Вы находитесь на странице: 1из 98

7 de noviembre de 2010 • No. 1775

40
40
36
36

Foto portada tomada del video subido a “Youtube”

Índice

NARCOTRÁFICO

6

“Las víctimas somos nosotros” /Patricia Dávila

10

Si no los mata la droga los mata el narco /Marcela Turati

18

Una reforma simulada /Jorge Carrasco Araizaga

22

Narcocapillas sin control /Rodrigo Vera

26

32

REPORTE ESPECIAL

Repunta el suicidio infantil ante la ola de violencia /Santiago Igartúa

POLÍTICA

IFE: Una terna tripartidizada /Jesusa Cervantes

36 Las mentiras de Nava /Álvaro Delgado

ECONOMÍA

40 El imperio de la fantasía /Carlos Acosta Córdova

PRESIDENCIA

44 La “cabañita” presidencial /Daniel Lizárraga

47 La mascarada de la transparencia /Daniel Lizárraga

INTERNACIONAL

50 RELIGIÓN: Desgajamiento en la Legión /Alejandro Gutiérrez

54 HISTORIA: Reencuentro con el pasado /Francisco Olaso

ANÁLISIS

60

El castigo /Denise Dresser

61

Después de la paliza /Rocha

62

EU: El embate que viene /John M. Ackerman

64

La sociedad de los miedos /Marta Lamas

66

Interés Público /Miguel Ángel Granados Chapa

CISA / Co mu ni ca ción e Información, SA de CV

CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Presidente, Julio Scherer García; Vicepresidente, Vicente Leñero; Te so re ro, En ri que Ma za

Vicente Leñero; Te so re ro, En ri que Ma za semanario de información y análisis

semanario de información y análisis

DIRECTOR: Rafael Rodríguez Castañeda

SUBDIRECTOR DE INFORMACIÓN: Salvador Corro SUBDIRECTORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero SUBDIRECTOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera

ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN: María de los Ángeles Morales; ayudante, Marlon Mejía ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE INFORMACIÓN: Graciela Zepeda COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCIÓN: Beatriz González

EDICIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Gerardo Albarrán de Alba; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez, Sergio Loya, Enrique de Jesús Martínez REPORTEROS: Carlos Acosta, Miguel Cabildo, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila, Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Alejandro Gutiérrez, Santiago Igartúa, José Daniel Lizárraga, Raúl Monge, Ricardo Ravelo, Rodrigo Vera, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Colima: Pedro Zamora; Chiapas, Isaín Mandujano; Guanajuato: Verónica Espinosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Felipe Cobián; Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos, Arturo Rodríguez; Tabasco: Ar- mando Guzmán; Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez

INTERNACIONAL: Homero Campa, coordinador; Corresponsales: Madrid: Alejandro Gutiérrez; París: Anne Marie Mergier; Washington: J. Jesús Esquivel CULTURA: Armando Ponce, editor; Judith Amador Tello, Javier Betancourt, Blanca González Rosas, Estela Leñero Franco, Isabel Leñero, Rosario Manzanos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía Espitia, José Emilio Pacheco, Alberto Paredes, Eduardo Soto Millán, Raquel Tibol, Florence Toussaint, Rafael Vargas, Columba Vértiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx ESPECTÁCULOS: Roberto Ponce, coordinador. espectaculos@proceso.com.mx DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra FOTOGRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canseco, Miguel Dimayuga, Benjamín Flores, Octavio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Trejo; auxiliar, Violeta Melo

AUXILIAR DE REDACCIÓN: Ángel Sánchez

AYUDANTE DE REDACCIÓN: Damián Vega

ANÁLISIS: Colaboradores: John Ackerman, Ariel Dorfman, Sabina Berman, Jesús Cantú,Denise Dresser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pablo Latapí Sarre, Carlos Monsiváis, Carlos Montemayor, Rafael Segovia, Javier Sicilia, Enrique Semo, Ernesto Villanueva, Jorge Volpi; cartonistas:

Gallut, Helguera, Hernández, Naranjo, Rocha

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Rogelio Flores, coordinador; Juan Carlos Baltazar,

Leoncio Rosales CORRECCIÓN TIPOGRÁFICA: Jorge González Ramírez, coordinador; Serafín Díaz, Sergio Daniel González, Patricia Posadas DISEÑO: Alejandro Valdés Kuri, coordinador;Fernando Cisneros Larios, Antonio Fouilloux Dávila, Manuel Fouilloux Anaya, Ernesto García Parra COMERCIALIZACIÓN

Lidia García,

PUBLICIDAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ángeles, Rubén Báez ejecutivos de cuenta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062 VENTAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma

54 70 44 93 74 67 La apuesta del PRI /Jesús Cantú 68 La educación,
54 70 44 93 74
54
70
44
93
74

67 La apuesta del PRI /Jesús Cantú

68 La educación, al borde de la quiebra /Axel Didriksson

70

74

80

MIGRACIÓN

Botín del crimen organizado /Rosalía Vergara

CULTURA

José Clemente Orozco en el marco de algunos gobiernos mexicanos /Raquel Tibol

INVENTARIO

Vargas Llosa y El sueño del celta. Las tinieblas cubren la tierra /José Emilio Pacheco

82 Páginas de crítica Arte: La Calavera en el arte contemporáneo /Blanca González Rosas

Música: Arribita del río /Ricardo Jacob

Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080. Delfina Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León. ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Julio Aguilar, Jonathan García.

ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora SISTEMAS: Jorge Suárez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas ALMACÉN y PROVEEDURÍA: Mercedes Guerra, coordinadora; Rogelio Valdivia MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez FINANZAS. CONTABILIDAD: María Concepción Alvarado, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar Hernández, Fe lipe Suárez, Raquel Trejo Ta pia COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz OFICINAS GENERALES: Redacción: Fresas 13; Administración: Fresas 7, Col. del Valle, 03100 México, DF CONMUTADOR GENERAL: Karina Ureña; 5636-2000 FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción. AÑO 34, No. 1775, 7 DE NOVIEMBRE DE 2010 IMPRESIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010 México DF. DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel. 5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.

agencia proceso de información EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez,

agencia proceso de información

EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Manuel Robles, Concep- ción Villaverde; asistente: María Elena Ahedo; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006

Teatro: De lo mejor del Cervantino (I) /Estela Leñero Franco

Cine: La muestra en la Cineteca /Javier Betancourt

Televisión: De talk shows y bajas audiencias /Alma Rosa Alva de la Selva

Libros: Ni esconder ni olvidar /Lorena Crenier

88

90

ESPECTÁCULOS

Rabia, de Cordero /Columba Vértiz de la Fuente

DEPORTES

Herida putrefacta /Beatriz Pereyra

93

Los talacheros /Raúl Ochoa

96

Palabra de Lector

98

Mono Sapiens / Índices al alza /Helguera y Hernández

agencia de fotografíaMono Sapiens / Índices al alza /Helguera y Hernández EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección:

EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017

EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal, coeditor; Alejandro
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106
5636-2010 Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106 COORDINADOR: Alejandro Caballero;

COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010

Certificado de licitud de título No. 1885 y licitud de contenido No. 1132, expedidos por la Comisión Calificadora de Publicaciones de Revistas Ilustradas el 8 de septiembre de 1976. Proceso es una Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102. Registro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309

Registro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309 Circulación certificada por el Instituto Verificador de

Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios Registro No. 105 / 20

Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,100. 00 ; 6 meses, $660. 00 ; Guadalajara, Monterrey y Puebla: Un año, $1,200. 00 ; 6 meses, $720. 00 . Ejemplares atrasados: $40. 00 . Servicios informativos y fotográficos: AP, Notimex, Reuters.

Prohibida la reproducción parcial o total de cualquier capítulo, fotografía o información publicados sin autoriza- ción expresa de Comunicación e Información, S.A. de C.V., titular de todos los derechos.

Germán Canseco

PATRICIA DÁVILA

L a aparición del cuerpo de Ma- rio González Rodríguez, her- mano de la exprocuradora de Justicia de Chihuahua Patri- cia González Rodríguez, y el arresto de ocho sicarios que presuntamente participaron en su secuestro y ejecución, son

facetas de un conflicto que llego a su cli- max entre el exalcalde de Ciudad Juárez, José Reyes Ferriz, y la exfuncionaria. El viernes 5 por la mañana, el comi- sionado general de la Policía Federal (PF), Facundo Rosas Rosas, declaró que el miércoles 3 por la noche habían sido cap- turados en una residencia de la ciudad de Chihuahua ocho presuntos implicados en el homicidio. El funcionario declaró que uno de ellos, Luis Miguel Ibarra Castellanos, El Cora, confesó que el secuestro fue orde- nado por El Buitre, mientras que la ejecu- ción la decidió Adrián Orozco, El M1. El Cora es un policía municipal de Chihua- hua que tiene nexos con el cártel de Sina- loa y se comunica con esa organización a través de Noel El Flaco Salgueiro Nevá- rez, líder de la banda Gente Nueva. Rosas relató que, junto con El Cora, fueron arrestados Luis Alberto López Ro- dríguez; Martín Morales Soto, El Viejito; Rubén Eduardo Jacobo Larrea, Pinky; Jesús David Rendón Villela, El Badú; Víctor Hugo Villegas Espino, M2; Alonso Velarde Lizá- rraga, e Israel Zaragoza Elenes, El Zorrillo. El funcionario de la PF asegura que la dependencia supo de la presencia de un grupo de personas armadas en un pre- dio ubicado en el fraccionamiento Paseos de Chihuahua. Al desplazarse al lugar, los agentes fueron recibidos a tiros, pero con- trolaron la situación y aseguraron el in- mueble. El Cora fue quien informó que el cadáver de Mario González se encontra- ba en otro inmueble ubicado en la colonia Granjas del Valle. Según El Cora, uno de los cinco enca- puchados que aparecen en la grabación es- coltando a Mario González durante el in- terrogatorio es él. Aparece de pie al lado derecho del plagiado; otro es Pinky, quien se ubica al lado izquierdo; Alonso está jus- to atrás; y en medio están El Güerito y Luis. El Cora también declaró que quien in- terrogó a Mario es su hermano Eduardo Alexander Ibarra Castellanos. La graba- ción, dijo, se hizo en la casa de seguridad. Terminada la sesión, las paredes de la ha- bitación se pintaron de azul. Según él, sus compañeros le ordenaron cavar una fosa en un predio en la periferia de la ciudad de Chihuahua. Al regresar, Mario fue ejecutado con lazo y un pedazo de made- ra. Le aplicaron un torniquete hasta asfixiar-

La exprocuradora de Chihuahua, Patricia González Rodríguez

6 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

torniquete hasta asfixiar- La exprocuradora de Chihuahua, Patricia González Rodríguez 6 1775 / 7 DE NOVIEMBRE

NARCOTRÁFICO

Las víctimas

somos nosostros”

Las pugnas entre la exprocuradora de Chihuahua Patricia González Rodríguez y el exalcalde juarense José Reyes Ferriz por sus diferencias sobre la efectividad del Operati- vo Conjunto Chihuahua y la penetración de las bandas del narco en la ciudad fronteriza –ventiladas en las páginas de Proceso– cobraron ya una víctima: Mario González, hermano de la exfuncionaria. Y aun cuando ya hay ocho sicarios detenidos por ese caso, lo único cierto es que to- dos están implicados.

lo. En seguida lo subieron a una Dodge Ni- tro gris y lo llevaron a la fosa. El jueves 4 la reportera se comunicó con la exprocuradora y ella envió un do- cumento la madrugada del viernes 5 en el que explica:

“El cuerpo localizado aún no puede identificarse por los medios de prueba or- dinarios, ya que fue localizado con el pro- ceso de putrefacción en curso; por lo tan-

to, su rostro y demás peculiaridades físicas han desaparecido y no puede afirmarse que se trata de mi hermano, porque no existen elementos de prueba que lo corroboren. La familia y tu servidora pediremos la aplica- ción de la técnica del ADN con el objeto de tener la prueba técnica científica necesaria para conocer sobre la identidad de una per- sona en avanzado estado de putrefacción. “Por el momento, sólo se encontró un cadáver (…) Toda esta información está en el ámbito especultativo. Se requiere de la intervención del Laboratorio de Genéti- ca Forense, su proceso para establecer la identidad de las personas dura aproxima- damente 24 horas. “Considero que debemos permanecer

a la expectativa, hasta en tanto la autoridad competente, en este caso el área de Atención

a Víctimas de la Fiscalía General del Estado,

que se formó con el sistema penal acusato- rio, auxilie en la notificación a la familia so- bre el resultado de la técnica de ADN. Aun- que algunos en tono burlesco digan que no tiene cabida la prueba técnica científica. En estos casos resulta indispensable y determi- nante para la identidad de una persona. Ma- ñana proporcionaremos la muestra biológica para que sea cotejada con el perfil genético del cadáver. Sólo resta esperar ”

Los enconos de octubre

El mes pasado, Reyes Ferriz y Patricia González se lanzaron invectivas en las que se acusaban del fracaso del Operativo Conjunto Chihuahua (OCCH). En entre- vistas por separado recogidas por este semanario (Proceso 1771 y 1774), am- bos hablaron incluso de la corrupción que priva en los cuerpos policiacos estatales, municipales y federales y de la protección que los uniformados dan a los cárteles de Juárez y de Sinaloa en territorio juarense. Los diferendos se activaron el 5 de oc- tubre último. Ese día, a través de su área de prensa, Reyes Ferriz ofreció una entrevis- ta a esta reportera para, dijo, hacer un ba- lance del OCCH y de la recomposición de los cárteles en Juárez. El encuentro se rea-

lizó al día siguiente, al término del último informe de gobierno del alcalde juarense. Durante la plática, Reyes Ferriz soltó:

“La guerra emprendida en esta frontera en contra del narcotráfico es un fracaso. El go- bernador José Reyes Baeza confundió mi solicitud de cooperación al gobierno fede- ral para combatir al narcotráfico como una estrategia política para llegar a la guberna- tura, cuando no lo era. En represalia, nun- ca apoyó el operativo; por si fuera poco, la procuradora del estado, Patricia González, liberó a más de 9 mil 500 delincuentes de 10 mil que pusimos a disposición. La im- punidad lleva al fracaso” (Proceso 1771). El 15 de octubre, ya publicada la en- trevista con Reyes Ferriz, a través de un intermediario, la exprocuradora pidió una oportunidad para dar su propia versión. Incluso viajó a la Ciudad de México y acu- dió a las oficinas de este semanario para platicar con la reportera. El encuentro se realizó el 18 de octubre. Era lunes. Tres días después, el 21 de octubre, Mario González fue levantado por un co- mando. Aún no se conocía la versión de Patricia González, que se publicó el 24 de octubre. “Fue el gobernador José Reyes Baeza quien solicitó la intervención del gobierno federal en Ciudad Juárez (y no Reyes Fe- rriz). Además, asegura que el estado apor- tó 270 millones al OCCH como gasto ex- traordinario, mientras que el municipio (de Ciudad Juárez) asignó 400 millones de pesos de su gasto operativo normal”, de- claró la entrevistada (Proceso 1774). Luego, tras hacer un diagnóstico de las estructuras delictivas de los cárteles de Juárez y de Sinaloa, Patricia González co- mentó que en Chihuahua, las estructuras del crimen organizado permanecen prác- ticamente intocadas. En dos años y medio de guerra, aparte de sobrevivir el cártel de Juárez, se consolidó en la ciudad fronteri- za la organización que encabeza Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

la ciudad fronteri- za la organización que encabeza Joaquín El Chapo Guzmán Loera. 1775 / 7

NARCOTRÁFICO

También afirmó que Reyes Ferriz ni siquiera pudo disminuir la violencia en la ciudad durante su gestión; incluso atribu- yó esa situación al “error” de sacar al Ejér- cito de las calles de Juárez y sustituirlo por elementos de la PF. La reportera le comentó que se le impli- caba en el asesinato del reportero Armando Rodríguez, El Choco, del Diario de Juárez, ocurrido el 13 de noviembre de 2008, y que en el municipio de Namiquipa una persona afirmó que ella contrató a policías para rea- lizar ejecuciones y que se le señalaba co- mo protectora del cártel de Juárez. Patricia González rechazó esas versiones. Dijo que esa organización y la que li- dera Vicente Carrillo Fuentes lograron in- filtrar a las policías municipales, la esta- tal y la federal. Y dio nombres y mencionó casos concretos de elementos que apoyan al cártel de Juárez y los pagos que reciben por sus servicios. El 22 de octubre, el día posterior a la desaparición de su hermano Mario, la ex- procuradora presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR). Asimismo, la esposa del desapa- recido recibió una llamada en la que los presuntos plagiarios le dijeron que debía pagar 500 mil dólares para que su marido recuperara la libertad. El fin de semana si- guiente, el silencio. La madrugada del día 25 aparecieron varias mantas en la ciudad de Chihuahua. La del puente de la vialidad Nogales y ca- lle Alfonso Sosa tenía el siguiente mensaje:

“A las autoridades y público en gene- ral, no se dejen engañar, las causas de todos los desmanes en esta ciudad son causados por los (ilegible) del cártel de Sinaloa…”; la otra, en el puente de Periférico de la Ju- ventud y calle Ignacio Rodríguez, rezaba:

“Qué pasó, Noel Salgueiro, para qué se- cuestraste al Lic. Mario González…”. De forma casi simultánea, en la pági- na electrónica youtube se difundió un vi- deo de 9.56 minutos en el que se obser- va a cinco encapuchados que custodian al secuestrado mientras es interrogado. To- dos visten uniforme tipo militar y portan armas largas. La edición 1774 de Proce- so aún no se distribuía en Ciudad Juárez. Ese mismo 25 de octubre, Patricia González solicitó a la agente del Ministerio Público fede- ral Damaris Baglietto Hernán- dez realizar un análisis crimi- nalístico de los cubículos de la Procuraduría General de Justi- cia de Chihuahua porque, di- jo, el lugar donde fue grabado el video tiene características “peculiares” e “idénticas” al edificio donde se ubican las oficinas del Ministerio Públi- co estatal y la Agencia Estatal de Investigación; también so-

licitó que peritos en dactiloscopia busca- ran huellas de calzado, manchas de san- gre, saliva, sudor en estas instalaciones. Dos días después, personal del MP fe- deral realizó un recorrido por los centros de Cuauhtémoc y Parral. A las 15:30 ho- ras del 27 de octubre en youtube apare- ció la segunda parte del videointerroga- torio, en el que Mario González enumera varios asesinatos y da los nombres de los presuntos ejecutores. Dijo, por ejemplo, que El JL y otro sicario conocido como El Mónico murieron en dos enfrentamien-

tos. En la primera parte del interrogatorio Mario González había declarado, que El JL no había muerto en un enfrentamien-

to en Culiacán.

Piezas sueltas

El 28 de octubre, en una segunda entre-

vista, Patricia González dijo que el día an- terior pidió a las autoridades que citaran

a comparecer a los titulares de las ocho

dependencias que durante dos años y me- dio participaron en el OCCH. La exprocuradora mencionó al coor- dinador del programa, general Felipe de Jesús Espitia; al secretario de Seguridad

Pública estatal, Víctor Valencia de los San- tos; a Conrado García y a Eddie Robles, del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen); al titular de la Unidad de Inteligencia Táctica Operativa (Unito) en Ciudad Juárez, Arnoldo Cristerna; al secretario de Seguridad Pública Munici- pal, general Julián David Rivera Bretón; al comisario coordinador operativo de la PF, Vidal Díaz Leal Ochoa; el subprocu- rador de Justicia de la Zona Norte, Alejan- dro Pariente, así como a Gustavo Zabre y

a Javier Torres Cardona (Proceso 1774). Dijo también que contaba con el apo- yo de la PGR y de la Secretaría de Segu- ridad Pública federal (SSP), pero lamentó que la Sedena se lo regateé: “El personal de la Unito, ubicada en el interior de la V Guarnición Militar en Ciudad Juárez, sa- be perfectamente quién tiene a mi herma- no y cómo ubicar al grupo para rescatarlo. “Ellos (el Ejército) detuvieron a personas relacionadas con ésta célula, saben dónde viven y cómo se llaman quienes usan los

seudónimos de elquitapuercosenchihua- hua y elpumaoriginal”. Proceso intentó entrevistar al exgober- nador José Reyes Baeza Terrazas, a su su- cesor, César Duarte, así como al exalcal-

de de Ciudad Juárez. No tuvo respuesta en ninguno de los tres casos.

El 29 de octubre, la Agencia Noticiosa

del Centro (ANC), con sede en Aguasca- lientes, informó que Fernando Ornelas, ex- coordinador operativo del Centro de Inteli- gencia Policial (Cipol), fue ejecutado junto con su hermano Calixto. En la segunda par- te de su interrogatorio, Mario González se- ñaló que Fernando Ornelas estaba coludido

con el cártel de Juárez, al igual que el titular de esa dependencia, Saúl Hernández. Fernando llegó al Cipol en 2006, invi- tado por el director del centro, Raúl Gra- jeda Domínguez; antes había laborado co- mo policía municipal bajó el mando del mismo Grajeda Domínguez.

El jueves 4, medios de comunicación

de Ciudad Juárez informaron sobre el en-

frentamiento de agentes federales con si- carios en el fraccionamiento Paseos de Chihuahua la noche anterior, que termi- nó con la detención de ocho sicarios. El Diario de Juárez informó que de manera extraoficial se había mencionado a Jorge Gutiérrez Corral, El Chule, quien fungió como coordinador del Cipol cuando el or- ganismo era dirigido por Grajeda Domín- guez. El Chule se dio de baja en 2006.

A principios de año, Grajeda Domín-

guez publicó el libro Seguridad Pública en México, callejón sin salida, en el que calificó a César Duarte como candida- to de “legítimo orgullo”; asimismo, seña- la que Patricia González y Baeza Terrazas

de presuntos nexos con el cártel de Juárez.

El jueves 4, poco antes de que se loca-

lizara el cuerpo del secuestrado, la PGR determinó que “por su complejidad” e

“impacto social”, atraería el caso de Ma- rio González Rodríguez (AP/PGR/CHIH/ CHIH/3093/2010-B). Horas después el rumor sobre la ejecución del hermano de la exprocuradora cobró fuerza.

El viernes 5, en su conferencia maña-

nera, el comisionado de la PF, Facundo Ro- sas, no habló sobre la presunta detención del Chule. Proceso buscó de nueva cuenta a la exprocuradora para cono- cer su opinión. Hasta las 20:30 horas de ese día respondió que aún no tenía ninguna confirma- ción oficial sobre la muerte de su hermano. Alrededor de las cinco de la tarde del mismo viernes 5, la reportera se volvió a comu- nicar con Patricia González. Poco después envió un men- saje escueto: “Las autoridades deben responder. Nosotros so- mos víctimas…”.

Mario González. El interrogatorio
Mario González. El interrogatorio
saje escueto: “Las autoridades deben responder. Nosotros so- mos víctimas…”. Mario González. El interrogatorio
Si no los mata la droga
Si no los mata la
droga

los mata el narco

Tras las masacres perpetradas en Chihuahua, Baja California, Nayarit y Duran-

go, muchos de los adictos internados en los centros de rehabilitación se han ido

a la calle empujados por el miedo; numerosos establecimientos han cerrado, y

los que quedan improvisan precarias medidas de seguridad y se ven sometidos

a una serie de normas y recomendaciones por parte de las autoridades. Los dro-

gadictos que anhelan reincorporarse a la vida social en esas entidades pueden encontrar algo muy diferente a lo que buscan… la muerte.

10 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

en esas entidades pueden encontrar algo muy diferente a lo que buscan… la muerte. 10 1775

“El Heraldo de Chihuahua”

“El Heraldo de Chihuahua” MARCELA TURATI C on puertas reforzadas, can- dados, cámaras de seguridad, “botones

MARCELA TURATI

C on puertas reforzadas, can- dados, cámaras de seguridad, “botones de pánico”, guardias armados o rezos, los internos de los centros de rehabilita- ción de adicciones intentan salvarse de las olas de ma-

sacres de adictos que han azotado a Chi- huahua, Baja California, Nayarit y Duran- go. Los lugares que no han cerrado por el miedo endurecieron sus filtros de ingreso:

no hay cabida para pandilleros, hombres sin familia o juarenses. “Estamos reforzando la puerta; tiene un pasador y estamos poniendo otro; la luz de la oficina la apagamos bien temprano y

a las 8:00 de la noche nadie sale ni entra”, explica Luis Alberto López Dávila sobre las medidas improvisadas por el Centro de Integración de Alcohólicos y Drogadictos (CIAD) en Sonora. “Tenemos candados en la noche; los muchachos no se arriman a la puerta y só- lo recibimos a quien hable y nos diga quién lo recomienda para evitar que vaya a pasar algo similar a lo de la organización El Ca- mino”, dice José Luis Ávalos, del Centro de Integración y Rehabilitación para Alcohó- licos y Drogadictos (CIRAD) de Tijuana. “Monitoreamos 24 horas en las nue- vas cámaras de seguridad para, en su mo- mento, hacer alguna acción, sacar a los in- ternos. De eso a que nos acribillen, es lo único que podemos hacer”, afirma José Valdivieso, del Centro Santa Fe de la ciu- dad de Chihuahua, donde además impro- visaron claves para la gente que pregun- ta por teléfono por un familiar internado. Las autoridades de Chihuahua optaron por establecer en los centros “botones de pánico”, conectados con las policías mu- nicipales, como medida para atenuar la ca- cería. Sin embargo, desoyeron la petición de los directivos de los establecimientos de asignar policías para vigilarlos o man- dar patrullas a hacer rondines. En unos centros sólo les quedó enco- mendarse a Dios. Otros, no tan confiados en la protección celestial, niegan el acce- so a los ranfleados: los integrantes de las pandillas de Los Aztecas (al servicio del cártel de Juárez) o Los Mexicles (contrata- dos por el de Sinaloa). “En el momento en que se les entrevis- ta para internarse nos damos cuenta, por sus tatuajes, por su modo de vestir y cosas por el estilo, si son pertenecientes a ban- das, y estamos tratando de evitarlas”, ex- plica Valdivieso. “Nosotros no queremos a los que vie- nen de Juárez, aunque a veces los acepta- mos porque llegan bien golpeados por el Ejército”, comenta otro entrevistado. En el Centro Alcance Victoria, de Te- pic, al que pertenecían 10 de los 15 lavaco- ches acribillados el 27 de octubre, confían en que Dios los cuida, aunque la mayoría de los internos –los más incrédulos– huye- ron por miedo. “No hemos pedido rondines de la po- licía porque consideramos que no es ne- cesario, no hay nada que tengamos que ocultar”, dice por teléfono un encargado llamado Erik. El director de un centro que cerró en el Valle de Juárez –después de que un co- mando armado entró a amenazarlos pero les perdonó la vida– admite que el año pa- sado organizó por turnos a los pacientes para defender las puertas con armas. “So- mos un centro de rehabilitación cristia- no. ¿Qué chingados tenemos que traer una pistola si no estamos haciendo maldad, si

NARCOTRÁFICO

nosotros creemos en Dios, pero a veces ya no creíamos?”.

