You are on page 1of 60

ESCUELA DE EDUCACIÓN

SUPERIOR TÉCNICO
PROFESIONALDE LA PNP

SÍLABO DESARROLLADO
DE SEGURIDAD CIUDADANA TÉCNICAS
Y PROCEDEMIENTOS
SILABO

SEGURIDAD CIUDADANA TECNICAS Y PROCEDIMIENTOS

(PROGRAMA REGULAR)

I. DATOS GENERALES

EJE CURRICULAR : Formación Técnico Policial


ÁREA EDUCATIVA : Formación General
ÁREA COGNITIVA : Realidad Socio Política
AÑO DE ESTUDIO : PRIMER AÑO
HORAS SEMESTRALES : 64 horas académicas
HORAS SEMANALES : 04
CRÉDITOS : 03
PERIODO ACADÉMICO : II Periodo

II. SUMILLA

La Asignatura forma parte del Currículo de Estudios de la Escuela de


Educación Técnico Profesional PNP, siendo de naturaleza teórico –
práctica; desarrolla los fundamentos normativos, doctrinarios y filosóficos
que posibiliten un estado de confiabilidad y seguridad en la población, así
como una convivencia pacífica con ajuste a ley y pleno respeto por los
Derechos Humanos. Comprende aspectos del marco conceptual de la
Seguridad Ciudadana, marco jurídico, marco de Prevención y Seguridad
Ciudadana; y, al óptimo funcionamiento de la DIREJESEGCIU.

III. COMPETENCIAS GENERALES

Al finalizar el semestre, el Alumno estará en la capacidad de:

A. Consolidar y fortalecer los componentes operacionales de la


Seguridad Ciudadana.

B. Valorar, examinar y diagnosticar la problemática de Seguridad


Ciudadana, razonando sobre sus juicios, criterios y alternativas de
solución, así como la aplicación de estrategias operativas
integradas.

C. Analizar las principales causas de inseguridad ciudadana en el país


proponiendo líneas de acción.
D. Brindar información básica acerca de los antecedentes de la
Seguridad Ciudadana en el Perú, para una reflexión analítica de
nuestra realidad nacional, que permita su contrastación con otras
realidades en el plano latinoamericano y mundial.

E. Describir y explicar el funcionamiento del Sistema Nacional de


Seguridad Ciudadana.

F. Estudiar y aplicar las normas legales referentes a la Seguridad


Ciudadana, en escenarios operativos e integrados con los servicios
de seguridad ciudadana que ofrecen los gobiernos municipales.

G. Tener una perspectiva holística respecto a la actuación integrada


con los agentes del serenazgo municipal, juntas vecinales y
seguridad privada en materia de Seguridad Ciudadana.

H. Explicar y analizar las funciones DIREJESEGCIU-PNP y de otras


instituciones que participan en la Seguridad Ciudadana.

I. Planificar y recomendar estrategias de participación ciudadana.

I. CONTENIDOS

I UNIDAD
INTRODUCCIÓN AL ACCIONAR DE LA PNP EN
SEGURIDAD CIUDADANA

 Primera Sesión
PRIMERA Introducción al Accionar de la PNP en Seguridad
SEMANA Ciudadana
(4 HORAS)  Segunda Sesión
Definición de términos
Taller: “Percepción de la Inseguridad Ciudadana”.
.

 Primera Sesión
Generalidades, definición de: Seguridad, Ciudadano,
Seguridad Ciudadana, Participación Ciudadana,
SEGUNDA Seguridad Humana.
SEMANA  Segunda Sesión
(04 Horas) Entrega de temas para la elaboración del Trabajo
Aplicativo por grupos (TAG)
Taller: “Análisis de los Problemas Sociales que
afectan la Seguridad Ciudadana”.
II UNIDAD
MARCO JURÍDICO DEL ACCIONAR DE LA PNP EN SEGURIDAD
CIUDADANA

 Primera Sesión
Constitución Política del Perú, comentarios de los
artículos1°, 2º, 44º,166º,192º,195º,197º.
TERCERA
SEMANA
 Segunda Sesión
(04 Horas)
El Acuerdo Nacional: Sétima Política de Estado.

Taller: “Analizar la seguridad ciudadana como Política


de Estado.”

 Primera Sesión
Ley N° 27933, Ley del Sistema Nacional de Seguridad
Ciudadana. - Decreto Supremo N° 011-2014-IN.
Reglamento del Sistema Nacional de Seguridad
Ciudadana.- Disposiciones Generales (Objeto -
Ámbito – Definiciones) - Aspectos Generales del
SINASEC (Definición – Objetivos – Principios
CUARTA Aplicables).
SEMANA
(04 Horas)  Segunda Sesión
Componentes del Sistema Nacional de Seguridad
Ciudadana (componentes – ente rector) Consejo
Nacional de Seguridad Ciudadana – Definición –
Miembros – Funciones.
Taller: “Análisis del Sistema de Seguridad Ciudadana”.
SUPERVISIÓNACADÉMICA.
 Primera Sesión
Comités de Seguridad Ciudadana.- Comités Regionales,
Comités Provinciales y Comités Distritales (Definición –
Miembros – Funciones –Presidencia – Secretaría
Técnica).
QUINTA
SEMANA  Segunda Sesión
(04 Horas) Sesiones de las Instancias de Coordinación. – De los
Órganos de Ejecución – Participación Ciudadana –
Sociedad Civil – Medios de Comunicación – Sector
Privado – Comunidades Campesinas y otros.

Taller: “Análisis del funcionamiento del Comité Distrital de


Seguridad Ciudadana”.

SEXTA PRIMER EXAMEN PARCIAL


SEMANA

 Primera Sesión
- Instrumentos del Sistema Nacional de Seguridad
Ciudadana (Políticas y Planes de Seguridad Ciudadana
(Art. No.44 al Art. 50).

 Segunda Sesión
SÉPTIMA
- Centro Nacional de video vigilancia, radio comunicación
SEMANA
(04 Horas) y Telecomunicaciones para la Seguridad
ciudadana.(Art.No.60 al 63).

- Cooperación entre la Policía Nacional del Perú y las


Municipalidades en materia de Seguridad Ciudadana
(Art. Nº 64 al 71).

- Responsabilidades (Art. Nº 81 al 83).


 Primera Sesión
Normas Complementarias:
- Ley Nro. 27934 Ley que regula la intervención de la
policía y el Ministerio Público en la investigación
preliminar del delito.
- Ley N°27938 Ley Asignación en uso de los bienes
incautados en casos de delitos o de secuestros o
OCTAVA
contra el patrimonio cometidos en banda.
SEMANA
- Ley N° 27939, Ley del arresto ciudadano.
(04 Horas)
 Segunda Sesión
- Ley N°27972 Ley Orgánica de Municipalidades.
Art.85: Las Municipalidades brindan servicios de
Seguridad Ciudadana.
- Ley N° 27867,Ley Orgánica de Gobiernos
Regionales

 Primera Sesión
Plan Nacional de Seguridad Ciudadana 2013 al 2018.
Marco conceptual
1.1. Aproximación al concepto de Seguridad Ciudadana
1.2. Corrupción y seguridad ciudadana
1.3. Enfoque integral de la política de seguridad
NOVENA
ciudadana
SEMANA
(04 Horas)
 Segunda Sesión
Plan Nacional de Seguridad Ciudadana 2013 al 2018.-
Diagnóstico de la inseguridad, la violencia y el delito
en el Perú
2.1. Situación actual
2.2. Causas multidimensionales
2.3. Problema y efectos
 Primera Sesión
Policía Comunitaria, Nuevo Paradigma de Seguridad
DÉCIMA
SEMANA Ciudadana.
(04 Horas)  Segunda Sesión
Experiencia en la Región La Libertad.- Defectos y
bondades en su modelo y aplicación
 Primera Sesión
Instituciones encargadas de velar por la Seguridad
Ciudadana; La Policía Nacional del Perú y las
DÉCIMO Municipalidades; relaciones funcionales entre la PNP y
PRIMERA Serenazgo en el marco de los Comités Provinciales y
SEMANA Distritales de Seguridad Ciudadana.
(04 Horas)
 Segunda Sesión

SUPERVISIÓNACADÉMICA

DECIMO
 SEGUNDA EXAME
SEGUNDA
SEMANA 
 N PARCIAL
 Primera Sesión
Ordenanza Nº 1907 (Ordenanza del Sistema
DÉCIMO Metropolitano de Seguridad Ciudadana (SIMESEC) del
CUARTA 22OCT2015.
SEMANA  Segunda Sesión
(04 Horas) Organización y funcionamiento de los cuerpos de
Serenazgo Municipal. - Normatividad fundacional y
operativa. Instrumentos legales.
Taller: “Proceso de Formación de los Cuerpos de
Serenazgo Municipal”.

 Primera Sesión
Análisis del plan y de las estrategias locales de
Seguridad Ciudadana. - Diagnostico, misión, objetivos
DÉCIMO y actividades.
QUINTA
SEMANA  Segunda Sesión
(04 Horas) Sustentación de los Trabajos Prácticos Grupales. -
Evaluación de la evolución del proceso, enseñanza
aprendizaje

ENTREGA DE LOS TRABAJOS APLICATIVOS


GRUPALES CALIFICADOS (TAG) A LA UNIDAD
ACADÉMICA.

DECIMO
SEXTA
EXAMEN FINAL
SEMANA

II. PROCEDIMIENTOS DIDÁCTICOS

A. Las técnicas de enseñanza se orientarán a la interacción permanente


docente – alumno, enmarcadas en la cultura participativa, el trabajo
en equipo y el método inductivo-deductivo.
B. Se promoverá la investigación permanente y la exposición de los
conocimientos adquiridos.
C. El desarrollo de los contenidos curriculares será, eminentemente,
teórico-práctico, mediante el empleo de mapas conceptuales y ayudas
audiovisuales.

III. EQUIPOS Y MATERIALES


El docente para el desarrollo de la asignatura empleará los siguientes
equipos y materiales:

A. EQUIPOS
Retroproyector, video grabadora, computador, proyector multimedia.

B. MATERIALES
Utilizará separatas, transparencias o videos a libre elección, para
reforzar las técnicas de enseñanza.

IV. EVALUACIÓN

La asistencia a las sesiones teóricas es obligatoria en el 70% y a los


Talleres en el 90%, en caso contrario de no existir justificación alguna por
la Sub Dirección Académica de las EESTP-PNP-PP, el Alumno
desaprobará la asignatura.

El proceso de evaluación del aprendizaje será permanente y comprenderá:

A. Evaluación Diagnóstica o de entrada, para conocer el nivel de


conocimiento sobre la asignatura.

B. Evaluación Formativa Interactiva, en relación a la participación activa


del Alumno en el aula. El promedio de las intervenciones orales
constituirá Nota de Paso Oral.

C. Evaluación Formativa o de Proceso para comprobar el rendimiento


académico, pronosticar posibilidades de desarrollo y reorientar la
metodología, que compromete la aplicación de:

1. Talleres.
2. Exposiciones.
3. Dos exámenes escritos parciales (8ª y 13ª semana), enmarcados
en los modelos de prueba objetiva, pudiendo; además, contener
preguntas tipo desarrollo y situación problema, en las que prime el
empleo de la capacidad reflexiva, la correlación de criterios, el
análisis y el pensamiento lógico.
4. Un trabajo de investigación monográfica que se valorará el sentido
epistemológico en su forma y contenido con el empleo del sistema
APA.

D. Evaluación Sumativa orientada a comprobar el nivel de desarrollo


cognoscitivo, reflexivo y del pensamiento lógico, para lo cual se
aplicará un examen final (18ª semana) de similar característica
empleada en los exámenes parciales.

E. El Promedio General se calculará en concordancia con las


disposiciones establecidas en el Manual de Régimen de Educación
de las Escuelas de Formación de la PNP y a la naturaleza de la
Asignatura, conforme se detalla a continuación:
Promedio General:
PG = PEP (3) + PO (1) + TA (2) +EF (4)
10

PEP = Promedio de Exámenes Parciales


PO = Paso Oral
TA = Trabajo de Investigación Monográfica
EF = Examen Final

V. BIBLIOGRAFÍA BÁSICA

A. Ley Nº 27933 Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana


B. DS. Nº 012-2003/IN de 08OCT03 aprueba Reglamento de la Ley del
SINASEC.(A la espera del Reglamento conforme a la Ley N° 30055)
C. Ley N° 30055, Ley modificatoria e incorpora arts. en la Ley N° 27933.
D. Comisión Andina de Juristas “Desafíos de la Democracia en
la Región Andina: Ensayos sobre nuestra realidad”. Published by
Comisión Andina de Juristas, 1998. ISBN 10: 997263714X / ISBN
13: 9789972637148
E. COSTA, Gino y CASTILLO, Eduardo. 1999. “Las Comisarías por
dentro: un estudio de caso en Lima Metropolitana”. Mimeo. Lima.
F. CHINCHILLA, Laura y Rico, José María. 1997. “La prevención
comunitaria del delito: perspectivas para América Latina”. Centro
para la Administración de Justicia. Florida International University,
USA.
G. Defensoría del Pueblo. 1998. “Informe de supervisión de derechos
humanos de personas privadas de libertad 1997”. Lima.
H. Defensoría del Pueblo. 1998 (junio). “Análisis de los Decretos
Legislativos sobre Seguridad Nacional dictados al amparo de la Ley
Nº 26955”. Serie Informes Defensoriales Nº 9. Lima.
I. EYZAGUIRRE, Hugo. 1998. “La violencia intencional en Lima
Metropolitana. Magnitud, impacto económico y evaluación de
políticas de control”. 1985-1995”.
J. FIORMONTI, Juan José “La Seguridad: Soluciones sencillas para un
Problema Complejo”, Presidente de la Comisión de Previsión y
Seguridad Social, Cámara de Diputados, Bueno Aires, Págs. 43-44.
K. GIAMPIETRI, Luís. 1999. “Documento sobre Seguridad Ciudadana”.
Mimeo.
L. HULSMAN, Louk “Sistema Penal y Seguridad Ciudadana”
Barcelona, Ariel, 1984; 145p.
M. INSTITUTO APOYO PERU.”Magnitud de la violencia en América
Latina y el Caribe: dimensionismo y políticas de control. Red de
Centros de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo.
N. ZÚÑIGA RODRÍGUEZ, Laura “Libertad Personal y Seguridad
Ciudadana: Estudio del tipo de injusto del Delito de detenciones
ilegales practicadas por funcionario público (Manuales) (Spanish
Edition) (Spanish) Paperback – 1993
O. Constitución Política
INTRODUCCIÓN

Apreciados alumnos, terminado el proceso de selección y nombramiento


de docentes a la EESTP-PP-PNP, y luego de haber asumido el cargo para dictar
la asignatura de ACCIONAR DE LA PNP EN SEGURIDAD CIUDADANA,
queremos precisar que la misma reviste gran importancia para el desarrollo de
su futuro quehacer funcional en nuestra abnegada institución. La materia a
desarrollar la aplicaremos en forma teórica – práctica; procurando llevar un
derrotero facilitador, instrumentalizador y creativo; así poder interactuar con
nuestros educandos; donde lo primordial es que Ud. sea medio y fin en el
proceso de enseñanza – aprendizaje, dentro del axiológico y esgrimiendo
diferentes teorías educativas, así como otros enfoques educativos, de manera
que el dictado de clases sea, por excelencia, dinámico, participativo.
El Presente Silabo “ACCIONAR DE LA PNP EN SEGURIDAD
CIUDADANA” es un conjunto de dispositivos legales, instrucciones, que
establecen los pasos a seguir dentro de las diferentes Unidades encargadas de
mantener el Orden Interno, el Orden Público y la Seguridad Ciudadana,
funciones que alcanzarán éxito con la participación de la comunidad y sus
instituciones, para el cumplimiento de las actividades propias del quehacer
funcional en el ámbito de su jurisdicción; guías que el alumno deberá conocer en
el alma mater, para ejecutarlas cuando egrese del Centro de Formación, y preste
servicio policial en beneficio de la sociedad, en sus diversas intervenciones
policiales en el marco constitucional, es decir con pleno respeto hacia las leyes,
los valores éticos y los derechos humanos. Todo lo cual, le permitirá, enfrentar
con éxito a la criminalidad y delincuencia en defensa de la sociedad, pues el fin
último de la Policía es servirla y protegerla.
Así pues, relevemos la importancia que dentro del ordenamiento
constitucional y legal, tienen el funcionamiento y la actividad de la Policía
Nacional del Perú, como garantía de Seguridad y Defensa de la ciudadanía y de
sus derechos, destacando el esfuerzo y abnegación del policía peruano en sus
funciones dentro de nuestra patria, sea costa, sierra y selva; a veces bajo las
más difíciles condiciones climáticas o bajo la presión que ejercen las hordas
delincuenciales.
¡Jóvenes Alumnos…., futuros policías…!
Aspiremos a la plena identificación del binomio “ciudadano – policía”
como factor decisivo para lograr la paz y el orden, así como edificar una barrera
infranqueable contra el mal, ensalzando en toda circunstancia, los valores
institucionales, como arma eficaz para derrotar a la delincuencia común y
organizada, manteniendo así, el respeto y confianza que merecemos en función
de una prolija y abnegada actuación policial.

