Вы находитесь на странице: 1из 6

EN LO PRINCIPAL: Se notifica expresamente de la demanda; PRIMER OTROSÍ: Solicitud

que indica; SEGUNDO OTROSI: Opone excepciones; TERCER OTROSÍ: Ofrece medios

de prueba; CUARTO OTROSÍ: Solicita suspensión del procedimiento; QUINTO OTROSI:

Patrocinio y poder.

6º JUZGADO CIVIL DE SANTIAGO

CRISTOPHER ESPINOZA MEZA, abogado por la parte demandada, en autos sobre

procedimiento ejecutivo, caratulados “ITAU CORPBANCA / ROJAS”, rol C-28358-2016,

a S.S. con respeto digo:

Que mediante esta presentación, vengo en notificarme expresamente de la demanda

interpuesta en mi contra, reservándome desde ya la facultad de ejercer todos los derechos

que me confiere las leyes dentro del plazo legal.

POR TANTO,

SOLICITO A US.: acceder a lo solicitado.

PRIMER OTROSÍ: Que mediante esta presentación, vengo en solicitar que se me tenga

por requerido de pago, constando la negativa a pagar, para todos los efectos legales.

SEGUNDO OTROSI: En estos autos el acreedor ha interpuesto una demanda ejecutiva en

mi contra. Al respecto US., ordenó despachar mandamiento de ejecución y embargo.

Vengo en interponer la siguiente excepción del artículo 464 del Código de Procedimiento

Civil (CPC), que se detalla a continuación, en mérito a los siguientes argumentos de hecho

y de derecho:

• La excepción del número 17 del artículo 464 del (CPC), esto es “La prescripción de la

deuda o solo de la acción ejecutiva”:


A modo preliminar, el BANCO ITAU CORPBANCA, presentó demanda en contra de mi

persona por los siguientes pagares:

1.- Pagaré por monto capital equivalente a 30,5568.- U.F. suscrito con fecha 3 de Octubre

de 2016, y con vencimiento para el día 5 de octubre de 2016.

2.- Pagaré por monto capital equivalente a 275,0108.- U.F. suscrito con fecha 3 de Octubre

de 2016, y con vencimiento para el día 5 de octubre de 2016.

De acuerdo a la demandante los pagaré son a plazo, y de acuerdo al artículo el artículo

49 de la Ley N° 18.092 sobre letra de cambio y pagaré, aplicable también a los pagarés

en virtud de lo previsto en el artículo 107 del mismo cuerpo legal, dispone lo siguiente: “La

letra a la vista es pagadera a su presentación, y si no fuere pagada dentro del plazo de

un año contado desde la fecha de su giro quedará sin valor a menos de ser protestada

oportunamente por falta de pago”, por lo anterior dichos pagarés tiene como fecha de

vencimiento el día 24 de Octubre de 2016.

Que por su parte el artículo 98 de la citada norma, para fundamentar la prescripción

alegada también aplicable a los pagarés según el artículo 107 de la misma, dispone: “El

plazo de prescripción de las acciones cambiarias del portador contra los obligados al

pago es de un año, contado desde el día del vencimiento del documento.” Las letras de

cambio y pagarés que tienen día de vencimiento, deben ser presentados para el pago el

día de su vencimiento, como lo dispone el inciso 1º del artículo 52 de la ley citada. En

cambio, lo que ha de hacerse dentro del plazo de un año contado desde la fecha de

vencimiento del documento, so pena de quedar sin valor a menos de ser protestados

oportunamente por falta de pago.

De esta manera que en las letras y pagarés a plazo, según el sentido natural y obvio de

estos términos, es el día en que deben ser pagados desde la fecha de su vencimiento. El

protesto constituye, por esencia, un acto jurídico solemne destinado fundamentalmente a

comprobar en forma indubitable que el título fue efectivamente presentado al suscriptor


para su pago dentro del plazo correspondiente y también para probar si este último efectuó

o no dicho pago.

Por lo anterior la fecha de vencimiento de los pagaré es el 24 de Octubre de 2016, fecha en

que no se notifico la demanda y requerido de pago, transcurrió con creces el plazo de

prescripción de un año contemplado en el artículo 98 de la ley 18.092 para las acciones

cambiarias emanadas de los documentos mercantiles. De esta forma, y como SS., puede

apreciar, las acciones derivadas de los presentes pagarés de autos que se pretende cobrar

se encuentra total e indudablemente prescritas, por lo que es improcedente su cobro,

posición ampliamente avalada por la jurisprudencia de nuestro máximo Tribunal.

El artículo 3° N° 10 del Código de Comercio (C.Com.) establece: “Son actos de

comercio, ya departe de ambos contratantes, ya departe de uno de ellos: 10.- Las

operaciones sobre letras de cambio, pagarés y cheques sobre documentos a la

orden, cuales quiera que sean su causa y objeto y las personas que en ella

intervengan, y las remesas de dinero de una plaza a otra hechas en virtud de un contrato

de cambio." En primer término, corresponde recordar que el pagaré es un título de crédito,

es decir, un documento que permite a su portador legítimo exigir de su deudor el crédito

literal y autónomo que en él se menciona y constituye una fuente de obligaciones, distinta

de las clásicas, pues su fuerza obligatoria emana de la voluntad unilateral del suscriptor.

