Вы находитесь на странице: 1из 10

Almas Gemelas, Almas Karmicas, Almas

Afines, Almas Compañeras Almas


Dhármicas
ALMAS COMPAÑERAS: Son almas que se encuentran en esta vida para compartir,
estudios, trabajos, misiones, proyectos, temas específicos política, médicos, clientes,
colegas, parientes, alumnos, hay un aprendizaje. No siempre son personas conocidas de
otras vidas.

ALMAS AFINES: Son atraídas por afinidad. Cualquier integrante de la familia puede
ser un alma afin, puede ser una pareja, pueden ser personas del mismo sexo. Los amigos
muy cercanos, las personas que consideramos maestros de nuestra vida, nuestros amigos
de colegio, nuestros amigos de toda la vida, compañeros de trabajo y cualquier persona
que consideremos de gran influencia positiva en nuestra vida se cataloga como almas
afines. Vidas pasadas.

ALMAS AFINES KARMATICAS. son aquellas personas con los que puede haber
diferencias y rechazo debido a que tenemos asuntos pendientes que resolver que
proceden de otras encarnaciones. La clave para liberarnos de esta relación es el perdón
desde el corazón entendiendo la situación. Son personas con las que vinimos a cerrar
ciclos y sobrepasar tormentas eventuales. Puede ser familia, pareja, amigos etc. Puede
unir tanto el amor como el odio, por eso es tan difícil separarse de personas que nos
hacen daño, estamos atados a ellas. Hay deudas de vidas pasadas.

ALMAS AFINES DHARMICAS: son aquellos que se acercan a nosotros o nosotros a


ellas porque tenemos temas que trabajar juntos, pero desde la afinidad, colaboración,
compañerismo y la ayuda mutua. Si bien puede haber vidas pasadas juntas, no hay
deudas o conflictos previos que sobrepasar. Uno se siente automáticamente atraído
hacia ellos y se entrelaza una relación muy bonita. Vidas pasadas.

. Las personas que atraemos en el área del amor en nuestras relaciones de pareja,
contienen información muy útil respecto a nuestras vidas pasadas y estamos viviendo
una experiencia en esta vida por una razón.

Amor a primera vista, cuando decimos “realmente me enamoré en cuanto lo vi por


primera vez”, en realidad nos encontramos reaccionando al reconocimiento de que esa
persona ha tenido que ver con nosotros en vidas pasadas y aunque nuestra conciencia no
lo recuerda, nuestra alma lo reconoce y activa en ambas personas.

A veces nos encontramos con un alma afín sólo para casarnos y tener hijos juntos. Una
vez resuelto el vínculo que traíamos de otras vidas la relación termina, esto es otra de
las cosas que les cuesta realmente entender a las personas y allí es donde uno de los dos
se ancla en el dolor y la angustia de la separación. A veces, el karma fundamental que
un niño tiene que resolver es con su madre, y si no hay otras condiciones kármicas que
dispongan otra cosa, el padre se eclipsará de su vida y su relación.
También hay karmas con los abuelos y los padres desaparecen de su vida por ejemplo
mediante un accidente trágico, a veces el karma es sólo entre hermanos, y ambos padres
desaparecen. Allí hay un ejemplo muy claro, las personas abandonadas al nacer y
dejadas en instituciones, tienen un karma que resolver con las personas que los atienden
allí y con sus padres adoptivos. Muchos se anclan en el sufrimiento por no dejar una
relación y mientras experimentan odios, enfermedades, rencores, manipulaciones y
realmente se experimentan como lo que no son. Hay que cerrar círculos no abrir nuevos.

Reflexiona un poco y analiza lo que sientes en tu interior. El sentimiento es el lenguaje


de nuestra alma y debemos aprender a interpretarlos. Somos todos cocreadores y somos
todos merecedores de ir en la conquista de la felicidad plena y total, esta se experimenta
cuando nuestro ser interior, nuestra alma y nuestra esencia empieza a madurar.

