You are on page 1of 7
Revista Educackn 182} 73-79, 1994 EL DOCENTE COMO INVESTIGADOR. En el campo de la docencia se presenta a menudo un gran abismo entre teoria y pric- tica, Los docentes en su mayoria consideran que la teoria y la investigacion tienen muy po- ca relacién con su quehacer diario, El propésito de este trabajo es el de pre- sentar algunas ideas acerca del rol del docente como investigador. Es del conocimiento de las autoras el temor y la preocupacién que expre- san los maestros y profesores ante la posibil dad de realizar investigaciones sobre su traba- jo en el aula. Segiin Riordan (citado en Nunan 1989), el docente en raras ocasiones tiene una pat ipacion activa en algiin proyecto de investi- gaciOn. Su conocimiento acerca de su trabajo generalmente no se aprecia 0 no se toma en cuenta como referencia para la realizacién de investigaciones con la participacién de profe- sionales en este campo. Los resultados de in- vestigaciones, por otro lado, algunas veces se presentan en un estilo que es comprensible s6lo para el investigador, no ast para los do- centes, padres de familia 0 personal adminis- trativo. Este autor insiste en que los investiga- dores profesionales son los Gnicos que se be- nefician con los resultados de estas investiga- iones, ya que ellos constituyen la audiencia principal de estas, no asi el docente. Carr y Kemmis (citados en Nunan, 1989), consideran que la investigaci6n edu- cativa es esencialmente prictica: su objeti- vo principal se dirige a resolver problemas, introducir cambios y lograr que estos cam- bios se concreten, De acuerdo con estos autores, estos aspectos distinguen la inves tigacion educativa de otras areas de la i vestigacién. Olga Corrales Sanchez Maria de los Angeles jiménez Carrillo Una consecuencia importante que se de- fiva de la naturaleza prictica de la educacion fs el hecho de que la investigaci6n educativa no puede definisse solamente en relacion con la resolucién de problemas te6ricos; los pro- blemas que estudia son siempre problemas educativos y como tales, practicos; por lo tan- to, estos no pueden ser resueltos Gnicamente apoyados en el conocimiento te6rico, sino también por medio de la adopeién de alguna prictica especifica, derivada de la teoria Gerb- hard (1990) Estas consideraciones estin relacionadas con la idea de que la investigacion curricular y su desarrollo debe ser llevada a cabo por es pecialistas ligados con el aula, y con su campo de acci6n, No es suficiente que el trabajo de Jos docentes constituya el foco de interés de la investigaciOn; éstos deben convertirse en in- vestigadores de su propio quehacer. ‘Nunan (1989) afimma que el conocimiento y las destrezas que los docentes necesitan, si van a verse directamente involuerados en cambios currculares, pueden desarrollarse si ellos asu- ‘men una posicion critica y experimental con res- ecto a.su trabajo en el atlla. Si las autoridades educativas les brindan este apoyo, los docentes pueden convertrse en investigadores activos, realizando por su cuenta investigacion de pro. blemas cotidianos. Este tipo de investigacion puede conducir a cambios con mas facilidad ‘que aquéllarealizada por alguien que no esti di- sectamente ligado con su trabajo escola. Investigacion en el aula La investigacion en el aula estudia y ana- liza los procesos de ensefianza y aprendizaje. ” EDUCACION Sus resultados son importantes para docentes, administrativos, futuros profesores, investiga dotes y te6ricos. Esta es una dre dinimica de la investigacion, que oftece resultados de gran relevancia para’ las distintas facetas en que se desenvuelve la ensenanza, el planeamiento curricular, el disenio de materiales didcticos y Ia evaluacion (Allwright y Bailey, 1990). Chaudron (1989) identifica cuatro tradi- ciones en el campo de la investigacién que se han utilizado en el aula de idiomas. Sin embar- 0 es importante resaltar que cada una de estas tradiciones puede ser empleada en la investiga- cién de cualquier actividad docente. Estas son: 