras contra el proletariado, y 3*.
el movimiento de Jos asi íodí aristas centra Jos demócra­
tas. Se sabe que cada una de dichas pasiones se identi­
fica ahora con ei sen Cimiento nacional, con respecto al
cual 9declara que su antinomia (o adversaria) implica
su negación. Agreguemos que. cas* siempre, una de las
tres pasiones entraña en el que la tiene, la existencia de
las oirás' dos. aunque, en genera!, ía pasión nacional se
enriquece con e! conjunto de las tres. T al engrosamten-
to (o enriquecimiento) es. por Jo demás, reciproco y
puede decirse que el antisemitismo, el capitalismo y eí
autoritarismo testimonian hoy un poderío tan nuevo por
su unión con el nacionalismo. {Sobre la solidez-de estas
uniones, véase La nota C. al final del volumen).
N o podría pasar sobre el perfeccionamiento moder­
no de las pasiones'nacionales sin subrayar un rasgo más:
en cada nación, el número de personas que sienten inte­
rés directo en formar parte de .una nación vigorosa es in­
comparablemente rajis elevado hoy' que antaño. En to­
dos los grandes Hssadus, veo ahora no sólo el mundo
' LA T R A IC IO N DE LOS INTELECTUALES 31

de la industria y de los grandes negocios, sino también


. un -número considerable de pequeños, comerciantes, pe-
- queños burgueses y además, médicos, abogados-y hasta
escritores y artistas— y también obreros— , dándose
cuenta dg que les interesa, para la prosperidad de sus
empresas individuales, pertenecer a un conglomerado po­
deroso y temido. Las personas que aprecian esas espe­
cies de cambio,, convienen en que dicho sentimiento, es-,
taba muy lejos de existir a!-menos con la nitidez que
-se le ve hoy, en Francia por ejemplo, hace tari sólo trein­
ta años. Entre los individuos de las profesiones llamadas
1 liberales, parece más nuevo todavía: seguramente es del
todo novedoso oir corrientemente a artistas reprochando
a su gobierno “no dar suficiente prestigio a su n 2ción
para imponer su arte, en el extranjero”. Entre los obre­
ros, el sentimiento ¡por e¡ que eilos tienen interés, desde el
punto de vista profesional, en formar parte de una na­
ción vigorosa, es también muy reciente; el partido de los
“socialistas-nacionalistas" que’ según parece sólo no exis­
te en Francia, es un sedimento político muy moderno. En
cuanto a los industriales, lo que resulta nuevo, no es que
sientan que convenga a su interés que su nación sea fuer--
te, sino que dicho sentimiento se transforma en nuestros
días en acción, en presión efectiva sobre sus gobier­
nos (1 ). Esta extensión del patriotismo a base de inte­
rés no hnpide, por cierto, que esa forma de patriotismo

(1) Por ejemplo, en mayo de Í9H. la comunicación <ie las


“seis iirarules asociaciones imluslríales y aerícolas de Alemania'*
—Bcílüiinuii-Hollweg, pocó distinta, por íu demás, de la que reduc-»
32 JU LIEN BENDA

sea, como lo dijimos antes, mucho menos difundida que


la forma a base de orgullo { ! ) . Y ella no aporta un agre­
gado más de potencia a las pasiones* nacionales.
En fin. yo señalaría un último y considerable per­
feccionamiento que presentan hoy todas las pasiones po­
líticas, sea de raza, de clase, de partido o de nación. C uan­
do contemplo esas pasiones en el pasado, Jas'veo que
consisten en puros impulsos pasionales, en ingenuas ex­
plosiones del. instinto, desprovistas al menos en la ma­
yoría, de toda prolongación de sí mismas en ideas, en
sistemas; los motines de los obreros del. siglo X V contra
los poseedores no eran acompañados, según parece, de
ninguna enseñanza acerca de la génesis de la propiedad
o la naturaleza del capital; las de los masacradores de
ghettos carecían de toda visión sobre eí valor filosófico

taran ya en 1815 ios metalúrgicos prusianos para Indicar a "su go­


bierno las anexiones que debía hacer en interés de su industria.
{Ver: Vidal de La Blache, "La Francia del Este”, cap. X I X ) . Ade­
más, algunos alemanes proclaman en voz alta el carácter econó­
mico de su nacionalismo. "N o olvidemos, dice un ilustre pan ger­
manista, que el- Imperio alemán que generalmente es considerado'
en el extranjero como un estado puramente militar -•». por su origen
{Zollvtfiin) sobre todo económico'*. Y además: “ Para nosotros",
la guerra no es más que la continuación de nuestra actividad eco­
nómica en (lempo de paz. por otros medies, pero por los mismos
métodos”. (Naumann, "Europa Central", p, 112, 2-17.- etc.). Ale­
mania parece ser la única, .no sólo en practicar el patriotismo co­
mercial (Inglaterra lo practica por lo meaos tanto y desde hace
mucho tiempo}, sinc .en glorificarlo. ■
{!}* Y de constituir un patriotismo mucho menos apasionado.
Pensemos en las imposiciones con >ej extranjero que acepta ei pa­
triotismo a base de intereses {por ejemplo, el pacto /ranco-ak-mán
del hierro) y contra los cuales insurge el patriotismo a base dn
orgullo.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 33

de su acción, y no parece que el asalto de las bandas de


Carlos V contra los defensores de Mézicres se alimenta­
ra con alguna teoría sobre la predestinación de la raza
germánica o la bajeza moral del mundo latino. Hoy veo
que cada pasión política está provista de toda una red de
doctrinas fuertemente constituidas, cuya única función es
representar, desde todo punto de vista, el supremo valor
de su acción, y en las cuales se proyecta, decuplicando
naturalmente su poderío pasional. Para señalar hasta qué
punto de perfeccionamiento ha llevado nuestro tiempo
dichos sistemas, con qué aplicación y qué tenacidad cada
pasión ha sabido edificar, en todo sentido, teorías pro­
pias para, satisfacerlas: con qué precisión se han ajusta­
do tales teorías a esa satisfacción; con qué lujo de inves­
tigaciones, con qué trabajo y con qu¿ profundizamiento
han sido empujadas-en distintas direcciones, basta citar
para todo esto el sistema ideológico del nacionalismo ale­
mán (llam ado pangermanismo) y el del monarquismo
francés. Nuestro siglo será propiamente el siglo de la
organización intelectual de los odios políticos. Será uno de
sus grandes Chulos en la historia moral de la humanidad.
Esos sistemas, desde que existen, consisten, en lo
tócame a cada pasión, en instituir que esta es el agente
del bien sobre el mundo, y que su adversario fe el genio
del mal. Sin embargo, la pasión trata de instituirlo no
sólo en el orden político, sino en el moral, intelectual y
estético; el antisemitismo, el pangermanismo. el monar­
quismo francés y el socialismo no son tan sólo expresio­
nes políticas: ellos defienden un modo especial de mo­
ralidad, de inteligencia, de sensibilidad, de literatura, de
34 J ü U Ó í BfiNDA

filosofía, de concepción artística. Agreguemos que, nues­


tro tiempo ha Introducido en Ja teorización de jas pasio*
lies políticas, dos novedades que no dejan de avivarlas
singularícente. La primera es que, hoy, cada-una de ellas
pretende eme su movimiento se haJía conforme al sen­
cido de Ja: evolución", al “desarrollo profundo de Ja his­
toria**. Se sabe que todas las pasiones actuales, sean de
M arx , del señor M aurras o de H . S. Cbamberlain {1 )(
' han descubierto una “ ley histórica” según la cual su mo­
vimiento no hace otra cosa que seguir el espíritu de Ja
historia y debe necesariamente triunfar, mientras que su
adversario contraviene dicho espíritu y no podría obte­
ner más que un triunfo ilusorio. Esa no es sino la anti­
gua vokintad de tener ai Destino de su parte, disfrazada
ahora i bajo-forma científica, Y esto nos conduce a la se­
gunda novedad: la pretensión que hoy tienen todas las
ideologías políticas de halla ese edificadas sobre ía cien­
cia, de ser el resultado de la “estricta observancia de los
hechos**. Se sabe qué seguridad, qué orgullo, qué in­
humanidad, bastante nuevas en la historia de las pasio­
nes políticas y de lo que es buen ejemplo el monarquis­
mo francés, da dicha pretensión a las pasiones del mo­
mento.
E n resumen, las pasiones políticas presentan.^ ahora,
un grado de universalidad, de coherencia, de homoge­
neidad. de precisión, de continuidad, dé preponderancia
con respecto a las demás pasiones, desconocidas hasta

- Í D Se refiere ¿ !a íecrti d i n*í*rernacias <i< razas que aus­


pició 1L S. Chamberlaw siguiendo al Coade Gobioeau.— N. del T.
LA T RAICIO N DE LOS INTELECTUALES' 35

ese día; ellas adquieren conciencia de sí mismas hasta un


punto ao visto; algunas de ellas, ao confesadas' hasta
hoy, despiertan ante tal conciencia y se juntan a las
antiguas; otras se vuelven más puramente pasionales que
antes, se apoderan del corazón del hambre en regiones
morales a que nunca llegaban; toman ua carácter mís­
tico que no se veía ya desde hacia siglos; todas,- en fin*
se proveen de aparatos ideológicos, por Jos cuales se
adjudican a si mismas, en nombre de la ciencia, el su­
premo valor de su acción y de su necesidad histórica.
En la superficie corno en lo profundo, en valores espa­
ciales corao ea fuerza interna, las pasiones políticas
llegan hoy a un punto de perfección que ¡a historia nunca
conociera. La época actual es propiamente la época del
político,
ü

S IG N IF IC A D O DE ESTE M O V IM IE N T O .- N A ­
TURALEZA D E L A S P A S IO N E S P O L IT IC A S

(¿Cuál es el significado de dicho movimiento? ¿El


triunfo y el progreso de qué tendencia humana, simple y
profunda señala? La cuestión vuelve a ser cuál es Ja na­
turaleza de las pasiones políticas, de qué afecto del alma
(m ás general y esencial) son expresión, cuál es, como
dicen en la escuela, su fundamento psicológico.
. Estas pasiones me parecen poder referirse a dos
voluntades fundamentales: I . ? Ja voluntad de un grupo
de hombres de echar mano fo mantenerla) sobre un bien
temporal; territorios, bienestar material, poder político,
con las venía/as temporales que comporta; 2.® la volun­
tad de un grupo de hombres de sentirse como pacticu^
tares y como distintos' con relación a los demás hom­
bres. Puede decirse, además, que se refieren a dos vo­
luntades, una de las ‘cuales busca la satisfacción de un
interés, y Ja otra de un orgullo. Estas dos voluntades
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES

'entran en las pasiones políticas, según relaciones muy


-diferentes, según la pasión que encaran. Parece que la
pasión de ía raza, en la medida que no se identifica con
la pasión nacional, sea hecha, sobre todo, por la volun­
tad de un grupo de hombres para ubicarse como seies
distintos; puede decirse de ello, lo mismo que de la pa­
sión religiosa si se la piensa en estado puro. A l contrario,
la pasión de clase, al menos (al como se la ve en la clase
obrera, consiste, aparentemente, únicamente, en la volun­
tad de echar mano a los bienes temporales; la voluntad de
creerse distinto, que comenzaron a inculcarle Jorge
Sand y los apóstoles del •!&. parece hoy bastante aban­
donada por el obrero, al menos en sus discursos (1 ).
En cuanto a la pasión nacional, ella reúne los dos fac­
tores: el patriota quiere a un mismo tiempo poseer un
bien temporal y presentarse como distinto: es el secreto
de la evidente superioridad, de fuerzas de esta pasión
cuando ella es realmente una pasión, sobre las demás
pasiones polit/cas, especialmente sobre el socialismo: una
pasión cuyo impulso es sólo el interés, no está en estado
de luchar contra otra que moviliza juntamente el interés
y el orgullo, {esa es. además, una de las debilidades
del socialismo frente a la pasión de clase tal como la
practica la burguesía, ya que el burgués también quiere
poseer lo temporal y sentirse, sin embargo, diferente a
esto). Agreguemos que ambas voluntades, la una a base

{1) La célebre Aurora D u p ln , "Jorge Saod", y I05 promo-»


torci del movimiento de 18-íS en Francia, sobre toJo> ¿m's Blunc.
Víctor Considerara y la precursora Flora Tristán.— Ñ. del X
88 JD LIE N BENDA

de interés, y la' otra a base de orgullo, no parece1 que


condensa coeficientes de potencia pasional m uy diferen­
tes y que, según nosotros, como lo dijimos-antes. la más
poderosa de .las. dos no es. aquélla que ambiciona satis­
facer el interés.
Además,- sí me pregunto lo que significan, a su vez,
estos objetivos fundamentales de las pasiones políticas,
ellos se me presentan como los dos componentes esen-
' dales de la voluntad del hombre para situarse d tn tto
cts la existencia reai. Querer la existencia rea] es que­
rer; 1P poseer algún bien temporal, y 2.® sentirse como
individualidad. T oda existencia que menosprecia ambos
deseos, toda existencia que sólo persigue un bien espiri­
tual o se afirma sinceramente en un universal (1 ), se
coloca fuera de lo rea/. Las pasiones políticas, y parti­
cularmente las pasiones nacionales, mientras reúnen las
dos voluntades mencionadas, nos parecen esencialmente
pasiones realistas. ;
A q uí habrá muchas personas que clamarán:' “ Sí,
dirán, las voluntades que componen las pasiones políti­
cas son voluntades realistas, pero el individuo traslada
dichas voluntades al conglomerado de que forma parte:’
y es como ctase, y como persona delimitada, que el obre­
ro quiere ser un detentador de bienes materiales; es co­
mo nación, y no como ser estricto, que el patriota anhela

(I) ideas o corrientes "de ideas y senUmJentO'j generales y


universales, dfenaa a fa voluntad deí hombre. León .D audcr ha
e!-khwtrado a hase de e¿te concrpto tomista tina -íeoria de ia historia
contemporánea, V ín s t “Los Unlversalea”,—-N. del
LA T R A IC IO N 'D E LOS INTELECTUALES 31)

poseer territorios. ¿Llamaréis realistas a pasiones que


contienen semejante transferencia de lo individual a lo
•colectivo?'* ¿Será necesario responder que el individuo,
ai trasladar su voluntad al conjunto de que reclama for­
mar parte, no ha cambiado en !o absoluto su índole?
■¿Tan sólo crecen desmesuradamente sus dimensiones?
Querer ser poseedor de lo temporal en su nación, querer
ser distinto en su. nación, equivale siempre a querer ser'
poseedor de lo temporal, es^querer ser siempre distinto,.
Unicamente que implica, caso de tratarse d 2 Francia,
querer ser poseedor de Bretaña, Provenza, Guyena, A r­
gel o Indochina; y querer ser distinto en comparación
con-Juana de Arco, Luis X íV , Napoleón, Racine, Vol-
taire, Víctor Hugo y Pasíeur. Agregad que ello implica,
a! mismo tiempo, referir dichas voluntades, no ya a un
ser precario y pasajero, sino a un ser "eterno" y sen­
tirlas así, en consecuencia. E l . egoísmo nacional no por
ser nacional deja de ser egoísmo (1 ), pero se vuelve sí,
egoísmo “sagrado". Completemos, pues, nuestra: defini­
ción y digamos que las pasiones políticas son de un rea­
lismo de calidad especial, que no constituye poca parte
de su poderlo: ellas pertenecen a un realismo diviniza-
do (2 ). .

(1) ‘‘El amar a ia patria es un verdadero amor a si mis­


mo' I Saint EvmíiOmJ).
{2} La divinización del realismo/ en lo que particularmente
consiste el patriotismo, se expresa con el mayor candor .en loá
"Discursos a la nación alemana” (8.° discurso), Fichte se yergue
contra la pretensión de ia religión de colocar la vida superior ai
maro en de todo interés por las cosas terrestres: “ Es abuso dt
la-religión forzar, como muchas veces lo ha hecho, el cristianismo.
40 JU U E N BENDA

Si, pues, queremos expresar el perfeccionamiento He


Jas pasiones políticas, que acabo de describir, en función
de un orden de cosas más esencial y más profunde, po­
demos decir que los hombres manifiestan hoy — con cien­
cia y conciencia desconocidas hasta aquí— ia voluntad
de situarse dentro de un modo real o. práctico de existen­
cia , ‘ en oposición a un modo desinteresado & mttafísico.
Adem ás, es notable ver hasta qué punto, en nuestros días,
las pasiones- políticas tratan, cada vez con mayor concre­
ción, de realzar tal realismo y nada más que él. Ello' es
un socialismo que, corrientemente, declara no preocuparse
de lo universal humano ni de buscar la justicia o cualquier
otro . “ fantasma metafísica”, sino sólo de la forma de
echar mano a Jos bienes temporales, en representación de
su clase. T al es el alma nacional que ‘doquiera se vana­
gloria de ser puramente realista; es el pueblo francés que
otrora combatía por transferir a oíros* una doctrina que
él identificaba con la felicidad {me refiero al pueblo, por­
que sus gobernantes nunca tuvieron semejante candor) i
ese mismo pueblo que ahora se ruborizada si tan sólo se
sospechara que él combate "por principios'* (1 ). ¿N o es

preconizar como verdadero espíritu religioso el desasimiento com­


pleto con respecto a loa asuntos de i Estado y de la nación". El
hombre —declara Fíclite— "quiere encontrar el cielo en esta tie­
rra’ e impregnar sus necesidades terrenas de algo de perennidad".
Muestra entonces, con gran calor, que esa voluntad es la esencia
del patriotismo, y evidentemente para ¿1, las cosas terrenas, ai vol­
verse permanentes, se divinizan. Tal* es por lo demás. Ia única ma­
nera como los hombres han podido divinizar sus elaboraciones.
(IV ¿Hay que recordar que Jos Estados Unidos no entraron,
en forma alguna, a la ultima guerra “por defender principios", sino
con el fio muy práctico de salvaguardar su prestigia herido por
IaA TRAICION DE LOS INTET-ECTU A LES 41

sugestivo, acaso, observar que las únicas guerras que an­


taño pusieron en juego, en cierta medida, las pasiones
desinteresadas. Jas guerras de religión (1 ), hayan sido las
únicas de' que la humanidad se libere, y que inmensos
movimientos idealistas, por ejemplo las Cruzadas, sean
algo que provoca sonrisas en el hombre moderno, como
un espectáculo de un juego de niños? ¿N o es. además,
significativo que las pasiones nacionales que, .según aca­
bo de señalar,, son las más realistas de las pasiones polí­
ticas, sean aquellas que, como he señalado, han absor­
bido en nuestros días a las demás? (2 ). Añadamos que

el torpedeo que Alemania hizo de tres de sus barcos? (a). Sin em-
btirgo. es notable su dsseo de pasm j>or puros idealizas con tal
respecto ._
'* (a) Esta interpretación del autor es algo ingenua. Estados
Unidos entraron a la guerra de 19M-1S, no sólo porcuc sentían su
prestigio herido, sino porque se trataba de decidir una supremacía
de mercados y defender su supremacía continental que un triunfo
alemán, entonces como ahora. pond:ia co serio peligro.*—N. del 1’.
(1) Puede decirse que las pasiones religiosas, al ícenos en
Occidente, no existen sino para reforzar las pasiones nacionales;
en Francia, se presentan algunos como católicos para parecer “más
franceses". En Alemania, como protestantes, para afirmarse como
"más alemanes*.
(2) He aquí dos casos notables de pasiones idealistas enca­
bezando a la pasión nacional, mientras hoy se someten a ésta:
1.». en Francia, la pasión monárquica que. en 1792, fu¿ superior
pjra sus adeptos ai sentimiento nacional y que. en 19H. se borró
totalmente ante éste {todo el mundo ha de convenir que la adhesión
a cierta forma d« gobierno, es decií, en el fondo, a determinada
concepción metafísica, es una pasión infinitamente más idealiza
que la pasión nacional: no pretendo, por lo demás, que tal idealis­
mo hfiya inspirado a todos los emigrados); 2®. en Alemania, la pa­
sión religiosa que. hasta hace medio siglo, primaba en Ja mitad de
los alemanes, sobre el sentimiento nacional y que hoy. está entera­
mente sometida (en 1S66 los católicos alemanes deseaban la deiroia
42 JÚLIEN BENDA

esas pasiones, en tanto que son. en-cuanto a un grupo de


hombres, la -’voluntad de parecer distintos, alcanzan un
grado de conciencia nunca visto (1 ). Ha fin, el supremo
atributo que hemos visto en ías pasiones políticas, la divi­
nización de su realismo, es también confesado con una
nitidez desconocida hasta la fecha: el Estaco, la patria
y )a Ciase son, hoy, francamente Dios (2 ), Puede hasía
decirse que. para muchos (y algunos se jactan de ello),
sólo ellos son Dios, La humanidad, per su práctica acíuaí
de pasiones políticas, expresa que ella se vuelve más
lista, más exclusiva y religiosamente realista que nunca.

de Alemania; en 1914, ansiaren ardientemente su victoria). Parece


que la Europa de hoy, comparada con ja antaño, presenta mu­
cho menos posibilidades de guerras civiles y muchas más de gue­
rras nacionales; nada demuestra mejor hasta auá punto ha perdido
su Idealismo. (Sobre la actifud ds ¡oí católicos modernos con res-
pecto al catolicismo, cuando estorba al nadonalisioo, véase ia nota
D a! final del volumen).
0) Por ejemplo en palabras como .estas, pronunciadas zn
Véncela el 11 de diciembre de 1926 por «l Ministro italiano de
Instrucción Pública y de Bíiíás .Artes: "Es preciso que los artistas
se preparen a la nueva función imperialista que nuestro arte debe
llenar. Sobre todo, es preciso Imponer categórlcamcaie un principio
cié Italianidad. Quien copie lo extranjero es reo de lesa patria, al
modo de un espía que franquea la entrada por una puerta violen­
tada'*. Palabras que está obligado a aprobar todo adepto al "na­
cionalismo Integral", Es más o menos, lo que citaos, en Francia,
a ciertos adversarios del romanticismo.
(2) ‘“La disciplina de abajo arriba debe ser esencia} y de
tipo religioso" (Mussolini, 25 de octubre. 1925). Lenguaje total­
mente nuevo eo boca de un hombre de Estado aunque sea el más
realista; puede afirmarse que ni Richeileu ai Blsrrurck hubiesen
aplicado la palabra religioso a* una actividad cuyo objetivo es esenn
cialmeiitc temporal.
LOS INTELECTUALES (1).~LA TRAICION
Dii LOS INTELECTUALES

"Y o !o había hsd¡c para ser espiritual en


• su carne; y helo aquí que se iia vuelto car-<
□al hasta el espíritu."
liOSSUHT.—Elevaciones. V il, 3,

En todo lo precedente no lie considerado sino a la.1?


masas burguesas o populares, a !os reyes, ministros, jefes
políticos, bien sea la parte de la especie humana a la
que yo llamaría laica, cuya toda función, por esencia, con­
siste en. la prosecución de intereses temporales y'que, en
suma, no hace más que dar lo que debía esperarse de
eiia, mostrándose cada vez nías única y sistemáticamente
realista.

H ) Usamos la tradnedón de "Intelrcíuar al vocablo "cJerc’*.


,V»!ase la nota de la páuma 6.—N. del T,
44 JULIEN BENDA

A l lado de esta humanidad que el poeta pinta con


una frase: •

O curvae tn tttr&m animae et cotlestium inanes (J)-


se podía, hasta el último siglo, discernir ahí otra esen­
cialmente distinta y que, en cierta medida, le servia de
freno; quiero hablar de esa clased e individuos a quienes
yó llamaría intelectuales ( c/ercs), designando con tal
nombre a todos aquellos, cuya actividad, en sustancia, no
persigue fines prácticos, pero que, al solicitar su
alegría para el ejercicio del arte, o de- ia ciencia,
o de la especulación metafísica, -en. suma, para la po­
sesión de un bien no temporal, dicen en cierto modo;
“ M i reino no es de este mundo*', V, en realidad, desde
hace más de dos mil años hasta los últimos tiempos, ad­
vierto, a través de la historia, una continuidad ininterrum­
pida de filósofos, de religiosos, deJiteratos, de artistas,
de sabios — puede decirse casi todos en el curso de este
período— cuyo movimiento es una oposición formal a!
realismo de Jas multitudes. H ablando especialmente de
las pasiones políticas, esos intelectuales se oponen a ellas
de dos modos* o bien, desviados enteramente de dichas
pasiones, ofrecen, como un V inci, un Malehranche o un
Goethe, ejemplo de adhesión a la actividad puramente
desinteresada del espíritu y dan nacimiento a la creen­
cia en el valor supremo de esta forma de existencia; o

||) Frase latina que significa: Oh aimas encorvadas hacia la


tierra y vacias de espiritualidad,— N. del T.
LA T R A IC IO N DE LOS INTET.ECTUALES 45

bien, propiamente moralistas e inclinados sobre los con­


flictos de los egoísmos humanos, predican, como un Eras-
mo, un Kant o un Renán, bajo los nombres de humanidad
o de Justicia, que se adopte un principio abstracto, supe­
rior y directamente adverso a dichas pasiones. Sin duda
— y aunque hayan fundado el Estado Moderno en la
medida en que éste domina los egoísmos individuales—
la acción de los intelectuales seria siempre teórica; no
han podido que íos profanos (lates) llenen toda la his­
toria con e! ruido de sus odios y matanzas; pero /es fian
impedido convertir e/i religión tales movimientos ij creerse
grandes cuando trabajan por llevarlos a cabo. Gracias
a ellos, puede decirse que. durante dos mil años, la hu­
manidad hacia el mal. pero honraba al bien. Esta con­
tradicción era el honor de la especie humana y consti­
tuía la brecha por donde podía deslizarse la civilización.
Pero, a fines del siglo X IX . se produjo un cambio
capital: los Intelectuales se dedican a hacerles el juetfo a
las oasiones políticas. Los. que eran un freno al realismo
de los pueblos, se convirtieron en sus estimuladores. Rste
trastorno en el funcionamiento moral de la humanidad se
opera por diversas vias.

1.* Los intelectuales adoptan las pasiones políticas.

Ante todo, los intelectuales adoptaron las pasiones


políticas. Nadie negará que hoy, en toda Europa, la in­
mensa mayoría de literatos, artistas y un número consi­
derable de sabios, filósofos y “ ministros de lo divino"
toman su parte en el coro de odios raciales, y. facciones
JUL12N -BSNDA

políticas; menos aun se negará que elíos-adoptan las pa­


siones nacionales. Sin duda, los nombres de Dante, Pe­
trarca, d'Aubigné, de aquel apologista de Caboche o de
otro sermonero de la Liga, dicen bastante sobre el he­
cho de que algunos intelectuales no esperaron nuestra
época para ejercitar estas pasiones con toda la íuria de
su alma; pero, estos intelectuales de [oruni siguen siendo,
en suma, la excepción, al menos entre los grandes, y.si
evocamos, además de los maestros que hemos enume­
rado, a la falange de los Tomás de Aquino, los Roger
Bacon, los Galileo, Sos Rebeláis, les Montaigne, los Des­
cartes, los Racine, ios Pascal, los Leibniz. los Kepiero,
los Huygbens, ios Newton, hasta los Voltaíre, los Buífon,
los Montesquieu, por no ciiar sino' a algunos, creemos
poder repetir que, hasta nuestros días, eí conjunto de
hombres de pensamiento, o bien queda ajeno a las pa­
siones políticas y dice con Goethe: "Dejemos la' política
a los diplomáticos y a los militares”, o bien si se iden­
tifica con estas pasiones (como V oltaíre), adopta con
respecto a ellas una actitud crítica, y no los pone en su
cuenta en calidad de pasiones.
Hasta puede decirse que, si los toma a pechos, como
un Rousseau, un Maístre, un Chateaubriand, un Lamar­
tine. hasta un Michelet, ello ocurre con cierta generalidad
en el sentimiento, como adhesión a perspectivas abstrac­
tas, con desdén a lo inmediato, que excluyen propia­
mente el nombre de pasión. .
Hoy día, basta nombrar a los Mommsen, los Treísch-
ke. los Ostwald, los Brunetiére, los Barres, los Lemaitre,
los Péguy, los Maurras, los D'A nnunzio, los Kipling, para
LA T R A IC IO N DE LOS INTELECTUALES *7

convenir que ¿os intelectuales realizan las pasiones pelitiesa


con todos íes rasgos de la pasión: la tendencia a la acción, la
sed por. un resultado inmediato, Ja única preocupación poc
el objetivo, el desprecio por ios argumentos, la exagera­
ción, el ocio, ia idea fija. El intelectual moderno ha dejado
completamente de permitir que sólo sea el profano ( lalc)
Quien descienda a ia plaza pública. Ahora pretende ha­
berse formado un alma de ciudadano y ponerla vigorosa-»
mente en práctica. Esta orgulloso de esa alma. Su lite­
ratura se encuentra llena de sus desprecios paca todo el. que
se encierra dentro del arte o la ciencia y se desentiende
de las pasiones de la "cité" (1 ). Entre M iguel Angel, que
enrostraba a De V inci su indiferencia ante las desdichas
de Florencia, y el maestro de la “ Cena", al responder que,
en efecto, el estudio de la belleza acaparaba su corazón,
se alinea- violentamente al lado del primero. Está lejos
el tiempo en que Platón pedía que se atara al filósofo
con cadenas para obligarlo a preocuparse del Estado.
Tener por función la prosecución de cosas eternas y
creer que se engrandece a! ocuparse de lo inmediato, tal
es, sin embargo, el raciocinio del intelectual moderno.
— Hasta qué punto esta adhesión del intelectual a las
pasiones del profano fortifica tales pasiones en el cora­
zón de los últimos— pues, ello es tan natural como evi­
dente: primero, les suprime el sugestivo espectáculo (de
que hablamos más arriba) de una raza de hombres que

( 1) ¡Espech.luiente en cuan tu á líc u a o y su ‘ inmoralismo es*


' peailativo". {H. M assti. “ Jmjetntínís, I).— N. del T.: Dcjnmos la
palabra “cité", por no traducirla por "ciudad" o ‘ c ir c u la ” .
48 JU LIEN BENDA

coloca su Interés más allá del mundo práctico; en segui­


da, y, sobre todo, el intelectual, al adoptar las pasiones
políticas, Ies aporta el formidable apoyo de su sensibi­
lidad, si es artista, de su fuerza persuasiva; si es pensa­
dor, de su prestigio moral ea uno y otro caso (1 ).
Creo que debo, antes de proseguir, explicarme sobre
algunos puntos:
1." He hablado'del conjunto de hombres de pensa- •
miento anteriores a nuestra época. Y , en efecto, cuando
digo que los intelectuales de otrora contrariaban el realis­
mo de los profanos y que los de hoy, lo sirven, considero
a cada uno de ambos grupos en su conjunto, en su esta­
do .global; opongo un carácter general a otro carácter
general. Es decir, que no me sentiría en nada contradi-
choipor un lector que se ingeniara en mostrarme que. en
el primer grupo, hay todavía alguno que fuera realista
y, en el segundo, uno que no lo fuese, desde el instante
que tal lector sería obligado a convenir que, en su con­
junto, cada uno de esos grupos presenta neinmente el ca­
rácter que le señalo. Igualmente, si hablo de u r in l ‘ec-
tnnl aislado considero su obra en su carácter principal,
en el de sus enseñanzas que domina todos los demás»
aunque estos otros desmientan a veces ai dominante, fís
decir, que no creo que deba dejar de tener a Malebran-
che como un maestra de liberalismo, porque algunos ren­
glones de s u ‘ "M ora}’* parecen una justificación de la
esclavitud, o a Nietzsche por un moralista de la guerra

( I) Scfcre este presHfllo y ío que en si mismo tiene de nuevo


en la historia, véase la nota 12 al final del volueneü.
LA T R A IC IO N DE LOS INTELECTUALES 49

porque' el fin de 'Zaratustra ,es un manifiesto de frater­


nidad-que se reflejada en el Evangelio, Creo que mu­
cho menos debo hacerlo desde que Malebranche, como
esclavista, o Nietzsche, como humanitario, no han ejerci­
tado ninguna acción y que mi tema es la acción que los
intelectuales han desempeñado en el mundo, y no lo
que los han sido en si* mismos.
2.° Muchos nos dirán; ¿Cómo puede usted tratar.de
intelectuales, y echarles en cara que falten al espíritu
de esa misión, a hombres como Barres y como Péguy, tan
abiertamente gente de 'acción, en los cuáles el pensa­
miento político se halla, con tanta evidencia, únicamente
ocupado por las necesidades de la hora presente, única­
mente suscitado por el aguijón del día, aunque el prime­
ro no So haya expresado casi, más que en artículos de
periódico (1 ). Y o respondo que ese pensamiento, en
efecto, nada más que una forma de acción inmediata, se
da en dichos autores como el fruto de la actividad inte­
lectual más altamente especulativa, de la meditación más
propiamente filosófica. Nunca. Barrés ni Péguy hubieran
admitido ser considerados, ni siquiera en sus escritos po­
lémicos. como simples polemistas (2 ). Estos hombres

(J) Sin embargo. *iay libros de Barrés que contienen, en


esencia, su posición política, como "E l Jardín de Bcreuice", confe­
sión de nacionalismo análogo a "La Bien Plantada” de Eugenio
4'Ors”. En P¿g«y ocurre lo mismo.—N. del T.
(2) Barr¿s escribía, e u #íS91. al director de X a Plume"; "s
estos libros vajeo algo, es por la lógica, por el espíritu de conti­
nuidad que he puesto en ellos durante cinco años". ("Estos libros"
se refiereu a su cá:upaña boulanguta); y, en su prefacio a la co­
lección de artículos titulados "Scéncs et Doctrines du nationaltsuie’Y
"Creo que con mayor distancia, Doumic encontrará en mj obra, no
ya contradicciones, sino uu desenvolvimiento".
50 JULJEN BENDA

que, en efecto, no eran intelectuales, se consideraban asi


y pasaban por tales (Barrés se consideraba propiamen­
te un pensador que desdeñaba descender a la arena) y
a titulo de "eso disfrutaban de un prestigio típico entre
ios hombres de acción. Nuestro tema en este estudio no
es ei intelectual tal como es, sino ta! como ¿ i considera
que es en el mundo en razón de esta insignia,
Daré igual respuesta a propósito de Maurras y otros
doctores de la “Action íran^aise” { !} , de quienes i t me
dirá también que son hombres de acción y que sería in­
sostenible mencionarlos como intelectuales: esos hombres
pretenden ejercitar su acción en virtud de una doctrina
debida al estudio absolutamente objetivo de ¡a historia,
ai ejercicio del puro espíritu ciemíííco; y ellos deben el
predicamento especial que gozan entre los hombres de
acción, a esa pretensión de sabios, de hombres que com­
baten por una verdad hallada en la severidad del labo­
ratorio, a esa postura de intelectuales guerreadores, pero
en todo caso intelectuales.
3.° En fin, quisiera precisar mas mi pensamiento so­
bre un punto y decir que el intelectual no me parece fal­
tar a su función al descender a la plaza pública sino cuan­
do baja a ella, como en Sos que he nombrado, para hacer
trun far una pasión realista de clase, de raza o cíe nación.
Cuando Gerson sube a )a cátedra de Notre-Dame para
estigmatizar a los asesinos de Luis de Orléans; cuando

M) Charles Maurras es. como s«í sabe, uno Je ¡os líderes


del monarquismo francas, y JeJ catolicismo extremado. ES ¿rfjaiio
de ios “camdocs da -rol'* es. también, se sabe, "L'Action • Frail­
eare".~~N. del T.
LA T R A IC IO N D S LOS INTELECTUALES 51

Splnoza escribe, con peligro de~su vida, en la puerta de


los asesinos de los W itt: "U ltim i barbarorum” ; cuan­
do VoUaire batalla por Calas; cuando Zola y Duclaux
prestan testimonio en un célebre proceso, estos ínte-i
lectuaies cumplen plenamente, y en la más alta forma,
su función de intelectuales; son los sacerdotes de ja jus­
ticia abstracta y no se manchan de pasión alguna por un
objetivo terrestre (1 ) . Por lo demás, existe un criterio
muy severo para saber si el intelectual que actúa públi­
camente lo hace conforme a su oficio; inmediatamente es
anatematizado por el profano, cuyo interés estorba (S ó ­
crates, Jesús). Puede decirse de antemano que el inte­
lectual alabado por los seglares (2) es traidor a su fun­
ción. Pero volvamos a la adhesión del intelectual mo­
derno a las pasiones políticas.
En donde esta'adhesión me parece particularmente
nueva y llena de efecto, es-en lo concerniente a la pa­
sión nacional.. Ciertamente, la humanidad, una vez más,
no ha esperado la edad actual para ver a los intelectuales
experimentando tal pasión, sin referirme a los poetas
cuyo tierno corazón siempre ha suspirado:

(1) Me citarán intelectuales que algún üla tomaron partido,


y aparentemente sin mengua, por una raza, una nación y hasta
su raza y iu nacida. Es que Id causa de esa raza o de esa nación
Íes ha parecido que coincidía entonces con la de la justicia abs­
tracta.
(2) Obsérvese cómo el autor contrapone los términos c/crc
y taic o, séculier {seglar) que corresponden a una (errniuoloqia
eclesiástica, porque Benda considera, como dijimos en la Advcrlrii-
cia inicia], aí Intelectual como uti sacerdote y a los que no !o sou
como el vulgo profano (profammi vulgui) o "la gente del sigio'*,
laica y profana.— N. d d T,
52 JULIEN BEKDA

Necio qua nótale dulcedine solum cundo*_


Ducit (1).

y sin remontarse, en lo que concierne a los filósofos, a


ja antigüedad, en donde todos, antes de los estoicos,
son ardientes patrióticos, la historia ha visto, desde el
advenimiento del cristianismo y mucho antes de nuestros
dias, a escritores, sabios, artistas, moralistas y hasta mi­
nistros de ía iglesia “universal" manifestando, más ó me­
nos formalmente, una adhesión especial al grupo de que
ellos provienen/ Pero, entre los hombres, esa afección se
mantuvo a base de razón; se mostraba capaz de jtazgar
su objetivo y de proclamar sus defectos, en el caso de
comprobarlos. ¿Necesitaré recordar los reproches de un
Fénelon. o un Massillon para ciertas guerras de Luis
X IV ? ¿Los ataques de un Vokaire contra el saqueo del
Palatinado? ¿De uñ Renán contra las violencias de N a ­
poleón? ¿De un fíuckle contra Ja intolerancia de Ingla­
terra con respecto a la Revolución, Francesa? ¿Y, en nues­
tros dias, los de un Ntetzsche contra las brutalidades
de Alemania sobre Francia? (2 ).
Estaba reservado a nuestro tiempo ver a hombres de
pensamiento o que se dicen tales hacer profesión- de no
someter su patriotismo a ningún contralor del juicio,
proclamar (Barres) que “aunque 3a patria se equivoque*

(1) Ignoro la ruÓQ por la cual tu» guiai a todos oo-a sol­
tura natal.
(2) Se encuentran <nov)a)k&i«i serae^ar.Jes íjatfa entre loa
antiguos, por ejemplo. Gccróti avtrjoiKSndo a sus condiaiSaáajam
por haber destruido Corinto para vtugar ana tamuria juedsa a su
embalador. (De olí, L X I),
ia T n & tm o u v z w s a r m £ o r u A L m ss

ella Usüs f$z£>a', y dzsi&faf tfaídofgs 3 \& m e& R s


Ifos d< £ü§ csBjpair& tas <5_u« sin m
i¡bezt&d de espíritu & al men&§ dz jps&kira, M<§> §& §>t*U
d m e s F fancm, &safid& As tihim» la s #ssií© s 4«
tantos "pefísadorts'* contra U sum a causa d« lit e s
jwídos sebírg U hísi&úz de sw psitm ( J ) ; y b»mh$£®, y a
poco antzs, «j akawíení® de t®d® m & pléyade 4e
»es, que se dtzten ó&ízns&fss d& jla vista d<$2 espíritu*
contra vno de sws maestros (ja&oi)) ^ e k s tí^&ía zm » *
ñadd uu patriotism o no ea&dMveate del d&r$db0 de irá -
tica-
Puede aíírjssarse ^.uc la $sa&& ée ¡agiweí ém .t£& ak .*
ntáa, «a ocíuiíre de '1-9H desjwaés de la vjjsibcii&a» é& S e l-
gí'ca y de cixos excesos de .sm jaaárísas "H ® &£*)£:£»£>$ «go^e
dásaiípanwas de s a d a " {2) liafbría siids»^ 53 *us $£$$££$£*
vos países se Ijaiaeseja. íiüíliaAo en idíiCMJDSitaiiv¿i®£ ,ajaáis>-
gas, pmmswxaéas ©oí 2a may®ma de 3¡as jjeíe.s espíjniíitita-
les de eatooces,. ¡p©f Barres ena FíasDoa; por 0*Ainifi!itfisizi¿©
en Italia; por Kípiláog esa Sagilaseanra.. ai se (Csaa&ís&era sai
coffldtuscta efltafldo el flM3V*i2iá£3¡i!k® de Sita aa&dáai <ca»«ti£a ¡k¿£

OI Y a «ai 3933^ uaa ntcnitior,. sil sáfe»r ¡b 4naa« "'£<5 ¡tropaslULe


afantór ajew: Ib fatrniampiad -írstK' ¡Ugw&i par sfcgils» ¡iofShifts» ¡por ,tu&'
tózaool&t irwtaüfctfi. y (Eratack* «ite cribrtunas ¿miíftaiBas. iigirocmites -y
c.^cébasiA, ípiie, «aa ia E¿Lad &&u!iüt .¿tm^few líos seauirtcis .¿k «att llo®^©
¡tmenáo**—ereía ¿te-aa «ütrfher a^mg»rc ‘TFdtnatteuíe ahí íRienau Iba ¡es-
craito rites línsas; xsa gamtrlaet sac cacntoa, !hoy atn ’MErríse sxr ¿auás ile
ma2 ís&me&s*—■ - {! G .. Í3.uy !QanuS. "ILa ¡jiiillasqfiliic ip.
3'653- Si» ser aousn¿h» joor ¡los &Mi¿ísie$ iüÍc ^u»«t&a>i»iiMrtíe« xas «es Üa>
dBÜQSQ.
íf23 CtojSo par i&Saits. ¿jU^qu mu ata aküjiihtüíüli; icsluclbo "'íkaD-'
<ch> j Aikítuanra ín m tr sl lia ^áonaiitxa oUsíiaua"» [(CaaattjLjao/it'iüííí c¿JdJ
15 uü¿ akgCLiía) ■&£ Ü!9I15]}_
54 JULIEN BENDA

Boers; por W illiam James en Norteamérica, si se recuer­


da su actitud cuando sus compatriotas echaron maijo a
ja isla de Cuba ( l ) . Por lo demás estoy listo a convenir
que es ese patriotismo ciego el que hace fuertes a las na­
ciones y que e] patriotismo de Fenelón ó dé Renán no
es el que constituye imperios. Queda por saber si la Jun­
ción de los intelectuales consiste en constituir' imperios.
í.a adhesión de ios intelectuales a ja pasión nacio­
nal es singularmente notable en los que yo llamaría in ­
telectuales por excelencia, es decir, en los hombres de
iglesia. No sólo la inmensa mayoría de estos hombres se
han adherido, desde cincuenta años, -en todos los paí­
ses de Europa, al sentimiento nacional (2 ), y por tan­
to han dejado de oírecer al mundo el espectáculo de co­
razones enteramente entregados a Dios, sino que pa^
rrcen más bien que adoptan* dicho sentimiento con la
misma pasión que acabamos de señalar en los literata*.*.
y se hallan dispuestos, también eMos. á sostener a su pa­
tria hasta en sus injusticias menos discutibles. Eso se h¿i
visto con claridad durante la última guerra, en el clero
alemán, al cual no se logró arrancar la más pequera
protesta contra los excesos cometidos por su nación, de
lo cual parece que su silencio no le fué dictado tan sólo

(1) Ver sus "Cartas", II, p. de! T.: Como se sabe


Barrás fué de un nacionalismo recalcitrante a base de su tema “ ia
tierra y los muertos'*; D'Anuututo auspició el ingreso de Italia a
{a querrá ai fado de ios aliados; Kípliní} fuá e} poeia de las con­
quistas imperiales inglesas: fame*. pudre dei pragmatismo filosó­
fico, defendió la Intervención \smtmi en Cuba en 189S.
(2) Pensamos en la facilidad cotí qu< ace otan hoy «i ¿t» vicio
mUltar. Wi.se .la nota F ai'U n de!-tomo.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 55

por la prudencia (1 ). Con respecto a esta contención,


recordaré la de los teólogos españoles del siglo X V I, los
Bartolomé de las Casas, y a los Vitoria anatematizando
con el ardor que ya se sabe, las crueldades cometidas por
sus compatriotas en su conquista de las. Indias. No es-
que yo pretenda que un movimiento semejante sea regla
entre los hombres de Iglesia, sino que me sirve para p e ­
guntar si hay en el día un solo paiá en donde lo hicieran
■o en donde ellos anhelaran tan solo que se les permitie­
ra realizarlo (2 ).
Señalaré otro rasgo del carácter que toma el patrio-

(1) Se conocen Jas razones que un católico alemán dió para


esa actitud de sus correligionarios; "1.°' su conocimiento incom­
pleto de los hechos y opiniones en los países beligerantes y neu­
trales; 2.® sti patriotismo" que no debe separarse de la unión que lo
Uqü el pueblo a/emá/i; 3.® el temor a una secunda kuUurkantpf que
seria doblemente peligrosa si los católicos alemanes tuviesen sólo
Ja-apariencia de hallarse de acuerdo con la campaña hecha en Fran­
cia contra fa manera de conducir la guerra en Alemania". (Carca
publicada por ’Xe Fiqaro”, 17 oci. 1915). Hay que subrayar fa se­
gunda razón: el propósito Je solidarizarse con la nación cualquiera
que sea la moralidad de su causa. He ahí 3l menos una ratón que
Bossucí no invocaba cuando cncubria las violencias de Luis X IV .
Recordemos que, en 19H. al Canciller Beihinann-Hollweq. esbozan­
do una apariencia de disculpa en ei Parlamento por la violación de
la neutralidad belqa. ocurrió que el ministro cristiano von Harnack
le obletó abiertamente por querer 2-rcusar lo m<rxctt$abk. {Véase
Luljy, "Guerra y relUiión**. p. H Í.
(2} Ei clero de las naciones aliadas enrostró al clero ale­
mán su solidaridad de 19H con la injusticia; abusaron de la suerte
de pertenecer a naciones que tedian una causa Justa. Cuando en
1925, a propósito de-, Corfú, hutía asumió, con respecto a Grecia
una actitud tan Injusta como la de Austria en I9H , para con Serbia,
no s4 que el clero italiano se indignara. Tampoco ^recuerdo que
en 1900. cuaudo la intervención de un ejército europeo en China
((asunto de los üoxers) y tai excesos cometidos por sus soldados,
los cleros de sus respectivas naciones Jamaran vivas protestas.
56 JUL1EN BENDA

íismo en el intelectual moderno; la xenofobia. El odio


del hombre por el "hombre de afuera'’, (el forastero),
su proscripción, su desprecio por el que no es "de casa”,
todas esas actitudes tan constantes en los pueblos y tan
aparentemente necesarias a su existencia, han sido adop­
tadas en nuestro tiempo por hombres que se consideran
"de pensamiento”, con una gravedad en Ja aplicación,
con una ausencia de ingenuidad que hace más digno de
ser subrayado semejante gesto. Se sabe, cuán sistemáti­
camente el conjunto de los doctores alemanes sostiene,
desde hace cincuenta años, la decadencia de toda civili­
zación que no sea la de su raza, y como, antaño, en
Francia, los admiradores de un Nietzschc o de un W ag-
ner hasta los de un Kant o de un Goethe fueron tratados
por franceses que pretendían restablecer la vida del e s p í­
ritu (1 ). Cómo esa forma de patriotismo es nueva singu­
larmente en Francia, entre los hombres de pensamiento,
es fácil’ de ver cuando se piensa en los Lamartine, los
Victor Hugo, los Michekt, los Proudhon y Jos Renán,
por citar a intelectuales inmediatamente anteriores a la
edad que nos ocupa. ¿Sería necesar/o decir hasta qué
punto, también en esto, al adoptarla, han contribuido los
intelectuales a avivar Ja pasión de los profanos? .