Las almas o llamas gemelas:

El alma gemela es algo diferente a las almas afines, es nuestra otra mitad, es nuestro
complemento. En el principio, éramos entidades únicas, éramos una monada, éramos
chispas de la divinidad, pero ante el creador, acordamos con beneplácito descender al
plano de la tercera dimensión a continuar la obra creativa de la humanidad, cumpliendo
una misión conjunta que se vislumbrara luego de aprendizajes mutuos y el reencuentro.
Dado que el mundo que conocemos es el reino de la polaridad, tuvimos que dividirnos
en dos mitades iguales en esencias pero en distinto grado de ubicación.

El plan consistía en vivir vidas separadas y cumplir funciones diferentes a través de


diversas encarnaciones, hasta que habiendo experimentado todas las formas de nuestras
cualidades únicas a través de distintas encarnaciones y recuperado nuestro recuerdo de
quien somos comprendiendo nuestro adn genético . Luego de muchas encarnaciones
cuando nuestra alma residiese preparada estamos listos para el reencuentro. Una vez
logrado éste, con las condiciones del cielo (poder de dios: la bendición de dios), el
poder del hombre (la voluntades humanas ) y el poder de la tierra (las circunstancias
climáticas, el espacio, el tiempo ,la luz, la alimentación y el agua) podríamos cumplir
nuestra misión conjunta.

Tu alma gemela puede estar encarnado junto a ti, o puede estar en une estado espiritual,
pero siempre que aparece en nuestra vida es para mostrarnos los aspectos elevados de
nuestra alma y el camino hacia el cual dirigirnos para seguir creciendo, allí es donde
realmente comprendemos ¿quién somos? El alma gemela nos acerca a nuestro propósito
elevado. Tenemos muchos compañeros de almas afines pero una sola alma gemela con
la que logramos activar el fuego sagrado de nuestra llama gemela. Lo que se siente
cuando uno se encuentra con esta persona si esta encarnada es algo que no se puede
describir con palabras, es totalmente indescriptible y maravilloso. Es un amor más allá
de toda dimensión. Es un sentimiento inefable con palabras y es una experiencia
extraordinaria.

A lo largo de la vida, desde el libro mas sagrado, que es la biblia, van apareciendo
distintos textos y expertos que nos recuerdan que existe un alma gemela que encontrar y
que nos espera. Hay personas que nos hablan del tema, hay muchos libros que leemos
donde se menciona, hay conferencias sobre el tema, hay filosofías al respecto pero nada
se compara con la experiencia de reencontrarse. Esta requiere un nivel consonante de
evolución mutua, para que el recuerdo de quien es quien pueda resonar en nosotros y la
alianza se pueda engendrar, es preciso estar al mismo nivel de evolución global: cuerpo,
mente y alma.

Una vez que nos reunamos con el alma gemela, podremos viajar al cielo, al paraíso, al
centro de la galaxia, a otras galaxias, a experimentar otras formas de vida o simplemente
regresar flotando hasta el centro de la fuente de creación según su creencia existencial
siempre será: al seno de dios padre y madre todopoderoso. Para que aparezca, no hay
que llamarlo, buscarlo o mandarle faxes, correo electrónicos o cartas al universo. Solo
hay que centrarnos en nuestras tareas personales y en lo posible a diario hacer una
oración de agradecimiento a dios por la existencia del alma gemela y que te permita
dilucidar las circunstancia de su encuentro.

En ocasiones se enfrentaran a diversas relaciones donde creerán estar ante su alma


gemela y la otra persona no parece darse cuenta o simplemente presenta un rechazo.
Allí debemos entregar la situación al universo. Lo mas probable es que ocurra alguna de
las siguientes opciones posibles: la persona cambia su actitud hacia nosotros, se acerca,
cambia y se reconocen., o aparece otra persona con las cualidades necesarias que
realmente resulta ser tu complemento afín. Si tu alma gemela no ha aparecido aun, no
tienes que preocuparte.

Cada persona con la que te vincules es un maestro en el gran aprendizaje del amor.
Todas tus experiencias amorosas sean kármicas o dhármicas son una preparación para
ese reencuentro final. Trata de aprovechar al máximo cada encuentro personal y estarás
mas y mas cerca de tu alma gemela. Si esta no ha aparecido es una señal de que todavía
tienes mucha combinaciones que evolucionar en tu vida globalmente.

lmas Gemelas.

