You are on page 1of 4

¿Qué es una nube híbrida?

Una nube híbrida es una combinación de uno o varios entornos de nube pública y
privada. Es un conjunto de recursos virtuales que utiliza tanto el hardware de la
empresa que usa la nube como el de algún tercero, que gestiona su propio equipo.
Para coordinar dicho conjunto se emplea un software de gestión y automatización,
que permite que los usuarios accedan a los recursos según los necesiten en los
portales de autoservicio, gracias a que pueden escalarse automáticamente y
asignarse de forma dinámica. Esta arquitectura separada, pero conectada, le permite
ejecutar algunas cargas de trabajo en la nube privada, otras en la nube pública,
extraer recursos de ambas, y utilizarlas indistintamente.

Descubra las formas en que Red Hat lo ayuda a implementar nubes híbridas

¿Cómo funcionan las nubes híbridas?


La forma en que trabajan las nubes públicas y privadas como parte de una nube
híbrida no difiere de cómo funcionan de forma independiente: la virtualización
extrae los recursos y los agrupa en las nubes; el software de automatización asigna
estos recursos y las herramientas de gestión proporcionan entornos nuevos. Las
nubes privadas y públicas se convierten en nubes híbridas cuando las interfaces de
programación de aplicaciones (API), las redes privadas virtuales (VPN) o las redes
de área amplia (WAN) conectan los dos entornos con la menor cantidad de
dificultades posible.

Esta interconectividad es la única manera en la que funcionan las nubes híbridas.


Sin ella, solo son nubes públicas y privadas separadas. La calidad de las
conexiones tiene un efecto directo en el funcionamiento de una nube híbrida. La
tecnología más importante de una conexión de nube sólida suele ser la más ignorada:
el sistema operativo.

La uniformidad, la confiabilidad y la flexibilidad del sistema operativo determinan


qué tan buenas son las conexiones entre las nubes públicas y las privadas. Si
utiliza el mismo sistema operativo para diseñar su nube privada, utilice su nube
pública y vincúlelas a una nube híbrida. De esta forma, sus entornos estarán tan
interconectados que perderán relevancia: los usuarios no sabrán ni les importará
dónde se ejecutan las cargas de trabajo. Sin embargo, para diseñar una nube híbrida
como esta, debe comenzar con el sistema operativo.

Ver las posibilidades de comenzar con el sistema operativo


Seguridad de la nube híbrida
La seguridad es una de las principales preocupaciones de las empresas,
independientemente del entorno. Aunque existen algunos desafíos singulares en
cuanto a la seguridad de las nubes híbridas (como la migración de datos, el aumento
de la complejidad y una mayor superficie de ataque), la presencia de varios
entornos puede constituir una de las defensas más fuertes contra los riesgos de
seguridad. Las nubes híbridas brindan a las empresas la posibilidad de elegir dónde
colocar las cargas de trabajo y los datos en función de los requisitos de
cumplimiento, auditoría, política y seguridad. Si las nubes híbridas se diseñan,
integran y gestionan correctamente, pueden brindar la misma seguridad que los
entornos locales tradicionales. De hecho, hay varias razones por las que los
organismos gubernamentales deberían adoptarlas.

Obtener más información sobre la seguridad en la nube


Desarrollo de aplicaciones nativas de la nube
La nube híbrida, DevOps y las aplicaciones nativas de la nube sirven de ayuda para
salvar la distancia entre las arquitecturas monolíticas del pasado y los enfoques
de desarrollo de aplicaciones modernos de la actualidad. Las nubes híbridas
conectan las nubes privadas y públicas (antes los equipos de desarrollo y
operaciones las utilizaban de forma independiente) para que las aplicaciones puedan
trasladarse de un lado a otro entre los entornos y los equipos, según se necesite.
Proporciona una base informática estable para la creación, implementación y
administración de esas aplicaciones.