($} Una actitud particularmente notable /ué Ja del ii)ó$o/o


üoutroux. Hay un hermoso panfleto debido á la pluma de Q i.
AndJer {“Les'origines du Pangerqnanisine, p. V IH ).— Nota de!
trad.; Emilc Boutrüux, célebre filósofo francés del siglo X IX y
principios del X X , sostenedor de la teoría del “contingentismo de
las leyís- de la naluralem".
LA TRAICION D E .L O S INTELECTUALES 57

" Se nos dirá que, desde hace medio siglo, especial­


mente durante los veinte años.que precedieron a la gue­
rra, la actitud del extranjero con respecto a Francia era
tal qué Ja parcialidad nacional más violenta se imponía
para los franceses que querían salvarla .su patria, y que
sólo los que consintieron en ese fanatismo fueron ver­
daderos patriotas. No decimos lo contrario; decimos, no
más, que los intelectuales que practicaron tal fanatismo
traicionaron su función, la cual consiste precisamente en
levantar /rente a Jos pueblos y a la injusticia- a que los
condenan sus religiones terrenas, una corporación cuyo
único culto ( I ) sea el de la justicia y ei de lá verdad.
Es cierto que estos nuevos intelectuales declaran no sa­
ber qué es la justicia, qué es la verdad o qué son las
demás "vaharadas 'metafísicas”; que, para ellos, lo ver­
dadero está determinado por lo útil, y lo justo por las
circunstancias. Todas ellas cosas que enseñaba ya Ca-
licles, con esta diferencia sin embargo, que éste sublevaba
a los más importantes pensadores de su época.
Conviene reconocer que. en esta adhesión del inte­
lectual moderno al fanatismo patriótico, los intelec- .
tuales alemanes fueron los que comenzaron. Los intelec­
tuales franceses estaban —y debían estarlo mucho tiem­
po aun-—, animados de la más completa justicia con res­
pecto a las culturas extranjeras (pensemos en el cosmo-

( I) Naturalmente la "corporación” a que alude Bernia no


tiene nada que ver con-las ’corporazlone" dd listado fascista, sino
que se traU de una "entidad", "institución" u "oiganismo" que
asumiera Jas /unciones arriba seaaiadas, en d texto.'-N. del T.
58 JULIEN BENDA

poiítísmo de !os románticos) cuándo ya Jos Lessing. los


SchlegeJ, Jos F/chte, Jos Goerres organizaban en su co­
razón Ja violenta adoración a "todo lo alemán” y el des­
precio a lo que n c lo era. El intelectual nacionalista es
esencialmente una invención alemana. Tenia que, por lo
demás, volverá a menudo a ser tratado en esta obra: que
Ja mayor paxte de Jas actitudes morales y políticas adop­
tadas desde hace cincuenta años por fos intelectuales en
huropa son de origen alemán y que, bajo í* forma de lo
espiritual, la victoria de Alemania en el mundo es, en la
hora actúa), completa.
Puede decirse que Alemania, aí crear en su seno
al intelectual nacionalista y al sacar de ahí al excedente
de fuerza que se conoce, ha hecho necesaria esa especie
en ¡todos Jos demás países. Es innegable que Francia, en
particular, desde el momento que Alemania contaba con
sus Mommsen. estaba obligada a tener sus Barrés so
peno de verse en gran inferioridad de fanatismo nacional
y, por ello, ver amenazada su existencia. Todo francés
devoto del sostenimiento de su nación, debe alegrarse
que en el último medio siglo, haya surgido una literatura
fanáticamente nacionalista. Sin embargo, será grato que,
elevándose por un instante por encima de su* interés y
fiel en eso a) honor de su raza, e) francés encuentre triste
que la marcha del mundo lo obligue a alegrarse de se­
mejante cosa.
M ás generalmente, se puede admitir que Ja actitud
.realista ha sido impuesta a Jos intelectuales modernos,
principalmente a Jos intelectuales franceses, por Jas con­
diciones políticas exteriores e interiores, sobrevenidas en
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 59

su patria. Por grave que tal hecho.sea, su. gravedad se


verá muy atenuada si se supiera que los intelectuales lo
soportaran deplorándolo, y sintiendo que su valor ha dis­
minuido cor* ello y que la civilización se ha Ha por tal cau­
sa amenazada y el universo ha perdido belleza. Pero eso
es. precisamente. 3o que no se ve. A l contrario se' les
mira ejerciendo ei realismo con júbilo; se les mira con­
siderando que su furia nacionalista los engrandece, que
con ella sirven a la civilización y que ella embellece a la
humanidad. Se siente en¡onc¿s que se tiene ante si algo
muy diferente a un3 función cuyo ejercicio se viera con­
trariado por los acontecimientos del día. y que estamos
ante el cataclismo de las nociones morales en aquellos
que educan al mundo.
Quisiera señalar oíros dos rasgos que me parecen
nuevos en el paitriotismo de los intelectuales modernos,
y el segundo de Jos cuales no deja de contribuir al aví«
vamiento de la mencionada pasión en los pueblos.
El primero no podría resahar sino por contraste con
la página de un escritor del siglo X V . página tanto más
notable cuanto que su signatario probó con sus actos la
profundidad de su amor por su ciudad: "Todas las ciu­
dades — dice Gtitccíardini— , todos los estados y todos
los reinos son perecederos; toda cosa, bien sea por na­
turaleza, bien por accidente, encuentra un día su fin.
Por eso un ciudadano que asiste al final de su patria se
afligirá del infortunio de ésta con tanta razón como ten­
dría para afligirse de su propia ruina: la patria sufre su
destino, que de todos modos tendría que sufrir; la des­
gracia recae íntegramente sobre aquel cuyo triste sino
60 JULIEN BENDA

fué nacer en una época en que tal desastre tenía que


ocurrir”. H ay que preguntarse si existe un solo pensa­
dor moderno, adicto a su patrio como el autor dei pá­
rrafo citado lo era a la s u y a ^ (l). y que se atieviera
a formarse con respecto a ella, y menos aun formular un
juicio tan extraordinariamente libre en su tristeza. A !o
sumo, con ello tocaríamos una de las grandes impieda­
des modernas; la negativa a creer que, por encima de sus
naciones, existe un desarrollo de orden superior por el
cual s’e verán empujadas como todas las cosas. Los an­
tiguos. tan propiamente adoradores-de su ciudad, la hu-
millaba-n sin embargo ante el destino. La ciudad antigua
se 'colocaba bajo la protección divina, pero no creía en
forma alguna, que ella misma fuera divina y necesaria­
mente eterna. Todar la literaíura antigua muestra hasta
qué punto, según ellos, era precaria !a duración de sus
instituciones, debidas tan sólo a| favor de los dioses, los
cuales podían revocarlas en cualquier momento ( 2 ) : ..ya

{ t ) Francisco Gutcclardini, célebre historiador italiano [ del


prerrenadmiento. Nació en H¿¡3 y murió en J5*30.- Su libro "H isto­
ria de Florencia" es considerado como uno de los monumentos del
Jdio n ja Italiano, en su formación y definición como lengua autóno­
ma. Mommsen, citado en ti texto, es un celebre historiador alc-
man,•autor de la "Historia de Roma".— Nota del T.
(2) Esto surfle de modo especia] en el coro de los "Siete con
tra rebas*'; "Dioses de la c iu d a d , no permitáis que ella sea des­
truida con nuestras casas y nuestros hogares... Oh, vosotros, los
que habitáis desde hace tiempo en nuestro territorio, ¿la iréis a
traicionar?" Lo mismo se ve también, seis siglos daspué* en "La
Eneida” en donde le- conservación de la ciudad troyana a través
de los mares aparece tan nítidamente como, debida. a ia única pro­
tección de Juno, y no a ningún aporte interno d i sangre troyana
que le aseguraría su perennidad.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 61

es Tucídides que admite ia imagen de un mundo en ei


, que no existiría Atenas; ya es Poiibio que nos exhibe al
vencedor de Cartago pensando ante el incendio-de esta
ciudad;

" Y Roma también verá llegar su fatal dia“;

ya es Virgilio, glorificando ai hombre de los campos,


para quien carecen de valor.
res romanar ef per¡inca regna (!)
Estaba reservado a los modernos hacer de su ciu­
dad -—y por los cuidados de sus intelectuales— una to­
rre que desafia al cielo.
Ei otro rasgo nuevo en el patriotismo de los inte­
lectuales modernos, es la voluntad que ellos tienen para
, referir 3a forma de su espíritu a una forma de espíritu
nacional — que ellos enarbolan naturalmente contra otras
.formas de espíritu nacional. Se sabe cuantos sabios,
desde hace cincuenta años y en ambas orillas del Rhin.
afirman su pensamiento en nombre de la ciencia france­
sa, y de: 3a ciencia alemana; con qué acritud,’ algunos de
nuestros escritores, desde hace íguaj tiempo, quieren sen­
tir vibrar en eHos la sensibilidad francesa, la inteligen­
cia francesa, la filosofía francesa, y mientras éstos de-
claxan encamar el pensamiento ario, la pintura aria, la
•música aria, .aquéllos responden descubriendo que tal o
.cual maestro tenía una abuela judía y venerando en ¿I
al genio semítico, . .

(I) Loa bienes romanos y los reinos. perecederos.


62 JULIEN BEND a

N o se trata de averiguar aquj si la forma espiritual


de un sabio o de un artista es }a rúbrica de'su naciona-,
lidad o de su raza y- en qué medida lo es: se traía de
notar la voluntad de que ios intelectuales modernos tie­
nen de que asi sea y hasta qué punto es ello nuevo.
Ráeme y La Bruyére no* pensaron nunca en exhibir sus
obras ante si mismos y an£e los demás como expresiones
del alma francesa; ni Goethe ni W inckelmann en cre^c
las suyas trasuntos del genio germánico { ! ) . H ay en
eso, principalmente entre los artistas, un hecho muy no­
table, Es muy notable ver a hombres cuya actividad con­
siste, puede decirse profesionalmeníc, en la afirmación
de la individualidad y que habían adquirido de esta ver­
dad, hace cien años, con ei romanticismo, tan fuerte con­
ciencia, abdicando hcy en cierto modo de tal conciencia
y queriendo sentirse como expresión de un ser general,
como )a manifestación de un alma colectiva. Cierto que
la abdicación del individuo en favor de “un gran Todo
impersonal y eterno", contiene otro romanticismo, cierto

{ l J Aunque, también aqui. ios alemanes parecen mucho los


Inventores de la pasión que denunciamos; Jos Lcssing. loa Schlegei
parecen haber sido ios primeros que enarboiaron a. sus poetas como
expresión del alma nacional (por exasperada reacción contra el
universalismo de {a literatura francesa}. Los miembros de la pléyade
francesa, que algunos no dejaran de oponernos, quisieron dar a su
sensibilidad un modo de expresión nacional, un lenguaje nacional;
nunca pretendieron asignar a dicha sensibilidad en si un carácter
nacional. La nacionalización sistemática del espiritu es una inven­
ción de la época moderna. En lo concerniente a los sabios, ella
ha sido evidentemente favorecida por la desaparición del latín como
m om a científico, desaparición que fuá. liüsta donde no es pasible
expresar, un factor de estancamiento para la civilización.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 63'

que este movimiento d&j artista puede • explicarse tam­


bién oor Ja voluntad (un Barrés no ia oculta) de aumen­
tar el gozo de si mismo por si mismo, Ja conciencia del yo
individual (ai mismo tiempo que el artista encuentra tn
esta segunda conciencia nuevos temas líricos); puede ad-
jn/tirse, además, que el actista no es sordo a su interés
al decirse expresión del genio de Su patria y al convidar
de este modo a toda una raza a aplaudirse a sí misma en
ia obra que él le muestra (1}. Cualesquiera que sean sus
móviles, no tiene necesidad de decir si. al transferir asi
— y con todo el ruido que se sabe— todo su vaioi* a su
patria, los grandes espíritus, o los que se toman por tales,
han trabajado contra lo que de ellos se esperaba, si hala­
garon la vanidad de Jos pueblos y alimentaron la arrogan­
cia con la cual cada ser arroja su superioridad a) rostro
de sus vecinos (2)7“
Y o no sabría hacer sentir mejor todo lo que de nuevo
tiene la posición del tníeleclual, sino apelando a la frase

(!) Tal habría sido, según Nictzsche, el caso de Yvaqner, el


cual,'presentándose a sus compatriotas como el Mesías del arte
alemán, habría visto que 'ahí había un buen "lugar que ocuuar”
mientras que toda su formación arc*stica asi como su filosofía más
honda era esencialmente universalista. .{Ver, "Zicce Homo", p. 55,
etl. francesa: “Lo que no he perdonado a W agnei es que condes­
cendió con Alemania’*}, lin o se presuma tú no se podría decir lo
mismo de alqttnos apóstoles del ‘'genio loren¿s” o "provenza!") (a)
fa) • ¿Se refiere esto último a Federico Mistral?— N. del T.
(2) La nacionalización dsl espíritu da a veces resultados
cuyo sabor no ha sido suficientemente gustado: en 190-f, en las fies­
tas del centenario de Petrarca, no se invitó a las patrias de Goethe,
ni de Shakespeare, ios estafes no son lafjnos; pero se cunvidó a ¡os
rumanos. No sabemos si se convidó al Uruguay.
64 JULIEN BÉNDA

de Renán* que firmarían iodos Jos hombres de pensa­


miento, desde Sócrates; " E l hombre no pertenece a su
lengua ni a su raza; no se pertenece sino a sí mismo, por/
que es un ser libre, es decir, un ser morar*. A lo que
Barrés concesta, aclamado por sus pares: "Lo moral es no
quererse libre de su raza". He aquí, evidentemente una
exaltación del espíritu gregario que las naciones no ha­
bían acostumbrado escuchar de Jos sacerdotes deí es­
píritu.
Los intelectuales modernos hacen mejor: declaran que
su pensamiento no sería bueno, no habría dado sus frutos
sino negándose a abandonar su suelo nativo sino tío
"desarraigándose’'. Se felicita a éste por su fíearn, a
aquél por su Berry; al de más allá por su Bretaña. Y nc.
se exige tal ley sólo para los poetas, sino también para
los críticos, los moralistas, los filósofos* los curas der
actividad puramente intelectual. E l espíritu declarado
bueno en la medida en que se niega a libertarse de la
tierra, es Jo que asegura a los intelectuales modernos un
lugar empinado en los anales de lo espiritual. Los senti-'
mientos■de esta clase han, evidentemente, cambiado desde
que Plutarco enseñaba: “E l hombre no es una planta,
hecha para permanecer inmóvil, con las raíces líundidas
en la tierra en que nació”, o que Antis tenes respondiera
a sus compatriotas, orgullosos de ser autóctonos, que
compartieran este honor con Jos caracoles y las Jan-
gostas,. . ■ . .
¿Debo decir que no denuncio aquí la voluntad del
intelectual para sentirse determinado por su. raza, para
permanecer arraigado a su suelo, mientras ella constituye
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 65

en él una actitud política/una provocación nacionalista.


Y o no sabría marcar esta restricción sino citando este
himno tan perfectamente indemne de pasión política, ori­
ginal de un intelectual moderno a “su tierra y sus muer­
tos"; " Y ía vieja encina bajo la cual me hallo sentado,
diabla a su vez y me dice. “ Lee, lee, a mi sombra las
canciones góticas cuyas estrofas oyera otrora entremez­
clándose af rumor de mi follaje., El alma de tus abuelos
está en. esas canciones más viejas que yo misma. Conoce
a esos oscuros antepasados, comparte sus alegrías y do­
lores pasados. Es así. criatura efímera, como vivirás largos
siglos ea pocos años. Sé piadoso, venera la tierra de tu pa­
tria. N o tomes nunca un puñado de ella sin pensac que es
sagrada. Ama a todos esos viejos padres, cuya ceniza
mezclada al polvo de ía tierra me alimenta desde hace
siglos, y cuyo espíritu'ha pasado a tí, su benjamín, el
hijo de sus mejores días. No reproches a los antepasa­
dos su ignorancia ni la debilidad de su pensamiento, ni
siquiera las ilusiones del miedo que los hacían a veces
crueles. Tanto valdría reprocharte a tí mismo por hahec
sido niño. Sabe' que ellos han trabajado, sufrido y espe­
rado por ti ,y que tú les debes todo" (1),

{1} A na tole France. “La Vie Lit!ín>tre. tomo II. p. 271. Las
voluntades que aqui señalo cu les escritores franceses han tenido
efectos distintos a los políticos. Nunca se hablará bastante coma
ellas,, desde hace cincuenta añoj. han falseado su talento, desco­
nocido sus verdaderos dones por su preocupación de "sentir seo ti a
el modo francés**. Buen ejemplo es "Vayaye de Spartc'*, muchas de
cuyas páginas muestfao qué hermosa obra habría sido si e! autor
no ¿<- hubiera obligado a sentir bajo el cielo grietfo, seQÚa el alma
lorenesa. Aquí tocamos uno de los raijos atas curiosos de los
C3 JULIEN BENDA

2. — Ellos hacen que sus pasiones políticas entren en sus


actividades de intelectuales.

Lo5 intelectuales no se contentan con. adoptar las


pasiones políticas, si .se entiende por ello que, al lado
de ¡as actividades que deben regirlos, corno intelectuales,
conceden un lugar a dichas pasiones,- ellos introducen
rales pasiones en sus actividades; permiten — quieren —
eme ellas se entremezclen a su tarea de artistas, de sa­
bios, de filósofos, que coloreen su esencia y señalen sus
productos. Y, en realidad, mmC3 Se han visto tantas
ebras que deberían ser espejos de. la inteligencia des­
interesada, siendo obras políticas.
Cuanto a la poesía, no hay por qué asombrarse.
N o hay que pedir a ios poetas que separen sus obras
de sus pasiones. Estas son la sustancia de aquéllas, y
ia única cuestión consiste en saber sí fabrican sus poe­
mas para verter sus pasiones o si buscan pasiones para
hacer sus poemas. En uno u otro caso, no se ve por qué

escritores de nuestro tiempo: la proscripción de la libertad de es­


píritu para si mismos, la sed de “disciplina" {toda la fortuna de los
señores Maurras y Maritata proviene de allí}, sed que es, en la
mayor parte, efecto de un fundamenta} nihilismo intelectual, fSo­
bre ese nihilismo en Barras, véase “Curtius: “ Barres y los fundamen­
tos intelectuales de! nacionalismo francés'’, extractados. en "La
U m ón para ia verdad", mayo de 1925; en Maurras, ver Guy-Gratui,
oo tit. p. J9 y £.. Dimier "Veinte años de Action Fran{aise.- p. 330:
‘‘Nunca he visto alma más desolada que la “uya'’). Pero la psico­
logía de los escritores contemporáneos en sí misma y fuera de su
acción política no es de nuestra incumbencia aquí.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 67

excluirían de su material vibrante a ia pasión nacional


o al espíritu de partido. Nuestros poetas políticos, poco
.numerosos, por lo demás, no hacen sino seguir el ejem­
plo de los Virgilios, Claudios, Lucanos, Dantes, Aub¡g-
i'tés, Ronsards o Hugos. No se podría negar; sin ern"
bargo. que la pasión política, tal como la expresa un
Claudel o un' D ’Annunzio, esa pasión, consciente y or­
ganizada, exe/iía cíe toda ingenuidad. friamenJe oieiios-
preciadora del adversario, !a pasión que, en e) segundo
de dichos poetas, se muestra tan precisamente política,
tan sabiamente ajustada a las profundas amb; iones de
sus compatriotas, a la vulnerabilidad exacta del exte^.
rior, no sea otra cosa que !as elocuentes generalidades
de los Trágicos o’'del ¿Año terrible. Una obra como "La
N a v e " (1), con su propósito nacional tan puntualizado,
tan práctico como el de un Bísmarck, y en la que el
lirismo es empleado para magnificar ese carácter prác­
tico, no parece cosa nueva en la historia de la poesía,
aun en la política. En cuanto al efecto de esta novedad
sobre los laicos, et alma actual del pueblo italiano ofrece
una medida suficiente (2), Pero, el más notable ejem-

(1) “ La N ave”, obra de D'Anm uuio. “El año terrible" rs,


como se sabe, de Mugo.— Nota del T.
(2) Creo novedoso que u» poeta suscite en sus compatriotas
mi gesto tan práctico como el de la comunicación de la Liga N a ­
val Veneciana a D ’Annuf.'iio iiimediatamcnte después d« “La N a­
ve'*.: "E| día en que tu tK’iiio irradia con nuevo esplendor sobre
la antigua dominadora de "nuestro mar'*, sobre Venccia. desarmad.»
!;cy frente a rola,, la Lifla Naval Veneciana te lo agradece con
el alma conmovida, deseando que la tercera Italia por fin dirija su
proa y apareje hacia et mundo”'.
68 JULTEN BENDA

* jr*Io de ahora sobre la aplicación de los poetas a poner


su arte al servicio de- las pasiones políticas, está en el
género literario, al que se puede denominar el '‘lir:srt:o
liiazQ¡'tco**, cuyo más brillante símbolo es la obra de
Barres, y que, habiendo comenzado por ínmar ; w cen­
tros de vibración estados de.alm a realmente filosóficos
{el panteísmo, el-alto ínteicctuaüsmo escéptico), se ha
consagrado únicamente a servir a la pasión de raza y ál
sentimiento nacional. Se sa^e hasta qué puní o con ese
género. en dende la acción del lirismo se revísce con eí
presidio'del espíritu de abstracción (Barrer, había atra­
pado admirablemente'la apariencia de semejante espíritu,.
robó el instrumento, dijo cierto filósofo) r loa tuíclcriita-
íes, 'aunque sóio fuera en Francia, aguzar».*!! Jas pasio­
nes políticas de los profanos, al menos en aquella por­
ción tan importante de los que leen y creen que pien­
san. Es, por lo demás, difícil, en !o que se rerfere a ios
pcctas y especialmente al que acabamos de uo^bio r,
saber si es el lirismo el que prestó su concurso a una
pasión política preexistente y verdadera, o si. ai centra­
ría, esta pasión es la que se ha puesto al .cv¿v;Yio de
*.;n lirismo en busca de alimento. Alins jitdzx caí ( i ) .
Pero*, he aqui a otros intelectual^,1; que :ijúoü*jcc:i
|a pasión política en su obra, al menor; tam b ién ellos,
con ;t.ia conciencia singular, y en los cuúks esta ralía
a su función me parece más digna de atención que en
Jos poetas: quiero hablar de los’ novelistas, de ¡es dra­
maturgos, o sea de los intelectuales cuya es ía
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 69

de pintar de' manera tan objetiva como es posible. Jos


movimientos d d híaiu- humana y sus conflictos — fun­
ción que un Shakespeare, un Moíié¿e o un Balzac pro­
baron que podía ser diad a con toda Ía pureza que aqui
Je asígnanos.
Que esta función se haiía falsificada por su sumí-
sióa a fines politices, es algi>' que muestra el ejemplo
de tantos novelistas coíiíetnporáneos. no porque salpi­
quen sus. relatos de re flexiones tendeodosas( Balzac no
cesa de nacerlo}, «Uno porque en vez da prestar a su
héroe los seníiinkñíos y tes acciones conformes a una
justa observación cií ta n-ttrralc^n, le prestan los que
exige su pasión tic fivior. ¿Debería citar, acaso, esas no­
velas en donde eí tradidónalistu. cualesquiera que sean sus
errores, muestra siempre, en fin de cuentas, un alma
noble, no obstante q u e d protagonista sin religión no
tiene fatalajcnte, y z pesar de sus esfuerzos, aiás que
actitudes infames?- ( I ) . ¿O esas otras en las que el
hombre del puebiü aparece poseyendo todas las virtu­
des. mientras qúc lu -viííaniá resulta peculiaridad de los
burgueses? (2}. ¿O aquellas en donde el autor muestra
a sus compatriotas, en comacio con extraños,- y más o

{1} Comparad con 3ỿ«c, ci¡vo couscrvanUsmo no titubea


en mostrar a sin ccnsa vudorts, eípcchi!jne;tie a sus cristianas, bajo
un aspecto pocu híila>jitJor. sí ¡o trac couíorme a la verdad. Véanse
Jos ejemplos en E. SeiüUrC ("ií^íxuc y la moral romántica, p. 27,
etc.), 8H, etc. que m Ja renroc^^ ;r.tíi:e.-. '
(2) ''Resurn»cc!i-_'', "íwttM C m u io a i" irír)ova^ ° 3‘ por lo de-
•m ás, dentro de los prccv-iSisúetiíos d<: Sand}. Creo ver. rn
cambio, mucha ¡lUtlcia para ccn íoí burgueses e» la novela, sin em­
bargo, tan tendenciosa, "Los Miserables"*
70 JULIENT SENDA

menos francan;ente, da toda la ventaja moral a los pri­


meros? ( I ) , El yerro de .este procedimiento es doble:
no sólo atiza considerablemente la pasión política en el
corazón del lector, sino que le suprime uno de los eíec-
leu rr.¿2 eminentemente civilizadores de !a obra de arte,
me refiero a ese volver sobre sí-al que iodo espectador
se siente empujado ante una representación del ser hu-’
-mano qi:e ¿1 siente verdadera y únicamente preocupada'
per la verdad (2 ). Agreguemos que, desde-el punto de
vista del ¿¡rusia y del valor de su actividad, esta parcia­
lidad es indicio ác una gran derrota: el valor del artista,
lo-que hace du «ii una elevada expresión del mundo, es
que ¿! ruíiiuc ías pasiones humanas, ea vez de vivirlas,
y encuentra en ia emoción del juego la misma fuente de
deseos, de aíeer-as y sufrimientos que el común de la
ger.tc encuentra en ia persecución de cosas reales; si
¿ste, que es un tipo acabado de la actividad de lujo, se
pone ahora al servicio de la nación o de una clase, si
esta flor de desinterés se convierte en utilitaria, dirá
como el poeta ¿c "Las Vírgenes de las Rocas” cuando
.el autor de "Stgi’rido” exhala su último suspiro: " Y el
mundo perdió su valor”.
Les-intelectuales que. según acabo de demostrar,
ponen su actividad de intelectuales al servicio de las
pasiones. políticas, son poetas, novelistas, dramaturgos,

. íí) Por ejemplo, r*:í?s de Ja (juerra, las novelas francesas


que mostraban a jos franceses establecidos ea Abacia y
¿.Memos-seguros tie que. desde 1918. los alemanes hacen la novela
cofr;spci:d;«rní';.
.12] .Vá2sc Li c o í a . G . ai final del volumen.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 71

en suma, artistas,, es decir, hombres a los cuales ies está


permitido el predominio, incluso sí es voluntario. ¡Je la
pasión en su obra. Pero, hay otros intelectuales en quie­
nes el frustramiento de !a actividad desinteresada del
espíritu es per demás chocante y cuya acción sobre el
profano es por demás profunda, en razón del presíigio
anejo a su- función especial: quiero hablar de los histo­
riadores, Aquí, cómo con respecto a los poetas, la cosa
es,- sobre todo, nueva poc la perfección a que se ha (le­
gado. La humanidad no ha esperado, por cierío, !a ¿poca-
prcüente para ver que ¡a historia se ponga al servicio
del espirúu de partido o de la pasión nacional; pero, creo
poder afirmar que nunca se había visto hacerle con el
espíritu metódico y la intensidad de conciencia que se
revela, desde hace medio siglo, en cíenos historiadores
alemanes, y desde hace una veintena de añes entre los
monárquicas franceses. El caso de estos últimos es tanto
más notable cuanto que pertenecen a une nación cuyo
honor permanente en la historia de la inteligencia hu.
mana, lo constituye el haber pronunciado, por boca de
los Beaufort, de los Fréret, de los Volíaire, de los Thie-
rry, de los Renán, de los Fuste! de Coulan^es. una con­
dena formal contra la historia pragmática, o sea. e:i cier­
to modo, la promulgación de la carta fundamental de la
historia desinteresada ( I ) . .Sin embargo, la verdadera

y ( I ) Véase, por ejemplo, el estudio de i ‘ asíel de C oulanges:


'De Ía manera de escribir la historia en Francia y en Alcm.-.r.uv . Se
notará que la requisitoria del autor contra ios historiadores «doma-
72 JUUEN BENDA
novedad aquí está en la confesión que se hace de esta
parcialidad, en el propósito que se adviene de entregarse
a ello como a un método legitimo. "U n verdadero histor
rn d e r de Alemania, declara un maestro alemán, debe de­
cir, sobre todo, los hechos que contribuyan, a la grande­
za de Alem ania". Este mismo sabio alaba a Mommsen,
quien, por lo demás, se vanagloriaba de ello, de haber
•hecho una historia romana "que resultaba una historia
alemana con nombres romanos’*. O tro (Treitschke) se
vanagloriaba cíe ignorar “la objetividad anémica que es
lo o p u i^ o al sentido histórico”. Otro. ( Guisebrecht) en­
seña que ‘':a ciencia nof tiene por qué planear por encima
de las fronteras, sino que debe ser nacional y alemana".
Nuestros uíonarquista^ no se quedan atrás, y upo de
eiíos, recientemente, autor cíe una "Historia cíe Francia”,
q;:e quiere que nuesfroi reyes pensaron, desde Ciodoveo.
en prevenir h guerra d^ 1914, defendía al historiador que
presenta el pasado des^e el punto de vista de las pasio­
nes de «u tiempo (1). La parcialidad que decide aportar
a! relato de !a historiales uno de los modos por los que
e( intelectual moderno falta más a su función, si se ad­
mite, como nosotros, que tal función consiste en poner

se aplica exactamente a ciertos historiadores franceses de ios


últimos artos, con la diferencia,.sin embargo, ¿3e <?«« el alemán de­
forma la historia para exaltar su patria y ei francés para exaltar un
TÍ<j«iuen poíiííco. De uo modo general, puede decirse que Jas tilo-
soíias tendenciosas de ios alemanes llevan a la guerra aacioi;:>l y
las de !o* franceses, a la 'civil.* Repetiremos, como tantos otros,
j hasta pumo ello prueba la superioridad moral de los segundos?
ti) "Revue uni'/írseile", 15 de abril Je 1924. Es !a volun­
tad, iun ciuscsa, d¿ los moderno* de ceder al subjetivismo mkutras
Que sus antepasados se dedicaban a combatirlo.
LA TRAICIO N DE LOS INTELECTUALES' 73
freno a Jas pasiones del profano; no sóln aviva más sa­
biamente que nunca la pasión de este último, no sólo lo
priva dei sugestivo espectáculo del hombre únicamente
poseído por el apetito de lo verdadero, sino que le impide
escuchar una palabra extraña en Id plaza pública, esa pa~
labra (de !a que Renán puede ser considerado ccmo el
más bello ejemplo) que hace entender que, desde la -altu­
ra desde ía cual habla, las pasiones nías antiguas se
hallan igualmente fundadas, son igualmente necesarias
para la ciudad terrena, e invita con ello a todo lecfor un
poco capaz de sobreponerse a si misino, a aflojar, al me-
nos pac un instante, el rigor de la suya.
Digamos, no obstante que, en verdad, hombres como
Treischke y sus homólogos franceses, no son historia­
dores: son políticos que se valen de ia historia para robus­
tecer una causa cuyo triunfo anhelan. Desde luego. e3
natural que su maestro de método histórico no sia Le-
nain de Tillemont, sino Luís X í V , quien amenazó a Me-
zeray con suprimirle su pensión sí persistía en exhibir
}os abusos de la antigua monarquía, o Napoleón, quien
encargaba a su ministro de policía que velara por que
la historia de Francia fuera escrita stgún las convenien­
cias de su trono. No obstante, los verdaderamente há­
biles se ponen la máscara del desinterés ( i ) .
Creo que muchos de aquéllos a quilines aquí acuso
de faltar a su ministerio espiritual, a Ja actividad des^
•■-^resada- que anuncian a! hacerse ítisloriadorcs. psicó*

.{!) Véase !a nota H . ai fin J d volunta.


74 JUL1EN BENDA

logos o moralistas, me responderían sí tales confesiones


no pudiesen arruinar su crédito; “ Nosotros no somos
en forma dlguns servidores de lo espiritual; somos ser­
vidores de lo temporal, de un partido político, de una
pación. Sólo que en vez de servirlos con la espada, los
servimos por medio de nuestros escritos. Nosotros somos
/a milicia■esp in fu al ne lo temporal",
Entre los que deberían dar ál mundo el espectáculo
de su actividad intelectual desinteresada y que revier­
ten su función a fines prácticos, citaría, además, a los
críticos. Todos saben que hay ahora entre ellos quienes
quieren que una obra no sea bella con tal de que sirva
'al p i t i d o que les es 9 rato, o que dicha obra exprese
J'el genio de su patria'’, o que ella ilustre la doctrina
literaria que se integra a su sistema político, u otras ra­
zones de ia misma purria. Los intelectuales modernos,
decía yo. quieren que la ú*ü determíne lo justo; preten­
den también que lo útil determine-!o bello, todo lo cual
no constituye, poc cierto, una de sus menores originali­
dades en la historia. No obstante, también aquí, los que
adoptan tal critica no son. a decir verdad, críticos, sino
políticos que hacen que la critica sirva a sus designios^
pragmáticos. H a y por ahí uñ perfeccionamiento" de la
pasión política, cuya honor pertenece propiamente a los
modernos: Luis X 1 Y o Napoleón no pensaron, aparen-:
teniente, nuncar en utilizar la critica literaria para asegu­
rar las formas sociales que tenia su religión (1). Aña- *

(1) Los Jesuítas, sin embargo, pensaron en ello para comba


tir contra el Jansenismo. (Véase Racine. "Pcrt-ííoyai", parte 1).
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 75

damos que esta- novedad da sus frutos: decir, por


ejemplo, con los monárquicos franceses que el ideal de­
mocrático está necesariamente vinculado a una mala li­
teratura es, en un país de devoción literaria como Fran­
cia, asestar un golpe efectivo a este ideal, al menos en
¡aquellos que aceptan considerar'a- Víctor H ugo y a La­
martine como vulgares cagatintas (1).
Pero, io más notable en el intelectual moderno, en
esa voluntad de transfundir la pasión política a- su obra,
es haberlo hecho en filosofía, y más precisamente'aún,
en la metafísica. Puede decirse que hasta el siejio X IX ,.
!a metafísica* había permanecido como la ciudadda in ­
violable de la especulación desinteresada. Entre todas
]as formas del trabajo espiritual, a ella podía tributár­
sele el admirable homenaje que un matemático ofrendaba
a ía teoría de ios números entre las ramas de las mate­
máticas al‘ decir: “Esta es la rama realmente pura de
nuestra ciencia, sé que no está manchada por id concacto
con las aplicaciones''. Y , en realidad, no sólo los pen­
sadores' desligados de toda preferencia terrestre como
un Plotino, un Tomás de Aquino. un Descartes o ua
Kant. sino los pensadores fuertemente convencidos de la
superioridad de su clase o de su patria, como un Platón
o un Aristóteles, nunca pensaron en aguijonear sus con­
sideraciones trascendentales hacia una demostración de •
esta superioridad y de la necesidad universal de acep-

{]) Sobre !a Insensibilidad literaria que acompaña a la crí­


tica politiquera en algunos de sus adeptos, véase mía penetrante
\_pdQiua de L. Dinrier ("ViDQt A»s d’Action francaise", p. 334).
76 JUUEN BENDA
tarla. La mora! de los filósofos- griegos, se ha dicho,
es nacionalista, pero su metafísica es universa*. La mis-'
ma Iglesia, ^ menudo, tan auspiciosa a los intereses de
clase o ce nación, en su mora!, no reconoce más que a
D ics y al Hombre en su metafísica. Estaba reservado
a nuestro tiempo ver a ios meta físicos de Ja más alta
categoría hacer girar sus especulaciones hacía la exal­
tación de su patria y el rebajamiento de las demás, y
acudir a fortificar, con todo el poderío de su genio abs-j
tractizante. la voluntad da dominio, de sus compatriotas^
Se sabe que Fiebíe y Hegel consideraron como término
supremo y necesario paxa el desarrollo del Ser, el triunfó
del mundo, germánico:' ía historia ha demostrado sí el
acto de estos intelectuales produjo efecto en el corazón
de los prGfauos. Apresurémonos a agregar que el es­
pectáculo ds una metafísica patriótica no lo proporciona
sino Alemania. En Francia, aún en nuestro siglo de in­
telectuales nacionalistas, no se ha visto todavía a un
filósofo, al menos a. uno, a quien se tome en serio como
tal, ..hacer únaMi:etafjsica dedicada a la gloria de Fran­
cia. • Augusto Córnte, Renouvier o Bergson no pensa­
ron jamás f.n señalar como meta necesaria del desenvol­
vimiento (leí mundo !a hegemonía francesa. ¿Es preciso
decir, como antes en !o referente al arte, qué desdicha
fué aquello para la metafísica? Será un eterno oprobio
para los filósofos alemanes el haber transformado a la
virgen patricia que hcnraba*a los dioses en una harpía
preocupada en pregonar las glorias.de sus hijos.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES *7

3.— l o s inte ¡actuales con íu í doctrinas hacen e/ juego


a. las pasiones políticas.

Pero, la forma en que los intelectuales han roto vio­


lentamente con su tradición y han hecho resueltamente
el juego á los profanos en su dedicación para situarse
en lo real, ha sido por medio de sus doctrinas, por la
escala de valores que se han consagrado a proponer al
mundo. Con una ciencia y una conciencia que- llenarán
de estupor a la historia, se ha visto-a aquéllos cuya pré­
dica de veinte siglos tendió a humillar las pasiones rea­
listas en provecho de algo trascendental, dedicarse a eri­
gir tales pasiones y los movimientos que las asegucan.
como las más altas virtudes, y a no tener desprecio bas­
tante hacia b existencia que, bajo alguna forata, se co­
loca más allá de lo temporal. M e ocupará de ios princi­
pales aspectos de ello.

A .— Exaltan el apego a lo particular, ahogando el sen­


tido de lo universal* .