Un alma gemela es tu propio espíritu identificado en otra persona. De esa forma, el


mismo espíritu, la misma alma, en algún momento de su evolución y precisamente para
su perfeccionamiento, decidió y fue decidida para habitar en dos cuerpos y hacer que
durante la ilusión del tiempo lineal, cuando estos cuerpos se encuentren y reencuentren,
sientan perfecto cómo se trata del mismo espíritu siempre, fundamentalmente para darse
ayuda a conocerse y conocer y para compartir de los hallazgos. Aquí la ayuda es plena,
amorosa, total y desinteresada durante todo el tiempo que esté marcado en la evolución
de ese ser, así como experimentar la dicha del más puro, enriquecedor y verdadero
hecho de compartir. Este tiempo de ayuda para conocer y compartir puede ser por
muchas y muchas vidas, cientos de ciclos terrestres. De hecho, cada vez que hablo de
almas gemelas, me gusta hacer alusión a la palabra “gemelo” desde el punto de vista de
la carpintería, donde se hace alusión a un madero que se empalma a otro para darle más
resistencia. Pienso que en carpintería hay más comprensión de lo “gemelo” de un alma
gemela que en otras áreas.

La capacidad para darse cuenta de este encuentro, es decir, la forma para


encontrar a tu alma gemela, dependerá de la propia decisión personal de cada persona
para irse desprendiendo de las capas de falsa identidad que les cubre (su ego) y así
manifestar más su espíritu para que de esa forma, sin buscar, sino como hermosa
consecuencia de vivir cada vez más momentos en contacto con su verdadero ser –su
espíritu- casi a manera de premio vital, se encuentren con su alma gemela. He
desarrollado la idea de que este encuentro es tan sublime, único y hermoso, que por ello
en cada vida se nos da la oportunidad de jugar los juegos del ego y optar, ejerciendo el
don humano de elegir, por desprenderse de dicho ego en cada ciclo para experimentar la
dicha del reencuentro en cada vida, haciéndola así tremendamente atractiva. Y
precisamente al mismo tiempo, esta es la razón por la que muy pocas personas han
encontrado a su alma gemela: se han identificado tanto con su ego y actúan tan
intensamente desde ese poder de identidad que, precisamente es su ego lo que les
estorba poderosamente para ver, para descubrir, para encontrar-se. Para más claridad
conceptual de nuestra dualidad como humanos en las diferencias entre nuestro ego y
nuestro espíritu, refiérete a mi libro El verdadero éxito en la vida, más allá del ego,
donde he podido publicar todo un extenso estudio del tema.

En pedagogía tengo entendido que existe una teoría que facilita la deducción de
lo que es, partiendo de lo que no es. De esa forma, primero enunciaré brevemente…

Lo que no es una relación de Almas Gemelas:

- No es una relación necesariamente romántica. De hecho, no suele serlo. Aquí no


hay romance, hay algo que lo rebasa.

- No es exclusiva entre hombres y mujeres. En diferentes vidas puede ser entre


mismos o diferentes géneros. Dependerá de lo que deban aprender para que se decidan y
sean decididas en habitar cuerpos de determinados géneros.

- No es una relación que se deba buscar. De hecho no se busca, simplemente se


encuentra.

- No es una relación cuyos parámetros de comportamiento se puedan entender o


designar por medio de los nombramientos o etiquetas sociales conocidos. En la basta
sociedad común, sustentada en el ego con sus tipos de relación legales o formales, no
existen las palabras para designar a estas relaciones. No son amigos, no son amantes, no
son concubinos, no son novios, no son matrimonio, no son pareja. Son Almas Gemelas.

- No son relaciones donde exista ningún tipo de control. Toda relación humana que
no sea Almas Gemelas, en mayor o menor grado sostienen un tipo de control. Al ego le
encanta controlar la vida de otros. Las Almas Gemelas no tienen el más mínimo interés
en controlar nada de la otra persona.

- En Almas Gemelas no se compite nunca, por nada, ni por familias, ni por


posición social, ni por estatus ni por logros (a diferencia de lo que pasa en otras
relaciones humanas).

