Вы находитесь на странице: 1из 28

“TIERRA ARMADA O SUELO REFORZADO PARA ESTABILIDAD DE TALUDES”

1. RESUMEN

El presente trabajo tiene como finalidad exponer la necesidad de los suelos


reforzados con geosintéticos, de acuerdo a la tecnología de tierra armada,
para estabilidad de taludes. Una de las ventajas más importantes del sistema
de retención con muros mecánicamente estabilizado es su flexibilidad y la
capacidad de absorber deformaciones provocadas por las pobres
condiciones del subsuelo en la zona de desplante. También, basado en
observaciones en zonas de actividad sísmica, estas estructuras han
demostrado tener una mayor resistencia a cargas sísmicas, que las estructuras
de concreto.

En consecuencia presentaremos la estructura de suelo reforzado, así como los


tipos de refuerzo como las láminas, malla metálica o geosinteticos y estructura
a utilizar para un diseño dirigido a la estabilidad general, volcamiento,
deslizamiento de muro, deformación excesiva, rotura del refuerzo, extracción
del refuerzo, estabilidad de la fachada, entre otros.

2. INTRODUCCION

Se conoce con el nombre genérico de taludes cualesquiera superficies


Inclinadas respecto a la horizontal que hayan de adoptar permanentemente
las masas de tierras. Los taludes tienen zona de emplazamiento que
comprende, además de la vía, una franja de terreno a ambos lados de la
misma. Su objetivo es tener suficiente terreno en caso de ampliación futura por
obstáculos dentro de dicha zona, los cuales deben ser eliminados.
Cuando el talud se produce en forma natural, sin intervención humana, se
denomina ladera natural o simplemente ladera. Cuando los taludes son
hechos por el hombre se denominan cortes o taludes artificiales, según sea la
génesis de su formación; en el corte, se realiza una excavación en una
formación terrea natural, en tanto que los taludes artificiales son los inclinados
de los terraplenes. También se producen taludes en los bordes de una
excavación que se realice a partir del nivel del terreno natural, a los cuales se
suele denominar taludes de la excavación.
No hay duda de que el talud constituye la estructura más complejo de las vías
terrestres; por eso es preciso analizar la necesidad de definir criterios de
estabilidad de taludes entendiéndose, por tales algo tan simple como el poder
decir en un instante dado cual será la inclinación apropiada en un corte o en
un terraplén. A diferentes inclinaciones del talud corresponden diferentes
masas de material terreo por mover y por lo tanto, diferentes costas.
Los problemas relacionados con la estabilidad de laderas naturales difieren
radicalmente de os que se presentan en taludes construidos por el ingeniero.
Dentro de estos deben verse como esencialmente distintos los problemas de
los cortes y los de los terraplenes involucrados y, en segundo, en todo un
conjunto de circunstancias que dependen de cómo se formó el talud y de su
historia geológica, de las condiciones climáticas que privaron a lo largo de tal
historia y de la influencia que el hombre ejerce en la actualidad o haya
ejercido en el pasado.

Dentro de los taludes artificiales también existen en las vías terrestres


diferencias esenciales entre los cortes y los terraplenes. Estos últimos
constituyen una estructura que se construye con un material relativamente
controlado o que, por lo menos en principio, se puede controlar; en los cortes.
Otro aspecto que genera confusión dentro de la concepción del problema
“estabilidad de taludes” es, el que emana de la extraordinaria complejidad lo
que ha dado en llamarse “falla de talud”.
Las fallas de talud se definen en términos de derrumbes o colapso de toda
índole, que no dejan duda en pensar que ha ocurrido algo que pone en sino
entredicho la función estructural; o en términos de movimientos excesivos, al
grado de ser incompatibles con la concepción ingenieril de comportamiento
del talud y con la función para la que fue constituido.
Esto radica, más bien, en la gran variedad del fenómeno que por lo general se
involucra en el concepto; una falla rotacional, que afecte al grupo entero del
talud y de su terreno de cimentación, puede comprometer su función
estructural tanto como un corrimiento trasnacional de una gran parte de la
estructura o como el deslizamiento lento y superficial de una ladera natural.

3. MARCO TEORICO

Las estructuras de tierra reforzada o estructuras de tierra mecánicamente


estabilizada (Muros MSE o taludes RSS), son terraplenes donde el suelo es su
principal componente y dentro de este, en el proceso de compactación, se
colocan elementos de refuerzo para aumentar su resistencia a la tensión y al
cortante.

