Вы находитесь на странице: 1из 3

DECLARACIÓN PÚBLICA

La no comparecencia de Jesús Santrich en la mañana de hoy, a la citación hecha por la


Corte Suprema de Justicia, constituye un hecho muy grave, frente al cual el Consejo
Político Nacional del Partido FARC declara:

1. Nuestro partido considera que los Acuerdos de La Habana, además de constituir un


hito histórico de singular trascendencia para el futuro del país, son un compromiso
sagrado que adquirimos con el Estado, el pueblo colombiano y la comunidad
internacional. Eventos nacionales como la X Conferencia y el Congreso Fundacional
así lo determinaron. El respeto total a lo acordado y la lucha por su
implementación plena constituyen deberes inviolables para todos nuestros
militantes.

2. Somos un partido nacido de los Acuerdos de Paz, hemos jurado que en adelante
nuestra única arma será la palabra, nada ni nadie logrará apartarnos del propósito
de trabajar en la legalidad y pacíficamente por las grandes transformaciones que
reclama el país, parte importante de las cuales quedaron expresamente pactadas
en el Acuerdo Final. Continuaremos por ese camino con independencia de las
dificultades y obstáculos que unos y otros intenten interponer.

3. Los Acuerdos de La Habana fueron precisos en cuanto a las conductas punibles que
serían cubiertas por la amnistía y el indulto, estableciendo criterios y
procedimientos formales que garantizaran la presunción de inocencia y el juicio
justo, a los ex integrantes de las FARC-EP que por alguna razón fueran objeto de
investigaciones penales. Reformas constitucionales, normas legales y sentencias de
la Corte Constitucional así lo ratificaron. Nuestro partido respeta, acata y cumple
sin discusión lo acordado en estas materias.

4. Con independencia de su inocencia o culpabilidad, que sólo la justicia podrá


determinar mediante sentencia ejecutoriada, en el caso de Jesús Santrich no se
puede negar que los sucesivos fallos de Corte Constitucional, la Jurisdicción
Especial para la Paz y el Consejo de Estado, terminaron por reconocer sus derechos
como ciudadano y reincorporado, brindándole todas las garantías para su
libertad y defensa. Su no presentación a la diligencia citada el día de hoy,
desmiente su propia palabra y defrauda la confianza del país y de nuestro
partido.

5. No está de más reiterar que esa conducta es únicamente responsabilidad suya,


que, al igual que otras de sus decisiones personales, no consulta ni al partido FARC
ni a su dirección. Jesús Santrich no solamente es un militante de nuestro partido,
sino que hace parte de su dirección y ocupa una curul en la Cámara de
Representantes a nombre de nosotros. Tiene responsabilidades políticas muy
serias con todos los que confiamos en él. Nos decepciona y lastima
profundamente.

6. Confiamos por completo en que el país, la comunidad internacional y la justicia


sabrán diferenciar entre las determinaciones individuales o de grupo que
desconocen lo pactado en los Acuerdos de La Habana, y la abrumadora mayoría de
nuestro partido FARC, que nos mantenemos leales y firmes en nuestro propósito
de paz con justicia social. Aprendimos de nuestros fundadores a cumplir con la
palabra empeñada. Nos apartamos decididamente de todos aquellos que
pregonen la violencia y la guerra. Colombia se merece la paz, no más llanto y dolor.

CONSEJO POLÍTICO NACIONAL


FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN FARC
9 de julio de 2019