- No necesitan determinado tiempo o espacio para saber que están en contacto. Las
Almas Gemelas no se ven limitadas únicamente al espacio físico o temporal para
comunicarse. Aunque lo pueden preferir en algún momento dado, no les es cuestión
indispensable para sentirse unidos.

- No es una relación que fácilmente se pueda disolver. De hecho, una vez que
encuentras a tu alma gemela, es indisoluble en su máximo grado, incluso luego de las
pruebas de separación que en cualquier otra relación terminaría con el nexo. Aquí lo
único que los separa a nivel corpóreo, momentáneamente, es la muerte.
Ahora bien, qué quedaría luego de lo anterior. Pues lo que es, lo que verdaderamente es
la relación de Almas Gemelas. Bajo mi experiencia, y expresándome desde el estado de
conciencia que he alcanzado hasta hoy, puedo decir…

Lo que es una relación de Almas Gemelas:

- Es una relación de dos personas donde ambas encuentran su propia alma en sí


mismas y en el otro u otra al mismo tiempo. El hallazgo marca la vida como una
referencia difícil de explicar a quien no la ha vivido.

- Al principio es una relación donde frente a un desconocido como persona,


descubres que su alma o espíritu te es perfectamente conocido. Te sientes a ti mismo en
esa persona. La confianza se sucede en automático. Hay una franca e innegable
sensación de ya haber conocido a esa persona, a ese perfecto desconocido. La atracción
no es de cuerpos, el enamoramiento no es de la forma de ser, ambos, atracción y
enamoramiento son del alma.

- Es una relación donde la sorpresa suele sucederse al descubrir que ambos tienen
los mismos gustos. Exactamente los mismos, tanto en comida como en colores, ropa,
destinos para viajar, etc.

- Es la perfecta compañía. Perfecta.

- Suele ser la única compañía que se siente como necesaria y al mismo tiempo no
serlo. Esta paradoja sólo se sucede en Almas Gemelas porque uno es el otro al mismo
tiempo que uno es uno mismo y así se puede necesitar y no, del otro. Todos los demás
tipos de relación se pueden preferir en algún momento para deleite de los sentidos del
cuerpo o para subsanar la conciencia, pero ninguna es necesaria para el alma salvo esta.

- Es la relación con quien se experimenta el más puro amor que rebasa toda
necesidad corpórea o necesidad alguna, alcanzando y disfrutando juntos varios
momentos de plenitud de vida. Aquí hay un amor que es el pasaporte a un misterio.

- Es la relación donde la colaboración es su más automático proceder. Nunca


compiten por nada, colaboran en todo lo que puedan para ayudar al otro a crecer. Almas
Gemelas siempre se están regalando cosas, no solo en fechas marcadas como ideales
para ello (cumpleaños, navidad, etc.), sino todo el año, todo el tiempo, para colaborar en
el crecimiento del otro. De hecho, lo que uno compra para sí mismo casi siempre lo pide
doble, para darle otro igual a su alma gemela.

- El primer pensamiento de un alma gemela cuando se encuentra en un momento


de gozo es: ¡Cómo me gustaría que mi alma gemela estuviera aquí conmigo para
disfrutar más estando juntos! Me hace mucha falta para que este gran gozo sea total".
No se suele pensar en nadie más en esta tesitura. Eso pasa estando de viaje, comiendo
un exquisito platillo, escuchando algún conciernto inolvidable o apreciando alguna
sublime obra de arte. Tal vez por esto se disfrute tanto leer juntos.

- Es una relación donde la comunicación casi no es razonada, sino intuida. De


hecho, si intentan entender razonando mucho de lo que viven, no lo alcanzan a
comprender. Si dejan de razonar, abren su intuición y comprenden por medio de ella
que todo así debía suceder. Por ello es una relación que ellos intuyen así debe ser, y que
al mismo tiempo los demás no entienden. Los demás razonan, ellos intuyen.

- Es una relación donde el poder de la presencia física o mental es tremendo, al


grado que en muchas ocasiones no hay que decirse nada, sino solo estar, sino solo verse
o incluso más allá: solo pensarse; solo saber que el otro está cerca, quizá basta saber que
está en la ciudad o en el país. Con eso basta para sentirse bien.