En taludes se puede colocar refuerzo en los terraplenes, o se pueden construir


muros MSE, los cuales actúan como estructuras de gravedad. Los muros pueden
comportarse como estructuras de contención o contrapesos.

ESTRUCTURAS DE SUELO REFORZADO


Las estructuras de suelo reforzado consisten en la colocación de tiras o capas
de refuerzo en el proceso de compactación de terraplenes con taludes de alta
pendiente. Internamente deben su resistencia principalmente al refuerzo y
externamente actúan como estructuras masivas por gravedad. Son fáciles de
construir. Utilizan el suelo como su principal componente y pueden adaptarse
fácilmente a la topografía.

Permite construirse sobre fundaciones débiles, tolera asentamientos


diferenciales y puede demolerse o repararse fácilmente, pero se requiere
espacio disponible superior al de cualquier otra estructura de contención.

La tierra reforzada moderna fue inventada y patentada por el arquitecto


francés Henri Vidal en los años 1960s, y llegó a América en 1972. Originalmente
se utilizaron láminas de acero (Figura 6.1). Posteriormente se han utilizado mallas
metálicas y geosintéticos (Figuras 6.2 y 6.3). Estos muros se le conocen como
muros de “tierra mecánicamente estabilizada” MSE, debido a que los términos
“Tierra reforzada” y “Tierra armada” son objeto de patentes.

TIPOS DE REFUERZO UTILIZADO

Los muros y taludes de suelo pueden ser reforzados con laminas o malla metálica
o con geosintéticos (geotextiles o geomallas).

TIPOS DE ESTRUCTURA

Hay básicamente dos tipos de estructura de suelo reforzado:

1. Muros de tierra mecánicamente estabilizada (MSE)

Los muros MSE son muros en tierra reforzada con láminas o mallas metálicas o
con geosintéticos (Geomallas o Geotextiles).

Como criterio general un muro MSE tiene una pendiente de la fachada de más
de 70º con la horizontal, y se comporta como una estructura de contención a
gravedad. Estas estructuras se diseñan como muros de contención y se deben
diseñar para:

•Estabilidad general (estabilidad del talud sobre el cual se encuentra el muro)

•Capacidad de soportes
•Volcamiento

•Deslizamiento del muro

•Deformación excesiva

•Rotura del refuerzo

•Extracción del refuerzo

•Unión refuerzo - fachada

•Estabilidad de la fachada

Suelo reforzado con malla electrosoldada de acero galvanizado


Tipos de refuerzo para muros MSE

Los muros MSE de acuerdo a la AASHTO requieren para su construcción de


materiales de relleno granular relativamente limpio; sin embargo en los países
tropicales se utilizan con frecuencia materiales mixtos con contenidos altos de
arcilla.

TALUDES REFORZADOS (RSS)

Son taludes reforzados con refuerzos metálicos o geosintéticos, los cuales tienen
inclinación de la fachada de menos de 70º. Aunque técnicamente es posible
que se diseñen taludes reforzados con pendiente superior a 70º, se recomienda
que a partir de esta inclinación las estructuras de suelo reforzado se diseñen
como muros y no como taludes. Los taludes reforzados (RSS) no se diseñan como
estructuras de contención sino solamente utilizando sistemas de análisis de
estabilidad de taludes por el método del equilibrio límite.

El diseño de taludes RSS utilizando refuerzos de geosintéticos se basa en


versiones modificadas de los métodos clásicos de equilibrio límite de taludes.
Modelos numéricos y de campo (Christopher 1990), indican que el sistema de
diseño de equilibrio límite es relativamente conservador. Los taludes reforzados
no requieren, según la FHWA, un material de relleno tan granular y limpio como
se requiere para los muros MSE y por esta razón en muchas ocasiones es más
económico construir un talud reforzado (RSS) que un muro MSE. Hasta la fecha
no se conoce de especificaciones AASHTO para el diseño de taludes reforzados
(RSS). Sin embargo, en las guías de la FHWA se recomiendan procedimientos
para el diseño de taludes reforzados.

a) Muro MSE

b) Talud reforzado

RAZONES PARA SU EMPLEO

La utilización de estructuras de suelo reforzado se ha popularizado por las


siguientes razones:

Economía

En los países tropicales de alta montaña generalmente los gaviones son el


material para estructura de contención más económico seguido generalmente
de las estructuras de suelo reforzado con geosintéticos. Estas estructuras son
mucho más económicas que los muros en concreto simple o reforzado.
Por razones económicas también se acostumbra a utilizar los geotextiles como
refuerzo a pesar de que su comportamiento es generalmente menos eficiente
que las geomallas y otros tipos de refuerzo.

