Вы находитесь на странице: 1из 19

El curriculum que prescribe y que proscribe.

Por una didáctica de


las ausencias en Trabajo Social
María Eugenia Hermida1

Resumen Summary

En este artículo se presentan una This paper presents some thoughts


serie de reflexiones vinculadas a la related to academic education of Social
formación académica de grado en Worker undergraduates on the basis of
Trabajo Social, a partir del análisis de two categories: the null curriculum (Eisner,
dos categorías: curriculum nulo (Eisner, 1979) and production of absences (De
1979) y producción de ausencias (De Sousa Santos, 2006). The first category
Sousa Santos, 2006). La categoría allows for some revision and questioning
de curriculum nulo nos ofrece la of education in the Social Work program,
oportunidad de interpelar la formación as it surveys silences and break ups- what
en Trabajo Social, buscando detectar we are not teaching and yet is effective
esos silencios y rupturas, aquello que no in its absence. This vacuum is thus
estamos enseñando, entendiendo que manifested in different kinds of absences:
lo no dicho es productivo en su ausencia. debates, theories, epistemological
Estas proscripciones se erigen en approaches, practices, and alternative
verdaderas desapariciones, ausencias logics for teaching and learning. The
de diversa índole: de debates, de sort of analysis De Sousa Santos (2006)
teorías, de enfoques epistemológicos, offers from the decolonial perspective

327
Revista de Educación

de prácticas, de lógicas de enseñanza y and Epistemology from the South is


de aprendizaje alternativas. Los análisis closely related to this perspective, since
que desde la opción decolonial y la it denounces a Modernity which produces
Epistemología del Sur nos ofrece de absences, invisibilizing experiences and
Sousa Santos (2006) van en esta línea contracting the present. This ‘waste of
en tanto denuncian una Modernidad experience’ implies the concealment of
que produce ausencias, invisibilizando realities with emancipatory powers. The
experiencias y contrayendo el presente. aim is to debate about education from
Este “desperdicio de la experiencia” this standpoint and to contribute to current
implica la invisibilización de realidades processes of teaching and learning and
con potencial emancipador. La idea es curricular reform from a ‘didactics of
ingresar al debate de la formación desde absences’.
estas reflexiones en pos de aportar
desde una “didáctica de las ausencias”
a los procesos de enseñanza, de
aprendizaje y de reforma curricular que
se dan en nuestra formación de grado
en la actualidad.

Palabras clave: Curriculum Nulo - Key words: Null Curriculum - Didactics


Didáctica de las Ausencias - Trabajo of Absences - Social Work.
Social.

Fecha de recepción: 11/12/2013


Primera Evaluación: 06/02/2014
Segunda Evaluación: 27/03/2013
Fecha de Aceptación: 27/03/2014

Año 5 Nº7|2014
328 pp. 327-346
El curriculum que prescribe y que proscribe. Por una didáctica de las ausencias en Trabajo Social.

Introducción indolente, monoculturas y ecologías del


saber/es y la sociología de las ausencias.
Este trabajo presenta una serie de En estos conceptos rastreamos la idea
reflexiones a partir de dos conceptos, central de una Modernidad que produce
que a modo de caja de herramientas, ausencias, invisibilizando experiencias y
permitirán un acercamiento al problema contrayendo el presente. Este “desperdicio
de la formación en Trabajo Social. Estos de la experiencia” (Dos Santos, 2006: 13)
conceptos son el de curriculum nulo implica la invisibilización de realidades
(Eisner, 1979) y el de producción de con potencial emancipador.
ausencias (De Sousa Santos, 2006). Sabemos que todo curriculum de
Entendemos que los currícula de forma explícita prescribe una serie
las licenciaturas en Trabajado Social de contenidos, y de forma implícita,
estructuran y condicionan la realidad reproduce de manera más o menos
de cada aula, la identidad estudiantil acrítica una serie de prácticas, valores y
y docente, la apropiación/construcción normas. Pero a estos dos niveles de los
de determinadas formas de dar sentido procesos curriculares hay que sumar un
a la profesión, la particular manera de tercero: el curriculum nulo.
significar al otro de la intervención, La propuesta de este trabajo implica
la conceptualización de fenómenos reparar en algunos aspectos de aquello
políticos que atraviesan el ejercicio que en la forma de curriculum nulo
cotidiano de la profesión, etc. se proscribe. Estas proscripciones se
El curriculum, en tanto proceso erigen en verdaderas desapariciones,
y praxis, se configura así en objeto ausencias de diversa índole: de debates,
privilegiado de análisis. En este sentido, de teorías, de enfoques epistemológicos,
se presentan algunas notas relativas a de prácticas, de lógicas de enseñanza y
los significados atribuidos a la noción de aprendizaje alternativas. La idea es
de curriculum así como al surgimiento ingresar al debate de la formación desde
e historia de la teoría del curriculum En estas reflexiones en pos de aportar a los
este marco, la categoría de curriculum procesos de enseñanza, de aprendizaje
nulo nos ofrece la oportunidad de y de reforma curricular que se dan
interpelar la formación en Trabajo en nuestra formación de grado en la
Social, buscando detectar esos silencios actualidad.
y rupturas, aquello que no estamos
enseñando, entendiendo que lo no El curriculum como categoría compleja
dicho es productivo en su ausencia.
Sumamos a estos aportes del campo La categoría de curriculum ha sido
de la didáctica, los análisis que desde abordada por diversos autores y en
la opción decolonial y la Epistemología distintos contextos, presentándose en la
del Sur nos ofrece Boaventura de Sousa actualidad como concepto polisémico,
Santos (2006), a partir de una serie y es en este sentido que se hace
de categorías como son las de razón imperiosa una definición respecto de

