Вы находитесь на странице: 1из 14

5 DE DICIEMBRE DE 2018

CÉLULAS MADRE MESENQUIMALES


TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

KARLA SONGMI JUN AGUIRRE


UNIVERSIDAD MUNDIAL
La terapia celular constituye actualmente uno de los avances más
novedosos dentro del área de la salud, por lo mismo ha obtenido muy
pocos estudios al respecto y poca confianza por algunos practicantes
de la misma. Dentro del siguiente trabajo se explicarán las funciones
básicas de las células madres mesenquimales y como éstas podrían ser
aplicadas dentro del área de fisioterapia. Se citarán artículos médicos
sobre la innovación en este tipo de terapias y como se podrían
complementar dentro de los nuevos avances médicos con la finalidad
de obtener un resultado más rápido y más eficaz en la rehabilitación del
paciente.

Además, se comentará su beneficio en el caso la parálisis cerebral y


como sus estudios han hecho de ésta, una alternativa de tratamiento
para la regeneración cerebral.
‘’Las células madres mesenquimales son células pluripotentes y adultas
con morfología fibroplastoide y plasticidad hacia diversos linajes
celulares como condrocitos, osteocitos y adipocitos entre otros.’’

Estas células pueden ser aisladas principalmente de médula ósea,


sangre de cordón umbilical y tejido adiposo de donde se han logrado
establecer cultivos que han permitido estudiar sus propiedades
funcionales y fenotípicas. También puede ser obtenidas de la pulpa
dental, músculo liso, esquelético y cardíaco, hígado, bazo, testículos,
sangre menstrual, páncreas, periostio, membrana sinovial, dermis,
pericitos, hueso trabecular, pulmón, placenta, sangre periférica,
ligamento periodontal y líquido amniótico.

Según a sus características de autorrenovación, indiferenciación y


derivación a cualquier célula madura, las CM se dividen según su origen
en: embrionarias y adultas según su potencial de diferenciación en;
pluripotentes, multipotentes y totipotentes.

Y según su origen se llaman:

*CM de médula ósea: Las cuales generan células hematopoyéticas, del


sistema sanguíneo y mesenquimales.

*CM de sangre de cordón umbilical, placenta y gelatina de Wharton:


Generan poblaciones heterogéneas con potencial pluripotente.

*CM neurales: Capaces de diferenciarse al glía y astrocitos.

*CM Tejido adiposo: población celular heterogénea que incluye


mesenquimales y progenitoras endoteliales

*CM de la piel: Generan dermis, epidermis y tejido celular subcutáneo.


Se ha demostrado que las Células Madres Mesenquimales son capaces
de regenerar tejidos deteriorados o lesionados como hueso, cartílago,
tejido hepático o miocárdico.

El estudio de estas células comenzó a finales de los años 60’s y se


extendió durante la década de los 70’s con los trabajos realizados por
Friedenstein.

Este grupo, utilizando ratones y cobayos, describió por primera vez una
población de células adherentes de médula ósea que formaban parte
del estroma medular y que daban origen al microambiente
hematopoyético. Dichas células fueron denominadas como
mecanocitos estromales o unidades formadoras de colonias de
fibroblastos.

Posteriormente en la década de los 80’s, varios grupos de investigación


se dieron a la tarea de caracterizar a la población celular de médula
ósea, capaz de originar el estroma medular, hueso y cartílago. Durante
esta etapa los investigadores trabajaron intensament4e en la
caracterización y la biología de las células mesenquimales. Los estudios
se basaron en animales, principalmente ratines, a los que se les
trasplantaban células de médula ósea de ratones singénicos.

Piersma, demostraron que las células de médula ósea contienen


progenitores de fibroblastos, que podían ser trasplantados junto con las
células hematopoyéticas. Por su parte, Owen demostraron que estas
células tenían la capacidad de originar tejido óseo, cartilaginoso y
conjuntivo, y que a partir de una pequeña cantidad de células de médula
ósea inoculadas en cámara de difusión en modelos in vivo, se
generaban una gran cantidad de células estromales, lo que dejaba en
claro el gran potencial de proliferación y diferenciación de estas células.

Sin embargo, faltaban estudios con clonas aisladas que permitieran


establecer si los osteoblastos, condrocitos y fibroblastos que originaban
estos tres tejidos provenían de un progenitor en común en la médula
ósea o de distintos progenitores estromales.

Friedenstein abordaron esta pregunta y en 1987 arrojaron los primeros


resultados. Estos autores encontraron que las colonias de morfología
fibroblastoide, formadas al cultivar in vitro una suspensión de células
provenientes de la médula ósea, derivaban de un solo progenitor;
demostraron también la gran capacidad proliferativa de las CMM, su
habilidad para autorrenovarse y su multipotencialidad. Con base en la
evidencia experimental obtenida hasta ese entonces, a finales de los
80’s Owen y Friedenstein propusieron que existía una célula troncal
presente en el tejido conjuntivo asociado a la médula ósea, capaz de
dar origen a diferentes tipos celulares en los que incluía tipo
osteogénico.