¡EXITOS…!
SILABO DESARROLLADO

SEGURIDAD CIUDADANA

I UNIDAD

INTRODUCCIÓN

PRIMERA SEMANA

En esta ocasión, con la finalidad de evaluar nuestro statu quo, en materia


de seguridad ciudadana, es menester analizar los principales logros y
debilidades de la gestión saliente. Entre los datos más relevantes, encontramos
uno que amerita ser resaltado: la disminución, en alrededor de 10 puntos
porcentuales, del índice de victimización, aunque esto solo parezcan cifras
dignas de olvido. No obstante, mientras que al inicio del gobierno de Ollanta
Humala, 4 de cada 10 ciudadanos respondían que habían sido víctimas de un
delito, al terminar su gestión 3 de cada 10 sostienen lo mismo. Sin embargo, a
pesar de esta aparente victoria, nuestra evaluación de lo hecho durante el
gobierno nacionalista es que se trata de un quinquenio en el que no se han
producido cambios sustanciales. La ausencia de liderazgo y de ideas firmes, así
como la alta rotación de ministros del Interior, han minado la posibilidad de
impulsar una reforma policial y desarrollar políticas públicas sostenibles en temas
como la eliminación del 24 x 24, la corrupción y la precaria educación policial.
Si bien se ha avanzado en la construcción de apropiados indicadores, la escasez
de estos nos mantiene en la opacidad y el desconocimiento respecto al problema
de la inseguridad. Salvo el índice de victimización, la data disponible no muestra
una mejoría de la seguridad ciudadana, sino lo contrario, todo parece marchar
bajo un modelo de abandono organizado semejante a una Torre de Babel, donde
cada institución propone un discurso diferente y muchas veces discrepante.
Ante esto, ¿qué políticas públicas se han impulsado? ¿Cuál es nuestro balance
sobre la actuación del gobierno? Estas preguntas y otras relacionadas, son
materia de análisis en esta nueva asignatura “ACCIONAR DE LA PNP EN
SEGURIDAD CIUDADANA”, en el que también nos referimos a las expectativas
defraudadas de la ciudadanía, que creyó que la presencia de un exmilitar en la
presidencia de la República resolvería el problema de la inseguridad, ya que la
realidad concreta nos da lecciones que no deben ser para el olvido, en virtud a
que los titulares del Orden Público somos nosotros, como institución debemos
estar preparados para ejecutar importantes planes estratégicos que conlleven al
cumplimiento de nuestras funciones y un mejor beneficio para la sociedad
peruana.
La idea es mostrar experiencias locales, que puedan servir como ejemplo para
otros barrios. Para ello, hemos desarrollado una metodología de evaluación del
trabajo policial desde la óptica de la prevención, a fin de obtener lecciones
aprendidas y hacer un contrapeso a la lógica represiva. Hemos recogido
información sobre los riesgos y recursos preventivos de seguridad ciudadana en
Lima Metropolitana y el Callao, debido a que existe todo un caudal de datos e
informaciones que convenientemente procesadas servirá para diseñar planes
apropiados y de allí una proyección hacia otras ciudades y comunidades del
territorio nacional. La data expone tres indicadores de fuerza, el número de
delitos y faltas denunciadas, así como los tipos de estos; el número de efectivos
policiales y de serenazgo, y de miembros de las juntas vecinales; y la inversión
municipal en seguridad. Estamos seguros que, su análisis, servirá para que los
vecinos y vecinas organizados, al igual que las autoridades, cuenten con una
fuente de datos fidedigna, que les permita articular estrategias de prevención y
represión para mejorar la seguridad en sus localidades.
Por la relevancia del tema y por el dolor cotidiano que la delincuencia genera,
corresponde tener una apreciación holística del tema, que en buena razón, ha
sido tratado durante el desarrollo de la asignatura de SEGURIDAD
CIUDADANA, en ciclos anteriores; pero esta vez debemos empeñarnos en
realizar una propuesta estratégica para alinear nuestros procesos operativos
con otras organizaciones públicas y privadas que cumplen similar función, sin la
necesidad de caer en antagonismos ni usurpación de predios funcionales. Es
inadmisible que mientras las personas son asaltadas y agredidas, políticos
irresponsables planteen propuestas inconducentes, como la salida de los
militares a las calles, la instauración de la pena de muerte, la entrega de armas
letales para serenos, entre otras. Ese tipo de soluciones, hacen perder el tiempo
a la población y desnudan la baja calidad de las propuestas de los líderes de
opinión, quienes, en lugar de hacer demagogia, deberían debatir respuestas
integrales, sobre todo como optimizar el trabajo integrado de las fuerzas de
seguridad ciudadana en nuestro país.

DEFINICIÓN DE TÉRMINOS

1. ACUSACIÓN. Imputación de un delito o falta.


2. ACCIÓN CÍVICA. Conjunto de actividades que realiza la PNP, en su
participación del desarrollo social y económico del país.
3. ACCIÓN CONJUNTA. Operación en que participan dos o más componentes
de la PNP, bajo un mismo comando y finalidad.
4. ACTO ILÍCITO. Conducta contraria a las normas legales.
5. ACTO ANTISOCIAL. Hecho cometido por un menor que en los mayores son
calificados como delitos o faltas de acuerdo a lo establecido en el Código
Penal Peruano.
6. ADOLESCENTE. Es toda persona cuya edad fluctúe entre los 12 y 18 años.
7. AGRAVANTES. Circunstancias que aumentan la responsabilidad penal al
denotar una mayor peligrosidad o perversidad en el autor de un delito.
8. ALBERGADO O TUTELADO. Es la condición en que se halla un menor de
edad en un Instituto de menores, remitido por el juez correspondiente.
9. ALCAIDE. Funcionario público del INPE encargado de la custodia o
vigilancia de los internos.
10. AMBIENTE. Es aquel lugar que rodea a un individuo y lo hace sentir confiado
y seguro donde coexiste con la sociedad.
11. ÁREA DE RESPONSABILIDAD. Zona del terreno dentro de la cual el
Comandante es responsable de todas las operaciones que en ella se
realizan.
12. ÁREA DELINCUENCIAL. Zona urbana caracterizada por un coeficiente
anormal de criminalidad, si se le compara con otras zonas de la misma
ciudad de análogo volumen de población.
13. CULPOSO. Se aplica a aquellos delitos en el que está ausente el dolo; esto
es, cometidos por imprudencia, impericia, inobservancia de reglas, pero sin
malicia.
14. CONTRASUBVERSIÓN. Es un conjunto ordenado de acciones planeadas y
sincronizadas en todos los campos de la actividad humana, en el que
participan directamente los integrantes de la nación con la finalidad de
impedir la toma del poder, la destrucción de las estructuras y la cimentación
de las bases que la subversión pretende imponer como nueva estructura
social.
15. CONDUCCIÓN. Es la acción de llevar inculpados de un punto a otro en
forma individual o masiva.
16. CÓDIGO DE EJECUCIÓN PENAL. Cuerpo normativo que regula la
ejecución de las penas privativas restrictivas de la libertad, limitativas de
derechos así como medidas de seguridad; igualmente se contempla
derechos y obligaciones de los internos.
17. CONFLICTO. El conflicto es una situación en la que dos o más personas o
grupos de personas con intereses diferentes entran en controversia, o
ejercitan diferentes accionescon el fin de lograr sus objetivos o resolver los
problemas que tienen en común, o bien lograr que los otros no tengan
resolución favorable.
18. DELITO. Son las acciones que se hacen o se dejan de hacer y que son
sancionadas por las leyes penales de los estados así como del Distrito
Federal y como por algunas otras leyes.
19. DERECHO PENAL. Son las normas Jurídicas que rigen el poder
sancionador y preventivo del estado.
20. ESPACIO. Es el lugar físico donde vive el individuo sintiéndose seguro y
confiado.
21. FUENTE. Manual de conocimientos de formación profesional. Sistema
Nacional de Seguridad Pública.
22. INCERTIDUMBRE. Es toda sensación que siente un individuo al no sentirse
seguro en su persona o su medio.
23. MEDIDA DE SEGURIDAD. Son aquellas sanciones que un juez aplica como
medida sustitutiva de una pena.
24. MODELO DE DECISIÓN PENAL
25. Son Aquellos que definen la situación penal de un individuo, el derecho
penal, los elementos del delito y la sentencia.
26. MODELO POLICIAL. Son todas aquellas actividades basadas en las leyes
que debe respetar el policía para asegurar la convivencia social, la seguridad
pública y la salubridad pública.
27. PENA: Es el medio con el que el Estado restringe los derechos aquellas
personas que son responsables de un delito.
28. POLICÍA. Es la persona que resguarda el orden de una sociedad. Debe
cuidar en todo momento la libertad de las personas respetar las leyes y hacer
prevalecer el interés común.
29. POLICÍA COMUNITARIA. Es una organización policial que surge de los
sectores populares de comunidades, compuesta por vecinos y
organizaciones pertenecientes a una zona determinada, en respuesta a la
inseguridad ciudadana. Tiene organización propia y está articulada con la
institución policial titular del orden público, a la que apoya funcionalmente.
30. SEGURIDAD CIUDADANA. Se entiende a la acción integrada que desarrolla
el Estado, con la colaboración de la ciudadanía, destinada a asegurar su
convivencia pacífica, la erradicación de la violencia y la utilización pacífica
de las vías y espacios públicos. Del mismo modo, contribuir a la prevención
de la comisión de delitos y faltas.
31. SISTEMA. Es llevar a cabo las funciones propias de cualquier policía en
coordinación con todos los cuerpos de seguridad pública debido a que cada
día es más compleja la delincuencia, las leyes son obsoletas, la corrupción
etc. Por los que se hace necesario un sistema.
32. VIOLENCIA. Es el comportamiento de las personas cuando sin el control de
sus impulsos, provocan daños a los demás, ya sea de forma física,
emocional o psicológicamente a través de la palabra, acción o ignorando a
los demás. En la actualidad el ser humano se torna cada vez más violento
debido a la influencia de los factores familiares, laborales, falta de
oportunidades etc.

SEGUNDA SEMANA

CONCEPTOS

ESTADO
Es la nación organizada jurídica y política sobre un determinado territorio y bajo
una misma autoridad que es el Gobierno y cuya finalidad es la de realizar el Bien
Común (Fin Supremo del Estado)

ELEMENTOS DEL ESTADO


-Poder
-Territorio
-Población

ORDEN INTERNO
Uno de los conceptos sobre orden interno desarrollado por el Instituto de Altos
Estudios Policiales (INAEP), señala que “es una situación de paz en el
territorio nacional y de equilibrio en las estructuras socio-jurídicos
políticas del Estado, regulado por el Derecho Público y el poder político,
orientado a mantener el Estado de Derecho a fin de lograr el desarrollo
nacional.

De lo expuesto podemos deducir que el resquebrajamiento del orden interno


afecta básicamente a las estructuras del Estado y a toda la nación en su
conjunto, así como al sistema de gobierno legalmente constituido y por su
naturaleza estas acciones son eventuales.
En resumen, el orden interno se resquebraja por la presencia en el escenario
nacional de una serie de factores de tipo político, jurídico y socio-económico que
perjudican al Estado y a la gobernabilidad.

CASO:
Las movilizaciones de cocaleros a la ciudad de Lima en abril del 2004 exigiendo
entre otras reclamaciones de legalización de cultivo de la hoja de coca y los
sucesos de Ilave-Puno donde se produjo el asesinato “linchamiento” de un
alcalde provincial, ambos hechos fueron casos típicos de acciones que
empezaron con alteraciones del orden público en sus respectivas
demarcaciones territoriales, mediante bloqueo de carreteras y otras acciones
que perjudicaron e normal desarrollo de las actividades ciudadanas. Al persistir
dichas acciones y hacerse cada vez más violentas, estas ingresaron al ámbito
del orden interno, porque afectaron a la política de gobierno, a su desarrollo y a
la imagen del Perú en el contexto internacional. En estos casos, el control y
restablecimiento de orden interno continuaron bajo la responsabilidad de la
Policía Nacional pero si la gravedad de los hechos hubiera subsistido, el
Gobierno tenía en esas circunstancias la potestad de decretar el estado de
emergencia, pudiendo asumir el control restablecimiento del orden interno las
Fuerzas Armadas, con autorización del Presidente de la República.

ORDEN PÚBLICO
Pero si tratamos al orden público dentro de un concepto restringido, nos estamos
refiriendo a la tranquilidad, seguridad, salubridad y moralidad públicas,
como garantías contra alteraciones y desórdenes en las calles y recintos
públicos.

Las alteraciones de orden público dentro de estos conceptos son de naturaleza


social y afectan a la población en general sin distinción de estratos
socioeconómico. Sus implicancias atentan contra las buenas costumbres, contra
el patrimonio público y privado la tranquilidad, es decir afectan la paz social.
Como factor de perturbación social son permanentes y ocurren en forma
continua particularmente en las calles, plazas, carreteras y recintos abiertos al
público. Para lograr su restablecimiento la Policía Nacional previene, planifica y
ejecuta acciones en un régimen de policía ordinario en el marco de la
Constitución y de las leyes.

En este contexto el orden público es, “una situación de equilibrio social,


condicionado por el respeto al orden jurídico y acompañado de una voluntad
formal en función a las costumbres, convicciones y sentimientos de una
comunidad.

Si el control y el restablecimiento del orden público rebasa la capacidad


operativa del accionar cotidiano de la Policía Nacional y su persistencia empieza
a afectar al Estado, entonces estas alteraciones ingresan al campo del orden
interno y tienen que ser, en sus inicios, normalizadas con el empleo de unidades
especializadas de la Policía Nacional en cualquier parte del país que se
produzcan.
Todas las alteraciones sociales que ocurren diariamente en las calles, plazas y
recintos públicos de las ciudades y carreteras del país, son acciones que afectan
al orden público y su control y restablecimiento corresponden a la Policía
Nacional dentro de un régimen de policía ordinario de la Constitución, las leyes
y el respeto a los derechos humanos.

Las acciones contra la criminalidad y delincuencia en el ordenamiento


constitucional peruano siempre estuvieron ubicadas en el ámbito del orden
público. En la actual Constitución aparece una nueva categoría conceptual con
el nombre de seguridad ciudadana, referida básicamente al estado de
tranquilidad y seguridad que debe tener una colectividad local, para que pueda
desarrollar sus actividades cotidianas y usar sus bienes exento de riesgos y
amenazas que significa el incremento de la criminalidad y delincuencia.