María Eugenia Hermida 329


Revista de Educación

los alcances de esta categoría. En Pero este no es el único desafío al


este sentido, Sacristán afirma que el que nos enfrentamos, en tanto partimos
curriculum “es una realidad difícil de también de presuponer que el acceso al
aprisionar en conceptos sencillos, concepto de curriculum es sólo viable
esquemáticos y clarificadores por su en tanto demos cuenta de una teoría del
misma complejidad (...) al ser objeto curriculum (Kemmis, 1998), teoría que es
de enfoques contradictorios y reflejo de en realidad metateoría, en tanto implica
intereses conflictivos.” (1998: 24). La una reflexión sistemática sobre la teoría
definición de un término en la academia en tanto tal y su relación con la práctica
puede ser considerada un proceso de en el campo curricular, y la relación entre
confrontación, en tanto los efectos de educación y sociedad.
sentido que produce conceptualizar
de determinada manera un objeto, Historia del campo del curriculum
proceso o situación, trascienden los
límites propios de la reproducción de La palabra curriculum proviene del
ideas para convertirse en herramientas latín y etimológicamente se traduce como
políticas que, o bien legitiman ciertos carrera o carrera corta. Pero su uso en el
ordenes vigentes, o bien producen campo técnico de la educación no existió
transformaciones. sino hasta el siglo XVII. Así, Hamilton y
Definir qué es curriculum implica Gibbons afirman que el término curriculum
aquí entonces dar cuenta (aunque sea aparece registrado por vez primera en
de forma parcial y perfectible) de un países de habla inglesa, en la Universidad
proceso histórico, político, económico, de Glasgow, en 1633 (Hamilton y Gibbons,
social y educativo. Sin embargo, cuando 1980 en Kemmis, 1998: 31). Este dato
nos acercamos a la literatura que se enmarca en una lectura que los
aborda la problemática curricular, es autores proponen: la de contextualizar
común encontrar que el tratamiento “la emergencia de este término con
sobre el curriculum se da en términos circunstancias sociales, económicas,
de enumeración de definiciones. Esta políticas e históricas específicas: las de la
situación no es privativa del campo de Reforma Calvinista Escocesa.” (Kemmis,
la didáctica y la pedagogía. “Que la 1998: 32). En el uso que se le da en esos
delimitación del campo del curriculum momentos fundacionales a la noción de
haya dependido tan claramente de las curriculum encontramos la confluencia de
definiciones del término es un testimonio dos sentidos: el que alude a la educación
de la fuerza de la escuela conceptual en su carácter secuencial y ordenado, y
analítica de filosofía y de su impacto el que refiere a la pretensión de totalidad
sobre la educación. (Kemmis, 1998:28). o completud del ciclo de enseñanza que
Partimos aquí entonces de proponernos se ofrece.
un desafío: el de trascender los enfoques Estas primeras apreciaciones
analíticos que bregan por acotar en una no pueden hacernos pensar que
definición una realidad. la problemática educativa y su

Año 5 Nº7|2014
330 pp. 327-346
El curriculum que prescribe y que proscribe. Por una didáctica de las ausencias en Trabajo Social.

conceptualización se inician en el rupturas, las crisis y las reconfiguraciones


siglo XVII. Ya la filosofía antigua hubo del campo del curriculum.
dedicado páginas de hondas reflexiones De esta manera podemos observar
al problema de la enseñanza, como que los primeros acercamientos al
fue el caso de los sofistas y de la análisis de los currícula se dieron a fines
dialéctica socrática. En el medioevo la del siglo XIX y principios del siglo XX, de
escolástica, y entre los siglos XV y XVI forma concomitante al surgimiento de los
los jesuitas, elaboraron argumentos y sistemas educativos masivos en clara
métodos que tendieron a dar respuesta asociación con la Revolución Industrial
a interrogantes y propósitos de cada y la hegemonía del pensamiento positivo
momento histórico: enciclopedista. Los Estados necesitaban
... las ideas sobre el curriculum no son configurar un campo de conocimiento
universales (permaneciendo por encima de que permitiera una mirada sistemática
la historia y de la verdad en todo tiempo).
Más bien, el curriculum es un producto de la
y racional asociada a la selección y
historia humana y social, y un medio a través definición de los contenidos a enseñar,
del cual los grupos poderosos han ejercido con el objeto de formar la clase trabajadora
una influencia muy significativa sobre los que el nuevo orden económico- social y
procesos de reproducción de la sociedad... cultural reclamaba. Desde el desarrollo
(Kemmis, 1998:42)
de este naciente campo del curriculum,
Esta insistencia relativa al carácter se fueron configurando dos tendencias
histórico de los currícula y de la teoría que diferenciadas: una de corte progresista
se pretenda esgrimir para estudiarlos, que tiene en Dewey su máximo
elaborarlos o modificarlos, no es ociosa. exponente, y en las nociones de vivencia,
Es necesario remarcar este carácter experiencia, resolución de problemas y
histórico, atentos a la pretensión de aprendizaje significativo algunas de sus
las corrientes hegemónicas sobre el categorías centrales, entendiendo que el
curriculum, provenientes de la tradición curriculum debe reflejar los estadios del
americana2. desarrollo humano. La otra tendencia
Siguiendo la afirmación de que el estuvo asociada a un enfoque institucional
curriculum es un proceso histórico, y conductista, que bregaba por una
proponemos como hipótesis entonces enseñanza por objetivos, tendiente a
que: el advenimiento de la Modernidad la generación de habilidades y hábitos
(siglos XVI- XVII), su consolidación como adecuados al orden social vigente. En
proyecto con la Ilustración (siglos XVIII esta línea Bobbit, influenciado también
y XIX), y su expansión y complejización por el taylorismo, va a entender el
(siglos XX-XXI) -entendida ésta como curriculum como ciencia, y la educación
Modernidad tardía, o como post- como el entrenamiento de los alumnos
modernidad- se configuran como los para la vida adulta.
procesos históricos que determinan
el surgimiento, las continuidades, las

María Eugenia Hermida 331


Revista de Educación

De forma paralela a estos enfoques, individuales. A su vez implicó cambios


en Europa se observa el surgimiento en la manera de entender la enseñanza,
de la llamada Escuela Nueva, y su en tanto se propuso hacer hincapié en el
consolidación en las tres primeras conocimiento no sólo de los contenidos de
décadas del siglo XX. Esta Escuela las disciplinas, sino en cómo se construye
presenta grandes divergencias respecto ese conocimiento, lo que sugiere una
del modelo magistrocentrista y taylorista enseñanza por descubrimiento, y que ha
de la educación, (encontrando por otra sido conceptualizada como el curriculum
parte una gran cantidad de puntos espiral (Bruner, 1963).
comunes con el modelo de educación Ya en las décadas del sesenta y
progresista iniciado por Dewey y de gran setenta, una serie de reflexiones y
influencia en EEUU hasta la segunda debates tensaron el campo de la teoría
posguerra, cuando fue decayendo del curriculum, en consonancia con las
su preeminencia) proponiendo situar fuertes confrontaciones que atravesaban
en el centro del interés pedagógico a la sociedad toda y al campo académico
al niño. Raíces de este movimiento en ese contexto histórico. Vemos entonces
se han encontrado en pensadores de el surgimiento de categorías de profundo
diversa procedencia, como pueden ser interés para la investigación en el campo
Rousseau o Tolstoi. Uno de los grandes de la didáctica como son la de curriculum
exponentes de la Escuela Nueva fue oculto (Jackson, 1968; Eggleston, 1977,
Arthur Neill, quien convulsionó el campo Apple 1986), y el análisis de Schwab
de la didáctica inglesa al proponer como (1974) respecto de la profunda crisis del
principio fundante la felicidad del niño, la campo del curriculum y la necesidad de
importancia del juego, entendiendo que abandonar los enfoques tecnocráticos.
el niño nace sabio y bueno. También encontramos las reflexiones de
Pero estos enfoques progresistas, Stenhouse (1994) respecto del carácter
de gran aceptación en las clases hipotético de los currícula, que deben
medias, fueron cediendo terreno en el ser puestos a prueba en las aulas. En el
contexto de la segunda guerra mundial, marco de este énfasis por desnaturalizar el
momento en que se profundizó el curriculum, haciendo ver que el mismo no
enfoque racionalista, de la mano de es un objeto dado sino una construcción
creciente influencia de las corrientes y un proceso, encontramos los aportes
conductistas y la hegemonía de los de Eisner (1979) que nos advierte sobre
planteamientos de eficacia y eficiencia. la existencia del curriculum nulo, cero o
Hacia fines de la década del cincuenta, ausente. Este corpus de lúcidos aportes
el llamado movimiento de las disciplinas preparó de algún modo el camino para
(en donde se inscriben Schwab y Bruner lo que fue llamado el movimiento de
entre otros), reconfiguró el sentido reconceptualización del curriculum3 -1969-
atribuido al curriculum, para ser leído 1980- y el surgimiento de las teorías críticas
entonces como suma de las disciplinas en educación, en clara consonancia con

