Вы находитесь на странице: 1из 72

ÍNDICE

PÁG.

DÍA 1 El primer milagro de Jesús 1

DÍA 2 Los religiosos también pueden ser felices 5

DÍA 3 Ríos de agua viva 11

DÍA 4 Los ricos también lloran 18

DÍA 5 ¿Quieres ser sano? 25

DÍA 6 Lo poco en las manos de Dios es mucho 29

DÍA 7 No temas 35

DÍA 8 Vete y no peques más 40

DÍA 9 Ve y lávate 45

DÍA 10 Jesús, él buen pastor 48

DÍA 11 Jesús, la resurrección y la vida 53

DÍA 12 Jesús, la vid verdadera 61


Impreso en la: Universidad Peruana Unión,
Centro de Aplicación Editorial Unión
Km 19 Carretera Central, Ñaña, Lima–Perú
Teléfonos: (01) 618-6300 – 618-6301 Fax: (01) 618-6339- 618-6354
R.U.C. 20138122256

JOB 25578-19 UNIÓN


E-mail: ventas@imprentaunion.com

Hecho en el depósito legal en la Biblioteca Nacional del Perú N.°2019-08190

Impreso en el Perú
Printed in Peru

Junio 2019
1 DÍA 1

EL PRIMER MILAGRO DE JESÚS


“Y fueron invitados también a las bodas Jesús y sus discípulos.
Y faltando el vino, la madre de Jesús d�o: �o tienen vino”
(Juan 2:2, 3).

El texto: Leemos Juan 2: 1- 12

INTRODUCCIÓN:
Vivimos en tiempos muy complicados. A diario somos testigos
de familias que se destruyen, los divorcios son más comunes en
la actualidad, las in�delidades y los matrimonios están de capa
caída. La pregunta es, ¿hay solución para los matrimonios que
están a punto de quebrarse? ¿se puede hacer algo por un
matrimonio donde el amor y la armonía es solo un recuerdo
lejano de lo que pudo ser la etapa del noviazgo? ¿es posible soñar
con que los problemas que atraviesa mi matrimonio tendrán
solución?

El capítulo 2 del evangelio de Juan nos presenta el primer


milagro de Jesús sobre un matrimonio. ¡Leer esto es realmente
extraordinario! Jesús pudo realizar cualquier tipo de milagro y
en cualquier circunstancia, pero de manera sorprendente
escoge hacer este milagro sobre un matrimonio. Con ello nos
quiere enseñar que a Jesús le interesan los matrimonio, las
familias, las personas. Jesús inició su ministerio haciendo un
milagro en la vida de dos esposos.

Propósito del mensaje:


Jesús quiere hacer un milagro en los matrimonios, en las
familias y personas. Solo Dios puede darle solución a los
problemas y necesidades que tu matrimonio y familia puede
tener. Solo Dios puede tornar lo insípido en dulce y agradable. Y
ese Jesús quiere hacer hoy ese milagro contigo.
2

I. CUANDO FALTA VINO EN EL MATRIMONIO “Y FALTANDO EL


VINO” (v.3).
El matrimonio se estaba desarrollando de lo más normal.
Risas y alegrías por doquier. Todos felices y contentos. Sin
embargo, en plena �esta, el matrimonio se ve empañado por
la falta de vino. ¿Un matrimonio sin vino? Esto no es fácil de
imaginar. Es como pensar en un helado sin azúcar.
Lógicamente todos en el matrimonio se pusieron nerviosos.
El esposo y la esposa probablemente comenzaron a discutir,
¿qué pasó? A lo mejor la esposa le comenzó a echar la culpa al
esposo, o al revés. ¿Por qué no calculaste bien la cantidad?
¿Por qué no me d�iste que iban a venir tus amigos, o tus
familiares que no llegaron a con�rmar? Y quizás uno de los
dos d�o, ¿yo te d�e, pero no me hiciste caso.
Lo cierto es que el no tener vino en una �esta, en un
matrimonio era algo muy lamentable. Era entendible el
estrés muy probable de los invitados y los an�triones.

Aplicación: Los matrimonios en la vida real distan mucho de las


telenovelas o películas románticas de Hollywood. En la vida real,
los matrimonios tienen necesidades, sufren, lloran, y hasta se
divorcian.

II. C U A N D O FA LTA V I N O , FA LTA : A M O R , S A L U D y


PROSPERIDAD “NO TIENEN VINO” (v.3).
El vino tenía en los tiempos bíblicos un signi�cado triple,
signi�caba: “amor”, “salud” y “prosperidad”. Es decir, si no
había vino en un matrimonio, este carecía de esos tres
ingredientes: AMOR, SALUD y PROSPERIDAD. ¿Te imaginas
un matrimonio que no tiene amor, salud y prosperidad? Sin
esos ingredientes este matrimonio estaba condenado al
caos y al divorcio, muy probablemente.

Aplicación: Es posible que hoy esté hablando para un


matrimonio que siente la necesidad de amor. Ya han pasado
varios años desde aquellos días en que el amor brotaba por cada
3

poro del cuerpo. Hace mucho tiempo no escuchas palabras de


amor y sientes que el amor se está apagando. ¿Será que el amor
se ha a acabado? Tu esposo o tu esposa te ha dicho que el amor
que sentía por ti se ha muerto?

A lo mejor, en este lugar hay una persona que viva en un hogar, en


un matrimonio con alguien enfermo. La salud está deteriorada.
Tomas los medicamentos que te recetó el doctor y no sucede
mejoras. Has gastado en tratamientos y curaciones y no hay
recuperación.

Finalmente, es posible que estoy hablando a alguien que está


arruinado económicamente. Los préstamos en el banco y hasta
los usureros han hecho que tu economía sea cada vez más
agobiante. Las tarjetas de crédito no te dejan nivelarte
económicamente y a causa de esas deudas tú puedes ver cómo
se va destruyendo tu matrimonio, tu familia, tu vida.

III. CUANDO NO HAY VINO, LA SOLUCIÓN ESTÁ EN JESÚS


“HACED TODO LO QUE JESÚS OS D�E�E� (v.5).
Si la historia de las bodas de Caná terminaran aquí, la historia
sería de terror y trágica. Pero no, la historia tiene un �nal feliz
porque Jesús interviene. Y es que la Biblia nos dice que
Jesús hizo un milagro extraordinario en aquella boda.
Transformó el agua insípida, sin saber en un vino agradable y
dulce. Esto es lo maravilloso de Jesús, su poder en favor de
los seres humanos, en favor de las familias.

¿Qué hacer para recibir un milagro de Jesús?


Simple, según la Biblia: “Haced todo lo que Jesús os d�ere”.
¿Y qué nos dice el texto?
En primer lugar, invitemos a Jesús a nuestro matrimonio. Si
Cristo no es el centro de nuestro hogar no tendremos vino, es
decir: amor, salud y prosperidad.
4

En segundo lugar, necesitamos ser obedientes a los


mandatos de Dios. ¿Qué hubiera pasado si no hubieran hecho
caso cuando Jesús les d�o que llenaran las tinajas con agua?
Es por ello que necesitamos creer en Jesús aunque muchas
veces no logremos entenderlo.

Aplicación: ¿Cuántas lágrimas hubiéramos evitado si tan solo


habríamos obedecido a Dios cabalmente? ¿Cuántos
matrimonios infelices tendrían hoy una historia diferente si tan
solo hubiesen hecho caso a los consejos de la Biblia? Es posible
que estés pasando por problemas críticos con la salud, la
pérdida de afecto, quizás una in�delidad matrimonial, o una
crisis económica. Sabes, esto puede cambiar. Jesús también
quiere hacer un milagro en tu vida. Solo Jesús puede cambiar la
realidad que vives. Únicamente Jesús puede hacer milagros
contigo y para los que están contigo.

CONCLUSIÓN:
Todos quieren un matrimonio feliz y sin embargo, la gran mayoría
de matrimonios viven mal. Peleas, discusiones, problemas por
aquí y por allá. La pregunta es, ¿por qué? Aunque la respuesta
puede resultar lógica, es porque el enemigo quiere destruir los
matrimonios. El secreto, sin embargo, radica en que invitemos a
Jesús a nuestro matrimonio. Hagamos de Jesús el invitado
especial y más importante de nuestras vidas. Y, aunque haya
necesidades, las vamos a superar en el nombre de Jesús.
Llamado: No sé quién seas. No te conozco. No sé los problemas
que estés pasando a nivel familiar. Es posible que el vino esté
escaseando en tu matrimonio, el amor se ha apagado. Tu salud
está deteriorada, tu economía está en crisis. Tranquilo. No te
desesperes, hay solución. La solución está en seguir los
consejos de Jesús. La solución está Jesús.
Oremos.

Pr. Heyssen Cordero


Evangelista UPS
5 DÍA 2

LOS RELIGIOSOS TAMBIÉN PUEDEN SER


FELICES
Juan 3:1-15

INTRODUCCIÓN
1. Era una tarde calurosa de verano, y Patricia, una mujer joven
y culta, había hecho una cita con su consejero espiritual. Ella
sentía que no le encontraba sabor a la vida y deseaba
desahogarse. “Estoy hastiada —le d�o—; en este mundo no
existe la felicidad”. Al igual que muchos otros, Patricia
deseaba una vida mejor. “Nunca en mi vida he tomado una
buena decisión —siguió diciendo Patricia—. Cuando
contemplo mi vida retrospectivamente, lo único que
encuentro son problemas y dolores de cabeza, los que, estoy
completamente segura, son el resultado directo de mis
malas decisiones. A veces pienso, ¿qué tal si pudiera
cambiar mi vida, si pudiera borrarlo todo y comenzar de
nuevo?”

2. ¿Puede una persona cambiar de raíz?, “¿Será posible


comenzar de nuevo?” Posiblemente usted se haya hecho la
misma pregunta. Y si es posible, ¿cómo puede lograrse?
¿Cómo puedo comenzar de nuevo? La Biblia tiene una
respuesta para esta pregunta; es por eso que a la luz de la
Palabra de Dios descubriremos 2 ingredientes para ser
felices:

I. BUSCAR A JESÚS (1,2).


1. ¿Quién era Nicodemo?
a. Nicodemo signi�ca: "Vencedor del pueblo".
b. Fariseo: �liación religiosa y política.
c. Aferrado a la ley mosaica. Nicodemo buscaba la
salvación por obras.
d. Principal: Uno de los 70 miembros del Sanedrín Judío.
6

Pertenecía al consejo de gobierno de la nación. Era una


autoridad in�uyente, suprema. Destacado entre los
fariseos.
e. Era un hombre rico.
f. Erudito, conocedor de las Escrituras, "Maestro de Israel".
g. Hombre de edad adulta, maduro.
h. Insatisfecho de su teología. Había un vacío espiritual en
él.
i. Alto dignatario, hombre de leyes, pero pobre
espiritualmente.
j. ¿Sabía algo de Jesús? Sí.
k. Había presenciado algunos de sus milagros.
l. Había oído algunas de sus prédicas.
m. Presenció la expulsión de los mercaderes del Atrio del
Templo.
n. Estaba convencido de que Jesús procedía de Dios. (Juan
3:2).
o. Reconoció en Jesús a un maestro del cielo (Juan 3:2).

2. Vino de noche a Jesús


a. Sabía del lugar de retiro de Jesús, el Huerto de los Olivos.
b. Acudió en horas de la noche.

3. ¿Qué razones tenía para ir a oscuras?


a. Una medida de precaución, de seguridad para si. Que sus
colegas no lo vieran.
b. Era el mejor momento, de tranquilidad para estudiar la
ley.
c. Era cauteloso de su reputación.

4. Un día Nicodemo venció sus prejuicios.

5. Su sed espiritual pudo más que las barreras sociales.


7

6. "...Nicodemo ocultó la verdad en su corazón, y durante


tres años echó muy poco fruto aparente. ...Por un
tiempo, Nicodemo no reconoció públicamente a Cristo,
pero estudió su vida y meditó sus enseñanzas. En los
concilios del Sanedrín, estorbó repetidas veces los
planes que los sacerdotes hacían para destruirle...La luz
de aquella entrevista secreta iluminó la cruz del Calvario,
y Nicodemo vio a Jesús el redentor del mundo." DTG.,
148: 1,2.

Aplicación:
1. Hay en el mundo muchas personas que aman a Jesús
conocen de Él, de la Biblia y la verdad, pero se cuidan de sus
amistades, piensan que van hacer el ridículo ante ellos.
Temen el "qué dirán".
2. Pero un día vencen todos sus prejuicios y deciden acudir a
Jesús, aprender de la Biblia y establecer una relación con
Dios.
3. Esta es su oportunidad de oro, de salvación.
4. Un día estas personas son felices, encuentran la paz, se
realizan, y un gozo supremo embarga su alma.
5. El alma humana es como un vaso vacío que sólo se llena con
la verdad, con Dios.
6. San Juan 6:35 dice: El que en mí cree no tendrá hambre, no
tendrá sed jamás. (Jn. 7:37-38).
7. Busca a Jesús, aunque sea de noche; pero, búscalo y
encontrarás la verdadera felicidad.