El eslabón más débil

Los internos en los anexos la pasan mal. Viven amenazados por pandillas. Con miedo a que un escuadrón de la muer- te llegue a su puerta. Presionados por el gobierno para que mejoren sus servi- cios. Bajo rudas inspecciones policiacas. Tentados por la sobreoferta de drogas en

las calles. Estigmatizados por la sociedad. Cada masacre desincentiva a los adic- tos a recuperarse y los regresa a vivir en las calles, donde son maltratados por mili- tares y policías. “La última vez que me encerré fue ha- ce año y medio. No lo vuelvo a hacer. Me- nos con lo que está pasando. Mataron a 18 compas en El Aliviane (septiembre de 2009), que era donde me internaba”, cuen-

ta Pepe, un heroinómano que vive en una

casa abandonada y en ruinas de Ciudad

Juárez, que presume tener bien arreglada

y compartida con seis gatos y tres perros

(“mi familia”, como los llama). Durante su estancia en la calle ha si- do levantado y golpeado cuatro veces: una por militares, otra por policías municipa-

do levantado y golpeado cuatro veces: una por militares, otra por policías municipa- 1775 / 7
do levantado y golpeado cuatro veces: una por militares, otra por policías municipa- 1775 / 7

La larga huida de

“Tony Tormenta”

RICARDO RAVELO

T ras seis horas de combates en las calles de Matamoros, Tamau- lipas, murió el capo Antonio Eze- quiel Cárdenas Guillén, Tony Tor- menta, quien encabezaba el cártel del Golfo junto con Eduardo Cos-

tilla Sánchez, El Coss. Desde hacía semanas el Ejército y la Ma- rina le seguían los pasos a Cárdenas y a otros jefes del cártel del Golfo, entre ellos a Grego- rio Sauceda Gamboa, Don Goyo, miembros de una generación de capos que hace dos sexenios se encumbraron en el negocio del narcotráfico con el respaldo de políticos y policías de Tamaulipas. Ezequiel Cárdenas era hermano del nar- cotraficante Osiel Cárdenas Guillén, deteni- do en marzo de 2003 y extraditado a Esta- dos Unidos en noviembre de 2007. La caída de Osiel, como ahora se demuestra, no sig- nificó la desarticulación del cártel del Golfo, pues el grupo criminal logró reposicionarse hasta extender sus dominios a una veintena de estados. Luego de la captura de Osiel, Ezequiel tomó el mando de la organización que actual- mente opera con la protección de la policía de Tamaulipas y que está enfrentada a otro cártel:

Los Zetas, que hace dos años se desligó del grupo criminal que los hizo nacer en 1997. En su edición 1771 Proceso publicó un amplio retrato de Ezequiel Cárdenas Guillén titulado La cacería, en el que se incluyeron su historia, sus andanzas, las matanzas que per- petró, la protección que recibía y los expedien- tes que tenía abiertos en cortes federales de Estados Unidos, donde era considerado “una amenaza para la seguridad nacional”. El nombre de Ezequiel Cárdenas aparece mencionado en el expediente 2009R01080/ OCDETF/NYNYE-613; se le señala como un capo violento, sanguinario, que tiene una amplia red de contactos en territorio estadu- nidense para trasegar la droga del cártel del Golfo. La DEA lo consideraba uno de los capos más beligerantes del narcotráfico mexicano, del mismo perfil de su hermano Osiel Cárde- nas –El Mata Amigos–, quien solía decapitar o enterrar vivas a sus víctimas.

Tan alto era el perfil criminal de Ezequiel Cárdenas que la PGR lo incluyó en la lista de los 26 más buscados: ofrecía 30 millones de pesos para quien aportara información que llevara a su captura. Huidizo como Osiel, Ezequiel Cárdenas sa-

lió airoso de varias balaceras y persecuciones

en Tamaulipas, Veracruz y Tabasco, su principal

corredor de operaciones. La Marina y el Ejército

lo buscaban desde hacía meses, pero de todos

los operativos escapaba pues recibía informa- ción oportuna de la policía estatal. El pasado 21 de septiembre varios me-

dios informaron, con base en datos de la PGR, que Ezequiel Cárdenas presuntamente había sido detenido en Matamoros durante un enfrentamiento entre sicarios y militares ocurrido días antes. Según esas versiones, la tarde del 8 de septiembre hubo un tiroteo de cuatro horas en un inmueble del fraccionamiento Del Río, donde el capo se atrincheró. En la averigua- ción PGR/TAMPS/MAT-III/2466/2010 se narra que “extraoficialmente se tuvo conoci-

miento de lo siguiente: que en el interior del inmueble dañado se encontraba Tony Tor- menta, a quien no capturaron”. El escrito incluye testimonios de quienes presenciaron el tiroteo. Los testigos dicen que Ezequiel Cárdenas salió caminando del inmueble y ningún uniformado le impidió el paso. La tarde del viernes 5 el Ejército y la Mari- na volvieron a la carga. Cientos de efectivos de ambas corpo- raciones se desplazaron a Ta- maulipas –uno de los estados más violentos del país– para enfrentar al capo y sus sica- rios. Una versión extraofi- cial establece que tanto los militares como los marinos también tienen en la mira a Eduardo Costilla Sánchez, El Coss, a quien se le atribu- ye la violencia que azota a esa entidad. Los militares ubicaron

lulares. Lo rastrearon hasta que, vía satélite, determinaron su posición y hacia ese punto se dirigieron. En una casa donde estaba refugia- do comenzó el tiroteo. Otros enfrentamientos a tiros se suscitaron en las calles del centro de Matamoros. En la casa de Tony Tormenta se desató una intensa balacera. Los sicarios respon- dieron con igual capacidad de fuego que las fuerzas gubernamentales, a tal grado de que dos marinos murieron en la refriega. Pero la artillería oficial fue letal. Una ráfa- ga de balas penetró el cuerpo del narcotrafi- cante nacido el 5 de marzo de 1962. La caída de Ezequiel Cárdenas Guillén no desarticula al cártel del Golfo, cuyo cuerpo directivo se mantiene incólume, tal como su red de testaferros y lavadores de dinero. En 2003, tras la captura de Osiel, el enton- ces secretario de la Defensa, Clemente Vega García, dio a conocer que el cártel del Golfo tenía a su servicio unas 300 personas. Su fun- ción: lavar los activos de la organización. La red de testaferros, entre los que fue- ron mencionados empresarios de Tamauli- pas, sigue siendo investigada por la PGR y la Sedena. Si bien es un fuerte golpe para el cártel del Golfo –no así para el narcotráfico, que sigue boyante en México– la muerte de Ezequiel Cárdenas no lo desarticula. Su líder, Eduardo Costilla, el hombre más protegido en Tamau- lipas, sigue envuelto en la impunidad.

protegido en Tamau- lipas, sigue envuelto en la impunidad. a Tony Tormenta mediante la intercepción de

a

Tony Tormenta mediante

la

intercepción de sus ce-

12 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

en la impunidad. a Tony Tormenta mediante la intercepción de sus ce- 12 1775 / 7

les y dos por los federales. “Nomás lo ven

a uno, lo agarran, lo quieren subir a cache- tadas y pa’rriba. Los soldados y federales son más difíciles, son de rancho, no tie- nen estudios, los entrenan para matar, son una bola de prepotentes, marranos, pero son autoridad. Ya van como cinco compas

que los federales levantan, y a los dos días amanecen muertos: se les pasa la mano, se les sale un balazo en la cabeza y luego di- cen que los mató el narco”. Pepe tampoco vivió buenas experien- cias dentro de los cuatro centros donde se

“encerró”:

“El trato es un poco bastante salvaje en la mayoría; no hay suficiente espacio; se hacen motines por la comida; los cas- tigos son por cualquier cosa y luego-lue- go te llevan a un cuarto y te golpean feo. Lo peor es cuando se juntan cuatro, cinco pandilleros en ese centro y le dan a los de- más, hasta al director.” Gustavo de la Rosa, visitador de la Co- misión Estatal de Derechos Humanos, expli-

ca que durante 2008 la estrategia de investi- gación del Ejército fue detener a adictos y

a dealers para sacarles, a base de torturas,

quién distribuía la droga en sus barrios; y después se enfocaron a detener a los “capi- tanes”, los mandos medios de los cárteles. “La población de adictos sigue tan inde-

fensa, caminando en el infierno, viviendo en los picaderos, en una miseria humana horri- ble. El gobierno, la sociedad, los amigos y hasta las familias siguen convencidos de que a los adictos no les queda nada más que es- perar la muerte”, manifiesta a Proceso. Por su parte, el pastor Julián Rojas, del Centro Cristiano Alcance Victoria, quien opera en la decadente zona central de Ciu- dad Juárez como integrante de la organi- zación Compañeros, afirma que muchos directivos viven bajo amenazas: “Si no pagan sus cuotas” serán masacrados. Los que no resisten cierran. Se entera también de que los federales abusan de los usua- rios de drogas, a quienes roban o golpean. María Elena Ramos, la directora de Compañeros –dedicada a la reducción de riesgos entre farmacodependientes–, decla- ra que los adictos que sufren maltrato por los policías, no lo denuncian porque los ciuda- danos consideran que se merecen sus casti- gos, los ven como enemigos y los culpan de la violencia. Sus familias tampoco quieren internarlos mientras sigan las matanzas.

Esclavos de la droga

En los últimos años el paisaje fronterizo mexicano ha cambiado. Proliferan las nar- cotienditas y picaderos por todos lados,

NARCOTRÁFICO

mientras cierran centros de rehabilitación caseros. Los adictos son cada vez más jó- venes. Se ven colectivos de ellos refugia- dos debajo de puentes, habitando casas en obra negra, durmiendo en parques. Ciudades como Tijuana están inunda- das por el crystal (derivado de la metanfe- tamina), la droga de los pobres, a 50 pesos por dosis, que una vez que se prueba difícil- mente se abandona. “Ese problema ha de- teriorado la calidad de vida en la mayoría de las colonias porque los adictos al crys- tal son un ejército de fantasmas que roban lo mínimo para la dosis: cable de luz, cobre, tanque de gas, batería de auto, tapaderas de alcantarillas, el DVD, la tele”, abunda el derechohumanista Víctor Clark Alfaro. “Tragedia es que la edad de inicio de consumo en Tijuana es a los nueve años, y que 85% de los adictos está enganchado al crystal, que te mete a estados de alucina- ción, euforia y violencia.” Tragedia es igualmente que en Ciudad Juárez se estrenó un nuevo rango para la edad de inicio de las adicciones: a partir de los cinco años. “Hace 10 años no teníamos esos ran- gos; empezaban entre los 12 o 14 años; ahora se da entre los cinco y los 10 años por falta de cuidado de los hijos o porque los padres son usuarios de las drogas y las

por falta de cuidado de los hijos o porque los padres son usuarios de las drogas
por falta de cuidado de los hijos o porque los padres son usuarios de las drogas

El “calentamiento” de Acapulco

EZEQUIEL FLORES CONTRERAS

HILPANCINGO, GRO.- A poco

más de un mes del secuestro de 20 michoacanos en Acapulco (el pasado 30 de septiembre) fueron hallados 18 cadáveres en una fosa

clandestina en la zona rural del puerto. Hasta el cierre de esta edición, familiares de los le- vantados habían identificado cuatro cuerpos. El hallazgo no le causó sorpresa a las au- toridades de Guerrero. Desde hace más de dos semanas tenían información de que los levantados estaban muertos e incluso sabían que los celulares de las víctimas estaban siendo utilizados en Acapulco para hacer llamadas locales y a Sinaloa, según reportes oficiales consultados por Proceso. Por otra parte, una nota publicada el 27 de octubre por el periódico Reforma afirmaba que los michoacanos “no eran turistas sino in- tegrantes de La Familia” y agregaba que “los presuntos integrantes de la banda criminal tenían la instrucción de calentar la plaza con la ejecución de dos alcaldes –el de Acapulco, José Luis Ávila Sánchez, y el de San Marcos, Arturo Heredia Agatón– y con ataques a es- cuelas”. Esta versión no fue desmentida por las autoridades estatales. Además dos videos difundidos en YouTu- be desataron un infierno en Acapulco. En el primero, puesto en internet el 19 de octubre, se ve a un policía interrogado por tres hombres armados: éste señala que otros uniformados y comandantes de su corpora- ción trabajan para Édgar Valdez Villarreal La Barbie y los responsabiliza de la desaparición de los 20 michoacanos.

C

El 3 de noviembre circuló otro video en el que dos hombres afirman que Carlos Monte- mayor –presunto suegro de La Barbie y quien habría quedado al mando de su organiza- ción– ordenó el asesinato de los michoaca- nos en venganza porque La Familia les arre- bató la plaza de Ciudad Altamirano. Estos hechos desencadenaron una de las peores jornadas de violencia en Acapulco desde que, a principios de este año, sicarios de Héctor Beltrán Leyva El H decidieran des- plazar a operadores de La Barbie, luego de la muerte de Arturo Beltrán Leyva. En 15 días –del 21 de octubre al pasa- do jueves 4– han sido asesinadas más de 50 personas, entre ellos siete policías en dos ataques perpetrados el lunes 1 y el jueves 4. Los grupos criminales se pelean Acapul- co palmo a palmo. Las balaceras a todas ho- ras han aterrorizado a la gente y empañado las campañas electorales que comenzaron oficialmente la semana pasada. La mañana del 21 de octubre, en el ba- surero del poblado de El Bejuco, municipio de Acapulco, fueron hallados los cuerpos de cuatro ejecutados, entre ellos Antonio Valdez Andrade, priista, líder de los comer- ciantes ambulantes y coordinador de cam- paña de Manuel Añorve, candidato de la coalición Tiempos Mejores para Guerrero. Junto a las víctimas dejaron una cartulina con el mensaje: “Esto nos paso por andar con La Barbie. Atte. Beltrán Leyva y los amigozzz”. Un día después otros seis cuerpos fue- ron descubiertos en San Isidro Gallinero con un mensaje que acusaba a las víctimas de pertenecer a la organización de La Barbie y

Acapulco. La narcofosa Óscar Alvarado
Acapulco. La narcofosa
Óscar Alvarado

14 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

narcofosa Óscar Alvarado 14 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010 amenazaba a otros de sus

amenazaba a otros de sus operadores: Me- lón, Koreano y El Metro. En lo que se consideró una respuesta de los operadores de La Barbie, el 25 de octubre localizaron a cuatro fusilados en la colonia Miramar. El martes 2 una llamada anónima avisó que en la zona rural de Acapulco habían sido enterrados los 20 michoacanos levantados en septiembre. Por la tarde, en una huerta en las inmediaciones de Tunzingo encontraron los cuerpos de dos hombres ejecutados a tiros y junto a ellos un mensaje que indicaba que en ese lugar había personas enterradas. Un día después las autoridades descubrie- ron la narcofosa en esa huerta, de donde fueron exhumados 18 cuerpos de personas asesina- das a golpes o a tiros, según los dictámenes periciales. Los reportes oficiales detallan que los dos hombres que fueron asesinados en el lugar donde se encontró la narcofosa son los mismos que aparecieron en el video subido a internet ese mismo día: el miércoles 3. El pasado viernes cuatro mujeres, fami- liares de las víctimas, llegaron a Acapulco y luego de revisar fotos y videos de los cuerpos rescatados en Tunzingo, identificaron al me- nos a cuatro como sus parientes. En estos días, mientras los sicarios de El H y Los Zetas intentan recuperar uno de los prin- cipales feudos de El Jefe de Jefes en el Pacífi- co, los operadores de La Barbie se adjudicaron varias ejecuciones bajo las siglas del cártel In- dependiente de Acapulco y con narcomensa- jes se pusieron a disposición de Carlos Monte- mayor, El Chaparro o El Compadre, según una fuente gubernamental que pidió el anonimato. En otro extremo de la entidad, en la región de Tierra Caliente y la Zona Norte, La Familia Michoacana sigue apoderándose de varias plazas que estuvieron dominadas por la hoy erosionada estructura de los Beltrán Leyva, dice la misma fuente. La violencia desatada por sicarios al ser- vicio de El H y La Barbie no sólo ha dejado una estela de muertes y desaparecidos, sino que ya representa una amenaza para la principal fuente de ingresos de la entidad: el turismo. El puente por el Día de Muertos fue califi- cado de trágico: la ocupación hotelera ape- nas llegó a 54%, de acuerdo con datos de la Secretaría de Fomento Turístico estatal. La costera Miguel Alemán estuvo vacía; también los antros, bares y restaurantes. El turismo internacional prácticamente ha des- aparecido y quienes llegan de otras entidades prefieren permanecer en las albercas y bares de los hoteles.

El video que desató el infierno

El 30 de septiembre, luego de que un coman-

do levantó a 20 michoacanos en el fraccio- namiento Costa Azul, se pusieron en marcha varios operativos policiacos y militares en

busca de los desaparecidos, y se detonó una confrontación verbal entre los gobernadores de Michoacán, Leonel Godoy, y Guerrero, Zeferino Torreblanca (Proceso 1772). El 19 de octubre, en el portal de YouTu- be se hizo público un video donde tres hombres armados interrogan a un policía municipal de Acapulco identificado como Salomón Gaxiola, quien habría vinculado

a otros uniformados y jefes policiacos co-

mo parte de la estructura al servicio de La Barbie (El Melón, los policías Radilla, El Chema y Manzanares, los comandantes Juan y Julio Contreras y el teniente coro- nel de la Secretaría de Seguridad Públi- ca Municipal de apellido Paz) a quienes responsabilizó de la desaparición de los michoacanos. Reportes oficiales indican que El Me- lón es un operador de La Barbie en la zona de Costa Azul y que los policías señalados podrían ser el actual comandante para Asuntos Especiales de la Policía Ministe- rial, Emanuel Radilla, y el comandante de la misma corporación, Jaime Manzanares. La Secretaría de Seguridad Pública de Acapulco, que dirige el general Paulino Var- gas, confirmó que los comandantes Juan y Julio Contreras forman parte de esa corpora- ción y el teniente coronel Manuel Paz Espino- za es director de la policía en la zona urbana. El 21 de octubre el procurador guerre- rense David Sotelo informó en conferencia de prensa que todos los policías señalados fueron citados para rendir declaración mi- nisterial. El mismo día Torreblanca se apre- suró a minimizar las imputaciones y sostuvo que “ningún video hace prueba plena” y que, por lo tanto, “no se puede actuar en función a denuncias de esa naturaleza”.

Escoltas y autos blindados

El pasado 28 de octubre, una semana an- tes del arranque de las campañas electora- les, el gobernador Torreblanca se reunió en privado y por separado con los tres candi- datos a sucederlo. Torreblanca les ofreció camionetas blindadas y escolta y les pidió sus agendas de campaña para protegerlos en los actos masivos con personal de seguridad, logís- tica y tránsito. Sólo el candidato del PAN, Marcos Efrén Parra Gómez, aceptó. Los candidatos de la coalición Guerrero nos Une –PRD, PT y Convergencia–, Ángel Aguirre Rivero, y de Tiempos Mejores pa- ra Guerrero –PRI, Verde y Panal–, Manuel Añorve Baños, rechazaron la propuesta pues ambos disponen de sus propios equi- pos de seguridad.

tienen a la mano”, observa Antonio Tres- palacios, del Consejo contra las Adiccio- nes de Chihuahua. Tragedia es que actualmente quienes se hartan de la esclavitud de las drogas tie- nen menos opciones de recibir tratamien- to, por el cierre de los anexos amenazados o por las clausuras gubernamentales de los centros no regularizados. La red de centros Nueva Vida, finan- ciada por el gobierno federal con el dinero confiscado a Zhenli Ye Gon, tampoco está exenta de riesgos. Su personal vive aterra-

NARCOTRÁFICO

do, como quedó claro en el último Encuen- tro Nacional de Consejos Estatales contra las Adicciones, donde los trabajadores de la zona norte solicitaron que los pacientes pe- ligrosos sean tratados en cárceles o psiquiá- tricos y denunciaron que los centros (aun- que nuevos) están rebasados, son inseguros y reciben amenazas, según reportó Milenio el pasado 29 de octubre. Sus miedos tienen fundamento. Só- lo en Chihuahua, en tres años, comandos armados asesinaron a 18 personas en El Aliviane, 10 en el Anexo de Vida, 19 en

comandos armados asesinaron a 18 personas en El Aliviane, 10 en el Anexo de Vida, 19
comandos armados asesinaron a 18 personas en El Aliviane, 10 en el Anexo de Vida, 19

Bernardo De Niz

el Centro Fe y Vida, 10 en dos irrupciones al CIAD, cinco en La Vida sin Adicciones y a una en el anexo Doceava Tradición. La modalidad se propagó a otros estados. Es- te año nueve personas han sido masacra- das en Fuerza para Vivir, de Durango; 11 en Alcance Victoria, de Tepic, y 14 en El Camino, de Tijuana. (Las últimas dos ma- tanzas fueron a finales de octubre.)

Cristoterapia y otros remedios

Los centros de rehabilitación fueron una respuesta de los mismos adictos recupera- dos que deseaban ayudar a otros. Muchos florecieron en casas particulares. Inventaron sus reglas. Improvisaron sus métodos. Se manejaron con presupuesto propio. Los métodos de recuperación más uti- lizados son Los 12 pasos de Alcohólicos Anónimos o la “Cristoterapia”, que se ba- sa en alabanzas, voluntad y rezos. Pocos centros se han profesionalizado o aplican métodos científicos para el tratamiento. La mayoría operan sin regularización. “Esos centros con frecuencia han venido desarrollándose ante la ausencia de políticas del Estado y de opciones de rehabilitación, en situaciones de pobreza y abandono; mu- chos, como anexos o fundados por grupos religiosos con buena voluntad pero sin cono- cimientos suficientes, sin apoyo ni condicio- nes de seguridad. Las masacres ni siquiera han producido malestar porque la sociedad considera que los adictos son un problema, que son personas que no valen, y eso los ha- ce un blanco muy fácil”, afirma la socióloga juarense con especialidad en farmacodepen- dencia Teresa Almada. A su vez, Hugo Almada, también ex- perto en adicciones de la Universidad Au- tónoma de de Ciudad Juárez, critica el hecho de que el gobierno federal ha privi-

Tepic, 27 de octubre. Huellas de la agresión

legiado el enfoque policial del combate al narcotráfico, y no lo ha visto como proble- ma social y de salud pública. “¿Qué van a hacer con las personas con adicciones? Se requiere una política ade- cuada que incluya el manejo de las adic- ciones de manera integral, el tratamiento, la prevención y reinserción que les brinde oportunidades. Si no, ¿cómo lo van a re- solver? ¡Ni modo que los maten!” Luego de las primeras matanzas en Chi- huahua, las autoridades voltearon la vista ha- cia ese tipo de centros y anunciaron que los apoyarían, pero los emplazaron a mejorar sus condiciones de seguridad y salubridad; si no, los amenazaron con clausurarlos. El funcionario Trespalacios, del Conse- jo Estatal contra las Adicciones, dice que los centros deben incorporar medidas de segu- ridad y establecer un “cedazo” para aceptar pacientes, que puede consistir en que el can- didato llegue en compañía de familiares. “Se les recomienda que se hagan pre- guntas concretas a las personas que desean ingresar: si han sido parte de pandillas y de qué pandillas, para que el centro pueda tener elementos y decida recibirlas o no. No estamos promoviendo que se niegue la atención, sólo que prevean los posibles ni- veles de peligrosidad”, explica a Proceso. En Juárez, según la cifra de Trespala- cios, había 56 centros, pero ocho cerraron por miedo, y menos de 20% cumplen con las normas oficiales. Él estima en 40 mil el número de adictos en la ciudad, mien- tras que las autoridades municipales calcu- lan que son 100 mil. En todo el estado son 140 los centros reconocidos, la mayoría en localidades urbanas, pocos en municipios medianos o pequeños. A decir del encargado del Centro Santa Fe, de Chihuahua, aunque las autoridades les han pedido que se acerquen a las poli-

cías, éstas no han cumplido su parte. “No nos han dado el apoyo que se necesita, que haya uno o dos guardias por cada centro o por lo menos que estén dando rondines se- guidos en cada uno de ellos. Tenemos ‘bo- tones de pánico’, pero lo mejor sería que no se despegaran mucho de aquí. La gente de la Secretaría de Seguridad Pública tam- poco asiste a nuestras reuniones”, refiere. Una vez que las masacres dejaron al descubierto la fragilidad de los centros, la Secretaría de Salud comenzó a apretar las tuercas a esas organizaciones en va- rias entidades. López Dávila, desde el CIAD de Sono- ra, dice que son costosos los cambios que pide el gobierno para apoyar a los centros –como extinguidores, revisiones médicas, enfermería con cama, expediente de cada interno, señalización de las instalaciones, punto de reunión en caso de emergencia, piso de loseta, puerta de emergencia– y que difícilmente pueden hacerlo con la venta de paletas y el boteo que practican en los semáforos, donde también la poli- cía los persigue. “Nos piden que no haya nada caduca- do, pero como vamos al Banco de Alimen- tos a trabajar, nos donan o venden a veces comida caducada. Y así ¿qué vamos a ha- cer”?, se pregunta. José Luis Ávalos, del consejo directi- vo del CIRAD, calcula que de cada 100 centros de rehabilitación de Tijuana, sólo 33 están certificados y el resto (los ‘pati- to’) no quieren regularizarse; algunos de éstos son negocios de personas que nun- ca terminaron de rehabilitarse, son dirigi- dos por pandilleros o sirven de refugio pa- ra malvivientes. “El peligro con éstos es que no les inte- resa recuperar a las personas o brindarles alternativas de vida para que dejen de con- sumir, sólo mandarlos a la calle con una cajita y un montón de papelitos para que taloneen dinero lucrando con la enferme- dad”, puntualiza. Por su parte, el experto Clark Alfaro plantea que las estimaciones de la Secre- taría de Salud sobre el número de droga- dictos en Tijuana son muy bajas (80 mil personas), mientras que los centros calcu- lan 200 mil, lo que significaría 10% de la población. Los 166 centros (uno munici- pal) tienen capacidad para atender a 9 mil personas, y en algunos se cometen abusos sexuales, golpes, torturas, o se mantiene a la gente a la fuerza. “El Estado –denuncia– no invierte en prevención ni en rehabilitación. Ha ce- rrado los ojos. Prefiere que la sociedad se encargue por omisión, por falta de recur- sos o para quitarse el problema. Lo único que pudieron hacer los centros es reforzar candados a la entrada, poner mayor vigi- lancia. ¿Qué más pueden hacer que poner más candados?”

