Вы находитесь на странице: 1из 7

Oso

Animal
Nombre científico: Ursidae

Características físicas:

Características del oso

Si alguna vez has tenido la suerte de poder ver a un oso de cerca, te habrás dado
cuenta de lo impresionante que es. Su pesado cuerpo, en efecto, no le permite
atrapar fácilmente otros animales, por lo que no tiene otro remedio que acosar a
presas indefensas o atacar de noche los rebaños de ovejas.

Aspecto físico del oso


¿Qué tamaño tiene el oso? Este animal posee una corpulencia que a veces llega
a ser gigantesca. Normalmente camina sobre las cuatro patas, y entonces mide,
hasta la espalda, entre un metro y metro y medio. Pero si se alza sobre las patas
posteriores, alcanza fácilmente los dos metros y medio de altura.

¿Cuánto pesa el oso? Los ejemplares mayores pueden llegar a dos metros y
sesenta centímetros, mientras el peso varía entre los 250 y los 750 kilos.

El oso posee un pelaje espeso, de color entre marrón y rojizo, negro o blanco. Su
cabeza es imponente y se caracteriza por sus orejas pequeñas y redondas,
su hocico largo y estrecho y ojos pequeños e inexpresivos.

Las patas son cortas y robustas. Las plantas de los pies, cuando el oso camina,
se posan completamente sobre el terreno (de ahí que se les llame plantígrados,
del latín “planta”, es decir, planta del pie, y ”gradus”, que quiere decir paso).
El oso transcurre el invierno en un estado de letargo parcial, es decir hiberna. No
cae completamente adormecido, pero dormita en cualquier gruta o bajo un árbol
caído, consumiendo las grasas que ha acumulado en el resto del año.

Nutrición

Qué comen los osos


El oso es, como el hombre, un animal omnívoro, es decir, que come de todo. Su
glotonería es proverbial: le vuelven loco la miel, las fresas y las frambuesas, pero
no desdeña, ni mucho menos, las bellotas, hierbas, raíces, musgos, hojas,
bayas, setas y brotes de plantas.

A los osos les encanta cazar peces

De vez en cuando siente la necesidad de comer carne, pero es una necesidad que
solo puede satisfacer con dificultad. Esto es debido a que, como hemos comentado
antes, debido a su tamaño y peso, no es un cazador excesivamente rápido.
Si llega el caso, tampoco desprecia alimentase con las hormigas, los gusanos,
los caracoles, las ranas y los peces (cómo por ejemplo salmones).

Reproducción
Los osos son animales solitarios y que sólo se emparejan en la época de celo, que
suele ser en los meses de Junio Y Julio.
Después de aparearse el macho abandona a la hembra que es la que asume por
un período de dos años, el cuidado de las crías.
El período reproductivo es un momento de gran consumo energético, ya que los
machos se ven obligados a recorrer como norma general grandes distancias
en búsqueda de una hembra en celo, este hecho adquiere en el núcleo
oriental una gran importancia debido a la escasez de hembras.
La osa entra en al osera normalmente entre finales de diciembre y mediado enero,
dependiendo usualmente de la climatología, por este factor, en la península la
estancia en la osera es más corta que en otras latitudes, donde los rigores
invernales duran más y son más extremos.
Al abrigo de esta cueva, a veces natural, y otras excavada por ella misma, es donde
tendrá lugar el parto de 1 a 3 crías, y donde permanecerán hasta la
salida normalmente en marzo, aunque la madre haga salidas esporádicas en busca
de alimento. Es muy importante la disponibilidad de recursos alimenticios en otoño,
pues es la estación donde se acumulan grasas para afrontar el invierno. En los dos
años que viene a durar la estancia de la madre con las crías, la osa no tiene celo y
deberá defenderse de los ejemplares masculinos que la pretendan.
Adaptación del medio ambiente del oso
La capacidad de los primeros osos para adaptarse a una variedad de condiciones
de vida y grandes cambios ambientales explica por qué los osos son tan diversos,
lo que también conduce al desarrollo de las diferentes especies de osos actuales.
Cada una de estas especies cambio de manera que pudieron ser capaces de vivir
en zonas determinadas, desarrollando adaptaciones para sobrevivir a las
condiciones específicas de cada región.
Por ejemplo, algunas adaptaciones incluyen la coloración y espesor de su pelaje,
mezclándose mejor en su entorno y resintiendo las duras condiciones climáticas.
El tipo de alimento que comen los osos y de dónde lo sacan también es,
geográficamente, diverso. Algunos aprendieron a pescar salmón, otros
desarrollaron lenguas largas para atrapar termitas.
Los osos parecen tener una muy mala reputación en la sociedad debido a su
agresividad, esto sucede, principalmente, cuando se ven amenazados. Los osos
son animales solitarios que a menudo son mal entendidos. Por lo general, solo se
ocupan de sus vidas en el medio silvestre, pero se molestan cuando se sienten
amenazados.