Comportamiento.

La flexibilidad de los muros de suelo reforzados con geosintéticos representa una


ventaja sobre las estructuras rígidas. Del mismo modo los muros y taludes de
suelo con geosintéticos se comportan mejor que los terraplenes sin refuerzo.

Estética

Los muros y taludes reforzados con geosintéticos permiten el recubrimiento con


vegetación, lo cual los hace muy atractivos desde el punto de vista paisajístico
y ambiental.

USOS PRINCIPALES

Entre los usos de las estructuras de suelo con refuerzo se encuentran las
siguientes:

Terraplenes para carreteras

La construcción de muros y taludes reforzados para la conformación de


terraplenes en carreteras es una práctica muy común (Figura 6.6). La principal
ventaja es el menor volumen de relleno que se requiere cuando se coloca
refuerzo. Igualmente, los terraplenes con refuerzo se comportan mejor ante
eventos sísmicos.

Estabilización de taludes en corte

Cuando existen amenazas de deslizamiento en los cortes de carreteras una


alternativa de estabilización es la construcción de un muro MSE .Para poder
utilizar los muros de suelos reforzados con geosintéticos para la estabilización de
cortes, se requiere que el espacio entre la vía y el talud sea lo suficientemente
grande para permitir la construcción del muro. Debe tenerse en cuenta que el
ancho del muro debe ser de aproximadamente el 70% de su altura. Igualmente
se debe diseñar un sistema de subdrenaje eficiente para manejar las aguas
subterráneas o de infiltración en la interface entre el muro y el talud.

Conformación de áreas planas en zonas urbanas

En proyectos de urbanizaciones en zonas de montaña se requiere con


frecuencia construir terraplenes para la conformación de áreas planas para las
viviendas. La alternativa de utilizar muros de suelo reforzados con geosintéticos
es muy atractiva cuando se tienen materiales disponibles para los rellenos. La
principal ventaja de estos muros es que se pueden utilizar fachadas de alta
pendiente, las cuales utilizan menos espacio que los terraplenes comunes.

Estabilización de botaderos de residuos y rellenos sanitarios


Los muros o diques de suelo reforzado con geosintéticos se utilizan con mucha
frecuencia para construir las estructuras de contención alrededor de botaderos
de residuos o rellenos sanitarios

LOS REFUERZOS

Los Refuerzos Metálicos

Típicamente son de acero, el cual es usualmente galvanizado o con


recubrimientos epóxicos.

• Tiras de láminas metálicas

Las láminas comercialmente disponibles son corrugadas por ambos lados,


tienen una ancho de aproximadamente 50 milímetros (2 pulgadas) y espesor de
4 milímetros (5/32 de pulgada).

• Tiras de mallas metálicas soldadas

Las malla de acero utilizadas generalmente tienen espaciamientos


longitudinales entre 6 y 8 pulgadas, y transversales de 9 a 24 pulgadas.

Los Refuerzos de Geosintéticos

Generalmente se utilizan productos elaborados con polímeros.

• Geomallas de polietileno de alta densidad (HDPE)

Comúnmente consisten en mallas uniaxiales, las cuales son ofrecidas


comercialmente en hasta 6 diferentes resistencias.

• Geomallas de poliéster cubierto con PVC

Generalmente consisten en geomallas que están caracterizadas por una


tenacidad alta de las fibras de poliéster en el sentido longitudinal. Para poder
garantizar la larga vida del poliéster se requiere que éste tenga un alto peso
molecular y un bajo número de grupo carboxil.

• Geotextiles de polipropileno o de poliéster

Son geotextiles tejidos de alta resistencia, los cuales se utilizan principalmente


para la estabilización de taludes. Se han utilizado tanto geotextiles de poliéster
como de polipropileno.