Año 5 Nº7|2014
332 pp. 327-346
El curriculum que prescribe y que proscribe. Por una didáctica de las ausencias en Trabajo Social.

la proliferación de experiencias de Para concluir este apartado y a


re-flexión que atravesaron diversas modo de síntesis podemos decir que
disciplinas y profesiones en esa época hasta mediados de siglo XX los estudios
(Psicología, Sociología, Trabajo Social, curriculares en el campo de la didáctica se
etc.) Estas teorías críticas plantearon orientaron a un análisis que hoy podemos
la importancia de repensar el para calificar como tradicional, centrado en
qué de la educación, poniendo como los contenidos, tareas y evaluaciones.
eje del debate las aspiraciones de Esta mirada tecnocrática, que aún sigue
emancipación y liberación. vigente, tuvo sin embargo que ceder parte
Ya sobre fines de la década del de su terreno a una nueva agenda, en la
ochenta y hasta la actualidad, la teoría que ingresaron los estudios vinculados
del curriculum recibió la influencia a creencias, discursos, prácticas, en
de las corrientes post-estructurales y síntesis a una mirada del curriculum como
posmodernas. El perspectivismo, la praxis o como proceso curricular.
toma de conciencia de la complejidad, el Una primera apreciación que
acento en los procesos de significación, puede hacerse al respecto implica
entre otros aspectos, atravesaron la tomar conciencia de que el curriculum
reflexión del campo curricular. como objeto de estudio ha dado lugar
En la actualidad los enfoques a análisis que trascienden ampliamente
cualitativos, comprensivistas y la dimensión técnica. Ha dejado de
hermenéuticos parecen ocupar el ser visualizado como un objeto dado,
lugar de orientaciones primeras en la para dar lugar al reconocimiento de
investigación en el campo curricular. que es un proceso, que no se subsume
Los enfoques biográficos, el estudio de a un aspecto técnico o instrumental,
las buenas prácticas, los procesos de sino que está atravesado por varias
subjetivación, los sentidos, prácticas y dimensiones, o en palabras de Sacristán
representaciones que circulan en los (1998) subsistemas que dan estructura
procesos educativos, son parte de la y caracterizan a cada curriculum y que
agenda y enriquecen las producciones dan cuenta de la diversidad de aspectos
de esta área de investigación. que se entrecruzan y que reclaman la
A su vez se observa el incipiente atenta mirada del investigador a la hora
interés por hacer interaccionar las de buscar respuestas a interrogantes que
perspectivas asociadas al pensamiento interpelen los procesos curriculares.
de colonial y pos colonial, que
viene expandiendo su influencia en
Latinoamérica en los últimos años, con
el campo de la didáctica. Este trabajo
se enmarca en esta última línea.

María Eugenia Hermida 333


Revista de Educación

Currículum nulo: de lo proscripto en Eisner (1979) diferencia la realidad


la formación en Trabajo Social curricular en tres categorías: curriculum
explícito, curriculum implícito y curriculum
La noción de curriculum nulo nulo. El primero refiere a los contenidos
enunciados en los documentos
Tal como venimos afirmando, se curriculares, a los que también solemos
entiende que el curriculum como objeto referirnos como curriculum prescripto
de estudio ha dado lugar a análisis que o escrito. El análisis de los mismos
trasciende ampliamente la dimensión permite desentrañar las perspectivas
técnica, a la luz del reconocimiento que explícitamente el plan de estudios
de que está atravesado por varias pretende asumir4. El curriculum implícito,
dimensiones. Así como advertimos que llamado por otros autores como oculto,
el estudio de los currícula no puede incluye todos aquellos contenidos que
agotarse en una mirada tecnicista, se persiguen, que se enseñan y que
también es necesario afirmar que se aprenden sin estar abiertamente
al referirnos al curriculum estamos explicitados. Entre ellos encontramos las
dando cuenta de mucho más que un lógicas de la competencia, el valor de la
documento escrito. Esta cuestión nos obediencia, el lugar que deben ocupar
acerca al problema de lo prescriptivo docentes y estudiantes en el marco del
en el campo curricular. Al respecto Terigi proceso educativo, las formas adecuadas
afirma que el estudio de los currícula de evaluar, entre muchos otros. Las
debe ser entendido como análisis de lo lógicas de reproducción institucionales
que ella denomina procesos curriculares, favorecen el desarrollo de este curriculum
“entendiendo por tales los procesos de implícito. Por último, el curriculum nulo
aceptación, rechazo, re definición, está formado por aquello que no se
que se operan sobre lo prescripto y enseña. Aquello que la escuela no enseña
contribuyen a transformarlo.” (2004:86). “puede ser tanto o más importante que
Diversas clasificaciones nos ha ofrecido aquello que enseña” (Eisner, 1979: 83 en
la didáctica en relación con la categoría Silva Avila, s/d). El currículum nulo tiene
de curriculum. Entre ellas encontramos según Eisner dos dimensiones: 1) los
las de curriculum obligatorio, prescrito, o procesos intelectuales que la escuela deja
escrito, curriculum realizado, (Sacristán de lado, y 2) los contenidos o asignaturas
1998), curriculum oculto (Jackson, que están ausentes en el currículum
1968), entre otras. En este trabajo explícito.
tomaremos la clasificación que propone Tomando esta tercera categoría,
Eisner (1979) por su potencialidad entendemos que lo no dicho, lo
heurística para los fines que aquí nos descartado como contenido, como
proponemos. objetivo de formación, como bibliografía
a incorporar, es paradójicamente parte
del curriculum. Esto se entiende en tanto