II. NACER DE NUEVO (3-15).


1. Nicodemo comenzó el diálogo:
a. Rabbí, "Excelencia", trato diplomático.
b. Lo ensalzó como maestro de la ley, de la justicia, de la verdad.
c. Nicodemo intentó una discusión de segunda o tercera
importancia.
8

d. Jesús no entró en el desvío de Nicodemo.


e. Fue al "grano", al punto.
f. Puso el foco en la necesidad real de Nicodemo: su salvación.
g. Si quieres "ver" (entrar) en el reino de Dios, tienes que nacer
de nuevo".
h. No se trataba de un nacimiento físico natural.
i. Se trataba de una experiencia espiritual, interna.
j. Esa experiencia espiritual se evidencia en el "nacimiento de
agua".
2. Nacimiento espiritual, conversión, por obra del Espíritu
Santo.
a. Signi�ca arrepentimiento de la vida de pecado.
b. Abandono, "romper" con esa vida pasada.
c. Seguir a Jesús, ser su discípulo.
d. Hacer las obras de Jesús, con fe y amor.
e. Cambio radical, interno.
f. Recibir a Cristo en el corazón, en el alma.
g. Tomar a Jesús como nuestro modelo de vida, de �losofía, de
actitudes.
h. Amar su iglesia, militar en ella.
i. Amar su segunda venida y prepararse para ese evento
glorioso. 5. 2 Cor. 5:17; Gal. 6:15. 34
3. Nacimiento del agua: El bautismo signi�ca:
a. Ser sumergido en el agua como testi�cación externa,
objetiva, de la entrega a Cristo.
b. Sellar un pacto de pertenencia y discipulado del Señor
c. Es señal de empezar una nueva vida con Cristo.
d. Marcos 16:16. Creer, bautizarse, salvarse.

4. "Después de la ascensión del Señor, cuando los discípulos


fueron dispersados por la persecución, Nicodemo se
adelantó osadamente. Dedicó sus riquezas a sostener la
tierna iglesia que los judíos esperaban ver desaparecer a la
muerte de Cristo. En tiempos de peligro, el que había sido
9

cauteloso y lleno de dudas, se manifestó tan �rme como una


roca, estimulando la fe de los discípulos y proporcionándoles
recursos con qué llevar adelante la obra del Evangelio..."
DTG., 148:3.

Aplicación:
1. Tener pasaporte, visa y dinero son por lo menos los tres
elementos indispensables para viajar a otro país. El
pasaporte y la visa son como la carta de presentación del
viajero.
2. ¿Cuál será la "carta de presentación" personal del viajero a la
patria celestial? El nuevo nacimiento, la conversión a Cristo.
3. El problema de Nicodemo era que necesitaba ese nuevo
nacimiento; pero, no sabía cómo hacerlo.
4. Dios tiene la solución para cada caso espiritual. Es obra del
Espíritu, es obra de la gracia, del amor de Dios.
5. Gal. 5:22-25. Los frutos del Espíritu Santo.
6. Tú y yo necesitamos ese nuevo nacimiento cada día.
7. Cada día debemos tomar a Jesús como nuestro Señor, guía,
líder, nuestro amigo.
8. Pablo d�o "cada día muero" (1 Cor. 15:31).
9. Pidamos a Dios la transformación total de nuestro ser,
pidámosle el bautismo espiritual cada día.

CONCLUSIÓN
1. Hay varios ingredientes que se necesitan para hacer el
concreto. Se necesita primeramente arena, cemento y agua.
Hay abundancia de arena en el desierto, pero el cemento no
aparece simplemente porque la arena está allí. Hay
abundancia de agua en el océano y abundancia de arena,
pero el océano no está lleno de cemento. De la misma
manera, para que una persona pueda ser feliz, debe buscar a
Jesús y nacer de nuevo a través del agua y del Espíritu.
10

2. Hoy el Señor te llama y te ofrece la felicidad eterna. ¿Lo


aceptarás hoy? ¿Hay alguien aquí que quiere ser bautizado y
ser feliz al lado de Jesús?
3. Venga pase hasta aquí y oremos.

Pr. Tonny Quispe


EVANGELISTA MLT
11 DÍA 3

RÍOS DE AGUA VIVA


“Más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed
jamás”
Juan 4: 1-26

INTRODUCCIÓN
Imagínate que te encuentras caminando bajo un sol muy intenso
y a la hora del medio día, deseas descansar y beber. ¿De qué
manera te aproximarías a un extraño para pedirle un vaso de
agua en un lugar que no conoces? No sé si alguna vez te viste en
la necesidad de solicitar algo a una persona que no conoces.
Sin duda, con el afán de calmar tu sed, encontrarías la manera de
hacerlo para satisfacer tu intensa sed. La historia de hoy nos
muestra a Jesús en una situación similar, y se presenta ante una
mujer como si desearía algo de ella, cuando en realidad era él
quien tenía algo mucho mayor para ella.

Propósito del mensaje


El propósito del mensaje de hoy es mostrar a Jesús como el agua
de vida que nuestros sedientos corazones necesitan.

I. ENCUENTRO EN EL POZO.
Jesús, continuando con la expansión de su ministerio decide
ir con sus discípulos de Judea a la región de Galilea. La
manera más corta de llegar de Judea hasta Galilea era
pasando por la ciudad de Samaria, este camino tomaba
alrededor de tres días. Pero existía, por rencillas políticas y
religiosas del pasado (2 Rey. 17: 24 -41), un odio terrible entre
judíos y samaritanos, que no querían ni encontrarse unos
con otros en el camino. Por tal motivo los judíos preferían
tomar una ruta más larga, de aproximadamente seis días de
camino, cruzando el río Jordán, subiendo por la parte Nor
Oriental y cruzando nuevamente al Jordán hacia la región de
12

Galilea, todo esto con tal de no verle la cara a un Samaritano.


Tras caminar unos 57 kilómetros aproximadamente desde
Judea hasta Sicar, una aldea de Samaria, vemos al Divino
��o de Dios, fatigado y sediento por el viaje, pues también
era verdadero hombre, podemos verlo sujeto a la fatiga
normal de cualquier caminante, además de ir a pie pues él y
sus discípulos no tenían animales de carga para
transportarlos en sus viajes misioneros, pues se hizo pobre
siendo rico (2 Cor. 8:9).

Aplicación
Al leer este relato, podemos verlo, sentirlo, tan semejante a
nosotros que es como si pudiésemos tocarlo, siendo como uno
de nosotros, pero es Dios entre nosotros. Eso es lo que hace a
Jesús único, sólo él puede entender nuestras necesidades,
porque es el único Dios que tomó nuestra humanidad sobre él y
puede entender cada una de nuestras necesidades.

II. ¿CÓMO TU SIENDO JUDÍO ME PIDES DE BEBER A MÍ QUE SOY


SAMARITANA Y MUJER?
Era el mediodía, hora del sol más intenso en el desierto,
cuando Jesús se sentó en el pozo. Jesús estaba solo, pues
sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar comida, sin
embargo había un propósito mayor en la soledad de Cristo en
este encuentro, él tenía una cita con una dama muy golpeada
por la vida que necesitaba desesperadamente de esperanza,
es por este motivo que “le era necesario pasar por Samaria”
(Jn. 4: 9).
Nadie va por agua al desierto al medio día pues el sol
calcinante del medio día atemoriza a cualquiera, pero esta
mujer, tal vez en su deseo de pasar desapercibida por los
demás iba al medio día, no imaginaba que ese día tendría un
encuentro que cambiaría su vida para siempre, se
encontraría con Jesús.
13

Fue el quien comenzó la conversación. Y curiosamente lo


hizo pidiéndole un favor: "Dame de beber". No cabe duda de
que en ese momento la mujer se sintió importante. Ella era la
que tenía los medios para sacar el agua del pozo. Es hermoso
notar que Jesús se acerca a los hombres con humildad, sin
tratar de impresionar al ser humano con su grandeza y gloria,
sencillo y humilde, una cualidad que todo h�o de Dios debería
poseer.
Ella le da una respuesta normal para el contexto reinante
entre judíos y samaritanos: ¡cómo tu siendo judío me pides a
mí que soy mujer samaritana”, pues estos no se cruzaban
palabra por el odio que existía entre ellos, además ella era
una mujer, y en la cultura de ellos solo el marido podría dirigir
palabra a su mujer en público, o por el prejuicio ella sería
considerada una ramera.

Aplicación
Cristo no reconoció las divisiones y enemistades entre los
hombres, ya sea que éstas tengan su origen en la raza, la religión,
el sexo o cualquier otro aspecto. La razón es que todos los seres
humanos estamos necesitados de salvación por igual, así que,
aunque "judíos y samaritanos no se trataban entre sí", Cristo
trató con todos ellos, por igual con respeto y amor, la salvación
es para todos, sin distinción.

III. SI CONOCIERAS EL DON DE DIOS Y QUIEN TE PIDE EL AGUA.


La mujer percibió que Jesús era diferente a los otros judíos,
pues él estaba dispuesto a acercarse a los samaritanos.
Jesús continúa la conversación diciéndole que tenía un agua
mejor que la de ese pozo y que él estaría dispuesto a
compartirla con ella. De esta manera, partiendo de algo
material como el agua, el Señor comienza a hablarle acerca
de las realidades espirituales: "el don de Dios" y "el agua viva".
“Si conocieras”, hay cierto toque de misterio que tiene como
14

�nalidad causar extrañeza en la mujer y obligarle a


re�exionar. Es una forma de incitar a la mujer para que haga
más preguntas y se siga interesando por lo que Jesús le
quiere decir.
Luego le habla del "don de Dios", porque la mujer desconocía
el regalo de Dios. Podemos imaginarnos algunos de sus
pensamientos en este momento: ¿En qué consistiría este
regalo? ¿Realmente Dios me quiere regalar algo? La vida es
tan dura... todo hay que ganarlo por uno mismo... todos me
traicionan…me resulta sospechoso que alguien me quiera
dar algo sin recibir nada a cambio...imaginen la escena, sin
duda esta pregunta tiene que haber despertado el interés de
ella.
Por último le habla de sí mismo: "si conocieras quién es el que
te dice: Dame de beber". Aunque ella no tenía ni idea, Jesús,
quien en aquellos momentos estaba hablando con ella, es el
regalo de Dios al mundo pecador.

Aplicación
En él, Dios ha manifestado toda su gracia, misericordia, justicia,
perdón, restauración a favor de todo ser humano, por más herido
o fracasado que estuviese en la vida, en Cristo está la respuesta
que puede satisfacer la Sed del alma.

IV. TU LE PEDIRÍAS Y EL TE DARÍA “AGUA VIVA”


¿En qué consiste esta "agua viva"?. Pues bien, el pozo de
Jacob junto al que estaban manteniendo su conversación se
llenaba con el agua de la lluvia que saturaba el terreno. Era
una especie de cisterna con agua buena, pero en ningún
caso podría compararse con el agua de un manantial que
brota constantemente �uyendo siempre fresca.
Todo esto era simplemente una ilustración de las verdades
espirituales que Cristo quería compartir con la mujer, que
�nalmente apuntaban a la vida eterna con todas sus
15

bendiciones inagotables, que refrescan el alma del pecador


sediento.

Aplicación
Esta "agua viva" está a la disposición de todos los hombres de
forma totalmente gratuita, pero sólo aquellos que la piden se
podrán apropiar de ella, pues es un don de Dios solo para
aquellos que estén dispuestos a beber de esa fuente que es
Jesucristo el ��o del Dios viviente.

V. SI BEBES DEL AGUA QUE YO TE DARE NO TENDRÁS SED


JAMÁS, DE TU INTERIOR BROTARÁN AGUAS DE VIDA
ETERNA
El ser humano tiene necesidades profundas que nada
material puede saciar. Y todos los que vivimos en
sociedades materialistas sabemos que es verdad. El hombre
de nuestros días se afana por poseer nuevas cosas en un
intento desesperado por llenar su vida pero sin llegar a
conseguirlo nunca. De hecho, cada vez necesita más cosas y
experiencias más fuertes para llenar el vacío que
constantemente está creciendo en él. Todos nosotros
deberíamos recordar siempre las palabras de Jesús:
"Cualquiera que bebiere de este agua, volverá a tener sed",
pero el que “bebe del agua que Jesús le dará, no tendrá Sed
Jamás”.
Sin duda ella habrá pensado en su propia realidad hasta este
punto de la conversación con Jesús. ¿Acaso se sentía
satisfecha con su vida? ¿No encontraba que su alma cada
vez estaba más sedienta? ¿No era cierto que la religión le
había dejado vacía y frustrada sin dar respuesta a sus
necesidades espirituales? Allí estaba ante el pozo del
patriarca Jacob, ¿y de qué le había servido beber de esa agua
por tanto tiempo? ¿En qué había cambiado su vida?
Todo le había salido mal, había fracasado en la vida, cinco
16

veces se había casado y tenido cinco maridos (, pero ninguno


le había funcionado, todos la abandonaron y traicionaron
(Jn. 4:16-18) ahora ya no creía en los hombres, todos le
habían traicionado, se sentía más sedienta y vacía que
nunca.

Aplicación
De aquí en adelante, su vida daría el giro de 360 grados que ella
necesitaba, se encontró con el único que puede saciar su sed, y
puede saciar tu sed y vacío en el corazón también si tú le abres el
corazón y le entregas tu vida.

VI. SEÑOR DAME DE ESA AGUA, PARA QUE NO TENGA YO SED,


NI VENGA AQUÍ A SACARLA.
Por �n las palabras de Jesús habían logrado despertar la
conciencia de la mujer, que en ese momento llega a pedir que
le dé esta nueva clase de agua. Sin embargo, parece que no
había escuchado las últimas palabras de Jesús: "una fuente
de agua que salte para vida eterna". Ella no dejaba de pensar
en el agua física, pero Jesús se refería a verdades espiritual
del río de agua viva en su interior que es la presencia del
Espíritu Santo que habría de morar en ella (Jn. 7: 37-39).