16 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

entrada, poner mayor vigi- lancia. ¿Qué más pueden hacer que poner más candados?” 16 1775 /

La petición de la Corte Interamericana de Derechos Hu- manos al Estado mexicano para que acote el fuero militar ha sido ignorada por el gobierno calderonista, enfrasca- do en su guerra contra el narcotráfico. Mientras países sudamericanos que padecieron dictaduras castrenses dan ejemplo al mundo al modificar los ordenamientos legales en la materia, aquí la Suprema Corte decidió ig- norar al organismo supranacional, en tanto que la ini- ciativa de reforma a la justicia militar que el Ejecutivo envió al Congreso es vista por analistas internacionales como incompleta o, de plano, como una simulación.

Una reforma

“simulada”
“simulada”

JORGE CARRASCO ARAIZAGA

C omo en las peores épocas de las dictaduras militares en La- tinoamérica y del paramilita- rismo en Colombia, el Estado mexicano se resiste a contro- lar al Ejército y la Marina en lo tocante a casos de violacio-

nes a los derechos humanos. En la Universidad de Harvard ven la reforma a la justicia militar propuesta por Felipe Calderón como una simulación de cumplimiento de las obligaciones interna- cionales de México; para el investigador de temas castrenses mexicanos Roderic Ai Camp, del Claremont McKenna College, esa iniciativa está muy lejos de las modi- ficaciones que se necesitan en las Fuerzas Armadas del país. La limitada reforma al fuero militar que pretende Calderón y la reciente omisión de la Suprema Corte de Justicia de la Na- ción (SCJN) en respuesta al fallo de la Cor- te Interamericana de Derechos Humanos (Coidh) –que pide el acotamiento de la jus- ticia castrense en México– muestran la mis- ma renuencia que en su momento tuvieron los gobiernos controlados por militares en América Latina.

Países de la región que estuvieron ba- jo dictaduras castrenses, como Argentina, han modificado en años recientes su legis- lación para que los militares dejen de in- vestigar los casos de violaciones a los de- rechos humanos en los que ellos mismos están implicados. Otras naciones, como Colombia y Pe- rú, también han avanzado en reformas e interpretaciones constitucionales para que esos casos ya no sean investigados en tri- bunales castrenses, a pesar de la resisten- cia de los institutos armados o de los con- gresistas locales. La propuesta de reforma que Calde- rón envió al Senado el 10 de octubre pa- sado va en sentido contrario a esos cam- bios y limita la jurisdicción civil, a la que le concede el procesamiento de militares sólo en tres situaciones de violación a los derechos humanos: desaparición forzada, tortura y violación. Impulsada por los propios militares, la iniciativa deja fuera delitos como los ase- sinatos de civiles cometidos por efectivos de las Fuerzas Armadas en el contexto del “combate a las drogas” –como ha ocurrido en Sinaloa, Tamaulipas y Nuevo León–, que la norma internacional considera eje- cuciones extrajudiciales.

Caso Radilla

El próximo 15 de diciembre se vence el pla- zo para que el Estado mexicano cumpla con la sentencia de la Coidh sobre la desapari- ción forzada de Rosendo Radilla a manos de militares en Atoyac de Álvarez, Guerre- ro, en 1974, durante la guerra sucia. La Coidh –que consideró el caso Ra- dilla un ejemplo de la “práctica sistemáti- ca” de la desaparición forzada en México en los sesenta y setenta– le pidió al Esta- do mexicano reformar “en un plazo razo- nable” el artículo 57 del Código de Justi- cia Militar (CJM) para hacerlo compatible con los estándares internacionales y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos” (Proceso 1729). Según los acuerdos internacionales, los tribunales civiles son los que deben in- vestigar los delitos cometidos por milita- res contra civiles, en especial las violacio- nes a los derechos humanos. El artículo 57 del CJM indica que las violaciones a los derechos humanos son “faltas a la disci- plina militar”. La Coidh también le pidió a México reformar el artículo 215 A del Código Pe- nal Federal, que trata sobre desaparición forzada de personas.

18 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

215 A del Código Pe- nal Federal, que trata sobre desaparición forzada de personas. 18 1775

Octavio Gómez

La respuesta del Estado mexicano ha si- do limitada y de aplazamiento. El pasado 8 de septiembre, la SCJN decidió, por ocho votos a tres, evadir lo que le pidió la Coidh en su fallo contra México: hacer una inter- pretación constitucional del CJM acorde con los compromisos internacionales. Esa mayoría de votos evitó ir al fondo de la sen- tencia y dejó que el alcance del fuero mili- tar lo definan el Legislativo y el Ejecutivo. No era la primera vez que la Corte le daba la vuelta al tema de la justicia militar. En agosto de 2009 decidió –en una vota- ción dividida, de seis a cinco– negar el am- paro a Reynalda Morales Rodríguez para que la ejecución extrajudicial de su ma- rido, Zenón Medina López –cometida en marzo de 2008 por soldados en la sierra de Badiraguato, Sinaloa–, fuera investiga- da por la justicia ordinaria. Luego de la evasión de la Corte para que el Poder Judicial cumpliera con lo que le co- rresponde en la sentencia de la Coidh, Cal- derón presentó al Senado una reforma al CJM que está bajo escrutinio internacional. James Cavallaro, director ejecutivo del Programa de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard –quien junto con la Comisión Internacional de Juristas le ha pedido a la

Fuerzas Armadas. Impunidad

SCJN acotar el fuero militar–, critica la simulación de Calderón para hacer creer que México cumplirá el fallo de la Coidh. La propuesta de Calderón, dice Ca- vallaro en entrevista, “de ninguna mane- ra cumple con la sentencia de la Coidh o el derecho internacional. La Corte (inte- ramericana) ordenó que ninguna violación

a los derechos humanos sea conocida por

el fuero militar. En la propuesta de Calde- rón muchos de los abusos comunes en el marco de la guerra contra el narco, como

las ejecuciones, las detenciones arbitrarias

y los cateos sin orden, se quedarían en el

fuero militar”. Advierte que si el Congreso la aprue- ba los militares tendrán un amplio margen para seguir aplicando su jurisdicción so-

bre los civiles. Explica que las mismas au- toridades militares podrán decidir cómo tipificar un delito, “de manera que fácil- mente pueden clasificar un caso de tortura

o violación como abuso de autoridad, para

evitar el envío al fuero civil”. Graduado de Harvard y defensor de los derechos humanos de migrantes cen- troamericanos en la frontera de México y Estados Unidos, de las víctimas de viola- ciones a los derechos humanos durante la dictadura de Pinochet en Chile y litigan-

NARCOTRÁFICO

te contra el Estado brasileño ante la Co- misión Interamericana de Derechos Hu- manos (CIDH), Cavallaro deja en claro las pretensiones del gobernante mexicano:

“Con (su) propuesta, Calderón quisie-

ra hacer ver que está tomando acciones pa-

ra cumplir, pero en realidad la estrategia pareciera ser desviar la presión generada alrededor de este tema promulgando una reforma que no tendría casi ningún efec-

to y que abiertamente incumple los fallos

de la Coidh.” Contundente, el también fundador del Centro de Justicia Global –principal orga- nización defensora de los derechos huma- nos de Brasil– afirma: “No se puede cali- ficar sino de alarmante la actitud asumida

por la administración (de Calderón) frente

al tema del fuero militar, porque pone en

seria duda la voluntad o capacidad del Es- tado (mexicano) para establecer verdade- ros controles civiles sobre el actuar de sus Fuerzas Armadas en un contexto de abusos que no deja de ser un tema de mucha preo- cupación de la comunidad internacional”.

El tema es el control civil

Roderic Ai Camp, quien desde los ochen- ta se ha dedicado a investigar al Ejército mexicano, considera también en entrevis- ta que la reforma podría ser “un cambio significativo” si se toma en cuenta la au- tonomía con la que han actuado las Fuer- zas Armadas en México durante décadas. Pero aclara que se trata de una “reforma

incompleta” ante la sentencia de la Coidh y las numerosas quejas de violaciones a los derechos humanos emprendidas contra los militares durante el gobierno de Calderón

y en las que han estado implicados tanto

efectivos del Ejército como de la Marina. Profesor del Departamento de Gobier- no y autor entre otros libros de Genera- les en Palacio y Los militares mexicanos en el escenario democrático –que circu- lará en las próximas semanas en México–, Ai Camp expresa además que si se aprue- ba una reforma limitada al fuero militar, como la que pretende Calderón, la SCJN estaría obligada a hacer interpretaciones constitucionales para que México cumpla con la sentencia de la Coidh. El tema de fondo, dice el investigador, es el control de las Fuerzas Armadas por parte de los civiles: “En América Latina se ha avanzado en ese sentido, pero México se ha tomado demasiado tiempo para hacerlo, porque los militares no lo han favorecido”. Ante esa actitud, considera necesa- ria una posición unificada de los parti- dos políticos: “Si los líderes de todos los partidos en el Congreso tuvieran la mis- ma posición, los liderazgos militares es- tarían obligados a hacer esos cambios. Se requieren reformas más profundas que las propuestas para el sistema de justicia mili-

requieren reformas más profundas que las propuestas para el sistema de justicia mili- 1775 / 7
Militares. Intimidación Ricardo Ruiz / Procesofoto
Militares. Intimidación
Ricardo Ruiz / Procesofoto

tar si es que se quiere avanzar en un siste- ma de control democrático”. El retraso de México respecto de Amé- rica Latina sobre el control de los militares también fue observado por Cavallaro: “En la región, México se destaca por mantener intocada la jurisdicción militar”. Insiste en que si la reforma de Calde- rón prospera, “además de denegar el acce- so a la justicia y las reparaciones a las víc- timas, enviaría un mensaje de impunidad en un caso sumamente grave y emblemá- tico de los muchos crímenes de la guerra sucia”. En otros países de la región, aña- de, “hay cientos de responsables de críme- nes semejantes, incluidos altos mandos, que son investigados, sancionados e inclu- so encarcelados”. De incumplir el fallo de la Coidh, di- ce, “México destacará frente a los países de América Latina como un Estado que no respeta el derecho internacional”. La propuesta de reforma de Calderón se asemeja a la reticencia de los militares en Colombia, quienes en la pasada déca- da fueron condenados varias veces en la Coidh por violaciones graves a los dere- chos humanos, ya fuera en colaboración con grupos paramilitares o por ejecucio- nes extrajudiciales y matanzas de civiles cometidas por sus integrantes. Gustavo Gallón, director de la Comi- sión Colombiana de Juristas –uno de los capítulos de la Comisión Internacional de Juristas, organización con sede en Ginebra que se encarga de promover reformas a fa- vor de los derechos humanos–, explica que ante las modificaciones legislativas y las in- terpretaciones constitucionales de la Corte Constitucional y el Consejo Superior de la Judicatura para limitar el fuero militar, las

Fuerzas Armadas de Colombia se han resistido a someterse a la jurisdicción civil en casos que no tienen que ver con la disciplina militar. Entrevistado telefónicamente, ex- plica que en mayo de 1999 los milita- res colombianos presionaron para re- vertir los acuerdos alcanzados cuatro años antes entre el gobierno, las fuer- zas armadas, órganos autónomos y la sociedad civil, que ante recomenda- ciones internacionales reformaron el Código Penal Militar. El grupo, en el que participó Ga- llón, había acordado que las violacio- nes a los derechos humanos cometidas por militares recayeran en tribunales ordinarios. Pero la cúpula castrense se acuarteló para que se modificara la competencia de los tribunales civiles, que limitaron su actuación a los casos de desaparición forzada, tortura y des- plazamiento forzado. Actualmente los militares co-

lombianos pretenden que el Códi- go de Justicia Militar sea considera- do una jurisdicción especial, toda vez que en la última década se han cometido casi 2 mil asesinatos de civiles por el Ejército en supuestos actos de guerrilla.

Ejemplos sudamericanos

El caso de mayor avance en América La- tina para acotar la jurisdicción militar es el de Argentina, que entre 1976 y 1983 estuvo gobernada por una junta militar. Durante la dictadura, que dejó miles de muertos, se aplicó un Código de Justicia Militar que en la práctica creaba un sis- tema judicial independiente de la justicia civil y que garantizaba la impunidad a los responsables de las violaciones a los dere- chos humanos. Ese código fue derogado por el Congre- so argentino en agosto de 2008 para dar pa- so a un nuevo sistema de justicia militar, vi- gente desde febrero del año pasado y por el cual ninguna violación a los derechos hu- manos cometida por elementos de las fuer- zas armadas es investigada por tribunales militares. La reforma se originó en casos que fueron admitidos por la CIDH, pero sin que llegaran a fallarse en la Coidh, puesto que las propias autoridades argentinas, in- cluida la Corte Suprema de Justicia de la Nación, promovieron las modificaciones al sistema de justicia castrense. Un caso tomado por la CIDH fue el del capitán Rodolfo Correa Belisle, quien ha- bía sido procesado en la justicia militar y encarcelado por “irrespetuosidad a la au- toridad jerárquica” al denunciar las labo- res de inteligencia realizadas por el ejérci- to argentino para encubrir el homicidio de un conscripto.

NARCOTRÁFICO

La CIDH admitió el caso en 2004 y en agosto de 2006 el gobierno argentino reco- noció su responsabilidad internacional por

la violación de derechos del procesado y se comprometió a reformar el fuero militar.

A partir de ese compromiso, en mayo

de 2007 la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró la inconstitucionalidad del código militar con base en los compromi- sos de Argentina ante la Convención Ame- ricana sobre Derechos Humanos, el Pac- to Internacional de los Derechos Civiles y Políticos y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, instrumentos tam- bién reconocidos por México. Luego de esa interpretación constitucio- nal, el gobierno argentino creó un grupo de trabajo integrado por miembros de los pode- res Judicial, Legislativo y Ejecutivo (Minis- terio de Defensa y de las Fuerzas Armadas), además de académicos y organizaciones ci- viles, para acordar reformas al código. Las modificaciones derogaron el Có- digo Militar y cambiaron el Penal y el Pro- cesal Penal para que la justicia ordinaria conozca de los delitos cometidos por los militares, incluidas las violaciones a los derechos humanos, además de que incor- poró en el Código Penal figuras delictivas meramente castrenses. En Perú es el Poder Judicial, con inter- pretaciones constitucionales y resolucio- nes de su Corte Suprema, el que ha aco- tado el fuero militar en cumplimiento de fallos de la Coidh, aunque el Legislativo ha sido renuente a modificar la ley. Entre 1980 y 2000 Perú vivió un con- flicto armado en el que todos los casos de violaciones a los derechos humanos fue- ron procesados en tribunales militares. De acuerdo con la Comisión de la Verdad y Reconciliación creada en ese país, los tri- bunales castrenses dejaron los casos en el encubrimiento, la absolución de los respon- sables o la imposición de penas leves. Peor aun, en el periodo de Alberto Fu- jimori (1990-2000) los civiles acusados de terrorismo fueron juzgados por tribunales

militares por “traición a la patria”. A partir de 2000, los juzgados castrenses dejaron de conocer los casos de violaciones a los dere- chos humanos cometidos por militares o de seguir procesando a los civiles acusados de terroristas, pero sin que el Congreso refor- mara el sistema de justicia militar.

A partir de 2004 el Tribunal Constitu-

cional de Perú (TC) –máximo intérprete de la Constitución– ha emitido nueve sen- tencias para declarar inconstitucionales diversos artículos de la legislación militar para que los civiles ya no fueran juzgados por el fuero castrense, que las violacio- nes a los derechos humanos dejaran de ser procesadas por tribunales de las fuerzas armadas y que los delitos comunes come- tidos por militares o policías fueran venti- lados en la justicia ordinaria.

come- tidos por militares o policías fueran venti- lados en la justicia ordinaria. 20 1775 /

20 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

come- tidos por militares o policías fueran venti- lados en la justicia ordinaria. 20 1775 /

Fotos: Miguel Dimayuga

Fotos: Miguel Dimayuga RODRIGO VERA C uando se supo que Heriberto Lazcano El Lazca , jefe
Fotos: Miguel Dimayuga RODRIGO VERA C uando se supo que Heriberto Lazcano El Lazca , jefe
RODRIGO VERA
RODRIGO VERA
Fotos: Miguel Dimayuga RODRIGO VERA C uando se supo que Heriberto Lazcano El Lazca , jefe

C uando se supo que Heriberto Lazcano El Lazca, jefe de Los Zetas, ordenó la construcción de una lujosa capilla en un ba- rrio popular de Pachuca, salió a relucir una realidad que había

sido soslayada por las autoridades ecle- siásticas: la complicidad con el crimen or- ganizado de algunos laicos católicos que podrían estar financiando sus obras reli- giosas con dádivas del narcotráfico. Al respecto la Conferencia del Episco- pado Mexicano (CEM) advierte que tiene

reli- giosas con dádivas del narcotráfico. Al respecto la Conferencia del Episco- pado Mexicano (CEM) advierte

el control administrativo de las 9 mil pa- rroquias del país pero no de las aproxima- damente 60 mil capillas –como la de Pa- chuca– que existen en la República, las cuales han sido construidas y son adminis-

tradas por esos fieles expuestos a las tenta- ciones del dinero sucio. “Los tentáculos del narcotráfico”, dice

el episcopado, están “corrompiendo” a la

base social de la Iglesia católica en Méxi- co y a algunos sacerdotes que –por volun- tad propia o sometidos a presiones– acep- tan los donativos de la mafia. El secretario general de la CEM, Víc- tor René Rodríguez Gómez, comenta: “El episcopado no tiene el control administra-

tivo de las cerca de 60 mil capillas del país. Los laicos son quienes consiguen los recur- sos para edificarlas y son los laicos, el pue- blo de Dios, quienes las administran y les dan mantenimiento. En ese sentido los obis- pos y sacerdotes quedamos al margen”. –Si el narcotráfico permea a los laicos

través de esos donativos, ¿permea por consiguiente la base de la Iglesia? –Sí, en el sentido de que todo laico es bautizado y es Iglesia. No deben aceptar- se ese tipo de donativos porque es dinero mal habido y está manchado de sangre. Al aceptarlo, la Iglesia se hace cómplice del crimen organizado –responde Rodríguez. Manuel Corral, vocero del episcopado, asegura por su parte que es un revés para

a

la

jerarquía el reciente descubrimiento de

la

capilla del Lazca, pues revela la fragili-

dad del pueblo católico ante los embates del narcotráfico:

“Los tentáculos del narcotráfico per- vierten y corrompen a quien se les pone enfrente. Se extienden por todos lados. Ahora brincaron a la Iglesia, que no había vivido antes una situación semejante; o al menos no la conocíamos.” Entrevistados en la CEM, Rodríguez y Corral indican que el suceso es “una llama- da de atención” para los obispos, a quienes les acarrea un “conflicto muy serio” porque cuestiona sus prédicas morales. “En este momento la gente se pregun- ta: ‘¿Cómo es que la Iglesia permite eso, dónde quedó su prédica moral?’. También nosotros estamos padeciendo el gran drama que vive México, una corrupción que nos empuja al precipicio si no le ponemos al- to. Todos tenemos responsabilidad. El des- cubrimiento de esa capilla fue una sacudida para nosotros, pero debemos aprender de las adversidades”, reconoce Corral.

La capilla “zeta”

Desde hace tiempo en Hidalgo se sabía

que El Lazca levantó esa ostentosa capilla de la Virgen de San Juan de los Lagos, en

calle Álamos de la colonia Tezontle, en

la

la

periferia sur de Pachuca. Aledaña al Campo Militar 18-A, el

NARCOTRÁFICO

Un templo financiado por El Lazca en un barrio margi- nal de Pachuca volvió a poner en el centro del debate el tema del apoyo del crimen organizado a la Iglesia. Pero el episcopado se desmarca al revelar que la jerarquía católica no tiene control sobre las más de 60 mil capillas que existen en el país, puesto que esos recintos, afirma, se erigen por iniciativa de los fieles.

templo tiene una cruz metálica que se yer- gue muy alta y domina el vasto arrabal de apiñados caseríos. Sus jardines, patios, mu- ros de colores encendidos y amplias puer- tas y ventanales de cristal hacen de la ca- pilla un remanso de lujo para la nutrida feligresía local. Por dentro, a la espaciosa y moderna na- ve la iluminan vitrales de tonos azulados. Re- lucen los candiles y compiten en esplendor con los pisos de mosaico. Y en el altar –ba- jo un gran vitral que tiene la figura de una pa- loma– está la escultura de la Virgen de San Juan de los Lagos con su vestido ampón. Aunque por ser capilla no tiene un pá- rroco, los sacerdotes de los templos cer- canos solían oficiar ahí las misas. Venían principalmente de la parroquia de San Ca- yetano, con todo y sus fieles. Ahora el recinto está fuera de servicio. Atrás de la capilla se construyó el Cen- tro de Evangelización y Catequesis Juan Pablo II para dar formación religiosa a ni- ños y jóvenes. Los salones de ese centro circundan un patio que sirve de área de re- creo. Durante la construcción se dice que hasta los albañiles eran enviados por el narcotraficante oriundo de Apan, Hidalgo. Cuando corrieron las primeras versio- nes del origen de la capilla, en julio pa- sado, Proceso preguntó al sacerdote Fran- cisco González, encargado del decanato de la zona, si sabía algo sobre las aporta- ciones del capo hidalguense. El párroco contestó: “No lo sé, no lo sé”. Los fieles, por su parte, eran renuen- tes a hablar de su relación con el líder de Los Zetas. Se rumoró que el arzobispo de Tulan- cingo, Domingo Díaz, sabía del asunto y para no comprometerse impidió que su nombre se pusiera en la placa que conme- mora la inauguración de la capilla. Finalmente la chapa metálica sólo dice:

“Centro de Evangelización y Cateque- sis Juan Pablo II. Donado por Heriberto Lazcano Lazcano. “‘Señor, escucha mi oración, atiende mis plegarias, respóndeme, tú que eres fiel y justo’, salmo 143.” Hubo fuegos artificiales, bandas de mú- sica, juegos mecánicos y una abundante ta-

maliza el día de la inauguración de la capi- lla: el 2 de febrero del año pasado. La placa

se develó ese mismo día, el de la Candelaria.

Y fue por esa placa delatora que ape-

nas el pasado octubre el Congreso de Hi- dalgo exigió investigar el caso. Algunos legisladores señalaron que la película El infierno –en cuya trama un cura es cóm- plice de un capo local– se quedó corta an- te la realidad hidalguense. La Procuraduría General de la Repú- blica (PGR) inició la averiguación previa AP/PGR/PACH/I-V/752/2010 para inda-

gar si la capilla fue construida con recur- sos del narcotráfico. El presunto delito es lavado de dinero contra quienes resulten responsables, sea el arzobispo Díaz o al- gunos de sus párrocos.

El vocero de la arquidiócesis primada

de México, Hugo Valdemar, pide a la PGR no hacer distingos: “Si un sacerdote sabe que el donador es un delincuente se con- vierte en cómplice, lo cual es gravísimo; sería sano que se le iniciara una investi-

gación penal, sería muy sano tanto para la Iglesia como para la sociedad”.

La arquidiócesis primada –en el editorial

de su semanario Desde la Fe de la semana pasada– señala que “para vergüenza de algu- nas comunidades católicas hay sospechas de que benefactores coludidos con el narcotrá- fico han ayudado con dinero del más sucio y sanguinario negocio, en la construcción de algunas capillas, lo cual resulta inmoral y doblemente condenable y nada justifica que se pueda aceptar esta situación”. Manuel Corral se encoge de hombros, arquea las cejas y comenta intrigado: “El ca- so de esa capilla sólo se hizo notorio por la placa que pusieron. Todo lo hicieron muy evidente. Me pregunto: ¿el caso hubiera que- dado oculto de no haberse puesto esa placa, habrá más capillas en igual situación?”. Lo cierto es que hasta el momento los narcodonativos a la Iglesia sólo se cono- cen por ese tipo de registros escritos. Es el caso de la parroquia de Tamazu- la, Durango, en el llamado Triángulo Do- rado: las bancas de madera del templo fueron donadas por los narcotraficantes locales o por sus familias, según las ins- cripciones puestas en los respaldos.

locales o por sus familias, según las ins- cripciones puestas en los respaldos. 1775 / 7
Tamazula. “Narcobancas” Especial
Tamazula. “Narcobancas”
Especial

“Inés Calderón Q.”, dice la banca do- nada por el capo Inés Calderón Quintero, oriundo del lugar y miembro del cartel de Sinaloa. Fue uno de los primeros en intro- ducir cocaína y heroína a Estados Unidos.