- Es una relación donde uno siente lo que siente el otro, tanto cuando comentan y
comparten los hechos que les sucedieron… como si no. Suele existir paraempatía, es
decir, lo que siente uno en su cuerpo físico, el otro lo puede llegar a sentir también y al
mismo tiempo en el suyo aunque esté del otro lado del mundo.

- Es una relación donde hay un profundo y sostenido interés por la vida del otro,
donde llegan a descubrir que uno de sus más preciados e invaluables tesoros es la
amorosa atención que se brindan constantemente. Se escuchan como con nadie. Se
ponen atención como con nadie. Se interesan en la vida del otro como nadie lo hace con
ellos. Y solo se interesan en saber por el placer de saber, y la información que recaba
uno del otro nunca es con el más mínimo interés de controlar o dominar nada.

- Las facultades de telepatía, paraempatía, clariaudiencia y percepciones


extrasensoriales en general, se ven francamente incrementadas en su posibilidad de
suceder entre Almas Gemelas.

En general, esto fue lo que vino a mi mente y corazón para esbozarte lo que es y lo que
no es un Alma Gemela. Quizá te sirva como guía para confirmación del encuentro que
puedas tener.

Una de las preguntas que más comúnmente he recibido es cuando la gente me


cuestiona acerca de si su esposa, esposo, novio o novia puede ser su alma gemela. Mi
respuesta es sí. Puede ser. Un alma gemela puede ocupar también un rol más conocido
en la sociedad y con ello sus comportamientos clásicos pero sin conflictos; en cambio,
un rol conocido en la sociedad (esposo-a, novio-a, pareja) no siempre es un alma
gemela, de hecho, las menos de las veces sucede así.

Vida sexual entre almas gemelas claro que se puede suceder, sobre todo cuando
existe el empalme de alma gemela y noviazgo o esposo(a). Pero en almas gemelas
puras, no hay necesidad imperiosa de actividad sexual, y si la hay –evento en extremo
extraño- descubren que en el sexo no hay ningún compromiso. En las relaciones de
pareja convencionales (donde no hay almas gemelas), se suele genitalizar la fidelidad y
se vive en la debilitante creencia de la posesión del otro. En las ocasionales relaciones
sexuales entre almas gemelas, descubren que la única fidelidad auténtica reside en el
alma y el compromiso no es un objetivo sino una consecuencia de tal. De hecho, estos
temas sexuales pocas veces revisten importancia alguna para almas gemelas porque el
cuerpo y el deseo no son parámetros de prioridad ninguna entre ellos.

A nivel individual, se puede dar el caso de que cada alma gemela pueda tener
una relación social o sexual con otra persona. Cada una de las almas gemelas puede
tener por su lado a alguien con quien estar casado o casada, tener pareja, novio o novia,
o grandes amigos. Aquí el "problema" (fundamentalmente en tiempos) es para la pareja,
ya que la relación entre almas gemelas es imposible de competir, inalcanzable para todo
tipo de relación otra. Con el tiempo, la pareja se da cuenta y descubre que no tiene otra
opción más que aceptar un amor al principio incomprensible pero que a fin de cuentas, y
como magia, también le beneficia energéticamente por convivir tan de cerca con alguien
de una frecuencia vibratoria tan alta. Esto demandará un forzado incremento en el
estado de conciencia de la pareja, sucederá una invitación que la Vida le hace para
evolucionar y logre alcanzar a ver la unión, misma que de no lograrse, la pareja tiende a
desaparecer sin más. Por su lado, las almas gemelas no tienen el más mínimo reparo en
aceptar la coexistencia de alguna otra posible relación del otro, ya que en almas gemelas
no existe ni el más nimio atisbo de celos. Eso solo se sucede en cualquier otra relación
humana, en almas gemelas no existe. Incluso, en almas gemelas suele haber alegría y
emoción compartidas por la aventura del otro.