Y . ante todo, se fes ha visto dedicados a. exakar


la voluntad de los hombres de sentirse distintos, procla­
mando despreciable toda tendencia a ubicarse dentro» de
lo universal. Sí se exceptúa a algunos autores como
Tolstoy- o Anatcle France, cuya enseñanza u !¿> sumo,
es actualmente tomada con conmÍscr?rió:i po: ■ ’!« aiíiyui:
parte de sus colegas, puede decirse que, desde hace cin­
cuenta años, todos los moralistas escuchados en iitiropa.
73 JULIEN BENDA

los 3o#get, los Barres, los Maurras, los Péguy, los


cTAnnunzio. ios Kipling. la inmensa mayoría de los pen­
sadores alemanes*han glorificado la consagración de los
hombres a sentirse en su nación, en su raza, en la me­
dida que estas los distinguen y contraponen, y manifies­
tan vergüenza ante toda aspiración a sentirse, en cuan­
to hombres, en lo que tal cualidad tiene de general y
trascendente para ias desinencias étnicas. Aquellos que,
después de los estoicos, habíanse dedicado a predicar la
disolución de los egoísmos nacionales ea el sentimiento
de un ser abstracto y eterno se han puesto a combatir
todo sentimiento de ese tipo y a proclamar la-alta mora­
lidad de tales egoísmos. Nuestra época ha visto a los des­
cendientes de los Erasmo. Montaigne y Volíaire. de­
nunciando al humanitarismo como una derrota moral, y,
más que e^o. como una derrota intelectual en Jo que ella
implica una “absoluta ausencia de sentido práctico", ya
que el sentido práctico se ha- vuelto para esos intelectua­
les tan singulares, la medida del valor intelectual.
Y o trato de distinguir al humanitarismo tal como lo
entiendo aqui -—ser sensibles a ¡a calidad abstracta de lo
humano, a “ la forma entera de la condición hum ana"
{Montaigne) — el sentimiento que de ordinario se de­
signa con dicho nombre y que consiste en el amor con­
cretó por los humanos. El primero de estos movimien­
tos (o actitudes) (ai que llamaremos con más justeza,
humanismo) es la adhesión *a un concepto; es una pura
pasión de la inteligencia sin implicar ningún amor terres­
tre. Se concibe perfectamente -a un ser que se compene­
tra en el concepto de lo que es humano sin el menor deseo
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 79

de ver a un hombre; es la forma que reviste el amor a


la humanidad en los grandes patricios del espíritu, en uu
Erasmo, un Maíebranche, un Spinoza» un Goethe, todos
ellos gente poco impaciente, según parece, per arrojarse
en. los brazos de su prójimo.' El segundo, en cambio, es
un estada de corazón y, como tal, propio de almas ple­
beyas. Adquiere cuerpo en los moralistas en el periodo
en que desaparece de ellos el alto calibre intelectual para
ceder su puesto a la exaltación sentimental, quiero decir,”
en el siglo X V III, principalmente con Diderot, y llega
a su máximum en el X IX con Michelet, Quínet,
Proudhon, Romain Roliand, Georges Duhamcl. Esta for­
ma sentimental del humanitarismo y el olvido que ocu­
rre de su forma conceptual explican b impopularidad de
tal doctrina en tantas.almas elegantes, ya que estas en­
cuentran en el arsenal de la ideología política dos clisés
igualmente repugnantes para ellas: el "charlatanismo pa-¡
trióíico” y "la fraternidad universal" ( i ) .
Agregare que este humanitarismo, que rinde tributo
a la cualidad abstracta de lo humano, es el único-que
permite amar a- todos los hombres. Es evidente que, des-

{ I ) La distinción de dos humanitarismos está Lie» expresada


por Goethe cuando expresa {Diciituiiq und W ahrhcit) su indiferen­
cia y la de sus amigos para Jos sucesos de {789: " lín nuestro pe­
queño circulo no se ocupaban de periódicos ni de noticias; nuestra
ocupación era conocer- al hombre; en cuanto a Jos individuos, los
dejábamos hacer su voluntad". ¿Será preciso recordar <üie tos ‘'hu­
manidades’. lates como las instituyeron los jesuítas en cí ¿üjlo X V U ,
Jos stutUa hiun»nitatis son “ íos estudios de aquello que hay de
más esencialmente humano.*' no de ejercicios de altruismo? Víase al
respecto (nota i al final det tomo) el curioso texto de un antiguo.
JO 3ÜUEN BENDA
de el Instante'en que miramos a Jos hombres en concre--
ío, encongamos tal cualidad repartida en diferentes can­
tidades y debemos decir con Renán: “En la realidad se
es. más o menos hombre, más o-menos hijo de D ic s ...i
Y o no veo la razón para que un papua sea inm ortal".
Los igualitarios modernos, al no. comprender ya que no
puede haber igualdad más que en lo abstracto {J ), y;
que Ja esencia de lo concreto es la desigualdad, han de­
mostrado. además de su insigne torpeza política, la ex­
traordinaria grosería de su espíritu.
El humanismo, tal como acabo de definirlo, no tiene
nada que ver con el internacionalismo. Este es una pro-
’tesia contra ei egoísmo nacional, no en beneficio de una
pasión espiritual, sino de otro ‘egoísmo, de otra pasión
'terrestre: es ei movimiento de una categoría de hom­
bres-—obreros. banqueros, industriales—:, que se une por
encima de las fronteras, en nombre de sus intereses prác­
ticos y particulares, y no se alza contra el espíritu de la
r.acicn porque este la estorba en la satisfacción de sus
intereses (2). Junto a semejantes movimientos, la pasión

j l ) Císto lo ha entendido muy bien la Iglesia, con «J coro-


brío de eata verdad: que no se puede engendrar e) amor entre Jo*
hom bres otás que desarrollando en ellos la sensibilidad en ci hoin-
6rc abstracto y combatiendo el Interés, por e] hombre concreto; in-
clinipdolo hacía la meditación metafísica y apartándola del estu­
dió de la historia (véase Majebranche). Dirección exactamente
epueitj a Sa de los intelectuales mpdcrnos, pero éstos, una vez más.
no í/o<aa en forma alguna de orearse el amor entre los hombre.?.
(2) Iqualmcnte adopta el espíritu de nación cuando le parece
ccivir ingreses; testigo; el partido de los 'socialistas-nacio
nsüstai''.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES * 31
nacional parece un movimiento idealista ya desinteresa-
do. E n fin. el humanismo es también algo totalmente di­
ferente al cosmopolitismo, simple deseo, de gozar de las
ventajas de todas Jas naciones y de todas sus culturas,
y, generalmente, exento de todo dogmatismo moral (1).
Perq.volvamos a la acción de los intelectuales que exhor­
tan a los pueblos a sentirse en aquello que los hace
distintos.
Lo que, sobre todo, asombrará a la histoiia en esta
acción de los intelectuales, es con qué perfección la han
puesto en práctica. Ellos han exhortado a los pueblos a
sentirse en aquello que más los distingue, en sus poetas
antes que en sus sabios, tn sus leyendas antes que en
sus filosofías, siendo la poesía inííniiaiuente ;:t¿s nacio­
nal, más separadora...fpmo muy bien lo han podido ver.
que los productos de la pura inteligencia (2). Ellos han

(1) Algunos nacionalistas quieten honrar c] cosnvofxilitismo.


cuyo valor perciben sus Intdigeiikias. aunque i.o sacrifican en nada
su nacionalismo, declaran que ei cosmopolitismo representa a! "na­
cionalismo ilustrado *. Paul Bourge». que es quieo da esta definición
{Parls-Tiraes. {unió, 192-i),'cita cauto ejemplo a Goethe y Stendhal,
"uno de ellos ian profundamente alemán y tratando de aprehender
todo el movimiento d i! pensamiento francés, y el otro tan p.'ofun-
dáiuente francés y tratando de penetrar Italia".' U<io se pregunta
en qué ambos maestros, 'permaneciendo profundamente aleiuín y
profundamente francés respectivamente. La» deslustrado el menor
"nacionalismo**' aunque sea ilustrado. ÜQimjtM -¡.oitlundc evidente­
mente nacional y nacionalista.
(2) 'Casi todas las obras ds propaganda nacional, en ias pe­
queñas naciones de la Europa oriental, son antologías de poetas, y
casi nunca obras de pensamiento. Véanse Jas palabras picmmcindas
por E. Routroux.. en agosto de 1915. eu <1 comité ue Entente Cor­
dial, contra ios pueblos que tan grande paitkípiu'íón conceden a Ja.
82 JULIEN SENDA

exhortado a les pueblos a honrar sus caracteres en ¡a


medida que son particulares, y no universales: U n joven
escritor italiano glorificaba recientemente su lengua por­
que ella no es usada sino -en Italia, y despreciaba el idio­
ma francés porque conoce ia universalidad {!}'. Los in­
telectuales han exhortado a los pueblos a sentirse zn 'todo
lo que los hace distintos, no solo en su lengua, en su
arte, en su literatura, sino en su vestido, en su vivienda,
en su amoblamiento, en su alimentación» Es cosa corrien­
te veir, desde hace- medio siglo, a escritores sedes exci­
tando a sus compatriotas, por no hablar más que de nues­
tra patria, a permanecer fieles al comedor francés, a la
cocina francesa, a la carrocería francesa... Los intelec­
tuales han exhortado a jos pueblos a sentirse distintos
hasta en sus vicios: los historiadores alemanes — dice
Fuste) de Coulanges-r-i invitan a su patria a embriagarse
con. su personalidad hasta en su barbarie. Ta! moralis­
ta francés no se queda atrás y pretende que sus compa-'
triólas acepten su “determinismo-nacional" en su “ tota­
lidad indivisible, con sus injusticias y con sus sagacida­
des. con sus fanatismos y con sus claridades, con sus
mezquindades y con . sus grandezas. Otro (Maneras)
dice: "Buenos o malos, nuestros gustos son nuestros y
s/empre es cómodo considerarnos ios únicos jueces y mo­
delos de nuestra « d a ”. Una vez más. lo que hay de

íaccliyeitcia, la cual “en si misma, tiende a ser una y común a iodos


• los seres capaces cíe conocimientos”.^
(1) "Les Nouvcllcs Litíéraires”, 25 sept. 1926.
LA T RAICIO N DE LOS INTELECTUALES 83

notable'en esto, no es que se dígan tales cosas, sino que


las digan intelectuales, clase de individuos cuya acción
hasta' ahora había consistido en invitar a sus conciuda­
danos a sentirse en lo que tienen de común con los de­
más hombres; que sean dichas, en Francia, por los des­
cendientes de Montaigne. Pasca!, Voítaice y Renán.
Esta- glorificación del particularismo nacional, tan
imprevista en todos los intelectuales, lo es singularmente
en aquellos a quienes yo denomino los intelectuales por
excelencia: en los hombres de Iglesia. Es singularmen­
te notable ver a quienes, durante siglos, han exhortado
a ios hombres, al menos teóricamente, a aminorar en si
ei sentimiento de-sus. diferencias para aprehender Ja di­
vina esencia que los reúr.e a todos, dedicarse a alabar,
según e) lugar de su sermón, su “ fidelidad al alma fran­
cesa ”, "la inalterabilidad de su conciencia alemana”, o
"el fervor de su corazón italiano" ( i ) . Puede uno pre­
guntarse entonces lo que pensaría aquel que dijo por
boca del apóstol: "N o hay griego, ni judio, ni escita,
sino Cristo que está en todas las cosas”, si penetrara hoy
en una de esas iglesias, al ver ahí, ofreciéndose a la ve-

(I) .H e aquí un ejemplo de tas acrobacias a que tienen que


entregarse estos doctores para conciliar la palabra cristiana con la
prédica de los particularismos nacionales; "Queremos poner ei ideal
del universalismo 'en relación positiva con la realidad contemporá­
nea de fa forma nacional que es la de toda clase de vida, incluso de
la cristiana" {Paslcur W itte. r w A. Loisy. ’ Cuerre cí Re­
ligión". p. 18). He aquí unos ?.sp'n¡(i« para los que la cuadratura
dej circulo no pasa, por cierto, de ser sido ttu jutyo.
S4 JtTLlEN BENDA
neración^e los fieles, espada al d a to o bandera ea ma­
no. a una heroína nacional (1 ).
N o habría como pintar hasta qué punto esta glori­
ficación de los particularismos nacionales, al menos con
la nitidez coa que se los ve hoy. es cosa nueva en la his­
toria de ia Iglesia. Sin remontamos a los tiempos en que
San Agustín predicaba la fusión de todos los patriotis­
mos en la "ciudad permanente*', sin remontarnos siquiera
a Bossuet que nos muestra a Jesús indignado al compro­
bar “que porque nos vemos separados por algunos ríos o
montañas, parecemos habernos olvidados de que somos
de la misma índole", se vé todavía en ¡ S í? a una alta
asamblea de prelados decir que ” ef mevimíenfo de las
uadonalidades es un rezago de, paganismo, y la diferen­
cia de las lenguas una consecuencia del pecado y ía caída
del hombre". Seguramente esta declaración, provocada
por el muy católico Francisco-José para detener -os im­
pulsos separatistas de los pueblos, de su imperio, era in­
teresada; pero me atrevo a decir que, no obstante serlo,
la Iglesia de hoy haría otro tanto. Se me responde que,
aunque lo quisiera, no podría Hacerla so pena de lan­
zar a sus ministros & una terrible impopularidad ea sus
respectivas patrias. Como si Ja función del clero no íue-

U ) ¿N® es, acaso, sugestivo comprobar que la Iglesia desde


hace una veinteoa de años ba reemplazado eJ mandamiento: “ N o
serás boicfdda — por acción ni por consentimiento”, con "H om i­
cida no serás — sin derecho ni voíumaríatneuce" {Homícide poiot
ne seras — de falt i)i, de. con^eniiüHeyt'"; "J'ioruicidfc poíaí as ío r n
— saos droit ol volontairemtQt"),
LA TRAICION I3E LOS INTELECTUALES . 85
ra la. de predicar a Jos laicos verdades que Íes desagra­
den y pagar eso con su tranquilidad.
N o pidamos íanto. ¿Hay algún prelado, en algún
pulpito de Europa, que se atreviera a decir aúu: "£¡
cristiano es a la vez cosmopolita y. patriota. A m bas
cualidades no son incompatibles. E l mundo.es, en v e r'
dad, una patria común o. hablando más cristianamente.
un destierro común". {Instrucción pastoral de Le Franc
de Pompignan. obispo de Puy. 1763: "Sobre la preten­
sa filosofía de Jos modernos incrédulos". Los “ incrédu­
los" aqvi son los que niegan á !a Iglesia el derecho~a ser
cosmopolita). ' ■
Algunos clérigos hacen más todavía y pretenden
que al exaltar los particularismos nacionales se hallan en
plena conformidad con el espíritu esencial de ía Iglesia,
especialmente con la enseñanza de sus grandes doctores
de la edad Media. (T al es ia tesis que opone catolicismo
a cristianismo). ¿.Recordaré que los más nacionalistas de
dichos doctores se ven líuiiudbs a considerar los particu­
larismos nacionales co:no una condición inevitable — a
la que hay que respetar como a toda voluntad de Dios—
en un mundo terreno e inferior? ¿que nunca han exhor­
tado a los hombres a aguzar tal sentimiento en su cora­
zón, y mucho menos a presentarles este aguzamiento •
como un ejercicio de perfeccionamiento inorai? Lo que.
In Iglesia exalta hasta nuestros días en el patriotismo,
cuando lo exalta, es la fraternidad entre los conciudada­
nos. el amor del nombré para $xs semejantes, y no .el
antagonismo entre los hombre; es el patriotismo e» cuan­
to extensión del 'am or humano, no como una limita­
86 JULIEN 'BENDA

ción (l).^ p e r o lo más notable en este aspecto es que,


desde hace tiempo — exactamente desde ios reproches-
dirigidos a Benedicto X V cuando ia guerra, por no ha­
ber humillado la arrogancia del nacionalisrao alemán —
ha surgido una escuela en el seno de la iglesia, para de­
mostrar que el Santo Padre, al actuar asi, no había he­
cho roas que obedecer a- las enseñanzas de su Divino
Maestro, el cual, formalmente, habría predicado el amor
del hombre para con su nación. {Hombres de Iglesia
- convirtiendo a Jesús en apóstol del nacionalismo, nada
simboliza mejor la resolución de los clérigos modernos
de poner su acción y su crédito al servicio de pasiones
profanas!
T an singulares cristianos se expresan así; “Jesús no
mira más allá de las fronteras de su patria para llevar a

(1) P or ejemplo, en «íte párrafo de Bossuet: "S i uno está


'obligado a amar a todos !os hombres y. a decir verdad, no exísien
extraños para et cristiano, coa mayor razón debe éste amar a sus
conciudadanos. Todo ei amor que se tiene por si mismo, para su
familia y para sus amigos se concentran en el amor que se tkne
para con la pa m a ". {"PoJüica sacada Je 3a Sagrada Escritura",
!. V I. Notad: "Todo el amor qae se tiene por si mismo.. . ” Es la
completn justificación de ia [rase de Saitu Evremond: *’E1 amor
de la patria es un verdadero amor de si m is m o ...). £.a iglesia no
¿h:di ría. segua parece (vense 5a encuesta de “Letlres" sobre la íg!e-
5la y <1 nacionalismo, 1922-1923) sino seguir presenfando as¡ el pa-
jríQlismo, bajo el único a->pecfO de! anier, lo que {¿..permitiría exal­
tar esta pasión cerao lo exige su popularidad, sin violar el princi­
pio cristiano. Desgraciadamente para ella, se yerguen hombres po­
sitivos para recordarle que el patriotismo es algo más que un amor
y cjue-él significa también "el odio a! extranjero" (Maurras, " Di-
tem me de Marc Sangoier**). ¿Quién nos dirá cuáles son los ve­
races?
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 8?

Jos demás sus beneficios.-A la mujer de la tierra'de Ca-


naan. a cuyo hijo sanó a pesar de ella, le dijo' que su'
misión no comprtndia sino a las ovejas descarriadas de
iij Casa de hrael (Mateo. X V , 2 í ) . Sus primeros dis­
cípulos Jos envió ¿i a Israel. Y notemos su insistencia en
disuadirlos de ir a otra parce. N o vayais por los caminos
'de h s ¿¡¿Miles y «o en/réis en las ciudades de los sama-:
rítanos: id unte Jodo en busca de h s ovejas descarriadas
dt: la casa de Israel (Maíeo. X, 6). M ás tarde habrá
oportunidad de llevar la buena nueva a.ios extraños, pero,
ante todo, nos debamos a los nuestros.
Esíe es lo que quiete hacer entender con esta fra­
se Uena de sentido y de amor patriótico: la casa de IscacL
Un grupo de seres humanos que tienen Ja misma sangre,
ía misma lengua, la. misma religión, la misma tradición,
forma^ una casa. Tales particularidades son otros tantos
muros que separan ( 1 ) . Y dice además: “ Lo que sor­
prende a} principio cuando jesús permite pagar el tri­
buto a César o rehúsa la corona que la multitud le brin­
da en el desierto, es más b¡t:n su patriotismo qtie su pru­
dencia y su desinterés. Un rasgo primero de la prédica
de Jesús es su carácter absolutamente n a c io n a l...” (2).
E l lector verá, si le gusta. la solidez de las pruebas sobre:
las cuales fundan los doctores su tesis (una de ellas es
que Jesús se hallaba fuertemente apegado a las ioslilu-

{ ¡ } A , L uíjdh , 'L a grande J o í‘sccl«i]<; tic l’aíitour des ímm-


mcV\ Jib. II. c. í 11.
(2) P. Oliivíer. “Les nmitiéí d< fésus", p. H 2 .
88 JULIEN BENDÁ
ciones de su, patria, como lo demostró ai aceptar, ocho
días después de su nacimiento, ser circuncidado); lo que
reteuemo|^ es el .encarnizamiento de estos cristianos en
convertir a su maestro, en un momento de su existencia,
al .menos, en ua profesor de egoísmo nacional.
E sta s perspectivas sobre- ia actitud- de la Iglesia en
cuanto al nacionalismo no me parecen que hayan sido
modificadas por las recientes declaraciones de la Santa
Sede con respecto a cierto nacionalismo francés, decla­
raciones que no’ condenan sino un nacionalismo abierta­
mente anticristiano, .es decir, del todo excepcional; y no
tienen una sola palabra de censura contra Jar voluntad
de ios pueblos para preferir lo distinto y rechazar el
'universalismo. A lo sumo, he aquí cómo responde al uni­
versalismo cierta publicación que es. en algún modo, ex­
presión oficial del pensamiento pontificio: “Si, todos ios
hombres son hijos de un mismo padre; pero divididos
desde su origen, no han vuelto a juntarse más. La fami­
lia roía no se ha reunido; al contrario, por cierto,* me
complazco en reconocer l a . fraternidad de todos los vi­
vientes, pero todos los muertos ¿son también nuestros
padres? ¿N o s amaron todos ellos? ¿Sufrieron y trabaja­
ron por nosotros? Los unos vivían al otro lado del. globo
y como en otro mundo: los otros trabajaban contra .nos­
otros o. sí secundan a nuestros antepasados, ello-es con
Ja esperanza de salvaguardar o de enriquecer su propia
heredad para otros que no soínos nosotros. ¿E n dónde
está la duda? S i el hogar se abee a todo recién venido.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 89

ya no es hogar, sino albergue'* (1). Parece que se debe


buscar entre ios que han abandonado la Iglesia para ir
a escuchar a ministros cristianos que predican la verda­
dera enseñanza de su maestro y declaran sin ambages:
" E l Evangelio de Jesús no supone la patria; la supri­
me” (2 ).
N o es solamente en beneficio de la nación por lo que
el intelectual moderno se ha dedicado a abatir el senti­
miento de ío universal: es en provecho de la clase. Nues­
tra época verá a los moralistas viniendo a decirle al mun­
do hurgu¿3 {o al mundo obrero) que. lejos de tratar de
atenuar el sentimiento de su diferencia- y de sentirse en
su comunidad de naturaleza. Ies hacia falta, al contrario,
.que se esforzaran .p o r sentir esta diferencia en toda su
profundidad, en toda su irreductibilidad; que este esfuer­
zo es bello y noble, mientras que todo propósito de unión
es aquí signo de bajeza y cobardía, al par que de de­
bilidad de espíritu. Tal es. como se sabe, la tesis de las
"Reflexiones sobre la violencia'', exaltadas por toda una
pléyade de apóstoles de) alma moderna. H ay en esta ac­
titud de ios intelectuales una novedad seguramente más
singular todavía que en lo que se refiere a la nación. En
cuanto a las responsabilidades de tal enseñanza; y al ex-

(1 ) "DktioooftUc apo!og¿tique de la fot caiholíquc" (1919),


articulo "P atria". H ay que subrayar el exíracrdrnario espíritu prác­
tico de este trozo y la. volumad de no amar sino a aquellos «juc­
han hecho aKjo por nosotros.
(2) Loísy, ' Gueric ct Religkw". p. 60, Sin embargo, algunos
eclesiásticos en funciones habían en igual ienttdo. (Véase: Guillo» •
Givry,. "Le Christ et ía Patrie", st:b /«>«*).
90 ¿ULISN BENDA

ceso de odio desconocido hasta aquí- que aporta a cada


clase 3 de que venza vioJeníamenís a su adversario,
ello es posible medirlo en ío que se refiere a ia clase bur­
guesa por e! ía&cismo italiano, y en cuanto a la otra, por
el bolchevismo ruso {!).-
En esto también se ha visto a! realismo tratar de
ponerse bajo Ja cubierta de la iglesia, Se ha visto a los
doctores católicos, esforzándose por probar que a) invi­
tar a la clase burguesa, en nombra de ia moral, a sentirse
en su distinción frente a la cíase opuesta, a sumergirse
religiosamente en ia conciencia de ins caracteres que le
spn propios, especialmente (Johannet) en intensificar .tñ
ella la idea de propiedad —el’cs no hacen más que con-
iormarse a la enseñanza de ía iglesia (2 ) ; Se ve sobre

U) Se sabe que ci fascismo italiano {a) y el bolchevismo


ruso se jactan uno y otro ¿t¡ autor de "Reflexiones sobre la V io ­
lencia": éste {Sorel}. en efecto, predicaba e¡ egoísmo de clase en
cierto modo en la vida universal, sin preferencia ai menos formal
cu pro del interés d i una clase sobre otra. H ay en su predica dei
egoísmo una especie de imparcialidad uo exenta de grandeza, que
i:o han heredado sus discípulos (b).
(a) E l autor no incluye ai nazismo aíemán, porque entonces
no se le otorgaba la beligerancia dramática que después ha tenido
y tiene.— N . del T .
ib ) Sorel ct. como se **bc. ei padre del sindicalismo revo­
lucionaria, ío que desvirtúa algo la afirmación del autor en Ja «ota
precedente.— N . del T .
(2) Y también de Jesucristo: "H e querido costrar. dice R.
jobannet (op. cih* p. 153), la considerable porción de cristianismo
que cOQtfeue eí tipo burgués, cuando es puro- Aniquilar ai burgués
su nombre de Cristo, porque el burgués me parece una paradoja
algo atrevida *. £ t autor no citz por lo d«*más un texto del Evan­
gelio. sino nada más que algunos interpretes de Santo Tomás, ,a
quienes exalia por su "sentido archir realista de las cosas" y que,
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 91

qué equivoco descansa esta pretensión: La Iglesia ad­


mite, en efecto, la distinción de. ciases; invita a los fieles
a reconocerla; aconseja que se ia respete como impues­
ta por Dios a un mundo agobiado. Convida- a los privi­
legiados a aceptar su condición, a ejercitar Jas activida­
des inherentes, a observar sus "deberes de.estado" (o.
situación). Ella íes dirá también que, al observar tales
deberes, son gratos a Dios y “ formulan una oración".
Jamás 1os ha invitado a exaltar en ellos el sentimientos de.
tal distinción, mucho menos en nombre de la moral. Lo
que les ha recomendado en nombre de la- moral es. al
contrario, por debajo de esta vida de privilegio, extin-,
guir toda creencia en una particularidad esencial de su
persona, y que se-sientan en la humanidad, que es co­
mún a todos los hombres, no obstante, la desigualdad de
sus rangos y de sus-posiciones (1). Jesucristo, dice ella
formal y constantemente, no acoge: al hombre sino ra-
concillado, es decir, habiendo abolido en su corazón to­
do sentimiento dé oposición entre él y ios demás. (Véase
el sermón de Bossuet sobre la /?econcj7í'ac(ón). Nos pa­
rece inútil insistir en este carácter tan poco discutible dé­
la enseñanza cristiana (hablo de la enseñanza, no de la
práctica). Pero no se llegaría a meditar demasiado sobre

aparentemente encaman, según él. el pensamiento de Cristo. La


obra es imo de los más cabales ejemplos de la voluntad del iuiekc-;
tual moderno por idealizar el espíritu práctico. (Sobre la doctrina'
cristiana éii cuanto a la propiedad, véase ai P. Thómassin. *‘Traii¿f
¿le 1‘aamóne 1 '
: - (1) Podría-decirse que, para la teología cristiana, el estado-
de burgués es una [unción y no uu grado. - .
92 JULIEN BENDA
t
el encarnizamiento de tantas doctrinas odernas por en-
contrae la palabra cristiana una satisfacción dei egois-
mo burgués ( ¡ ).
Señalemos otra •form?, muy digna de atención, de
ta exaltación del particularismo que ven los intelec­
tuales: la exaltación de las morales especiales y el des­
dén por W moral universal. Se sabe que, desde hace me­
dio siglo, toda una escuela no sólo de hombres de ac­
ción sino también de graves filósofos, enseña que un
pueblo debe formarse un concepto d e .sus derechos y de
sus deberes, inspirado por el estudio de su idiosincrasia!
su histeria, su posición geográfica, circunstancias parti­
culares en las cuales se encuentra, y no por el mandato
de una sedicente conciencia del hombre de todos- los
tiempos y de todos los lugares; que una clase, deba for­
marse una escaía del bien y de! mal, determinada por ei
examen de sus necesidades especíales, de sus fines pro­
pios. de condiciones, determinadas que la rodean, y no
dejarse agobiar con sensiblerías sobre la “justicia en

í ]) La posición esencia! de la Iglesia en to que se refiere a


este punto (lo llamo esencial, porque al aplicarse, se- encontrarán
textos en pro de !á tesis adversa, pero, una vez más. Jo curioso
reside en la aplicación) me parece definida en estas líneas; "Ma--
jebranchc se inclina, como Bossuet, a considerar que las desigualda­
des e injusticias sociales sou consecuencias de! pecado, que hay que
sufrirlas como tales y conformar a cijas la conducta citerior__ N o
precisa tampoco tratar de remediar tales injusticias por modo di­
versa a !a caridad, pues cicrtíHneJue se perturbaría la paz y no sé
obtendría probablemente ningún resultado. Solamente no se debe en
el ¡or.Jo deí ¿fatz, oí<V£fí»r * ctVtinitatteias y condicione* ninguna
especie dn importancia, porque la verdadera i»/Ja no reside ¿n dio".
(H . Joly, "Makbranchc'\ p. 262).
LA TRAICIÓN DE LOS INTELECTUALES U3
sí”, **lar humanidad en sí" y otros'tantos oriflamas de la
mora] como hoy asistimos. con los Barrée. M aurras y
Sorel hasta los Durckheim ( l ) a la quiebra tota! en los
intelectuales, de la forma-de espíritu que, desde P!a:óf.
hasta Kant, pedía la noción del bien al corazón de! hom­
bre eterno_ y desinteresado. ¿ A qué conducen estas en­
señanzas que invitan a un grupo de individuos a insti­
tuirse en único juez de la moralidad de sus actos; a qué
deificación de sus apetitos; a qué codificación de sus vio­
lencias; a qué tranquilidad en la ejecución de sus pla­
nes? E so es lo que se ha visto en el .ejemplo de la
Alem ania de J9M . E so es lo que tal vez se verá un
día, también, en toda Europa, por el ejemplo de la clase
burguesa, a menos que sus doctrinas al volverse contra
T no !a em pujepor el camino del mundo obrero (2 ).
M e atrevería yo a decir que la imaginación de al­
gunos moralistas franceses frente a la conducta de A le ­
mania en 1914 no deja de asombrarme, cuando pienso

(1) Sobre la relación de las tesis de Durklieita con las d«


ios tradicionalhtas fraoceses véase D. Parodi. "'La Pljüosophte
eontemporaine en France” p- H3 (a).
(a) Durckheim es.'como se salw. el sostenedor de la icaria
de la división del trabajo «o el campo sociológico. No deja -set-
audaz el eqwparamienfo de Sorel con Maurras, annque el la^o de
Ía violencia es bastante visible.— N. dei T.
{7) 'TUemaniu es el único juez de sus métodos” (M ayor von
Dis/urili, oov. 13H). La filoso/ia de las morales nacionales parece
esencialmente alemana. ¿No es muy notable ver a 1legel y a Zclht
queriendo a todo precio que Platón, en ¿u “República", ¡jaya deíi- •
iviuC. t»i bi¿ii que ncr v*tle si/io para los gritaos y no para ías de­
más pueblos? (V íase P. Janet. ‘’Hisiofre des iJóes polítiques”. L
I, p. H O ).
94 JÜLIEN BENDA

que, dieciséis años antes, en ocasión de ése asunto judi­


cial de que ya He hablado, estos mismos moralistas
predicaba n-áS sus compatriotas exactamente la misma doc­
trina, excitábanlos a repudiar el concepto de justicia ab­
soluta esgrimidos por “ridiculos meta/isicos”, y no que­
rían sino una justicia “adaptada a Francia”, a su idiosin­
crasia. a su historia propia, a sus necesidades especiales,
eternas y actuales (1). Es bueno decir, en honor de di-
"chos pensadores, es decir en honor de su espiriíu (desde
Juego), que su indignación de i9 H no obedeció a nin­
guna convicción mera}, sino tan sólo al deseo de poner en
mala posición ante un universo ingenuo; al csieaiioo de
su patria.
Este último prepósito de los intelectuales me parece
u n o ’de aquellos que muestran mejor cuál es hoy su re­
solución y su maestría— para servir'las pasiones pro­
fanas. Invitar a sus compatriotas a no conocer sino una
moral personal y repudiar toda moral universa], es mos­
trarse ua maestro en e! nrie de excitarlos a querer ser dis­
tintos a ios demás hombres, o sea, en el arte de perfec-

, {1} ‘T odavía hay profesores, escribía Barrés en 1S93. que dis­


cuten sobre Ja justicia y la verdad, cuanto todo hombre que se res­
peta sabe que es preciso limitarse a examinar si tai relación es
justa entre ¿os individuos determinados, ea una ¿poca determinada
y en condiciones especificas". Es exactamente Jo que Ja Alemania
de 19H respondería a* sus acusadores. Precisa decir que no se en­
contrará eo Francia, eo un solo mqraÜsta. antes de Barrés. llámese
de Maistre*o Bonald, capaz de decir que "todo hombrs que se res­
peta no sabría concebir sino una justicia -de circunstancias" ¡a)
‘ ( a j E i episodio a que se refiere ei autor es el “ afíairc’*
D rtyíus,— N . del T.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 95

‘donar en eJios. al menos bajo uno de Jos aspectos, la pa­


sión-nacional. La voluntad de no aceptar sino a sí mismo
como juez y despreciar Ja opinión de los demás es, en
efecto, incontestablemente una fuerza para una nación,
asi como todo ejercicio de orgullo es una fuerza para una
institución cuyo principio orgánico es, dígase lo que se
quiera, la afirmación de un yo contra un no-yo. Lo que
perdió a Alemania en la pasada guerra, no fue en modo
alguno su "orgullo exasperado", como dicen los ilumina­
dos que quieren a todo precio que la maBnd Jel alma
. sea un elemento de debilitamiento en Ía vida práctica; fue
que su fuerza material no era igual a su orgullo. Cuando
el orgullo encuentra una fuerza material a su nivel, es
un factor que está muy lejos de perder a los pueblos:
testimóníanlo Roma y la Prusia de Bismarck. Los inte­
lectuales que, hace treinta años, invitaban a Francia- a
ser único juez de sus actos y a burlarse de la moral eter-
'na, den'-s iban que poseían, en su-más alto grado, el
sentido interés nacional, en cuanto este interés es
eminentemente realista, sin tener que hacer con una pa­
sión desinteresada. Queda por saber una vez más si la
función de los intelectuales consiste en servir a esa clase
de intereses.
Pero, no sólo la moral universal es lo que los in­
telectuales modernos han entregado al menosprecio de
los hombres, sino también a la verdad universal. En es­
to. los intelectuales se han evidenciado realmente genia­
les en su consagración para servir a las pasiones profa--
uas. Es indudable que la verdad es un gran. iii¡pedtuieii~
to para los que creen residir dentro de lo distinto: ella
06 JULISN BENDA
los condena, desde el momento que Ja adoptan, a sentir­
se dentro de lo universal Q ué alegría para ellos saber
que este ‘feaivetsaV no es más que un fantasma, *que
sólo existen verdades particulares “verdades iorenesas,
verdades proveníales, verdades bretonas, cuyo acuer-
. de, producido por los siglos, constituye eso que es bien­
hechor y respetable y verdadero en Francia ( 1 ) " (el
vecino habla de lo que es verdadero en Alem ania)} que.
en otros términos, Pascal no es más que un espíritu gro­
sero y que Jo que es verdad m ás'acá de los Pirineos es
perfectamente erróneo más allá.
L a humanidad entiende la primera enseñanza en !o
concerniente a la clase: enseña que hay una verdad bur­
guesa y una verdad obrera; más aún, que el funciona­
miento de nuestro espíritu debe diferir según que seamos
obreros o burgueses» La fuente de vuestros niales, ense­
ña Sorel a los trabajadores, es que no pensáis según el
modo mental que conviene a vuestra clase; su discípulo
Johannes dice otro tanto a l'm u n d o capitalista. Pronto,
acaso, se verán los efectos de este arte, realmente supre-

{1) 'Ttomada a! soldado". Comparad la enseñanza tradicio­


nal francesa, de que Bagres sí dice heredero: * De cualquier país
que « ¿ ¡ i, no deb¿ls crt¿r sino Jo que estaríais dispuesto a creer si
fuerais de otro paJs" (Logique de Port'Royal, 111, X X ) . No es
urecíso creer que el dogma de tas verdades nacionales se refiere sólo
o la verdad moral; hemos visto recientemente que pensadores fran­
ceses se indignaban de que las doctrinas de Einstein fueran adop­
tadas sin mayor resistencia por sus» compatriotas (a)
(a) Albert Einstein. sía embargo, había-firmado el manifies­
to «te los intelectuales alemanes contra, la guerra de L9H. y es ac­
tualmente ciudadano norteamericano, por su origen judio incompa­
tible’ coq la política del Tercer Reich..—N . del T ,
LA TRACCION DS LOS INTELECTUALES* _ 97
mo. de los intelectuales modernos de exasperar el senti­
miento de diferenciación en lasclase s.
La religióa de lo particular y ti menosprecio hacia
lo universa) es una subversión de los valores que carac­
teriza la enseñanza de) intelectual moderno, de un modo
general y que ¿I proclama en un ordeu de pensamien­
tos del-todo distintos a la política. Se sabe que la me­
tafísica adoptada desde hace veinte años, por la casi to­
talidad de los que piensan o que hacen profesión de pen­
sar, coloca como estado supremo de (a conciencia huma­
na el estado — la. "duración**— en que llegamos a apre­
hendernos en !o que hay de más individual en nosotros,
de más distinto en lo que no somos nosotros, y en entre­
garnos a las formas de pensamiento (concepto, razón,
usos de lenguaje) por las que sólo podemos conocemos
en aquello que nos es común con los demás: que ella co­
loca como forma superior del conocimiento del mundo
exterior a aquella forma que capia cada cosa ?n lo que
ella tiene de único, de intransferible, y "nunca ha podtdo
tener suficiente desprecio por el espíritu que trata de des­
cubrir seres generales. Nuestra época ha presenciado el
hecho desconocido hasta hoy. a) menos desde el punto
en que lo miramos: el de la metafísica predicando adora­
ción por lo contingente y el menosprecio a lo eterno { I ).

(1) La adoración rie Jo coíKhiqeuítf en si; sino, y en cuaoto


escalón que co n d u c e * a Jo eterno, L t ib n iz y hasta Spii»oia re­
comendaron altamente el conocimiento de Jas "co»as ¿tngmarts”,
Renouvicr, tan hostil a cierto untversaíiimo. nunca otorgó valor
filosóHco al conocimiento del objeto en td que licite de ‘‘único e
inexpresable'*, '{Ver C, SéaUIej, "Le píurallstttc de Renuuvicr”.
93 JU LIEtf BENDA

N ada nos muestra mejor hasta qué punto es de profun­


da en el intelectual moderno la voluntad de magnificar
el modo real —'práctico— de la existencia y de rebajar
]q ideal ^propiam ente meta físico de la existencia. Re­
cordemos que la veneración por lo individual constituye,
en ia historia de la filosofía, un aporte de los pensado­
res alemanes (Schiegd, Nietzsche, Lotze), mientras que
la religión metafísica de lo universal {junto a la vez a"
cierto desprecio por lo experimental) es eminentemen­
te el legado de Grecia ai espíritu humano; de manera que
también en esto, y en lo que tiene de más honda, la lec­
ción de los intelectuales modernos señala el triunfo de
los valores germánicos y la quiebra del helenismo,
En fin, yo quisiera indicar otra forma, y no de las
menos notables» con que los intelectuales revisten esta
propaganda del particularismo: me refiero a sus exhorta­
ciones a no considerar todo sino en cuanto se desarrolla
en si tiempo, es decir, constituyendo una serie de esta-^
dos particulares, un “devenir”, una ‘'historia", y nunca
en cuanto, fuera de! tiempo, las cosas ofrecen permanen­
cia bajo esa sucesión de casos distintos; sobre todo quie­
ro referirme a la afirmación de los intelectuales, según

lícvue de Metaphysique et de Mora le» 3925). Nunca habría ¿1


firmado esta carta de Ja metafísica moderna: "Que lo; filósofos
desde Sócrates hayan luchado sobre quién desprecia más el conoci­
miento de lo particular y venera más et de lo general, he aquí algo
que sobrepasa el entendimiento. Pqrquei en fin. el conocimiento más
venerable ¿no debe ser acaso el que se refiere a las realidades más
precintas! ¿Y existe acaso alguna realidad preciosa ¿¡'.te no sea
cu,;cr¿ia t individual?’* .{WilHaiu James).
LA TRAICIO N DE LOS INTELECTUALES V9
la cual, esta visión de'ías cosas bajo eJ aspecto de lo his­
tórico es 3a única seria, la única filosófica, mientras que
la necesidad de mirarlas bajo el aspecto de lo eterno es
una como afición de niño por los fantasmas y merece una
sonrisa. ¿Estoy obligado acaso a demostrar que este con­
cepto inspira todo el pensamiento moderno? ¿que existe
en todo un grupo de críticos literarios, quienes, ante una
obra y según propia confesión, tratan menos de averi­
guar sí es belia que de si es expresión de “ la actual vo­
luntad" d el."alm a contemporánea** (1). ¿Que se la vea
en toda una escuela de historiadores-moralistas que ad­
miran una doctrina no porque es justa o buena, sino por­
que encarna 3a moral de su tiempo, él es espíritu de la
ciencia de su tiempo {por esta razón es que, principal­
mente, Sorel admira_el bergsonismo, y Nietzsche la filo­
sofía de Nicolás de Cusa)? ¿que. sobre todo, se la vea
en todos nuestros metafísicos; que' éstos, sea que enar-
bolen la Entwíckelung. o la Duración {la Durée) o la
Evolución creadora, o el Pluralismo, o la Experiencia /«-
tegcal. o el Universo concreto, ensenan que el absoluto
se desarrolla en el ti&nipo. en !o circunstancial, y declaran
la decadencia de esa forma de espíritu que. desde Pla­
tón hasta Kant, santifica la existencia concebida fuera
del cambio (2 ). Si se plantea, con Pitágoras, que el Cos-

{l ) Lina oran revísta literaria reprochaba recientemente a un


critico (Pierre Laserrc) la ineptitud que ¿1 podría iener para com­
prende* “la literatura contemporánea'*.
{2J Cosa curiosa; esta mctzíliUz lo liistúiícu se ve tam­
bién en los poetas. Es conocida b religión de Claudel por "el mi­
nuto presente" .{"porque el ¿e diferencia de ios demás minutos en
300 JULXEN BENDA
d io s es el lugar de Ja existencia reglamentada y unifor­
me. y el U ran o s el lugar del "devenir** y de lo moviente,
puede decirse que toda la metafísica moderna lleva el
Uranos # la cumbre de sus valores y considera al C o s­
mos en muy mediocre estimación. A h í también ¿no es
acaso notable ver a! intelectual, en Ja elevada forma del
metafisico, enseñando al profano que io real es lo táni­
co digno de consideración, y. que lo supersensible no me­
rece más que sus risotadas? (1 ).