Se le acusó de colaborar en el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena. Mu- rió en un tiroteo en marzo de 1988. “Familia Coronel Aispuro”, reza el le- trero de la banca donada por esa familia

a la que pertenece Emma Coronel, esposa

de El Chapo Guzmán y sobrina del narco- traficante Ignacio Coronel, muerto recien- temente en Jalisco en un enfrentamiento con el Ejército. “En memoria de mis padres Martín Ávila Beltrán y Griselda Amézquita; de Chuy Ávila”, dice la inscripción que, en otra banca, pusieron los familiares de San- dra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico, presa en Santa Martha Acatitla. Y así, una a una, cada banca del tem- plo de San Ignacio de Loyola, en Tama-

zula –edificado por los jesuitas en el siglo XVIII– va dando cuenta de los narcotrafi- cantes que la donaron. Rodríguez Gómez ataja: “Sabemos de esos donativos. Los narcotraficantes van y colocan sus bancas en los templos y no hay quien los pare. Nos guste o no nos guste, ahí está su banca. No censuramos

a nuestros párrocos por eso. Comprende-

mos lo difícil de su situación”. Corral lo secunda: “Muchos sacerdotes son obligados a prestar servicios espiritua- les al crimen organizado. Uno de ellos me comentaba que, en una ocasión, lo obliga- ron a dar misa. Al regresar a su casa un en- viado de los narcos tocó a su puerta y le di- jo: ‘Padre, aquí le mandan esto en pago por sus servicios’. Era una camioneta último modelo. El párroco rechazó el regalo”. Ambos refieren que Michoacán, Du- rango, Sinaloa y Guerrero son los estados más peligrosos para ejercer el ministerio. Varios sacerdotes ya han sido asesinados por el narcotráfico. Sólo la arquidiócesis de México –agregan– lleva ya siete ejecu- tados. Hasta algunos obispos padecen las amenazas del narco, tema del que este se- manario ya se ocupó (Proceso 1713). Por esos motivos, dicen, hay que evitar juicios precipitados y esperar las pesqui- sas de la PGR y saber en qué condiciones

construyó la capilla El Lazca. Pudo haber presionado o pudo tener el apoyo volunta- rio de la arquidiócesis de Tulancingo, cu- ya jurisdicción abarca Pachuca.

Problema añejo

La estructura criminal de Los Zetas se ha extendido, por cierto, a los 84 municipios hidalguenses en un entorno de complici- dades que incluiría al gobernador saliente, Miguel Ángel Osorio Chong, y al electo, Francisco Olvera, así como a las autori- dades judiciales, policiacas y militares del estado (Proceso 1748). Pero el tema de las narcolimosnas no es nuevo. Ya en los noventa se acusaba a los hermanos Arellano Félix de apoyar con fuertes donativos al entonces obispo de Ti- juana, Emilio Berlié, quien a su vez gestio- nó una reunión privada entre esos narcotra- ficantes y el entonces nuncio apostólico en México, Jerónimo Prigione (Proceso 937). En septiembre de 2005 Ramón Godí- nez –en ese tiempo obispo de Aguascalien- tes– afirmaba que esos jugosos donativos se “purifican” al llegar a la Iglesia. Y lo que importaba era la “buena intención” de los devotos delincuentes. “Dondequiera que se entreguen las limosnas del narcotráfico da igual, no nos toca a nosotros investigar el origen del dinero”, decía Godínez. Ahora Rodríguez y Corral insisten en que las 60 mil capillas del país son el flanco más débil por el que se puede co- lar, o se está colando, el dinero del narco- tráfico, ya que el aparato burocrático del episcopado no tiene control administrati- vo sobre ellas. El secretario general de la CEM expli- ca: “Las periferias de las ciudades están creciendo aceleradamente y sus poblado- res, muchos de ellos migrantes de provin- cia, tienen necesidades espirituales, por lo que empiezan a reunirse aunque sea ba- jo un árbol. Buscan luego un terreno pa- ra construir su capilla. Después consiguen recursos para edificarla poco a poco. “Ya construida, ellos mismos se encar- gan de su administración y mantenimien- to. Llaman a algún sacerdote para que les oficie misa esporádicamente, pues no son de culto regular. Pero ahí ya se formó una comunidad católica.”

–¿El sacerdote sólo tiene injerencia en el culto? –Por lo general así es. El sacerdote no puede llegar y decirle a los fieles: ‘A ver, muéstrenme la licencia de construcción de su capilla y díganme de dónde sacaron los tabiques’. No, porque además se lo prohíben los usos y costumbres de la comunidad, que deja esa responsabilidad a sus fiscales y ma- yordomos, quienes también se encargan de organizar fiestas patronales u otras ceremo- nias. Esa es la tradición de nuestro pueblo. El jerarca refiere que, sin embargo, los fieles están obligados “legalmente” a pedir la autorización de su diócesis para construir una capilla, para que aquélla la registre en la lista de las que pertenecen a su jurisdicción. “Esto en la práctica generalmente no se da. Incluso es muy común darnos cuen- ta de la existencia de una capilla cuando la vemos construida. Y ni modo que la man- demos tumbar”, dice. Indica que las 9 mil parroquias del país, a diferencia de las capillas, están controladas administrativamente por sus diócesis, como lo estipula el derecho ca- nónico. Aparte de cumplir con la norma- tividad pastoral y litúrgica, el párroco res- ponsable debe presentar periódicamente su estado de ingresos y egresos, el núme- ro y monto de los donativos que recibe, de dónde provienen, en qué se gastan –¿Cómo saber cuando una capilla es construida o recibe donativos del narco? –se le pregunta. –Eso solamente puede notarse en el pro- ceso constructivo de cada capilla. Por lo ge- neral es un proceso muy lento porque los fie- les las construyen con sus aportaciones y su esfuerzo diario. Pero ya resulta sospechoso cuando en una comunidad pobre se levanta aceleradamente una ostentosa capilla. Ante esta falta de control, Corral señala que para impedir que los capos sigan cons- truyéndolas, la única medida que tiene el episcopado es dar “formación” a los laicos para que sean “coherentes con su fe”. Por eso, comenta, la jerarquía católi- ca difunde comunicados, exhortaciones y cartas pastorales –como la más reciente:

Que en Cristo nuestra paz México tenga vida digna– donde se alerta a los laicos so- bre los peligros del narcotráfico. El documento sentencia: “Lo primero que hay que hacer para superar la crisis de inseguridad y violencia es la renovación de los mexicanos. México será nuevo sólo si nosotros mismos nos renovamos… Por tanto, la primera e inaplazable tarea es la formación integral de la persona”. Corral concluye: “Las capillas perte- necen a una compleja estructura no con- trolada y sin organización. Es muy difícil meterlas en la estructura parroquial. Y el episcopado es sobre todo una entidad mo- ral, eso que quede muy claro”.

24 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

Y el episcopado es sobre todo una entidad mo- ral, eso que quede muy claro”. 24

David Deolarte

Ante el hecho de que en este sexenio se han dispa-

rado las cifras de suicidios entre niños, adolescentes

y jóvenes, varios espe-

cialistas consultados por Proceso ofrecen algunas explicaciones: La guerra contra el narcotráfico emprendida por Calde- rón y la violencia entre los delincuentes generan

terror, tensión, angustia y estrés postraumático que los menores no pueden muchas veces superar. De manera que, ante la falta de oportunidades, sumi- dos en la depresión y la desesperanza dentro de “un país que se desmoro- na”, prefieren quitarse la vida… por mano propia

o sumados a las bandas

criminales…

Repunta el

mano propia o sumados a las bandas criminales… Repunta el suicidio infantil ante la ola de

suicidio infantil

ante la ola de violencia

26 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

sumados a las bandas criminales… Repunta el suicidio infantil ante la ola de violencia 26 1775

SANTIAGO IGARTÚA

L a inseguridad y la violencia que ha desatado la guerra de Calderón contra el narcotráfico, así como la falta de empleo y de oportunida- des educativas, han disparado en México las cifras de niños, adoles-

centes y jóvenes que, dominados por el te-

rror, la desesperanza o el estrés postraumá- tico, se suicidan o intentan hacerlo. De acuerdo con las estadísticas, sólo en 2008 alrededor de 150 mil chicos de 12 a 17 años de edad atentaron contra su existencia –25 mil 473 de los cuales requirieron aten- ción médica–, mientras que 1 millón 400 mil más pensaron hacerlo.

Y si se amplía el rango de edad, de 15 a

29 años, se encontró que, de finales de 2008

a las postrimerías de 2009, fueron alrede-

dor de 350 mil los adolescentes y jóvenes que intentaron suicidarse. Interrogado sobre las causas de que es-

te fenómeno esté aumentando inclusive en-

tre niños, Víctor Ruiz Velasco, psiquiatra

e investigador de la Universidad Autóno-

ma Metropolitana, manifiesta que hay un vínculo entre el creciente número de suici-

dios juveniles y la violencia generada por el narcotráfico y los operativos desplegados contra el crimen organizado. Terapeuta familiar, Ruiz Velasco en- cuentra “natural” que en un país sumergi- do en una ola de violencia haya numerosos suicidios, inclusive de menores. “Es así. De hecho, si se hace una revisión de epi- sodios críticos de la humanidad, como son las guerras, los niños siempre salen lasti- mados en forma brutal”, señala. “El suicidio –continúa el académico– es un acto muy violento que siempre está precedido por violencia. A todos nos afec- ta el clima en el que estamos viviendo. Es una circunstancia inédita, insólita, que nos sorprende, pero que a los niños afec-

ta más. Los adultos tratamos de diseñar es-

trategias para enfrentar las circunstancias, pero a ellos los encuentra sin defensa, los aísla, los llena de miedo.”

A su vez, el jefe de enseñanza del Hos-

pital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro (HPIJN), Víctor Guisa, coincide en que la violencia que estremece a la nación influ- ye de manera “muy importante” en la con- ducta suicida entre los menores de edad. Advierte que, en la actualidad, a los niños de varias ciudades se les infunde el miedo característico de las zonas sumidas en conflictos armados, como en Juárez, en cuyas escuelas se realizan simulacros de balaceras para que los pequeños aprendan

a evitar ser heridos en tales situaciones:

los chiquitos se tiran boca abajo al suelo y entrelazan sus manos sobre la cabeza para cubrirse. “Al niño –enfatiza– le meten en

la cabeza que puede morir”.

De ello también habla el investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN) Gerardo Leija: “Consiguen que el niño piense que si lo están preparando para eso es porque le va a pasar. Lo llenan de temor, de incertidumbre; lo ponen en situación de sospecha hacia las personas; se da cuenta de que necesita aprender a defenderse por- que otro lo puede dañar”. La calidad de vida de un niño atemo- rizado, advierte, es muy pobre. De mo- do que esos pequeños son rehenes, viven secuestrados por la violencia y, en conse- cuencia, “se ven limitados en su libertad. No pueden salir con tranquilidad a jugar,

se quedan enclaustrados”. Al respecto, el investigador de la Uni- versidad Autónoma Metropolitana (UAM) Alfredo Nateras observa que, con la muer- te a flor de piel, los pequeños pueden llegar al extremo de interrumpir su propia vida. “Está claro –subraya– que el ambiente que estamos viviendo genera depresión, ansie- dad, inseguridad, tensión. Y aunado esto a los problemas dentro del núcleo familiar, puede llevar a los chicos al suicidio”. En el imaginario, prosigue, a los jó- venes y niños les llega la idea de que los problemas pueden resolverse a través de la muerte. Los asaltos, secuestros, extor- siones, ejecuciones, entre otros tormentos, “son su realidad. Respiran con ella, viven con ella. La violencia se aprende”. Asimismo, “los niños y jóvenes no es- tán exentos de las noticias cotidianas en los periódicos y en la televisión; escuchan rela- tos de jóvenes como ellos a los que asesinan cuando el Ejército se equivoca y abre fue- go. En vez de tener una niñez o una puber- tad tranquila, divertida, llevan una vida lle- na de restricciones”, dice Nateras. Las balas tomaron los espacios públi- cos. Se están vaciando las ciudades de ni- ños y jóvenes, simplemente por el riesgo de encontrarse en una situación de riesgo por enfrentamientos del Ejército, la poli- cía federal o las organizaciones crimina- les, analiza Nateras. Por su parte, el doctor Víctor Guisa manifiesta que, más que la depresión, es la desesperanza la que empuja a los niños y jóvenes al suicidio. “Hay una sensación de desesperanza muy permeada por la si- tuación que estamos viviendo, y no ven ra- zón para vivir”. Refiere que, hace cinco años, en el HPI- JN comenzó a notarse una creciente deman- da de atención para intentos de suicidio. “Todos los días, sin temor a equivocarme, se presentan dos o tres pacientes por inten- to de suicidio. Es alarmante. Las estadísti- cas y los pacientes que nos llegan son indi- cadores irrefutables; nos hablan de cómo lo social está afectando a nuestros jóvenes”.

REPORTE ESPECIAL

Según Nateras, los jóvenes que inten- tan suicidarse suelen ser asaltados por “el desencanto social” y “la melancolía por no tener un futuro”. El discurso de que los jó- venes son el futuro de la nación, asegura, es una “falacia”, un discurso “armado en un país que se está desmoronando”. Para concluir contundente: en la per- cepción de la mayoría de los jóvenes, “el futuro está cancelado, no existe. Les im- porta el aquí y el ahora. Aún estando en los riesgos, al borde. El presente se nos es- tá escapando de las manos. Si no podemos construir presente para los jóvenes, mucho menos futuro”.

“Ignorado” tema de salud

En tanto que datos del Inegi y de la OMS indican que el suicidio ya es la segunda causa de muerte entre los jóvenes mexi- canos, después de los accidentes auto- movilísticos; el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) lo reconoce como ter- cera causa de fallecimiento en la pobla- ción juvenil del país. El informe Conducta suicida en ado- lescentes y adultos jóvenes en la Encues- ta Nacional de Adicciones 2008 (presen- tado al Imjuve por el Instituto Nacional de Psiquiatría –INP– en noviembre de 2009) contiene el dato de que 150 mil niños y adolescentes de 12 a 17 años intentaron quitarse la vida en 2008, y agrega que la mayor prevalencia de los intentos de sui- cidio entre los más jóvenes se observa en el estado de Chihuahua, seguido por Mi- choacán y Tabasco. Al respecto, Víctor Guisa dice a Proceso que el suicidio en México es un tema de sa- lud pública ignorado, pese a que, sólo en 2007, hubo 4 mil 388 muertes por suicidio, de acuerdo con las estadísticas oficiales; es decir, un promedio de 12 diarias. “Es –enfatiza el especialista– un tema de salud pública que no se está tratando. Si fuera cólera o una enfermedad infecciosa, (las autoridades) pondrían cercos sanitarios, campañas de vacunación, de prevención. Pe- ro no se dan cuenta de que la gente también muere por problemas de salud mental.” Plantea que, además de que la violen- cia se ha vuelto un lenguaje cotidiano, ate- moriza y deprime a los jóvenes y niños, y aunque la depresión podría prevenirse, los padres de los menores desestiman con fre- cuencia su aislamiento y su tristeza. Mu- chas veces, enfatiza, los padres no entien- den que “si el niño está diciendo que se va a matar, se mata”. Guisa compara la situación del país con lo que la filósofa alemana Hannah Arendt llamaba la “banalización del mal”, en referencia a la época nazi, y explica:

llamaba la “banalización del mal”, en referencia a la época nazi, y explica: 1775 / 7

David Deolarte

Un acto disparado por la violencia
Un acto disparado por la violencia

Dos historias de

desesperanza

SANTIAGO IGARTÚA

A la media noche del 14 de mayo, hace dos años y medio, Samuel colocó una silla debajo de la lámpara de su cuarto, subió a ella, rodeó su cuello con un cin- turón que sujetó a la base del re-

flector y, sin más, se dejó caer. Tras su intento de suicidio, le diag- nosticaron depresión: inestabilidad emo- cional, tristeza, minusvalía, anhedonia y desesperanza. No sentía placer por los he- chos comunes de la vida. Hoy es un adolescente tímido. A sus 16 años, tiene el alma sin ganas. Es difícil en- contrar su mirada. Mantiene la cabeza ba- ja. Acepta la entrevista por insistencia de su madre, sentado en una jardinera, mientras arranca pedazos de pasto que poco a poco va desmenuzando con sus dedos flacos. El aspecto del muchacho es descuida- do. Camisa a cuadros, lentes de armazón negro, pantalón deslavado, una mascada verde que cubre viejas heridas y zapatos color caoba que combinan con su tez mo- rena. Profesa el catolicismo. “Dicen que el que se suicida va al infierno. Yo no creo que estuviera precisamente en el cielo”, murmulla al inicio de la charla.

Cuando lo abandonó su padre, Samuel aún no había nacido. Comenzó a tratarse a los

seis años por déficit de atención e hiperactivi- dad. Hasta un año antes de que atentara contra su vida tomaba medicamentos, pero renun- ció a ellos porque lo mantenían sedado. Fue marginado en diversas escuelas, víctima de la crueldad de compañeros y maestros. Vive en Ciudad Nezahualcóyotl con su madre, el esposo de ella y un hermano mi- litar que lo golpea. No le gusta estar con sus familiares, por obsesivos. “Siempre están sobre mí”. Cree que son personas “aburridas”. Aun- que “preferiría” quedarse dormido, acepta

ir a terapia porque “importa mucho” la sa-

lud mental. “Nadie te puede decir que es-

tá muy cuerdo”. La depresión, dice, “es un

lenguaje para expresar lo que no puedes decir, lo que no puedes sentir”. Para Samuel, el futuro es intangible.

La muerte es una señora que lo acecha, y

a veces la añora. “Pienso mucho en eso.

También te dan ganas de estar tranquilo.

A cada rato veía que mataban a un wey ahí

por la casa. Luego veía los cadáveres y me sentía mal”. De un tiempo a acá ha dejado de salir y con frecuencia falta a la escuela.

“Se nos ha hecho tan común que la violencia forme parte de nuestro entorno, que morir brutalmente se ha vuelto un he- cho cotidiano: ‘Tengo un problema, pues mejor me mato’.”

Huellas del horror

El investigador Gerardo Leija relaciona

los suicidios de los niños y jóvenes con

el estrés postraumático que se observa en

personas que han permanecido en zonas de guerra. En la memoria de ellos, expo- ne, quedan huellas del horror que, como marcas en el alma, a veces vuelven, como ocurre a muchos de los soldados estaduni- denses que regresaron de Irak. El ruido de un cohete o un simple aro- ma, explica, pueden detonar el horror en

Pasan los minutos y el volumen de su voz no aumenta. Es difícil escuchar- lo. Él lo sabe y continúa con voz queda:

“La sociedad me da mucha flojera porque siempre son los mismos problemas. Si la sociedad está mal, tú te deprimes o sim- plemente te aíslas de todo. Y entonces tú estás mal. Y si tú estás mal, generas pro- blemas en tu familia”. Samuel vive entre el vacío y el desen- canto. “A mí me da mucha lástima el país. Todos los problemas que se generan en la sociedad son por la economía. Porque los

secuestradores, los narcotraficantes y has-

ta los políticos todo lo hacen por dinero.

A ellos sólo les interesa hacer bisnes. Es

muy feo ver que el país está casi en guerra por dinero, porque todos se quieren chin- gar algo. Sí tienen un chingo de lana, pero les interesa un carajo el pueblo”. De pronto, la voz del chico es más cla-

ra: “La violencia y la inseguridad están ahí porque no existe un bien común. Pienso que todo es por las diferencias sociales, que están muy cabronas. Las personas lle- gan a un punto de desesperación y se rom-

pe el respeto. Por eso hay crímenes y per-

sonas que toman mal camino”. En la depresión Samuel encontró una “opción” para alejarse de los problemas. “Es como el efecto de una droga. Cuan- do tienes muchos problemas te aíslas, es- capas”. Frecuentemente se siente confun- dido. Han sido muchos años de angustia. “Me sentí mal mucho tiempo. No sé qué clase de persona soy”.

Cuando ha pasado poco más de una ho-

ra, su madre lo apura a terminar la entrevista.

Debe marcharse porque va a participar en un

recital –Samuel toca el saxofón, el más me- lancólico de los instrumentos–. Él obedece.

Al final, ella es la única persona que consi-

28 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

de los instrumentos–. Él obedece. Al final, ella es la única persona que consi- 28 1775

REPORTE ESPECIAL

un excombatiente. Revive violenta la im- presión, lo domina la ansiedad, no contro- la sus palpitaciones, los músculos se ten- san, el cuerpo se tambalea, “lo invade el terror. Quien lo padece, se aísla, destru- ye familias. Deja de relacionarse y de dis- frutar cosas que antes le alegraban. Es un agobio constante. Si la persona no es trata- da, puede quitarse la vida”. Ese estrés postraumático, añade, se presenta cada vez más ante el recrudeci- miento de la violencia en México. Es una de las facturas de la violencia. “No se pue- de estar en medio de una confrontación violenta sin esperar que no haya conse- cuencias. Tantas muertes, tan constantes y tan violentas, generan que ese tormento nos sea cada vez más cercano. “Los más vulnerables –continúa– son

dera familia. “Los demás son gente que tal vez nunca vuelva a ver cuando me vaya”.

José

Tenía la piel blanca, los ojos grandes, verdes. La mirada desafiante. No era muy alto pero sí fuerte, relatan a este reportero uno de sus familiares y la psi- quiatra que lo atendió desde los nueve años. A los 14, José ya había intenta- do suicidarse una vez, y en la segunda tuvo éxito. En la ocasión fatal tomó un cuchillo, respiró profundo una última vez y apuñaló su vida a la altura del abdomen. Hasta esa edad había acarreado la pe- sadumbre de un ambiente caótico, se- gún la doctora. Hijo de una madre que lo abandonó a las seis semanas de naci- do, quedó a la suerte de un padre que con el tiempo pagó por su condición de cri- minal: al igual que tres de sus hermanos, hoy está en la cárcel por delitos contra la salud y robo a mano armada. Vendían droga en los barrios de Iztapalapa. La primera vez que lo trataron, Jo- sé tenía problemas conductuales, inaten- ción, hiperactividad, aislamiento, irrita- bilidad, déficit de atención, rechazo a las reglas y una impulsividad que, años más tarde, daría cuenta de su decisión final. La de la voz es la tía de José: “Desde niño vio cosas que no debería ver ni si- quiera un adulto. Mis hermanos hacían cosas muy feas. El niño estaba trauma- tizado”. Fue ella la única que intentó sa- carlo del medio violento en que vivía, y ella quien lo encontró con los brazos en- sangrentados tras el primer embate suici- da. Entonces José tenía 12 años. Un par de meses más tarde, la abuela,

las mujeres y los niños. Es como si ellos fueran a la guerra. Ver cuerpos descuartiza- dos a la vuelta de la esquina, gente asesina- da en una fiesta, ver que matan gente en una escuela y saber que un hijo puede estar ahí, o en medio de una balacera en una escuela primaria, rebasa las capacidades de las per- sonas. Las hace sentir atrapadas.” Para el psiquiatra Víctor Ruiz Velasco, ese estrés carcome poco a poco, va desgas- tando a los jóvenes que, al fracasar en sus intentos de desaparecer sus demonios, re- curren al suicidio. A su juicio, el gobierno federal tie- ne una responsabilidad directa en los sui- cidios que han tenido como detonador la carga de violencia con que se ha ensom- brecido el país. “El Estado es totalmente responsable. Es pavoroso cómo han de-

quien formó a los cuatro hijos que per- dieron la libertad y quien tenía la custo- dia legal de José, “saboteó” el tratamien- to del niño e impidió que su hija cuidara de él. Lo recluyó en una escuela militari- zada. “Ahí comenzó a manifestarse cada vez más agresivo y a tener conductas de escape”, cuenta la terapeuta. La doctora perdió contacto con su paciente. De los tiempos siguientes, de nuevo da cuenta la tía: “Se escapaba pa- ra tomar y mi mamá lo dejaba. A mí me retaba porque intentaba ponerle límites”. José comenzó a evadirse. Creía estar maldito. No hablaba. El enojo tomó el dominio de su vida. Robó dinero dentro de su casa. Según la especialista, el niño no sabía qué hacer ni a dónde ir. El déficit de atención es la patolo- gía más regular que presentan los niños en el país. “Si ese déficit se suma a un mundo con acceso a drogas o alcohol, los pacientes fácilmente pueden desa- rrollar problemas sociales graves. Vie- ne la depresión”. Según la versión de su doctora, fue- ron las condiciones sociales las que de- terioraron su cuadro clínico, al grado de llevarlo a un trastorno disocial, con con- ductas destructivas, típicas de los presi- diarios o los combatientes de guerra. Es mentira que tuviera esquizofrenia al momento de morir en su propia com- plicidad, como dijo la abuela. La especia- lista explica: “Algunos trastornos pueden virar a que la persona se agreda a sí mis- ma por los niveles de violencia que tie- ne. Baja la serotonina y se llega a puntos de agresividad muy altos, contra los ex- ternos o contra sí. Le pasó lo que puede pasarle a cualquier chico con déficit de atención que viva en un medio brutal”.

pasarle a cualquier chico con déficit de atención que viva en un medio brutal”. 1775 /

REPORTE ESPECIAL

vastado los sistemas de educación y de sa- lud; y es responsabilidad suya la falta de empleo, la exclusión social, la baja calidad de vida en el país. Claro que son perfecta- mente responsables el Estado y sus políti- cas de violencia”.

