Вы находитесь на странице: 1из 2

2° mandato de Perón (1952-1955)

“El peronismo en la encrucijada“


Frente al peronismo gobernante se ofrecen dos caminos.
1. Convertir a los trabajadores en protagonistas cada vez más decisivos.
2. Recortar ingresos a la oligarquía y a la burguesía nacional.
Es necesario consolidar la franja de la economía estatizada y desarrollar diversas formas de
propiedad social. Asimismo, captar capital de la única fuente existente- la oligarquía
terrateniente.
• Impuesto a la renta.
• Absorción de la renta inmobiliaria.
• Gravamen a los gastos suntuarios.
• Nacionalización de las estancias, transformándola en propiedad social.
Significa convertir al peronismo en un partido obrero ya que al afectar la propiedad privada va a
adquier un perfil socialista.
Ya no se trataría entonces de la Liberación Nacional en el marco de la “comunidad organizada”
sino de la clase trabajadora acaudillando la Liberación Nacional en el camino hacia el socialismo.
La otra variante es el imperialismo, ya que la burguesía nacional se abastece de insumos
importados lo que la hace proclive a realizar acuerdos con los imperialistas. El apoyo de la
burguesía nacional al peronismo no se dio nunca en bloque porque tenían intereses capitalistas.
La posibilidad de perder apoyo en los sectores obreros y esa debilidad de la burguesía nacional
torna al imperialismo en un actor protagónico que va a cuestionar la política de liberación
nacional tendiendo a reemplazar ese proyecto por el de un capitalismo dependiente.
El gobierno peronista tiene que enfrentar dos caminos:
1. Resulta indispensable abrir su cauce en el frente nacional a una posición socialista.
2. El frente nacional se irá diluyendo hacia una conciliación con los partidos que expresan
intereses imperialistas.

“Entre la conciliación y la revolución”

Durante este periodo (1953-1955) el peronismo no adopta ningún camino. Esa ausencia de
definición lo enreda en contradicciones paralizantes que favorecen un golpe oligárquico.
 Intenta provocar inversiones imperialistas que cubran las necesidades de capital. Así
sanciona la Ley de Radicaciones extranjeras.
 Giro hacia el capital extranjero.
 Austeridad en la administración y congelamiento de salarios durante 2 años.
Desde el gobierno aparecen manifestaciones nuevas que permitirían suponer la voluntad de
profundizar la Liberación Nacional por senderos revolucionarios:
 El propio Perón se constituye en impulsor de una agrupación de izquierda Nacional.
 Rumores de creación de las “milicias obreras”
 El peronismo acentúa una política de unidad latinoamericana (convenios con Chile y
negociaciones con Brasil frustradas por el suicidio de Vargas)
 Conflicto con la Iglesia: una Iglesia preconciliar cuya participación en el frente siempre se
dio desde la derecha. Este enfrentamiento hace que se desprenda del nacionalismo de
derecha.
 Abre cauce en la Universidad y en la prensa a un desarrollo creciente de las ideas del
nacionalismo popular y de la izquierda Nacional.
 Perón convoca a los trabajadores ferroviarios a proponer nuevas formas de conducción
de la empresa, a modo de cogestión e incluso sugiere a otros gremialistas la posibilidad de
que los sindicatos intervengan en el análisis de costos de las grandes empresas a fin de
aplicar una justa política de precios.

Bombardeo a la plaza de Mayo (16 de junio de 1955)


Atacado por la Iglesia en 1954, pues esta teme una radicalización de las masas y pretende
moderarlas con la creación del Partido Demócrata Cristiano, el gobierno responde no
escatimando insultos a los pastores, hasta que la procesión del corpus christi se constituye en el
infame bombardeo a Plaza de Mayo masacrando al pueblo.
Perón se desplaza desde una posición anticlerical a una posición conciliadora. La pacificación es
desechada por los antiperonistas, pero este ofrecimiento del General debe ser recordado pues él
lo reitera en 1974.
Mientras la burguesía nacional presiona para conciliar intentando asegurar la continuidad
capitalista y poner en caja a los obreros exigentes estos apuntan a trascender los límites en que se
ve empantanado el peronismo presionando en el sentido de profundizar la revolución.
Aquel frente del 45 ya no existe. Solo la clase trabajadora permanece sosteniendo al gobierno. La
oligarquía comprende el peligro que la acecha y la oportunidad que se le presenta. En ese
escenario político, se produce el golpe militar del 16 de setiembre de 1955.

“La Revolución Nacional inconclusa”

El gobierno peronista ha sido derrocado porque el frente nacional ha entrado en disgregación.


Solo los trabajadores exigen armas para jugarse la vida por Perón.
El golpe oligárquico era contra el proceso de Liberación Nacional que el pueblo estaba
desarrollando y por esta razón, era necesario combatir. Perón no reprime a los insurrectos porque
no quiere un derramamiento de sangre- después va a argumentar que entrego su renuncia para
negociar una solución y estos lo traicionaron. Jauretche, sostuvo que la egolatría de Perón lo llevo
a considerar que el golpe militar era contra su persona y no contra el pueblo, ni contra el proceso
de Liberación Nacional que el pueblo estaba desarrollando y por esta razón, era necesario
combatir.
Hay causas más profundas como la desaparición de Evita, la burocracia obsecuente. Ante la
encrucijada Perón no estaba dispuesto a optar: el peronismo no gobernaría sin expresar a esos
obreros que lo que habían rescatado aquel glorioso 45´
El retorno oligárquico del 55´ deviene de la política de Perón de no convertirse en títere de la
burguesía traidora y del imperialismo rapaz, así como su impotencia para dar una salida
revolucionaria, dada la ideología expresada en la “comunidad organizada” como correlato del
frente policlasista. El proceso de Liberación Nacional se interrumpe, la revolución queda
inconclusa.
A partir del 55´el líder del peronismo es desterrado, los sindicatos son intervenidos y sus
delegados presos, con los trabajadores poniendo en marcha la heroica resistencia.