B.—'Ellos exaltan su adhesión a lo práctico al par que


rebajan él amor a lo espiritual

Pero los intelectuales han atizado con sus doctrinas


el realismo de los profanos de modo distinto que por la
exaltación de lo particular y el den»gra:nientc de io uni-

que ao es el limite de idéntica cantidad de pasado"}. Ya Rmibaud


defJa: "Es preciso, ser absolutamente moderno". Recot demos fam-
N<?n que, para ciertos cristianes, eí dogma só'.o es váUJo í dativa*
mente a una ¿poca. Pues también, el particularismo parece haber
sido inaugurado por ¡os alemanes; “No se ha dicho que la moral
pueda ser la misma en todas tas ¿pocas de la Iglesia cristiana;
cada uoa de ellas no tiene valor pleno y entero sino por determi­
nado período'* {ScHelermacher}. Sobre lo que tiene de germanismo
esta voluntad de ver todas tas cosas en su devenir, véase Parodi.
“Le probléme moral et la Pensíe coniemporaine. p. 225.
(1) Estos puntos de vista sobre la moderna religión de lo
particular me parecen poco confirmados por el advenimiento de
una reciente escuela (neotomlsta) que levanta Ja religión del Ser
contra la del Qevenir. Es claro que, según los Je/es de eü s escuela,
v a pesar de ciertas decoraciones universalistas, el Ser humano no
Ies pertenece verdaderamente, sino a ellos y a su grupo (aunque
H grupo sobrepase a la nación). Uno de ella* dirá, como e!.cris­
tiano del segundo siglo: "Nosotros somos los hombres; los demás
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 101
trersal; d io s han colocado en la cúspide de los valores
morales la posesión de-ventajas concretas, y el disponer
de la fuerza temporal y de les medios en que se la ob­
tiene, así corno han incitado a los hombres a despreciar
la persecución de los bienes propiamente espirituales y
de los valores no prácticos, o sea, desinteresados,'
Hsto es lo que han hecho, ante todo, en lo que se
refiere al Estado. Se ha visto a aquellos que, durante
veinte años, predicaron a! mundo que el Estado debe ser
justo, dedicarse a proclamar que el Estado .debe’ ser fuer­
te y burlarse de lo que es justo (recuerde la actitud de
los principales doctores franceses cuando el asunto D re y -
fus). Se íes ha visto persuadidos de que los Estados no
son fuertes sino en tanto que sean autoritarios: hacer la
apología de los regímenes autocríticos, del gobierno ar­
bitrarle, de la razón de Estado, de las religiones que en­
señan la sumisión ciega a una autoridad; al par que ao
terier suficientes anatemas contra las instituciones basa­
das en la libertad y Ja discusión ( I ) . E l descrédito del
liberalismo, especialmente en boca de ía inmensa m ayo­
ría de los literatos actuales es una de las cosas de este
tiempo que asombrará más a la historia, sobre todo por

no son raás que cerdos y perros". No creo deber tomar en vtienta


los particularismos que pretenden qt*r «1 trabajar por si misinos, ira-
bajan por lo universa), visto cpre el yrupo que sostienen representa,
A - l o universal { "Yo 5oy ruwano, yo soy tiuyiano*' { Maurras) .
"Y a soy germano, yo soy fciuntinj (Pkhle, etc.). Sin embargo, es-,
tas pretensiones demuestran hasta qué punto lo universal mantiene
íti prestigio a pisar da !;j ¿czi:iz~ í.'., - *.
.(1) V¿iisc la nota j. el final J d volumen.
102 JULIEN BENDA

parte de Jos literatos franceses, Se los ha viste, con loa


ajos íijos siempre en el Estado fuerte, exaltar el Estado
discíphiy^do a la prusiana, donde cada cual tiene su
puesto y. bajo las órdenes de arriba, trabaja por la gran­
deza de la nación, sin dejar absolutamente ningún mar­
gen a las voluntades particulares ( I ) . Se }os ha vis­
to, siempre dentro de su religión del Estado fuerte (aun­
que por otras razones que diremos más adelante) que­
rer el predominio del elemento militar, dentro del Es­
tado, su derecho a gozar de privilegios, ía aceptación de
tai derecho por el elemento civil,' (véase “ L'Appel au
soidat", y las declaraciones de machos escritores cuan­
do el asunto D reyfus). Hombres de pensamiento predi­
cando la humillación de b toga ante h espada, he aquí
algo nuevo en su corporación, singularmente en la par­
te de Montesquieu y de Renán. En fin, se Ies ha visto
preconizar que el Estado debe ser fuerte y no importarle
ser justo, también y.sobre todo en sus relaciones con los
demás Estados. Se les ,ha visto exaltando con tai fin.
en el jefe de la nación la voluntad de engrandecimiento,
la ambición de tener "buenas fronteras”, la aplicación a
mantener a sus vecinos bajo su dominio y glorificando
los medios que les parecen capaces para asegurar estos
bienes: la agresión súbita, la astucia, la m ala fe, el des­
precio a los tratados. Se sabe que esta apología dei ma­
quiavelismo es lo que inspira a todos los historiadores ’

{1} Sobre fa r¿!ig¡óa. de! “inodílo ptuiütnu" aúu entre ¡os


intelectuales ingleses véase EUc HaJevy, *H¿stolrc du Pe tiple an-
Qlals, Epilogue, iJb. 11, c. I,
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 103

alemanes desde hace cincuenta años; que ella es profe­


sada entre nosotros por doctores grandemente escucha­
dos, los cuales invitan a Francia a venerar a sus reyes
porque ellos habrían sido modelos de espíritu puramente
práctico,' exentos de todo respeto a cualquier tonta jus­
ticia en sus relaciones con sus vecinos.
Y o no sabría hacer sentir mejor cuál es aquí la no­
vedad de la actitud del intelectual, más que apelando a
la célebre réplica de Sócrates al realista de Gocgias:
"T ú exaltas en la persona de. Temistocles. Cimón. Peri-
cíes a hombres que han preparado una buena comida a
sus conciudadanos al servirles todo lo que ellos deseaban,
sin preocuparse de enseñarles lo que es bueno y honra­
do como alimento. Han magnificado el Estado, excla­
man los atenienses; pero no ven que esa magnificación
no es sino una hinchazón, un tumor repleto de corrup­
ción. H e aquí jo que han hecho los antiguos políticos al
haber llenado la.d u d ad de puertos, de arsenales, de mu­
rallas, de tributos y -otras necedades semejantes, sin aña­
dir a ello la temperancia y la justicia”. Puede decirse que
hasta nuest:os días, al menos, es teoría (y es de teorías
de lo que aquí tratamos}, la supremacía de lo espiritual
proclamada eu estas lineas ha sido adoptada por todos
aquellos que,explícitamente o no. han propuesto al mun­
do una escala de valores, tanto por la Iglesia como por
el Renacimiento y el siglo X V I ií. Hoy se adivina la
burla de un Barres o de tal cual moralista italiano (por
n o . referirnos sino, a los latinos) ante ese desdén, ante
3a fuerza en beneficio de la justicia y su severidad por la
forma cómo este hijo de Atenas juzga a los que hicieron
104 JULIEN BENDA
.temporalmente poderosa a su ciudad. Para Sócrates, (en
esto modelo perfecto del intelectual leal a su esencia)'
los puertos, los arsenales, las murallas son "necedades”;
lo serio 'son la justicia y la temperancia. Para los que
hoy sostienen su oficio, resulta la justicia una "necedad"
«— M ía ' V agaro sid ad "— y en cambio, son los arsenales
y Jas murallas Jo ¿edo. £1 intelectual se ha convertido
en nuestros días en ministro de. la guerra. Además, un
moralista moderno, y de los más estrictos ha aprobado
netamente a los jueces que, como buenos custodios de
los intereses de la tierra, condenaron a*Sócrates (1);
cosa que no se había vísto'aun en educadores del alma
humana, desde la noche en que Critón cerró los párpados
•de su maestro.
D ig o que los intelectuales modernos han proclamado
que el Estado debe ser fuerte y desentenderse de ser jus­
to; y, en efecto, han dado a esta afirmación un carácter
de prédica, de enseñanza moral. E n eso consiste su gran
originalidad que no se subrayara debidamente. Cuando
jMaquiavelo aconseja al Principe el género de actividades
sabidas, no confiere a sus acciones ninguna moralidad,
ninguna belleza; la moral sigue siendo para él lo que
para todo el mundo, y no deja de serlo porque comprue­
ba, no sin melancolía, que ella es inconciliable con la po­
lítica. " E s preciso — dice— que el principe tenga un en­
tendimiento siempre dispuesto a hacer el bien, pero que
también sepa penetrar en el mal cuando se vea obliga­
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 105
do a elío'Y mostrando asi que, según ¿1, el mal. aun
cuando sirva a la política, no por «so deja de ser mal.
Los realistas modernos son moralistas dei realismo; se­
gún ellos el acto que hace fuerte al Estado se halla in­
vestido, por ese solo hecho y cualquiera que* sea, de un
carácter moral; el mal que sírve a la política deja de ser
mal y se convierte en bien, Esta posición es evidente en
Hegel. en los pan germanistas y en Barrés; no se la ve
con menos •claridad en realistas como M aurras y sus
discípulos, a pesar de'su idiosincrasia en declarar que no
profesan moral alguna. Estos doctores no profesan, qui­
zas, ninguna moral, al menos expresamente, en lo que:
concierne a la vida privada, pero la profesan indudable­
mente en el orden político, si se llama moral a todo lo
que plantea una escala del bien y de) mal. Para ellos.'
como para Hegel. en materia política lo práctico es lo
moral y todo cuanto la gente llama inora 1, si se opone a
!o práctico es inmoral, tal es, rigurosamente el sentido —
perfectamente moralista'— de la famosa campaña llamada
de falso patriotismo. Parece que podría también decirse
que, cuanto a M aurras. lo práctico es lo divino y que su
“ateísmo** consiste ¡más que en negar a Dios, «n despla­
zarlo para ubicarlo dentro del hombre y en su obra po­
lítica: creo que caracterizaría bastante bien la empresa
de este escritor al decir de ella que es la “divinización de
/d poli tico ( 1). E l desplazamiento de la moral es-, cierta-

(*» Lo que han vi.su> muy bien Jos {juardianei de Jo espiri­


tual. que lo lian condenado cita inquiera que fueran, por lo demás,
sus móviles. Con mayor precisión, {a obra de Maurr<u hacc de la
106 JU LIEN BENDA

njente, la obra más importante de ios intelectuales moder­


nos, la que atrae más .la atención del historiador. Se con­
cibe que la evolución se produce -a la historia del hombre
cuando los que hablan en nombre del pensamiento re­
flexivo vienen a decirle que sus egoísmos políticos son
divinos y que iodo cuanto trabaja para detenerlos es de­
grad a re . En cuanto a los efectos de esta enseñanza, ya
se les ha visto en el ejemplo de Alemania hace dies
anos (1).

pastáa del hombre por fundar el Estado (o por fortificarlo} un


objeto de adoración religiosa; es en realidad lo terrenal convertido
•en, trascendental. Este desplazamiento'de io trascendental es el se­
creto de la Qran acción ejercida por Maurras sobre sus coniempo-
ráneos. Estos, especialmente eo la irreligiosa Francia, estaban visi­
blemente ávidos de semejante doctrina» sí se furtfa por el estallido
d* reconocimiento con que So han saludado y que parece clamar:
"Por fin nos~ libertan di Dios; por fio se d o s permite adorarnos a
nosotros mismos y la voluntad de ser grandes, no de ser buenos;
se nos señala el ideal ea lo real; sobre la tierra y üq en el cielo".
En este sentido, la obra de Maurras es igual a la de Nietxsche
{permanecer fiel a la tierra), coa la diferencia de que el pensador
alemán deifica al hombre en sus pasiones anárquicas, y el francés
en sus pasiones organizadoras. Esa obra es también Jo mismo que
la de Bergson y Jair.es. ea cuanto dice como éstos; lo real es el
único ideal. Tal /a¡ciiacíOf» io divina se asemeja a la obra de
Lutero, también.
{1) La moralidad del maquiavelismo es proclamada can toda
nitidez en estas lineas, en las que todo espíritu de buena fe reco­
nocerá. con parecido acento, las tesis de todos los doctores actuales
del realismo, cualquiera que sea su nacionalidad; “En sus relacio­
nes con los demds Estados, el* Príncipe no debe conocer ley nt
derecho, salvo el derecho del más fuerte? Tales relaciones deposi­
tan en sus manos, baja su responsabilidad, los derechos divinos del
Destino y del gobierno del mundo, y lo elevan por encima de los
preceptos de la moral individual a un orden moral superior, cuyo
contenido se encierra eu las siguientes palabras¿ "Salus popull su-
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 107

Puede notarse también esta innovación de !cs in­


telectuales al decir que hasta nuestros días los hombres
no habían oído, en Jo que respecta a las relaciones en­
tre la política y la moral sino dos enseñanzas; Ja una, de
Platón, que decía; "L a moral determina la política"—
y la otra, de maquiaveJo, que decía; “ La política carece
de relación con la moral’'. Hoy oyen una- tercera ense­
ñanza; la de Maurras, quien dice; “La política determi­
na ja: m oral" ( ! ) — „ Sin embargo. la verdadera novedad
no está ^n que se les proponga este dogma, sino en que
lo escuchen. Ya Caliclés deda que la fuerza es la única
moral; pero el mundo pensante lo despreciaba. (Recor­
demos también que Maquia.velo se vto cubierto de inju­
rias por la mayor parte de los moralistas de su tiempo, al
menos en Francia). __
E l mundo moderno oye todavía 3 otros moralistas
del realismo y que, también ellos, como tales, no están
faltos de crédito; quiero referirme a los hombres de Es­
tado. Señalaré aquí el mismo cambio que más arriba.
Antañu los jefes de Estado practicaban el realismo, pero .
no le rendían honores. Luis X !. Carlos V , Richelieu,
Luis X V Í no pretendían que sus'actos fuesen morales;
veían la moral ahí donde se las mostró el Evangelio y
no trataban de desplazarla por el simple hecho de que

prc/na ¡ex esto” (Fkhte. citado por Atidlcr, op. cit., p. 33). Se vtn
los progresos sobre Maquiyvelo.
{1} Puede sintetizarse la enseñanza de este escritor bajo Jo
forma siguiente: “Todo lo que está bien desde el puuío de vista
religioso está bien; y «o conozco ningún otro criterio del bien", lo
que permite decir que ao enuncia nada en cuanto a la moral privada.
JUMEN BENDA
no la aplicaban (1 ). C on ellos — y por eso, a pesar de
todas sus. violencias, no perturbaron en nada la. civiliza­
ción— la moralidad s e .veía violada, peso las nociones
morales quedaban intactas. £1 señor M ussolini mismo
proclama ia moralidad de su política de fuerza y la in­
moralidad de todo lo que a ella se opone; exactamente
como el escritor y el hombre de gobierno que, otrora, no
era sino realista, que es hoy apóstol de realismo, y ya
se sabe que la majestad de su función, a falta de la de su
persona, da peso a su apostolado. Subrayemos además
que el gobierno moderno, por lo mismo que se dirige a la
multitud, es obligado a ser moralista, a presentar siis ac­
tos como vinculados a una moral, a una metafísica y a
una mística. U n Richelieu que sólo da cuenta a su rey.
puede hablar nada más que* de lo práctico y dejar a
otros las perspectivas sobre lo eterno. U a M ussolini,
un Bethman Holhveg. un Herriot serian condenados a
esas alturas ( 2). Además, con ello se advierte cuan

(1) En el ‘'testamento político" de Ricbclíeu. en Jas "Memo­


rias de Luis XIV para instruir a] Delfín.** la tabla del bien y def­
ina! podría ser firmada por San Vicente de Paul. Ea ellas se lee;
"Lo* reyes deben cuidar mucho Ju Jos. tratados que hacen, y, he­
chos. deben observarla rilújiosamentie. S¿ que muchos políticos <n-
seftan lo contrarío, pero sin considerar lo que la fe cristiana puede
indicarnos contra estas máximas, sostengo* que. puesto que la pér­
dida de! honor es mayor que la de la vida, tío gran principe debe
antes es poner su persona y hasta t í interés de su Hitocio qtte falta r
¿i >u palabra. In cual no puede villar sin perder su reputación y.
por tanto, /j ntás grande fuerza del soberano” (Testamento política.
II p«¿rle.. cap. V I) .
(2) Igual para el escritor: un ívíaquiavelo. que ItaLla para sus
pares, puede darse el lu|o de no ser moralista. Un Maurras que
habla para las multitudes no lo puede hacer. No se escribe impune-
LA TRAICION DS LOS INTELECTUALES 109
grande es hoy el aúatcxo de aquellos a quienes puedo Ua-
icar intelectuales, si entiendo por esta palabra-a aquellos
que hablan al mundo en forma trascendente, y a los cua­
les tengo e! derecho de pedir cuentas de su acción en
condición de tales.
L os predicadores de] realismo pollüco se refieren a
asentido a la enseñanza de la Iglesia» la tratan de hipó"
crita cuando ella condena sus asertos. E sta pretensión,
poco fundada cuando se trata de las enseñanzas de la
Iglesia anteriores al siglo X I X , lo e* mucho más si se
considera la época actual. Dudo que se encuentre bajo
la pluma de un teólogo moderno un texto tan brutalwen-'
te « probador contra la guerra de ensanchamiento como
éste: *'Se vé cuán injusta y clamorosa es la guerra hecha
por el que no la declara más que por ambición y por el
deseo de extender su dominio más allá de las fronteras
legitimas; por el mero temor al gran poder de' un principo
vecino con el cual se vive en paz; por la ambición de
poseer un país más cómodo para establecerse en él o.
en fin. por el deseo de despojar a un rival, únicamente
a causa de que se le juzga indigno de los bienes o de
los estados que posee, o de un derecho que ha adquirido
legítimamente, porque se recibe de ello alguna íu c o ir o -

ir.cnte en una democracia. Además, h acción política que pretende


desdorarse en tim ración moral prueba que eíla licué rt sentido
de ku verdaderas condiciones de su ¿vilo. Un maesíio en ota* ma­
terias io lia dicho: ~Nada de reforma política pro/unda. si no se
reforma la religión y Jo atorar fHegdJ. Es claró que fct Jn/luca^
cía pelicular de la “Aciion Pr<w<aíje"4 entre todo* !ov ór^p-.ios
conservadores, creía de que su ntovtouemo político se desdoble en
uua lección inora!, aunque otros Intereses la obliguen a negarlo.
110 JU U E H BENDA

didad de la que se quiere liberar por la fuerza de las


armas" ( I ) . E n cambio, no'se .consideran'-ya, hoy. los
textos que no necesitan más que ser solicitados para jus­
tificar toda empresar de conquista: por ejemplo, la tesis
según ia cual Ja guerra es justa “si puede invocar una
necesidad de bien común y de tranquilidad pública'que
cuidar. la recuperación de cosas injustamente arrebata­
das. la represión de rebeldes o la defensa de inocen­
tes” (2). O aquella otra que dice que "la guerra es jus­
ta cuando es necesaria para la nación, bien para deíen-r
derla contra la invasión. bf«n para derribar los obstácu­
los q m se oponen ¿ti ejercía'o ele sus derechos” (3) . Asi
también, tiene grandes consecuencias que ía Iglesia que,
autt a comienzos del siglo pasado enseñaba que entre
dos beligerantes, la guerra no podía ser justa sino para
un baiido {■!) haya netamente abandonado esta tesis y

(?) “Dfcíiunaife des Cas de consciente" {edit.. 1721), ar­


ticulo "Guerre”. Se notará que con semejante moral no era posible
ia formación de ningún Estado europio. Es el tipo de enseñanza
no-práctica, es decir, según nosotros, del verdadero intelectual. {Sa­
bré la acogida que el mundo temporal debe dispensar a tal ense-
ñama, véase la nota E al fin de) volumen). Para Vitoria también,
el ensanchamiento del imperio no es una causa justa.
(2) Es la tesis de Alfonso de- Dguori la que prevalece hoy
en la enseñanza de la Iglesia, sobre la de Vitoria (a).
(a) Victoria, dice vi texto francés; se refiere, sin duda, al
P. Francisco de Vitoria, célebre fraile español, profesor de la Uni­
versidad de Salamanca quien, a principios del siglo XVT. sentó
las bases fundamentales del Derecho- internacional y hasta de gen-
tes.—N. del T .
(3) Cardenal Gousset (Theologle morale, 18-15).
H ) Esta es Ja doctrina llamada “escolástica" de la guerra,
formulada en todo su rigor por Tomás de Aquiuo. Según ella, el
Príncipe (o el pueblo) que declara fa guerra' actúa como ua tua-
LA TRAICIO N DE LOS INTELECTUALES II£

sostenga hoy que la guerra pueda: ser justa para los dos
bandos a la vez, "desde el momento que cada uno de
arabos adversarios, sin estar seguro de su derecho, des-
pues de haberse enterado de. la opinión de sus conseje­
ro s... considera como simplemente probable tal dere­
cho" (1), Es todavía una cosa grave que la guerra que
antaño no ppdía ser considerada justa sino contra un
adversario que habiendo cometido una injust.;cia acom­
pañada de una intención moral, pueda serlo hoy única­
mente si ella es dirigida- contra un perjuicio material he­
cho fuera de toda mala voluntad (2) (por ejemplo, usur­
pación accidental de frontera). Es cierto que Napoleón
y Bismarck encontrarían hoy más que nunca, como jus­
tificarse de sus agresiones, en las enseñanzas de la Igle­
sia (3).

gistrado (minister Dei). bajo cuya Jurisdicción cae una nación ex­
tranjera. en razón de una injusticia que ella ha cometido y que se
niega a reparar. De áhl induce, en particular, qyc el Principe que
declara la guerra debe, si vence, tan sólo castigar a) culpable sin
sacar -de su triunfo ningún beneficio persona!. Esta doctrina de una
alca moralidad está totalmente abandonada hoy por la Iglesia.
(Véase Vanderpol, "La gúerre devant le Chrtetianisme. titulo IX ).
(1) Es aparentemente la tesis que la Santa Sede adoiitó en
*I9H ante el conflicto francoaiemán. beneficiándose con ello Alema­
nia con lo que Ja teología llama "la ignorancia invencible'', es de­
cir. la que implica que se ha dedicado toda la energía de que es
capa z un hombre a la comprensión de las explicaciones del adver­
sario. Evidentemente puede pensarse que hacia falta buena volun­
tad para hallar que Alemania tuvo derecho a* semejante beneficio.
(2) -Esta es —como también la tesis de la justicia por ambos ~
bandos —la doctrina de Molina, que ha reemplazado
en la enseñanza eclesiástica, tocante a derecho de guerra, a la doc­
trina escolástica.
(3) Encuentro eq ei "Dictionnaire thcologique'* de Vacant.
212 JUUEN BENDA
Las. Intelectuales modernos han predicado este rea­
lismo oo sólo a las naciones sino también, a las clases. A
la clase obrera igual que a la clase burguesa les han di-
t:ho: organizaos, sed más fuertes, apoderaos del poder
o esforzaos por conservarlo si ya lo tenéis; no os importe
que. en vuestras relaciones con’ la clase antagónica reinen
más caridad,-más justicia o cualquier otra “tontería" que
0 5 molestan desde tiempo atrás ( I ) , Pero, al decir eso.

no han agregado: sed asi porque tal lo quiere la nece­


sidad. H an declarado {esa es la novedad); volveos asi
porque asi io exige la moral estética; quererse fuerte es
.señal de un alma elevada; quererse justo, es señal de un
alma baja. T a l es la lección de Nietzsche (2). de Sorel,
aplaudidos en toda una Europa llamada pensante. E se
es el entusiasmo de esn Europa, en la medida'que el so~

Mangenot ( 1922, articulo "Guerre") este texto que recomiendo a


iodos los Agresores dettasos de cubrirse bajo su alta auloiidód
utorah "El jefe de u»sa nación tiene no sólo el derecho, sino tam-
bitín el deber de apelar a este medio {la guerra) para salvaguar­
dar lot intereses generales a $tt cargo. Este derecho y este deber
ic tcficren sólo a la guerra estrictamente defensiva, sino también
rt la guerra ofensiva, convertida en necesaria por la conducta de
un Estado vecino cuyos ambiciosos manejos constituyeran un peli­
gro real". En el mismo articulo hay una teoria de las guerras co­
loniales idínticas" a la de Kipling cuando las denomina ‘7a carga
dc{ hombre ¿/anco".
(1) Es la frase de Sorel. (Véase nuestros “Sentimenls de .
Crittas, p. 253); y además (Rdicxions sur la violcnce. cap. !U: .
“Nunca se execrará' debidamente a quienes enseñan ai pueblo, que
»tebe cumplir un no sé qu< ¡nandato superlativamente idealista de
tma Justicia en marcha hacia el porvenir . £1 autor profesa., por lo
demás, igual odiu contra los que predicarla» eso misino a la bur­
guesía. -. . —■ , '
,{2} '.Víase la nota K al final del voiumeo.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES
cialismo h* atrae, por la doctrina de M a rx y su desdén
para la de Proudhon (1). Y ios intelectuales han hablada
con igual lenguaje a los partidos que se combaten en el
interior de una misma'nación: volveos los más fuertes,
iian dicho a uno u otro según su pasión, y elimidad lo
que os estorbe; liberaos de la simpleza que os mueve a
dejar sitio al adversario y establecer coa él un régimen
de justicia y armonía. Y a se sabe la admiración de todo
un ejército de "pensadores" de todos los países hacia
el gobierno italiano que. sencillamente, coloca fuera de
Ja ley a todos sus conciudadanos que ño lo aprueban.
Hasta nuestros días, los educadores del alma humana,
discípulos de Aristóteles, convidaban al hombre a derri­
bar un Estado que fuera una facción organizada; los
alumnos de los señor es~Mussolím y M aurras enseñan
a reverenciar a un Estado asi (2).
L a exaltación del “estado - fuerte"'¿e traduce ade­
más en él intelectual moderno por ciertas enseñanzas

(I) Víase, “RefUxionti sobre la violencia**, capitulo VI:


*’ia moralidad de ia violencia". Se noi dirá que la justicia vitupe­
rada por Sorc! es ta justicia de los tribunales. la cual no es. según
¿I, más que uu falsa justicia, una "violencia cchi máscara juridfca".
No vemos cómo una Justicia que fuese una verdadera juslicia tu­
viera ve til ajas af respecto.
{/.) No se subrayará nunca suficientemente, con tal propó­
sito, en ciertos, doctores políticos, una apología de ta intolerancia
hecha con una conciencia y un orgullo de sí misma de ia que hasta
hoy sólo los mandatarios de una religión revelada habían dado ai*
0ún ejemplo; se encontrará un modelo citado por G. Guy-Grand
{“Le Phi’osophie tioítuiMÍUie", p. *17); v¿ase también una de tales
apologías en L. Romicr (Nation ct Civilisaiion, p. ISO).
114 JULIEN BENDA

que, seguramente, llenarían de asombro a sus antepasa­


dos, al menos a los grandes.
1.a La afirmación dé los derechos dz la costumbre,
de la historia y del pasado {en cuanto, por cierto. con-
sagran los regímenes de fuerza) como oposición ar los de­
rechos de ía razón. Digo, afirmación de Jos derechos de
Ja costumbre; ios tradídonalístas modernos, en efecto, no
enseñan simplemente, como Descartes o Malebranche, que
la costumbre es una casa, a ¿o sumo* bastante buena a
la que es más prudente someterse que oponerse; ense­
ñan que )a costumbre tiene ea si un derecho; el dtvtckoX
que. en consecuencia es la justicia, y no sólo el interés,
el que quiere que se la respete. Las tesis deí "Derecho
histórico" de Alemania sobre Alsacta. del “derecho his­
tórico" de la monarquía francesa, no son posiciones pura­
mente políticas, son también posiciones morales; ellas
pretenden imponerse en nombre de la “sana justicia'*,
de la que, según dicen ellos, sus adversarios tienen una
iílea falsa {]). La justicia determinada por et hecho con­
sumado, he aquí, en verdad, una Jección nueva, sobre

(I) La ciencia moderna ha establecido como medida de la


verdad, no las exigencias deductivas -de su emendamiento, sino la
existencia comprobada del hecho" {Paul Bourget). La "verdad aquí
es evidentemente la verdad moral; *cuanto a la verdad científica,
la frase seria una tautología.' Una vez más. el hecho aqui es úni­
camente aquel que te acomoda a !« pasiones del autor. Cuando el
señor de HaussonviÜe manifiesta a Bourget que la .democracia es
un “hec!io'\ o rea un hecho inevitable, oye decir que esta crceodn
es un * "prejuicio” y sabe, de repente, que . “las barcas han sido
taclia» ic.uODíit ]¡*s comentes’*. Les revolucionarios no dicen
cosa diversa. ' .
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 115

tocio con respecto a los pueblos que, desde hace veinte


siglos tenían su concepción de ]o justo como la de loa
compañeros de Sócrates. ¿Debo' decir si. en eso también,
el alma de Grecia cede su lugar, para el educador, al
alma de Prusia? El espíritu que aquí habla — y en todos
Jos doctores de la Europa mediterránea así como en la
germánica— es el espíritu de Hegel: "La historia del
mundo es la justicia del mundo" ( WeJtgeschichte ist
Wiltgerich.t) ;
2.a La exaltación de la política fundada, sobre la
experiencia, entendiéndose según la cual una sociedad'
debe gobernarse por los principios que han probado, se­
gún se ha visto, poderla hacer fuerte, y no por “quime­
ras" que tenderían a hacerla justa. En este sentido es­
trictamente práctico es en el que la religión de la políti­
ca experimental es cosa nueva entre los intelectuales;
pues, si se entiende por tales palabras, el respeto a prin­
cipios que han demostrado ser propios para hacer a una:
sociedad no sólo fuerte, sino justa, también, la recomen­
dación de semejante política, por oposición a una po­
lítica puramente racional, aparece en el mundo pensante
mucho antes que los fieles de Taine o de Augusto Com-
te ( ! ) ; mucho antes que nuestros "empiristas organiza­
dores". Sptnoza quería que la ciencia política fuera una
ciencia experimental y que las condiciones de duración
de los Estados fuerau pedidas a ía observación por lo
menos tanto como a ía razón {véase su salida contra los

(!)• Véase la nota L si fia del volunten.


118 JUUKK BENDA
utopistas. Tratado 1, i.); pero éJ creia aprender de la
observación que esas condiciones no consistían tan sólo,
en cuanto a los Estados, en tener buenos ejércitos y pue­
blos obedientes, sino en respetar los derechos de los ciu­
dadanos y también los de los pueblos vecinos (1 ). La
religión de la política experimental se ve acompañada
hoy. en los que la adoptan, por una postura que eviden­
temente quiere ser llamativa y no deja de conseguirlo;
se sabe con qué semblante fatal, con qué despectiva tie­
sura, con qué oscura cortera de ser dueño de lo absoluto;
ellos dicen que en materia política "n o conocen más que
hechos". En eso, especialmente, entre los pensadores
franceses, aparece un romanticismo de nueva Índole al
que yo Mamaria.“romanticismo del positivismo” y cuyos
grandes representantes surgen, sin que tenga que nom­
brarlos. en la imaginación de njl lector. Además, esta re­
ligión pone en relieve‘un simplismo de espíritu ( 2 ) que
me parece ptopiamente una adquisición del siglo X I X :
la creencia de.que las enseñanzas por sacar del pasado,
admitiendo que ellas existieran, saldrán integramente del

{1 ] Otro pensador para qnkn nuestros cmpirjstas son sin­


gularmente ingratos ex el autor de las siguientes fincas: ''Juzgúese
ti peligro de conmover una vez a las enormes masas que componen
la nación francesa, ¿Quién podrá contener el cataclismo producido
o prever todos los efectos que alcánce? En cuanto a las ventajas
del nuevo plan, ellas serian incontestables. ¿Qué hombre de buen
sciitkto se atreverla a emprender ta abolición de las antiguas cos­
tumbres, a cambiar las viejas máximas y a. dar otra forma al Es­
tajo. que iim I» que le ha dada sucesivamente una duración
de 1300 aftns? (J. j. Rousseau),
,( 2} Véase la nota M al final del volunten.
LA TRAICION'DE LOS INTELECTUALES 317
examen de los hechos, o sea. de! examen de laS volunta­
das que se han cumplido; como st las no cumplidas r.o
fueran tan considerables y. acaso, más aun, si se piensa
que pudieran ser ellas las que hoy van a llenar el escena­
rio de] mundo ( 1 }. Agreguemos que la religión del hecho
pretende también encontrar, sólo ella, el "sentido de
la historia", !a "filosofía de la historia**, y que, también
en eso, ostenta una debilidad de espíritu que parece no
sofrieron épocas anteriores: cuando Bossuet y Kegel es­
tructuraban filosofías de la historia, no eran, por cierto,
más metafísicas que Taine o Comte o cualesquicr de sus
ruidosos discípulos, pero, al menos, sabían que lo eran,
que no podían no serlo y no tenían la ingenuidad de
creerse "sabios puros”.
3 .* La afirmación de que las formas políticas deben

ser adaptadas ai "hombre tal cual es y tal cual será siem­


pre" {léase, social y sanguinario, es decir, necesitado

( 1) Un espirita verdaderamente científico, dice uno de los


«cí*oíos de! hecho, no experimenta la necesidad de justificar uu
privilegio que aparece como an dato elemental e irreductible de la
naturaleza social {Paul Bourget). Pero cite mismo espíritu, '"ver­
daderamente cieoUfico'* ' experimenta la necesidad d* escandalizar­
le por la insurrección contra este privilegio, la cual el tambita, sin
embargo, un “dato elemental < irreductible de la naturaleza social".
—•Se ate contestará que ésta insurrección no es un dato de la na­
turaleza soda!, sino de la naturaleza pasional en lo que precisa­
mente tieñe de antisocial. V, en el fondo. 5¡<J es. en efecto, Ia po->
skión de tal dogmatismo: se considera lo social ¡ndepitminnieinctiic
de lo pasional, sea que este se haya vuelto social {por la educa­
ción católica), sea se haya reducido a ciencia (por la fu¿r¿a; es­
cuda de Maurras). o por la habilidad: escuela de BainviJ!<J.
Lo más curioso es que los que asi razonan sobre lo 'social lh sí
acusaa a sus adversarios de mantenerse de abstracciones* -
3i3 JLTLIEíí BENT>A

eternamente de regímenes de coerción y de instituciones


militares). La aplicación de tantos pastores modernos a
afirmar ía imperfectibilidad de la naturaleza humana apa­
rece como una de sus actitudes más singulares, si se pien­
sa que ella tiende nada menos que a enunciar la absoluta
inutilidad de. su función y a probar que han dejado de
conocer del todo su esencia. Está claro que, cuando se
ve a moralistas, educadores y directores de alma paten­
tados, ante ei espectáculo de la barbarie humana, que “el
hombre es así*', que '"es preciso tomarlo asi", que “no
cambiará nunca"; uno se siente tentado a pedirles cuál
trs -entonces su r3rón de ser; y que, cuando se ios oye
contestar que "elíos son espíritus positivos y no utopis­
tas'', "que se ocupan de lo que es y no de lo que podría
ser", uno se confunde viéndolos ignorar que el moralis­
ta, por esencia, es un utopista y que lo característico de
la acción mora! es. precisamente, crear su objeto ai afir-,
marlo. Pero uno vuelve en si al darse cuenta de que no
ignoran nada de esto y saben, especialmente, muy bien
que al afirmarlo es como crearon la eternización de la
barbarie, necesaria para el mantenimiento de las insti­
tuciones caras para ellos (1 ).
E l dogma de la incurable maldad del hombre tiene,
por lo demás, en algunos de sus adeptos, otra raíz: un
placer romántico en evocar a la raza humana madurada

(!) (.a posición que aquí denuncio no tiene nada Je comúc


con >a de una reciente e¿cu«:Ia Je moralistas (Rauh. Í.cvy-Bmhi)
cmfnei tamíjirfn quieren “que se romr al hombre tal cual es”, perc
considerando como se lo podría hacer uicjor.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 119

en una miseria fatal y eterna. Desde ese punro de vista,


puede decirse que se ba constituido, en nuestros días, con
ciertos escritores políticos un verdadero romanticismo d tl
pesimismo, tan falso en su absolutismo como el optimismo
de Rousseau y de Michelet {contra el cual se ha forma­
d o ), y con una actitud altanera y supuestamente científica
que impresiona grandemente a las almas simples (1). No
se podría desconocer que-esta doctrina ha dado sus frutos'
fuera del.mundo literario y que, a su voz, ha surgido una
luimanidad que no cree ya en sus egoísmos y no tiene
suficiente ironía para los ingenuos que todavía piensan
que elia pueda ser mejor. El intelectual moderno hará
este trabajo seguramente nuevo: ensenará al hombre a
negar su divinidad. Se vislumbra el alcance de tai obra:
los estoicos pretendían que se suprime el dolor con sólo
negarlo: la cosa es discutible en cuanto al dolor, pero
es rigurosamente verdadera en cuanto a la perfectibili­
dad moral.
Yo señalaré, además; dos enseñanzas inspiradas a
los intelectuales modernos por su prédica del "Estado
fuerte”, y no tengo necesidad de decir si son nuevas en
los ministros de lo espiritual:
La primera es aquella según la que ellos dicen al hom-~
bce que él es grande en la medida en que se dedique

{1) Este pesimismo, digan lo que dígita sus heraldos, no


tiene nada de común con el de los maestros del si ylo XVI11: [.a
Fontaine y La Bruyérc no enuncian' nada de fatal o de cierno en
cuanto a las villanías que pintan/ Recordemos tj*U. c«.>n su
consagración para desalentar la esperanza, los románticos del pe­
simismo no sabrían en forma ulguna pretender (como se tos híi
significado Georfles Goyau) restablecer Ja nadición católica.
120 JlíUEff BENDA
a actuar y a pensar como Jo hicieron sus antepasados, su
raza, su medio, e ignore el "individualismo". Y a ' se sabe
«I'anatema lanzado hace treinta años, cuando'el 'asunto
Dreyfus, por tantos doctores franceses contra el hombre
"qué pretende buscar la verdad por su cuenta'*, y formar­
se una opinión personal en vez de adoptar la de su 'n a­
ción . y a quien vigilantes jefes han indicado Jo que debe
creer. Nuestra época ha visto a sacerdotes del espíritu
enseñando que la forma laudable del pensamiento es la
forma gregaria y que el pensamiento independiente es
despreciable. Por lo demás, es cierto que un grupo que
se dice fuerte no tiene nada que hacer con el hombre que
preíemie pensar por cuenta propia { } ).
La segunda es aquella en que se enseña a los hombres
que el hecho, si es numeroso, constituye un derecho para
cierto grupo. E s la moral que escuchan de la mayoría de
sus pensadores, aquellas naciones que están superpobla­
das, mientras las otras escuchan de la mayoría de les
suyos que. si persisten en su débil natalidad, se conver­
tirán en objetivos de una exterminación "legítima”. E l
derecho del número admitido por individuos que se di­
cen representar la vida del espíritu, he aquí,. en tanto, lo
que contempla la humanidad moderna. Por lo demás, es
cierto que un pueblo, para ser fuerte, debe ser numeroso

{O Semejante yropo liega Wyiísmenfe a declaraciones de este


género, que todo adepto ai "nacionalismo integral" está obligado
a admirar: "A partir de esta noche, debe ponerse, fio a la tonta
utopia, según la cual cada cual puede pensar con su propia cabe­
za'* {"impero" del i no v.. 1926.) Véase la no!a N. al fio del volu­
men k
LA TRAICION DB tOS TUT^IJECTUALES 121

L a religión del estado de h ie n a y de tos n o d os que


lo aseguran, la han predicado los intelectuales a ios hom­
bres mucho más allá del campo político, pero sobre un
plano absolutamente general. Hita es la prédica del pra#-
utftíísmo. cuya enseñanza desde Ijace cincuenta años por
casi todos los moralistas influyentes de Europa es uno
de los rasgos m is notables de ia historia moral de la es­
pecie humana. N o se exageraría bastantemente la im­
portancia de un movimiento por el cual aquellas que, des­
de hace veinte años, enseñan al hombre que el criterio de
la moralidad de un acto está en su desinterés, que el
bieií es un decreto de su razón en Jo que ésta tiene de
universal y que su voluntad no es moral sino cuando
busca su ley fuera de sus objetos, se dediquen a ense­
ñarle que el acto moral es aquel medrante el cual el in­
dividuo asegura su existencia contra un medio que ía
rechaza, que su voluntad es moral en tanto que ella sea
una voluntad “de poder*', que la parte de su alma que
determina el bien es su "querer-vivir'* en aquello que en­
cierra de más “extraño a toda razón", que la naorali-
dad de un acto se mide por su adaptación a su fin y que
existen morales de circunstancias. Los educadores del
aliña humana tomando partido por Calidés y contra S ó ­
crates: he aquí una revolución que. me atrevo a decirlo,
es más considerable que todos los trastornos políti­
cos (!)•

( 1) Sobre el pragmatismo, especialmente «5 ¡Jiefwcheano y el


lugar que ocupa, confeso o no. ca casi todas las enseñanzas mora-
122 JU LIEN BENBA

Y o . quisiera señalar algunos aspectos "singularmen- .


le notables, no siempre perceptibles, de esta prédica.
Los intelectuales modernos, decía yo, enseñan ai
hombre que sus voliciones son morales en cuanto tien­
den a asegurar su eJtístends a expensas de un medio que
s t la disptitá. E n particular, le enseñan que su especie
es sania por lo que ha sabido afirmar su ser a expensas
de! mundo ’qtte la rodea { ! ) , E n otros términos: la anti­
gua mora] decía ai hombre que es divino en la medida
en que se funde con el müverso; la moderna íe dice que
lo es en la medida que se opone a éí. La primera í* invita­
ba a no situarse dentro de la naturaleza “como un im­
perio dentro de un imperio”; la segunda ]o invita , a si­
tuarse en él o como tal. y a proclamar, con los ángeles
rebeldes de la Escritura; "A h ora queremos sentirnos en
nosotros mismos, no en Dios”. La primera proclamaba,
con el maestro de las "Contemplaciones” : ' ‘Creer, sí,
pero no en nosotros'’; la segunda responde con Níetzsche

les o políticas verdad* ranwate adecuadas a esta época', véase R.


BcrtWíot. '"Un romantisme uiili taire**, totna I. p . 28 y sig. Yo no
sabría señalar mejor la novedad de la actitud pragmatista, sobre
iodo ea los moraüstas franceses, que recordando esta frase de Mon­
taigne. que podría a/innarse que todos, antes de Barrés. la habrían
ratificado; “No sirve- argumentar sobre d honor y la belleza de una
aectón, a bi.se a*-su utilidad**.. No olvidemos, sin embargo, que
N i'tisck , siempre iníie] a sus discípulos, Jtclara que "cu fin de
cumias la utilidad no es. jgual que k> demás, sino na juego de
jiu c su .i ü ita y ía a d ó a y podría ser te bestia nefasta que un din nos
«j-síará". {Le gai savoir —el gay saber— p. 35-í.
{i } Por eso el pragmatismo es llamado también humanismo
J Véase F« Scfuüer, "Proiafloras or Plato**),
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 123

y M aurras: "Creer, sí* pero .en nosotros y nada más que


en nosotros".
N o obstante, la verdadera originalidad del pragma­
tismo no reside en eso. El cristianismo* ya invitaba aj
hombre a ponerse contra la naturaleza..pero lo invitaba en
nombre de sus atributos espirituales y desinteresados. El
pragmatismo lo invita en nombre de sus atributos prác­
ticos. E l hombre era otro divino porque había sabido
adquirir el concepto de justicia, la idea de ley. el sentido
de Dios; hoy lo es porque ha sabido construirse un ins­
trumental que lo hace amo de la materia. (Véanse Us
glorificaciones del “ homo-fabcr” por Nietzsche.. Sorel y
Bergson).
Recordemos, por lo demás, que los intelectuales mo­
dernos exaltan el cristianismo en tanto que él sería emi­
nentemente una escuela de virtudes prácticas, fundamen­
tales, ajustadas al robusíecirnicnto de las grandes insti­
tuciones humanas. Esta sabrosa deformación de una doc­
trina, tan evidentemente aplicada en su principio al
amor de solamente lo espiritual, no es únicamente'ense­
ñada por los profanos, los cuales están en su papel al
tratar de colocar sus voluntades prácticas bajo el patro­
nato de las más altas autoridades morales; ella es profe­
sada por ministros mismos de jesús. E l cristianismo
pragmatista tal como yo lo entiendo aquí es predicado
hoy en todas las cátedras cristianas (1 ).