Permitir la ejecución conjunta de entornos de nube, contenedores y plataformas


virtuales en un entorno de nube híbrida libera a los equipos de desarrollo y
operaciones para lanzar y escalar las aplicaciones según sea necesario. Además, esa
interconexión permite que los equipos de desarrollo y operaciones puedan trabajar
juntos en un modelo de DevOps, un proceso por el cual los equipos trabajan
conjuntamente entre entornos integrados utilizando aplicaciones basadas en
microservicios que reciben el soporte de los contenedores.

Conozca cómo desarrollar aplicaciones nativas de la nube


Por qué Red Hat

Es difícil aprovechar la variedad de ventajas de estas tecnologías cuando los


códigos propietarios dificultan su interacción mutua. Para que una empresa
comprenda el valor de un entorno híbrido, cada entorno debe funcionar en todas las
unidades de negocio y departamentos de TI, no solo en donde se ejecute en una pila
de software homogénea. Las empresas siempre han ejecutado un conjunto heterogéneo
de tecnologías. Hoy en día, esta característica se observa con las nubes híbridas.
Sin embargo, los silos en la nube basados en tecnología propietaria no son la
solución correcta, razón por la cual todos nos interesamos por las nubes híbridas
abiertas.

Las nubes híbridas abiertas confieren a los entornos híbridos la interoperabilidad,


la portabilidad de las cargas de trabajo y la flexibilidad del open source. Cuentan
con el respaldo de miles de desarrolladores de cientos de comunidades que crean
plataformas que unen los centros de datos con las nubes, incorporan infraestructura
con contenedores y prueban las limitaciones de seguridad. Las soluciones de open
source tienen en cuenta la interoperabilidad a largo plazo y simplifican el proceso
de desarrollo al migrar de un proveedor de nube a otro, o de un entorno local a uno
basado en la nube.

Nuestra cartera de productos de nube puede unir entornos porque optimiza las
aplicaciones tradicionales, brinda soporte a las aplicaciones nativas de la nube y
crea una experiencia unificada entre ellas.

¿Qué es una nube híbrida?


Una nube híbrida es una combinación de uno o varios entornos de nube pública y
privada. Es un conjunto de recursos virtuales que utiliza tanto el hardware de la
empresa que usa la nube como el de algún tercero, que gestiona su propio equipo.
Para coordinar dicho conjunto se emplea un software de gestión y automatización,
que permite que los usuarios accedan a los recursos según los necesiten en los
portales de autoservicio, gracias a que pueden escalarse automáticamente y
asignarse de forma dinámica. Esta arquitectura separada, pero conectada, le permite
ejecutar algunas cargas de trabajo en la nube privada, otras en la nube pública,
extraer recursos de ambas, y utilizarlas indistintamente.

Descubra las formas en que Red Hat lo ayuda a implementar nubes híbridas

¿Cómo funcionan las nubes híbridas?


La forma en que trabajan las nubes públicas y privadas como parte de una nube
híbrida no difiere de cómo funcionan de forma independiente: la virtualización
extrae los recursos y los agrupa en las nubes; el software de automatización asigna
estos recursos y las herramientas de gestión proporcionan entornos nuevos. Las
nubes privadas y públicas se convierten en nubes híbridas cuando las interfaces de
programación de aplicaciones (API), las redes privadas virtuales (VPN) o las redes
de área amplia (WAN) conectan los dos entornos con la menor cantidad de
dificultades posible.

Esta interconectividad es la única manera en la que funcionan las nubes híbridas.


Sin ella, solo son nubes públicas y privadas separadas. La calidad de las
conexiones tiene un efecto directo en el funcionamiento de una nube híbrida. La
tecnología más importante de una conexión de nube sólida suele ser la más ignorada:
el sistema operativo.