Menores sicarios

Pero además de los jóvenes que son víc- timas de la tensión, la depresión, el aisla- miento y el estrés postraumático, existen otros, apunta Víctor Guisa, a los cuales “recluta” el crimen organizado y les da una “razón” de existir. Esos muchachos, expone, están tan mal que cualquier cosa que les ofrecen las bandas del crimen organizado les pa- rece superior a lo que están viviendo. Lo que pasa con ellos, dice, es que “cambian

tiempo de vida por valores materiales”.

Y sobre este mismo tema, el investiga-

dor Alfredo Nateras recuerda a los “niños sicarios”, quienes “llevan en sí una ten- dencia suicida, siempre al límite de per- derlo todo. Es la aceptación de una con- dición de vida o de muerte. Los chicos tienen la fantasía de que, en la ilegalidad, ellos pueden acortar la exclusión social en la que viven. “En esa lógica, los adolescentes saben que van a morir, y que van a morir jóvenes. Por eso prefieren arriesgarse y emplear- se en el crimen organizado para obtener lo que el Estado y sus instituciones ya no les

dan, a pesar de que saben que así no vivirán muchos años.”

E inclusive el académico ha encontra-

do en el Estado de México testimonios de muchachos que dicen: “Más vale morir

joven y rico, que viejo y pobre”. O bien:

“Prefiero morir joven y ser narco que de- dicarme a estudiar”. El investigador ha identificado también en México algunas similitudes con fenó- menos que advirtió durante los años ochen- ta en los inicios de la Mara Salvatrucha centroamericana. “Hay una hebra en la construcción de lo que se conoce como la cultura de la muerte. Los miembros de la Mara 13 y los Momis del barrio 18 fueron hijos de militares o de guerrilleros. Cuando eran niños les tocó ob-

servar y vivir en una situación de guerra ci- vil. Ellos vieron cómo llegaba el ejército y masacraba a sus familias, cómo degollaban a

la gente, cómo abrían los vientres de mujeres

embarazadas, cómo decapitaban a los hom- bres… a sus papás. Eso es lo que ven mu- chos chicos en el México de hoy”.

La “nueva”

patología mental

SANTIAGO IGARTÚA

E l tercer día de este noviembre,

gó el reconocimiento oficial:

aún entre contradicciones, lle-

el secretario de Salud, José Án-

gel Córdova Villalobos, admitió

que la violencia y la inseguridad

representan, “sin duda”, una circunstan- cia “nueva” de la “patología mental” que debe atenderse en el país. Las palabras del funcionario tuvieron lugar en el marco de la inauguración de la LXIV Reunión Anual de la Sociedad Mexicana de Salud Pública, donde con- cedió una entrevista que el propio portal de la dependencia federal pública. En ésta, el secretario admitió, y al mis- mo tiempo minimizó, el problema de sa- lud mental, para el cual no se cuenta con políticas públicas de prevención y aten- ción específicas. En la entrevista, se le cuestiona a Córdova Villalobos:

–¿No ha afectado la mentalidad de los mexicanos que empiecen a ver de for- ma natural tantos asesinatos? –No tanto así. Evidentemente, es- tamos hablando de seres humanos, que

somos sensibles a esas cosas. Sí hay un habituamiento; que tampoco es muy ade- cuado que la gente se habitúe a la vio- lencia porque, entonces, forma parte de una manera natural de vivir y también tie- ne impacto psicológico. Pero hay que se- guirlo combatiendo como se ha estado combatiendo y como no se había comba- tido nunca, precisamente para que impe-

re el gobierno o de la legalidad (sic), el estado de derecho en nuestro país, que es lo que necesitamos. –¿Cómo se manifiesta el impacto psicológico de la violencia, cuánto se ha

incrementado?

–Como ustedes saben, ya están fun- cionando los 330 centros CAPA (Cen- tros de Atención Primaria de las Adic- ciones), donde no nada más se atiende prevención de adicciones, sino se ven muchas cuestiones psicológicas. Ocho

de cada 10 jóvenes que van a los centros CAPA no son adictos, han tenido con- tacto ocasional con alguna droga, pero en realidad lo que necesitan es atención psicológica, alguien que platique con ellos, que los entienda, que los aconse- je, que a veces los padres no tenemos ya el tiempo suficiente por la vorágine de situaciones en las que estamos metidos

o la demanda de poder buscar el alimen-

to de cada día. –En la población en general, ¿qué impacto está teniendo esa violencia? –Como le digo, el problema pue- de ser: o inestabilidad emocional, que puede generar trastornos de la conduc-

ta, trastornos de la alimentación, actitu- des anormales; o la cuestión del hábito, que también es muy peligroso, porque acciones como el asesinar a alguien se pueden ver como normales o naturales,

y eso sí es muy peligroso, y no debemos permitir que prolifere. –¿Pero la violencia ha impactado en la salud? –No mucho. Sí está impactando, pe- ro tampoco tanto para desbordarse.

30 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

Cordova. Reconocimiento Benjamín Flores
Cordova. Reconocimiento
Benjamín Flores
pe- ro tampoco tanto para desbordarse. 30 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010 Cordova. Reconocimiento

Benjamín Flores

IFE: Una terna JESUSA CERVANTES A raíz de los controvertidos resul- tados de los comicios
IFE:
Una terna
JESUSA CERVANTES
A raíz de los controvertidos resul-
tados de los comicios presiden-
ciales de 2006, la credibilidad
del Instituto Federal Electoral
partidizada
(IFE) quedó en entredicho, por
lo que al año siguiente PRI, PAN
y PRD decidieron impulsar una reforma
electoral para renovar de manera escalona-

Empantanadas las negociaciones para nombrar a los últimos tres de los nueve consejeros electorales, las diferencias entre los diputados del PRI, PAN y PRD son cada vez más exacerbadas. Mientras el presi- dente veta a uno de los candidatos impulsados por los panistas, los perredistas acusan al PRI de que- rer apropiarse de dos de los tres cargos. Diputados que participan en las negociaciones sostienen que el Instituto Federal Electoral está en la antesala de una crisis más grave aun que la de 2006 con un riesgo claro de que el problema se tripartidice.

a los nueve consejeros de ese organismo.

En la última etapa, en la que aún falta por sustituir a un tercio de los consejeros que se encargarán de organizar las elec- ciones presidenciales de 2012, las nego- ciaciones entre los tres partidos políticos están entrampadas. Y aun cuando los tres últimos consejeros de la cuestionada elec- ción de julio de 2006 concluyeron su ges- tión el pasado 30 de octubre, la Cámara de Diputados todavía no logra el consenso para designar a sus sucesores. El panorama se complica ahora que los legisladores de San Lázaro se preparan a discutir el presupuesto para 2011; en tan- to, los panistas están inmersos en los co- micios internos para votar por su próximo dirigente nacional. En el forcejeo por designar a los tres futuros consejeros electorales, el presi- dente Felipe Calderón está ejerciendo su derecho de veto, mientras que los priis- tas presionan para quedarse con dos de las tres posiciones.

da

32 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

mientras que los priis- tas presionan para quedarse con dos de las tres posiciones. da 32

Consultados por Proceso, legisladores que participan en las negociaciones co- mentan que existe el riesgo de que se ree- dite el error de distribuir las tres posicio- nes con base en cuotas partidistas, lo que abriría la puerta a una nueva crisis políti- ca institucional, mayor aun que la de 2006. Los coordinadores parlamentarios de San Lázaro y el presidente Calderón Hino- josa se autoimpusieron un “no plazo” pa- ra designar a los sucesores de Arturo Sán- chez, Marco Antonio Gómez Alcántara y Virgilio Andrade Martínez, aunque es fac- tible que en los próximos días lleguen a un acuerdo. Sánchez es filopanista e inclu- so es compadre de Juan Molinar Horcasi- tas, actual secretario de Comunicaciones y Transportes; Gómez Alcántara llegó al IFE con el respaldo del PVEM, pero se le conoce por su cercanía con el presidente Carlos Salinas de Gortari, y Andrade Mar- tínez era una pieza de PRI. Durante la primera parte del proceso de selección, la Comisión de Gobernación, presidida por el panista Javier Corral, lo- gró que, por unanimidad, los partidos con- feccionaran una lista de 17 finalistas. De ellos, el PRI propuso ocho: Elvia Amezcua Fierros, Leonardo Duque Ro- quero, Adriana Favela Herrera, Areli Gó- mez González, Juan Manuel Herrero Álva-

rez, Enrique Ochoa Reza, Francisco Javier Osornio Corres y Cecilia Tapia Mayans; el PAN, cinco: Ciro Murayama Rendón, Da- vid Gómez Álvarez, Leticia Santín del Río, Alberto Alonso y Coria y Jacinto Silva Ro- dríguez; el PRD, tres: Emilio Álvarez Ica- za, Salvador Guerrero Chiprés y Areli Ca- no, y el PVEM, uno: José Félix Cerezo Vélez

Los forcejeos

La fracción del PAN manifestó su respal- do a Murayama Rendón, quien tiene expe- riencia en el ámbito electoral pues trabajó en el IFE como asesor de José Woldenberg durante siete años. Allegado a intelectua- les como Rolando Cordera y Ricardo Be- cerra, Murayama tiene “talante”, comentó el diputado Javier Corral. Sin embargo, cuando la coordinadora de los diputados del PAN, Josefina Váz- quez Mota, comunicó a la Presidencia de la República la decisión de los 143 legis- ladores de su partido, vino la orden de Pre- sidencia: “El candidato es Jacinto, no Mu- rayama ni ningún otro”. Jaime Cárdenas Gracia, diputado por el PT y exconsejero del IFE, declaró que el veto a Murayama llegó desde Los Pinos. Legisladores panistas que participan en

POLÍTICA

la negociación admiten que fueron presio- nados mediante llamadas telefónicas aun- que omiten proporcionar nombres. Uno de los entrevistados por Proceso sostiene: “Si- guen teniendo resistencia en Los Pinos. Lo único que nos dicen es: ‘Se dice que es un asunto personal’, pero no nos presentan ar- gumentos técnicos o de filias políticas. “Hemos tenido presión a morir porque Los Pinitos quiere a Jacinto. No sabemos exactamente el motivo del veto; sólo que Lía Limón (exesposa de Juan Carlos Ugal- de, quien era presidente del IFE en 2006) fue la principal opositora”. Limón es muy allegada a Margarita Zavala, esposa de Fe- lipe Calderón. Para el petista Cárdenas Gracia, el re- traso en la designación de los tres nuevos consejeros electorales complicó el panora- ma al PAN, que ahora está más preocupado por elegir a su dirigente nacional. Según él, ahora las corrientes internas de Acción Na- cional tratan de ganar espacios en el IFE, lo que contaminará aún más la elección. El diputado Sebastián Lerdo de Teja- da, quien participa en las negociaciones para designar a los consejeros electorales por parte del PRI, asegura que la coordina- dora Vázquez Mota y el vicecoordinador Carlos Alberto Pérez Cuevas eran los pa- nistas más activos en las discusiones, pero

Carlos Alberto Pérez Cuevas eran los pa- nistas más activos en las discusiones, pero 1775 /
Carlos Alberto Pérez Cuevas eran los pa- nistas más activos en las discusiones, pero 1775 /

POLÍTICA

a partir del lunes 1 el presidente Calderón introdujo al diputado Roberto Gil Zuarth. Desde entonces, él ha participado en todas los encuentros, incluso en los que se reali- zan fuera del recinto legislativo. Algunos legisladores priistas aseguran que ya no saben con cuál camiseta opera la coordinadora de los diputados del PAN. No se sabe, dice uno de los consultados, “si lo hace como presidenta de la Junta de Coordinación Política o como coordi- nadora panista o como precandidata pre- sidencial. Parece que juega con dos care- tas: una con el PAN y otra con nosotros (los del PRI)”. El jueves 4, el coordinador del PRI, Francisco Rojas Gutiérrez, “mandó decir- le a la señora, a través de Lerdo de Tejada, que él ha sido muy caballero y no ha que- rido evidenciarla públicamente, pero ya es hora de que asuma su papel de presiden- ta de la Junta; por ley, a ella le correspon- de buscar los consensos”, añade el legisla- dor priista. Con su injerencia para impulsar la can- didatura de Jacinto Silva Rodríguez, el presidente Calderón olvida que durante la gestión de José Woldenberg en el IFE, en el organismo electoral las decisiones se to- maban por consenso, no por imposición. Silva Rodríguez, oriundo de Jalis- co, se desempeñó como contador mayor de Hacienda en el gobierno de esa enti- dad durante la gestión de Alberto Cárdenas (1995-2001). Él pertenece a la fracción conservadora de los panistas jaliscienses. Durante su paso por el gobierno del es- tado, a Silva se le señaló como protector de panistas implicados en irregularidades en el manejo de los recursos, particularmente en el ayuntamiento de Zapopan. En 2002, cuando Silva pasó al Consejo General del Poder Judicial de Jalisco, se filtró a la pren-

sa un documento en el cual se le implicó en un desvío de 6 millones de pesos para el equipamiento de los juzgados. Además de Silva, el PAN tiene otra carta fuerte: David Gómez Álvarez, quien fue asesor del exconsejero del IFE Mauri- cio Merino.

Contra el agandalle priista

En la bancada del PRI, aun con sus pug- nas internas, sus integrantes presionan pa-

ra quedarse con dos de los tres futuros con- sejeros electorales. Desde el principio, los priistas han mencionado a Areli Gómez y a Enrique Ochoa Reza.

A Gómez, hermana del vicepresiden-

te de Televisa, Leopoldo Gómez, y quien estuvo como encargada de la Fiscalía Es- pecial para Atender Delitos Electorales (Fepade) hasta el 30 de junio pasado, la respalda Beatriz Paredes Rangel, la diri- gente nacional del PRI. Ochoa, por su parte, aun cuando tie- ne amistad con Paredes Rangel se le vin- cula más con el gobernador mexiquense;

además, fue secretario de la presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, María del Carmen Alanís, quien es cercana al senador Manlio Fabio Beltrones y a Margarita Zavala.

El 28 de octubre, los priistas de Oaxaca

y Puebla se rebelaron y dijeron que no están dispuestos a apoyar a Areli Gómez porque consideran que sería una pieza de Televisa en el IFE. El diputado oaxaqueño Elpidio Concha Arellano se quejó porque, dijo, su coordinador, Francisco Rojas Gutiérrez, no ha consultado a las bases del partido.

A su vez, hasta el viernes 5 el PRD ha-

bía propuesto a Emilio Álvarez Icaza co- mo primera opción y a Salvador Guerrero Chiprés como segunda. Álvarez Icaza fue

IFE. Relevo en suspenso Miguel Dimayuga
IFE. Relevo en suspenso
Miguel Dimayuga

presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal entre 2001 y 2009. Durante su gestión tuvo desencuen- tros con Andrés Manuel López Obrador cuando el tabasqueño estuvo al frente del gobierno capitalino; además, es gran ami- go de dos de los actuales consejeros del IFE: Leonardo Valdez Zurita y Alfredo Fi- gueroa Fernández. El PRI, a su vez, puso sobre la mesa una nueva propuesta: la de Enrique Ochoa Reza, candidato “inamovible, no negocia- ble”, y cinco nombres: Areli Gómez, Mar- garita Favela Herrera, Juan Manuel He- rrero, Cecilia Tapia y Leonardo Duque. Según los priistas, las demás fracciones parlamentarias podrán vetarla. Favela Herrera, quien encabeza la lis- ta, es magistrada de la sala regional de To- luca, Estado de México, y su candidatu- ra la impulsan los diputados mexiquenses, así como Emilio Chuayffet Chemor, ex- director del Registro Federal Electoral y quien introdujo la credencial electoral con fotografía cuando estaba al frente de la Se- cretaría de Gobernación. Tapia y Duque, por su parte, son excolaboradores de la ac- tual presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, María del Carmen Alanís Figueroa. El PRD se molestó porque en las nego- ciaciones del miércoles 3 y jueves 4 el PRI insistió en sus dos propuestas. Sin embar- go, Sebastián Lerdo de Tejada los criticó por su visión “reduccionista”, ya que ac- túan con la lógica de que hoy se están re- novando sólo tres de los nueve espacios en el Consejo General del IFE. “No se trata de vetar a nadie, es un te- ma de espacios. Nosotros no jugamos a ser inamovibles, sino que estamos ofreciendo que se escoja entre un conjunto de opcio- nes” para designar a los tres nuevos con- sejeros electorales, dijo Lerdo de Tejada. Pero el PRD insiste en que si el PRI se queda con dos de las tres posiciones, se reeditará el caso de 2003, que derivó en una crisis institucional en 2006. Sólo que esta vez existe el riesgo de que la elección se tripartidice. Por la composición actual del IFE, a dos de los seis consejeros en funciones se les identifica con el PRI a través del sena- dor Manlio Fabio Beltrones, Javier Guerrero Aguirre y Marco Antonio Baños. Si el parti- do obtiene dos posiciones más, tendrían cua- tro de nueve; por eso el PRI se muestra tan avasallante, dice a la reportera un allegado al mexiquense Enrique Peña Nieto. El PAN, que ya tiene dos posiciones, Benito Nacif y Macarita Elizondo, podría obtener otra. Y el PRD, que ya cuenta con Alfredo Figueroa, podría concretar la de Álvarez Icaza, quien podría tener ascen- dencia sobre Leonardo Valdés, que hoy ya no es confiable para el PRD, comenta el exconsejero Jaime Cárdenas Gracia.

que hoy ya no es confiable para el PRD, comenta el exconsejero Jaime Cárdenas Gracia. 34

34 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

que hoy ya no es confiable para el PRD, comenta el exconsejero Jaime Cárdenas Gracia. 34

El Universal / Pablo Campos

Las
Las

mentiras

de Nava

ÁLVARO DELGADO Pero las propias cifras oficiales del PAN demuestran que se trata de una men- tira: se afiliaron apenas 81 mil ciudadanos,

una quinta parte de lo pregonado por Nava. En efecto, al principio de la campaña nacional de afiliación denominada “En- tra en acción”, que inició el 22 de noviem- bre y concluyó el 6 de diciembre de 2009, el PAN tenía registrados un millón 50 mil militantes adherentes, aseguró el entonces secretario general adjunto y actual secre- tario general, Alfredo Rivadeneyra. Según las cifras del Registro Nacional de Miembros (RNM) del PAN, actualiza- das hasta el 27 de octubre de este año, só- lo están dados de alta como adherentes un millón 131 mil 866 ciudadanos, es decir, apenas 81 mil 866 militantes más de los que había al iniciar la campaña. De haberse incorporado al padrón del PAN los 371 mil 377 ciudadanos que ase- guró Nava, la cifra total ascendería a un mi-

300 mil nuevos militantes, y dos semanas después, el 6 de diciembre, se ufanó de ha- ber superado “por mucho” esa meta. “Al cerrar la campaña de afiliación, hoy 6 de diciembre, comparto con uste- des la alegría de anunciar que no sola- mente hemos cumplido la meta, (sino) la hemos rebasado por mucho y hemos reci- bido en estos 15 días a 371 mil 377 nue- vos militantes de Acción Nacional”, in- formó, eufórico, a dirigentes y militantes panistas.

A poyado en miembros de la fa-

rándula como la cantante Pa-

tylú, que ya es su esposa, el

presidente del Partido Acción

Nacional (PAN), César Nava,

lanzó hace un año una campa-

ña para afiliar a por lo menos

llón 421 mil 377 adherentes, denominación que se le da a los militantes recién afiliados o que no se han convertido en activos. Y si se cotejan las cifras proporciona- das por Rivadeneyra hace un año y las ac- tuales, que se pueden consultar en el pa- drón del PAN, hay un faltante de casi 300 mil registros o de afiliados presuntamente fraudulentos. Estas cifras no incluyen a los militan- tes activos, que en un año observaron una modificación marginal, al pasar de 278 mil al inicio de la campaña –misma cifra desde diciembre de 2008– a 281 mil 222 hasta el pasado jueves 5. Así, si se hubiesen afiliado al PAN los casi 400 mil nuevos ciudadanos que afir- ma Nava, los militantes activos y adheren- tes sumarían un millón 691 mil 377 y no un millón 414 mil 435 que registra actual- mente el padrón panista. Las cifras tampoco cuadran en los es-

36 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

435 que registra actual- mente el padrón panista. Las cifras tampoco cuadran en los es- 36

Las maniobras ocultas del aún presidente del PAN, Cé- sar Nava, lo han colocado en el centro de varios es- cándalos, bajo sospecha de corrupción y embustes. Su más reciente mentira: asegurar que logró una afilia- ción de casi 400 mil nuevos miembros a su partido. Quienes desmienten al ambicioso alfil de Felipe Calde- rón son las cifras de su propio instituto político…

tados, donde se instalaron 895 módulos de afiliación, 237 más de los previstos origi- nalmente, en cada uno de los cuales se ha- brían afiliado en promedio 415 nuevos mi- litantes, 28 en cada uno de los 15 días que duró la campaña. Por ejemplo, el presidente del PAN en Guanajuato, Fernando Torres Graciano, aseguró al finalizar la campaña que se afi- liaron 40 mil nuevos militantes adherentes en el estado, pero la cifra registrada en el RNM, al 15 de octubre, ascendía a 11 mil 683 adherentes, la mitad de los que tenía ese partido en el estado en 2008, según ese mismo padrón. Otro caso es Veracruz, cuyo comité es-

tatal aseguró haber afiliado a 38 mil nue- vos militantes, pero en 2008 contaban con

102 mil 13 adherentes y, al 27 de octubre

de 2010, sumaban sólo 110 mil, es decir, existe una diferencia de apenas 8 mil. Un caso más es Puebla: el PAN infor- mó que en la campaña convocada por Na-

va afilió a 17 mil 558 ciudadanos, pero en 2008 el padrón de adherentes era de 59 mil

350 y ahora es de 61 mil 252: sólo 2 mil re-

gistros más. En Tabasco ocurrió lo mismo: el PAN

estatal aseguró haber afiliado a 4 mil 200 militantes, pero actualmente suma 23 mil

853 adherentes, apenas 3 mil más que los

20 mil 795 que tenía en padrón de 2008.

POLÍTICA

Eso mismo pasa en cada uno de los es-

tados. Las cifras actualizadas, a un año de

la campaña de afiliación lanzada por Na-

va, no corresponden a lo que oficialmen-

te se informó. Según el RNM, hasta diciembre de

2008 el total de militantes activos ascen- día a 278 mil 109, mientras que los adhe- rentes sumaban un millón 37 mil 73, para un total de un millón 315 mil 182. Ahora,

el padrón actualizado hasta octubre suma

281

mil 396 panistas activos y un millón

133

mil 39 adherentes para un total de un

millón 414 mil 435. Así, siempre de acuerdo con las cifras oficiales, la estrategia de Nava fue más un golpe publicitario para sumar al PAN a fi- guras del espectáculo y del deporte que un mecanismo eficaz para incrementar autén- ticamente su membresía.

“La casita de Patylú”

Desde que arrancó la campaña nacional de afiliación denominada “Entra en acción”,

y hasta que concluyó dos semanas des-

pués, Nava se hizo acompañar de persona- jes del espectáculo y del deporte, como la cantante Mariana Ochoa, quien fue la pri- mera en afiliarse en una fastuosa ceremo- nia en la sede nacional del PAN.

fue la pri- mera en afiliarse en una fastuosa ceremo- nia en la sede nacional del
fue la pri- mera en afiliarse en una fastuosa ceremo- nia en la sede nacional del

Fernando Camacho / Procesofoto

POLÍTICA

Luego se incorporaron actores como Jor- ge Lavat y Alfredo Adame, así como los de- portistas Aarón Gordián, Premio Nacional del Deporte, el exfutbolista Germán Tello, el corredor José Luis Barrios y el luchador At- lantis, cuya identidad quedó en secreto. Un día después del inicio de la campa- ña, también en la sede nacional del PAN, se afilió la cantante Patricia Sirvent Bar- tón, conocida en la farándula como Patylú, quien ese mismo día obtuvo el registro SI- BP830306MDFRRT00 como adherente, con domicilio en el municipio de Naucal- pan, Estado de México, donde vivía con sus padres. Repentinamente Patylú se convirtió en activista del PAN y como tal ofreció, el do- mingo 29 de noviembre, un concierto de- nominado “La casita de Patylú” en el tea- tro al aire libre Ángela Peralta, ubicado en la colonia Polanco, justamente a unas calles donde, meses después, Nava le compró un departamento cuyo precio en el mercado es de entre 15 y 20 millones de pesos. Con la revelación de esta compra por la revista de espectáculos Nueva, en sep- tiembre pasado, estalló un escándalo por la súbita bonanza económica de Nava, quien está bajo sospecha de corrupción, debido a que se trata de un inmueble que no pudo haber comprado ni siquiera con todo lo que ha cobrado en el sexenio de Felipe Calderón, mismo que inició con una deuda de 4 millones de pesos. La nueva propiedad de Nava está ubi- cada en el piso 13 del edificio de la calle Rubén Darío esquina con Lamartine; cuen- ta con alberca, sauna, jacuzzis, salón de fiestas, jardín y área para juegos infantiles, y tiene vista privilegiada al bosque y al Cas- tillo de Chapultepec. Está en una de las zo- nas más caras de la Ciudad de México. Tal como ocurre con la campaña de afi- liación, las cifras de los ingresos para ad- quirir “la casita de Patylú”, con quien con- trajo matrimonio en la emblemática fecha del 2 de octubre, tampoco cuadran, pese a que en un comunicado del Comité Ejecuti- vo Nacional (CEN) del PAN aseguró que el

lujoso departamento de 335 metros cuadra- dos le costó sólo 7 mi- llones 250 mil pesos.