1. investigacion psicométrica; 2"anilisis de interacci6n; 3. anilisis del discurso; 4. etnografia En los estudios psicométricos, se investi- gala eficacia de ciertos métodos, actividades y técnicas al medir logros linguisticos por medio de tests de suficiencia. En el anilisis de la interacci6n, el investi- gador emplea sistemas y esquemas para el es- tudio de conductas ¢ interacciones. En general, la investigaci6n en el aula se centra en algunos aspectos de la interaccion como son las preguntas y respuestas, cambio de temas, comentarios evaluativos de parte del maestro, ete. La descripcién de todo lo que sucede alli resulta poco productiva para el in- vestigador. A medida que se elabora la trans- cripci6n que conlleva constantes revisiones, el investigador se familiariza con Ia informacion recogida, las personas, las actividades que se llevaron a cabo y lo que se dijo. En este pro- ‘ceso se anotan acciones repetidas, cambios de accion, de temas, de rutinas de participacién, y estas regularidades, cambios, reglas, acuer- dos ticitos y transiciones que se establecen centre una actividad y otra sugieren patrones, los cuales servirin de base para una descrip- cin y analisis posteriores, esto es lo que el autor identifica como andlisis del discurso. Por altimo, en estudios etnogrificos, el investigador observa, describe ¢ interpreta eventos en el aula por medio de procedimien- tos similares a los usados por los antropélogos cuando estudian culturas y sociedades desco- nocidas. La etnografia se guia por dos princi- pios: el primero émico y el principio bolistico. El principio émtico exige que el investiga- dor deje a un lado ideas pre-establecidas, mo- delos, esquemas y tipologias y derive su cono- cimiento por medio de la observacion y estu- dio de la interacci6n que se establece entre el ‘maestro, alumnos y materiales didacticos, y por medio, también, del uso de ciertos docu- ‘mentos como son las entrevistas, conversacio- nes, planes de leccion, apuntes y otros. Por otra parte, la naturaleza holistica de Ja investigacion etnogrifica se basa en la rela cion entre el estudio de aspectos especificos de determinada cultura con el conocimiento existente acerca de otros componentes de esta cultura como un todo van Lier, (1988). Cada una de estas metodologias de in vestigacion tiene un enfoque y funci6n dife- rentes y no es posible decir que una de ellas es mejor que la otra sin conocer cual es el propésito del estudio y como piensa el inves- tigador utilizar la informacién que obtenga ‘Nunan (1989), en relacién con este tema, habla de dos tradiciones en el campo de la in: vestigacion: la investigacién psicométrica 0 ‘cuantitativa y la investigaciOn interpretativa 0 cualitativa. En Ia tradicién psicométrica se comparan diferentes métodos, materiales, téc- nicas de ensefanza con el proposito de deter- ‘minar si una 0 més de estas variables produce uun mayor aprendizaje que otros métodos, ma- teriales, técnicas 0 programas. Los resultados de los fests que los estudiantes, bajo diferentes circunstancias, hacen, se analizan utilizando una serie de técnicas de la estadistica inferen- ial; esto con el propésito de determinar si las, diferencias se deben a la variable en estudio 0 al azar. La segunda tradicion en investigacion que Nunn (1989) identifica es la cualitativa 0 interpretativa. La investigaciOn cualitativa se concentra mis en procesos de instruccién y aprendizajes que en resultados finales. Su ob- jetivo principal es revelar algunas de las com- plejidades que conlleva la ensenanza y el aprendizaje mas que en demostrar que un mé- todo determinado es mejor que otro. Su foco de atencién es la documentacion y analisis de lo que sucede en el aula. El interés, por parte de investigadores y docentes, por llevar a cabo investigaciones en. cl aula ha traido también un creciente interés por emplear técnicas etnogrificas en su reali ‘CORRALES y JIMENEZ: FI docente como investigador * zacién. Van Lier considera que el uso de estas técnicas es muy