En consecuencia, la seguridad ciudadana aparece en nuestra Constitución en


defensa del ciudadano contra la creciente diversidad de formas de criminalidad
y violencia urbana que se producen particularmente en las ciudades.

SEGURIDAD CIUDADANA

La Comisión Andina de Juristas, en la I Reunión Técnica sobre Seguridad


Ciudadana y Democracia, precisa la existencia de algunos elementos centrales
en la noción de seguridad ciudadana:

 En primer lugar, la protección de los ciudadanos debe darse dentro de un


marco de respeto de la Constitución y de las leyes. En este sentido la
seguridad ciudadana se constituye en un marco central para el desarrollo
de los derechos humanos.
 En segundo lugar, la seguridad ciudadana no se limita exclusivamente a
la lucha contra la delincuencia, sino que busca crear un ambiente propicio
y adecuado para la convivencia pacífica de las personas.
 En tercer lugar, los aspectos señalados permiten ver que la seguridad
ciudadana sobrepasa la esfera de la acción policial para demandar la
participación coordinada de otros organismos e instituciones tanto del
Estado como de la sociedad civil.
 En cuarto lugar, la seguridad ciudadana define un nuevo perfil de la
Policía, entendiéndola como un servicio de naturaleza civil orientado a la
comunidad antes que hacia el Estado.
 Finalmente, la seguridad ciudadana pone mayor énfasis en el desarrollo
de labores de prevención y control de los factores que generan violencia
e inseguridad, antes que en tareas meramente represivas o reactivas ante
hechos ya consumados.

Para el Departamento Nacional de Planeación de Colombia la seguridad


ciudadana es “un estado de bienestar y convivencia social en el que se
encuentran protegidos los ciudadanos en su vida, honra y bienes,
garantizándose el ejercicio de sus libertades y derechos fundamentales”.

Para Carabineros de Chile la seguridad ciudadana está inmersa dentro de la


seguridad pública y constituye: “una particular condición social caracterizada
por la certidumbre que cada persona siente acerca del respeto a sus
derechos, de tal modo que se genera un sentir de tranquilidad individual y
colectivo, a la vez que colabora eficazmente al desarrollo armónico de la
sociedad.

Para el Perú se entiende por SEGURIDAD CIUDADANA:


La Seguridad Ciudadana es una situación social, donde predomina la
sensación de confianza, entendiéndosela como ausencia de riesgos y daños a
la integridad física y psicológica, donde el Estado debe garantizar la vida, la
libertad y el patrimonio ciudadano.
Según la Ley No 27933, Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana,
se entiende por Seguridad Ciudadana a “ la acción integrada que desarrolla
el Estado, con la colaboración de la ciudadanía, destinada a asegurar su
convivencia pacífica, la erradicación de la violencia y la utilización pacífica de las
vías y espacios públicos. Del mismo modo, contribuir a la prevención de la
comisión de delitos y faltas”
Si bien las tres categorías constitucionales: -orden interno, orden público y
seguridad ciudadana- tienen significados diferentes, estas se encuentran
vinculadas entre sí porque persiguen como finalidad primordial el orden y la paz
social. En este sentido, para evitar confusiones conceptuales y lograr claridad
en la ejecución de las actividades relacionadas con el tema, sería conveniente,
en el caso nuestro, que los legisladores puedan considerar la posibilidad de
reducirlas a dos:

El orden interno como una garantía del Estado y de la sociedad ante amenazas
que pudieran afectarla, involucrando en este ámbito al orden público, porque
gran parte de las acciones que perturban al orden interno se presentan, en sus
inicios, como alteraciones del orden público

La seguridad pública, entendida como el conjunto de medidas y previsiones que


adopta el Estado y la sociedad contra la criminalidad y delincuencia
PRIORIZANDO LA SEGURIDAD DE LA PERSONA HUMANA.

SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS ENTRE SEGURIDAD CIUDADANA, ORDEN


PÚBLICO Y ORDEN INTERNO

EL ORDEN INTERNO es una institución jurídico-política de nivel constitucional,


que se manifiesta como una situación de equilibrio y de orden en todos los
campos de la vida nacional (social, económico, político, etc.), que garantizan el
funcionamiento y la estabilidad del Estado. El Orden Interno conduce a la
Seguridad Interna del Estado. Ejemplos de situaciones que alteran el Orden
Interno: el caso de Ilave–Puno el año 2004 y Andahuaylas en el año 2005,
alteraron el Orden Interno, interviniendo en su restablecimiento la PNP y las
FFAA dentro del marco constitucional
EL ORDEN INTERNO es el conjunto de acciones que desarrolla la Policía
Nacional para garantizar la seguridad del Estado, del sistema de gobierno y de
sus instituciones.

EL ORDEN INTERNO es responsabilidad del Estado, a cargo de la Policía


Nacional en tiempos de normalidad y de las Fuerzas Armadas en estado de
emergencia, solo cuando lo disponga el Presidente de la República.

EL ORDEN INTERNO, es finalidad fundamental de la Policía Nacional, señalada


en el artículo 166º de la Constitución Política del Perú. El Orden Público y la
Seguridad Ciudadana son sus objetivos principales

EL ORDEN PÚBLICO: Es la institución jurídico-social de nivel constitucional que


garantiza el equilibrio y la paz social dentro del Estado. Está caracterizado por 4
elementos: la tranquilidad, la seguridad, la salubridad y la moralidad pública, que
cuando son aplicadas a nivel local o vecinal se denominan Seguridad Ciudadana.
Ejemplos de situaciones que alteran el Orden Público: - Huelgas, paros, bloqueo
de carreteras, etc.

EL ORDEN PÚBLICO es el conjunto de medidas y previsiones que adopta el


Estado a través de la Policía Nacional para evitar alteraciones y garantizar la
tranquilidad de las personas en las calles y recintos públicos.

EL ORDEN PÚBLICO es responsabilidad de la Policía Nacional. La Seguridad


Ciudadana es de responsabilidad multisectorial.

EL ORDEN PÚBLICO tiene que ver con alteraciones en la calle y recintos


públicos. Cuando las acciones contra el Orden Público se tornan difíciles y
afectan al Estado, estas ingresan al campo de responsabilidad del Orden Interno.

El Orden Público y la Seguridad Ciudadanaestán orientados a otorgar la


seguridad a la sociedad.

CONCEPTO DE SEGURIDAD CIUDADANA.- La Ley Nº 27933, Ley del


SINASEC, define la Seguridad Ciudadana como “a la acción integrada que
desarrolla el Estado, con la colaboración de la ciudadanía, destinada a asegurar
su convivencia pacífica, la erradicación de la violencia y la utilización pacífica de
las vías y espacios públicos. Del mismo modo, contribuir a la prevención de la
comisión de delitos y faltas.

De acuerdo a la sentencia expedida por el Tribunal Constitucional (Expediente


N 349-2004-AA/TC) se considera a la Seguridad Ciudadana “como un estado de
protección que brinda el Estado y en cuya consolidación colabora la sociedad a
fin de que determinados derechos pertenecientes a los ciudadanos puedan ser
preservados frente a situaciones de peligro o amenaza o reparados en caso de
vulneración o desconocimiento”.

Si bien existe varias definiciones, la comprensión del énfasis preventivo de la


seguridad ciudadana no es homogéneo dentro de los operadores del sistema,
como se desprende del sondeorealizado al respecto, en el que se indica que el
49.9% define a la seguridad ciudadana como acciones preventivas que eviten la
ocurrencia de delitos y faltas. Pero un 30.6% considera que seguridad ciudadana
es la prevención de la ocurrencia de delitos y faltas y también el combate a la
delincuencia.

En cuanto a la acción integrada del Estado, del mismo sondeo de opinión, se


desprende que un 21.2% de los operadores de seguridad ciudadana señalan
que la institución con la cual coordinan más acciones de seguridad ciudadana
son con las juntas vecinales, seguido por un 20.7% que lo realiza con los
comisarios. El 9.4% lo realiza con los gobernadores.

Así, resulta importante destacar la realización del “Primer Cónclave de


Seguridad Ciudadana”, realizado los días 10 y 11 de diciembre de 2009. La
necesidad de trabajar en la educación para transmitir a los niños el amor al país
como una solución preventiva a los problemas de delincuencia juvenil y pandillaje
fue la conclusión más aplaudida del cónclave. Los temas sobre los que
discutieron las mesas fueron la revisión y evaluación de los planes regionales y
distritales de seguridad ciudadana, la capacitación de la colectividad, la
participación vecinal, la coordinación intersectorial, el rol de los medios de
comunicación, la evaluación de cada uno de los actores, la plataforma
tecnológica aplicable y el soporte económico necesario para llevar a cabo dichas
acciones. Debido a la importancia de las conclusiones y alcances, se ha
planteado hacer de dicha actividad un aspecto permanente, programando en el
presente plan la realización del “Segundo Cónclave de Seguridad Ciudadana” en
el 2010.

Por ello, es necesario definir como se operativiza la acción integrada que


desarrolla el Estadoen colaboración con la ciudadanía. La forma en que el
Estado interactúa con el ciudadano es a través de los servicios que presta, en
ese sentido, se hace indispensable ofrecer una clasificación de los servicios de
seguridad ciudadana que brinda el Estado y en función a ellos definir el rol de
cada una de las instituciones que conforman el Sistema Nacional de Seguridad
Ciudadana.

Si se toma en consideración que existen cinco tipos de servicio para


fortalecer la seguridad ciudadana, que se ubican en los tres momentos
siguientes: antes de que ocurra un evento que atente contra ésta, durante la
ocurrencia del evento y después que ocurra este, según se ubique antes,
durante o después, la respuesta del Estado en coordinación con la ciudadanía
organizada surge a través de servicios distintos en cada momento. Los servicios
después de la ocurrencia del evento dependerán también si se lo dirige a la
víctima o al victimario. A continuación se ofrece una macro clasificación de
dichos servicios:

- Servicios de prevención.

- Servicios de atención en prevención de la réplica de la víctima “EFECTO


ESPEJO”

- Servicios de prevención de la reincidencia del victimario


- Servicio de atención oportuna de ocurrencias

- Servicios asociados a la seguridad ciudadana

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA SEGURIDAD CIUDADANA EN EL


PERÚ

La inseguridad ciudadana es un fenómeno social de carácter estructural que


históricamente se ha expresado a través del tiempo; y, que actualmente tiene
especiales connotaciones dada su extrema violencia. El Perú no se escapa a
esta realidad que debe ser comprendida y entendida por todos nosotros no sólo
como un problema policial y judicial, sino sobre todo, como un hecho de tipo
económico social y cultural.
La violencia social, es pues "un producto histórico, no surge de un día para otro.
Una sociedad se va haciendo progresivamente violenta cuando en el proceso de
su formación, los elementos que la componen no logran integrarse
armónicamente; cuando las relaciones étnicas, económicas, de clase, de
espacios regionales y de estructuración del Estado y la nación, no fluyen de
manera continua... En el proceso histórico de conformación del Perú, las
relaciones sociales han sido profundamente asimétricas, injustas y con
tendencia a la dominación y explotación de unos sectores sobre otros, donde la
violencia ha sido el punto focal de estas relaciones, desde el incanato, la
conquista, la colonia y el periodo republicano hasta nuestros días".

Podemos definir a la violencia social como la "utilización de la fuerza por


un individuo o grupo, institucionalizado o no, contra otro individuo o grupo
para someterlo, eliminando su libre consentimiento, atentando contra sus
derechos fundamentales si hay resistencia y también induciéndolo a
comportamientos violentos.

La violencia en sociedad, por tanto, es la producida y soportada por los seres


humanos dentro de una organización social."

La criminalidad y la delincuencia urbana es una de las manifestaciones más


notorias de la violencia contemporánea. Las ciudades enfrentan altas tasas de
delincuencia que amenazan los sentimientos de seguridad de la población.

Vernos libres de la delincuencia, gozar de un ambiente de tranquilidad, estar


protegido contra la violencia en el hogar y en la calle, lograr que las ciudades
sean más seguras son ingredientes indispensables para un desarrollo sostenido.

Lo cierto es que, actualmente, la ciudad, se ha convertido en el punto focal donde


se potencia y diversifica la violencia. La masificación urbana por las continuas
migraciones poblacionales viene creando desde hace años problemas de
salubridad, vivienda y seguridad. La pobreza y el desempleo exacerban
comportamientos violentos que afectan el orden público y la seguridad
ciudadana. Los robos, los hurtos, la violación sistemática de las reglas de
tránsito, los montones de basura acumulada por días en los sectores populares
y la falta de respeto a las normas son las expresiones más notorias de una
incontenible violencia en las ciudades que afecta el normal desarrollo de las
actividades de la comunidad.

Históricamente las ciudades siempre han sufrido en mayor o menor dimensión


los avatares de la violencia, pero hoy en día, por la incidencia de muchos factores
estructurales como la desocupación, falta de empleo, las migraciones, la pérdida
de valores, etcétera, han elevando sus índices tornándose más agresivas y
temerarias.

Si observamos, por ejemplo, las estadísticas del Banco Mundial sobre la tasa de
homicidios en América por cada 100 mil habitantes, el Perú se encuentra en el
sexto lugar de incidencia, Colombia en el primero y Chile como el país de menor
problemática delincuencial.

En el caso de nuestro país se observa un fuerte incremento de homicidios en la


década de los años ochenta y noventa, precisamente en el tiempo donde el
terrorismo y el narcotráfico tuvieron su mayor desarrollo, incrementándose
consecuentemente la tasa de criminalidad.

La Policía Nacional del Perú y mucho antes la Guardia Civil, la Policía de


Investigaciones y la Guardia Republicana, nacieron como instituciones
preventivas y de investigación para servir tanto a la sociedad como al
Estado y no como organizaciones represivas.

La lucha contra la delincuencia ha sido y es uno de sus principales objetivos de


la Policía Nacional, pero también lo son las acciones preventivas multisectoriales
y de proyección social, con el propósito de buscar un ambiente propicio y
adecuado para la convivencia pacífica de las personas.

La Guardia Civil, ha sido una institución de naturaleza civil, de contacto


permanente con su comunidad. Fue una policía comunitaria por excelencia y
para el cumplimiento de sus funciones coordinaba con otras instituciones afines,
y en este marco, muchas de las actividades que desarrollaba fueron de
seguridad ciudadana, sin que este concepto haya estado en esos tiempos
formalizado en la Constitución.

Es cierto que en la época del terrorismo la Policía Nacional derivó sus mejores
recursos y medios para enfrentar la subversión, descuidando la seguridad de las
calles y de los vecinos contra la delincuencia común y organizada. Sin embargo,
pese a estas circunstancias, la Policía no dejó su razón de ser inherente a la
sociedad, por el contrario ante la escasez de efectivos policiales, buscó
reencontrarse con su comunidad para trabajar juntos en seguridad ciudadana.

Lo que ocurre es que algunos gobiernos intentaron, con fines políticos, convertir
a estas nobles instituciones en organizaciones represivas, sin conseguirlo, pues
siempre primó en el personal policial su natural vinculación con la comunidad.

La seguridad ciudadana es pues un concepto jurídico que implica tanto el deber


del Estado para preservar la tranquilidad individual y colectiva de la sociedad
ante peligros que pudieran afectarla, así como garantizar el ejercicio de los
derechos y libertades fundamentales de la persona humana.

Por tanto debemos entender que la responsabilidad de la seguridad ciudadana


recae fundamentalmente en el Estado. El Estado a nombre de la nación tiene la
responsabilidad de garantizar la seguridad de la comunidad y debe hacerlo por
intermedio de las instancias correspondientes. En ese sentido, la Policía
Nacional juega un rol importante, pero no el único, por cuanto existen de igual
manera otras instituciones y organismos estatales que tienen injerencia en la
seguridad local, como los municipios, el poder judicial y otros organismos
públicos, dentro de sus linderos de competencia.