Antecesores

Según muestra el registro fósil, la familia de los Ursidae hace su aparición en


la Tierra durante el Mioceno medio en Europa, pasando a América del Norte
en el Mioceno tardío. Los encontramos en Asia a partir del Plioceno medio, y
en América del Sur en el Pleistoceno temprano, poco después de que se
hubiera formado el istmo del Panamá y la fauna de ambos continentes
hubiera cruzado al otro lado.
En África existieron también durante el Plioceno, en la zona sur. No se tiene
más registro en el continente hasta la reciente subespecie de oso pardo, el
oso del Atlas, que habitó en el norte de África hasta finales del siglo XIX.

Los primeros osos de la familia Ursidae eran animales bastante diferentes a


como los conocemos ahora. Especies extintas como el Parictis, por ejemplo,
tenían más aspecto de mapache que de oso, y eran realmente pequeños,
con cráneos de unos 7 centímetros. Pero conforme avanzaron las eras
geológicas, los Ursidae fueron mutando y adaptándose, llegando entre otras
a la especie Ursavus, del tamaño de un perro mediano, que es el antecesor
común de todas las especies de oso existentes en la actualidad.

Pero no creas que los osos fueron creciendo progresivamente hasta alcanzar
los tamaños actuales: en el pasado hubo otras especies extintas con tamaños
impresionantes: el oso de las cavernas podía alcanzar los tres metros de
altura cuando se erguía sobre sus patas traseras, y el Arctodus, o el
Arctotherium eran todavía más masivos. ¡Estos últimos podían llegar a pesar
1.200 kg!

Embriología

El período de gestación del oso varía de especie a especie. Las diferencias de tiempo entre
cada una están determinadas en muchos casos por la implantación diferida, ya que en algunos
casos se cuenta este período de tiempo en que el óvulo está flotando libremente sin implantarse
y en otras no.

 La gestación del oso americano negro dura de 6 a 7 meses


 La gestación del oso pardo dura 2 meses
 La gestación del oso panda dura 5 meses
 La gestación del oso perezoso dura 11 meses y medio
En la gestación del oso se da un fenómeno muy peculiar que es conocido como implantación
diferida. Mediante este mecanismo las hembras con capaces de postergar el momento en que
comienza a desarrollarse en su interior un óvulo fertilizado. El futuro embrión permanece en un
estado de latencia hasta que la madre determina que la estación es la más favorable para seguir
adelante con su gestación, el parto y el cuidado posterior de la cría. Esta capacidad reproductiva
no es exclusiva de los osos, también se evidencia en otras especies como los
canguros, murciélagos, el corzo, las nutrias, comadrejas, etc.

Anatomía comparada

La anatomía general de un oso hace que sean lo suficientemente simples de


identificar en la naturaleza. Algunos de ellos pesan solamente cerca de 66 libras,
como en oso labiado, sin embargo un oso polar macho puede alcanzar hasta las
1.500 libras.

De pie, los osos pueden variar en altura de 4 pies a 10 pies, el primero sería el caso
del macho más pequeño oso labiado, y el segundo para un macho Kodiak o un oso
polar. Los machos de cada especie son más altos y pesados que las hembras. A
pesar de que hay varias diferencias sobre la base de las especies existe un diseño
básico en la anatomía del oso.