LOS GEOTEXTILES COMO REFUERZO DE MUROS MSE

En un gran número de países latinoamericanos como Colombia, Brasil y Perú se


utilizan muy a menudo los geotextiles en vez de las geomallas o los refuerzos
metálicos para la construcción de muros MSE. El uso de geotextiles tiene algunas
ventajas como es la facilidad de construcción y la reducción significativa de
costos (Benjamín y otros, 2007). Sin embargo, existe muy poca investigación
sobre el uso de los geotextiles para el refuerzo de muros en tierra. El principal
problema detectado es la gran magnitud de las deformaciones, lo cual
representa un problema para su utilización en estructuras importantes. Los
geotextiles se deforman mucho más que las geomallas. La posibilidad de
deformaciones post-construcción (fatiga o “creep”) han sido un problema
especialmente para los geotextiles de polipropileno.

La falta de información sobre deformación a largo plazo de los geotextiles de


polipropileno obliga a utilizar factores de reducción por deformación a largo
plazo superiores a 5.0. El uso de factores altos ha sido desestimulado por la
industria de geotextiles y existe una tendencia a diseñar utilizando información
técnica incompleta sobre el comportamiento de los geotextiles (Benjamín y
otros, 2007). Igualmente la acumulación de agua entre capas de geotextil
representa problemas de estabilidad y potencia las deformaciones. El resultado
es una gran cantidad de fallas en los muros reforzados con geotextiles. Se
requiere por lo tanto, ser muy estrictos en el diseño de muros con geotextiles,
especialmente en la utilización de coeficientes adecuados y la construcción de
sistemas de subdrenaje muy eficientes.

MATERIALES PARA EL RELLENO

Los muros MSE necesitan rellenos con materiales de gran durabilidad, buen
drenaje y facilidad de construcción, así como de muy buena interacción de
resistencia con el refuerzo, la fricción del material es la característica más
importante requerida. Los taludes estabilizados RSS tienen menos exigencias no
debe ser un material capaz de desarrollar fricción y no debe contener
materiales orgánicos o perecederos como vegetación o residuos indeseados.

La AASHTO recomienda utilizar materiales 100% granulares, pero cuando no se


dispone de materiales de grava o arena se utilizan suelos mixtos (gravas o arenas
arcillosas o limosas, o suelos residuales), en estos casos se debe tener especial
cuidado, teniendo en cuenta, la importante reducción de capacidad al
arrancamiento en los suelos arcillosos, cuando son saturados (Elias y Swanson,
1983). En ocasiones se utiliza piedra triturada. En este caso debe tenerse cuidado
de que el refuerzo sea de un grosor suficiente que impida su rotura, causada por
los bordes angulosos del triturado. El PH del relleno en el caso de tierra armada
con refuerzo metálico debe ser superior a seis para impedir la corrosión
acelerada del acero. El material debe compactarse a una densidad tal que
garantice la estabilidad del relleno en cuanto a resistencia y compresibilidad.
Comúnmente se exigen densidades superiores al 95% de la densidad máxima
Proctor Modificado. El proceso de compactación debe realizarse teniendo
cuidado de no romper o deteriorar los elementos de refuerzo. Debe impedirse
que los vehículos, tales como volquetas pasen por encima del refuerzo antes de
colocar el relleno.

El relleno cerca de la pared debe compactarse utilizando un equipo liviano,


bien sea un rodillo pequeño vibratorio, una placa vibratoria de peso no mayor
a mil kilos o un vibrotamper. A distancias superiores a 1.5 metros de la pared
puede utilizarse equipo pesado.

EL REFUERZO CON GEOSINTÉTICOS

Puede ser usado para mejorar la estabilidad de los taludes y terraplenes,


haciendo posible su construcción con ángulos más pronunciados.

Los taludes reforzados son estructuras las cuales presentan dos importantes
diferencias con respecto a los muros en suelo reforzado:

A. La inclinación del relleno con respecto a la horizontal la cual es inferior a los 70


°.

B. El modelo de superficie de falla que se asume para efectos de diseño del


refuerzo la cual es de geometría circular, según los modelos de falla Coulomb,
Bishop Circular, Janbu Circular, etc, mientras que el modelo de superficie de
falla que se asume cuando se diseñan muros en suelo reforzado es el modelo
de cuña de falla Rankine (45 ° + φ/2).

