Вы находитесь на странице: 1из 7

BENEMÉRITO INSTITUTO NORMAL DEL ESTADO

“Gral. Juan Crisóstomo Bonilla”


LICENCIATURA EN EDUCACIÓN PREESCOLAR

ESTRETEGIAS DEL TRABAJO DOCENTE


MTRA. MIRIAM DÚRAN QUIROZ

ENSAYO:
“ASPECTOS A MEJORAR EN MI
PRÁCTICA DOCENTE Y PROPUESTA DE
LO QUE PODRÍA HACER EN FUTURAS
PRÁCTICAS”

Fabiola Martínez Flores


4to SEMESTRE “C”

CICLO ESCOLAR 2018-2019


Introducción

El contenido del presente trabajo abordará los aspectos en los que considero
que debo mejorar en mi práctica docente, partiendo de las fallas o carencias que se
presentaron en el Jardín de Niños “Los Héroes Puebla” durante la segunda jornada
de práctica que se llevó a cabo del 03 al 14 de junio del presente año y que acaban
de finalizar, y en futuras propuestas sobre lo que podría hacer en las siguientes
intervenciones.

A mi parecer lo que realmente hace importante a este trabajo es más que


nada el poder pensar y con ello, reflexionar sobre las dificultades que se nos
presentaron en la jornada de práctica al realizar las actividades que llevábamos,
puesto que como docentes en formación llegamos a cometer diversos errores frente
a grupo, ya que a lo que nos enfrentamos es a algo incierto, sin embargo, es de
dichos errores de donde tenemos la oportunidad de aprender más, ya que nos
queda la experiencia para saber si se puede volver a hacer algo o mejor evitarlo.

La práctica docente es una actividad que realizamos con dedicación y el


mayor de los esfuerzos, tratando de cubrir y llevar a cabo las demandas que se
requieren para que el alumno logre tener un aprendizaje significativo, es por eso
que debemos ir mejorando cada práctica que tengamos y enriquecer los
conocimientos y estrategias que ya tenemos con nuevas formas de trabajo para ver
que nos funciona mejor.
ASPECTOS A MEJORAR EN MI PRÁCTICA DOCENTE Y
PROPUESTA DE LO QUE PODRÍA HACER EN FUTURAS
PRÁCTICAS

Durante mi segunda jornada de práctica en el Jardín de Niños “Los Héroes


Puebla”, con clave 21DJN2249X, ubicado en la calle 115 A-Ote. Fraccionamiento
“Los Héroes Puebla” en San Francisco Totimehuacán, Puebla, Pue., tuve la
oportunidad de trabajar con el tercer año grupo “A”, que estaba integrado por 31
alumnos, 17 niños y 14 niñas.
A pesar de ser un grupo grande, siempre hubo disposición para trabajar y
realizar con ganas, entusiasmo y mucho empeño las actividades que yo les llevaba
planeadas, sin embargo, por lo mismo de que eran muchos niños, les costaba seguir
las indicaciones que se les daba, ya que, si uno no hacía caso, alborotaba a los
demás y con ellos era el mismo resultado.

Es por eso, que uno de los aspectos que pienso debo mejorar en mi práctica
docente es el de poner acuerdos con los alumnos en el salón de clases para lograr
un mejor ambiente, sabiendo que cada acción que realicen tiene su respectiva
consecuencia.

De igual manera, creo que una de las cosas que me hicieron falta y son
necesarias en cada aula, es poner límites a los alumnos para que aprendan a
autorregularse, es decir, se pongan límites a ellos mismos. Es importante que, en
cada grupo, el o la docente defina y establezca con sus estudiantes Acuerdos de
Convivencia para el aula el primer día de clases. (SEP. 2019, p.6), ya que, a mi
parecer, de esa forma se pueden ir familiarizando a que cada lugar cuenta con
reglas que uno debe seguir.
Pienso que, desde los primeros días, es necesario poner dichos límites claros
para que a los alumnos les sea más fácil comprenderlos, y así conforme pase el
tiempo, ellos vayan siendo coherentes con lo que hacen, así como García Correa &
Ferreira Cristofolini (2005) señalan que hay que “establecer normas claras y
sencillas, objetivos específicos, debatir las normas, debatir las consecuencias del
incumplimiento de las normas. El alumno debe comprender y asimilar la necesidad
del cumplimiento de las normas” (p.166).

En la medida de que los niños vayan creciendo, si capacidad de


entendimiento será mayor, y podrá establecer la relación entre causa y efecto y
establecer reglas por el mismo, ya que será más consciente de las repercusiones
que generaran sus actos, así como en mi grupo, sabían que la consecuencia de no
llevar pants el día que les tocaba educación física era el no poder salir a realizar las
actividades al patio con todos los demás.