Con mi alma gemela, una de las experiencias de la vida cotidiana más


emocionantes es la franca e inusitada frecuencia con que uno acaba las frases del otro.
Esto, en plena conversación sucediendo constantemente, es extasiante. Es increíble el
grado de conocimiento que uno tenemos del otro y la divina confirmación del mismo
estado de conciencia compartido para alcanzar a observar lo mismo y querelo expresar,
para que se suceda constantemente esto. Es difícil para mí expresar en palabras lo que
llego a sentir cuando volteo a decirle algo a mi alma gemela y en ese mismo momento
ella voltea y me dice exactamente lo mismo o cuando más usando sinónimos. Este giro
de cabezas, encuentro de miradas y expresiones identicas en mismos tiempos, es
fenómeno único de indescriptible emoción. La sorpresa de lo que ibamos a comentar
por separado se ve rebasada por el impacto de sentirlo y enunciarlo al mismo tiempo.

No me dejo de asombrar que muchas veces uno le pregunta al otro algo acerca
de un tema que sí le sucedió al otro pero que éste no lo había comunicado…
verbalmente. Recuerdo un ejemplo donde hace muchos meses, iba en el auto con mi
alma gemela y en determinado momento de su discurso, la interrumpí preguntándole a
dónde se habían ido de viaje sus papás. Ella me respondió, pero luego de unos
momentos me dijo: “Ariza, pero yo nunca te había platicado que mis papás se fueron de
viaje apenas ayer”. Yo lo sabía. ¿Cómo? No sé. Simplemente lo sabía. En una relación
de Almas Gemelas, la intuición es una poderosa forma de comunicación. Uno sabe la
vida del otro. Y una de las más interesantes vías de información para que uno sepa la
vida del otro, son los sueños de alguno.

En Almas Gemelas, lo que uno sueña suele ser lo que el otro vivió en verdad.
Hace tiempo me encontraba en la ciudad de Cancún y pasé al centro comercial “La
Isla”. Me encontré con un reloj que me gustó prácticamente todo él. Lo único que no me
gustó fue su precio. Era carísimo. No lo compré pero me quedé con las ganas. Como
siempre que dudo en algo, le suelo preguntar su opinión a mi alma gemela ya que he
notado que siempre tiene la razón. A ella le pasa igual. Como si uno tuviera un paso
adelante en la sabiduría para informar al otro y así juntos ascender. Bueno, en fin, le
hablé al día siguiente para platicarle del reloj, de lo que me gustó y tal, cuando
súbitamente ella me interrumpe y me dice: “¡Ariza! ¡Anoche te soñé perfecto
comprando un reloj! Por favor pregúntale aquí a mi amiga a quien le acabo de platicar
mi sueño, confírmalo”. Me fui de inmediato a comprar el reloj. Una de las cosas más
impresionantes de esta anécdota fue cuando Adriana me describió el reloj que soñó.
Eran las mismas características del que vi. Incluso ahora que recordé el evento, no deja
de sorprenderme. En otra ocasión, Adriana me platicó que me había soñado conociendo
a un joven y lo describió. La noche anterior, vino a mi casa un joven exactamente con
esas características.

En Almas Gemelas, puede sucederse un mismo sueño soñado por ambos la


misma noche. Hace pocos días amanecí con dolor de colmillos, porque soñé que se me
caían. Y al amanecer le dije a mi alma gemela mi sueño. Se quedó boquiabierta cuando
me dijo que ella había soñado lo mismo! Empezamos a confesarnos el orden en que se
nos caían los colmillos y cuáles fueron exactamente. Eran los mismos en uno y en otro.
Es tan apasionante platicar experiencias así y quedarse impresionados al mismo tiemo
que sintiendo un amor difícil de describir en este tipo de conversaciones.

En Almas Gemelas sientes lo mismo que el otro siente en ocasiones


significativas en la vida de uno u otro. Recuerdo que el año pasado fue mi más
espantoso cumpleaños, de hecho el único en toda mi vida así de mal. La causa: la gente
con la que me junté en aquella época. Al día siguiente de mi cumpleaños, uno de los
peores días de mi vida, me sentía tremendamente debilitado, tanto física como
emocionalmente. Mi alma gemela se sentía exactamente igual. Me dolía la cabeza en
determinada área. A ella igual. Y al estar juntos abrazados toda la noche, la sensación de
asombro ante lo vivido se fue transformando en gran fuerza por sabernos siempre
unidos incluso frente a una desgracia. Esa fuerza es difícil de describir, pero sucede con
tal poder, que la capacidad para soportar y acometer surge de la unión. Toda desdicha,
vivida por uno, la siente el otro, y toda la fuerza que uno necesita, la brinda el otro por
el hecho de ser y estar juntos. De esto no sé explicarte más, simplemente sucede en
condiciones difíciles de llevar a la palabra escrita.