BENEFICIOS DE LA UTILIZACIÓN DE GEOTEXTILES EN LA CONSTRUCCIÓN DE


TALUDES DE TERRAPLENES
REFORZAMIENTO DEL TALUD REFORZAMIENTO DEL TALUD

CONSIDERACIONES DE DISEÑO

La metodología consiste en determinar por los métodos clásicos de equilibrio


límite el factor de seguridad de la superficie potencial de falla (más crítica o más
probable) que presentan los taludes del terraplén.

Los geotextiles tejidos al tener la capacidad de asumir esfuerzos de tracción,


desarrollan fuerzas resistentes por detrás de la superficie de falla, gracias al
esfuerzo de corte que se genera entre el geotextil y el suelo, tal efecto hace que
se desarrolle una fuerza estabilizadora adicional a las determinadas
normalmente y como resultado final el factor de seguridad ante la falla
aumenta.

Una vez determinado el factor de seguridad del talud reforzado con la superficie
potencial de falla en estudio, se revisa el factor de seguridad de la superficie
potencial de falla para las condiciones de refuerzo establecidas.

1. Establecer los parámetros de diseño del geotextil a usar como refuerzo.


(resistencia a la tracción método tira ancha, criterios de durabilidad, interacción
suelo - refuerzo)

2. Determine el factor de seguridad del talud no reforzado

3. Determinar el refuerzo necesario para estabilizar el talud

4. Chequear la estabilidad externa

5. Establecer los sistemas de drenaje y subdrenaje del terraplén


ANÁLISIS DE ESTABILIDAD DE LOS TALUDES DEL TERRAPLÉN SIN REFUERZO

Los análisis de estabilidad se realizan con metodología convencional por medio


de análisis de equilibrio límite en donde se determina el factor de seguridad más
crítico de las superficies potenciales de falla y la zona crítica a reforzar así como
los momentos movilizantes. Varios programas de cómputo facilitan la
determinación de las superficies potenciales de falla y la zona crítica a reforzar.

No sólo se debe analizar la superficie de falla más crítica, también la zona de


falla conformada por todas aquellas superficies de falla que presentan un factor
de seguridad menor a 1.5.

ESQUEMA DE SUPERFICIE DE FALLA

DISEÑO DEL REFUERZO NECESARIO PARA LA ESTABILIDAD DEL TALUD

 Se tienen en cuenta las superficies de falla con factores de seguridad menores


a 1.5, determinados en un programa de estabilidad de taludes o trazando
superficies de falla y aplicando la ecuación de equilibrio límite como:

Donde:

τ = resistencia al corte del suelo

Lsf = longitud de la superficie de falla

R = radio

W = peso del segmento de tierra

q = sobrecarga
 Cálculo del momento desestabilizante MD y el momento resistente MR para la
superficie de falla que se está diseñando el refuerzo:

Donde:

MD = momento desestabilizante

MR = momento resistente

FSU = factor de seguridad, calculado en el programa de estabilidad u obtenido


manualmente trazando superficies de falla.

 Cálculo de la fuerza total a la tensión que suministra el refuerzo T, requerida para


obtener el factor de seguridad de talud reforzado FS R = 1.5

Donde:

FSR = factor de seguridad requerido (Normalmente es 1.5)

FSU = factor de seguridad del talud sin refuerzo

R = radio de la superficie de falla

 Fuerza necesaria que debe suministrar cada capa de geotextil.

 Para taludes con alturas bajas (H < 6 m) se asume una distribución uniforme del
refuerzo y se usa Ttotal para determinar el espaciamiento del refuerzo.

Para taludes altos (H > 6 m) se divide el talud en dos zonas de refuerzo (Tsuperior
y Tinferior) o en tres zonas de refuerzo (Tsuperior, Tmedio y Tinferior) de iguales
dimensiones y se usa la siguiente distribución de T:

Para dos zonas:


Tsuperio = 3/4 Ttotal

Tmedio = 1/4 Ttotal

Para tres zonas:

Tsuperior = 1/2 Ttotal

Tmedio = 1/3 Ttotal

Tinferior = 1/6 Ttota

 Para cada zona, se calcula la tensión de diseño del refuerzo, Tadm, requerida
para cada capa basada en asumir el espaciamiento S v. Si la resistencia a la
tensión es conocida, calcule el espaciamiento vertical y el número de capas de
refuerzo, N, requerida para cada zona como:

Donde:
R c = porcentaje de cubrimiento del refuerzo (R c= 1 para planos continuos)

Tzona = resistencia máxima a la tensión requerida para cada zona; Tzona igual a
Ttotal para taludes bajos (H < 6 m)

S v = espaciamiento vertical del refuerzo


Hzona = altura de la zona y es igual en la parte superior, media e inferior para taludes
altos (H > 6 m).

