Вы находитесь на странице: 1из 2

Patogenia

La enfermedad que producen estas salmonelas muy adaptadas a las aves es


esencialmente sistémica y la colonización intestinal recién ocurre después de la
septicemia.
Estas salmonelas penetran desde el lumen intestinal hacia la lámina propia,
utilizando tres mecanismos diferentes de invasión desde el lumen intestinal hacia
la lámina propia: mediante la captura de las bacterias por las “células M” del
sistema linfático, a través del enterocito y a través del espacio intercelular de los
enterocitos mediante una célula dendrítica. En todos estos procesos de
internalización celular, a diferencia de otros patógenos bacterianos, no están
libres en citoplasma, sino que permanecen dentro unas vacuolas especiales
llamadas “vacuolas contenedoras de salmonelas”, donde se multiplican y quedan
protegidas de la acción de los anticuerpos y de los antibióticos que no penetran
las células. En todos los casos la invasión la realizan mediante procesos no
destructivos que, de ese modo, no inducen una respuesta inmune durante la
primera etapa de la infección En la lámina propia son ingeridas por macrófagos
que las trasladan por el torrente circulatorio hacia varios órganos internos. Entre
ellos tiene mucha importancia el hígado, donde coloniza sus células y ductos
biliares para luego, cuando la infección avanza, producir una infección endógena
a través del conducto colédoco y volcar masivamente las salmonelas hacia la luz
intestinal. Recién cuando esto ocurre, alrededor del 5° día post-infección, es
cuando las salmonelas colonizan el intestino y son eliminadas por materia fecal.
Recién luego de ese periodo de pre-patencia es cuando se inician los síntomas
de la enfermedad. Las bacterias quedan de por vida acantonadas en los órganos
del sistema retículo endotelial y los órganos reproductivos, de modo que las
gallinas una vez infectadas pondrán un tercio de sus huevos internamente
contaminados con S. Gallinarum, lo que posibilita las transmisiones verticales de
la infección a las progenies de pollitos.

Síntomas y lesiones

Las aves pueden manifestar depresión, somnolencia, anorexia, alas caídas,


deshidratación, respiración dificultosa, diarrea, debilidad y adherencia de las
heces a la cloaca.
La tifosis es una enfermedad septicémica siendo los órganos más afectados el
hígado, bazo y corazón. En los casos agudos de la enfermedad, el hígado y el
bazo aparecen agrandados y congestivos. Puede ocluirse el conducto colédoco
lo cual produce extravasación biliar y el hígado adquiere un típico color verdoso.
Cuando la enfermedad es crónica, pueden aparecer focos necróticos,
que se ven como nódulos blanquecinos que están incluidos en el parénquima
del órgano. A medida que evoluciona la enfermedad, estos nódulos pueden
ocupar todo el parénquima. Se puede observar esplenomegalia con máculas
puntiformes blancas en la superficie del órgano.
El corazón se ve especialmente afectado en los estadios crónicos de la
enfermedad y a veces presenta nódulos blanquecinos en las regiones
pericárdicas y miocárdicas que incluso pueden llegar a deformar al órgano.
Los pulmones pueden presentar una ligera congestión, presentando focos
necróticos en sus caras costales y dorsales.
Los órganos reproductivos son los más afectados en los estadios crónicos. En
los ovarios pueden encontrarse lesiones tales como pequeños folículos ováricos
regresivos. En las gallinas portadoras crónicas generalmente aparecen algunos
pocos óvulos císticos deformados y decolorados, a veces hemorrágicos, que se
encuentran entre otros de apariencia normal. Usualmente, la luz del oviducto
contiene exudados caseosos. En algunos casos puede observarse salpingitis,
siendo frecuente el hallazgo de huevos en la cavidad abdominal. En los machos,
los testículos pueden contener nódulos blancos.

Bibliografía;

 Audisio, M. C.; Oliver, G.; Apella, M. C. 2000. Protective Effect of Enterococcus


faecium J96, a Potential Probiotic Strain, on Chicks Infected with Salmonella
Pullorum. Journal Food Protection 10:1333-1337.
 Audisio, M. C.; Terzolo, H. R. 2002. Virulence analyses of a Salmonella
Gallinarum strain by oral inoculation of 20-day-old chickens. Avian Diseases
46:186-191.
 https://www.engormix.com/avicultura/articulos/tifosis-aviar-t31420.htm