TALLER: Responsabilidades de la PNP en materia de Seguridad Ciudadana

Merece destacar algunos aspectos del estudio referido realizado por la


Institución Ciudad Nuestra, en la cual señalan que el 36% de los encuestados
considera que la institución que tiene mayor responsabilidad en resolver
los problemas de seguridad ciudadana es el gobierno central, representado
por el Ministerio del Interior. Otro 30% indica que la responsabilidad la tiene
la Policía Nacional del Perú-PNP, y un 20 % considera que son los
municipios distritales, cada uno en su jurisdicción.

Del mismo estudio, destaca que, de los encuestados, 24% considera que la
situación actual en materia de seguridad ciudadana en la Ciudad de Lima es
mucho mejor o mejor que hace 5 años, el 34% que la situación sigue igual. Sin
embargo, el 40% considera que la seguridad ciudadana está peor o mucho
peor que hace cinco años.

TERCERA SEMANA
CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL PERÚ.

Artículo 1°. La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son


el fin supremo de la sociedad y del Estado.
Artículo 2. Derechos fundamentales de la persona
Artículo 44°. Son deberes primordiales del Estado: defender la soberanía
nacional; garantizar la plena vigencia de los derechos humanos; proteger a la
población de las amenazas contra su seguridad; y promover el bienestar general
que se fundamenta en la justicia y en el desarrollo integral y equilibrado de la
Nación.
Asimismo, es deber del Estado establecer y ejecutar la política de fronteras y
promover la integración, particularmente latinoamericana, así como el desarrollo
y la cohesión de las zonas fronterizas, en concordancia con la política exterior.
Artículo 166°. La Policía Nacional tiene por finalidad fundamental garantizar,
mantener y restablecer el orden interno. Presta protección y ayuda a las
personas y a la comunidad. Garantiza el cumplimiento de las leyes y la seguridad
del patrimonio público y del privado. Previene, investiga y combate la
delincuencia. Vigila y controla las fronteras.
Artículo 192°.- Los gobiernos regionales promueven el desarrollo y la economía
regional, fomentan las inversiones, actividades y servicios públicos de su
responsabilidad, en armonía con las políticas y planes nacionales y locales de
desarrollo.

Son competentes para:

1. Aprobar su organización interna y su presupuesto.

2. Formular y aprobar el plan de desarrollo regional concertado con las


municipalidades y la sociedad civil.

3. Administrar sus bienes y rentas.

4. Regular y otorgar las autorizaciones, licencias y derechos sobre los servicios


de su responsabilidad.

5. Promover el desarrollo socioeconómico regional y ejecutar los planes y


programas correspondientes.

6. Dictar las normas inherentes a la gestión regional.

7. Promover y regular actividades y/o servicios en materia de agricultura,


pesquería, industria, agroindustria, comercio, turismo, energía, minería,
vialidad, comunicaciones, educación, salud y medio ambiente, conforme a
ley.

8. Fomentar la competitividad, las inversiones y el financiamiento para la


ejecución de proyectos y obras de infraestructura de alcance e impacto
regional.

9. Presentar iniciativas legislativas en materias y asuntos de su competencia.

10. Ejercer las demás atribuciones inherentes a su función, conforme a ley.

Artículo 195°.- Los gobiernos locales promueven el desarrollo y la economía


local, y la prestación de los servicios públicos de su responsabilidad, en armonía
con las políticas y planes nacionales y regionales de desarrollo.
Son competentes para:

1. Aprobar su organización interna y su presupuesto.


2. Aprobar el plan de desarrollo local concertado con la sociedad civil.
3. Administrar sus bienes y rentas.
4. Crear, modificar y suprimir contribuciones, tasas, arbitrios, licencias y
derechos municipales, conforme a ley.
5. Organizar, reglamentar y administrar los servicios públicos locales de su
responsabilidad.
6. Planificar el desarrollo urbano y rural de sus circunscripciones, incluyendo
la zonificación, urbanismo y el acondicionamiento territorial.
7. Fomentar la competitividad, las inversiones y el financiamiento para la
ejecución de proyectos y obras de infraestructura local.
8. Desarrollar y regular actividades y/o servicios en materia de educación,
salud, vivienda, saneamiento, medio ambiente, sustentabilidad de los
recursos naturales, transporte colectivo, circulación y tránsito, turismo,
conservación de monumentos arqueológicos e históricos, cultura,
recreación y deporte, conforme a ley.
9. Presentar iniciativas legislativas en materias y asuntos de su competencia.
10. Ejercer las demás atribuciones inherentes a su función, conforme a ley.

Artículo 197°.- Las municipalidades promueven, apoyan y reglamentan la


participación vecinal en el desarrollo local. Asimismo brindan servicios de
seguridad ciudadana, con la cooperación de la Policía Nacional del Perú,
conforme a ley.

EL ACUERDO NACIONAL
El Acuerdo Nacional fue suscrito por el Presidente de la República el 22 de Julio
del 2002, así como por los líderes de los partidos políticos, de las organizaciones
sociales e instituciones religiosas. Después se realizaron ocho sesiones
plenarias del Foro del Acuerdo Nacional para dar cumplimiento a las 29 políticas
de Estado como base para la transición y consolidación de la democracia, la
afirmación de la identidad nacional y el diseño de una visión compartida del país
a futuro.

Con DS. Nº. 105-2002-PCM, el Presidente de la República institucionaliza al


Foro del Acuerdo Nacional como instancia de promoción del cumplimiento y del
seguimiento del Acuerdo Nacional.

EL ACUERDO NACIONAL está dirigido a alcanzar cuatro grandes objetivos:


 Democracia y Estado de Derecho.
 Equidad y justicia social.
 Competitividad del país.
 Estado eficiente, transparente y descentralizado.

Para el objetivo de Democracia y Estado de Derecho, el Acuerdo Nacional


se compromete a:

 Garantizar el pleno y cabal ejercicio de los derechos constitucionales, la


celebración de elecciones libres y transparentes, el pluralismo político, la
alternancia en el poder y el imperio de la Constitución bajo el principio del
equilibrio de poderes.
 Promover la vigencia del sistema de partidos políticos en todo el territorio
nacional, así como el pleno respeto a las minorías democráticamente
elegidas.
 Consolidar una nación peruana integrada, vinculada al mundo y proyectada
hacia el futuro, respetuosa de los valores, de su patrimonio milenario y de su
diversidad étnica y cultural.
 Preservar el orden público y la seguridad ciudadana, garantizando que la
expresión de nuestras diferencias no afecte la tranquilidad, justicia, integridad,
libertad de las personas y el respeto a la propiedad pública y privada.
 Institucionalizar el diálogo y la concertación, en base a la afirmación de las
coincidencias y el respeto a las diferencias, estableciendo mecanismos
institucionalizados de concertación y control que garanticen la participación
ciudadana en el proceso de toma de decisiones públicas.
 Adoptar medidas orientadas a lograr el respeto y la defensa de los derechos
humanos, así como la firme adhesión del Perú a los tratados, normas y
principios del Derecho Internacional, con especial énfasis en los derechos
humanos, la Carta de las Nacionales Unidades y la del Sistema
Interamericano.
 Mantener una política de seguridad nacional que garantice la independencia,
soberanía, integridad territorial y salvaguardia de los intereses nacionales.

COMO POLÍTICAS DE ESTADO EN EL OBJETIVO DE DEMOCRACIA Y


ESTADO DE DERECHO, EL ACUERDO NACIONAL SE COMPROMETE A:

Primera Política de Estado.


Fortalecimiento del Régimen Democrático y del Estado de Derecho.

Segunda Política de Estado.


Democratización de la Vida Política y Fortalecimiento del Sistema de Partidos.

Tercera Política de Estado.


Afirmación de la Identidad Nacional.

Cuarta Política de Estado.


Institucionalización del Diálogo y la Concertación.

Quinta Política de Estado.


Gobierno en función de Objetivos con Planeamiento Estratégico, Prospectiva
Nacional y Procedimientos Transparentes.

Sexta Política de Estado.


Política exterior para la paz, la democracia, el desarrollo y la integración.

Sétima Política de Estado.


Erradicación de la violencia y fortalecimiento del civismo y de la seguridad
ciudadana.

Octava Política de Estado.


Descentralización política, económica y administrativa para propiciar el
desarrollo integral, armónico y sostenido del Perú.

Novena Política de Estado.


Política de seguridad nacional.

PARA LA SÉPTIMA POLÍTICA"Erradicación de la violencia y


fortalecimiento de civismo y la seguridad ciudadana", el Acuerdo Nacional
se compromete a normar y fomentar las acciones destinadas a fortalecer el orden
público y el respeto al libre ejercicio de los derechos y al cumplimiento de los
deberes individuales.
CON ESTE OBJETIVO EL ESTADO se consolidan las políticas específicas
o los principios rectores:

1. Consolidará políticas orientadas a prevenir, disuadir, sancionar y eliminar


aquellas conductas y prácticas sociales que pongan en peligro la
tranquilidad, la integridad o la libertad de las personas así como la propiedad
pública y privada.
2. Propiciará una cultura cívica de respeto a la ley y a las normas de
convivencia, sensibilizando a la ciudadanía contra la violencia y generando
un marco de estabilidad social que afiance los derechos y deberes de los
peruanos.
3. Pondrá especial énfasis en extender los mecanismos legales para combatir
prácticas violentas arraigadas, como son el maltrato familiar y la violación
contra la integridad física y mental de niños, ancianos y mujeres.
4. Garantizará su presencia efectiva en las zonas vulnerables a la violencia.
5. Fomentará la cultura de paz a través de una educación y una ética públicas
que incidan en el respeto irrestricto de los derechos humanos, en una recta
administración de justicia y en la reconciliación.
6. Desarrollará una política de especialización en los organismos públicos
responsables de garantizar la seguridad ciudadana.
7. Promoverá los valores éticos y cívicos de los integrantes de la Policía
Nacional, así como su adecuada capacitación y retribución.
8. Promoverá un sistema nacional de seguridad ciudadana en la totalidad de
provincias y distritos del país presidido por los alcaldes y conformado por
representantes del sector público y de la ciudadanía.

LA POLÍTICA GENERAL DEL GOBIERNO


El Gobierno, con RS.0965-2001-IN de octubre de 2001 creó la Comisión Especial
de Reestructuración de la Policía Nacional, con la finalidad de mejorar
sustantivamente los servicios policiales, acercar más la Policía a la comunidad y
dignificar la función policial mejorando los niveles de vida del personal.

En septiembre de 2002 y para dar cumplimiento a la sétima política del Acuerdo


Nacional, se constituyó la Comisión de Seguridad Ciudadana, presidida por el
Primer Vicepresidente de la República, con la finalidad de elaborar en el lapso
de un mes un Informe de Seguridad Ciudadana. Cumplido el plazo, la Comisión
puso a disposición del Jefe de Estado el documento correspondiente, en una de
cuyas conclusiones señala la ausencia de una política integral del Estado para
tratar el problema, cuya solución no es exclusivamente policial o judicial; y, por
tanto, sugiere la necesidad de desarrollar con mucha decisión políticas
preventivas y de control.

De las propuestas de la Comisión de Seguridad Ciudadana remitidas por el


Ejecutivo al Congreso de la República, siete se convirtieron en leyes:

• Ley 27933, del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana.


• Ley 27934, que regula la intervención de la Policía y el Ministerio Público en
la investigación preliminar del delito. Que viene siendo reemplazado por el
Decreto Legislativo 957 del 2004 el Nuevo Código Procesal penal.
• Ley 27935, de ejecución de las penas de prestación de servicios a la
comunidad y de limitación de días libres.
• Ley 27936, de condiciones del ejercicio de la legítima defensa.
• Ley 27937, sobre violencia contra la autoridad para impedir el ejercicio de
sus funciones.
• Ley 27938, que autoriza la asignación en uso de los bienes incautados en
casos de delitos de secuestro o contra el patrimonio, cometidos en banda.
• Ley 27939, que establece el procedimiento en casos de faltas y su
modificatoria por ley 30076 del 18Jul2013

TALLER: ANÁLISIS DE LA 7° POLÍTICA DE ESTADO.

EL ACUERDO NACIONAL

SÉTIMA POLÍTICA DE ESTADO

ERRADICACIÓN DE LA VIOLENCIA Y FORTALECIMIENTO DEL CIVISMO Y


DE LA SEGURIDAD CIUDADANA

Para esta política el Acuerdo Nacional se compromete a normar y fomentar las


acciones destinadas a fortalecer el orden público y el respeto al libre ejercicio de
los derechos y al cumplimiento de los deberes individuales.

Con este objetivo el Estado:

1º. Consolidará políticas orientadas a prevenir, disuadir, sancionar y eliminar


aquellas conductas y prácticas sociales que pongan en peligro la
tranquilidad, integridad o libertad de las personas así como la propiedad
pública y privada;
2º. Propiciará una cultura cívica de respeto a la ley y a las normas de
convivencia, sensibilizando a la ciudadanía contra la violencia y
generando un marco de estabilidad social que afiance los derechos y
deberes de los peruanos;
3º. Pondrá especial énfasis en extender los mecanismos legales para
combatir prácticas violentas arraigadas, como son el maltrato familiar y la
violación contra la integridad física y mental de niños, ancianos y mujeres;
4º. Garantizará su presencia efectiva en las zonas vulnerables a la violencia;
5º. Fomentará una cultura de paz a través de una educación y una ética
públicas que incidan en el respeto irrestricto de los derechos humanos, en
una recta administración de justicia y en la reconciliación;
6º. Desarrollará una política de especialización en los organismos públicos
responsables de garantizar la seguridad ciudadana;
7º. Promoverá los valores éticos y cívicos de los integrantes de la Policía
Nacional, así como su adecuada capacitación y retribución; y
8º. Promoverá un sistema nacional de seguridad ciudadana en la totalidad de
provincias y distritos del país, presidido por los alcaldes y conformado por
representantes de los sectores públicos y de la ciudadanía.
9º. Desarrollará una política de especialización en los organismos públicos
responsables de garantizar la seguridad ciudadana;
10º. Promoverá los valores éticos y cívicos de los integrantes de la Policía
Nacional, así como su adecuada capacitación y retribución; y
11º. Promoverá un sistema nacional de seguridad ciudadana en la totalidad de
provincias y distritos del país, presidido por los alcaldes y conformado por
representantes de los sectores públicos y de la ciudadanía.

CUARTA SEMANA

LEY Nº 27933, LEY DEL SISTEMA NACIONAL DE SEGURIDAD


CIUDADANA

Muchos han sido los anteproyectos y proyectos de ley presentados ante el


Congreso de la República por congresistas, organizaciones e instituciones
públicas y de la sociedad para contribuir a la tranquilidad social y para crear un
Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana que involucre a la comunidad,
gobiernos locales e instituciones públicas en la lucha contra la criminalidad y
violencia urbana.
LEY Nº 27933
EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
POR CUANTO: La Comisión Permanente del Congreso de la República ha dado
la ley siguiente:

LEY DEL SISTEMA NACIONAL DE SEGURIDAD CIUDADANA

CAPÍTULO I

OBJETO Y MARCO CONCEPTUAL

Artículo 1.- Objeto de la Ley


La presente Ley tiene por objeto proteger el libre ejercicio de los derechos y
libertades, garantizar la seguridad, paz, tranquilidad, el cumplimiento y respeto de
las garantías individuales y sociales a nivel nacional. Comprende a las personas
naturales y jurídicas, sin excepción, que conforman la Nación Peruana.

Artículo 2.- Seguridad Ciudadana


Se entiende por Seguridad Ciudadana, para efectos de esta Ley, a la acción
integrada que desarrolla el Estado, con la colaboración de la ciudadanía,
destinada a asegurar su convivencia pacífica, la erradicación de la violencia y la
utilización pacífica de las vías y espacios públicos. Del mismo modo, contribuir a
la prevención de la comisión de delitos y faltas.