Algo que tampoco me deja de asombrar es cuando amanece un día, realizo


alguna actividad extraordinaria y muy personal, y al final hablo con mi alma gemela
empezando con una pregunta: “¿Qué crees?”. La pregunta es en extremo amplia y con
una miríada de posibles respuestas. En el momento mi alma gemela me responde a la
pregunta precisamente con lo que hice, con lo que sucedió. ¡¿Cómo lo pudo saber?! Ni
siquiera pude jugar con las palabras para que fuera adivinando. Lo supo desde siempre.
Lo mismo me ha pasado a mí cuando ella empieza con esa pregunta. Es un impulso
lleno del conocimiento del otro.

Dirijo mi mano para tomar el celular o el teléfono y al marcar no entra bien la


llamada o no escucho el tono de línea, y esto sucede porque en ese preciso momento
ella estaba llamando y entró su llamada ahí mismo. Esto cuando te sucede
ocasionalmente con otras personas lo entiendo perfecto como la fuerza del pensamiento
en plena acción, pero cuando te sucede de 5 a 7 veces al día, varios días, solo con ella,
confirmas que es un ejemplo de conexión innegable y sublime con tu alma gemela. Con
frecuencia, estando de viaje o no, al escribir un mensaje de texto en mi celular para mi
alma gemela, a la mitad del texto se interrumpe el espacio para continuar
escribiéndolo con una señal sonora y gráfica de estar recibiendo mensaje de texto,
precisamente uno que ella me envía. Nos estábamos escribiendo el uno al otro
exactamente al mismo tiempo. Pensando uno en el otro con deseos de comunicarse
usando la mísma vía en el mismo momento aun estando en países o ciudades distintas y
sin quedar de acuerdo previamente en comunicarnos. La conexión es hermosa y
cautivadora. No me queda más que asombrarme y luego reírme de la alegría en esos
momentos.
Con tu alma gemela, estando juntos, sientes que perteneces a otro lugar que
aquel donde estás. Eso siempre caracteriza a los diálogos entre almas gemelas, la
sorpresa de encontrarse en un lugar donde todos los demás parecen estar tan acoplados y
ellos no del todo. Entran a una burbuja que solo ellos sienten y nadie ve, aunque así
también nadie puede entrar. Estando juntos, tu alma gemela y tu, el lugar lo hacen suyo
pero no por estar ahí, sino por ser quienes son. Eso pasa sentados en un parque,
hospedados en un hotel, comiendo en algún restaurante o caminando por alguna calle.

En Almas Gemelas, todo parece indicar que uno sabe lo que el otro necesita
conocer para ascender juntos al siguiente nivel. Desde siempre me ha fascinado que los
libros que le regalo a mi alma gemela, son exactamente del tema que ella, sin decírmelo
previamente, quería saber. Cuando ella me comenta algún conocimiento que acaba de
adquirir, se trataba del que yo quería saber en esos días. Este apoyo mutuo de sabiduría
es fehaciente. Sucede que ella conoce a un chamán y viene a comentarme sus hallazgos.
Al momento de platicarme, le enseño el libro que estaba leyendo esa noche y trata del
mismo tema, pero me aclara las dudas que yo tuve al terminar el libro. Esto es algo
también difícil de expresar en palabras aquí. En Almas Gemelas, la sincronía rebasa los
límites del asombro, hay éxtasis en compartir conocimiento, el que precisamente uno
necesitaba se lo dice el otro.

En Almas Gemelas, el triunfo de uno es la sensación de éxito en el otro.


Compartes tus triunfos como con absolutamente nadie más lo puedes hacer. Ambos
lloramos de la emoción cuando estalla la pasión del éxito en alguno de los dos.
Festejamos y celebramos la vida del otro sintiéndola francamente nuestra. La capacidad
de asombro se incrementa estando juntos. El júbilo atrapa y cautiva a los dos por igual.

