Вы находитесь на странице: 1из 4

JURISPRUDENCIA ACTUAL Y RELEVANTE SOBRE EL DELITO DE

USURPACIÓN

• Caso Yanacocha vs. Máxima Acuña [Casación 458-2015, Cajamarca]


Doctrina jurisprudencial: Décimo Octavo: Que la fuente legislativa del tipo de
usurpación se encuentra estipulado en el artículo 181 del Código Penal Argentino, que
prescribe “I. Que por violencia, amenazas, engaños, abusos de confianza o clandestinidad
despojare a otro, total o parcialmente, de la posesión o tenencia de un inmueble o del
ejercicio de un derecho real constituido sobre él, sea que el despojo se produzca invadiendo
el inmueble, manteniéndose en él o expulsando a los ocupantes.”
Décimo noveno: Que el bien jurídico protegido, referido a la tutela del patrimonio, con este
término se alude, en general, al conjunto de bienes pertenecientes a una persona natural o
jurídica, o afectos a un fin, y que son susceptibles de estimación económica. En concreto, en
el delito de usurpación “Lo que se protege en forma concreta el uso y disfrute de los
derechos reales, esencialmente la posesión, que se ve mermada y atacada cuando la victima
es sacada del bien inmueble.”[8] Asimismo Donna señala: “El bien jurídico -la propiedad-
no se protege solo en relación al título de dominio del inmueble o en referencia al derecho
real, sino también en relación al hecho de la tenencia, posesión o cuasi posesión a que el
titulo confiere el derecho, o de la tenencia o posesión ejercida sin título que dé derechos a
ellos”[9], en consecuencia, este se da cuando se desplaza al sujeto pasivo y se impide que
realice actos propios de la ocupación que venía ejercitando. Que la particular conducta
contenida en el inciso 2), la violencia, implica también el ataque a la libertad personal, la
vida, el cuerpo y la salud de los ocupantes del bien inmueble, por lo que habría que
identificar un bien jurídico complejo.
Vigésimo: Dentro del ámbito de protección de la norma, se protege la posesión, entendida
como el estado de hecho, consistente en mantener el dominio de tacto sobre la totalidad o
una parte del bien inmueble, el despojo viene a ser su negación, entendida como el estado de
desposesión del bien inmueble; esto es, como la posibilidad de ejercer el dominio sobre un
bien poseído legítimamente. Y la conducta típica, de despojo, tiene entonces por finalidad,
prohibir el desposeer del dominio de hecho sobre el bien inmueble, pero entendiendo que la
desposesión, al igual que la posesión en un estado de hecho, que se expresa en un período de
tiempo, y no en un momento específico. Lo que busca proteger por ende es la capacidad de
ejercicio y goce sobre el bien inmueble. Por tanto, el ámbito de protección de la norma se
extenderá tanto tiempo como se mantenga el estado de desposesión. En este sentido “El
despojo mediante violencia física se da cuando la ocupación del inmueble es adquirida o
mantenida por vías de hecho”, siendo que implica una doble consecuencia: Que el tenedor
del bien, debe resultar desplazado y, por otro lado, que el usurpador debe haber realizado
esa exclusión por medio de actos que lo habiliten a permanecer en la ocupación del predio,
en este caso mediante la violencia que se da sobre las personas y las cosas.

• [Usurpación agravada] Antes de la Ley 30076 el empleo de la violencia también


recaía sobre las cosas [Casación 233-2013, Arequipa]
Extracto: Del análisis del recurso de casación los fundamentos de la Ejecutoria que
concedió el recurso se puede colegir que los problemas planteados para el desarrollo de la
doctrina jurisprudencial es el siguiente: el empleo de la violencia previsto en el inciso dos,
del artículo doscientos dos, del Código Penal es sólo aplicable cuando se ejerce únicamente
sobre las personas o también contempla la posibilidad de que pueda ser ejercido sobre las
cosas (antes de la modificatoria introducida por la Ley número treinta mil setenta y seis).
• Usurpación agravada: Imputación concreta y elementos subjetivos distintos del
dolo [Exp. 04534-2015-57-0401-JR-PE-01]
Fundamentos destacados: 5.2.2.1. Tal como se ha precisado en el análisis dogmático de la
conducta imputada, el tipo penal de usurpación en la modalidad de alteración o destrucción
de linderos, exige un componente subjetivo distinto del dolo; es decir exige un elemento de
tendencia interna trascendente o sobrante, que se ve materializado en el elemento subjetivo
“para apropiarse de todo o en parte de un inmueble”. No es suficiente con que se altere los
linderos objetivamente (realización del tipo objetivo), tampoco es suficiente que el sujeto
obre con dolo de alterar los linderos; es además necesaria la ultra intención o tendencia
interna transcendente de querer apropiarse total o parcialmente de un inmueble. Es
importante precisar que la exigencia del artículo 202.1 del Código Penal, de “para
apropiarse de todo o en parte de un inmueble”, no solo debe ser afirmada sino probada con
prueba directa o indirecta para atribuir esa ultra intención.
5.2.2.2. La imputación concreta exige que las proposiciones fácticas realicen cada uno de
los elementos del tipo objetivos y subjetivos; en el caso, la imputación concreta ha descrito
las proposiciones fácticas de cada componente normativo.