CAPÍTULO II

CREACIÓN Y FINALIDAD DEL SISTEMA NACIONAL DE


SEGURIDAD CIUDADANA
Artículo 3.- Creación y Finalidad del Sistema
Créase el Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana (SINASEC), que tiene por
objeto coordinar eficazmente la acción del Estado y promover la participación
ciudadana para garantizar una situación de paz social.

Artículo 4.- Componentes del Sistema


Son instancias integrantes del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana las
siguientes:
a) Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, cuenta con una Secretaría
Técnica.
b) Comités Regionales de Seguridad Ciudadana.
c) Comités Provinciales de Seguridad Ciudadana.
d) Comités Distritales de Seguridad Ciudadana.

QUINTA SEMANA
CONSEJO NACIONAL DE SEGURIDAD CIUDADANA

Artículo 5.- Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana


Créase el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (CONASEC), como el
máximo organismo encargado de la formulación, conducción y evaluación delas
políticas de seguridad ciudadana; con autonomía funcional y técnica.

Artículo 6.- Dependencia


El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana depende de la Presidencia de la
República y es presidido por el Presidente del Consejo de Ministros.

Artículo 7.- Miembros del Consejo


Miembros del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana El Consejo Nacional
de Seguridad Ciudadana está integrado por:
- El Presidente del Consejo de Ministros.
- El Ministro del Interior.
- El Ministro de Justicia.
- El Ministro de Educación.
- El Ministro de Salud.
- El Ministro de Economía y Finanzas.
- El Ministro de Transportes y Comunicaciones.
- El Ministro de Comercio Exterior y Turismo.
- La Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.
- El Ministro de Desarrollo e Inclusión Social.
- El Presidente del Poder Judicial.
- El Fiscal de la Nación.
- El Defensor del Pueblo.
- El Presidente de la Asociación de Presidentes Regionales.
- El Alcalde Metropolitano de Lima.
- El Presidente de la Asociación de Municipalidades del Perú (AMPE).
- El Director General de la Policía Nacional del Perú.
- El Jefe del Sistema Penitenciario Nacional.
- El Presidente del Consejo Nacional de la Prensa.
- El Presidente de la Sociedad Nacional de Seguridad.

Artículo 8.- Facultades Especiales


El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (CONASEC) está facultado para
invitar a sus sesiones a representantes de las diferentes instituciones públicas
privadas, de acuerdo a la temática específica a tratar.

Artículo 9.- Funciones del Consejo


El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana tiene las siguientes funciones:
A. Establecer las políticas y el Plan Nacional de Seguridad Ciudadana.
B. Aprobar los planes, programas y proyectos de Seguridad Ciudadana.
C. Promover la investigación en materia de Seguridad Ciudadana.
D. Evaluar la ejecución de la política de Seguridad Ciudadana.
E. Promover el intercambio y/o cooperación internacional en materia de
Seguridad Ciudadana.
F. Elaborar anualmente, bajo responsabilidad, un informe nacional sobre
seguridad ciudadana, que formulará las recomendaciones a la Comisión
Nacional de Bienes Incautados (CONABI) para la priorización en el equipamiento
a la Policía Nacional del Perú y a las municipalidades provinciales y distritales de
menores recursos que cumplan con las metas propuestas en su plan de
seguridad ciudadana y que no se encuentren en Lima Metropolitana ni en la
Provincia Constitucional del Callao.
Copia de este informe debe remitirse a la Comisión de Defensa Nacional, Orden
Interno, Desarrollo Alternativo y Lucha contra las Drogas del Congreso de la
República.
G. Informar a la Comisión de Defensa Nacional, Orden Interno, Desarrollo
Alternativo y Lucha contra las Drogas del Congreso de la República sobre los
planes, programas y proyectos de Seguridad Ciudadana antes de su respectiva
aprobación.
H. Promover estrategias de prevención contra las actividades delictivas.
I. Las demás que sean necesarias para el cumplimiento de sus fines.
(*) Artículo modificado por la Ley Nº 28863 del 03 de agosto de 2006.

Artículo 10.- Atribuciones del Consejo


El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana tiene las siguientes atribuciones:
a) Dictar directivas sobre Seguridad Ciudadana.
b) Impulsar proyectos nacionales, regionales, provinciales y distritales en materia
de Seguridad Ciudadana.
c) Absolver consultas que se formulasen sobre Seguridad Ciudadana en el
ámbito nacional.
d) Celebrar convenios con organismos nacionales e internacionales, Organismos
No Gubernamentales (ONGs), empresas privadas, Ministerios de Educación,
Salud, Justicia y otros organismos de Seguridad Ciudadana.

Artículo 11.- Secretaría Técnica


La Secretaría Técnica es el órgano técnico ejecutivo y de coordinación,
encargado de proponer al Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana la política,
los planes, programas y proyectos de seguridad ciudadana para su aprobación,
así como realizar el seguimiento y evaluación de la ejecución de las acciones
aprobadas a nivel nacional. Contará con profesionales, técnicos y especialistas
en temas de seguridad ciudadana.
La Secretaría Técnica está a cargo del Ministerio del Interior, para cuyos efectos
se constituirá en una Unidad Ejecutora del Pliego del Ministerio del Interior.
CONCORDANCIAS. D.S. N° 003-2003-IN

Artículo 12.- Designación del Secretario Técnico


El Secretario Técnico es designado por el Consejo Nacional de Seguridad
Ciudadana a propuesta de su Presidente.

SEXTA SEMANA
PRIMER EXAMEN PARCIAL

SEPTIMA SEMANA

LOS COMITÉS REGIONALES, PROVINCIALES Y DISTRITALES


DE SEGURIDAD CIUDADANA

Artículo 13.- Comités Regionales, Provinciales y Distritales


Los Comités Regionales, Provinciales y Distritales son los encargados de
formular los planes, programas, proyectos y directivas de seguridad ciudadana,
así como de ejecutar los mismos en sus jurisdicciones, en el marco de la política
nacional diseñada por CONASEC.
El presidente regional o el alcalde provincial o distrital que no instale el comité
de seguridad ciudadana en el plazo legal, según corresponda, o que no lo
convoque para sesionar comete falta grave y está sujeto a sanción de
suspensión de sus funciones por el plazo de treinta días calendario, de acuerdo
a la ley de la materia.

Artículo 14.- Miembros del Comité Regional


El Comité Regional es presidido por el presidente de la Región e integrado por
los siguientes miembros:
- La autoridad política de mayor nivel de la región.
- El Jefe Policial de mayor graduación de la región.
- La autoridad educativa del más alto nivel.
- La autoridad de salud o su representante.
- Un representante del Poder Judicial, designado por el Presidente de la Corte
Superior de la jurisdicción.
- Un representante del Ministerio Público, designado por el Fiscal Superior
Decano de la jurisdicción.
- El Defensor del Pueblo o el que hiciere sus veces.
- Tres Alcaldes de las provincias con mayor número de electores.
- El coordinar regional de las juntas vecinales promovidas por la Policía Nacional
del Perú.

Artículo 15.- Miembros del Comité Provincial


El Comité Provincial es presidido por el Alcalde Provincial de su respectiva
jurisdicción e integrado por los siguientes miembros:
a) La autoridad política de mayor nivel de la localidad.
b) El Jefe Policial de mayor graduación de la jurisdicción.
c) La autoridad educativa del más alto nivel.
d) La autoridad de salud o su representante.
e) Un representante del Poder Judicial, designado por el Presidente de la Corte
Superior de la jurisdicción.
f) Un representante del Ministerio Público, designado por el Fiscal superior
Decano de la jurisdicción.
g) El Defensor del Pueblo o el que hiciere sus veces.
h) Tres Alcaldes de los distritos con mayor número de electores de la provincia.
i) Un representante de las Juntas Vecinales.
j) Un representante de las Rondas Campesinas.

Artículo 16.- Miembros del Comité Distrital


El Comité Distrital de Seguridad Ciudadana es presidido por el Alcalde de su
respectiva jurisdicción e integrado por los siguientes miembros:
a) La autoridad política de mayor nivel de la localidad.
b) El Comisario de la Policía Nacional a cuya jurisdicción pertenece el distrito. En
caso de existir más de una Comisaría con jurisdicciones distintas, dentro de una
misma demarcación distrital, cada Comisario forma parte integrante del Comité
Distrital.
c) Un representante del Poder Judicial.
d) Un representante del Ministerio Público.
e) Dos alcaldes de centros poblados menores.
f) Un representante de las Juntas Vecinales, promovidos por la Policía Nacional
del Perú.
f) Un representante de las Rondas Campesinas donde las hubiere.
Los miembros del Comité Distrital, en base a la realidad particular de sus
respectivos distritos, deberán incorporar a otras autoridades del Estado o
representantes de las instituciones civiles que consideren conveniente.

Artículo 17.- Funciones de los Comités Regionales, Provinciales y


Distritales
Los Comités Regionales, Provinciales y Distritales de Seguridad Ciudadana
tienen las siguientes funciones:
a) Estudiar y analizar los problemas de seguridad ciudadana a nivel de sus
respectivas jurisdicciones.
b) Promover la organización de las Juntas Vecinales de su jurisdicción.
c) Formular, ejecutar y controlar los planes, programas y proyectos de Seguridad
Ciudadana en sus respectivas jurisdicciones.
d) Ejecutar los planes, programas y proyectos de seguridad ciudadana
dispuestos por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana.
e) Supervisar la ejecución de los planes y programas de seguridad ciudadana.
f) Celebrar convenios institucionales.
g) Coordinar y apoyar los planes, programas y/o proyectos de seguridad
ciudadana con las jurisdicciones colindantes.

Artículo 18.- Atribuciones de los Comités Regionales, Provinciales y


Distritales
Los Comités Regionales, Provinciales y Distritales de Seguridad Ciudadana
tienen las siguientes atribuciones:
a) Aprobar los planes, programas y proyectos de Seguridad Ciudadana de sus
correspondientes jurisdicciones, en concordancia con las políticas contenidas en
el Plan Nacional de Seguridad Ciudadana, informando al Consejo.
b) Dictar directivas de Seguridad Ciudadana a nivel de su jurisdicción.
c) Difundir las medidas y acciones sobre Seguridad Ciudadana y evaluar el
impacto de las mismas en la comunidad.

OCTAVA SEMANA

RÉGIMEN ECONÓMICO

Artículo 19.- Recursos del SINASEC


Constituyen recursos de los órganos componentes del Sistema los siguientes:
a) Los que comprometen las instituciones y sectores del Estado componentes
del Sistema, para el cumplimiento de las acciones que les competa.
b) Las donaciones, legados, recursos que provengan de la cooperación
internacional, así como las contribuciones de personas naturales o jurídicas,
nacionales o extranjeras, de acuerdo a las normas legales vigentes.
c) Los demás que les sean asignados.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS Y FINALES

Primera. - Plan Nacional


El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana elaborará el Plan Nacional de
Seguridad Ciudadana para el Corto Plazo, en el término de ciento veinte (120)
días contados a partir de la promulgación de la presente Ley, el mismo que
deberá ser informado a la Comisión de Defensa Nacional, Orden Interno e
Inteligencia del Congreso de la República, antes de su respectiva aprobación.

Segunda. - Reglamento
El Poder Ejecutivo reglamentará la presente Ley en un plazo no mayor de
sesenta (60) días contados a partir de su publicación.

Tercera. - Obligación de los representantes del Ministerio Público


Los representantes del Ministerio Público ante los comités de seguridad
ciudadana denunciarán los incumplimientos por acción u omisión por parte de
los funcionarios públicos de los comités regionales, provinciales y distritales de
seguridad ciudadana que incumplan lo establecido en la presente Ley y su
reglamento. El Ministerio Público determina en cada caso si existen indicios de
la comisión de delito de omisión, rehusamiento o demora de actos funcionales
contemplados en el artículo 377 del Código Penal, para proceder conforme a
ley.'

Comuníquese al señor Presidente de la República para su promulgación.


En Lima, a los veintiocho días del mes de enero de dos mil tres.

CARLOS FERRERO
Presidente del Congreso de la República

JESÚS ALVARADO HIDALGO


Primer Vicepresidente del Congreso de la República

AL SEÑOR PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA


POR TANTO:
Mando se publique y cumpla. Dado en la Casa de Gobierno, en Lima, a los once
días del mes de febrero delaño dos mil tres.
ALEJANDRO TOLEDO
Presidente Constitucional de la República
LUIS SOLARI DE LA FUENTE
Presidente del Consejo de Ministros
FAUSTO ALVARADO DODERO
Ministro de Justicia

Ley 30055 LEY QUE MODIFICA LA LEY 27933, LEY DEL SISTEMA
NACIONAL DE SEGURIDAD CIUDADANA,
LEY QUE MODIFICA LA LEY 27933, LEY DEL SISTEMA NACIONAL DE
SEGURIDAD CIUDADANA, LA LEY 27972, LEY ORGÁNICA DE
MUNICIPALIDADES, Y LA LEY 27867, LEY ORGÁNICA DE GOBIERNOS
REGIONALES

CONGRESO DE LA REPUBLICALEY N° 30055


El presidente del congreso de la república por cuanto:
El congreso de la república; ha dado la ley siguiente:
Ley que modifica la ley 27933, ley del sistema nacional de seguridad ciudadana,
la ley 27972, ley orgánica de municipalidades, y la ley 27867, ley orgánica de
gobiernos regionales.
Artículo 1. Modificación de la Ley 27933, Ley del Sistema Nacional de Seguridad
Ciudadana modifíquense los artículos 6, 7, 9, acápite f), y 13 de la Ley 27933,
Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, en los términos siguientes:
Artículo 6°.- Dependencia y Presidencia El Consejo Nacional de Seguridad
Ciudadana depende de la Presidencia de la República. Está presidido por el
Presidente del Consejo de Ministros.

Artículo 7°.- Miembros del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana El


ConsejoNacional de Seguridad Ciudadana está integrado por:- El Presidente del
Consejo de Ministros.
- El Ministro del Interior.
- El Ministro de Justicia.
- El Ministro de Educación.
- El Ministro de Salud.
- El Ministro de Economía y Finanzas.
- El Ministro de Transportes y Comunicaciones.
- El Ministro de Comercio Exterior y Turismo.
- La Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.
- El Ministro de Desarrollo e Inclusión Social.
- El Presidente del Poder Judicial.
- El Fiscal de la Nación.
- El Defensor del Pueblo.
- El Presidente de la Asociación de Presidentes Regionales.
- El Alcalde Metropolitano de Lima.
- El Presidente de la Asociación de Municipalidades del Perú (AMPE).
- El Director General de la Policía Nacional del Perú.
- El Jefe del Sistema Penitenciario Nacional.
- El Presidente del Consejo Nacional de la Prensa.
- El Presidente de la Sociedad Nacional de Seguridad.

Artículo 9°.- Funciones del Consejo El Consejo Nacional de Seguridad


Ciudadana tiene las siguientes funciones:

(…) f) Elaborar anualmente, bajo responsabilidad, un informe nacional sobre


seguridad ciudadana, que formulará las recomendaciones a la Comisión
Nacional de Bienes Incautados (CONABI) para la priorización en el equipamiento
a la Policía Nacional del Perú y a las municipalidades provinciales y distritales de
menores recursos que cumplan con las metas propuestas en su plan de
seguridad ciudadana y que no se encuentren en Lima Metropolitana ni en la
Provincia Constitucional del Callao.

