Вы находитесь на странице: 1из 3

REFLEXIONO MI PRÁCTICA PEDAGÓGICA

PRODUCTO MÓDULO 4

Mg. Digna Isabel Rosales Farfán

Profundizar en el “ser docente hoy” significa reflexionar en torno a mi rol como docente, el
saber pedagógico y didáctico en su relación con la sociedad del conocimiento y con la
responsabilidad ética e ineludible que los docentes tenemos hoy en la formación de
ciudadanos capaces de contribuir a la “ciudadanización” de la democracia. El ser docente
actualmente, es un ser demandado y emplazado; que requiere interrogar su papel, repensar
y reconstruir el saber pedagógico y didáctico, pero por sobre todo es imperativo que las
instituciones formadoras se pregunten dónde deben poner el acento. Es decir, discriminar
entre lo sustantivo y lo secundario, lo esencial y lo accesorio si desean contribuir al cambio
necesario en el ser docente de hoy y del futuro.

La educación se podría concebir, como la combinación del arte de enseñar con la ciencia de
aprender. Enseñamos con la intención de ayudar al desarrollo integral del que aprende, ya
que lo consideramos un ser total, biopsicosocial espiritual; para que forme ciertos valores
que le permitan interactuar adecuadamente en la sociedad. Siendo además el aprendiz en
relación a sus posibilidades, un ser que aporta en el proceso de desarrollo; de enseñar y
aprender de las demás personas que interactúan con él, en un proceso de intercambio,
apoyo y ayuda bilateral. Como principios pedagógicos que guían mi práctica pedagógica se
encuentran: Tomar decisiones autónomas, con independencia, libertad y responsabilidad;
tolerar opiniones y modos de actuar diferentes, valorar las inquietudes y los esfuerzos de
cambio, generar experiencias de aprendizaje significativas y creadoras, respetar la
sensibilidad e individualidad evitando imponer ideas o formas de pensamiento.

Por lo explicitado, considero mi filosofía docente como el planteamiento de un conjunto de


valores y saberes que busco inculcar en mis estudiantes a través de una construcción
conjunta, rescatando los intereses particulares de cada uno de los integrantes del grupo a fin
de alcanzar un saber socializante.

Además de alcanzar el más alto nivel de aprendizaje, mis metas proponen desarrollar un
ambiente agradable de trabajo con respeto, participación, honestidad y congruencia entre los
participantes: de esa manera el estudiante obtendrá un aprendizaje significativo, es decir,
dicho aprendizaje permanecerá en el tiempo permitiéndole así ser la base de nuevos
aprendizajes, así como insumo esencial para la solución de problemas.

Para mí, la enseñanza debe ser de calidad, pero al mismo tiempo agradable, interesante y
sobre todo con alto grado de aplicación práctica. Como maestra, busco motivar a los
estudiantes, deseo que visualicen la importancia de la materia que estén estudiando, lo que
mejorará no sólo su desarrollo profesional sino también personal.
En la institución, me interesa homologar las habilidades y saberes que tienen nuestros
estudiantes ya que actualmente los grupos se forman de manera heterogénea en cuanto a
habilidades y saberes se refiere.

Enseñar mi profesión es destacar los aspectos más importantes del análisis económico con
el objeto de comprender, transformar y mejorar el entorno en el que como individuos nos
desarrollamos y conformamos un determinado tipo de sociedad.

A mi manera de ver, un profesor debe preocuparse por el grado de aprendizaje de sus


estudiantes cerciorándose de que las técnicas utilizadas son las más adecuadas para ese
grupo o para ese integrante del grupo, asimismo, debe asegurarse de que el estudiante
pueda externar sus inquietudes en relación con sus expectativas o requerimientos que el
área tenga para su formación. De esa manera el estudiante cooperará en la construcción de
un mejor curso puesto que con ello asume comprometerse con lo acordado conjuntamente
para el beneficio del grupo.