 Cálculo de longitud de empotramiento requerida.

Donde:

Le = longitud de empotramiento, mínima de 1m

F = factor de resistencia del ensayo pullout, si no se tiene disponible el ensayo


pullout use para geotextiles F = 2/3 tan φ

Α = factor de transferencia use 0.8 a 1.0

.
4. Descripción de un caso de aplicación de un talud vertical a estabilizar con
muro de retención de tierra armada o soil nailing.

4.1 Descripción general del proyecto: "Intercambiador Autopista a Comalapa”.

El propósito de construir esta obra es mejorar la fluidez vehicular en la Autopista


a Comalapa y la Carretera que conduce hacia los Planes de Renderos, para
ello, se ha determinado la construcción de una calle en el intercambiador,
donde se aplicará la tecnología de los muros de tierra armada para estabilizar
los taludes laterales, o sea, sostener las cargas laterales provenientes de la
masa de suelo de los taludes. En este caso, se tomará de base un tramo de
muro que se construirá en la rampa “F” del lateral izquierdo de la vía, según el
alineamiento, desde el estacionamiento 0+121.39 hasta el 0+143.140, longitud
de 21.75m y alto de 4.5m, éste tramo de muro según diseño, lleva 47 anclajes
de varilla #7 de 4.50m de longitud cada uno; el diseño del paramento exterior
incluye un revestimiento de concreto lanzado de 0.10m de espesor, como
pantalla temporal, la cual irá reforzada con malla estructural de 6”x6” ; y un
revestimiento de 0.20m, de espesor, pantalla permanente, reforzada con
varilla #4 @ 15” en ambas direcciones, se utilizará concreto lanzado, con
resistencia a la compresión de 210 Kg/cm2.

4.2 Estudio geotécnico.

Para la determinación de los parámetros del suelo in situ, se realizó un estudio


geotécnico1, por medio del cual, se obtuvieron los siguientes datos:

Ensayo de corte directo con muestra inalterada, ASTM D2850, obteniendo los

parámetros en la tabla 4.1.

Tabla 4. 1 Propiedades mecánicas del suelo

Parámetros del suelo Valor de Laboratorio


explorado
Angulo de fricción interna (ϕ) 36.2º

Cohesión del suelo (C) 0.20 Kg/cm2

Peso volumétrico (γ) 1420 Kg/m3

Según el estudio de suelos, éste se clasificó como un suelo café claro, con 64%
de arena media, no se determinó cantidades de limos. (Ver Anexo 2).

4.3 Proceso constructivo del muro de tierra armada o soil nailing.

4.3.1 Preparación del terreno.


Antes de comenzar los trabajos previstos, es necesario preparar el terreno,
para ello, se empleó una pala mecánica para realizar los cortes, se colocaron
los puntos topográficos correspondientes al trazo de la calle y se hizo la
excavación correspondiente al ancho de la calle proyectada, posteriormente,
se realizaron los cortes respectivos para los taludes, trabajando el corte hasta
una altura promedio de 4.50m hasta el nivel de la subrasante en la calle. Ver
figura 4.1 y 4.2.

Figura 4. 1 Proceso de excavación.

Figura 4. 2 Excavación en el terreno.


4.3.2 Equipo a utilizar.

4.3.2.1 Perforación.

Track Drill INGERSOLL RAND ECM-350 VL-671, asistido por un compresor, será el
responsable de la perforación de los agujeros en la superficie de los laterales
de la calle.

Ver figura 4.3.

Figura 4. 3 Equipo para perforación.

Compresor No.1: INGERSOLL RAND P-900@100 psi. Unidad encargada de

suministrar la fuente de poder a la perforadora, también se utiliza para el


lanzado de concreto, ya que este será el responsable de inyectar aire en la
punta de la manguera para alcanzar la velocidad necesaria del concreto.
Ver figura 4.4.
Figura 4. 4 Compresor para equipo de perforación.