A pesar de ser una de las principales herramientas utilizadas hoy en día


en terapia celular, el mecanismo de acción de las MSC aún no ha sido
descifrado. Sin embargo, los resultados obtenidos a partir de los
estudios preclínicos y clínicos llevados a cabo en las últimas décadas
demuestran que las MSC poseen una elevada capacidad
inmunomoduladora, regenerativa y de cicatrización, además de actuar
en zonas dañadas como soporte trófico de las células lesionadas. Las
CMM regulan la secreción paracrina de factores de crecimiento,
citocinas, factores antifibróticos y mediadores angiogénicos. Se ha
demostrado que los medios condicionados originados a partir de
cultivos con MSC tienen un efecto reparador similar al de la implantación
de las propias células, pudiendo llegar a ejercer suefectoparacrino
inmunomodulador, antiapoptótico, angiogénico, anticicatrizante y
quimioatrayente directamente en el tejido danado ˜ sin necesidad de
inyectar las MSC.

Los principales motivos por los que se ha aprobado el uso de MSC para
aplicaciones terapéuticas por parte de las autoridades competentes han
sido por su capacidad inherente de no expresar en superficie el
complejo principal de histocompatibilidad clase II y por ser capaz de
acudir específicamente a zonas de hipoxia. Se ha comprobado que la
administración intravenosa de MSC en un organismo tras producirse
una lesión provoca que estas células acudan y se localicen
específicamente en los tejidos inflamados.

Parálisis Cerebral:

La parálisis cerebral afecta a 1 de cada 500 niños en edad escolar, y


durante los últimos años se ha definido como un síndrome motor no
progresivo con manifestaciones clínicas que cambian con la edad,
causando limitación motora. La Parálisis cerebral es causada por la
injuria o malformación cerebral durante el periodo del desarrollo
cerebral: en la etapa prenatal, perinatal o inmediatamente después del
nacimiento.

La importancia de las células madres en el caso de la parálisis cerebral


recae en que varios estudios clínicos y preclínicos estudian los
mecanismos de reparación cerebral, la seguridad y la eficacia de la
terapia con células madre en pacientes con parálisis cerebral.

Sin embargo, para aplicaciones prácticas de este artículo es importante


conocer la clasificación de la función motora gruesa (GMFCS); este es
un sistema de clasificación universal el cual evalúa el grado de
funcionalidad o limitación del paciente y se divide en 5 dominios así:

GMFCS Nivel I: Camina sin limitaciones.

GMFCS Nivel II: Camina con limitaciones.

GMFCS Nivel III: Camina con la ayuda de equipos de adaptación.

GMFCS Nivel IV: Auto-movilidad con el uso de ayuda motorizada.


Auto-movilidad limitada. Probabilidad de uso de silla de ruedas.

GMFCS Nivel V: Graves limitaciones en la cabeza y el tronco.


Requiere el uso extensivo de la tecnología asistida y asistencia
física; transportado en una silla de ruedas manual.

Las medidas terapéuticas actuales son la observación y facilitación del


neurodesarrollo, alimentación, sueño, desarrollo de habilidades y
destrezas manuales, desarrollo de posiciones y posturas básicas del
desarrollo, movilidad general, comunicación y lenguaje, utilización de
tiempo libre, aptitudes y actitudes para el desarrollo. Las cuales se
desarrollan con fisioterapia, terapia de lenguaje y terapia ocupacional.
El manejo médico actual utilizado son antiespásticos orales, Boma de
baclofen, rizotomia dorsal selectiva, benzodiacepinas, y toxina
botulínica.
Las CM debido a su gran potencial de proliferación y restauración de
tejidos, han sido estudiadas en múltiples patologías cerebrales como el
accidente cerebrovascular, encefalopatia Hipóxico–Isquémica,
Autismo, Enfermedades Neurodegenerativas y Parálisis Cerebral.
Aunque el mecanismo exacto de las CM para la reparación de tejido
cerebral aún está siendo estudiado, se considera que estas influencian
la reparación por medio de efectos paracrinos y tróficos como aumento
de la sinaptogenesis, estimulación de mecanismos endógenos de
reparación, estimulación de angiogénesis, neovascularización,
migración celular y estimulación de la proliferación de células madre
endógenas, en un menor impacto estas tienen capacidad de
proliferación, diferenciación e integración de las CM al tejido cerebral, lo
que nos da como resultado el reemplazo de neuronas y glía y así
obtenemos remielinizacion, con posterior aumento de la plasticidad
neuronal y mejoría en la función motora.

Lo que causa el déficit del desarrollo motor y cognitivo es la injuria


cerebral. Diferentes estudios realizados en modelos animales,
obtuvieron resultados exitodos e identificaron algunos de los
mecanismos en la reparación cerebral.