Mi filosofía busca cubrir el diferencial que comúnmente observamos entre el conocimiento


transferido a los estudiantes y su capacidad para retenerlo por no encontrarle significación
alguna es decir por no encontrarle utilidad ya sea para resolver problemas o para explicarse
la realidad de los acontecimientos cotidianos. El conocimiento resulta significativo cuando le
dice algo al estudiante, le significa la posibilidad de resolver un problema o entender una
problemática y poder idear la solución.

Finalmente, mi filosofía me exige poner un alto interés en el aprendizaje de cada uno de mis
estudiantes y profundizar en los temas con el objeto de ayudar a todos aun cuando algunos
no requieran dicha profundidad. La educación que brindemos a nuestros estudiantes, por
tanto, debe contribuir en su formación académica y humana y somos los docentes quienes
consolidamos en las aulas tan noble aspiración.

No se trata de repetir palabras como: obligatoriedad, gratuidad, laicismo, democracia,


nacionalidad, convivencia, entre otras., sino asumirlas en la vida cotidiana en las aulas con la
finalidad de que los alumnos hagan suyos estos valores como forma de vida. De esa manera
los jóvenes en la formación superior podrán asumir responsablemente sus actos y las
consecuencias que de ellos emanen.

En sí, la formación académica en la educación superior debe tender al desarrollo de


competencias para la vida atendiendo los pilares de la educación: aprender a aprender,
aprender a hacer, aprender a ser y aprender a convivir; es decir a través del aprendizaje y
desarrollo de contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales coadyuvar en la
formación de individuos críticos, creativos y reflexivos que sepan enfrentar con asertividad y
eficacia las situaciones que la vida les presente.
ACCIONES DE MEJORA

Como responsable de la formación integral de los estudiantes del IESPP. y de su mejora


continua siempre busco capacitarme a través de la:
Participación en curos talleres de: Educación Inclusiva.

Participación en el Taller semipresencial de actualización: “Investigación e Innovación en el aula”,


dirigido a docentes de la institución y autorizado según Resolución Directoral de la UGEL-
Sullana Nº 004466.

Participación en el Taller semipresencial de “Administración de una plataforma virtual como


Docente – Tutor virtual”, autorizado según oficio Nº 7484- 2014- GOB. REG.PIURA- DREP- DGP

Taller Macro regional sobre el Programa de Fortalecimiento a docentes formadores de


Comunicación, Matemática y Tutoría del primer y segundo semestre de los IESPP. e IESP
públicos.

Me desempeñé como especialista en diversos programas de PRONACAP Y como capacitadora


del Programa de especialización promovido por el MED y ejecutado por la Universidad Nacional
de Piura.

Cada vez estoy más convencida de la necesidad de una formación docente para los profesores
de institutos superiores pedagógicos. Una aproximación inicial a la docencia, basada únicamente
en una seria reflexión sobre la propia práctica personal puede servir a mis colegas más
experimentados, pero yo no tengo la suerte de ser tan hábil y necesito, por lo menos, estudiar lo
que hacen otros en contextos equivalentes o a nivel nacional. Si además esos otros ordenan sus
experiencias y me las transmiten (si me enseñan a enseñar), tanto mejor. En consecuencia,
desde hace muchos años, como lo manifestaba anteriormente; he asistido a más de una
veintena de clases o talleres de formación docente que me han dado ideas para mejorar mi
docencia y me han sugerido nuevas fuentes de estudio. Una de las ideas es generar informes de
las áreas donde analizar el desarrollo de la docencia y proponer planes de mejora e instrumentos
para evaluarla. En esta línea, he leído dos libros publicados este año que me han parecido muy
interesantes “Procesos del aprendizaje” del doctor Víctor Hugo Martel y “Logro de competencias
en la educación” del magíster Nicanor Moya Rojas. Que de alguna manera mejoraron mi
actividad pedagógica. He comenzado a emplear las prácticas calificadas, la autoevaluación Y
coevaluación conjuntamente con la heteroevaluación, que tuvo resultados satisfactorios, donde
los estudiantes reflexionan in situ sobre sus errores e indecisiones académicas.