Año 5 Nº7|2014
334 pp. 327-346
El curriculum que prescribe y que proscribe. Por una didáctica de las ausencias en Trabajo Social.

afirmamos que detrás de cada ausencia de prácticas de participación y


hubo una decisión de selección, de de actividades sociales y culturales
priorizar un contenido por sobre otros. vinculadas con el partido, movimiento o
Esta decisión no necesariamente ideario proscripto, y la estigmatización
implica la definición conciente de un de sectores sociales. Incluso algunas
sujeto. Lógicas y dinámicas históricas, palabras fueron proscriptas: el nombre
culturales y políticas pueden ayudarnos del partido o movimiento, el nombre del
a explicar por qué ciertos contenidos, líder. La proscripción no implica la mera
ciertos procesos cognitivos, incluso prohibición sino que acarrea una sanción
ciertas dimensiones de lo humano, directa en caso de que lo reglamentado
son relegados, olvidados, anulados. sea trasgredido. Invariablemente
En este sentido, “ningún curriculum, quienes pusieron en marcha procesos
por obsoleto que sea, es neutro. La de proscripción fueron sectores que
ausencia de contenidos valiosos es ocupaban el lugar del Estado (lugar al
otro contenido, y las prácticas para que por norma acceden no por medios
mantener a los alumnos dentro de democráticos sino a través de golpes).
currícula insignificantes para ellos es Los procesos de proscripción sólo
todo un curriculum oculto.” (Sacristán, pueden ser entendidos en términos de
1998: 22). violencia. Los oscuros años de terrorismo
y dictadura nos hicieron conocer de
Algunas precisiones en torno a la la forma más violenta la proscripción,
proscripción en el campo académico la coerción, y el genocidio (golpes del
en la actualidad Estado de 1955, 1966 y 1976). Desde el
retorno a la democracia en nuestro país,
En este trabajo proponemos hacer distintos procesos de lucha han logrado ir
dialogar la categoría de curriculum nulo recuperando terreno en la defensa de los
con la de proscripción. Esto implica Derechos Humanos. La derogación de las
redefinirla desde un posicionamiento vergonzosas leyes de obediencia debida
no solo pedagógico-didáctico, sino y punto final así como del indulto, junto
enfatizando su carácter político. a los procesos judiciales concomitantes
Históricamente la proscripción se y las políticas de recuperación de la
entendió como negación de derechos memoria, procesos estos que vienen
civiles y políticos, tendientes a la desarrollándose en la última década,
eliminación de una fuerza política en nos permiten reconocer un escenario
términos de participación eleccionaria y diferente. ¿Por qué hablar entonces de
su correlato en la representación de los proscripción? ¿Quién proscribe y qué se
intereses de un determinado sector en proscribe?
los órganos ejecutivos y deliberativos. En principio, entendemos que hoy en
A su vez implicó la persecución la proscripción de contenidos, procesos y
de ciudadanos, la criminalización experiencias en la formación universitaria,

María Eugenia Hermida 335


Revista de Educación

no existe una orden superior de eliminar estas lógicas de sucesión se contraponen


ideas o autores de los programas, no hay las estrategias de subversión 6 . En
prácticas represivas o criminalizantes términos foucaultianos nos encontramos
oficiales y directas para castigar a con un verdadero régimen de verdad, que
quienes quieran convertir lo que otrora circula autolegitimándose en los discursos
fuera curriculum nulo en curriculum que atraviesan nuestras aulas, nuestros
explícito. El proceso se da de forma pasillos, nuestros encuentros y nuestras
mucho más compleja. Aquí entran en prácticas, pero que existe frente a un
juego las categorías que Bourdieu contrapoder, una resistencia, que se le
(1999) propone en relación con el campo opone, generando opciones y cambios.
científico. Este juego de poderes que Así, las lógicas de la proscripción,
se entabla en la academia, donde la funcionales a intereses económicos y
disputa se da por un capital específico, políticos de sectores concentrados, no
el capital científico, cobra una serie pueden explicarse solamente en pos de
de particularidades. En principio este esta funcionalidad. El campo científico
capital se define en términos de poder, tiene sus propias materialidades y lógicas,
poder de definir qué es conocimiento que no se agotan en la explicitación de la
científico y qué no. En segundo lugar, voluntad de sujetos individuales.
este capital que es la autoridad científica Estas estrategias de sucesión implican
funciona en tanto no se apele a un poder mecanismos de proscripción que permiten
externo o superior para ser definido. la configuración de un determinado
Esto implica que la capacidad de curriculum nulo. La estructura del campo
proscribir no viene del campo político científico funciona en gran medida en
o económico directamente, sino relación a los criterios que el sector
que se dan complejas relaciones de hegemónico (que tiene el capital de la
articulación y confrontación. Digamos autoridad científica) determina. De esta
que el proscriptor está dentro del mismo forma, según la definición hegemónica
campo5.Una categoría útil para analizar de ciencia, se organizan una serie de
estas prácticas de proscripción (de políticas de investigación y docencia.
ideas, paradigmas y experiencias) que Son estos procesos legitimados como
se viabilizan mediante la permanencia los “legales” por la burocracia académica
de lógicas liberales en el campo de la los que definen qué contenidos son
investigación y la docencia, es la que verdaderamente científicos y cuáles
Bourdieu denomina como estrategias no. Esta lucha no es desconocida por
de sucesión. La inercia misma de la el Trabajo Social. Todo lo contrario. La
autoreproducción del campo que tiende profesión ha venido librando una verdadera
a mantener la estructura desigual de batalla, que se ha dado en llamar la
distribución de poder-capital, hace construcción disciplinar (Cazzaniga, 2007)
que el campo académico se vuelva y que implica jerarquizar la profesión, en
extremadamente reactivo al cambio. A términos de revertir las lógicas empiristas,

Año 5 Nº7|2014
336 pp. 327-346
El curriculum que prescribe y que proscribe. Por una didáctica de las ausencias en Trabajo Social.