Copia de este informe debe remitirse a la Comisión de Defensa Nacional, Orden


Interno, Desarrollo Alternativo y Lucha contra las Drogas del Congreso de la
República.
(…)
Artículo 13°.- Comités Regionales, Provinciales y Distritales
Los Comités Regionales, Provinciales y Distritales son los encargados de
formular los planes, programas, proyectos y directivas de seguridad ciudadana,
así como de ejecutar los mismos en sus jurisdicciones, en el marco de la política
nacional diseñada por CONASEC.
El presidente regional o el alcalde provincial o distrital que no instale el comité
de seguridad ciudadana en el plazo legal, según corresponda, o que no lo
convoque para sesionar comete falta grave y está sujeto a sanción de
suspensión de sus funciones por el plazo de treinta días calendario, de acuerdo
a la ley de la materia.'

Artículo 2. Incorporación de disposición transitoria y final en la Ley 27933, Ley


del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana Incorpórese la tercera disposición
transitoria y final a la Ley 27933, Ley del Sistema Nacional de Seguridad
Ciudadana, en los términos siguientes:
'Tercera.- Obligación de los representantes del Ministerio Público Los
representantes del Ministerio Público ante los comités de seguridad ciudadana
denunciarán los incumplimientos por acción u omisión por parte de los
funcionarios públicos de los comités regionales, provinciales y distritales de
seguridad ciudadana que incumplan lo establecido en la presente Ley y su
reglamento. El Ministerio Público determina en cada caso si existen indicios de
la comisión de delito de omisión, rehusamiento o demora de actos funcionales
contemplados en el artículo 377 del Código Penal, para proceder conforme a
ley.'

Artículo 3. Modificación de la Ley 27933, Ley del Sistema Nacional de Seguridad


Ciudadana Modifíquese el artículo 16 de la Ley 27933, Ley del Sistema Nacional
de Seguridad Ciudadana, en los términos siguientes:
'Artículo 16°.- Miembros del Comité Distrital El Comité Distrital de Seguridad
Ciudadana es presidido por el alcalde distrital de la respectiva jurisdicción e
integrado por los siguientes miembros:
- La autoridad política de mayor nivel de la localidad.
- El comisario de la Policía Nacional del Perú a cuya jurisdicción pertenece el
distrito. En caso de existir más de una comisaría con jurisdicciones distintas,
dentro de una misma demarcación distrital, cada comisario forma parte
integrante del comité distrital.
- Un representante del Poder Judicial.
- Un representante del Ministerio Público.
- Dos alcaldes de centros poblados menores.
- El coordinador distrital de las juntas vecinales promovidas por la Policía
Nacional del Perú.
- Un representante de las Rondas Campesinas donde las hubiera.

Los miembros del comité distrital, basándose en la realidad particular de sus


respectivos distritos, incorporan a otras autoridades del Estado o representantes
de las instituciones civiles que consideran conveniente.'

Artículo 4. Incorporación de numeral 36 al artículo 20 y un párrafo al artículo 25


de la Ley 27972, Ley Orgánica de Municipalidades Incorpórense el numeral 36
al artículo.

NOVENA SEMANA

EL SISTEMA NACIONAL DE SEGURIDAD CIUDADANA

El Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, es el conjunto


interrelacionado de organismos del Sector Público y la Sociedad Civil, y de
normas, recursos y doctrina; orientados a la protección del libre ejercicio de
los derechos y libertades, así como a garantizar la seguridad, paz,
tranquilidad, el cumplimiento y respeto de las garantías individuales y
sociales a nivel nacional. Dicho Sistema tiene por finalidad coordinar
eficientemente la acción del Estado y promover la participación ciudadana
para garantizar una situación de paz social.

Fuente: Art. 2º del Título I del Reglamento de la Ley del Sistema Nacional
de Seguridad Ciudadana aprobado con Decreto Supremo Nº 012-2003-IN.
Principios

Para el cumplimiento de su objeto, el Sistema Nacional de Seguridad


Ciudadana guía su organización y funcionamiento por los principios
siguientes:
A. Legalidad.- Sus actividades se realizarán en el marco de la
Constitución Política del Perú, las leyes de la República, con absoluto
respeto a los derechos humanos.
B. Coordinación e integración. - Para articular y unificar esfuerzos
entre los órganos del Sector Público y la comunidad organizada con
el propósito de lograr el desarrollo de acciones comunes e integradas.
C. Supervisión y control ciudadano. - Para desarrollar mecanismos de
control y vigilancia ciudadana respecto del quehacer de los
organismos del Sector Público y Gobiernos Locales.
D. Transparencia funcional. - Para mantener una total transparencia en
las actividades del Sistema, evitando injerencias político-partidarias o
de otra índole.
E. Participación Ciudadana. - Con el fin de motivar a la comunidad para
que apoye activamente el esfuerzo multisectorial por mejorar la
seguridad local.
F. Prevención. - El Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana debe
priorizar y desarrollar las políticas multisectoriales preventivas del
delito, planificando sus programas, así como actuando de manera
inmediata y permanente.
G. Solidaridad. - Las instancias y organismos que componen el Sistema
Nacional de Seguridad Ciudadana deben actuar de manera
comprometida en función a los fines y objetivos del SINASEC, en
plena colaboración y ayuda mutua.

EL PLAN NACIONAL DE SEGURIDAD CIUDADANA 2013-2018


Aprobado por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana-
CONASEC en sesión del 12 de julio de 2013

Aprobado por Decreto Supremo N° 012-2013-IN como Política


Nacional del Estado Peruano el 28 de julio de 2013.

El presente Plan Nacional de Seguridad Ciudadana 2013-2018 recoge


y sistematiza los aportes no solo de las instituciones que integran el
Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana (SINASEC), sino también de la
sociedad civil organizada, el sector privado y académico, especialistas y
vecinos.

Se han definido los siguientes seis (6) objetivos estratégicos en el


horizonte 2013-2018:

1. Disponer de un Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana articulado


y fortalecido.
2. Implementar espacios públicos seguros como lugares de encuentro
ciudadano.

3. Reducir los factores de riesgo social que propician comportamientos


delictivos.

4. Promover la participación de los ciudadanos, la sociedad civil, el


sector privado y los medios de comunicación para enfrentar la
inseguridad ciudadana.

5. Fortalecer a la Policía Nacional del Perú como una institución


moderna, con una gestión eficaz, eficiente y con altos niveles de
confianza ciudadana.
6.- Mejorar el sistema de administración de justicia para la reducción de
la delincuencia. La política nacional de seguridad ciudadana que
planteamos hoy mediante este Plan Nacional de Seguridad
Ciudadana 2013-2018 se constituye, entonces, en una respuesta
pública integral y participativa contra la violencia y la delincuencia en
el Perú.

DECIMA SEMANA

ELEMENTOS CENTRALES PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE


POLÍTICAS PÚBLICAS EN SEGURIDAD COMUNITARIA

A. ELEMENTOS CENTRALES PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE


POLÍTICAS PÚBLICAS EN SEGURIDAD COMUNITARIA

La Comisión Andina de Juristas, en la “II Reunión Técnica sobre Seguridad


Ciudadana y Democracia”, precisa la existencia de algunos elementos
centrales en la noción de seguridad ciudadana, organismo que recomienda
a los estados para la implementación de políticas públicas en materia de
seguridad ciudadana y son los siguientes:

• En primer lugar, la protección de los ciudadanos debe darse dentro de


un marco de respeto de la Constitución y de las leyes. En este sentido
la seguridad ciudadana se constituye en un marco central para el
desarrollo de los derechos humanos.
• En segundo lugar, la seguridad ciudadana no se limita exclusivamente
a la lucha contra la delincuencia, sino que busca crear un ambiente
propicio y adecuado para la convivencia pacífica de las personas.
• En tercer lugar, los aspectos señalados permiten ver que la seguridad
ciudadana sobrepasa la esfera de la acción policial para demandar la
participación coordinada de otros organismos e instituciones tanto del
Estado como de la sociedad civil.

• En cuarto lugar, la seguridad ciudadana define un nuevo perfil de la


Policía, entendiéndola como un servicio de naturaleza civil orientado
a la comunidad antes que hacia el Estado.

• Finalmente, la seguridad ciudadana pone mayor énfasis en el


desarrollo de labores de prevención y control de los factores que
generan violencia e inseguridad, antes que en tareas meramente
represivas o reactivas ante hechos ya consumados.

Los elementos esgrimidos por el organismo supranacional son


fundamentales para la implementación de políticas públicas en materia de
seguridad ciudadana, por lo tanto los funcionarios, autoridades regionales y
locales, con mayor énfasis los miembros de la Policía Nacional debemos de
tener en cuenta en la formulación de los Planes de Trabajo, Planes Operativos
Instituciones así como la participación del funcionario policial de cualquier
graduación que es integrante de los Comités de Seguridad Ciudadana a nivel
nacional y Promotores Policiales de las Oficinas de Participación Ciudadana de
las Comisarías a nivel nacional.

B. PRINCIPALES CAUSAS DE LA INSEGURIDAD

La naturaleza multicausal del fenómeno de la violencia urbana, de


etiología no subversiva, obedece a muchos factores generadores de índole
socioeconómica y cultural. Corresponde entonces identificar algunos de
estos principales factores causales:
• La condición de pobreza, que impacta negativamente de múltiples
maneras a un considerable segmento de la población peruana,
privándola hasta de las condiciones elementales de la vida humana,
en lo que algunos teóricos denominan como “violencia estructural”.

• Los altos niveles de desempleo y subempleo, que tienen relación


directa con la pobreza.
• El bajo nivel educativo promedio de la mayoría de la población del
país.
• Los cambios acelerados en los patrones de vida de la población
peruana, una de cuyas manifestaciones es un acelerado proceso de
urbanización, generando este hecho desequilibrios en la oferta y
demanda de los servicios básicos.

• El deterioro creciente de la calidad de la educación, el cual condiciona


en la niñez y juventud la pérdida de expectativas y de confianza en la
educación como un medio de asegurarse la movilidad social y el éxito
y bienestar personal y familiar.

• La influencia perniciosa de los medios masivos de comunicación, que


así exaltan el hedonismo, la violencia y la pornografía.

• La excesiva blandura e incluso venalidad en cuanto al juzgamiento de


los que perpetran delitos vienen configurando una suerte de
impunidad institucionalizada, situación está poniendo en peligro la
vigencia del estado de derecho del país.
• La alta incidencia de violencia familiar, que priva del afecto y
seguridad necesarios para el normal desarrollo bio-psico-social del
niño, imprimiendo en la personalidad de este graves daños de honda
repercusión futura. En los hogares donde se registra la violencia
cotidiana, el niño crece con la autoestima severamente afectada y con
probables predisposiciones a una conducta antisocial en el futuro
repitiendo el círculo de violencia.

• La declinación creciente de la vigencia de los valores positivos y el


estímulo a una conducta consumista a ultranza, hecho que acentúa el
individualismo y el ocaso de la solidaridad como elemento del
amalgamiento social; el florecimiento de los valores negativos, etc.

A este listado de causas que propician o alientan la actividad delictiva


y que contribuyen a generar inseguridad, se pueden adicionar las profundas
desigualdades sociales, la carencia de programas inclusivos para niños y
jóvenes, el creciente estado de abandono material y moral de numerosos
niños y adolescentes, la desintegración familiar, la crisis familiar, la
ineficiencia de los operadores de justicia, los conflictos sociales, casos de
políticos inescrupulosos, limitada prevención comunitaria, debilidad de la
Sociedad Civil, mal uso de los espacios públicos, carencia de políticas
comunicacionales positivas, elevado índice de accidentes de tránsito, la
inestabilidad política y social, etc.
Todos estos hechos producen o alientan efectos de la problemática
de seguridad ciudadana, siendo los principales el creciente consumo de
alcohol y drogas especialmente en niños y jóvenes, la prostitución
clandestina, la explotación sexual infantil, la violencia grupal juvenil, la
violencia familiar y sexual, la interiorización de conductas violentas, el
arraigo de hábitos y estilos de vida nocivos, así como la delincuencia
generalizada en algunos espacios públicos.

Se observa por lo tanto que la inseguridad ciudadana tiene un origen


multicausal que lo hace complejo y exige por lo tanto una solución
multidisciplinaria y de carácter transversal, vale decir que se requiere del
concurso de todas las instituciones comprometidas con la seguridad,
propiedad, justicia, bienestar y calidad de vida de las personas.
Para atender la inseguridad y aumento de la delincuencia la Ley del
SINASEC privilegia las iniciativas preventivas y participativas cuyos efectos
no siempre se observan en el corto plazo sino en conductas futuras, lo que
evidenciará cambios culturales a nivel social y familiar.
C. FACTORES DE RIESGO

La Seguridad Ciudadana se ve afectada por un conjunto de factores


de riesgo coyunturales y estructurales que se constituyen en amenazas
para la convivencia pacífica y democrática.

Entre ellos que pueden considerar la pobreza que se mantiene


sostenidamente en el país siendo actualmente del orden de 44.5% de la
población porcentaje que se eleva según el INEI hasta el 63.4 % y 56.6%
en las regiones sierra y selva respectivamente. Igualmente hay que señalar
el desempleo que es del orden del 10.5% de la población agudizándose
con el subempleo y la informidad extrema, la cual viene invadiendo todos
los espacios de la vida social y económica a nivel nacional.
D. EL COMPORTAMIENTO SOCIAL DE LOS PERUANOS,

Particularmente en las grandes ciudades, está caracterizado por una


crisis de valores, el respeto a los derechos humanos ha decaído, una de
sus manifestaciones es por ejemplo, considerar que la causa de quien
protesta es lo único que vale, aunque tenga que atropellar los derechos y
libertades de los demás y negar a la autoridad legítimamente constituida el
derecho de gobernar.

Se percibe la existencia de estereotipos sociales negativos, en


algunos casos, la civilidad se muestra anónima, es decir cuando las
personas se resisten a cumplir las normas vigentes, en otros casos se
percibe una inacción de la autoridad (vista gorda) situación que origina
reacciones sociales como la justicia por las propias manos.

La calidad de la educación presenta niveles críticos particularmente


en las áreas rurales y urbanos-marginales. Los jóvenes egresados de
secundario e incluso, la población universitaria, ponen de manifiesto un
desconocimiento de las normas básicas del ordenamiento jurídico vigente,
lo que evidencia una débil formación ciudadana.
E. REFERENTE INTERNACIONAL

En los últimos años el problema de la delincuencia se ha convertido


en una prioridad. Muchos gobiernos y sociedades están preocupados por
la existencia de altas tasas de criminalidad y por la tendencia ascendente
de la delincuencia y la inseguridad ciudadana. Otros están dando pasos
muy importantes en pro de ciudades más seguras y vienen ejecutando
planes integrales de prevención y disuasión que permitan reducir la
delincuencia de manera sostenible.

Según la Encuesta del Milenio de Gallup Internacional (2000), casi 9


de cada 10 personas (89%) dijeron estar preocupadas por el nivel
alcanzado por la delincuencia en sus propios países.

Comparando resultados entre continentes y países, vemos que el


crimen no es un fenómeno ascendente en sólo determinadas regiones del
planeta, sino un problema de todos y es un proceso que ha presentado un
alarmante incremento en el último lustro.
"No es posible sostener el desarrollo socio-económico
de un país sin hacer más seguras las ciudades. Las
políticas de los gobiernos contra el delito requieren de
fuertes inversiones para pagar las tareas de policía y la
administración de justicia. Países y ciudades inseguras
ahuyentan la inversión nacional y extranjera, lo que
limita drásticamente los recursos disponibles para un
desarrollo sostenible y una mejor calidad de vida en
desmedro del desarrollo nacional de muchos países".