(I) Se sai» cómo se realiza h conciliación: J<fjús —dicen,


predicó el espíritu d«* sacrificio, el ctiul está en la base de todas
tu JUUSH BENDA
. La exhortación hacía la ventaja concreta y Ja forma1
de alma que lo procura se traduce aun en el Intelectual
moderno en una lección muy notable: en el elogio de la
vida guerrera y a los sentimientos anexos, así corno en
el menosprecio a la vida civil y moral que ella implica.
Se conoce la doctrina predicada desde unos cincuenta
años a E uropa por sus más considerados moralistas; su
apología de la guerra "que depura*'; su veneración para
pon el hombre de armas.- "arquetipo de belleza moral’*,
su proclamación de la suprema moralidad de la "violen­
cia" o de los que arreglan sus diferencias en campo ce­
rrado y no ante los jurados, al par que el respeto a lo
pactado se declara "un arma de* Jos débiles" y ía necesi­
dad dfc justicia, “cosa propia de esclavos'-*. N o es trai­
cionar a los discípulos de- Niet 2 sche o de Sorel, es de­
cir. a la gran mayoría de los literatos contemporáneos ?n
cuanto ellos proponen al mundo una escala de valores mo­
rales. decir que según. ellos, Colleoni es un ejemplar hu­
mano m uy superior al-"H ópital"». L a s valorizaciones del
"V ia je del Condottiere" no son particulares al autor de
esta obra. H e ah! una idealización de la actividad prác­
tica que la humanidad no había oído jamás de sus edu­
cadores, a] menos de los que le hablan en tono dogm á­
tico.
Se n o s’.dirá que la vida guerrera no es preconizada
por Nietzsche y su escuela, com.o fuente de ventajas

las instituciones humanas. Como si Jesús hubiera predicado el es­


píritu de sacrificio que gana las batallas y asegura los imperios.
LA TRAICION D S LOS IliTRJBCTÜJfULEg} 1»
prácticas. siso al contrario, como el tipo He ía actividad
desinteresada- y como oposición al realismo que consti?
luye, según ellos» io característico de la vida civiL No es
menos cierto que la manera de vivir exaltada por esos
moralistas resulta, de hecho, ser !a que proporciona bie­
nes materiales. D igan lo que dijeren el autor de las
"Reflexiones sebee la violencia'' y sus discípulos, la gue­
rra reditúa más que el mostrador; coger es más venta­
joso que cambiar; Colleoni tiene más cosas que Fran -
Jclin. (Naturalmente hablo del 3 t ie r r e r o que triunfa, por»
que tanto Nietzsche como Sorel no se refieren jamás al
comerciante que fracasa.
Además, nadie negará que las actividades irracio­
nales. de las que el instinto guerrero es sólo un aspecto,
no se ven exaltadas por sus grandes apóstoles modernos,
a causa de su valor práctico. Su historiador lo ha dicho
m uy bien: el romanticismo de Nietzsche, de Sorel y de
Bergson es un romanticismo utilitario.
Subrayamos que jo que aquí señalamos en el inte­
lectual moderno, no es ya la exaltación del espíritu mi­
litar, sino del instinto guerrero. E s la religión del instin?.
to guerrero, fuera de todo espíritu social de disciplina o
de sacrificio, lo que expresan los decretos de Nietzsche.
glorificados por un moralista francés que sigue su es­
cuela: “Los juicios valorativos de la •aristocracia guerre­
ra se fundan sobre una poderosa constitución corporal,
una salud vigorosa, además de lo indispensable para man­
tener esa robustez desbordante; la guerra. Ía aventura,
la caza, la danza, los juegos y ejercicios físicos y. en
general, todo lo que implica una actividad robusta, libre
126 JU L I2 N BENDA

y alegre”; “la. audacia de las razas nobles, audacia locaj


absurda, e sp o n tán e a ...; su indiferencia y su desdén
para todas» las seguridades del cuerpo, para- la vida y
el bienestar” ; :"el soberbio y rubio bruto caminando en
busca de presa y de carcaza’*; “la terrible alegría y ei
jú b ilo 'profundo que experimentan los Héroes ante toda
destrucción» en todas las voluptuosidades de la victoria
y de la crueldad". E l moralista que brinda estos textos
‘{Sorel, "Reflexiones sobre la violencia, p /3 6 0 Ed. Fran­
cesa), agrega, para no dejar ninguna duda sobre la re­
comendación que de ello hace a sus semejantes: “ Es
del todo evidente que !a libertad se vería gravemente com­
prometida si los hombres mirasen los valores homéricos
(esto según él. eran los que Níetzsche acababa de cele­
brar) como solamente propios de los pueblos bárbaros*’.
¿Es preciso observar acaso hasta qué punto, en esto
también la moral en lo presente, soberana en ios educa­
dores del mundo es esencialmente germanida^ y señala:
la quiebra del pensamiento grecorromano? N ó sólo no
se encuentra en Francia, antes de este tiempo, un solo
moralista serio (comprendido D e M áisíre) ni tampoco
un solo poetar, si se considera a los grandes, que magni­
fique las ‘Voluptuosidades de la‘ victoria y de la cruel­
d ad" (1 ), sino que tampoco los hubo en Roma, en. el
pueblo al cual la guerra otorgó el imperio del mundo. N o
sólo en los Cicerones. Sénecas y Tácitos, sino en los V ir ­
gilios, Ovidios,^ Lucianos y Claudianos; yo no veo un

(!) "En medio iíe la sangre que hace correr, ei verdadero


Guerrero sigue Alendo humano** (De Maistre).
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 127

texto que considere ios ipstiníosde presa como Ja supre-


. xña forma de Ja moralidad humana; al contrario, veo mu­
chos que dan tal rango a los instintos ea que se funda
la vida civil {1). Asi, en la Grecia primitiva, y mucho an­
tes que los filósofos, los mitos proporcionan muy pronto
un gran aporte a la moral civil; en un poema de Hesiodo,
la tumba de Cycno, se ve, por orden de Apolo, devorada
por las aguas, porque este héroe fué un bandolero. La
apología de los instintos de guerra por moralistas medite­
rráneos ha de ser uno de los asombros de la historia. A l­
gunos de ellos parecen, además, dudar de ellos y creen
deber pretender que los valores homéricos (se ha visto
lo que entienden.por eso)-“están muy cerca de los valo­
res comelianos (2); como si los héroes del poeta fran­
cés, tan sensibles a las naciones del deber, y del Estado¡.
tuvieran algo de común con los amantes de la aventura,
la prensa- y la carniccría.
Se notará que los textos de Nietzsche exaltan la
vida guerrera fuera de todo fin político (3 ). Y , en reali­
dad, el intelectual moderno enseña a los hombres que la
guerra trae consigo una moralidad tn si y debe ser ejer­

( 1) Por ejemplo, cuando Racen decir —mediante un guerre*


ro— en el cielo: *"Sabed, amigos, que todo cuanto se hace en la tie­
rra. nada es más grate a las miradas de los que rigen el universo
que las sociedades de hombres fundadas en el imperio de las leyes*y
que se. llaman ciudades”. {Cicerón, Shc/ío de Escipión.)
{2} Sorel. loe. cit
. (3) Y de todo patriotismo. Nieusche y Sorel prueban muy
bien que el amor a la guerra es cosa totalmente distinta del aniot
a la patria, aunque a menudo coincidan.
228 JUL2SN BENDA
citada hasta fuera de toda utilidad. E s ta tesis, bien co­
nocida en Barrés, ha sido sostenida en todo su espíen-?
dor por un joven héroe que, para toda una generación
francesa, es un educador del alm a: " E n mi patria, se ama
la guerra y secretamente se la desea. N o sotros hemos he­
cho siempre. Ia guerra. N o para conquistar una provin­
cia , uo para exterminar una nación, no. para arreglar un
conflicto de intereses... E n verdad, hacemos la guerra
por hacer la guerra, sin ninguna otra idea" { 1 ). Los an­
tiguos moralistas franceses, inclusive los hombres de gue­
rra { Vauvenargues, V ig n y ) , tenían a la guerra por una
triste necesidad; sus descendientes la recomiendan como
una noble inutilidad. Sin embargo, también en este pun­
to. ia religión que se predica fuera de lo práctico y bajó
la forma de arte resulta ser eminentemente favorable a
lo práctico: la guerra inútil es la mejor preparación para
la guerra útil.
E sta lección conduce al intelectual moderno, (se lo
acaba de ver en Nietzsche) a conferir un valor moral a

{I) Ernesto Psichari. "Terrea de Solell el de Sommeil**. Yi


en ti ' Appel des armes'', por boca de una persona que tiene visi­
blemente (odas las simpatías del autor: "Estimo necesario que haya
en el mundo cierto número de individuos que se llamen soldados’y
que coloquen su ideal en el hecho de guerrear, que tengan el gusto
de la batalla, no de la victoria sino de la lucha, como los cazadores
sienten e! placer de la caza y no de fa presa!... Nuestra tarea es,
para no perder nuestra razón de ser y dé sentir, mantener un ideal
militar, no nacionalmente militar, notadlo bien, sino, si puedo
decirlo asi, militarmente m ilitar...” La religión de tal moralista es,
seqún su expresión, el militarismo integral. ''Los cañones, expresa,
constituyen la realidad más real, la única realidad cid tnunJo ibo-
deruo.“ Notoriamente, tal realidad es una divinidad para semejante
"espiritualista" y sus secuaces. * *
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES liB
la existencia corporal, a"proclamar la moralidad del depor­
te. cosa muy notable aun entre aquellos que. desdé hace
veinte siglos, invitaban al hombre á no ubicar el bien
sipo en los estados del espíritu. Los moralistas del depor­
te no se torcían por lo demás todos con la esencia prácti­
ca de s» doctrina; la juventud, enseñaba concretamente
Barras, deje adiestrar su Fuerza corporal para la grande­
za de la patria. E l educador moderno pide inspiración,
no* sólo a los paseantes del Liceo o a los solitarios de
Clairvaux, sino también al preceptor del pequeño.villo­
rrio 'd e l; Pelbponeso. Además. nuestra edad será testigo
de e^ta cosa nueva: hombres que se vanaglorian de lo
espiritual, enreñaudo que Ja Grecia verdadera fué E s ­
parta cón sus gimnastas, y no la ciudad de Platón o de
¿Jraxiteles, y a otros quejostíenen que la antigüedad que
conviene honrar es Roma y. no Grecia. T o d o esto per­
fectamente consecuente en los que qu.’eren no predicar
a los humanos más que constituciones fuertes y sólidos •
parapetos ( I ) .

* (])-• H ílí rebajamiento de Grecia que se ve en muchos íradj-


clooalislas franceses desáte De Maiitrc. es constante entre los panfler-
maQÚias (Véase «spiicialmenie H. S .. Chatiiberiafn. “Cene»* dtí
siglo XIX'*. torno I • p. 57, tíl> frange¿a). —.Leo en una revista de
pretensiones dogmáticas {.Nocrtf Temps. agosto de 1927). bajo el
íuyeslivo titulo; "Por un itifalUioo práctico", lo fjguitnte; “Una
uventud asi adiestrada, mdi porUva q«e ktcofógka. da razón a
Ios que st" preguntan si fióse Iros no «¿tantos en Ía aurora de ua
arun siglo". «—Aquí también, ios hombres de Iglesia no se quedaa
atrás.- Encuentro en **La Vie catholujue"' {24 set. 1927)' un vivo
elogio de un campeón de boxeo-, cierto que el elogio termina tn es­
tas palabras: “En fi». digamos que í utmey es un católico conven­
cido y practicante y que tíos de sus hermanas son religiosas '.
130 JU LIEN BENDA

La prédica del realismo conduce a] intelectual mo­


derno a ciertas enseñanzas cuya novedad en su histo­
ria no es suficientemente subrayada, así como tampoco ¡se
anotan debidamente cómo rompen con Jas institu­
ciones ' que, desde hace dos mil años, daba su clase a los
hombres.
I.9 La exaltación del valor, o más precisamente ia ex
hortación a convertir la aptitud del hombre para afrontar
la muerte, en la virtud de las virtudes, y no a considerar
las demás, por altas que estén sino por debajo de aquélla.
Esía enseñanza que es abiertamente Ja de un Nietzsche,
un Sorel, un Péguy o un Barres y que fué en iodo tiempo
la de los poetas y los jefes de ejército, es totalmente nue­
va en los intelectuales, quiero decir en hombres que pro­
ponen al mundo una escala de valores en nombre de la
reflexión filosófica o de ia que pasa por ser tal. Estos,
desde Sócrates hasta Renán, consideran el valor como,
una virtud, pero de segundo plano; todos,-más o menos
expresamente, enseñan con Platón: *'En la primera fi­
la de las virtudes, figuran la prudencia y la temperancia;,
el valor sólo viene después” (1 ). Los movimientos que

(1) “Las leyes*’, libro I. El texto exacto cíe Platón dice: "En
el orden de laj virtudes, la prudencia-es la primera; la temperan­
cia viene en seguida; el valor ocupa el último puesto”. Platón en-
t>t*rkdi» aquí por valor (víase el contexto, especialmente el párrafo
sobre los soldados que "insolentes, injustos e inmorales como son.
saben, sin embargo, ir al combate") la aptitud del individuo para
;>front?r la muerte. .Parece que no hubiera,dado el prime»' faiuju ai
valor como fuerra de alma o cumo erguimiento contra la desdicha,
al modo de los estoicos: !a fuerza de alma siempre, según di, estuvo
después de la justicia (según su doctrina ao era sino una conse-
LA T RAICION DE. LOS INTELECTUALES 131

invitan ai hombre a venerado no son de aquellos por los


cuales'traía'de mitigar su sed de ubicarse en lo rea!, sí-
no aquellos con ios que. la modera. Estaba reservado a
nuestro tiempo ver a ios sacerdotes del espíritu elevando
ai rango supremo, entre Jas formas del alma, a aquella
que es indispensable al hcutbre para conquistar y para
fundar (1 ). No obstante el valor práctico del valor ne­
tamente articulado por un Nietzsche o un Sorel, no lo
es en grado igual por todos los moralistas actuales que
exaltan esta virtud. Lo cual pone bajo nuestros ojos, otra
de sus lecciones:

cuencla), Además, el valor colocado en el rango supremo por Ba­


rres no es la paciencia estoica, sino la afromacióü activa de Ja
muerte; para Nieische y Sorel, ello es propiamente ia audacia, y
en lo que tiene.de irracional —valor rebajado por todos ios mora­
listas antiguos y sus discípulos. (Ver Pbtón. “Baquías"; ■Aristóte­
les. ‘Etica", V 1Ü. Sptnoza, “Etica". IV; véanse lo* poetas: “Nues­
tra razón que preside el valor" (Ronsard).— Parece que el afron-
tamiento de la muerte, aun en favor de la justicia, no fuá objeto
de exaltación entre los filósofos antiguos, ai rev¿s de los modernos.
Sócrates, en el “Fcdón', es alabado por su justicia, lo es poco rui­
dosamente porque supo toorir por la‘ fusticia. Además, et pensa­
miento dle los antiguos sobre este particular/ rne parece expresado
por Spinora: 'Aquello en que rueños piensa un hombre libre, es la
muerte”, pensamiento que implica poca admiración por el que (a
desalía. No se admira al que desafía algo sino cuando ese algo
es algo considerable. Puede uno preguntarse si no es el cristianismo,
con la Importancia que concede a la muerte (por el comparecimien­
to ante Dios) quien ha creado, al menos en Jos moralistas, la ve­
neración por el valor. (Yo no podría abandonar este punco sin re­
cordar un pasaje en el que San Simón habla de una uoblera* "ha­
bituada a no ser buena para otra cosa que para hacerse matar".
{“Memorias, t. XI. p. i¿7 , cd. francesa de Chente!). Puede afir­
marse que no hay un solo escritor moderno, ni siquiera duque de
Francia, capaz de hablar del valor en tai tono.
(i) Y para conservar.
133 JUL52H BENDA
■ * •* ' ,
La exaltación d el honor, designando coa esta pa­
jabra el con;unto'de movimientos por los cuales el hom­
bre expone su vida fuera de un interés práctico — exac­
tamente por cuidado de su gloría— pero que son una ex­
celente escuela de 'valor práctico y fueron propugnadas
por aquellos que: conducen ál hombre a la conquista de
las cosas (piénsese en el respeto que se ha tenido siem­
pre a la institución de) duelo, en todos los ejércitos, a pe­
sar de' ciertas severidades únicamente inspiradas por*
consideraciones prácticas) ( I ) . Tam bién en eso, es co­
sa nueva el lugar abierto a tales movimientos por tantos
moralistas modernos en su corporación,' singularmente
en la patria de Montaigne. Pascal, L a Bruyere, M on tes-
quicu, Voltaire. Renán, los cuales, si bien exaltan el ho­
nor, entienden decir ello cosa distinta a la religión del
hombre por su .gloria ( 2 ). S in embargo, lo más notable

(]) Se hallará en Barras ("Une enquéte payjdu Levant.


cap. V il: "Los últimos fíeles del Viejo de la Montaña".) un con­
vincente ejemplo de admiración por la religión del honor en razón
de que dicha religión,. bien explotada por i»a jefe inteligente, puede
dar resultados, prácticos*
( 2) Tai es eminentemente el caso de Montaigne quien, como
se sabe, exalta el honor como sensibilidad del hombre ante el jui­
cio de su conciencia,: petó * iauy poco como preocupación por la
gloria (“abandonad, junio con las demás voluptuosidades. lá que
proviene de la aprobación de los otros’*). Barres cree ver con ello,
en Montaigne, a "un extranjero que no tiene nbestros prejuicios*’.
Barres confunde a los moralistas. con los poetas. Yo no conozco,
antes de ól. un solo autor francés ¿ki pretensión dogmática que no
haya considerado el amor a la gloria como un alto valor.moral; les
moralistas franceses antes de 1890 son muy poco militares, incluso ios
militares como Vauvenargues y Vigny (.Ver el excelente estudio-de
G. Le-Bidois, “L'honneur au nüroir de nos lettres**, particular­
mente en lo concerniente a Montescjujeu).
LA TRAICION BS LOS nnXLECTOALSS 133
pqul esíA «« que f i a religión jtfe! hombre por su gloria e l
corrientemente predicad? hoy por gente de Iglesia, y con­
siderada como una virtud que lleva 9 ! hombre hasta Dios»
A caso no produce confusión oír decir, desde lo alto del
pulpito sagrado, palabras como éstas; "E J amor a la
orandeza es un camino hacia Dios, y ~1 impulso heroico,
q?:e coincide plenamente con la busca de glorias en su
causa, permite a aquel que había olvidado a D io s o que
creía no conocerlo, «inventarlo, descubrir esta última
cumbre, una vez que escalamientos provisionales lo habi­
túan al vértigo y a la atmósfera de las alturas" ( 1 ). N o
puede uno dejar de recordar esta lcccicn impartida por
un verdadero discípulo de jesús a un doctor cristiano,
quien también había olvidado mucho la palabra de su
M aestro: **¿Se ha. fijado usted que ni en las alias beati­
tudes, ni en el Serjnón de la Montaña, ni en el Evangelio

{!) Abate ScrtíliaogM, "El heroísmo y la gloria**. Compá-


ftse coa los dos w raooej de Bossuet "sobre el honor del mundo".
Se verá el progreso hecho por la Iglesia- desde hace tres siglos en
5u concesión a las personas laicas. (Ver tamblta Nicole; De la
verdadera idea de! valor**) Lo* sermones del abate Sertillanges (La
Vic heroíque) deben ser leídos integramente tomo' monumento de
entusiasmo por !os. instintos guerreros en un Hombre de Iglesia. Es
realmente el manifiesto de un clérigo de casco. Se encontrarán ah!
inovímíenlos como ess que se creería, mutatu tmttandis eximido de
la orden del dia de un coronel de húsares de la muerte: ’*Ved a
Guyncmer. héroe Infantil, inocente de mirada de águila. Hércules
endeble, A quites que no se retira a su tienda. Helando de Jas nubes
y Cid del cielo francés: ¿se vlú alguna vez más impetuoso y fu­
rioso paladín, más despreocupado de la muerte, suya o de su ad­
versarlo? Aquel **chiquillo’* fgosse), como lo llamaban' corriente­
mente sus camaradas, no gozaba sino con la alegría salva fe del ata­
que, del combate rudo, del triunfo neto. y. en él, la arrogancia de
vencedor era a un tiempo, encantadora y terrible»
134 JUL1EN BENDA

ni en toda la literatura cristiana primitiva, no existe una


sola palabra que coloque 'as virtudes militares entre las
que sirven para llegar al (Renán, ' Prim era'car­
ta a Strauss" 0 ) *
Notemos que no reprochamos al predicador cristia­
no el tener alguna pasión por la gloria y tam biía otraá
pasiones terrenales; le reprochamos que trate de hacer
creer que, al proceder asi, se halla de acuerdo corr su in­
tuición, N o pedímos al cristiano que no viok la ley cris­
tiana: je pedímos, si la viola, que sepa que. !a está violan­
do. Este desdoblamiento me parece admirablemente ex­
presado per esta frase del Cardenal Lavigerie, al cual se
preguntó: "¿Q u é haría usted. Monseñor, si le abofe­
tean la mejilla derecha?*', y sí respondió: "Sé muy bien
lo que debería hacer, pero no sé le que en realidad ha­
ría'*, Sé muy bien lo que debería hacer y. por tanto, io
que debo ensenar; e! que asi habla puede entregarse a
cualquier violencia, pero mantiene la moral cristiana. Los ■
actos aquí no son nada; ei juicio de los actos lo es todo.
Será preciso repetir que no se trata aquí de deplorar
que las religiones.del honor y del valor sean predicadas
a los hombres; se trata de deplorar que les sean predica­
das por clérigos. La civilización, repetimos, no nos pare­
ce posible sino en el caso de que la humanidad observe

(I) Recordemos también la definición di! honor según To­


más de Aquino. que no es precisamente la de} honor exaltado pot
el abate Scrtillanqes: "El honor es bueno (como el amor por la
gloria humana) a condición de que tenga la caridad como princi­
pio y la a loria de Dios o el blea del prdtlaia oor fia". "
LA T R A IC IO N D E LOS INTELECTUALES 135

una división de funciones; que s*i, ai Jado de ios que ejer­


cen las pasiones profanas y exaltan las virtudes propias
p ara servirlas, existe una clase de hombres que rebaja
esas pasiones y glorifica bienes que sobrepasan lo tempo­
ral. Lo que hallamos grave es que esta ciase de hombres
no cumpla ya su oficio, y que aquéllos cuya misión era
disolver eJ orgullo humano adopten las mismas actitudes
de alma que los jefes-de ejércitos. '
Se nos argüirá que esta prédica es. al menos en
tiempos dé guerra, impuesta a los clérigos por los lai­
cos. por Jos Estados, los cuales consideran que deben mo­
vilizar en su interés tocios los recursos moraíes de la na­
ción { I ) . Pero, además, lo que nos sorprende no-es tanto
ver a los clérigos (y a los intelectuales) realizando esa
prédica, sino ver con qu¿_docilidad lo hacen, con qué fal­
ta de entusiasmo, qué entusiasmo y qué alegría lo llevan
a cabo,. , La verdad es que los clérigos se han vuelto tan
laicos como los laicos {o profanos).
3.9 La exaltación de la dureza y el desprecio deJ amo
humano (piedad, caridad, benevolencia). A q u í también*
los intelectuales modernos son moralistas del realismo}
no se han contentado con recordar al mundo que la du­
reza es necesaria para “realizar" y la caridad'estorba: no
se han limitado a predicar a su nación y a su partido, co­
mo Zaratustra a sua discípulos: "Sed duros, sed implaca­
bles, y asi dominaréis". Ellos han proclamado la nobleza

( l ) Víase ci fccicntc proyecto de ley miJítar conocido por


<1 nombre de Paul Boacour.
JUMfSN BgtfDA

moral de Ja dureza y ia ignominia de la caridad. Esta


enseñanza, que constituye e l fondo de 2a obra de; N ie rzs-
che y que no debe sorprender en' un pais en el qúe, se­
gún se ha observado (Lavisse. Etudes d ’Histoire de
Prusse, p. 30}, no ha dado al mundo un solo gran após­
tol, es particularmente notable en la tierra de un Vicen­
te de Paul y del defensor dé C a la s (Voltair*:). Lineas
como las siguientes, que se treerían extraídas de la “G e ­
nealogía de la M o r a l”, me parecen; enteramente nuevas
bajo la pluma d e un moralista francés: “Esta piedad des­
naturalizada ha degradado a) amor. Se ha denominada
la caridad; todos se han creído dignos de ella. L o s ton­
tos, !ós débiles y los enfermos recibieron su rociada. D e
noche en noche se propagó la simiente de este flagelo.
E lla conquistó la tierra. E lla llenó las soledades. E n cual^
quier país que fuese, no se puede caminar un solo día
sin encontrar ese rostro marchito, de gesto mediocre, mo­
vido por el mero deseo de prolongar la vergonzante vi­
d a " ( l ). A h í también se puede mensurar el progreso de
los realistas modernos sobre sus predecesores. C uand o
M aquiavelo declara que “un principe a menudo se ve
obligado para mantener sus Estados a manejarse contra
la caridad y contra la humanidad", él enuncia simple-,
mente que la falta de caridad puede ser una necesidad,
práctica, pero no enseña en modo alguno que la caridad

( 1) Ch. Maurras. "Action Prancalse**, t. IV. p. 569. Se re­


cuerda este grito de Nísízscbe: “La humanidad... ¿hay alguna*
vieja más horrible qu£-ella entre todas tas viejas”. El maestro ale­
mán agrega, siempre de acuerdo, como lo veremos, con muchos *
maestros franceses:, "salvo que esa sea. quizás, la verdad**.
1*A TRAICION PE LOS INTELECTUALES 137 “
sea una degradación del alma.* Esta-enseñanza habrá si­
do el'¿porte deí siglo X I X e n Ja educación moral d « Í.
hombre.
L o s Intelectuales moderaos pretenden a veces que.
a] predicar la inhumanidad, no hacen fino continuar las
enseñanzas de algunos de sus grandes mayores, especial»
mente de Spiñoza, en virtud de su famosa proposición;
" L a piedad es, de por si, mala e inútil en un alma que vi­
ve según la razón”. Precisará recordar que la piedad es­
tá aquí rebajada, no en beneficio de la inhumanidad, si­
no en beneficio de la humanidad guiada por la razón/
porque sólo la razón "nos permite socorrer a otro con
certidumbre". " E l autor agrega, tratando de marcar bien
fcasta qué punto no es p a n él inferior la piedad a !a bon­
dad razonable; " E s expresamente entendido que yo hablo
aquí del hombre que vive según la razón. Porque si un
Hombre no es conducido nunca ni por la razón ni por la
piedad para acudir en socorro de otro, merece segura­
mente el ‘nombré de inhumano, ya que no tiene ninguna ’
semejanza con el"hombre". Agreguemos que los apósto­
les de la dureza no pueden cri adelante proclamarse fa- -
nádeos de la-justicia (Michelet, Próudhon, Renouvier),
los cuales, al sacrificar el amor a la justicia, llegan quizá
a la dureza, pero no a la dureza dichosa, que es precisa­
mente la que predica-n ios realistas modernos y de la
que, acaso con razón, dicen que sólo ella es fecunda.
' LauexaJtación de la dureza* me parece una de las
prédicas del intelectual moderno que dará más frutos. E s
trivial señalar cómo, en Francia,- por ejemplo, en la yrau ’
338 JTTLIEN BENDA

mayoría de la juventud tenida por pensante, ia dureza es


hoy objeto, de respeto, mientras que ei amor humano, en
todas sus formas, pasa por algo bastante risible. Se co­
noce Ja religión de esta juventud hacia Jas doctrinas que
pretenden no reconocer sino por la fuerza, no tener en
cuenta para nada Jos gemidos del sufrimiento, que pro­
claman ia fatalidad de la guerra y de, la esclavitud y no
tienen suficiente desdén para aquéllos a quienes hieren-
tales visiones y que. además, pretenden cambiarlas,. M j:
gustaría que se compararan esas religiones con ciertas es-,
téficas literarias de tal juventud, con su veneración por.
ciertos maestros contemporáneos, novelistas c poetas, eñ
quienes la ausencia de simpatía humana, ha llevado evi­
dentemente a una rara perfección, y a quienes ella ve­
nera, io cual es perceptible, especialmente a través de es­
te rasgo. Sobre todo, me gustaría que se subrayara la
oscura gravedad y ia soberbia con que esta juventud
acompaña su adhesión a tales doctrinas "de Hierro” . Los-
intelectuales modernos me parecen que hubieran creado
en el mundo, al que se llama cultivado, un verdadero
romanticismo de la dureza.
Ellos también han creado, al menos en Francia (sin­
gularmente con Barres, y, en verdad desde Flaubert y-
Baudelaire) un romanticismo del desprecio. N o obstante
el desprecio me parece haber sido practicado, en estos úl­
timos tiempos, entre nosotros por razones distintas a las
estéticas. Se ha comprendido, que despreciar no .es tan
sólo darse la alegría de una1 actitud altanera, sino que,
cuando no es realmente experto • en este ejercicio, herir
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 139

Jo que se desprecia, causarle uií verdadero daño; y, en


buenalcuenía, la calidad del desprecio que un Barrés ma­
nifestara a los judíos o el que ciertos doctores monar­
quistas dispensan todas las mañanas, desde hace veinte
años, a las instituciones democráticas, han dañado ver­
daderamente a sus objetivos, al menos en lo que se re­
fiere a las almas artistas y muy numerosas para las que
un gesto soberbiamente ejecutivo tiene el valoc Je un ar­
gumento. Los intelectuales modernos merecen un lugar
de honoc e n 'la historia del r^alismo: ellos lian compren­
dido el valor práctico del desprecio.
Se pedía decir también que ellos han creado u:ia re-
ligión de la crueldad (Nietzsche proclama que “ toda cultu­
ra superior está hecha de crueldad” , doctrina que enun­
cia en muchos párrafos, y-formalmente, el autor de “San­
gre, voluptuosidad y muerte” ). No obstante, el culto da
la crueldad — que también puede considerarse necesario
para “realizar" ( í ) — , lia quedado, al menos en Francia,
confinado a algunas sensibilidades particularmente artís­
ticas; pero está lejos de hacer, escuela como la religión
de Ja dureza y del desprecio. A h í también se puede ob­
servar hasta qué punto es nuevo dicho culto, bajo el cielo
de'aquellos que decían: '‘Cobardía, madre de la cruel­
d ad " (M ontaigne), o también, por citar a un moralista
militar; “ LIn héroe no alcanza la gloria acarreando el
hambre y la miseria a los extraños, sino sufriendo una

{!) Tal es la opíuUu de Maquiaveta (cap. XVHl) quien, tam­


bién ahi. no por eso ideutitica la crueldad con un. signo de cul­
tora elevada.
no JUUENBENDA
y o t r a p o r el Estado; no se l a alcanza dando la muerte
sino desafiándola" {Vauvenargues) •( I ). r •.
4 .* I.a •religión det éxito. quiero decir, la enseñanza
según la c u a l la voluntad que se realiza lleva consigo, por
ese simple hecho, un valor moral, no obstante que J a que
fracasa por esta sola circunstancia es ya d ign a de des-
precio. Esta filosofía, profesada por tantos-doctores mo­
dernos en el orden político — puede decirse que- por. to­
dos en Alemania, desde Hegel. y por un gran número en
Francia,-desde D e M a islre — lo es también en el orjlen
privado y en él da sus frutos; no se puede contar ya hoy*
en el mundo llam ado pensante; & las personas que creen
probar su patricia do moral por medio de declaraciones
de ¿u sistemática estimación por los que “tienen éxito"
y su desdén por el esfuerzo malogrado. T a l moralista
abona en la cuenta de Napoleón su desdén para con los
‘■‘infortunados*'; aquel otro hace otro tanto con respecto a
Mazarino, aquél con referencia a Vauban, éste con rela­
ción a M ussólini. N o se podría negar, que el intelectual,
encuentra en ello una excelente fcscuela de realismo, ya

(I) Leo de mano de un héroe de i primer imperio: "Tero! en­


contrar placer fel autor mismo es quien subraya} en matar con
mi propia mano a algunos de esos' bandoleros (trata de los adema­
nes que masacraron a los, prisioneras franceses después de la ba­
talla de'Leipzig). Volví, pues, el sable a su vaina y dej¿ a nues­
tros jinetes h ocupación de exterminar a esos asesinos" (Memorias,
del general de Marbat, t. III, p. He aqui una reprobación
d« la alegría de matar que exaltarían tantos literatos contempo­
ráneos. En Francia, la glorificación de los instintos de guerra se
ve mucho menos en los hombres de armú que en ciertos- hombres
«le pluma. Marbot es mucha menos sanguinario que fiarrés:
LA TRAICION •DE XÓS INTELECTUALES M
que la religión del éxito y del* desprecio Hacia el infor­
tu n io so n evidentemente muy b u e n ascon d icion e sm o ra-
Jes para obtener ventajas. Tam poco se podría negar que
esta enseñanza es enteramente nueva en él, sobre todo en
el 'intelectual de ra 2 a' latina, quiero decir en aquel cuyos
'antepasados enseñaban a. los hombres a estimar el mé­
rito a! margen de sus resultados, a honrar a Héctor tanto
como a Aquiies y a C u riad o más qué a* su fe liz rival (1 ).
Acabam os de ver a moralistas modernos exaltando
al hombre de armas a expensas del hombre de Justicia,
también lo exaltan, a expensas del hombre de estudio y.
aún ahí, predican al mundo ia religión de la actividad
práctica y el desdén por !a existencia desinteresada. Se
conoce la fobia dé Nietzsche contra el hombre de gabine-
te, el erudito — "e l hombre-reflejo"— que no tiene otra
pasión que comprender; su estimación por la vida del es-
. píritu únicamente en cuanto ella es emoción, lirismo. ac­
ción. parcialidad; su burla para con la busca metódica,
"objetiva**, consagrada-a *’?a* horrible vieja a quien llaman
V e r d a d ”; las salidas de Sorel contra las sociedades que
/'conceden un puesto privilegiado a los aficionados'a las
"c o sa s puramente intelectuales” ( 2 ) ¡ hace treinta años,
las de un Barrés. un Lemattre, un Bntnetiere. intimando a

■(Í) “ Y consiste el honor de la virtud cu combatir, no en


derrotar” (Montaigne).
(2) “La Ruíne Jti moode anttque". p. 76. Ver también ('TeJ
iltusions du pogrés", p 259.) tas burlas de Sorel a propósito' de'uu
penspdor q»e .-consideraba que el predominio de las emociones in­
telectuales, Uñala a las sociedad?* superiores.
142 JU LIEN BENDA

los "intelectuales'V para que 'recordaran que son un íipo


de humanidad “inferior al militar'’; las de un Péguy ad­
mirando las filosofías en la medida, en que- ellas “com­
baten bien” , a Descartes tan sólo porqué hizo la guerra
y a Jos dialécticos de] monarquismo francés únicamente
porque están listos a dejarse matar por su doctrina (1).
Se me dirá que. esas son, frecuentemente, ingeniosidades
de literatos, posturas de líricos a las que no es justo con­
ceder un significado dogmático; que Jorque proyecta a
Njetzsche» Barres y Péguy contra la vida de estudio' es*
su temperamento de poetas, su aversión por lo ayuno de
io pintoresco y del^ espíritu de aventuras, no. la resolu­
ción de hum illar al desinterés. Respondo que esos poetas'
pasan por pensadores serios (véase su tono* exe.nto de
toda ingenuidad) ; que la inmensa mayoría de los que los
leen, ios toman por tales,* que aunque -fuera cierto que
su móvil al rebajar al hombre de estudio, no sea humillar
al desinterés, no por eso deja de ocurrir que, en los he­
chos. el modo de vida que*entregan a la burla de los
hombres resulta ser el tipo de la vida desinteresada, el
que propugnan, a expensas de aquél, es. el tipo de vida
práctica (ai menos más práctico que el del hombre de
estudio: se convendrá que la actividad de D u Guesclin o
Je Napoleón es más adecuada para echar mano sobre
bienes temporales, que* íar de Spinoza o M a b illo n ); que,
además, lo que estos pensadores desprecian en ^el hombre

(l) Vfctcr Marie, conde Hugo, sub> fine. Víase la nota O a)


fio del volumen.
L A 'T R A IC IO N DE LOS INTELECTUALES 143

de estudio es formalmente ai-hombre que no funda ni


•conquista, que r o afirma la manumisión de la especie so­
bre su medio o bien que. si lo afirma, como hace el sabio
con sus descubrimientos, de ello no retiene sino la alegría
de sab e r'y 'd e ja a oíros la explotación práctica de ello.
E n Nietzsche el menosprecio hacia el hombre de estudio
en. provecho dei hombre de guerra, no es.sino un episo­
dio de una voluntad que 'nadie negará, es la inspiradora
de toda su obra, igual que en ia de Sorel, Péguy y Barrás:
humillar los valores'del conocimiento ¡tente a los valores
de acción ( j }.
Esta voluntad no inspira solamente, hoy, al moralis­
ta, sino a otro intelectual que habla de mucho más arri­
ba: me refiero a la enseñanza de la metafísica moderna,
que exhorta al hombre a -tener en tan débil estima la re­
gión propiamente pensante de su ser y honrar, plenamen­
te, ía parte actuante y volitiva. Se sabe que la teoría del
conocimiento; de la que ha recibido la hum anidad sus
valores desde hace medió siglo, asigna un papel secun­

( 1) Es la única razón por la cual exalta el arte y emir ;ia


'-com o iodo ei-moralismo moderno— la primada del artista sobre
el filósofo, porque el arte le parece un valor de acción. Desde este
punte de vista, parece justo decir con uno de sus críticos: "En el
fondo Nietzsche despreciaba el arte y a los artistas.. . Condenaba
en el arte, un principio femenino, un'mimetismo de actor, el amor
á la forma, a lo que reluce... Recuérdese la elocuente página en
que alaba a Shakespeare, el más grande de los poetas, por haber
humillado la figura del poeta, a quien trata de histrión ante Gésar,
nQi:e¡ hambre díumo (C. Schuwer "Revue de Meíaphisique et de
Morale, abril, 1926). Para Sorel, el arte es grande porque es “una
anticipación de la alta producción, tal como tiende a manifestarse
cada yez más en nuestra sociedad",
JUUBN'BENDA
dario al alma, que actúa por ideas claras y distintas, por
categorías, por frases; qü¿ considera en el grado, supre­
mo el alma que. logra, liberarse de ja s costumbres intelec­
tuales y aprehenderse como "pura tendencia", como "p u ­
ro querer", “puro actuar**. La filosofía que, otrora, elevaba,
al hombre h^sta sentirse .• existente, por ser pensante y a
decir: VPieirefc; luego existo", Je enseña ahora a decir:
“Actúo, luego so y 1'; “Pienso, luego-no existo" {a menos
de no considerar estado de pensamiento-sino en aquella
humilde región donde se confunde con la.acción). Hila le
enseñaba antaño que su aluna es divina en tanto, que se
asemeja al ^Jma de Pitágoras encadenando conceptos;
ella le anuncia hoy que ella lo es en tanto que se asemeja
a la del pollito que rompe su cascarón (1 ). Desde su más
^Ita cátedra.. el intelectual, moderno asegura al hombre
que él es grande en la medida en que es práctico.
¿Hablaré* de la insistencia de toda una literatura,
desde , hace cincuenta. años, ' singularmente en Francia
(véanse Barres-y Bourget), insistencia en clamar la pri­
macía del instinto, de lo inconsciente, de la intuición, de
la voluntad (en el sentido alemán, es decir, por oposi-

. (1) "Evolución Creadora", p. 216,, ed. francesa. La verda­


dera fórmula d<l bergsomsmo serla: ■ “Evoluciono, luego soy". No­
temos también la tendencia de la' filosofía moderna, a hacer su car­
go esencial del carácter práctico dej pensamiento, y de Ja concien­
cia, qu< toma de si misma, un rasgo secundario. "Quizás sea pre­
ciso’ definir el pensamiento por la facultad de combinar los medios
con. vísta a ciertos fines. Líen que por la propiedad única de
fer clara para’ si misma" (D. Roustan, Le?ons de Psychclogie,
LA TRAICION DÉ LOS INTELECTUALES 245
cíós a la inteligencia) y en proclamarlo en nombre del
espíritu práctico, porque es el instinto, y ' no lar inteligen­
cia». la qué conoce Jos movimientos que debemos bacer
— como individuo, como Nación, como Clase— para ase­
gurar nuestra ventaja? ¿Hablaré del ardor de esa literatu­
ra, en comentar el ejemplo dej insecto aquel, cuyo instin*
to, según paicce. sabe herir a su presa en el punto jur^o.
preciso para paralizarla sin mataría, de modo de ofrecerla
viva a su progenitura que*así crecerá mejor? O tros docto­
res se alzan, en nombre de la “tradición francesa** contra
esta "bárbara’- exaltación del instinto, y predican la
“primacía de la inteligencia’*, pero Ja predican porque es
la inteligencia, según ellos, la que sabe encontrar ios ac~
tos que exige nuestro interés, es decir, exactamente por
la misma pasión de lo práctico. Esto trae ante nuestras
miradas una de las formas más notables, y seguramente
más nuevas, de la prédica que realiza el intelectual mo­
derno en pro de lo práctico.
Quiero hablar de la enseñanza según la cual la ac­
tividad intelectual es digna estima en la medida en
que es práctica \j sólo en esa medida. Puede decirse que.
desde los griegos, la actitud dominante de los pensadores
con respecto a Ja actividad intelectual era la de glorifi­
carla, en tanto que. a semejanza de la actividad estética,
ella encuentra su satisfacción en su propio ejercicio, fue-
xa de toda atención para con las ventajas que ella puede
procurar.. La mayor parte habría ratificado el famoso
himno d e Platón a la geometría, venerando esta disciplina
entre todas, porque ella le representa el tipo.de la espe-
148 JULIEN BENDA

cu (ación que no rinde nada, o ei veredicto de Renán d i­


ciendo que el que ama a Is ciencia por sus frutos comete
Ja peor blasfemia contra esta divinidad ( I ) . Con tal cri­
terio, los intelectuales dan a los Jaicos el espectáculo de
tina raza de hombres para la q u e ‘el valor de la vida resi­
de en su desinterés, y ponen freno, o al menos aver­
güenzan, a sus pasiones pragmáticas. Los intelectuales
modernos han desgarrado violentamente este estatuto; se
han dedicado a proclamar que ía función intelectual sólo
es respetable en la medida en que se halla ligada a la
prosecución de una ventaja concreta y que ja inteligencia
que se desinteresa de sus fines es una actividad desde­
ñable: así, enseñan que la forma superior de la inteligen­
cia es, la que hunde sus raíces en eí "im pulso vital'* ocu­
pada en encontrar Jo que más vale para asegurar nues­
tra existencia; aquí (especialmente coma ciencia históri­
ca) (2), honran a la inteligencia que trabaja bajo Ja
guia de un interés político (3 ), y ao tienen suficiente
desdén hacia la explicación de la "objetividad” ; per*
lo demás ellos declaran que la inteligencia digna- de res­