de implementar políticas académicas nulo desde un análisis epistémico y


que favorezcan la formación y la político ya estamos tomando una primera
producción en investigación, así como definición que acota los márgenes
los esfuerzos por avanzar en formación de nuestra indagación. No estamos
de grado universitaria y no terciaria. estudiando “el mundo y sus alrededores”
Por otra parte en el campo mismo de la como nos advierte Wainerman (1998).
producción y circulación teórica vemos Si bien hemos intentando sortear
cómo ciertas teorías gozan de buena el problema “del universo infinito”, nos
salud, mientras que otros enfoques no queda aun el problema del “no universo”,
son considerados como científicos, y por dado que nuestro objeto de indagación,
lo tanto como valiosos para ser incluidos el curriculum nulo, proscripto, es lo que
en el canon de lo enseñable7. Para no está. Al respecto Boaventura nos dice:
sintetizar estas primeras reflexiones hay que hacer que lo que está ausente
esté presente, que las experiencias que ya
podemos decir que la proscripción en
existen pero son invisibles o no creíbles estén
el campo curricular proviene no desde disponibles; o sea, transformar los objetos
niveles centrales del campo político que ausentes en objetos presentes. Nuestra
actúan como censores, sino a través de sociología no está preparada para esto,
lógicas capilares de funcionamiento de nosotros no sabemos trabajar con objetos
ausentes, trabajamos con objetos presentes;
la academia que legitiman cómo válidos
esa es la herencia del positivismo. Estoy
ciertos conocimientos y destrezas proponiendo, pues, una sociología insurgente
cognitivas en pos de la reproducción de (de Sousa Santos: 2006:15)
una estructura del campo universitario
donde la concentración de poder Podemos entonces comenzar
(capital científico) siga en manos de problematizando nuestros currícula,
los grupos que en ese momento se construyendo problemas y conjeturas,
presentan como hegemónicos. como hacemos en nuestras investigaciones
habitualmente. Y para esto haremos uso
Cómo investigar un objeto ausente de dos viejas facultades que han dado
origen a grandes hipótesis y teorías:
Una segunda reflexión queremos la analogía y la comparación (Samaja,
hacer en torno al desafío de investigar 1998). Así podemos preguntarnos:
el curriculum nulo y los procesos de ¿qué se enseñaba antes? (antes del
proscripción. Si entendemos que el golpe de Estado, antes de la última
curriculum nulo es todo lo que no se gestión, en programas anteriores de mi
enseña, esta categoría deja de tener asignatura). Esto nos permite pensar
sentido en términos de análisis, porque qué está ausente hoy en relación con
todo lo que no se enseña es lisa y una presencia pasada. ¿Qué se enseña
llanamente infinito. ¿Cómo indagar en otras unidades académicas? ¿Qué
entonces en esta cuestión? Creo que otras formas de organizar la práctica
si intentamos desentrañar un curriculum pre-profesional existen? ¿Qué se enseña

María Eugenia Hermida 337


Revista de Educación

en otras disciplinas de las ciencias la construcción disciplinar en términos


sociales? Y aquí encontrar las ausencias de incorporar en la agenda qué es
por comparación de presencias en lo que no estamos enseñando y por
currícula cercanos. ¿Por qué lo que qué, para comprendernos, y empezar
otros enseñan es distinto a lo que a proponer qué ideas, experiencias y
nosotros enseñamos? ¿Quién definió el contenidos (nuevos o viejos y olvidados,
plan de estudios o los contenidos de un nuestros o de otras disciplinas hermanas
determinado programa? ¿Hasta dónde - porque la tarea es grande, compleja y
lo que enseñamos favorece procesos de multidimensional) queremos que ingresen
comprensión de la realidad? ¿Existen a los procesos de formación en Trabajo
otras ideas, otras experiencias, otras Social, para transformarnos y transformar.
teorías, que permitan desentrañar la
altísima complejidad de los procesos De la producción de ausencia a la
sociales de manera más adecuada? recuperación de la experiencia en la
Éstas y otras preguntas permitirían formación en Trabajo Social
detectar qué actores y que lógicas se
asocian a políticas de proscripción, y Los cientistas sociales estamos
que procesos por el contrario permitirán atravesados por una serie de debates
la recuperación de experiencias de que resultan ineludibles. Desde la
alto contenido formativo y hasta hoy problemática del método que acompañó
invisibilizadas. el surgimiento de las ciencias sociales
Por último, entendemos que la hasta la actualidad, una serie de
existencia de un curriculum nulo es contradicciones y tensiones han
inherente a toda propuesta curricular. estructurado el campo científico, y el
Siempre va a haber algo que no se posicionamiento frente a las mismas
enseña. El punto aquí no es propender adquiere un carácter no sólo testimonial,
a un estado de perfección en el que todo sino productivo en sus consecuencias.
sea consciente explícito y comunicado Uno de estos debates es el
(a la manera del psicoanálisis americano que refiere a la Modernidad, a su
“de hacer consciente lo inconsciente”, significación como proyecto. En este
modelo que tanto ha criticado Lacan). La sentido dentro de Trabajo Social
existencia de lo no dicho es constitutiva tenemos diversos posicionamientos.
de cualquier proceso de comunicación Aquellos que advierten, en una línea
en el plano macro y micro social; habermasiana, que la Modernidad
incluso en la relación del yo con su sí- sigue siendo, y que hay que recuperar
mismo median procesos inconscientes. su potencial emancipador (Matus,
La propuesta entonces es otra: es 1998), los que plantean que la profesión
asumir la tarea política que implica la mantiene un sesgo conservador por su
formación. Es pugnar por el capital de carácter antimoderno (Parra, 2001) y
la autoridad científica. Es bregar por quienes ofrecen una reflexión crítica en

Año 5 Nº7|2014
338 pp. 327-346
El curriculum que prescribe y que proscribe. Por una didáctica de las ausencias en Trabajo Social.

