Вы находитесь на странице: 1из 6

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

BIOLOGÍA DEL COMPORTAMIENTO ANIMAL Y HUMANO

ENSAYO:

Infidelidad ¿Cuestión biológica, psicológica o social?

ELABORADO POR:

Laura Alejandra Agudelo Mayorga.

Sergio Andrés Cortés Cristancho

Lina Maria Gil Rodríguez

Tatiana Santos Bohorquez

Nicol Yolaine Segrera Vergara

DOCENTE:

Enrique Zerda Ordóñez

Bogotá, 30 de Marzo de 2017


Infidelidad ¿Cuestión biológica, psicológica o social?

Desde el comienzo de la humanidad en la tierra, la sexualidad siempre ha jugado un papel


importante en la evolución humana, la selección sexual ha permitido que la variabilidad
exista y que seamos hoy seres con mayor inteligencia a la del resto de animales. Tras
realizar la lectura acerca de “Las estrategias del emparejamiento humano”, artículo escrito
por David Buss en el año 2001, se podría analizar ¿qué factores realmente tienen en cuenta
los humanos a la hora de escoger pareja?, ¿A qué se debe que una mujer sea infiel?, si la
mayoría de las mujeres al proyectar una relación desean tratar con parejas potencialmente
ambiciosas, mantener una seguridad económica, ¿Qué sucede con las mujeres que
establecen relaciones conyugales con hombres de pocos recursos?, por otra parte, los
traumas psicológicos de algunas mujeres han llegado al extremo de plantear sociedades
sin hombres, ¿Qué ocurre para que se presente este odio extremo?

Ahora bien, conocer el buen funcionamiento de las relaciones interpersonales influye en


gran parte para la compresión de la satisfacción marital que se genera entre dos personas.
El vínculo psicológico producido para que ésto suceda pretende explicar el deseo de ambas
partes para mantener la relación y que ésta perdure a largo plazo1. Los factores biológicos
que se plantean en la lectura base se apoyan en el compromiso, en la certeza de la
paternidad y además en la capacidad de recursos que el hombre pueda proporcionar, lo
último se interrelaciona con el hecho de que una relación perdurará cuando los resultados
de la misma satisfagan a ambos individuos como lo plantea Levinger (1996) y existe un
intercambio equitativo de recursos, la cantidad de energía invertida que la mujer debe
prever cuando se induce en estado de embarazo es bastante alta, más las complicaciones
que éste le generan, determinan en gran medida la elección en base a recursos financieros.

Sin embargo, una relación interpersonal significativa para un individuo, sea mujer u hombre,
califica cualitativamente su calidad, cuando se cuestionan tres aspectos importantes como
lo plantea Sprencher (2002), satisfacción (emocional y sexual), amor y compromiso. Por lo
mismo, la acumulación de emociones y características que hacen única a una relación y no
son transferibles a otra, junto con el tiempo dedicado, son parámetros destacables que
recobran importancia, cuando la elección de pareja no se hace por aspectos económicos.
Biológicamente hablando se presentan situaciones donde el hombre, que no asegura la
estabilidad de una mujer por sus bajos recursos, pero que sin embargo la mujer se siente
fuertemente atraída y decide no responder a un instinto de madre (querer la estabilidad de
su hijo), si no que por el contrario desea emparejarse para poder tener hijos exitosamente,
puede inducir a la idea del deseo de una mujer, al establecer una relación con un hombre
de bajos recursos que potencialmente puede tener genes bastante valiosos para ella, y
donde a pesar de no responder a la estabilidad que ella busca como madre, responde al
objetivo de emparejarse exitosamente y tener descendencia, que en consecuencia, la
anterior podría poseer ventajas de supervivencia que responde a diversas teorías
evolutivas ​(Buss, 2001).

Por otra parte y retomando lo anterior, el rumbo y la perdurabilidad que toma una relación a
través del tiempo y que no se basa precisamente en cuestiones materiales, sino en
1
Basado en “​¿Amor y Compromiso en la Pareja?: de la teoría a la práctica​“
aspectos psicológicos, cuyo efecto da como resultado la decisión de prolongar la relación
(Rusbult, 1983), los individuos que están interesados en comprometerse y que deciden con
base a dicho compromiso, formar una familia en el nombre del amor que se predican
mutuamente se visualiza y conceptualiza a nivel abstracto en el ideal del matrimonio
(Arriaga & Agnew, 2001), esto quiere decir que muchas parejas al vincularse
sentimentalmente, logran olvidar aspectos desfavorables como que el hombre posea bajos
recursos o no tenga una estabilidad económica definida y lo solventan en factores
emocionales que a largo plazo, juegan un papel esencial en la convivencia y la resolución
de problemas presentes en toda la relación.