( l) ”Sj la utilidad que previene de las ocupaciones de un


hombre* fuera !a regla de nuestros elogios, el que inventó la ca­
rreta merecería más el elogio como gran espíritu, que Arquimedea,
■Arístótties, Galileo y Descartes” (Bayle). Ponteadle y VoUalre
se dedicaron a mostrar Ja utilidad de ciertos estudios que él creía
Inútiles; nunca quisieron que los <}u.e i°s creyeron inútiles mien­
tras se entregasen a ello, fuesea por esto despreciables.
Í2J Véase stipta, pág. 73.
(3J • O moral; Barrés atacó la “inmortalidad" del sabio que
muestra la parte de ía casualidad en la historia. Compárese cou la
frase de Michelet: " E l respeto mata a la historia1*-.
LA T R A IC IO N DE LOS INTELECTUALES 147

peto es aquella que no da curáo.a su evolución sino te­


niendo siempre el cuidado de permanecer dentro de los
limites que exige el interés nacional, y el orden social,
mientras que la que se. deja conducir por nada más que
el apetito de lo verdadero, fuera de toda atención a las
exigencias de la sociedad, no es más que una actividad
•“ salvaje y brutal” que "deshonra a la más alta de las
facultades hum anas" ( í ) . Observemos también su de­
voción por esta doctrina (Bergson, Sorel), que quiere
que la ciencia tenga un origen puramente utilitario (la
necesidad del hombre de dominar la materia; “ saber es

{1} Esta es. según se sabe, la tesis de *'L*Avenir de 1'ínlellN


gence". Ella permite a sus adeptos decir {Manifesté du partí dé
l'ínfelHgencá, "Fígaro”, 19 de jtiiio de 1919; véase sobre el mani­
fiesta Ja nota P at fin de) tomo) que “ una de las misiones más
evidentes de la iglesia, en el trascurso de los siglos, ha sido la de
proteger a la inteligencia contra sus propios extravíos”; frase Irre­
futable desde el momento que ios extravíos de 1a inteligencia son
todo lo que ella articula sin cuidarse del orden social (de ios que
será base las enseñanzas de la Iglesia). Este concepto práctico de
Ja Inteligencia conduce a definiciones de este tipo; "La verdadera
lógica se definió como el concurso norma! de los sentimientos, sig­
nos e imágenes para inspirarnos los conceptos que convienea a
nuestras necesidades morales, intelectuales y fisicas” (Maurras).
Aquí íainbién se comparará la enseñanza tradicional de los maes­
tros franceses: "La lógica ea el arte de conducir bien o la razón en
el conocimiento de las «■•■isas'* (Lógica de Port-Royal). La voluntad
de estimar ia inteligencia según sus tíntelos prácticos parece aun esta
fórmula asombrosa: "U n espíritu critico vale'por la acción q»e ejer­
ce, por las claridades que produce" (Maurras), Véanse también las
severidades d_c¡ aiííor Massís (Juqeiiicuts, I, 87) ante la exclamación
de Renán, al decir: "Lo que yo detesto es lo útil”. Además (id. 107)
el mismo pensador había de una libertad espiritual “cuyo desinterés
no es más que un rechazo a las condiciones de Ja vida, de la acción
y del pensamiento/'
m JUUSN BENDA
adaptarse"), su menosprecio hacia la bella concepción
griega que hacia surgir la ciencia de la necesidad de juz­
gar, tipo, perfecto de la actividad desinteresada. E n fin.
se los ha visto enseñar a ios hombres que abrazar un
error que los sirve (el. "m ito "), es una actitud que Jos
honra, mientras que admitir una verdad que los mcl^s-
ta es algo vergonzoso; que, en otros términos (N ie tz -
se he, Sorel, Barrés, lo articulan formalmente), la sensibili­
dad para con la verdad en si, fuera dé todo fin práctico,
es una forma de espíritu bastante despreciable.- A q u í el in­
telectual moderno se muestra propiamente genial en la
defensa de lo temporal, no teniendo que hacer lo tempo»
ral con la verdad, o, hablando con* m ayor precisión, no
teniendo peor enemigo. T a l la historia de Caliclés en to­
da su profundidad, rediviva en el alma de los amos del
alma moderna.
E n fin, los intelectuales y clérigos (1 ) modernos
han predicado al hombre la religión de lo práctico por
su teología, por la imagen que se han dedicado a presen­
tarles de D ios. Y,- ante todo, han querido que D io s que,
desde los estoicos, era infinito, vuelva a ser finito, <íís-
tinto, dotado de personalidad; que fuera la afirmación
de una existencia física y no metafísica: el antropomor­
fismo que, desde Prudencio hasta V ictor H u go, vivía
mezclado con el panteísmo sin cuidarse de señalar sus
fronteras, siendo D ios personal o indeterminado según la

ÍU El texto dice sólo "cleros modernes". pero en este caso


equivale, al par, a Intelectuales y a clérigos.— N. del T.
. tA TRAICION DS LOS IHTZtBCTOALES * H9

dirección de ia. emoción y la necesidad de lirismo, *e


irguió en ua Pégúy o u s Claude! con la m ás violento
conciencia de si, con la. más neta volunta^ de distinguirse
de su acólito y de evidenciarle su desdén. A ! mismo tiem­
po, doctores políticos se alzaron contra la religión de lo
Infinito, con una tal saña, y una sapiencia en el rebaja»
miento de que la propia Iglesia no había dado ejemplo y
que, por lo demás, consiste expresamente en socavar esa
religión a causa de que ella no es práctica, porque ella di­
suelve los sentimientos en que se fundan las grandes rea­
lidades terrestres; la Ciudad y el Estado (1 ),
Pero, sobre todo, los intelectuales modernos han te­
nido que dotar a D io s de'ios atributos, que aseguran las
ventajas prácticas. Puede decirse que, dtsde el A ntiguo
Testamento, D io s era más justo que fuerte o, más bien,
según el pensamiento de Pascal, que su fuerza no era si*»
no una forma de su justicia, sin que su poder, según di­
rían Malebranche y.Spínoza, tuviera nada de común con
el poder de los reyes y de los fundadores de imperios.-En
particular, lo que quedaba formalmente excluido de su na­
turaleza. era el deseo de crecer, asi como los atributos
morales necesarios para satisfacer tal deseo: la energía,
la voluntad, la pasión por el esfuerzo, (a atracción de la

{1) MauiTOA « aparta aquí m de maestro De M abtre. el


cual habla del "océano divino que zcoqcrá un di ¡i. lodo y a todos en
su Sin tmbarqo. «I
k d o “. de 'SoM ts de St.
autor Petersbpurg"
**Me
{Veladas de San Pefersburgo) agre ya ai punto: guardo,'na
obstante de tocar la personalidad sin ¡a que U inmortalidad ca
iQuaJ a nada”.
150 JU LIEtf BENDA

victoria. Esa era una consecuencia de su estado de cosa


perfecta e infinita, constituía toda Ja. realidad posible. En
la miszna creación, cuya idea es esencialmente insepara­
ble de-las ideas de poder y de crecimiento, tales ideas ha­
bían sido esquivadas. El mundo era más un efecto del
amor que del poder de Dios; salido de Dios como el ra­
yo sale de! sol, sin que Dios experimentara ningún au­
mento de si a expensas de otea cosa. Dios, hablando se­
gún la escuela aquella, era menos ja causa trascendente
del mundo que su causa inmanente. A i contrario, para los
doctores modernos (Hegei, Scheliing, Bergson, péguy)
'(1), Dios es fundamentalmente una cosa que crece; su
ley es incesante cambio (2), “incesante novedad*’, ’ince-
1sante creación"; su principio es esencialmente un princi­
pio dé crecimiento: V oluníad, Tensión. Empuje vital. Sí
es Inteligencia,* como en Hegel, es una inteligencia • que
se desarrolla; que "se realiza** más y más. El Ser coloca­
do de un golpe en toda su perfección y que no conoce ia
conquista, es objeto de menosprecio; representa {fíerg-
son) una ‘‘eternidad de muerte" (3). Asi, pues. los fieles
d e la creación inicial y única se consagran hoy a presentar
este acto en todo su carácter práctico; la Iglesia ha con-

( I) Obsérvele que al Uamarlos "doctores” no se refiere a


ios doctorados uníversííaríos modernos, sino que ios equipara a los
doctores de la Iglesia” lo cual cae dentro de la terminología de
este libro.—N. de} T. * y
12) Para Heqel, Dios crece constantemente a expensas de su
contrario; su actividad es esencialmente de nuerra y t*c victoria.
(3) Advertimos, sin embargo, ea el .‘,oeoto^lÍ5alO,* una viva
protesta contra tal concepto. . .
LA TRAICIO N DE LOS INTELECTUALES 151

•denado con desconocida nitidez hasta este día toda doc­


trina de inmanencia y predica rigurosamente ia trascen­
dencia: Dios, al crear el mundo, no asiste ya a una ex­
pansión necesaria de su naturaleza; ve surgir, por su po­
derío (algunos, para atenuar lo arbitrario de ello, dicen por
su benevolencia}, una-cosa totalmente, distinta de él so­
bre cual pone su mano. Su acto dígase lo que se diga, es
el modelo perfecto del acrecentamiento temporal. Como
el aTttiguo profeta de Israel, el intelectual moderno en­
sena a los hombres: "Poned vuestro celo al servicio del
Eterno, dios de los ejércitos".
T ai es, desde hace medio siglo, la actitud de los
hombres, cuya función era la de contrariar el realismo de
los pueblos y que, con todo su poder y toda su decisión,
lian trabajado en excitarlo; actitud que me atrevo a 11a-
‘mar por tai razón la traición de los intelectuales. Si bus­
co las causas de ello, advierto que las hay profundas, que
mé impide ver en ese movimiento tina moda a la que po­
dría suceder mañana un movimiento contrario.
U na de las principales es que el mundo moderno
ha convertido al intelectual en un ciudadano sometido a
todas las cargas concernientes a este titulo, haciéndole
más difici] que a sus mayores el desprecio de las pasiones
laicas. A quien le reproche el no tener, frente a las que­
rellas naciona)es. la hermosa- serenidad de un Descartes o
un Goethe, el intelectual podrá responder que su nación
le pone un saco sobre las espálelas cuando es insultada,
lo aplasta a fueiza de impuestos aun cuando alcance la
victoria, y que, por tanto, se ve obligado a contribuir j
152 JULIEN BENDA
que sea poderosa y respetada. A l que Je enrostre no ele­
varse p o r‘encima de los odios sociales, le dirá qué ei
tiempo de los mecenatos ha pasado ya y que no es cul­
pa suya el verse obligado á apasionarse por el sosten!**
iníentó'de la clase que se complace con sus producciones.
Sin duda, esta explicación no tiene valor para el verda­
dero intelectual; éste soporta las leyes de la ciudad sin
permitirles que hinquen los dientes en su corazón; ¿1 da
•al César lo que es del César, es decir, tal vez su vida pe­
ro no más. T a l. Vauvenargues: tai, Lamarck; tal, Fresnel.
a quienes el perfecto cumplimiento de su deber patriótico
nunca lo atiborró de fanatismo nacional. Tal, Spinoza;
tal. Schiller; tal, fíaudclaire; tal, César Franck, a quienes
la necesidad de ganarse el pan de cada día nunca apar­
tó de la adoración única de lo bello y lo divino. Pero, estos
son raros; tanto menosprecio para su pena, no es ley de
la naturaleza humana inclusive la clerical; la ley es que
el ser condenado a íuchar por su vida se vuelve hacia las
pasiones prácticas y, de ahí, pasa a la santificación de
esas pasiones: La nueva fe del intelectual es, en gran
parte, una sucesión de condiciones sociales que. le son
impuestas, y el verdadero mal a deplorar en nuestros días
no es, tal vez, la traición de los intelectuales, sino la des-
'aparición de los intelectuales, la imposibilidad de realizar,
en el mundo actual, una existencia de intelectual. Será
una de las grandes responsabilidades del Estado moder­
no, el no haber mantenido {¿lo pouia, acaso?) una clase
de hombres exentos de deberes cívicos/ cuya única fun­
ción hubiera sido la de mantener el fuego de los valores no
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES
c ,
prácticos. Se cumple la profecía de Renán, quien anun­
ciaba hacia qué rebajamiento marchaba necesariamente
una sociedad; cuyos miembros' todos, sí.« excepción, fue­
ran obligados a los tributos terrestres, aun cuando fuera
el prototipo de esos a quienes tales servidumbres no hu­
biesen impedido jamás, según la frase de uno de sus pa­
res, respirar de otro lado que no fuera el lado del cielo.*
Seria harto injusto explicar la pasión nacional en el
Intelectual moderno sólo por el interés. Ella se explica
también, y más sünpJeméníe. por el amor, por el movi­
miento que lleva naturalmente a todo hombre a amar el
grupo en que él crece, entre los demás grupos que se re­
parten la tierra. Pero, también ahí, se puede sostener que
la nueva fe del intelectualhtiene por causa las transforma­
ciones del siglo X I X , el cual al dar ar los grupos nacio­
nales, una consistencia desconocida hasta entonces, ha
venido a proporcionar pasto a una pasión que, en muchos
países, no podía ser sino virtual. E s evidente que ia ad­
hesión sólo at mundo del espíritu era más fácil, para quie­
nes son capaces de ella, cuando no había naciones que
amar; y. en realidad, es muy sugestivo observar que la*
verdadera aparición del intelectual coincide con la caí­
da del Imperio Romano, es decir, con la hora en que la
gran nación se desplomaba y las pequeñas no existían
aun; que la época de los grandes enamorados de lo espi­
ritual, de los T o m á s de Aquino. los Roger Bacon, los
Galileo, los Erasmo, es la época en que la mayor parte
de Europa era todavía: un caos, que no sabía de nacio­
nes; que las regiones en que se mantenía lo puramente es-
Í54 JÜ LIE N B2NDA

pecuíativo mayor tiempo, parecen ser Alemania e Ítalía


|(1), es decir, las que más tarde se nacionalizaron, y que
dejaran de producir especulaciones precisamente en cuan­
to se convirtieron en nacieres. Por cierto, también aquí,
las vicisitudes del nmede ¿cosible no estorban nada al ver­
dadero intelectual. Los infortunios de su patria y aun sus
éxitos no han impedido a Einstein y a Nietzsche tener-
otra pasión, fuera de la del pensamiento. Cuando jules
Lemaítre exclamaba que la herida de Sedán (2). íe ha­
cia'perder la razón, Renán le respondió que él conser­
vaba ía suya- y que la vulnerabilidad de un auténtico sa­
cerdote del espíritu está más allá de sus adhesiones te­
rrestres (3 ). I
E n los casos a que me acabo de referir, la adhesión

{!} Pensemos que hasla en 1306. Hegcl. después de Jena, tic


tenia mis preocupación tjue disponer de un rincón para filosofar;
y en J8I3, Schopenhauer era perfectamente indi ferea te al levan­
tamiento <J* Alemania contra Napoleón.
(2) En Sedán -durante la guerra de !870, Napoleón fíl íu
obligado* a capitular por «J ejército prusiano de Von Mo!tke.~N.
del T.
Í3) “Nadie tiene el derecho de no interesarse .en los. desas­
tres de su patria; pero, el filósofo cono el cristiano tiene siempre
motivo para vivir. E l reino de Dios no conoce vencedores ni ven­
cidos; comprueba, en las altarías del corazón, del espíritu y de la
imaginación, que el vencido gusta más rl vencedor, si es más
alto moralmeníe y si tiene más espíritu. Vuestro gran Goethe, vues-.
tro admirable Fichte ¿ao nos han enseñado acaso como, se puede
conducir una vida nobfe y. por tanío. feliz en medio del rebaja­
miento exterior de su patria? ( Primera carta a Strauss). i Debo
decir que *Íietzíche, quien me parece un mal intelectual por ia ín­
dole de su enseñanza, me parece uno de ios más puros por e! total
otorgamiento de si mismo a sólo las pasiones del espíritu?
LA T RAICIO N D E LOS INTELECTUALES 155

del intelectual a su nación o a su clase, sea dictada por


él interés o por el amor, es sincera. Pero, confieso, que
creo poco frecuente tal sinceridad. El ejercicio de la vida
del espíritu ¿ne parece que conduce necesariamente al uni­
versalismo, a] sentido de lo eterno, a poco vigor en la
creencia en las ficciones terrestres. En lo que se refiere
especialmente a ía pasión nacional y particularmente a
los literatos, la sinceridad de esta pasión me parece que
supone una virtud qu* todo e{ inundo convendrá que
aparte del amor que se tienen a sí mismos, ella no es
propia de esa corporación: la ingenuidad. Será difícil
también que me persuadan tie que en los artistas, las ac­
titudes públicas sean guiadas por móviles de cosas tan
simples como la voluntad de vivir y de comer. Investigo,
pues, y veo, en el realismo del intelectual moderno, otras
razones que, por ser menos naturales, no son menos pro­
fundas. Ellas me parecen válidas sobre todo para las
gentes de letras y singularmente para las de Francia.
^También, en este país es donde la actitud de los escrito­
res del último medio siglo contrasta más violentamente
con la de sus padres.
Ante todo, percibo e! interés de carrera. Es un hecho
evidente que. desde hace, doscientos años, la mayor par­
te de los literatos que, en Francia, llegaron a gran gloria*
Voltaíre, Diderot, Chateaubriand, Lamartine, V íctor Mu­
go. Anatole France, Barres, adoptaron una 'actitud polí­
tica. Se subrayará que, en. algunos, la verdadera gloría
data del momento en que tomaron .ta ri actitud, iísta ley
no ha escapado a sus descendientes y puede decirse que
156 JULZEN BENDA
boy, ea todo escritor francés, deseoso de un alto re­
nombre, es decir, M otado de auténtico temperamento de
literato, este deseo lleva consigo necesariamente la volun­
tad' de esc mpenaT un papel político. T a i voluntad pue­
de, por lo demás, tener otros móviles: por ejemplo, en B a -
rrés y d ’Annunzio, el deseo de “actuar", de ser a lgo dis­
tinto a un hombre “sentado", de tener una voz que se pa-
' rezca a la de los “héroes” y no de los “escribas”; o, más
■ingenuamente, como, sin duda, ocurrió con Renán cuando
quiso ser diputado, lar idea de que se harán servicios a la
cosa pública. Agreguem os que. en el escritor moderno,
el deseo de ser político pueda hallar excusa en el hecho
de que este rol le es. en cierto modo, ofrecido por la opi­
nión, »mientras que si Racine o L a Bruyere hubiesen cui­
dado de publicar consideraciones sobre la oportunidad de
la guerra de H olanda o la legitimidad de las C ám aras de
reunión, se habrían dado cuenta de que sus compatriotas
iban a reírseles en las narices. Tam bién ahi, en ese as­
pecto, ser un intelectual puro era antaño más fácil que
hoy.
E stas observaciones explican la voluntad tan fre­
cuente en el escritor francés contemporáneo por tomar
una postura política, pero no por lo que el la sea tan es­
tricta en el sentido autoritario. E l liberalismo es también
un postura política, pero, al menos puede decirse que,
desde hace veinte anos,, el intelectual la sigue poco. A qu i
interviene un segundo factor; ' la voluntad del escritor
práctico, de agradar a la burguesía, Ja c u a le s'la que for­
m a los renombres y dispensa los honores. Se puede has­
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 15T
ta sesteecr 'que la necesidad, en lo tocante a esa cate­
goría de escritor, de maniobrar sobre las pasiones de esa
clase es mayor que nunca, si se considera la suerte de
aquellos que en Jos últimos tiempos, se han permitido en­
frentársele (Zola. Hom ain R olland). Además, la actual
burguesía, aterrorizada por los progresos de la clase an­
tagónica. y no teniendo más preocupación que mantener
lo que le queda de privilegios, tan sólo experimenta aver­
sión hacia los dogmas liberales, y el literato que busca sus
favores está formalmente obligado, en caso que enarbole-
algúna bandera política, a hacer flamear la que defiende
el "orden". Desde este punto de vista es singularmente
instructivo el caso de Barrés, quien habiendo comenza­
do por un gran intelectualismo escéptico, víó centupli­
car de grandeza a su estrella temporal, por lo menos en
su patria, el día que se volvió el apóstol de “los prejuicios
necesarios". Tales consideraciones me hacen creer más y
más que la moda política actual de los escritores france­
ses durará muy largo tkmpo. U n fenómeno que tiene
por causa la inquietud de la burguesía francesa, no se
halla, aparentemente, en trance de desaparecer.
A c ab o de recordar la suerte deparada, en estos úl­
timos tiempos, por la burguesía a los escritores que se atre­
vieron a contrariar sus pasiones. Ese no es más que un
aspecto de novedad muy general y de supremo iuteiés
para el objeto que nos guia: quiero decir la conciencia
‘d e su soberanía que el rebaño laico adquiere hoy. y la re­
solución que demuestra de volverá la-razón al intelectual
que.diga cosa distinta de lo que él quiere oír. Esta dispo­
JU LIEN BENÜA

sición del profano xsó se ve sólo en sus relaciones con sua


escritores {también con su prensa: un períódicq que no
suministra a sus lectores el error exacto que le es caro, se
ve inmediatamente pospuesto), sino, Jo que es más lamen­
table. ett sus relaciones con sus instructores propiamente
clericales. cuya voz -les habla en nombre de Jo divino.
Puédese afirmar que el oraxloc que, desde lo alto del pul­
pito cristiano, hostigara realmente la pasión nacional,-
mortificara verdaderamente el orgullo burgués, no tarda­
rla, singularmente en Francia-, en ver dispersarse a sus
ove/as, y que esc con/unto, al que no sujeta ya por el te­
mor de ninguna sanción, que no creyendo yo sino en ío
real. s?. siente fuerte e importante de manera diversa a
él, no consiente en inclinarse bajo su verbo sino a con­
dición de que éste halague, por no decir que santifique,
todos los egoísmos que esa gente venera. La humanidad
moderna entiende íener en los que se llaman sus docto­
res, no guías, sino sirvientes. Esto es lo que 3a mayee
parte de ella ha. comprendido admirablemente bien (1).
Volviendo al escritor moderno y a las causas de su
actitud política, agregaré que no sólo sirve a una bur-.

(1) AI final de la guerra da !a Sucesión de España, cuando


la Invasión def Norte de Francia» Pendón pronunció varios sermo­
nes en los que presentó a esta, a Jos ojos de Jas poblaciones invadi­
das. como ua Justo castigo de sus pecados. Es de adivinar Ja aco-^
flida ai sermonero que» en agosto 19H. habiera usado tal Jen-»
guaje con Jos franceses. Sobre la manera cómo !a Iglesia enseñada'
trata hoy a b Iglesia enseñante si ésta no le dice lo que aqucllaf
eutere escuchar, medítese en Ja acogida.tributada. h?ce treinta años»
al sermón del P, 0!livi?r sobre las victima* de! incendio dei bazar
de tu Candad.
LA TRAICION D E LOS INTELECTUALES 159

guesía inquieta, sino que ¿I también se ha convertido en


un burgués, munido de toda la posición social y de toda
la consideración que definen tal estado, ya que el litera­
to '‘bohemio" es una especie casi desaparecida, al menos
entre aquellos que interesan a la opinión (1) ; que, en
consecuencia, ha sido influenciado cada vez más por la
forma de ahna burguesa, uno de cayos más conocidos
rasgos es el de aparentar los sentimientos políticos de U
aristocracia: adhesión a los regímenes autoritarios, a las
instituciones militares y sacerdotales, desprecio hacia las
sociedades fundadas sobre la justicia, la- igualdad cívica;
•la religión del pasado, etc. ¡Cuántos escritores en Fran­
cia, desde hace cincuenta años, cuyos nombres están en
todos Jos labios, creen visiblemente ganar títulos de no­
bleza manifestando repudio hacia las instituciones demo­
cráticas! (Explico igual mente, en muchos de ellos, la
adopción de la dureza y la crueldad, que les parecen tam­
bién atributos del alma de los grandes).
Las razones de ía- nueva actitud política de los lite­
ratos. según acabamos de ver, consisten en cambios so­
brevenidos en su estado social. Las que mencionaré aho­
ra se refieren a cambios sobrevenidos en la estructura de
su espíritu', en sus voluntades literarias, en sus religiones

.(1) Pueden hacerse observaciones -scmelantej a propósito de


los filósofos, cuya mayor parte hoy —y no los menos ¿¿Icbres—
.rió viven ya como Descartes o Spinoza, sino que se han casado,
tienen hijos, ocupan puestos y estía dzr.tro de la vida-, lo íjue me
parece sin relación con el carácter "pragmático" de su enseñanza
(Véase sobr-í este punto ínl obra "Sur le succés tlu Bergsonisme”,
o. 207).
im JÜUEN BENDA
rstítk asle n su moralidad. Estas razones me parecen más
dignas aun que las anteriores de Sanar la atención d d
historiador.
A n te todo, su romanticismo, designando coa esta pa­
labra la- voluntad manifiesta en los literatos del siglo
X I X (pero CQ asideiabbneatt perfeccionada e s ios últi­
mos treinta años) de lanzarse sobre temas literaria raen te
aprovechables para actitudes llamativas. C o n un golpe
de vista maravilloso, los literatos comprendieron hacia
1890 '‘-singularm ente en Francia e Italia-— que las doc­
trinas1 autoritarias, de disciplina, de tradición, el d espre­
cio para con el espíritu de libertad, la afirmación de la
moralidad de la guerra y de la esclavitud eran ocasiones
propicias a posturas rígidas y altaneras infinitamente
m ás propias para llamar la atención de los simples que
las sentimentalidades del liberalismo y el humanitarismo.
Y . en reaÜdad, las doctrinas llamadas reaccionarias se
prestan a un romanticismo pesimista y despectivo cuya
impresión sobre el vulgo es d e otro modo tan fuerte como
la del romanticismo entusiasta y optimista. L a postura de
un Barrés,.de un d 'A a m m z io impresiona de modo d is­
tinto a los' ingenuos que la de a » M ichelet o de un
Proudhon. Agreguem os que estas doctrinas se conside­
ran b o y como fundadas sobre la ciencia, sobre " la pura
experiencia**, y permiten con„eflo un tono de tranquila
inhumanidad {romanticismo del positivism o) cuyo efec­
to sobre el rebaño no ha escapado a la sagacidad de la
'gente de letras. (D e sd e luego, no se (rata aquí sino del
u TRAICIO» DE IO S INTELECTUALES 101
rebaño «legante: d romanüosdio pesim l** carece de to.~
do valor pata el pueblo).
Otara (laa^fansadÓB del sima literaria entre la gen­
te de kíray, ea k> que yo creo ver una causa de su nuevo
credo jablitico. es la voluntad que ellos desea desde hace
tieiiipo de no venexar estire ¿us facultades sino su sensibi­
lidad arlas tica, y de no' pedir a ella en cierto modo todos
su s ju icos. Puede decirse <)ue hasta los últimos treinta
años, íes literatos, a l meaos en e! mundo latino, discípu­
lo s en esto de G red a, se querían determinados en sus
juicios — hasta en ios literarios— Incomparablemente m ás
por la sensibilidad a la razón que por la sensibilidad ar­
tística de la que; por lo demás, apenas se daban'cuenta
como distinta de la primera. Evidente para los hombres
del Renacimiento y sus--descendientes -directos (los es­
critores franceses d e lsiglo X V I I y el siguiente}, esta ase­
veración es todavía cierta, a despecho de la apariencia,
para -jos principios del X J X . Ss el debilitamiento de la
sensibilidad a la razón, y más generalmente, del alto ran­
g o intelectual, es incontestablemente ano de los rasgos de!
romanthzismaa de 3330. el desprecio por esta sensibilidad
n o aparece ahí de ningún modo: nunca V íc to r H ugo. L a -
m aitiae o M k h e le t se vanagloriaron de despreciar en las
cosas sn valor como razón para no estimar en ellas' sino
sil valor como sote.
Pero, hacia 1890. se produce una
revolución, cuyo alcance n o se exagerará bastante? jk*¿r
m inados por el análisis filosófico {el ber^sonfsroo). Í 0 S
literatos s r dan m enta de la opos*r*iWi fundamental que
e x i s t e e n t r e l a s e n s ib il id a d in te le c tu a l y l a seit& *bilk{a<£.
JU LIEN BENDA

artística, y optan violentamente por la segunda. Es la épo­


ca en que se los oye decir que una obra es grande en
tanto que tiene éxito literaria y artísticamente, y que su
contenido intelectual no ofrece ningún interés; que todas
las tesis son igualmente sostenibíes, que el error no es
más falso que la verdad, etc. Esta revolución debía tener
su resonancia en sus actitudes políticas. Claro está que,
desde e! instante- en que no encontramos las cosas bien
sino en la medida que ellas satisfacen nuestras necesida­
des de artistas, los regímenes autoritarios son sólo bue-
nos^la sensibilidad artísticamente es satisfecha diferente­
mente por Ja visión de un sistema que tiende a la realiza­
ción d^ la fuerza y la grandeza, que por otro sistema que
tiende al establecimiento de la justicia, ya que lo caracte-.
rístico de la- sensibilidad artística es e! amor por las realí-¡
dacles concretas y fa repugnancia por las concepciones
abstractas' y la razón pura, cuyo modelo es la idea de la
justicia; sobre Éodo, la sensibilidad artística se ve predo­
minantemente halagada por la vista de un- conjunto de
elementos que se subordinan los unos a los otros hasta
un término supremo que los domina a todos, mientras que
la vista que ofrece una democracia, esa vista en la que
hay un conjunto de elementos ninguno de los cuales es
el primero frustra una de las necesidades fundamentales
ele esa sensibilidad ( l ) . Agreguemos que toda doctrina

( t ) El .aspecto de las democracias pueda saiisíacer a ulra


sensibilidad artística: fa que se conmueve no con la visión de un
orden* sino con la de un equilibrio logrado entre fuerzas naturat-
rneate opuestas (Sobre esta distinción véase la hermosa obra de
LA TRAICIO N DE. LOS INTELECTUALES .^ 3

que honra al hombre en lo universal, en lo que es co­


mún a todos los hombres, es una injuria personal para ei
artista, cuya característica, al menos desde el romanticis­
mo, es precisamente situarse como un ser excepcional.
Agreguemos q ue ' el carácter de soberanía que hoy. con­
fiere a sus deseos y a su satisfacción (los “derechos del
genio") y, por lo tanto, su odio natural contra los regí­
menes que limitan la libertad de acción de cada cual se­
gún la1'de ios otros. Agreguemos en fin (de donde mana
su religión-de ios particularismos) y la aversión del artis­
ta para todo ser genera! que es objeto de concepto y no
de sensación. En cuanto a la decisión de la gente de le­
tras de| no esperar sus juicios sino de su sensibilidad ar­
tística, ella no es sino un aspecto de la voluntad que los
alienta, desde el romanticismo (1), para exaltar el senti­
miento a expensas del pensamiento, voluntad que es en sí ■
misma un efecto (entre mil) del rebajamiento de la disci­
plina intelectual que hay en el seno de ellos. La nueva
actitud política de los intelectuales me parece tender aquí
a una grave modificación de su espíritu.
M e parece que también tiende a otra: a la disminu­
ción del lugar que ocupa, en la formación de ese espíri­
tu, el estudio de las literaturas antiguas, las humanidades,

Maúriou: "Principes de dreít public", cap. I). Sin embargo, la sen­


sibilidad de] equilibrio es más intelectual que propiamente artística.
Véase la nota O si fin ^el volunten.
(1) Más exactamente, desde «J altanero romanticismo de que
hablamos ntás arriba; la voluntad del artista d»; colocarse como
un ser excepcional data de Flaubcrt; Huyo y Lamartine uo ia ani-
cularon nunca.
164 JULIEN BENDA
las cuales, como su nombre lo índica, enseñan esencial­
mente, a) menos desde el Pórtico, ti culto de lo huma­
no bajo u n a fo rm a universal { i ), £ 1 rebajamiento de la
cultura grecolatina en Barrés y su generación literaria
con respecto a 16 que ella significaba en los Taine, los
Renán, los H u go , los Mtchelet hasta tos France y los
Bourget, es a lga innegable. M en os se negará aún que ese
rebajamiento se haya acentuado considerablemente en los
sucesores de Barrés. E llo no impide, por lo demás, a es­
tos escritores exaltar los estudios clásicos que, de conte­
ra, no .exaltan en modo alguno para reanimar el culto de
lo humano bajo forma universal, sino al contrario, para
robustecer el “alma francesa’* o, en el peor de los casos,
el alma "latina", en la busca de sus propias raíces y e n
la conciencia de sí misma como ser particular. Notem os
que ese rebajamiento de la cultura clásica coincide, entre
los escritores franceses, con el descubrimiento de los gran­
des realistas alemanes. Hegel y sobre todo Nietzsche,
cuyo genio se apoderó de aquellos tanto más cuanto que*
faltándoles 1a gran disciplina clásica. Ies faltaba precisa*?
mente un verdadero dique -que oponerles ( 2 ). •
Señalaré también, entre, las causas de esta nueva
actitud de los literatos, una sed de sensaciones, una ne­

(1) Tanto que ios verdaderos campeones del “egoísmo sa­


grado” lo* hablan proscrito netamente. Son conocidas fas requisi­
torias de Blsmarck, Guillermo II. Naumann v H S Chamberlaln
contra la enseñanza clásica.
(2) Recordemos que Nletzsche no estimaba realmente el pen­
samiento antiguo sino hasta Sócrates, es decir, mientras no enseñó
lo universal.
. LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES !«5
cesidad de experimentar, que* se ha fortalecido en ellos
desde hace tiempo, haciéndoles adoptar una postura po­
lítica según, que ¿sta pueda, procurarles sensación y
emoción. Belfegor no reina tan sólo en el cielo literarfo.-
E s, conocida la respuesta de.ua escritor francés, tomado'
ya en serio como pensador hacia 1890, escritor a] cual
se le reprochaba haberse' adherido a un partido cuya
inconsistencia doctrinada causará por mucho tiempo el
asombro d é l a historia; " Y o fui tras el boulangism o
como tras una fanfarria'* ( 1). Este mismo pensadoi de­
jaba entender que “ensayando tomar contacto con las
almas nacionales'*, lo principal para él fué “echar car­
bón bajo su sensibilidad que comenzaba a funcionar lán­
guidamente” ( 2 ). Y o nb creo equivocarme al adelantar
que muchos de nuestros moralistas que denigran la ci­
vilización pacifica y exaltan la vida guerrera lo hacen
porque la primera les parece tina vida chata y la segun­
da. una oportunidad de sensaciones (3 ). Recuérdese la

(1) Rcciwtídese Ja fiebre patriotera que despertó (I genera)


Boulanger. de uuica arranca, como es lógico, el boulsngistuo^-
N. <lt! T.
.... (2) Del propio Barras es esta frase a uo dreyiujUf-*.; «a
1&9S; '*jQu¿ me cuenta usted de justicia y humanldadl ¿Que amo
yo? A!yunos cuadros de Europa y algunos cemcutctios'*. Otro de.
nuestros grandes realistas políticos confesó ua día su fundamental
necesidad de "gozar”, Sócrates decía ya a' Proiágoras que la base'
de su doctrina era su sed de sensación.
(3) Me parece difícil segar que e! pacifismo, el humanitaria,
mo y el altruismo so« enojosos. Siu duda, el arte¿ la ciencia y la'
filosofía ofrecen bastaste ocasión de divertirse, sin que se pida esto
a doctrinas que incendien el mundo. Pero esta es una manera de pen­
sar de un hombre poco ávido de ¿cutir, , — -
366 JÜ LIE N BENDA

frase de un joven pensador, citado por A gath on en


1913:
"L a guerra, ¿por qué no? Sería divertido”. E s a —
se me d irá— es una ocurrencia de juventud; pero he aquí.
)a frase de un quincuagenario, hombre de ciencia además
:{R. Q u in te n ), que viendo venir-el drama de I9 M excla­
maba: **jSe comerá sobre el pasto!-” Este sabio fue por otra
parte, un soldado admirable, pero no más que Fresnel o
Lamarck. de los que me atrevo a afirmar que, si les tocó
aprobar la guerra, no fué porqué ella satisficiera su gus­
to por lo pintoresco. Todos los que se han aproximado
ul autor de "Reflexiones sobre la-violencia" saben que uno
de lo? grandes atractivos que tenía una doctrina para él
era que fuera “ divertida”, apropiada para exasperar a las
personas llamadas razonables. Cuantos pensadores, pa­
sados los cincuenta años, en quienes se siente que su
‘‘ filosofía" tiene por móvil fundamental el placer de lan­
zar paradojas irritantes, se consideran felices si sus cohe­
tes caen como espadas y satisfacen iinaf necesidad de
crueldad que eiios confiesan públicamente que es el sig­
no de las almas nobles. Esta prodigiosa disminución de
la moralidad, esta especie de sadismo intelectual (muy
germánico) se acompaña además, y abiertamente, en 1os
que practican, con un gran desprecio por el verdadero
intelectual, que sólo.hace residir su alegria en el ejercicio
del pensamiepto y desdeña lo sensacional, {en particular,
las sensaciones-de la acción). A lii aun. ia nueva religión
política de los literatos se atiene a una modificación so­
brevenida a !o más íntimo de su espíritu, por lo demás
LA T R A IC IO N DE LOS INTELECTUALES 107

siempre la misma: la dismini/ción de !a compostura inte-


Jectual -—lo que no quiere decir de la inteligencia (1).
La adopción de las doctrinas realistas se debe aún
en muchos de los intelectuales modernos, y por propia
cor.íesión,,.aí deseo de terminar con el desorden moral a
que los arroja el espectáculo de las filosofías, "de las cua­
les ninguna proporciona certeza" y que no hacen más
que estrellarse las unas contra las otras clamando hacia
el cielo sus contradictorios absolutos. Allí, aun, la actitud
política del intelectual tiende a una gran disminución de
su compostura intelectual, sea que nosotros veamos esta
disminución en su creencia de que una íilosofia puede
proporcionar una certeza, sea que la veamos en su inca­
pacidad de permanecer-firme sobre las ruinas de las es­
cuelas adhiriéndose a la razón que las aventaja a todas
y que las juzga.
Yo no dejaré en fin de admitir aún, como causa del
realismo de los intelectuales modernos, la irritación pro­
ducida en ellos por la enseñanza de algunos de sus ma­
yores. quiero decir de ciertos maestros de 1818. con su
idealismo iluminado, su creencia de que la justicia y el
amor se iban a convertir repentinamente en la esencia
del alma de los-pueblos; irritación acrecentada todavia
más por la vista del espantoso contraste entre las predic-

( !) -Los realistas no son los únicos, hoy, que liaccn de su


posición política una ocasión de sensación; es verdad que el i;n *
ittanitarisnio está tejos de te«'er en Vicior Hugo y Mkhelet la pura
resonancia íjilehrcto^j oue Ij'-íe en Sv^oza y MaJebrnnciic. /Ver,
más arriba, nuestra distinción entre ei humanitarismo y ei huma­
nismo).
268 JULISN BENDA
d on e s de estos idílicos y ios sucesos que las han seguido.
‘‘D e iodos modos., lo que conviene recordar aquí es que
los intelectuales modernos han respondido a sus errores
arrojando sus anatemas sobre toda articulación idealista
cualquiera que sea, íjuiaiaa’d a o no, jnostrando con eso
una im portancia.para distinguir las especies, una inca­
pacidad par:- elevarse de la pasión ai juicio/que sólo son
un aspecto diferente de la pérdida que se hace sentir en
ellos de las buenas costumbres del espíritu.
Reunamos estas causas de la transformación de ios
intelectuales: imposición de los intereses políticos a todos
los hombres sin excepción, acrecentamiento de la consis-
tencia’de los objetos apropiados para alimentar las pasio­
nes realistas, deseo y posibilidad para los literatos de re­
presentar un papel político, necesidad por el interés de
su gloria de complacer a una clase que dia a día se hace
m ás inquieta, accesión creciente de su corporación a ja
condición burguesa y a sus vanidades, perfeccionamiento.
de su romanticismo, decadencia de su conocimiento de I«
antigüedad y de su compostura intelectual. Se ve. que
esas causas consisten en algunos.de los fenómenos que
caracterizan más profunda y más generalmente la época
actual. E l realismo político de los intelectuales. lejos de
ser un hecho superficial, debido al capricho de una cor­
poración. b ' í parece ligado a la esencia misma de* mundo
moderno.
IV

V IS T A D E C O N J U N T O .— P R O N O S T IC O S '

E n resumen, si contemplo a la humanidad actual


desde ej punto de vista., jje su estado moral tal como se
manifiesta por su vida política, veo: 1.* una masa en la
cual,la pasión realista bajo sus dos grandes formas— la
pasión de clase, la pasión nacional— alcanza un grado
de conciencia y de organización desconocidos hasta hoy}
2.9 una corporación que. opuesta otrora a este realismo
de las misas, no sólo no se opone a ¿1 sino que ío adopta
proclamando su grandeza y su moralidad; en pocas pa­
labras. una humanidad que se entrega al realismo con
una unanimidad, una ausencia de reserva,, una santifica­
ción de su pasión, dé la cual la historia no había dado
aún ejemplo. .
Esta- comprobación puede presentarse bajo una for­
ma diferente. Imaginemos él siglo X I I como un obser­
vador que arroja una mirada de conjunto sobre la Eu­
ropa de este tiempo; ve cómo se esfuerzan los hombres,
170 TULÍEN 8ENDA

en la profundidad de sus almas, por formar naciones


(para decir el aspecto más sorprendente de] querer rea-
lisia); los ve empezar á triunfar en ello; ve grupas que
adquieren consistencia, que saben poner la mano sobre
una parte de Ja tierra y_ tienden a sentirse en lo que los
hace dístmíCJ de los grupos que ios rodean; pero al mis­
m o tiempo ve a loda una clase de hombres, y de los más
v e n e raos que trabajan por contrariar este* movimiento;
ve a sabí-.';, artistas, filósofos, mostrar al mundo un al­
ma que ignora las naciones, usar entre ellos un lenguaje
universal: ve a los que son los valores morales de está
buropa predicar el culto.de lo humano, o al* menos de
¡o cristiano, y. no la nacional y esforzarse por íun-
• :ír. en oposición a las naciones, un gran imperio-univer­
sal ■ : i.-. . espiritual; de modo que pueda decirse:
"¿C u ál de fciiís dos' corrientes lo arrastran'.? ¿Será na­
cional o espiritual la humanidad? ¿Revelará ella volun­
tades laicas o clericales?*’ Y , durante al^ún tiempo aun,
el principio realista no es bastante totalmente victorioso,
el cuerpo espiritualista permanece demasiado fiel a sí
mismo para que nuestro observador pueda dudar. Ahora
la partida está jugada; Ja humanidad es nacional, el laico
triunfó. Pero su triunfo sobrepasa todo lo que él podría
creer. El clero no sólo está v.encido, está asimilado. El
hombre de ciencia, el artista, el filósofo, están apegados
a su nación tanto como el campesino y el comerciante;;
los que dan al mundo sus valores lo hacen para la na­
ción: los ministros de Jesús defienden lo nacional. Toda
la humamdpd se ha hecho laica, comprendidos en ella losj
LA TRAICION DE LOS'INTEUSCTUALSS ,171

clérigos. T oda' Europa ha seguido a Lutero, incluso


Erasmo. .. * .
Decíamos más arriba que la humanidad pasada, más
exactamente la Europa de la edad inedia, con los valores
que le imponían sus intelectuales, hacia el mal pero hon­
raba al bien. Puede decirse que la Europa moderna, con
sus doctores que ie hablan de la. belleza de sus instintos
realistas, hace el mal y honra, al mal. Ella se parece a
ese bandido de un cuento de Tolstoi en el que el ermi­
taño que recibe su confesión murmura con estupor: "Los
demás, al menos, tenían vergüenza de su pillería; jpero
qué hacer con éste que está orgulloso de ella!**
Si, en efecto, uno se preguntara dónde va una hu­
manidad en la cual cada grupo penetra más ásperamen-r
te que nunca en la conciencia de su interés particular en
cuanto tal y se hace decir' por sus moralistas que es su­
blime en la mesura, que no conoce otra ley que est in­
terés. un niño • encontraría la respuesta: va a la-guerra
más total y más perfecta que haya visto el mundo, sea
que ocurra entre las naciones o entre las clases. Una
raza en la cual un grupo eleva a las nubes a uno de
sus maestros {Barres) porque él enseña: "E s preciso
defender como sectario la parte esencial de nosotros mis­
mos", entretanto que el grupo vecino aclama a su jefe
porque declara al violar a un pequeño pueblo indefenso:
" í a necesidad no reconoce leyes’*, está preparada pura
e* 's guerras zoológicas de que hablaba Renán, que se
parecerían —deda ¿:— a las que libran por la vida las
df^rsn s especies de roedores y carnívoros. Y de hecho,
basta pensar en lo que significa la nación pura Iialid y
m JULIEN BENDA
en Jo que significa la ciase en R u sia pata ver hasta qué
punto de perfección desconocida hasta hoy puede aex lle­
vado el espíritu de odio contra lo que no es un o mismo,
en un. grupo de hombres, por un realismo consciente y li­
berado en fin de toda moral no práctica. Agreguem os, lo
que no está hecho para afirmar nuestras previsiones, que
estos dos pueblos son- saludados como modelos en. el
mundo entero por aquellos que quieren, ya sea la gran­
deza de su nación, y a sea el triunfo de su clase.
N o me parece que deban ser modificados estos som­
bríos pronósticos la m o como algunos Jo creen por la vis­
ta de actos dirigidos resueltamente contra ia guerra, como
la institución de un tribuna! supernacional y las convea-
cione? adaptadas recientemente por.pueblos en lucha, im ­
puestas a la s naciones por sus ministros más bien que
deseadas por- ellas, dictadas únicamente por el interés
— ¡el temor a la guerra y a sus perjuicios— de ninguna
manera por un cambio de moralidad pública, estas nove­
dades. si ellas se oponen tal vez a la guerra, dejan in­
tacto el espíritu de guerra y nada autoriza a pensar que
un pueblo que sólo respeta' un contrato por razones p r á c -,
ticas no lo violará el día en que encuentre más conve­
niente el atropello. La paz. si existe alguna ve*, no des­
cansará sobre el temor a la guerra sino sobre el amor a
la paz: no será la abstención de un acto, será el adveni­
miento de un estado de alma { I ). E n este sentido, tanto
puede servirla el escritor má$ insignificante* como los tri- •

{I ) “La paz no es la ausencia de ia guerra sino una virtud


que nace de }a fuerza del alma." (Spinora}.
'
LA TRAICION DE LOS, INTELECTUALES*
«3
bunales más* poderosos. Además, estos tribunales dejan
indemnes las guerras económicas- entre naciones y i&s
guerras entre clases. "
L a par, es preciso volver a repetirlo después de tan-
to s'o lio s, sólo es posible si el hombre deja de cifrar su
felicidad en la posesión de los bienes "que no se com­
parten'*. y si ¿1 se eleva a la adopción de un principio
abstracto y superior a sus egoísmos; en otras palabras,
ella no puede obtenerse sino por un perfeccionamiento
de su moralidad. Luego, como lo hemos demostrado, el
. hombre no sólo se afirma en el sentido precisamente con»
trarío, sino que está grandemente amenazada la condi­
ción primordial de la paz.qtje es reconocer la necesidad
de este progreso del alma. E n el siglo diecinueve se íun-
<ló una escuela que invita- al hombre a pedir la paz en
nombre del interés bien entendido, en la creencia de que
una guerra, aunque victoriosa, es. siempre desastrosa, y
sobre todo por las transformaciones económicas, por la
' ‘evolución de ja producción”, en una palabra, basándose
•en factores totalmente extraños a su perfeccionamiento
moral, del que por lo demás, dicen estos pensadores, se­
ría poco serio esperar nada, de manera que la humani­
dad, si tuviera algún deseo de paz, se verla convidada
a desdeñar el único esfuerzo que podría dársela, y al que
no pide nada. La causa de la paz, siempre tan circunda-
‘ da de elementos que trabajan contra ella, ha encontrado
en nuestros días uno más: el pacifismo con pretensiones
científicas {1}.

