Вы находитесь на странице: 1из 2

Relación Naturaleza – Cultura David Ocanto

Una de las primeras nociones de cultura es aquella que se relaciona con el


“cultivo” de facultades y actividades netamente humanas, que en similitud al
cultivo de la naturaleza, su realización rinde frutos. ¿Qué diferencia los frutos
de la cultura de los de la naturaleza? Y más allá ¿Cómo se relacionan cultura y
naturaleza? Y ¿Cuál es la naturaleza humana? Estas interrogantes han tenido
múltiples respuestas, algunas contradictorias, lo importante es que estas
posiciones surgieron desde la antigüedad y aun hoy día seguimos su trayecto.

1. Una postura indica que la cultura es un desarrollo de la naturaleza, su


máxima expresión y posibilidad de progreso. O en todo caso se tratarían como
partes en un mismo proceso, una continuidad, sólo que la humanidad pone una
diferencia por sus cualidades, que no comparten otros seres vivos.

2. Por otra parte, se argumenta que la cultura es la diferencia con la


naturaleza, como contraparte entre polos. En este sentido, se diferencia la
realidad como natural y humana.

3. También se ha colocado a la cultura como superior a la naturaleza y por


tanto cada vez más alejada de ésta. En una postura radical se habla incluso de
“dominar” la naturaleza, y hasta de dominar las sociedades que sean mas
“naturales”, en el entendido que son inferiores o primitivas.

4. Incluso se ha tomado a la cultura como un obstáculo para el desarrollo


“normal” o propio de la naturaleza, de esta manera se buscaría el aspecto
natural de la humanidad, para contrarrestar la decadencia de la sociedad.

Hoy en día es importante conocer que cuando se habla de la relación


naturaleza -cultura se trata de establecer también cuáles son las mejores
formas de estudiar lo cultural: con los mismos métodos que las ciencias
naturales, con metodologías distintas, tomando en cuenta la realidad natural
pero sin confundirla con la social, etc. Es decir, dependiendo de cómo
definamos la relación cultura-naturaleza también estamos definiendo sus
posibilidades de estudio. Si todo lo que distinguiría a los seres humanos de la
naturaleza son sus producciones y acciones, entonces la cultura pasaría a ser
“todo lo que hace el hombre”, como dicta el sentido común acerca de estos
temas. Esta concepción muy difundida lleva en sí misma un inconveniente: Si
se parte del supuesto de que cultura es todo lo que hace el hombre, por una
parte se refuerza la importancia de todos los productos humanos como
culturales pero, por otra, se convierte en una temática prácticamente imposible
de estudiar. ¿Cómo se resuelve éste conflicto? Sobre la sociedad y sus
elementos constituyentes Una posibilidad es estudiar la sociedad en sus
componentes, es decir, comprender que todos los procesos son sociales,
colectivos, que implican un hacer compartido, y que al mismo tiempo tienen
una especificad y campos comunes de acción. Podemos imaginar la sociedad
como la interacción de esferas de acción (política, cultura, economía) que en
distintas épocas y sociedades cobran mayor o menor importancia en la
definición de la misma. El sistema social entonces estaría conformado por
varios subsistemas, interrelacionados, interdependientes, de importancia
variable según la época y con zonas compartidas de interés. Entonces ningún
subsistema es autónomo, sino que se halla integrado con los otros subsistemas,
sin embargo dentro de cada subsistema pueden clasificarse distintos campos
de acción, por ejemplo, dentro del cultural podemos encontrar: el arte, la
ciencia, la ideología, las humanidades, etc. Esta clasificación “funcional” nos
permite visualizar los elementos o temas culturales específicos que queramos
estudiar, sin olvidar sus relaciones con el resto de lo social. Así mismo deja
claro la imposibilidad de la absorción de un subsistema por los otros, tentación
teórica que ha estado presente en el desarrollo de las ciencias sociales. Se trata
de entender la distinción entre las esferas, pues aun compartiendo zonas se
pueden estudiar por separado. De esta manera se deja de lado la generalidad
de los conceptos y se avanza en la posibilidad de profundizar los estudios
culturales.