torno de la Modernidad, reconociendo Planteábamos en el punto anterior al


sus ligazones con el colonialismo y curriculum nulo en términos de aquello
control social, no como desviaciones que no se enseña, y queda invisibilizado,
sino como prácticas constitutivas y ausente. Tal como lo sugiere el autor
desubjetivizantes (Carballeda, 2005). en esta cita, esa ausencia no es un
En esta última línea, en el campo olvido implica un proceso activo de
de las ciencias sociales, se sitúa producción que implica la pérdida de
Boaventura de Sousa Santos. Su experiencias de altísima riqueza. De
proyecto colectivo de bregar por una esta forma curriculum nulo, proscripción,
Epistemología del Sur, surge en tanto y producción de ausencias son
“tenemos problemas modernos para categorías que se van hilvanando,
los cuales no tenemos soluciones tejiendo un red: la red de aquello de lo
modernas. Y esto le da a nuestro tiempo que nuestros currícula adolece, la red de
el carácter de transición: tenemos que ideas, teorías, experiencias, procesos
hacer un esfuerzo muy exigente por cognitivos-afectivos, que brillan por
reinventar la emancipación social” (de su ausencia, empobreciendo nuestra
Sousa Santos, 2006:4). Este esfuerzo formación y nuestras oportunidades de
dio origen a una serie de categorías co-laborar en los procesos de liberación,
como son las de razón indolente, en la construcción de la justicia social y
monoculturas y ecologías del saber/ la justicia cognitiva (de Sousa Santos,
es y la sociología de las ausencias. 2006).
En estos conceptos rastreamos la La apuesta es realizar una relectura
idea central de una Modernidad que de las reflexiones de este autor, para
produce ausencias, invisibilizando pensar que así como nos urge la
experiencias y contrayendo el construcción de una sociología de las
presente. Este “desperdicio de la ausencias, también es posible pensar
experiencia” implica invisibilizar las en una didáctica de las ausencias
realidades con potencial emancipador. en Trabajo Social, que sustituya los
Para contrarrestar la lógica de la procesos de proscripción que configuran
razón moderna8, el autor propone la un curriculum nulo (en el que una
construcción de una sociología de las gran cantidad de ideas, procesos
ausencias: y experiencias quedan ausentes,
La Sociología de las Ausencias es un empobreciendo nuestra formación) por
procedimiento transgresivo, una sociología
prácticas o ecologías que asuman la
insurgente para intentar mostrar que lo que
no existe es producido activamente como no tarea de recuperar aquello que la razón
existente, como una alternativa no creíble, indolente ha invisibilizado, silenciado,
como una alternativa descartable, invisible a estigmatizado.
la realidad hegemónica del mundo. Y es esto Nuestros planes de estudios están
lo que produce la contracción del presente, lo
a nuestro entender profundamente
que disminuye la riqueza del presente. (Sousa
condicionados por estas lógicas de la
Santos, 2006:12)

María Eugenia Hermida 339


Revista de Educación

Modernidad que de Sousa Santos (una introductoria a la que le siguen la


explicita como monoculturas que metodología de trabajo social en grupos,
producen ausencias. Podemos observar en comunidad y en caso social individual),
así la preeminencia de una monocultura y talleres de práctica. Más allá del debate
del saber, en tanto el saber privilegiado (también proscripto) de si es oportuno
es el denominado conocimiento o no denominar a la intervención en
científico. Tal como analizábamos con términos de metodología, lo que aquí
Bourdieu más arriba, la definición de qué planteamos es que un elemento está
es científico y qué no es una definición ausente e invisibilizado: la teoría. La
política, que se determina al interior del formación es metodológica, y para ser
campo científico, y que está en manos aplicada a la práctica.
del sector hegemónico académico. • La no incorporación (curriculum
Así vemos el sesgo positivista en las nulo) de saberes-otros (Palermo, 2005),
reglas, burocráticas y didácticas, que que implican no solo los que provienen
estructuran gran parte de nuestros de enfoques no positivas, sino aquellos
planes de estudio. Ejemplos de esto conocimientos, lógicas y prácticas que
pueden ser: no surgen en el campo académico,
• La separación en términos de pero que significan y orientan procesos
teoría y práctica: por lo general los emancipadores en las prácticas de
currícula de Trabajo Social estipulan nuestra América.
en el plan de estudio asignaturas También observamos una monocultura
específicas para la práctica, a la vez que de la escala dominante. Ésta implica que la
dentro de cada asignatura prevén carga Modernidad reconoce un valor superior o
horaria para teóricos y para prácticos por dominante a lo universal, entendiendo que
separado. Así son los docentes los que lo local o particular es residual. Cuando en
tienen en sus manos el gran desafío de nuestros planes de estudio sólo ingresan
revertir estos procesos de separación teorías totalizantes, que subsumen
que tanto daño hacen a la formación en cualquier problemática social a una sola
tanto dificultan a nuestros estudiantes explicación, en términos de adaptación/
el pensar situado y la capacidad de no adaptación (funcionalismo) o a la
lecturas argumentadas de la realidad. preeminencia de una sola contradicción
• La interpretación no explícita (capital-trabajo), aquellas experiencias
(curriculum nulo) de que el Trabajo donde las cosas suceden de otra manera,
Social es una tecnología. Esto puede distinta a la que la teoría prevé, no se
discernirse al ver que muchos planes visualizan, se niegan, se distorsionan.
de estudio (el de la UNMDP es un Lo particular queda invisibilizado. De
ejemplo) se organizan por áreas, esta manera muchas experiencias con
siendo una de estas la especifica de las que nuestros estudiantes pueden
Trabajo Social. Al ver qué asignaturas la encontrarse en sus prácticas pueden no
componen encontramos: metodologías ser visualizadas ni reconocidas, por no

Año 5 Nº7|2014
340 pp. 327-346
El curriculum que prescribe y que proscribe. Por una didáctica de las ausencias en Trabajo Social.

haberles dado herramientas teórico- existen, hay al menos dos maneras de


prácticas para ver aquello que de plantear qué implicancias tiene esta
emancipador tienen estas experiencias. cuestión. Desde una idea de tiempo
Por otra parte la ausencia de un lineal, se priorizará contraer el presente
interés explícito en los planes de y expandir el futuro. El ritmo lo marcará el
estudio por hacer dialogar la formación mercado y sus exigencias, y los procesos
universitaria con las particularidades del pedagógicos responderán adecuándose
territorio en el que cada Universidad se a las mismas. El desfasaje (entre las
inserta es notoria. No existen en general condiciones del presente en el que se
seminarios ni otras herramientas forma y del futuro en el que se ejercerá)
pedagógicas que inserten contenidos, es representado aquí como un desafío, en
debates y experiencias donde se el que los elaboradores de los currícula
posibilite una formación sistemática que deben prever, presuponer y predecir qué
dialogue y se interese por los problemas ocurrirá, con un margen de error mínimo,
centrales del territorio donde se da la para que la formación sea útil.
formación. Desde la concepción de la sociología
La monocultura del tiempo lineal de las ausencias, este supuesto desfasaje
también está vigente en nuestra se conceptualiza de otra manera. En
formación y de diversas maneras. En principio porque la idea misma de tiempo
principio, en la literatura sobre teoría es otra que la de la racionalidad moderna.
curricular hay autores que se preocupan De Sousa Santos (2006) denuncia
por la cuestión del tiempo y la flexibilidad una razón metonímica que contrae el
curricular no sólo en términos de presente, en tanto elimina e invisibiliza
adecuación al presente (pensando experiencias y una razón proléptica que
el curriculum como hipótesis), sino expande el futuro, en tanto propone un
sobre todo por el tema del futuro y la futuro pre-elaborado (progreso) como
adecuación de la formación al mismo. finalidad a perseguir, para la cual nuestro
Sugieren que el valor de los contenidos presente es sólo un medio. Tomando
que prescribe el curriculum año a año se como base estas reflexiones, podemos
va erosionando, al ser expuestos a los derivar algunas ideas para pensar desde
fuertes vientos de cambio de nuestras un lugar otro cómo significar este supuesto
sociedades contemporáneas. Hay desfasaje entre contenidos previstos para
una idea lineal de tiempo, en el que el el estudiante y la realidad de intervención
presente prepara para el futuro, y en el del egresado.
que éste último es el que en definitiva En principio observamos cierto sesgo
importa. positivista en la pretensión de predecir
Si bien es cierto que los tiempos escenarios futuros de intervención. Para
cambian, y que la formación debe el enfoque positivista el conocimiento
tener presente que sus egresados científico tiene tres funciones: describir,
trabajarán en escenarios que aún no explicar, predecir. Para esta última