.(!} He aquí un ejemplo; "La paz universal se realizará un


m JÜLIEN BENDA

Señalaré al respecto oíros pacifismos, de los que me


atrevo a decir que tiene, también, ellos, como principal
efecto eJ de debilüar 3a causa de la paz, al menos entre
los espíritus serios:
I.* E l pacifismo que yo llamaría vulgar, calificando
asi ese que no sabe hacer otra cosa que atacar al "hom ­
bre que mata”*, y alentar los* prejuicios del patriotismo.
Confieso que, cuando veo a. doctores, llámense M ontaig­
ne. V okaire o Anaíole France. haciendo consistir su re­
quisitoria contra la guerra en decir- que los apaches de
los arrabales no. son más criminales que los jefes de ejér­
cito, y encontrar grotesco que la gente se mate entre'
si, porque los unos visten de amarillo y los otros de azul,
siento' ganas de desertar de una causa que tiene como
adalides a semejantes simpliticadores, y de adherirme a
los movimientos de profunda humanidad, que han creado
a las naciones y a *os que ian groseramente se hiere.
2.* E l pacifismo mísíteo, designando con tal nom- •
bre a aquel que no sabe sino del odio ciego a la guerra y
se niega a averiguar si ella es justa o no, si los que fa ha­
cen atacan o ^ e defienden, si la han querido o si la su­
fren. Este pacifismo, que es esencialmente el del pueblo
(es el de todos los periódicos populares llamados paci-

tiia, no porque los hombres se vuelvan mejores {no hay que. es-
p<ratío}, s*ro porque un nuevo orden de cosas, una ciencia nueva,
nuevas necesidades económicas. le. impondrán e! estado pacifico,
como otrora, las mismas condiciones de $u existencia, los coloca-
jan y lo* maritenian eu estado de guerra** {Ana(ole France. “So­
bre la piedra blanca"). Nótese la oegativa, d- que hablamos arri­
ba, para creer ea un mejoramiento posible det aluia humana.
LA T RAICIO N DE LOS INTELECTUALES 175

fistas) se encarnó mucho, hacia 1914. en un escritor fran­


cés. el cual, teniendo que juzgar a dos pueblos en lucha,
uno de los cuales había caído sobre el otro a despecho
de todos sus compromisos, y ti otro se defendía, no supo
más que salmodian “Siento horror por la guerra”, y los
puso, codo con codo bajo una misma execración. No se
exageraría lo suficiente las consecuencias de un gesto que
mostrara a los hombres que la mística de la paz, igual que
la de Ja'guerra, puede extinguir totalmente el sentimiento
de lo justo en aquellos que son alcanzados por ella.
Creo ver, además, otro móvil entre los escritores
franceses que adoptaron en I9 H ¡a posición de Rotnaia
Roiland: dando la razón a su patria, temor a caer en la
parda íización nacionalista; Puede afirmarse que esos
maestros habrían abrazado entusiastamente la causa de
Francia si Francia no hubiera sido su patria- A l revés de
Barres, cuando dice: " Y o siempre doy la razón a mi pa­
tria, hasta cuando se equivoca", esos singulares amigos
de la justicia, dirían de buena gana: "Y o siempre censuro
a mi- patria, hasta cuando tiene razón". En eso también
se puede ver que el delito de ía imparcialidad conduce
,a la iniquidad, como cualquier otro delirio.
Diré también^algo sobre las severidades de esos "jus­
ticieros" con respecto a la actitud de Francia en seguida
de su victoria, sobrí su voluntad de obligar a su adversa­
rio a reparar los perjuicios que. le causara, de tomar pren­
da si se negaba a ello. El móvil que animaba- aquí a tales
moralistas, sin que se dieran cuenta de ello, me parece
muy notable: es el pensamiento de que el justo debe ne­
cesariamente ser débil y perecer; que el estado de víctima
178 JU LIEN BENDA

forma, en cierto modo/ parte de su definición. Si el justo


se dedica a ser fuerte y a tener los medios-de que. le h a­
gan justicia, deja de ser justo para tales pensadores. Si
Sócrates y Jesús triunfan de sus-verdugos, dejan de en­
carnar el derecho, un paso más y personificarán a sus
verdugos, convertidos en víctimas. E n eso surge una sus­
titución de Ja religión de Ja justicia por la religión del in­
fortunio, un romanticismo cristiano harto inesperado, por
ejemplo, en un Anatole France. Sin duda, el suceso- de
1918 trastornó todos los hábitos de los abogados del de­
recho: el derecho violado se convertía en el más fuerte,
la toga asaltada resultaba venciendo a la espada, era C u ­
riado quien triunfaba. T al vez precisaba cierta sangre
fría,para reconocer que, hasta vestido de fuerza, el dere­
cho seguía siendo él derecho. Los pacifistas franceses ca­
recieron de esa sangre, fría. En suma, su actitud, desde
hace diez años, ha estado inspirada por sólo el sentimien­
to y nada muestra mejor hasta qué grado de flaqueza ha
descendido, en nuestros días, entre los "príncipes del es­
píritu", la apostura intelectual.
3.9 E l pacifismo de pretensión patriótica, quiero de
que pretende exaltar el humanitarismo, predicar el rela­
jamiento del espíritu militar, de la pasión nacional, y( no-
obstante, no perjudicar el interés de la nación, no compro­
meter su fuerza de resistencia frente al extranjero. Esta
posición —-que es la de todos los pacifistas de parlamen­
to—> es tanto más antipática a las almas rectas chanto que
ella se acompaña necesariamente de esa afirmación, casi
siempre contraria a la verdad, a saber que Sa nación no
está en forma alguna amenazada y Ia malevolencia
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES *77

de las naciones vecinas es una pura invención de perso­


nas que anhelan la-guerra-, Pero éste no es sino.ún eptso-
• dio de un hecho muy general y de suprema importancia
para el objeto que me ocupa.
Quiero referirme a la voluntad, intelectual de con­
siderar sus principios como válidos en el orden práctico,
por conciliables con la salvaguardia de las conquistas de
la espada. Esta voluntad, que afecta a la Iglesia desde ha­
ce veinte siglos y hasta puede decirse que a casi todos los
idealistas (que me señalen, desde Jesús, a aquellos que se
declaren-incompetentes con el orden práctico) es para el
clérigo (o intelectual), la fuente de todas sus flaquezas.
Puede decirse que la derrota del clérigo (o intelectual),
comienza exactamente en cuanto se dice práctico. Desde
que el intelectual pretende no desconocer los intereses
de la nación o de las clases establecidas, está necesaria­
mente vencido, por la simple razón de que es imposible
predicar lo espiritual y lo universal sin minar edificios cu­
yos cimientos son la posesión de io temporal y la nitida
voluntad de.ser. U n verdadero intelectual (R e n án ), lo ha
dicho excelentemente; “La patria es cosa terrestre; el que
quiera ser un ángel será siempre mal patriota”- Asi vemos
que el intelectual que trata de garantizar las obras te­
rrestres, no tiene que escoger sino entre estas dos salidas;
o las'sostiene y falta entonces a todos sus principios (tal
es el caso de ía Iglesia al apoyar a la nación y la propie­
d ad); o bien sostiene sus principios y conduce a la ruina
a los organismos que pretende apoyar (tal es el caso del
humanitario que pretende salvaguardar lo nacional). E n
el primero de los casos,.el intelectual (o clérigo), cae ba-
178 JTJLXEH BEKDA
jo e! desdén del justo que Jo tacha de. habilidoso y lo bo­
rra de Jas filas de ios intelectuales (o clérigos). E n el se­
gundo; se desploma bajo las risotadas de las gentes que
lo tildan de incapaz, mientras que provoca, en el terreno
de los realistas, una reacción violenta y vehemente (co­
mo hoy ocurre en Italia)- De aquí se desprende que el in­
telectual sólo es fuerte cuando tiene cabarconcíencia de
su índole y de su función característica, y muestra a los
hombres que tiene- esa conciencia; es decir, si les decla­
ra que su reino no es de este inundo, que la ausencia de
valor práctico es precisamente lo que constituye la
grandeza, de su enseñanza y ene, para la prosperidad de
tez reinos de este mundo, lo .necesario es la moral del
César y no /a de ellos. Ccn semejante actitud el intelec­
tual se ve crucificado, pero lo respetan y su palabra lo­
gra grabarse en la me.noria de la gente* La necesidad que
hay de recordar estas verdades a los intelectuales mo­
dernos (no hay uno que no proteste si le traían de uto­
pista), es una de las más sugestivas comprobaciones pa­
ra el fin que nos mueve: ella demuestra hasta qué punto
se ha generalizado la voluntad de ser práctico y cuán
necesaria es esa pretensión para obtener hoy algún cré­
dito. y hasta qué punto la noción de sacerdocio se ve os­
curecida en los mismos que tratan de ejercitar ese minis­
terio. .
Se ve que me separo abiertamente de los que qui­
sieran que el intelectual gobernara al mundo, y desean con
Renán el "reincide les filósofos", porque eje parece que
Jas cosas humanas no pueden adoptar las religiones del
.verdadero intelectual .{o sacerdote) sino a riesgo de vol­
LA TRAICION” D E LOS INTELECTUALES 179

verse divinas, es decir, de perder su condición humana.


Esto lo han visto todos-los asíanles de lo divino que, sin
embargo, no quisieron la destrucción de lo humano; es­
to es lo que expresa a maravilla uno de ellos cuando hace
decir tan profundamente a Jesús dirigiéndose a su discí­
pulo: " H ijo mío, no debo darte una idea clara de tu sus­
tancia. . , porque si vieras con claridad lo que eres, nun­
ca podrías permanecer estrechamente unido a tu cuerpo.
N o te preocuparías más de conservar tu vida" (1 ). Pero
sí creo malo que la religión del.intelectual (o sacerdote),
se apodere del mundo profano (o laico), creo, en cam­
bio, lamentable que no se le predique más esa religión y
que entonces le resulte fácil entregarse a sus pasiones

prácticas sin vergüenza alguna y sin el menor'deseo, ni
siquiera hipócrita, de elevarse un poco siquiera so* re el
nivel de ellas. "H a y por ahí algunos justos que no me
dejan dormir", decía el realista aludiendo a sus antiguos
doctores. Nicízsche, Barres y Sorel no le quitan el sueño
a ningún realista, sino al contrario. Lo que be querido se-
palar y lo que me parece grave es la novedad. M e pare­
ce grave que una humanidad, poseída como nunca pot
las pasiones terrenas, reciba como orden de sus jefes es­
pirituales un: "Sed fieles a la tierra".
La adopción del realismo integral por la especie hu­
mana, ¿es definitiva o tan sólo pasajera? ¿Asistimos, co­
mo algunos piensan, al advenimiento de una nueva Edac
M edia — mucho más bárbara^ después de todo, que h

, ( i) Malebrauche, Méditations cliréijennes, IX , ¡9,


180 JULIEN BENDA

anterior, pues si ésta practicó el realismo,'al menos no lo


exaltaba— , de la que saldrá un nuevo Renacimiento, un
nuevo retorno a la religión deJ desinterés? Los componen­
tes que hemos hallado ea ei actual realismo no permiten,
en absoluto esperarlo. Es absurdo imaginar a los pueblos
consagrándose sinceramente a no encontrarse sino en los
hechos concretos, o, si se dedican a ello, haciéndolo tari
sólo para concentrar el odio interhumano en el campo de
]a.clase social..Es difícil admitir a un clero que readqui-
riese una verdadera potencia moral sobre sus fieles
y pudiendo, supuesto que Jo deseara, decirles impunemen­
te verdades que lo disgusten. N o es imaginable una cor­
poración de literatos (pues la acción corporativa es la
que importa más y más), dedicada a oponerse a la ciase
burguesa en vez de halagarla; es más increible aun pen­
sarla remontando !a corriente de su decadencia intelec­
tual y dejando de creer que ella es el emblema de la alta
cultura, burlándose de la moral racional y arrodillándose
ante la historia. Se representa, sin embargo, una huma­
nidad que., cansada de sus “egoísmos sagrados" y de las
intermatanzas a que aquéllos la condenan, dejara un día
caer las armas y se volviera, como hace dos, rail años, a
adorar un. bien situado por encima de ella misma, ado­
rándolo con más fuerza que entonces, sabiendo con cuán­
tas lágrimas y sangre le costó apartarse de ello. Una vez
más se comprueba la admirable frase de Vauvenargues:
“ Las pasiones han enseñado 1^ razón al hombre”- Pero
tal actitud no me parece posjble. más dentro de mucho
tiempo después de que la guerra cause a! hombre mayo­
r-i males de los que ha causado hasta hov. Los hombres
LA TRAICION DE LOS INTEr ECTUALES 18»

no van a revisar sus valores a causa de guerras que no


duran más de cincuenta años y que no matan, en cada
país, sino a dos millones de hombres. Por lo demás no es
posible pensar que la guerra se convierta en algo tan te­
rrible que desanime a los que Ja aman, tanto más cuanto
que éstos nunca son los que Sa llevan a cabo.
Concediendo esta restricción a nuestros puntos Vde
vista pesimistas y que el advenimiento de un renacimien­
to es algo posible, comprendemos que él es sólo posible.
N o podríamos seguir a los que dicen que es indudable,
sea porque se produjo ya una vez, sea porque "la civili­
zación es algo que se debe a la especie humana". La civi­
lización tal como aquí la entiendo — como primacía mo­
ral con/erida al culto de lo espiritual y al sentimiento de
lo universal— me parece, en el desenvolvimiento del hom­
bre, corno un feliz accidente: ella se iba gestando, hace
tras mil años, por un conjunto de circunstancias cuyo ca­
rácter contingente lo sintió tan bien el historiador qiie ha
llegado a llamarlo "el milagro griego”. Ella no se me
aparece en forma alguna como una cosa debida a !a es­
pecie humana en virtud de dones adherentes a su natura­
leza; se me aparece tan poco como la que veo en numero­
sas partes de la especie (el mundo asiático en la antigüe­
dad. el germánico, en la edad moderna), que se muestran
capaz de ello y podrían seguirlo siendo. Es decir, que si
la humanidad llegara a perder esa apariencia, hay pocas
probabilidades de que la recupere, y. al contrario, hay
muchas de que no la recobre, asi como si un hombre en­
contrase un día una piedra preciosa en el fondo del mar,
y luego la dejase caer de nuevo, tendría muy pocas pro­
182 JTJLIEN BSNDA
habilidades de volverla a ver jamás. N ada m i parece me­
nos sólido que la frase de Aristóteles-según la cual* es
probable que las aríes y la filosofía han sido varias veces
descubiertas y varias veces perdidas.
La posición contraria que pretende que la civiliza- .
don, a despecho de eclipses parciales, sea algo que la
humanidad no puede perder, me parece tener otro valor
y ese vaior es grande para la conservadón del bien que .
se quiere guardar•— distinto a} de un acto ds fe. N o pen­
samos que se trate de formularnos una objeción sería al
argüimos que la civilización, ya una vez perdida en la
caída del mundo antiguo, sin embargo ha renacido. Ade-
.niás, nadie ignora que la forma del espíritu grecorromano
dista de haberse extinguido durante la Edad M edia y que
el Siglo X V I noJiízo renacer sino lo que no había muerto,
y yo agrego que, aun cuando esa forma de espíritu hubie­
ra "renacido" ex nihilo. y aunque este ejemplo no dejara
de turbarme, por el hecho de ser único, estarla muy lejos
de bastar para darme certeza.
Notemos, al respecto que quizá no se ha subrayado
bastante hasta qué punto es siempre irrisoriamente cíiico
el número de esos ejemplos sacados de la historia, sobre
loa cuales, se asienta una "ley" que pretende valer para
toda la evolución pasada y futura de la humanidad. Este
.{Vico), proclama que la historia es una serie de alterna­
tivas entre un período de progreso y un período de regre­
sión; de ello da dos ejemplqs:. Ese (Saint-Simon), dice
que la historia es una sucesión de oscilaciones entre una
época orgánica y una época crítica: da de ello dos ejem­
plos. U n tercero .{M arx), dice que ella es una coniinuí-
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 183

dad de regímenes económicos.'cada uno de íos'cuales eli­


mina a su predecesor por mediodela violencia: da de ello
un ejemplo. ¡Se me contestará que estos ejemplos no po­
drían ser más numerosos» si se considera cuán poco tiem­
po dura la historia, al menos la'que conocemos. La ver­
dad. y ello implica precisamente esta respuesta, es que
-la historia tiene una duración muy corta aun para que de
ella se puedan sacar leyes que permitan inferir el futuro
de io ocurrido en el pasado. Los que así proceden se ase­
mejan a un matemático que decidiera sobre la naturaleza
de una curva por la forma que le ve en su arranque. Cierta­
mente. se precisa una amplitud de espíritu poco común
para admitir que. después de varios miles de años, recién
comience la historia humana. No podría decir qué raro va­
lor mental me parece evidenciar La Bruyére cuando escri­
bió estas lineas, y eso en un siglo fuertemente inclinado a
creer que él es el término supremo de] desenvolvimiento
humano; ’Si eí mundo tiene tan sólo cien millones de años
de duración, aún se halla en todo su frescor y apenas co­
mienza; nosotros mismos nos hallamos próximos a los
primeros hombres y a Jos patriarcas, ¿y quién podría no
confundirnos con ellos en siglos tan remotos? Pero si juz­
ga el porvenir por el pasado, cuántas nuevas cosas no son
desconocidas en las artes, en las ciencias, en la naturale­
za y me atrevo a decir que en la historia! [Cuántos des­
cubrimientos no se harán! {Cuán diferentes revoluciones
* no se producirán sobre la superficie de. !a tierra, en los
imperíosl jCuánta ignorancia la.nuestra, y cuín liviana
experiencia esta de seis a siete mil añosl"»
184 -r JTJLIEN BENDA.

Y o diría más; que si eJ examen del ayer pudiera con?


dúcir a algún pronóstico válido sobre el fuíuro del hom­
bre, -este pronóstico estaría muy lejos de ser confortante,’
Sé olvida que- el racionalismo helénico no ha iluminado
propiamente al mundo sino durante setecientos años, que
en seguida .{este veredicto a mínima me sea permitido)',
desapareció durante doce siglos y que sólo ha reverdeci­
do apenas :hace cuatro; de modo que el más largo período
de tiempo consecutivo sobre e l, cual podemos, en la his­
toria humana,, fundan nuestras inducciones, es, • en
suma, un periodo de oscuridad intelectual y moral.
De un modo más sintético, parece que se puede decir,
mirando la historia, que. si se exceptúan dos o tres épocas
luminosas y de muy breve duración, pero cuya luz, co­
pio la de ciertos astros, ilumina.el mundo mucho tiempo
después de haberse extinguido, en general la humanidad
vive en plena noche, asi como, en general, las literaturas
viven en decadencia y e! organismo en desarreglo. Agre­
guemos. lo cual deja de ser turbador, que la humanidad
no parece acomodarse tan mal a este régimen de sótano
y a sus largas estaciones.
Volviendo al realismo de mis contemporáneos, y a
su desdén por la existencia desinteresada, agregaré que a
este respecto, *a veces una pregunta angustiante coima
mi espíritu: me pregunto si la humanidad, al alinearse hoy
junio a tal régimen, no encuentra su verdadera ley y no
adopta por fin la verdadera tabla de valores referentes a
su esencia. La religión de lo'espiritual, decía más arriba,
me parecía en la historia.de! hombre como un accidente
afortunado; diría más, se me aparece como una paradoja.
LA TRAICION-DE LOS INTELECTUALES 185

L'a ley evidente de la materia humana es.la conquista de


las cosas y la exaltación de los movimientos que la garan­
tizan. Se debe a' un prodigioso abuso que un puñado de
personas sentadas haya conseguido hacerle creer que los
valores supremos eran los bienes del espíritu. Hoy. ella
despierta-de ese espejismo, conoce su verdadera natura­
leza y sus deseos reaíés. y lanza un grito de guerra con^-
tra los que. durante siglos, la ocultaron a si misma. En
vez de indignarse por la ruifla dé su imperio, estos u su ra­
padores ¿no serian más justos si admirasen cuán largo
tiempo ha durado? Orfeo no podía, sin embargo, preten­
der que hasta el fin de Tos tiempos los leones se dejasen
atrapar por su música. No obstante, podía acaso espe­
rarse que Orftio en persona no se convirtiera en un leó::.
¿Es necesario decir que la comprobación de éstas
voluntades realistas y de su violento perfeccionamiento no
nos hace desdeñar el prodigioso aumento de dulzura. Je
justicia y de amor'que hay actualmente en las costumbres
y en las leyes, de lo cual se quedarían estupefactos nues­
tros más optimistas antepasados? Sin referirnos al inmen­
so suaviza mienta <Íe las relaciones entre hombre y hom­
bre en el interior dé Tos grupos que combaten entre sí.
.notablemente en él interior der la ■nación," donde la segu­
ridad es regía y donde la injusticia produce escándalo,
sino para concretarnos a las relaciones qué constituyen
nuestro tema, no se piensa, acaso debidamente qué increí­
ble ,grado de civilización, evidencia, ,én plena guerra en­
tre naciones^ el trato a Tos prisioneros, el'hecho de que
cada ejército cuide a los heridos deJ enemigo, y. en cuan­
to a las relaciones de clases, lo que significa la institución
186 JU M E N BENDA

de la Asistencia, sea pública o privada. La negación del


progreso, la afirmación de que Ja actual barbarie de los
corazones nunca *ha sido peor, es un tema natural entre
los descontentos y Jos poetas y, quizá, sea ei mismo ne­
cesario para el progreso; el historiador permanece está­
tico, cuando mira bien sea la lucha entre Estados o entre
clases, a causa de la transformación de una especie que,
hace apenas cuatro siglos, asaba a los prisioneros de gue­
rra en_hornos para pan y, apenas hace dos, impedía a
los obreros fundar cásjas de seguros para su vejez, Sin
embargo, yo observaría que estos suavizamientos no de­
ben por ningún motivo ser abonados en la cuenta de
nuestro tiempo; ellos son efectos de las enseñanzas del
siglo XV11I, contra el cual se han rebelado, precisamente,
los ‘"maestros del pensamiento moderno". La institución
de las ambulancias de guerra y el gran desarrollo de la
asistencia pública son obras del segundo imperio francés
v se relacionan con ios "clisés humanitarios" de los V íc­
tor Hugo y los M ichekt, por los que los moralistas de este
último medio siglo sienten tanto desprecio. Ellos existen,
de cierto modo, contra estos moralistas, ninguno de los
cuales ha realizado una campaña propiamente humana y
cuyos principales representantes. Nietzsche, Barrés y
Sorel, se sonrojarían al poder decir como Voltaíre;

J'ai fait un peu do bien, c’est mon moilleur ouvrage, .


(H e hecho algún bien, y esa es mi mejor obra)

Agrego que tales obras de bien no son hoy ya sino


costumbres, es decir, actps hechos por hábito, sin que .
LA TRAICION D E 'L O S INTELECTUALES 187

Ja voluntad tome parte en ellos. *sin que el espíritu refle­


xione sobre su significado, y que si el espíritu de nuestros
realistas se ocupara un día de pensarlo, me parecería dei
todo imposible ^ue los prohibiese* Recuerdo muy bien una
guerra cercana en que un pueblo decidiera no cuidar más
a-los heridos d^ su adversario, una huelga en 3a que la
burguesía estableciera no sostener más hospitales para
una clase que la arruina y que quiere su destrucción; yo
imagino muy bien a uno y a otro gloriándose de libertarse
de un "humanitarismo estúpido" y encontrando discípu­
los de Nietzsche y de Sorel que los magnifiquen. La ac­
titud de los fascistas italianos o de los bolcheviques rusos
con respecto a sus enemigos no es de las más adecua­
das para desmentirme. E lm u n d o moderno presenta aun
fallas en cuanto a lo puramente práctico, tachas de idea­
lismo de las cuales podrn~lavarse-
Decíamos más arriba que el fin lógico de este realis­
mo integral, profesado por la humanidad actual, es una
inter-matanza organizada, de las naciones o de las clases.
Se puede concebir otro, que sería al contrario su recon­
ciliación ,, siendo la tierra misma el bien a poseer, y en
que las naciones o las clases comprendieran por fin qu<*
una explotación cabal no es posible sino mediante su
unión, aunque la voluntad de presentarse como distinto
sería-transferida de la nación a la especie, orgullosamen-
te erguida contra todo lo que no es ella misma. En reali­
dad. movimiento semejante, existe: existe, por encima de
las clases y de las naciones, una voluntad de la especie de
hacerse amar de las cosas, y, cuando un ser humano vuela
en pocas horas de un extremo a otro de ia tierra, toda la
188 JULÍEN BENDA

rara humana se estremece de orgullo y se adora como si


fuera distinta en medio de Ja creación. Agreguemos que
este imperialismo de la especie es. en el fondo, el que
predican los grandes directores de la conciencia moderna;
es al hombre no a la nación o a la clase, lo que Nietzs>
che. Sorel y Bergson exaltan en su genio para volverse
amo de la tierra; es la humanidad, y no tal o cual frac­
ción de ella, a la que Augusto Comte invita a compene­
trarse con la conciencia de sí. y a tomarse, en fin, como
objetivo de su religión. Puede a veces pensarse que tal
movimiento se afirmará más y más y que por tal vía se
irán extinguiendo las guerras interhumanas; se llegará
asi a una "fraternidad universal'*, pero que, lejos de sig­
nificar la abolición del espíritu de la nación con sus orgu-
JIos y apetitos, será al contrario su forma suprema, la na­
ción llamándose Hombre y él enemigo Mamándose Dios.
V desde entonces, unificada en un inmenso ejército, en
una inmensa usina, no conociendo más que heroísmos,
disciplinas, inventos, deshaciendo toda actividad übre y
desinteresada, satisfecha de colocar el bien más allá del
mundo real y no teniendo ya por' dios sino a sí misma y
sus apetencias, la humanidad logrará ■grandes cosas,
quiero decir un dominio verdaderamente grandioso sobre
Ja materia que la rodea, una conciencia verdaderamente,
alegre de su poderío y de su grandeza. Y ía historia son­
reirá al pensar que Sócrates y Jesucristo murieron por es­
ta especie.
¡92-M927.
NOTAS

N O T A A.

Que las pasiones políticas afectan hoy a mayor nú­


mero de personas que antaño. ..

Es muy difícil saber en qué medida las multitudes se


conmueven con los sucesos políticos de su tiempo {desde
luego, dejo de Jado los movimientos propiamente popu­
lares); Jas muchedumbres no escriben sus recuerdos y Jos
que redactan los suyos no hablan de aquellas. Sin embar­
go, nuestra proposición seráT creo, poco objetada. Para
concretarnos a Francia y a dos ejemplos que citamos,
parece que si se repitiera en este país un movimiento co­
mo el de ías Guerras de Religión, no se vería en él a la
inmensa mayoría de los campos no teniendo otra pasión
que el odio a los hombres de guerra, cualquiera que fue­
se el partido a que pertenecieran (1), ni a los burgueses

.{!) Ver; Babean, "L e vilhge sous Tandeo réginis", IV ,


190 JULIEN BENDA.

cultos, que tienen su diario, consagrar a sucesos tales co­


mo la prédica de Lutero, dos líneas como si fuera una de
las mil minucias que relatan { !} . Tampoco creo que un
mes después de un acto como ia toma de la Bastilla se
vería a un extranjero que viajara por Fraacia, escribir;
13 de agosto de 1789. Antes de salir de Clermont, ano­
taré que me ha ocurrido comer cinco o seis veces en la
posada en compañía de veinte a treinta personas, comer­
ciantes, negociantes, oficiales, etc* N o sabría cómo ex­
presar lo insignificante y vacío de la conversación; apenas'

III; L. Grégolre, "La ligue en Bretagne, c. V I; Roupnel, "La


Vilje et la Compagne au X V II siécle", I, 1,—“Los campesinos,
«Jjce M. L. Romier, d o se convirtieron realmente sino donde te­
nían interés en hacerlo, sobre iodo donde los señores locales pu­
sieron ¿u influencia al servicio de la nueva religión, ahí. en fio,
donde el clero católico había desertado completamerie de las pa­
rroquias. Hay que cuidarse de considerar “reformistas** a todos lojt
"rústicos" que participaban en ti saqueo de abadías y caitilloj du­
rante la guerra civil" (Le Rayaume de Cadierine de Medicls**,
II. p. 294. Romler cita esta frase de un contemporáneo: "Todo el
pniis llano na sabe nada sobre tsia nueva doctrina/*
(1) ‘Te Ijvre de raison de M- Nicolás Versorls” (Memo-i
rías de la Sociedad de Historia de París, tomo X I I) . El autor, abo­
gado del parlamento de París, concede igualmente dos lineas a
hechos como la traición del condestable de Barbón, y la firma del
(rutado de Madrid. Iflual actitud tn el “Journal d'un Bourgeois
de París” {1515-153Ó}. Las desdichas públicas que el autor noa
pinta, lo dejan profundamenh; indiferente; el desastre de Pavía
oo le rugiere un solo comentario. -—A propósito dei tratado de
Madrid, “hay que notar, escribe* na contemporáneo, que a la pu­
blicación de la paz no hubiera gran alegría o fuegos, porque no
se supo nada'*. (Lavíase, Hlstoire de Prance. V !, 49). Los contem­
poráneos cuentan ta indiferencia del pueblo de ParU cuando la
oai de Westfatía. la lornada de Rossbach, y hasta en las de Valmy.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 1911

una frase de política, cuando no debiera pensarse sitia


en ella" (Arthur, Young) (I).
En ia tocante a las guerras ínter-Estados la actitud
de la población parece haber sido por-mucho tiempo la
que Voltaire pinta en las siguientes lineas? “ Es un mal,
en verdad deplorable, esta turba de soldados, mantenidos
continuamente por todos ios principes; pero también, co­
mo lo he advertido, este mal produce un bieu: ios pueblos
no se mezclan en lo absoluto ea 3a guerra que dirigen sus
amos; los ciudadanos de las ciudades sitiadas pasan a
menudo del dominio de uno al otro sin que ello cueste !a
vida a un solo habitante; ellos son tan sólo el premio del
que tiene más soldados, cañones y dinero" ( “ Ensayo so­
bre las costumbres", sub fine). Aun, en 1870, una criada
prusiana decía a un prisionero francés emp/eado en ia
granjg donde ella trabajaba: .“ Cuando acabe-la guerra,
me casaré contigo; esto te.asombra, pero tú sabes que, pa­
ra nosotros, el patriotismo no significa gran cosa". Creo
que en 19M. muchas criadas, peusinnas o demás, sintie­
ron en su corazón y pusieron en práctica esa ausencia de
patriotismo; pero me atrevo a afirmar que muy pocos lo
habrían formulado, aun para su propio coleco El verda­
dero hecho nuevo, hoy. no es, acaso, que los pueblos ex­
perimenten pasiones políticas, sino que pretenden experi-

y Navario. "E l asunto de Valmy produjo a! principio poca sen-»


sactán". (KcHermana). . '
f l j MíchefeÉ refiere que, ea su fuveniuj, interrogó a un an»
daño sobre.la impresión que le dejó el 93, y recibió por toda rey
cuesta; “i?u¿ el año del maf papei",
19? JULIEN BENDA

mentarías. T a l pretensión basta, por lo demás, para con­


vertirlos en actuantes y para proporcionar un maravillo--
so campo de explotación a sus conductores.

N O T A B. ‘

Luis X IV . al anexarse la Alsacia ¡/ al no pensar un


instante en prohibir, en ella, el uso del idioma alemán.

Sólo eD 1768. la monarquía acordó fundar en 'Alsa­


cia “escuelas en que se enseñe el francés” . V idal de La
Blachc que cuenta esto ("L a France de l*Est, I, V I " ) ,
agrega; "Q u e esta indiferencia (en lo tocante a lenguas)
nb nos choque demasiado.- Saquemos, mas bien, de ello la
lección quecontiene. Ella nos alecciona, por sobre concep­
ciones estrechamente antagónicas que. después, so pre­
textos idiomáticos, ha armado a pueblos contra pueblos.
Ella nos transporta a una época en que reinaba otro es­
píritu en las relaciones entre los hombres. Entonces no
se trataba de cuestión de idiomas. Feliz siglo X V III, en
que el veneno de ías animosidades nacionales no se’ ha­
bía inoculado y exasperado por lodos los iced’os que hoy
utiliza el Estado, para ello, inclusive la escuela." El emi­
nente historiador olvida que el Estado, dispone de estos ‘
•medios con e/ consentimiento de los pueblos. Son los pue­
blos o. por lo menos, sus clases cultivadas, bajo" la direc­
ción de sus literatos, los que desde hace cien años se
plantan oraullosamente. unas frente a otras en su íertQua,
bu cultura, a riesgo de llegar un dia a inesperadas conse-
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 193

cu en cías de tal actitud, como ocurre hoy a Francia en sus


dificultades respecto a Aísacia.

‘ N O T A C.

De la unión del capitalismo, del antisemitismo, del


lantidemocratismo con el nacionalismo. . .

N o cerremos los-ojos sobre la solidez de algunas de


estas uniones. Si las pasiones conservadoras han com­
prendido el inmenso, interés que tenían en identificarse
con la pasión nacional y a beneficiarse asi con su popu­
laridad, si se puede llegar a admitir que se han adherido
a tal juego y participan sinceramente ea tal movimiento,
no por eso deja de sec el conservantismo (principalmente
el capitalismo), en su esencia, algo enteramente diíe-
rente del patriotismo y que esta diferencia, cuyas m ani­
festaciones no se registran en el curso de la historia
(¡cuántas veces no ha pactado la burguesía jen el ex­
tranjero cuando su interés lo exige!), an;y bien podri.v'
hacerse sentir un dia. Se imagina muy Lien una burguesía
francesa que, al ver que su patriotismo se halla demasia­
do amenazado por la legislación de la república, se vol­
viera contra Francia- Es, por lu demás, lo que se ve en.
esas fatml.'as que, desde hace algunos años, hacen salir
sus capitales al exterior. Diria otro tanto sobre la pasión
-monarquista. Es de recordar que algunos de los adeptos
de esa pasión se decidieron un día a estorbar a una na-'
ción que decididamente recha2Ó para síempre'd régiinen-^
194 JTULIEN BENDA

que ellos proclaman- Esto es también lo que me parece


comprobar ya cuando veo a escritores monárquicos publi­
car que “ del Sprée ai Mékong, el mundo entero sabe que
Francia se halla en un estado de debilidad que linda con
el de descomposición". Sin embargo, movimientos seme­
jantes son aun excepcionales, y los que los practican se
negarían a convenir, y tal- vez de buena fe, que ellos tra­
tan de estorbar a su patria.
La burguesía, por lo demás, tiene otro interés en sos­
tener el nacionalismo y el temor a Ja guerra. Tales sen­
timientos crean en un país una especie de permanente es­
píritu militar. Con más precisión, crean en el pueblo fa­
cilidad para admitir la jerarquía, .aceptar una orden, re­
conocer a un superior, es decir, exactamente, los atribu­
tos que quieren verle los que piensan que sigue sirviéndo­
les. Es el oscuro sentimiento de tal verdad lo que inspira
a la burguesía e! curioso ruai humor que manifiesta fren­
te a toda tentativa de acercamiento internacional, bajo
cualquier forma que 3o presenten sus gobernantes. Ese
mal humor dice- !a burguesía’ proviene de que encuentra
ingenuo e imprudente creer en que los odios nacionales
puedan extinguirse. En el fondo, proviene de que ella no
quiere que usa extinción se procfuzca. Sabe que el mante­
nimiento de esos odies le costará la vida de sus hijos, pero
no titubea en aceptar tal sacrificio si ello le sirve para
conservar sus bienes (1 ), y su señorío sobre sus servi-

{J ) Admiremos la profundidad de M a q u ia v tlo en el con­


sejo fjue du ai Principe (cap, X V III) “Sobre todo, abstenerse de .
LA T RAICIO N D E LOS INTELECTUALES . 195

dores. H ay en ello una grandeza del egoísmo a la que


■oo se puede dejar de hacer justicia.

N O T A D.

Sobre la actitud de los católicos modernos con res-»


pecio al catolicismo cuando estorba a su nacionalismo.

