Вы находитесь на странице: 1из 4

Elaboró: Carlos Enrique Hernández Vázquez.

Maestría en ciencias de la educación con formación en docencia e investigación,


Cuatrimestre 1, Grupo “A”.
El oficio docente en la actualidad.
Perspectivas internacionales y desafíos a futuro.

Introducción.
Con el paso del tiempo y varada en el centro de intereses, ya sea, económicos y
sociales, la educación ha sufrido cambios importantes. Uno de estos cambios ha
sido la profesionalización, esto con la finalidad de no solo tener profesionistas,
sino que la educación sea un asunto de profesionales.
La educación evoluciona constantemente, pero desde una perspectiva
comparativa, esta no es igual en cada país, y más aún, evoluciona a ritmos
distintos en cada sector de cada país. Siendo así que su evolución no sea de
manera lineal, sino que son una serie de continuidades, retrocesos y avances
provisorios. Donde conviven las modalidades antiguas con las contemporáneas.
Hoy en día la profesionalización de todo docente es fundamental ya que el papel
del mismo sigue siendo fundamental en lo que atañe a la calidad y la pertinencia
de la educación, y el no quedarse rezagado se vuelve una estrategia
indispensable para estar a la par con lo que el mundo exige.
Como dice Tenti Fanfani, “la profesionalización se convierte en la llave maestra del
mejoramiento de la calidad de la educación” (Tenti Fanfani, 1995).
Es por ello que el presente trabajo expondrá la importancia que tiene la
profesionalización del docente, su impacto en la mejora de la calidad educativa y
los obstáculos que hacen frente a la profesionalización.

Enseñanza y profesionalización a través del tiempo

La enseñanza es un proceso de lenta evolución, estudios en Estados Unidos,


Canadá y Francia demuestran que los docentes reproducen prácticas
pedagógicas de sus predecesores.
Podemos distinguir que la educación pasó por 3 áreas que comprenden un
periodo en particular: la era de la vocación (siglo XVI-XVIII), la era del oficio (siglo
XIX) y la era de la profesión (aparece a la mitad del siglo XX).

La era de la vocación: Aquí la enseñanza era de corte religioso a través de


establecimientos bajo la tutela de las iglesias y comunidades locales, por lo tanto
la enseñanza era considerada como una vocación, siendo esta un movimiento
interno para cumplir con una misión: enseñar. Aquí la educación era dogmática,
donde el niño no aprovechaba al máximo sus capacidades, sino que esta servía
para evangelizarlo. Se aprendía a través de la experiencia e imitación.

La era del oficio: En esta era la enseñanza fue absorbida por el estado y comienza
a ser laica, donde la docente ya tiene un contrato y una remuneración por su
trabajo. Tiene ventajas de largo plazo como la jubilación, protección, seguro y
permanencia en su empleo; al mismo tiempo requiere más exigencias como la
formación. A partir del siglo XIX se difunden las escuelas normales.

La era de la profesión: Martineau ve a la profesión como una dotación de


conocimientos científicos; una agrupación reconocida por el estado; una ética
profesional; como una autonomía profesional; y finalmente como una
responsabilidad profesional (1999). Es aquí donde la profesionalización es un acto
necesario de supervivencia al gremio.

A partir de 1980, EE. UU. abre un proyecto de modernización cuyos fines son: 1)
La mejora del rendimiento educativo, 2) paso del oficio a la profesión y 3) construir
una base de conocimientos (knowledge base) para la enseñanza. Donde la
profesionalización sirve como desahogo a las presiones de la sociedad, se
transforma del oficio a la profesión y donde se construyen conocimientos
científicos que deben ser puestos en marcha.

Los intereses en la educación

La docencia ha pasado una serie de tropiezos hasta la minimización de un empleo


de clase media, sin considerar la importancia de esta en la sociedad actual. El
trabajo docente se vuelve cada vez más complejo: tiene que saber manejar los
escasos recursos; el aumento de la carga administrativa que reduce el tiempo en
el aula; el docente juega papel de psicólogo, padre, madre, policía, motivador,
etc.; el manejo de públicos estudiantiles con dificultades; y exigencias de
autoridades políticas y públicas que minimizan el trabajo como “mano de obra
barata”.

El papel del docente se ha visto desgastado y las condiciones laborales poco a


poco se han ido deteriorando. Al ser un agente responsable de sus actos pasa a
ser evaluable y puede ser comparado a través de una base nacional e
internacional.

Actualmente la investigación sobre el conocimiento docente a nivel internacional


pasa por un estancamiento debido a que es un ámbito subdividido en diversas
disciplinas, y que también la práctica docente está condicionada a intereses
normativos. Pero podemos rescatar 4 aspectos básicos sobre los conocimientos
docentes: los conocimiento de los docentes no son teóricos; los conocimientos
están determinados por el contexto de las interacciones con los alumnos; sus
conocimientos están fuertemente amarrados a su experiencia de vida laboral y;
sus conocimientos están marcados por el contexto socioeducativo.

Conclusión.

La educación es la pieza angular en el desarrollo de los pueblos y naciones, pero


poco a poco, a través de las grandes políticas internaciones, se ha visto
minimizada. Las grandes virtudes del docente ante la vista de los espectadores se
ha ido perdiendo poco a poco. Con estos grandes cambios la profesionalización
ha sido un punto clave, aunque también un arma de doble filo.

A pesar de eso el docente debe de estar, no a favor ni en contra de los grandes


cambios, sino que debe de manipularlos a beneficio de la sociedad, debe de
buscar retomar el lugar que le corresponde y ser creador de grandes
transformaciones. Por lo tanto, debe de manejar la profesionalización como un
agente de mejora, para lograr éxitos de manera personal y para la sociedad.

Para finalizar y a manera de reflexión, el docente debe de comprender que las


utopías educativas no están para encontrarse, sino para buscarse.
Bibliografía

- Maurice Tardif. (2013). El oficio docente en la actualidad.


Perspectivas internacionales y desafíos a futuro
- Tenti Fanfani Emilio, 1995. Una carrera con obstáculos: la
profesionalización docente. Revista del Instituto de Investigaciones en
Ciencias de la Educación.