El fenómeno de la globalización compromete a los países con todos


sus beneficios, pero también con sus efectos negativos, coincidiendo
muchos en llamar "el lado oscuro de la globalización", a la
internacionalización del delito en sus diversas manifestaciones: terrorismo,
tráfico ilícito de drogas, lavado de dinero, comercio ilegal de armas y la
acelerada multiplicación de los delitos informáticos. La respuesta de los
Estados y de las sociedades debe pasar necesariamente por soluciones
integrales a nivel regional, pero sobre todo, por estrategias internas, que al
margen de mejorar la capacidad represiva, de investigación y de
juzgamiento, y también por acciones preventivas multisectoriales que
reconozcan el problema desde sus inicios y busquen soluciones prácticas
para evitar su propagación y acelerado avance.

Encuestas de opinión pública muestran la inquietud de la población


frente a la delincuencia y su miedo de transitar por la calle. Muestran,
asimismo, la desilusión del público con las medidas en materia de
seguridad pública y señalan a la prevención como la manera eficaz de
luchar contra el delito.
En 1995, en el programa de acción de la Cumbre Mundial sobre
Desarrollo Social, se reconoció que los problemas creados por la violencia
requerían la adopción de medidas cabales para eliminar toda forma de
explotación y violencia contra la familia, lo que entrañaba sobre todo tomar
medidas preventivas.

Existe, pues un consenso de que prevenir es mejor que reprimirlo, al


respecto veremos que es la prevención y la prevención policial.
F. LA PREVENCIÓN.-

Concepto: Consiste en evitar los problemas antes de que ocurran. Son las
acciones dirigidas a eliminar el riesgo, ya sea evitando la ocurrencia del
evento o impidiendo los daños.

La Prevención es el acto que nos permite establecer un conjunto de


medidas, estrategias, métodos, entre otros para evitar que suceda una
situación en la que esté en peligro nuestra vida o la de terceras personas o
para orientar a que una determinada situación se realice como esperamos,
por ejemplo: Que no ocurra una infracción cívica, delito o accidente de
tránsito.

Al respecto un estudio llevado a cabo por el Centro Internacional de


Prevención del Crimen en diversos países del mundo (CIPC-Canadá), ha
llegado a una conclusión importante: La prevención del crimen no sólo es
rentable, sino que suele ser mucho más rentable que la puesta en ejecución
de medidas represivas o criminalizadoras. Las propuestas preventivas
suelen potenciar, además, los recursos sociales en el control de la
criminalidad mediante instancias de participación activa de la población, a
diferencia de lo que ocurre con las propuestas puramente represivas.

Existe, pues, un consenso de que prevenir el delito es mejor que


reprimirlo. Al respecto, Eduardo López Regonesi de CEPAL, señala
acciones específicas de tipo preventivo para la realidad chilena y que por
su aplicabilidad en otros países, es necesario conocerlas. La prevención es
una forma de intervenir ex ante y requiere acciones específicas para:

 Identificar las condiciones físicas y sociales que facilitan la comisión


de delitos y adoptar las medidas de seguridad para reducir las
oportunidades de cometerlos.
 Identificar grupos de riesgo y desarrollar acciones que impidan su
conversión en delincuentes, mediante la educación, el trabajo, la
recreación y la salud.
 Reforzar la convivencia y resolver los problemas que inciden en la
delincuencia.
 Controlar a los delincuentes que han cometido delitos para evitar la
reincidencia. El Estado puede contribuir a la prevención, reforzando la
acción policial preventiva y su presencia física en los lugares de
riesgo.
 El servicio policial de patrullaje a pie tiene un importante efecto
preventivo para fortalecer las relaciones entre la Policía y la
comunidad.
 Mejorar la infraestructura, iluminación de sitios oscuros, eliminación
de sitios eriazos, habilitación de construcciones abandonadas,
creación de lugares de recreación y espacios colectivos que faciliten
la convivencia comunitaria y el control informal de las conductas
individuales.
Para tener un efecto preventivo eficaz, estas medidas deben contar
con el apoyo y la participación activa de la comunidad.

La delincuencia se explica por múltiples causas, sin embargo, su


control es un problema de Estado, ya que para enfrentarla se requiere de
políticas de seguridad públicas bien definidas. La lucha contra la
delincuencia demanda instituciones para enfrentarlas, tecnologías y
equipamiento modernos, así como una adecuada infraestructura.

Alcaldes y funcionarios de policía de Latinoamérica, en conferencias


organizadas por el Programa de Gestión Urbana del Banco Mundial y el
Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (1995), así como el Foro
Europeo de Seguridad Ciudadana y la Federación Canadiense de
Municipalidades (1996), coinciden en tener una visión común:
"Para una reducción eficaz del delito, las acciones
policíacas y la justicia penal deben llevar aparejadas
políticas activas de prevención al alcance de todos que
den resultados en el corto y largo plazo. De otro lado, los
funcionarios en todos los niveles deben utilizar su
autoridad política y asumir la responsabilidad en la lucha
contra la delincuencia urbana. Sin este compromiso,
nuestra confianza en la comunidad, la calidad de vida de
nuestras ciudades y los derechos humanos se
encontrarán amenazados".
Los congresos de las Naciones Unidades sobre Prevención del Delito
y Tratamiento del Delincuente, señalan en una de sus conclusiones que
"las estrategias de lucha contra el delito que recurren simplemente a la
contratación de un mayor número de policías, la introducción de mayores
métodos de represión, la imposición de sentencias más severas y la
construcción de más prisiones, han dado resultados desalentadores. Las
estadísticas de la Policía, las encuestas entre la población sobre actos de
los que han sido víctimas, y los sondeos que tratan de evaluar la sensación
de seguridad en las personas, todo ello indica que la situación no ha dejado
de deteriorase durante los tres últimos decenios".

Por tanto, las políticas de seguridad contra la criminalidad y


delincuencia han dejado de ser patrimonio de las instituciones públicas y
han pasado a formar parte del interés de la sociedad civil. En este sentido,
las estrategias para luchar contra la violencia deben incluir necesariamente
cuatro aspectos: prevención, represión, cooperación institucional y
participación comunitaria.

Al respecto en la Reunión técnica "Seguridad ciudadana y


democracia" llevada a cabo en agosto de 1998 en Cartagena de Indias por
la Comisión Andina de Juristas, una de sus conclusiones señala que: "para
el logro de una seguridad ciudadana integral, se requiere de una acción
concertada entre diferentes instituciones, tanto públicas como privadas",
agregando que por la importancia que genera en distintos sectores de la
colectividad, "puede ser tomada como un tema eje e inicial alrededor del
cual convocar a la ciudadanía para avanzar luego hacia otras materias de
la agenda política nacional"

G. EN AMÉRICA LATINA LAS ENCUESTAS DE OPINIÓN PÚBLICA HAN


PUESTO EN RELIEVE LOS SIGUIENTES ASPECTOS:

 La criminalidad constituye uno de los principales problemas sociales,


apenas superado por el tema económico (desempleo, pobreza, costo
de vida).
 Todos los grupos y categorías de ciudadanos estiman que la
inseguridad aumenta día a día en proporción directa con el incremento
de los hechos delincuenciales, en consecuencia, consideran
inseguros el país, la ciudad, el barrio, la calle e inclusive los hogares
de donde viven.
 Las principales causas del incremento de la criminalidad suelen
atribuirse al desempleo y al uso indebido de drogas, así como a la
posesión ilegal de armas de fuego y a la insuficiente e ineficiente
intervención de las instituciones comprometidas en garantizar la
seguridad ciudadana (Policía, operadores de justicia y sistema
penitenciario).
 La insatisfacción de la ciudadana ante la respuesta institucional, frente
a la violencia y la inseguridad, está dado lugar en algunos países al
recurso de hacer justicia “con sus propias manos”.
 El temor de ser víctima de un delito sobrepasa la probabilidad real de
serlo.
 El sentimiento de inseguridad se está ampliando en los últimos años
a otros hechos delictivos, como la corrupción pública y los secuestros
extorsivos y otros.
 El recurso a medidas de protección, muchas de ellas como, por
ejemplo, la instalación de sistemas de alarma o la contratación de
vigilancia particular, están relacionadas con el poder adquisitivo de
quienes las adoptan.

DECIMO PRIMERA SEMANA

PLAN LOCAL DE SEGURIDAD CIUDADANA

El Plan Operativo Local de Seguridad Ciudadana es el principal instrumento


de gestión para reducir planificada mente la criminalidad y la violencia local
desde una óptica Integral y multisectorial, porque señala con claridad los
objetivos y las acciones a seguir por todos los sectores Integrantes del Comité
Provincial o Distrital de Seguridad Ciudadana.

El Plan Operativo es el documento resultante da la planificación a corto


plazo (un arto) que se concretiza mediante la formulación y el cumplimiento de
los objetivos y metas para reducir la criminalidad y violencia en las provincias y
distritos del país.

¿QUIÉN FORMULA EL PLAN?

La información que se requiere para la formulación del plan proviene de


todos los sectores que conforman el Comité Provincial o Distrital de Seguridad
Ciudadana y de otras entidades que no formando parte del Comité, pero que
poseen importante información para el plan.

La formulación del Plan debe ser mediante el trabajo en equipo.


Normalmente el Presidente del Comité Provincial y Distrital debe nombrar una
comisión conformada por el Comisario de la jurisdicción, el Jefe de la Dirección
de Seguridad Ciudadana del Municipio, el Secretario Técnico del Comité y los
representantes de los sectores que estime pertinentes.
Otra forma es que el Presidenta del Comité Provincial o Distrital, en sus
reuniones periódicas que tiene con sus integrantes, les haga conocer la
necesidad prioritaria de desarrollar el Plan Local y solicitar la información
correspondiente, la misma que será consolidada por el Secretario Técnico
mediante reuniones con los integrantes.

¿CÓMO INICIAR LA FORMULACIÓN DEL PLAN?

El Plan Local de Seguridad Ciudadana tiene las etapas siguientes:

I. El diagnóstico.
II. La misión.
III. Los objetivos.
IV. Las estrategias.
V. Las actividades y tareas; y
VI. La evaluación.

Esta última, como es lógico entender, se desarrollará después de la


ejecución del Plan.

La mejor manera para desarrollar este modelo es coger la información


relevante de seguridad ciudadana de todos los sectores integrantes del Comité
y luego trasladarla a un esquema, conforme a un formato establecido y siguiendo
las pautas que a continuación se detallan.

I. EL DIAGNÓSTICO.

Es una parte clave del Plan que permite conocer la realidad del distrito
en el tema de seguridad, las necesidades, los recursos humanos y
logísticos con los cuales cuenta el Comité Provincial o Distrital de
Seguridad Ciudadana para brindar un mejor servicio a la comunidad.

Es necesario conocer los límites geográficos del distrito y en este


ámbito considerar el número de personas que vive y trabaja para establecer
con claridad el tipo de estratos sociales, la densidad de la población y saber,
por ejemplo, qué sectores son los más despoblados y los que tienen un alto
grado de densidad.

Existe un consenso entre los especialistas de este tema, sobre si se


planifica, diseña y maneja el entorno en forma adecuada, se reducirán
ciertos tipos de delitos. Algunos entornos pueden provocar una sensación
de seguridad, mientras que otros pueden inducir al temor.

Las características sociales son Importantes porque la delincuencia y


la prevención de la misma involucran a la gente. Por ejemplo, la edad,
puede constituir un factor importante para comprender y prever los niveles
de criminalidad en el área. En cuanto al género, las mujeres son más
vulnerables a cierto tipo de delito, corno la violencia familiar y la agresión
sexual. Los jóvenes se encuentran en mayor riesgo en otros actos delictivos
violentos y tienen más posibilidades de cometerlos.

La pobreza y el desempleo, sin ser factores condicionantes, pueden


contribuir al incremento de la delincuencia. También es Importante tomar
en cuenta los años niveles de desigualdad económica y social existente.

Determinado tipo de actos delictivos y de violencia son cometidos por


jóvenes desempleados y adolescentes desocupados. Entonces es
importante averiguar cuáles son las instalaciones recreativas, deportivas y
sociales existentes en el distrito y si hay alguna organización a la cual
puedan pertenecer estos jóvenes.

Será más fácil implementar los programas de prevención de la


delincuencia y la violencia en barrios donde exista una buena comunicación
y relación entre los vecinos. La conformación de Juntas Vecinales de
Seguridad Ciudadana es, por ejemplo, una medida concreta y positiva para
la prevención delictiva.

II. LA MISIÓN

La Misión traduce el propósito general del Comité Provincial o Distrital


de Seguridad Ciudadana en algo que puede realizarse. La misión revela el
concepto de la organización. La misión es la expresión conceptual de lo
que es y de lo que debe hacer la organización.

Una misión bien formulada ayuda a que las acciones relacionadas con
la gestión se orientan por el camino correcto. Una declaración de misión,
corta, clara e inspirada hace que los miembros de la organización se
orienten siempre hacia la dirección propuesta.

Para formular la misión es recomendable pensarla en equipo con


mentalidad permeable y flexible, basada en ¡as siguientes interrogantes:

¿Cuál es la naturaleza del Comité Provincial o Distrital de Seguridad


Ciudadana? ¿Cuál es nuestra población objetivo? ¿Cuáles son nuestros
propósitos para ella? ¿Qué beneficios esperamos y para quiénes? ¿Cuál
es el nivel de calidad que queremos de nuestros servicios?

La misión debe responder a las siguientes preguntas: ¿Quién?,


¿qué?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿para qué?

ESTABLECER LA MISIÓN

- ¿QUIÉN?; El Comité Provincial o Distrital de Seguridad Ciudadana de


con la participación del Gobierno Local, la Policía Nacional, instituciones
públicas y privadas y la comunidad organizada.

- ¿QUÉ?; Desarrollará operativos policiales conjuntos, programas y


actividades preventivas multisectoriales.

- ¿CUÁNDO?; A partir del dia "D".

- ¿DÓNDE?; En la demarcación territorial de la provincia/distrito de:

- ¿PARA QUÉ?; Prevenir, neutralizar y reducir la delincuencia y,


mantener las condiciones de seguridad Integral.

III. LOS OBJETIVOS.

Los objetivos son el punto de partida para la acción; los objetivos


deben explicar ¿qué lograr?, ¿por qué estamos realizando el Plan? y ¿qué
deseamos lograr?. Ejm: Reducir la delincuencia común... modalidades...
lugar, etc.

Sólo si al principio del Plan se establece claramente lo que se desea


lograr, éste se podrá evaluar en una etapa posterior.

Los objetivos otorgan direccionalidad al Plan e incrementa las


posibilidades de previsión del futuro, fomenta la participación,
comunicación y el trabajo en equipo creando un clima favorable para el
diseño del Plan Local.

Es necesario considerar un objetivo general y objetivos específicos;


en cuanto al objetivo general, el plan debe buscar mejorar la seguridad
ciudadana del distrito, reducir el temor a la delincuencia, reducir les delitos
contra la propiedad, etc.
A. OBJETIVO GENERAL

Reducir los niveles de criminalidad y delincuencia para lograr la


tranquilidad pública y la paz social en la demarcación territorial de la
provincia y/o distrito con la finalidad de mejorar 'os niveles de orden y
seguridad ciudadana.

Los objetivos específicos deben estar orientados a reducir los


nudos críticos, como, el robo a viviendas en un área específica, la
micro comercialización y consumo de drogas, el pandillaje entre otros.
Estos objetivos se expresan siempre en porcentajes, es decir, reducir
el pandillaje en un 25%, disminuir el robo de viviendas en un 17% en
relación con años pasados.

B. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

1. Reducir la micro comercialización de drogas del distrito en un


40% en un periodo de 6 meses.
2. Incrementar las actividades preventivas multisectoriales en un
60% en un período de 12 meses.
3. Afianzar el patrullaje integrado entre el personal de la comisaria
y el servicio de serenazgo en un 100% en un periodo de tres
meses.
4. Integrar en un 80% las juntas vecinales organizadas por el
Municipio y por la Policía Nacional.-
5. Brindar un trato adecuado al 100% de las personas que acuden
a la comisarla en un periodo de 12 meses.

