Вы находитесь на странице: 1из 4

GLOSARIO DE HIERBAS MEDICINALES

Julián Navalpotro Alcolea

Este pueblo está repleto


de hierbas medicinales,
con ellas pueden curarse
un sinfín de enfermedades.
Aquí hay ajedrea, tomillo,
espliego y también romero,
té de roca, manzanilla,
mucha salvia y gallubero.
Se cría también espino,
y de este árbol todo es bueno :
la flor, la hoja y el fruto,
al que llamamos majuelo,
cura la angina de pecho,
es bueno para la circulación,
evita el fallo cardiaco
y baja la hipertensión.
Milenaria aquí hay
para cargar un camión,
que esta planta tiene dotes
para la circulación.
El endrino, con sus flores,
tendría haber dicho antes,
estas flores todas son,
depurativas, diuréticas y laxantes.
Y su fruto, llamado endrina,
ya se busca sin cesar,
pues en llegando Septiembre
se coge para el pacharán.
La ulmaria, señores,
tiene varias aplicaciones :
te quita el ácido urico
y te limpia los riñones.
La acedera, que llamamos romera,
vale para los hinchazones
tienden a desvanecerse
con pocas aplicaciones.
La ortiga cura muy bien
todas las partes hinchadas,
y lo mejor se le da
es curar las almorranas ;
también puede tomarse
en verdura o en tortilla,
para la circulación de la sangre
nos va de maravilla.
El enebro con su fruto
en otoño ya maduro,
tiene muchas propiedades :
diurético y digestivo,
riñón, vejiga y humores.
La salvia oficindis,
esta planta mucho vale :
irritación de garganta,
tos del fumador y ronquera,
tiene efectos astringentes
y en el guiso es cosa buena.
La ajedrea, buena hierba, si señor,
estimula el apetito, quita la flatulencia
y facilita la digestión.
Con conejo o con chuletas
no tiene comparación.
El manrubio, amigos,
se cría en cualquier lugar,
cura el insomnio y la tos
y las llagas del paladar.
La ruda, con su olor tan repelente,
para el empacho de estómago,
poniendo unas cataplasmas,
ha curado a mucha gente.
La santolina llamamos
a la hierba de San Juan
elimina los gusanos intestinales
y aumenta el flujo menstrual.
La siempreviva mayor,
para quemaduras leves,
cura callos en los pies
e infecciones de garganta.
El tomillo es digestivo
y alivia la resaca,
tos convulsiva y resfriado,
estómago e irritación de garganta.
El gordolobo, escucha,
con este mucho ojo tendrás,
pues todos sus partes son tóxicas
menos la flor que es medicinal.
La malva o malvavisco,
para el insomnio y la tos,
que así dice el refrán :
que si con malvas te curas
mal vas a parar.
La manzanilla con sus efectos
tónicos y sedantes son,
añadiendo al agua del baño
alivia las quemaduras del sol.
En el hinojo,
sus tallos y hojas son
ricos en ensalada,
buenos para el estómago,
y como mascarilla
te limpia muy bien la cara.
El elicriso, se usa para guisar
escabeches, estofados,
sopas, arroz y verduras
y se cría por El Val.
La hierba juliana, contra el escorbuto,
pero mucho cuidado tendrás
si la tomas en grandes dosis
pues seguro vomitarás.
El espliego, cuya flor cogerás,
en infusión te curará la jaqueca
y tus nervios calmarás.
El té de roca en infusión
cuando tienes mal el cuerpo
sus efectos buenos son.
Té moruno le llamamos
a los sanjuanes en flor,
por la mañana en ayunas
te irá bien en infusión.
La sanguinaria,
que contra la sangre ataca
cual vampiro o sanguijuela,
con muy pocas infusiones
seguro que la baja.
La galluba,
con sus hojas y ramales
dicen que es excelente
para la cistitis y trastornos biliares.
El sahuco,
que las flores cogerás
cura resfriados y fiebre
y seguro te sanarán.
La menta,
aquí se presta
contra nauseas y flatulencia.
El mililoto,
que se cría de locura,
y entre otras aplicaciones
la flebitis te cura.
De los cardos citaremos
cardo santo y borriquero
que para las enfermedades del hígado
el segundo es el primero.
El rosal silvestre o zarza,
con los escaramujos bien rosados
en decoración es muy bueno
lo mismo que en resfriados.
Y ya para terminar
tengo el ajenjo mayor
que puesto en infusión
nos alivia la indigestión.