Los osos tienen un cuerpo de gran alcance, muy gruesos en el centro debido al
hecho de que la mayoría tienen que consumir grandes volúmenes
de alimentos cuando este es abundante con el fin de almacenar grasa para los
meses de invierno. Esas capas de grasa también ayudan a regular su temperatura.
Los osos tienen una piel gruesa que cubre sus cuerpos y les ayuda a mantener el
calor, así como a evitar que los insectos penetren en la piel.

Las garras de un oso son agudas, y varían en tamaño, a menudo utilizan estas
garras para capturar a sus presas o para trepar a los árboles. Estas garras son
retráctiles, y pueden salir cuando lo necesiten. La nariz de los osos puede ser
pequeña pero es muy poderosa, pueden oler a kilómetros de distancia.

Anatomía bioquímica

Una modificación curiosa del oso panda gigante, Ailuropoda melanoleuca, es el alargamiento
de uno de los huesos de la muñeca, el sesamoideo radial, que forma una especie de pulgar con
el que el animal es capaz de agarrar y manipular con precisión los brotes de bambú que
constituyen su dieta principal.

BIOQUIMICA:
Se encuentra habita en los densos bosques de bambú del centro de China, a altitudes que
oscilan entre los 1, 500 y los 3, 000 metros. Clima húmedo-frío, con abundante vegetación,
sobre todo bambú. Características del medio físico (luz, temperatura, humedad, etc.)

Como el lugar donde habita pertenece a un clima de templado a frío extremo, la luz que llega
es inclinada, por lo que son más largas las noches que los días. La temperatura alcanza de los
20°C a los -5°C en lugares fríos y húmedos.

Lugar húmedo y frío con escasa luz, bastante vegetación que impide la llegada de rayos solares.
¿Qué es la Teoría Sintética de la Evolución?
La teoría sintética de la evolución, también conocida como neodarwinismo, se
refiere a las aportaciones científicas hechas a lo largo de los años a la teoría de la
evolución de las especies, propuesta por Charles Darwin en 1859 en su libro “El
origen de las especies”.
La teoría sintética de la evolución plantea que los conceptos de
la genética (introducidos originalmente por Gregor Mendel) son parte fundamental
de la evolución, y también integra los conocimientos paleontológicos y taxonómicos,
a través de los cuales es posible profundizar el estudio de los procesos evolutivos
de las especies.

Hubo muchos científicos que desarrollaron los estudios sobre los cuales se basa la
teoría sintética de la evolución.
Los más resaltantes fueron Ronald Fisher, John Haldane, Sewall Wright, Julian
Huxley, Ernst Mayr, Bernard Rensch, George Stebbins y George Simpson.
Sin embargo, se considera que fue el genetista Theodosius Dobzhansky uno de los
integradores principales de las distintas hipótesis que surgieron alrededor de la
teoría darwinista.
En 1937, Dobzhansky publicó el libro “Genética y origen de las especies”, que
contenía los resultados de sus investigaciones relacionadas con mutaciones y la
generación de nuevas especies a partir de estas variaciones.
La teoría sintética de la evolución da importancia a las leyes de la herencia, a través
de las cuales pudo explicarse de qué forma se transmiten las informaciones
genéticas de un individuo a otro, y cuáles son las razones por las cuales ocurre este
proceso de transmisión.
Además del ámbito hereditario, la teoría sintética de la evolución también considera
de forma especial los descubrimientos de fósiles y elementos prehistóricos, que
permiten identificar las variaciones existentes en los distintos individuos de una
misma especie.
Los hallazgos en paleontología pueden dar indicios sobre la forma en la que se
produjeron dichas variaciones y las razones que las propiciaron. Y también exponen
de manera concreta la perdurabilidad en el tiempo de estas variaciones.
Entre los principales preceptos de la teoría sintética de la evolución destacan la
concepción de las poblaciones como unidades de evolución, el reconocimiento de
los genes como los elementos que transmiten la información hereditaria, y la
ratificación de la selección natural como elemento fundamental en la evolución de
las especies.