You are on page 1of 5

Ciudad Ojeda, 10 de julio del 2019.

Universidad Politécnica Territorial del Zulia.


Planificación y Gestión.
Profesora: Marianela Urribarri.
Alumno: Luis Contreras V- 27.406.722

PLANIFICACIÓN
ESTRATÉGICA
Planificación estratégica
Es un proceso sistemático de desarrollo e implementación de planes para alcanzar
propósitos u objetivos. Dentro de los negocios se usa para proporcionar una dirección
general a una compañía (llamada Estrategia empresarial) en estrategias financieras,
estrategias de desarrollo de recursos humanos u organizativas, en desarrollos de
tecnología de la información y crear estrategias de marketing para enumerar tan solo
algunas aplicaciones.

También, se le puede definir como lo que algunos llaman el arte y ciencia de formular,
implantar, dirigir y evaluar decisiones interfuncionales que permitan a la organización
llevar a cabo sus objetivos.

Origen de la planeación estratégica

A inicios de la década de los cincuenta, las firmas de negocios y más tarde otros tipos de
organizaciones de producción de servicios y bienes, empezaron a preocuparse por sus
desajustes con el medio ambiente (Ansoff & Hayes, 1990). Esto dio lugar al desarrollo
de la planeación estratégica. Posteriormente, no sólo preocupó a los administradores
de las organizaciones, de ahí pensar en exigir que lo planeado se traduzca realmente en
acciones adecuadas, lo que dio lugar al desarrollo del concepto de administración
estratégica. Desde la década de 1960 hasta mediados de 1980, la planeación estratégica
subrayaba un enfoque de arriba abajo respecto al establecimiento de metas y
planeación, es decir la alta dirección y los especialistas en planeación estratégica
desarrollaban metas y planes para toda la organización.

Con frecuencia los gerentes recibían metas y planes de miembros del personal y sus
propias actividades de planeación se limitaban a procedimientos específicos ya
presupuestados para sus unidades. Durante este periodo empresas particulares y
compañías de consultoría han innovado diversas técnicas analíticas y enfoques de
planeación, muchas de las cuales se convirtieron en modas corporativas. A menudo,
estas técnicas se usaban en forma poco adecuada y conducían a decisiones estratégicas
que se basaban en conclusiones y evaluaciones simplistas. A menudo surge una gran
brecha entre gerentes estratégicos, tácticos y operativos. Los gerentes y empleados se
sentían ajenos en todas sus organizaciones y perdían su compromiso con el éxito de la
organización.

En la actualidad los gerentes hacen que el resto de la organización participe en el


proceso de la formación de estrategias. El ambiente tan cambiante de las tres últimas
décadas ha obligado a los ejecutivos a buscar ideas e innovaciones en todos los niveles
de la organización para formar a sus compañías de una manera más competitiva. Debido
a esta tendencia ha surgido un nuevo término para el proceso de planeación:
“administración estratégica”. La administración estratégica involucra a los gerentes en
la formulación implementación de metas estratégicas y estrategias. Esto es, integra la
planeación estratégica y administración en un solo proceso. Henderson (1993), comenta
que existen muchas posibilidades de que así las organizaciones cambien sus formas de
trabajo, lo que le permite ampliar su ventaja.

Enfoques de la planeación estratégica.

1. Enfoque estratégico corporativo: Lo podemos definir como un proceso de


evaluación sistemática de la naturaleza de una organización, la cual define
los objetivos a largo plazo, identificando metas y objetivos cuantitativos,
desarrollando estrategias para alcanzar dichos objetivos y ubicando
recursos para llevar a cabo dichas estrategias. Además, se construye sobre
acciones de diagnóstico, análisis, reflexión y toma de decisiones colectivas,
en torno al que hacer actual y al camino que deben recorrer en el futuro la
organización, para adecuarse a los cambios y a las demandas que les
impone el entorno y lograr el máximo de eficiencia y calidad de sus
prestaciones. Por último, se centra en la estrategia, en tanto un plan
amplio, unificado e integrado que relaciona las ventajas estratégicas de una
organización con los desafíos del entorno y se le diseña para alcanzar los
objetivos de la organización a largo plazo.