• Prueba personal corroborada por otras declaraciones es suficiente para


condenar [Apelación 16-2015, Lambayeque]
Sumilla: Prueba suficiente para condenar.- La prueba personal, testifical directa, es la
proporcionada por el instructor policial, quien da cuenta de la exigencia de dinero del
procesado, del rol que cumplió y, luego, de la devolución del mismo; datos que, a su vez,
han sido corroborados por testigos, por el conjunto de detenidos y por la esposa del
agraviado. Esta última fue quien desencadenó la devolución del dinero y la investigación de
los hechos. En suma, el cohecho por el acusado existió, se devolvió el dinero al denunciante
y existe conexión y corroboración de sus afirmaciones con lo expuesto por los demás
testigos. El detalle de hechos que da cuenta la prueba de cargo actuada tiene la suficiente
consistencia y precisión, que no se puede pedir más información pormenorizada.

• Si condición de reincidente no fue alegada por fiscalía no puede ser considerada para
incrementar pena [R.N. 2671-2016, Lima]
Fundamento destacado.- Décimo segundo: En ese sentido, el argumento planteado en el
recurso impugnatorio, basado en que el Colegiado Superior ha soslayado la condición de
reincidentes de los procesados, debe desestimarse en razón a que conforme al fundamento
doce del Acuerdo Plenario 1 -2008/CJ-116, al no haber sido invocado por el Fiscal Superior
en su acusación escrita de fojas ochocientos siete, ni en su requisitoria oral de fojas un mil
trescientos cuarenta y uno, no puede ser considerada como circunstancia agravante
cualificada, para incrementar la pena impuesta.

• Establecen doctrina jurisprudencial vinculante sobre usurpación [Casación 56-2014,


Ayacucho]
Doctrina jurisprudencial: Décimo. Esto es así también en el ordenamiento jurídico
nacional, pues como señaló el Pleno Jurisdiccional Distrital de la Corte Superior de Justicia
de Moquegua, realizado el veintiuno de junio de dos mil cinco: “la violencia también puede
darse sobre las cosas que posee la víctima, aun cuando en el momento del despojo esta no se
encuentre presente, pues la violencia en estos casos está constituida por los actos que realice
el agente para evitar que la víctima recobre su posesión (…) sostener lo contrario
equivaldría a que el agente busque el momento propicio en que la víctima no se encuentra
presente para realizar el acto de desposesión, con lo cual se produciría la impunidad
permanente del delito”, criterio que se aplica a la turbación de la posesión.

Décimo primero. A mayor abundamiento, la Casación número doscientos setenta y tres-dos


mil doce – lca, del veintinueve de mayo de dos mil catorce, estableció como doctrina
jurisprudencial que el restringir el medio comisivo a la persona física que posee el bien
inmueble no es acorde con la finalidad de la norma pues permitiría que aquel que destruye
los accesos o seguros para el acceso del inmueble para turbar la posesión del mismo quede
fuera del alcance punitivo de la norma penal, cayendo en el absurdo de no considerar como
turbador de la posesión a quien destruye la puerta de ingreso, el candado, las cerraduras, etc.
So pretexto que la violencia que turba la posesión sólo puede ser ejercida contra las
personas. Consecuentemente, debe entenderse que aún antes de la modificatoria por vía
legislativa, la violencia a la que hace referencia el inciso tres del artículo doscientos dos del
Código Penal puede ser ejercida tanto contra personas como contra objetos o cosas
integrantes del inmueble de modo que se turbe la posesión del mismo.

• Usurpación de funciones: Fiscal provincial se otorgó a sí mismo licencia por 5 días


para trasladarse a otra ciudad [Apelación 11-2016, Madre de Dios]
Fundamento destacado: Cuarto. En cuanto a la norma de carácter penal, es pertinente
tener en consideración que el artículo 361 del Código Penal, como elemento sustancial de
tipo subjetivo, al igual que las otras modalidades que comprende este delito, es de tipo
doloso, y como tal exige conciencia y voluntad de la realización típica, el agente sabe que
ejerce una competencia funcional que la ley no le atribuye, y que está conferida a otro
funcionario público.
El autor en este delito realiza funciones que no corresponden a su cargo, sino que pertenecen
a otro. Esta doble condición es importante, porque es lo que distingue la usurpación de
autoridad de los abusos de autoridad. El acto funcional corresponde a otro cargo y tiene que
ser legítimo, de modo que el autor de este delito ejecuta un acto sustancialmente legítimo,
cuyo vicio consiste, únicamente, en que carece de facultades para ese acto. No hay
arbitrariedad ni abuso en el hecho, sino incompetencia del órgano funcional.