‘’ Un estudio realizado por Meier, et al en 2006, en 36 ratas, evaluó el


potencial terapéutico de las CM derivadas de sangre de cordón umbilical
(SCU) posterior a daño cerebral por encefalopatía hipóxico isquémica
causado por ligadura de la arteria carótida izquierda a los 7 días de
edad, con posterior trasplante intraperitoneal de células derivadas de
SCU humana. Los resultados evidencian la presencia de antígenos
específicos HLA humanos en la zona de la lesión, sugiriendo migración
celular, además se identificó mejoría significativa de la funcionalidad
locomotora (p=0,001) con disminución significativa de la paresia
espástica (P=0.001)’’

Sin embargo, faltaría encontrar la mejor fuente de origen para la


extracción de las células madres, ya que en algunos casos se presentan
efectos adversos.
‘’El estudio realizado en 2015 en la Universidad de Duke por t, Y,
Tarakonov, O, et al, en el cual se incluyeron 80 pacientes que recibieron
infusión intravenosa de 3-3.5 x 108 células SCU con seguimiento desde
3 hasta 36 meses, donde no se reportaron efectos adversos y se
evidenció mejoría significativa del tono de las extremidades (p = 0.0002
– 0.0004), fuerza de la extremidad superior derecha (p = 0.025),
reducción del paroxismo epiléptico, mejoría en esfera mental (memoria,
atención, desarrollo intelectual y emocional).’’

‘’Otro estudio realizado en 2015 por Alok Sharma, et al. Donde


evaluaron la seguridad, viabilidad y eficacia del trasplante intratecal de
células madre autólogas derivadas de médula ósea, en 40 pacientes
con todo tipo de PC, con una dosis intratecal de 10.23 X 106 células e
inmunosupresión con prednisolona IV, con seguimiento durante 6
meses. La evaluación se realizó en diferentes dominios, en los cuales
se encontró mejoría significativa en equilibrio sentado (p=0.00443),
equilibrio de pie (p=0.00443), equilibrio caminando (p=0.00443),
movimiento de las extremidades (p=0.02334) y mejoría no significativa
en tono de miembros superiores (p=0.13361), tono de miembros
inferiores (p=0.073), tono de los músculos del tronco (p=0.13361) en el
grupo de diplejía. En el grupo de cuadriplejia se encontró mejoría
significativa en todos los dominios. No se reportaron efectos adversos
severos’’

‘’En 2015 el estudio realizado por Feng, Mei et al, para evaluar la
seguridad de la terapia con CM alogénicas derivadas de cordón
umbilical en 47 pacientes con PC, en quienes se trasplantan CM
derivadas de cordón umbilical en dosis de 2-3 X 107 en 4 a 8
inyecciones, la primera intravenosa y las restantes intratecales. La
medición se efectuó por medio de paraclínicos, signos-síntomas y
signos vitales. Y dio como resultado paraclínicos pre y postrasfusionales
normales (< 0.05), sin evidencia de efectos adversos (EA) en la infusión
IV inicial. Sin embargo, fueron reportados efectos adversos en infusión
intratecal, tales como: Fiebre 42.6%; Vómito 21.2%; 3 Convulsiones;
3 Cefalea; 2 Infecciones respiratorias; 2 Dermatitis; 1 Dolor
abdominal y constipación) y se identificó como factor de riesgo
significativo (= 0,036) para desarrollar EA, la edad de inicio del
tratamiento ≤10 años de edad.’’
A pesar de estos hallazgos significativos encontrados en estos estudios,
faltan datos para la evaluación exacta. Las células madre tienen un gran
potencial de reparación cerebral y rehabilitación funcional, con mínimos
efectos adversos, sin embargo, es necesario realizar más ensayos
clínicos controlados y más específicos direccionados a demostrar la
eficacia y seguridad de los pacientes a largo plazo. No hay fuentes de
financiamiento en la mejoría de los pacientes estudiados, por ejemplo,
el progreso específico de cada nivel de PC según la escala GMFCS.
Todos los estudios evidencian seguridad de esta terapia ya que no se
reportan efectos adversos severos posteriores a las trasfusiones. Todas
las investigaciones han realizado la evaluación de los pacientes en un
período que comprende desde los 3 meses a un máximo 36 meses, lo
que dificulta la apreciación de los efectos adversos y funcionalidad a
largo plazo de los individuos estudiados.

Los avances dentro la terapia física realmente ha dado como resultado


avances a grandes patologías en tiempos cada vez más rápidos. Sin
embargo, al ser un descubrimiento relativamente nuevo, hace falta
investigación al respecto y un gran conocimiento en sus métodos de
utilización. Dentro del área de la rehabilitación física, podría ser una
alternativa para los tratamientos ya conocidos. Además de crear una
reparación y regeneración en tiempos excesivamente acelerados,
haciendo de ésta, un tratamiento casi milagroso.
REFERENCIAS:

http://revmexneuroci.com/wp-
content/uploads/2017/09/RevMexNeuroci_2017_18(5)-75-87-(R).pdf
http://scielo.unam.mx/pdf/ric/v58n5/v58n5a11.pdf
http://www.unicolmayor.edu.co/invest_nova/NOVA/nova8_artrevis1.pdf
file:///C:/Users/karla/Downloads/articulo%20en%20espan%CC%83ol.p
df (el que usted nos proporcionó).
https://fisiostar.com/fisioterapia-fisiostar/aplicaciones-de-las-celulas-
madre-en-fisioterapia
http://scielo.sld.cu/pdf/san/v21n5/san09215.pdf