Así, comenzó 2007 con una deuda de 4 millones 100 mil pesos, sin contar otros adeudos, como las tarjetas de crédito. Respecto de sus ingresos, el puesto de

No obstante, du- rante casi dos años como secretario par-

secretario particular de Calderón era nivel HC2, equivalente a subsecretario de Esta- do, por lo que su sueldo bruto ascendía a

ticular de Calderón y

203

mil 564 pesos y, ya sin impuestos, a

un año como diputa-

143

mil 314. Durante todo 2007 percibió

do federal cobró, sólo en sueldos, poco más de 4 millones 500 mil pesos, aunque al ini- ciar el sexenio tenía

en total un millón 719 mil 768 pesos. Al año siguiente, 2008, Nava sólo co- bró un millón 576 mil 454 porque Calde- rón lo despidió en noviembre de 2008. En todo caso, en los casi dos años que estuvo

una deuda de 4 millo- nes 100 mil pesos por

en el gobierno pudo ahorrar, sin gastar ab- solutamente nada, un total de 3 millones

296 mil 222 pesos.

Después, durante diez meses, Nava no trabajó en nada y, en teoría, tampoco tuvo ingresos: de noviembre de 2008, cuando dejó la secretaría particular de Calderón, a agosto de 2009, cuando comenzó su gestión como presidente del PAN –en sustitución de Germán Martínez, actual jefe de campaña

de Roberto Gil Zuarth, su socio en el despa- cho de abogados–, sólo hizo campaña como candidato a diputado federal. Nava sólo cobró un mes de sueldo co- mo presidente del PAN, el de agosto de 2009, porque aseguró que renunciaba a él

y su ingreso sólo sería su dieta como dipu-

tado federal. Por ese mes cobró, según el tabulador de ese partido, 130 mil 352 pe- sos con 65 centavos netos. Como diputado federal, Nava percibe un promedio de 100 mil pesos mensuales, que

multiplicados por los 12 meses que lleva co- mo tal, suman un millón 200 mil pesos. De esta manera, si se suman todos esos ingresos de Nava, de enero de 2007

a septiembre de 2009, el resultado es el si- guiente: cuatro millones 626 mil 574 pe- sos, apenas medio millón de más que el adeudo que tenía cuando comenzó el go- bierno de Calderón.

Se trata de una cantidad acumulada sólo

en el caso de que Nava no haya gastado ab- solutamente en nada, ni siquiera en la pen-

sión que, al parecer, destina a los tres hi- jos que tuvo con María Covadonga Baños Ardavín y que durante 2007 y 2008, según sus declaraciones patrimoniales, ascendían

a 400 mil y 500 mil pesos, respectivamente. Ante los señalamientos de enriqueci- miento inexplicable, presuntamente por corrupción, en particular cuando fue di- rector jurídico de Pemex, Nava ha decre- tado un espeso silencio.

O bien se ha refugiado en la retórica,

como la noche del jueves 5, en el home- naje del PAN a Mouriño (a dos años de su muerte en un avionazo no esclarecido ple- namente), cuando se comparó con él:

“Atravesó y atravesamos con él los peores vendavales, los ataques más fero- ces, los arpones más filosos, las puyas más injustas.”

ces, los arpones más filosos, las puyas más injustas.” Membresía inflada haber comprado, en agosto de

Membresía inflada

haber comprado, en agosto de 2006, una casa donde vivía con su anterior familia. Este escándalo se sumó a otro, en fe- brero, cuando la renuncia de Fernando Gómez Mont a la Secretaría de Goberna- ción sacó a flote la firma de un convenio con Beatriz Paredes, homóloga priista de Nava, para proscribir una alianza del PAN con la izquierda en las elecciones del Es- tado de México, en 2011, a cambio de au- mentar impuestos como el IVA. El pacto con Paredes y Enrique Peña Nieto, del que supuestamente Calderón no sabía, exhibió a Nava como un mentiroso, aunque éste lo aprovechó para aliarse con el perredismo en Puebla, Oaxaca y Sina- loa, cuyos triunfos atenuaron la pérdida de las gubernaturas de Tlaxcala y Aguasca- lientes, así como una debacle de alcaldes

y diputados en Baja California. El presidente del PAN, quien dejará el cargo el 4 de diciembre, ha estado antes bajo sospecha de corrupción, particularmente en su gestión como abogado general de Petró- leos Mexicanos (Pemex) durante el gobier- no de Vicente Fox, tal como lo documenta la Ana Lilia Pérez en el libro Camisas azules, manos negras, que menciona el tráfico de influencias de Juan Camilo Mouriño, ele- vando a rango de prócer del PAN.

De la inopia al caudal

Tomando como base las cifras de las pro- pias declaraciones patrimoniales que Na- va aceptó hacer públicas, particularmente la correspondiente a 2007, y los tabulado-

res de los cargos que ha ocupado, es posible presumir que la compra del departamento en Polanco perfila un asunto de corrupción. En sólo cuatro años, Nava pasó de la inopia a la prosperidad, que se inició con

la controvertida elección de 2006: en agos-

to de ese año, cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TE- PJF) no había dado como ganador a Cal- derón, Nava obtuvo un crédito hipotecario por 3 millones 100 mil pesos, que sumó a un “préstamo personal” por un millón de pesos para comprar una casa nueva.

38 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

sumó a un “préstamo personal” por un millón de pesos para comprar una casa nueva. 38

Octavio Gómez

40 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

Cordero. Puro discurso

CARLOS ACOSTA CÓRDOVA

L a Secretaría de Hacienda se que- dó sola en su ejercicio del auto- elogio, ese en el que todos los días asegura que la economía mexica- na muestra un “sólido proceso de recuperación” con una “alta gene-

ración de empleos” y un incremento en la actividad productiva. Dice que la economía va tan bien que ni siquiera la violencia –producto de la guerra contra el narcotráfico– y sus más de 30 mil

A diferencia de lo que se- mana tras semana afirma la Secretaría de Hacienda, la violencia y la insegu- ridad en México sí tienen un costo en dinero, sí en- torpecen el crecimiento económico. Y eso lo dicen

analistas privados e inclu- so instancias oficiales: la Secretaría de Economía, el Inegi, la Coparmex, BBVA

Bancomer

triunfales de Ernesto Cor-

dero sobre recuperación, producción y empleo ya no son aplaudidos ni siquiera en el gabinete de Felipe Calderón.

Los cantos

El imperio
El
imperio

de la fantasía

y empleo ya no son aplaudidos ni siquiera en el gabinete de Felipe Calderón. Los cantos

muertos hacen mella en su promisoria mar- cha. Apenas el 31 de octubre, en el Informe Semanal que edita y difunde su Unidad de Comunicación Social, la dependencia des- cubrió que “vamos mejor de lo esperado”. Y es así, asegura, porque en México sí se han hecho bien las cosas, no como en otros países –los avanzados sobre todo– que enfrentan “graves problemas” porque apostaron “por la excesiva estimulación artificial de la demanda”. Pero durante la semana pasada respin- garon miembros del gabinete, grupos em- presariales y analistas financieros. Sobre todo en lo relativo a la violencia, que pa- ra todos ellos ha tenido una clara incidencia negativa en la economía mexicana. El lunes 1, el secretario de Econo- mía, Bruno Ferrari, sin empacho contradi- jo a su par de Hacienda, Ernesto Cordero, quien no se cansa de decir que la inseguri- dad y la violencia no afectan el desempe- ño económico. Ferrari reconoció que la violencia y la inseguridad en muchos estados deterioran la operación de miles de empresas y fre- nan la recuperación del mercado interno. “Son preocupantes los daños al mercado interno provocados por la violencia”, afir- mó en la décima Semana Nacional Pyme. “Las empresas están sufriendo mucho por esta situación”, agregó. Como ejemplo puso a las empresas del sector restaurantero en el norte del país, que han debido cerrar o modificar sus ho- rarios de servicio bien porque la gente ya no va o para proteger de los delincuentes a la clientela. También los empresarios alzaron la voz, mostraron públicamente su hartazgo y die- ron un mentís a Hacienda. Gerardo Gutié- rrez Candiani, presidente de la Coparmex, explotó en su mensaje semanal: “La insegu- ridad pública, la violencia y la penetración del crimen organizado en la sociedad y en las instituciones de muchas zonas del país han llegado a niveles intolerables, como se confirmó la semana pasada con nuevas ma- tanzas multitudinarias de jóvenes, hechos que no pueden dejar de indignarnos”.

Costos económicos de la violencia

Gutiérrez Candiani le puso números a esos “niveles intolerables”: en los últimos cin- co años el secuestro ha crecido más de 300%; el robo a casa habitación, 20%; el robo con violencia, casi 30%, y la extor- sión, casi 160%. “El mayor costo”, aseguró Gutiérrez Candiani, “es el de oportunidad: se cierran negocios, se dejan de crear empresas, se li- mita la actividad productiva y se desalien- ta la inversión”. Además del secretario de Economía y de los empresarios que replicaron el dis- curso feliz de la Secretaría de Hacienda, el

Grupo BBVA Bancomer tradujo en cifras el costo de la violencia y la inseguridad. El Servicio de Estudios Económicos de ese grupo financiero, que encabeza el especialista español Jorge Sicilia –econo- mista en jefe de BBVA para Norteaméri- ca– presentó el miércoles 3 su informe tri- mestral Situación México, en el que por primera vez incluye un capítulo con el te- ma específico de la violencia y su impacto en la economía. Su conclusión es contundente: en- tre 2006 y 2010 la violencia y la inseguri- dad han hecho que la economía del país no crezca, en promedio por cada uno de esos años, 1.1 puntos del PIB. Es decir que el crecimiento económico en esos años ha si- do menor en 1.1 puntos, en promedio, al que hubiera habido sin los actuales niveles de violencia. También sostiene que la violencia y la inseguridad cada año cuestan 143 mil mi- llones de pesos (1.1% del PIB) a precios ac- tuales, pues el Producto Interno Bruto esti- mado para este año a precios corrientes, es de poco más de 13 billones de pesos. Si nada más se tomaran en cuenta los cuatro años de gobierno de Calderón –los de la guerra contra el narcotráfico– se ten- dría una suma superior a todo lo que se es- pera recaudar en 2011 por concepto de

ECONOMÍA

IVA: más de medio billón de pesos, afir- ma BBVA. La violencia le ha restado cuatro pun- tos de crecimiento a la economía en este sexenio. Si no fuera por eso “México ha- bría crecido un punto porcentual más del PIB, por arriba de las tasas a las que ha crecido en los últimos años”, dijo en la conferencia de prensa. Es un impacto nada despreciable, ase- guran los analistas de BBVA Bancomer, pero Hacienda insiste en lo contrario. En su Informe Semanal del 17 de octubre ase- guraba que “es evidente que el crimen y la delincuencia organizada no están inhi- biendo la recuperación económica a nivel nacional como se ha querido hacer creer”. Pero en el informe Situación México, los especialistas de BBVA explican: “La violencia impacta transversalmente en la economía aumentando los costos de pro- ducción y transacción y reduciendo la acu- mulación de capital físico y humano. Un entorno de violencia eleva los costos de producción por el necesario aumento de las medidas de seguridad y los de transacción por el deterioro del entorno institucional. “Desde el punto de vista de la acumu- lación de factores productivos, de capital físico y humano, la violencia también im- pacta negativamente, por lo que reduce la

físico y humano, la violencia también im- pacta negativamente, por lo que reduce la 1775 /
físico y humano, la violencia también im- pacta negativamente, por lo que reduce la 1775 /
Empleos que no se ven Benjamín Flores
Empleos que no se ven
Benjamín Flores

capacidad de crecimiento de la economía en el medio plazo.”

El discurso optimista

Las declaraciones de Ferrari y las quejas de los empresarios, reproducidas por los medios el lunes 1 y el martes 2, más el es- tudio de BBVA el miércoles 3, que tam- bién ocupó espacios en los medios, causó tal enojo en la Secretaría de Hacienda que recurrió a la maniobra de opacar las “ma- las noticias” con el despliegue amplio de las “buenas”. Ese mismo miércoles Hacienda convo- có urgentemente a los medios a una con- ferencia para informar, con bombo y pla- tillo, de un nuevo “máximo histórico” de creación de empleos formales: en octubre se generaron 129 mil 406 nuevas plazas de trabajo registradas ante el IMSS, con lo que en los primeros 10 meses del año se crearon 850 mil 889 empleos netos. “Repito: 850 mil 889 empleos netos”, insistió alzando la voz Ernesto Cordero, acompañado por el secretario del Traba-

jo, Javier Lozano, y el director general del IMSS, Daniel Karam.

A Lozano le correspondió magnificar las

cifras: el incremento de 129 mil 406 nuevos

empleos en octubre “es el mayor registro pa- ra un mes de los últimos 35 meses”. Abundó: el incremento interanual en el número de empleos, es decir, de octubre de 2009 a octubre de 2010, es de 751 mil 689 nuevos empleos. “Esto es un aumen- to porcentual de 5.38%. Y no se había vis- to una cosa igual desde agosto de 2000. Es decir, estamos hablando del mayor creci- miento interanual de los últimos 11 años”.

Y faltaba un dato también espectacu-

lar: durante la crisis de 2008-2009 se per- dieron 701 mil 317 empleos. Pero de junio del año pasado a octubre de este se genera- ron 957 mil 652 nuevos trabajos. Es decir, afirmó Lozano, ya se recupe- raron, y por mucho, los empleos perdidos en la crisis. “Tenemos ya un superávit de

más de un cuarto de millón de nuevos em-

pleos netos, formales, con nombre y apelli- do, que están registrados no como una en- cuesta, no como una aproximación o una estimación, sino como datos duros ante el Instituto Mexicano del Seguro Social”. Pero resulta que el manejo de números

y

cifras siempre es relativo y se acomoda

al

propósito de quienes los usan.

Lozano celebró que con los aumentos en el empleo el IMSS ya tiene registrados 14 millones 732 mil 170 trabajadores –que “es un nuevo máximo histórico”– pero la cifra de asegurados en el IMSS es apenas 31% de la Población Económicamente Ac- tiva –de poco más de 47 millones de perso- nas– y 33% de la Población Ocupada, que suma 44.7 millones, según el Instituto Na- cional de Estadística y Geografía (Inegi). Es decir, sólo tres de cada 10 perso- nas activas –con o sin empleo– están en el IMSS. O 3.3 de cada 10 de las que tienen un trabajo están afiliadas al instituto. Obviamente el secretario omite que

Ferrari. Discrepancia Benjamín Flores
Ferrari. Discrepancia
Benjamín Flores

ECONOMÍA

una cifra muy similar está en la informa- lidad. El Inegi, en su más reciente encues- ta trimestral de ocupación y empleo seña- la que 28.8% de la población ocupada está en la economía informal y eso significa cerca de 13 millones de personas. Peor aún, según Lozano en lo que va del sexenio de Calderón se crearon 1 mi- llón 157 mil 469 empleos. Eso quiere de- cir que por año se han generado unos 290 mil nuevos puestos. El problema es que la demanda anual de empleo va de 800 mil a 1 millón de pla- zas. Lo que se ha creado es apenas alrede- dor de la tercera parte de lo que se necesita. Cuando los funcionarios dan conferen- cias sobre empleos nuevos omiten la otra cara del mercado de trabajo en el país: las altas tasas de desempleo (como en ningún otro sexenio), el crecimiento exponencial de la informalidad, la subocupación cre- ciente y una serie de indicadores que dan cuenta de la mala calidad y peor remune- ración de los empleos en México. Dentro de los 10 años de gobiernos pa-

nistas, los cuatro del actual se han destacado por los índices más altos de desocupación. Con Vicente Fox las tasas de desempleo abierto de los primeros meses de gobierno eran apenas de más de 2%; ahora se han re- gistrado tasas por arriba de 6% –que han im- plicado hasta 3 millones de desempleados–

y los promedios no bajan de 5.5%. Además en el sexenio se han sumado 1 millón 600 mil personas a la informalidad, fenómeno creciente pues nadie se puede dar el lujo de quedarse sin ingresos, aun- que sea en la informalidad con todo lo que ello implica: sin contrato, sin seguridad

social, sin salario fijo (o incluso sin sala- rio, porque muchos son negocios familia- res) y sin prestaciones. Otro caso que omiten los funcionarios es la subocupación –en la que están las personas que buscan un trabajo adicional

o jornadas laborales más largas para con-

seguir un ingreso que les permita satisfa- cer sus necesidades básicas– que pasó de 3 millones en diciembre de 2006 a 4.3 mi- llones (9% de la población ocupada), aun- que en 2009 llegó a rebasar los 5 millones. En materia de salarios el Inegi da ci- fras dramáticas: de las 44.7 millones de personas con trabajo, 3.8 millones no tie- nen ingresos, 6 millones ganan hasta un salario mínimo, 10.4 millones tienen un ingreso de más de uno y hasta 2 salarios mínimos y 9.4 millones de personas ganan más de 2 y hasta 3 mínimos. Hay 29.6 millones de personas en México que trabajan pero cuyos ingresos va de cero a tres salarios mínimos. Es de- cir 66.2% de quienes laboran –dos tercios del total– no están remunerados o cuando mucho ganan 56, 112 o 168 pesos diarios; al mes, mil 680 (uno), 3 mil 360 (dos) o 5 mil 40 pesos (tres salarios mínimos).

al mes, mil 680 (uno), 3 mil 360 (dos) o 5 mil 40 pesos (tres salarios

42 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

al mes, mil 680 (uno), 3 mil 360 (dos) o 5 mil 40 pesos (tres salarios

Germán Canseco

La

“cabañita”

presidencial

DANIEL LIZÁRRAGA

A YAPANGO, MÉX.- El pasado 29

con empresarios, Felipe Cal-

de septiembre, en una comida

derón admitió que es dueño de

una “cabañita”. El mandatario

se refirió así a lo que en reali-

dad es un lujoso chalet de 255

metros cuadrados construido en un terreno de poco más de cuatro hectáreas compra- do por él y su esposa, Margarita Zavala, en este municipio, ubicado al pie de los vol- canes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Desde hace aproximadamente 15 años los Zavala Gómez del Campo –suegros de Calderón– echaron raíces en este pueblo,

Ayapango, Estado de México. El chalet de Felipe y Margarita

donde han comprado varios predios. Pe- ro pocos de los habitantes de esta comu- nidad mexiquense saben que, de manera discreta, esa familia y Felipe Calderón han ido aumentando el tamaño de sus parcelas hasta alcanzar una extensión de más de 41 mil metros cuadrados. Ambas familias compran las tierras a precio de ganga: entre 2.76 y 10.41 pesos el metro cuadrado, pero datos del ayunta- miento de Ayapango indican que los pre- dios rurales se cotizan en 65 pesos por me- tro cuadrado en promedio. En cuatro declaraciones patrimoniales –las de 2007, 2008, 2009 y 2010– Calde- rón no reportó la compra de los terrenos ni la construcción de la “cabañita”; 70% de éstos se hallan a nombre de Margarita, y el resto al de su esposo.

Una casa creciente

El marzo último, Proceso (número 1741) reveló las inconsistencias en las declara- ciones patrimoniales de Calderón: durante los cuatro años referidos no reportó varios bienes inmuebles adquiridos en la Ciu- dad de México escriturados a nombre de Margarita Zavala. De esta manera, las in- versiones de la pareja crecieron hasta 11 veces respecto a lo que tenía antes de mu- darse a Los Pinos. Vista desde el exterior, la vieja casa fa- miliar del número 8 de Privada de Cón- dor 231, en la colonia Las Águilas, es la misma desde que Calderón era precandi- dato. Pero puertas adentro se revelan nue- vas propiedades: una alberca, una cabaña, un amplio jardín y otra casa –de 234 me- tros cuadrados– marcada con el número 9 de esa calle. Pero eso no es todo. La familia tiene otra propiedad, de tres pisos, en el número 227 de la misma privada, con media can- cha de baloncesto, una pequeña bodega y estacionamiento para tres o cuatro autos. Todos estos predios están interconectados. Ante la información publicada por es- te semanario, el titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Salvador Ve- ga Casillas, asumió la responsabilidad de haber eliminado de las declaraciones los bienes a nombre de Margarita Zavala en la Ciudad de México para proteger sus datos personales (Proceso 1753). Poco o nada se sabía entonces de los terrenos en Aya- pango. La revista solicitó entonces la inter- vención del Instituto Federal de Acce- so a la Información y Protección de Da- tos (IFAI). Pero antes de que esta instancia emitiera una resolución, el pasado 7 de ju- nio Calderón y Zavala se adelantaron a un eventual fallo adverso y autorizaron que la lista completa de sus bienes fuera puesta, por primera vez, en internet. A partir de ese momento reconocieron

PRESIDENCIA

El presidente Felipe Calderón y su esposa, Margarita Za- vala, no pudieron seguir ocultando más tiempo informa- ción relacionada con sus propiedades, concretamente de sus terrenos y casas en la Ciudad de México y en Ayapango, Estado de México. A raíz de una investigación de Proceso sobre los bienes no declarados de la pareja presidencial, el mandatario se sintió obligado a divul- gar por internet una parte de los faltantes. Además, un comentario público de Calderón ante empresarios per- mitió confirmar la existencia de su “cabañita” de Aya- pango, como él la llama. El caso es que conforme pasan los años del sexenio sus propiedades y la de su esposa siguen creciendo y creciendo…

que son dueños de las casas y los terrenos comprados en la Ciudad de México, y por otra parte pudieron conocerse algunos da- tos sobre los predios adquiridos por Zava- la en Ayapango. El formato usado por la SFP para trans- parentar las declaraciones patrimoniales no permite trazar un mapa de las hectáreas de la familia Calderón Zavala. Los datos inscritos están desarticulados y correspon- den al Registro Público de la Propiedad en Chalco, Estado de México. Hace más de dos semanas Proceso so- licitó al ayuntamiento de Ayapango acce- so a la licencia de construcción, al permiso para fraccionar parcelas y a la autoriza- ción para modificar los límites del predio de Margarita. Las autoridades municipa- les no respondieron, y por lo tanto viola- ron el plazo de 15 días hábiles previsto en la Ley de Transparencia y Acceso a la In- formación del Estado de México. Pero fue el propio mandatario quien ofreció las pistas para dar con su casa de descanso. Durante la citada comida con empresarios reveló que en “una cabañita” le había salido “carísimo” instalar celdas solares y aerogeneradores. En esa ocasión, en el marco del Foro de Eficiencia Energética, el presidente dijo ha- ber sentido en carne propia lo que significó instalar un sistema adecuado para no dañar al medio ambiente. “Tenemos que avanzar en incentivos fiscales. No podemos dejar de reconocer que el costo de la energía reno- vable, particularmente la individual, es tre- mendamente alto”, sentenció. Sin embargo, no reveló cuánto tuvo que desembolsar para equipar su chalet. Proceso solicitó a la Coordinación de Co-

municación Social de la Presidencia infor- mación sobre lo que ya el propio manda- tario había adelantado. Pero hasta el cierre de esta edición la responsable del área, Alejandra Sota, no había respondido. Especialistas de Greenpeace México consultados por el reportero estiman que Calderón pudo haber pagado alrededor 100 mil pesos por un aerogenerador y las celdas solares a fin de suministrar la ener- gía necesaria para 255 metros cuadrados de construcción.

Terreno fragmentado

Los últimos días de agosto de 2007, poco antes de su primer informe de gobierno, Calderón entró en contacto con uno de los arquitectos más prestigiados de México, Lucio Muniain, a quien le encargó el pro- yecto para construir una cabaña en Aya- pango. En su primera declaración patri- monial el mandatario no reportó compras de terrenos en ese municipio. En diciembre de ese mismo año el pre- sidente rechazó el diseño propuesto; que- ría algo menos ostentoso, según revela a Proceso el arquitecto Muniain, quien ade- más dice desconocer cuál de sus colegas fue el encargado de construir la casa de descanso de la familia Calderón Zavala, que se ubica a hora y media en automóvil de la Ciudad de México. El terreno de más de cuatro hectáreas fue comprado en cuatro partes, de acuer- do con documentos del Registro Público de la Propiedad de Chalco, cabecera dis- trital a la que pertenece Ayapango. El 16 de agosto de 2007 –cuando el presidente buscaba un arquitecto– Margarita Zavala

16 de agosto de 2007 –cuando el presidente buscaba un arquitecto– Margarita Zavala 1775 / 7

se presentó en las oficinas de catastro pa- ra regularizar sus predios: por primera vez reconocía ante las autoridades ser propie- taria de ellos. De acuerdo con el expediente 8248/166/07 la esposa del presidente Cal- derón dio de alta en el sistema catastral mexiquense un terreno de 8 mil 631 me- tros cuadrados llamado Acozac, en el pa- raje San Miguel. El contrato de compra-venta –del que Proceso tiene copia– no señala fecha ni otros datos que permitan establecer el día en que se firmó. En la lista patrimonial de Calderón subida a internet se indicó que el predio fue comprado el 23 de febrero de 2007. El vendedor fue Juan Martínez Martínez, un vecino de San Juan Coxto- can, municipio de Tenango del Valle, con- tiguo a Ayapango, quien recibió 30 mil pe- sos como pago. Es decir que cada metro cuadrado costó 3.47 pesos. Actualmente el valor de los predios ru- rales en este municipio ronda los 65 pe- sos el metro cuadrado, según datos pro- porcionados por el ayuntamiento; pero en las cercanías de Acozac no hay autopistas, obras públicas, servicios o proyectos de inversión que justifiquen ese valor. El mismo 16 de agosto de 2007 Mar- garita Zavala regularizó otro predio, de 10 mil 843 metros cuadrados, por el que des- embolsó 30 mil pesos en efectivo a favor también de Juan Martínez Martínez. En

esa segunda operación cada metro cua- drado costó 2.76 pesos, lo que significa una diferencia de 71 centavos entre ambas compras hechas en el mismo lugar, al mis- mo comprador y al mismo tiempo, según se desprende de los expedientes 295 y 296 del volumen 456 del Registro Público de la Propiedad de Chalco. El chalet de la familia Calderón Zava- la fue construido en alguna parte de estos dos predios, por los que la esposa del pre- sidente pagó 60 mil pesos. En contraste, Felipe Calderón tasó estos terrenos en 1 millón 38 mil 57 pesos, indica la declara- ción patrimonial, modificada apenas el pa- sado 7 de junio, luego de la investigación de Proceso. El chalet se encuentra a cinco minutos en automóvil de la hacienda San Andrés, que ha sido rentada para grabar telenove- las, como Eternamente tuya producida por Televisión Azteca, y que opera como hotel de cinco estrellas. Uno de los propietarios de ese es- tablecimiento, Vicente Silva Lombar- do, vendió a Margarita Zavala 9 mil 805 metros cuadrados por 100 mil pesos, de acuerdo con los datos del expediente 554, volumen 169, libro 1 del Registro Públi- co de la Propiedad de Chalco. Esto sig- nifica que cada metro cuadrado le costó 10.19 pesos a Margarita, quien no perci- be salario alguno como presidenta nacio- nal del DIF. No obstante en 2009 ganó

486 mil 44 pesos, de acuerdo con la ver- sión más reciente de la declaración patri- monial de Calderón, sin que se den más detalles al respecto. Los vecinos de este último predio son Mercedes Gómez del Campo y Mó- nica Zavala Gómez del Campo, madre y hermana, respectivamente, de la esposa del mandatario. Otros de los terrenos co- lindantes pertenecen al gobierno fede- ral. Las autoridades del ayuntamiento de Ayapango dicen desconocer qué se pre- tende edificar ahí o qué utilidad se le po- dría dar en el futuro a esas tierras. En julio de 2008 un vecino de la po- pular colonia Moctezuma en la Ciudad de México, Ramón Rodríguez Flores, vendió a Felipe Calderón un predio de 12 mil 477 metros cuadrados en el paraje San Miguel, en Ayapango, por 130 mil pesos. Esta transacción se registró ante las autoridades municipales un mes después, cuando faltaban pocos días para el segun- do informe de gobierno. El precio por me- tro cuadrado en esta ocasión fue de 10.41 pesos. En la última modificación de su declara- ción patrimonial Calderón estimó el valor de estos terrenos –que suman 41 mil 756 me- tros cuadrados– en 1 millón 268 mil 257 pe- sos. Esto sin que se cuantifique la inversión hecha en energía limpia o renovable me- diante la instalación de celdas solares y ae- rogeneradores.