• Usurpación agravada: Doctrina jurisprudencial sobre la función jurisdiccional de las


comunidades campesinas y nativas (art. 149 de la Constitución) [Casación 515-2017,
Piura]
Fundamento destacado: Cuarto. Por su lado, las Salas Penales de la Corte Suprema de
Justicia de la República, en el Acuerdo Plenario N° 01-2009/CJ-116, fundamento 9, ha
señalado: Alcance de la jurisdicción especial comunal-rondera.
“9° El primer nivel de análisis que debe realizarse cuando se discute en sede penal una
imputación contra integrantes de Rondas Campesinas por la presunta comisión de un hecho
punible con ocasión de su actuación como rondero consiste en establecer si resulta de
aplicación el artículo 149° de la Constitución, es decir, si es de aplicación el denominado
“fuero especial comunal”, en tanto en cuanto el reconocimiento de una jurisdicción especial
constituye un límite objetivo a la jurisdicción penal ordinaria. Desde dicha norma
constitucional es posible -a tono, por ejemplo y en lo pertinente, con la jurisprudencia de la
Corte Constitucional de Colombia (Sentencia T-552/03, del 10 de julio de 2003)- identificar
los siguientes elementos que comporta la jurisdicción especial comunal-ronderil:
A. Elemento humano. Existencia de un grupo diferenciable por su origen étnico o cultural
y por la persistencia diferenciada de su identidad cultural. Como ha quedado expuesto en los
párrafos anteriores, las Rondas Campesinas tienen este atributo socio cultural.
B. Elemento orgánico. Existencia de autoridades tradicionales que ejerzan una función de
control social en sus comunidades. Las Rondas Campesinas, precisamente, es esa
organización comunal que, entre otras múltiples funciones, asume funciones jurisdiccionales
para la solución de los conflictos. Ellas cuentan con la necesaria organización, con el
reconocimiento comunitario y con capacidad de control social.
C. Elemento normativo. Existencia de un sistema jurídico propio, de un derecho
consuetudinario que comprenda normas tradicionales tanto materiales cuanto procesales y
que serán aplicadas por las autoridades de las Rondas Campesinas. Esas normas, en todo
caso y como perspectiva central de su aceptabilidad jurídica, han de tener como fundamento
y límite la protección de la cultura comunitaria, asegurar su mantenimiento y prevenir las
amenazas a su supervivencia.
D. Elemento geográfico. Las funciones jurisdiccionales, que determinan la aplicación de la
norma tradicional, se ejercen dentro del ámbito territorial de la respectiva Ronda
Campesina. El lugar de comisión del hecho, determinante de la aplicación de la norma
tradicional, es esencial para el reconocimiento constitucional de la respectiva función
jurisdiccional de la Ronda Campesina: las conductas juzgadas han de ocurrir en el territorio
de ésta. A estos elementos se une el denominado factor de congruencia. El derecho
consuetudinario que debe aplicar las Rondas Campesinas no puede vulnerar los derechos
fundamentales de la persona. Se trata de una condición de legitimidad y límite material para
el ejercicio de la función jurisdiccional especial comunal-ronderil”.

• Poseedor ilegítimo o precario es sujeto pasivo del delito de usurpación [R.N. 2477-
2016, Lima]
Sumilla: El sujeto pasivo en este delito es aquel que se encuentra en posesión directa del
inmueble; en ese sentido, el poseedor debe ostentar la tenencia del bien inmueble al
momento del hecho delictivo, sin que sea relevante el título que pueda tener sobre él. Los
casos de posesión ilegítima o posesión precaria también están amparados por el derecho
penal, no pudiendo ser privado el poseedor del inmueble sino por la vía lícita.

• Error de prohibición indirecto: propietario desaloja a poseedores creyendo actuar en


el ejercicio legítimo de un derecho [Exp. 00790-2016-95-0401-JR-PE-04]
Fundamento destacado: 4.2.5. La falsa creencia de creer que obraba conforme a derecho
es una causa de justificación putativa que configura un error de prohibición indirecto. A
pesar de ello, dicho error era vencible dado que de haber concurrido ante las autoridades
competentes habría superado la equivocación en la que se encontraba. El error de
prohibición vencible, no elimina la culpabilidad, solo disminuye su magnitud, y conforme al
mandato del artículo 14 del Código Penal autoriza la atenuación de la pena.