IV. LAS ESTRATEGIAS.

Es el paso donde se debe señalar con claridad la forma cómo


debemos desenvolver nuestras fuerzas para reducir la criminalidad y la
violencia.

En la estrategia del Plan, se implementan los cursos de acción


delineados:

¿Cuántos cuadrantes o sectores vamos a considerar para el trabajo


de los efectivos policiales y del serenazgo?, ¿qué capacidad de
reacción deben tener frente a los requerimientos ciudadanos?, ¿cómo
se va a relacionar el policía con los dirigentes vecinales?, ¿cuál debe
ser la estrategia más adecuada para recibir información?; entre otros
temas importantes.
En esta fase, un aspecto esencial es la sectorización y en cada una
de ellas establecer la modalidad más frecuente de delitos que se producen
y cuáles serán los grupos beneficiarios.

Por ejemplo, se puede reducir algunos robos con varias estrategias:

 Instruir a las juntas vecinales de seguridad


ciudadana que ante la presencia de sospechosos
toquen masivamente silbatos y/o hagan funcionar
sirenas o circulinas, o campanas. Cómo deben
salir, como deben tratar al sospechoso siempre
respetando su integridad y derechos humanos
hasta que llegue la Policía, etc.
 Conocer el número de vigilantes informales
"guachimanes" y establecer un sistema de
comunicación con las comisarlas.
 Usar más sistemas de alarma a prueba de robos.
 Mejorar las oportunidades de educación para los
vecinos.
 Contar con una cadena telefónica de seguridad.
 Contar con puestos de auxilio rápido o comisarlas
móviles.

ESTRATEGIAS

 Realizar operativos conjuntos POLICÍA-


SERENAZGO para prevenir y/o neutralizar la
comisión de actos ilícitos en los puntos críticos y
vulnerables.
 Estrechar la vigilancia policial y del serenazgo en
los puntos críticos y vulnerables del distrito.
 Desarrollar con las Juntas Vecinales de Seguridad
Ciudadana, acciones de alerta por cuadrantes.
 Realizar rondas mixtas alrededor de los colegios
con padres de familia.
 Fortalecer el programa de autoprotección escolar.
 Realizar en coordinación con el Ministerio de la
Mujer acciones contra la violencia familiar.

Nota: Cada estrategia debe desagregarse en actividades y tareas que


deben ser puntualmente desarrollados.

En base al comportamiento de la delincuencia descrito en el


diagnóstico del Plan, en la estrategia determinaremos:
 División de la demarcación territorial por sectores o
cuadrantes.
 Capacidad de reacción frente a los requerimientos
ciudadanos.
 Relación población-policía por niveles de vigilancia
policial.
 Estrategia más adecuada para recibir información
por parte de la comunidad.

La sectorización de la demarcación territorial del distrito no debe ser


fija, tiene que ser de naturaleza variable, cambiante, de conformidad con
las evaluaciones periódicas que se realicen para mantenerla o variarla de
acuerdo con la cantidad de vehículos policiales y del serenazgo con que se
cuente y a la problemática delictiva.
Se debe promover una nueva visión del patrullaje entendida sobre
todo como una permanente comunicación directa con el vecino, es decir,
recorrer el sector asignado, entrevistándose con los dirigentes del barrio o
del sector.

Este tipo de patrullaje:

 Promueve el espíritu de vecindad, solidaridad e


integración entre los residentes de un determinado
sector.
 Desarrolla el compromiso de la ciudadanía con su
propia seguridad y con la Policía.
 Cierra espacios a la delincuencia.
 Establece una relación de confianza con la Policía.
 Permite al policía el conocimiento amplio del sector
y de su colectividad.
 Detecta y neutraliza las causas de los problemas.
 Fomenta la cultura del respeto ante los derechos
del otro, el civismo y el acatamiento al principio da
autoridad.
 Contribuye a la creación de la cultura de seguridad.
 Junto con el vecino el policía diagnostica los
problemas del sector, conoce e Informa sobre
áreas abandonadas y/o aisladas, falta de sistemas
de protección, falta de iluminación artificial, áreas
que facilitan el refugio de delincuentes, etcétera.
Dentro de la vigilancia policial que realiza la Policía Nacional y el
servicio de serenazgo de los municipios, es posible distinguir diferentes
tipos de modalidades de patrullaje:

 Patrullaje a pie.
 Patrullaje motorizado.
 Puesto fijo.
 De servicio en la comisaría
 De servicio en una comisaría móvil.
 En un puesto de auxilio rápido.
 De control de tránsito, entre otros.

Entonces, en cada uno de los Comités Provinciales o Distritales de


Seguridad Ciudadana se determinará el sistema de vigilancia que emplea
el personal de la comisarla y del servicio de serenazgo y los recursos
empleados por cada tipo de vigilancia, como por ejemplo:

A. Patrullaje a pie: Constituido por una pareja de policías que recorren


un sector determinado.
B. Patrullaje motorizado: Compuesto por una pareja de policías que
patrullan en un vehículo policial (o un policía con efectivos del
serenazgo) en vehículos de la municipalidad.
C. Patrullaje en motocicleta: Policía en motocicleta que hace recorrido
en un sector determinado del distrito.
D. Servicio en comisarla: Personal policial y recursos materiales que
se encuentran en la dependencia policial y realizan actividades
internas y que apoyan al servicio de calle.
E. Servicio en puesto de auxilio rápido: Personal del serenazgo que
se encuentra de servicio y comunica a la policía de las novedades de
su sector.

Para poder determinar el "nivel de vigilancia actual" de cada distrito


es preciso establecer una unidad de medida común que homologue los
distintos sistemas y tipos de vigilancia policial empleados. Para ello, ILPES
ha empleado relaciones de equivalencia tecnológica entre los distintos tipos
de vigilancia.

Para el caso de la vigilancia de la Policía Nacional del Perú, la


Secretaria Técnica del CONASEC estableció la siguiente relación:

V. LAS ACTIVIDADES Y TAREAS

Las actividades son las acciones que se ejecutan con la finalidad de


alcanzar los objetivos específicos propuestos.
Las actividades y tareas son importantes para lograr el producto final.
Al asignar responsabilidades, es necesario evaluar la capacidad que tiene
cada persona para realizarlas en términos de destrezas y conocimiento. Si
esto falta, se necesitará capacitar al personal para garantizar que dicha
actividad se ejecute según lo planificado.

También es necesario asignar un tiempo para cada actividad. Algunas


actividades funcionarán en forma simultánea y algunas dependerán de que
hayan finalizado otras para poder empezar. Luego, se puede calcular el
tiempo que tardará todo el Plan Local en alcanzar los objetivos
establecidos. Este plazo se debe verificar en forma constante y se debe
cambiar para considerar cualquier imprevisto que pueda surgir durante el
curso de la ejecución.

Las tareas son los componentes mínimos de una actividad. Las tareas
no se consignan en la matriz de programación, sino en el plan de trabajo
del responsable de la actividad. A la descripción de la actividad se le suele
denominar "tarea", que constituye el componente mínimo de una actividad.

VI. LA EVALUACIÓN.

Es la última etapa del Plan y no por ella la menos Importante. Permitirá


cada semana o cada quince días convocar a los Integrantes del Comité
Provincial o Distrital de Segunda Ciudadana para conocer los avances, los
retrasos y las dificultades encontradas para modificarlas o insistir en la
ejecución de las mismas.

Si no se evalúa, no podremos saber si la estrategia ha logrado sus


metas, si se debe continuar con otros aspectos o cambiarlos y si los
recursos se están empleando correctamente.

La evaluación es necesaria para estimar si la estrategia ha cumplido


sus objetivos; evaluar si han cambiado las percepciones de los vecinos;
adaptar la estrategia según las informaciones que se reciba; comprender
los resultados negativos que podría haber tenido la estrategia, por ejemplo,
que la delincuencia se haya desplazado a otra área.

La incorporación de modernas técnicas de evaluación se está


convirtiendo en un imperativo de las policías del mundo, porque el Estado
y la comunidad necesitan conocer la gestión administrativa y operativa de
sus comisarlas, mostrar logros tangibles en la represión y en la prevención
del delito y tener una buena relación con la ciudadanía, con una forma de
solicitar una rendición de cuentas a que la población tiene derecho.
Toda evaluación tiene por finalidad proporcionar criterios claros para
la toma de decisiones. Los aspectos de mayor importancia a evaluar son
los actores, los procesos y los resultados de un programa.

La evaluación pasa también por determinar cuál ha sido el costo social


de los delitos cometidos y cómo el Plan Operativo de Seguridad Ciudadana
ha contribuido para reducir sus efectos.

DECIMO SEGUNDA SEMANA


SEGUNDO EXAMEN PARCIAL

DECIMO TERCERA SEMANA

PLAN NACIONAL DE SEGURIDAD CIUDADANA


2013 - 2018

I. Aproximación al concepto de seguridad ciudadana

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el desarrollo


humano es un proceso de expansión de las libertades efectivamente
disfrutadas por las personas. Ese desarrollo no es automático, por el
contrario, está plagado de amenazas, precisamente por ello, el desarrollo
humano debe estar indisolublemente ligado a la seguridad humana, que
tiene como propósito proteger al individuo frente a amenazas de distinta
naturaleza: Desastres naturales, criminalidad, enfermedades y epidemias,
hambre, pobreza extrema, dictaduras y totalitarismo.

La seguridad ciudadana es solo uno de varios componentes de la


seguridad humana, aquel componente responsable de enfrentar las
amenazas violentas y delictivas contra las personas y sus bienes; la
seguridad ciudadana tiene dos acepciones:

A. La define como la condición (objetiva y subjetiva) de encontrarse el


individuo libre de violencia o amenaza de violencia, o despojo
intencional por parte de otros. El concepto de violencia denota el uso
o amenaza de uso de la fuerza física o psicológica con el fin de causar
daño o doblegar la voluntad. La noción de despojo remite al acto de
privar ilegítimamente de su patrimonio a una persona física o jurídica

Aunque esta definición parecería restrictiva, en realidad, incluye


a todos los delitos contra las personas, como el homicidio, la agresión,
la violación, el secuestro y la trata de personas, así como los delitos
contra el patrimonio, tanto privado (robo, hurto y estafa) como público
(soborno y cohecho). Incluye, además, modalidades delictivas propias
del crimen organizado, como el narcotráfico, el tráfico de armas, el
lavado de activos o el comercio de bienes ilegales, que «están muy
estrechamente relacionados con la violencia y el despojo, aunque no
dañen directamente a las personas o a su patrimonio»

B. La refiere como la acción destinada a proteger a los ciudadanos frente


a los hechos de violencia o despojo, lo que se persigue con una
política pública, entendida como los lineamientos o cursos de acción
que definen las autoridades estatales. Esto constituye una obligación
positiva del Estado derivada de sus compromisos internacionales para
garantizar los derechos fundamentales.

Desde una perspectiva de derechos humanos, el concepto de


seguridad ciudadana es el más adecuado para el tratamiento de los
problemas de criminalidad y violencia, en lugar de los conceptos de
seguridad pública, seguridad interior u orden público, por cuanto tiene
un enfoque centrado en la construcción de mayores niveles de
ciudadanía democrática, con la persona humana y los grupos sociales
como objetivo central de las políticas, a diferencia de la seguridad del
Estado o de determinado orden político. El analista Fernando Carrión
señala que la seguridad ciudadana se diferencia de la seguridad
pública en que esta última se constituye desde una perspectiva
Estado-céntrica y la primera desde una concepción ciudadana en la
que el Estado resulta ser uno de varios elementos.

En los últimos años, el concepto de convivencia social se ha


ligado al de seguridad ciudadana; en efecto, ambos conceptos se
basan en la promoción de la adhesión de los ciudadanos a una cultura
ciudadana basada en el respeto a la ley, a los demás y a unas normas
básicas de comportamiento.

En este contexto, la Ley 27933 que crea el Sistema Nacional


de Seguridad Ciudadana (SINASEC), considera que la seguridad
ciudadana es la acción integrada que desarrolla el Estado, con la
colaboración de la ciudadanía, para asegurar la convivencia pacífica,
la erradicación de la violencia y la utilización pacífica de las vías y
espacios públicos, así como para contribuir a la prevención de la
comisión de delitos y faltas. Con mayor detalle, el reglamento del
SINASEC, aprobado mediante Decreto Supremo 012-2003-IN,
precisa que su orientación final es la protección del libre ejercicio de
los derechos y libertades, además de garantizar la seguridad, la paz,
la tranquilidad y el cumplimiento y respeto de las garantías
individuales y sociales a nivel nacional

II. Enfoque integral de la política de seguridad ciudadana

La perspectiva aquí asumida concibe a la seguridad ciudadana como


un fenómeno social complejo, multidimensional y multicausal, en el que
intervienen un conjunto de actores públicos y privados, la sociedad civil
organizada y ciudadanos; de ahí que, para resolver este problema, se
requiere el diseño de una política pública de carácter integral y sistémico
con una perspectiva de corto, mediano y largo plazo.
Uno de los instrumentos más utilizados para el estudio y visualización
de la conformación global de la política pública es el esquema conceptual
de las fases siguientes

 Identificación de problemas.
 Formulación de la política.
 Decisión.
 Implementación, y
 Evaluación.

Esta política debe ser respaldada con normas jurídicas provistas de


los recursos humanos y financieros necesarios; también debe ser materia
de comunicación persuasiva acerca de los beneficios que la política pública
brinda a los ciudadanos. En esa línea, desde la perspectiva de diversos
organismos internacionales, la política pública de seguridad ciudadana
debe tener las siguientes características:

A. Integral.- A efectos de abarcar sistemáticamente los derechos


humanos en su conjunto.
B. Intersectorial e intergubernamental. - Para comprometer la
participación de los diferentes actores estatales en los distintos niveles
de gobierno.
C. Participativa.- Por la intervención permanente de la población
involucrada y por favorecer la democratización de la sociedad; y
D. Universal.- Debido a su cobertura general, sin exclusiones ni
discriminaciones de ningún tipo.
No obstante, lo anterior, toda política debe asegurar una adecuada
implementación, monitoreo y evaluación, a fin de verificar el cumplimiento de las
actividades, metas y objetivos establecidos en ella. De la experiencia
internacional, se puede apreciar que existen cinco elementos que los países
deben considerar en la implementación de sus políticas de seguridad ciudadana:

 Que la protección de los ciudadanos debe darse en el


marco de la Constitución y las leyes.
 Que no debe limitarse exclusivamente a la lucha
contra la delincuencia, sino en crear un ambiente
propicio y adecuado para la convivencia pacífica de
las personas.
 Que sobrepasa la acción policial y, por tanto,
demanda la participación coordinada de todas las
instituciones públicas y privadas.
 Que la Policía, como uno de los actores
fundamentales, debe definir un nuevo perfil, orientado
a la comunidad antes que hacia el Estado.
 Que debe ponerse mayor énfasis en el desarrollo de
acciones preventivas.

Desde la perspectiva de los organismos multilaterales, la política pública de


seguridad ciudadana debe proveer a los ciudadanos, por lo menos, cuatro
servicios esenciales, a saber:

 La prevención de la violencia y el delito.


 El control y la persecución del delito.
 La rehabilitación y reinserción social, y
 La atención a las víctimas.

DECIMO QUINTA SEMANA

TEMA : Primera sesión.- Sustentación de los Trabajos Prácticos


Grupales.- Evaluación de la evolución del proceso,
enseñanza aprendizaje.

Segunda sesión.- Sustentación de los Trabajos Prácticos


Grupales.- Evaluación de la evolución del proceso,
enseñanza aprendizaje
COMPETENCIA : Evaluación de logros alcanzados y el aprendizaje
significativo por parte de los Alumnos Policías, al término
del Semestre Académico por parte del docente

DECIMO SEXTA SEMANA


EXAMEN FINAL