María Eugenia Hermida 341


Revista de Educación

pretensión los manuales de Investigación (negada por la pretensión de predicción


y Epistemología suelen agregar que causal) ingresa nuevamente a escena,
quizás sea difícil predecir en disciplinas convirtiéndose en parte constitutiva de la
sociales. Pero no ponen en discusión realidad. Y la idea misma de predicción
la categoría de predicción in totto. ¿Por como factor coadyuvante al control
qué el conocimiento científico predice? cae frente al interés de comprender
Porque antes pudo explicar. Explicar cada situación como vital y compleja,
implica subsumir un caso particular plagada de sentidos, condicionada por
en una ley general. Presupone haber una estructura pero no determinada. La
descubierto relaciones causales o correlación de variables es reemplazada
regularidades que permiten predecir por la noción de experiencia (en tanto
que teniendo nuevamente una variable experiencia vital y no como experimento)
independiente X, se dará el caso que una que la Modernidad desterró. El problema
variable dependiente y asumirá un valor entonces no es predecir un futuro,
determinado. Así la noción de predicción sino formar en un presente, que en
elimina por completo el contexto, la vez de contraerse para dar lugar a
historia, el azar y la complejidad. El las exigencias del progreso futuro, se
tiempo aquí es un escenario vacío. expande incorporando experiencias y
Su máxima función puede ser la aprendizajes significativos. Esta estrategia
de convertirse en variable espuria, permite que el estudiante, entendido
contextual o interviniente que produzca como sujeto senti-pensante y político,
un sesgo en las regularidades previstas. sea transformado por su experiencia de
Más interesante aún es preguntarse para formación, en términos de “ruptura con el
qué el conocimiento quiere predecir. Sin error” (Bachelard, 2004), y en el sentido
dudas, para controlar. Las ciencias de que pueda participar como sujeto
naturales, a partir de la descripción, individual y colectivo, de experiencias
explicación y predicción, lograron un variadas, inciertas, con capacidad crítica,
avance exponencial en el descubrimiento haciendo uso de diversos procesos
de las leyes que regulan la naturaleza cognitivos, afectivos y colectivos.
y en su capacidad de controlarlas. Pensar en términos de temporalidades
Sobre esta base, las ciencias sociales y no de tiempo lineal implica a su vez
surgieron con la pretensión de describir otra reflexión para una didáctica de
y explicar sucesos como la Revolución las ausencias en Trabajo Social. En el
Francesa, con el interés de predecir proceso de formación conviven distintas
para evitar revueltas, para controlar temporalidades: las prescriptas por el
conductas, para configurar un cierto curriculum (en términos de cantidad
orden social. Si nos paramos desde de años de cursadas, tiempo de cada
otros enfoques epistemológicos, como asignatura anual o cuatrimestral,
son el comprensivismo, la hermenéutica correlatividades, tiempos para presentar
o el pensamiento decolonial, la historia los programas de las materias, etc.).

Año 5 Nº7|2014
342 pp. 327-346
El curriculum que prescribe y que proscribe. Por una didáctica de las ausencias en Trabajo Social.

Dentro mismo del proceso pedagógico, de prescripción dados por el curriculum


es sabido que los tiempos de la explícito, sino también procesos de
enseñanza muchas veces son distintos proscripción, que generan una serie
a los tiempos del aprendizaje. A su de consecuencias en el devenir del
vez estos tiempos no siempre hacen aprendizaje de los Trabajadores Sociales
sonar su voz de formas armónica con en formación.
otros, los tiempos de los procesos Así, una serie de saberes, de debates,
comunitarios o grupales en los que de concepciones del tiempo, del presente
nuestros estudiantes intervienen en y de la historia, son invisibilizados. Su
su práctica pre profesional, ni con los ausencia es productiva en términos de
tiempos de reflexión y crecimiento consecuencias en la construcción de un
de nuestros estudiantes en el determinado perfil profesional.
marco de esos complejos procesos. La idea fue enriquecer la saludable
Si no hacemos lugar en nuestras tradición que tiene nuestro colectivo
currícula a la circulación de diferentes profesional de cuestionarse sobre su
temporalidades, no podremos formación, incorporando un aspecto
construir verdaderas experiencias de del curriculum en el que no siempre
aprendizaje. Porque el presente queda reparamos: el nulo, el proscripto, el
contraído a un solo tiempo, el lineal, que nos dice algo del orden de quiénes
que tiene la pretensión de predecir un somos, que dejamos fuera de forma más
futuro para “capacitar” en las “futuras o menos deliberada.
competencias” a los estudiantes, en Hacer presente lo invisible, para
vez de “favorecer experiencias en el tomar la decisión de seguir dejándolo
presente” para permitir “aprendizajes fuera o de incorporarlo como agenda
significativos y transformadores”. La en la formación, es una oportunidad
incorporación de la idea compleja más de hacer uso de nuestra capacidad
de temporalidades concomitantes a crítica, para comprometernos más
nuestros currícula, invisibilizada por profundamente con el deber de formar-
el curriculum nulo es un desafío más nos y de trans-formarnos.
para la didáctica de las ausencias en
Trabajo Social.