VII. CONCLUSIÓN
Ella pensaba en su propia comodidad al no tener que ir hasta el
pozo cada día a buscar el agua, pero el Señor le estaba
ofreciendo la vida eterna. La mujer samaritana es un buen
ejemplo de las di�cultades que el hombre natural tiene para
entender la Palabra de Dios, y de cómo Dios conduce hasta el
�nal al ser humano a la comprensión máxima de la revelación
que es tener un encuentro personal y transformador con Jesús,
el agua de vida.
17

LLAMADO
Todos los días iba con su cántaro vacío a sacar agua y volvía con
su cántaro lleno, pero su corazón, volvía siempre vacío, pero al
encontrarse con Jesús, por primera vez La mujer samaritana
tuvo un encuentro personal que transformo su vida, y que llenó
su corazón, por primera vez su corazón estaba lleno y saciado.
Lo primero que hizo fue ir corriendo a sus vecinos a contarles
todo lo que Jesús le había dicho y lo que hecho por ella, y muchos
de los samaritanos de allí vinieron a Jesús y creyeron en Jesús
por el testimonio y la vida transformada de esta mujer (Jn 4: 28-
42). ¿Deseas tu entregarle también tu vida a Jesús, recibir esta
agua de vida, saciar la sed de tu alma y ser una bendición para
otros y contar los grandes milagros que Jesús puede hacer en tu
vida?, amén! Oremos.

Pr. Enrique Cárdenas


Evangelista MPCS
18 DÍA 4

LOS RICOS TAMBIÉN LLORAN


Juan 4:43-54

Propósito
Mostrar que, en cualquier ámbito de este mundo, sea social,
económico, político, familiar, etc. No importa cuánto dinero o
poder tenga el ser humano. Todos estamos expuestos al
sufrimiento, dolor y miseria; pues vivimos en un mundo de
pecado.

Introducción
Versículo 43:
Jesús acababa de pasar dos días en Samaria, y ahora va hacia
Galilea. El tiempo en Samaria fue espectacularmente exitoso.
Parece que toda la ciudad de Sicar se estaba volviendo a Jesús
como Mesías y Salvador del mundo. El enfoque allí no estaba en
su poder para obrar milagros, sino en su palabra. Nosotros
mismos le hemos oído, y sabemos que éste es en verdad el
Salvador del mundo (Jn 4:42). Esta es una respuesta mejor que
cualquiera que Jesús haya recibido de su propio pueblo judío.

Galilea es el lugar donde Jesús creció en Nazaret. Cerca de 16 km


al norte de Nazaret se encontraba Caná, donde Él convirtió el
agua en vino (capítulo 2), y cerca de 24 km al Este de Caná estaba
Capernaúm, donde vive el o�cial con el h�o enfermo que narra
esta historia. Así que Galilea es, en un sentido especial, la tierra
de Jesús. Él está dejando Samaria, que no es su tierra, y va hacia
el lugar donde vivió.

1. Ahora, este es el primer detalle extraño que necesita ser


aclarado. El versículo 44 comienza con la frase Porque,
implicando que este versículo es una razón por la cual Jesús
va hacia Galilea. Después de los dos días, salió de allí para
Galilea.
19

Porque Jesús mismo dio testimonio de que a un profeta no se


le honra en su propia tierra. Así que Juan estaba diciendo que
Jesús va, intencionalmente, hacia donde es menos honrado
que en Samaria. Él vuelve nuevamente a su propio pueblo,
sabiendo que ellos no le comprenden y no le honran por quien
es.
Esto no es nuevo. Juan 1:11 establece el principio de esta
estrategia: A los suyos vino, y los suyos no lo recibieron. De
modo que el argumento del versículo 44 nos parece extraño
(irá a un lugar, porque allí probablemente le malinterpretarán
y rechazarán), pero no era extraño para Jesús. Era parte del
plan desde el principio. Jesús tiene la intención de continuar
ofreciéndose a los suyos, y en general, los suyos no le
recibirán. Al �nal, le matarán. Que es la razón por la que vino.

2. El segundo detalle extraño que necesita ser explicado es que


el versículo 44 nos conecta con lo que sigue. Él va a Galilea, a
su propio pueblo, porque no espera honra allí. Ahora,
versículo 45: Así que cuando llegó a Galilea, los galileos le
recibieron. No es lo que esperábamos. Según el versículo 44,
ellos debían deshonrarle. ¿Cómo puede decir Juan: a un
profeta no se le honra en su propia tierra. Así que... los
galileos le recibieron"? Hay una forma de recibir a Jesús que
no tiene verdadera honra para su persona. Es solo un interés
en señales y maravillas.

3. En la Biblia encontramos ejemplos de personas que


aceptaron falsamente a Jesús, 1)en Juan 7:3-5, sus
hermanos le d�eron: Sal de aquí, y vete a Judea para que
también tus discípulos vean las obras que tú haces. Porque
nadie hace nada en secreto cuando procura ser conocido en
público. Si haces estas cosas, muéstrate al mundo. Porque
ni aun sus hermanos creían en El.
20

Así que ellos creían que Él podía hacer milagros. Y ellos


anhelaban que mostrara estos milagros al mundo. Pero Juan
dice, en el versículo 5, que ellos hablaban así Porque ni aun
sus hermanos creían en Él. Él vino a los suyos (a sus propios
hermanos) y no le recibieron. Oh, ellos creían que le
aceptaban, como también la gente de Galilea piensa que
recibe a Jesús, pero no le comprendían. No tienen ojos para
ver. Y no le honran, aunque le exaltan grandemente como
obrador de milagros.

Es lo que estamos viendo en Juan 4:45-48: le recibieron. Sí,


pero luego dice: pues habían visto todo lo que hizo en
Jerusalén durante la �esta� porque ellos también habían ido
a la �esta. Le recibieron porque habían visto sus obras de
poder en Jerusalén. Jesús viene a ver a estas mismas
personas, y conocía cómo actuarían con Él. Y cuando Juan
menciona la llegada de Jesús a Caná, en el versículo 46,
dirige nuestra atención hacia el hecho de que este es el lugar
donde había hecho su primera señal en Galilea, al convertir el
agua en vino.

1. ENCUENTRO CON EL OFICIAL


El texto de Juan dirige nuestra atención lejos de la actitud de los
galileos buscando señales cuando nos dice que aparece el
o�cial al �nal del versículo 46. Pero no inmediatamente. De
hecho, aquí hará su mayor acusación a los galileos: Y había allí
cierto o�cial del rey cuyo h�o estaba enfermo en Capernaúm.
Cuando él oyó que Jesús había venido de Judea a Galilea, fue a su
encuentro y le suplicaba que bajara y sanara a su h�o, porque
estaba al borde de la muerte. Jesús entonces le d�o: Si no veis
(en plural) señales y prodigios, no creeréis (en plural).

Jesús no sólo se dirige a aquel hombre. Se dirige a todo el grupo


del que ha estado hablando, a toda la región de su propia tierra. Y
21

ahora dice, explícitamente, lo que hemos estado argumentando.


Versículo 48: Si no veis señales y prodigios, no creeréis. Ustedes
solo son buscadores de señales. Ustedes son adoradores solo
de señales. Dicen que creen, pero su fe (como la de los de
Jerusalén en Juan 2:23, y como la de sus hermanos en Juan 7:5)
no es una fe que realmente me honre. Podemos llamarle fe, pero
no es del tipo de fe que les une a mí como quienes me ven y
atesoran como ��o de Dios, lleno de gracia y verdad. De hecho,
es una fe que me deshonra. De modo que el versículo 48 es la
declaración más explícita de todas, junto al versículo 44, de que
un profeta no es honrado en su propia tierra.

¿Y qué podemos decir sobre este o�cial? ¿Estuvo él en la


multitud que creía pero no creía? ¿Creía como buscador de
señales, pero no como buscador de un Salvador? ¿Era un amante
del poder de Jesús, pero no un amante de su persona?

2. JESÚS PRUEBA AL OFICIAL


Indudablemente Jesús lo está probando. El o�cial está pidiendo
un milagro para su h�o moribundo en un medio donde la gente
disfruta ver milagros. Y parece estarlo pidiendo por la misma
razón que cualquier incrédulo que ama ver un milagro: tengo una
necesidad física, sánala. No pidió diciendo: tengo pecados,
perdónalos, y dame el poder de vivir para ti. Los incrédulos no
aman a Dios, le usan. Así que Jesús le dice simplemente al
hombre (dice que Jesús le d�o, versículo 48), que él y los galileos
eran buscadores de señales: Si no veis señales y prodigios, no
creeréis.

Fue una prueba, como la vez en que la sirofenicia rogó ayuda para
su h�a, y Jesús al principio la rechazó, pero resultó ser una
prueba (Mr 7:27). ¿Cómo responde el o�cial al rechazo de Jesús?
Ni siquiera responde. Simplemente repite su petición. Versículo
49: Señor, baja antes de que mi h�o muera. Ni Jesús ni Juan
22

hacen algún comentario sobre la sinceridad del hombre. Jesús


solo le da un regalo. Versículo 50: Jesús le d�o: Vete, tu h�o vive.
Juan dice (v. 50): Y el hombre creyó la palabra que Jesús le d�o y
se fue. Lo sorprendente en esto es que el hombre había pedido a
Jesús que bajara con él. Pero cuando Jesús, simplemente d�o:
vete, tu h�o vive, el hombre obedeció sin preguntar. Creyó y fue.
No insistió en ver el milagro. No se quejó porque Jesús no bajara
con él. Y sorprendentemente se fue, simplemente, creyendo,
dice Juan. Estoy inclinado a pensar que, en ese momento, al ver a
Jesús hablar tan soberanamente a pesar de las acusaciones,
algo se despertó en el hombre. Vio algo más que un obrador de
milagros

Entonces, al día siguiente llegó la con�rmación de la sanidad, a la


misma hora en que Jesús había hablado el día anterior. Y la
con�rmación restablece la fe del hombre, y toda su casa cree
también. Y mientras bajaba, sus siervos le salieron al encuentro
y le d�eron que su h�o vivía. Entonces les preguntó a qué hora
había empezado a mejorar. Y le respondieron: Ayer a la hora
séptima se le quitó la �ebre. El padre entonces se dio cuenta que
fue a la hora en que Jesús le d�o: Tu h�o vive. Y creyó él y toda su
casa (versículos 51-53).

Regresando, ¿cuál es la idea central de este texto? ¿Qué está


haciendo el escritor? Está repitiéndose una y otra vez.
Fundamentalmente, nos está mostrando la grandeza de Cristo
en este sorprendente milagro; pero, como parte del milagro,
Juan quiere ayudarnos a vencer los obstáculos para ver la gloria
de Cristo en el texto. Lo hace mostrándonos el tipo de actitudes
que impiden que las personas honren a Cristo.

Veamos, por tanto, esos dos propósitos con relación a nosotros:


primero, el tipo de actitudes que nos impiden ver y disfrutar la
gloria de Cristo, no sólo sus señales; y segundo, el milagro que
hizo, y lo que nos dice acerca de Jesús.
23

CONCLUSIONES:
Juan quiere que veamos que en la sanidad del h�o del o�cial del
rey hay un mensaje espiritual para cada uno. Quiere ayudarnos a
vencer el orgullo impulsos cegadores y que veamos la gracia y el
poder (la misericordia y la soberanía) de Jesús mientras sana al
muchacho moribundo.

1. Jesús, la expresión máxima de gracia


Primero, note la gracia del milagro. Jesús sana al niño aun en
una atmósfera de incredulidad. Lo primero que dice al o�cial
cuando ruega por su h�o es: Si no veis señales y prodigios, no
creeréis (versículo 48). Jesús no elogia al hombre o al pueblo
alrededor suyo. Se siente afrentado por la fe falsa que busca
milagros y que abunda en Galilea. Y en ese contexto, otorga el
don gratuito de la sanidad.

Y lo da a un hombre a quien nunca conoció, quien está


vinculado, de alguna manera, con la corte del malvado
Herodes Antipas, y quien nada dice sobre la persona o el
poder de Jesús. Sólo quiere que vaya con él.

En otras palabras, cuando Jesús decidió sanar a este


muchacho, lo hizo por gracia. No miraba al mérito de alguien,
o su abandono. Fue un don gratuito, por gracia. vimos su
gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y
de verdad... Pues de su plenitud todos hemos recibido, y
gracia sobre gracia. Si usted siente orgullo por alguna
relación, o sentido del derecho, no podrá verlo.

2. Jesús, sobrepasa las expectativas con su poder


Finalmente, Juan quiere que no sólo veamos la gracia de la
sanidad, sino su poder. El muchacho estaba muriendo por
una �ebre. El poder de Jesús para sanar es visto en el hecho
de que lo hizo con una simple palabra. Sólo d�o: Vete, tu h�o
24

vive (v. 50). Y en esa única palabra, cambió la química física


del cuerpo del muchacho.
El poder es visto en que la distancia no fue un impedimento.
El muchacho estaba a 24 km, en Capernaúm. Pudo haber
estado a 24 mil km. No hubiera importado. Cuando Jesús
habla con autoridad, no hay limitaciones de espacio para su
poder.
Y el poder de su sanidad es visto en el hecho de que fue
inmediata. Juan presta una atención especial a ese hecho.
Ellos dicen, en el versículo 52, que el muchacho se había
recobrado a la hora séptima, como a la 1:00 pm del día
anterior. Luego, Juan dice en el versículo 53: El padre
entonces se dio cuenta que fue a la hora en que Jesús le d�o:
Tu h�o vive.

LLAMADO
Un muchacho moribundo es sanado con una palabra, a la
distancia, al instante. Ese es el poder de Jesús. Gracia y poder.
Misericordia y soberanía.

Vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre. Pues de su


plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia. Oro para
que el Señor quite todo orgullo, todo sentido de derecho, toda
familiaridad cegadora, y nos revele la gloria de la gracia y el poder
de Cristo.

Mi amigo; si Jesús hizo esto con un hombre que no conocía,


¿crees que no podría hacer contigo grandes milagros?

Pr. Daniel Solano


Evangelista APC
25 DÍA 5

¿QUIERES SER SANO?


Texto de estudio: Juan 5:1 - 15

I.INTRODUCCIÓN:
Un paralítico llevaba treinta y ocho años esperando la sanidad.
Nadie lo había ayudado a llegar hasta el movimiento del agua que
traía sanidad para aquél que llegara primero. Jesús se entera de
que este hombre está allí, y decide intervenir. No hay duda de
que en treinta y ocho años este hombre tiene que haber pasado
momentos de soledad, dolor, quebranto, desesperanza y
tristeza, esperando por la sanidad. Estos treinta y ocho años
representan los días, semanas, meses y años que muchos de
nosotros también hemos estado luchando con situaciones que
han trastocado nuestra salud física, mental, espiritual y de
relaciones. Si pudiera imaginarme la escena, Jesús ve a este
hombre en medio de esa gran multitud y se acerca con una
mirada de compasión, misericordia y amor. Para aquellos de
nosotros y nosotras que todavía buscamos la contestación a la
pregunta de si Dios desea sanarnos, aquí tenemos la respuesta:
Jesús se acercó al hombre con la intención de sanarle, no de
juzgarle o de condenarle. Dios desea la sanidad para cada uno de
nosotros y nosotras.

II. MILAGROS EN BETESDA


Ese día, cuando Jesús entró por la Puerta de la Ovejas, al borde
del estanque había muchos enfermos: ciegos, cojos y
paralíticos, listos para lanzarse al agua cuando se agitara. Un
hombre atrajo la atención de Jesús. Inválido, desanimado, triste.
Tirado en el suelo, sin ninguna esperanza de sanidad. Estaba allí
con el mismo objetivo de los demás. Pero ese objetivo de salud
había perdido todo el poder de energizar su voluntad. Había
sufrido 38 años, casi toda su vida y sin esperanza. Allí es cuando
Jesús aparece y sintió compasión por él.
26

III. ¿QUIERES SER SANO?


Ya olvidado de todo lo que se relacionaba con él, por la
impotencia y la desesperanza, volvió a pensar en sí mismo. Pero
no consiguió que cuerda alguna de optimismo sonara en su
interior. Sólo vacío. Una especie de angustia realista con ningún
asomo de esperanza. Completamente resignado a su suerte, le
respondió: Señor, no tengo a nadie que me empuje al estanque
cuando se agita el agua y, cuando trato de hacerlo por mí mismo,
otro entra primero.

“Levántate”, le ordenó Jesús. Su voz era �rme, pero gentil,


bondadosa. “Toma tu camilla y anda”, completó. El hombre sintió
la orden dentro de sí mismo. Lo que estaba muerto en él revivió.
El tiempo largo y penoso se esfumó como un siseo del olvido.
Con obediente resolución, tomó su camilla y, con paso �rme,
sintiendo el milagro, se fue por el camino. Era una persona
nueva. Nada de sus 38 años de sufrimiento quedaban en él. El
sólo era futuro. Vida. Toda la vida, la vida eterna. ¿Qué más podía
desear? Pero la dicha sin problemas parece no existir en el
mundo.

APLICACIÓN:
¿Cuántos nos identi�camos con este hombre? Es posible que al
igual que aquel hombre, decisiones que hayamos tomado
nosotros, decisiones que otros hayan tomado, o simplemente
por circunstancias que no podemos entender, estamos
necesitando sanidad. Lo que a mí me parece extraordinario, es
que Jesús no le cuestiona al hombre las razones por las cuales
está allí, no lo condena, y no lo juzga, sino que se acerca para
sanarle.

IV. EL SÁBADO, ¿UN PROBLEMA O UNA IDENTIDAD?


Ese día, el día de la curación, el día en el cual el paralítico llamado
se fue cargando su camilla, era sábado. ¿Problema o identidad?
27

Los enemigos de Jesús lo vieron como problema, y muy grave


“Hoy es sábado”, le d�eron;” está prohibido que cargues tu
camilla. El hombre curado salió del aspecto legal que tenía su
acto y se concentró en Jesús. “El que me sanó”, d�o, “mi salvador,
me ordenó: Recoge tu camilla y anda”. ¿Quién es el que
realmente posee la autoridad? ¿Los rabinos comentadores de la
Ley o el que me restauró a la vida, mi salvador?

El sábado no era un problema legal; era un asunto relacionado


con la identidad de Jesús. Al igual que, en tiempos antiguos, el
sábado había identi�cado al Dios de Israel. Cuando Jehová
estaba dando instrucciones a Moisés acerca de la construcción
del Tabernáculo del Testimonio les d�o: “Tu hablarás a los h�os
de Israel, diciendo: en verdad guardarán mis sábados, porque es
señal entre mí y ustedes, para que sepan que yo soy Jehová que
los santi�co”. (Éxo. 31:14,17)

Jesús no era un transgresor del sábado; se relacionó con los


pecadores, en sábado, para salvar a los perdidos y para
santi�carlos. El paralítico sanado lo entendió tan bien que
inmediatamente fue hacia donde estaban los enemigos de
Jesús, para informarles quién lo había sanado. De hoy en
adelante, el paralítico sanado debía entender la manera correcta
de vivir frente al futuro cuando Jesús le d�o, “ya estás sano. No
vuelvas a pecar, no sea que te ocurra algo peor”. Su rol de
santi�cador es claro.

APLICACIÓN:
La sanidad es un proceso que inicia en Dios, en su misericordia y
amor hacia cada uno de nosotros y nosotras, pero nosotros
necesitamos abrirnos a esa sanidad. La pregunta de Jesús es
una muy válida. No todos los seres humanos nos abrimos a la
sanidad de Dios, lamentablemente. Aun en los momentos de
mayor dolor, nos cerramos al toque sanador de Jesús. ¿Cómo es
que alguien se puede cerrar al toque sanador de Jesús?
28

V. LLAMADO
Tomar la decisión de sanar es una decisión de fe, que trae vida y
plenitud. Tomar la decisión de sanar es seguir las instrucciones
del autor del libro de Juan: la fe en Jesús que trae plenitud de
vida. Sanar es creer, y creer es vida. A mí me fascina Juan 5:17:
“Jesús les respondió: «Hasta ahora mi Padre trabaja, y yo
también trabajo.» Dios todavía sana. Hoy es un buen día para
tomar la decisión de dejar de luchar con Dios, dejar de juzgarnos,
dejar de vernos como víctimas, dejar el aislamiento, aceptar
nuestra realidad, creer que Dios está con nosotros y abrirnos a la
sanidad que Dios quiere darnos. ¿Quieres ser sano(a)? Ven
adelante porque quiero ponerte en las manos del sanador y de
nuestro Salvador. Amén

Pr. Edwin Chiroque


Evangelista MAC
29 DÍA 6

LO POCO EN LAS MANOS DE DIOS ES MUCHO


“Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de
los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido”
(Juan 6:13).

El texto: Leemos Juan 6:1-13.

INTRODUCCIÓN:
El ministerio de Jesús es sinónimo de vidas transformadas.
Varones, mujeres, jóvenes y ancianos, niños y adultos, ricos y
pobres, educados y analfabetos, todos, fueron impactados por
el poder de su amor. Nadie que tuvo un encuentro real con Jesús
quedó igual. La Biblia nos enseña que Jesús estaba interesando
en hacer el bien a las personas.

En ese contexto, Juan registra uno de los pasajes más


sorprendentes de su evangelio. La multiplicación de los panes
es probablemente una de las historias milagrosas de Jesús que
más gustan y se conocen de la Biblia. Y es con solo cinco panes y
dos peces, más de quince mil personas aproximadamente
fueron alimentadas por el poder de Dios. ¡Esto es realmente
extraordinario! ¡Milagro!

Propósito del mensaje:


El mensaje de hoy tiene como propósito mostrarnos que lo poco
en las manos de Dios es mucho, puesto a que no hay nada
imposible para Dios.

I. LOS PEDIDOS DE DIOS A VECES SON IMPOSIBLES “¿DE


DÓNDE COMPRAREMOS PAN PARA QUE COMAN ÉSTOS?”
(v.5).
La hora era avanzada. Ya era muy tarde. Según Mateo 14:15
“ya anochecía”, y la gente que había seguido a Jesús hasta el
30

lugar desier to, no había almorzado. Esto casusa


preocupación en todos los discípulos, y también en Jesús.
Sin embargo, Jesús dice: “¿de dónde compraremos pan
para que coman éstos?” (v.5) y el verso 6 revela que Jesús
hizo esta pregunta “porque quería probarles”.

La pregunta que nos podemos hacer es, ¿por qué Jesús les
pido algo sabiendo que era casi imposible su cumplimiento?
Es por ello que Felipe le responde: “Doscientos denarios no
bastarían para cada uno de ellos tomase un poco” (v.7).
Efectivamente, la respuesta de Felipe es muy lógica: 200
denarios no bastarían. Un denario en los tiempos bíblicos
equivalía a un jornal de trabajo. Por lo tanto, en nuestros
tiempos estaríamos hablando de 80 a 100 soles
aproximadamente o 28 a 30 dólares americanos en el mejor
de los casos. Por lo tanto, Felipe le está diciendo a Jesús: “Ni
16 soles o 20 mil soles podrían alimentar a 15 mil personas”.
Tenía razón. ¿Cuánto costaría alimentar a 15 mil personas en
nuestros tiempos?

Claramente Jesús estaba haciendo un pedido imposible


porque no se trataba de dinero, sino de dónde podrían
conseguir comprar 20 mil soles de pan. ¿Habría una
panadería cerca? ¿Un restaurant que tenga 15 mil raciones?
Era de�nitivamente, imposible.

Aplicación: En la vida, a veces vamos a sentir que Dios pide


cosas muy difíciles. Por ejemplo algunas personas
consideran que que es imposible, en pleno siglo XXI, que
podamos dejar de trabajar un día a la semana. Es una locura
pensar que guardar el sábado siendo que ese día es un día
muy bueno para los negocios, etc.
31

Del mismo modo, hay quienes creen que es imposible ser �el
a Dios en medio de tanta corrupción. Por ello cuando leen en
la Biblia que deben ser �eles a sus esposas, muchos dicen
que es muy difícil. O cuando leemos en la Biblia que debemos
entregar a Dios el 10% de nuestras ganancias, algunos
consideran que es un desperdicio porque con tantas deudas
es imposible vivir dando a Dios nuestro dinero.

II. LO POCO EN LAS MANOS DE DIOS ES MUCHO “RECOGIERON,


PUES, Y LLENARON DOCE CESTAS DE PEDAZOS” (v. 13).
Cuando parece que no podemos cumplir con los pedidos de
Dios pero estamos dispuestos a dar todo de nosotros. Lo
poco o lo mucho, entonces Dios puede obrar en nosotros y
hacer un milagro. Así es la dinámica de Dios. Jesús sabía que
lo le pedía a Felipe y a sus discípulos era humanamente
imposible. Jesús sabía que haría un milagro pero les pide a
los discípulos para que ellos se den cuenta que solos no
pueden. Por más dinero que tenían, ni el dinero es su�ciente
muchas veces para solucionar algunas necesidades. Se
necesita de Dios.

Es por ello que Andrés busca y en toda la multitud encuentra


a “un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos
pececillos” (v. 9). Y después de orar, los panes de
multiplicaron en gran manera y tanto así que, todos fueron
saciados. Más de 5 mil varones, sin contar mujeres y niños,
es decir, unas 15 mil personas a más aproximadamente
fueron testigos de un milagro de Dios.

Si en esos días hubiera habido televisión o redes sociales


seguramente sería una noticia viral. Jesús alimentó a más
de 15 mil personas. ¿Quién puede hacer tal cosa? Dios lo
puede.
32

Ahí donde el ser humano no puede por sus limitaciones.


Cuando tú y yo somos incapaces para darle solución a los
problemas de salud que aquejan tu hogar, o cuando los
bancos llaman y llaman queriendo que pagues tus letras
atrasadas, es ahí cuando Dios te puede demostrar que si tan
solo entiendes que Dios puede hacer lo que nadie puede
hacer. Es por ello que debemos poner a Dios como el único
que puede las cosas imposibles.

Aplicación: No se trata de lo tengas o cuánto tengas. Se trata de


cuánto estás dispuesto a dar. Si tú quieres ver los milagros
de Jesús en tu vida debe estar dispuesto a dar todo de ti.
Todo. No te conformes con dar lo que te sobra o lo que no
interesa, sino con dar todo lo que tienes. Si eso es poco o
mucho, no importa, pero debes dar todo. Y cuando hagas
eso, verás cómo Dios bendice. Verás como Dios hace
maravillas, puesto a que en las manos de Dios lo poco es
mucho, y lo mucho es muchísimo.

¿Cuánto tienes? ¿Qué tienes? Hoy puedes dar a Jesús todo lo


que tienes y verás como Dios hace milagros. ¿Estás orando
por un milagro? ¿Quisieras que Dios haga un milagro en tu
esposo, tus h�os, tu salud? Entonces entrega a Jesús todo
lo que tengas. Y amigos, no me estoy re�riendo al dinero,
sino a todo tu corazón, toda tu vida.