Los terrenos. Custodia militar Germán Canseco
Los terrenos. Custodia militar
Germán Canseco

46 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

de celdas solares y ae- rogeneradores. Los terrenos. Custodia militar Germán Canseco 46 1775 / 7

Miguel Dimayuga

PRESIDENCIA

María Marván. “Si no sirvo, me voy”
María Marván. “Si no sirvo, me voy”

so a la Información y Protección de Datos

(IFAI) ha recibido cuatro golpes: las refor- mas que cierran las averiguaciones previas de la Procuraduría General de la Repúbli- ca (PGR); los más de 30 juicios para anular las resoluciones de los comisionados en las que se ordenaba la entrega de documentos

a periodistas y ciudadanos; la insuficien-

cia presupuestal que amenaza con dejarlo en bancarrota; y la negativa del Sistema de Administración Tributaria (SAT) para in- formar a quién dejó de cobrarle 73 mil mi- llones de pesos de impuestos. “Lo importante es saber de qué otras

formas van a limitar el derecho constitucio- nal de los mexicanos para tener acceso a la información pública gubernamental. ¿Has-

ta dónde quieren llegar? Ese es el centro de

la discusión”, dice Marván, fundadora y dos veces presidenta del IFAI y una de los especialistas llamados por la Organización de Estados Americanos (OEA) para crear una ley modelo de transparencia.

Quedó atrás la mesura ante los medios en momentos de crisis, que había caracte- rizado a Marván Laborde. La comisiona- da más experimentada en México conce- de una entrevista a Proceso y advierte que hay un afán por obstaculizar la transparen- cia y el acceso a la información en momen- tos particularmente difíciles para el país. Hace ocho años en México se aproba- ron una Ley Federal de Transparencia y un sistema de rendición de cuentas. Por pri- mera vez los ciudadanos pudieron saber cuánto ganan los miembros del gabinete o cómo se hace una licitación. Al paso del tiempo las preguntas se volvieron más exi- gentes, al grado de que se han tocado pun- tos sensibles para los gobiernos emanados del Partido Acción Nacional (PAN).

Hasta la CNDH

Un ejemplo de los obstáculos que enfren- ta: el pasado 22 de octubre las comisiona-

La

mascarada

de la transparencia

Como nunca antes las dependencias oficiales federales y estatales han obstaculizado la labor del IFAI, sostiene María Marván, comisionada de esa instan- cia creada hace siete años para dar cumplimiento a la Ley de Acceso a la Informa- ción. Marván agrega que el centro de la discusión es saber hasta dónde llegará el gobierno para limitar el de- recho ciudadano a saber.

DANIEL LIZÁRRAGA

S i en determinado momen- to el IFAI llega a ser inútil, no le voy a seguir cobran- do un sueldo a los mexica- nos”, afirma la comisiona- da María Marván Laborde

–con siete años de experiencia en la des- clasificación de archivos y documentos oficiales– quien sostiene que ha visto obs- taculizada su labor “como nunca antes”, por secretarías y organismos del gobierno de Felipe Calderón. Este año el Instituto Federal de Acce-

y organismos del gobierno de Felipe Calderón. Este año el Instituto Federal de Acce- 1775 /

das Sigrid Arzt, María Marván y la actual presidenta del IFAI, Jacqueline Peschard presentaron una controversia constitu- cional ante la Suprema Corte de Justi- cia de la Nación (SCJN), pues la Comi- sión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) protegió a dueños de las empre- sas y personas que pudieran estar impli- cadas en la evasión de impuestos. De acuerdo con la información ofi- cial disponible, dos personas –se descono- cen sus nombres– solicitaron a la CNDH gestionar ante el SAT que sus apellidos no fueran del dominio público (podrían es- tar incluidos en la lista que el IFAI orde- nó transparentar). En las fotografías publicadas al día siguiente las tres comisionadas se veían

sonrientes con el escrito de la controversia constitucional en las manos. Pero 24 ho- ras después la magistrada Margarita Lu- na desechó este recurso por “notoriamen-

te improcedente”.

–Aun cuando pueden tramitar un re- curso de inconformidad ante la Corte, ¿qué sabor de boca le queda con lo que sucedió? –Hay una sensación clara de preocupa- ción. Hay una serie de elementos que, sin delirio de persecución, nos llevan a pen- sar que hay un afán claro de obstaculizar la transparencia y el acceso a la información. “En el SAT han intentado detener por todos los medios una resolución del IFAI mediante la cual se les obligó a dar a cono- cer los nombres de las empresas y personas involucradas con créditos incobrables por 73 mil millones de pesos. En el SAT dicen

que está de por medio el secreto fiscal y ca- da vez que pueden argumentan que se tra-

ta de contribuyentes chiquititos, muchos de

ellos muertos, y que los montos son de 10 mil o 20 mil pesos y por eso sale más caro perseguirlos que lograr que paguen.” –¿No se supone que las resoluciones del IFAI son definitivas e inatacables, se- gún la ley? –La verdad es que hay más de 100 cré- ditos de personas morales que exceden los 100 millones de pesos. Justificar que 10 mil pesos no hay que perseguirlos puede tener

cierta lógica, pero para justificar que 100 mi- llones de pesos son incobrables, creo que al- guien le debe una explicación a este país. “En el SAT primero fueron ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Ad- ministrativa buscando anular nuestra re- solución, pero perdieron. Ahora, mila- grosamente, aparecieron personas ante la CNDH para decir: como probablemente esté en la lista de los que no le han pagado impuestos al país quiero que me protejan.

Y la CNDH acepta.”

–¿Cómo lo hicieron? –Iniciaron un procedimiento de amable composición. Le han solicitado al SAT que no cumpla con la resolución del IFAI por la posi-

Controversia. IFAI vs. la Corte David Deolarte / Procesofoto
Controversia. IFAI vs. la Corte
David Deolarte / Procesofoto

ble violación que pudiera llegar a haber a las personas físicas y morales. En la jurispruden- cia internacional en materia de transparencia, las empresas no tienen datos personales y no

son sujetos de protección a la privacidad. Al ir

a este proceso de amable composición inva-

dieron las facultades del IFAI. Sí hay un orga- nismo especializado y creemos que la CNDH no debió haberse metido. –¿Para qué van a un recurso de recon- sideración en la Corte sabiendo que pue- den perder, de acuerdo con los anteceden- tes judiciales? –No es una postura de narcisismo por parte del IFAI. Creo que a México le sería saludable que la Corte debatiera esto y hu- biera claridad para todos, en especial para los ciudadanos. –¿Por qué se metió la CNDH? –Eso es lo que me pregunto. ¿Cómo sa- ben esos ciudadanos que están en esa lista del SAT?, seguramente porque son unos in- cumplidos, no pagan. La CNDH admite y resuelve que la privacidad de dos personas está por encima de la equidad fiscal de to- dos los mexicanos. Les podemos perdonar 73 mil millones de pesos en impuestos y,

si ellos no pagan, pagamos los demás. Hay

una desesperación por que la transparencia funcione menos o deje de funcionar. –¿Esto es de todo el gobierno? –No me atrevería a decir que de todo el gobierno, pero me parece muy difícil pen- sar que lo hacen sin conocimiento. –¿Sin el conocimiento de Goberna- ción o del Presidente? –Lo importante es saber hacia dónde quieren llevar al IFAI y de qué otras for- mas van a limitar el derecho constitucio- nal de los mexicanos de acceso a la infor- mación pública. –¿Cuáles son esas fuerzas que se oponen? –Hay muchas fuerzas estatales y fede- rales interesadas en que la transparencia no funcione, que han hecho reformas pa- ra detenerla. “Por ejemplo: las reformas al Código

de Procedimientos Penales para no cono- cer jamás el contenido de las averiguacio- nes previas, la decisión de la Universidad de Zacatecas de no revelar el sueldo de sus exrectores o las modificaciones que hizo el Congreso de Campeche para revisar las de- cisiones del órgano local de transparencia “No hablamos de un solo partido ni de un solo color. Por ello advertimos que al- gunos actores preferirían que la transpa- rencia y el acceso a la información dejaran de funcionar.”

Más trabajo, menos dinero

–Además de estos temas, ¿qué sucedió con su demanda de aumento presupuestal? –Tenemos un problema. Se aprobó la Ley Federal de Protección de Datos Perso- nales, se nos duplicaron las responsabilida- des y nos dan “una propina” para trabajar. El presupuesto del IFAI es de alrededor de 250 millones de pesos. Para el año que vie- ne se nos darán 15 millones más, con el do- ble de responsabilidades. “Supongo que hay una apuesta a que no funcione esa ley y a que deje de funcio- nar la Federal de Transparencia. Y si no es esa la intención, tendrían que pensar que el resultado es que van a hacer nugatorios ambos derechos.” –¿Pedirán que se les retire responsabi- lidad o la pasen a otra instancia? –No podemos cambiar la ley. De he- cho estamos trabajando. Pero lo importan- te es dejar claro que, ante lo que sentimos como una embestida, el IFAI va a luchar hasta las últimas consecuencias, siempre por las causas legales, siempre en defensa de los ciudadanos. –¿Por qué el IFAI es tan incómodo pa- ra los gobiernos en México? –Porque funciona. El IFAI es una ins- titución que prevalecerá en la medida en que haga contrapeso al poder. Si estamos estorbando al gobierno, estamos hacien- do bien nuestro trabajo. Si todos los pode-

48 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

estorbando al gobierno, estamos hacien- do bien nuestro trabajo. Si todos los pode- 48 1775 /

res en México estuvieran encantados con el IFAI, los preocupados deberían ser los ciudadanos. En una entrevista con Proce- so en 2003 yo dije que si no servíamos, nos iríamos. Ahora lo vuelvo a decir: si el IFAI no sirve, me voy. –¿No entienden o no quieren el acceso

a la información pública? –Creo que porque lo entienden, no lo quieren. –¿No quieren pagar el costo político de rendir cuentas? –Gobernar con transparencia es más difí-

cil, como lo es gobernar con democracia. Go- bernar con ciudadanos enterados, informa- dos, es más complicado, sin lugar a dudas. –¿La nueva calificación reprobatoria de México en el Índice de Transparencia Internacional, de 3.1, es un síntoma claro de lo que está pasando? –Tenemos mucho de qué preocuparnos. En la misma guerra contra el narcotráfico,

si tuviéramos cuentas claras la situación se-

ría otra. Nadie supone que no haya estrate- gias que deben reservarse, eso es evidente; pero si hubiera claridad en las cifras la ciu- dadanía estaría dispuesta a creer, con datos en la mano, que vamos por buen camino. “Nadie niega que sea una situación complicada, pero creo que la transparencia podría generar confianza en ciertas áreas.

El derecho de los ciudadanos de acceso a la información no puede ser regateado.” –¿Has pensado en renunciar? –Creo que no es el momento. Pero si en determinado punto el IFAI llega a ser inútil, no le voy a cobrar un sueldo a los mexicanos por algo que considero inútil. De las 28 mil resoluciones del IFAI, no es- tamos hablando de más de 100 con proble- mas. Cuantitativamente podríamos dor- mirnos en nuestros laureles. Pero se trata de decisiones cualitativamente importan- tes. El IFAI sigue abriendo información en la mayoría de las peticiones, pero en casos límite nos combaten con todo. –¿No les perdonan tocar donde duele? –El IFAI jamás ha abierto una averi- guación previa en curso. En chismes de pasillo dentro del los círculos del poder se nos acusa de ser unos bárbaros que abri- mos averiguaciones en curso. Eso es falso. Siempre hemos ordenado entregar versio- nes públicas sobre expedientes cerrados sin desproteger los datos personales de víctimas, acusadores, testigos. “Pero hoy en día resulta que nunca va- mos a conocer averiguaciones previas. Yo entiendo que no podemos verlas mañana, pero para la historia debe quedar abierta la posibilidad de ver si hay aciertos o múlti- ples errores en las investigaciones. No va-

PRESIDENCIA

mos a poder revisar nuestra propia histo- ria. Esos expedientes quedarán sepultados para mal de la PGR. Yo no creo que con es- to ganen en credibilidad.” –¿Cómo justificarías que la lista que tiene el SAT se haga pública? –No ignoramos que existe el secreto fiscal pero se hizo una valoración del in- terés público de la información. No pue- de ser que el fisco mexicano deje de reci- bir 73 mil millones de pesos, tres veces el presupuesto de la UNAM, y que tan fácil le digamos al SAT: “No importa”. “Eso nos afecta a todos. Si tengo que poner en internet los nombres de las muje- res que reciben apoyo económico del pro- grama oportunidades por vivir en situa- ción de pobreza, que reciben 300 pesos del gobierno, cómo es posible que no deba po- nerse a las empresas a las que se les perdo- nan millones de pesos en impuestos. Algo me dice que hay una injusticia ahí. “La mujer que recibe esos 300 pesos también puede reclamar derecho a su pri- vacidad. En la Unión Europea no sabrían sus nombres. En el IFAI consideramos que por el interés público, por la forma en que se han manejado los subsidios en este país, deben saberse esos nombres. Pero ahora re- sulta que a quienes no pagan impuestos sí

se les protegió.”

nombres. Pero ahora re- sulta que a quienes no pagan impuestos sí se les protegió.” 1775
nombres. Pero ahora re- sulta que a quienes no pagan impuestos sí se les protegió.” 1775

Los Legionarios de Cristo sufren una pérdida importante: la fami- lia Oriol, que le permitió a Marcial Maciel relacionarse con los más ricos y poderosos de España y otros países de Europa, comienza a deslindarse de las prácticas de esta orden religiosa. Por lo pronto, el sacerdote Santiago Oriol renunció a los cargos que tenía dentro de ella: director del Colegio Everest y superior de la congregación en la comunidad de Torrelodones, en Madrid. “Veo y he oído cosas con las que no puedo encajar”, sentenció.

ALEJANDRO GUTIÉRREZ

M ADRID.- El sacerdote legiona-

noche del pasado 27 de octu-

rio Santiago Oriol anunció la

bre que, luego de 33 años de

permanencia, renunciaría a los

Legionarios de Cristo, la con-

gregación fundada por Mar-

cial Maciel.

Con su dimisión, Oriol también aban- dona la dirección del Colegio Everest, de Pozuelo de Alarcón, que encabezó los últi- mos 20 años, y su cargo como superior de la congregación en la comunidad de Torre- lodones, en Madrid.

DESGAJAMIENTO EN LA LEGIÓN
DESGAJAMIENTO
EN LA LEGIÓN

AP photo / Riccardo De Luca

La salida de Oriol es una nueva fractu- ra dentro de la polémica congregación re- ligiosa, porque forma parte de una fami- lia española millonaria y de gran abolengo que le abrió a la orden la entrada a España y de ahí a Europa. Desde los años cuarenta y durante dé- cadas, el apellido Oriol permitió que los legionarios entraran a las suntuosas resi- dencias de millonarios, que a la postre se convirtieron en donantes de la obra de Mar- cial Maciel, el fundador hoy cuestionado por su larga historia de pederastia y por lo que el Vaticano llama su “doble vida”. El periodista Alfonso Torres Robles, autor de La prodigiosa aventura de los Le- gionarios de Cristo considera que la re- nuncia del religioso “desnuda la verdadera

que la re- nuncia del religioso “desnuda la verdadera INTERNACIONAL /RELIGIÓN guerra de poder que vive

INTERNACIONAL /RELIGIÓN

guerra de poder que vive hoy por hoy la cúpula de la Legión”. En entrevista con Proceso describe el verdadero lugar de la fa- milia Oriol: “Dentro del ranking de las fuentes de poder y de financiamien- to que ayudaron al desa-

rrollo de la legión en Eu- ropa, yo colocaría a la familia Oriol en el prime- rísimo lugar”.

Es de tal calado la re-

Maciel. La mala herencia Legionarios de Cristo
Maciel. La mala herencia
Legionarios de Cristo

do pontificio, el arzobis- po Velasio de Paolis, en- vió a la Legión de Cristo y al movimiento Regnum Christi y en la que ratifi- ca en sus puestos a los di- rectivos y superiores de la congregación.

Ocultamientos

Como ya es costumbre entre los Legionarios de Cristo, la respuesta an- te la salida de este influ- yente sacerdote fue mi-

nimizar el hecho pese al revuelo provocado. La mañana del pasado 28 de octubre el direc-

tor territorial de la Legión de Cristo en Es- paña, Jesús María Delgado, hizo llegar a los padres de familia del Colegio Everest una carta en la que lamentaba la marcha de Santiago y les aseguraba que todo marcha- ba con normalidad. En Trastevere, blog especializado en temas religiosos del periodista José Mar- tínez de Velasco, autor de Los Legiona- rios de Cristo y Los documentos secretos de los Legionarios de Cristo, se recogió un artículo difundido el 30 de octubre úl- timo por Andreas Schöggl, miembro de la Secretaría General de los Legionarios de Cristo en Roma, titulado ¿La vida sigue igual?, en el que trata de minimizar el im- pacto causado por la salida de Oriol. Al comentar este texto, Martínez de Velasco dice: “En los anales de la Legión figuran perlas increíbles para justificar lo injustificable y maquillar la realidad”. Por su parte, el periodista Alfonso Torres Robles dice al reportero que esta escisión tiene enorme simbolismo, porque “la fami- lia Oriol ha sido de importancia fundamental para la implantación de los Legionarios de Cristo en España, y luego en Europa”. Sostiene que los Oriol no sólo han finan- ciado a la congregación, sino que algunos de ellos ocuparon cargos de responsabilidad en ella, pese a que Maciel siempre manejó

la cúpula con sacerdotes mexicanos. La bonanza de esta familia benefició

a la Legión, según afirma Torres en su li-

bro: “La religiosidad de los Oriol ha de- jado rastro en los más antiguos colegios regenteados por curas y monjas en las con- tiguas localidades madrileñas de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda”. Los terrenos donde se asientan buena parte de estos centros educativos fueron donados por los Oriol, antiguos propieta- rios de inmensas extensiones de tierra al oeste de la capital de España. En esta zo- na la Legión y sus organizaciones satéli- tes cuentan con la universidad Francisco de Vitoria y varios colegios privados, en- tre otras propiedades”.

ligiosidad de esta familia que encabezó el patriarca

Ignacio María de Oriol y Urquijo, y tan estrechos sus vínculos con esta congregación religio- sa que cuatro de sus hijos –Alfonso, San- tiago, Juan Pedro e Ignacio– se ordenaron sacerdotes legionarios; Malen, otra de las

hijas, es a la fecha superior de las consagra- das del Regnum Christi, el brazo seglar de la congregación, y una más de las Oriol es monja de las Carmelitas Descalzas. Aunque sólo Santiago formalizó su re- nuncia a la congregación, el apoyo y la presencia de su hermano de sangre, Alfon- so, en la reunión con los padres de fami- lia, tiene un “gran simbolismo”, asegura una exempleada de los colegios legiona- rios que conoció el proceso de renuncia del sacerdote.

En el encuentro, el padre Alfonso leyó

un comunicado donde enumera “las razo- nes del padre Santiago” para abandonar la congregación:

“Primero, porque no puede creer en la Legión; segundo, porque ya no confía en ella; tercero, porque no está de acuerdo en la manera de vivir la caridad en la congre-

gación, donde no se trata a todos por igual, como antes siempre se les había tratado, y cuarto, porque se opone al entramado fi- nanciero creado con base en teorías eco- nomicistas, y porque su incapacidad de adaptación llegó al máximo”. En una parte de su mensaje el padre Santiago afirmó: “Yo no dejé mi vida y mi pellejo durante estos 20 años en el Colegio Everest para ingresar en una empresa, sino para entrar en una obra de Dios”.

La misma extrabajadora explica que el

padre Oriol supo de primera mano “los pa- sados y los actuales” manejos financieros del grupo Integer, el entramado financie- ro y de fundaciones que maneja la fortuna

de los legionarios de Cristo y que el vati- canista Sandro Magíster calcula en 25 mil millones de euros (Proceso 1751).

Y agrega: “Esta decisión del padre

Santiago es una bocanada de aire ante el

tufo que se respira por la podredumbre en la cúpula de la legión”.

La decisión del padre Oriol fue tomada

tras hacerse pública la carta que el delega-

La decisión del padre Oriol fue tomada tras hacerse pública la carta que el delega- 1775
AP photo / Luis Vidal
AP photo / Luis Vidal

Tregua diplomática

ALEJANDRO GUTIÉRREZ

M ADRID.- Benedicto XVI tiene en la

mira a España. Desde 2006 al Va-

ticano le preocupa el avance de

las políticas “laicistas” del go-

bierno de José Luis Rodríguez Zapatero: la Ley de Matrimonios Homosexuales, la asig- natura escolar Educación para la Ciudada- nía y la Ley de Salud Sexual y Reproductiva.

De hecho, la visita del Papa a España –programada para este sábado 6 en Santia- go de Compostela y el domingo 7 en Barce-

lona– tendrá lugar cuatro meses después de

la entrada en vigor de esta última ley, que el

Vaticano tachó de “insensata” y que permite

a las mujeres abortar hasta las 14 semanas

de gestación, y de manera excepcional has-

ta las 22, por enfermedad grave o incurable para el feto. Benedicto XVI ya visitó España en 2006, con motivo del Encuentro Mundial de la Fa- milia, efectuado en Valencia, y el próximo año estará en Madrid, donde tomará parte en las Jornadas Mundiales de la Juventud. Aunque funcionarios del gobierno espa- ñol aseguran que las relaciones con el Va- ticano son cordiales, la jerarquía católica española tuvo duras confrontaciones polí- ticas con Rodríguez Zapatero durante la le- gislatura 2004-2008 por la entrada en vigor de la Ley de Matrimonios Homosexuales y por la materia Educación para la Ciudada- nía, que los obispos españoles considera- ron una amenaza para la educación católica en el país. En la actual legislatura el motivo de en- frentamiento es la recién aprobada ley que permite el aborto hasta las 22 semanas. Además, en pleno proceso electoral de marzo de 2008 los obispos organizaron marchas “en defensa de la familia tradicio- nal” y se manifestaron contra el gobierno socialista, al que tacharon de querer desin- tegrar la familia. Ahora parece haber una tregua. En julio de 2006 la revista Ecclesia, edi- tada por la Conferencia Episcopal romana, publicó un artículo en el que señalaba que “desde hace más de un año España es en el Vaticano el problema número uno entre los países occidentales”. La publicación católica añadió que “me-

Asimismo, el periodista menciona que un miembro de la familia, Íñigo de Oriol e Ybarra, antiguo presidente de la eléctri- ca Iberdrola y actual presidente de la Fun- dación Iberdrola, forma parte del Conse- jo Consultivo de la Universidad Francisco de Vitoria, buque insignia de la congrega- ción en España. Al igual que Martínez de Velasco, To- rres documentó que al llegar a España en la segunda mitad de los cuarenta Maciel tuvo el apoyo de la dictadura de Francisco Franco a través de su ministro de Asuntos Exteriores, Alberto Martín Artajo. Bajo su premisa de “cultivar, pedir y reconocer”, el fundador de los Legiona- rios mostró su “obsesivo apego al poder, a las familias de rancio abolengo y a los gru- pos empresariales tocados con la vara del éxito económico”, dice Torres en su libro. Agrega que los Legionarios estable- cieron contactos con Antonio María de Oriol y Urquijo, abuelo de los sacerdotes Oriol jerarca de la industria eléctrica espa- ñola y propietario de los trenes TALGO. Sus relaciones se ampliaron y abarcaron a

las familias Ybarra, Urquijo, Díaz de Bus- tamante y Primo de Rivera, primeros be- nefactores de la orden. El exlegionario Patricio Cerda asegura que la enorme finca Cerro del Coto, don- de hoy se ubica el Centro de Formación del Regnum Christi, en Madrid, fue dona- da por la familia Oriol en 1980.

