You are on page 1of 2
Carlos Altamirano (director) Términos criticos de sociologia de la cultura Paidés Buenos Aires * Barcelona * México TEDAD DE MASAS La expresién, que s¢ origind y sc difundié. sel lenguaje de la sociologia y de la critica ral a comienzos del siglo XX, designa uma de rasgos estructurales earacteristicos de socicdades industriales avanzadas, que las rencian nitidamente de bas sociedades pre- Stas. En términos muy generales, una saci¢e- de masas es aquella en la que grandes ma- de personas pertenecientes a los estratos dios ¢ inferiores de la sociedad, y amterior- Bente excluidos de ella, participan ahora de era activa tanto en la esfera politica y so- como én la econémica y cultural. Pero el ‘nino reconoce acepclones también mas ¢3- sificas, en la mayoria de las cuales predomi- ‘una visién negativa del fendmeno. Asi, y en J contexto de una perspectiva que s& inicia con Weber y se prolonga ¢ Karl Mannheim y right Mills, una sociedad de masas se carac- za por la tendencia hacia la centralizacién econémica y politica asi como hacia la buro- cratizacion de todas las esferas de la vida social y el consiguiente predominio de las grandes or- ganizaciones de eardeter impersonal, qué anu- Jan la iniciativa individual y dafian las posibi- Tidades de desarrollo de una personalidad aut6noma, Desde la perspectiva de los erilicos del totalitarismo. come Emil Lederer y Hannah ‘Arendt, la emergencia de una sociedad de ma- sas implica una atomizacién ereciente de la po- blacién como consecuencta de la destruccién de las asociaciones intermedias y de los vineu- Jos de lealtad de cardcter local. Esta pérdida de comunidad, que abre la posibilidad de una rela- ciGn més directa entre lider y masas, es una de jas condiciones mas importantes part la afir- macidn del Estado totalitario, fundado precisa- mente en ia movilizaciou de las masas por par- te de una elite que ha sabido explotar, para fines propios. los sentimicntes mas retrégados ¥ antidemocraticos de aquéllas Para los tedricos de la Escuela de Frank- furt, la sociedad de masas s€ aracteriza por el dominio totalitario de los medios de comun! cién de masas, que degrada la cultura hi convertirla en un instrumento de manipulacion debido a la presencia del consumo como un fin en si mismo y al imperto indisputado de la rar Sociedad de masas cionalidad teenocrética, Todos estos rasgos prefiguran un mundo totalmente funcionalizado y administrado que convierte al individuo en décil instrumento de fuerzas anénimas. A su vez, en una serie de investigaciones empiricas, Adomo y Horkheimer revelaron la afinidad existente entre los rasgos de la «personalidad autoritaria» y ciertos componentes estructurales de la sociedad de masas Finalmente, se ha afir- mado que una sociedad es de masas en Ja medi- da en que tanto las elites como los grupos que no constituyen elites resultan accesibles entre si, lo que significa que las elites se hallan fcil- mente disponibles para la influeacia de las ma- sas y viceversa (Kornhauser, 1969). ‘Con todo, una evaluacién bastante diferente del fenémeno en lo que respecta 4 sus cualida- des cuanto a la medida de sus posibles peligros comenzé a desarrollarse a partir de la década de 1960, especialmente en el contexto de la so- ciologia académica norteamericana. Asi, Da- nicl Bell y Edward Shils, dos de los exponentes mas importantes de esta nueva perspectiva, 8e- fialaron que, mas que provocar la atomizacion de los individuos como consecuencia de la des- truccién de las asociaciones intermedias, la so- ciedad de masas ha multiplicade y div ica- do las formas de asociacion entre: los hombres. De este modo, ha creado en el individuo un mayor sentido de adhesion a la sociedad. Asi- mismo, y contra la supuesta tendencia a la ni- velacién y la homogeneizacion social, la socie- dad de masas se caracteriza por crear mayores: diferencias y variedades, al mismo tiempo que, por el hecho de que propicia nuevas experien- cias, tiende a intensificar la individualidad y a liberar las capacidades morales e intelectuales del individu. Por ultimo, y aun cuando, en vir- tud de la centralizacion, el poder de las instl- tuciones centrales de la sociedad se ha incre- mentado, estas Gltimas ya no son patrimonio exclusive de las elites sino que la gran mayoria de la poblacién tiene acceso & ellas. Lecturas sugeridas Guan, Salvador (1978), Sociedad masa. Critica de! niente conservador, Barcelona, Peninsula. Korseuusea, Wiliam (1969), Aspectas pailticos de fa ‘sociedad cle masas, Buenos Aires, Amorrarty Alejandro Blanco 225