III. CUANDO DIOS BENDICE LO HACE HASTA QUE SOBRE Y


ABUNDE “Y LLENARON DOCE CESTAS DE PEDAZOS, QUE
DE LOS CINCO PANES DE CEBADA SOBRARON A LOS QUE
HABÍAN COMIDO” (V.13).
Después de la alimentación de las 15 mil personas
aproximadamente, dice la Biblia que “llenaron dice cestas de
pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron”.
Minutos atrás no había su�ciente comida para la multitud,
33

pero ahora nos damos cuenta de que sobra alimento para


dicha multitud. ¡Qué extraordinario!
¿Qué pasó? Cuando creemos en Dios. Cuando el ser humano
reconoce que no puede y cree en que Jesús hará maravillas
con lo poco o mucho que le demos, esto es lo que ocurre.
Dios bendice hasta que sobre y abunde.
Malaquías 3:10 dice que Dios quiere bendecirte “hasta que
sobre y abunde”. Y es que tenemos un Dios que quiere
bendecir a sus h�os, a su pueblo que cree en Él hasta sobre y
abunde. Solo tenemos que creerle.
¿Qué hacer para recibir un milagro de Jesús?
Dar todo lo que tienes. Lo poco o lo mucho en las manos de
Dios es más. Hasta que sobre y abunde. No hay duda de eso.

Aplicación: Hay ocasiones en la vida en que sentimos que el


dinero no alcanza. Trabajamos prácticamente todo el día y
parte de la noche para tener más ingresos y cuando llega el
dinero a nuestras manos se nos va como agua entre los
dedos. Vivimos a las justas. De adelantos y créditos. ¿Por
qué? Es posible que no estemos poniendo a Dios en primer
lugar. Es posible que no estemos siendo bendecidos por
Dios y estemos viviendo a penas por su misericordia. Pero
ahí viene Jesús a decirte que si confías en Él, si le entregas lo
poco o lo mucho que tengas, Dios hará maravillas. Dios te
bendecirá hasta que sobre y abunde.

CONCLUSIÓN:
El secreto para ver un milagro realidad en tu vida es con�ar en el
poder de Dios. Entender que hay cosas en la vida que necesitan
solo de un milagro de Dios. ¿Tu esposo o esposa no cambia a
pesar de que te promete vez tras vez que lo hará? ¿Haz visitado
psicólogos, curanderos, esotéricos y hasta a los expertos para
salvar tu matrimonio, tu economía y tu salud y no ves solución?
Recuerda que solo Dios puede hacer lo que el ser humano ya no
34

puede. Pero debes estar dispuesto a hacer lo que Dios te dice:


Entrega todo lo que tengas.

Llamado:
Solo tú y Dios sabe qué es lo que necesitas. Y es posible que aún
así, ni siquiera tú mismo sepas lo que necesites en realidad.
Puedes estar buscando cosas pensando que las necesitas y a
decir verdad ni siquiera las necesitas. Entonces, ¿por qué no le
entregas todos tus pesares, tus necesidades a Jesús? Hoy es el
día. Hoy puedes ser bendecido hasta que sobre y abunde.
Oremos.

Pr. Heyssen Cordero


Evangelista UPS
35 DÍA 7

NO TEMAS
Juan 6:16-21

INTRODUCCIÓN
Cuenta la historia que un día hubo una exposición de cuadros de
pintores de renombre, aquel día la presentación �uía con
normalidad hasta que los evaluadores de las pinturas prestaron
atención a un cuadro cuyo título era “Tempestad”. Llamaron a
autor del cuadro le increparon que el titulo no coincidía con lo
que se veía en el cuadro. Aquel pintor d�o: efectivamente el mar
esta calmado, hay gaviotas volando plácidamente, el sol esta
radiante, el cielo está tranquilo, las personas en el barco están
celebrando, pero (hizo una pausa), fíjense en las ventanas debajo
de las personas. Y eran efectivamente ventanas pequeñas como
una especie de celdas donde había personas de color para ser
llevados como esclavos, y aquel pintor d�o allí está la tempestad!

Propósito del mensaje


Ala luz del pasaje bíblico el propósito de este mensaje es
llevarnos a con�ar más en Dios creyendo en sus promesas.
Tomar la decisión de hacer de Jesús nuestro amigo en el día a día
entregándole nuestra vida a él.

A. Las tormentas de la vida (16–18)


1. El relato comienza diciendo que era de noche (16) cuando
descendieron al mar. La noche tiene muchos signi�cados
en la vida del ser humano. Cuando hablamos de “oscuridad”
viene a nuestra mente el temor, o el �nal de nuestras
actividades muchas veces sin esperanza. Esta idea se
reitera en el versículo 17, “estaba ya oscuro.”

2. La biblia menciona que los discípulos descendieron al mar


(16). Como siempre había muchas cosas que pensar y contar
después de ver los milagros y escuchar las palabras de
36

Jesús. La �gura del mar en la biblia por lo general nos habla


de las multitudes de gentes que habitan en este mundo. (Ap.
17:1,15). Eso quiere decir que aunque los discípulos habían
pasado un día contemplando la gloria de Dios a través de
Jesús, ellos debían descender al mar. A decir debían volver a
sus actividades cotidianas en un mundo de dolor,
sufrimiento y lleno de pecado. Justamente el libro de Juan
17:11 Jesús ora para que el Padre proteja a sus discípulos y
los que habían de creer en él.

3. Los discípulos entraron en una barca (17a) y se dirigieron


hacia Capernaum. La barca puede representar aquello con
lo que enfrentamos la vida, puede ser nuestro trabajo,
estudios, familia, amigos etc. Todas aquellas cosas con las
cuales nos relacionamos y nos hacen sentir cómodos e
incluso moldean nuestra vida. El problema radica cuando
todas estas cosas se convierten en prioridad en nuestra vida
dejando a Jesús de lado.

4. Precisamente cuando otras cosas ocupan el primer lugar


quedamos expuestos como los discípulos pues Jesús no
estaba con ellos (17b). A diferencia de otras ocasiones no
contaban con la compañía de su maestro y lo más duro era
adentrarse al mar sin su compañía. Muchas personas
caminan por el mundo de esta manera, se desesperan, se
deprimen y cuando las tormentas de la vida golpean sus
vidas se sumergen en lo profundo del pecado.

5. Todo este contexto tiene como clímax una tormenta que se


describe con, un gran viento (18). De la misma forma que
nadie se convierte en homicida de la noche a la mañana, o se
sumerge en la in�delidad de un día para otro. El pecado tiene
la propiedad de colocarnos en un punto donde somos
vulnerables y es allí donde el remordimiento, el desaliento y
37

la desesperanza toman el corazón del hombre. (Sal. 32:3,4)


Sin embargo siempre existirá esperanza para quienes
claman a Dios. 61:2–3; Jer. 16:19).

B. La lucha frustrante (19)


1. Un punto a considerar es que ya solos en medio del mar y la
tormenta, luchaban remando su barca. El relato menciona
que remaron unos cinco kilómetros en medio de la
tormenta, muy posiblemente en medio de la desesperación,
el temor de morir. Esto los llevo a intentar dominar la barca
para no naufragar en medio de la tempestad. Es seguro que
hubo mucho esfuerzo por parte de ellos y basándose en su
experiencia trataron de salir pero sin éxito. De la misma
forma el ser humano cuando se encuentra en medio de los
problemas siempre procura enfrentarlos con los recursos
que tiene, basados en su experiencia pero el �nal sigue
siendo el mismo, sin esperanza.

2. En reiteradas ocasiones la biblia nos presenta lo ine�caz de


luchar solos frente al pecado. Como seres humanos
buscamos solucionar nuestros problemas solos,
intentamos apaciguar nuestra vergüenza y temor solos pero
todos terminamos frustrados porque volvemos en la misma
condición y aun peor de la que nos encontrábamos (Gen.
3:7).

C. Con Jesús en la tormenta (19–21)


1. Luego de haber remado durante cinco kilómetros, vieron a
Jesús quien andaba sobre el mar y se acercaba a la barca
(19). Cuando posiblemente las fuerzas se acababan y el
ánimo decaía producto de la desesperación, Jesús se
presenta caminando en medio del mar turbulento. La
dirección no podría ser otra que la barca donde yacían sus
amigos, sus discípulos. Que hermoso es saber que desde el
38

principio es Dios quien siempre toma la iniciativa para


salvarnos (Gen. 3:9, 15,21) Que maravilloso es saber que
aunque seamos nosotros mismos hayamos luchado solos
nuestras tormentas, sea el mismo Jesús que extiende su
mano redentora para ayudarnos. No solo con el poder de su
palabra sino con su misma presencia en nuestras vidas.

2. En medio de la tempestad la presencia de Jesús caminando


en el mar, por un momento los discípulos tuvieron miedo
(19b), se turbaron y creyeron que era un fantasma (ver Mr.
6:49–50). De la misma forma muchas personas reconocen
que necesitan de Dios y que él es el único que los puede
ayudar, sin embargo sus deseos de conocer a Dios se
desvanecen por el que dirán las personas, o por si tendrán
que renunciar a algo que les gusta mucho. Son estos
temores que se convierten en barreras entre Dios y el
hombre, colocándolos en un lugar distante del único refugio
que podrían encontrar. (1 S. 2:2).

3. La tormenta pudo estar arreciando, el cansancio tal vez los


consumía, el temor embargaba sus pensamientos pero todo
eso no impidió que reconocieran la voz tierna de su maestro
“Yo soy, no temáis” (20). Es la misma frase que describe su
divinidad en el AT para liberar a su pueblo es la que usa para
aquietar a quienes están temerosos en el mar y las
tormentas de la vida, y dirigen a él su mirada de fe. (Mt. 8:26;
10:31; 28:5, 10; Lc. 12:32; Jn. 12:15.)

4. “Ellos entonces con gusto le recibieron en la barca” (21). Que


bendición es recibir a Jesús en los momentos más
angustiosos. Su presencia no solo trae seguridad y sino
también paz. Los discípulos no se conformaron con el
milagro, dieron un paso más y lo invitaron a su barca. (Ver
Sal. 23:4; 107:28–29). Nosotros también como h�os de Dios
39

precisamos dar ese paso de fe, a decir de entregarle nuestra


vida a Dios. Dejar que el entre en nuestras vida para gozar de
la plenitud de su presencia (Apocalipsis 3:20)

5. Pronto llegaron a destino, a la tierra adonde iban (21). Esto es


lo que sucede con aquel que deja que Jesús entre a su vida.
Jesús no solo calma la tempestad sino que está dispuesto a
emprender el viaje contigo y poder llevarte a buen puerto,
vida eterna. (Juan3:16) El destino es seguro (la vida eterna)
sólo con Cristo en la barca (1 Ti. 2:5).

CONCLUSIÓN
Aunque podemos reconocer que existe Dios la verdadera
diferencia se encuentra en tenerlo a él como centro de nuestras
vidas. Al estar en este mundo estaremos rodeados del dolor,
sufrimiento, enfermedades, tristezas sin embargo Jesús está
dispuesto hacer un milagro y terminar con la tempestad interior.

LLAMADO
Hoy es el día no solo de contemplar lo que Dios puede hacer por
ti, es el momento de entregarle tu vida a él, de salir de este lugar
con la certeza de su compañía. De ya no luchar solo sino de dejar
todo en las manos de Jesús. (Mateo 11:28)

Pr. Javier Torres


Evangelista MOP
40 DÍA 8

VETE Y NO PEQUES MÁS


Juan 8:1-11

INTRODUCCIÓN
En el pueblo judío se establecía una ley civil, que, si un hombre
comete adulterio con una mujer casada, ambos tendrían que
morir (Sanhedrin 11.1). En una oportunidad los escribas y fariseos
habían tramado un complot para hacer caer en error a Jesús,
trayendo a una mujer que habían sorprendido en adulterio al
frente de Jesús para que diera su opinión sobre esa situación. La
ley de Moisés menciona sobre el caso de adulterio de una mujer
casada, que se le dictamine la pena de muerte, sin embargo, no
se especi�caba la forma de ejecución. Aunque la Mishnah
(compilación de leyes judías orales) menciona una muerte por
estrangulación; y la ley habla de una ejecución por
apedreamiento. (Deut 22:23-24)

Los fariseos esperaban de Jesús, dos respuestas probables.


Cualquiera de las dos respuestas era una trampa para ÉL. Sin
duda, ellos conocían la buena voluntad que el Maestro tenía para
perdonar, esperando que recomendara la absolución para esta
mujer, y esto ocasionaría una acusación contra Jesús por hacer
a un lado la ley de Moisés; pero, si Él aprobaba que cumpla el
castigo de muerte, lo podían acusar de usurpar la autoridad de
Roma (quienes eran los únicos que determinan los juicios en
caso de pena capital)

Propósito del mensaje


El propósito del mensaje de hoy, es lograr que comprendas que
la salvación por la gracia de Dios está al alcance de todo ser
humano cuando se arrepiente y con�esa su pecado
reconociendo a Cristo como su Salvador personal.
41

I. EL QUE ESTE SIN PECADO, TIRE LA PRIMERA PIEDRA. (V. 7)


a. Jesús en vez de dar una respuesta a los fariseos, se dispuso
a escribir en el polvo de la tierra el pecado de cada uno de
ellos. (V. 6)
b. El pecado es transgresión de la ley, es ir contra la voluntad de
Dios, es negar a Dios en tu vida. El pecado es la
consecuencia de la desobediencia a la Palabra de Dios.
c. Según Deuteronomio 17:7, los testigos eran los primeros en
arrojar una piedra a los acusados, pero en esta ocasión no lo
hicieron. Jesús les pide: “el que esté libre de pecado que
arroje la primera piedra “.
d. Según Romanos 3:23, “todos hemos pecado”, no existe ser
humano alguno libre de pecado en este mundo. No podía
haber nadie frente a esa mujer acusándola, ni en ese lugar, ni
en cualquier parte del mundo.