Durante mi jornada de práctica, la maestra titular del grupo me dijo que, en


efecto, me hace falta ponerle a los alumnos un reglamento, con normas que deberán
llevar a cabo, y sus respectivas sanciones si infringen esos acuerdos, que
obviamente, debemos tomar entre todos, porque “en un régimen escolar
democrático, la norma es producto del convenio entre todos los actores… los
reglamentos son un órgano vivo en la vida cotidiana de las escuelas, pues
identifican aquello que éstas consideran objeto de sanción o reconocimiento”
(Landeros, 2015)

De igual manera, pude notar que la maestra titular los “sentenciaba” con
dejarlos sin recreo, no dejarlos hacer una actividad de su interés o excluirlos de las
que realizábamos al momento si no obedecían lo que se les decía, y “mágicamente”,
los niños atendían de mejor manera la actividad y es así como Landeros (2015)
señala que:

“Las razones para portarse bien y hacer lo correcto están respaldadas en


evitar el castigo y no desobedecer a la autoridad (orientación hacia la obediencia).
En este sentido, la bondad o la maldad de un comportamiento depende de las
consecuencias físicas o gratificantes de su acción (sanciones, reconocimientos…).
También se caracteriza por satisfacer los intereses y necesidades propias. Es capaz
de negociar para obtener algún beneficio o lo que se desea.” (p. 29)

Debo decir que a mi como tal no me gusta regañar, ni “amenazar” o sentenciar


a los alumnos, sin embargo, esta jornada, en donde tuve a tres pequeños que les
costaba seguir reglas, creo que el hecho de ponerle una “sanción” a cada
consecuencia de sus actos (los malos) es un magnifico recurso necesario para crear
ciertas condiciones que favorezcan el aprendizaje de los alumnos y fomenten un
buen ambiente dentro del salón de clases, sin perjudicar a los alumnos que en
verdad prestan atención, se portan bien y siguen las reglas para trabajar mejor,
porque:

“La sanción es la clave para evitar futuras faltas o disuadir a otros de


realizar acciones similares. Responde a un concepto de justicia retributiva en la que
el infractor tiene la obligación de reparar el daño o en su defecto compensar de
alguna manera por el acto cometido” (Landeros, 2015, p.37)

A mi parecer, en mi siguiente jornada de práctica, realizaré un reglamento


interno con acuerdos tomados por todos los niños del salón y sanciones puestas
por ellos, obviamente guiados por mí, para que les sea mas sencillo saber lo que
puede pasar si no siguen las normas internas, eso me ayudaría a que se interesen
mas por seguirlas, y las recuerden durante el periodo de tiempo que estemos juntos.

De igual manera, aunque las actividades que les presento a los alumnos son
innovadoras y fuera de lo que ellos acostumbran, creo que debo darles un “plus”
para que se sientan más atraídos a trabajar que a “portarse mal” ya que como dice
una frase que oí hace tiempo sobre los alumnos “si la actividad me gusta y me
interesa; no necesito romper las reglas”.
Buscaré la forma de poder juntar los intereses de todos los pequeños para
mis actividades, enfocarme mas en los niños que requieren de una atención mas
personalizada y ver porque razón les cuesta seguir reglas o trabajo al concentrarse
en las actividades que realizamos.

Seguiré ocupando el juego como recurso para mantener la atención de mis


niños a la hora de trabajar y poder lograr un aprendizaje significativo en ellos, que
esa sea la motivación que necesitan para realizar los trabajos y que no se les haga
pesado el aprender.

Por último, a pesar de haber cosas en las que no me fueron tan bien, quedo
satisfecha con el resultado final de mi segunda jornada de práctica de este
semestre, ya que viví un sinfín de experiencias, tanto positivas como negativas, pero
sin duda significativas, que me han hecho ver cada uno de los lados que tiene esta
increíble profesión y que en cada práctica que realizo, voy mostrando una mejoría
en lo que hago, al igual que logro superar los obstáculos que se presentan y aprendo
de los errores que se llegan a cometer. No se me acaban las ganas de querer seguir
aprendiendo y mejorando, ya que al final, la satisfacción de lo aprendido es mejor.
Conclusión

Al realizar este tipo de reflexión, pude darme cuenta de que realmente, voy
mejorando mucho en mis prácticas, ya que cada vez, los errores y/o problemas que
se me presentan son menos, y es más la seguridad y confianza con la que realizó
frente a grupo.

Cuando empiezo a redactar, comienzo sin tener una idea de las cosas que
voy a poner o a las conclusiones a las que llegaré, sin embargo, al ir desarrollando
todo, puedo darme cuenta de cosas que ni noté en mi jornada de práctica. Gracias
a este escrito, puedo darme la oportunidad de conocerme mas a profundidad, al
igual a lo que realizo en mis intervenciones, puedo analizar las cosas en las que
puedo ir mejorando con los niños y conmigo misma desde que comienzo a planear.

Esto me ayuda a crecer como docente en formación y crear mas estrategias


y mejores para poder realizar las cosas de una manera mucho mas completa y que
al final sea mas gratificante ver el resultado del empeño, esfuerzo y dedicación que
le pongo a esto.

Pienso que resulta importante que no dejemos este tipo de actividades de


lado ya que nos ayudan a avanzar en nuestra práctica al tener en mente lo que
hemos ido haciendo y cómo podemos continuar con ello, mejorando en un futuro y
dejando de lado las cosas que nos detienen a avanzar, enfocándonos en lo que
debemos mejorar y en las cosas que esta bien que sigamos haciendo.
Bibliografía

GARCÍA CORREA, A., & FERREIRA CRISTOFOLINI, G. M. (2005). La convivencia


escolar en las aulas. Redalyc, 163-183.

Landeros, L. (2015). Convivencia y disciplina en la escuela: Análisis de reglamentos


escolares en México . México: INEE.

SEP. (22 de junio de 2019). Obtenido de Guía para establecer acuerdos de


convivencia en el plantel: http://www.construye-t.org.mx/resources/pdf/guias-
de-implementacion/PNUD_Guias_Acuerdos.pdf