La uniformidad, la confiabilidad y la flexibilidad del sistema operativo determinan


qué tan buenas son las conexiones entre las nubes públicas y las privadas. Si
utiliza el mismo sistema operativo para diseñar su nube privada, utilice su nube
pública y vincúlelas a una nube híbrida. De esta forma, sus entornos estarán tan
interconectados que perderán relevancia: los usuarios no sabrán ni les importará
dónde se ejecutan las cargas de trabajo. Sin embargo, para diseñar una nube híbrida
como esta, debe comenzar con el sistema operativo.

Ver las posibilidades de comenzar con el sistema operativo


Seguridad de la nube híbrida
La seguridad es una de las principales preocupaciones de las empresas,
independientemente del entorno. Aunque existen algunos desafíos singulares en
cuanto a la seguridad de las nubes híbridas (como la migración de datos, el aumento
de la complejidad y una mayor superficie de ataque), la presencia de varios
entornos puede constituir una de las defensas más fuertes contra los riesgos de
seguridad. Las nubes híbridas brindan a las empresas la posibilidad de elegir dónde
colocar las cargas de trabajo y los datos en función de los requisitos de
cumplimiento, auditoría, política y seguridad. Si las nubes híbridas se diseñan,
integran y gestionan correctamente, pueden brindar la misma seguridad que los
entornos locales tradicionales. De hecho, hay varias razones por las que los
organismos gubernamentales deberían adoptarlas.

Obtener más información sobre la seguridad en la nube


Desarrollo de aplicaciones nativas de la nube
La nube híbrida, DevOps y las aplicaciones nativas de la nube sirven de ayuda para
salvar la distancia entre las arquitecturas monolíticas del pasado y los enfoques
de desarrollo de aplicaciones modernos de la actualidad. Las nubes híbridas
conectan las nubes privadas y públicas (antes los equipos de desarrollo y
operaciones las utilizaban de forma independiente) para que las aplicaciones puedan
trasladarse de un lado a otro entre los entornos y los equipos, según se necesite.
Proporciona una base informática estable para la creación, implementación y
administración de esas aplicaciones.

Permitir la ejecución conjunta de entornos de nube, contenedores y plataformas


virtuales en un entorno de nube híbrida libera a los equipos de desarrollo y
operaciones para lanzar y escalar las aplicaciones según sea necesario. Además, esa
interconexión permite que los equipos de desarrollo y operaciones puedan trabajar
juntos en un modelo de DevOps, un proceso por el cual los equipos trabajan
conjuntamente entre entornos integrados utilizando aplicaciones basadas en
microservicios que reciben el soporte de los contenedores.

Conozca cómo desarrollar aplicaciones nativas de la nube


Por qué Red Hat

Es difícil aprovechar la variedad de ventajas de estas tecnologías cuando los


códigos propietarios dificultan su interacción mutua. Para que una empresa
comprenda el valor de un entorno híbrido, cada entorno debe funcionar en todas las
unidades de negocio y departamentos de TI, no solo en donde se ejecute en una pila
de software homogénea. Las empresas siempre han ejecutado un conjunto heterogéneo
de tecnologías. Hoy en día, esta característica se observa con las nubes híbridas.
Sin embargo, los silos en la nube basados en tecnología propietaria no son la
solución correcta, razón por la cual todos nos interesamos por las nubes híbridas
abiertas.

Las nubes híbridas abiertas confieren a los entornos híbridos la interoperabilidad,


la portabilidad de las cargas de trabajo y la flexibilidad del open source. Cuentan
con el respaldo de miles de desarrolladores de cientos de comunidades que crean
plataformas que unen los centros de datos con las nubes, incorporan infraestructura
con contenedores y prueban las limitaciones de seguridad. Las soluciones de open
source tienen en cuenta la interoperabilidad a largo plazo y simplifican el proceso
de desarrollo al migrar de un proveedor de nube a otro, o de un entorno local a uno
basado en la nube.

Nuestra cartera de productos de nube puede unir entornos porque optimiza las
aplicaciones tradicionales, brinda soporte a las aplicaciones nativas de la nube y
crea una experiencia unificada entre ellas.