Aplicación:
El pecado signi�ca apartarse de Dios, y en su Palabra
encontramos que todos somos pecadores. La única persona
que vivió en esta tierra y no pecó, fue Jesús. Ninguna criatura
tiene moral para señalar a otro por su pecado. Es por ello que
Jesús es la única persona que se acerca a ti para hablarte con
autoridad a dar solución al pecado que da vergüenza a tu vida, y
no con piedras, sino, con amor.

II. ¿DÓNDE ESTÁN LOS QUE TE ACUSAN? (V. 10)


a. Los fariseos estaban a la espera de lo que iba a decir Jesús.
En todo el testimonio bíblico no se registró a Jesús
escribiendo, más aquí se presenta el único caso donde se
describe a Jesús escribiendo en el polvo de la tierra los
pecados de los acusadores de aquella mujer. (DTG 425)
42

b. Cada testigo que acusaba a esta mujer con piedra en mano,


uno a uno tuvieron que ir abandonando la escena, antes de
ser descubiertos por sus pecados ocultos o por la
conspiración que habían preparado contra Jesús.

c. Ahora Jesús se dirige a la mujer con una mirada de


compasión. Esta mujer era culpable de una grave falta moral,
pero ella se dio cuenta que está delante del que la había
rescatado de la muerte. Jesús la miraba, no con los ojos de
los “testigos acusadores” que la habían tratado como un
objeto sin valor, sino como uno que la amaba a pesar de su
miseria. “…tardo para la ira, y grande en misericordia y
verdad” Exo 34:6

Aplicación
“¿Dónde están los que te acusan?” derrepente Jesús quiso
resaltar la importancia de la necesidad de saber que no interesa
cuán profundo has caído en el abismo del pecado, o ¿cuánto te
has alejado de Dios?, o ¿cuánto tiempo has pasado huyendo de la
presencia de Dios? Aquella mujer se pudo haber retirado del
lugar, pero se quedó, aunque los que la trajeron en contra de su
voluntad, se fueron. Pero ella no quería irse, en primer lugar, no
tenía nada que ocultar, todos sabían el ¿Por qué estaba allí de
pie?, en segundo lugar, ella se arrepintió porque ya no quería vivir
de esa manera y, en tercer lugar, ella estaba esperando porque
deseaba ser perdonada por Jesús. “No he venido a llamar a
justos, sino a pecadores para que se arrepientan”. Lucas 5:32

III. NI YO TE CONDENO, VETE Y NO PEQUES MÁS (V. 11)


a. “No envió Dios a su h�o al mundo para condenar al mundo,
sino para que el mundo sea salvo por Él” Juan 3:17
b. Llegaron las palabras de Jesús a los oídos de la nerviosa
43

mujer, como palabras de misericordia, en contraste con los


gritos de sus acusadores.
c. Jesús le indicó cuál era su mayor necesidad: El abandono
inmediato de sus pecados. No solo debía sentir dolor por su
pecado, sino que debía apartarse del pecado.
d. “Vete y no peques más”, es caminar con el propósito de no
pecar sin olvidar la promesa que tal vez nos equivoquemos
una y otra vez, pero Él nunca nos abandonará en el pecado. (1
Juan 2:1)
e. “Vete y no peques más”, tiene una orden de vivir en santidad;
pero sosteniéndose en su misericordia porque Él te ha
perdonado. (1 Juan 1:7)

Aplicación
La orden de Jesús “vete y no peques más” es la respuesta al
corazón desahuciado en el pecado. No existe mayor frase de
misericordia que esta. No importa cuán alejado estés de Dios,
puedes volver a sus brazos misericordiosos para encontrar
perdón.
Pero a pesar de ser una orden clara y �rme de no volver al
pecado, Dios vuelve a repetirlo cada vez que el pecador se
arrepiente de manera sincera para que encuentre consolación
en el Perdón. “si ustedes vuelven a Él, jamás los abandonará” 2
Cro 30:9

CONCLUSIÓN
1. Todos somos pecadores, y no podemos juzgarnos entre
nosotros mismos. Necesitamos presentarnos delante de
Jesús para acceder al genuino perdón. Es el Espíritu Santo
quien nos muestra el pecado, la vergüenza en la que hemos
caído por causa de ella y es Jesús quien viene a nuestro
rescate de nuestros acusadores. No agaches la cabeza,
aférrate a nuestro Salvador.
44

2. Cuando con�esas tu pecado permitiendo que Jesús


transforme tu vida, y no escondes nada, llega a ti una paz que
hace que los que te perturban o acusan como pecador, se
desaparezcan. “Por tanto, para que sean borrados sus
pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a �n de que
vengan tiempos de descanso de parte del Señor” Hechos
3:19
3. Dios no escatima esfuerzos para reencontrarse con su h�o
que se apartó producto del pecado. El arrepentimiento es
necesario para preparar el corazón para el perdón y no pecar
más. Santiago resalta la necesidad de mantenernos en
santidad para huir del pecado. “¡pecadores, límpiense las
manos! ¡Ustedes los inconstantes, puri�quen su corazón!”
Santiago 4:8
Pero a la vez se presenta como un Dios lleno de amor para
que, en tus caídas, Dios te levante con su misericordia. “El
Señor tu Dios es compasivo y misericordioso. Si ustedes
vuelven a Él, jamás los abandonará” 2 Crónicas 30:9.

Llamado
Hoy quiero hacerte una invitación, a que aceptes a Cristo como
tu Salvador Personal, el que sale a tu rescate cuando te señalan
por tus pecados, el que no te delata sino más bien, te libera del
pecado extendiendo su mano misericordiosa. El que jamás te
abandonará. Si hoy deseas entregar tu vida a Jesús ponte de pie.

Pr. Gino Pomacaja Espinoza


Departamental de Evangelismo MSOP
45 DÍA 9

VE Y LÁVATE
Juan 9:1-12

INTRODUCCIÓN:
Los milagros de Jesucristo, revelan y con�rman el poder de Dios
y el amor que tiene para sus h�os, en este relato Biblico Jesús
devuelve la vista a un hombre que nació ciego y éste es llevado
ante los fariseos, quienes se ofenden por este milagro y expulsan
al hombre de la sinagoga o templo; pero Jesús lo acoge, y el
hombre lo acepta.

¿Ha pensado sobre cómo sería ser ciego de nacimiento? Este


hombre nunca había visto la cara de sus padres o hermanos, su
casa, una �or, o un coche. Un día Jesús le encontró así. Vamos a
ver lo que sucedió.

Propósito del mensaje:


Aceptar y creer en Jesús como el restaurador y salvador, para
que creyendo, tengáis vida en su nombre.

LA CAUSA DEL SUFRIMIENTO ES EL PECADO: 9: 1-4


La causa de�nitica del sufrimiento es el pecado, que ha traído
violencia, la enfermedad y la muerte al mundo, el pecado querido
amigo siempre produce sufrimiento sin embargo, está bajo el
propósito soberano de Dios, que es capaz de usarlo para su
gloria.

En este relato vemos que los discípulos pensaban que era por
causa del pecado, sin embargo es allí donde el poder de Dios se
manifestó para que la gente conozca su poder y amor.
46

Nuestro Dios puede restaurar al ser humano caído, he conocido


personas postradas en cama, desauciadas por alguna
enfermedad terminal, quienes tuvieron en el corazón gozo y
amor para con Dios y la esperanza en que él podía hacer un
milagro en la vida de ellos.

LA CURACIÓN DE SU CEGUERA 9:6-7


Sin duda alguna la curación de este hombre es porque tuvo una
gran Fe en Jesús.
Dice las escrituras que Jesús hizo lodo y lo untó en sus ojos de
aquel hombre, después d�o, ve y lávate en el estanque de Siloé y
es así donde la vista le fue devuelta al hombre.

Veamos ahora algunos milagros que encontramos en la Bíblia


realizados por Jesús.
Ÿ Autoridad sobre las fuerzas naturales Mt 8.27
Ÿ Sanando a los enfermos Mt 4.24
Ÿ Echando fuera demonios Mr 1.34
Ÿ Resucitando a los muertos Lc 7.14–15

¿Cuál era el propósito de los milagros de Jesús?


Querido amigo (a), los milagros de Jesús tenían diferentes
propósitos; uno de ellos era el de curar al enfermo pero
también era revelar el reino de Dios a todas las personasy
decirles que él era el Mesías, el h�o de Dios, nuestro único
salvador!.

JESÚS ES NUESTRO ÚNICO SALVADOR Y RESTAURADOR DE


NUESTRAS VIDAS. VS 8-12
Para el hombre ciego un mundo nuevo fue revelado cuando
volvió viendo!, por un momento nos podemos imaginar con que
interés y admiración debe haber tenido al ver visto las
47

majestuosas montañas alrededor de Jerusalén, el cielo azúl, el


sol, los arboles, y muchas otras cosas más. El vió por primera vez
el rostro de sus amigos y parientes, pero por sobre todo miró el
rostro de su salvador, Cristo Jesús.

Hay muchas personas sin ser ciegos de nacimientos, no valoran


la vida, no aman, y sobre todo no ven a Jesús como la solución a
su ceguera.
¿Quieres tú en este momento ver a Jesús?
¿Quieres amar a tu prójimo y entregar la vida a Jesús?

CONCLUSIÓN
Recuerda: Jesús no había recibido ninguna petición para que
sanara a aquel hombre, aunque, por supuesto, desearía ser
sanado. Pero la iniciativa surgió una vez más del Señor, como en
el caso del paralítico del estanque de Betesda (Jn. 5:6) Y
espiritualmente hablando, asi es siempre: Dios es el que da el
primer paso para buscarnos y salvarnos y todo lo hace porque te
ama.

Hoy es el día de buenas nuevas y de salvación!

Llamado
¿Aceptas a Jesús como el restaurador y salvador de tu vida?
Puedes venir al frente y poner tus cargas a los pies de Jesús?
Amén!

Pr. Arland Rivera


Evangelista MPS
48 DÍA 10

JESÚS EN BUEN PASTOR


Juan 10:7-21

INTRODUCCIÓN
1. El Señor usó el caso del ciego para ilustrar lo que Él, como el
buen pastor, iba a hacer también con todos los verdaderos
creyentes que se encontraban dentro aquella religión
muerta que era el judaísmo. Él mismo los iba a sacar de aquel
redil para conducirlos a buenos pastos bajo su cuidado y
dirección. De este modo iba a formar su rebaño, en el que
serían incluidas también otras ovejas que vendrían del
mundo gentil. Sin duda, lo que encontraremos aquí es un
anuncio de la formación de su Iglesia, que sería integrada por
judíos y gentiles sacados del mundo por medio del sacri�cio
del buen pastor.
2. En cuanto al pasaje, todo él gira en torno al símil del pastor y
las ovejas. Este lenguaje era familiar a sus oyentes y lo
entendían bien, porque el pastoreo había sido por siglos una
ocupación común en Israel. Jesús ya lo había utilizado
frecuentemente en sus discursos (Mt 10:5-6) y parábolas (Mt
25:31-33) (Lc 15:3-7)
3. En el Antiguo Testamento los Profetas anunciaron con siglos
de anticipación la llegada del buen pastor que guiaría y
cuidaría amorosamente su rebaño. Sería un pastor único
Ezequiel 34 dice y muestra a un pastor que buscaría a la oveja
perdida y a la extraviada, vendaría a la herida y curaría a la
enferma.
4. Es por eso que a la luz de la Palabra de Dios, veremos 3 roles
de Jesús como nuestro Buen Pastor:

I. JESÚS PROVEE NUESTRO ALIMENTO


1. De todas las �guras que se aplican a Dios en el Antiguo
Testamento, la del pastor es una de las más entrañables.
Otras pueden ilustrar mucho mejor su gloria y majestad, pero
49

ninguna como ésta expresa la ternura y solicitud divinas en


favor de su pueblo.
2. Jesús se identi�ca como aquel a quien pertenecen las
ovejas, "el Buen Pastor" al que oyen y siguen. Aquel que las
guía a buenos pastos y las protege de los enemigos, dando
incluso su vida por ellas. Sin duda, se trata de un término muy
sugerente que nos habla de propiedad, cuidado, protección,
conocimiento íntimo, amor ilimitado y sacri�cado.
3. Jesús se identi�ca como "la puerta de las ovejas" y "el buen
pastor".
4. Jesús es las dos cosas a la vez, un pastor se podía colocar en
la puerta del redil, dando acceso a los otros pastores,
actuando como si fuera la puerta de las ovejas.
5. Él es muy atento con nosotros, puesto que en Marcos 6
vemos que Jesús tuvo compasión de la gente porque
estaban como ovejas sin pastor (v.34), y vemos también que
les dio de comer (vv. 41-44).
6. Jesús como pastor y también como pan de vida, alimenta
nuestro espíritu, cuando tenemos una relación con Él, una
relación personal e íntima, la Palabra de Dios dice en Juan
6:35 Jesús les d�o: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene,
nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed
jamás.