Conclusiones

Este trabajo tuvo por objeto hacer


dialogar las categorías de curriculum
nulo (Eisner, 1979) y producción de
ausencias (de Sousa Santos, 2006),
tejiendo una series de reflexiones en
las que pudimos detectar que en la
formación circulan no sólo procesos

María Eugenia Hermida 343


Revista de Educación

Notas
1
Licenciada en Servicio Social por la UNMDP, Especializanda de la Carrera de Especialización
en Docencia Universitaria de la UNMDP, Doctoranda del Doctorado en Trabajo Social de la
UNR. Becaria Doctoral Tipo I CONICET. Ayudante de primera de la asignatura Investigación
I del Departamento de Servicio Social de la UNMDP.
2
“La teoría del curriculum, dentro de una tradición en los EEUU, que a nosotros nos ha
llegado durante mucho tiempo como base de racionalización del curriculum, se ha ido
definiendo como una teorización ahistórica, que le lleva en muchas ocasiones a difundir
modelos descontextualizados en el tiempo y respecto de las ideas que los fundamentan, bajo
la preocupación utilitarista de buscar las “buenas” prácticas y los “buenos” profesores para
obtener buenos resultados educativos.” (Kliebard, 1975 en Sacristán 1998: 43).
3
Iniciado por James Macdonald, quien plantea como fin del curriculum la liberación.
4
Para clarificar la diferencia entre Currículum y Plan de estudios hay que comprender que
cada una de estas categorías se inserta en un nivel de análisis distinto. De alguna manera
el curriculum contiene al plan de estudios en tanto este último es el texto o documento
escrito donde se precisan las especificaciones en términos de perfil del estudiante, objetivos,
asignaturas, contenidos, carga horaria y correlatividades. Podemos decir que el plan de estudios
es la expresión documental del curriculum prescrito.
5
Las lógicas de los noventa, en términos de organización de la política de investigación, a
través del sistema de categorizaciones, modelo que Boron (2005) nombraba como el modelo
prêt-à-porter, aun siguen vigentes dentro de la academia. Y es útil que nos preguntarnos por
qué no se ha podido avanzar en la reforma de estas lógicas mercantiles de investigación,
en tanto un gran número de otras políticas neoliberales han sido eliminadas o modificadas.
6
Contamos también con experiencias de este tipo en el campo académico universitario. Así
vemos estrategias de inclusión en universidades nuevas, como son las de José C. Paz y la
Matanza, entre otras muchas en las que se ha logrado sustituir los debates de los noventa
(relativos a ingresos eliminatorios, incorporación de aranceles y adecuación de los currícula a las
exigencias del mercado) por nuevos desafíos (becas de apoyo, fotocopiadora social, comedores
universitarios, incorporación de franjas horarias, reformas curriculares participativas, etc.)
7
Un ejemplo de estos son las conceptualizaciones que se vienen haciendo en relación a lo
noción de “buen vivir”, categoría esta que ha sido inspirada y ha inspirado la lucha de países
hermanos de nuestra América.
8
La razón indolente o perezosa, es la razón hegemónica en la modernidad. Es el tipo de
racionalidad del pensamiento occidental, basado en los presupuestos del racionalismo y
el empirismo de la primera modernidad junto con el surgimiento del método experimental,
como también en el pensamiento ilustrado de los siglos XVIII y XIX y la consolidación de la
ciencia moderna como forma de acceso privilegiada al conocimiento cierto en los siglos XIX,
XX, y también XXI. Es una razón que deja por fuera la imprevisibilidad, el azar, los afectos, la
subjetividad, lo no medible ni cuantificable.

Bibliografía

APPLE, M. (1986). Ideología y Currículo. Madrid. Akal Universitaria.


BACHELARD, G. (2004). La formación del espíritu científico. 25 Edición en castellano. Mexico:
Siglo XXI.
BORÓN, A. (2005). Las ciencias sociales en la era neoliberal: entre la academia y el
pensamiento crítico. ALAS, Asociación Latinoamericana de Sociología, Porto Alegre, Brasil.
2005. pp. 28. Disponible: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/secret/alas/alas05.pdf

Año 5 Nº7|2014
344 pp. 327-346
El curriculum que prescribe y que proscribe. Por una didáctica de las ausencias en Trabajo Social.

BOURDIEU, P. (1999). “El campo científico”, en su: Intelectuales, política y poder, Bs. As.,
EUDEBA, pp. 75-110.
BRUNER, J. S. (1963). El proceso de la educación. México: UtEHA.
CARBALLEDA, A. (2005). “Algunas consideraciones sobre la reflexión histórica en Trabajo
Social. Una mirada genealógica a la intervención en lo social.” En: Fernández Soto, S. (coord.).
El Trabajo Social y la cuestión social. Crisis, movimientos sociales y ciudadanía. Buenos Aires:
Espacio Editorial.
CAZZANIGA, S. (2007). Hilos y nudos. La formación, la intervención y lo político en Trabajo
Social. Buenos Aires: Espacio editorial.
DE SOUSA SANTOS, B. (2006). “Capítulo I. La Sociología de las Ausencias y la Sociología de
las Emergencias: para una ecología de saberes”. En publicación: Renovar la teoría crítica y
reinventar la emancipación social (encuentros en Buenos Aires). Agosto. 2006. Disponible en: la
World Wide Web: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/edicion/santos/Capitulo%20I.pdf
EGGLESTON, J. (1977). The Sociology of de School Curriculum. London: Routledge & Kegan
Paul LTD.
EISNER, E. (1979). The educational imagination: on the design and evaluation of school
programs. New York: Macmillan.
JAKSON, P. (1968). Life in classrooms. New York, Holt, Rinehart & Row.
KEMMIS, S. (1988). El curriculum: más allá de la teoría de la reproducción. Madrid: Ediciones
Morata S.L.
MATUS, T. (1998). “Modernidad, globalización y exclusión social: Desafíos de una intervención
social de fin de siglo». En AA. VV. (eds.), Actas del XVI Seminario Latinoamericano de Escuelas
de Trabajo Social. La Globalización y su Impacto en el Trabajo Social  hacia el Siglo XXI. [en
línea]. Consultado el 10 de agosto de 2012 de < http://www.ts.ucr.ac.cr/eventos/slets-16-po.
htm >
PALERMO, Z. (2005). Desde la otra orilla. Pensamiento crítico y políticas culturales en América
Latina. Córdoba: Alción Editora.
PARRA, G. (2001). Antimodernidad y Trabajo Social. Orígenes y expansión del Trabajo Social
Argentino. Buenos Aires: Espacio.
SACRISTÁN, J. (1988). El curriculum: una reflexión sobre la práctica. 6º reimpresión. Madrid:
Ediciones Morata S.L .
SAMAJA, J. (1998). El lado oscuro de la razón. 2da edición. Buenos Aires: Episteme
SCHWAB, J. (1974). Un enfoque práctico para la planificación del currículo. Buenos Aires,
El Ateneo
SILVA ÁGUILA, M. (2009). Concepto y orientaciones del curriculum. Disponible en: http://
educacionygenero.files.wordpress.com/2009/12/silva_orientaciones_y_conceptos.pdf Fecha
de captura: 10 de junio 2013.
STENHOUSE, L. (1994). El currículo como proceso. En: Investigación y desarrollo del currículo.
Madrid: Morata.
TERIGI, F (2004). Curriculum: itinerarios para aprehender un territorio. 1º reimpresión. Buenos
Aires: Ediciones Santillana S.A
WAINERMAN, C. y SAUTU, R. (1998). La Trastienda de la Investigación. Buenos Aires, Edit.
Belgrano.

María Eugenia Hermida 345