Bomba de inyección CHEGROUT, neumática y mangueras de


inyección.Compresor No.2: INGERSOLL RAND P-750/100 psi. Unidad encargada
de suministrar la fuente de poder a la bomba de inyección. Ver figura 4.5.

Figura 4. 5 Compresor para bomba de inyección.

Barras de Perforación y Broca. Esta se utiliza en el equipo de perforación, que


tienen 2” de diámetro en longitudes de 3.65 m, con punta del tipo “Drop
center bit”.

4.3.2.2 Pantalla de concreto.

Bomba de Concreto PUTZMEISTER TV-2045-STD. Se utilizará junto con las

mangueras y las boquillas especiales para bombear y efectuar el lanzado de


concreto.
Ver figura 4.6.

Figura 4. 6 Bomba para lanzado de concreto.

4.3.3 Trazo.

El trazo y la ubicación de los puntos de perforación se realizó en base a los


planos de diseño aprobados y autorizados, el tramo estudiado se marcó desde
el alineamiento 0+121.39 hasta el 0+143.14. Los puntos, se marcaron sobre la
superficie del talud perfilado por medio de mediciones simples, tal que la
posición de éstos se cumpla como se ha planificado, en el diseño, colocando
previamente el geotextil y la malla electro soldada, ya que las perforaciones se
iniciarían luego de haber lanzado la capa de concreto lanzado, temporal. La
ubicación de estas referencias debe permitir una correcta visibilidad, de tal
manera que pueda verse cuando se realizan las perforaciones. Ver figura 4.7 y
4. 8.

Figura 4. 7 Colocación de geotextil.


Figura 4. 8 Instalación de malla electro soldada.

4.3.4 Perforación de agujeros para anclajes.

La perforación en el talud se realizará por medios mecánicos, con un Track Drill


INGERSOLL RAND ECM-350 VL-671, asistido por un compresor. Las
profundidades de las perforaciones son de 4.50m, estas se realizaron con
barrenos, a partir del nivel del corte perfilado del talud, la inclinación del
barreno se procuró que esta fuera, por ejemplo, de 7º tal como aparecen
especificadas en los planos de diseño. Ver figura 4.9 y 4.10.
Figura 4. 9 Equipo trabajando en perforación para anclajes.

Figura 4. 10 Drill trabajando en la perforación para un anclaje.

4.3.5 Proceso de fabricación de tendones de acero.

El proceso de fabricación de los tendones de acero, se divide en tres etapas


principales de producción, como se describe a continuación:

En la primera etapa, se corta el tendón o barra de anclaje, de 4.5m de


longitud especificada según diseño, con varilla corrugada #7 y resistencia a la
fluencia de 4200 kg/cm2, que conformará la armadura principal del anclaje,
mediante el uso de la cortadora de banco, a la medida de cada anclaje y en
una de las puntas se preparará la rosca con una tarraja manual, la rosca
tendrá longitud de paso de la tuerca de 8cm.

En la segunda etapa, se preparán las mangas lisas, con poliducto de 3/4” de


diámetro, para la inyección primaria, los separadores se hacen con tubo de
PVC, la tubería de rebalse con poliducto de 3/4” de diámetro y longitud de 60
cm, los centradores se utilizan para centrar el anclaje en el hoyo perforado, se
colocan separados a cada 2.0 m a lo largo o según sea la longitud del tendón,
procurando dejar el primero desde el fondo del hoyo a 30cm. Ver figura 4.11 y
4.12.

Figura 4. 11 Preparación de tendones o barras de acero.

En la tercera etapa, se ensamblan los productos resultados de las primeras dos


etapas junto con las mangueras de inyección primaria, y rebalse.

Figura 4. 12 Vista de barras de acero con poliducto y centradores.

4.3.6 Proceso de instalación de los tendones.

El proceso de instalación de los tendones cumple con los siguientes pasos:

Embutido del anclaje: terminada la perforación, se introduce el anclaje,


previamente ensamblado dentro de la perforación ϕ 4.5”, asegurándose que
éste se encuentre debidamente centrado en el taladro; (se permite un
recubrimiento mínimo de 1.5 cm). Colado de la Vaina: una vez instalada,
centrada y alineada la armadura dentro de la perforación, se procede a
elaborar el tapón de mortero (resistencia a la compresión, mínima 50 Kg/cm2
para tapón obturador en la base del anclaje) que funciona como un sello a la
entrada del taladro, se prepara y revisa la tubería de rebalse y la de inyección
primaria (poliducto de 3/4”).