 Enfoque Situacional: Es una herramienta considerada fundamental para el


desarrollo y ejecución de proyectos, ya que su proceso sistemático, y da
sentido de dirección y continuidad a las actividades diarias de una organización,
permitiendo visualizar el futuro e identificando los recursos, principios y valores
requeridos para recorrer desde el presente hacia el futuro, alcanzando para
ello una serie de sendas y estrategias que puedan definir los objetivos a largo
plazo, identificando metas y objetivos cuantitativos, desarrollando estrategias
para alcanzar dichos objetivos y localizando recursos para llevar a cabo dichas
estrategias. También, podemos decir que la planificación estratégica situacional
consiste en un proceso organizado y amplio donde existen actores capaces de
producir cambios y transformaciones de una situación planteada que parte de
un análisis realista. En el proceso situacional se distinguen cuatro momentos:
explicativo, normativo, estratégico y operacional. Cada momento responde a la
necesidad de cambiar el curso de los acontecimientos y llevarlos hacia un
objetivo que conduzca a un futuro deseable y posible.

Proceso la planificación estratégica.

1. Análisis interno
Fortalezas: Para realizar el análisis interno de una corporación debemos aplicar
diferentes técnicas que permitan identificar dentro de la organización qué atributos
nos permiten generar una ventaja competitiva sobre el resto de nuestra competencia.
Ejemplos de fortalezas:

 Locales amplios y cómodos


 Variedad de productos
 Atención personalizada con asesoramiento técnico
 Horarios de atención
 Trato al cliente
 Actitud del equipo de trabajo

Debilidades: Las debilidades son problemas internos que una vez identificados y
desarrollando una adecuada estrategia, pueden y deben eliminarse. Algunas de las
preguntas que se pueden realizar y que contribuyen en el desarrollo son:
1. ¿Qué se puede evitar?
2. ¿Qué se debería mejorar?
3. ¿Qué desventajas hay en la empresa?
4. ¿Qué percibe la gente del mercado como una debilidad?
5. ¿Qué factores reducen las ventas?
6. ¿Qué haces mal?
Ejemplos de debilidades:

 No hay dirección estratégica clara.


 Incapacidad de financiación.
 Falta habilidades o capacidades clave.
 Exceso problemas operativos internos.
 Instalaciones obsoletas.
 Costes unitarios elevados.
 Rentabilidad insuficiente.

2. Análisis externo

Oportunidades: Las oportunidades son los factores positivos que se generan en el


entorno y que, una vez identificados, pueden ser aprovechados. Algunas de las
preguntas que se pueden realizar y que contribuyen en el desarrollo son:
1. ¿Qué circunstancias mejoran la situación de la empresa?
2. ¿Qué tendencias del mercado pueden favorecernos?
3. ¿Existe una coyuntura en la economía del país?
4. ¿Qué cambios de tecnología se están presentando en el mercado?
5. ¿Qué cambios en la normatividad legal y/o política se están presentando?
6. ¿Qué cambios en los patrones sociales y de estilos de vida se están
presentando?

Amenazas: Las amenazas son situaciones negativas, externas al programa o proyecto,


que pueden atentar contra este, por lo que, llegado al caso, puede ser necesario
diseñar una estrategia adecuada para poder sortearlas.
Algunas de las preguntas que se pueden realizar y que contribuyen en el desarrollo
son:
1. ¿A qué obstáculos se enfrenta la empresa?
2. ¿Qué están haciendo los competidores?
3. ¿Se tienen problemas de recursos de capital?
4. ¿Puede alguna de las amenazas impedir totalmente la actividad de la empresa?

3. Establecimiento de los objetivos generales


Los objetivos generales se refieren a los objetivos que definen el rumbo de la empresa,
los cuales siempre son de largo plazo.
Una vez realizado los análisis externos e internos de la empresa, se procede a
establecer los objetivos que permitan lograr la misión, y que permitan capitalizar las
oportunidades externas y fortalezas internas, y superar las amenazas externas y
debilidades internas.
Estos objetivos se establecen teniendo en cuenta los recursos o la capacidad de la
empresa, así como la situación del entorno.
4. Diseño, evaluación y selección de estrategias
Una vez que se han establecido los objetivos generales de la empresa, se procede a
diseñar, evaluar y seleccionar las estrategias que permitan alcanzar, de la mejor
manera posible, dichos objetivos.
El proceso para diseñar, evaluar y seleccionar estrategias es el siguiente:
Se evalúa información sobre el análisis externo (la situación del entorno), se evalúa
información sobre el análisis interno (los recursos y la capacidad de la empresa), se
evalúa el enunciado de la misión y los valores, se evalúan los objetivos, y se evalúan las
estrategias que se hayan utilizado anteriormente, hayan tenido o no buenos
resultados.
Se diseña una serie manejable de estrategias factibles, teniendo en cuenta la
información analizada en el punto anterior.
Se evalúan las estrategias propuestas, se determinan las ventajas, las desventajas, los
costos y los beneficios de cada una.
Se seleccionan las estrategias a utilizar, y se clasifican por orden de su atractivo.