“Encantador de serpientes”

El 9 de febrero de 2009, tras conocerse que

Maciel tuvo una hija con una de sus aman- tes, el padre Juan Pedro Oriol, que desa- rrolla su apostolado en Guadalajara, Jalis- co, publicó un artículo en el diario Reforma

con el título “Soy legionario de Cristo”, en

el que habla del dolor y la decepción que

causó conocer detalles acerca de la “doble vida” del fundador de su orden. Además, pide “perdón por tanto sufrimiento” y por “negar las voces que decían lo que jamás podía haber llegado a imaginar”. Juan Pedro y su hermano Santiago fue- ron ordenados sacerdotes por Juan Pablo

II en 1990.

En la reunión que Santiago Oriol tu- vo con los padres de familia del Colegio Everest, no sólo se refirió a temas religio- sos; los conminó a que pidieran cuentas claras acerca de los excedentes de que dis- pone la institución educativa. Si bien en su discurso trató de ser pru- dente y de no “echar en cara nada a nadie en torno a la realidad que vivimos en la congre- gación”, expuso las razones de su renuncia:

“Esto que yo he hecho no es un jue- go, esto no es una broma, ni es una cues- tión banal; de manera que hay motivos y razones que no son resultado de la última semana ni de las últimas dos semanas o el último mes; es algo que viene dándose al ritmo que Dios ha ido marcando, desde que supe, en abril de 2008, de la realidad de la legión”. Reveló que ha sido testigo de escán- dalos dentro de la congregación: “Veo y he oído cosas con las que no puedo enca- jar”. Luego de anunciar que se incorpora- rá como sacerdote en la diócesis de Geta- fe, Madrid, Oriol explicó que le resultaba muy difícil tomar la decisión de abando-

52 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

fe, Madrid, Oriol explicó que le resultaba muy difícil tomar la decisión de abando- 52 1775

INTERNACIONAL /RELIGIÓN

dia docena de cardenales de la curia lo han hecho notar vigorosamente, tanto en Roma como en visitas a España, por lo que no se puede afirmar que la situación es de norma- lidad democrática”. Pese a las críticas de la Iglesia, Pedro Zerolo, secretario de Movimientos Sociales

y Relaciones con las ONG del Partido Socia-

lista Obrero Español (PSOE), dijo a la agen- cia France Presse el 3 de noviembre que “España en los últimos años se ha conver- tido en un referente de igualdad, no sólo en Europa sino en el mundo entero”. Tras Holanda y Bélgica, España se con- virtió en 2005 en el tercer país europeo en aprobar las bodas homosexuales, y desde entonces lo han hecho siete países más, en- tre ellos Portugal. Zerolo dijo que Rodríguez Zapatero apostó “por un concepto integra- dor de ciudadanía”, y señaló que en los cin- co años de vigencia de esta legislación se han celebrado unas 20 mil bodas entre per- sonas del mismo sexo.

Rituales

No obstante las reformas impulsadas por el gobierno de Rodríguez Zapatero, España si- gue siendo un país de profundos contrastes

en lo que atañe a la moral religiosa. Si bien

la Constitución considera al Estado español

como “aconfesional”, sus autoridades aún protestan el cargo en presencia del rey, con un ejemplar de la Constitución, uno de la Bi-

blia y un crucifijo.

Después de casi tres décadas de vi- gencia de la actual Ley de Libertad Reli- giosa, en mayo de 2008 el gobierno anun- ció su intención de revisarla para “avanzar en la condición de laicidad que la Consti- tución otorga al Estado”, dijo la vicepresi- denta María Teresa Fernández de la Vega, quien hasta octubre pasado fue la respon- sable de las relaciones con la Iglesia cató- lica. La intención: eliminar del ceremonial la toma de protesta ante el crucifijo y la Bi- blia, retirar los crucifijos de los salones de clase y prescindir de los funerales institu- cionales católicos, entre otros aspectos. Pero Rodríguez Zapatero congeló este proyecto el verano pasado porque lo con- sideró espinoso para las relaciones con la jerarquía católica. Antonio González Boldo, coordinador de la organización civil Madrid Laica, criticó al gobierno de Rodríguez Zapatero por asu- mir “una actitud entreguista” hacia la Iglesia –destacó los privilegios y facilidades para la visita papal–, pero sobre todo por “haber me- tido en un cajón la Ley de Libertad Religiosa para no molestar o perturbar las relaciones con la Iglesia. No hay autonomía en un parti- do que se denomina laico y progresista”.

Deserción

Además de las políticas de Rodríguez Za- patero a la jerarquía vaticana le preocupa el creciente abandono de la religión, en parti- cular entre los jóvenes. Según una encuesta

nar la Legión, a la que perteneció desde que tenía 18 años. Apunto que dio este pa- so sin precipitarse. Se refirió con ironía a Maciel: “El instru- mento de Dios… un hombre fantástico, pues de lo contrario nunca hubiera enganchado a toda la familia, un verda- dero encantador de ser- pientes. Y nos enteramos (de sus escándalos) por terceras personas… y re- sulta que a mí me engan- chó ese monstruo”. En esta parte de su discurso Santiago Oriol recordó al auditorio, que su hermana Malen, consagrada del Regnum Christi, “fue la que le- vantó la liebre” y es “la que ha sufrido lo indeci- ble” a raíz de los escán- dalos en la congrega- ción y, particularmente, por la “doble vida” de Marcial Maciel.

Un exlegionario comenta al reporte- ro que Malen, como “superiora del Reg- num Christi”, fue una de las consagradas que asistió a Maciel en los últimos días de

su vida, hasta su muerte, el 30 de enero de 2008, en una residencia de Jacksonville, Florida. Para ese mo-

mento surgían nuevos indicios de la “doble vi- da” del fundador. El 12 de abril pasa- do el suplemento Cró- nica, del periódico El Mundo, publicó que Ig- nacio Oriol, hermano de Santiago, fue acusa- do por la cúpula de los legionarios de haber “perdido el juicio”, por- que le advirtió a Maciel que había una conspira- ción para asesinarlo. En el reportaje, fir- mado por Idota Sota, se relata que un joven co- lombiano que trabaja-

Oriol. Renuncia http://legrc.org
Oriol. Renuncia
http://legrc.org

del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) levantada el pasado 11 de octubre, 50% de los jóvenes no se consideran cató- licos y entre el 73% de los encuestados –de cualquier edad– que se declaran católicos, sólo 14% aceptó que va a misa. Este desapego es notorio entre los gru- pos que en Santiago de Compostela y Bar- celona organizaron acciones de protesta contra la visita de Benedicto XVI, molestos sobre todo por el uso de recursos públi- cos para apoyar el acontecimiento –se cal- cula que se gastarán 6 millones de euros con ese fin– y los servicios de seguridad y transporte para el personal de la jerarquía romana. “Yo no te espero”, se lee en los pendo- nes que cuelgan de cientos de casas en es- tas dos ciudades. Otros –en español, galle- go y catalán– dicen: “Para recibir al joven hitleriano que llegó a gerente de la iglesia católica”. Un colectivo de homosexuales llamó a una “besada colectiva al paso del papamóvil”, pero la página de Facebook desde la que se convocaba a la protesta fue censurada. Entre los muchos grupos contrarios a la visita destaca la organización Europa Laica- Observatorio de la Laicidad, que quiere en- tregar al Papa una “factura en la sombra” con el costo de su próxima visita a España, que realizará en 2011. La campaña se llama “Pásale factura al papa”, a la que se adhie- ren por internet un promedio de mil simpati- zantes al día.

ba en el conmutador telefónico de la casa de Vía Aurelia Nova, sede de los legiona- rios en Roma, escuchó conversaciones de los directivos Luis Garza, Evaristo Sada y Héctor Guerra, entonces director territo- rial en Francia, que “lo hicieron sospechar que había una conspiración contra el pro- pio Maciel”. Añade: “El joven aprovechó un reti- ro espiritual en Zaragoza, antes de dejar la congregación, para contarle a Ignacio Oriol lo que había oído. A su vez, éste ad- virtió al fundador. “Este y otros episodios que dejaban entrever que Maciel llevaba una doble vi- da comenzaron a sumir al padre Ignacio en una depresión que lo obligó a someter- se a tratamiento psicológico durante va- rios años”. Gente que trató al padre Ignacio en esa época asegura que “estaba en sus cabales y era un hombre cuerdo, sólo que estaba su- mido en una depresión terrible por el enor- me impacto emocional que estos hechos le provocaron y que ha abierto los ojos a sus hermanos”.

emocional que estos hechos le provocaron y que ha abierto los ojos a sus hermanos”. 1775

Francisco Olaso

Francisco Olaso FRANCISCO OLASO B ERLÍN.- “Querido señor Hitler: En el día de su cumpleaños le
Francisco Olaso FRANCISCO OLASO B ERLÍN.- “Querido señor Hitler: En el día de su cumpleaños le
Francisco Olaso FRANCISCO OLASO B ERLÍN.- “Querido señor Hitler: En el día de su cumpleaños le
Francisco Olaso FRANCISCO OLASO B ERLÍN.- “Querido señor Hitler: En el día de su cumpleaños le
Francisco Olaso FRANCISCO OLASO B ERLÍN.- “Querido señor Hitler: En el día de su cumpleaños le

FRANCISCO OLASO

B ERLÍN.- “Querido señor Hitler:

En el día de su cumpleaños le deseo lo mejor ¡y espero que en las elecciones del día 24 usted venga para salvar a Alemania!” Así comienza una tarjeta de

felicitación escrita por la niña Elga Jaroli- mek, de 12 años, del poblado de Lieben- berg, en Brandeburgo. En esos días de abril de 1932 una canti- dad creciente de alemanes creía ver en Adolf Hitler al “salvador”, al hombre predestinado a “devolverle a Alemania su gloria perdida”. El apelativo Führer –líder y guía– trascen- día ya el ámbito del Partido Nacionalsocia- lista Obrero Alemán y reflejaba la voluntad de buena parte de los alemanes.

y reflejaba la voluntad de buena parte de los alemanes. A 65 años de la derrota

A 65 años de la derrota de Adolfo Hitler y su sueño milenarista, la figura del dictador todavía pesa en el imaginario colectivo del pueblo alemán. Prueba de ello es la gran afluencia que registra la exposición Hitler y los alemanes. Comunidad y crimen, recien- temente inaugurada en el Museo Histórico Alemán de Berlín. Seiscientos objetos testimoniales, 400 fotos, fragmentos de noticieros y películas, bustos, cuadros, documentos, muebles y utensilios ponen de manifiesto la fascinación que el Führer suscitó en su pueblo, que hoy reflexiona sobre la actuación de Hitler en el mayor drama histórico del siglo XX: la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto.

54 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

el mayor drama histórico del siglo XX: la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. 5 4
INTERNACIONAL / HISTORIA Cuando el nacionalsocialismo llegó al poder en 1933, la doctrina de Hitler

INTERNACIONAL / HISTORIA

INTERNACIONAL / HISTORIA Cuando el nacionalsocialismo llegó al poder en 1933, la doctrina de Hitler se
INTERNACIONAL / HISTORIA Cuando el nacionalsocialismo llegó al poder en 1933, la doctrina de Hitler se
INTERNACIONAL / HISTORIA Cuando el nacionalsocialismo llegó al poder en 1933, la doctrina de Hitler se
INTERNACIONAL / HISTORIA Cuando el nacionalsocialismo llegó al poder en 1933, la doctrina de Hitler se

Cuando el nacionalsocialismo llegó al poder en 1933, la doctrina de Hitler se con- virtió en una religión política. El apoyo a su gobierno perduró incluso cuando las ciuda- des del Reich habían sido reducidas a es- combros y la derrota era inminente. Los motivos de la fascinación que des- pertó en la inmensa mayoría del pueblo se muestran en la exposición Hitler y los ale- manes. Comunidad y crimen, que el Mu- seo Histórico Alemán de Berlín presenta hasta el 6 de febrero de 2011. En toda la historia germana no existe un político más popular que Hitler. Pero su poder “no se explica a través de sus cuali- dades personales, sino mucho más por las circunstancias políticas y sociales y el es- tado de ánimo de los alemanes”, indica el folleto de la muestra.

La exposición aborda la relación cam- biante entre el carismático “poder del Führer” y las expectativas y comporta- miento del pueblo. El fenómeno se pre- senta así desde una doble perspectiva: el rol de Hitler y el régimen nacionalsocia- lista “desde arriba”, y la participación de la sociedad “desde abajo”. “Este vínculo con el Führer, esta fas- cinación, se percibe muy bien en las car- tas escritas por niños, muy emotivas; en las tarjetas que ellos mismos fabricaban y pintaban, o en las misivas en las que los adultos le mandaban a Hitler fotos de sus hijos”, dice a Proceso la doctora en histo- ria Simone Erpel, una de los tres curado- res de la muestra:

“Lo que más me impactó fue ver que Hitler era percibido como una especie

de redentor nacional. Esto ya no mues- tra lo que era escenificado desde arriba, sino lo que muchos veían en él, la mane- ra en que percibían su imagen.”

Asepsia

El auto descapotable avanza lentamente por el estrecho corredor que la rugiente multitud forma en ambos lados de la ca- lle. Hitler va de pie, la mirada abarcadora y seria; de vez en cuando eleva el brazo de- recho para saludar a la masa. A un costado de esta proyección, en otra pantalla muda, Hitler baja del avión que lo lleva de cam- paña electoral por toda Alemania; en otra escena se aprecia el incendio de una sina- goga quemada el 9 de noviembre de 1938. La exposición presenta una descrip-

sina- goga quemada el 9 de noviembre de 1938. La exposición presenta una descrip- 1775 /
Erpel. Muestra “explosiva” de la Primera Guerra Mundial. La tapa negra, las paredes rojas, la

Erpel. Muestra “explosiva”

de la Primera Guerra Mundial. La tapa negra, las paredes rojas, la impresión en color blanco: Völkischer Beobachter (Observador Nacional). Encima, la suás- tica y el águila imperial. El periódico par- tidario comenzó a publicarse dos veces por semana en 1920. En 1923, se convir- tió en diario. A partir de 1933 el rotativo se hizo del monopolio de la información con una tira- da superior al millón de ejemplares. En su libro Mi lucha, de 1925, Hitler otorgaba un papel fundamental a la propaganda con el fin de “educar políticamente” al pue- blo. Consideraba que esta propaganda de- bía ejercerse en primer lugar por la pren- sa, que “representa una especie de escuela para los adultos.” Para aquellos que no tienen un pensa- miento independiente, “la influencia de la prensa se vuelve descomunal” ya que en ellos “la postura frente a los problemas diarios se debe casi por completo a la in- fluencia externa de terceros.” Hitler soste- nía que era preciso “asegurarse este me- dio de educación popular con una decisión sin miramientos”. La escuela, por su parte, debía “generar el espíritu que hace capaz a un pueblo de portar armas.” Las fotos de Hitler que pueden verse en la exposición y la mayoría de las que de él se conocen son obra de Heinrich Hoff- mann. Este fotógrafo siguió sus pasos des- de los comienzos de su carrera política. Con el correr de los años se transformó en el difusor central de la imagen de Hitler multiplicando, a través de un gigantesco aparato, su reproducción en libros, posta- les, sellos y fotorreportajes.

Francisco Olaso

ción detallada y cronológica del na- zismo. Está conformada por unos 600 objetos testimoniales, 400 fotos, frag- mentos de noticieros y películas, bus- tos, cuadros, documentos, cartas, ju- guetes, muebles y utensilios con imágenes del Führer o suásticas. Con estos elementos el nazismo apuntala- ba la propagación cotidiana de su po- der y su ideario. El valor testimonial e histórico de los objetos expuestos es enorme. Pero su presentación escrupulosamente so- bria, aséptica y sin ningún componen- te emotivo, apunta en sentido opuesto a la percepción que el régimen preten- día imbuir en la sociedad. La comu- nión entre el líder y las masas se ve, se lee, pero no se siente. La figura de Hitler aparece aquí dentro de un estricto marco de conten- ción, en pequeño formato, carente de brío. Su discurso y su voz están dispo- nibles en fragmentos de discursos que sólo se escuchan mediante auricula-

res. Sin el efecto de su coreografía, su grandilocuencia y su arte monumental, los motivos de la identificación visceral entre el líder y su pueblo se vuelven abstractos. “La voz es un medio muy poderoso. La dificultad es que la voz domina el es- pacio por completo. No podemos destinar un sector al talento de Hitler como orador carismático, porque eso resonaría en todo el ámbito de la exposición. Y por eso nos pronunciamos contra cualquier audio den- tro de la muestra”, explica la curadora. Aunque en un amplio sector de la so- ciedad alemana existe un fuerte rechazo a la imagen de Hitler, los organizadores se han esmerado para no dejar ninguna puerta abierta a la glorificación del genocida. Era preciso evitar que el museo pudiera conver- tirse en sitio de peregrinación neonazi. Para los numerosos visitantes que re- corren la exposición en silencio Hitler ha sido debidamente aislado, como si se tra- tara de una droga peligrosa, capaz de pro- pagar, incluso hoy y en dosis mínimas, su efecto nocivo. Algunos críticos e historiadores ha- blan de que los curadores le temen a la imagen de Hitler y a lo que representa. –¿Le tiene miedo a Hitler? –se le pre- gunta a Erpel. –No, de lo contrario no hubiéramos montado esta exposición.

El retrato del Führer no faltaba en ninguna casa de sus seguidores o sim- patizantes. Un altar hogareño compe- tía o desplazaba al de la iglesia católica o la evangélica. La exposición presenta la foto de una mujer que toma un baño sentada en la bañera en cuya cabecera hay un retrato de Hitler. El culto de las masas hacia su per- sona es un efecto buscado y dirigido por el propio líder. Ya desde sus co- mienzos en Munich, Hitler acompa- ñaba sus discursos con un marco es- cenográfico impactante. Miembros uniformados de las SA (fuerza para- policial) forman un corredor cuando el Führer ingresa –las banderas rojas con la suástica en alto– y se plantan delante del escenario mientras habla. “Estos elementos de espectácu- lo se encuentran más tarde en las presentaciones coreográficas de los congresos partidarios”, sostiene Bri- gitte Schütz, en su ensayo para el libro Kunst und Propaganda (Arte y propa- ganda), 2007. La exposición muestra fragmentos de las películas Victoria de la fe (1933) y El triunfo de la voluntad (1934). En éstas, Leni Riefenstahl plasma al líder hablando en Nuremberg para una multitud entusias- ta, y a la vez dispuesta en impecable for- mación geométrica. El jefe de propaganda del nacionalsocialismo, Joseph Goebbels, veía en el cine uno de los medios más mo- dernos y de mayor alcance para influir a las masas.

La prensa

La impronta que Hitler había dado a su imagen pública se perfecciona aún más cuando es asumida simbióticamente por Goebbels. Éste refuerza el culto a la per- sona del Führer. Se echa mano de los más modernos medios publicitarios y tecnoló- gicos de la época. El nazismo se convier- te en una marca. La suástica es el logo. Hitler es el frontman y el estadista. Su impacto en los actos políticos se re- fuerza a través de la presencia del líder en diarios, revistas, fotografías y libros. Se imprimen ediciones con sus discursos y otras con letras de canciones que propa- gan la ideología. El cartel callejero multi- plica axiomas de Hitler. Y también el dis- co, como el que la exposición presenta, una edición con sus discursos, con una fo- to de Hitler en la portada. A partir de la toma del poder, el 30 de enero de 1933 –una pantalla muestra la imponente marcha de antorchas a través de la Puerta de Brandeburgo–, todo el apa- rato del Estado se pone al servicio de la causa. La exposición incluye varios radios

Propaganda

La carriola de dos ruedas para repartir periódicos, expuesta en una vitrina, tie- ne los colores de la bandera alemana de los káiseres, desaparecida con la derrota

56 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

tie- ne los colores de la bandera alemana de los káiseres, desaparecida con la derrota 56

como los que el nazismo hizo fabricar a precios populares a fin de que la voz del Führer pudiera escucharse en cada hogar. El monopolio informativo iba de la mano con el ejercicio del terror estatal contra los opositores. Éste incluía vio- lencia directa, persecución, espionaje, silenciamiento, deportación a campos de concentración y asesinato selecti- vo. El 10 de mayo de 1933 se efectúa la quema pública de libros en la Plaza de la Ópera, hoy Bebelplatz, justo enfren- te de este museo. Setenta mil personas asisten a un acto que se repite en otras 70 ciudades. Los intelectuales y artistas críticos marchan al exilio. ¿Y mientras tanto qué ocurría con el pueblo? Todo el ascenso de Hitler, su relación con las masas, cuenta con un oportuno caldo de cultivo. El país sufría aún los

Archivo Life Google

INTERNACIONAL / HISTORIA

efectos de la derrota en la Primera Guerra Mundial, el pago de compensaciones, la hiperinflación de los años veinte, la crisis mundial de 1929 y su secuela de desem- pleo masivo. El desánimo y escepticismo en la incipiente democracia de la Repú- blica de Weimar era grande. El pueblo, ávido de disciplina, añoraba un líder fuerte. Antes de ser elegido canci- ller “a Hitler se le veía dentro de la tradi- ción de Federico el Grande”, apunta Erpel. Había sido condecorado por una herida en la guerra. Eso le daba “autoridad moral” para azuzar la sed de revancha y los idea- les de grandeza, apelando a palabras tales como batalla, honor, sacrificio, sangre. Hitler conocía a la perfección el so- nido de cada cuerda. “Uno predica la su- misión cobarde y vendrá lo que es sumi- so”, dice durante el congreso partidario de 1933. “Uno exige en cambio sacrificio y

coraje, osadía, lealtad, fe y heroísmo y se presentará el sector del pueblo al que estas virtudes le sean propias.” En este punto, la curadora aclara: “No- sotros concebimos al nacionalsocialismo como historia de una sociedad y no de un actor político”.

Imagen explosiva

El apoyo al líder tenía sus beneficios. La comunión entre el Führer y su pueblo se basaba también en promesas de igualdad y aumento del consumo. El nacionalsocialis- mo redujo drásticamente la desocupación. En una vitrina pueden verse réplicas en miniatura del escarabajo de Volkswagen, el primer “vocho” que Ferdinand Porsche lan- zó al mercado alemán, en 1938, a un precio accesible para casi todos los bolsillos. “El escarabajo de Volkswagen signifi-

los bolsillos. “El escarabajo de Volkswagen signifi- Hitler y las masas. Fascinación 1775 / 7 DE
los bolsillos. “El escarabajo de Volkswagen signifi- Hitler y las masas. Fascinación 1775 / 7 DE

Hitler y las masas. Fascinación

Scherl

INTERNACIONAL / HISTORIA

Scherl INTERNACIONAL / HISTORIA Simbología den verse fragmentos de películas que van desde El gran dictador
Simbología
Simbología

den verse fragmentos de películas que van desde El gran dictador, de Charles Chaplin (1940), hasta La caída (2004), o cortos de animación que ridiculizan la figura de Hitler. Las 45 portadas de la revista Der Spie-

có para los trabajadores de la década del treinta una vinculación con la modernidad, el consumo y las vacaciones”, resume la curadora. La élite industrial se plegó al nazismo

luego, tras la derrota, se recicló sin de- masiado sobresalto a la democracia im- puesta en el oeste. “La empresa IG Farben, por ejemplo, se expandió y se benefició a

y

través del trabajo esclavo de prisioneros de campos de concentración, como la planta de Monowitz, en Auschwitz”, dice Erpel. Y añade: “Aquí hay un involucramien-

to

cialismo.” Otros sectores que a su juicio se beneficiaron con el nazismo fueron la élite militar y “los advenedizos que vieron en el partido una plataforma de ascenso.” La incriminación de un grueso de la so- ciedad alemana en los crímenes del nazis- mo, por convicción o conveniencia, aún despierta controversias o rechazo. Tal es el caso de la tesis del historiador estadu- nidense Daniel Goldhagen, para quien los ejecutores del genocidio, alemanes comu- nes y corrientes, estaban convencidos de que hacían lo correcto. En su tramo final de la exposición pue-

directo con los crímenes del nacionalso-

gel, que desde el fin de la guerra y hasta la fecha han reproducido su imagen. Las colas de hasta una hora que los visitan- tes deben hacer para ingresar a la expo- sición, muestran que hasta el día de hoy Adolf Hitler es sinónimo de interés y bue- nas ventas. –¿Es Hitler todavía hoy una figura his- tórica tan viva que resulta muy difícil de tratar en una muestra como ésta? –Sin duda alguna. Aún es muy explosiva. Sin embargo, la curadora recalca que esta no es una exposición biográfica de Hitler, sino de la influencia que tuvo en la sociedad alemana desde entonces y hasta nuestros días. “Estamos en Berlín, en la antigua y la nueva capital de Alemania, y este es prác- ticamente el museo nacional de los alema- nes. Se presenta semejante exposición y se le recibe con mucha expectativa, y a la vez con una carga importante”, sostiene. Y abunda: “Si la muestra fuera en México, entonces uno podría abordarla de un modo mucho menos crispado. Porque, de alguna forma, la exposición Hitler y los alemanes muestra la manera en que éstos se manejan en relación con su pasado.”

en que éstos se manejan en relación con su pasado.” 58 1775 / 7 DE NOVIEMBRE
en que éstos se manejan en relación con su pasado.” 58 1775 / 7 DE NOVIEMBRE

58 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010

se manejan en relación con su pasado.” 58 1775 / 7 DE NOVIEMBRE DE 2010 La

La industria del culto a la personalidad

ANÁLISIS

DENISE

DRESSER

El castigo

E