importante para incrementar el conocimiento de lo que sucede en el aula. Esta informacion debe analizarse en el contexto de la sala de clase a la que pertenece por ser éste tun contexto esencialmente social. Aunque la aplicacion de técnicas etnograficas presenta problemas parecidos a los que se dan en los enfoques cuantitativos, algunos investigadores consideran que los enfoques etnograficos ayu- dan mas al investigador a explicar ciertos pro- ccesos que se repiten.en las aulas. El debate entre aquellos que favorecen el empleo de enfoques cuantitativos 0 cualits tivos en la investigaci6n continta, Algunos in- Vestigadores abogan por la elaboracién de proyectos que incluyan estas dos dimensiones; otros consideran que lo mas conveniente es reconocer que proyectos diferentes tendran propésitos y audiencias diferentes; por lo tan- to, serin estos propositos y audiencias las que determinarin la metodologia y disefto por em plear Nunan (1989) Investigacion - Accion Una de las técnicas de la investigacién en el aula es la investigacién-acciOn. Estos au- tores indican que el docente debe involucrarse en investigacion curricular en la medida en que ésta se relaciona con su trabajo diario. Sin ‘embargo, esta panicipacién presupone el em- pleo de ciertas destrezas y Conocimientos so- bre técnicas de investigaci6n y observacién en el aula, conocimientos y destrezas que a me- ‘audo el docente no posee (Nunan 1990, Gerb- hard 1990). Una forma de estimular al educador para que adquiera estas destrezas es ofrecerle los ‘medios para que conozca los principios y pro- cedimientos de la investigacion-accion y orien- te su trabajo docente en esta direcci6n, La in- vvestigacin-acci6n le permite al docente poner en priictica varias ideas con el fin de mejorar y de aumentar su conocimiento sobre curricu- lum, ensefianza y aprendizaje. La investiga- cin-accion permite relacionar la teoria con la prictica en un todo: ideas convertidas en ac- cién (Kemmis y MC Taggart, citados en Nunan 1990). Segtin estos autores la investigacion-ac- cin se basa en una situaci6n determinada, es participativa y autoevaluativa, Ellos seftalan que el procedimiento para llevar a cabo la investigaci6n-accion consiste de cuatro fases evolutivas: Fase 1 Preparar un plan de accion para mejo- rar una situaci6n especifica de aula, Fjecutar el plan, Observar los efectos de la accion en el contexto en el que ocurre. Reflexionar acerca de estos efectos. Fase 2 Fase 3 Fase 4 Cohen y Manion (citados en Nunan 1990, p. 17) consideran que la investigaciGn- accién puede utilizarse hacia el logro de las si- guientes metas: 1. Como un medio para remediar proble- mas que se han diagnosticado en situa- ciones especificas. 2. Como un medio para la capacitacion de docentes al brindarles nuevas destrezas, métodos y aumentar su capacidad de re- flexién. 3. Como un medio de inyectar enfoques in- novadores de ensefianza y aprendizaje en el sistema educativo. 4. Como un medio de mejorar la comunica- ci6n entre el docente y el investigador académico. 5. Como un medio de oftecer otra alternati- va para resolver problemas en el aula que no sea el enfoque subjetivo que es utilizado con tanta frecuencia, La motivacién principal para realizar investigacion-accion proviene del deseo del educador por mejorar su trabajo en el aula y por ampliar su actualizacién profesional. Un docente interesado por realizar investi- gaci6n-accién no puede trabajar solo, sino que necesita de la colaboracion del investi- gador ‘educativo, de sus colegas y de sus alumnos. El docente puede recurrir al investigador educativo cada vez que necesite asesoramien- to para el estudio de algin problema especifi- co de ensefianza y aprendizaje. El educador puede y debe tomar Ia iniciativa de buscar la colaboracién del investigador en estos casos y empezar asi a revertir el proceso, de manera que no sea siempre éste quien prepare algin proyecto de investigacién de aula y busque posteriormente la ayuda del docente en el mo- mento de su ejecucién.