No obstante, si “las mujeres están más interesadas en buscar un emparejamiento de larga


duración que uno de corta duración” (Buss, 2001) ¿Por qué cometen actos de infidelidad?.
De manera biológica todos los seres vivos se sienten obligados a cumplir la fase de
reproducción y de cumplirla de la mejor manera, teniendo en cuenta el material genético de
la pareja que haga viable la continuidad de la especie, las hembras (mujeres en el caso
humano) suelen realizar siempre la escogencia del progenitor y basándose en las hipótesis
del texto analizado2.

Como se planteaba en párrafos anteriores pero en base a esta cuestión, biológicamente las
mujeres son infieles porque perciben que los genes de otro macho podría ser mayor utilidad
en la supervivencia de su descendencia, pero además ¿el hecho de ser más inteligentes
que las demás especies no causa un alto impacto en la fidelidad y pueden influir los
pensamientos de las mujeres en la infidelidad?. En esta posición, es importante recalcar
que los seres humanos han evolucionado a tal punto que ya no usan el sexo para continuar
su especie como el resto de los animales, los humanos son la única especie que realiza
actos sexuales sin el fin de procrear. Además de ello, se consideran dos tipos de
infidelidades, la primera es la sexual, en la cual únicamente se busca placer con otra
persona diferente de la pareja estable con la cual se mantiene una relación de larga
duración, en este, la sexualidad ha evolucionado tanto para los humanos que las mujeres
pueden hacerlo sin inconvenientes biológicos, y la segunda, la infidelidad emocional, en la
cual la persona, en este caso las mujeres pasan de estar en una relación de corto plazo a
considerar una relación de largo plazo.

La psicología en este tema se ha vuelto de gran relevancia como lo son los asuntos
biológicos, entra a jugar un papel muy importante la percepción que tienen las mujeres de
ellas mismas, de su impacto en la sociedad, de lo que está o no está establecido por las
normas humanas; ser infiel va más allá de un asunto biológico, debido a que se comienza a
hablar de un nuevo término “los sentimientos”, y de cómo estos influyen en la toma de
decisiones, es decir , cómo impactan las acciones de los hombres el comportamiento
femenino, como por ejemplo cuando una mujer es infiel debido a que se siente alejada de
su pareja , busca apoyo en otro hombre (indiferentemente que se sienta atraída a él) para
desahogar sus penas amorosas y llega a sentir una unión con ese confidente que está
bastante alejado de querer tener descendencia con él o de demostrar una atracción por

2
​Hipotesis nueve, BUSS DAVID 2001. The strategies of human mating. IN Sherman, P. & J. Alcock (Ed.) Exploring Animal Behavior. Sinauer
Ass., Inc. Massachusetts. Pag. 240-251.
recursos y en donde solo influyen los pensamientos psicológicos sobre el apoyo recibido por
este. En el texto Buss recalca que para una relación de corto plazo los intereses de las
mujeres cambian, si bien aún buscan evaluar parejas de larga duración, dentro de sus
necesidades más inmediatas se encuentran la extracción inmediata de recursos, obtener
hombres con genes de alta calidad y calcular el apoyo potencial de la pareja, esta razón
podría hacer que las mujeres pese a encontrarse en una relación de largo plazo pudieran
ser infieles considerando que la persona con la cual la mantienen tenga potencial para
brindarle una relación con mayores beneficios que los brindados por la relación a largo
plazo en la cal se encuentra

P​ara Iris Young, reconocida feminista de finales del siglo XX e inicios del XXI, era
fundamental el concepto de la ciudadanía universal y la igualdad que se debía buscar para
todos los grupos sociales a través de métodos políticos (debates y formas de inclusión
social) y balances de recursos (apoyos económicos, igualdad de oportunidades) para los
grupos que se encontrasen bajo la opresión del marco general de la sociedad​6​. Este ideal
que propone Young es cercano al observado en la pareja posmoderna, en la que la mujer
cada vez adopta un papel más evidente de igualdad de posición jerárquica e independencia
material del hombre. El escenario planteado anteriormente contrasta en grandes medidas
con el estudio realizado por Buss y sus colegas en la medida en que en algunas sociedades
la mujer actual ya no depende económica ni físicamente del hombre, lo cual cambia los
patrones que se siguen y las cualidades esenciales que se buscan en el proceso de
emparejamiento humano.

Sin embargo se debe tener en cuenta que se han creado movimientos feministas más
radicales, un ejemplo de ésto son las reflexiones que plantea Kate Millet​7​. En términos del
feminismo radical, en la sociedad todavía existe la opresión del sistema y del hombre sobre
la mujer a través de la existencia de las relaciones de poder, las cuales en su mayor parte
se generan por la diferencia sexual y ciertas actitudes patriarcales vigentes. Para Millet y
para las feministas radicales existe una conducta de dominio sexual presente tanto en el
ámbito público como en el privado, ellas desarrollan el slogan “lo personal es político” y se
basan en él para mostrar que esta dominación sexual parte desde el núcleo familiar.
Asimismo vale la pena resaltar que la instrumentalización de la sexualidad toma un papel
más fundamental en la sociedad actual, precisamente por el proceso de equilibrio al que se
está tratando de llegar y la capacidad biológica que tiene la mujer de elegir el compañero
sexual de su preferencia.