U n buen ejemplo es la actitud asumida por los cató­


licos alemanes desde hace veinte años. Ella ha sido des­
crita con tedo género de detallas por M . Edraond Bloud«
en su hermoso estudio: " E l nuevo Centro y el catolicis-'
mo". Se verá que la actitud actual de muchos católicos aú
alemanes se les parece extraordinariamente-
El “ Centro” coíniénzapordeciararse "un partido po­
lítico que se ha asignado corno deber propio el de repre­
sentar los intereses de la nación entera en todos los cam­
pos de la vída pública, de acuerdo con los principios de la
doctrina crístia-na" (Katholische W eltanschauungi con­
cepción católica del m undo). Pronta se anuncia una ac­
ción política fundada sobre una "base cristiana" ( Christ-
Viche Baste), cuyo espíritu es definido 'por uno de sus-
apóstoles {el do»tor Brauswejl<*r. abril de 1913). de la
manera siguiente: "E n el campo de la acción práctica los
conceptos están determinados por la finalidad, La forma­
ción de los conceptos políticos es comparable a la -que

tomar los Llenes de sus súbditos: porque los hombres olvidan aiUci
la muerte de su oadrt que ¡a oétdida de su patrim onio"
196 JULIEN BENDA

preside la formación de los conceptos jurídicos- El juris­


ta forma sus conceptos sin más consideración que. Ja ne­
cesidad. en función únicamente del fin perseguido. Nadie
puede, sin .embargo; reprocharle que su concepto jurídico,
así establecido sea falso. En el mismo sentido se puede,
en politica. hablar de Cristianismo o de doctrina cristia­
n a ." E n fin, en 19 M, el D r. KarJ Bachem, de Colonia,
publicó un folleto intitulado; "Centro, Doctrina Católica,
Política Práctica", en el que declara que la doctrina del
"cristianismo universal" no es más que una fóimula polí­
tica destinada a hacer posible la colaboración de los cató­
licos y los protestantes, principalmente en el Parlamento:
que, desde el punto de vísta idígíoso, esta fórmula no'
tiene sino un significado aegativo. que tan sólo señala la
voluntad de luchar contra el materialismo, el ateísmo y el
nihilismo; que, en lo tocante a su contenido positivo, él
está determinado por la “Constitución prusiana" que. en
sus parágrafos M a 18, considera a la "Religión cristiana"'
como "fundamento de las instituciones del Estado".
Así. concluye con mucha justicia, el señor Eduardo-
Bloud. por el D r. Bachem, la "Constitución prusiana" se
convierte en la regla de la Fe. En lugar de "Constitución'
prusiana”, poned “Interés nacional" y tendréis el estado
de espíritu de muchos católicos franceses actuales.
La actitud de los católicos alemanes me parece aun
representativa de cierto catolicismo común hoy a otras
naciones, según declaraciones de este jaez;
“ Los miembros católicos del "Centro" siguen sien­
do católicos individualmente, pero el partido, como j>ar-
LA TRAICION D E LOS INTELECTUALES 137.

lido. no puede colocarse en'el terreno de la concepción


católica' del mundo” ;
. Y aún más:
*’H1 Papa y los obispos son autoridadeá en materia
religiosa, pero, cada vez que se trate de asuntos políticos,
no nos dejaremos influenciar por la autoridad del Papa ni
por la de los obispos. {El señor Eduardo Bloud alude a
uña -conversación que refiere la "Gaceta de Francfort’'
en abril de 1914, y en la ju e uno de los jefes de los sin­
dicatos mixtos hahria declarado que “ los católicos alema­
nes estár» hartos del Papa” ).
No nos podríamos negar a ver un movimiento que
no es sóío peculiar de nuestros vecinos en lo que Edounrd
Bloud llama “la descleralización del Centro”, y, con gran
regocijo del gran órgano nacionalista alcotán (los ‘'A n a­
les prusianos") a com'probar que “ la idea católica de) Es­
tado se halla en vías de desultramontanizarse a cambio
de nacionalizarse" (1 ).
En fin, la actitud d? los católicos alemanes, en lo
q»e tiene de común con algunos católicos de alguna otra
nación, m e parece singularmente relevada por estas dos
hermosas protestas que se nan dirigido contra ella y a las
que se refiere Bloud:
Una del R. P. W eiss:

( í ) Edmond Bloud cita esta frase de ua nacioualista aie-


má n. Ja que se creería pronunciada en nuestra ribera dei fthin:
"hay que nacionalizar a la poblacióu católica para recaíolizarJa”,
Uno se queda perplejo cuando <5Í añade que en A)eu333¡¿> co-
rrlenteuK-nti: se habla de ua "catolicismo germánico, opuesto aJ
romana”.
{9 3 JULIEN BENDA

"Existe, dice el eminente teólogo, varias especies de


catolicismo político. E í peor de todos consiste en consi*
derar la política pura, la política social y la política na-*
cional, no sólo como del todo independíente de una reli­
gión, sino como la medida misma según la cual se debe
determinar el grado de utilización posible deJ catolicismo
o del cristianismo en la vida pública."
O tra del Cardenal Kopp (entonces obispo de Ful-
d a ), en una carta escrita por este prelado en 1887; .
“ U na ráfaga de locura sopla desdichadamente entre
nosotros. Antes nos ateníamos al princtpio: primero la
fe y en seguida la política. Ahora se dice: l'La política
pnte todo* La iglesia y la le quedan en segundo plano”!
i Se ve que nuestros católicos de la “ Acfion Fran?ai-
se“ han inventado poco.

N O T A E.

l‘B l intelectual, al adoptar las pasiones políticas, /es


suministra el formidable apoyo de su sensibilidad si es ar-
tista, de su fuerza persuasiva sí es pensador, de su presiU ,
gio moral en uno y otro csso.

Este prestigio en sí es algo nuevo en la historia, al


menos desde el punto de vísta en que lo vemos. Efectos
como el que produjo en Francia, cuando el asunto Drey-
íus, la intervención de los "intelectuales' o. también, en
19M , no sólo en su país sino"en e! mundo eTJfero. el ma­
nifiesto ilamaclo de “los intelectuales alemanes’*, soa co­
sas sin parangón en el pajado.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 199

N o es de imaginarse a Ja República romana sintién­


dose apoyada en su agresión con ira Cartago por eí asen­
timiento de Tcrencio o de Varrori, ni al gobierno de Luis
X I V encontrando un aumento de fuerza en su "guerra
contra Holanda, gracias a la aprobación de Racine o de
Fermat. Además, el refuerzo que recibe hoy una causa
por la aquiescencia de lo» hombres de pensamiento o a
los que se toma por tales, hace gran honor al mundo mo­
derno. Eso lleva implícito un homenaje ai espíritu de que
hasta hoy no había dado ejemplo la humanidad.
Naturalmente, este pcestigio tiene dcble efecto. Si el
intelectual moderno fortalece a una causa al otorgarle su
voto, le ocasiona un grave daño al negárselo. Si, en 1915,
hombres como Ostwaíd o ."víach hubieran rehusado apro­
bar los actos de su patria, le hubieran perjudicado gran­
demente. El intelectual que hoy día condena el realismo
del Estado de que forma parte, causa un real perjuicio a
ese Estado. De donde se sigue que éste, en nombre del
interés práctico, cuya salvaguardia constituye su función
principal, tiene derecho y. acaso, el deber de atacarlo.
A s í se nos p re s e n ta el buen orden de las cosas: el intelec­
tual. fiel a su esencia, ataca el realismo de los Estados,
por lo que éstos, no menos fieles a la suya, lo obligan a
beDer la cicuta- El grave desorden del mundo moderno
reside en que los intelectualps no censuran el realismo de
Jos Estados, sino que, al revés, lo aplauden; es que ellos
no beben la cicuta (1).

{1} Sin embargo, Zoia, Romziu Rollaud, Eiasíeiu haa bebido


la cicula...
200 JULIEN BENDA

Agreguemos que, al lado ¿le tai desorden' se puede


«señalar otro que surge cuando a! censurar el Intelectual
aj realismo del Estado, éste no lo castiga, como ocurrió
por ejemplo en Francia, cuando el asuuto Dreyfus. en
que el orden pretendía que los intelectuales, como lo hi­
cieron, reclamasen la justicia abstracta, pero también
pretendía que el Estado, comprometido en su fuerza por
su idealismo, los arrojara a un calabozo. Cuando el inte­
lectual. (como sacerdote de cultura) (1}, practica Jos actos
correspondientes a un proiano. sur.ie la anarquía, pero
surge también cuando el profano habla y actúa como in­
telectual. cuando los que tienen el encargo de defender
a la nación expresan su culto p;/r la abolí Jó n de fas fron-
téras, amor universal u otras espiritualidades .semejantes
(2 ). Cuando veo a tantos filósofos no ocuparse más que
de la seguridad del Estado, no obstante de que éste o
aquel de nuestros ministros se consagra a hacer reinar el
amor entre los Hombres, pienso en el apostrofe de Dante:
"Hacéis religioso al nacido para ceñir la espada; y hacéis
rey al que debiera ser predicador. Así todos vuestios pa­
sos salen del camino verdadero”.
Sin embargo este segundo desorden no necésiía de
mi para ser denunciado; combatirlo tampoco es mi fuii"
ción.

(1 ) La- frase subrayada ha sido agregada, para aclarar, por


c! iraductOf.^-N. d d T.
(2) C uando se hacen decir, como Luis X V I, por Turgot:
"Sirte, vuestro reino es de este mundo". También existe una ¿Tui­
ción de los profanos o laicos.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES *íUl
i

N O T A F. -

Piénsese en la facilidad con que los eclesiásticos


aceptan hoy el servició militar. . .

Esta facilidad me parece digna, en'efecto, de atraer


la atención del historiador. Supone ella evidentemente, en
los que ta expresan, y cuya* ley Ies ordena estar al mar­
gen de todo vínculo terreno, cierto sincero apego a su
pats. Además, parece que en la última guerra, la mayoc
parte de los ministros de Jesucristo en estado de cargar
armas se sentían felices de defender a su patria, cualquie­
ra que ésta fuese y cualquiera que fuera la idea pv-r ellos
abrigada con respecto a la pureza de su causa. He aquí
un hecho muy sugestivos ciertas órdenes monásticas bel­
gas {también otras, según me dicen), establecidas en el
extranjero cuando la declaración de la guerra autorizadas
por sus gobiernos a permanecer allí, trataron de regresar
a la metrópoli para cumplir su deber militar. Es cierto que
la conducta de tales religiosos se explica, acaso, no por el
patriotismo, sino por él temor de ser severamente juzga­
dos por sus conciudadanos si hubieran procedido de modo
distinto, ya que los clérigos modernos han dejado de com­
prender que el signo de una actitud verdaderamente con­
forme a su función es precisamente la que les acarrea
la impopularidad ante los profanos.
Sin embargo; lo más notable aquí para el historiador
es que la imposición del servicio militar a los eclesiásti­
cos, no parece ya despertar ninguna protesta por parte
202 JULIEN' BENDA

de la iglesia. Algunos de sus doctores llegan hasta a es­


tatuirla (Monseñor Batiffol, " L'Eglise. eí le Droit de la
guerre” ) ; "N o cabe ninguna duda acerca de la legitimi­
dad de! servicio militar'', Es también curioso ver, en el
"D iccionario apologético de la fe católica** (articulo “ Paz
y G uerra), los violentos esfuerzos del autor (el P. de la
Briere) para establecer que el portar armas, incluso de
parte de los clérigos, no es, en forma alguna, contrario a
la ley cristiana. Sin embargó, 3a autoridad eclesiástica su­
perior parece no compartir, ál menos públicamente,; la opi­
nión de estos teólogos, y todo clérigo que cargue armas
sigue siendo, como en el pasado, objeto de entredicho,
— que se levanta minutos después de haberlo pronuncia­
da
El patriotismo del eclesiástico, su asentimiento a ha­
cer la guerra son cosas por las que, evidentemente, los
laicos modernos lo glorifican (véanse muchos textos de
Barres); los laicos de antaño se lo reprochaban y se com­
placían en recordarles los sentimientos que ellos juagaban ‘
más de acuerdo con su ministerio. Los ardores bélicos de
Juan X II y de Julio II fueron severamente condenados
por sus contemporáneos: además de Erasmo — el pro­
totipo del hombre de letras compenetrado de la alta fun­
ción de! clérigo y que no cesaba de. repetírsela ("su ton­
sura no les advierte que deben mantenerse libres de to­
das las pasiones de este mundo y no pensar más que en
las cosas de! cielo!"} — el italiano Tizio escribía: "E s
asombroso que los pontífices, cuyo papel es el de ser pa­
cíficos e independientes, colaboren en pro de la efusión de
sangre cristiana". E l poeta francés lean Bouchet mués-
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 203

ira a la Iglesia consternada ccrnjurando a julio II a cesar


la guerra (es cierto que Julio II hizo la guerra contra
Francia}.

Vostrc patrón qui cst Monsieur saint Pierr*


Pour bicas tcoadaias ¡amáis ae fluerroia.. . (1)

En el “Sueño del Jardín”, especie de formulario de


las doctrinas morales- corrientes en Francia, en el siglo
X IV , se encuentra un. diálogo entre el Caballero y el Clé­
rigo en el que eatie último, al reclamar para su casta el de­
recho a la guerra, ve que el caballero le-recuerda que “ tas
armas de los clérigos son ias oraciones y las lágrimas''.
Es sugestivo ver a un hombre <Je armas convidando a rn
ministro en lo espiritual' a la observancia de su función y,
pareciendo hallar que tal observancia es necesaria para la
buena marcha del mundo: hay en ello un sentido de la
clericatura y de su valor social que se encuentra rara vez
entre los laicos modernos, aun entre los militares, y hasta
diría que sobre todo entre los no militares.

N O T A G.

Esta vuelta soben sí mismo, a {a que todo especiadoe


se us llevado ante una representación del ser humano
que siente verdadera, ij únicamente preocupada por la
dnd ...

(1} h l señor San Pedro, que es, vuestro paaóu, imticu ^ te ­


rreó por las riqutZüS mundanas.
204 JULIEN BENDA

Sobre-el efecto civilizador de semejante- representa­


ción, citemos esta hermosa páginar: -
“ E l espectáculo del hombre, ofrecido al hombre mis­
mo. tiene efectos morales considerables* Primero, un pre­
cioso ejercicio de inteligencia, un aumento de la reflexión,
una amplitud de vista en todo sentido resultan del hábito,
así contraído, de salir de sí para penetrar en otro, para
comprender los actos, unirse a las'pasiones, compadecer
las penas, apreciar los motivos de los demás. La facultad '
del artista comunicada al auditor o al espectador, la fa­
cultad de participación y de asimilación, se establece en
contra del egoísmo, es una condición de la tolerancia y
de la benevolencia, a menudo hasta de la justicia. En se­
guida. se han dado al espectador lecciones de virtud, que
no son las menos eficaces, especialmente en situación
de alabar o *de reprobar los actos o pensamientos que-
le sen sometidos con relación a casos en que su propio in­
terés se halla en juego. N o deja de reconocer su imagen
en el actor de la epopeya, hombre como él, agente voíun-,
tario y apasionado cuyas pruebas, acrecentadas tal vez
no son sin embargo contrarias a su experiencia. Entonces
se producen en él, que se ve asi puesto en escena en la
persona de otro, los fenómenos esenciales que caracteri­
zan a la humanidad consciente y a la moralidad: objeti­
vación desinteresada de sí frente ar sí, generalización de
la pasión, del motivo y de la máxima, juzgamiento fun-
‘dudo en lo universal, repiegamiento sobre sí mismo paxa
cumplir el deber, sentimiento neto y definitivo de la di­
rección de ¡a voluntad.
LA T R A IC IO N D E LOS INTEI.ECTUALES 205

"N o creamos por esto que el poeta tenga por objeto


la utilidad o la moral- Entonces estaría precisamente ayu­
no del sentimiento del arte. Enseñar, moralizar, son fines
indirectos del artista, no existen para él sistemáticamente;
los puede alcanzar, pero sin habérselos propuesto, y a ve­
ces, en- tal caso, Jos alcanza pareciendo alejarse de ellos.
Lo que él quiere es tocar, conmoverse. Pero, ocurre que
hasta en esto, eleva, purifica, moraliza. El poeta, en efec­
to. y de él es de quien principalmente hablamos, se diri­
ge a todos. Es decir que no puede cantar más que lo uni­
versal. por raro que parezca semejante asociación. Le
gusta cantarlo bajo forma de algo particular, sin lo cual
la vida estaría trunca.-falta dé ficciones, tampoco excluye
de lo puramente individual incomprensible, inexplicable,
desprovisto de veracidad, si no expresa una relación. Gene­
raliza la pasión, la ennoblece, pues, la convierte al mis­
mo tiempo .en tema de observación, ele reflexión, de emo­
ción desinteresada. El auditor/ arrancado de sus preocu­
paciones privadas, relativamente bajas, para sentirse
transformado, sin esperanza ni temor (al menos demasia­
do personales y demasiado presentes.) a la esfera supe­
rior de la pasión común a la humanidad, experimenta el
beneficio de una elevación del aíma, y su conciencia se
liberta temporalmente del egoísmo" (Renouvier, ’ lntro-,
duCtion a la philosopliie analytique * de l'Histoire*' (p.
208 JULIEN BENDA

N O T A H.

"N apoleón, que encargó al ministro de policía que


cuidara de que la historia de Francia fuera escrita según
la conveniencias de su trono. . . ..

H e aquí algunos fragmentos de la notá dictada al


respecto por Napoleón, en Burdeos, en 1803. Se verá sí.
ella no enuncia ía concepción de la historia tal como la
practican, mutatis mutandis, muchos de nuestros historia­
dores antiguos:
" Y o no apruebo los principios enunciados en la nota
del M inistro del Interior; eran ciertos hace veinte años,
lo serán dentro de sesenta,' pero no lo son ahora. V elly
es el único autor un poco detallista que ha escrito acerca
de la historia de Francia- £1 resumen cronológico ciei
presidente llé n a u lt es un buen libro clásico; es muy útil ,
continuar el uno y el otro. Es sumamente importante ase­
gurarse del espíritu dentro del cual escribirán los conti­
nuadores. H e encargado ai ministro de policía que vigile
la continuación de Miiiot, y deseo que los dos ministros
se pongan de acuerdo paTa hacer continuar a V elly y al
Intendente H é n a u lt...
‘*Se debe ser justo con Enrique ÍV , Luis X I I I , Luis
X I V y Luis X V , pero sin cae’r en. la adulación. Se deben
pintar las masacres de septiembre y Jos horrores de la d e ­
volución con eí mismo pincel usado para la inquisición y
LA TRAICION D E LOS INTELECTUALES • 207

Jas masacres de Jos Dieciséis. Hay que tener cuidado de


/evitar toda reacción ai hablar de la Revolución, y ningún
hombre debe oponerse a ella. La culpa no recae sobre los
que perecieron ni sobre los que sobrevivieron- N o había
fuerza individual capaz de cambiar Jos elementos y de
impedir los sucesos que nacieron de la naturaleza de lai
cosas y de Jas circunstancias. .
"H a y que subrayar el perpetuo desorden de las fi­
nanzas, el caos de las asambleas provinciales. Jas pre­
tensiones de los Parlamentos, los defectos de la ley y pro­
cedimientos en la administración, que eran más bien una
reunión de veinte reinos que un solo Estado, de mane/a
que se respire al Uegar-a la época en que se goza de los
beneficios de la unidad de leyes, de administración y de
' territorio,. . La opinión-expresada por el ministro y que,
si hubiera sido cumplida, dejada semejante tarea librada
a Ja industria particular y a las especulaciones de algún
Jibrero, no es buena, y no podría producir £ino malos re­
sultados." ••
Por cierto, los autoritaristas no son los únicos que
dan a Ja historia orden de que sirva sus intereses. Leo en
Condorcet ( “Tableau historique”, 10.“ ¿poca), que la his­
toria debe servir "para entretenerse en una activa vigilan­
cia a fin de reconocer y ahogar bajo el peso de la razón
Jos primeros gérmenes de la superstición y la tiranía, si
hubieran osado, algún día. a reaparecer”.
JUXJEN benda

NOTA l

Humanitarismo y humanismo.

Acerca de esta distinción véase el curioso icxio de


un antiguo:
"Los que crearorr*eI idioma latino y los que lo habia-
ban bien no dieron a la palabra humanitas la acepción
• vulgar que es sinónimo del vocablo griego {philantropm),
. que* significa complacencia activa, tierna solicitud para los
hombres. Pero agregaron a esta palabra el sentido de ío
que Jos griegos llamaban {paideiaJ, eso que nosotros
llamamos educación, conocimiento de las bellas artes.
Los que mostraban .más afición y disposición para
este estudio son también los más dignos de ser llamados
humanissimh Porque el único entre todos los seres» sólo
el hombre puede darse al cultivo de tal estudio que, por
tal razón, es llamado humanitas. T al es eí sentido dado a
la palabra, por los antiguos y particularmente por Varrón
y Cicerón: casi todas sus obras ofrecen pruebas de eiio;
yo me contentaría con citar un ejemplo. Escojo el princi­
pio del primer libro de Varrón: "D e las cosas humanas":
"Praxiteles.. qui propter artifichun egrcgium ncrnini. es¿
paulutn modo humaniort ignotus (Praxííeles cuyo admi­
rable talento de artista lo ha hecho conocido de todo hom­
bre un poco instruido en artes). Aquí humanior no tiene
-la acepción vulgar de fácil, tratable, benevolente, aunque
sin conocimiento de las letras; tal sentido-no transmitiría
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 2p£

en forma alguna el pensamiento del autor, significa un


hombre sabio, conocedor de Praxiteles poc los libros
y Ja .historia ( Aulo-Galio Noches áticas, libros X ü l ,
X V I).

N O T A .J .,

Se los ha vtsio que no tenían, anatemas suficientes


para las instituciones basadas en la libertad ¡j el debute.

Notemos que ía novedad aquí está en la pasión, en el


furor con el cual se condena la libertad de debate. Si no,
se ve en la historia a la mayoría de los pensadores teni­
dos por liberales, reconocer ellos mismos la necesidad
de someterse al juiciojJel soberano. Spinoza dice que "no
hay gobierno posible sí cada cual se constituye en defen­
sor de sus. derechos y de los ajenos” ; se encuentran en
las cartas de Descartes testos eji favor de la razón de
Estado.
No se ha advertido, acaso, suficientemente, en cuan*
to los antiguos absolutistas franceses, que la pi.ncipal
función del soberano es Ja justicia. “ El más importante
de los derechos del 'rey, dice uno de aquellos teóricos
( Guy-Coquille, Ínsíiíutions du troit des Fran<jaísf. 1608),
es el de “ hacer leyes y ordenanzas generales para la po­
licía de su reino”. Otro. (Lóyseau, “ Des Seigneurics",
1608): “El uso de la señoría pública debe ser reglamen­
tado por ía ju s tic ia ...". Y BosstiCt: {Instrucción a
Louis X I V ) : "Cuando el iey hace justicia o la manda ha-
210 iULIEN BENDA

. cer exactamente según las leyejr, que es lá principal de sus'


[unciones" . . . Loa absolutistas modernos, inclusive los
franceses >—parecen inspírarsá en el teórico alemán que
dice: "D o s funciones, incumben al Estado: hacer -justicia
y hacer la guerra. Pero en la guerra es mucho más prin­
cipal •(Treí'jchke). ' ' - . ’
Recordemos también la famosa página de Bossuct
(Pol.. lib. V II!. a r t.J i/p r . I ) : .
"O tra cosa es que-él (el g o b ie r n o )s e a absoluto,
otra cosa que sea arbitrario. Es absoluto con relación, a
'la obligación;* na hay'en eso'potencia alguna capaz de
obh'gar al soberano, que en tal sentido es independiente
de toda autoridad humana. Pero no se sigue de ello que
.el gobierno sea arbitrario; porque, además de q u e , todo
está sometido al juicio de Dios, lo que también conviene
al gobierno que se acaba de llamar arbitrario, es que hay
leyes en los imperios, contra las cuales todo cuanto se
hace carece de derecho".
Se ve que la apología de lo arbitrario es cosa nuevo
en los doctrinarios'franceses, hasta con relación a Bos-
suet. (H ab lo de las doctrinas de Bossuet, no de ' !j s con­
sejos prácticos), . • ■

N O T A K. ‘ ■
\

Tal es la enseñanza de Nietzsche

Y o no me cansaré de recordar, que en toda esta obra


considero la» enseñanzas de Nietzsche (y también in de
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 211

Hegel), en tanto que es el pretexto d t una gran prédica


moral, no ignorando que, ea su realidad, e¿ta enseñanza
es mucho más compleja- En cuanto a que citaos filósofos ■
no hacen sino quejarse del "desconocimiento que se hace
de su verdadero pensamiento", yo citaré esta juiciosa ob­
servación:
" E l nietzscheanismo Ha sido sometido a ia misma
prueba que el hegelianismo. Y , sin duda, aquí y allí ios te­
mas filosóficos hau servido, sobre todo, de pretexto para
encubrir el ofensivo retorno a la barbarie. Pero el hecho
de que han sidoutilirados, la manera cómo lo han sido,
tiene sin embargo, una significación que no podemos de­
jar de iñdo. El criterio de una filosofía que, sin reservas
y sin equívocos, puede ser llamada racional, ¿ao es
que. permanezca incorruptiblemente fiel a sí misma? En
cambio, los sistemas que comienzan aceptando la' contra­
dicción, reserva adose el derecho de agregar que serán
capaces de vencerla, o de "vivirla”, estos llevan al ene­
migo deníro de sí.
Su castigo será que su antítesis se les parece, aún:
y esto es lo que ocurrió a Nietzsche. ( L. Brunschvicg, "E l
progreso de la conciencia en ia filosofía occidental", p.
431. En esa obra se encontrará un'excelente esumen
de los "ienias hegeltanos” y de los "temas nierrícbeanos",
en tanto que dios se han vuelto breviarios políticos.)
232 JU tlE N BEND a

N O T A L. .

M ucho antes, los discípulos de Táine y de A ugusto


Com te. . . * ■

Algunas personas dijeron, cuando se publicó la pre­


sente obra en una revísta, que todo nuestro ataque con-
_tra el intelectual moderno sonaba a falso, porque no ha­
bíamos concedido mayor Jugar aJ autor de "Orígenes de
la Francia Contemporánea”, el cual, según 'decían aque­
llas persogas, es “el gran intelectual realista”, de estos
cincuenta últimos años, mientras que aquellos a quienes
consideramos no serían sino calderilla o moneda menuda.
{El .gasto que aquí hacemos del pensamiento de Barrés y
de Maurras es, para algunos, tan inesperado que hace
pensar. . .}
Hay en ello un manifiesto abuso de Ja palabra rea­
lismo. Taine esclareció la naturaleza verdadera de lo rea!,
propiamente de lo politicamente real, y ha recordado al
universalista que este campo no es el suyo; nunca exaltó
lo real a expensas de lo universal, en lo cual consiste el
realismo que yo denuncio aquí- Taine enseñó inconfundi­
blemente al contrario, que el universalista que permanece
en su esfera {véase su veneración hacia Spinoza, hacia
Goethe), es un gran ejemplar humano. Comparar con
Maurras para quien el universalista, aun el no político {el
infinista, el panteísta) es profundamente despreciable.
M e parece también difícil ver en Taine al padrino de les
que. glorifican al hombre de armas con menosprecio del
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 213

hombre de justicia y del estudioso. (Véase su loor al ma?


temático Franz W oepfke), e invitan a Jos pueblos a cul­
tivar sus prejuicios en lo que,tienen de "totalmente ajeno
a la razón" (Barres), y convierten a la inteligencia poco
preocupada de lo social en una actividad de salvaje. Creo
que Taine diría seguramente de los que se dicen sus dis­
cípulos la frase que se atribuye a Bergson. a propósito de
algunos de sus ''discípulos"; "Estos señores son muy ori­
ginales"-
Hay, sin embargo, dos aspectos en los‘cuales me pa­
rece Taine el iniciador de los realistas modernos: el pri­
mero es su condenación del individualismo (tal es, en el
fondo, el sentido de su nostalgia de las antiguas corpo­
raciones y, más generalmente, de su llamado a los gru­
pos que trabajan el'alma del individuo, en vez de dejarlo
autónómo frente al Estado); el segundo, aunque más
nuevo aún que el primero entre los maestros franceses,
es su condenación para con la educación idealista. Tal es,
sin duda, todarla tesis educacional de ios "Desarraigados"'
y de "La Etapa", la cual registra una invectiva contra el
régimen moderno:
A este alegado manifiesto en favor de una educación
práctica, oponemcis la protesta de un verdadero descen­
diente de los Montaigne, los Pascal y ios Montes' jieu:
“ En su animadversión contra el espíritu clásico y las
verdades primordiales de razón y de filosofía que dirigen
la instrucción ¡iteraría de todos los grados. Taine llega a
usar un idioma parecido al de sus adversarios de la ense-
214 j uLIiiiN BENDA

fianza de las letras antiguas (1 ), de las ideas geneiaiea


que le soa inseparables, y basta de la cultura desinteresa­
da. N o se trataría sino de preparar a los individuos para
un mundo empírico (2 ), personas instruidas para cono­
cer el mundo tal cual es y dedicadas a hacerlo andar co­
mo anda. Sin embargo, las leyes escolares son demasia­
do recientes para que . se pueda decentemente poner en
su cargo los males del siglo e imputarles la causa del odio
y el desprecio derramados sobre la sociedad, por ios has­
tiados. los enervados y los desplazados. Si no obsta ate,
era cierto que la comparación de los principios generales -
de la razón, la moral y la belleza con el tren de la vida
empírica engendrase, más que en el pasado, disgusto por
las realidades, seria una triste paradoja pedir que se -re­
medíase el peligro, desterrando de la enseñanza toda al­
tura de miras y codo ideal (Renouvier, "Philosophie aiut-
iytique de l'Histoire/’ tomo ÍV. p. 5“H ),

N OTA M. *

Esta religión (de ¡a política [lindada en la experien­


cia) pone de relieve una simplicidad de espíritu que me
parece propiamente una adquisición del siglo X I X .

Este simplismo toma otra nueva forma: la creencia


{formulada en todo su vigor por Maurras) de que se

(I) jiilej r.<*maitre . será formalmente tal* adversarlo.


f2j Por la Francia empírica, dirán francamente Barr¿s y
Bouryct.
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 215

pueden encontrar, en política,.] .yes de causa a efecto tan


seguramente válidas como las de la gravedad y la elec­
tricidad. ( “La- política es una ciencia**). Esta es la su­
perstición de la ciencia, considerada como aplicable en to­
dos los campos inclusive el moral; superstición que. repi-,
tw, es una adquisición del siglo X I X . Queda, sin embar­
go, por saber si los que blanden este dogma creen en.
él o si, simplemente, pretenden dar el prestigio de una
apariencia científica a pasiones de su corazón que ello's
saben muy bien que no son sino pasiones. Es de notar
que el dogma según el cual la historia obedece a leyes
científicas es sobre todo predicado por partidarios de la
autoridad; cosa natural, ya que elimina las dos realida­
des a que mayor horror tienen; la libertad humana y ja
acción- histórica deljndividuo.

’ N O T A N.

Nuestro tiempo habrá visto a sacerdotes del espíritu


Enseñando que la forma laudable del pensamiento es ta
forma gregaria, tj que el pensamiento independiente es
'despreciable. . .

Notemos que lo nuevo, en esta cruzada contra el ín-*


dividualismo (cuyo gran apóstol sería M . Maurras),
no está en reconocer que “=1 individuo no es sino una abs-*
tracción", que, en su mayor parte se encuentra determi­
nado por su raza, su medio, su nación, mil elementos que
no son élj Iq nuevo es ti culto q"ut se tiene por esa servU
216 JTUXJEN BENÜA

dumbre, el orden que se da a ios hombres de que se so­


metan íntegramente a ella, la vergüenza que les produ­
ce liberarse de ello. Es siempre esta religión, tan cu­
riosa, en los pensadores franceses, en .cuanto a-la parte
fatal de! ser humano, el odio por su parte libre. Notemos
que los que hoy predican la obediencia del espíritu no la
exigen solamente de la masa inculta, sino de los hombres
de pensamiento, sobre todo, de los hombres de pensamien­
to; es, sobre todo, contra la independencia, de los sabios,
de los escritores, de los filósofos —"la vanidad exaspera­
da de algunos intelectuales"-— que se irguieron como los
anti-individualistas del asunto Dreyfus. Lo más curioso,
sin embargo, no está en que exijan tal obediencia, sino en
que la obtengan. Cuando Maritain declara que "rio todo
el mundo puede filosofar y que lo esencial para los hom­
bres está en escoger su amo", cuando Maurras dice que
la función de la mayor parte de los espíritus es la de ser
“ servidores” y reflej2 el pensamiento de algún jefe, estos
doctores encuentran a numerosos hombres de pensamien­
to que los aplauden y abdican de su libertad de espíritu en
favor de-ellos. Los pensadores del siglo X V I I Í decían:
"Necesitamos la religión para el pueblo*';.los. dei nuestro
dicen: "L a religión es necesaria para nosotros mismos '.
Cuando Barrés escribía; "E l rol de los maestros consiste
en justificar los hábitos y los prejuicios de-Francia; de
modo de preparar a nuestros hijos lo mejor posible para
ocupar sus filas erv'Ia procesión nacional’*, entendía que
él y sus colegas debían marchar en dicha procesión. V o l­
eemos a encontrar ahí esa sed de disciplina de que he ha­
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 217

blado más arriba y que me parece tan digna de subrayar­


se entre los descendientes de Montaigne y de Renán. Ella
tiene, por causa, decía yo, su voluntad de pertenecer a
una "agrupación fuerte". Ella sostiene también, en ellos
el sentimiento de Jo que hay de artístico en la regiinenta-
ción~de una serie de individuos, en una hermosa “proce­
sión"; y también la alegría que tienen tantas almas al ser
gobernadas, por no tener el trabajo de pensar por si mis­
mas— alegría evidentemente singular en los hombres lla­
mados de pensamiento.
- E l culto del alma colectiva, con lo que hay de viola­
dor para la conciencia humana, me parece admirablemen­
te bien denunciado en esta página de Maine de Biran, que
cita M . L. Brunschvicg (ob. cit. “ La Sociología de l'or-
dre", p. 526): —
“ No es en forma alguna el espíritu humano, según
'el señor de Bonald. no es ningún entendimiento indivi­
dual la sede o el verdadero tema de inherencia de nocio­
nes o verdades (universales), de que aquí se trata; sino
que es la sociedad la que. dotada de una especie de en­
tendimiento colectivo, diferente del de los individuos, se
ha visto regalada, desde su origen, con el don del lengua­
je, y en virtud de una influencia milagrosa, ejercida so­
bre la masa sola, ente, independiente de los partidos.* El
individuo, el hombre no es nada. Sólo existe la sociedad.
El alma del mundo moral es la única que p .manece,
mientras que las personas individuales no son más que
■fenómenos. Entienda el-que pueda esta metafísica social.
Si el autor mismo la entiende nttídamenU, pues' nos ha­
213 JU U E N BENDA

llamos equivocados- Es-preciso,'entonces, no hablar más


de filosofía, y reconocer el vacío de ia ciencia del hom­
bre intelectual y moral; es preciso confesar que toda psi­
cología que apoya su base en el hecho primitivo de la
conciencia, no es sino mentira, y considerar a la ciencia
misma como una ilusión que nos engaña y nos extravía
sin cesar, presentándonos todo, hasta nuestra propia
existencia, bajo una imagen falsa y fantástica".
El señor Srunschvicg agrega con justeza: “ La an­
titesis no podrá estar planteada con más claridad. O el
hecho primitivo de la conciencia, o el hecho primitivo del
lenguaje: o Sócrates o Bonald".
O Sócrates o Bonald.— Barrés y Maurras han to­
mado ya.su partido.

NOTA O,

Péguy admira las filosofías únicamente en /a medida,


en que '*ellas han combalido bien" { ! ) . . .

Esíe prurito de alabar a los filósofos por sus cuali­


dades para la acción antes que por sus virtudes intelec-.
tuales es muy frecuente hoy entre los hombres de pensa­
miento. En sus "Souvenirs concemant Lagneau", Alaín
queriendo ofrecer una alta ¡dea de su maestro, exalta por

í I ) "N ote sur M . Beríjson ct la philosuphíe bcrqsonltnnc .


Cohlers de ja Q uíntam e, .Véase rTuesUa obra “ Sur Je succés du
Berflsooisme" P/ 158. - •
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 21U

lo menos tanto su energía y su resolución como su inteli­


gencia. Hs muy notable, también, aunque no se trate aho­
ra sino de literatura, ver a un profesor de ciencia rnotal
(Jacques Bardoux), asignar un valor niuy especial entre
los literatos franceses a aquellos que fueron militaress
Vauvenargues, Vigny, Péguy. En cuanto a los literatos
mismos» me contentaría con recordar que uno de ellos, y
de los más aplaudidos de su gremio, declaraba reciente­
mente que admiraba a D'Ar.nunzio principalmente por su
actitud de oficial y lamentaba que se hubiera vuelto a las
letras ( I ) .
El emperador Juliano glorificaba a Aristóteles por
haber dicho que se sentía más orgulloso de ser el autor
de su "Tratado de Teología” que si hubiera destruido el
poder de los persas.-Todavía se pueden encontrar, acaso,
en Francia, militares que se adhieran a ese juicio, pero no
habrá tantos hombres de letrA-í que la hagan. He tratado,
además ("Les sentiments de Crnias", p. 203), de trazar

(1) Se encuentra atejo onátoqo en ^amarsine, al decir de


Byron: Hay más poesía verdadera e imperecedera en ia tienda
bajo Ja que Je tendió la fiebre en Míssolonghi. que en todas sus
obras (Comoieníaire de Ja 2.e Mcditation). Ej exactamente Ja
'enseñanza Que adoptarían Barrés. Suarés, Pcguy (cite último pre­
dicó con el ejemplo), quien proclamo: "hay más poesfa en una
imierte heroica que en todas las actitudes del espiriru’\ Subraye­
mos que esta posición uo es nada común en los románticos todos¿
llu g o , Vigny, Michelet sintieron muy bien la poesía de !a acción:
pero no parecen hallarla nada superior a la de las más altas for­
mas de la vida Intelectual. Hugo uo pensó jamás en a> ojar a
Homero o G alíko como holocausto a Napoleón, ui siguiera a
Hoche, para tomar.ua fiir^c desiitUrc^ado cotuo el que Lamartine
alaba cq Byroii.
220' JULIEN BENDA

la historia y /a explicación de esa voluntad, tan curiosa


entre los hombres de plum a/en favor de exaltar la vida
guerrera y menospreciar la vida fácil. H ay que notar que
ese rasgo se ve en Jos escritores actuales mucho antes de
la guerra de 1914 y que los que la expresan más altamen­
te no son siempre Jos que la han sobrellevado.
¿Debo repetir que no es lo novedoso ver a' los lite­
ratos exaltando la vida activa y despreciando la vida
sedentaria, sino ver la ausencia de sencillez, el tono doc-
íora/ con que lo hacen? Cuando Ronsard { i ) , exclama:

Boas dieux, qui, voudrait louer


ecux qui, coílés sur un lívre,
n'ont jumáis soucí de vivrc (2 ):

cuando Bertrand de Born quiere que “ningún hombte de
alta alcurnia tenga otro pensamiento que cortar cabezas
y brazos; cuando Froissart canta. la gloria de los caballe­
ros y abofetea con su desprecio a los burgueses, nadie to­
mará a estos cándidos liróforos, que gustan de las postur
ras arrogantes y no saben que la palabra doctrina na
existe, como antecesores de nuestros graves profesores
de estética belicista. Dudo, además, que el autor de "E s­
cenas y doctrinas del nacionalismo*’ hubiera aceptada
descender a tales simplezas.

(!) Notemos que Ronsard e;s cj prototipo del hombre "'pe­


gado a un libro” ,
(2) Buenos dioses, alabar quisiera a. quienes, pegados a u4
libro, (amas se cuidaron de vivir. ■ •-
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES 221

Encuentro el desdén hacia la vida del espíritu —■


nítidamente, en tono dogmático--, en un escritor del sU
glo X V lll;'q u e recuerda mucho a ciertos maestros mo­
dernos por su frecuente afición a humillar 3a toga ante la
espada (cierto, que el'escritor aquel es un gentilhombre
de muy chica nobleza);
"Seguramente no hay mejor manera de ablandar él
valor..como.el de ocupar a los espíritus en ejercicios apa­
cibles y sedentarios, Y la ociosidad no puede entrar en
los estados bien guardados que una engañifa más sutil y
peligrosa' que la literatura. Son las personas ociosas y
perezosas, que, en parte, han arruinado el comercio y ia
agricultura, que son .causa de la debilidad de nuestro es­
tado y de la cobardía de nuestro siglo (J. L de Balzac,
"Le Prince**, 1631. Sigue un derecho de ciudad acordado
a las letras y a las ciencias, en la medida que ellas "apor­
ten fuerza y belleza a la patria” ).
. * En-cambio, he aquí un maestro de la gran época
francesa, quien elogia la vida del espíritu a expensas de
la vida activa, por lo que me pregunto sí muchos de nues­
tros modernos, que veneran dicha época serian capaces,
de ratificarlo (pienso especialmente en los admiradores
de Georges Sorel).:
* “ Se necesita en Francia mucha firmeza y gran am­
plitud de espíritu para prescindir de cargos y empleos y
consentir así en quedarse en casa y no hacer nada. Nadie
tiene méritos suficientes para desempeñar tai rol con dig­
nidad, ni fondo bastante para llenar la vacuidad de*1 tiem­
po, sin eso que el vulgo llama "negocios".- No falta, $in
JUXJEN BENDA

embargo, para la ociosidad*del sabio más que un nom­


bre mejor, y también que se llame trabajar al hecho de
meditar, hablar, leer y estar' tranquilo'* (L a Bruyere.
“Del mérito personal''}.

N O T A P.

Manifiesto del partido de la Inteligencia’, ( “Fíga­


ro”, 19 de julio de 1919).

Este manifiesto, firmado por 54 escritores franceses


muchos de los cuales figuran entre las autoridades más
respetadas por sus conciudadanos, es un documento de
la hiás alta importancia para la encuesta que aquí reali­
zamos. AHí se lee, además deí eiítafio párrafo que hemos
citado acerca de la misión de la Iglesia, cosas como ésta:
" E l nacionalismo, que las concepciones de Ja inteli­
gencia imponen a la conducía política tanto como al or­
den del mundo, es una regla razonable y humana, y, por
añadidura, francesa.”
Y más adelante;’
- ” ;N o «s, acaso, nacionalizándose cómo- una liíeratu-
■ )
ra adquiere una significación más universal, un interés
más humanamente general?”.
Y , luego:
"Creemos — y el mundo k> cree con nosotros— que
está en el destino de nuestra raza defender los intereses
es£(rituales de la hum anidad... Nuestra-solicitud va di-
LA TRAICION DE LOS INTELECTUALES ~~ 223

rígida a Europa y a tocio cuanto subsiste de humanidad


en el mundo- La humanidad francesa es su garantía so-r
berana."
Y sobre todo: «
" L a Francia victoriosa quiere recuperar su puesto en
el orden del espíritu, que es c! único orden ‘por ei cual se
ejercita un dominio legítimo."
De ahí la voluntad de fundar (el manifiesto lo sub­
raya):
"La federación intelectual de Europa y. del mundo-
bajo la égida de la Francia victoriosa, centinela de la ci­
vilización”.
La victoria por las armas confiere un derecho de d i­
rección en el orden'intelectual, he aqui lo que hoy procla­
man los pensadores franceses. Uno piensa ca los escrito­
res romanos, de quienes dicen descender estos pensado­
res, que tomaron como guia al espirita de la Grecia mili­
tarmente vencida; uno piensa también en loa doctores ale­
manes de 1871 que, también ello*. reclamaban la hegemo­
nía intelectual para su patria “victoriosa” a la que con­
sideraban, también ellos, “custodia de la civilización”
(i)-
Reflexiones semejantes parece que acudieron a la
mente de uno de nuestros grandes escritores cuando se
llevó a cabo la publicación • de este-manifiesto. En una

(I) "A lem ania es Ja protección y el pilar de la civilización"


(Lam precht). “ Después de la guerra, A lem ania volverá a su tarca
hl^túiiCct tjue ¿ i ser el curazóti de Europa, y preparar a ü hum a­
nidad europea” (Guiilerinü II, ‘T e m p s ” del H de set. *915.