Aplicación:
1. La �gura de Jesús como "la puerta de las ovejas" nos
recuerda que él es el único acceso legítimo para entrar en el
Reino de Dios. Sólo entrando por medio de él podemos
encontrar la salvación de nuestras almas. No hay otra
puerta, y quizá por eso el Señor la describió como una
"puerta estrecha" (Mt 7:13-14)
2. Cuando estamos bien alimentados, cuando entramos por la
puerta correcta, seremos salvos.
50

II. JESÚS NOS PROTEGE


1. Ladrones y salteadores, ellos se distinguían porque no
entraban por la puerta del redil, sino que subían por otras
partes. Usaban de la astucia y el engaño para pasar
inadvertidos, y llegado el caso, no dudarían en usar la
violencia.
2. El asalariado, se distingue por su falta de compromiso. Estos
son los que aman el bene�cio más que el o�cio, y sólo
piensan en términos de lo que pueden lograr, por eso,
cuando llega el peligro, huyen y dejan el rebaño
desprotegido. Pueden ser incluso hombres "buenos", que se
ocupan del pastoreo como un trabajo más que les
proporciona un salario con el que mantener a su familia y les
da también un puesto respetable dentro de la comunidad,
pero en el fondo, sólo están interesados en su propio interés
y seguridad.
3. El lobo, el ataca a las ovejas con la clara intención de matarlas
para alimentarse de ellas, pero con frecuencia, muchas
otras también resultan heridas, son dispersadas o mueren
como consecuencia de estos ataques. El Señor advirtió a
sus discípulos de que este enemigo estaría siempre
presente: "He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de
lobos" (Mt 10:16)

Aplicación:
1. No debemos tener temor, En Lucas 12:32 dice: No temáis,
manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros
el reino.
2. Como manada de Jesús debemos de estar con�ados que Él
está de nuestro lado.
3. Jesús como Pastor nos de�ende del enemigo, de los lobos
rapaces.
4. La Biblia dice que el Ángel de Jehová (que es Jesús) nos
de�ende. Salmos 34:7 El ángel de Jehová acampa alrededor
de los que le temen, Y los de�ende.
51

III. JESÚS NOS DISCIPLINA


1. Las ovejas dependen absolutamente de que el pastor las
vigile, proteja y guíe. Por sí solas son animales indefensos y
torpes, con una inclinación natural a descarriarse. En este
sentido sirven muy bien para representar a los hombres, tal
como d�o el profeta Isaías: "Todos nosotros nos
descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su
camino" (Is 53:6). También el Señor Jesucristo usó este
mismo detalle cuando contó la parábola de la oveja perdida
(Lc 15:1-7)
2. El redil era un terreno cercado en el que cada pastor metía a
sus ovejas al atardecer dejándolas al cuidado de un portero.
Por la mañana los pastores volvían y el portero les abría.
Entonces cada uno separaba sus propias ovejas
llamándolas. Una vez reunidas, el pastor las sacaba fuera y le
seguían a donde quiera que las guiara.
3. Hay diferentes tipos de Ovejas, ovejas saltarinas, ovejas
rebeldes, ovejas enfermas, ovejas abatidas.
4. La vara es �gura de “La Palabra de Dios”, Esta vara es un
vástago largo que tiene un hueco en medio. El Pastor sabe
usarlo bien para guiar al golpearlo en el suelo para guiar a las
ovejas en tiempo de oscuridad. También sirve para revisar a
la Oveja antes de entrar al redil, de esta forma el Pastor mira
si la oveja tiene alguna herida, o si necesita ya un corte de
lana, o si esta pasada de peso, o tiene parásitos o moscas
nasales.
5. La Vara también sirve para lanzarla por el aire cuando la
Oveja se está descarriando, el sonido que chi�a, la oveja lo
reconoce y endereza su camino. Es también usada para
ahuyentar lobos, serpientes y animales que quieran dañar a
la oveja; con la puntería que los Pastores obtienen ellos
pueden tirar su Vara a largas distancias en emergencias.
6. La vara es parte de la disciplina y era un elemento muy
importante en la vida del pastor. Hoy, el Señor lo usa para
recordarnos que somos de Él y nos debemos a Él.
52

Aplicación:
1. La vara nos corrige, nos alinea en el camino correcto de
la santidad que Dios demanda de sus h�os.
2. En ocasiones Dios permite cierto tipo de pruebas para
alinear y arreglar algunas imperfecciones en nuestra
vida. En palabras más claras, levanta nuestro espíritu.
3. Esto prueba que somos sus h�os, es decir, sus ovejas.
4. Es necesario aceptar la disciplina de Dios (Prov 15:32).
5. Recuerde que Dios a quien ama castiga (Prov. 3:12).

CONCLUSIÓN
1. Jesús d�o que tenía otras ovejas que no eran de su rebaño.
Quizás seas de otro redil, pero es necesario que vengas a
este redil, al redil de Jesús, para que halles alimento,
protección y por qué no decirlo disciplina, para poder llegar a
Dios en santidad como lo requiere en su Palabra.
2. Jesús juzgará, separará a las ovejas de los cabritos (Mateo
25:32).
3. Jesús, es el Buen Pastor y está para PROVEER ALIMENTO,
PARA PROTEGERNOS Y PARA DISCIPLINARNOS, y solo por el
hecho de que somos sus h�os, es decir, sus ovejas, ovejas de
su prado.
4. ¿Cuántos quieren que Jesús sea su Buen pastor?, hay
alguien que aún no es bautizado y ¿quiere que Jesús sea su
Buen Pastor?, venga aquí para orar.

Pr. Tonny Quispe


Evangelista MLT
53 DÍA 11

JESÚS, LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA


“Yo soy la Resurrección y la vida”
Juan 11: 1-44.

INTRODUCCIÓN
La muerte es el enemigo más temido del ser humano. Es un
intruso que nadie desea alojar. La muerte es un engendro del
pecado y es la paga máxima del mismo (Rom. 6:23) pues cuando
Dios creó al hombre, no lo creó para morir, sino para vivir para
siempre en compañía de su Creador. Pero el pecado de nuestros
primeros padres nos acarreó la tragedia de ver morir a los que
más amamos.
La historia de hoy nos mostrará a Jesús con todo su amor y
compasión hacia el ser humano y su indignación ante todo lo que
el pecado ha traído al hombre, en especial, contra la muerte de
sus amados h�os. Será, por lo tanto, un pasaje donde veremos
nuevamente la gloria de Dios con toda nitidez, una vislumbre de
la resurrección �nal de todos aquellos que vivieron y murieron en
él.

Propósito del mensaje


El propósito del mensaje de hoy es mostrar a Jesús como el
autor de la vida, y como la victoria �nal sobre el pecado y la
muerte.

I. EL QUE AMAS ESTÁ ENFERMO


¿Qué harías si un enviado especial llega corriendo a tu casa y te
dice que alguien a quien tu amas está muy enfermo, que está
agonizando y que está a punto de morir? Lo más seguro es que
vayas corriendo a buscarlo para estar con esa persona amada y
ayudarlo, acompañarlo o consolarlo lo antes que puedas,
¿verdad?
54

Lázaro era uno de los más amados amigos que Jesús tenía, junto
con María y Martas que eran sus hermanas (Jn. 11:6) ¿Por qué
entonces Jesús no fue corriendo a verlo para ayudarlo ni bien le
d�eron que Lázaro estaba muy enfermo? ¿Por qué tuvo que
esperar cuatro días y esperar que Lázaro muriera para verlo?
Iremos aclarando esta interrogante a lo largo de este mensaje.

Aplicación
¿Ya te tocó la tristeza de ver a alguien muy amado por ti enfermo,
agonizando o muriendo? ¿Por qué aparentemente Dios guarda
silencio en los momentos en que sufrimos o vemos a los que más
amamos pasar por el valle de la sombra, del dolor o de la muerte?
No tienes por qué perder las esperanzas pues en Jesús está la
respuesta para entender problema de la muerte y su solución
�nal.

II. ESTA ENFERMEDAD NO ES PARA MUERTE


Jesús tenía un propósito especial e intencionado al no ir al
instante a ver a Lázaro. Cuando los mensajeros traen la noticia a
Jesús, él inmediatamente les indica que esta situación difícil
que atraviesa Lázaro no es para muerte. Es una situación donde
Jesús mostrará que es el ��o de Dios y a través de ello dará gloria
a su Padre.
El Señor no se puso ansioso, no se desesperó ni angustió. Al
contrario, con�ado en que tenía control sobre la situación, se
quedó dos días más en el lugar donde estaba. ¡Qué desilusión
para los mensajeros! Probablemente, ellos esperaban que
Jesús saliera corriendo para la casa de Lázaro, sin embargo,
decidió quedarse dos días más donde estaba.

Aplicación
Son muchas las veces donde lo que esperamos que Dios haga
por nosotros no es lo que él sabe que debe hacer; porque sabe
55

que no es lo mejor para nosotros. Hay situaciones que nos


producen mucha tristeza y quizás angustia, sin embargo son
para la gloria de Dios. Tenemos que aprender a con�ar en que
Dios tiene cuidado de nosotros y que a su debido tiempo
intervendrá y proveerá para resolver la situación difícil en la que
nos encontremos.

III. NO ESTÁ MUERTO, SINO QUE DUERME, IRÉ A DESPERTARLO


Pasados los dos días, Jesús decide ir a la casa de Lázaro. En este
momento ya Lázaro ha muerto y Jesús dice a los apóstoles que
va a despertarlo. Para Jesús la muerte es como un sueño, como
cuando un hombre duerme, no hay nada más allá. Jesús dice a
los apóstoles que se alegra por ellos, de no haber estado cuando
Lázaro convalecía. ¿En qué sentido se alegra por ellos? Si
hubiese estado allí, lo habría sanado y Lázaro no habría muerto.
¡Qué ironía la de Jesús! ¡Cómo podría alegrarse de no haber
estado ahí para sanarlo cuando por esa causa está ahora
muerto! Pero hay un propósito en esta expresión de Jesús.

A toda la gente que presenció el acto, incluyendo a los fariseos,


saduceos y a los mismos discípulos, este milagro de sanidad no
habría sido algo nuevo para ellos, puesto que sería uno más de
los que ya había realizado. Sin embargo, levantarlo de su tumba,
cuatro días después de muerto, haría un huella inolvidable en la
vida de los que presenciaron el evento y en especial en la vida de
los discípulos.

Aplicación
¿Quién es este que ni aún la muerte lo puede detener? La
resurrección de Lázaro sería el acto que solidi�caría la fe de los
apóstoles; evento que apuntaría hacia la realidad de que Jesús
es el H�o de Dios, el verdadero Mesías, el único que tiene el poder
56

sobre la muerte, no hay porque desesperar, la muerte no es el �n


de todo para los que amamos a Jesús, la vida está asegurada en
él.

IV. SI HUBIESES ESTADO AQUÍ, LÁZARO NO HABRÍA MUERTO.


Cuando Jesús llegó a aldea de Lázaro, su hermana Marta sale al
encuentro del Maestro y le dice “Señor si hubieras estado aquí mi
hermano no habría muerto.” Posiblemente, algunas personas
pensaron que había llegado muy tarde. El cuerpo de Lázaro había
iniciado su proceso de descomposición.

Pero, ¿llegó tarde el Señor? La respuesta es simple, no. Él estuvo


presente en todo el proceso de la enfermedad y muerte de
Lázaro, pues había un propósito en el silencio de Jesús y era para
que la gloria de Dios fuese manifestada a todos los hombres.

Aplicación
¿Cuántas veces hemos llegado a pensar que Jesús no está en
nuestros momentos más difíciles? Sin embargo, él está ahí,
guiándonos en todo momento, aunque no podamos sentirlo ni
verlo pero él está ahí guiándonos, esperando el momento exacto
para mostrarnos el propósito detrás de dolor o sufrimiento que
puedas estar pasando.

V. YO SOY LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA


Luego Marta hace una declaración de fe más con toda seguridad
dice a Jesús “estoy convencida de que todo lo que le pidas a Dios
te será concedido”, una declaración de fe extraordinaria la de
Marta. Es ante esta declaración de fe que Jesús, responde una
de las declaraciones más profundas y signi�cativas de todas las
Escrituras, le d�o: “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en
mí, aunque esté muerto, vivirá”, además añadió: “todo el que vive
57

y cree en mí, no morirá eternamente.” Esta es la promesa de vida


eterna que Dios nos ha hecho. Jesús le pregunta ¿lo crees? Y ella
le contesta, ¡SÍ! tú eres el ��o de Dios.

Aplicación
Ningún ser humano ha dicho cosa semejante, sólo el ��o de Dios
tiene autoridad para decirlo y hacerlo, porque para hacer
declaraciones como esta, y de hecho hizo otras semejantes a
esta; Jesús tenía que ser el ��o de Dios, el Mesías verdadero, de
lo contrario, sería un mentiroso, un manipulador o un loco. ¿Tú
que crees?

VI. EL MAESTRO ESTÁ AQUÍ


Luego de su breve encuentro con Jesús, Marta fue a llamar a
María, su hermana a decirle en tono triunfal ¡El Maestro está aquí,
ha llegado! Sabía que en presencia de Jesús aún ese momento
tan difícil sería menos doloroso y que aun la muerte misma sería
más soportable. Al verlo, María fue corriendo a su encuentro y se
postró a sus pies, ese era el lugar favorito, a los pies de Jesús, no
es la primera vez que lo encontramos así (Lc. 10:39; Jn. 12:3)

Aplicación
Quienes al igual que María, en los días tranquilos escuchan y se
someten a la Palabra de Dios y reposan cada día en los pies de
Jesús, también recibirán consuelo en los días de angustia, y
pasada la prueba le adorarán y verán su Gloria.

VII. JESÚS LLORÓ.


En esos momentos el interés del Señor era localizar la tumba de
Lázaro para mostrar su poder divino sobre el gran enemigo de la
humanidad: la muerte. Otra razón no había para ir a ver su tumba.
¿Qué se podía ver allí? No había otra cosa que los restos mortales
58

de su amado amigo en estado de putrefacción. El hombre, la


corona y suprema obra de la creación Divina, en un estado de
descomposición que en nada se parecía a la perfección con la
que había salido originalmente de las manos su Creador.