En Almas Gemelas se vive la fuerza de confesar amorosamente la verdad el uno


al otro. Esto quizá tarde tiempo, el mismo tiempo que uno de los dos, o los dos, tarden
en desprenderse cada vez más de su ego con su característica conciencia de separación.
La unión de almas gemelas elimina toda separación y su ser interior se abre de un modo
extraordinario. Es la unión a través de la verdad pura la que hace que el superlativo de
“juntos” sucedido en Almas Gemelas sea “dentro”. Cuando puedes verte a ti mismo en
total verdad gracias al apoyo de tu alma gemela, se sucede una gran liberación.

Mis conclusiones.

Con tu alma gemela alcanzas a descubrir que los lazos del verdadero amor perduran más
allá de lo imaginable.

Encontrar a tu alma gemela es como saberte un unicornio y frente a una


gigantesca cuadrilla de caballos alcanzas a ver a otro único unicornio y disfrutas de
llegar a él y, emocionados, rozan uno a otro sus cuernos, algo que nunca se podrá hacer
con ningún otro caballo, ni con un pura sangre ni con el más hermoso corcel.

Aquel que encuentre a su alma gemela, notará que su amor existe más allá de los
rostros, las máscaras o los cuerpos. Este amor se encuentra no se busca. Y se encuentra
sólo en el momento y lugar que deba suceder. Ni antes ni después.

Caminando la vida con tu alma gemela, no importan los mapas para encontrar el
camino adecuado, sino más bien descubres que escuchando, sintiendo e intuyendo, es
como se encuentra el camino correcto para cada uno, de la vida en turno. Algo
relativamente característico de las demás relaciones humanas convencionales es que
caminan con el miedo de perderse uno al otro. En cambio, las almas gemelas caminan
con la siempre ilusión de encontrarse una y otra vez, cada ocasión conociendo más de sí
mismos y con la sorpresa de siempre descubrir más de ellos mismos. Con tu alma
gemela puedes dialogar durante horas y horas todos los días, y jamás se terminan los
interesantes temas de conversación porque se comparten desde su alma, fuente
inagotable del ser. Estas largas e intensas horas de hermoso diálogo resulta
incomprensible, y a momentos inadmisible e imprudente, por los demás personas que
desgraciadamente no conocen la dicha de un alma gemela. Esto, a su vez, es algo que
les tiene sin el más mínimo pendiente a las almas gemelas.

En las relaciones de pareja convencionales de todo tipo, se suele hacer un


distingo en la sociedad: las personas exitosas y las mediocres o los triunfadores y los
fracasados. En Almas Gemelas, solo existiría una distinción: los enamorados de la vida
y los demás. Las relaciones de pareja convencionales de todo tipo pueden llegar a sentir
el amor e incluso muy intensamente. Las Almas Gemelas se convierten en el amor.

Viviendo con tu alma gemela hay un marcado incremento en la frecuencia


vibratoria de ambos, a tal grado, que la frecuencia vibratoria propia de los problemas en
general, no suceden nunca entre ellos. Para las almas gemelas, lo normal es estar bien,
todo el tiempo. Uno en la presencia del otro, siente paz. Uno en la presencia del otro,
genera salud. Uno en la presencia del otro, inspira seguridad. Como alma gemela, con el
tiempo aprendes que si se libera a una persona de todo lo que le crea problemas, lo que
queda es su alma.

Todos tenemos una semilla de divinidad que suele permanecer enterrada por
mucho tiempo, hasta que una luz invisible la alcanza y le hace germinar. Esa luz, puede
ser el amor de tu alma gemela. Y cuando ambas semillas florecen y dan sus frutos,
sabiendo ahí quién eres y por qué vives, saboreas diariamente la manifestación de Dios,
entras en contacto con esa parte de sí mismo donde se halla la Fuerza, generando una
indescriptible y compartida… ¡Emoción por Existir! – Alejandro ArizA.
Pd: Adis…, todo esto es por ti. Al fin salió a la luz un poco de lo que vivimos en nuestros fragmentos de alma compartida. Sólo tú sabes lo
que esta columna significa en su justa dimensión.