Es por esto mismo, y por lo mencionado anteriormente, que se presentan los casos de
infidelidad tan seguido en las relaciones modernas. Al alterar los objetivos de
emparejamiento y las cualidades de los sexos frente al núcleo familiar, se reduce la
dominación de un sexo y se busca que el compañero parental, sin importar de su sexo,
tenga un nivel similar de madurez y estabilidad social. Cabe notar que los objetivos
biológicos de la descendencia se pueden alcanzar con mayor facilidad, de manera
independiente, como socialmente se ha venido forzando a las mujeres que crían a sus hijos
sin compañía de un hombre. En ese orden de ideas, la importancia de un compañero pasa
a segundo plano y pierde su necesidad biológica, ésto y el desarrollo de los métodos
anticonceptivos ha generado que la mujer no tenga la necesidad de ser tan selectiva
cuando se trata de compañeros sexuales de corta duración.

En conclusión, la infidelidad de las mujeres puede ser causada por diferentes aspectos ya
sea por la percepción de encontrar mejores compañeros que aporten de forma significativa
a su descendencia, y que proporcionen ventajas a la supervivencia de los anteriores, sea
por un lado a la seguridad económica que demuestran, o por la calificación cualitativa que
revelan los hombres y que las mujeres intuyen de forma inconsciente a mejor calidad de
material genético, a su vez las diferentes percepciones sociales que han cogido fuerza en el
último siglo, cobran relevancia cuando la dominación del sexo masculino ha perdido vigor y
la facilidad de encontrar un compañero seguramente más perceptivo a los intereses que las
mujeres desean es viable, a sí mismo el fomento de oportunidades para las mujeres ha
hecho que las mismas tengas más seguridad en sí mismas e inhiben el deseo a la
dependencia por un compañero sentimental para subsistir. ​Por otra parte la fidelidad podría
estar dada por aspectos psicológicos, ya que la sociedad ha creado una idea en las
personas donde es necesario emular de forma consciente prototipos culturales de que
algunos comportamientos o actitudes entre individuos, que podrían inhibir en gran medida la
infidelidad que llegue a estar presente.

No obstante, debemos recalcar que aunque la estrategia biológica recomendable, es elegir


al hombre con más capacidad de inversión en el futuro, en varias situaciones, esto no se
cumple en su totalidad, ya que existen vínculos sentimentales robustos que impulsan las
relaciones y en este caso la mujer llega a olvidar este aspecto y su valor puede no ser
desfavorable, ​si una persona demuestra interés por el bienestar de otra, una relación a largo
plazo con este individuo va a ser sólida y estable, lo cual causa en la mujer un estado de
alivio y placer, lo que finalmente llega a ser mucho más valioso.
REFERENCIAS

1. ​ rriaga, X. B. & Agnew, C. R. (2001). ​Being committed: Affective, cognitive, and


A
conative components of relationship commitment​. Personality and Social Psychology
Bulletin, 27, 1190-1203
2. ​Torres González, Tamara; Moreira Mayo, Mercedes; Ojeda García, Angélica;
(2010). ​¿Amor y Compromiso en la Pareja?: de la teoría a la práctica. Revista
Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación - e Avaliação Psicológica, . 125-142.
3. Torres Gónzalez, T. & Ojeda García, A. (2009). ​El Compromiso y la Estabilidad en la
Pareja: Definición y Dimensiones dentro de la Población Mexicana​. Revista de
Psicología Iberoamericana, 17 (1), (enero-junio), 38-47.
4. Gondonneau, Jean. ​La fidelidad, la infidelidad.​ Editorial Kairos . Barcelona pág
109-125.
5. Varela, Magdalena. ​Estudio sobre la infidelidad de la pareja. Alternativas en
Psicología. Revista Semestral. Tercera Época. Año XVIII. Número 30. Febrero - Julio
2014.
6. Young, Iris. (2005). ​Vida política y diferencia de grupo: una crítica del ideal de
ciudadanía universal. En Perspectivas feministas de teoría política. Barcelona:
Paidós.
7. Millet, Kate. (2000). University of Illinois Press. ​Sexual Politics. Two: Theory of sexual
politics.
8. Fast, Julius. ​La incompatibilidad entre hombres y mujeres. ​Editorial KAIROS.
Barcelona, 1972. pag 59-81
9. Rostagnol, Susana. ​Representaciones y prácticas sobre sexualidad y métodos
anticonceptivos.Hombres de sectores pobres urbanos. D ​ isponible en
http://www.unesco.org.uy/shs/fileadmin/templates/shs/archivos/anuario2002/articulo_
03.pdf