Por esta misma razón el Señor quería ir allí, para que sobre el
negro fondo de la desesperación humana resplandeciera con
mayor nitidez el poder y la gracia de Dios.

Cuando llegó al Sepulcro, se identi�có con su sufrimiento y lloró


con ellos. Allí, detrás del corazón quebrantado de las hermanas,
el Señor percibió el profundo gemido y el dolor producido por el
pecado en el mundo. Eran las lágrimas del más genuino amor por
el hombre.

Aplicación
Es importante que tengamos esto presente en este mundo
donde constantemente se acusa a Dios de todas las injusticias y
tragedias que ocurren a nuestro alrededor, como si él fuera el
culpable de ellas y además no le importara en absoluto el dolor
que ocasionan a los seres humanos. Nada más lejos de la verdad.
La causa última de todos nuestros sufrimientos es nuestro
propio pecado, y aquí vemos cómo Dios se conmovía por sus
consecuencias, hasta el punto de llorar por ellos. Dios no es
insensible ni permanece indiferente ante el dolor humano, sino
que se identi�ca con él. Además no fue la única vez que lloró por
el ser humano (Lc. 19:41; Mt. 26:39)

VIII. QUITAD LA PIEDRA DEL SEPULCRO


Frente a la tumba de su amigo, Jesús pide ayuda de los hombres
que estaban allí acompañándole. Si Jesús tenía poder para
resucitar a un muerto, también podría haber quitado la piedra sin
59

ninguna di�cultad, pero él quería que las personas se implicaran.


De hecho, en este como en otros muchos casos, el Señor deja
que el hombre tenga su parte de responsabilidad y haga lo que
está a su alcance, interviniendo el Señor solamente al �nal,
cuando los recursos humanos se muestran totalmente
insu�cientes.

Aplicación:
Algo similar ocurre cuando nosotros predicamos el evangelio a
un mundo pecador; nosotros podemos explicarles todo el plan
de la salvación, pero sólo Dios puede llevarlos al arrepentimiento
y darles la vida eterna

IX. LÁZARO, SAL FUERA


En un acto de fe, tras remover la piedra, los hombres ven a Jesús
elevar su voz al padre diciendo: “Padre, gracias te doy por
haberme oído, yo sé que siempre me oyes”, dando a entender que
ya había antes orado a su Padre por Lázaro. Después de
agradecer a su Padre, el creador de cielo y la tierra, Jesús, con
voz de mando, ordena al muerto y le dice: “Lázaro, sal fuera” la
voz de Jesús tenía tal autoridad que aún los muertos le obedece,
él tiene la autoridad aún sobre la misma muerte.

Aplicación.
Lo llama por su nombre de manera personal, porque es él quien
debía levantarse de entre los muertos, pues si no lo hubiese
llamado por su nombre personal, como dice Agustín de Hipona,
todos los muertos justos desde Abel hasta Lázaro hubiesen
resucitado por el Poder de la Palabra de Cristo. Ese es el Poder
maravilloso de la Palabra de Jesús, ¿Deseas creer y aceptar
plenamente en el poder de la Palabra de Cristo aún sobre la
misma muerte?
60

CONCLUSIÓN
La resurrección de Lázaro es solo un pantallazo micro cósmico
de lo que ocurrirá con todos aquellos que creamos y vivamos por
Jesús y depositamos nuestra fe en él. En cambio, cuando Jesús
resucitó lo hizo con un cuerpo glori�cado e inmortal (Jn. 20: 17).
Por lo tanto, la resurrección de Lázaro sirvió para demostrar que
el Señor tiene poder sobre la muerte, pero no podemos decir que
se trate de la resurrección que los creyentes esperamos, porque
nosotros seremos resucitados juntamente con Cristo, con
cuerpos de gloria semejantes al de él (1 Tes. 4: 14; 1 Cor. 15. 51-55),
¡Gloria a Dios!

Llamado
Jesús siempre obra de manera independiente a la voluntad
humana porque sus planes son mayores que los del ser humano.
Marta y María oraban a Jesús por un milagro de sanidad, pero
Jesús les dio un milagro mucho mayor, le resucitó a su hermano
muerto, una resurrección es mucho más que una sanidad, Dios
siempre nos da mucho más de lo que le pedimos o podamos
entender.

Quizás estés pasando en este momento por el valle del dolor, la


enfermedad o la muerte de algún ser amado y no puedes
comprender porque, confía en el Señor. Si tú aceptas a Jesús
hoy como tu Señor y Salvador puedes tener la seguridad de la
vida eterna y la esperanza de la resurrección de entre los
muertos, ¿Deseas entregar tu vida a Jesucristo y prepararte
para su segunda venida y vivir con él y con todos los redimidos
resucitados revestidos de inmortalidad por la eternidad? Ven
aquí adelante abriendo y entregando tu corazón a Jesús. ¡Gloria
a Dios por estas hermosas decisiones de vida eterna!, Oremos.

Pr. Enrique Cárdenas


Evangelista MPCS
61 DÍA 12

JESÚS LA VID VERDADERA


Juan 15:1-7
Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel
que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.
Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.
Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede
llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco
vosotros, si no permanecéis en mí.
Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y
yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada
podéis hacer.
El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y
se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.
Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros,
pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

INTRODUCCIÓN
A lo largo de su ministerio, Jesús mostró amor y compasión por
la humanidad caída. Rayos de luz penetraron en un mundo
absorbido por la oscuridad del pecado. Jesús era ese don
derramado del cielo que iba a impartir vida y vida eterna. Pero,
solo para aquellos que aceptasen permanecer en él.

No había algo bueno en el hombre, para que este pueda alcanzar


salvación. Es más, la Biblia expresa las consecuencias de
nuestro pecado: separación, sufrimiento y muerte (Romanos
6:23). Efectivamente, nuestra justicia son trapos de inmundicia.
Por eso, Dios se presentó ante el hombre para darle sentido y una
segunda oportunidad.
62

Por eso, Dios hace un llamado en Juan 15, para que en él


podamos alcanzar justicia. Sólo permaneciendo en él,
podremos ser justi�cados y podremos gozar de las garantías de
la salvación.

PROPÓSITO DEL MENSAJE


Es el propósito de este mensaje es entender la prioridad de vivir
en permanencia con nuestro Creador. Y practicar un
cristianismo sincero, re�ejando el amor de Dios en nuestras
vidas.

EL PADRE COMO LABRADOR


La Biblia para referirse a Dios el padre, utiliza muchos títulos.
Tales como “Dios Todopoderoso, Dios de los ejércitos, Jehová
como Pastor. Además, cuando analizamos el libro de Éxodo,
capítulo 3, podemos encontrar la primera referencia que Dios
hace de si mismo como el gran “Yo soy”. En el Nuevo Testamento,
esta frase será utilizada por el mismo Jesús. Dejando clara su
procedencia y su divinidad.

Ahora, en el Salmo 80 encontramos una referencia implícita de


Dios como Labrador. Apreciamos a un Dios cuidadoso,
preocupado por su vid. Atento ante cualquier circunstancia
adversa. Presto para limpiar y cuidar de su vid.

Esta misma imagen que retrata el Antiguo Testamento es


empleada en nuestros textos de estudio. “Mi Padre es el
Labrador”. Cuyos cuidados siguen siendo los mismos, su amor
inmerecido no varía. Pues, no hay sombra de cambio en las
acciones del Altísimo.
63

APLICACIÓN
Hoy en Dios, al permanecer en la vid. Llegamos a ser parte de
ella. Por lo tanto, gozamos de los cuidados de un Dios amoroso.
Un Dios que busca una relación estrecha con el hombre. Un Dios
presto a socorrernos de cualquier situación adversa.

El hombre, tras el pecado, se volvió un ser egoísta. Hemos vivido


con la loca idea. De que podemos independizarnos de Dios. Sin
embargo, no sabemos que lejos de él estamos vacíos, sin frutos,
sin nada que dar. Acerquémonos hoy al llamado que hace
nuestro Labrador.

JESÚS LA VID VERDADERA


La frase Vid verdadera no es algo nuevo en el Nuevo Testamento.
La palabra vid aparece muchas veces en el AT dando referencia
al pueblo de Israel. En el Libro de Isaías, capítulo 5 encontramos
una clara alusión al pueblo de Israel.

El Salmo 80 hace una declaración explícita al manifestar que la


vid o la viña es una imagen bíblica para referirse al pueblo de
Israel. Allí encontramos los cuidados del labrador sobre su vid.
Debemos aclarar que este salmo es una súplica a Dios para
restaurar su vid.

El cuadro que se nos muestra es que esta es amada, cuidada,


labrada, protegida por el Labrador. Sin embargo, las acciones
negativas, el egoísmo del pueblo de Israel, la rebelión declarada
ante Dios hizo que produjera uvas amargas.

Salmo 80:12 hace una referencia de la apostasía israelita frente a


un Dios cuidadoso y amoroso. Claramente, las decisiones
funestas del pueblo de Israel lo llevaron a ser una vid silvestre,
64

cuyos frutos eran amargos. Esta apostasía en el pueblo de Israel


hizo que no re�eje el carácter del Padre. Y, por ende, que no lleve
frutos de justicia.

Jesús utiliza la expresión Yo soy la vid verdadera para manifestar


dos cosas. Primero que es Dios. Al utilizar el Verbo Yo soy, estaba
tomando como suyas las mismas palabras que dos mil años atrás
las había declarado a Moisés.

Segundo que es el verdadero cumplimiento de lo que el


Labrador, Dios el Padre, quiso para su pueblo. Ya que, re�ejó el
carácter de Dios a un pueblo que des�guraba la imagen de su
Creador. La vida piadosa y perfecta de Cristo son esos frutos que
nuestro Dios quiso para Israel.

Jesús no es ese pueblo rebelde que se alejaba de los cuidados


del Labrador. Él cumplió perfectamente los mandatos del Padre.
Su vida fue una constante declaración de una vida santa, que
puede obtenerse cuando hay un intenso relacionamiento con el
Padre.

Cito las palabras de Elena de White, cuando dice: “Tanto su vida


espiritual, como la temporal, Cristo fue perfecto. ¿No tuvo él
tentaciones? Sabemos que las tuvo. Asimismo, que le asaltó
toda clase de tentación. Él sabía que era una prueba. Pasó
noches enteras orando a su Padre. Luchó con los poderes de las
tinieblas hasta que venció. ¡Y cuán plenamente fue revelada la
gloria del Padre a través de él.

APLICACIÓN
Dios desea que permanezcamos en la vid verdadera. Al vivir una
vida en estrecha relación con Cristo, su vida será impuesta sobre
la nuestra. El hombre, nunca podrá alcanzar la salvación por si
65

mismo. Pero gracias a Cristo y a su llamado de permanencia


podemos llegar a ser discípulos cuya existencia sea una clara
expresión de la justicia divina.

NOSOTROS, LOS PÁMPANOS


El Evangelio según el apóstol Juan presenta al Padre realizando
algunas acciones con quienes permanecen en la Vid, y con
quienes no. Estas acciones son de quitar y de limpiar. Son
acciones que están un tiempo presente indicativo. Por su modo,
indicativo, se está a�rmando que las acciones serán efectuadas
sin pestañear.

Las acciones de quitar y de limpiar aparentemente pueden


mostrar a un Dios seleccionador, que escoge lo que sirve de lo
que no sirve. Podría ser una acción injusta. Sin embargo, al
observar todo a través de la vid, interpretaremos correctamente
las acciones del Padre. Debemos entender que, al permanecer
en la Vid verdadera, nuestra vida será fructífera.

APLICACIÓN
Cuando Jesús habla de aquellos pámpanos que son quitados
hace referencia a los cristianos que no dan frutos, de los
supuesto creyentes. “Alguien que al no cumplir las condiciones
del discipulado se aleja más y más de Cristo. No lleva en su vida
los frutos de justicia, no imita la vida de Cristo”.

Por lo cual, son alejados por sus mismas acciones a una vida
falsa, vacía y sin justi�cación. Recordemos que los frutos que
produce el cristiano son frutos de justicia. En otras palabras, al
permanecer en Cristo, la justicia divina es imputada en nuestras
vidas y a través de la fe somos justi�cados
66

Cuando Jesús hace referencia de limpiar a los que producen


frutos está aludiendo que “Las pruebas vengan sobre sus
seguidores para que busquen al Señor con mayor fervor… no
desea que nos desanimemos, sino que quiere probarnos para
ver si somos �eles a él y nos comportamos apropiadamente en
cualquier circunstancia”.

CONCLUSIÓN
En conclusión, la Biblia nos muestra que Jesús es la vid
verdadera, que re�eja lo que el Padre siempre quiso que su
pueblo hiciera. Nosotros, los pámpanos, tenemos una segunda
oportunidad. Esa oportunidad reside en aceptar el llamado que
Dios no hace: “Permaneced en mi”

LLAMADO
El llamado que Dios hace a su pueblo es un clamor para cumplir
las condiciones del discipulado. Hermanos, ya es tiempo de vivir
un cristianismo sincero, sin máscaras. Si permanecemos en el
Señor, llevaremos frutos de justicia. Frutos que por sí solos
hablaran de nuestro cristianismo. ¡Basta de �ngir algo que no
vivimos, basta de proselitismos, basta de fanatismo ¡y corramos
a los pies de Cristo para que con su amor transforme nuestras
vidas. Quisiera terminar este sermón invitándote a que vengas al
frente para orar.
Notas
Notas
Notas
Notas