En este contexto, el pagaré es un escrito por el cual una persona, llamada suscriptor, se

obliga directamente a pagar a otra, llamada beneficiario, o a su orden, una cantidad de

dinero en una fecha determinada. Luego y de conformidad con lo que prevé el artículo 105

de la Ley N° 18.092 el pagaré puede ser extendido de las siguientes formas:

1. A la vista;

2. A un plazo contado desde su fecha, y

3. A un día fijo y determinado.


Por otra parte el artículo 2514 del Código Civil (CC) establece: “La prescripción que

extingue las acciones y derechos ajenos exige solamente cierto lapso de tiempo, durante

el cual no se hayan ejercido dichas acciones. Se cuenta este tiempo desde que la

obligación se haya hecho exigible”

De acuerdo a lo expresado en el artículo anteriormente aludido resulta claro que el único

requisito para que ésta opere es la inactividad del titular del derecho durante determinado

plazo. Sin embargo, la prescripción debe ser alegada en juicio, no pudiendo el juez

declararla de oficio. Esto último es de suma importancia, ya que una acción puede

estar prescrita e igualmente ser ejercida con éxito si el demandado no opone la

excepción de prescripción. El mismo cuerpo legal en su art. 2515 señala; “Este tiempo

es en general de tres años para las acciones ejecutivas y de cinco para las ordinarias.

La acción ejecutiva se convierte en ordinaria por el lapso de tres años, y convertida en

ordinaria durará solamente otros dos.” En lo relativo al plazo de prescripción, en general

es de tres años para las acciones ejecutivas y de cinco para las ordinarias. Sin embargo,

existen muchos plazos especiales de prescripción, tanto en atención a la acción en

particular, como al instrumento que constituye el título ejecutivo, por ejemplo, un pagaré,

cuyo plazo de prescripción es de un año. Asimismo el artículo 98 de la Ley N° 18.092

establece: “El plazo de prescripción de las acciones cambiarias del portador contra los

obligados al pago es de un año, contado desde el día de vencimiento del documento.”

Si bien, es menester recordar, que ejecutante tiene un año para proceder, el artículo 98

de la Ley N° 18.092 no distingue entre acciones ejecutivas y ordinarias, por lo que debe

entenderse que el plazo de un año que establece es un término único de prescripción para

cualquiera acción cambiaria, todo de acuerdo con el principio de que donde la ley no

distingue no es lícito al hombre distinguir. En efecto las acciones que nacen de un título

como lo es un pagaré, son sólo cambiarias, cuyo plazo de prescripción es de un año desde

que la obligación que se contiene en tal instrumento se ha hecho exigible.

Por otra parte el artículo 100 de la norma del ramo establece: “La prescripción se

interrumpe sólo respecto del obligado a quien se notifique la demanda judicial de


cobro de la letra, o la gestión judicial necesaria o conducente para deducir dicha

demanda o preparar su ejecución”.

Que como se dijo, el aludido artículo 100 tiene el carácter de norma especial en la materia

lo que lo Refuerza y lo que se manifiesta en lo establecido en los artículos 4 y 13 del CC,

que consagran, precisamente, el principio de la especialidad de la ley, otorgando primacía

en aquellas normas relativas a cosas o negocios particulares sobre las disposiciones

generales y, conforme al primero de dichos preceptos, las disposiciones contenidas en el

C.Com y demás especiales se aplicarán con preferencia a las del Código de Bello.

Por otra parte, el artículo 3 del C. Com señala que son actos de comercio las operaciones

sobre letras de cambio, pagarés y cheques sobre documentos a la orden, cualquiera que

sea su causa y objeto y las personas que en ella intervengan. En ese sentido, está llamado

a prevalecer sobre otras disposiciones de orden general para concluir así que la

prescripción de la acción se interrumpe civilmente sólo con la notificación de la demanda

y no con su interposición. De esta forma el plazo de prescripción extintiva de la acción

ejecutiva se cumplió el 24 de Octubre de 2017 razón por cual no se notificó nunca la acción

ejecutiva de autos.

De esta forma, y como Usía puede apreciar, las acciones derivadas del pagaré que se

pretende cobrar se encuentran total e indudablemente prescritas, por lo que es

improcedente su cobro, posición ampliamente avalada por la jurisprudencia de nuestro

máximo Tribunal.

POR TANTO,

Conforme a lo expuesto, y de acuerdo a los artículos 98 y siguientes de la Ley N° 18.092,

los artículos 464 y 465 del CPC, los artículos 2492, 2514 y siguientes del CC.

SOLICITO A S.S., Tener por presentada la excepción de prescripción de la acción ejecutiva

y de la deuda, declararlas admisibles; y en definitiva, negar lugar la ejecución de autos,

declarar la prescripción de la acción ejecutiva y de la deuda en todas sus partes, con

expresa condenación en costas.


SEGUNDO OTROSI: Ruego a SS. se sirva tener presente que me valdré de todos los

medios de prueba que franquea la ley para acreditar y probar los hechos justificativos las

excepciones opuestas en un otrosí de esta presentación, en especial, la prueba

testimonial, documental, de presunciones, confesional y pericial, en caso de ser

necesarias.

TERCER OTROSÍ: Atendido el mérito de los antecedentes, y de lo dispuesto en los

artículos 87 y 472 del CPC, solicito a SS., se sirva ordenar la suspensión del

procedimiento de apremio.

CUARTO OTROSÍ: Solicito que por este acto vengo en designar abogado patrocinante y

confiero poder al abogado habilitado para el ejercicio de la profesión, don Cristopher Israel

Espinoza Meza, CI Nº 16.082.656-8, al tenor de las facultades dispuestas en ambos

incisos del artículo 7 inciso segundo del CPC, en especial, las de desistirse de la acción

deducida, transigir, avenir, percibir, renunciar a plazos y términos legales con domicilio en

calle Huérfanos 1022, oficina 1108, comuna de Santiago.