Preparación e inyección de lechada: en este caso, la preparación se hizo por


medios mecánicos, en una mezcladora, el material que se utilizó en la
inyección, es cemento portland tipo I, norma ASTM C150, llevado al sitio en
recipientes de 5 galones, vertido dentro de la tolva de la bomba de
inyección. La inyección se efectuó a través de la manguera de inyección
(debidamente identificada), inyectando hasta lograr una presión de inyección
entre 1.019Kg/cm2 a 2.039 Kg/cm2, después de sellar el tubo de rebalse.

4.3.7 Pantalla temporal de concreto lanzado.


El recubrimiento utilizado en el primer lanzado de concreto para el muro
estudiado fue de 10cm, según diseño propio, esta es la primera capa
temporal; para ésta se necesitó lo siguiente:

Acero de refuerzo. Se instaló una malla electrosoldada 6x6, 4/4, 70 Ksi,


colocada paralela al corte en la superficie acabada del perfilado del talud.
Para dar el recubrimiento necesario, se utilizaron helados de mortero,
preparados en el proyecto. Ver figura 4.13.

Figura 4. 13 Fabricación de helados de mortero.

Corte de las placas de anclajes de 9"x9" y espesor de 1", para esto, se utilizó
equipo de corte de acetileno, a las placas se le agregaron 4 nelson stud
(espárragos de acero soldadas a las placas de anclaje, que sirven para unir el
revestimiento permanente a los anclajes) con medidas de 4" x 1/2", soldados
con electrodo 7018, 1/8”. Ver figura 4.14.
Figura 4. 14 Soldadura de nelson stud con placa de anclaje.

Franjas verticales de geotextil de drenaje: de 2.00 m de ancho, cubriendo


50% del área total de la pantalla. Ver figura 4.15.

Figura 4. 15 Instalación terminada de drenaje y electro malla en talud.

Colado de pantalla temporal: éste se realizó después de haber hecho los


pasos descritos en los ítems anteriores. Ver figura 4.16.
Figura 4. 16 Proceso de colado para revestimiento temporal de muro de tierra
armada.

Curado del concreto lanzado: éste se realizó por métodos manuales con una
bomba de aspersión; se inició a las 4 horas de haber efectuado el colado y,
posteriormente, en los siguientes tres días se curó cada 30 minutos, procurando
mantener la superficie húmeda y así obtener la resistencia requerida de 210
Kg/cm2, solicitada en el diseño y las especificaciones del proyecto.

4.3.8 Construcción de pantalla permanente de concreto lanzado.

Para esta capa de concreto lanzado, es necesario colocar, según planos, un


tejido de acero de diámetro #4 a cada 15" en ambos sentidos, conformando
el refuerzo de la pantalla de concreto permanente, el cual se arma y coloca
en el sitio sobre la pantalla temporal. Esta actividad se ejecuta previamente al
lanzado del concreto; se planificó una cuadrilla de personal que iba adelante
preparando las áreas de lanzado; este personal, fijaba los niveles de colado,
por medio de las guías maestras de colado, consistentes en tablones y
cuartones debidamente colocados en la parte superior del talud, lo cual,
garantizaba que se cumpliera con los 20 cm de espesor de la pantalla de
concreto permanente y los 30 cm de la pantalla total. Ver figura 4.17.
Figura 4. 17 Proceso de colado para revestimiento permanente de muro de
tierra armada.

Lanzado del concreto: previo al lanzado del concreto semi fluido, se


ensamblaron las mangueras y se coordinó los accesos de los camiones
cargados con el concreto, hasta el lugar donde se colocará el concreto, en la
tolva de la bomba de lanzado. Debido al espesor de la pantalla de concreto
(e = 20cm), fue posible efectuar un solo lanzado de concreto, para alcanzar el
espesor requerido de la pantalla, marcado por las guías maestras de colado.

Figura 4. 18 Tramo de muro finalizado.


Figura 4. 19 Base de pavimento con taludes laterales estabilizados con Soil
Nailing.

4. CASO PRACTICO
5. CONCLUSIONES
6. RECOMENDACIONES